Printer Friendly

LENTO Y UN POCO COMO MARCADORES DE ATENUACION EN ESPANOL PARAGUAYO: UNA MIRADA CONTRASTIVA CON EL ESPANOL RIOPLATENSE.

Si no quieres irte del todo, ?por que no te vas un poco? (Les Luthiers, "Bolero de los celos")

AN ANALYSIS OF LENTO AND UN POCO AS ATTENUATIFE MARKERS IN PARAGUAYAN SPANISH, CONTRASTED WITH RIOPLATENSE SPANISH

1. INTRODUCCION

Este trabajo se propone caracterizar desde el punto de vista de la gramatica generativa dos expresiones ligadas con el modo que se registran en el espanol en contacto con guarani (en particular de Paraguay): un poco y lento, cuando aparecen en oraciones como las siguientes:

(1) a. Sacame un poco mi muela enferma. (Guasch, 1956: 317) (1)

b. Quiero que me bautices un poco mi santo. (Guasch, 1956: 318)

c. Viaja un poco a Luque un jueves a la noche, asi te conocemos.

d. Decile un poco que venga.

(2) a. Esa tu novia lento.

b. Carlos te pego lento. (Galeano Olivera, 2008)

c. Medio que me decepcione lento de mi pendeja.

d. Ese senor se cayo nunga (=se cayo lento) (Galeano Olivera, 2008)

Como se puede advertir en los ejemplos de (1), en vinculacion con actos de habla como ordenes, sugerencias o consejos, en el espanol paraguayo un poco abandona las restricciones aspectuales que son propias del espanol general, dando lugar a oraciones que suenan anomalas en otras variedades. Por su parte, lento, que los hablantes del espanol paraguayo parafrasean como 'medio' o incluso 'un poco' y al que reconocen una equivalencia con la expresion nunga del guarani (cfr. 2.d), se encuentra evidentemente gramaticalizado y, de hecho, los ejemplos de (2) son agramaticales (o tendrian una interpretacion muy distinta) en otras variedades.

El analisis que exploramos en este trabajo parte de considerar ambos elementos como atenuadores, que sirven para suavizar la fuerza locutiva o ilocutiva de una palabra o de un enunciado (cfr. Caffi, 1999; Ballesteros Martin, 2002; Montecino, 2004; Landone, 2009, entre otros). Intentaremos integrar esa nocion (introducida por la bibliografia pragmatica) a un marco generativo, en particular, a los terminos de la cartografia de la periferia izquierda de la oracion (segun la sistematizacion ofrecida por Cinque & Rizzi 2016), en combinacion con la Morfologia Distribuida y su concepcion de las proyecciones categoriales (cfr. Marantz, 2001).

Para justificar ese analisis, en la seccion 2 presentamos el caso de los atenuadores del espanol rioplatense coloquial medio, onda, tipo, como y casi (que), retomando los resultados de un trabajo anterior (Kornfeld, 2013) y agregando el caso de un poco. Esos elementos nos sirven como punto de partida contrastivo para analizar los datos del espanol paraguayo sobre un poco y lento de (1-2) en la seccion 3. Ademas de determinar sus restricciones gramaticales, nos detenemos en los datos equivalentes del guarani, ya presentados preliminarmente en Avellana (2012). Por su parte, en la seccion 4, vemos las diferencias y semejanzas de comportamiento gramatical que los atenuadores con alcance oracional (como tipo, onda, medio, casi, como en espanol rioplatense y un poco en el espanol paraguayo) presentan respecto de otras nociones modales introducidas por la bibliografia, como los distintos valores reconocidos para la modalidad epistemica, a menudo superpuestos y dificiles de diferenciar (probabilidad, aproximacion, posibilidad, etc.). Ese recorrido nos permitira sostener de manera solida nuestra propuesta de analisis para lento y un poco, que presentamos en la seccion 5. Alli, intentamos establecer de que modo un poco, partiendo de la posicion propia de un cuantificador verbal, llega a modificar las distintas proyecciones ligadas con la modalidad, en particular el Sintagma [Modo.sub.acto de habla] (cfr. Cinque & Rizzi, 2016), encabezado por rasgos que representan actos ilocutivos como [orden], [sugerencia] o [pedido]. Por su parte, veremos que, en el marco de la Morfologia Distribuida (cfr. Marantz 2001), lento puede ser concebido como un especificador de las distintas proyecciones categoriales Sa, Sn, Sv (como sucede con diversos sufijos apreciativos, cfr. Kornfeld, 2012), ya que su alcance no es oracional sino sobre un determinado dominio lexico (adjetivo, nominal o verbal). De este modo, reinterpretamos formalmente los conceptos de atenuador del acto de habla y de atenuador de la fuerza locutiva de una palabra, segun ha propuesto la bibliografia pragmatica.

2. ATENUADORES DEL ESPANOL RIOPLATENSE COLOQUIAL

Los atenuadores son descriptos en la bibliografia pragmatico-gramatical como elementos que se utilizan para mitigar o relativizar el impacto de las afirmaciones, en una estrategia propia de la cortesia (cfr. Caffi, 1999). Se describe tambien a los atenuadores (o mitigadores) como capaces de "desactivar" la fuerza ilocutiva de un acto de habla (Landone, 2009) y regular, pragmaticamente, la relacion interpersonal y social entre interlocutores. Desde el punto de vista semantico-pragmatico, la atenuacion se opone a la intensificacion. En ambos casos, pueden distinguirse, como hace Montecino (2004), el alcance de esos elementos: mientras algunos atenuadores mitigan la fuerza significativa de una palabra (cfr. 3), otros suavizan la fuerza ilocutiva de todo el acto de habla (4):

(3) a. Me dormi un toque nomas.

b. Me da miedito.

c. Y, es un poco chiflado ...

(4) a. Yo iria manana nomas.

b. ?No me das un empujoncito? /?Queres papita?

c. Veni un poco que quiero hablar del tema.

d. Yo solamente/ unicamente / apenas / nada mas necesito un nuevo trabajo.

e. Decilo nomas.

Los recursos propios del espanol rioplatense coloquial en (3) (el diminutivo, un poco, un toque) son atenuadores de una parte del contenido proposicional: una palabra, como sugiere Montecino, o un sintagma. Los de (4), en cambio, pueden suavizar distintos actos de habla en su conjunto: preguntas, ordenes, pedidos, deseos--por eso Caffi (1999) los llama "atenuadores passe partout"--. No necesariamente un recurso corresponde a una sola clase, como se comprueba con nomas (3-4.a), el diminutivo (3-4.b) o un poco (3-4.c).

Es habitual la acumulacion de recursos atenuadores: asi, en (3.a) se combinan un toque y nomas, el condicional y nomas en (4.a), la negacion cortes, el diminutivo y la modalidad interrogativa en (4.b).

En un trabajo anterior (Kornfeld, 2013), nos hemos centrado en una serie de marcadores de atenuacion propios del espanol rioplatense coloquial, en particular en las variedades juveniles: medio, onda, tipo, como y casi (que). Esas expresiones se usan en distintos dominios gramaticales: nominal, incluyendo cuantificadores (cfr. 5-6), adjetivo (particularmente en combinacion con adjetivos graduables, cfr. 7), sintagmas preposicionales o adverbiales (8) (2).

(5) a. Conseguimos medio / onda / tipo/ casi / como un triunfo.

b. Tiene una casa tipo/ onda / medio/ casi chalet.

c. Es tipo/ onda / medio/ casi/ como bruja.

(6) a. Hara casi / onda / tipo / como 5 minutos

b. Vengo tipo/ onda (a las) 4; Vengo casi/ como (*a las) 4.

(7) Es medio / casi / onda / tipo / como malo.

(8) a. Lo vi casi / onda / tipo / medio/ como a las corridas / sin apuro.

b. La golpeo casi / onda / tipo / medio/ como con delicadeza.

c. Es como/ medio / casi/ tipo/ onda poco.

d. Manejaba como/ medio / casi/ tipo/ onda tranquilamente / despacio

Como puede advertirse, es recurrente en estas expresiones en espanol rioplatense un significado aproximativo, que solo es intrinseco para casi, una palabra de naturaleza funcional; se gramaticaliza secundariamente para como a partir de su valor de comparacion (e.g., Es como un sol) y para medio desde un significado cuantificativo (e.g., media naranja, medio triste). Por su parte, onda y tipo se gramaticalizan con el significado de aproximacion desde un significado lexico, ligado con una interpretacion de clase o estilo (e.g., una pelicula onda/ tipo documental) (cfr. Kornfeld, 2013 para mas detalles de los diferentes procesos de gramaticalizacion de los atenuadores, que aqui se exponen muy escuetamente) (3).

Parece claro que lo que se atenua en todos los casos de (8) es la fuerza significativa de la palabra o sintagma. Una situacion diferente plantean las mismas expresiones cuando tienen alcance oracional (4):

(9) Medio / casi / onda / tipo (que) / como que me gusto.

Supondremos que todas las expresiones de (9) atenuan la fuerza ilocutiva del acto de habla en juego. Su distribucion esta limitada a las aserciones (5) y difieren en ese punto de las expresiones de (4), que, como hemos dicho, pueden suavizar distintos actos de habla: preguntas, ordenes, pedidos. Sin embargo, se puede entender que modifican al "verbo implicito" del acto de habla de la asercion ('medio / onda / tipo / casi (que) /como que afirmo que X'), al igual que otros recursos mas prototipicos de la modalidad, como los adverbios francamente o sinceramente (cfr. Kovacci, 1990-2).

La expresion un poco, que en la seccion 3 analizaremos en relacion con la variedad paraguaya del espanol, tambien se utiliza con valor atenuador en el rioplatense y en el espanol general. Podemos suponer que se refiere originalmente a porciones de sustancias, como en (10.a), y luego se extiende a otros dominios gramaticales. Asi, vemos que se combina consistentemente con distintas clases de palabras lexicas, que en general tienen una (posible) interpretacion no delimitada desde el punto de vista de la aspectualidad: nombres de masa (cfr. 10.a), adjetivos y adverbios graduables (cfr. 10.b-c) y verbos que designan, sobre todo, estados y actividades (cfr. 10.d-e):

(10) a. Me dio un poco de bronca / miedo / cafe / agua.

b. Es un poco torpe / malo / desagradable / antipatico.

c. Es un poco tarde / Va un poco despacio / Se comporta un poco atolondradamente.

d. Me gusta/ molesta un poco.

e. Camina / Trabaje / Tosiste un poco.

Las interpretaciones disponibles para (10.e) son dos, tal como predicen Bosque & Masullo (1996) para el conjunto de los cuantificadores en general. Hay una lectura cuantificadora "pura", que senala la cantidad o intensidad del evento, y otra aspectual durativa, en la que un poco puede ser reemplazado por un rato/ un ratito (o, dependiendo del evento en juego, tambien medidas mas precisas: una hora/ una horita/ un minuto/ cinco minutitos). Asi, Camina un poco se puede interpretar alternativamente como 'Camina no intensamente o no del todo bien' (= cuantificadora "pura"/ intensificadora), como 'Camina un tiempo corto' (= durativa) e incluso como 'Camina un trecho corto', ya que tambien admite la interpretacion pronominal del cuantificador, de acuerdo con la caracterizacion de Bosque & Masullo (cfr., tambien, Come un poco / Escribi un poco).

Como se ha senalado, un poco puede ser interpretado como atenuador en todos los dominios categoriales. Ahora bien, la interpretacion atenuadora de un poco sobre una palabra o un sintagma no es sistematica ni completamente previsible: mientras que Me dio un poco de cafe/ agua se interpreta "en forma literal" como cuantificador que indica una cantidad acotada de una sustancia, Me dio un poco de bronca/ miedo se usa, sobre todo, para mitigar el contenido proposicional del sentimiento designado por el sustantivo. Un poco tambien se usa a menudo con valor atenuador cuando modifica verbos (cfr. 10.d-e) o adjetivos (cfr. 10.b), aunque no pueden descartarse lecturas "literales" del cuantificador.

En el caso de los adjetivos, vale hacer una pequena digresion. Al reves que los cuantificadores de grado "normales" como muy o bastante, un poco no puede combinarse con cualquier adjetivo graduable o no delimitado (cfr. Kornfeld 2010). De hecho, solo admite la combinacion con adjetivos que involucren una valoracion negativa, como se advierte en el contraste entre las dos columnas de antonimos de (11) y entre los cuasi-sinonimos de (12):

(11) a. Es un poco inutil vs. ?? Es un poco util.

b. Es un poco cobarde vs. ?? Es un poco valiente/ leal.

c. Es un poco infiel vs. ?? Es un poco fiel.

d. Es un poco loco vs. ?? Es un poco cuerdo.

e. Esta un poco borracho vs. ?? Esta un poco sobrio.

f. Es un poco aburrido vs. ?? Es un poco divertido.

(12) a. Es un poco rapido vs. ?? Es un poco veloz.

b. Esta un poco alegre vs. ?? Esta un poco contento.

c. Es un poco vivo/ piola vs. ?? Es un poco astuto/ medio inteligente (6).

Parece factible suponer que el rasgo de atenuacion de un poco solo lo hace compatible con cualidades que tengan un significado negativo o que puedan reinterpretarse con ese valor, lexica o discursivamente. En esa distribucion se asemeja a otras expresiones como medio, un tanto y algo (ademas de las variantes diminutivas un poquito y un tantito y las versiones mas coloquiales un cacho, un cachito o un toque) (7), con las que tambien comparte (variablemente) algunos de los contextos de (3-4) y (10) (cfr. Kornfeld 2010).

Nos concentraremos ahora en los usos oracionales de un poco, que ya hemos adelantado en el ejemplo de (4.c). Algunos de estos casos parecen desprenderse de casos de cuantificacion verbal en los que se verifica un cambio sustantivo en el alcance de la expresion. Asi, mientras que en Me gusta / molesta un poco (10.d) se produce una cuantificacion del evento que puede o no tener un uso atenuador, Un poco me gusta/molesta (cfr. 13.a) indica de manera mas transparente la reticencia del hablante a admitir una situacion, a la que se minimiza con el cuantificador; algo semejante ocurre en el resto de las oraciones de (13):

(13) a. Un poco me gusta/ molesta.

b. Un poco tiene los tics de los actores/ es mi sosten afectivo.

c. Un poco tose/ labura todavia.

En estos ejemplos, entonces, el alcance de la atenuacion de un poco es toda la oracion, y no solo el verbo. En todos los casos, un poco tambien podria ocupar la posicion postverbal "normal" de cuantificador verbal, ya que los predicados de (13) son no delimitados (de hecho, en esas oraciones podrian aparecer otros cuantificadores mas "estandares" como mucho, bastante o demasiado). Es igualmente sistematica la combinacion con eventos graduables cuando, en lugar de modificar una asercion, como en (13), un poco atenua ordenes en imperativo (14.a-b) o actos de habla indirectos, como sugerencias o pedidos (14.c):

(14) a. Move un poco la cama

b. Dale, limpia un poco la mesa / come un poco, nene

c. ?Por que no arreglas / sacudis un poco el mantel?

Aunque siguen estando disponibles lecturas literales del cuantificador (cfr., por ejemplo, Move apenas un poco la cama para 14.a), un poco se esta utilizando mas bien para atenuar el acto de habla en juego: orden, sugerencia o pedido.

En otros usos, en cambio, las lecturas atenuadoras de un poco no provienen de su valor cuantificador, sino de su interpretacion durativa. Como ya hemos senalado, esa interpretacion se explicita al reemplazar un poco por otras expresiones que senalan un lapso breve de tiempo, algunas de las cuales tambien se gramaticalizan como atenuadores, como es el caso de un toque (cfr. 3.a, con ambas lecturas disponibles) y, en menor grado, de un cacho/ cachito, que tambien podrian reemplazar a un poco en algunos ejemplos de (13-14): Un toque me molesta, Limpia un cacho la mesa (8). En (15) se observa un conato de gramaticalizacion de un uso lexico o discursivo de un poco, en que la brevedad senalada por la expresion temporal se utiliza como argumento para atenuar el posible impacto negativo en el interlocutor de cierto evento o de cierto acto de habla:

(15) a. Hablo/ camino un poco/ un rato/ un toque / un minuto/ cinco minutitos y ya vuelvo

b. Quedate quieto / Portate bien un poco / un rato / un toque

c. ?Por que no te callas un poquito/ ratito?

Todos los verbos de (15) admitirian una modificacion literal durativa, sea con otros cuantificadores mas estandares: Habla/ camina mucho / bastante / demasiado (cfr. 15.a) o con adjuntos con durante: e.g. Se quedo quieto/porto bien / callo durante algunos dias (15.b-c).

Distinto es el caso de ciertos logros, que son por definicion eventos delimitados y sin duracion. Pese a que, como ya senalaba Vendler (1957), son basicamente incompatibles con adjuntos encabezados por durante (9), es posible combinar ir, venir, salir, entrar, aparecer, desaparecer con las expresiones un poco y un rato, que se interpretaran como modificadores del resultado del evento, como en (16):

(16) a. Voy afuera un poco/ un rato/ un toque a fumar; Salgo un poco/ un toque / un rato y ya vengo

b. Entra un poco/ un toque / un rato, Veni un poco/ un toque / un rato, Anda al jardin un poco/ un toque / un rato, Desaparece un poco / rato de aca

c. ?Entras un poco/ un toque / un rato?, ?Salimos un poco, che?, ?Por que no entras un poquito?

Una diferencia significativa con los ejemplos discutidos previamente esta dada, entonces, porque con estos verbos un poco no alterna por mucho, bastante o demasiado (10) (e.g. * Entra mucho / *Veni bastante / *Anda demasiado) ni tampoco con adjuntos encabezados por durante (e.g., *Entra durante 5 minutos / *Veni durante una hora), ya que los eventos en si carecen de duracion. La interpretacion "literal" en (16) es que un poco refiere al lapso de tiempo durante el cual el sujeto estara afuera, adentro, en el jardin, etc., pero con ese tipo de verbos resulta muy frecuente la interpretacion atenuadora, tanto en aserciones (16.a) como en otros actos de habla, ordenes (16.b), preguntas o actos de habla indirectos (16.c).

Otros casos en que puede darse una interpretacion cuantificativa sobre el estado resultante (no sobre el evento) tambien permiten la combinacion de un poco con eventos delimitados de cambio de estado, como en (17), donde un poco podria ser reemplazado por otros cuantificadores, como mucho o bastante. Esas oraciones incluyen realizaciones (cfr. 17.a, que se interpreta como 'El muro quedo un poco roto/ hinchado/ arruinado / destruido') y logros (cfr. 17.b 'Esta un poco roto/ hinchado/ quebrado / hundido / derretido / caliente'):

(17) a. El moho rompio / quebro / arruino / destruyo un poco el muro

b. Se rompio / hincho / quebro/ hundio / derritio / calento un poco

En cambio, en espanol rioplatense no parecen resistir la presencia de un poco otros logros inacusativos (cfr. 18.a) ni realizaciones (cfr. 18.b):

(18) a. *Nacio / murio/ llego un poco

b. ??Pone un poco la mesa, *Cocina un poco una torta, *Escribi un poco esa novela, *Resolve un poco los ejercicios

En suma, los datos de (13-18) sugieren que en espanol rioplatense la combinacion de un poco con verbos conserva restricciones ligadas con la naturaleza aspectual de los predicados, lo cual indica un grado de gramaticalizacion intermedio, tal como discutiremos en detalle en la seccion 4.

3. LOS DATOS DEL ESPANOL PARAGUAYO Y EL GUARANI

En esta seccion, nos detenemos en los dos marcadores atenuadores del espanol paraguayo que son el objeto central de este articulo: un poco y lento.

El funcionamiento de un poco (con su variante, un poo) en espanol paraguayo es excepcional si se compara con lo descripto para el espanol rioplatense y general en la seccion 2, como se ilustra en los siguientes ejemplos:

(19) a. Sacame un poco mi muela enferma. (Guasch, 1956: 317)

b. Quiero que me bautices un poco mi santo. (Guasch, 1956: 318)

c. Viaja un poco a Luque un jueves a la noche, asi te conocemos.

d. Decile un poco que venga.

e. Hace un poco un asado.

f. Conta un poco un chiste.

g. Llamale un poco a Luis.

Como hemos mencionado en la seccion 2, la expresion un poco en espanol rioplatense aporta en el dominio verbal el significado de cuantificacion o intensidad, o bien modifica la duracion del evento. En ciertos contextos este valor da lugar a extensiones pragmaticas en las que actua como atenuador del acto de habla, pero en todos los casos la lectura "primaria" o "literal" parece estar disponible y se conservan las restricciones propias de la aspectualidad del evento.

Por lo anterior, resultan extranas para el espanol rioplatense varias de las oraciones de (19) en las que la funcion de un poco es puramente atenuadora, sin restricciones aspectuales de ningun tipo. En estos casos un poco no modifica el contenido proposicional sino que mitiga el acto de habla que, en todos los casos, corresponde a una orden o un pedido. Funciona esencialmente como un atenuador especializado en la fuerza ilocucionaria del enunciado. Por este motivo y a diferencia del espanol rioplatense, aparece sin problemas con eventos delimitados, como las realizaciones (cf. 18.b con 20):

(20) a. Pone un poco la mesa.

b. Cocina un poco una torta.

c. Escribi un poco esa novela.

d. Resolve un poco los ejercicios.

e. Termina un poco la comida.

Con logros, por el contrario, resulta mucho menos frecuente. Esto no se debe a una incompatibilidad aspectual propia de un poco sino a que los logros, tipicamente inacusativos, resisten normalmente el uso del imperativo, forma a la que acompana un poco en el uso paraguayo.

Esta gramaticalizacion de la expresion puede vincularse con la existencia de un elemento en guarani que posee una distribucion semejante. En efecto, los hablantes del espanol paraguayo traducen consistentemente las oraciones con un poco con la guarani mi.

En la forma verbal del guarani, la particula mi acompana usualmente a la particula na. Na se utiliza tambien en contextos de orden o pedido y los hablantes la traducen usualmente como 'por favor':

(21) Ejumina

E-ju-mi-na

2 (IMPERATIVO)-venir-MI-NA

'Veni un poco, por favor.'

Del mismo modo, con mucha frecuencia un poco aparece acompanando el prestamo na en el espanol paraguayo, como muestran los ejemplos de (22):

(22) a. Ariel ... despues papa, pasame na un poo tu numero.

b. Mirana un poco Carmen, para mi que es demasiado jovencito ko para ser fiscal.

c. Imaginate na un poco.

d. Entren na un poo y opinen.

e. Man, piensen na un poco en sus padres chera'a.

f. Calculen na un poco que hay alguien que les esta esperando en casa.

g. Escucha na un poco.

En espanol, el orden na + un poco se invierte respecto del guarani mi + na debido al caracter no ligado de un poco, que se pospone a los morfemas dependientes del verbo. No obstante, resulta significativo que ambas formas vayan siempre adyacentes y, cuando ocurre sin na, un poco se ubica a continuacion del verbo, aun cuando coexista con complementos o adjuntos dentro del sintagma verbal:

(23) a. Sali un poco de mi cabeza.

b. Deja un poco de ser argel.

c. Tapame un poco con otra frazada.

d. Tiren un poco la precisa de como va a ser el tema.

Como hemos descripto en la seccion anterior, la expresion un poco ya presenta en espanol general un uso extendido, dado que permite, ademas de atenuar el contenido proposicional de diferentes dominios categoriales, mitigar un acto de habla distinto de la asercion (cfr. 16.b-c). En el espanol paraguayo, en vinculacion con ordenes, un poco abandona las restricciones aspectuales (cfr., sobre todo, 19.a-b), en un paso mas alla en el camino de la gramaticalizacion.

El segundo elemento atenuador en el que se registra una distribucion excepcional en espanol paraguayo es la expresion lento, en ejemplos como los siguientes:

(24) a. Esa tu novia lento.

b. Yo ko soy timido lento.

c. Sandra es linda lento.

d. Carlos te pego lento. (Galeano Olivera, 2008)

e. No me entiendo lento con mi viejo.

f. Como Juan y Mariana lento estamos nosotros

Lento en espanol paraguayo pasa de ser un adjetivo (una chica lenta) o un adverbio (Maria camina lento) a funcionar como un operador que senala aproximacion. Se trata de un marcador invariable, que no presenta concordancia en genero y numero, tal como se observa cuando modifica a nombres y adjetivos (cfr. 24.a y c). Los propios hablantes senalan su parecido con el medio rioplatense, elemento que tambien pierde su concordancia al usarse como item funcional: asi, (24.a) seria equivalente a 'Esa que es medio tu novia', (24.b) a 'Yo soy medio timido', (24.d) a 'Carlos medio que te pego' y (24.f) a 'Estamos medio como Juan y Mariana'.

Se comprueba en los ejemplos que este marcador puede tener alcance sobre nombres (24.a), adjetivos (24.b-c), verbos (24.d-e) o construcciones mas complejas, como la comparativa en (24.f). En consecuencia, comparte con los atenuadores del espanol rioplatense revisados en la seccion 2 la posibilidad de mitigar el contenido proposicional de distintos dominios gramaticales. Respecto de su posicion, lento va siempre pospuesto al elemento que modifica, aun interrumpiendo la adyacencia entre nucleo y complementos (cfr. 24.e).

En cuanto a su valor semantico, en las descripciones linguisticas se lo senala consistentemente como una aproximacion intermedia a aquello a lo que modifica: por ejemplo, los hablantes traducen soy timido lento como 'soy un poco/medio/como timido' y nunca como 'soy bastante timido'. No es casual, entonces, que a menudo coexista en la misma oracion con medio:

(25) a. Medio que me decepcione lento de mi pendeja.

b. Medio te echaba lento si pedias verlas antes.

Al contrario de lo que hemos senalado para un poco en espanol general, cuando se combina con adjetivos (cfr. 11-12), lento carece de restricciones vinculadas con el significado lexico (en particular, la connotacion negativa) de las expresiones sobre las que se aplica (24.c), aunque por su valor de atenuacion el resultado tiende a ser negativo, como se advierte en las siguientes oraciones:

(26) a. Es util lento. ('Es algo medio util. Me sirve a medias, no es perfecto')

b. Es divertido lento. ('Es medio divertido').

c. Esta contento lento. ('Esta medio contento, no del todo').

Cuando va pospuesto al verbo, lento tiene normalmente alcance sobre el sintagma verbal y hace surgir la lectura de que el hablante realizo el evento de manera aproximada: en (27.a), se interpreta que vio a alguien pero "a medias" (por ejemplo, porque se escondio atras de algo), en (27.b), que esta en pareja como si estuviera casado, o en (27.c), que no dejo completamente al novio:

(27) a. Lo vi lento.

b. Me case lento.

c. Vos le dejaste lento a tu novio.

d. Trabaja lento.

e. Es lo mas importante lento.

f. Hace calor lento hoy.

Como se ha senalado, el alcance de lento es local, vinculado con el elemento al que se pospone. Si en la oracion hay mas de un verbo, puede tener alcance sobre el verbo subordinado:

(28) Me case sin entender lento nada ('Me case medio sin entender nada').

Sin embargo, no puede aparecer junto a cualquier verbo sino que presenta restricciones aspectuales; al igual que un poco, normalmente es incompatible con predicados delimitados, aunque las oraciones de (29) pueden volverse gramaticales si los verbos son reinterpretados en un sentido no delimitado, con valor sobre el resultado del evento: Juan desaparecio lento puede entenderse como 'Juan esta medio desaparecido' (cfr. 29.a), Este proyecto murio lento como 'Este proyecto esta medio muerto' (29.b):

(29) a. *Desaparecio/aparecio lento.

b. *Murio lento.

c. *Se rompio lento.

d. *Se desperto lento.

e. *Llego lento.

El peculiar comportamiento de lento encuentra un paralelismo en la expresion guarani nunga, que--a partir de las definiciones y ejemplos que dan distintos autores (11)--puede caracterizarse como un atenuador que senala que algo se acerca a la propiedad/ objeto mencionado pero de manera parcial o incompleta (30a). Cuando modifica a un verbo puede indicar que el evento no se realizo completamente o que se realiza levemente o sin ganas (30b-c).

(30) a. Ipora nunga (12)

I-pora nunga

3-lindo NUNGA

'Se aproxima a lo bello, es mas o menos bello.'

b. Omyi nunga

O-myi nunga

3-mover nunga

'Se mueve algo, es como si se moviera levemente.'

c. Omba'apo nunga

O-mba'apo nunga

3-trabajar NUNGA

'Hace como si trabajara, tiene un trabajo temporal.'

La forma guarani nunga puede aparecer como prestamo en el espanol de contacto (31.a) y, a su vez, lento puede aparecer prestada en el jopara paraguayo (31.b), indicando el ida y vuelta constante entre las variedades habladas en Paraguay:

(31) a. Y Luis Fonsi nunga ko es procer tambien del Paraguay y en homenaje a el es, no entienden piko. (http://www.cronica.com.py/2017/06/29/bailarondespacito-medio-del-desfile)

b. Che akajere lento-ngo ['Estoy un poco mareada'] (Cabrera, 2012: 35)

En suma, en espanol paraguayo, mientras que lento se comporta como un operador que puede aparecer atenuando el contenido proposicional de distintos sintagmas dentro de la oracion, un poco se ha especializado como un marcador que atenua la fuerza ilocucionaria de las ordenes.

4. ANALISIS PROPUESTO

4.1 Atenuadores y marcadores epistemicos

Dentro de la bibliografia gramatical, el estatuto de la atenuacion (en particular cuando tiene alcance sobre todo el enunciado) no esta plenamente consensuado. Pueden entreverse analisis alternativos que prescinden de la etiqueta de atenuacion, dada su evidente proximidad semantico-pragmatica con otras nociones mas aceptadas, como las de la modalidad epistemica. La modalidad epistemica se refiere al grado de compromiso del hablante frente al contenido proposicional del enunciado, es decir, al valor de verdad que le atribuye, en terminos de su ubicacion en el mundo real o en uno posible, mas o menos alejado del real.

Asi, una nocion formal emparentada con el significado de la atenuacion es la duda o posibilidad, que forma parte de la modalidad epistemica. La duda o posibilidad expresa un grado bajo de compromiso del hablante hacia su enunciado, a traves de recursos como la perifrasis con poder (puede pensar eso) y de una serie de marcadores en distintos registros mas o menos coloquiales (tal vez/ quizas/ a lo mejor/ puede ser que piense eso, capaz/ por ahi piensa eso). Segun senalan Di Tullio & Kornfeld (2013), estos marcadores se combinan con indicativo, condicional o subjuntivo, al contrario de lo que se verifica con los marcadores de certeza (como posta o de una), compatibles unicamente con indicativo.

Otro significado modal proximo a la atenuacion que puede relevarse en la bibliografia es el aproximativo, que, de hecho, de Granda (1994) atribuye al nunga guarani. Ese valor aproximativo (13) (tambien llamado hipotetico), situado en el mismo dominio epistemico que la posibilidad, permitiria formular hipotesis o predicciones a las que se considera probables, aunque no seguras. Aparece expresado sobre todo por las formas flexivas de futuro y condicional en sus variantes simples o compuestas (e.g., Pensara / Pensaria /Habra pensado /Habria pensado eso), por las perifrasis deber (de), tener que (cuando tienen valor epistemico) y, mas marginalmente, por venir a + infinitivo cuando se combina con verbos estativos (RAE, 2010): debe/ tiene que/viene a ser la mitad. Si bien no hay marcadores claros que expresen el significado aproximativo, Sera que / Viene a ser que (se escapo con toda la plata) son opciones poco gramaticalizadas que incorporan la conjuncion que.

Tal como hemos senalado escuetamente, el proceso de gramaticalizacion de casi, medio, onda, tipo (que) y como que incluye un pasaje por un significado ligado con la nocion de aproximacion (no estrictamente modal), que todas las expresiones comparten en dominios mas restringidos (nominal, adjetivo o verbal). Este significado se deriva, a su vez, o bien de un significado funcional (por ejemplo, de inminencia aspectual: casi, de comparacion: como o de cantidad: medio), o bien de un significado lexico (como el de 'clase' o 'estilo' atribuible a onda y tipo) (14).

A partir de los datos del espanol rioplatense, intentaremos contrastar el comportamiento de los atenuadores con otros significados modales emparentados: la duda o posibilidad y la aproximacion, siguiendo y profundizando las lineas esbozadas por Kornfeld (2013).

Por un lado, los atenuadores no se usan exactamente en los mismos contextos semantico-pragmaticos que los recursos epistemicos. Asi, por ejemplo, las predicciones sobre el futuro son perfectamente compatibles con los marcadores de posibilidad (capaz o por ahi) y con los recursos aproximativos, aunque evidentemente hay un grado menor de probabilidad asignado a las oraciones de (32) respecto de (33). Sin embargo, las mismas oraciones no resultan "traducibles" por medio de medio, onda, tipo, como o casi (que) (cfr. 34):

(32) a. Capaz (que) / por ahi viene / venga en un rato.

b. Capaz (que) / por ahi te va/ te vaya bien en el examen.

(33) a. Debe venir en un rato.

b. Te ira bien en el examen.

(34) a. ?? Como /casi / medio/ tipo / onda (que) viene (*venga) en un rato.

b.?? Como /casi / medio/ tipo / onda (que) te va (*te vaya) bien en el examen.

En forma simetricamente inversa, ciertas oraciones que contienen atenuadores no aceptarian su reemplazo por los marcadores aproximativos o de posibilidad. Los enunciados de (35), que refieren a una experiencia personal, pueden ser atenuados, como muestra el ejemplo, pero carecerian de sentido con marcadores que permiten formular una hipotesis o denotan duda (cfr. 36-37), porque refieren a hechos ya ocurridos (y que se presentan como no discutibles) del pasado, en presencia de la primera persona, lo que excluye las nociones de aproximacion y posibilidad epistemica:

(35) a. Como/ casi que lo vi y no pude decir nada.

b. Medio / tipo / onda (que) no nos vimos mas.

(36) a. ? Debo haberlo visto y no pude decir nada.

b. ? No nos habremos visto mas.

(37) a. ?? Capaz (que) / por ahi lo vi y no pude decir nada.

b. ?? Capaz (que) / por ahi que no nos vimos mas.

Y, ciertamente, las oraciones de los siguientes paradigmas (en los que todos los recursos son posibles y que intentan cruzar diversas variables semantico-referenciales, como las personas o el tiempo del evento) no son sinonimas: la primera variante (38-42.a) afirma algo, pero lo mitiga por medio del atenuador; en cambio, la ultima (38-41.c, 42.d) expresa una posibilidad con la que el hablante no se compromete o se compromete poco, dado el grado de duda que supone el marcador utilizado. Notablemente mas firme se presenta la hipotesis con el valor aproximativo (38-41.b, 42.c), que incluye (acotadamente) a la perifrasis venir a ser X(42.b):

(38) a. Como/ casi que me case sin entender nada.

b. Debo haberme casado sin entender nada.

c. Capaz que me case sin entender nada.

(39) a. Casi (que) no sabes que decirle.

b. No sabras que decirle ...

c. Capaz que no sabes que decirle.

(40) a. Onda/ medio/ tipo que no te vio.

b. No debe haberte visto.

c. Por ahi no te vio.

(41) a. Como que no me entiendo con mi viejo.

b. Sera que no me entiendo con mi viejo.

c. Capaz no me entiendo con mi viejo.

(42) a. Como/onda que la familia es lo mas importante.

b. La familia viene a ser lo mas importante.

c. La familia tiene que ser lo mas importante.

d. Capaz la familia es lo mas importante.

En suma, el grado de compromiso del hablante con la veracidad del enunciado tiende a ser notoriamente mas bajo para capaz y por ahi, lo cual impide la aparicion de esos marcadores cuando el enunciado se refiere a hechos ciertos del pasado, sobre todo en primera persona (cfr. 37). Como contrapartida, medio, onda, tipo, casi (que) y como que son raras en predicciones sobre el futuro con grados diferentes de probabilidad, como se indica en (34). Con estos dos extremos bien marcados, los recursos que expresan un valor aproximativo quedan en el medio, en una escala definida que se corrobora por las agramaticalidades respectivas en (33, 36) y por la diferente interpretacion semantica en los paradigmas de (38-41.b, 42.c). El recurso mas proximo a los atenuadores desde el punto de vista semantico es venir a + infinitivo (cfr. 42.b) (15), pero esta limitado en su combinacion al verbo ser o algun otro predicado estativo, como tener.

A partir de estos datos, y para proponer las configuraciones respectivas, rescataremos aqui una serie de trabajos individuales anteriores en los que analizamos distintos marcadores modales paralelos a los tratados aqui, incluidas sus contrapartes intensificativas, como re- en espanol rioplatense o ite en espanol paraguayo (cfr. Di Tullio & Kornfeld 2013, Avellana 2012, Kornfeld 2012, Kornfeld 2013).

En la cartografia de Cinque & Rizzi, asumiremos que los marcadores casi, medio, onda, tipo (que) y como que involucran siempre el mismo acto de habla [asercion] y que ese rasgo se ubica en el nucleo del Sintagma de [Modo.sub.acto de habla]. Tambien apareceria en ese nucleo un rasgo funcional [atenuacion], que mitiga el impacto de la asercion para asegurar la cortesia en el enunciado y que los marcadores chequean al ubicarse en la posicion de especificadores del Sintagma de [Modo.sub.acto de habla].

Por su parte, el valor aproximativo seria la expresion de un Sintagma de [Modo.sub.epistemico], algo mas bajo, correlacionado con el rasgo [asercion] en [Modo.sup.o.sub.acto de habla]. Supondremos que en las oraciones relevantes (cfr. 33, 36, 38-41.b, 42.c) aparece un rasgo [hipotesis] que ocupa la posicion de [Modo.sup.o.sub.epistemico] y que sera expresado directamente por las diversas perifrasis o por el futuro y condicional simple o compuesto, en funcion de la peculiar naturaleza morfofonologica de estos recursos.

Por ultimo, en el caso de los marcadores rioplatenses de duda capaz y por ahi (que en Di Tullio & Kornfeld 2013 ubicabamos en la cartografia de Rizzi 1997 como elementos nucleares en el Sintagma de Fuerza), proponemos que en la cartografia revisada de Cinque & Rizzi (2016) el rasgo [duda] estaria en [Modo.sup.o.sub.posibilidad] (ciertamente mas baio que [Modo.sup.o.sub.acto de habla] [o.sub.epistemico]) y que los marcadores capaz o por ahi funcionarian como especificadores.

A modo de resumen, tendriamos la siguiente estructura:

(43) [[.sub.SMod acto de habla] tipo, onda [[.sub.Mod acto de habla'] 'aserciOn' 'atenuaciOn' [[.sub.SMod evaluativo] [S.sub.Mod evidencial] [[.sub.SMod epistemico] [[.sub.Mod epistemico'] hipotesis' [[.sub.STiempo pasado/futuro] [[.sub.SMod necesidad] [[.sub.SMod posibilidad] capaz, por ahi [[.sub.Mod posibilidad'] 'duda' ...

Asumimos que los nucleos de [Modo.sup.o.sub.acto de habla] [o.sub.posibilidad] en general no se realizan fonologicamente, como suele ocurrir con los nucleos funcionales mas altos en la oracion, y a diferencia del [Modo.sup.o.sub.epistemico] [hipotesis], que se encuentra ligado con la flexion verbal o con auxiliares de perifrasis. La estructura de (43) permitiria dar cuenta no solo de las propiedades sintacticas antes resenadas, sino tambien de las posiciones relativas de los marcadores, con casi, medio, onda, tipo (que) y como que en la posicion mas periferica de la oracion y capaz o por ahi marcadamente mas abajo:

(44) a. Como que habra venido temprano ...

b. Onda que capaz se asusto.

c. ??Capaz que habra venido y se asusto.

d. *Capaz que onda vino.

4.2 Los casos de un poco y lento en espanol paraguayo

Nos detendremos en este apartado en el analisis de las expresiones del espanol paraguayo que hemos caracterizado en 3. Empezamos por los usos del espanol general de un poco en (45), que reproduce los datos de (10):

(45) a. Me dio un poco de bronca / miedo / cafe / agua.

b. Es un poco torpe / malo / desagradable / antipatico.

c. Es un poco tarde / Va un poco despacio / Se comporta un poco atolondradamente.

d. Me gusta/ molesta un poco.

e. Camino / Trabaje / Tosiste un poco.

Kornfeld (2012) analiza contrastivamente dos intensificadores, el rioplatense re y el paraguayo ite, y postula que esos marcadores aparecen en la sintaxis en dos posiciones basicas. Esos elementos funcionan como nucleos de un Sintagma de Grado (o, alternativamente, un Sintagma de Cuantificacion o SQ) cuando afectan la intensidad de una cualidad o de un evento (re quiere, re lindo, lindo ite, me dormi ite), pero aparecen tambien en la posicion de especificadores de proyecciones funcionales, en particular la proyeccion categorial Sn (paraguayo ite, una re casa). Las proyecciones categoriales propuestas por la Morfologia Distribuida son resultado de suponer que las raices lexicas estan listadas sin especificacion de su categoria gramatical y que la categoria gramatical se obtiene en la sintaxis por fusion de la raiz con ciertos morfemas funcionales que contienen especificamente informacion categorial (i.e., las "categorias chiquitas" [n.sup.o], [v.sup.o] o [a.sup.o]) (cfr. Marantz, 2001). Estos morfemas, que son parte del repertorio universal de rasgos formales, encabezan sus propias proyecciones (Sv, Sa y Sn), que son tecnicamente funcionales, aunque exhiben idiosincrasias semanticas y lagunas sintacticas derivadas de su cercania a la raiz lexica. La posicion cercana a la raiz lexica justificaria, asi, la interpretacion mas idiosincrasica y variable de re e ite cuando modifican a un nombre (asi, re casa se entiende como 'lujosa' o 'grande', re viaje como 'largo' o 'interesante', re madre como 'amorosa, fuerte, protectora', etc.), en contraste con la transparencia sintactica y semantica que exhiben los mismos morfemas en combinacion con adjetivos y verbos, donde nuclean una proyeccion funcional mas alta, en linea con las predicciones de Marantz (2001).

En el caso de la combinacion con nombres (cfr. 45.a), un poco (de) ocuparia la posicion de nucleo de un SD (Sintagma de Determinante) o un SQ (Sintagma de Cuantificacion), segun la estructura que se adopte para el dominio nominal. Claramente, como ocurre con el resto de las construcciones partitivas, un poco de solo es compatible con un nombre de masa o sustancia, es decir con un n que tenga el rasgo [-delimitado]: comparese un poco de cafe con *un poco de libro (cfr. Bosque, 1999). En el dominio adjetivo o adverbial (cfr. 45.b-c) (16), un poco ocuparia una posicion de nucleo de un SGrado; debe combinarse con proyecciones categoriales que tambien contengan el rasgo [-delimitado] y que sean, por lo tanto, graduables.

En el caso de la cuantificacion verbal (cfr. 45.d-e), consideramos que la posicion de un poco cuando afecta la intensidad del evento es la de especificador de un Sintagma de Grado (o Sintagma de Cuantificacion), inmediatamente superior al Sv, que a su vez debe contener el rasgo [-delimitado] (17) en el nucleo (18):

(46)

Indudablemente mas alta sera la ubicacion de un poco cuando adquiera una lectura durativa. En la cartografia de Cinque & Rizzi, diremos que se ubica en la posicion de especificador de un Sintagma [Aspectual.sub.durativo]. Tambien aqui debe haber simultaneamente un rasgo [-delimitado] en el nucleo de v, excepto en el caso (ya senalado en la seccion 2) de logros como salir/entrar o ir/venir, que estan asociados con el rasgo [+delimitado]. Suponemos que en estos casos se agrega arriba un Sintagma

[Aspectual.sub.durativo] que se interpretara como modificador del "estado resultante" del evento, tal como se ha discutido en la seccion 2 respecto de ejemplos como (16) o (18).

Ahora bien, es mas complejo el caso en que un poco tiene alcance sobre toda la oracion, en ejemplos como (13/47), que, como habiamos indicado en la seccion 2, parecen forzar una interpretacion atenuadora:

(47) a. Un poco me gusta/ molesta.

b. Un poco tiene los tics de los actores/ es mi sosten afectivo.

c. Un poco tose/ labura todavia.

Es crucial para nuestro analisis comprobar que en todas las oraciones de (47) un poco podria aparecer en la posicion "normal" de cuantificador post-verbal, ya que todos los verbos son no delimitados. De hecho, si revisamos los datos analizados en el apartado 4.1, comprobaremos que en algunos de los contextos relevados en los datos de (35-42) para los atenuadores del rioplatense (onda, medio, tipo, casi o como (que)), no podria aparecer un poco:

(48) a. ?? Un poco lo vi y no pude decir nada (= 35.a).

b. ??Un poco me case sin entender nada. (= 38.a)

c. ?? Un poco no sabes que decirle. (= 39.a)

d. *Un poco no te vio. (= 40.a)

e. ?? Un poco no me entiendo con mi viejo. (= 41.a)

f. ?? Un poco la familia es lo mas importante. (= 42.a)

Para explicar estas incompatibilidades, que diferencian un poco de onda, medio, tipo, casi o como (que), asumimos que, por un lado, un poco mantiene vigente su significado cuantificacional (o, alternativamente, durativo). De este modo, si bien puede tener usos atenuativos coincidentes con los del resto de los marcadores, como en (47), no es compatible con toda clase de predicados, sino unicamente con los no delimitados (exceptuando el acotado conjunto de logros que fuerzan una interpretacion durativa sobre el resultado), y bajo ciertas condiciones. Asi, las variantes de (48) son agramaticales o anomalas porque un poco aparece combinado con predicados delimitados (48.a-b), con la negacion (48.c-e) o con un cuantificador de grado maximo (48.f), posiciones sintacticas que tambien le estarian vedadas si ocupara en esas oraciones su posicion post-verbal "normal" como cuantificador del verbo (19).

Por otro lado, debemos notar que, a diferencia del resto de los atenuadores rioplatenses (caracterizados en 2 y 4.1), un poco no va normalmente acompanado del complementante que, aunque algunos datos marginales demuestran que es posible la combinacion, que refuerza la interpretacion atenuativa:

(49) a. El hecho de estar todo el dia en casa un poco que estresa.

b. Al despertar de la anestesia un poco que lo solucionaron con una pastillita

En (50.a) se muestran ejemplos que sugieren como surgio el un poco que de (49). En (50.a) el cuantificador se antepone al que en posicion de foco (de hecho, en el mismo texto aparece la construccion alternativa que nos valoren un poco) y, en (50.b), se invierte el orden "normal" de la clausula consecutiva (Con que lo pensemos un poco), tambien con valor focal sobre el cuantificador:

(50) a. "Entonces nos iremos caminando a Brasil porque vamos a perder, un poco que nos valoren"

b. Con un poco que lo pensemos.

Los datos de (49-50) muestran que un poco que solo puede aparecer con predicados no delimitados o compatibles con una interpretacion durativa; si empieza a carecer de restricciones lexicas respecto del predicado, habra completado el proceso de gramaticalizacion en (alguna variedad del) espanol.

En el caso de un poco que estresa tendriamos, entonces, una estructura semejante a la que senalamos en (43), representada ahora en forma de arbol:

(51)

La posicion de un poco seria la misma que la de onda, medio, tipo, casi o como, pero con una diferencia crucial. Mientras que onda, medio, tipo, casi o como ocupan directamente la posicion de especificadores del [SModo.sub.acto de habla], un poco asciende alli desde un lugar mas bajo en el arbol, lo cual se expresa aqui por el subindice. Si el punto de origen es una interpretacion cuantificadora (como es el caso de Un poco que estresa), la huella o copia de un poco estara en el ambito del Sv (cfr. 46); si es durativa (como en Un poco dormi), ascendera desde el Sintagma [Aspectual.sub.durativo]. El movimiento explica las restricciones aspectuales que conserva, aun si se ubica en las posiciones superiores de la clausula o esta acompanado por que (cfr. 13/47, 49, 50).

Parece claro que la anteposicion superficial de un poco (y mas aun la presencia del que) refuerza considerablemente la interpretacion atenuadora, que justifica que hagamos constar la presencia del rasgo semantico-pragmatico [atenuacion] en [Modo.sup.o.sub.acto de habla]. Sin embargo, no consideramos que la posicion superficial del cuantificador sea condicion necesaria para su interpretacion modal. Por eso entendemos que el rasgo [atenuacion] puede estar presente aun si no hay movimiento superficial, como ocurre en las siguientes oraciones:

(52) a. Nos esta gustando, venimos un poco por mi novia, que no la conocia (cfr. http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2017/08/05/conocia-ciudad-hemos-venido-ensenarsela/1728633.html)

b. Cada vez fueron llegando mas personas y el tema de la bolsa de empleo surgio un poco de manera muy espontanea. (https://books.google.com.ar/ books?isbn=8400091833)

En estas oraciones, segun la variante del minimalismo que adoptemos, habra que postular un movimiento de ascenso del cuantificador en Forma Logica o alguna clase de concordancia de rasgos formales a larga distancia. De todos modos, para los casos ambiguos en que el cuantificador continua entendiendose en forma literal, es factible que la atenuacion sea una mera extension pragmatica de la cuantificacion. Todos los fenomenos mencionados pueden entenderse como pasos sucesivos del proceso de gramaticalizacion de un poco, que involucraria la extension pragmatica del significado, la aparicion de un rasgo semantico-pragmatico de [atenuacion] en las proyecciones altas de la clausula, el ascenso visible del cuantificador y la aparicion de que. En el caso del un poco rioplatense, ese proceso no esta concluido (ya que el marcador retiene restricciones lexicas) y por eso se verifican apariciones alternantes de todos los fenomenos.

Mas interesantes, como se ha senalado, son los usos de un poco del espanol del Rio de la Plata (cfr. 14-16, sintetizados en 53) y, mucho mas, del paraguayo (19 = 54) como atenuador de otros actos de habla:

(53) a. Move un poco la cama

b. Dale, limpia un poco la mesa / come un poco, nene, Anda al jardin un poco/ un toque / un rato, Desaparece un poco / rato de aca

c. ?Por que no te callas un poquito/ ratito?

d. ?Entras un poco/ un toque / un rato?, ?Salimos un poco, che?, ?Por que no entras un poquito?

(54) a. Sacame un poco mi muela enferma. (Guasch 1956: 317)

b. Quiero que me bautices un poco mi santo. (Guasch 1956: 318)

c. Viaja un poco a Luque un jueves a la noche, asi te conocemos.

d. Decile un poco que venga.

e. Hace un poco un asado.

f. Conta un poco un chiste.

g. Llamale un poco a Luis.

Imaginaremos que, en estos casos, hay una modificacion por parte del rasgo [atenuacion], ubicado en posicion de nucleo del Sintagma [Modo.sub.acto de habla], de otros rasgos diferentes de [asercion], como [orden], [sugerencia], [pedido] o [pregunta]:

(55)

Si bien la configuracion de (55) sera basicamente la misma para ambas variedades, en el caso del espanol del Rio de la Plata un poco no se origina en la misma posicion de especificador del Sintagma [Modo.sub.acto de habla] sino en la (mucho mas baja) posicion de especificador del Sv que hemos mostrado en (46) (e.g., ?Por que no te callas un poquito?) o de Sintagma [Aspectual.sub.durativo] (e.g., Veni un poquito que te quiero hablar). Eso explica que conserve las restricciones aspectuales del cuantificador en terminos de delimitacion o de duracion. Como nunca hay anteposicion visible del cuantificador, entendemos que se da un movimiento en Forma Logica o bien, alternativamente, un proceso de concordancia a larga distancia, como ya hemos propuesto para los atenuadores de la asercion.

En cambio, en el caso del espanol paraguayo un poco se ensambla directamente como especificador del Sintagma [Modo.sub.acto de habla], por eso no aparece ninguna restriccion aspectual o lexica (20). Postulamos que esa posicion la ocupa mas alla de la posicion superficial en la que aparezca, que es siempre V--un poco, ya que resulta evidente que el orden de palabras del espanol paraguayo sigue reglas diferentes de las variedades rioplatense o general. Suponemos que la ausencia de restricciones se debe a que un poco se ve asociado al mi guarani y por eso funciona (en el caso divergente de los usos generales, como 54) como mitigador de la fuerza ilocutiva del acto de habla [orden]. Desde ya, un poco tambien tiene en espanol paraguayo el significado cuantificativo habitual en espanol rioplatense aplicado a nombres, adjetivos y verbos, y puede usarse con los mismos valores modales (tambien atenuativos) que advertimos para esa variedad en (10-16) y que reprodujimos en (45) y (47).

En el caso de lento, en la seccion 3 hemos descripto como opera sobre distintos tipos de sintagmas: nominales, adjetivos, verbales:

(56) a. Esa tu novia lento.

b. Yo ko soy timido lento.

c. Sandra es linda lento.

d. Carlos te pego lento. (Galeano Olivera, 2008)

e. No me entiendo lento con mi viejo.

f. Como Juan y Mariana lento estamos nosotros

Al igual que un poco, lento presenta restricciones en relacion con la delimitacion de los predicados; a diferencia de un poco, funciona siempre a nivel local y aparece solo en el dominio de las proyecciones lexicas: no puede modificar sintagmas funcionales (aspectuales o modales), por lo que nunca toma alcance oracional. Por estas caracteristicas y por el significado que aporta (que se evidencia en las parafrasis que ofrecen los propios hablantes de espanol paraguayo), supondremos que lento tiene un comportamiento semejante al del medio rioplatense cuando no lleva el complementante que y se aplica en dominios restringidos.

En efecto, en oraciones como (56) lento funciona como atenuador del contenido proposicional de una palabra o sintagma, que es siempre, como se ha senalado, el constituyente que lo precede. Esa relativa rigidez posicional puede atribuirse al hecho de que ocupa los lugares esperables para un adjetivo adverbializado (21).

Las posiciones sintacticas ocupadas por lento serian paralelas a las que pueden atribuirse a los sufijos apreciativos (cfr. Kornfeld 2012) (22): especificador de un Sx, tanto en el dominio adjetivo (cfr. la parafrasis 'Es algo medio util. Me sirve a medias, no es perfecto' respecto de 26) como el nominal (cfr. 'Esa que es como si fuera la novia/ una especie de novia'):

(57)

Al carecer de que, lento no puede tomar un alcance mayor ni atenuar la asercion, como ocurre con tipo, onda, medio, casi o como en espanol rioplatense. El caso de mayor alcance oracional, podemos suponer, es el de modificador del sintagma verbal en casos como Trabaja lento, que puede "traducirse" como 'Trabaja a medias', 'Casi trabaja', 'Hace como que trabaja'. Por esa variabilidad / impredecibilidad es que proponemos que en esos ejemplos el lugar de lento es el de especificador del Sv, en donde v[degrees] debe poseer el rasgo [-delimitado]:

(58)

En combinacion con verbos, entonces, lento ocupa tambien una posicion de especificador de un Sx, en forma paralela a (57), porque su interpretacion es variable e idiosincrasica, al estar cercano a la raiz, a diferencia de lo que ocurre con un poco en (46), que modifica a un nucleo funcional mas alto. El mismo analisis de (58) se aplicara a Lloro nunga, el equivalente con el prestamo tomado del guarani.

En suma, para los distintos casos de lento en espanol paraguayo, suponemos que el atenuador, ubicado en la posicion de especificador de un Sx, esta mitigando un significado lexico. Eso explica su interpretacion idiosincrasica y variable, tal como predice Marantz (2001); simultaneamente, el hecho de que no pueda nuclear una proyeccion funcional o modificarla desde la posicion de especificador explica que no pueda tomar alcance oracional.

5. CONCLUSIONES

En este trabajo hemos descripto y explicado el funcionamiento de dos recursos atenuadores propios del espanol paraguayo: un poco y lento. Hemos usado como elemento de contraste el caso de diversas expresiones atenuadoras del espanol rioplatense, analizadas previamente en Kornfeld (2013).

En los recursos del espanol paraguayo, se advierte una influencia innegable del guarani, que se advierte en la tendencia a expresar rasgos formales inexistentes en el espanol general por medio de un prestamo o de una palabra del espanol (cfr. nunga y lento); en este segundo caso, suelen equipararse expresiones de ambas lenguas que se perciben como semejantes, "forzando" a menudo las propiedades de los items del espanol--cfr. Avellana (2012) para una descripcion general de este tipo de fenomenos). Asi, las propiedades de un poco se "extienden" en espanol paraguayo para cubrir la distribucion especifica de la particula mi en guarani, de modo original en relacion con cualquier otro atenuador del espanol (excepto, tal vez, el nomas rioplatense, que aun no se ha analizado acabadamente en la bibliografia gramatical). En ese sentido, se aplica a ordenes, sin conservar la distribucion originalmente aspectual de un poco. Esa perdida de restricciones no es infrecuente en la gramaticalizacion de marcadores modales; de hecho, se verifica, tambien, en el re rioplatense, que en el ambito verbal esta restringido a eventos no delimitados, pero con su valor modal es capaz de modificar cualquier clase de evento (e.g., Re (que) llega, Re (que) leyo el libro).

En el caso de lento, en cambio, el significado y la distribucion no presentan particularidades respecto de los atenuadores del espanol rioplatense como medio o tipo. Es esperable, tambien, el hecho de que el significado lexico de lento aluda a una nocion ligada con el tiempo, como tambien ocurre con un toque (segun hemos visto en este mismo articulo) o el marcador de repente uruguayo, tambien utilizado como atenuador de una asercion o de otro acto de habla (e.g., De repente no se dio cuenta de lo que pasaba; De repente podriamos llegar mas tarde, ?no?). En cambio, el camino de gramaticalizacion de lento es menos esperable, ya que los adjetivos adverbializados de manera son clases de palabra menos habituales en los procesos de gramaticalizacion de marcadores de modalidad que los cuantificadores, por ejemplo.

REFERENCIAS

AVELLANA, A. 2012. El espanol de la Argentina en contacto con lenguas indigenas: un analisis de las categorias de tiempo, aspecto y modo en el espanol en contacto con el guarani, el toba (qom) y el quechua en la Argentina. LINCOM Studies in Romance Linguistics 71. Munich: LINCOM.

ABADIA DE QUANT, I. 2000. El espanol del nordeste. En: Ma B. Fontanella de Weinberg (coord.) El espanol de la Argentina y sus variedades regionales. Bahia Blanca: Asociacion Bernardino Rivadavia, Proyecto cultural Weinberg. Pp. 121-159.

BALLESTEROS MARTIN, F. 2002. Mecanismos de atenuacion en espanol e ingles. Implicaciones pragmaticas en la cortesia, Circulo de Linguistica Aplicada a la Comunicacion 11, septiembre 2002. (disponible en http://pendientedemigracion.ucm.es/info/circulo/no11/ballesteros.htm).

BOSQUE, I. 1999. El nombre comun. En: I. Bosque & V. Demonte (eds.) Gramatica Descriptiva de la Lengua Espanola. Madrid: Espasa Calpe. Vol 1, pp.: 3-76.

BOSQUE, I. y P MASULLO. 1996. On verbal quantification in Spanish. En: Proceedings of Third Workshop on the Syntax of Central Romance Languages. Girona: Universitat de Girona. Pp. 9-63.

CABRERA, D. 2012. Xiru. Asuncion: Ediciones de la Ura.

CAFFI, c. 1999. On mitigation. Journal of Pragmatics 31: 881-909.

CINQUE, G. y L. RIZZI. 2016. Functional Categories and Syntactic Theory. The Annual Review of Linguistics 2016. 2: 139-63.

DI TULLIO, A. 2003. La corriente continua: entre gramaticalizacion y lexicalizacion. Revista de Linguistica Teorica y Aplicada de la Universidad de Concepcion (Chile) 41-2003: 41-55.

DI TULLIO, A. Y L. KORNFELD. 2013. "Marcas de modalidad epistemica en el registro coloquial". En: A. Di Tullio (ed.) El espanol de Argentina: estudios gramaticales. Buenos Aires, EUDEBA. Pp. 83-103.

FOLLI, R. y H. HARLEY. 2005. Flavours of v: consuming results in Italian and English. En: P. Kempchinsky y R. Slabakova (eds.) Aspectual inquiries. Dordrecht: Springer. Pp. 1-25.

GALEANO OLIVERA, D. 2008. El castellano reducido por el guarani. En: El blog del guarani (http:// guarani.over-blog.es/article-26994898.html).

GUASCH, A. 1956. El idioma guarani. Gramatica y antologia de prosa y verso. Asuncion: Centro de Estudios Paraguayos "Antonio Guasch" (CEPAG).

KALLFELL, G. 2016. ?Como hablan los paraguayos con dos lenguas? Gramatica del jopara. Biblioteca Digital Curt Nimuendaju: http://www.etnolinguistica.org/biblio:kallfell-2016-jopara.

KORNFELD, L. 2010. La cuantificacion de adjetivos en el espanol de la Argentina: un estudio muy gramatical. Buenos Aires: El 8vo. Loco.

KORNFELD, L. 2012. Cuantificacion e intensificacion: algunas notas sobre re e ite en el espanol del Cono Sur. Studies in Hispanic and Lusophone Linguistics, Vol. 5, primavera 2012: 71-102.

KORNFELD, L. 2013. Atenuadores en la lengua coloquial argentina. Linguistica (Revista de la ALFAL) 29(2), diciembre de 2013: 17-49.

KOVACCI, O. 1990-1992. El comentario gramatical. Madrid: Arco Libros.

LANDONE, E. 2009. Los marcadores del discurso y la cortesia verbal en espanol. Berna: Peter Lang.

MARANTZ, A. 2001. Words and things. Ms., MIT.

MONTECINO, L. A. 2004. Estrategias de intensificacion y de atenuacion en la conversacion coloquial de jovenes chilenos. Onomazein 10: 9-32.

MORIMOTO, Y. 1998. El Aspecto Lexico: Delimitacion. Cuadernos de Lengua Espanola. Madrid: Arco Libros.

PALACIOS ALCAINE, A. 1999. Introduccion a la lengua y cultura guaranies. Valencia: Universitat de Valencia.

[RAE] REAL ACADEMIA ESPANOLA. 2010. Manual de la Nueva Gramatica de la Lengua Espanola. Madrid: Espasa Calpe.

RIZZI, L. 1997. The Fine Structure of the Left Periphery. En: L. Haegeman (ed.) Elements of Grammar. Dordrecht: Kluwer. Pp. 281-337.

VENDLER, Z. 1957. Linguistics in Philosophy. Ithaca and London: Cornell University Press.

VIDAL DE BATTINI, B. 1980. Cuentos y leyendas populares de la Argentina. Buenos Aires: Ediciones culturales argentinas.

LAURA KORNFELD (CONICET/ UBA) /

ALICIA AVELLANA (CONICET/ UADER/ UBA) *

* Para correspondencia dirigirse a Laura Kornfeld (laura_malena@yahoo.com.ar) y a Alicia Avellana (avellanaalicia@gmail.com).

(1) Los ejemplos que no tienen referencia corresponden a datos propios (obtenidos mediante elicitacion), o bien a ejemplos tomados de internet y consultados con hablantes de la variedad paraguaya.

(2) En estas generalizaciones acerca de la combinatoria de los atenuadores, dejamos de lado los casos particulares que involucran a casi, cuyo significado aspectual aproximativo, que indica que los objetos, las cualidades o los eventos descriptos no llegan a entrar cabalmente en determinada categoria, lo hace compatible con adjetivos denominales (i) y deverbales (ii) y verbos (iii) delimitados que habitualmente no son modificables por cuantificadores "estandares", como muy o mucho (cfr. Kornfeld, 2013).

i. a. La perspectiva/ tematica / el punto de vista/ tema que adoptaremos es casi sociologica / semantica / musical.

b. El participio tiene una naturaleza/ un caracter casi verbal / adverbial / preposicional.

ii. a. Encontramos la ventana/ a la abuela casi arrancada/ atrancada / acostada / sentada / parada.

b. Es una mesa casi desarmable/ armable / una medida casi inaplicable/ insustituible/ irrevocable/ irresoluble.

iii. a. Casi se murio.

b. Casi termino el libro.

(3) Como se advierte, consideramos que la nocion de gramaticalizacion incluye tanto el caso canonico de la transformacion de un item lexico en funcional (con la correspondiente desemantizacion y cambio radical de funcion sintactica) como el caso en que un elemento (ya) funcional modifica sus significados gramaticales y funciones sintacticas (cfr. Di Tullio, 2003).

(4) En algunas instancias de medio y casi, como Medio me gusta o Casi lo tiro, puede resultar ambiguo el alcance del operador sobre la oracion completa o sobre el verbo; los otros marcadores, en cambio, no presentan tal ambiguedad, puesto que solo son oracionales.

(5) Si aparentan poder combinarse con otros actos de habla, como preguntas (e.g., ?Es como que la alarmo?), se trata unicamente de otra estrategia atenuadora que apunta a disminuir el impacto de la asercion.

(6) Entre los adjetivos de propiedades fisicas, de dimension o de edad que se ordenan en polos extremos incompatibles, suele ocurrir que ambos miembros de un par acepten un poco (cfr. Kornfeld, 2010):

i. a. Es un poco dulce vs. un poco amargo/ salado.

b. Es un poco alto vs. un poco bajo.

c. Esta un poco frio / helado vs. un poco caliente (vs. medio tibio).

d. Es un poco viejo vs. un poco joven.

e. Es un poco largo vs. un poco corto.

f. Es un poco ancho vs. un poco angosto

g. Es un poco grueso vs. un poco fino.

h. Es un poco gordo vs. un poco flaco.

i. Es un poco blando vs. un poco duro.

j. Es un poco pequeno / chico vs. un poco grande / enorme.

Parece evidente que la combinatoria depende de la posibilidad de (re)interpretar cualquiera de los polos de manera negativa, segun la perspectiva del hablante.

7 Ademas de los sufijos apreciativos que se combinan con adjetivos, como -azo, -ito, -ote, -on, excepto el "superlativo" -isimo/a (cfr. Kornfeld, 2010).

(8) En cambio, otras expresiones de interpretacion durativa solo pueden leerse en forma literal durativa y serian anomalas o extranas en (13-14): ?? Move la cama / Sacudi el mantel / Limpia la mesa un rato/ un ratito, un tiempo/ un tiempito /una hora/ una horita/ un minuto/ cinco minutitos.

(9) Tal como nos senala uno de los referees de la revista, es llamativo este contraste: que ciertos logros sean compatibles con un poco, pero no con durante. Dejamos establecida la diferencia, que surge de nuestros datos empiricos, a la espera de que algun trabajo de naturaleza teorica ofrezca una explicacion satisfactoria.

(10) En algunos casos si seria plausible una interpretacion iterativa: e.g. Viene bastante por aca, Sale mucho al campo (cfr. Bosque & Masullo, 1996).

(11) Ya en el Tesoro de la Lengua Guarani (1639), Antonio Ruiz de Montoya traduce nunga como un poco (alternativamente, tambien medio, poco(s), alguno(s), apenas, como). De manera similar, en Guasch (1956) se define como mas o menos, un poco, algo.

(12) Ejemplos tomados de https://es.wikibooks.org/wiki/Guaran%C3%AD/Gram%C3%A1tica/ Determinantes_intensivos y consultados con hablantes nativos.

(13) Si bien la bibliografia tambien lo vincula con el valor (llamado "modo") aproximativo, descartamos, en cambio, la pertinencia del "modo" frustrativo, expresado en espanol paraguayo por de balde (ejemplos de Avellana 2012):

i. a. De balde lo voltiaba a palos, no echaba mas que pasto. (Vidal de Battini, 1980: 37, VI).

b. Si no le poda [a esta planta] de balde tener aqui. (Abadia de Quant, 2000: 139).

c. Mi mama me reto de balde. (Galeano Olivera, 2008)

Los marcadores atenuadores no evaluan negativamente el evento (como si parece el caso con de balde), sino, en todo caso, senalan una morigeracion parcial (por ejemplo, tipo, onda, como) o enfatizan el caracter "no del todo cumplido" del evento (como casi, a veces medio).

(14) Un ultimo recurso que podria considerarse proximo a la atenuacion, pero que no analizaremos aqui, es parece (que), que la bibliografia (por ejemplo, RAE, 2010) propone como parafrasis del modo aproximativo. Parecer es el prototipo del verbo de ascenso: no es un auxiliar e involucra un proceso alternativo de (semi) gramaticalizacion, en la medida en que el verbo mantiene su seleccion argumental monadica (= de una sola proposicion), expresada alternativamente por medio de una subordinada encabezada por que o de una clausula no finita.

(15) De hecho, parece factible que en realidad esa perifrasis sea un recurso atenuador, pese a su clasificacion como "aproximativo" en el manual de la RAE

(16) Sin embargo, no seria implausible (dadas las restricciones con adjetivos de significado lexico "positivo" senaladas en los ejemplos de 11-12) que se ubique como especificador en una proyeccion Sa (cfr. infra).

(17) En la caracterizacion de Folli & Harley (2005), seria DO o BE.

(18) Esta posicion no estaria habilitada para los atenuadores rioplatense tipo, onda y como (que solo modifican oraciones, nunca verbos); en el caso de medio, habria que discutir si existe un contraste entre Medio lloro 'Lloro a medias' y Medio que lloro 'Afirmo tentativamente que lloro' que justifique un analisis tan "bajo". En cambio, casi funcionaria como especificador de un Sv con el rasgo [+delimitado] o, tal vez, de algun Sintagma Aspectual mas alto. Es interesante notar la distribucion practicamente complementaria de un poco y casi: mientras que el primero es un cuantificador "convencional" de predicados no delimitados (en distribucion paradigmatica con mucho, bastante o demasiado), el segundo selecciona preferentemente predicados delimitados (casi llega, casi mete el gol) y, de hecho, cuando se combina con no delimitados solo admite una interpretacion ingresiva del evento: casi llora, casi trabaja, etc. Cfr. la caracterizacion "clasica" en Morimoto (1998) y Kornfeld (2013) para mas detalles.

(19) En algunas de estas oraciones puede forzarse una lectura particular para un poco, que corresponderia a un conector de causa distributivo. Puede verse claro al continuar las oraciones: No resulto: un poco me case sin entender nada, otro poco el era violento. La interpretacion semantica y la entonacion de un poco es alli radicalmente distinta de los casos en que funciona como cuantificador, en los que nos hemos centrado a lo largo de este trabajo.

(20) Uno de los evaluadores nos sugiere reforzar este analisis con datos que muestren la presencia simultanea de un poco y de otro cuantificador en la (presunta) posicion de base, como una prueba de la adecuacion de nuestro analisis. Le agradecemos su acertada sugerencia, ya que, efectivamente, oraciones como Dormi un poco un rato o Mira la tele un poco un rato son anomalas en espanol rioplatense, pero gramaticales (y ademas habituales) en espanol paraguayo, segun nos confirman nuestros informantes.

(21) Una rigidez semejante muestra mal, que en los ultimos anos se ha expandido en el dialecto rioplatense juvenil como un cuantificador desprendido de su significado negativo original, siempre en posicion pospuesta (e.g., Es lindo mal, Es un genio mal, Me gusta mal ese peinado), excepto cuando funciona como marcador epistemico seguido de que (e.g., Mal que ya paro de llover).

(22) Cabe la posibilidad de que, en casos como el de (54.b), el alcance de lento sea no solo sobre el nombre sino sobre todo el SD; en ese caso, deberia estar en el especificador de SD, igual que en rioplatense Es como una locura.
COPYRIGHT 2018 Universidad de Chile, Facultad de Filosofia y Humanidades
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Kornfeld, Laura; Avellana, Alicia
Publication:Lenguas Modernas
Article Type:Ensayo
Date:Jul 1, 2018
Words:12130
Previous Article:ES LLEGAR Y LLEVAR: CONSTRUCCIONES MULTIVERBALES DE VERBO FINITO COORDINADAS EN ESPANOL.
Next Article:SEMANTICA Y PRAGMATICA DE LA TEMPORALIDAD: LOS LIMITES.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters