Printer Friendly

LAS CERAMICAS PINTADAS CON BICROMIA POSCOCCION DE LA VERTIENTE ATLANTICA IBERICA.

Post-firing painted bichrome ware from the Atlantic Iberian fagade

1. El yacimiento de Cerro Borreguero (Zalamea de la Serena, Badajoz) como punto de partida (1)

El hallazgo de un vaso con una cuidada decoracion pintada en el nivel de amortizacion de una cabana ovalada sobre la que se construyo, hacia finales del s. VIII a. C., un edificio de planta angular nos ha permitido documentar por vez primera en el valle del Guadiana la transicion entre el Bronce Final y la i Edad del Hierro. El vaso en cuestion aparecio en 2015, en la que hasta ahora ha sido la ultima campana de excavacion en el Cerro Borreguero, en el termino municipal de Zalamea de la Serena (Badajoz), un enclave que se puede considerar como el antecedente de Cancho Roano, del que tan solo dista 2,5 km y al que le une el curso del Ortiga, uno de los principales afluentes del Guadiana. Una breve informacion del yacimiento se ha dado a conocer recientemente (Celestino y Rodriguez Gonzalez, 2018), por lo que nos centraremos en las fases mas antiguas del yacimiento para contextualizar el vaso pintado en cuestion y ahondar sobre su cronologia y significado.

La Fase i de Cerro Borreguero se corresponde con una construccion romana que altero los estratos inferiores, aunque se han podido reconstruir las plantas de los tres edificios mas antiguos, los dos primeros de epoca protohistorica--Fases IIa y IIb--y una cabana adscrita al Bronce Final--Fase III--. La Fase IIa se asocia al ultimo momento de ocupacion del enclave en la i Edad del Hierro, hacia mediados del s. vi a. C.; es en este momento cuando se fecha la amortizacion de todas sus estancias mediante el relleno con piedras de granito irregulares y sin trabar para despues tapar todo el espacio con una gruesa y tupida capa de arcilla roja que es lo que le confiere al yacimiento su apariencia tumular. El edificio de esta fase esta compartimentado por una serie de ambitos de los que nos interesa la habitacion 100 O H-100, de 5 x 6 m de superficie, si bien su parte occidental se pierde bajo la potente terraza romana.

La habitacion se caracteriza por tener un banco corrido de adobe en su lado oriental, por conservar en su centro un gran hogar circular de adobe con focus central y por tener los suelos pavimentados por una sucesion de finas capas de arcilla roja. Sobre este suelo rojo se documento el elemento mas sobresaliente de la estancia: una banda blanca de 12 cm de anchura y de tendencia ovalada que recorre la superficie de la habitacion en sentido este-oeste hasta perderse bajo las terrazas romanas (Celestino y Rodriguez Gonzalez, 2018: 176, fig. 6). La banda se realizo practicando una pequena zanja de 5 cm de profundidad en el suelo rojo de la habitacion rellanada posteriormente con arcilla amarillenta y, por ultimo, pintada de blanco con caolin. En realidad, la banda blanca senalaba la cabana ovalada de la fase anterior, Fase III, donde se hallaron los fragmentos de ceramica pintada poscoccion objeto de analisis en este trabajo. Por su parte, la Fase IIb es de gran interes por cuanto documenta la transicion entre la construccion de la cabana oval de la Fase III y la primera construccion cuadrangular. Su aliciente radica, precisamente, en la relacion directa que tiene esta primera construccion cuadrangular con la cabana oval que, aunque construida en la fase anterior, se mantuvo en uso junto a este nuevo edificio cuadrangular.

Por ultimo, la Fase III se corresponde con la primera ocupacion del Cerro Borreguero, una cabana oval asentada sobre una suave elevacion del terreno (Celestino y Rodriguez Gonzalez, 2018: 178, fig. 8) que coincide con la banda blanca disenada sobre el suelo de arcilla roja de la habitacion principal de la Fase IIa. La cabana tiene una superficie de 30 [m.sup.2] y sus cimientos estan construidos con cantos rodados irregulares trabados con arcilla de hasta 60 cm de altura y una anchura que varia entre los 60 y los 70 cm. Tanto la superficie de los cimientos como el interior de la cabana conservan restos de arcilla de color naranja procedentes del alzado de sus muros. En el centro de la cabana se construyo un hogar que fue respetado en las fases siguientes, por lo que el hogar de la Fase IIa no es sino la prolongacion de ese hogar primigenio. El uso de la cabana se ha podido establecer en los ss. X-IX cal AC gracias al analisis de C14 realizado sobre muestras de carbon aparecido en el interior de la misma; la muestra, calibrada--95%--, aporta una cronologia de Beta-406622: 2740 [+ o -] 30 BP, cal AC 970-960/cal AC 930-820. Por ultimo, la cabana fue clausurada y amortizada a finales del s. VIII a. C. para construir sobre ella el edificio de la Fase IIa; sin embargo, su caracter singular propicio que su clausura fuera acompanada de un ritual relacionado con el vaso que aqui estudiamos.

La cabana del Cerro Borreguero es por el momento la unica completa y registrada de la cuenca media del Guadiana, si bien su importancia arqueologica radica principalmente en que por vez primera se ha podido documentar la transicion entre el Bronce Final y la i Edad del Hierro a traves de la arquitectura, evidenciada a partir de la evolucion de la cabana oval a la arquitectura cuadrangular, conviviendo ambas en ese momento de transicion; una evolucion que ya ha sido documentada en otros yacimientos peninsulares en fechas afines (Celestino y Rodriguez Gonzalez, 2017: 174; Rodriguez Gonzalez, 2018: 68 y ss.). 2

2. Un vaso para un ritual

La transicion arquitectonica entre la cabana y el primer edificio de muros rectos esta marcada por la aparicion de una cazuela a mano pintada tras su coccion y hallada sobre los cimientos de la construccion oval (Fig. 1), marcando asi el momento de amortizacion de la misma. Este tipo de producciones han sido documentadas en buena parte de la Meseta Norte y los valle medios del Tajo y el Guadiana, donde su mejor expresion es la necropolis de Medellin, de donde el tipo toma el nombre (Almagro-Gorbea, 1977). La cazuela de Cerro Borreguero es de factura muy cuidada, con el borde abierto y la seccion muy fina, pues apenas alcanza los 2 mm de grosor. Su pasta se fabrico con un alto contenido en cuarzo y fue sometida a coccion reductora. Una vez cocida, toda la superficie de la cazuela recibio una fina capa de pintura roja sobre la que se diseno la decoracion geometrica realizada ahora con un pigmento amarillo. Entre los motivos decorativos destacan los enrejados que recuerdan a los trenzados de cesteria, asi como metopas que encierran disenos geometricos menores. Destaca la sucesion de motivos en forma de 's', a modo de anades, que decoran la suave carena que marca la zona central del cuerpo del vaso. La cazuela no esta completa, pues falta su base y buena parte del contorno, pero es de suponer que el resto se encuentra sobre los cimientos de la mitad de la cabana que se pierde bajo la terraza romana.

La cazuela ha sido analizada y restaurada en el Laboratorio del Servicio de Conservacion, Restauracion y Estudios Cientificos del Patrimonio Arqueologico --SECYR--de la Univ. Autonoma de Madrid--UAM--. Las tecnicas empleadas para el analisis de la misma fueron la difraccion de Rayos x-policristal--DRX-P--y la microscopia electronica de barrido con analisis por energia dispersiva de Rayos X--MEB/EDX (3)--, utilizando en este caso el equipo del Instituto de Ceramica y Vidrio del CSIC. A su vez, se realizaron analisis mediante espectroscopia de plasma inducida por laser--LIBS--de las piedras que afloran de la zona circundante al yacimiento para estudiar la posible procedencia de los pigmentos utilizados en la pintura de la cazuela. La conclusion de estos analisis es que con toda probabilidad tanto el recipiente como los pigmentos utilizados en la decoracion provienen del entorno inmediato del yacimiento. En concreto, los pigmentos rojos y amarillos se elaboraron mediante el uso de oxidos e hidroxidos de hierro (Hradil et al., 2003: 224), siendo generalmente mas intensa la senal de hematita en caso del rojo y de goethita en el del amarillo. En cuanto a las piedras analizadas procedentes del sustrato geologico que afloran junto al yacimiento, se confirmo que contienen gran cantidad de oxidos rojos y amarillos de tonalidades muy similares a las de las decoraciones pintadas de la ceramica, lo que corroboraria que la cazuela fue elaborada y pintada en su entorno inmediato (Fig. 2).

Una de las caracteristicas de mayor interes de estas ceramicas es su alta vulnerabilidad debido tanto a la fragilidad de sus finisimas paredes como al hecho de que la decoracion fue aplicada tras la coccion de la pieza, lo que impide que quede bien adherida a la superficie; de hecho, hay que tener un cuidado extremo para no borrar la decoracion cuando se manipulan. Esta circunstancia supone que las ceramicas de este tipo fueron disenadas para ser utilizadas de forma puntual, seguramente para rituales muy determinados; y, en el caso que nos ocupa, para una ceremonia relacionada concretamente con la amortizacion de la cabana. Esta observacion ya ha sido realizada por otros investigadores, en concreto para las ceramicas tipo 'Medellin' aparecidas en las tumbas mas antiguas de la necropolis homonima (Torres, 2008: 727). Sin embargo, como veremos mas adelante, sugerimos otra interpretacion que en realidad complementa esta hipotesis.

3. Analisis de las ceramicas pintadas bicromas poscoccion de la vertiente atlantica de la Peninsula Iberica

Este tipo de ceramicas pintadas son muy comunes en el valle del Guadiana, donde ademas de Medellin se han localizado en el yacimiento de la Bienvenida (Ciudad Real) (Zarzalejos et al., 2012: 21) o Alarcos (Ciudad Real) (Garcia Huerta y Morales, 2017). Pero quiza son mas representativas en la Meseta Norte, de donde procede un amplio elenco de ceramicas de este tipo que han sido sometidas a una exhaustiva analitica en el laboratorio del secyr para evaluar sus concomitancias con las halladas en el Guadiana y estudiar asi sus posibles analogias.

La ingente bibliografia que han generado las ceramicas pintadas poscoccion pone de manifiesto la dificultad que existe a la hora de encuadrarlas en un marco cultural concreto; ademas, su dispersion geografica no ha ayudado a especificar los influjos a los que pudo estar sometido un estilo que se antoja muy homogeneo, por lo que las propuestas sobre su origen son tambien diversas. Tal vez el problema principal radique en que hemos querido meter en el mismo saco a todas las ceramicas pintadas poscoccion, cuando en realidad se pueden identificar varios tipos que a nuestro modo de ver difieren entre si, lo que no es obice para que en ocasiones aparezcan en un mismo yacimiento de forma coetanea. Este es el caso de las ceramicas tipo 'Carambolo', en ocasiones asociadas a las de estilo 'Medellin', con las que poco tienen que ver tanto tecnica como esteticamente (Casado, 2015). Lo mismo ocurre con las ceramicas pintadas del sureste peninsular, alejadas de los tipos decorativos y de las manufacturas de las ceramicas que aqui queremos tratar. Tambien se han descartado las ceramicas pintadas del valle del Ebro porque a pesar de que algunos investigadores las han estudiado conjuntamente con las de la Meseta, el Levante o el Sureste peninsular (Gonzalez Prats, 1983: 121), son sensiblemente diferentes. En definitiva, no existe consenso entre los distintos investigadores a la hora de disenar una tipologia de estas ceramicas, que han sido englobadas bajo el epigrafe de pintadas del Bronce Final/i Edad del Hierro (Blasco, 1981) 'pintadas tartesicas' (Ruiz Mata, 1986) o pintadas geometricas del Bronce Final/Hierro (Werner, 1990). Sin embargo, no se hacen distinciones entre las formas que presentan ni entre la tecnica de elaboracion, incluyendo a veces en el mismo fenomeno las elaboradas a mano y las realizadas a torno.

Dada esta heterogeneidad, hemos creido oportuno centrarnos solo en las ceramicas pintadas bicromas que tan presentes estan en la vertiente atlantica de la Peninsula Iberica y que presentan como caracteristica comun la elaboracion a mano, la coccion reductora, las paredes finas y las formas semejantes a las empleadas en el Bronce Final; ademas, por lo general, estas ceramicas estan alisadas o brunidas y pintadas basicamente con oxidos rojos y amarillos, si bien tambien se han documentado ejemplares con tonalidades blancas e incluso azuladas, caso de algunas procedentes de Medellin. Por ultimo, todas ellas participan de una cronologia muy similar que se establece, segun las zonas, en el momento de transicion del Bronce Final a la I Edad del Hierro, respaldadas por varias cronologias absolutas como queda recogido en el presente trabajo.

Una vez analizado el vaso del Cerro Borreguero, y dados los interesantes resultados obtenidos, creimos que era oportuno abrir dentro de nuestro proyecto de investigacion una via que sirviera para armonizar y buscar concomitancias tecnicas a traves de los analisis de los ejemplares mas significativos que, su vez, nos sirviera para emprender un estudio sobre las relaciones entre las diferentes zonas donde se produjo este fenomeno de las ceramicas pintadas poscoccion. De este modo, se realizo una seleccion de los yacimientos mas representativos donde se habian documentado ceramicas similares a la de Cerro Borreguero y que coincidian con el area de la Meseta Norte, el Guadiana medio y alto y el valle del Tajo (Fig. 4). Asi, de la Meseta Norte se recogieron muestras para analizar del Cerro San Pelayo, de la plaza de San Martin de Ledesma y del Cerro de San Vicente (Salamanca); de La Aldehuela (Zamora); y de Sanchorreja (Avila). De la Meseta Sur se analizaron muestras de la tumba de El Carpio de Belvis de la Jara (Toledo) y de Sima de Cabeza de la Fuente de Boniches de la Sierra (Cuenca). De la cuenca del Guadiana se seleccionaron fragmentos del poblado y la necropolis de Medellin (Badajoz) y del yacimiento de Alarcos (Ciudad Real), enclaves que se han completado con los analisis que el Departamento de Quimica Agricola, Geologia y Geoquimica de la UAM habia realizado sobre un lote de piezas procedentes del yacimiento de Sisapo (Ciudad Real). Por ultimo, el valle del Tajo se ha completado con los analisis efectuados sobre un fragmento procedente del yacimiento de Santarem (Portugal). No pudimos contar, sin embargo, con muestras de algunos yacimientos de la Comunidad de Madrid por la complicada burocracia que suponia, ni con el magnifico ejemplar de Portaceli, hallado en el entorno del castillo de Medellin (Jimenez y Haba, 1995) pues en su momento no pudimos localizarlo en el Museo de Badajoz (2).

Tambien optamos por no realizar analisis de los tipos que aparecen en contextos con cronologias mas recientes o que creemos que corresponden a otros impulsos culturales, caso de los ejemplares que se encuentran en las areas del Ebro, Levante y sureste peninsular, pues, a pesar de que presentan una decoracion pintada con colores similares a los que aqui estudiamos, su distribucion geografica, sus formas, su composicion decorativa y sus cronologias se alejan de los ejemplos aqui analizados. Asi, las ceramicas pintadas procedentes de Cortes de Navarra, que sirvieron de punto de referencia por ser el primer sitio donde se documentaron y que abrieron la puerta a la influencia hallstattica de estas ceramicas pintadas peninsulares (Maluquer de Motes, 1954), solo se documentan en el yacimiento en el Nivel p II b, fechado a partir del s. vil, perdurando hasta mediados del vi a. C. (Maluquer de Motes, 1954: 114), pero, ademas, con una tecnica de elaboracion muy diferente. Este tipo de ceramica es comun a otros yacimientos del valle del Ebro y la zona oriental de la Meseta Norte, caso de los ejemplares de la necropolis de la Edad del Hierro de Molina de Aragon (Cerdeno, 1983). Tambien hemos prescindido de los ejemplares del Poblado II de la Plaza del Castillo de Cuellar por tratarse de grandes vasos con decoracion bicroma sobre superficies claras que se alejan tecnica y cronologicamente del resto de ejemplares que aqui analizamos y que ademas se fechan en torno al s. v a. C. (Barrio, 1993: 190; 2002). Motivos similares nos han llevado a excluir los vasos pintados de la magnifica necropolis de Las Madrigueras (Almagro-Gorbea, 1969), uno de los primeros yacimientos donde se documentaron este tipo de ceramicas policromas. De las 65 tumbas de la necropolis, las ceramicas pintadas con tonos rojos, blancos y amarillos, y siempre realizadas a mano, aparecen en las Tumbas XXIII, XLII, L y LIV, bien fechadas en los ss. VI y v a. C. (Almagro-Gorbea, 1969: 114), por lo que una vez mas parecen responder a impulsos mas modernos relacionados con el sur peninsular. Por ultimo, las ceramicas bicromas poscoccion del sureste peninsular, y en concreto el grupo especifico denominado tipo 'Real' (Molina, 1978: 174), responden a un movimiento que parece tener una relacion mas directa con el valle del Guadalquivir desde los inicios de la I Edad del Hierro, si no antes (Carrasco et al., 1986: 227). Por ello, hemos centrado nuestro estudio en las ceramicas a mano bicromas --rojo y amarillo fundamentalmente--pintadas tras la coccion de la pieza y distribuidas por la vertiente atlantica, a excepcion del ejemplar de la Sima Cabeza de la Fuente (Cuenca), entre las que existe una innegable homogeneidad, si bien con las singularidades propias de cada zona.

Los fragmentos seleccionados fueron analizados tambien en el SECYR de la UAM con el objetivo de identificar los componentes de sus pastas y el de los pigmentos de su policromia. Al igual que sobre el vaso del Cerro Borreguero, se realizaron analisis de difraccion de Rayos x policristal para asi configurar una tabla homogenea de resultados. Como uno de los objetivos principales del estudio era la identificacion de los minerales que componen las policromias, se seleccionaron zonas de analisis que presentan diferentes coloraciones con el fin de ofrecer los mejores datos de la difraccion (Beck et al., 2014: 461). Asi mismo, como es habitual en estas analiticas, se realizo una microscopia electronica de barrido --MEB--para caracterizar morfologica, estructural y composicionalmente la superficie de las ceramicas, complementada con un analisis por energia dispersiva de Rayos X--MEB/EDX (3)--, que proporciona un analisis cualitativo y a veces incluso cuantitativo de la composicion elemental de la muestra.

El estudio de las pastas ha permitido comprobar que todos los fragmentos analizados estan compuestos por arcillas micaceas con un alto contenido fundamentalmente en cuarzo, pero tambien con presencia de feldespato y moscovita como desgrasante; algunos, como los tres ejemplares de El Carpio, presentan ademas rastros de clorita. Por lo tanto, la regularidad en la elaboracion de estos ejemplares es la tonica general.

Por su parte, de los difractogramas realizados en los pigmentos utilizados para decorar las ceramicas tambien se deduce cierta homogeneidad, pero con senaladas diferencias en algunas zonas. En general se utilizaron pigmentos inorganicos, ocres naturales a base de oxidos o hidroxidos de hierro, hematita y goethita principalmente, tanto para los rojos como para los amarillos. Para los blancos, escasamente representativos en estos conjuntos, se emplearon la calcita y la dolomita, caso de El Carpio. En cuanto a los tonos azules que se detectan en los ejemplares de Medellin y Cerro de San Vicente, se realizaron a base de silicato de cobre y calcio. Pero lo que llama la atencion es la uniformidad en la presencia de la caolinita como probable aglutinante y fijador de la pintura (Judson, 1959: 708), pues se documenta en todos los ejemplares de la Meseta Norte: La Aldehuela (Fig. 5), en todos los fragmentos, y en Sanchorreja (Fig. 6); en la zona del Guadiana, caso de los ejemplares de Medellin (Fig. 7) y de Alarcos (Fig. 8); y, por ultimo, en el ejemplar de la Sima de Cabeza de la Fuente del museo de Cuenca (Fig. 9). Tan solo los ejemplares de El Carpio (Fig. 10) y Santarem (Fig. 11), ambos yacimientos en el valle del Tajo, escapan de esta composicion al fijar la pintura mediante dolomita.

Pero hay otra caracteristica muy significativa que solo se detecta en los ejemplares de una zona geografica muy acotada. En efecto, en los fragmentos analizados de la plaza de San Martin de Ledesma (Fig. 12), del Cerro de San Pelayo (Fig. 13) y del Cerro de San Vicente (Fig. 14), todos de la provincia de Salamanca, y en el ejemplar de La Aldehuela de Zamora, se han detectado en las policromias mas claras, blanco y amarillo, caolinita junto a apatita biogenica, resultado de haberse calcinado un hueso blanco para intensificar los colores. La apatita podria tener un origen inorganico, ya que es comun su cristalizacion a partir de un magma siliceo o carbonitico o su aparicion en zonas de mineralizacion asociado a granitos; o un origen biogenico, dado que es el principal componente inorganico de los huesos o dientes (Eastaugh et al., 2004: 20-21). En algunos trabajos ya se ha apuntado en esta ultima direccion, advirtiendo el empleo del hueso blanco molido como pigmento blanco sobre ceramicas (Kakoulli, 2002: 64; Baldini et al., 2005: 97-99; Marte et al., 2012: 59-60; Frere et al., 2016: 45-55). En otros, incluso, se abre la puerta a su utilizacion como carga de otros pigmentos (Swann et al., 1999: 571-573) o como aglutinante, debido a su contenido en tuetano (Alvarez, 2012: 26). Una singularidad sin duda de importancia para discriminar las tecnicas decorativas de estos vasos.

La primera conclusion de toda esta amplia y completa bateria de analisis es que, como ya sabiamos, todas las decoraciones pintadas se hicieron una vez que la ceramica, siempre elaborada a mano, estaba ya cocida; sin embargo, y en contra de lo que hasta ahora se pensaba, la mayor parte de las ceramicas presentan un esmerado pulido, pero, sobre todo, un brunido previo. Es el caso de los ejemplares de El Carpio (Pereira, 1989: 400), Alarcos (Garcia Huerta y Fernandez Rodriguez, 2000: 56), La Bienvenida3, Cerro San Pelayo (Benet, 1990: 84), La Aldehuela (Santos, 1990: 226), Sima Cabeza de la Fuente (Martinez Navarrete y Perez de la Sierra, 1980: 75) o Portaceli (Jimenez y Haba, 1995: 237). Tambien sobre una superficie brunida se pinto el fragmento de Manzanares (Valiente, 1973: 335), similar a los que aqui analizamos, o el de Sanchorreja, acerca de los cuales se indica que la aplicacion de la pintura bicroma se realiza "tras depurar de manera significativa la superficie de los recipientes" (Gonzalez-Tablas y Dominguez, 1995: 139). Por ultimo, con respecto a los fragmentos procedentes del poblado de Medellin, se describen como ceramicas con las superficies cuidadosamente alisadas, no brunidas (Almagro-Gorbea, 1977: 454), sin que se haga alusion al acabado de las superficies del conjunto procedente de la necropolis. No obstante, y a la vista de los ejemplares de Portaceli, en el mismo entorno arqueologico, no es raro que tambien hubieran tenido ese acabado brunido; de hecho, de la observacion que pudimos llevar a cabo de algunos fragmentos procedentes del poblado y depositados en el MAN, en algunos de ellos se apreciaba unos acabados que sin duda se podrian clasificar como brunidos.

Esta circunstancia es muy llamativa por cuanto, como comentabamos, el brunido dificulta mucho la adhesion de la pintura, lo que nos hace plantear la siguiente hipotesis. Si tenemos en cuenta que los vasos utilizados para ser pintados con bicromia obedecen siempre a formas concebidas en el Bronce Final, donde destacan los cuencos y las cazuelas carenadas, lo sobresaliente de estas producciones es sin duda la pintura que se les aplico tras la coccion; de este modo, podria interpretarse que los vasos fueron elaborados para ser utilizados durante un tiempo sin ningun tipo de decoracion pintada, y solo se les aplicaria la pintura en el ultimo momento de su uso, cuando el recipiente ya estaba destinado a ser amortizado. Esto explicaria lo efimero de estas pinturas que se borran con solo manipularlas, asi como que aparezcan en contextos muy determinados relacionados con necropolis, caso de Sima Cabeza de la Fuente, El Carpio o Medellin, o en edificios de alto valor social, como en la Vivienda 2 de La Aldehuela, la cabana del Nivel vi de Cerro San Pelayo, la cabana de Alarcos, el edificio singular de La Bienvenida o la propia cabana de Cerro Borreguero.

4. Discusion sobre las ceramicas pintadas poscoccion y su cronologia

El interes que han suscitado estas ceramicas ha sido constante desde que se publicaron los primeros ejemplares, si bien el primer y mas profundo analisis de estos conjuntos se debe al hallazgo de las ceramicas estilo 'Medellin' halladas en la Cata Este realizada en el Castillo homonimo (Almagro-Gorbea, 1977: 454-461), donde se documentaron un buen numero de fragmentos, en torno a 300, que, sin embargo, son dificiles de datar por haberse encontrado en niveles de rapida deposicion en una estratigrafia con una potencia de 5 m de profundidad (Almagro-Gorbea, 1977: 474); de hecho, estas ceramicas aparecen desde el Estrato XVI, el mas antiguo, hasta el Estrato vil sin apenas variaciones tecnicas o formales. Aunque el autor reconoce que los origenes de estas ceramicas hay que buscarlos en el Bronce Final de la zona, los motivos decorativos los asocia al mundo orientalizante, haciendo especial hincapie en las ceramicas con motivos amarillos sobre fondo rojo por ser las mas significativas del conjunto. Este tipo lo divide en dos subtipos en funcion de los ejemplares que se conocian hasta ese momento en la peninsula: el tipo 'Meseta' y el tipo 'Andaluz' (Werner, 1990; Alvarez Sanchis, 1999: con bibliografia), fechando estas producciones hacia el s. VIII a. C.

Segun lo anterior, se deduce una cierta imposibilidad para establecer tipos por la compleja dispersion geografica de los grupos establecidos (Blasco, 1981: 75-92); asi, segun esta autora, las ceramicas pintadas poscoccion corresponderian a ambientes y cronologias muy diversas, iniciandose la moda en el s. VIII como consecuencia de la influencia de los Campos de Urnas, tanto por via terrestre como maritima, lo que justificaria su presencia en el Sureste peninsular; su exito en la i Edad del Hierro derivaria de la tradicion que habria existido en la fase anterior de colorear las ceramicas incisas y de tipo 'Boquique', fechando las mas antiguas de la Meseta en torno al s. VII a. C. (Blasco et al., 1988). Pero lo cierto es que este tipo de ceramica es cada vez mas comun en areas de la Meseta, donde destaca por sus analogias formales y decorativas con el vaso del Cerro Borreguero el documentado en Sima Cabeza de la Fuente, en Boniches de la Sierra, Cuenca (Martinez Navarrete y Perez de la Sierra, 1980: 65-94). Los primeros autores encuadran el vaso, hallado no obstante fuera de contexto, en el grupo de 'ceramicas pintadas hallstatticas' propuesto por Maluquer de Motes tras su estudio de los fragmentos procedentes de Castillejos de Sanchorreja (Maluquer de Motes, 1957: 286), fechandolo en los inicios de la i Edad del Hierro. En este sentido es de gran interes la revision que en los anos 90 del pasado siglo se hace de las ceramicas de Sanchorreja, cuando se incluyen otras procedentes de hallazgos mas modernos (Gonzalez-Tablas y Dominguez, 1995: 187-198); para estos autores, estas ceramicas no son extramesetenas, sino que hunden sus raices en el Bronce Final, pues se documentan en contextos de Cogotas i, donde en el Nivel v del yacimiento se localizaron varios fragmentos junto a ceramicas excisas y de tipo 'Boquique' (Gonzalez-Tablas, 1983); sin embargo, datan estas ceramicas pintadas a partir del s. VII a. C. en sintonia con las de Medellin, de donde procederian.

Uno de los ejemplares mas significativos de este conjunto es el de La Aldehuela, un yacimiento adscrito a la cultura de 'Soto de Medinilla' de la i Edad del Hierro (Santos, 1989, 2005). El vaso en cuestion aparecio en el interior de la Vivienda 2 junto a un cuchillo afalcatado de hierro y una fibula de doble resorte, por lo que asocian su cronologia y origen a las de estilo 'Medellin', fechando el ejemplar en el s. VI a. C., dentro de Soto i (Santos, 1990: 225). Similar postura adopta Barrio (1993) sobre los ejemplares hallados en la plaza del Castillo de Cuellar que guardan semejanzas decorativas con las de estilo 'Medellin', pues los disenos parece que se adaptan a los temas de raigambre mediterranea por parte de los artesanos indigenas. Estas ceramicas conviven con otras ya elaboradas a torno importadas del sur, por lo que fecha las pintadas poscoccion tambien en Soto i, hacia el s. VI a. C.

Un problema diferente es el que presentan las ceramicas pintadas poscoccion de la Meseta Sur, donde destaca muy especialmente el hallazgo de la tumba de El Carpio, en Belvis de la Jara (Toledo) (Pereira, 2008, con bibliografia anterior). En esta rica tumba se hallaron los cuencos pintados con perfiles muy similares a los indigenas del Bronce Final de Andalucia occidental y, por lo tanto, diferentes a los hallados en la Meseta Norte. Los motivos decorativos, sin embargo, recuerdan a los de la Meseta y el Guadiana. En una reciente aproximacion al estudio de esta magnifica tumba, el autor fecha los cuencos en la primera mitad del s. VII a. C., y aunque mantiene que sus formas proceden de Andalucia occidental, defiende que la decoracion bicroma derivaria del sector occidental de la peninsula y la Meseta (Pereira, 2012: 209). Tambien de la Meseta Sur proceden los hallazgos mas recientes, algunos de yacimientos donde ya se habian documentado este tipo de ceramicas con anterioridad, caso del Cerro de las Cabezas, en Valdepenas (Velez y Perez, 1987: lam. IV) o, sobre todo, La Bienvenida, en Almodovar del Campo (Ciudad Real) (Zarzal ejos et al., 1994: 173-174; Zarzalejos et al., 2011: 21). Pero de este yacimiento destaca especialmente el hallazgo de ceramicas pintadas monocromas en rojo tipo 'Guadalquivir i' o 'San Pedro II' junto a las de estilo 'Medellin' en los momentos mas antiguos del edificio de la Fase XXV, junto a un lote de ceramicas donde el 92% estan realizadas a mano, mientras que las elaboradas a torno son de clara procedencia mediterranea. Tambien es significativo que las ceramicas de estilo 'Medellin' aparezcan con formas tipicas del Bronce Final de la zona, como las cazuelas decoradas con brunido interno. Estas ceramicas se fechan hacia finales del s. VIII y siguieron activas en el yacimiento hasta la mitad del s. s. VII a. C., conviviendo con las primeras anforas de tradicion fenicia y en sintonia, pues, con las de estilo Medellin (4).

En cuanto a la cronologia de estas ceramicas, debemos basarnos exclusivamente en las que aparecen perfectamente contextualizadas y en aquellos casos en los que se cuenta con dataciones absolutas que permiten afinar con precision la fecha del contexto en el que han sido documentadas.

Entre los ejemplares contextualizados cabe destacar los casos de la necropolis de Medellin (Torres, 2008) y la tumba de la Casa del Carpio de Belvis de la Jara (Pereira, 1989). Si la tumba de Casa del Carpio parece estar bien datada en la primera mitad del s. vil a. C. (Pereira, 2012: 201), las pintadas de la necropolis de Medellin presentan algunos problemas de interpretacion. Asi pues, aunque se hallaron numerosos fragmentos de estas ceramicas, lo cierto es que tan solo algunos de ellos, once en concreto, formaban parte de algunos de los conjuntos funerarios individualizados, lo que permite otorgarles una fecha aproximada (Torres, 2008: 724). Los cuencos pintados estarian destinados a tapar urnas del tipo 'Cruz del Negro', pero, dado su estado fragmentario, tambien es posible que fueran empleados para realizar algun ritual que por el momento se nos escapa; en cualquier caso, las piezas recuperadas se han hecho derivar de las tipo 'San Pedro' II (Cabrera, 1981), por lo que se datarian entre finales del s. VIII e inicios del VII a. C. (Torres, 2008: 732).

Disponemos de algunos datos mas para afinar sobre la datacion de estos vasos pintados; el primero lo podemos extraer del contexto donde aparecio el ejemplar de La Aldehuela, un yacimiento adscrito a la cultura de Soto i y que su autor fecha en sintonia con Medellin en el s. VII, por haber aparecido junto a un cuchillo afalcatado de hierro y una fibula de doble resorte que tambien hace proceder del sur peninsular (Santos, 1990: 232). Castillejos de Sanchorreja es uno de los primeros sitios donde la ceramica bicroma se documenta en contextos de Cogotas i, pues en el Nivel v de Sa-18 se localizaron varios fragmentos junto a ceramicas excisas y de tipo 'Boquique' (Gonzalez-Tablas, 1983), si bien sus autores prefieren fecharlas a partir del s. VII para hacerlas coincidir con las de Medellin, de donde procederian; estas ceramicas pervivirian en Sanchorreja hasta el s. VI a. C. (Gonzalez-Tablas y Dominguez, 1995: 195) y descartan, por lo tanto, su origen hallsttatico (Maluquer de Motes, 1957: 286).

Como puede deducirse, la datacion de estos ejemplares es un tema de enorme complejidad por cuanto las ceramicas pintadas aparecen en yacimientos de la i Edad del Hierro en sus niveles mas antiguos, pero, sin embargo, no podemos establecer si ya se pintaban en la fase anterior a pesar de que si sabemos que ya existian los tipos ceramicos. Lo mismo ocurre con las ceramicas de El Carpio, pertenecientes al momento mas antiguo de la tumba, si bien desconocemos si vienen de una tradicion pasada. En ambos casos, las fechas mas antiguas no sobrepasan el final del s. VIII a. C., pero los tipos ceramicos sobre los que se aplico la pintura si son claramente de la fase anterior, de ahi que se haya optado en la mayor parte de los casos por clasificar estas ceramicas en la transicion del Bronce Final al Hierro, perviviendo al menos hasta el s. VI a. C., si no despues, en algunas zonas de ambas mesetas.

La hipotesis que establece que estas producciones pintadas son de la fase de transicion entre el Bronce Final y la i Edad del Hierro queda corroborada a partir de los ejemplares hallados en unidades estratigraficas que cuentan con dataciones absolutas, un hecho que permite dar uniformidad cronologica al fenomeno que aqui se presenta. Al ejemplar del Cerro Borreguero, cuya datacion absoluta se recoge en el primer epigrafe de este trabajo, debemos sumarle los resultados obtenidos en el Cerro de San Pelayo, en Martimamor (Salamanca) (Benet, 1990). Se trata de uno de los yacimientos mas importantes de la Meseta Norte para estudiar este tipo de ceramicas pintadas poscoccion. Su interes radica en el claro contexto en el que aparecio el ejemplar, junto a dos recipientes completos lisos que se encontraban al lado del hogar de una cabana. Esta informacion se completa con las mencionadas dataciones por [sup.14]C que situan el hallazgo en torno al s. VIII a. C.

Recientemente se han publicado varias dataciones absolutas de otro yacimiento salmantino, el Cerro de San Vicente, procedentes de varios carbones recogidos durante las campanas de los anos 90 del pasado siglo y de 2006, que han permitido definir la existencia de cuatro fases de ocupacion en el yacimiento, la mas antigua o Fase I correspondiente a la transicion entre el Bronce Final y la I Edad del Hierro donde, precisamente, se documentan los primeros fragmentos pintados sobre ceramicas de estilo 'Soto' (Blanco et al., 2017: 390-391).

Tambien muy reciente es la publicacion de un conjunto de vasos pintados poscoccion procedente de Alarcos que sirven para ajustar aun mas la dispersion geografica y la concrecion tipologica de estas ceramicas que ya habian sido tratadas en un trabajo anterior (Garcia Huerta y Fernandez Rodriguez, 2000: 58); sin embargo, ahora se incorporan nuevos ejemplares mejor contextualizados y con dataciones absolutas que permiten a los autores optar por acotarlas en dos grupos: el primero con ceramicas tipo 'Carambolo', mientras que el segundo grupo estaria integrado tanto por las monocromas como por las bicromas a tenor de que las formas y tecnicas son practicamente iguales; ademas, del analisis realizado sobre estas ceramicas halladas en el Sector III del poblado de Alarcos, se deduce que fueron elaboradas en el entorno del yacimiento (Garcia Huerta y Morales, 2017: 111). Todas las ceramicas que aparecen junto al magnifico vaso pintado bicromo son a mano, destacando los fragmentos decorados con reticula brunida, lo que otorga a estas producciones una fecha acorde con la transicion del Bronce Final al Hierro que se ve corroborada por la tabla de dataciones absolutas que adjuntan en este trabajo (Garcia Huerta y Morales, 2017: 112).

A esta documentacion debemos sumar los fragmentos de ceramicas 'Tipo Carambolo' recientemente publicados, procedentes de la Beira Interior (centro de Portugal), cuyos analisis de C14 permiten fechar estas producciones en un momento de transicion entre el Bronce Final y la i Edad del Hierro (Vilapa et al., 2018).

Por todo ello, parece que el fenomeno de las ceramicas pintadas poscoccion con motivos geometricos sobre vasos realizados a mano pudo originarse hacia el s. VIII a. C. en la costa atlantica del sur peninsular, en una etapa, pues, donde ya se estaba desarrollando la colonizacion fenicia. Sin embargo, debemos distinguir las ceramicas pintadas tipo 'Carambolo' de las que se documentan en las areas perifericas de Tarteso, donde la moda debio de introducirse a partir de finales del s. VIII, si bien se prolonga por todo el VII a. C. En efecto, las pintadas tipo 'Carambolo', tambien presentes en el valle del Guadiana, son coetaneas de las bicromas y es posible que sean el resultado de una misma influencia de origen mediterraneo; sin embargo, el fenomeno de las bicromas, fundamentalmente de pigmentos rojos y amarillos, parece una expresion circunscrita a las areas perifericas del Guadiana y del Tajo, cuya datacion mas antigua no sobrepasa el final del s. VIII a. C., y desde donde se extendieron a la Meseta Norte en momentos muy tempranos, no despues de los inicios del s. VII a. C., si bien se generalizaron a finales de este siglo y, sobre todo, en el s. VI a. C. Una manifestacion, por lo tanto, muy dilatada en el tiempo que puede explicarse por la carga ritual que acompano a estos vasos pintados.

Sabemos de la importancia de los vasos pintados del valle del Guadalquivir y Huelva por su presencia en varias tumbas y significativos edificios como el santuario del Carambolo, de donde toman su nombre. Destaca especialmente por su cronologia el Tumulo i de la necropolis de Las Cumbres (Ruiz Mata, 1991), donde se documentaron los primeros y numerosos vasos pintados tipo Guadalquivir (Cordoba, 2004), formando parte ademas de un ritual donde estos cuencos fueron amortizados sobre el tumulo de la necropolis (Cordoba y Ruiz Mata, 2000: 762). Los recipientes empleados responden a formas que hunden sus raices en el Bronce Final, seleccionandose los de mejor factura y acabado, un hecho muy similar al que sucede en los valles del Guadiana y del Tajo, asi como en la Meseta. Mas dificil es rastrear las vias de penetracion de estas influencias decorativas. El hallazgo de ceramicas pintadas de estilo Medellin en Santarem y Abul (Arruda, 2005: 298) en fechas anteriores a las que se han podido documentar en Medellin, vuelve a poner sobre la mesa la enorme importancia que tuvo la colonizacion fenicia en el territorio comprendido entre el estuario del Tajo y la desembocadura del Sado (Arruda, 2000), desde donde parece que se organizo el comercio hacia el interior peninsular, tanto a traves del Tajo como del Guadiana. Una zona que, por otra parte, ya tenia una relacion con la Meseta Norte desde el Bronce Final como atestiguan las ceramicas de Cogotas I halladas en Santarem (Arruda y Da Sousa, 2015: 179) y que no eran extranas en el sur peninsular (Castro-Martinez et al., 1995). Esta via de penetracion hacia el interior peninsular a traves del Tajo se refuerza por la presencia de yacimientos de relevancia en su tramo medio, caso de Talaverilla (Salgado, 2017), Arroyo Manzanas (Moreno, 1990), Las Fraguas (Pereira, 2001), el Cerro de la Mesa (Chapa y Pereira, 2006) o, especialmente, El Carpio por exhibir el magnifico lote de ceramicas pintadas; y es posible que esta influencia se prolongue aguas arriba a otros sitios de la Comunidad de Madrid donde se han documentado ceramicas pintadas bicromas como ya hemos mencionado anteriormente.

La datacion del vaso de Cerro Borreguero, de finales del s. VIII o comienzos del vil a. C., y su tecnica de elaboracion y decoracion estan en total consonancia con los ejemplares de otros lugares del valle del Guadiana, donde destacan Medellin, La Bienvenida y Alarcos, que ademas conviven con ceramicas propias del Guadalquivir como las tipo Carambolo o con las primeras importaciones de ceramicas fenicias. Por lo tanto, debemos interpretar estas decoraciones geometricas pintadas como una version local de una moda surgida en el valle del Guadalquivir contemporanea con la colonizacion fenicia. De hecho, en cada una de las zonas aqui tratadas, se mantienen las formas de las ceramicas mas cuidadas, principalmente cuencos y cazuelas, heredadas del Bronce Final, sobre las que se practico la decoracion pintada. Las relaciones de estas zonas meridionales con la Meseta desde el Bronce Final, certificadas por la presencia de ceramicas de Cogotas i en un cada vez mas numeroso elenco de yacimientos del sur peninsular, facilitaria esas relaciones desde fechas tempranas. Un caso muy significativo es el de las dos cazuelas halladas juntas procedentes de Portaceli; una de ellas presenta la decoracion pintada, mientras que la otra, de forma muy similar, solo esta brunida, lo que certifica la contemporaneidad del fenomeno.

En cuanto a los motivos de las decoraciones pintadas, no cabe duda de que es un tema espinoso en el que se han adentrado pocos investigadores por la dificultad que conlleva su interpretacion (Jully, 1966; Caceres, 1997). No obstante, si la pintura fue aplicada en estos vasos antes de su amortizacion y estos fueron depositados en lugares de clara significacion ritual, podriamos interpretar que los motivos geometricos estarian relacionados con el imaginario mitologico de estas gentes, inspirados en los primeros disenos del area tartesica.

5. Conclusiones

El hallazgo de la cazuela pintada del Cerro Borreguero (Zalamea de la Serena, Badajoz) en un contexto arqueologico claro nos ha invitado a estudiar el fenomeno de las ceramicas pintadas bicromas poscoccion. Segun los resultados obtenidos tras el analisis de un lote de ceramicas procedentes de un total de once yacimientos arqueologicos, podemos concluir que se trata de producciones realizadas a mano, cocidas en ambientes reductores y pintadas tras la coccion. En todos los ejemplos estudiados, la pintura ha sido fabricada a partir del empleo de oxidos de hierro, hematita para los tonos rojos y goethita para los amarillos; si bien, los ejemplos de la Meseta, concretamente los de Zamora y Salamanca, presentan una particularidad en sus pigmentos al haberse detectado el uso de biogenica o hueso calcinado con el objetivo de intensificar los colores. Asi mismo, la dispersion que presentan los yacimientos seleccionados para este trabajo nos permite concluir que se trata de un fenomeno de raiz atlantica que se extiende entre los valles del Guadiana y el Duero, aproximadamente.

Algo mas complejo de determinar es el hecho de que las ceramicas se fabricasen y se pintasen en un mismo momento. Aunque las formas ceramicas estudiadas derivan claramente del Bronce Final, parece que las decoraciones geometricas bicromas corresponden al impulso estilistico orientalizante que a partir del s. VIII a. C. se generaliza en la peninsula. Es por ello que pensamos que es muy posible que las ceramicas tuviesen un primer momento de uso y que, en un momento determinado, y en un contexto ritual, fuesen pintadas, pues la inconsistencia de la pintura aplicada tras la coccion y sobre una superficie alisada o brunida no permitiria su utilizacion como contenedor de alimentos o bebida.

En cuanto a su cronologia, el hecho de contar para el estudio tanto con piezas contextualizadas como con ejemplares fechados por radiocarbono nos permite fijar el momento de produccion de estas ceramicas pintadas en el periodo de transicion entre el Bronce Final y la i Edad del Hierro.

DOI: http://dx.doi.org/10.14201/zephyrus201882119148

Bibliografia

Almagro-Gorbea, M. (1969): La necropolis de las Madrigueras, Carrascosa del Campo (Cuenca). Bibliotheca Praehistorica Hispana, 10. Madrid: CSIC.

Almagro-Gorbea, M. (1977): El Bronce Final y el Periodo Orientalizante en Extremadura. Bibliotheca Praehistorica Hispana, 14. Madrid: CSIC.

Alvarez Romero, C. (2012): "Los pigmentos en la prehistoria: proyecto de experimentacion termica con oxidos e hidroxidos de hierro", Boletin de Arqueologia Experimental, 9, pp. 25-42.

Alvarez Sanchis, J. (1999): Los Vettones. Biblioteca Arqueologica Hispana 1. Madrid: RAH.

Arruda, A. M. (2000): Los fenicios en Portugal. Fenicios e indigenas en el centro y sur de Portugal (ss. VIII-VI a. C.). Cuadernos de Arqueologia Mediterranea, 5-6. Barcelona.

Arruda, A. M. (2005): "Orientalizante e Pos-orientalizante no sudoeste peninsular: geografias e cronologias". En Celestino, S. y Jimenez, J. (eds.): El Periodo Orientalizante. Anejos Archivo Espanol de Arqueologia, XXXV. Merida: CSIC, pp. 277-304.

Arruda, A. M. y Da Sousa, E. (2015): "La Edad del Bronce Final en Alcacova de Santarem (Portugal)", Trabajos de Prehistoria, 72 (1), pp. 176-187.

Baldini, M.; Cremonte, M.; Botto, I. y Diaz, M. (2005): "De felinos, pastas y pigmentos. La ceramica de Choya 68 desde una perspectiva arqueometrica". En La Cultura de La Aguada y sus expresiones regionales. Logrono, pp. 87-105.

Barrio, J. (1993): "Estratigrafia y desarrollo poblacional en el yacimiento prerromano de la Plaza del Castillo (Cuellar, Segovia)". En Romero, F.; Sanz, C. y Escudero, Z. (eds.): Arqueologia Vaccea. Estudios sobre el mundo prerromano en la cuenca media del Duero. Valladolid: jCyL, pp. 173-212.

Barrio, J. (2002): "El santuario de culto domestico del poblado prerromano de Cuellar (Segovia): un analisis del contexto arqueologico y de los elementos rituales", Madrider Mitteilugen, 43, pp. 79-122.

Beck, L.; Rousseliere, H.; Castaing, J.; Duran, A.; Levon, M.; Moignard, B. y Plassard, F. (2014): "First use of portable system coupling x-ray diffraction and x-ray fluorescence for in-situ analysis of prehistoric rock art", Talanta, 129, pp. 459-464.

Benet, N. (1990): "Un vaso pintado y tres dataciones de C-14 procedentes del Cerro de San Pelayo (Martinamor, Salamanca)", Numantia, III, pp. 77-94.

Blanco, A.; Alario, C. y Macarro, C. (2017): "The earliest villages in Iron Age Iberia (800-400 BC): a view from Cerro de San Vicente (Salamanca, Spain)", Documenta Praehistorica, XLIV, pp. 386-401.

Blasco, C. (1981): "Reflexiones sobre la ceramica pintada del Bronce Final y la i Edad del Hierro en la Peninsula Iberica", Cuadernos de Prehistoria y Arqueologia de la UAM, 8, pp. 75-92.

Blasco, C.; Capilla, Ma. L. y Calle, J. (1988): "Madrid en el marco de la Primera Edad del Hierro de la Peninsula Iberica", Cuadernos de Prehistoria y Arqueologia de la UAM, 15, pp. 139-182.

Cabrera, P. (1981): "La ceramica pintada de Huelva", Huelva Arqueologica, v, pp. 317-335.

Caceres, Y. E. (1997): "Ceramicas y tejidos: sobre el significado de la decoracion geometrica del Bronce Final en la Peninsula Iberica", Complutum, 8, pp. 125-140.

Carrasco, J.; Pachon, J. y Anibal, L. C. (1986): "Ceramicas pintadas del Bronce Final procedentes de Jaen y Cordoba", Cuadernos de Prehistoria de la Univ. de Granada, 11, pp. 199-235.

Casado, M. (2015): La ceramica con decoracion geometrica del Carambolo. Monografias SPAL Arqueologia, XXI. Sevilla.

Castro-Martinez, P. V.; Mico, R. y Sanahuja, M. E. (1995): "Genealogia y cronologia de la cultura Cogotas i", Boletin del Seminario de Estudios de Arte y Arqueologia, 61, pp. 51-118.

Celestino, S. y Rodriguez Gonzalez, E. (2017): "De lo invisible a lo visible. La transicion entre el Bronce Final y la Primera Edad del Hierro en el valle medio del Guadiana". En Celestino, S. y Rodriguez Gonzalez, E. (eds.): Territorios comparados: los valles del Guadalquivir, el Guadiana y el Tajo en epoca tartesica. Merida: CSIC, pp. 183-212.

Celestino, S. y Rodriguez Gonzalez, E. (2018): "Cerro Borreguero. Un yacimiento clave para estudiar la transicion entre el Bronce Final y el periodo tartesico en el valle del Guadiana", Trabajos de Prehistoria, 75 (1), pp. 172-180.

Cerdeno, Ma. L. (1983): "Ceramica hallstattica pintada en la provincia de Guadalajara". En Homenaje al Prof. M. Almagro Basch. Madrid, vol. II, pp. 157-165.

Chapa, T. y Pereira, J. (2006): "Un vado perdido. El Cerro de la Mesa (Alcolea del Tajo, Toledo)". En Miscelanea en Homenaje a V. Cabrera. Zona Arqueologica, 7. Madrid, vol. II, pp. 120-133.

Cordoba, I. (2004): "La ceramica pintada con motivos radiales del tumulo i de la necropolis de Las Cumbres (El Puerto de Santa Maria, Cadiz)". En Actas ii Encontro de Arqueologia do Sudoeste Peninsular. Faro: Univ. do Algarve, pp. 131-139.

Cordoba, I. y Ruiz Mata, D. (2000): "Sobre la construccion de la estructura tumular del tumulo 1 de las Cumbres (Castillo de Dona Blanca)". En Actas IV Congreso Internacional de Estudios Fenicios y Punicos. Cadiz: UCA, vol. II, pp. 759-770.

Eastaugh, N.; Walsh, V.; Chaplin, T. y Siddal, R. (2004): Pigment compendium: a dictionary of historical pigments. Oxford.

Frere, M. M.; Gonzalez, M. I.; Di Lello, C.; Polla, G.; Freire, E.; Halac, E. B.; Reinoso, M.; Custo, G. y Ortiz, M. (2016): "Empleo de colorantes en coberturas de fragmentos de alfareria del rio Salado bonaerense", Intersecciones en Antropologia, 3, pp. 45-55.

Garcia Huerta, R. y Fernandez Rodriguez, M. (2000): "La genesis del mundo iberico en la Submeseta Sur: el transito del Bronce Final-I Edad del Hierro en Alarcos", Cuadernos de Prehistoria y Arqueologia de la UAM, 26, pp. 47-68.

Garcia Huerta, R. y Morales, F. J. (2017): "El poblado de Alarcos (Ciudad Real) en los inicios del I milenio a. C.: estructuras y materiales ceramicos", Trabajos de Prehistoria, 74 (1), pp. 108-126.

Gonzalez Prats, A. (1983): Elpoblamiento antiguo de Crevillente, Alicante. Estudio arqueologico. Alicante: UAL.

Gonzalez-Tablas, F. J. (1983): Los Castillejos de Sanchorrejay su incidencia en las culturas del Bronce Final y de la Edad del Hierro de la Meseta Norte. Salamanca: USAL.

Gonzalez-Tablas, F. J. y Dominguez, A. (1995): "Ceramicas pintadas postcoccion: fosil guia y conjunto cultural", Zephyrus, XLVM, pp. 187-198.

Hradil, L. D.; Grygar, T.; Hradilova, J. y Bezdicka, P. (2003): "Clay and iron oxide pigments in the history of painting", Applied Clay Science, 22 (5), pp. 223-236.

Jimenez Avila, F. J. y Haba, S. (1995): "Materiales tartesicos del solar de Portaceli (Medellin, Badajoz)", Complutum, 6, pp. 235-244.

Judson, S. (1959): "Paleolithic paint", Science, 130 (3377), p. 708.

Jully, J. J. (1966): "Themes ornementaux des poteries non mediterraneennes peintes en France sud et en Peninsule Iberique, Bronze Final et premier Age du Fer". En Maluquer de Motes, J. (coord.): Problemas de la Protohistoriay de la Etnologia vasca. Symposium de Prehistoria Peninsular, 4. Pamplona: Gob. de Navarra, pp. 149-164.

Kakoulli, I. (2002): "Late Classical and Hellenistic painting techniques and materials: a review of the technical literature". Studies in Conservation, 47 (1), pp. 56-67.

Lopez Jimenez, O. y Benet, N. (2004): "Nuevos resultados en la investigacion sobre la 'Plaza de Toros' del Cerro de San Pelayo (Martinamor, Salamanca): un enterramiento tumular con inhumacion en los inicios del primer Milenio en el area occidental de la Meseta Norte", Trabajos de Prehistoria, 61 (1), pp. 157-173.

Maluquer de Motes, J. (1954): El yacimiento hallstattico de Cortes de Navarra. Estudio critico I. Pamplona.

Maluquer de Motes, J. (1957): "La ceramica pintada hallstattica del nivel inferior del Castro de Sanchorreja (Avila)", Zephyrus, VIII (2), pp. 286-287.

Marte, F.; Acevedo, V. J. y Mastrangelo, N. (2012): "Tecnicas arqueometricas combinadas aplicadas al analisis de disenos de alfareria tricolor de quebrada de Humahuaca, Jujuy, Argentina", Boletin del Museo Chileno de Arte Precolombino, 17 (2), pp. 53-64.

Martinez Navarrete, M. I. y Perez de la Sierra, J. V. (1980): Sima 'Cabeza de la Fuente'Boniches de la Sierra (Cuenca). Noticiario Arqueologico Hispano, 10. Madrid.

Molina, F. (1978): "Definicion y sistematizacion del Bronce Tardio y Final en el Sudeste de la Peninsula Iberica", Cuadernos de Prehistoria de la Univ. de Granada, 10, pp. 159-232.

Moreno, F. (1990): "Notas al contexto arqueologico de Arroyo Manzanas (Las Herencias, Toledo)". En Actas I Congreso de Arqueologia de la provincia de Toledo. Toledo: Diput. de Toledo, pp. 277-308.

Pereira, J. (1989): "Nuevos datos para la valoracion del hinterland tartesico. El enterramiento de la Casa del Carpio (Belvis de la Jara, Toledo)". En Tartessos. Arqueologia protohistorica del Bajo Guadalquivir. Sevilla, pp. 395-409.

Pereira, J. (2001): "Primeras noticias sobre la toreutica orientalizante en la Peninsula Iberica. El informe de Jimenez de la Llave", Complutum, 12, pp. 345-354.

Pereira, J. (2008): "La tumba de Casa del Carpio y el comercio en el valle del Tajo". En Arqueologia vetona. La Meseta occidental en la Edad del Hierro. Madrid: Comunidad de Madrid, pp. 115-124.

Pereira, J. (2012): "El enterramiento femenino de la Casa del Carpio (Toledo)". En Prado, L. (ed.): La arqueologia funeraria desde una perspectiva de genero. Coleccion Estudios, 145. Madrid: UAM, pp. 201-2014.

Rodriguez Gonzalez, E. (2018): Elpoblamiento del valle medio del Guadiana durante la i Edad del Hierro. Bibliotheca Praehistorica Hispana, XXXIV. Madrid: CSIC.

Ruiz Mata, D. (1986): "Puntualizaciones sobre la ceramica pintada tartesica del Bronce Final-estilo Carambolo o Guadalquivir I", Cuadernos de Prehistoria y Arqueologia de la UAM, 11-12, pp. 245-253.

Ruiz Mata, D. (1991): "El tumulo 1 de la necropolis de las Cumbres", Treballs delMuseu Arqueologic d'Eivissa e Formentera, 24, pp. 207-220.

Salgado, J. A. (2017): "Talavera la Vieja (Caceres), un asentamiento orientalizante en la cuenca del rio Tajo". En Celestino, S. y Rodriguez Gonzalez, E. (eds.): Territorios comparados: los valles del Guadalquivir, el Guadiana y el Tajo en epoca tartesica. Madrid: CSIC, pp. 393-410.

Santos, J. (1989): "Resumen de la segunda campana de excavacion en el yacimiento de la i Edad del Hierro de la Aldehuela (Zamora)", Anuario del Instituto de Estudios Zamoranos Florian del Campo, pp. 171-180.

Santos, J. (1990): "Una yacimiento de la i Edad del Hierro con ceramicas pintadas en la Aldehuela (Zamora)". En Actas i Congreso de Historia de Zamora. Zamora: IEZFO, pp. 225-240.

Santos, J. (2005): "Motivos ornamentales orientalizantes en la ceramica de la i Edad del Hierro en la Meseta Norte: La Aldehuela (Zamora)". En Celestino, S. y Jimenez, J. (ed.): El Periodo Orientalizante. Anejos de Archivo Espanol de Arqueologia, XXXV. Merida: CSIC, pp. 1025-1038.

Swann, C. P.; Caspi, S. y Carlson, J. (1999): "Six stirrup handled Moche ceramic vessels from pre-Colombian Peru: a technical study applying PIXE spectrometry", Nuclear Instruments and Methods in Physics Research Section B: Beam Interactions with Materials and Atoms, 150 (1), pp. 571-575.

Torres, M. (2008a): "Ceramica pintada de tipo Medellin". En Almagro-Gorbea, M. (dir.): La necropolis de Medellin. II. Estudio de los hallazgos. Madrid: RAH, pp. 724-733.

Torres, M. (2008b): "Urnas de tipo Cruz del Negro". En Almagro-Gorbea, M. (dir.): La necropolis de Medellin. II. Estudio de los hallazgos. Madrid: RAH, pp. 631-654.

Valiente, S. (1973): "Nuevo yacimiento de ceramica pintada de la I Edad del Hierro en Espana". En Cronica xii Congreso Arqueologico Nacional. Zaragoza, pp. 333-340.

Velez, J. y Perez Aviles, J. (1987): "El yacimiento protohistorico de Cerro de las Cabezas (Valdepenas)", Oretum, III, pp. 167-196.

Vilaca, R.; Soares, I.; Osorio, M. y Gil, F. (2018): "Ceramicas pintadas de 'Tipo Carambolo' na Beira Interior (centro de Portugal)", SPAL, 27 (2), pp. 55-88.

Werner, S. (1990): La ceramica pintada geometrica del Bronce Final y de la Primera Edad del Hierro. Madrid: Ed. La Muralla.

Zarzalejos, M.; Fernandez Ochoa, C.; Esteban, G. y Hevia, P. (1994): "Las raices de Sisapo (La Bienvenida, Ciudad Real)". En La ciutat en el mon roma (XIV Congreso Internacional de Arqueologia Clasica). Tarragona: CSIC, pp. 150-152.

Zarzalejos, M.; Fernandez Ochoa, C. y Hevia, P. (2011): Investigaciones arqueologicas en Sisapo, capital del cinabrio hispano (I). La decoracion musivaria de la Domus de las Columnas Rojas (La Bienvenida, Almodovar del Campo-Ciudad Real). Madrid: UNED.

Sebastian Celestino Perez *, Esther Rodriguez Gonzalez * e Inmaculada Donate Carretero **

* Instituto de Arqueologia (CSIC-Junta de Extremadura). Plaza de Espana, 15. 06800 Merida. Correo-e: scelestino@ iam.CSIC.es; esther.rodriguez@iam.CSIC.es. ID ORCID: 0000-0002-2050-7090; 0000-0002-5813-9035

** Servicio de Conservacion, Restauracion y Estudios Cientificos del Patrimonio Arqueologico-Univ. Autonoma de Madrid. Ciudad Universitaria de Cantoblanco. 28049 Madrid. Correo-e: inmaculada.donate@uam.es. ID ORCID: 0000-0002-3644-5269

Recepcion: 29/07/2017; Revision: 17/01/2018; Aceptacion: 26/03/2018

(1) Este trabajo se inserta dentro del proyecto del Plan Estatal de Investigacion I + D Construyendo Tarteso. Analisis constructivo, espacial y territorial de un modelo arquitectonico en el valle medio del Guadiana (har2015-63788-p).

(2) Queremos expresar nuestro agradecimientos a los directores de los museos implicados en este trabajo de investigacion por la ayuda y facilidades que nos ofrecieron para aligerar nuestro trabajo de la carga burocratica que conlleva este tipo de analiticas. Asi mismo, agradecer a A. M. Arruda por hacernos llegar un fragmento procedente de las excavaciones de Santarem, a R. Garcia Huerta su confianza por facilitarnos muestras de las ceramicas de Alarcos y a M. Zarzalejos y G. Esteban por proporcionarnos los datos de los analisis de Sisapo; pero tambien por poner a nuestra disposicion sus textos ineditos para enriquecer este trabajo.

(3) Esteban, G. (1995): Ceramicas pintadas de Sisapo (La Bienvenida, Almodovar del Campo, Ciudad Real), p. 95. Memoria de Licenciatura inedita presentada en 1995 en la Univ. Autonoma de Madrid.

(4) Agradecemos a M. Zarzalejos que nos haya facilitado estos datos aun ineditos.

Leyenda: Fig. 1. Dibujo y fotografia general de la cazuela pintada poscoccion hallada sobre los cimientos de la cabana oval del Cerro Borreguero (Zalamea de la Serena, Badajoz).

Leyenda: Fig. 2. Imagen de las muestras procedentes del yacimiento del Cerro Borreguero (Zalamea de la Serena), donde se senalan los puntos donde se han efectuado los analisis, asi como los difractogramas.

Leyenda: Fig. 4. Mapa de localizacion de los diferentes yacimientos con ceramicas pintadas poscoccion analizadas en este estudio: 1. Cerro Borreguero (Zalamea de la Serena, Badajoz); 2. Necropolis y Cerro del Castillo (Medellin, Badajoz); 3. Alarcos (Ciudad Real); 4. Casa del Carpio (Belvis de la Jara, Toledo); 5. Santarem (Portugal); 6. Sima Cabeza de la Fuente (Boniches de la Sierra, Cuenca); 7. Cerro de San Vicente (Salamanca); 8. San Martin (Ledesma, Salamanca); 9. Cerro de San Pelayo (Martinamor, Salamanca); 10. La Aldehuela (Zamora); 11. Sanchorreja (Avila).

Leyenda: Fig. 5. Muestras procedentes del yacimiento de La Aldehuela (Zamora) donde se senalan los puntos donde se han efectuado los analisis y los difractogramas resultantes.

Leyenda: Fig. 6. Muestra procedente del yacimiento de Sanchorreja (Avila) donde se senalan los puntos donde se han efectuado los analisis y los difractogramas resultantes.

Leyenda: Fig. 7. Muestras procedentes tanto de la necropolis como del Cerro del Castillo de Medellin (Badajoz) donde se senalan los puntos donde se han efectuado los analisis y los difractogramas resultantes.

Leyenda: Fig. 8. Muestras procedentes del yacimiento de Alarcos (Ciudad Real) donde se senalan los puntos donde se han efectuado los analisis y los difractogramas resultantes.

Leyenda: Fig. 9. Muestra procedente del yacimiento de Sima de Cabeza de la Fuente (Cuenca) donde se senalan los puntos donde se han efectuado los analisis y los difractogramas resultantes.

Leyenda: Fig. 10. Muestras procedentes del yacimiento de la Casa del Carpio (Belvis de la Jara, Toledo) donde se senalan los puntos donde se han efectuado los analisis y los difractogramas resultantes.

Leyenda: Fig. 11. Muestras procedentes del yacimiento de Santarem (Portugal) donde se senalan los puntos donde se han efectuado los analisis y los difractogramas resultantes.

Leyenda: Fig. 12. Muestras procedentes del yacimiento de San Martin de Ledesma (Salamanca) donde se senalan los puntos donde se han efectuado los analisis y los difractogramas resultantes.

Leyenda: Fig. 13. Muestras procedentes del yacimiento de Cerro de San Pelayo (Martinamor, Salamanca) donde se senalan los puntos en los que se han efectuado los analisis y los difractogramas resultantes.

Leyenda: Fig. 14. Muestra procedente del yacimiento de Cerro de San Vicente (Salamanca) en la que se senalan los puntos donde se han efectuado los analisis y los difractogramas resultantes.
Fig. 3.
Compuestos cristalinos identificados en los analisis efectuados en un
fragmento de la cazuela del Cerro Borreguero (Za-lamea de la Serena,
Badajoz).

Yacimiento           Muestra              Zona del analisis

Cerro Borreguero    Ref. 509    1: policromia roja
(Zalamea de la                  2: policromia amarilla sobre rojo
Serena, Badajoz)                3: pasta ceramica de tono rojizo
                                4: pasta ceramica de tono rojizo
                                6: policromia amarilla y roja

Yacimiento           Muestra     Compuestos cristalinos identificados

Cerro Borreguero    Ref. 509    cuarzo, clorita y hematita
(Zalamea de la                  cuarzo, clorita, hematita, goethita y
Serena, Badajoz)                feldespato
                                cuarzo, clorita, hematita, feldespato
                                y calcita
                                cuarzo, hematita, feldespato y calcita
                                cuarzo, clorita, hematita, goethita,
                                feldespato y calcita

Fig. 15. Compuestos cristalinos identificados en los analisis
efectuados sobre el lote de ceramicas seleccionadas para el estudio;
en la tabla se recoge el yacimiento de procedencia y el numero de
referencia correspondiente al analisis en el laboratorio secyr.

Alarcos
Yacimiento       Muestra    Zona del Analisis     Compuestos
                                                  cristalinos
                                                  identihcados

Sima Cabeza de   Ref. 634   A1: policromia        cuarzo, calcita,
la Fuente                   amarilla sobre rojo   hematita, goethita,
(Boniches,                                        caolinita y mica
Cuenca)                                           (tipo moscovita)
                            A2: policromia roja   cuarzo, hematita,
                                                  caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            B1: policromia roja   cuarzo, calcita,
                                                  hematita, feldespato
                                                  y mica (tipo
                                                  moscovita)
                            B2: pasta ceramica    cuarzo, hematita y
                            de tono gris oscuro   mica (tipo illita)

                            1: policromia roja    cuarzo, calcita,
                                                  hematita, caolinita
                                                  y mica (tipo
                                                  moscovita)
                            2: policromia         cuarzo, calcita,
                            amarilla sobre rojo   caolinita, mica
                                                  (tipo moscovita) y
                                                  apatita
                                                  (fluorapatita)
                            3: policromia         cuarzo, caolinita,
                            amarilla sobre rojo   mica (tipo
                                                  moscovita) y apatita
                                                  (fluorapatita)

La Aldehuela     Ref. 637   1: policromia roja    cuarzo, hematita,
(Zamora)                                          caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: policromia         cuarzo, calcita,
                            amarilla/blanca       clorita, feldespato,
                            sobre rojo            mica (tipo
                                                  moscovita) y apatita
                                                  (fluorapatita)
                            3: policromia azul    cuarzo, calcita y
                            sobre rojo            azurita/
                                                  cuprorivaita?
                            4: interior pasta     cuarzo, feldespato y
                                                  mica (tipo
                                                  moscovita)

                 Ref. 638   1: policromia         cuarzo, hematita,
                            amarilla sobre negro  goethita, caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: policromia roja    cuarzo, hematita,
                            sobre negro           caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            3: negro interior     cuarzo, feldespato y
                            (pasta)               mica (tipo
                                                  moscovita)

Santarem         Ref. 639   1: pasta y            cuarzo, dolomita,
(Portugal)                  policromia roja       hematita, feldespato
                                                  y mica (tipo
                                                  moscovita)
                            2: policromia         cuarzo, hematita,
                            amarilla              feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            3: policromia         cuarzo, hematita,
                            amarilla              goethita, caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)

Alarcos          Ref. 640   1: policromia roja    cuarzo, hematita,
(Ciudad Real)               sobre negro           goethita, caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: policromia         cuarzo, calcita,
                            amarilla sobre negro  goethita, feldespato
                                                  y mica (tipo
                                                  moscovita)
                            3: negro interior     cuarzo, calcita,
                                                  dolomita y mica
                                                  (tipo moscovita)

                 Ref. 641   1: policromia roja    cuarzo, calcita,
                            sobre negro           dolomita hematita y
                                                  mica (tipo
                                                  moscovita)
                            2: negro interior     cuarzo, calcita,
                                                  hematita y mica
                                                  (tipo moscovita)

                 Ref. 642   1: policromia         cuarzo, calcita,
                            amarilla sobre negro  dolomita, goethita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: negro exterior     cuarzo, calcita,
                                                  hematita, goethita y
                                                  mica (tipo
                                                  moscovita)

Medellin         Ref. 643   1: policromia roja    cuarzo, hematita,
(necropolis)                                      feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: policromia         cuarzo, calcita,
                            amarilla sobre rojo   hematita, feldespato
                                                  y mica (tipo
                                                  moscovita)
                            3: costra blanca      cuarzo

Medellin         Ref. 644   1: policromia         cuarzo, calcita,
(poblado)                   amarilla sobre rojo   hematita, goethita,
                                                  caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: policromia roja    cuarzo

                 Ref. 645A  1: policromia         cuarzo, calcita,
                            amarilla sobre rojo   hematita, goethita,
                                                  clorita, feldespato,
                                                  mica (tipo
                                                  moscovita) y
                                                  pirofilita.
                            2: policromia roja    cuarzo, calcita,
                                                  hematita, clorita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita),
                                                  pirofilita

                 Ref. 646A  1: policromia roja    cuarzo, calcita,
                                                  hematita, feldespato
                                                  y mica (tipo
                                                  moscovita)
                            2: policromia         cuarzo, calcita,
                            amarilla sobre rojo   caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita),
                                                  apatita
                                                  (fluorapatita)

San Martin       Ref. 647   1: policromia roja    cuarzo, calcita,
(Ledesma,                                         hematita, caolinita,
Salamanca)                                        feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: policromia         cuarzo, calcita,
                            amarillo sobre rojo   goethita, caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            3: policromia         cuarzo, calcita,
                            naranja               caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)

                 Ref. 649   1: policromia roja y  cuarzo, calcita,
                            amarilla              hematita, goethita,
                                                  caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: policromia         cuarzo, calcita,
                            amarilla              goethita, caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)

                 Ref. 648   1: policromia roja    cuarzo, calcita,
                                                  hematita, caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: policromia         cuarzo, calcita,
                            amarilla              caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita),
                                                  apatita
                                                  (fluorapatita)
                            3: pasta ceramica y   cuarzo, calcita,
                            policromia amarilla   caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita),
                                                  apatita
                                                  (fluorapatita)

Cerro de San     Ref. 650   1: policromia         cuarzo, calcita,
Pelayo                      amarilla sobre negro  goethita, caolinita,
(Martinamor,                                      feldespato y mica
Salamanca)                                        (tipo moscovita)
                            2: policromia roja    cuarzo, calcita,
                            sobre negro           hematita, caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            3: interior negro     cuarzo, calcita,
                                                  hematita, caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)

                 Ref. 651   1: policromia blanca  cuarzo, calcita,
                                                  clorita, feldespato
                                                  y mica (tipo
                                                  moscovita), apatita
                                                  (fluorapatita)
                            2: policromia azul    cuarzo, calcita,
                            sobre rojo            hematita, mica (tipo
                                                  moscovita),
                                                  cuprorivaita

Cerro de San     Ref. 652   1: policromia         cuarzo, calcita,
Vicente                     amarilla              goethita, caolinita,
(Salamanca)                                       feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: policromia         cuarzo, calcita,
                            amarilla              caolinita,
                                                  feldespato, mica
                                                  (tipo illita)

                 Ref. 653   1: rojo (pasta        cuarzo, hematita,
                            ceramica)             caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: costra gris sobre  cuarzo, hematita,
                            rojo                  goethita, caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            3: policromia         cuarzo, hematita,
                            amarilla sobre rojo   goethita, caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)

Medellin         Ref. 744   1: policromia roja    cuarzo, caolinita,
(poblado)                   mas clara             dolomita, feldespato
                                                  y mica (tipo
                                                  moscovita)
                            2: policromia roja    cuarzo, dolomita,
                            mas oscura            hematita, caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            3: policromia blanca  cuarzo, calcita,
                            sobre rojo            dolomita, caolinita,
                                                  feldespato mica
                                                  (tipo moscovita)
                            4: policromia rojo    cuarzo, calcita,
                            mas oscura            dolomita, caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)

                 Ref. 745   1: negro (pasta       cuarzo, calcita,
                            ceramica)             feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: policromia/        cuarzo, calcita,
                            costra blanca sobre   clorita, feldespato
                            negro                 y mica (tipo
                                                  moscovita)
                            3: policromia roja    cuarzo, calcita,
                            sobre negro           dolomita, hematita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)

Casa del Carpio  Ref. 746   1: pasta ceramica     cuarzo, feldespato y
(Belvis de la               (marron)              mica (tipo
Jara, Toledo)                                     moscovita)
                            2: policromia roja    cuarzo, hematita,
                            sobre la pasta        feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)

                 Ref. 747   1: policromia roja    cuarzo, dolomita,
                            sobre negro           feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: policromia         cuarzo, hematita,
                            amarilla sobre negro  goethita, feldespato
                                                  y mica (tipo
                                                  moscovita)
                            3: policromia roja    cuarzo, feldespato
                            sobre negro           ymica (tipo
                                                  moscovita)
                            4: negro (pasta       cuarzo, calcita,
                            ceramica)             hematita, feldespato
                                                  y mica (glauconita)

Sanchorreja      Ref. 748   1: policromia roja    cuarzo, calcita,
(Avila)                     sobre negro           feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            2: policromia         cuarzo, calcita,
                            amarilla sobre negro  hematita, goethita,
                                                  caolinita,
                                                  feldespato y mica
                                                  (tipo moscovita)
                            3: negro (pasta       cuarzo, calcita,
                            ceramica)             hematita, feldespato
                                                  y mica (tipo
                                                  moscovita)
COPYRIGHT 2018 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Celestino Perez, Sebastian; Rodriguez Gonzalez, Esther; Donate Carretero, Inmaculada
Publication:Zephyrus
Date:Jul 1, 2018
Words:12033
Previous Article:SOBRE LA ESTRUCTURA POBLACIONAL DE LAS SOCIEDADES DEL SUR DEL BRONCE VALENCIANO.
Next Article:Nuevas contribuciones tecnologicas al estudio de la salsa garum a partir del analisis quimico de restos ictiologicos de la 'Tienda del Garum' de...

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters