Printer Friendly

LAS PROPIEDADES ACUSTICAS DE LA FONACION NO-MODAL DEL BORUCA: EVIDENCIA FONETICA Y ESTATUS FONOLOGICO.

ACOUSTIC PROPERTIES OF NON-MODAL PHONATION IN BORUCA: PHONETIC EVIDENCE AND PHONOLOGICAL STATUS

1. Introduccion

El boruca (ISO 639-3: brn) es una lengua Chibcha extinta (2) que se hablaba en la provincia de Puntarenas, Costa Rica (Simons y Fennig, 2018). Este articulo tiene como principal objetivo documentar la fonacion no-modal laringalizada (creaky voice) y murmurada (breathy voice) del boruca y sobre la base de dicha documentacion plantear una revision del estatus fonologico de los segmentos laringeos /[??]/ y /h/ tradicionalmente descritos como parte del inventario de consonantes distintivas de la lengua. En particular, este trabajo propone que la fonacion laringalizada y murmurada son especificaciones de las vocales del boruca; es decir, no son segmentos independientes.

Este trabajo se centra en la fonacion no-modal laringalizada y murmurada debido a que presentan una distribucion unica que las coloca aparte de otros segmentos de la lengua. La fonacion no-modal en boruca tiende a concentrarse en una seccion de la vocal creando asi vocales con diferentes grados de laringalizacion y murmuracion. Uno de los aspectos mas interesantes es que en el caso de laringalizacion, esta tiende a concentrarse en el centro de la vocal, mientras que los lados tienden a tener fonacion mas cercana a la modal. De este modo, por ejemplo, una vocal laringalizada /a/ tiende a realizarse foneticamente como [a[??]a]. Se coloca el simbolo de la oclusiva glotal como un superindice para indicar que la fonacion laringalizada logra su punto maximo aproximadamente en el medio del segmento. Algunas veces, esto produce la impresion auditiva de que la vocal ha sido dividida en dos segmentos independientes.

En el caso de la fonacion murmurada, esta tambien tiende a realizarse en una seccion de la vocal que la alberga. Sin embargo, a diferencia de las vocales con fonacion laringalizada, las que muestran fonacion murmurada tienden a tener el mayor grado de murmuracion en la segunda mitad de su duracion, siendo el ultimo tercio casi solo aspiracion. De este modo, por ejemplo, una vocal murmurada /a/ tiende a realizarse foneticamente como [aah], donde el diacritico [h] indica que el final de la vocal presenta mucha mas murmuracion que la seccion precedente, al punto que la parte murmurada casi puede ser descrita como una fricativa laringea. Estas y otras caracteristicas sobresalientes de la fonacion no-modal del boruca se documentan en detalle con la ayuda de analisis oscilograficos y espectrograficos.

El articulo esta organizado del siguiente modo. En la seccion [seccion]2 se presenta la informacion general sobre el inventario de segmentos fonemicos del boruca y sus principales patrones fonotacticos, asi como la forma en la que se obtuvieron y analizaron los datos. La seccion [seccion]3 presenta el analisis fonologico que se propone para la fonancion no-modal del boruca. La seccion [seccion]4 esta dedicada al examen acustico de la fonacion laringalizada, y la seccion [seccion]5 se enfoca en la fonacion murmurada. En ambos casos, se documentan no solo las propiedades acusticas sino tambien las diferentes realizaciones foneticas segun el contexto donde ocurren. Finalmente, en la seccion [seccion]6, se presentan la discusion de los resultados asi como tambien las conclusiones del estudio.

2. El inventario de segmentos del boruca

Segun el analisis fonologico tradicional, el boruca tiene diecisiete segmentos consonanticos y cinco vocalicos (Castro, 2012; Constenla Umana, 1981, 2012; Maroto, 1999; Quesada, 2000; Quesada Pacheco, 1995, 1996, 2018)3. El inventario segmental aparece en el Cuadro 1 y el Cuadro 2, respectivamente. Excepto por la ausencia conspicua de la consonante bilabial sorda, /p/, el inventario de consonantes del boruca es bastante regular. No contiene consonantes glotalizadas ni aspiradas. No muestra consonantes labializadas o palatalizadas. Con respecto a sus vocales, se asume, siguiendo a Quesada Pacheco (1996), que el boruca distingue cinco timbres vocalicos (ver Cuadro 2). Las celdas de los segmentos laringeos aparecen en gris porque este estudio propone reanalizarlas como rasgos de fonacion no-modal asociados con vocales.

Con respecto a la estructura silabica, el boruca permite silabas con arranques simples y complejos. Los arranques complejos estan limitados a dos consonantes siendo siempre la segunda consonante una vibrante simple /[??]/. En posicion de coda silabica, encontramos consonantes fricativas, oclusivas y nasales. Tanto los arranques silabicos como las codas son opcionales. Ver los datos en (1) tomados de Quesada Pacheco (1996; 2018)4.
(1)   a.   ta                 'en'
      b.   i                  'hacia'
      c.   ut                 'tortola'
      d.   srit               'tucan'
      e.   k[??]i             'cuchara'
      f.   tas                'cortar'
      g.   dok                'nutria'
      h.   d[??]ra            'parte superior'
      i.   mon.s[??]a         'levadura'
      j.   sa[??].nu.[??]en   'feo'


Primero voy a presentar la descripcion tradicional de la distribucion de los segmentos laringeos del boruca de manera que pueda servir de linea de base al analisis que este estudio desarrolla. La oclusiva glotal /[??]/ ha sido descrita como una consonante que puede ocupar tanto el arranque como la coda de las silabas del boruca mientras que la fricativa laringea /h/ solo puede ocurrir en posiciones de coda, nunca como arranque. Los datos en (2) muestran a la oclusiva glotal en arranque de silaba. En las formas agramaticales, C representa una consonante y V una vocal. Un aspecto que desde ya levanta sospechas acerca de la oclusiva glotal es que cuando ocurre en posicion de arranque de silaba, solo puede hacerlo en contextos intervocalicos. Nunca ocurre como arranque de silaba despues de una consonante. El otro aspecto que queda en el misterio es por que la fricativa laringea solo puede ocurrir como coda y no como arranque de silaba.
(2)   a.   we.[??]e           'aqui'
      b.   sa[??].nu.[??]en   'feo'
      c.   do.[??]a.[??]a     (auxiliar de presente afirmativo)
      d.   e.[??]i.[??]a      '(el) echaba'
      e.   *CVC.[??]V
      f.   *CVC.hV
      g.   *hV.CV
      h.   *CV.hV


Los datos en (3) muestran ejemplos de la distribucion de /[??]/ y /h/ en posicion de coda. Primero, se debe indicar que ambos segmentos cuando ocurren como codas de silaba, presentan diferentes grados de fusion con la vocal precedente. Los diacriticos [..] y [~] en (3) indican la ocurrencia de ese fenomeno. Como se vera en las siguientes secciones, pocas veces se les puede observar como segmentos independientes que siguen a las vocales; usualmente, se fusionan a la vocal precedente produciendo vocales con fonacion no-modal, y aun otras veces, la fusion es solo parcial.
(3)  a.  /tu[??]/         [flecha diestra]  [tu]           'morder'
     b.  /[??]o[??]t/     [flecha diestra]  [[??]ot]       'agalla'
     c.  /bagi[??][??]i/  [flecha diestra]  [ba.gi.[??]i]  'desposeido'
     d.  /[??]eh/         [flecha diestra]  [[??]e]        'comadreja'
     e.  /ahk/            [flecha diestra]  [aak]          'fuerza'
     f.  /bihga/          [flecha diestra]  [bi.ga]        'levantate'


El fenomeno de coalescencia laringea de /??/ y /h/ en posicion de coda de silaba es bastante robusto. Esto aunado a los vacios importantes que presentan en su distribucion fonotactica como arranques de silaba, (2) e.-h, levanta sospechas de si en realidad estas unidades son segmentos en la lengua.

3. Propuesta de analisis fonologico

En contraste al analisis tradicional de los segmentos laringeos del boruca que se acaban de presentar, este articulo propone que /[??]/ y /h/ no pertenecen al inventario de segmentos distintivos del boruca, sino que son especificaciones fonologicas de rasgos laringeos, [glotis constrenida] (constricted glottis) y [glotis distendida] (spread glottis), que poseen ciertas vocales en la lengua. De este modo, los datos mostrados en (3) se reanalizan con vocales subyacentes especificadas para fonacion no-modal como se muestra en (4). Bajo este analisis fonologico, el boruca contrastaria vocales en fonacion modal versus vocales laringalizadas y vocales murmuradas.
(4)   a.   /tu/          'morder'
      b.   /[??]ot/      'agalla'
      c.   /bagi[??]i/   'desposeido'
      d.   /[??]e/       'comadreja'
      e.   /ak/          'fuerza'
      f.   /biga/        'levantate'


Varios estudios foneticos sobre vocales que presentan fonacion no-modal en diversas lenguas apuntan que esta no ocurre durante la duracion total de los segmentos que tienen este rasgo (Avelino Becerra, 2015; Blankenship, 2002; Elias-Ulloa, 2009, 2015; Gordon, 1998; Ladefoged, 1983; Ladefoged et al., 1988). La fonacion no-modal tiende a concentrarse en una seccion de la vocal. En el boruca, es comun que la voz laringalizada se encuentre en el medio de la vocal, mientras el inicio y final de la misma se acerca mas a fonacion modal. Este fenomeno es representado en (5) a traves de vocales partidas en dos partes por una pequena oclusiva glotal en sobreindice, por ejemplo, [a?a]. No es inusual encontrar tambien que la laringalizacion se concentre en la segunda mitad de la vocal. Esto se representa en (5) por medio de una vocal seguida por una oclusiva glotal en sobreindice: [a[??]]. La tercera posible realizacion fonetica de la fonacion laringalizada es que la vocal aparezca completamente laringalizada. Esto es representado en (5) con el diacritico [~] debajo de la vocal: [a].
(5)   a. /tu/          [flecha    [tu[??]u] ~            'morder'
                       diestra]   [tu[??]] ~ [tu]

      b. /[??]ot/      [flecha    [[??]o[??]ot] ~        'agalla'
                       diestra]   [[??]o[??]t] ~
                                  [[??]ot]

      c. /bagi[??]i/   [flecha    [ba.gi[??]i.[??]i] ~   'desposeido'
                       diestra]   [ba.gi[??]fi] ~
                                  [ba.gi.[??]i]


La voz murmurada tiende a ocurrir hacia el final de la vocal. Algunas veces esa seccion de la vocal se ensordece tanto que se puede percibir un segmento fricativo laringeo intrusivo entre la vocal murmurada y la siguiente consonante. En (6), las transcripciones entre corchetes tratan de capturar los diferentes grados de fonacion murmurada que una sola vocal puede exhibir. De este modo, por ejemplo, [aah] debe interpretarse que la vocal empieza con fonacion muy cercana a la modal pero que conforme pasa el tiempo desarrolla fonacion murmurada y hacia el final, indicado por el simbolo [h], se vuelve aspiracion.
(6) a.   /[??]e/  [flecha    [re] ~ [reeh]   'comadreja'
                  diestra]

    b.   /ak/     [flecha    [ak] ~ [aahk]   'fuerza'
                  diestra]

    c.   /biga/   [flecha    [bi.ga] ~       'levantate'
                  diestra]   [biih.ga] ~
                             [biifi.ga]


En el analisis presentado hasta el momento, se puede prescindir de la fricativa laringea y reinterpretarla como una especificacion de fonacion murmurada en la vocal. Se puede hacer lo mismo para la oclusiva glotal pero su caso es mas complejo. La oclusiva glotal puede ser reanalizada facilmente como una especificacion de glotis constrenida en la vocal precedente cuando en el analisis tradicional se le describe en posicion de coda de silaba. Sin embargo, en posicion de arranque de silaba en contextos intervocalicos, si se observan segmentos oclusivos glotales en el boruca. Por el momento voy a asumir, como se muestra en (7), que el boruca si tiene oclusivas glotales subyacentes que aparecen como arranques de silabas (5). Los dos ultimos ejemplos presentados en (7) son importantes porque muestran que dos vocales pueden encontrarse al interior de una palabra pero la fonologia del boruca no inserta ninguna oclusiva glotal para separarlas. De este modo, cuando una oclusiva glotal aparece en un contexto intervocalico es porque esta especificada en la representacion subyacente de la palabra.
(7) a.    /we[??]e/        [flecha    [we.[??]e]            'aqui
                           diestra]

    b.    /samu[??]en/     [flecha    [sa[??]a.nu.[??]en]   'feo'
                           diestra]

    c.    /do[??]a[??]a/   [flecha    [do.[??]a.[??]a]      (auxiliar de
                           diestra]                         presente
                                                            afirmativo)

    d.    /biun/           [flecha    [bi.un]               'botar'
                           diestra]

    e.    /bioka/          [flecha    [bjo.ka]              'largo'
                           diestra]


Los datos de (8) a (15) muestran ejemplos de pares minimos (minimal pairs)y pares casi-minimos (near-minimal pairs) del boruca donde se puede observar la oposicion entre vocales de fonacion modal, fonacion laringalizada y fonacion murmurada.
(8)   a.   /ta/       'en'
      b.   /ta/       'maraca'
(9)   a.   /di/       'nosotros'
      b.   /di/       'agua'
(10)  a.   /[??]ot/   'iguana'
      b.   /[??]ot/   'agalla'
(11)  a.   /swit/     'zorro'
      b.   /swi/      'hermana'
(12)  a.   /swi/      'hermana'
      b.   /kwi/      'jugar'
(13)  a.   /dek/      'vez'
      b.   /ek/       'mosquito'
(14)  a.   /wa/       'fruta'
      b.   /wak/      'adelantar'
(15)  a.   /k[??]u/   'caracol'
      b.   /[??]u/    'talon'


4. La fonacion laringalizada

En esta seccion y en la seccion [seccion]5, se presentara una descripcion fonetica del comportamiento de la fonacion no-modal del boruca. Tantos los espectrogramas como oscilogramas que se presentan vienen de grabaciones hechas entre 1989 y 1993 por el Dr. Quesada Pacheco. En particular, este estudio se centra en el estudio de la fonacion no-modal que ocurre en la historia "Cuasran igui brishba rojc" (Los Nietos de Cuasran), publicada por Quesada Pacheco (1996, pp. 80-82). La narradora de la historia es la senora Paulina Leiva, una de las ultimas hablantes fluidas del boruca, quien en el ano 2000, Juan Diego Quesada reporta que ya tenia mas de noventa anos. La historia fue grabada en habla espontanea en el contexto del trabajo de campo llevado a cabo por Quesada Pacheco.

Las grabaciones de audio fueron originalmente hechas usando una grabadora Panasonic de casetes. El audio se digitalizo en formato no-comprimido (WAV, PCM) a 44100 Hz, 16 bit, estereo. Para los analisis acusticos, se convirtio la senal de audio a mono. Para lograr esto, se extrajo el canal derecho de la senal de audio y se descarto el izquierdo. Se escogio el canal derecho porque presentaba una mejor calidad de audio que el izquierdo, el cual, durante la grabacion, habia registrado mucho mas ruido. Ya que las grabaciones no fueron hechas en una camara anecoica y se utilizo un medio analogico (casetes) para capturar las ondas de sonidos, hay cierta cantidad de ruido del ambiente que aparece en los audios digitalizados. Sin embargo, a pesar de este problema, la mayoria de los audios de la historia "Cuasran igui brishba rojc" presentan una calidad adecuada para llevar a cabo examenes acusticos (oscilograficos y espectrograficos) con el objetivo de estudiar los segmentos laringeos del boruca. Se descartaron aquellos audios que contenian mucho ruido. Los analisis acusticos que se presenta se realizaron usando el programa Praat (Boersma y Weenink, 2018). Este es uno de los programas mas usado por fonetistas actualmente debido a su disponibilidad, confiabilidad y continua actualizacion.

Como se menciono en la seccion anterior, las vocales del boruca normalmente presentan fonacion modal, es decir, las cuerdas vocales vibran periodicamente. Este es el modo de fonacion mas frecuente encontrada en las lenguas del mundo (Blankenship, 2002; Gordon, 1998; Gordon y Ladefoged, 2001). La Figura 1 presenta una muestra de ocho pulsos glotales durante la produccion de la vocal [i] en fonacion modal. La periodicidad de la vibracion de las cuerdas vocales se puede observar en la similaridad y duracion de cada pulso glotal. En este caso, cada pulso glotal luce semejante a sus pares contiguos y mantiene una duracion constante, en este caso, de alrededor de 4.7 milisegundos (ms).

En contraste con la fonacion modal, las vocales que presentan fonacion laringalizada tipicamente se caracterizan por mostrar pulsos glotales irregulares y mas largos (Edmondson y Esling, 2006; Ferrand, 2017; Huffman, 1987, 2005; Kirk, Ladefoged y Ladefoged, 1984; Ladefoged, 1973). La Figura 2 muestra la produccion de una vocal [e] del boruca en fonacion laringalizada. Podemos observar que la vocal empieza en fonacion modal pero conforme transcurre el tiempo, los pulsos glotales rapidamente se hacen mas y mas irregulares acompanados por una caida notable en la amplitud de la onda. La Figura 3 ilustra cuatro pulsos glotales del centro de esa misma vocal y muestra la duracion de cada uno de ellos. Observese que a diferencia de la fonacion modal, en las vocales laringalizadas, la duracion de cada pulso glotal presenta mucha mas variabilidad. Comparese con la regularidad de los pulsos glotales en fonacion modal de la Figura 1.

Es importante aclarar que en realidad existen varios tipos de fonacion laringalizada y cada tipo muestra diferentes claves foneticas que tienden a ser compartidas pero que no necesariamente estan presentes cada vez que encontramos un caso de voz laringalizada (Batliner, Berger, Johne y Kiebling, 1993; Gerratt y Kreiman, 2001; Hedelin y Huber, 1990; Keating, Garellek y Kreiman, 2015; Redi y Shattuck-Hufnagel, 2001). Algunas de estas propiedades son: cuerdas vocales comprimidas, contacto ventricular con las cuerdas vocales, pulsos glotales de baja amplitud, frecuencia fundamental baja e irregular, baja inclinacion espectral, cierre abrupto de las cuerdas vocales (Avelino Becerra, 2010; Edmondson y Esling, 2006; Gordon y Ladefoged, 2001; Hanson, Stevens, Hong-kwang y Slifka, 2001; Ladefoged, 1973, 1983; Ladefoged, Maddieson y Jackson, 1988; Laver, 1980). En seguida, se detalla el comportamiento de la fonacion laringalizada del boruca en varios contextos indicando sus diferentes realizaciones foneticas.

4.1 Localizacion de la fonacion laringalizada en las vocales

Con el fin de estudiar las realizaciones foneticas de la fonacion laringalizada del boruca, es necesario tener en cuenta dos criterios: (i) el lugar donde se realiza la laringalizacion en la vocal y (ii) el grado de dispersion de la laringalizacion dentro de la vocal. Con respecto al primer criterio, una de las caracteristicas mas notables de la laringalizacion en las vocales del boruca es que tiende a concentrarse en el medio de la vocal. Esto da como resultado la percepcion auditiva de dos vocales identicas brevemente separadas por una oclusiva glotal. Este fenomeno perceptual ha dado origen al termino 'saltillo glotal', el cual puede apreciarse en la Figura 4, la cual contiene la secuencia [i.[??]e] de la frase /i re[??]i dabagra/ Iv reshi dabagra 'viene solo'. En una transcripcion fonetica detallada, la vocal /i/ puede ser representada como [i[??]i].

La Figura 4 consiste de tres paneles horizontales. El primer panel muestra el contorno de intensidad de la secuencia [i. re], el segundo panel presenta el oscilograma de la onda de sonido y el tercer panel indica la transcripcion fonologica de la secuencia. En la figura podemos determinar donde se localiza la laringalizacion observando el punto mas bajo en el contorno del panel de intensidad durante la produccion de la vocal [i] (vease las flechas). En este caso podemos observar una caida de la amplitud de onda de alrededor de 8 dB6. Observese tambien que conforme nos alejamos del centro, la amplitud de la onda se incrementa tanto en el lado izquierdo como en el lado derecho de dicha vocal. Esto quiere decir que la fonacion en el lado inicial y final de la vocal es mucho mas cercana a fonacion modal que el centro de la vocal.

La Figura 5 muestra aproximadamente 74 ms del medio de la vocal [i] de la Figura 4. La seccion entre lineas verticales punteadas corresponde al lugar donde aparecen las flechas en la figura anterior. En esa area, los pulsos glotales tienen una duracion promedio de 7 ms mientras que en el primer tercio de la vocal, el promedio de cada pulso glotal es de 5.6 ms y en el tercio final, 5.8 ms. Esto indica que la frecuencia fundamental cae durante la etapa de laringalizacion. El efecto de la voz laringalizada en la frecuencia fundamental se examinara en el siguiente apartado. Debe tambien observarse que a diferencia del caso de laringalizacion presentado en la Figura 2 y en la Figura 3, los pulsos glotales de la [i] en la Figura 5 no son irregulares. Si no fuera por la caida notable de la amplitud de la onda seria muy dificil determinar por inspeccion visual que hay laringalizacion. Keating et al. (2015) clasifica a este tipo de fonacion laringalizada como voz ronca (vocal fry). Al igual que la tipica voz laringalizada (creaky voice), la voz ronca tambien muestra una caida de la amplitud de la onda y de la frecuencia fundamental pero los pulsos glotales se mantienen con vibracion periodica.

La siguiente realizacion mas frecuente es la ocurrencia de laringalizacion en la parte final de la vocal. En este tipo de realizacion fonetica, la laringalizacion ocurre desde la mitad hacia el final o en el tercio final de la vocal. La Figura 6 muestra la secuencia [ko] tomada de /ko.krap/ covcran** 'canasto'. La laringalizacion abarca al menos la mitad de la vocal y se realiza mayormente con pulsos glotales irregulares. El resultado auditivo es el de la percepcion de una vocal seguida por una oclusiva glotal: [o[??]].

4.2 Propagacion de la laringalizacion en las vocales

El segundo criterio para estudiar las realizaciones foneticas de la fonacion laringalizada del boruca es el grado de propagacion de la laringalizacion dentro de la vocal. En la seccion anterior vimos que la laringalizacion en el boruca tiende a localizarse en el centro de la vocal. Es muy comun que cuando esto sucede la laringalizacion tambien se concentre en esa area. Es decir, que no se propague hacia los lados de la vocal. El ejemplo dado en la Figura 4 es muy tipico de ese comportamiento.

Sin embargo, en boruca, la laringalizacion tambien puede propagarse y abarcar una zona mas extensa de la vocal que la alberga. Cuando esto ocurre, dependiendo de cuanto la laringalizacion se haya propagado, la percepcion auditiva puede ser la de una sola vocal con voz laringalizada (i.e. [i]). Esto se puede observar en la Figura 7 donde tenemos la secuencia [di] tomada de la frase /di swa ta/ Div Suat ta 'de Rio Claro'. En ella, la fonacion laringalizada se realiza nuevamente con voz ronca (se pueden observar los pulsos glotales periodicos y la caida de la amplitud de la onda). Esta empieza tempranamente, lo cual se puede advertir en la rapida y continua caida de la amplitud de la onda durante el primer tercio de la duracion de la vocal. Despues de la mitad de la vocal, la amplitud se incrementa pero solo ligeramente. Es decir, la fonacion laringalizada continua hasta el final de la vocal. De este modo, aunque nuevamente la mayor concentracion de fonacion glotalizada esta en el centro de la vocal, esta es percibida como un solo segmento debido a que la fonacion glotalizada domina la mayor parte de la duracion de la vocal.

La Figura 8 ilustra un caso en que la fonacion laringalizada tambien esta presente en toda la duracion de la vocal pero esta vez se realiza con los pulsos glotales bastante irregulares (creaky voice). El grafico muestra la secuencia [d[??]a] tomada de la palabra /d[??]a.ts[??]o/ yavsrojc 'nina'. Los espectrogramas de las vocales con este tipo de fonacion muestran estriaciones verticales notablemente separadas, lo cual indica la presencia de pulsos glotales largos y la caida de la frecuencia fundamental. En la Figura 8, estas estriaciones son bastante notorias durante la porcion del espectrograma que corresponde a la vocal [a].

4.3 La frecuencia fundamental y la laringalizacion

Volquemos nuestra atencion ahora a la interaccion entre fonacion laringalizada y la frecuencia fundamental (F0). La F0 se correlaciona al numero de vibraciones (pulsos glotales) que las cuerdas vocales pueden producir en un segundo. Su unidad de medicion suele reportarse en hercios (Hz). El correlato perceptual de la F0 es la tonia (pitch). En lenguas tonales, como el boruca, la tonia ha sido fonologizada para crear diferencias en el significado de las palabras. A modo de ejemplo, Quesada (2000, p. 76) presenta los contrastes tonales (alto versus bajo) del boruca entre las palabras [kup] 'semilla' y [kup] 'huevo' (el acento agudo indica un tono alto, mientras que el grave indica un tono bajo).

En boruca, la presencia de fonacion laringalizada en una vocal siempre crea una caida de la F7. Esto se puede apreciar en la Figura 9. El primer panel es el oscilograma de la palabra /d[??]a. [??]i/ yavshi 'asi' (la primera silaba de esta palabra posee una vocal con fonacion laringalizada). El segundo panel ilustra el espectrograma de dicha palabra mientras que el tercero, presenta su transcripcion. Igual que en el ejemplo de la Figura 4, aqui observamos tambien que la laringalizacion se realiza hacia el centro de la vocal: [a[??]a]. Sobre el segundo panel, se muestra el contorno de la F0. La escala en hercios de la F0 aparece en el lado derecho del espectrograma. Lo crucial en el grafico de la Figura 9 es que la F0 sufre una caida notable en el medio de la vocal [a], justo en el lugar donde se concentra la fonacion laringalizada. Antes y despues de la laringalizacion, la F0 se mantiene alto.

La laringalizacion en las vocales del boruca puede mostrar pulsos glotales con varios grados de irregularidad. A diferencia de la voz ronca con pulsos periodicos que se mostro en la Figura 5, esta vez, en la Figura 10, la laringalizacion se manifiesta con un alto grado de aperiodicidad. En esta oportunidad, se muestra una ventana de 80 ms de la parte central de la vocal [a] tomada de la palabra anterior en la Figura 9. A pesar de la diferencia en el tipo de voz laringalizada de la Figura 5, la impresion auditiva es aun la misma: dos vocales identicas brevemente separadas por una oclusiva glotal: [a[??]a].

De este modo, la fonacion laringalizada tiende a localizarse en el centro de las vocales o hacia el final de ellas. Si la laringalizacion se localiza en el medio o en la seccion final de la vocal, el resultado perceptual es el de una vocal que tiene un segmento oclusivo glotal en el medio (por ejemplo, [a[??]a]) o que es seguido por una oclusiva glotal (es decir, [a[??]]). En cambio, si la laringalizacion se propaga del medio de la vocal hacia los lados total o parcialmente, el resultado perceptual es una vocal laringalizada (es decir, [a]). En todos los casos de vocales que llevan laringalizacion, se observa una caida tanto de la amplitud de la onda como de la frecuencia fundamental.

4.4 La laringalizacion ocurre como segmento oclusivo glotal entre vocales

En el analisis fonologico propuesto en la seccion [seccion]3 se asumio que la oclusiva glotal del boruca es un segmento consonantico. Desde el punto de vista fonologico, la razon para asumir ese analisis fue porque en posicion intervocalica la laringalizacion que se observa en algunos contextos intervocalicos no se comporta como un rasgo fonologico sino como un segmento en posicion de arranque de silaba (es decir, una oclusiva glotal). En esta seccion, se revisara esa suposicion y se propondra que todas las oclusivas glotales del boruca, sin excepcion, pueden ser reanalizadas subyacentemente como especificaciones del rasgo [glotis constrenida] en vocales.

Empecemos por presentar evidencia que a nivel fonetico las oclusivas glotales intervocalicas se realizan como fonacion laringalizada. Esto es una realizacion muy comun de las oclusivas glotales en las lenguas del mundo (Gordon, 1998; Gordon y Ladefoged, 2001; Ladefoged, 2003). En el boruca, la voz laringalizada intervocalica ocurre sobre el final de la vocal precedente y el inicio de la siguiente. Este comportamiento se puede apreciar en la Figura 11 en la secuencia [e.[??]i] de la frase /i e.[??]i.[??]a/ iv evira 'el echaba'. La localizacion de la laringalizacion reflejo de la oclusiva glotal entre las vocales de [e.[??]i] se correlaciona con la caida en la amplitud de la onda de sonido.

La frase /i e.[??]i.[??]a/ iv evira 'el echaba' tambien nos muestra otro fenomeno importante en el comportamiento de la laringalizacion del boruca. Cuando una palabra acaba en una vocal laringalizada y la siguiente palabra comienza con una vocal, la laringalizacion de la primera vocal se desplaza hacia el margen derecho de la segunda vocal y actua como su arranque de silaba. Esto se puede observar en la Figura 12 donde la frase /i e.[??]i.[??]a/ iv evira 'el echaba' se realiza como [i.[??]e.[??]i.[??]a].

El fenomeno ilustrado en la Figura 12 tiene importantes consecuencias para el analisis fonologico de la fonacion laringalizada del boruca. Muestra que la laringalizacion como rasgo fonologico de las vocales tiene la habilidad de ocurrir como un segmento independiente cuando la fonologia de la lengua lo obliga a separar dos vocales. En el caso mostrado en la Figura 12, el rasgo [glotis constrenida] de la vocal /i/ es obligado a convertirse en una oclusiva glotal en frontera de palabra para que la vocal final de la primera palabra no entre en contacto directo con la vocal inicial de la siguiente palabra.

Este fenomeno nos puede ayudar a resolver el misterio de la forma agramatical mostrada en (2.e). Es decir, mientras es posible encontrar palabras que contienen oclusivas glotales entre vocales al interior de palabra, como por ejemplo [do.[??]a.[??]a] dovara (auxiliar, presente afirmativo), no es posible encontrar palabras donde la oclusiva glotal ocurra como arranque de silaba despues de una consonante: *CVC.[??]V. Esto se explica si analizamos los casos de oclusivas glotales al interior de palabra tambien como casos de vocales laringalizadas donde la especificacion del rasgo [glotis constrenida] es obligada a ocurrir como un segmento oclusivo glotal, [[??]], para separar vocales. En el caso de palabras como /bi.un/ 'botar', no tienen una especificacion del rasgo [glotis constrenida] en su representacion subyacente y por lo tanto la fonologia del boruca no puede separar las vocales. Palabras con la forma *CVC.TV no existen en boruca porque los unicos casos donde ocurre una oclusiva glotal son aquellos donde esta separa dos vocales. De este modo, aunque la vocal final sea laringalizada (/CVCV/), la segunda consonante ya actua como separador entre la primera y segunda vocal por lo tanto la fonologia del boruca no tiene ninguna razon para obligar que la especificacion de laringalizacion de la segunda vocal se convierta en un segmento independiente. Los datos en (16) presentan el analisis de las oclusivas glotales del boruca revisado en terminos solo de vocales laringalizadas.
(16) a.  /CVV/   [flecha   [CV.V]          [bi.un] 'botar'
                 diestra]

    b.   /CVV/   [flecha   [CV.[??]V]      [e.[??]i.ra] 'echaba'
                 diestra]

    c.   /CVCV/  [flecha   [CV.CV[??]V] ~  [ka.t[??]i[??]i] 'cubrir'
                 diestra]  [CV.CV[??]] ~
                           [CVCV]


Un posible contraejemplo a este analisis son formas como [ai] 'matar' y [krie] 'grande' donde al parecer la laringalizacion que se observa en la segunda vocal no se convierte en una oclusiva glotal intervocalica. Sin embargo, pienso que dichas transcripciones son el resultado de una ilusion auditiva donde la laringalizacion si se realiza como una oclusiva glotal intervocalica pero la segunda vocal aparece fuertemente laringalizada lo cual da la impresion que la laringalizacion ocurre asociada a ella. De este modo, las representaciones foneticas de formas como esas, este estudio las reanaliza como [a.[??]i] y [k[??]i. [??]e]. Muestro como evidencia de este analisis la realizacion del verbo /ai/ 'matar' que ocurre en la frase /...po[??]kan t[??]a bi ai/ ... porqu'an cha biv aiv '... porque los voy a matar'. En la Figura 13 es evidente que ambas vocales del verbo /ai/ 'matar' aparecen fuertemente laringalizadas pero el contorno de intensidad muestra claramente que la mayor concentracion de laringalizacion se da entre sus vocales, no hacia el final del verbo. Es alli donde se encuentra la oclusiva glotal.

Con el fin de ser exhaustivos, la Figura 14 muestra que la laringalizacion entre vocales tambien dispara una caida de la intensidad y de la F0. Esto se puede apreciar en la secuencia [do.[??]a] de la palabra /do.a[??]a/ dovara (auxiliar, presente afirmativo). El primer panel muestra la intensidad y el segundo panel muestra la F0. El oscilograma de la secuencia aparece en el tercer panel.

Para resumir, se ha propuesto que a nivel de representaciones subyacentes, el boruca no tiene una oclusiva glotal sino vocales laringalizadas: /a, e, i, o, u/. A nivel de representacion fonetica, la cual tambien es abstracta y pertenece al componente fonologico de la lengua, las vocales laringalizadas normalmente son mapeadas como tales, pero cuando dos vocales se encuentran ya sea en limite de palabra o en limite de silaba, la fonologia del boruca ve si una de las vocales posee el rasgo [glotis constrenida] y si lo encuentra, lo obliga a convertirse en un segmento oclusivo glotal: /CVVI/ [flecha diestra] [CV.[??]V]. En todos los casos, a nivel de realizacion fonetica (en el plano fisico), tanto las vocales laringalizadas, [a, e, i, o, u], como las oclusivas glotales, [[??]], de las representaciones foneticas se implementan articulatoriamente como fonacion laringalizada. En el caso de la laringalizacion en las vocales, esta tiende a concentrarse en el centro de la vocal ([a[??]a]), algunas veces hacia el final de la vocal ([a[??]]) y otras veces ocurre a lo largo de toda la duracion de la vocal ([a]). En el caso de la laringalizacion intervocalica, esta se concentra en los pulsos glotales del final de la primera vocal y los primeros pulsos glotales de la segunda vocal, y se comporta como una consonante arranque que separa dos vocales en silabas diferentes ([o.[??]a]).

5. La fonacion murmurada

Al igual que la fonacion laringalizada, la fonacion murmurada (breathy voice) tambien se caracteriza por mostrar una caida en la amplitud de la onda y de la F0, pero se diferencia de la voz laringalizada en que presenta ruido en la forma de turbulencia de aire. Esto se debe a que durante la produccion de la voz murmurada, las cuerdas vocales no llegan a cerrarse completamente y el aire escapa continuamente a traves de la glotis. En los oscilogramas, ademas de que la amplitud de la onda cae, se puede reconocer la voz murmurada visualmente porque los pulsos glotales lucen aserrados y en los espectrogramas, las columnas de formantes que corresponde a cada pulso glotal pierden claridad debido a la turbulencia del aire, es dificil identificarlos individualmente (Berry, 2001; Gordon y Ladefoged, 2001; Hillenbrand, Cleveland y Erickson, 1994; Huffman, 1987; Klatt y Klatt, 1990; Silverman, 1997; Waylanda y Jongman, 2003). Este comportamiento se puede observar en vocal murmurada /a/ que aparece en la Figura 15. Fue tomada de la frase /sug[??]ok tsit ki [??]adi[??]a/ sujgrojc xit qui rajdira 'el viejito salia'.

En boruca, la fonacion murmurada tiene dos origenes. El primero es una fonacion murmurada que viene de especificaciones de [glotis distendida] en las representaciones subyacentes de vocales. Este tipo de fonacion murmurada no es posible de predecir en el boruca. La fonacion murmurada tiende a ocurrir durante toda la duracion de la vocal (como se mostro en la Figura 15) o se concentra en la segunda mitad o en la seccion final de la vocal. Este ultimo caso se presenta en la Figura 16, la cual muestra el oscilograma y espectrograma de la palabra /degariq/ degajr'in" 'ya se va'. La primera parte de vocal murmurada /a/ se realiza en fonacion muy cercana a la modal, luego el centro muestra fonacion murmurada y hacia el final de la vocal, la fonacion murmurada la ha ensordecido tanto que se ha convertido en una fricativa laringea: [aah].

El segundo origen de fonacion murmurada en boruca es contextual. Su ocurrencia es completamente predecible: aparece regularmente al final de frases o entre una vocal y una consonante sorda. Otra diferencia importante entre ambos tipos de fonacion murmurada es su frecuencia de ocurrencia. Las vocales especificadas subyacentemente como murmuradas son relativamente mucho mas raras de encontrar en el boruca que aquellas que adquieren el rasgo de [glotis distendida] por el contexto donde aparecen e incluso que las vocales especificadas subyacentemente como [glotis constrenida]. En contraste, la fonacion murmurada que ocurre entre vocales y consonantes sordas o al final de frases muestra una frecuencia de ocurrencia bastante alta.

El tratamiento fonologico de este segundo tipo de fonacion murmurada no es simple. En este estudio, se interpreta la aspiracion que el boruca inserta entre vocales y consonantes sordas como la adicion del rasgo [glotis distendida], el cual se asocia con el margen derecho de las vocales en las representaciones foneticas del boruca cuando sigue una consonante sorda. Es decir, bajo este analisis dicha insercion no es un segmento. Es la insercion de un rasgo que se incorpora a la estructura de rasgos de una vocal y se implementa articulatoriamente como parte de ella.

Sin embargo, hay otros dos analisis fonologicos posibles. La primera alternativa seria tratar los casos donde el boruca inserta aspiracion entre una vocal y una consonante sorda como epentesis del segmento [h] como una coda. El problema con este analisis es que no hay evidencia que el boruca considere a la aspiracion epentetica como una coda de silaba. La fonologia no parece verla como un segmento.

La segunda alternativa, es tratar la aspiracion que se observa entre vocales y consonantes sordas como pre-aspiracion asociada con la consonante, despues de todo es la consonante la que desencadena el fenomeno. Este segundo analisis es bastante parecido al que se adopta en este trabajo en el sentido que la pre-aspiracion no es un segmento sino una propiedad asociada con un segmento. La diferencia es que en vez de asociarse con la vocal, como mantiene este trabajo, se asociaria con la consonante sorda.

Es muy dificil descartar el analisis de pre-aspiracion, excepto que se esperaria que la pre-aspiracion aparezca tambien al inicio de palabras que empiezan en consonante sorda y esto no ocurre en boruca al menos que haya una vocal que preceda a la consonante. La lengua podria tener una restriccion que inhiba la pre-aspiracion si no hay una vocal que le preceda. Sin embargo, esto de nuevo indica que la presencia de vocal es crucial para sostener la aspiracion, que es el analisis propuesto en este estudio. No se descarta que la aspiracion epentetica del boruca pueda ser reanalizada como pre-aspiracion, pero la adopcion de tal analisis requiere mas investigacion de la fonologia de la lengua (vease tambien Silverman, 2003). Ambos analisis, ademas, requieren un mecanismo que inserte aspiracion al final de una frase, cuando esta acabe en vocal.

La Figura 17 muestra la palabra /d[??]ebe..d[??]a/ yebejdra 'padre' la cual ocurre al final de la frase at qui i yebejdra 'yo soy el padre (de Sancrahua)'. Observese que la vocal final de la /d[??]ebe..d[??]a/ desarrolla una fuertemente fonacion murmurada en el medio de su duracion y esta se transforma en aspiracion hacia el final: [d[??]e.be..draa..h] (8).

La Figura 18 muestra un ejemplo de fonacion murmurada epentetica entre la vocal /a/ y la consonante sorda /k/. Esta secuencia fue tomada de la frase /d[??]a ki at ua bu[??][??]a/ Ya qui at huav bushra 'ella es mi hija', la cual se realiza como [d[??]aah.ki.at.gu. [??]a.bu[??].[??]ah].

La Figura 19 presenta evidencia de que la fonacion murmurada solo ocurre cuando la consonante que sigue a la vocal es sorda o cuando hay una vocal murmurada subyacente. El oscilograma y espectrograma es de la palabra /da.ba.gi.[??]a/ dabaguira 'venia', la cual tiene arranques de silaba sonoros y no tiene, en su representacion fonologica, ninguna vocal con el rasgo [glotis distendida]. Como se puede observar, no se observa fonacion murmurada seguida de aspiracion entre las vocales y las consonantes sonoras [b], [g] y [[??]]. Comparese con el caso de la Figura 16 donde si hay una vocal murmurada subyacente seguida de una consonante sonora.

6. Conclusiones

Este articulo ha documentado las propiedades oscilograficas y espectrograficas de la fonacion no-modal del boruca, una lengua costarriquena extinta de la familia linguistica chibcha. Se encontro que la fonacion laringalizada tiende a ocurrir en el centro de las vocales o de forma alternativa en la segunda mitad de estas. Es decir, desde el punto de vista fonetico, no hay evidencia para considerar a la fonacion laringalizada como un segmento oclusivo glotal independiente. Tampoco se encontro evidencia que la fonologia del boruca considere a la fonacion laringalizada como un segmento consonantico independiente.

Con respecto a la fonacion murmurada, aunque esta tiende a ocurrir en la segunda mitad de la vocales y luego, usualmente, la ensordece al punto de convertirse en aspiracion, la evidencia fonetica no apoya claramente que se trate de un segmento fricativo laringeo independiente. Al igual que en la fonacion laringalizada, la fonologia de boruca tampoco parece considerar la ocurrencia de fonacion murmurada como un segmento consonantico.

De este modo, aunque en los estudios tradicionales se considera que el boruca tiene dos segmentos consonanticos laringeos distintivos, /[??]/ y /h/, en este estudio se ha propuesto que en realidad dichos segmentos pueden reanalizarse como especificaciones subyacentes de los rasgos [glotis constrenida] y [glotis distendida] en vocales. Es decir, bajo este analisis, el boruca distingue entre vocales en fonacion modal, vocales laringalizadas y vocales murmuradas. Las consonantes laringeas /[??]/ y /h/ no pertenecen al inventario de segmentos de la lengua. De este modo, el inventario revisado de unidades segmentales distintivas del boruca que este estudio propone es como se muestra en el Cuadro 3 para las consonantes y en el Cuadro 4 para las vocales.

Tambien se encontro que bajo ciertas condiciones, la especificacion fonologica de [glotis constrenida] de las vocales puede ser obligada a ocurrir como un segmento oclusivo glotal: [[??]]. Esto solo ocurre cuando dos vocales se encuentran ya sea en el limite de palabra o al interior de palabra y una de ellas esta subyacentemente especificada con fonacion laringalizada. En ese contexto especifico, el rasgo [glotis constrenida] se desplaza hacia el margen derecho de la segunda vocal y se realiza como su arranque silabico separando a ambas vocales. Este analisis permite explicar por que en las descripciones tradicionales la oclusiva glotal solo ocurre como arranque en contextos intervocalicos y no en grupos consonanticos: [CV.[??]V], *[CVC.[??]V], La razon es que la fonologia del boruca solo requiere que el rasgo [glotis constrenida] aparezca como una oclusiva glotal para evitar que dos vocales entren en contacto. Si ya existe una consonante entre dos vocales, la fonologia de boruca no tienen necesidad de convertir la fonacion laringalizada asociada a una vocal en un segmento independiente.

Hay varios casos de lenguas amerindias que tambien muestran vocales laringalizadas. Ejemplos importantes de mencionar son las lenguas otomangueanas como el zapoteco de Yayalag (Avelino Becerra, 2004; Silverman, 1997), el mixteco de Caotzospan (Gerfen, 1999; Gerfen y Baker, 2005) y el mazateco de Jalapa (Garellek y Keating, 2011; Kirk et al., 1993; Silverman et al., 1995), las cuales tienen vocales laringalizadas que se comportan como las del boruca. Es decir, la laringalizacion tiende a concentrarse en el centro de las vocales mientras los lados muestran una fonacion mas parecida a la modal. Entre las lenguas chibchas, se ha reportando que el chimila no solo tiene vocales laringalizadas sino tambien vocales murmuradas como se sostiene en este articulo para el boruca (Malone, 2006; Storto y Demolin, 2012).

En el caso de la fonacion murmurada del boruca, su ocurrencia no se puede predecir cuando es seguida por una consonante sonora. En ese contexto, la vocal que precede puede o no mostrar murmuracion dependiendo si en la representacion subyacente ha sido especificada con el rasgo [glotis distendida]. En contraste, cuando una vocal es seguida de una consonante sorda o una frase acaba en vocal, la ocurrencia de fonacion murmurada es completamente predecible. Este articulo se ha referido a este ultimo fenomeno como fonacion murmurada epentetica y ha propuesto analizarla como la asociacion contextual del rasgo [glotis distendida] a la vocal que ocurre en dicho contexto. Tambien se ha indicado que es posible reanalizar la fonacion murmurada epentetica como pre-aspiracion asociada a la consonante sorda, en vez de la vocal. Sin embargo, dicho analisis debe explicar porque una palabra que empieza con una consonante sorda siguiendo una pausa nunca muestra pre-aspiracion.

Vale la pena mencionar que tambien se ha reportado al menos en otra lengua amerindia, el huariapano (Parker, 1994; 1998; 2013), una lengua pano ya extinta hablada de la region amazonica del Peru, la insercion de fonacion murmurada o aspiracion entre vocales y consonantes sordas, con la diferencia que en huariapano, la insercion podia ser inhibida por ciertas condiciones prosodicas (por ejemplo, la presencia de acento primario). Finalmente, la insercion de fonacion murmurada despues de vocales en posicion final de frase o antes de pausa es bastante notable en boruca. Este fenomeno parece servir como marcador del final de frase, lo cual puede ser relevante para los patrones de entonacion de la lengua, un tema que aun debe investigarse con mas profundidad.

Doi: https://doi.org/10.15517/rf1.v45i1.36735

Notas

(1.) Quiero expresar mi reconocimiento y profundo agradecimiento al Dr. Miguel Angel Quesada Pacheco, quien ademas de hacer una labor invalorable al documentar y publicar estudios del boruca antes que la lengua se extinguiese, ha compartido generosamente sus materiales de trabajo de campo y sus conocimientos de la lengua para poder realizar este estudio. Cualquier error queda completamente bajo mi responsabilidad.

(2.) En la actualidad la lengua boruca ya no tiene hablantes fluidos, solo hay alrededor de dos semi-hablantes (Castro, 2012). Sin embargo, la comunidad boruca esta realizando grandes esfuerzos por revivir su lengua y en la actualidad, con el respaldo del gobierno de Costa Rica, el boruca es una asignatura obligatoria en el sistema escolar del Territorio Indigena Boruca (Quesada Pacheco, 2018).

(3.) Ademas del inventario de segmentos, Quesada (2000) reporta que el boruca posee una distincion entre un tono alto (/kup/ 'huevo') y un tono bajo (/kop/ 'semilla').

(4.) Al menos que se indique lo contrario, todos los datos presentados en esta seccion y en la proxima provienen de Quesada Pacheco (1996; 2018).

(5.) Esto va a cambiar en la seccion [seccion]4.4 donde se presenta evidencia que incluso en posicion de arranque de silaba, no hay un segmento oclusivo glotal subyacentemente en la lengua, solo un rasgo fonologico de laringalizacion asociado a una vocal que es obligado a salir a la superficie como una oclusiva glotal. La evidencia la seccion [seccion]4.4 permitira reanalizar las representaciones subyacentes dadas en (7.a-c).

(6.) La segunda caida en la intensidad durante la silaba [re] no esta relacionada a la presencia de laringalizacion sino con el breve contacto de la lengua con los alveolos durante la articulacion de la vibrante simple.

(7.) No se ha encontrado ningun caso de voz tensa (tense/pressed voice), que es otro tipo de voz laringalizada caracterizada por tener la glotis constrenida pero sin evidenciar una caida de la frecuencia fundamental (Keating, Garellek y Kreiman, 2015).

(8.) La palabra de la Figura 17 tiene otra vocal subyacentemente especificada con el rasgo [glotis distendida], /e/. Dicha vocal ocurre casi totalmente en fonacion murmurada. La silaba inicial es prosodicamente bastante debil como puede tambien observarse por la corta duracion de su vocal. La vocal /e/ que ocurre en esa silaba esta en fonacion modal aunque no muestre mucha energia acustica debido a su falta de prominencia. En su espectrograma, tambien se puede observar cada una de las columnas de formantes espaciadas de manera regular.

Bibliografia

Avelino Becerra, H. (2004). Topics in Yalalag Zapotee, with particular reference to its phonetic structures. (Tesis doctoral). University of California, Los Angeles.

Avelino Becerra, H. (2010). Acoustic and electroglottographic analyses of nonpathological, nonmodal phonation. Journal of Voice, 24, 270-280.

Avelino Becerra, H. (2015). Phonetics in Phonology: A cross-linguistic study of laryngeal contrast. En H. Avelino, M. Coller y L. Wetzels (Eds.). Laryngeal Features in Languages of the Americas.Brill's Studies in the Indigenous Languages of the Americas. (pp. 157-179). Lieden/Boston: Brill.

Batliner, A.; Berger, S.; Johne, B. y Kiehling, A. (1993). MUSLI: A classification scheme for laryngealizations. En D. House y P. Touati (Eds.). Proceedings of ESCA Workshop on Prosody. (pp. 176-179). Lund, Sweden: Department of Linguistics and Phonetics, Lund University and the European Speech Communication Association

Berry, D. A. (2001). Mechanisms of modal and nonmodal phonation. Journal of Phonetics, 29, 431-450. doi: 10.006/jpho.2001.0148

Blankenship, B. (2002). The timing of nonmodal phonation in vowels. Journal of Phonetics, 30, 163-191.

Boersma, P. y Weenink, D. (2018). Praat: doing phonetics by computer [Programa de computadora]. Recuperado de http://www.praat.org/

Castro, D. (2012). The Boruca Verbal Dimension. Amerindia, 36, 1-24.

Constenla Umana, A. (1981). Comparative Chibchan Phonology. (Tesis doctoral). University of Pennsylvania, Estados Unidos.

Constenla Umana, A. (2012). Chibchan languages. En L. Campbell y V. Grondona (Eds.). The Indigenous Languages of South America: A Comprenhensive Guide (Vol. 2) (pp. 391440). Berlin, Boston: De Gruyter Mouton.

Edmondson, J. y Esling, J. (2006). The valves of the throat and their functioning in tone, vocal register and stress: laryngoscopic case studies. Phonology, 23, 157-191.

Elias-Ulloa, J. (2009). The Distribution of Laryngeal Segments in Capanahua. International Journal of American Linguistics, 75, 159-206.

Elias-Ulloa, J. (2015). The Role of Prominent Prosodic Positions in Governing Laryngealization in Vowels: A Case Study of Two Panoan Languages. En H. Avelino, M. Coler y L. Wetzels (Eds.), The Phonetics and Phonology of Laryngeal Features in Native American Languages (Vol. 12). (pp. 180-202). Leiden: Brill.

Ferrand, C. T. (2017). Speech science: an integrated approach to theory and clinical practice (4th edition). New York: Pearson.

Garellek, M. y Keating, P. (2011). The acoustic consequences of phonation and tone interactions in Jalapa Mazatec. Journal of the International Phonetic Association, 41 (2), 185-205.

Gerfen, C. (1999). Phonology and Phonetics in Coatzospan Mixtec. Dordrecht: Kluwer Academic Press.

Gerfen, C. y Baker, K. (2005). The production and perception of laryngealized vowels in Coatzospan Mixtec. Journal of Phonetics, 33, 311-334.

Gerratt, B. R. y Kreiman, J. (2001). Toward a taxonomy of nonmodal phonation. Journal of Phonetics, 29, 365-381.

Gordon, M. (1998). The phonetics and phonology of non-modal vowels: a cross- linguistic perspective. Paper presented at the Berkeley Linguistics Society.

Gordon, M. y Ladefoged, P. (2001). Phonation Types: A Cross-Linguistic Overview. Journal of Phonetics, 29 (4), 383-406.

Hanson, H.; Stevens, K.; Hong-kwang, J. K. y Slifka, J. (2001). Towards models of phonation. Journal of Phonetics, 29, 451-480. doi: 10.006/jpho.2001.0146

Hedelin, P. y Huber, D. (1990). Pitch period determination of aperiodic speech signals. En Proceedings of the International Conference on Acoustics, Speech, and Signal Processing (pp. 361-364). Albuquerque: Institute of Electrical and Electronics Engineers.

Hillenbrand, J.; Cleveland, R. A. y Erickson, R. L. (1994). Acoustic correlates of breathy vocal quality. Journal of Speech and Hearing Research, 37, 769-778.

Huffman, M. K. (1987). Measures of phonation types in Hmong. Journal of the Acoustical Society of America, 81 (1), 495-504.

Huffman, M. K. (2005). Segmental and prosodic effects on coda glottalization. Journal of Phonetics, 33, 335-362.

Keating, P.; Garellek, M. y Kreiman, J. (2015). Acoustic properties of different kinds of creaky voice. En Proceedings of 18th International Congress of Phonetic Sciences. (pp. 0821.2-0821.5). Glasgow: University of Glasgow.

Kirk, P.; Ladefoged, J. y Ladefoged, P. (1993). Quantifying acoustic properties of modal, breathy, and creaky vowels in Jalapa Mazatec. En T Montler y A. Mattina (Eds.). American Indian Linguistics and Ethnography in Honor of Laurence C. Thompson. (pp. 435-450). Ann Arbor, MI: University of Michigan.

Kirk, P; Ladefoged, P y Ladefoged, J. (1984). Using a spectograph for measures of phonation types in a natural language. UCLA Working Papers in Phonetics, 59, 102-113.

Klatt, D. H. y Klatt, C. (1990). Analysis, synthesis, and perception of voice quality variations among female and male talkers. Journal of the Acoustical Society of America, 87 (2), 820-857.

Ladefoged, P (1973). The features of the larynx. Journal of Phonetics, 1, 74-83.

Ladefoged, P (1983). The linguistic use of different phonation types. En D. Bless y J. Abbs (Eds.). Vocal fold physiology: Contemporary research and clinical issues (pp. 351360). San Diego: College Hill Press.

Ladefoged, P (2003). Phonetic data analysis: an introduction to fieldwork and instrumental techniques. Malden, MA: Blackwell Pub.

Ladefoged, P; Maddieson, I. y Jackson, M. (1988). Investigating phonation types in different languages. En O. Fujimura (Ed.). Vocal fold physiology: voice production, mechanisms and functions. (pp. 297-317). New York: Raven Press.

Laver, J. (1980). The Phonetic Description of Voice Quality. Cambridge: Cambridge University Press.

Malone, T. (2006). Tone and syllable structure in Chimila. International Journal of American Linguistics, 72 (1), 1-58.

Maroto, E. S. (1999). Lengua o dialecto boruca o brunkajk. San Jose: Editorial Universidad de Costa Rica.

Parker, S. (1994). Coda epenthesis in Huariapano. International Journal of American Linguistics, 60 (2), 95-119.

Parker, S. (1998). On the Phonetic Duration of Huariapano Rhymes. Work Papers of the Summer Institute of Linguistics, University of North Dakota, 42, 1-18.

Parker, S. (2013). Disjoint metrical tiers and positional markedness in Huariapano. GIALens: Electronic Notes Series, 7 (1), 1-55.

Quesada, J. D. (2000). Synopsis of a Boruca terminal speaker. Amerindia, 25, 65- 86.

Quesada Pacheco, M. A. (1995). Hablemos boruca (Cha ding di' tegat tegra). San Jose: Ministerio de Educacion Publica.

Quesada Pacheco, M. A. (1996). Narraciones borucas. San Jose: Editorial Universidad de Costa Rica.

Quesada Pacheco, M. A. (2018). Gramatica boruca. LINCOM Studies in Native American Linguistics 82. Muenchen: Lincom GmbH.

Redi, L. y Shattuck-Hufnagel, S. (2001). Variation in the realization of glottalization in normal speakers. Journal of Phonetics, 29, 407-429.

Silverman, D. (1997). Laryngeal complexity in Otomanguean vowels. Phonology, 14 (2), 235-262.

Silverman, D. (2003). On the rarity of pre-aspirated stops. Journal of Linguistics, 39 (3), 575-598.

Silverman, D.; Blankenship, B.; Kirk, P. y Ladefoged, P. (1995). Phonetic structures in Jalapa Mazatec. Anthropological Linguistics, 37 (1), 70-88.

Simons, G. F. y Fennig, C. D. (2018). Ethnologue: Languages of the World. 21th edition. Dallas, Texas: SIL International. Recuperado de http://www.ethnologue.com.

Storto, L. y Demolin, D. (2012). The phonetics and phonology of South American languages. En L. Campbell y V. Grondona (Eds.). The Indigenous Languages of South America: A Comprehensive Guide (Vol. 2). (pp. 331-390). Berlin, Boston: De Gruyter Mouton.

Waylanda, R. y Jongman, A. (2003). Acoustic correlates of breathy and clear vowels: the case of Khmer. Journal of Phonetics, 31, 181-201.

Dr. Jose Elias-Ulloa. Profesor asociado del Departamento de Linguistica de la State University of New York at Stony Brook. Estados Unidos.

Correo electronico: jose.elias-ulloa@stonybrook.edu

Recepcion: 7-6-18

Aceptacion: 10-8-18

Leyenda: Figura 1. Ejemplo de vibracion de las cuerdas vocales durante fonacion modal

Leyenda: Figura 2. Ejemplo de vibracion de las cuerdas vocales durante fonacion laringalizada

Leyenda: Figura 3. Irregularidad de cuatro pulsos glotales durante fonacion laringalizada

Leyenda: Figura 4. La laringalizacion ocurre en el medio de la vocal

Leyenda: Figura 5. Laringalizacion con vibraciones periodicas

Leyenda: Figura 6. Laringalizacion en la segunda mitad de la vocal

Leyenda: Figura 7. Laringalizacion en el centro de la vocal pero con propagacion a los lados

Leyenda: Figura 8. Laringalizacion con propagacion en toda la vocal

Leyenda: Figura 9. Caida de la frecuencia fundamental durante la fonacion laringalizada

Leyenda: Figura 10. Laringalizacion con vibraciones aperiodicas

Leyenda: Figura 11. Oclusiva glotal en contexto intervocalico

Leyenda: Figura 12. Laringalizacion se convierte en oclusiva glotal: /i e.../ [flecha diestra] [i.[??]e...]

Leyenda: Figura 13. Laringalizacion se convierte en oclusiva glotal: /ai/ [flecha diestra] [a[??]i] 'matar'

Leyenda: Figura 14. Laringalizacion intervocalica--Caida de intensidad y F0

Leyenda: Figura 15. Ejemplo de vocal totalmente murmurada

Leyenda: Figura 16. Ejemplo de vocal con fonacion murmurada en la segunda mitad de su duracion

Leyenda: Figura 17. Ejemplo de fonacion murmurada epentetica al final de frase

Leyenda: Figura 18. Ejemplo de fonacion murmurada epentetica antes de consonante sorda

Leyenda: Figura 19. No ocurre fonacion murmurada epentetica antes de consonantes sonoras
Cuadro 1. Consonantes del boruca

             Labial   Dental   Palatal   Velar   Laringeo

Oclusivas               t                  k       [??]
               b        d                  g

Fricativas              s       [??]                h

Africadas             t[??]     t[??]
                                d[??]

Vibrante               [??]

Nasales        m        n         n        n

Cuadro 2. Vocales del boruca

         Frontal   Central   Posterior

Altas       i                    u
Medias      e                    o
Bajas                 a

Cuadro 3. Consonantes distintivas del boruca (revisado)

             Labial   Dental   Palatal   Velar

Oclusivas               t                  k
               b        d                  g

Fricativas              s       [??]

Africadas               ts      t[??]
                                d[??]

Vibrante               [??]

Nasales        m        n         n        5

Cuadro 4. Vocales distintivas del boruca (revisado)

Vocales en fonacion modal:            /i, e, a, o, u/
Vocales en fonacion laringalizada:    /i, e, a, o, u/
Vocales en fonacion murmurada:        /i, e, a, o, u/
COPYRIGHT 2019 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Elias-Ulloa, Jose
Publication:Revista de Filologia y Linguistica de la Universidad de Costa Rica
Date:Apr 1, 2019
Words:9850
Previous Article:VARIEDAD GRAMATICAL Y VALOR SEMANTICO-ESTILISTICO DEL PREDICADO VERBAL EN RINCONETE Y CORTADILLO, DE CERVANTES.
Next Article:DURACION VOCALICA EN EL ESPANOL DE LA GRAN AREA METROPOLITANA DE COSTA RICA.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters