Printer Friendly

LAS FRONTERAS DE LA OTREDAD LA TRADUCCION ESPANOLA DE LA ENCYCLOPEDIE METHODIQUE y LA CONSTRUCCION DE LA IDEA DE AMERICA (1792).

THE BORDERS OF THE OTHERNESS THE SPANISH TRANSLATION OF THE ENCYCLOPEDIE METHODIQUE AND THE CONSTRUCTION OF THE IDEA OF AMERICA (1792)

Geografia e identidad: una breve introduccion *

La traduccion espanola de la Encyclopedie methodique (1782-1832) constituye una de las fuentes de conocimiento mas relevantes de finales del siglo XVIII y, casi al mismo tiempo, uno de los productos mas visibles del pensamiento moderno y occidental. (1) De fuerte impronta ilustrada y con un gran exito comercial a sus espaldas, la Encyclopedie se concibio como una gigantesca empresa editorial llevada a cabo por Charles Joseph Panckoucke. Acompanado de colaboradores muy dispares, el fundador de Le Moniteur Universel pretendio ampliar y revisar la version de la conocida Enciclopedia de Diderot y D'Alembert. Nuevos terminos y saberes mas profesionalizados y especializados fueron hilados para componer, en definitiva, todo un monumento a la ciencia de la epoca. Mi objetivo es analizar el tomo dedicado a la geografia, y mas especificamente, profundizar en la representacion del espacio americano concebido desde el punto de vista peninsular, es decir, la construccion de su significado, la "diferencia" colonial producida desde el pensamiento europeo. Cabe tener en cuenta que la otredad, como categoria analitica, no siempre expresa una diferencia radical y completamente distinta en su pretension de reafirmar y dibujar fronteras. Las relaciones culturales que establece no pueden reducirse, como veremos, a una unica dimension. (2)

Dentro de este complejo proceso tratare de prestar especial atencion a las variadas mitologias y estereotipos que componen estos discursos, a sus relaciones con otras escrituras y su excelente potencialidad simbolica en la construccion de la identidad de America, tejida a su vez con la europea y la identidad nacional de la metropoli. Puede afirmarse que reconstruir el amplio proceso a traves del cual se fue dibujando--inventando mas bien, por parte del pensamiento occidental, como sostenia el historiador mexicano Edmundo O'Gorman--una idea de America, inserta en las narrativas sobre la modernidad, la nacion y el progreso, nos obliga a explorar textos de materialidades muy distintas, y por supuesto, a transitar por las divergentes estrategias del poder colonial. (3) El despliegue de estas estrategias del colonialismo debe contextualizarse, por un lado, en un momento historico en el que surgira, de la pluma de algunos filosofos y eruditos europeos, la critica contra este. Por otro, en un momento en el que la sociedad americana, al calor del debate sobre el "Nuevo Mundo" ha alcanzado una notable diversidad social y cultural: mestizos, negros, criollos, inmigrantes e indios cristianizados que viven a la europea, se mezclan con indigenas no sometidos, y otros, dominados por el poder de la monarquia, que mantienen sus rituales y ceremonias. Mientras la sociedad americana ha incrementado ostensiblemente su complejidad respecto de los tiempos del descubrimiento, la polemica sobre el "Nuevo Mundo" impregna los salones y las tertulias europeas, las reflexiones de los filosofos, naturalistas, geografos y literatos se encaminan hacia la definicion del hombre americano, su entorno, su pasado y su presente. A traves de America, los europeos se dibujaran a si mismos. Se miran al espejo y definen lo otro. (4)

Unas coordenadas muy precisas

Subrayar que el proyecto de la Encyclopedie fue muy amplio y alcanzo tanto una gran cantidad de suscriptores como de reacciones adversas en la peninsula, no reviste a estas alturas demasiada novedad. (5) Conviene recordar, de todos modos, que durante el ano 1792--trescientos anos despues del llamado "descubrimiento"--verian la luz los tres tomos de la traduccion castellana de la geografia, llevada a cabo por don Juan de Arribas Soria y don Julian de Velasco. Dos hombres de letras de la sociedad espanola dieciochesca seran los principales actores historicos que intervienen en este proceso de escritura, especialmente adaptado a las necesidades de la monarquia espanola.

Pese a que no conocemos sus trayectorias biograficas de forma precisa, nos encontramos ante dos hombres muy bien relacionados con la corte madrilena. Dos experimentados traductores y buenos conocedores del debate que sobre el "Nuevo Mundo" estaba teniendo lugar en aquella coyuntura: un bibliotecario y un maestro de latin que habia trabajado en el Seminario de Nobles de Madrid y el secretario de un marques que colaboraba en los medios periodisticos de la capital. (6)

La geografia compuesta por ambos traductores supone un ejemplo mas de como la actividad literaria queda directamente impregnada por la realidad politica del momento. A nadie se le pasa por alto que la traduccion es un vehiculo de contacto intelectual, de elevada significacion ideologica, un excelente medio para abordar los juegos y los conflictos de identidades que se dan en ella y la produccion de otredades. (7) Un ejemplo en este sentido es el compendio del pedagogo aleman J. Heinrich Campe, destinado al publico infantil y traducido por el literato Juan Corradi, impreso por primera vez en 1803. (8) Este texto reafirmaba el pasado de Espana en America, ensalzaba a los conquistadores y vertebraba tambien el proceso de construccion de la idea de America desde la perspectiva nacional, como ya habia sucedido un tiempo antes con la adaptacion del duque de Almodovar, cuyas ideas sobre el comercio fueron utiles, ademas, para que la monarquia pudiera compararse con las naciones mas modernas de Europa. (9) Ambos insistian, por supuesto, en la abultada presencia de las criticas contra Espana en la literatura extranjera a proposito de la "gesta" americana, y especialmente, Almodovar acusaba a Inglaterra de haber sido cruel, avara y soberbia en la India. La traduccion no era, en realidad, una equivalencia, sino que suponia la redaccion de un texto practicamente nuevo, inseparable de sus circunstancias historicas y del publico al que se dirigia.

Cabe tener en cuenta que muchos de los textos que se publicaban sobre America estaban plagados de enmiendas y anadidos, y que, por supuesto, caia sobre ellos el poder de la censura, especialmente cuidada, como demuestra la obra de Cornelius de Pauw (1770) que llego a manos del Santo Oficio de Sevilla. (10) Precisamente en las paginas iniciales de la traduccion de Arribas y Velasco se recalcaba una afirmacion harto repetida durante aquellos anos de debate sobre el "Nuevo Mundo". El texto debia situarse "a favor de nuestra nacion" y ser "util a nuestros compatriotas". (11) America era, en este sentido, una cuestion que preocupaba al gobierno de la monarquia. (12) El todavia conocido como "Nuevo Mundo" alimentaba el patriotismo de los hombres y las mujeres de letras, que habian visto como los conquistadores espanoles, sus hazanas y heroicidades, eran criticados por su codicia y barbarie en suelo americano. Muchas traducciones que impregnaron el panorama editorial y cultural espanol pueden entenderse, en este sentido, como referentes en la tarea de reafirmar el pasado de Espana en America y su propia cultura. (13)

Analizar la version espanola de este texto dedicado al conocimiento geografico de ambos hemisferios significa, por supuesto, llevar a cabo un ejercicio de contextualizacion. El amplio debate sobre el mundo y la naturaleza americana, la invencion de todo un abanico de utiles salvajes, la inquietud de aquellos viajeros y exploradores que bordeaban las costas en busqueda de lo exotico y las patentes rivalidades comerciales entre los imperios europeos son algunos de los ingredientes que componen esta coyuntura singular para ahondar en la construccion de la idea de America. America era todavia, a ojos de los europeos, algo confuso y desordenado, desconocido, extrano y peligroso, pero tambien un espacio fantastico e idealizado que deseaba evocarse y poseerse, un imaginario necesario para la construccion de la conciencia europea, que puede tanto compartirse como, efectivamente, criticarse. (14)

La traduccion no puede, en cualquier caso, comprenderse de forma aislada. Integra, de algun modo, toda una constelacion de textos que permiten una compresion mas ajustada de la escritura. Otras geografias, compendios y diccionarios geograficos se publican en el mismo contexto, como la Geografia moderna del abate frances Nicolle de La Croix, una de las mas importantes del siglo, traducida por el canonigo de la capilla de la corte, Jose Jordan y Frago. (15) El texto demuestra a la perfeccion como el saber geografico, sus funciones e intereses politicos, cientificos y militares se encuentran estrechamente vinculados con la necesidad de legitimar la accion de los espanoles en el Nuevo Mundo. La traduccion mostraba el compromiso, voluntario u obligatorio, de algunos escritores con los valores politicos de la epoca, y terminaba desembocando en muchas ocasiones, en notorias discrepancias y enconados debates. Visiblemente indignado por todas aquellas "calumnias y falsedades" e imbuido por cierto sentimiento de defensa de Espana, Jordan y Frago incluyo un fragmento del "Discurso sobre la educacion popular de Campomanes" para justificar la empresa de los conquistadores, especialmente en las Antillas y Puerto Rico. Adaptar los textos extranjeros al publico nacional fue, en muchas ocasiones, una prioridad para los que integraban el mundo literario de la oficialidad y tambien para todos aquellos que formaban parte de las instancias gubernamentales. Asi sucedio, con matices y diferencias, con la obra de teatro La joven islena, traducida por un literato del circulo del conde de Aranda (y representada en el Real Sitio del Escorial durante 1774) (16) o la traduccion de las Lettres d'une peruvienne de Francoise de Graffigny (1782), realizada por Maria Rosario Romero. (17) Anos despues, en el cambio de siglo, verian la luz los tomos correspondientes a una de las obras mas seneras de la polemica de las Indias, la conocida Histoire naturelle del conde de Buffon. El cuarto volumen, publicado en 1802 y traducido por el helenista afrancesado Pedro de Estala, anadia una pequena cita en la que se precisaba que "poner en duda las proezas de los espanoles conquistadores en America" significaba "negar toda fe historica". (18)

America en la traduccion de Arribas y Velasco

En este contexto en que proliferaban las traducciones, especialmente cuidadas cuando abordaban la cuestion americana--y profundamente politizadas, por supuesto--preguntemonos, pues, por como concebian ambos traductores el espacio americano, sus gentes y costumbres. En efecto, en las paginas de la geografia puede rastrearse la presencia de esos otros contra los cuales se proyecta la identidad europea, produciendose un ejercicio de apropiacion del espacio al compas de la razon ilustrada. (19) Ese espacio americano que se proyecta en el texto no deja de ser una construccion politica y colonial, organizada de una manera dada; producto de una Europa entendida como territorio de sociabilidad, civilizacion y cultura. Las categorias con las que se perfila la realidad del "Nuevo Mundo" no son, como veremos, precisamente transparentes. La representacion de ciudades y villas se acompana tambien de la descripcion y los juicios sobre hombres y mujeres, costumbres, climas y curiosidades diversas. De esta forma, los individuos crean sus propias nociones de territorio y espacialidad.

En primer lugar, se presta especial atencion a los bienes economicos y naturales, la importancia que subyace tras los intereses comerciales y el trafico mercantil de ciertos productos valiosos demandados desde el otro lado del Atlantico. Entre ellos destacan recursos como el oro, la plata, las perlas y los materiales preciosos, ademas de mercancias como el azucar o el tabaco. Los traductores no se distanciaban de lo que el economista irlandes Bernardo Ward habia propugnado unos anos antes en su Proyecto economico, especificamente dirigido a convertir al indio en una fuerza de trabajo provechosa. Alli, ademas de ahondar en los beneficios que los productos americanos podian reportar a Espana, incidia en la importancia del control de las colonias y en aquellos "barbaros" siempre guerreando en conflictos despiadados. En su opinion, y gracias a la actuacion de Espana, "ahora van mas de 200 anos que no hay entre ellos guerra de sustancia". (20)

En segundo lugar, cabe destacar en el texto el papel de critica, materializada en la desconfianza frente a las relaciones, los testimonios y las cronicas antiguas, como es el caso de la polemica figura de Bartolome de Las Casas o los compendios de literatura de viajes considerados de dudosa autenticidad. (21) Una de las cuestiones esenciales que se desprenden del texto reside en como distinguir los datos e informaciones veridicas de las que no son mas que puras fantasias. Pensando en una mayor exactitud, los autores reafirmaran sus dudas hacia las fabulas y las informaciones poco sostenibles como el mito de los gigantes de la Patagonia, cuya existencia se considera "ridicula" asi como todos aquellos seres monstruosos que viajeros como sir Walter Raleigh creian haber visto en su llegada a America. Junto a estos "mitos", la antropofagia sera otro de aquellos aspectos que tambien se habia "exagerado" aunque "no era menos cierto que se habian hallado tanto en el sur como en el norte y entre los tropicos". (22)

Sobre la poblacion del "Nuevo Mundo," la version espanola defendera mas bien la existencia de una demografia pobre en America--sobre todo en las zonas mas meridionales--un aspecto que, junto a la ausencia de metalurgia y animales para trabajar la tierra, seria determinante para el desarrollo social y el progreso, muy limitado. Estas ideas permiten comenzar a trazar ciertos perfiles sobre la America meridional, en la que solo descollaban peruanos y mexicanos. America estaba desierta, llega a afirmarse literalmente en el texto, puesto que la vida salvaje se opone a la multiplicacion de la especie.

Precisamente, el escaso numero de tierras cultivadas seria un argumento de peso para desconfiar de aquellos autores que habian sostenido una cuantiosa poblacion en America. No olvidaban los traductores las criticas de Bartolome de Las Casas al referirse a la muerte de cincuenta millones de indios a manos de los espanoles. De la Brevisima relacion de la destruccion de las Indias (1552) se afirmara que era "una exageracion grosera". (23) La traduccion espanola desacreditara al obispo de Chiapas como testigo de la conquista y, pese a reconocer algunos excesos en las empresas de conquista, se reafirmara la inverosimilitud de tan elevado numero de habitantes.

Otro aspecto que merece especial atencion es el climatologico. Las ideas de la "naturaleza hostil" y de la teoria de la inferioridad desarrollada por Buffon, Pauw, Hume y otros eruditos recorren con fuerza el texto. Conscientes de la variabilidad de la especie de un continente a otro, se senala tanto el clima "malsano" en algunos "parages" como el tamano gigante de reptiles e insectos. El clima, efectivamente, incidia en la caracterizacion de los americanos marcando notables diferencias--fisicas, como la ausencia de barba--con los europeos. Estas diferencias revelaban el nexo ilustrado entre clima, fauna, hombre, instituciones y costumbres. Algunos pasajes del texto constituyen autenticas maquinas de producir diferencias en la que la otredad es atacada. Para ello, se utiliza como autoridad al matematico y naturalista frances Charles-Marie La Condamine. (24)

La pereza, la indolencia y la estupidez apareceran como caracteres distintivos de los indigenas, siguiendo la linea ya marcada por Cornelius de Pauw--quien por cierto ya habia participado en la redaccion del articulo sobre America en la Encyclopedie de Diderot--sobre la inferioridad del hombre americano. El clima no solo alteraba a los animales, sino tambien a los hombres, cuya constitucion estaba condicionaba por la existencia de esa "eterna infancia". La imagen que nos brinda el texto representa a unos pocos indios, junto a kilometros y kilometros de desiertos, sin rastro de viviendas, poco comercio y una escasa comunicacion, debido al gran numero de variantes linguisticas que existian entre ellos. Pese a ello y a ojos de los escritores, el espacio americano era algo mas complejo. Se caracterizaba por una multitud de pequenas naciones en las que al menos cabia establecer distinciones. Se reconocia asi que "unas estaban abismadas antes que otras en la barbarie y en el olvido de todo lo que constituye el animal racional". (25)

Cabria destacar otros elementos en el ambito de las costumbres que completarian este retrato, a saber, las practicas matrimoniales. El matrimonio entre hermanos y las copulas ilicitas, generalmente admitidas por ejemplo en el Caribe, o practicadas incluso por emperadores o caciques alarmaban a los europeos. Esta practica tenia, evidentemente, negativas consecuencias para el desarrollo de la especie y la civilizacion del individuo. Sobre la esperanza de vida de los indios, se recordaba al respecto las supuestas teorias que sostenian que el indigena sobrevivia durante mas anos que otros habitantes de diferentes partes del globo. El texto negaba dicha posibilidad, e incluso, afirmaba textualmente que era imposible saber a que edad exacta llegaban los indios porque "unos totalmente carecen de numeros o notas numericas y otros apenas tienen hasta el termino o numero tres: tampoco tienen memoria ni cosa alguna de las necesarias para suplir esta falta". (26)

America y Europa seran, por tanto, los espacios bajo los que se evidencie la mitologia eurocentrica y se despliegue el pensamiento colonial, formas particulares de conocimiento que trazan al otro de Europa, o al menos, a uno de sus otros. America se equipara al otro salvaje, un salvaje en el que se advierten, ademas, deformidades y practicas canibales. (27) Sin artes ni oficios y de caracter eminentemente perezoso, el salvaje hace gala de un insaciable gusto por los licores, lo que permite hacernos una idea "de todos los excesos de [los] que son capaces estos barbaros". (28) Su temperamento, frio y flematico, los inclinaba hacia dicha practica. Ni siquiera los peruanos, mas proximos a la sociedad politica "habian inventado terminos para expresar los entes metafisicos ni los valores que distinguian al hombre de la bestia". (29) La diferencia y el estereotipo operaran --como ya se encargo de senalar Homi Bhabha--como solidos cimientos del discurso colonial. (30)

Como puede comprobarse, los europeos habian comprendido, con la perspectiva del tiempo, las diferencias que distanciaban a Europa de America y convertian a esta ultima en un espacio radicalmente distinto. El discurso sobre America se vertebra, asi pues, gracias a las nociones de ignorancia y barbarie, el desconocimiento de las ciencias y la agricultura, un lugar donde tambien estaba ausente la razon e incluso la memoria. Las sociedades europeas, por el contrario, comprendian que su origen se perdia en la noche de los tiempos. El pasado, el tiempo, la antiguedad y la tradicion serian indicadores que, ademas de la urbanidad, la politica y la sociabilidad, diferencian al Yo de la otredad y construyen la conciencia de una Europa, civilizada y "diferente". Conocimiento y eurocentrismo se dan la mano, una vez mas, en este contundente fragmento:
   Ahora es cuando se concibe la pasmosa diferencia que en el siglo
   decimo quinto habia entre los dos [h]emisferios de nuestro globo.
   En el uno apenas comenzaba a formarse la vida civil, las letras
   eran desconocidas, ignorabase el nombre de las ciencias, faltaba la
   mayor parte de los oficios, el trabajo de la tierra apenas habia
   llegado a merecer el nombre de agricultura, pues aun no se habia
   inventado ni el rastrillo ni el arado, ni se habia domesticado
   animal alguno para hacerle tirar de el: la razon, que es la unica
   que puede dictar leyes equitativas, jamas habia hecho alli oir su
   voz, la sangre humana corria por todas partes sobre los altares y
   hasta los mismos mexicanos eran tambien en cierto sentido
   antropofagos, epiteto que debe comprehender a los peruanos, puesto
   que por confesion del mismo Garcilaso, el qual no tuvo reparo en
   calumniarlos, derramaban la sangre de sus hijos sobre el pan
   sagrado, si se puede dar este nombre a una especie de pasta casi
   petrificada que algunos fanaticos comian en una especie de templos
   para honrar una divinidad que no conocian. Por el contrario, en
   nuestro continente las sociedades hacia tanto tiempo que se habian
   formado, que su origen casi se llega a perder en la noche de tantos
   siglos y el descubrimiento del hierro forjado, tan necesario como
   desconocido a los americanos, le habian hecho los habitantes de
   nuestro [h]emisferio de tiempo inmemorial. (31)


Pese a que la linea argumental del texto parece nitida, todavia el texto de la Geografia moderna depara una sorpresa final. En esta ocasion, corre a cargo del traductor Julian de Velasco que, en su adicion al articulo "America" matizara algunas de las ideas desarrolladas anteriormente y muestra con claridad lo controvertidas que eran algunas de estas cuestiones en el debate filosofico y politico europeo. Velasco aprovechara la adicion para recordar a Cristobal Colon y evocar su memoria como glorioso descubridor. Tras recordar sus hazanas en aquel enorme continente, se encarga de resaltar los caracteres mas exoticos del Nuevo Mundo: su exuberante y asombrosa naturaleza. Despues, aprovecha para comparar America con Africa.

En este sentido, sostiene que el continente africano esta condenado a la barbarie, por su geografia y climatologia. En cambio, senala que el caso de America es distinto. Los mares, oceanos, sus rios e islas podrian llevar consigo los mayores progresos en la agricultura y el comercio o a "dar pasos grandes en la carrera de la civilizacion o sociabilidad. (32) La geografia de America facilita el orden, la sociedad y el comercio, a diferencia de la africana.

Sin embargo, Velasco no abandonara los prejuicios sobre el caracter perezoso, flojo e insensible de los indigenas. El traductor hace gala de su disconformidad y sus dudas acerca de si la pereza y la estupidez venian determinadas por el clima. Senalaba, en ese caso, la necesidad de comprobarlo cientificamente, considerando que los males atribuidos a America podian corregirse con el paso del tiempo. En particular, defendia la "civilizacion" mexicana, aunque con algunos matices. Para reforzar su argumentacion, sostenia que el derecho a la propiedad era perfectamente conocido entre sus gentes, que distinguian profesiones y oficios y que "su arte con el tiempo hubiera sido comparable al europeo". La religion no podia ser, en su opinion, un argumento contra su civilizacion. Pese a ello, no dejaba de apuntar otras razones por las que dicha civilizacion era "imperfecta". La ferocidad de sus continuas guerras, la impiedad con que degollaban a sus enemigos, sus crueles ceremonias funebres, la imperfeccion de su agricultura, la poca comunicacion entre sus diversas provincias y la falta de moneda eran, a tenor del traductor madrileno, algunas de ellas. (33)

Geografias de la identidad

Resulta francamente complejo perfilar los procesos de recepcion de este texto, sus efectos y, mas concretamente, los modos en los que fue leido durante aquella coyuntura particular, siempre divergentes. Sin embargo, no cabe duda, por un lado, de su exito editorial y, por otro, de que de la version espanola de la Encyclopedie se desprendian objetivos tanto cientificos como politicos, economicos y practicos. Estos pasaban por el entendimiento de la cultura americana como producto de una dualidad o division polarizada entre colonizador y colonizado y, sobre todo, por la puesta en valor de los recursos economicos de las colonias. La traduccion de la geografia ilustrada nos muestra, de alguna manera, un modo particular de forjar al hombre americano, sus tierras y su entorno, de construir tanto la realidad "propia" como la "ajena", e incluso, ciertos anhelos de identidad. De este modo, se desprenden del texto nociones de espacio muy deterministas, que, como es sabido, poco tienen de fijas e inmoviles. (34)

Con todo, la mirada a la sociedad y al espacio americano reviste una mayor complejidad de lo que nos desvelan los traductores del texto. A traves de ciertas operaciones textuales, simplificaciones, generalizaciones y omisiones, la otredad se dibuja de una manera radical, radicalmente diferente, como espacio periferico, una America lejana y muchas veces incierta, en un contexto en el que la sociedad americana era profundamente mas compleja y diversa que en el propio siglo XVI. El otro, como categoria de analisis poco precisa y ambigua, no siempre es, como puede desprenderse del texto, completa y radicalmente distinta. Los criollos que leian a los filosofos franceses, las castas, los esclavos, los inmigrantes y los nativos que vivian y vestian a la europea son una buena muestra de la diversidad social que los escritores pasan por alto. America Latina ya no era, sin duda, aquel espacio que los conquistadores espanoles habian encontrado en los ya lejanos albores del Renacimiento. La imagen, por tanto, de aquel espacio, es de inmovilismo temporal y de diferencia radical, una percepcion que desentonaba, en efecto, con la realidad social del "Nuevo Mundo" durante la centuria ilustrada.

Al mismo tiempo, la escritura de Arribas y Velasco revela las dudas y el amplio debate que suscito el pasado y el presente de la America meridional a finales del setecientos. En esta polemica del "Nuevo Mundo"--ya abordada por Antonello Gerbi y muchos otros autores con posterioridad--las posturas sobre America, sus hombres y mujeres, su fauna, territorio y costumbres fueron divergentes y circularon ampliamente por los recovecos mas insospechados de la cultura espanola, desde la efimera iconografia real hasta los sermones religiosos. (35) Los usos del mito del salvaje, uno de los mas recurrentes, albergaron contenidos politicos variados y cambiantes en poco tiempo, que nos remiten a diversas y complejas formas de entender la cultura y la politica. (36) La vision sobre el "Nuevo Mundo" y mas particularmente, sobre el pasado de la conquista, no deja de estar mediatizada por la experiencia vivida y los miedos que albergaban los literatos, eruditos y gobernantes de finales de siglo. El encomiastico relato sobre el "Nuevo Mundo"--ahora cuestionado, amenazado por las criticas de los autores europeos--, la fuerza que muy paulatinamente iba adquiriendo el concepto de "patria" y de "nacion" asi como la posicion de la monarquia en el marco internacional fueron algunos de los factores que determinaron la construccion de esta idea harto simplificada sobre el continente, en estrecha pugna con otras visiones mas criticas que durante aquellos decenios estaban llegando a las imprentas.

El texto, muy marcado por el espiritu critico de la epoca, puede entenderse como una respuesta a una necesidad concreta de reparar y compensar, de alguna manera, aquellas narrativas que cuestionaban la conquista espanola y el catolicismo. Ademas del propio peso del presente en la escritura, senalar su inclusion en marcos mas amplios permite al historiador aproximarse al complejo y diverso abanico de Ilustracion(es), asi como a las diversas formas que dieron significado a las logicas coloniales, con un alto grado de institucionalizacion y transmision, ya fuera individual o colectiva. Todo ello en un contexto en el que germinaran, precisamente, algunas de las semillas criticas con dichas logicas. Un buen ejemplo es la oratoria del parroco Miguel Cabral de Norona, denunciado a la Inquisicion de Canarias por la composicion de un sermon critico con la conquista y la vision heroica de los conquistadores espanoles como adalides de la civilizacion. (37)

El significado de America, y las condiciones en las que este se construye, debe situarse en constante dialogo, pues, con otros discursos y precipitantes. Cabe, por tanto, no simplificar excesivamente los relatos producidos en las etapas finales de la epoca de las Luces. Por supuesto, otras respuestas compondrian este panorama intelectual y cultural desde la mirada americana. Me refiero a aquellos criollos que, a diferencia de nuestros traductores, tenian un conocimiento mas directo de la realidad del "Nuevo Mundo". Desde el mundo cientifico y geografico puede resaltarse, entre otras tantas, la aportacion del naturalista de Popayan, Francisco Jose de Caldas (1768-1816), y su reivindicacion de las tierras andinas como espacio civilizado. (38)

La literatura geografica y las traducciones albergan, por supuesto, un gran poder simbolico e identitario, capaz de distorsionar el conocimiento de los pueblos no europeos, dotandolos de forma, contenido y significacion, dejando a un lado la pluralidad de significados y la complejidad del mundo indigena americano. El estudio de estas traducciones es uno de los mas fructiferos caminos para aproximarnos a la construccion de una otredad radical, en perfecta disonancia con los tiempos que corrian. Una otredad que analizamos desde la perspectiva de Europa, una Europa que esta tratando de apropiarse de la modernidad, pero tambien de una corona espanola especificamente interesada en el exito de las expediciones botanicas y geograficas, e incluso, mas especificamente, en el control de un rico territorio todavia en guerra, con grandes masas de poblacion no sometidas al poder de la monarquia. (39)

La ordenacion de la realidad que impera en el texto construye al otro como excluido y salvaje, celebrando el progreso de Europa Occidental, desarrollando los topicos de la civilizacion, la barbarie y el canibalismo. La geografia es, por tanto, una forma de dibujar fronteras para forjar y colocar al americano en un lugar concreto, marcando las divisiones entre lo apropiado y lo inapropiado, construyendo la legitimidad de las acciones politicas y sociales desde los tiempos del descubrimiento. Estas fronteras, en definicion constante, se dibujan gracias a una tradicion textual anterior en el tiempo, que comienza con el Renacimiento. (40) Se apoyan en condiciones, individuos y debates particulares que proyectan variadas geografias imaginarias, textos que completan, poco a poco, una mitologia que se esta multiplicando y difundiendo tanto en la peninsula como en las colonias americanas.

Idolatria, canibalismo, poligamia y alcoholismo son algunos de los principales topicos de esta otredad que asoma en el saber enciclopedico, en un discurso que persigue fortalecer los vinculos de la monarquia con las colonias y reforzar un poder que podia desquebrajarse, sobre todo, tras las revueltas sociales que habian tenido lugar en las colonias espanolas y los ya independientes Estados Unidos de America. En un contexto de especial apogeo de las reformas borbonicas, estos compendios nos muestran, por un lado, como el poder se alimenta de la otredad; por otro, como tuvieron lugar diferentes tensiones en la construccion de la idea de America, en aquellos textos que unian y separaban a las gentes al mismo tiempo, creando cierto sentido de pertenencia, atribuyendo cualidades diferentes a los pueblos y a los territorios, asi como marcadas desigualdades y jerarquias que en algunos casos no han dejado de acompanarnos hasta nuestros dias.

Las imagenes que actualmente recorren nuestra cultura poseen una enorme profundidad historica. Sin embargo, esta idea de America no fue univoca, por supuesto, fue cambiante. En su construccion participaron actores historicos diversos, de buena formacion y excelentes relaciones con la esfera cortesana, el mundo burocratico y literario, pero tambien en otros espacios mas alla de Madrid: sermones como los del padre Miguel de Santander (1801) y los catecismos de Manuel Villodas (1787) para el uso de las escuelas de la Real Sociedad de Valladolid son buenos ejemplos de ello. (41)

La construccion de la idea de America puede rastrearse tambien en otros medios escritos de la epoca que integran el corpus de la apologia de Espana, la conquista del salvaje y la religion catolica. En muchos casos, el otro es fuente de riquezas, pero tambien de habitos y creencias profundamente negativas y apartadas de la civilizacion. Especial atencion merece la traduccion del conde de Chateaubriand realizada por el archivero Torcuato Torio de la Riva (1759-1820). La obra del traductor no dejo de tener exito editorial, puesto que volvio a imprimirse doce anos despues, en 1818. El texto, ademas de un tono marcadamente apologetico en su intencion de elogiar las labores evangelizadoras de los misioneros, volvia a insistir en la pobreza e ignorancia del indigena, en su indolencia y desidia mientras reivindicaba la religion catolica frente a los ataques de los enciclopedistas. En concreto, sobre los indios del Paraguay, afirmaba que eran "espantosos" y "raza indolente, estupida y feroz que mostraba en toda su fealdad al hombre primitivo, degradado por su caida. (42) En espacios muy diversos se transmitieron cuidadosamente muchas de las ideas que habian integrado el texto de la traduccion de Arribas y Velasco, fortaleciendo similares topicos sobre la conquista, el indigena y su naturaleza, como por ejemplo desde el arte y la historiografia, ya muy conocidos por los especialistas. (43) El obispo Miguel de Santander, religioso capuchino que predicaba en el norte del pais, recordo las hazanas de Cortes y destaco la importancia de los frailes que lo acompanaron a Mexico asi como su apoyo para el mantenimiento de las inmensas posesiones americanas. Gracias a los misioneros y al propio conquistador, los indios habian sido redimidos del crimen y de la vida salvaje. Ahora eran, segun relataba en sus sermones, vasallos utiles al Estado y obedientes hijos de la Iglesia. (44)

Pese a la hegemonia de esta narrativa y de topicos muy similares en la Espana de finales de siglo, la idea de America continuo negociandose en ambitos y espacios hetereogeneos, entro en conflicto con otros textos y debates, con otros condicionantes y contextos, en un proceso que no dejo de tener, como hemos visto, sus tensiones y ambiguedades. Y ello pese a que se representara, por parte de los traductores, asi como de otros muchos escritores, de forma homogenea y plenamente coherente. (45)

DOI: http://dx.doi.org/10.22201/iih.24486922e.2018.59.62972

BIBLIOGRAFIA

ALVAREZ DE MIRANDA, P. (1997). Los proyectos enciclopedicos en el siglo XVIII espanol. En A. Vaca Lorenzo (coord.), Europa, proyecciones y percepciones historicas (pp. 87-106). Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca.

ANES, G. (1978). La Encyclopedie methodique en Espana. En J. L. Garcia Delgado y J. Segura (coords.), Estudios en homenaje al profesor Valentin Andres Alvarez, ciencia social y analisis economico (pp. 105-152). Madrid: Tecnos.

ARACIL VARON, B. (2009). Sobre el proceso de creacion de un imaginario multiple: America durante el periodo colonial. En C. Alemany Bay y B. Aracil Varon (eds.), America en el imaginario europeo, estudios sobre la idea de America a lo largo de cinco siglos (pp. 13-30). Alicante: Publicaciones Universidad de Alicante.

ARRIBAS, J. y Velasco, J. (1792). Encyclopedia metodica. Geografia moderna traducida del frances al castellano. Madrid: Imprenta de Sancha.

BENZONI, M. Matilde (2014). Las trayectorias de las disputas del Nuevo Mundo. En A. de Francesco, L. Mascilli Migliorini y R. Nocera (coords.), Entre el Mediterraneo y el Atlantico. Circulaciones, conexiones y miradas (pp. 109-136). Santiago (Chile): Fondo de Cultura Economica.

BHABHA, H. (2002). El lugar de la cultura. Buenos Aires: Manantial.

BOLUFER, M. (2014). Traduccion, cultura y politica en el mundo hispanico del siglo XVIII: Reescribir las Lettres d'une peruvienne de Francoise de Graffigny. Studia Historica, Historia Moderna, 36, 293-325.

Breve descripcion de los adornos y arcos triunfales que, a expensas de M. I. y coronada villa de Madrid, de los gremios mayores y otros individuos de ella se han erigido de orden de su magestad, por invencion y direccion del coronel D. Francisco Sabatini. Madrid: Gabriel Ramirez, 1765.

BRUNNER, J. (2011). Nosotros y ellos: acerca de la similitud, la diferencia y la otredad. En S. Schammah Gesser y R. Rein (eds.), El otro en la Espana contemporanea: practicas, discursos y representaciones (pp. 83-103). Sevilla: Fundacion Tres Culturas del Mediterraneo.

CAPEL, H. (1982). Geografia y matematicas en la Espana del siglo XVIII. Barcelona: Oikos-Tau.

CANIZARES ESQUERRA, J. (2007). Como escribir la historia del Nuevo Mundo: historiografias, epistemologias e identidades en el mundo del Atlantico del siglo XVIII. Mexico, Fondo de Cultura Economica.

CARBONELL, O. (1998). Traducir al otro: traduccion, exotismo, poscolonialismo. Cuenca: Publicaciones de Castilla la Mancha, Coleccion Escuela de Traductores de Toledo.

CHAKRABARTY, D. (2000). Provincializing Europe: Postcolonial Thought and Historical Difference. Princeton: Princeton University Press.

CHECA BELTRAN, J. (1999). Minguez de San Fernando y su traduccion de la Encyclopedie methodique. En F. Lafarga (coord.), La traduccion en Espana (17501830): lengua, literatura, cultura (pp. 177-186). Lleida: Universitat de Lleida.

--(2014). Notas sobre la prensa cultural madrilena (1801-1808). Tinkuy 21, 22-40.

CORRADI, J. (1817). Descubrimiento y conquista de la America o Compendio de la Historia general del Nuevo Mundo por el autor del Nuevo Robinson, traducido del frances. Madrid: Catalina Pinuela.

CRAMPTON, J. W., y Helden, S. (2007). Space, Knowledge and Power: Foucault and Geography. Farnham: Ashgate Pub.

CROIX N. de la, (1789). Geografia moderna, escrita en frances, traducida y aumentada con una geografia nueva de Espana. Madrid: Joachim Ibarra.

DARNTON, R. (2006). El negocio de la Ilustracion. Historia editorial de la Encyclopedie. Mexico: Fondo de Cultura Economica.

DONATO, C., y Lopez, R. (2015). Enlightenment Spain and the Encyclopedie methodique. Oxford: Voltaire Foundation.

DUBE, S. (2004). Introduccion. Cuestiones acerca de las modernidades coloniales. En S. Dube, I., Banerjee y Walter D. Mignolo (coords.), Modernidades coloniales. Otros pasados, historias presentes (pp. 13-48). Mexico: El Colegio de Mexico, Centro de Estudios de Asia y Africa.

ETIENVRE, FRANCOISE (2012). Montesquieu y Voltaire: sus visiones de Espana. En J. Checa (ed.), Lecturas del legado espanol en la Europa ilustrada (pp. 67-104). Frankfurt: Iberoamericana Vervuert.

FLORESCANO, E. (1977). Las visiones imperiales de la epoca colonial, 1500-1811: la historia como conquista, como mision providencial y como inventario de la patria criolla. Historia Mexicana, 27-2, 195-230.

GALERA, A. (1988). La Ilustracion espanola y el conocimiento del Nuevo Mundo. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Cientificas.

GARCIA REGUEIRO, O. (1980). Sociedad estamental e ideologia: la version espanola de la Historia de Raynal. Estudios de Historia Social, 12-13, 283-306.

GERBI, A. (1982). La disputa del Nuevo Mundo. Mexico: Fondo de Cultura Economica.

GUASTI, N. (2014). Los jesuitas espanoles ante la disputa del Nuevo Mundo. En A. de Francesco, L. Mascilli y R. Nocera (coords.). Entre Mediterraneo y Atlantico. Circulaciones, conexiones, miradas, 1756-1867 (pp. 93-109). Santiago (Chile): Fondo de Cultura Economica.

JALON, M. (1997). Sobre la cultura tecnica impulsada por Carlos III: la Encyclopedia metodica como empresa ilustrada. Investigaciones Historicas: Epoca Moderna y Contemporanea, 17, 101-136.

LAFARGA, F., y Dengler, R. (1995). Teatro y traduccion. Barcelona: Universitat Pompeu Fabra.

LAFUENTE, A., Sota, J. de la, y Vilchis, J. (1996). Dinamica imperial de la ciencia: los contextos metropolitano y colonial en la cultura espanola del siglo XVIII. En A. Guimera (ed.), El reformismo borbonico, una vision interdisciplinar (pp. 175-202). Madrid: Alianza.

LEFEBVRE, H. (1992). The Production of Space. Oxford (Cambridge, Mass.): Blackwell.

LOPEZ, J. (2013). Cartografia y politica. La representacion del territorio en la Espana Ilustrada. Dieciocho. Hispanic Enlightenment, 36-2, 299-310.

LOPEZ SASTRE, G. (2016). William Robertson y la conquista espanola de America. En M. J. Villaverde Rico y F. Castilla Urbano. La sombra de la leyenda negra (pp. 291-325), Madrid: Tecnos.

MALO DE LUQUE, E. (1784). Historia politica de los establecimientos ultramarinos de las naciones europeas. Madrid: Antonio de Sancha, 1784.

MENDIBURU, M. (1876). Diccionario historico-biografico del Peru. Lima: Imprenta Francisco Solis, 1876.

MESTRE, A. (2003). Apologia y critica de Espana en el siglo XVIII. Madrid: Marcial Pons Historia.

MIRO QUESADA, F. (1982). Conquista y reconquista de America. En L. Zea (coord.), El descubrimiento de America y su sentido actual (pp. 87-99). Mexico: Fondo de Cultura Economica, Tierra Firme.

MOLINA, R. (2010). El desierto-despoblado de Atacama. Geografia e imaginarios coloniales. Tesis de posgrado en Geografia. Santiago de Chile: Universidad de Chile.

MOLINA MARTIN, A. (2005). La mision de la historia en el dieciocho espanol. Arte y cultura visual en la imagen de America. Revista de Indias, 65-235, 651-682.

NAVA RODRIGUEZ, M. T. (1990). Robertson, Juan Bautista Munoz y la Real Academia de la Historia. Boletin de la Real Academia de la Historia, 187, 435-456.

OLARTE, M. (2007). Orden natural y orden social. Ciencia y politica en el seminario del Nuevo Reyno de Granada. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Cientificas.

--(2009). Ciencia, imperio, modernidad y eurocentrismo: el mundo atlantico del siglo XVI y la comprension del Nuevo Mundo. Historia Critica, Colombia, 1, 12-32.

PAGDEN, A. (1988). La caida del hombre: el indio americano y los origenes de la etnologia comparativa. Madrid: Alianza, 1988.

PAQUETTE, G. (2008). Enlightenment, Governance and Reform in Spain and its Empire 1759-1808. Nueva York: Palgrave Macmillan.

PERALTA RUIZ, V. (2006). Antonio Porlier y la historiografia americanista a finales del siglo XVIII. En V. Peralta Ruiz. Patrones, clientes y amigos: el poder burocratico indiano en la Espana del siglo XVIII (pp. 215-253). Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Cientificas.

PORTUONDO, M. (2009). Secret Science. Spanish Cosmography and the New World. Chicago: Chicago University Press.

POUPENEY HART, C., y Chacon, A. (2002). El discurso colonial: construccion de una diferencia americana. Heredia (Costa Rica): Editorial Universidad Nacional.

QUIJANO, A. (2004). Colonialidad del poder, cultura y conocimiento en America Latina. En W. Mignolo (coord.). Capitalismo y geopolitica del conocimiento. El eurocentrismo y la filosofia de la liberacion en el debate intelectual contemporaneo (pp. 117-132). Buenos Aires: Ediciones del Signo.

RAILLARD, M. (2009). The Masson de Morvilliers Affair Reconsidered: Nation, Hybridism and Spain's Eighteenth Century Cultural Identity. Dieciocho, Hispanic Enlightenment, 32-1, 31-48.

RIVERA AYALA, S. (2009). El discurso colonial en los textos novohispanos. Espacio, cuerpo y poder. Londres: Tamesis Books.

RUBIAL GARCIA, A. (2001). Imagenes de America en la Espana de los Austrias. En El mundo de Carlos V. De la Espana Medieval al Siglo de Oro (pp. 359-373). Madrid: Colegio Antiguo de San Ildefonso, Sociedad Estatal para la Conmemoracion de los Centenarios de Felipe II y Carlos V.

SAID, E. (1996). Cultura e imperialismo. Barcelona: Anagrama.

SANTANDER, M. (1801). Sermones panegiricos de varios misterios, festividades y santos del padre Miguel de Santander, capuchino en la ciudad de Toro. Madrid: Imprenta de la administracion del Real Arbitrio de Beneficencia.

SEBASTIANI, S. (2011). Las escrituras de la Historia del Nuevo Mundo: Clavigero y Robertson en el contexto de la Ilustracion europea. Historia y Grafia, 37, 203-236.

SOLODKOW, D. M. (2014). Etnografos coloniales: alteridady escritura en la conquista de America. Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert.

SORIANO MUNOZ, N. (2015). Bartolome de Las Casas, un espanol contra Espana. Valencia: Institucio Alfons el Magnanim.

STRATH, B. (ed.). (2010). Europe and the Other and Europe as the Other. Bruselas: Peter Lang.

TIETZ, M. (2009). La justificacion de la conquista en Espana en el Siglo de las Luces. Del Cristo al logocentrismo. En W. Floeck y S. Fritz (eds.), La representacion de la conquista en el teatro espanol desde la Ilustracion hasta finales del franquismo (pp. 39-65). Hildesheim: Olms-Weidmann.

TIRADO, F. J., y Mora, M. (2002). El espacio y el poder. Michel Foucault y la critica de la historia. Espiral. Estudios sobre Estado y Sociedad, ix-25, 11-36.

TORIO DE LA RIVA, T. (1806). Genio del cristianismo o bellezas poeticas y morales de la religion cristiana por Francisco Augusto Chateaubriand. Madrid: Imprenta de Ibarra.

VELASCO, J. (1792). Vida historica de santo Tomas de Aquino. Madrid: Imprenta Real.

VIDAL CLARAMONTE, M. C. (2005). En los limites de la traduccion. Granada: Comares.

VILLAVERDE, M. J. (2015). La conquista y la colonizacion de la America espanola, segun la Historia de las dos Indias del abate Raynal. En F. Castilla Urbano (ed.), Visiones de la conquista y la colonizacion de las Americas (pp. 107-140). Alcala de Henares: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Alcala de Henares.

VILLODAS, M. (1787). Introduccion cristiana deducida de la historia eclesiastica, publicala para el uso de sus escuelas la Real Sociedad de Valladolid. Valladolid: Imprenta de la Viuda e hijos de Tomas Santander.

WARD, H. (1787). Proyecto economico en que se proponen varias providencias, dirigidas a promover los intereses de Espana. Madrid: Viuda de Ibarra, Hijos y Compania.

WEBER, D. J. (1998). Borbones y barbaros. Centro y periferia en la reformulacion de la politica de Espana hacia los indigenas no sometidos. Anuario del Instituto de Estudios Historico-Sociales, 13, 146-171.

ZARAGOZA, G., y Garcia Carcel, R. (1979). La polemica sobre la conquista espanola de America. Algunos testimonios en el siglo XVII. En A. Gil Novales (ed.), Homenaje a Noel Salomon: Ilustracion espanola e independencia de America (pp. 373-379). Barcelona: Universidad Autonoma de Barcelona/Bellaterra.

ZAVALA, I. (1992). Discursos sobre la invencion de America. Amsterdam: Rodopi.

NURIA SORIANO MUNOZ

Doctora en Historia Moderna por la Universitat de Valencia (Espana). Investigadora contratada en la Universitat de Valencia y en la University of Leeds (Reino Unido), gracias a una ayuda posdoctoral concedida por la Generalitat Valenciana y financiada por el Fondo Social Europeo. Sus lineas de investigacion se centran en la historia cultural y de las representaciones, la memoria cultural y los usos publicos del pasado en el siglo XVIII. Es autora del libro Bartolome de Las Casas, un espanol contra Espana, Alfons el Magnanim, 2015. Entre sus ultimas publicaciones estan: "Detras de las palabras: usos politicos del concepto de imparcialidad y su funcion en la construccion de la Historia de America en la Ilustracion espanola", Historia da Historiografia, 27, 2018, pp. 202-225.

Informacion del articulo

Recibido: 20 de diciembre de 2017.

Aceptado: 14 de enero de 2019.

Correo para correspondencia: nuria.soriano@uv.es

* Este trabajo ha sido financiado gracias a una ayuda para investigadores en fase postdoctoral concedida por la Conselleria d'Educacio, Investigacio, Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana (Espana) y el Fondo Social Europeo. Se incluye en el proyecto de investigacion "Nuevas perspectivas de historia social en los territorios hispanicos del Mediterraneo Occidental en la Edad Moderna" financiado por el Ministerio de Economia y Competitividad, con referencia HAR2014-53298-C2-1.

(1) Sobre la enciclopedia me remito a los conocidos estudios de Darnton (2006) y especificamente la version espanola de Anes (1978, pp. 105-152); Alvarez de Miranda (1997, pp. 87-106); Checa Beltran (1999, pp. 177-186); Jalon (1997, pp. 101-136).

(2) Brunner (2011, pp. 83-103).

(3) Veanse Quijano (2004, pp. 117-132); Said (1996); Rivera Ayala (2009); Dube (2004, pp. 13-48); Poupeney Hart y Chacon Gutierrez (2002); Aracil Varon (2009); Miro Quesada (1982, pp. 87-99); Strath (2010), y Zavala (1992).

(4) La bibliografia sobre la cuestion es ya amplisima. Veanse Villaverde (2015, pp. 107-140) y Benzoni (2014, pp. 109-136).

(5) El conocido y polemico articulo de Masson trajo consigo toda una corriente de apologias en defensa de Espana, su cultura, ciencia y literatura, pero tambien conflictos diplomaticos entre la propia monarquia y Francia. Para referencias mas precisas, veanse Raillard (2009, pp. 31-48); Donato (2015), y Lafarga (1983).

(6) Arribas habia trabajado como maestro y traductor de latin, ademas de conocer bien el griego habia sido bachiller en filosofia. Asi consta en "Real Seminario de Nobles", Memorial literario (junio de 1787), p. 303. Puede consultarse tambien en "Real Seminario de Nobles", Kalendario manual y guia de forasteros (1808), p. 115. Julian de Velasco, por su parte, ademas de traductor de novelas, era miembro de la sociedad madrilena y secretario del marques de Valdelirios, don Gaspar Carrillo de Albornoz, coronel y alcalde de Lima en la decada de los noventa. Veanse respectivamente Velasco (1792) y Mendiburu (1876). De tendencia ilustrada, sus labores periodisticas sobresalen en las Efemerides de Espana. Sobre la cuestion, vease Checa (2014, p. 24).

(7) Carbonell (1998) y Vidal Claramonte (2005).

(8) Veanse Malo de Luque (1784) y Corradi (1817).

(9) Como se ha destacado, las formas de pensamiento entre el duque y el autor frances eran antagonicas en ciertos aspectos (Garcia Regueiro, 1980). La historiografia mas reciente ha analizado como textos como el del duque, que instrumentalizaban la idea del potencial mercantil espanol, ayudaron a considerar a la monarquia una nacion moderna. Asi, Gabriel Paquette refuta algunos de los topicos de la historiografia, como la idea de que el absolutismo ilustrado de los Borbones se mantuviera aislado de las modernas ideas que surgieron en el contexto europeo en los terrenos de la politica y la historiografia. Tambien los autores imitaron y reutilizaron las ideas extranjeras para fortalecer sus propias politicas reformistas y patrioticas. Vease Paquette (2008).

(10) En ella se referia a las burlas contra el papa y las cabezas mas visibles de la Iglesia, las injurias a la "nacion", asi como otras mofas que hacian su lectura "obscena e indignante". ahn, Inquisicion, Censuras, leg. 4465, exp. 4.

(11) Arribas y Velasco (1792, p. ii).

(12) Un ejemplo son las Reflexiones imparciales, la traduccion castellana de la obra del jesuita Juan Nuix, desterrado en tierras italianas (1782). Las posiciones de muchos sectores sociales, desde los jesuitas, pasando por los autores de teatro y la historiografia, se endurecieron en los ultimos compases del siglo. Veanse Guasti (2014, pp. 93-109); Tietz (2009, pp. 39-65); Mestre (2004); Galera (1998); Gerbi (1982); Pagden (1988); Peralta Ruiz (2006, pp. 215-253).

(13) Frente a la vigencia de los topicos de la "leyenda negra", la historiografia ha tendido a subrayar en los ultimos anos como, al mismo tiempo, la imagen de Espana durante este periodo se construyo tambien con lecturas positivas y favorables del legado espanol en Europa. Puede concluirse, asi pues, que los dardos de Masson fueron un caso extremo en el panorama filosofico europeo. Vease Checa Beltran y Etienvre (2012).

(14) Sucedia asi tambien en la epoca de los Austrias, en la que America se asociaba con lo fantastico, con el oro y los metales preciosos. La idea de America empezo a construirse tanto directamente influida por la experiencia como por los prejuicios, segun la posicion politica y religiosa (Rubial Garcia, 2001, pp. 359-373).

(15) El texto conto con 403 suscriptores, entre ellos, el conde de Fernan Nunez, Campomanes o Jovellanos, ademas de algunos conventos y monasterios. En su traduccion, se referia a la actividad del autor en estos terminos: "el traductor ha omitido, asi en la descripcion de esta isla, como en la de Puerto Rico, ciertas expresiones del autor que, en deshonor de nuestros gloriosos conquistadores, atribuye falsamente a su inhumanidad la total extincion de los indios. Como su insuficiencia no podria rebatir esta calumnia con las razones nerviosas y fundadas que corresponde y por otra parte se le haya venido a las manos la excelente y singular apologia que acerca de lo mismo escribio el docto y zeloso espanol don Pedro Domingo de Campomanes en el Apendice a la Educacion Popular". Vease De la Croix (1789, pp. 89-97).

(16) Lafarga y Dengler (1995, pp. 83-94).

(17) Bolufer (2014, pp. 293-325).

(18) Pedro Estala, Compendio de la Historia natural de Buffon, clasificado segun el sistema de Linneo (t. IV, p. 124). Madrid: Villalpando, 1802.

(19) Olarte (2007); Olarte (2009, pp. 12-32); La Fuente, De la Sota y Vilchis (1996, pp. 175-202); Strath (2010).

(20) Desde la dialectica entre barbarie y civilizacion afirmaba que "era indispensable usar de todo rigor de la guerra a fin de atemorizar a aquellos barbaros y contenerlos con la impresion del valor espanol". Ward (1787, p. 229).

(21) Esta cuestion se desarrolla ampliamente en la obra de Canizares Esguerra (2007). Sobre el polemico caso del dominico Bartolome de Las Casas conviene subrayar la existencia de toda una literatura antilascasista que, con vigor a lo largo de la segunda mitad del siglo XVIII y proyeccion hacia el siglo XIX, se encaminara hacia la destruccion de la reputacion historica del fraile sevillano. Uno de los nucleos mas ferreos que componen dicha corriente de opinion se situo en las apologias de Espana escritas por los jesuitas espanoles despues de la expulsion de 1767, vease Soriano (2015).

(22) Arribas y Velasco (1792, p. 102).

(23) Arribas y Velasco (1792, p. 103).

(24) Arribas y Velasco (1792, p. 93).

(25) Arribas y Velasco (1792, p. 99).

(26) Arribas y Velasco (1792, p. 100).

(27) "Unos se encogen o acortan el cuello, otros se cortan la ternilla interior que divide las ventanas de las narices, otros los labios, otros las eminencias de las mexillas, otros en fin se alargan las orejas o se hacen inflar las piernas por medio de una ligadura por encima del tobillo." Arribas y Velasco (1792, p. 94).

(28) Arribas y Velasco (1792, p. 100).

(29) Arribas y Velasco (1792, p. 100).

(30) Bhabha (2002).

(31) Arribas y Velasco (1792, p. 101).

(32) Arribas y Velasco (1792, p. 115).

(33) Arribas y Velasco (1792, p. 120).

(34) Tirado y Mora (2002, p. 14); (Lopez, 2013, p. 300); Crampton y Helden (2007); Lefebvre (1992); Molina (2010).

(35) Inclusive en 1765, cuando todavia la literatura sobre America no habia alcanzado todo su apogeo en la esfera publica espanola, con motivo del matrimonio del principe Carlos con su prima Maria Luisa de Parma se erigieron, en la Fuente de la Plazuela de San Juan de Dios, unas columnas de Hercules que pago la propia ciudad de Madrid "para declarar mejor el honor de los espanoles, adquirido por sus esfuerzos en tan dilatadas y esclarecidas conquistas, se sentaran en doce pedestales las estatuas de los descubridores de America". Entre ellos figuraban las efigies de Hernan Cortes, Francisco Pizarro, Cristobal Colon, Pedro de Alvarado y Fernando Magallanes "acreditando la bizarria de su espiritu". Vease Breve descripcion de los adornos y arcos triunfales que, a expensas de M. I. y coronada villa de Madrid, de los gremios mayores y otros individuos de ella se han erigido de orden de su magestad, por invencion y direccion del coronel D. Francisco Sabatini. Madrid: Gabriel Ramirez, 1765.

(36) Las posturas en la polemica del Nuevo Mundo fueron muy plurales y heterogeneas como demuestra Sebastiani a traves del analisis de las obras de Robertson y Clavijero. La bibliografia sobre la cuestion es extensa, entre los autores destacan Sebastiani (2011, pp. 203-236), Nava Rodriguez (1990) y Lopez Sastre (2016).

(37) Una aproximacion en Zaragoza y Garcia Carcel (1979, pp. 373-379).

(38) Una interesante aproximacion en la ponencia del profesor William Jimenez presentada al XVIII Congreso Internacional de AHILA "En los margenes de la historia tradicional. Nuevas miradas a America Latina desde el siglo XXI" (celebrado en Valencia, 5-9 de septiembre 2017), titulada "Francisco Jose de Caldas, 'un filosofo andino': una mirada al texto Influjo de los seres organizados desde una mirada americana".

(39) Weber (1998, pp. 146-171).

(40) Solodkow (2014).

(41) Vease Torio de la Riva (1806). Veanse tambien Santander (1801, p. 396) y Villodas (1787, pp. 18-21).

(42) "Aun quedaba a los religiosos descalzos que correr hacia el lado que mira al Atlantico, entre el Orinoco y el Rio de la Plata, un pais inmenso lleno de salvajes, donde no habian entrado los espanoles. En aquellas espesas selvas emprendieron los misioneros formar una republica cristiana y dar a lo menos a un pequeno numero de indios la felicidad, que no habian podido proporcionarles a todos [...]. Los indios que se encontraban en aquellos retiros [se refiere al Paraguay] no se parecian a ellos sino en la parte que tenian de espantosos. Raza indolente, estupida y feroz que mostraba en toda su fealdad al hombre primitivo, degradado por su caida. Ninguna cosa prueba mas la degeneracion de la naturaleza humana que la pequenez del salvaje en la grandeza del desierto". Torio de la Riva (1806).

(43) Molina Martin (2005, pp. 651-682); Florescano (1977, pp. 195-230).

(44) Santander (1801, p. 396).

(45) Chakrabarty (2000).
COPYRIGHT 2018 UNAM (Estudios de Historia Novohispana)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Soriano Munoz, Nuria
Publication:Estudios de Historia Novohispana
Date:Jul 1, 2018
Words:9948
Previous Article:Maria Teresa Alvarez Icaza, Indios y misioneros en el noreste de la Sierra Gorda durante la epoca colonial.
Next Article:LAS REPRESENTACIONES GEOGRAFICAS DE LA ARCHIDIOCESIS DE MEXICO EN TIEMPOS DEL ARZOBISPO LORENZANA (1766-1772).

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters