Printer Friendly

LAS PRACTICAS COTIDIANAS Y LAS RELACIONES SOCIALES DE LOS ESCLAVOS EN PUERTO RICO: COMO SE HAN CONSTRUIDO Y COMO PODEMOS SUPERAR SUS LIMITES.

Introduccion

La historiografia sobre esclavitud negra en Puerto Rico ha construido la vida cotidiana de los esclavos a partir de los desarrollos economicos de las instituciones de poder. De esta fonna los esclavos han sido clasificados de acuerdo a sus trabajos en las haciendas agricolas y su vida social interpretada a la luz de los determinismos economicos de la institucion esclavista. Estos acercamientos teoricos han impedido que los investigadores puedan observar y analizar otras practicas cotidianas y relaciones sociales que construyeron los esclavos y las personas libres. Ante la dificultad de encontrar nuevas interpretaciones a la vida de los esclavos, muchos historiadores recurrieron a las metodologias demograficas, limitandose a contar y clasificar a los esclavos por sus edades, su sexo, sus trabajos en las haciendas y sus posibles procedencias. Esta situacion provoco lo que nosotros hemos llamado la desaparicion de los esclavos como personas constructoras de relaciones sociales con las personas libres. Nuestro trabajo propone una revision y reinterpretacion antropologica de la documentacion previamente estudiada con el proposito de descubrir y analizar algunas de las relaciones sociales y practicas cotidianas que construyeron los esclavos y las personas libres alejadas de los determinismos economicos de las instituciones de poder.

El Positivismo Historico y La Historia Economica: las categorias de los esclavos

Hasta ahora, en la mayoria de los estudios sobre esclavitud negra en Puerto Rico han predominado dos acercamientos teoricos. Primero, los investigadores han utilizado la metodologia positivista como vehiculo conducente al alcance de la objetividad historica mediante el estudio de la documentacion oficial del gobierno y como esta provee evidencia acerca de los sucesos y desarrollos historicos de las instituciones de poder. Segundo, han estudiado el desarrollo social de la isla partiendo de los analisis economicos y de como estos influyen directamente en la vida cotidiana de las personas. (1) En otras palabras, la historia y desarrollo de la institucion esclavista, los factores economicos como elementos determinantes de la realidad social de los individuos y las practicas cotidianas de los esclavos han sido interrelacionados de tal forma que la historiografia puertorriquena ha sido incapaz de observar otras actividades que los esclavos realizaban alejados de las influencias directas de las instituciones del poder economico asi como las relaciones sociales que se desarrollaron entre esclavos y personas libres.

Por ejemplo, en Historia de la Esclavitud Negra en Puerto Rico, Luis Diaz Soler recopila y analiza la documentacion oficial del gobierno, entiendase los Reglamentos de Esclavos, las Cartas Circulares de los Gobernadores, las Cedulas proclamadas por el Rey, los reportajes del periodico oficial, las Cronicas de los viajeros y las Cartas Obispales, para reconstruir la historia y el desarrollo de las institucion esclavista en Puerto Rico desde los principios de la conquista espanola hasta su abolicion en 1873. (2) La aplicacion de la metodologia positivista a la documentacion encontrada provoco que comprendiese la vida social de los esclavos partiendo del analisis de los trabajos que realizaban en las haciendas agricolas y construyendo sus practicas cotidianas y sus relaciones sociales en conjugacion directa con las exigencias de las instituciones de poder politico y economico. De esta forma categorizo a los esclavos en tres renglones; los esclavos domesticos, los esclavos de tala y los esclavos jornaleros. Veamos algunas de las caracteristicas que Luis Diaz Soler adscribe a los esclavos en Puerto Rico.

Comencemos con los esclavos domesticos quienes fueron los encargados de los cuidados de la Casa Principal o residencia de los propietarios de las haciendas agricolas en Puerto Rico. Segun Luis Diaz Soler, estos esclavos disfrutaron de un contacto directo con sus amos, situacion que propicio un mejor trato y unas <<mayores ventajas>> dentro de su esclavitud. (3) Los esclavos domesticos fueron los mas culturizados, siendo educados en los buenos modales, en el uso correcto del castellano y en las creencias cristianas. Ademas, sus propietarios los mantenian <<limpios y aseados>> a la vez que se aseguraban que tuviesen acceso a los cuidados medicos necesarios. (4) Por otro lado, algunas esclavas domesticas sirvieron de "madres de leche de los hijos de los amos" mientras a otros esclavos domesticos les confiaron el cuidado y la conduccion de los ninos a la escuela.5 Segun el autor, los esclavos domesticos mas fieles desarrollaron relaciones cotidianas tan cercanas a sus amos que durante el siglo XIX surgio la costumbre de referirse a ellos como parte de la familia. En ocasiones algunos esclavos domesticos recibieron su Carta de Libertad luego de la muerte de su propietario en agradecimiento por su fidelidad y trabajos realizados, situacion que en muy pocas ocasiones ocurrio con los esclavos de tala o con los jornaleros. (6) En otras palabras, Luis Diaz Soler presenta a los esclavos domesticos y a sus propietarios interactuando entre si, sin mayores conflictos ni dificultades y conviviendo en armonia a tal punto de afirmar que estos nunca mostraron "grandes deseos de emanciparse". (7) Mas adelante en este trabajo presentaremos documentacion que evidencia que no siempre las relaciones sociales entre propietarios y esclavas domesticas fueron armoniosas y ausentes de conflictos.

Por otro lado, Luis Diaz Soler construye a los esclavos de tala experimentando relaciones sociales con sus propietarios y mayorales disimiles a las vividas por los esclavos domesticos. Este grupo de esclavos fue el encargado de realizar los trabajos agricolas en las haciendas, siendo utilizados en los sembradios de azucar durante la epoca de zafra y luego movidos a las montanas para trabajar en las cosechas de cafe. Estos eran constantemente vigilados por sus mayorales, quienes eran mestizos o en ocasiones negros de confianza que procuraban que los esclavos de tala se mantuviesen disciplinados y produciendo al maximo de sus capacidades. Segun el autor, a diferencia de los propietarios quienes podian tener cierta consideracion con los esclavos de tala por ser ellos una "inversion y un instrumento de produccion valioso" que no debia perderse o descuidarse, ante los ojos de los mayorales solo eran "unos infelices que debian obedecerlos ciegamente y a quienes se castigaba con rigor si desatendian lo ordenado". (8) Ademas, la productividad de los esclavos de tala era constantemente comparada con los trabajos de los esclavos jornaleros, sobre quienes el autor concluye que rendian "casi el doble del trabajo que podia hacer un esclavo". (9)

En cuanto a las condiciones de trabajo de los esclavos de tala, Luis Diaz Soler estudia el "Reglamento de Esclavos" de 1826. Este documento especifica los deberes y los cuidados que los propietarios debian ofrecerle a los esclavos en cuanto a las horas de trabajo y dias feriados, la vestimenta y las habitaciones que debian suplirles, los cuidados medicos que debian ofrecerles y la prohibicion acerca de emplear mujeres y ninos en trabajos que no fuesen aptos para su sexo o edad. (10) Aun cuando debemos senalar que a lo largo de su obra en la inmensa mayoria de las oportunidades Luis Diaz Soler se mantiene confiado en la credibilidad de la informacion encontrada en la documentacion estudiada, en ocasion de analizar las condiciones de trabajo de los esclavos de tala, reconoce que los propietarios y mayorales fueron astutos al momento de violentar el Reglamento de Esclavos de 1826. (11) Sin embargo, argumenta que a pesar de los malos tratos y la explotacion laboral sufrida por los esclavos de tala estos, al igual que los esclavos domesticos, tampoco buscaron rebelarse contra sus propietarios y mayorales o contra la institucion que los esclavizaba. Segun el autor, Puerto Rico nunca fue escenario de una rebelion general de esclavos, mientras que las pocas sublevaciones que se suscitaron ocurrieron aisladamente y mas bien inspiradas por elementos revolucionarios del exterior y no por un sentimiento de venganza. (12) Ademas, toma por cierto las apreciaciones de varios cronistas y viajeros que en el siglo XIX visitaron la isla y que plantearon que en Puerto Rico los esclavos disfrutaban de mejores condiciones de vida que los jornaleros, a quienes ningun reglamento les garantizaba sus necesidades basicas. Es esta una de sus conclusiones que la historiografia puertorriquena ha logrado rectificar en trabajos posteriores donde los investigadores han podido localizar y estudiar fuentes primarias que Luis Diaz Soler nunca pudo consultar. De todas formas, el autor concluye que la vida social de los esclavos de tala era una disyuntiva donde por un lado sufrian la explotacion laboral causada por el exceso de trabajo y la desobediencia de los reglamentos por parte de sus propietarios y mayorales mientras que por otro estaban acostumbrados al trabajo a la vez que desarrollaron una actitud de "franca convivencia, sintiendo la responsabilidad moral de acoplarse al sistema de vida contemporanea". (13) En otras palabras, los esclavos eran maltratados por sus propietarios y por el sistema esclavista, pero a la vez aceptaban estas condiciones de vida sin mayores reparos o rebeldias.

Finalmente, la categoria de esclavos jornaleros no ha tenido gran resonancia en la historiografia puertorriquena, en parte porque en investigaciones posteriores, estos esclavos han sido incluidos en la categoria de esclavos de campo. Nosotros entendemos que retornar al estudio por separado de los esclavos jornaleros produciria nuevas conclusiones acerca de las relaciones sociales que surgian de las interacciones entre este grupo de esclavos y las personas libres. De todas formas, para Luis Diaz Soler los esclavos jornaleros fueron aquellos que sus propietarios alquilaron a otros hacendados o a funcionarios de gobierno para realizar trabajos fuera de las haciendas agricolas donde vivian. Eran de particular demanda los esclavos jornaleros que poseyeran destrezas particulares como artesanos, carpinteros o bueyeros. Segun los reglamentos del gobierno, los dineros que recibian los esclavos jornaleros debian ser guardados por sus propietarios, sin embargo el autor reconoce que en muchas ocasiones estos lo gastaban en sus asuntos personales a sabiendas que los esclavos carecian de capacidad juridica para demandarlos. (14) Sin embargo, mas adelante presentaremos evidencia donde podremos observar algunos casos judiciales donde los esclavos lograron demandar a sus propietarios mediante la representacion legal de personas libres que los asistieron y en ocasiones por si mismos. Son estas algunas de las relaciones sociales que nosotros interesamos estudiar y que solo mediante la aplicacion de teorias antropologicas hemos podido identificar y analizar.

En conclusion, nosotros reafirmamos nuestros planteamientos al manifestar que estas categorias de esclavos presentadas por Luis Diaz Soler no permiten la observacion y analisis de las practicas cotidianas de los esclavos ni el estudio de las relaciones sociales que construyeron los esclavos y las personas libres alejados de los determinismos economicos. Sin embargo estas categorizaciones, aun cuando han sido ligeramente modificadas por otros investigadores, en esencia han mantenido su original conceptualizacion pasando a ser marco de referencia para la inmensa mayoria de los trabajos sobre esclavitud negra en Puerto Rico. Por ejemplo, en la obra Esclavos rebeldes: conspiraciones y sublevaciones de esclavos en Puerto Rico (1795-1873) de Guillermo Baralt, las categorias esclavos de tala y esclavos jornaleros se fusionaron en "esclavos de campo" mientras que los esclavos domesticos pasaron a ser conceptualizados como "esclavos domesticos urbanos". (15) La categoria esclavos de campo le permitio a Guillermo

Baralt ampliar su radio de estudio de forma tal que en una misma conceptualizacion incluyo a los trabajadores de los cultivos, a los cuidadores de animales, a los esclavos diestros en tarcas artesanales y a los esclavos jornaleros. Asi mismo, en la categoria esclavos domesticos urbanos fusiono los esclavos que trabajaban en los cuidados de la Casa Principal de las haciendas con los que realizaban tareas similares en las casas urbanas de individuos particulares. Otras investigaciones como La esclavitud urbana en San Juan de Raul Mariano Negron y Raul Mayo Santana han utilizado esa misma categoria para estudiar los esclavos domesticos urbanos en la capital de Puerto Rico durante el siglo XIX. (16) En ese sentido, podemos afirmar que la aplicacion de estas categorias de estudio ayudo a estos autores a simplificar el entendimiento de los trabajos que realizaban los esclavos, pero a la misma vez limito su capacidad de analizar individualmente cada accion propia que estos realizaban.

De esta forma la historiografia puertorriquena, motivada por su interes en explicar el desarrollo social partiendo de los fenomenos economicos, ha construido la vida social de los esclavos en funcion de los trabajos que realizaban, sin conceder espacio al estudio de otras experiencias surgidas fuera de los determinismos economicos. Asi lo afirma Jalil Sued Badillo en su obra junto a Angel Lopez Cantos, Puerto Rico Negro, cuando asegura que:
   Los esclavos existieron en funcion de la produccion y mas que
   cualquier otro sector de la poblacion reflejaban su esfuerzo o su
   debilidad en medidas como rendimiento o cimarronaje. Ningun
   estimado puede hacerse fuera de los parametros impuestos por las
   actividades economicas que los consumian. Mucha de la documentacion
   existente solamente refleja las altas y bajas del sector azucarero
   y esa documentacion ha servido lamentablemente, de parametro para
   juzgar la mas compleja vida economica insular. (17)


Siguiendo estos paradigmas teorico-conceptuales, otras investigaciones continuaron el analisis de la vida social de los esclavos partiendo de los determinismos economicos de las instituciones de poder a la vez que negaban la capacidad de los esclavos que construir experiencias de vida fuera de estas influencias. Por ejemplo, Andres Ramos Mattei en su articulo "Las condiciones de vida del esclavo en Puerto Rico: 1840-1873", considero la llegada de las maquinas de produccion a las haciendas agricolas, las interacciones laborales entre los esclavos y los jornaleros libres y la contratacion obligatoria de los esclavos liberados luego de la abolicion de la institucion esclavista como los unicos factores que determinaron las condiciones de vida de los esclavos. (18) Para el autor, el estudio de la esclavitud en Puerto Rico y en el Caribe no se puede desvincular de los desarrollos o de las etapas de la industria azucarera, argumentacion que cierra por completo la posibilidad de comprender a los esclavos como constructores de realidades sociales y cotidianas que no estuviesen determinadas por las necesidades economicas de las instituciones de poder. (19) De manera similar, David Stark en su articulo "Aprovechandose de las oportunidades: buscando el momento oportuno para contraer matrimonio entre la poblacion esclava de Puerto Rico a traves del siglo XVIII)", concluye que el calendario agricola, las fechas liturgicas y los intereses de los propietarios fueron las situaciones que determinaron cuando los esclavos en Puerto Rico podian casarse. (20) Estas conclusiones aparentan indicar que los esclavos solo desarrollaban relaciones intimas a traves del matrimonio, excluyendo de esta forma la posibilidad de encuentros sexuales esporadicos entre ellos y con personas libres.

En esta primera parte de nuestro trabajo hemos podido analizar la forma en que la historiografia puertorriquena ha venido construyendo las practicas cotidianas y las relaciones sociales de los esclavos en Puerto Rico. Luis Diaz Soler nos presenta a los esclavos como personas que, aunque explotados por los excesos de trabajo y los descuidos de sus propietarios, fueron capaces de asimilar y acostumbrase a esa vida sin que surgiera en ellos grandes deseos de rebelarse en contra de las instituciones de poder politico, religioso y economico. Jalil Sued Badillo, en su estudio sobre la esclavitud negra en Puerto Rico durante los primeros anos de la conquista espanola, reafirma que la unica forma posible de estudiar la vida de los esclavos es a traves del analisis de las circunstancias economicas de la institucion esclavista y como sus determinismos afectaban su realidad social. Andres Ramos Mattei y David Stark parecen estar de acuerdo con esta premisa teorica al considerar que los esclavos no poseian ningun espacio para realizar actividades que no estuviesen determinadas por las exigencias de los trabajos que realizaban o en las imposiciones de las instituciones de poder que los esclavizaban. Asi las cosas, unas decadas mas tarde se publicaron dos trabajos sobre esclavitud negra donde se reconocen algunas capacidades de movimiento, planificacion y rebelion de los esclavos en Puerto Rico. Veamos los detalles de ambas obras y sus aportaciones a la historiografia puertorriquena.

De sumisos y pasivos a rebeldes y cimarrones: las nuevas fuentes primarias

Uno de los giros mas importantes en la historiografia puertorriquena ocurrio en las decadas de 1970 y 80 cuando se comenzaron a organizar los archivos municipales de los pueblos de Puerto Rico. Por primera vez, los historiadores tendrian la oportunidad de investigar a fondo el desarrollo social de los municipios mediante el analisis de las economias de las haciendas agricolas. Entre las nuevas fuentes primarias que comenzaron a estudiarse se encuentran los libros de contabilidad de las principales haciendas agricolas, los registros parroquiales donde aparecen los nombres y las caracteristicas de las personas nacidas, bautizadas y difuntas, los padrones de riqueza de los individuos mas acaudalados junto con sus testamentos, los censos poblacionales de los municipios y los protocolos notariales. El interes y acceso a esta nueva informacion dio paso al surgimiento de la microhistoria de Puerto Rico, enfoque que se mantiene con bastante vigencia en la historiografia puertorriquena contemporanea y que modifico algunas de las conclusiones sobre la vida de los esclavos en Puerto Rico. En particular se distinguen dos obras, Esclavos rebeldes: conspiraciones y sublevaciones de esclavos en Puerto Rico 1795-1873, de Guillermo Baralt y Esclavos, profugos y cimarrones: Puerto Rico, 1770-1870, de Benjamin Nistal. Veamos algunos de los adelantos historiograficos que estas investigaciones produjeron.

Como hemos mencionado antes, las fuentes primarias estudiadas por Luis Diaz Soler lo condujeron a concluir que en Puerto Rico las pocas y aisladas revueltas de esclavos que se suscitaron en la isla fueron inspiradas por elementos revolucionarios del exterior y no por un sentimiento de rebeldia o venganza de los esclavos contra sus propietarios, sus mayorales o las instituciones de poder. Guillermo Baralt, estudiando los documentos municipales de Ponce, Manati, Vega Baja, Bayamon y Guayama logro evidenciar que en Puerto Rico los esclavos si planificaron revueltas violentas contra sus propietarios y mayorales, que estas fueron mas frecuentes en tiempos de precariedades economicas y que en la isla los hacendados blancos y el gobierno espanol vivian en constante vigilancia ante la posibilidad de levantamientos violentos similares a los ocurridos en Haiti, Martinica, Guadalupe y Santa Cruz. En otras palabras, esos esclavos sumisos, culturizados y acostumbrados a la vida producida por el sistema esclavista pasaron a ser conspiradores de sublevaciones bien orquestadas donde la planificacion ocurrio entre esclavos de distintas haciendas y donde sus elementos culturales como el baile de bomba y sus dialectos africanos sirvieron como instrumentos para el clandestinaje. (21) De esta forma, y demostrando conocimiento de las realidades sociales que los rodeaban, los esclavos en Puerto Rico planificaron sus rebeliones tomando en consideracion la fuerza militar de la oposicion, los lugares donde podian adquirir las armas de fuego necesarias para el enfrentamiento y los elementos geograficos que podian utilizar a su favor. (22) Tambien intentaron la quema de los canaverales con la intencion de distraer y dividir las fuerzas militares espanolas y las milicias urbanas, atacar las Casas del Rey que se construyeron en los municipios, liberar a los esclavos presos en los cuarteles militares para aumentar el numero de rebeldes, asaltar los almacenes de provisiones y escapar en embarcaciones maritimas hacia Haiti. (23) Sin embargo, es necesario mencionar que el autor tambien evidencia que las revueltas de esclavos, por bien planificadas que fueron, siempre fracasaron en su intento de liberar los esclavos de la opresion de los sistemas dominantes, no sin antes obligar al gobierno espanol a tomar medidas de seguridad y represalias contra los esclavos conspiradores que se vieron envueltos en estas acciones revolucionarias.

Aun cuando Guillermo Baralt reconoce la existencia de algunos espacios de libertad que los esclavos utilizaron para planificar sus revueltas, este no desliga sus practicas cotidianas y sus relaciones sociales de los determinismos de las economias locales y de los vaivenes de los mercados internacionales. Por ejemplo, el autor argumenta que durante la decada de 1820, el acceso que tuvieron las grandes haciendas azucareras de Puerto Rico a los mercados internacionales provoco una estabilidad y bonanza economica que redundo en una disminucion de las rebeliones de esclavos en la isla. (24) Por el contrario, a finales de la decada de 1830, cuando se redujo el precio del azucar en los mercados internacionales y las haciendas azucareras comenzaron a retener excedentes en la produccion que no conseguian vender, la vida cotidiana de los esclavos se afecto adversamente de tal forma que volvio a germinar "la semilla de la rebelion esclava tal como se habia dado en la decada de 1820". (25) Se reafirma en sus planteamientos al concluir que fueron los esclavos de campo los mas afectados por "las fluctuaciones del precio del azucar, la ausencia de compradores, las altas tarifas aduaneras y los efectos naturales como la sequia y el colera". (26)

Ciertamente, nosotros entendemos que entrelazar de forma tan directa los vaivenes economicos locales e internacionales a los comportamientos de los esclavos en Puerto Rico son una muestra de la excesiva dependencia de Guillermo Baralt en las teorias economicistas como forma unica de entender la vida social de las personas. Primero, concluir que debido al auge economico experimentado por las haciendas azucareras en Puerto Rico durante la decada de 1830 los esclavos decidieron no rebelarse, es inferir que de alguna forma estos se beneficiaron de este crecimiento y estabilidad economica o que entonces sus propietarios y mayorales decidieron darles mejores tratos, permitirles trabajar menos horas o ampliar sus espacios de libertad y movimiento. Nosotros no negamos que un empeoramiento de las circunstancias economicas haya provocado que las condiciones de vida de los esclavos se afectaran adversamente pues los propietarios y mayorales les exigirian mayores esfuerzos en sus trabajos, les reducirian los cuidados que debian proveerles y aumentaria las posibilidades de venderlos y separarlos de sus familias. Sin embargo, tambien entendemos que los tratos a los esclavos en nada mejoraban cuando sus propietarios ganaban mas dinero o cuando los mercados internacionales estabilizaban los precios del azucar o cuando los gobernadores recibian elogios por las ganancias que la colonia le producia a la metropolis.

Segundo, nos volvemos a reafirmar en nuestra postura acerca de las limitaciones que surgen cuando se intenta analizar las experiencias sociales de los esclavos partiendo exclusivamente de los determinismos economicos de las instituciones de poder. Estos acercamientos teoricos no permiten la observacion y analisis de las practicas cotidianas y de las relaciones sociales que construian los esclavos y las personas libres y que afectaban sus vidas de forma mas directa que un aumento o disminucion en las tarifas aduaneras en los puertos europeos. Por ejemplo, podemos mencionar los enfrentamientos y las luchas que dieron algunos esclavos por mantenerse unidos a sus familiares, las relaciones intimas entre esclavas y hombres libres y las situaciones que estas produjeron y los juicios de reclamacion de propiedad privada y derechos de advenir a la libertad que entablaron los esclavos. Mas adelante presentaremos algunas de estas experiencias vividas por los escla- vos en Puerto Rico y que las metodologias economicistas no han interesado o no han podido analizar.

Retomando el tema central de esta seccion, de la misma forma que Guillermo Baralt contradijo la sumision y pasividad de los esclavos para presentarlos como personas rebeldes y conspiradores, Benjamin Nistal en su obra Esclavos, profugos y cimarrones : Puerto Rico, 1770-1870 entiende los esclavos de Puerto Rico como personas conscientes de la realidad social que los rodea y dispuestos a enfrentar las consecuencias de convertirse en cimarrones. Por ejemplo, el autor afirma que los esclavos en Puerto Rico conocian la geografia y la naturaleza de la isla ademas de las posibles rutas maritimas que habia que seguir para desembarcar en otras islas del Caribe.27 De la misma forma eran conscientes de la importancia de sus trabajos en las haciendas agricolas, reconociendose a si mismos como los sostenedores de las economias de la colonia y teniendo claro que sus fugas, aun las de corta duracion, afectaban negativamente el sistema de produccion que con tanto celo procuraban mantener las instituciones de poder. (28) En otras palabras, lejos de ser los esclavos cobardes ante las instituciones de poder e ignorantes de las realidades que los rodeaban, Benjamin Nistal los considera listos, oportunistas y conocedores de formas en que podian afectar los intereses de quienes los esclavizaban. Por otro lado los propietarios, conscientes a su vez de los gastos economicos incurridos cada vez que habia que suspender las labores en las haciendas para ir a perseguir y capturar un esclavo cimarron, comenzaron ser mas flexibles con los esclavos que se fugaban esporadicamente y por tiempo limitado. (29)

Otro asunto planteado por Benjamin Nistal y que se ha mantenido ausente de las investigaciones sobre esclavitud negra en Puerto Rico son las aparentes ayudas que recibieron los esclavos cimarrones de manos de negros libertos y de personas blancas. Este vacio historiografico vuelve a manifestar la necesidad de ampliar los estudios acerca de las relaciones sociales que construian los esclavos y las personas libres, particularmente esas que se producian alejadas de los determinismos economicos. Mientras tanto podemos afirmar que estos dos trabajos evidentemente provocaron un cambio en la percepcion y entendimiento que se tenia en la historiografia puertorriquena sobre la vida de los esclavos en Puerto Rico. En todos los trabajos posteriores nunca se han vuelto a considerar los esclavos como personas sumisas ante las instituciones de poder o ignorantes de las circunstancias sociales y economicas que los rodeaban. Ahora bien, si la historiografia puertorriquena ya ha podido identificar y analizar la vida social de los esclavos tomando como punto de partida las categorizaciones antes mencionadas y la interpretacion de la documentacion a la luz de las teorias economicas entonces los proximos investigadores ?que asuntos nuevos podriamos presentar? Para poder continuar produciendo trabajos investigativos los historiadores tornaron su atencion al estudio de los desarrollos economicos de las grandes haciendas agricolas de la isla y al analisis de las poblaciones esclavas mediante la aplicacion de las teorias demograficas. Veamos cuales han sido algunas de las caracteristicas de estos trabajos y como estos influyeron en la historiografia sobre esclavitud negra en Puerto Rico.

Los grandes hacendados y la demografia historica: ?y los esclavos?

Como mencionamos antes, en la medida que los archivos municipales se organizaron y las fuentes primarias se restauraron y comenzaron a ser analizadas, los historiadores continuaron interesandose en la reconstruccion de la microhistoria de los pueblos. En relacion a los estudios sobre la esclavitud negra en la isla, surgieron nuevos y variados acercamientos que en adelante discutimos. Primero, los historiadores mostraron interes en el estudio de los desarrollos economicos de los pueblos tomando como punto de partida las economias de las grandes haciendas agricolas en el siglo XIX. De esta forma, las contabilidades de las grandes haciendas, las compra-ventas de esclavos realizadas por sus propietarios, las licencias para la introduccion de esclavos que fueron concedidas por el gobierno y los testamentos donde se evidenciaban las riquezas y pertenencias de los hacendados se convirtieron en el centro de atencion de los estudios sobre la esclavitud. Este interes por el estudio de los desarrollos economicos de las grandes haciendas en los municipios relego a un segundo plano la atencion hacia los esclavos de quienes en algunas investigaciones solo se mencionaban sus nombres y algunas de sus caracteristicas fisicas y mientras que en otras brillaron por su ausencia, asunto que nos llevo a cuestionarnos como era posible escribir una obra sobre esclavitud en Puerto Rico sin mencionar un solo esclavo. Nosotros entendemos que estos trabajos investigativos contribuyeron a lo que nosotros hemos calificado como la desaparicion de los esclavos negros como seres sociales capaces de construir relaciones y practicas cotidianas con las personas libres para pasar ser someramente mencionados o ignora dos por completo. Algunas de las obras publicadas e investigaciones ineditas que responden a estas caracteristicas son: Libertad y servidumbre en el Puerto Rico del siglo XIX de Fernando Pico; Azucar y esclavitud de Andres Ramos Mattei; Los amos hablan de Jose Curet; Los grandes comerciantes de Naguabo de 1865-1875: dominio economico extranjero de Maribel Cintron Ferrer; Credito y azucar: los hacendados de Humacao ante la crisis del dulce, 1865-1900 de Cuadra Cruz Ortiz; Inmigracion extranjera y cambio Social en Guayama, 1815-1840 de Eli Oquendo Rodriguez y Sugar and Slavery in Puerto Rico: The municipality of Ponce, 1815-1849 de Francisco Scarano (30).

El segundo acercamiento metodologico que ha predominado en los estudios sobre la esclavitud negra en Puerto Rico han sido los demograficos. Los investigadores han utilizado los Protocolos Notariales, los censos poblacionales, los padrones de esclavos y los registros parroquiales donde aparecen registrados los nacimientos, los bautizos y las defunciones de los esclavos para construir estadisticas y porcientos que los clasifican de acuerdo a sus caracteristicas fisicas, sus oficios, el precio que pagaron por ellos sus propietarios y sus posibles procedencias. Estos trabajos investigativos han proporcionado entendimientos acerca de la composicion poblacional de los esclavos en Puerto Rico durante el siglo XIX. Sin embargo, debemos mencionar algunas limitaciones importantes que se presentan en los estudios demograficos sobre la esclavitud negra en Puerto Rico. Primero, la fidelidad de la informacion encontrada en los documentos y divulgada en estas investigaciones es cuestionable. Por ejemplo, las edades de los esclavos son dificiles de precisar debido a que en ocasiones se desconocia la fecha exacta de su nacimiento o los propietarios mentian, reportandolos mas jovenes de lo que probablemente eran como estrategia para aumentar su valor al momento de venderlos. Segundo, los propietarios y tratantes de negros mentian a las autoridades y a los posibles compradores acerca del lugar de procedencia de los esclavos ya fuese para esconder la naturaleza del contrabando ilegal de esclavos o para que los compradores no supiesen que algunos de los esclavos que comprarian eran bozales recien traidos de Africa. Tercero, en cuanto a los trabajos que realizaban los esclavos, ha sido explicado por la historiografia puertorriquena que algunos propietarios y mayorales no obedecian los reglamentos gubernamentales ni las prohibiciones acerca de como las tarcas debian ser asignadas tomando en consideracion el sexo y la edad de los esclavos. (31) Es por esto que no se puede tomar como literalmente cierta las informaciones vertidas por los propietarios de esclavos en los informes que presentaban a las autoridades gubernamentales.

Entre las publicaciones y las investigaciones ineditas que han aplicado las metodologias demograficas en los estudios sobre esclavitud negra en Puerto Rico podemos mencionar; Cadenas de Esclavitud ... y Solidaridad (esclavos y libertos en San Juan, siglo XIX); La Esclavitud Urbana en San Juan y La Esclavitud Menor: la esclavitud en los municipios del interior de Puerto Rico en el siglo XIX. Estudio del Registro de Esclavos de 1872 de Raul Mayo Santana, Mariano Negron Portillo y Manuel Lopez Mayo; Apuntes sobre la esclavitud en San Juan de Puerto Rico, 1800-1811 de Adam Szaszdi; La manumision de esclavos en la pila bautismal en San Juan de Puerto Rico: 1800-1869 de Maria Ordonez Mercado; Esclavos y agregados en Santa Barbara, San Juan, 1823 y 1840 de Manuel Mayo Lopez; La compraventa de esclavos en San Juan, 1817-1873 de Ruben Carbonell Fernandez y Las Compraventas de esclavos y las cartas de libertad en Naguabo durante el siglo XIX (1820-1872) de Maria Consuelo Vazquez de Martin. (32)

Nosotros entendemos que en vez de enfocarse en los desarrollos economicos de las grandes haciendas agricolas en Puerto Rico y dejando de mencionar a los esclavos que eran los que precisamente hacian esa produccion realidad o dedicarse a cuantificar y clasificar los esclavos en cifras numericas que dificilmente se pueden verificar, los estudios sobre la esclavitud negra en Puerto Rico deberian concentrar sus esfuerzos en devolverles a los esclavos su personalidad y su capacidad de construir relaciones sociales mediante la reinterpretacion antropologica de la documentacion antes estudiada. Por ejemplo, nosotros hemos estudiado el Padron de Esclavos de Naguabo de 1838 y los Protocolos Notariales de este municipio y lejos de conformarnos con crear estadisticas y porcientos hemos dedicado nuestros esfuerzos a estudiar la composicion familiar de los esclavos y las luchas que estos realizaron en un intento por mantenerse unidos. (33) Nuestros hallazgos demuestran que debido a las constantes ventas realizadas por hacendados de Naguabo a otros fuera del municipio, a las familias esclavas se les hizo muy dificil mantenerse unidas. El miembro mas ausente en las familias esclavas fue el varon adulto quien generalmente era el encargado de realizar los trabajos de campo, situacion que aumentaba su cotizacion en el mercado y su propension a ser vendido. Ademas era el esclavo que mas se exponia a sufrir de accidentes en su trabajo o a ver sus anos de vida reducidos debido a los esfuerzos realizados en sus tareas. En cuanto a sus luchas por mantenerse unidos a sus familiares hemos podido identificar y analizar los esfuerzos que realizaron algunos esclavos utilizando el apoyo de personas libres, asunto que como mencionamos antes fue planteado por Benjamin Nistal sin que este lo abordara en detalle. Por ejemplo, el 22 de mayo de 1847 Maria, una cocinera esclava de veinticuatro anos de edad y su nueva propietaria dona Maria Ramos presentaron una demanda contra su antiguo dueno don Francisco Pou alegando que este habia vendido el hijo que habian procreado juntos. Decia la esclava Maria:
   ... que no tan solo la suerte la ha perseguido aun antes de nacer
   condenandola a la perpetua esclavitud, sino que tambien le
   aguardaba el engano de un hombre que, manifestando las armas de la
   seduccion, no podia menos que conseguir las pretensiones para
   fecundarla con la estrecha promesa de dar libertad a la prole que
   resulto. (34)


Como se ha senalado correctamente en la historiografia puertorriquena, los esclavos no poseian personalidad juridica y el "sindico-procurador de esclavos", persona encargada de velar que los propietarios cumpliesen con los reglamentos gubernamentales, en muchas ocasiones no prestaba atencion a sus reclamos. (35) Es por esto que esta ocasion la esclava Maria necesito el apoyo de una persona libre para que sus reclamaciones se hicieran escuchar ante las instituciones de poder. Aun cuando dona Maria Ramos haya decido ayudar a la esclava Maria porque se compadecio de su situacion o porque sabia que esta no seria capaz de realizar los trabajos domesticos requeridos debido al sufrimiento causado por la separacion de su hijo, lo cierto es que ambas construyeron una relacion social que no puede ser identificada ni comprendida interpretando la documentacion a traves de metodologias economicistas o demograficas.

Continuando con el caso judicial, Don Francisco Pou alego que el hijo no era de el y que como su propiedad se lo habia vendido a don Joaquin Primo residente del municipio de San Lorenzo. Las autoridades decidieron en contra de la esclava Maria al exigirle que presentase evidencias de la paternidad del hijo que alegaba haber procreado con don Francisco Pou. Mientras tanto, dona Maria Ramos continuaba realizando gestiones para comprar el hijo de Maria con el fin de <<aliviar las penas de mi criada>>.36 Nuevamente nos reafirmamos en que este caso judicial es parte de esas relaciones sociales de solidaridad y conflicto construidas entre esclavas y personas libres que, primero se encuentran alejadas de los determinismos economicos y segundo, devuelven la personalidad social a los esclavos, asunto que como mencionamos ha venido desapareciendo en la historiografia puertorriquena.

Estas criticas y sugerencias no son del todo nuestras, pues algunos historiadores han venido llamando la atencion acerca de la necesidad de reinterpretar la vida de los esclavos como se ha concebido hasta ahora en la historiografia puertorriquena. Por ejemplo, Francisco Scarano ha senalado la necesidad de reconsiderar la pasividad de los esclavos para comenzar a comprenderlos como "habiles usuarios de los espacios vitales que las relaciones de poder imperantes les concedian". (37) De forma similar se ha expresado Fernando Pico al senalar que:
   Una tendencia previa a ver los movimientos sociales como reflejo
   automatico de los procesos economicos y subsecuente desinteres por
   la sociedad esclavista han dejado una vision estatica y poco
   estimulante del periodo (siglo XIX). Se ha discutido mas sobre la
   esclavitud como institucion economica que sobre la sociedad
   esclavista y los esclavos mismos. El resultado es que el publico
   general ve a los esclavos como una masa indistinta, aplicada a unas
   faenas agricolas, y sujeta a continuas vejaciones. No hay mas nada
   que buscar. (38)


Nosotros estamos de acuerdo en que la historiografia sobre la esclavitud negra en Puerto Rico debe moverse a estudiar las relaciones sociales y las practicas cotidianas que construyeron los esclavos y las personas libres para superar los limites que hasta ahora se han encontrado en las investigaciones recientes. Sin embargo, entendemos que este cometido no podra alcanzarse mientras los historiadores continuen aplicando las metodologias economicistas y demograficas que hemos venido analizando en este trabajo. Tambien reconocemos que muchas de las fuentes primarias, particularmente las que pertenecen a los archivos municipales, ya han sido estudiadas anteriormente y que resultaria cuesta arriba encontrar informacion nueva que no haya sido analizada y publicada. Por esta razon, nosotros proponemos realizar una reinterpretacion antropologica a la documentacion que ha sido utilizada en trabajos anteriores. En la proxima seccion presentamos algunas teorias y conceptos que hemos venido aplicando en nuestras investigaciones junto con las conclusiones que hemos podido alcanzar.

La vida cotidiana de los esclavos: una reinterpretacion antropologica

Como hemos venido mencionando, la historiografia sobre la esclavitud negra en Puerto Rico ha condicionado la vida social de los esclavos a los vaivenes de las economias locales e internacionales y a los desarrollos economicos de las grandes haciendas agricolas. Estos acercamientos metodologicos han provocado una falta de atencion al estudio de las relaciones sociales y las practicas cotidianas que construian los esclavos y personas libres alejadas de los determinismos economicos. Para nosotros poder desligar la vida social de los esclavos de los determinismos economicos de las instituciones de poder utilizaremos la definicion de vida cotidiana planteada por Emma Leon en su obra Usos y discursos teoricos sobre la vida coti diana.

Para comenzar, Emma Leon reconoce que la mayoria de los teoricos c investigadores historicos definen el concepto vida cotidiana como las practicas y los procesos que realizan los individuos para mantener y asegurar la supervivencia de los miembros de una sociedad. (39) Sin embargo, debemos entender que no todos los actos realizados por los miembros de una sociedad estan intrinsecamente ligados a la supervivencia del grupo o a los determinismos de las estructuras economicas, sino que las personas realizan otras actividades en su diario vivir que merecen igual atencion. Esta ampliacion en la conceptualizacion de vida cotidiana nos permitira a nosotros analizar esas relaciones sociales y practicas cotidianas construidas entre esclavos y personas libres fuera de los determinismos de las estructuras de poder economico. Por ejemplo, antes hemos mencionado como David Stark argumenta que el calendario liturgico y las epocas de zafra y recogido de los cultivos eran los factores determinantes a la hora de los esclavos contraer matrimonio, estableciendo de esta forma que la sexualidad entre los esclavos solo se producia dentro de esos parametros. Estas conclusiones aparentan eliminar toda posibilidad de encuentros sexuales esporadicos entre esclavos a la vez que niega la existencia de relaciones intimas entre esclavas y hombres libres. Ahora bien, nosotros nos preguntamos ?realmente se puede limitar la sexualidad humana al calendario de intereses de las instituciones de poder economico? ?Como se construyeron algunas relaciones intimas entre esclavas y hombres libres en Naguabo? ?Cual fue el resultado de estas relaciones? Entre las esclavas y los hombres libres, ?quien se beneficio mas de estos encuentros sexuales? Veamos.

En nuestra investigacion realizada en el municipio de Naguabo nosotros encontramos que en cinco ocasiones un hombre libre compro la Carta de Libertad de la esclava y de los hijos que procrearon juntos. Estos fueron: el 3 de febrero de 1830, don Miguel, hijo de don Cristobal Ramirez y dona Micaela Cabrera, libero a Eugenia y a la hija de ambos Ramona (40). El 6 de octubre de 1832, don Francisco Miguel libero a Paula y al hijo de ambos Juan Saturnino. (41) El 30 de marzo de 1841, don Pedro Pilar Rivera libero a Eusebia y la hija de ambos Maria Balbina. (42) El 25 de noviembre de 1844, don Jose Melendez libero a Maria y al hijo de ambos Ciprian (43). Finalmente en alguna fecha entre los anos 1849 y 1852, don Jose Quintana libero a Catalino de cinco anos y a su hermana Maria de los Reyes de dos, sin que hayamos podido localizar el nombre de su madre. (44) Para poder contestarnos las interrogantes antes mencionadas no podemos recurrir a las teorias economicas o demograficas que han sido utilizadas en la mayoria de los trabajos sobre esclavitud negra en Puerto Rico. Para poder analizar esta informacion necesitamos aplicar algunas teorias antropologicas que en adelante presentamos.

Primero, ?como se construyeron algunas relaciones intimas entre esclavas y hombres libres en Naguabo? Rafael Antonio Diaz Diaz en su obra Esclavitud, region y ciudad: el sistema esclavista urbano-regional en Santafe de Bogota, 1700-1750 propone el concepto de "acercamiento y alejamiento" para analizar el desarrollo inicial de las relaciones sociales entre esclavas y hombres libres. Acercamiento y alejamiento se refiere a las acciones y movimientos que realizaron las esclavas para acercarse a la cotidianidad de los hombres libres con la intencion de comenzar a alejarse de las instituciones de poder que las dominaban. Mediante la utilizacion de practicas cotidianas las mujeres esclavas entraban en el nucleo social de los hombres libres en busca de aumentar sus espacios de libertad en su esclavitud. (45) Ahora, para poder explicar el encuentro sexual y el resultado de estas relaciones intimas aplicaremos los conceptos de <<estrategia y tactica>> expuestos por Michel de Certcau en su obra La Invencion de lo Cotidiano: Artes de Hacer. De Certeau define las "estrategias" como aquellas practicas cotidianas donde los individuos con voluntad y poder se aislan en un ambiente que les es favorable, pues pueden manejar las relaciones de poder desde una base institucional que los justifica (46). En otras palabras los hombres libres, ejerciendo el poder delegado por las instituciones de gobierno en la forma de reglamentos, construyeron practicas cotidianas a favor de sus intereses personales a sabiendas que las mujeres esclavas carecian de las herramientas para contrarrestarlos. Recordemos el caso judicial donde don Francisco Pou utilizo la estrategia de refugiarse en los reglamentos gubernamentales y en el poder de las instituciones dominantes para colocar el peso de la evidencia paternal en la esclava Maria. Por el contrario, en los cinco casos que hemos mencionado las esclavas lograron que los hombres libres les compraran a ellas y a sus hijos las Cartas de Libertad. Desde la perspectiva de las esclavas podriamos hablar de <<tacticas>>, definidas por De Certeau como las practicas cotidianas realizadas por individuos que carecen de poder institucional y que recurren al aprovechamiento de los <<momentos oportunos>> para sacar ventajas de las fuerzas que le son ajenas. (47) En otras palabras las esclavas, carentes de poder y justificacion institucional, construyeron relaciones sociales mediante la utilizacion de practicas cotidianas que les permitieron advenir al control y balancear la situacion a su favor.

Como resultado, nosotros creemos que inicialmente estas cinco mujeres esclavas se acercaron a los hombres libres con la intencion de comenzar a desarrollar una relacion social que les permitiese alejarse de las instituciones de poder que las dominaban a la vez que aumentaban sus espacios de libertad en su esclavitud. Con esta conclusion pretendemos descartar una aparente sumision y pasividad de las mujeres esclavas, entendiendolas como habiles forjadoras de espacios sociales que les serviran como herramientas a su favor. Luego de encontrarse dentro de los circulos cotidianos de los hombres libres, las esclavas utilizaron su sexualidad como tactica para vencer, a traves de ellos, el dominio de las instituciones de poder y alcanzar su libertad y la de sus hijos. Los hombres libres, en lo que podriamos conceptualizar como una ilusion de dominio pues piensan que estan en control de la situacion cuando son las esclavas con sus tacticas quienes las dominan a ellos, deciden formar una familia pagando por la libertad de ambos esclavos y acarreando de esta forma cualquier estigmatizacion social producida por la union de un hombre libre y una mujer liberta, si es que realmente ocurria tal fenomeno social. Al final son las mujeres esclavas las beneficiarias en esta relacion social creada por ellas mediante la utilizacion de practicas cotidianas pues alcanzaron la libertad de ellas y de sus hijos.

Retomando los planteamientos de Emma Leon sobre el concepto vida cotidiana, la autora argumenta que los investigadores han priorizado el estudio de las transformaciones o rupturas con funcion de cambio social realizadas por los protagonistas de la historia social, entiendase los politicos, los filosofos o los militares. Estos acercamientos teoricos impiden la apreciacion y analisis de esos pequenos enfrentamientos cotidianos entre personas que carecen de "fuerza conflictiva organizada" y los administradores de las instituciones de poder. (48) En nuestras investigaciones hemos encontrado varios conflictos judiciales entre esclavos y sus propietarios. Ahora, si bien es cierto que los esclavos en Puerto Rico carecian de personalidad juridica y como hemos mencionado antes, en muchas ocasiones el Procurador de Esclavos no atendia los reclamos de los esclavos ante sus duenos, lo cierto es que en ocasiones los esclavos conseguian el apoyo y representacion de personas libres mientras que en otros momentos a los propios esclavos se les concedian audiencias antes los alcaldes de los municipios. ?Como podemos explicar que un esclavo, siendo propiedad privada de otra persona y carente de personalidad juridica, pudiese provocar que las autoridades atendiesen sus reclamos e incluso en ocasiones decidieran a su favor?

Consideremos los tribunales donde se atendian los reclamos de los esclavos a sus propietarios como un "campo social" definido segun Pierre Bourdieu como un "espacio social especifico en el que las relaciones se definen de acuerdo al poder o capital especifico que es detentado por los agentes que entran en lucha o en competencia en ese espacio". (49) En este campo social la fuerza relativa de los competidores, su posicion en el juego y las estrategias que puedan realizar seran definidas en relacion al capital cultural que posean y que puedan emplear a su favor. En otras palabras, tanto el esclavo como los propietarios se enfrentan en este forcejeo utilizando cada uno distintas formas de poder que obligan al otro a responder. Por ejemplo, los propietarios entran al campo social con el derecho de pertenencia del propio esclavo que les reclama, asunto que les proporciona una ventaja que dificilmente podamos encontrar en otras situaciones. Ademas, los grandes hacendados poseian la capacidad economica y las relaciones sociales necesarias para conseguir que los administradores del poder interpretaran los reglamentos gubernamentales a favor de sus intereses. Por el otro lado, los esclavos traen al campo social su capacidad de negarse a trabajar y provocar perdidas economicas a sus propietarios. Tambien traen su capacidad de rebelarse violentamente, de escaparse a los montes de la isla y de realizar huelgas de hambre, tal como los estudios de Guillermo Baralt y Benjamin Nistal ya han demostrado. Nosotros entendemos que los esclavos, aun carentes de personalidad juridica y en clara desventaja frente a sus propietarios, lograban ejercer suficiente presion como para provocar que las instituciones de poder gubernamental atendiesen sus reclamos. Veamos algunos de los casos judiciales que hemos podido encontrar en nuestras investigaciones.

El 21 de mayo de 1838 Maria, una esclava inglesa que habia sido introducida ilegalmente junto con su hijo Luis procedente de la isla de San Martin, demando a su propietario Jose Maria Melendez alegando tener depositados "siete pesos macuquinos, una potranca y diez reses, de las cuales tres son vacas, cinco son novillas y dos terneras (que habia conseguido) con su trabajo e industria". (50) Ademas, alegaba tener un hijo con don Melendez llamado Jose de los Santos a quien le habia prometido que emanciparia en la pila bautismal y este se habia negado. El alcalde de Naguabo intervino en favor de la esclava y el 21 de mayo de 1838, don Jose Maria Melendez le entrego la Carta de Libertad a su presunto hijo bajo el nombre de Jose de Espincr Santos. (51)

En otro caso, el esclavo Jose Maria Garcia demando a su antiguo propietario don Francisco Antonio de Torres reclamandole que en el transcurso de catorce anos habia acumulado "siete vacas prenadas, dos yeguas y doce gallinas con el fin de adquirirse su libertad". (52) Menciono ademas que este le habia ofrecido cuarenta pesos macuquinos, pero que los rechazo por considerarlos de mayor valor. El 6 de junio de 1846, las autoridades determinaron que los animales le pertenecian al esclavo Jose Maria Garcia y el 2 de marzo de 1847 se decidio que don Francisco Antonio de Torres debia pagarle 30 pesos por su valor. En esta ocasion el esclavo Jose Maria Garcia tuvo que conformarse con una cantidad inferior a la que reclamaba. (53)

En otra reclamacion judicial, el 8 de marzo de 1861 el esclavo Dionisio, representado por su dueno don Pablo, demando a su anterior propietaria dona Maria de Loto quien habia acordado cuidarle "seis reses que valen 400 pesos". (54) El alcalde, don Francisco de Vega decidio que se le debian pagar a Dionisio quinientos pesos a razon de seis pesos mensuales. Este pagare provoco que el esclavo tuviese que esperar siete anos para recuperar el dinero con el que compraria su libertad. (55) Ademas de estas reclamaciones sobre propiedad privada encontramos tres casos judiciales donde los esclavos, en pleno conocimiento de los Reglamentos gubernamentales vigentes y de los derechos que en cierta medida les asistian, demandaron a sus propietarios reclamando su libertad. Esta documentacion nos ayuda a visualizar a los esclavos en Puerto Rico como personas conscientes de algunas de las realidades que los rodeaban, superando asi presunciones impregnadas en la historiografia puertorriquena que tienden a comprender a los esclavos como meros trabajadores agricolas automatizados en la espera de una abolicion que, en el caso de Puerto Rico, aparento en muchas ocasiones no acabar de producirse. Veamos.

En el primer caso, el 7 de octubre de 1871 el esclavo Benito Medina demando a su mayordomo don Juan Bautista Colon y a su propietaria dona Martorell y Soler alegando que ya habia cumplido la edad requisito y los anos de trabajo necesarios para retirarse. Argumento Benito que era hijo de los esclavos Tomas y Maria, que en el 1834 cuando tenia veinticinco anos de edad habia llegado a Naguabo procedente de Martinica bajo el poder de Madame Vemy quien, para aquel entonces, lo vendio a don Luis Mario Padical. Ademas senalo Benito Medina en la demanda que sufria de ulceras, padecimiento que limitaba su eficiencia en los trabajos. En el Capitulo XII, Articulo 1 del Reglamento sobre la educacion, trato y ocupaciones que deben dar a sus esclavos los duenos o mayordomos de esta Isla, establecia que el esclavo que "perseverare en el servicio tambien sin nota por cinco anos mas, que viene a ser a los sesenta y cinco de su edad, obtendra una absoluta libertad". (56) De la misma forma el Articulo 4 del Capitulo IV establecia que "los esclavos que por mucha edad o por enfermedad no se hallen en estado de trabajar, deberan ser alimentados por los duenos, sin que estos puedan concederles la libertad por descargarse de ellos". (57)

Dona Martorell, demostrando un gran interes por retenerlo como esclavo, argumento que en sus averiguaciones habia descubierto que Benito habia nacido en Guadalupe y debido al terremoto ocurrido en esa isla en el ano 1839, la mayoria de las actas bautismales que se encontraban en la Iglesia de Eort de France habian quedado sepultadas. Para resolver la disputa, dona Martorrel presento ante las autoridades los testimonios del doctor Gabriel Camacho y del licenciado Ramon Dapena quienes determinaron que de acuerdo al aspecto fisico de Benito, este debio haber nacido en 1814, por lo que en la actualidad tendria solo cincuenta y ocho anos de edad. Sin embargo, ambos reconocieron que la enfermedad de Benito lo incapacitaba para la mayoria de los trabajos en la hacienda por lo que recomendaron "su abolicion parcial de la esclavitud", conclusion que fue aceptada por el magistrado. (58)

De la misma forma, el 18 de noviembre de 1861 el esclavo Mateo, hijo de Manuela y perteneciente a don Jose Maria de los Rios, reclamo su retiro por haber cumplido la edad de sesenta y cinco anos. Ademas de presentar su acta bautismal que senalaba que habia nacido el 23 de septiembre de 1797 expreso "... que (me) he dedicado al asiduo trabajo que me han impuesto mis senores sin nota alguna que me haga desmerecer a la gracia senalada". (59) Las autoridades determinaron denegar el reclamo del esclavo Mateo porque no tenia cumplidos los sesenta y cinco, sino solo sesenta y cuatro. Ademas, tampoco tenia derecho a la reduccion de jornada de trabajo debido a que solo llevaba en la hacienda de don Jose Maria de los Rios diez u once anos.

Finalmente, los esclavos casados Juan Jose y Eduviges, pertenecientes a dona Paula Cuadra y en representacion de su hija y tambien esclava de diecisiete anos Maria Aurelia reclamaron su libertad alegando que en el ano 1857, el matrimonio de don Salvador Perez y dona Manuela Polanco, junto a su hija dona Ysabel Perez y su esposo el Comandante de Fajardo don Miguel Clemente se la habian llevado por doce dias a Espana. El Reglamento de Esclavos de 1826 establecia que los esclavos que pisasen Espana o cualquier tierra libre advenian su libertad. (60) Argumentaron los padres de Maria Aurelia que pasado un tiempo, don Salvador Perez murio y su hijo don Rodolfo Perez, quien residia en Espana, habia encargo su herencia a don Ramon Grillo de Caguas. Este a su vez habia ofrecido en venta a Maria Aurelia, desconociendo del viaje realizado con la familia Perez a Espana. (61) Lamentablemente el documento de este caso judicial se encuentra incompleto y no hemos podido encontrar la decision final tomada por las autoridades.

Conclusiones

En la primera seccion de este trabajo presentamos una pequena revision historiografica acerca de como se comenzaron a construir las practicas cotidianas y las relaciones sociales de los esclavos en Puerto Rico partiendo del positivismo historico y de la historia economica. La interpretacion de la documentacion encontrada por Luis Diaz Soler lo condujo a categorizar a los esclavos segun los trabajos que realizaban en las haciendas agricolas. Estas fueron los esclavos domesticos, los esclavos de tala y los esclavos jornaleros. El autor argumenta que las practicas cotidianas y las experiencias vividas por los esclavos estaban determinadas por las relaciones sociales que construian con las personas libres partiendo de sus labores en las haciendas. En otras palabras, dependiendo el trabajo que realizara el esclavo, asi serian sus relaciones sociales y sus practicas cotidianas. Con algunas modificaciones, estas categorizaciones influyeron en la historiografia sobre esclavitud negra en Puerto Rico, llegando a considerarse imposible analizar la vida de los esclavos fuera de los determinismos de las instituciones de poder economico, politico o religioso. Sin embargo, el acceso a nuevas fuentes documentales, particularmente las concernientes a los municipios de Puerto Rico produjo nuevos trabajos investigativos que evidenciarian la capacidad de los esclavos de rebelarse contra las instituciones de poder que los esclavizaban. Estas dos obras las discutimos en la segunda seccion de este articulo.

Tanto Esclavos rebeldes: conspiraciones y sublevaciones de esclavos en Puerto Rico 1795-1873, de Guillermo Baralt como Esclavos, profugos y cimarrones: Puerto Rico, 1770-1870, de Benjamin Nistal fueron trabajos pioneros que ayudaron a aclarar los entendimientos que sobre los esclavos en Puerto Rico se tenia. En ambas obras los esclavos en la isla pasaron de ser considerados sumisos, culturizados e ignorantes de las realidades sociales que los rodeaban para ser entendidos como rebeldes, listos y planificadores en el clandestinaje. Ambos autores reconocieron la capacidad de los esclavos de aprovechar los pocos espacios de libertad que disfrutaban dentro de su condicion de esclavos para comunicarse entre ellos, para conocer la geografia del pais y para estar al tanto de los sucesos ocurridos en otras islas del Caribe. Sin embargo, ninguno de los dos autores desliga los determinismos economicos de la vida cotidiana de los esclavos, considerando los desarrollos y vaivenes de los mercados locales e internacionales como los factores que principalmente afectaban sus relaciones sociales y sus practicas cotidianas. Luego se produjo otro giro en la historiografia sobre la esclavitud negra en Puerto Rico, esta vez prestando atencion a los desarrollos de los municipios de la isla a partir del analisis de las economias de las principales haciendas agricolas. Este tema lo tratamos en la seccion tres de este trabajo.

En la seccion tres analizamos como la atencion al estudio de las riquezas de las grandes haciendas agricolas y el auge por los estudios demograficos de las poblaciones esclavas provoco lo que nosotros hemos llamado la desaparicion del esclavo como persona constructora de relaciones sociales y de practicas cotidianas. En otras palabras, el esclavo paso de ser comprendido como un ser social a ser entendido como una estadistica plasmada en graficas que en muchas ocasiones contienen informacion poco certera o creible. Tambien presentamos a manera de ejemplo un caso judicial entre la esclava Maria, su nueva propietaria dona Maria Ramos y su antiguo propietario don Francisco Pou donde pudimos apreciar como se desarrollaron relaciones sociales de solidaridad y de conflictos entre esclavas y personas libres. Mas detalles sobre algunas de las teorias y conceptos antropologicos que hemos venido aplicando en la reinterpretacion de la documentacion de Naguabo la presentamos en la cuarta seccion.

Finalmente, en la cuarta seccion de este articulo presentamos evidencia acerca de como las esclavas utilizaron practicas cotidianas para construir relaciones sociales con hombres libres con el proposito de aumentar sus espacios de libertad en su esclavitud. Acercandose a la cotidianidad de los hombres libres mediante tacticas de dominacion, estas esclavas se alejaron de las instituciones de poder y lograron que hombres libres les comprasen la Carta de Libertad a ellas y a los hijos que procrearon juntos. Tambien presentamos algunos casos judiciales donde esclavos reclamaron su propiedad privada y el derecho a la libertad de ellos o de sus hijos. Pudimos apreciar como los esclavos, aun carentes de personalidad juridica, ejercian suficiente presion como para obligar a las autoridades a escuchar sus reclamos. Al final, nosotros esperamos que este trabajo sirva como punto de partida para otros investigadores que interesen reinterpretar la documentacion sobre esclavitud negra en Puerto Rico desde otros paradigmas teoricos que no sean los responsables de la desaparicion de los esclavos como seres sociales capaces de construir relaciones sociales y practicas cotidianas con las personas libres.

Bibliografia

Fuentes Primarias

Archivo General de Puerto Rico (AGPR), Fondo de los gobernadores espanoles, Esclavos 23, caja 65, 1838-1839; caja 66, 1840-1847; caja 77, 1860-1864.

AGPR, Protocolos Notariales, Naguabo, caja 1124, 1830-1833; caja 1127, 1839-1841; caja 129, 1844-1845; caja 1134, 1849-1852.

Fuentes Secundarias

Baralt, Guillermo, Esclavos rebeldes: conspiraciones y sublevaciones de esclavos en Puerto Rico, 1795-1873, 6ta. ed., Ediciones Huracan, Rio Piedras, 2006.

Carbonell Fernandez, Ruben, "La compraventa de esclavos en San Juan, 1817-1873", tesis de maestria, Departamento de Historia, Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras, 1976.

Castrillon Costa, Hector R., "Esclavitud y vida cotidiana en Naguabo 18151872", tesis de maestria, Departamento de Historia, Universidad Interamericana de Puerto Rico, Rio Piedras, 2014.

Castro Arroyo, Maria de los Angeles, "De Salvador Brau hasta la novisima historia: un replanteamiento y una critica", en op. cit., num., 4, Rio Piedras, 1988-1989, pp. 9-55.

Cintron Ferrer, Maribel, "Los grandes comerciantes de Naguabo de 18651875: dominio economico extranjero", tesis de maestria, Departamento de Historia, Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras, 1990.

Coll y Toste, Cayetano, Boletin historico de Puerto Rico, tomos I-XIV, Ateneo Puertorriqueno, Ediciones LEA, San Juan, 2004.

Cruz Ortiz, Cuadra, "Credito y azucar: los hacendados de Humacao ante la crisis del dulce, 1865-1900", tesis de maestria, Departamento de Historia, Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras, 1985.

Curet, Jose, Los amos hablan, Editorial Cultural, Rio Piedras, 1986.

De Certeau, Michel, La invencion de lo cotidiano: Artes de hacer, Departamento de Historia, Universidad Iberoamericana, Mexico, 1986.

Diaz Diaz, Rafael Antonio, Esclavitud, region y ciudad: el sistema esclavista urbano-regional en Santafe de Bogota, 1700-1750, Centro Editorial Javeriano, Bogota, 2001.

Diaz Soler, Luis, Historia de la esclavitud negra en Puerto Rico, Editorial de la Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras, 2005.

Garcia India, Andres, "La Regla de la Teoria de la Practica de Pierre Bourdieu", en Acciones e investigaciones sociales, Universidad de Zaragoza, 1999, pp. 243-267.

Leon, Emma, Usos y discursos teoricos sobre la vida cotidiana, Universidad Nacional Autonoma, Mexico, 1993.

Lopez Mayo, Manuel, "Esclavos y agregados en Santa Barbara, San Juan, 1823 y 1840", tesis de maestria, Departamento de Historia, Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras, 2002.

Mayo Santana, Raul, Negron Portillo, Mariano y Lopez Mayo, Manuel, La esclavitud urbana en San Juan, Ediciones Huracan, Rio Piedras, 1992.

--, Cadenas de esclavitud ... y solidaridad (esclavos y libertos en San Juan, siglo XIX), Editorial de la Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras, 1997.

--, "La esclavitud menor: la esclavitud en los municipios del interior de Puerto Rico en el siglo XIX. Estudio del Registro de Esclavos de 1872" en Centro de Investigaciones Sociales de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras, 2007.

Nistal Moret, Benjamin, Esclavos profugos y cimarrones: Puerto Rico 1770-1870, Editorial de la Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras, 1984.

Oquendo Rodriguez, Elli, "Inmigracion extranjera y cambio social en Guayama, 1815-1840", tesis de maestria, Departamento de Historia, Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras, 1986.

Ordonez Mercado, Maria, "La manumision de esclavos en la pila bautismal en San Juan de Puerto Rico: 1800-1869", tesis de maestria, Departamento de Historia, Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras, 1994.

Pico, Fernando, Libertad y servidumbre en el Puerto Rico del siglo XIX, Ediciones Huracan, Rio Piedras, 1983.

--, Ponce y los rostros rayados. Sociedad y esclavitud, 1800-1830, Ediciones Huracan, Rio Piedras, 2012.

Ramos Mattei, Andres, Azucar y esclavitud, Editorial de la Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras, 1982.

--, "Las condiciones de vida del esclavo en Puerto Rico: 1840-1873", en Anuario de Estudios Americanos, num. 43, 1986, pp. 377-390.

Scarrano, Francisco, "Sugar and slavery in Puerto Rico: The municipality of Ponce, 1815-1849", Ph. D. dissertation, Department of History, Columbia University, 1978.

--, "Poblacion esclava y fuerza de trabajo: problemas del analisis demografico de la esclavitud en Puerto Rico, 1820-1873", en Anuario de Estudios Americanos, num. 43, 1986, pp. 1-22.

Stark, David, "Aprovechandose de las oportunidades: buscando el momento oportuno para contraer matrimonio entre la poblacion esclava de Puerto Rico a traves del siglo XVIII", en Caribbean Studies, vol. 33, num. 1, enero-junio, 2005, pp. 177-203.

Sued Badillo, Jalil y Lopez Cantos, Angel, Puerto Rico Negro, Editorial Cultural, San Juan, 2007.

Szaszdi, Adam, "Apuntes sobre la esclavitud en San Juan de Puerto Rico, 1800-1811", en Anuario de Estudios Americanos, num. 24, 1967, pp. 145.

Vazquez de Martin, "Maria Consuelo, las compraventas de esclavos y las cartas de libertad en Naguabo durante el siglo XIX (1820-1872)", tesis de maestria, Departamento de Historia, Universidad de Puerto Rico, Rio Piedras, 1980.

Hector R. CASTRILLON COSTA, Profesor en la Escuela Intermedia Fullmore, correo electronico: hectorcastrillon@yahoo.com

Recibido el 13 de septiembre de 2016; aceptado el 27 de octubre de 2016

(1) Castro Arroyo, 1988-89, pp. 11-55.

(2) Diaz Soler, 2005.

(3) Ibidem, p. 150.

(4) Idem.

(5) Ibidem, p. 151.

(6) Idem.

(7) Idem.

(8) Ibidem, 153.

(9) Ibidem, 154.

(10) Ibidem, pp. 155-157.

(11) Idem.

(12) Ibidem, pp.201.

(13) Ibidem, pp. 149.

(14) Ibidem, p. 158.

(15) Baralt, 2006, p. 164.

(16) Mariano Negron y Mayo Santana, 1992.

(17) Sued Badillo y Lopez Cantos, 2007, p. 136.

(18) Mattei, 1986.

(19) Ibidem, pp. 377-390.

(20) Stark, 2005, pp. 177-203.

(21) Baralt, 2006, p. 174.

(22) Ibidem, p. 172.

(23) Ibidem, p. 173-175.

(24) Ibidem, p. 162.

(25) Ibidem, p. 163.

(26) Ibidem, p. 164.

(27) Nistal, 1984, pp. 5-9.

(28) Ibidem, p. 9.

(29) Ibidem, 21.

(30) Pico, 1983; Ramos Mattei, 1982; Curet, 1986; Cintron Ferrer, 1990; Cruz Ortiz, 1985, Oquendo Rodriguez, 1986; Scarano, 1978.

(31) Diaz Soler, 2005, p. 155.

(32) Mayo Santana, Negron Portillo y Lopez Mayo, 1992, 1997, 2007; Szaszdi, 1967; Ordonez Mercado, 1994; Carbonell Fernandez, 1976; Vazquez de Martin, 1980.

(33) Naguabo es un pequeno municipio de la costa este de Puerto Rico cuyo puerto maritimo durante el siglo xix sirvio de entrada para un sinnumero de esclavos provenientes principalmente de las Antillas Menores. Nuestras investigaciones y reinterpretaciones antropologicas se han concentrado en la documentacion de este municipio, la misma que en otros trabajos habia sido utilizada para construir estudios demograficos y analisis acerca de las riquezas de los principales hacendados. Vease Hector R. Castrillon Costa, "Esclavitud y vida cotidiana en Naguabo 1815-1872", tesis de maestria. Departamento de Historia, Universidad Interamericana de Puerto Rico, Rio Piedras, 2014.

(34) AGPR, Fondo Gobernadores espanoles de Puerto Rico, Esclavos, entrada 23, caja 66, 1840-1847.

(35) Baralt, 2006, p. 164.

(36) Archivo General de Puerto Rico, en adelante AGPR, Fondo Gobernadores espanoles de Puerto Rico, Esclavos, entrada 23, caja 66, 1840-1847.

(37) Scarano, 1986, p. 4.

(38) Pico, 2012, pp. 11-12.

(39) Leon, 1999, p. 26.

(40) AGPR, Protocolos Notariales, Naguabo, 1830-1833, c. 1124.

(41) Idem.

(42) AGPR, Protocolos Notariales, Naguabo, 1839-1841, c. 1127.

(43) AGPR, Protocolos Notariales, Naguabo, 1844-1845, c. 1129.

(44) AGPR, Protocolos Notariales, Naguabo, 1849-1852, c. 1134.

(45) Diaz, 2001, p. 202.

(46) De Certeau, 1986, pp. XLIX-1.

(47) Ibidem, p. 1.

(48) Leon, 1999, pp. 123-126.

(49) Garcia Inda, 1999, p. 250.

(50) AGPR, Fondo Gobernadores espanoles de Puerto Rico, c. 65, 1838-1839.

(51) Idem.

(52) AGPR, Fondo Gobernadores espanoles de Puerto Rico, c. 66, 1840-1847.

(53) Idem.

(54) AGPR, Fondo Gobernadores espanoles de Puerto Rico, c. 77, 1860-1864.

(55) Idem.

(56) Coll y Toste, 1914-1918, pp. 270-271.

(57) Ibidem, p. 266.

(58) AGPR, Fondo Gobernadores espanoles de Puerto Rico, Esclavos, entrada 23, caja 70, 1870-1873.

(59) AGPR, Fondo Gobernadores espanoles de Puerto Rico, Esclavos, entrada 23, caja 77, 1860-1864.

(60) Diaz Soler, 2005, p. 243.

(61) AGPR, Fondo Gobernadores espanoles de Puerto Rico, Esclavos, entrada 23, caja 77, 1860-1864.
COPYRIGHT 2016 Instituto Panamericano de Geografica e Historia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Castrillon Costa, Hector R.
Publication:Revista de Historia de America
Date:Jan 1, 2016
Words:11944
Previous Article:INSTANTANEA DE UN PORFIRIANO. ERNESTO CHAVERO: DE FUNCIONARIO PUBLICO A EMPRESARIO EDITORIAL, 1874-1921.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters