Printer Friendly

La Habana: ?mundo congelado? Entrevista con Dazra Novak.

El mundo congelado al que alude el titulo de esta entrevista, y que es tambien en su version en ingles ("Ice world") un cuento de la narradora Dazra Novak (1978, La Habana, Moscu, Berlin) es, en esta oportunidad, la excusa para conversar sobre literatura joven en Cuba y, en particular, sobre la poetica de esta escritora, que suele incluirse (o excluirse, segun el caso del critico que haga el recuento, o de la propia voluntad de la narradora) en (de) la lista de nombres de la llamada Generacion Ano Cero. Actualmente, es una de las narradoras menos atendidas por la critica en Cuba y que, sin embargo, posee una fructifera produccion para pensar en los nuevos modos de acercarse al cuerpo citadino habanero, y a temas que vuelven una y otra vez en las historias de la literatura cubana: el exilio, la isla, el mar, el cuerpo. Sus textos desmontan las recientes afirmaciones (en ocasiones muy rotundas) de que los "jovenes" escritores cubanos intentan eludir el contexto de su pais o ciudad. Su produccion escritural no parece prescindir de Cuba ni de La Habana: estos espacios constituyen referentes altamente simbolicos para ficcionalizar nociones tan universales como el sexo y la sexualidad, el amor, la nostalgia o la migracion. De esta forma, su obra es parte del conjunto (variado) de textos que complejizan el abierto y problematico perfil de la literatura joven que se escribe actualmente en Cuba.

Nota biografico-editorial

Dazra Novak (La Habana, Moscu, Berlin, 1978). Narradora. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Egresada del Centro de Formacion Literaria Onelio Jorge Cardoso. Premio Pinos Nuevos 2007 por el libro Cuerpo Reservado (Cuento, Editorial Letras Cubanas, 2007). Premio David y Premio Especial Cabeza de Zanahoria 2007 por el libro Cuerpo Publico (Cuento, Ediciones UNION, 2008). Premio UNEAC de novela Cirilo Villaverde 2011 por Making of (Ediciones UNION, 2012). Cuentos suyos aparecen en numerosas antologias, entre ellas: Como railes de punta (Ediciones Sed de Belleza, 2013, seleccion, prologo y notas de Caridad Tamayo Fernandez), Hasta Feldading no paro y otros relatos (Premio Iberoamericano de cuento Julio Cortazar, Editorial Letras Cubanas, 2011) o Ladron de ninos y otros relatos (Premio Iberoamericano de cuento Julio Cortazar, Editorial Letras Cubanas, 2012). Es autora del blog Habana por dentro https://habanapordentro.wordpress.com y columnista de la revista digital Oncuba en la seccion "El barrio de Fulanito" http://oncubamagazine.com/category/columnas/el-barrio-de-fulanito/ . Colaboro con la desaparecida Cuba Contemporanea y con la revista Cubahora en las respectivas secciones personales "Letra de molde" y "Una palabra" http://www.cubahora.cu/blogs/una-palabra. Recientemente ha publicado la coleccion de cuentos Los despreciados (Ediciones Isla de Libros, 2019) y en proceso editorial se encuentran: Habana por dentro (Editorial Casa de las Americas), que constituye una seleccion de textos de su blog personal, y la novela Ninas en la casa vieja (Editorial Letras Cubanas).

Entrevista

KV: Leo en el cuento que comente al inicio de este texto, la representacion de una imagen estatica de la ciudad habanera que permite, por un lado, distinguir aquellos semas asociados con la ruina y el desencanto, tales como: la arquitectura derruida por completo, las calles viejas, el agua estancada, los carteles viejos, las viejas en la bodega, "tanta gente, tantas voces y tanta muerte"; pero por otro lado, a la par de este discurso que alude a la decadencia humana y citadina, esta colocado otro, que establece una especie de reconciliacion con la ciudad, la gente y uno mismo, en un canto que reza: "quiereme mucho, dulce amor mio, [?dulce ciudad mia?] que amante siempre te adorare". ?Crees, a proposito de mi percepcion anterior, que estableces alguna instancia bisagra entre modos de escribir de generaciones anteriores y otros, de una nueva generacion?

DN: Algo parecido a eso es lo que intento. Aunque no se si esa instancia bisagra responde a "modos" de escribir (eso esta por demostrarse). Quizas (ahora que me haces reflexionar sobre algo que no me habia pensado de ese modo) es una toma de nota de este estado comun a mi generacion, esa (in)accion que padecemos humanamente "enmarcada" en un texto literario. Historicamente hablando, donde unos vivieron la realidad nueva, algunos el cenit de esta y otros esa misma realidad en picada, a nosotros ni siquiera nos toco el punto mas bajo. Vivimos de corrido el dia que siguio al ya-no-mas, lo miramos todo desde el suelo y entre escombros. Entonces no se si es esta aclaracion lo que hago en este tipo de ficciones a lo Ice world, o una justificacion, o simplemente revisito ese estado para senalar su peor consecuencia: nuestra paralisis, esa especie de ceguera que nos gana la partida cuando estamos buscando algo importante en un cuarto muy desordenado. Algo importante que esta justo delante de nuestros ojos y, sin embargo, no lo vemos, porque todo esta movido de lugar--o todavia no se le ha otorgado un lugar como es debido-. Esa instancia bisagra, ante todo, intenta aguzar la mirada, cambiar la perspectiva para volver a encontrar lo importante que sin duda alguna se nos ha perdido.

KV: Tus textos, Cuerpo reservado (2008), Cuerpo publico (2009) y Making of (2012), (merecedores de premios nacionales) constituyen un ejemplo de algunas ideas que he defendido en los ultimos tiempos y que tiene que ver con la nocion de que aunque los textos de la narrativa joven cubana pretendan eludir el contexto de lo cubano siempre se dialoga con el, aunque ese dialogo implique una contracara de lo que venian haciendo los narradores mas consagrados en el interior de la Isla. ?Como entiendes tu obra en medio de esto que es para mi ese dialogo en negativo con el "Factor Cuba"?

DN: Esa elusion es una ilusion si reconocemos que el rechazo es tambien una forma de dialogo. Lo que uno es esta irremediablemente atravesado, entre otras tantas cosas, por la ciudad que se habita y sus circunstancias, por el propio momento historico. Nadie esta ajeno a ello, le guste o no. Eso, por supuesto, sale a flote en la escritura. Porque uno, mas que cuento, novela o poesia, mas que temas, generos, intenciones o estilos, escribe de lo que uno es y de lo que ha vivido o piensa (la literatura no es solo el tema, sino tambien la manera en que abordamos ambos, tema y literatura). Claro que en algunas obras sera mas dificil de decodificar que en otras, los rastros estan mas o menos disimulados, pero estan. En la mia es bastante explicito ese dialogo con el factor Cuba, (Caridad Tamayo lo ha mencionado, como haces tu, en su prologo de la antologia Como railes de punta), lo que quiza desmienta un poco la teoria de que la joven literatura le da la espalda a la realidad social de hoy en nuestro pais.

KV: Roland Barthes escribio que "la ciudad es un discurso, y este discurso es verdaderamente un lenguaje". Observo en el conjunto de tu obra (ficcional y de textos mas cercanos al periodismo, la apuesta a la non-fiction) una insistencia por (re)correr La Habana. Este recorrido que es panorama y tambien corrimiento, desplazamiento de una ciudad, marca tu produccion artistica. ?Por que un discurso de, con, sobre y para La Habana?

DN: Yo tengo una relacion especial con mi ciudad. Algo que no se explicar totalmente y cuyas verdaderas raices desconozco. Como te comentaba en aquel cafe en que nos encontramos, creo que soy un alma vieja. Es la unica explicacion que le encuentro a la nostalgia que siento por tiempos que no vivi. Toda esa sonoridad de los tiempos del filin y del grupo de experimentacion sonora, por ejemplo, despiertan en mi sensaciones de melancolia. Algo que, sumado a esta saudade por una ciudad que tampoco habite en sus tiempos de esplendor, hacen que yo viva en un constante dialogo con lo que fue y lo que no fue, con lo que pudo haber sido y lo que es hoy. Me llama poderosamente la atencion esta convivencia magicopoetica de lo destruido y lo que se sostiene y recicla, la forma en que la gente se apropia de ello y lo reproduce, a veces para bien, a veces para mal. La Habana es la metafora perfecta de esta union de melancolia y nostalgia, mi nostalcolia.

KV: Leyendo tus textos se me presentan como pequenas escenas cinematograficas y noto en ellos el trabajo con la luz, e incluso con los olores; no asi con los sonidos, elemento tan dificil de integrar al texto escrito. Hace muy poco conversabamos sobre lo importante que es para ti el sonido, ?por que y como crees que puede integrarse a tu produccion artistica?

DN. El sonido esta, pero es mas dificil reconocerlo. Yo lo primero que escribi fueron poemas con rima. Y mas tarde, para escribir narrativa, tuve que luchar--y muy duro--, contra esa rima. Hay palabras que estan elegidas por el sonido al leerlas--repeticion de letras, eses, vocales, algunas cacofonias adorablemente musicales-. La escritura para mi tiene melodia mas que respiracion, y digamos que un tempo que es el que marca la velocidad de lo que voy contando o describiendo. Si "no me suena", entonces no va. Puedo pasarme bastante rato arreglando una oracion, un parrafo, una palabra que no encuentro porque la que esta disponible no tiene la cantidad de silabas o vocales que necesito para articular la frase o figura como corresponde, para que la respiracion haga su aporte a la lectura. Hay pequenos juegos traviesos en el texto, pero no se si alguien a estas alturas los habra disfrutado tanto como yo al escribirlos. En los textos de mi blog Habana por dentro abordo el sonido desde la musica, los ruidos de la ciudad (pregones, llamados a gritos, el sonido de las fichas de domino sobre una mesa en plena calle), entre otros. En mis textos impresos no lo habia usado, como tema quiero decir, hasta esta novela que esta por salir Ninas en la casa vieja, cuyo personaje principal es una locutora de radio. Ah, mira, la radio y la madrugada, otra combinacion que hace detonar esa nostalcolia que mencione anteriormente ...

KV: En tu obra advierto una subliminal sistematizacion de lo cursi desde, por ejemplo, el abordaje de lo musical o lo erotico-corporal, para con ello lograr sentidos que no se perciban como cursis. Creo, de modo general, que es un recurso que has logrado defender muy bien desde el punto de vista tecnico. Quien te lee en esos textos es capaz de sobrellevar la perturbacion "cursi" y traspasar el relato viendolo desde otra dimension. ?Por que esta exploracion de lo cursi en tu literatura?

DN: Mas que sobrellevar la "perturbacion", hay muchos que se entregan voluntariamente (esta afirmacion sale de comentarios de algunos de mis lectores). Lo cursi, o mas bien las reacciones de la gente ante lo cursi,es algo que siempre me ha intrigado. Se le trata con desden, se le evita por todos los medios como si fuera el mas grande de todos los pecados. Y de todos modos, queramoslo o no, todos pasamos por lo cursi en diferentes momentos de la vida. ?Quien no se ha emocionado con un tema musical que marco un recuerdo romantico? ?Hay alguien a salvo de una dedicatoria rayana en la cursileria? ?Cuantos poemas echados a la basura? ?Cuantos de ellos lamentamos haber escrito despues de entregados? Y es que lo cursi como lo vulgar--tambien tiene gradaciones. Puede ser pedestre, manido, insulso, o comulgar con lo llamado "cheo" entre cubanos. Pero tambien puede ser pintoresco, divertido, ingenioso. Lo cursi sale a flote, como un corcho, disfrazado hasta entre las posturas mas rebuscadas. Y en cualquiera de esos casos, estara invariablemente unido a la emocion. Es en esa union donde se convierte en todo un desafio: ?como narrar lo cursi sin lucir cursi? ?Como llevarte desde la lectura a experimentar lo cursi que no te permites frente a los otros? Supongo que la lectura, por personal y solitaria, juega a mi favor en este acuerdo tacito que tranquiliza: no te preocupes, querido lector/a, estas a salvo. Nadie se va a enterar de como te abandonas al humano terreno de lo cursi.

KV: Percibo, en medio de tanto desorden, caos, fragmentariedad y esquizofrenia de los textos contemporaneos, que tus relatos apuntan, de modo general, hacia una historia bien acotada, y es algo que me inquieta en el extenso marco de las literaturas latinoamericanas del presente. Hoy, ?sigue siendo para ti un reto salvar la historia, entendida esta en su costado mas estructuralista-narratologico?

DN. Para mi es importante la historia. Creo que estos tiempos de experimentacion han dado pie, con excepcion de algunos juegos formales realmente valiosos, al facilismo. Se desprecia la historia en pos de narrar un caos vacio y anodino que, es cierto, tambien forma parte de la vida, pero pasa de largo y nos deja con las manos vacias (y para mi la literatura debe dejar algun rastro). Es como una de esas tardes en que uno mata el tiempo con cualquier cosa y dias despues, si te preguntan, no sabes que responder porque es imposible recordar como, con que se lo mato. Contar una historia es lo mas dificil. Salir desde el punto A y llegar al punto B, C o D, siendo/sintiendo otra cosa. En mi caso es un reto que se bifurca. Por un lado, lograr que la historia y los personajes fluyan, respiren, cuenten, vivan intensamente ese transito. Por el otro esta la complicidad y/o la emocion del lector saliendo desde el punto A y llegando al punto B, C o D, desde sus propias experiencias, desde sus propias historias. Lo explico mas claramente: Con mi libro de cuentos Cuerpo publico me paso que dos lectores, una senora de ochenta anos y un hombre de unos treinta y tantos, me confesaron mas o menos lo mismo: se habian sentido respectivamente jovenes otra vez. Al tiempo que iban leyendo "mi" ficcion, iban revisitando momentos y sensaciones que se les habian quedado en el olvido. Esta claro que una parte de esa juventud la escribi yo, pero la otra, la que yo no podre leer, la escribieron ellos.

KV "Todo en la ciudad se juega en los bordes, las franjas, los margenes de todas esas entidades definibles [...] Tal es el arte de la ciudad: incoativo por esencia y por excelencia. Arte de acercamientos furtivos, arte de pasajes pasajeros, de paseantes insignificantes, de significancias infraleves, expedidas tan pronto como bosquejadas". Este fragmento de Jean-Luc Nancy me lleva hacia tu blog Habana por dentro. Espacio este que, como certeramente has apuntado, resulta ser un recorrido de ciudad. En cierta entrevista que te hicieron decias que no lo consideras como literatura porque no te lo habias planteado como "algo demasiado cargante de significados, demasiado pesado de digerir". A la luz de lo que esbozaba Nancy y muy relacionado con la cita de Barthes de mi segunda pregunta, ?no crees que esos enlaces entre fotografia, relato (ficcional), documentos, minimas historias idiosincraticas, costumbristas, ofrecen si, un texto sobre la ciudad que termina siendo literatura y lenguaje?

DN: Como aquella tarde en el cafe, una vez mas, te digo: valido el regano. Supongo que eso se desprende de esta resistencia (pensamiento analogico) que ofrecemos a tomar Internet y sus dinamicas como algo tan serio como la letra impresa. El tiempo (activo) de vida de los contenidos en la nube es tan efimero (si bien pueden reciclarse, a veces hasta por obra y gracia del mismisimo azar), que uno se lo toma ligeramente desde su concepcion y maneras de replicarlo mas tarde en redes sociales. Por otro lado, en mi caso particular, comence con esta intencion de contar con la misma sinceridad y soltura con que se escribe un diario (atributo por excelencia del blog frente a sitios web y otras plataformas), y bueno, esta claro que en un diario uno se permite ciertas licencias/ligerezas (escritura de pensamiento, terminos coloquiales o intimos, bad writing) que en otras partes no. Despues todo fue cambiando como si fuera un work in progress. Yo no me habia probado antes tras el visor de una camara y, de tanto insistir, se ha dado un tercer producto: binomio imagen/ texto con una lectura otra. El publico meta tambien cambio. Nunca pense que cubanos dentro de Cuba lo consumieran y mucho menos que extranjeros lo tomaran como "guia alternativa" para conocer nuestro pais, costumbres, lenguaje e idiosincrasia. Como si esto fuera poco, ahora salta al impreso en una seleccion de textos que publicara la editorial de la Casa de las Americas. Todo esto ha provocado una reformulacion progresiva de esa dinamica inicial y si, hoy puedo reconocer que tambien es literatura y lenguaje.

KV: En medio de un mundo altamente globalizado, para nada estatico (nada Ice world), marcado por los gustos de editores y por el prurito de algunos escritores de publicar en grandes editoriales, ?como percibes "escribir con honestidad"?

DN: Escribir desde lo que uno es y desde lo que uno piensa sin dejarse arrastrar por las modas, tendencias, por los "temas que venden". Desconfio de los temas que venden porque pueden convertir a un autor talentoso en una marioneta, cosa muy triste en verdad. Es cierto que a veces toca hacerle guinos al mercado en pos de la necesaria promocion, pero hasta para eso hay estrategias acordes a la dinamica propia, al estilo, a la intencion. Con esto quiero decir que si se asume como un reto, pueden salir cosas realmente buenas sin dejar de ser uno mismo. En mi caso tengo muy claras las concesiones que jamas haria. Escribir con honestidad, en mi caso, es escribir desde el universo propio de Dazra Novak.

KV: Cuando te hacen una entrevista e incluso en algunos esporadicos textos criticos sobre tu obra, quien escribe pregunta por Dazra, por sus re(s)tos, sus exigencias, sus reescrituras. En un acto puramente estetico y tambien privado, no me es particularmente atractivo develar tu nombre (porque ya es en verdad, Dazra Novak); sin embargo, me resulta inquietante esas ciudades en las que has nacido, ese pais que no existe (RDA), porque entiendo alli un dialogo muy estrecho y desgarrador entre la pertenencia de origen a un pais inexistente con otro que esta en pie, aun. Ello me lleva a pensar en ese proceso de reinventarte (y de reinventar tus textos) siempre como dentro y fuera de un lugar, en una especie de entre-lugar. ?Consideras que este sea el unico modo de trascender estetica, literaria y humanamente?

DN: No, no es el unico. Pero si es el que, por dinamico, quiero pensar que exige una lectura mas activa. Ubicarse en el no-lugar exige pensarse lo que uno realmente es, lo que uno desea ser: ?Soy el resultado pasivo de mi circunstancia o realmente soy? Cada situacion, por pequena que sea, puede llegar a tener tantas versiones y variantes como personas hay, y yo noto que nos quedamos tan pasivamente en esa lectura primera--comoda, pero tan sosa en su literalidad--que no me extrana que el mundo camine hacia su propia destruccion, que la gente este cada vez mas sola/aburrida/inactiva en tiempos cada vez mas conectados. Se confunde, tanto en la literatura como en la vida, el movimiento con la accion. Y eso ocurre, pensando a grandes rasgos, porque damos por sentado todo lo que nos cuentan, y peor aun, lo repetimos. Y yo, en mi intento de romper la frontera de esa inercia trato de que mi lector reincidente sepa que no debe buscar siempre lo mismo en mis textos. A mi me sirve mas su complicidad, su reescritura, su incomodidad y, por que no, hasta su posible rechazo. Frente a mis textos siempre podran elegir si se quedan o se van. Ese entre-lugar que mencionas no es mas que una performance, una declaracion. Seria muy saludable para estos tiempos si, ademas de ciudadanos de nuestros respectivos paises, comenzaramos a sentirnos ciudadanos del mundo.

Katia Viera

Universidad Nacional de Cordoba, Argentina

https://doi.org/10.24215/18517811e113
COPYRIGHT 2019 Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:ENTREVISTA
Author:Viera, Katia
Publication:Orbis Tertius: Revista de teoria y critica literaria
Date:Jun 1, 2019
Words:3586
Previous Article:El sinsentido como resistencia. Zombies, cyborgs y fantasmas en Literatura y otros cuentos de Martin Rejtman.
Next Article:Cristina Iglesia, Dobleces: Ensayo sobre literatura argentina.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters