Printer Friendly

LA arqueofauna de Xcambo Yucatan, Mexico.

ARCHEOFAUNA OF XCAMBO, YUCATAN, MEXICO

A ARQUEOFAUNA DE XCAMBO, IUCATA, MEXICO

INTRODUCCION

Los recientes estudios zooarqueologicos en las tierras bajas maya del norte han arrojado datos acerca de la dieta alimenticia, el uso ritual de animales, patrones de caza, pesca y domesticacion por parte del pueblo maya prehispanico (vease, por ejemplo, Gotz, 2008a y b; Marquez Morfin, 1991; Masson y Peraza, 2008). En este articulo queremos presentar al conjunto zooarqueologico del sitio arqueologico de Xcambo, ubicado en la costa noroeste de la peninsula yucateca (ver la figura 1), que fue excavado y analizado recientemente. Se discutira el patron de aprovechamiento de animales vertebrados e invertebrados (1) que se seguia por parte de la poblacion xcamboense durante los periodos de su apogeo (periodos Clasico Temprano [250 a 550 d. C.] y Clasico Tardio [550 a 700 d. C.]). Se efectua una reconstruccion de las areas de obtencion de los recursos faunisticos explotados por los habitantes costeros prehispanicos, estudiando si el material faunistico del asentamiento que arqueologicamente ha sido reconocido como puerto comercial permite identificar tambien el traslado de animales o partes de estos, desde o hacia regiones distantes.

Una parte del articulo se adscribe a estudiar la interaccion entre los antiguos habitantes del lugar y la foca tropical (Monachus tropicalis), cuyos restos se han encontrado en Xcambo y un sitio vecinos. Los fragmentos esqueleticos de foca tropical son de particular interes para el conocimiento zooarqueologico de Mesoamerica, porque hace mas de veinte anos se habia postulado el aprovechamiento de focas por parte de los mayas prehispanicos (Andrews, 1984), pero entonces no hubo pruebas fisicas al respecto. El hallazgo arqueologico reciente de restos de esta especie permite confirmar que si hubo aprovechamiento, a pequena escala, de esta especie por parte de los pobladores costeros prehispanicos de la region.

[FIGURA 1 OMITIR]

1. DESCRIPCION DEL AREA DE ESTUDIO

La costa norte del estado mexicano de Yucatan, donde se encuentra el sitio de Xcambo, esta conformada por sedimentos generados en el ambiente marino (Bautista-Zuniga et al., 2003: 25-26). Entre dunas costeras y la llanura carstica se encuentra una amplia depresion que acumula aguas saladas y semisaladas entre petenes (2), donde las aguas dulces de los mantos freaticos unicamente afloran en pocas fuentes (Bautista-Zuniga et al., 2003: 27; Contreras Espinosa, 1993: 179) y la agricultura no puede practicarse, debido a las inundaciones marinas del litoral (Bautista-Zuniga et al., 2003: 32). Los fondos marinos someros del norte peninsular consisten en arena y corales, bajo aguas de tipo tropical con una salinidad entre 32% y 37,5%, en los que se observa una circulacion vertical intensa y un enriquecimiento de nutrientes que aumentan la productividad del ecosistema (Chavez, 1994: 3).

El Proyecto Arqueologico Xcambo del Centro INAH Yucatan, dirigido por Thelma Sierra Sosa, se llevo a cabo entre 1996 y 2000. El sitio, una comunidad que administraba y controlaba un puerto comercial y las salinas cercanas, esta ubicado en la carretera costera Progreso-Telchac, al costado sur de la cienaga. Xcambo fue construido modificando arquitectonicamente un pequeno peten y exhibe una infraestructura que concilia intereses economicos, politicos y religiosos con disenos y arreglos de construcciones y terreno. Los limites naturales del peten fueron modificados mediante la nivelacion externa y la construccion de elevados basamentos, impidiendo danos por inundaciones. Alrededor de las plazas se construyeron residencias muy cerca unas de otras. Al oeste de la Plaza Principal se levantan las residencias mejor elaboradas, con areas de actividad domestica de los senores principales y de la elite.

En el sector este se construyeron amplios basamentos bajos que soportaban viviendas mas modestas. Los amplios espacios sin techar en este sector sirvieron probablemente para el trabajo al aire libre. De la pequena plaza publica parten dos andadores o sak beo'ob (3); uno se dirige a una unidad residencial localizada en el extremo este del sitio y el otro se interna tierra adentro, rumbo al moderno poblado de Dzemul, correspondiente a un antiguo sitio prehispanico. Xcambo mantuvo una especie de atracadero que se localiza al norte de la plaza principal, en la orilla de la cienaga.

En un primer periodo de ocupacion (Clasico Temprano, 250 a 550 d. C.), el sitio fue planeado arquitectonicamente como un centro integrado por un grupo de edificios modestos de tipo administrativo, religioso, civico y residencial, alrededor de los cuales se instalaron amplios basamentos con viviendas y numerosos depositos de almacenamiento. El puerto comercial tuvo una posicion economica y politica importante, y suponemos que Xcambo controlaba economicamente las salinas costeras, asi como los sitios aledanos costeros que producian sal y obtenian mariscos y pescados (Jimenez Alvarez, 2002; Sierra Sosa, 1997: 351; Sierra Sosa, 1999: 42ss.; Sierra Sosa y Martinez, 2001: 7; Sierra Sosa, 2004). El sitio tierra adentro de Izamal controlaba probablemente los recursos costeros, y Xcambo pudo haber sido un sitio de comercio intermediario, a traves del cual se aseguraban las transacciones.

La transformacion de Xcambo durante el Clasico Tardio (550 a 700 d. C.) fue importante, y se modificaron la fisonomia del sitio y la ocupacion de los habitantes. Se cubrieron las construcciones y areas de almacenamiento anteriores, para sustituirlas por residencias tanto de la elite como de la poblacion de menor posicion social, ademas de las construcciones de otra indole, como talleres, almacenes, areas de actividad domestica, etc. (vease Sierra Sosa y Martinez, 2001). Para el Clasico Tardio se incremento la explotacion de las salinas, pero parece que la poblacion del sitio sobre todo administraba dicho trabajo (Wanner et al., 2007). Xcambo tuvo relaciones con los sitios de las costas aledanas de Campeche, y del occidente de Yucatan, con el centro y noroccidente de Yucatan, con el noroeste peninsular, con el Peten campechano-guatemalteco, con algunos sitios de la cuenca del rio Grijalva-Mezcalapa de Tabasco y la sierra Zoque de Chiapas, con algunos lugares de la cuenca media y baja del rio Usumacinta, de Tabasco y Chiapas, con la zona de la Laguna de Terminos y la region de Atasta, y con algunos sitios de la region central veracruzana (Sierra Sosa, 2004).

2. MATERIALES Y METODOS

La muestra de material arqueofaunistico de Xcambo considerada en este texto suma 1.539 especimenes y procede de la porcion oeste del sitio (plaza oeste y estructuras NE2, NE14, NE19, NO1, NO2, NO4 y NO9), un area dominado por estructuras habitacionales de rango elevado. Los especimenes faunisticos estan mayormente bien preservados, aunque restos microfaunisticos se encuentran poco. A pesar de haber una fuerte fragmentacion del material esqueletico, la mayoria de las piezas aun posee caracteristicas diagnosticas para una identificacion taxonomica y osteologica.

Los materiales de Xcambo se obtuvieron durante la excavacion de pozos estratigraficos y la liberacion de los edificios, donde formaron parte de rellenos constructivos o se hallaban encima de antiguas superficies de uso. Muchos desechos alimenticios y de utensilios, entre otros, fueron usados en rellenos constructivos, de tal manera que Xcambo manifiesta, como tambien lo mencionan Cobos et al. (2007: 7) respecto a otro sitio costero maya, una virtual ausencia de basureros formales (4), dificultando y muchas veces imposibilitando un fechamiento de los ecofactos con base en la estratigrafia. Los pozos fueron excavados en el interior de las estructuras, en patios y plazas, con dimensiones de 2 x 2 m. La excavacion siguio capas constructivas y se utilizaron cernidores de aperturas de 5 mm, para recuperar los materiales pequenos. En todos los casos, la excavacion y recoleccion estuvieron en manos de trabajadores bajo la direccion y vigilancia de arqueologos.

El analisis zooarqueologico se llevo a cabo en el Taller de Zooarqueologia de la Facultad de Ciencias Antropologicas de la Universidad Autonoma de Yucatan. Durante el estudio zooarqueologico se realizo la identificacion taxonomica y osteologica del material arqueofaunistico (5), y se cuantifico mediante el conteo simple (NISP) y porcentajes de este (veanse O'Connor, 2003; Reitz y Wing, 2008). Para las identificaciones de los especimenes, se utilizaron una coleccion de referencia osteologica, asi como varios manuales de osteologia de vertebrados (EA.FLMNH, 2003; Gilbert, 2003; Gilbert, Martin y Savage, 1996; Olsen, 1964, 1968 y 1982). La terminologia taxonomica empleada en este trabajo se basa en estudios zoologicos recientes (Adam y Garcia, 2003; Adam, 2004; Howell y Webb, 2004; Lee, 2000; Mojetta, 2005; Robins, Ray y Douglass, 1986; Reid, 1997), pero fue verificada en el Integrated Taxonomic Information System (ITIS, vease referencias). Los huesos de foca fueron identificados por medio de fotografias de especimenes modernos, facilitadas a los autores. Para las mediciones osteomorfometricas de los huesos de foca, se empleo el manual de Ericson y Stora (1999).

3. RESULTADOS

3.1. Panorama general del aprovechamiento de animales por los mayas prehispanicos de Xcambo, Yucatan

En la muestra de 1.539 fragmentos esqueleticos faunisticos se encontraron especimenes de crustaceos (7,7% del NISP total), peces (actinopterigios y condrictios juntos) (38,8% del NISP total), reptiles (34% del NISP total), aves (3,7% del NISP total) y mamiferos (15,8% del NISP total) (ver la tabla 1).

De los crustaceos se encontraron 87,3% del NISP pertenecientes a cangrejos (brachyura). Un alto porcentaje de los brachyura (expresado en relacion con el NISP total de cada respectiva muestra) corresponde al cangrejo de piedra (Menippe mercenaria), mientras que las demas especies de cangrejos, como la jaiba (Calinectes sapidus), el juey comun (Cardisoma guanhuni), el cangrejo senalador (Uca rapax), el cangrejo arana (Libinia emarginata) y la cucaracha del mar (Limuluspolyphemus) son poco representados (ver la tabla 2).

Los peces, subdivididos en tiburones y peces sierra, rayas y actinopterigios, muestran una distribucion heterogenea: el 39,7% del NISP total de peces de Xcambo corresponde a tiburones y peces sierra, mientras que las rayas no superan el 2,3%. Los actinopterigios fueron representados por un 58% (tabla 1). Entre la fauna ictia se realzan porcentualmente diversos generos de tiburones (Ginglymostoma, Carcharhinus, Galeocerdo, Rhizoprionodon, Sphyrna), al igual que varios especies y generos de actinopterigios, como bagre (Ariopsis felis), mero (Epinephelus sp.) y gurrubata (Micropogonias sp.). El pez mas numeroso y presumiblemente importante en Xcambo fue el robalo (Centropomus sp.), con un 11,3% del NISP de la muestra total del sitio (tabla 2).

Entre los reptiles se distinguen cocodrilos, tortugas de mar, tortugas de tierra/agua dulce e iguanas. Los cocodrilos (Crocodylus moreletii) son poco frecuentes, con 1,3% de la muestra total de reptiles, mientras que las tortugas de mar alcanzan 65,5% del NISP total de reptiles, las iguanas 18,3% y las tortugas de tierra y agua dulce 14,9% (tabla 1). En el sitio se encontraron especimenes de la tortuga caguama (Caretta caretta), tortuga verde (Chelonia mydas) y tortuga carey (Eretmochelys imbricata), mientras que las tortugas de agua dulce comprenden a la tortuga de rio (Dermatemys mawii), tortuga casquito (Kinosternon sp.), tortuga 'japonesa' (Trachemys sp.) y de caja (Terrapene sp.). En cambio, la unica iguana identificada fue la Ctenosaura similis (ver la tabla 2).

La coleccion arqueofaunistica de aves se compone de aves de mar (22,8% del NISP total de aves) y pavos y especies afines (36,8%) (tabla 1). Entre los taxones marinos de aves hubo restos de pelicano (Pelecanus sp.), gallareta (Sula sp.), fregata (Fregata magnificens), garza (Egretta sp.), mientras que las aves de tierra comprenden pavos ocelados (Meleagris ocellata), gallinola (Gallinula chloropus) y perico (Arathinga o Amazona sp.) (ver la tabla 2).

Con respecto a los mamiferos, se observan zarigueyas, con 0,4% del NISP total de mamiferos; armadillos, con 0,4%; roedores y conejos, con 3,3%; felinos, con 0,4%, y mamiferos marinos (exceptuando el manati), con 4,5%; los artiodactilos son el grupo mas numeroso en la muestra mamifera, y alcanzaron 50,2% (ver la tabla 1). El mamifero mas frecuente en el conjunto es el venado cola blanca (Odocoileus virginianus), pero se encontraron tambien restos de conejo (Sylvilagus sp.), aguti (Agouti paca), pecari (Pecari tajacu) y venado temazate (Mazama sp.) (6). Semejante a otros sitios prehispanicos costeros, se hallaron numerosos restos de perro (Canis lupus familiaris) en Xcambo, que sumaron 12,3%. Hay pocas evidencias de felinos grandes (Puma concolor), y los restos de la foca tropical alcanzan un 0,6 % del NISP en Xcambo (ver la tabla 2).

3.2 Los hallazgos de foca

De la foca tropical, foca monje o West Indian Seal (Hairr, 2010), se hallaron diez especimenes esqueleticos de las extremidades y del craneo entre la muestra arqueofaunistica de Xcambo. Los diez especimenes esqueleticos se encontraron incrustados en rellenos constructivos de nivelaciones y plataformas de la parte oeste del sitio y corresponden a un femur izquierdo (ver la figura 2a), un radio proximal derecho (ver la figura 2b), un fragmento anterior de un maxilar derecho con el tercer premolar in situ (ver la figura 2c), asi como un canino superior derecho (correspondiente al maxilar anteriormente descrito) (ver la figura 2d). Ademas de esto, se encontraron en Xcambo un canino inferior y tres primeros premolares de foca, modificados como artefactos (vease Canto Mendez, 2009), ya que recibieron una perforacion a nivel de raiz, probablemente para ser usados como colgantes. Casi todos los especimenes oseos de foca encontrados en Xcambo pertenecieron a individuos adultos; el unico hueso de un animal juvenil corresponde a un radio proximal (ver la figura 2e), hallado en conjunto con los demas huesos.

[FIGURA 2 OMITIR]

El femur izquierdo, encontrado en el relleno constructivo de la estructura NE2, esta muy bien preservado. Posee un largo total, con base en Ericson y Stora (1999), del condilo medial hasta el extremo distal del trocanter mayor, de 108,5 mm. Tomando los dos condilos en un plano, se alcanza un largo total de 98 mm, correspondiente a la medida 2 del femur, segun Ericson y Stora (1999). El ancho maximo del extremo proximal, medido desde la porcion medial de la cabeza femoral hasta el lado lateral del trocanter mayor, es de 65 mm (medida 3 del femur del manual arriba mencionado). La distancia entre la depresion entre la cabeza femoral y el trocanter mayor y la depresion intercondilar distal alcanza 93 mm (medida 9 del femur, segun el manual arriba mencionado).

Del radio, excavado en la plaza oeste del sitio, falta una parte de la diafisis distal, por lo que no se pudo establecer con exactitud la edad biologica del mismo. Las inserciones musculares y la epifisis proximal estan claramente definidas, y es muy probable que el animal haya sido de edad adulta. La longitud total del especimen hasta la fractura es de 101,5 mm, y el ancho mas proximo a la fractura, de 43,4 mm.

Muy cerca de la fractura y de la insercion principal muscular de la linea aspera del radio se encontraron cinco ligeras raspaduras encima del hueso cortico, perpendiculares al axis longitudinal del hueso y paralelas entre si. La revision de las raspaduras bajo estereoscopio a 40 x revelo que presentan poca profundidad en un corte transversal en forma de U. Junto con el extremo denticulado de la fractura del radio, puede suponerse que fueron efectuadas por dientes de algun carnivoro, muy probablemente un perro pequeno, que mastico el hueso en la parte proximal, destruyendo una parte y raspando la otra entre el cuarto premolar y primer molar.

El fragmento de maxilar, del lado derecho, posee aun in situ el tercer premolar, ademas del alveolo del tercer y segundo premolar y de la mitad del alveolo del canino, junto con el diente correspondiente, y fue hallado en el relleno constructivo de la plaza oeste de Xcambo. La edad biologica del maxilar es adulta, ya que se aprecia no solamente la erupcion total de las piezas dentales, sino tambien un aumentado desgaste del premolar y una retraccion alveolar (7). La distancia entre el borde posterior del alveolo del cuarto premolar y del borde anterior del canino mide 45,2 mm.

El canino superior, perteneciente al maxilar y encontrado en asociacion estratigrafica con este, muestra danos en la porcion lingual de la corona, habiendose quebrado, al parecer en un momento post mortem por falta de redondeo de los bordes de la fractura, un tercio de esta. La raiz, sin embargo, esta completa y el especimen mide en total 46 mm. El primer premolar, que se encontro suelto en la estructura NE10, presenta unicamente el tipico desgaste de la porcion distal de la corona y mide 31 mm.

Los especimenes de foca evidentemente procesados por seres humanos corresponden a cuatro dientes sueltos, asociados a las estructuras NO2, NE3 y NE7A (Canto Mendez, 2009). Estos dientes consisten en un canino inferior y tres primeros premolares, y concuerdan en tamano con los dientes descritos anteriormente.

4. DISCUSION

4.1 Variabilidad y continuidad cronologica del aprovechamiento de especies acuaticas en la costa yucateca

El perfil faunistico de Xcambo (ver la figura 3) permite esbozar el panorama de aprovechamiento que se seguia por parte de los habitantes del sitio entre 250 y 700 d. C. (8). No fue posible separar cronologicamente con mayor detalle los especimenes faunisticos, porque la estratigrafia de Xcambo, como ya se menciono, se vio alterada por las frecuentes modificaciones y reutilizaciones de material de relleno, como lo demostro tambien el estudio de la ceramica por Jimenez Alvarez (2002). Wanner et al. (2007) y Cucina et al. (2011) demostraron que las actividades de la poblacion xcamboense cambiaron entre el Clasico Temprano y el Clasico Tardio, pero no fue posible captar estos cambios en el material arqueofaunistico, hasta este momento.

[FIGURA 3 OMITIR]

Con base en la reconstruccion de las areas de obtencion podemos constatar, tal como se habia postulado en publicaciones anteriores (Gotz, 2008b), que los antiguos moradores de la peninsula obtenian animales silvestres mayoritariamente en las zonas cercanas y circundantes a los sitios prehispanicos. El sitio de Xcambo no es la excepcion de este patron, y la fauna consumida venia ya sea de las aguas poco profundas del litoral yucateco incluido el manglar, de las playas del litoral, o bien, de los bosques cercanos a la zona intermedia entre el litoral y la region tierra adentro (Gotz, 2008b: 165).

Los perfiles taxonomicos de la fauna ictica indican que en tiempos prehispanicos se aprovechaban principalmente de recursos bentonicos, de aguas menos profundas de lo que se pesca hoy dia. No hay evidencia de que se navegaba, con fines de la pesca, en alta mar, ya que ninguno de los taxones encontrados ocurre exclusivamente en aguas pelagicas, aunque algunas especies encontradas en las muestras ocasionalmente habitan o viajan a traves de aguas profundas (vease Froese y Pauly, 2009). Xcambo manifiesta una predominancia de especies que habitan en fondos lodosos cercanos a la costa y aguas costeras y estuarios, como bagre marino (Ariopsis felis) y robalo (Centropomus spp.). Actualmente, estas dos especies ya no son de importancia para la pesca, yaciendo el enfasis de la pesca yucateca moderna en meros (Epinephelus spp.) y camarones (Penaeus spp.), especies mas alejadas de la zona costera inmediata (Chavez, 1994).

La informacion ecologica de los crustaceos y de la herpetofauna marina apunta igualmente hacia un aprovechamiento de las zonas lacustres en tiempos prehispanicos, e indica que todas las especies de cangrejos tuvieron que obtenerse en la playa, los manglares o las aguas poco profundas costeras (vease Kaplan, 1988). En cuanto a las tortugas marinas, cuyos restos fueron recuperados en gran cantidad en la muestra, se observa que la mayoria de los individuos era de edad adulta (Cardenas, 2011). Es posible que estos individuos hayan sido hembras adultas, capturadas, probablemente como aun sucedia hace algunas decadas en esta zona, en el momento de desovar en las playas, entre primavera y verano (Lee, 2000: 135-142; Marmolejo Monsivais, 2000: 89-90). Otra alternativa de la pesca de tortugas de mar pudiera haber sido cazarlas durante la copula o mientras descansaban en el agua (Carr, 1987: 8).

Entre las aves marinas, llaman la atencion los restos de la garza ceniza (Ardea herodias) y pelicano (Pelecanus spp.), ya que entre estas se han observado movimientos migratorios para la temporada de invierno, que vienen del norte, lo que podria indicar que estos individuos fueron capturados en los meses de invierno (vease Howell y Webb, 2004).

En relacion con el comercio, actividad aparentemente de gran importancia para el asentamiento, pudo evidenciarse que en la muestra no se encuentra realmente ningun taxon claramente identificable como procedente de regiones muy alejadas del sitio, tales como el sur y centro de Veracruz, Guerrero, la region del Chontalpa y Grijalva de Tabasco y Chiapas, asi como las tierras altas de Guatemala, areas con las que Xcambo mantuvo contacto comercial. Sin embargo, existe la posibilidad de que Xcambo tuviera una relacion de intercambio con asentamientos tierra adentro cercanos. Los indicios de un intercambio de recursos faunisticos apuntan hacia un transporte de animales a menor distancia. Un gran porcentaje de los restos arqueofaunisticos de Xcambo procede de las inmediatas zonas costeras, refiriendose en principio a animales marinos. Sin embargo, entre la fauna hubo tambien restos de animales que al menos en la actualidad no se encuentran en las inmediaciones de los sitios, como los pavos (Meleagrididae) y especies afines, asi como particularmente los cervidos (O. virginianus y Mazama spp.). Estos dos grupos de animales constituyen la fauna de aprovechamiento mas importante y frecuente en sitios tierra adentro en las tierras bajas mayas del norte (Gotz, 2008a, 2008b; Masson y Peraza, 2008; Pollock y Ray, 1957), mientras que no forman parte frecuente de la fauna natural en la costa yucateca (vease Howell y Webb, 2004: 225,226; Reid, 1997: 283).

Los restos de pavo ocelado (Meleagris ocellata) podrian indicar que hubo un intercambio directo y estrecho con asentamientos tierra adentro, quizas para intercambiar sal por carne. La probable conexion entre el sitio de Xcambo y el sitio de Izamal podria haber servido para tal traslado.

Tambien el venado cola blanca, como varias otras especies de vertebrados generalistas que se encontraron en la muestra, habita tanto en la zona norte de la peninsula de Yucatan como en las mencionadas areas con las que Xcambo mantuvo contacto (vease Reid, 1997), pero no hay indicios certeros de que estos animales se hubieran transportado desde alli. Como mamifero mas representado, el venado cola blanca (Odocoileus virginianus) pudo haber sido sujeto al intercambio entre habitantes costeros y de tierra adentro. Las partes esqueleticas de estos cervidos, que representan todo el esqueleto, poseen una gran cantidad de huellas de hervido y de fuego directo, de cortes y huellas de impacto (Gotz, 2008a). Esto concuerda con la gran mayoria de los sitios mayas de las Tierras Bajas, en donde el venado cola blanca fue el mamifero mas aprovechado para el consumo en tiempos prehispanicos, y rebasa en sitios tierra adentro, en cantidad, a todos los demas taxones (veanse por ejemplo, Pohl, 1990; Gotz, 2008b). Mediante el analisis de las marcas isotopicas en el colageno de los huesos arqueologicos podria evidenciarse un traslado de animales desde areas no locales (veanse, por ejemplo, Bentley, 2006; Emery y Thornton, 2008), pero estos estudios aun quedan pendientes para la arqueofauna de Xcambo.

La abundancia de restos de pavos y cervidos en sitios tierra adentro, la falta natural de estos en la costa hoy dia y la presumida existencia de una red de comercio dentro de la peninsula (Andrews, 1998) permiten proponer que los restos de estos animales terrestres representan bienes de intercambio que se recibieron en la costa a cambio de productos marinos como sal, moluscos y peces. Esta hipotesis se ve apoyada por el hecho de que en Xcambo, una gran cantidad (n = 106, no considerados en el desglose numerico de la tabla 2) de restos oseos de cervidos corresponde a metapodios, afilados en la parte distal en forma de punta y probablemente utilizados para la fabricacion y reparacion de redes (Canto Mendez, 2009: 93ss.), mientras que no se hallaron los restos postcraneales y craneales correspondientes en cantidad a estos especimenes en el sitio. Segun Carr (1987: 15), estos artefactos probablemente llegaron ya fabricados a los sitios mayas costeros, lo que subraya entonces los argumentos al respecto de la propuesta red de intercambio.

Hay que mencionar que a poca distancia de la costa inician en la actualidad zonas de bosques bajos donde si se encuentran pavos, venados y otros animales terrestres (Anthony Andrews, comunicacion personal, 2011). Estas zonas tambien pudieron haber existido en tiempos prehispanicos, abriendo la posibilidad de que los pobladores de los asentamientos hubiesen aprovechado este recurso, obteniendo la fauna alimenticia de asentamientos cercanos o cazandolos ellos mismos. Wanner et al. (2007) y Cucina et al. (2011) proponen que la poblacion del Clasico Tardio del sitio se empenaba especialmente en la administracion del comercio, argumento a favor de que los animales terrestres hayan sido obtenidos por medio del intercambio.

4.2 La foca tropical y el ser humano en las costas yucatecas prehispanicas

La foca tropical (Orden: Carnivora; Familia: Phocidae; Subfamilia: Monachinae; Genero: Monachus; Especie: tropicalis [Gray, 1850]) (Davies, 2008; Adam, 2004) es una de tres especies de la familia de las "focas verdaderas" (Mangel, 2003: 3), especializadas en clima calido o tropical. El nombre de la foca en maya fue tsula (Andrews, 1984: 4); alcanzaba un peso promedio de 135 kg (Davies, 2008), y los individuos adultos tuvieron un color cafe a gris oscuro (Adam, 2004: 1). Las focas tropicales se alimentaban probablemente de peces y crustaceos (Adam y Garcia, 2003: 305; Adam, 2004: 3) y moraban predominantemente en los arrecifes e islas lejanas de la costa (Adam y Garcia, 2003: 305).

Se conocen tres especies emparentadas del genero Monachus, distribuidas en las aguas calidas del planeta. La especie Monachus monachus es moradora del Mediterraneo, mientras que la especie Monachus schauinslandi habita las costas de Hawai (Adam, 2004: 1; Varona, 1980: 42 y 43). Se presume que las tres especies se distribuyeron mediante la corriente ecuatorial en la era terciaria (Baker y Johanos, 2004: 108; Mangel, 2003: 3; Varona, 1980: 43).

Monachus tropicalis se extinguo entre 1950 y 1970, debido a la sobreexplotacion y destruccion del habitat por el humano (Andrews, 1984; Mangel, 2003; Mignucci-Giannoni y Haddow, 2001; Adam y Garcia, 2003; Davies, 2008; Adam, 2004). Reportes de recientes avistamientos de focas en el area centroamericana se atribuyen a otras especies (Mignucci-Giannoni y Haddow, 2001). Hay reportes de pescadores e investigadores que afirman haber visto y, en ocasiones, cazado animales de esta especie, principalmente en el siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX, respecto a la costa de Veracruz, las aguas cerca de la ciudad de Campeche, del banco de Campeche y del arrecife Triangulos del estado mexicano de Campeche, asi como al arrecife Alacran y a la isla Anina del estado mexicano de Yucatan, pero tambien en el arrecife Chinchorro del estado mexicano de Quintana Roo y la bahia de Amatique, Belice (Adam y Garcia, 2003: 302-3, 311, Fig. 2; Hairr, 2010). La mayoria de los reportes historicos de avistamientos de focas se refieren a las islas caribenas de Cuba, Republica Dominicana, Bahamas y Jamaica (Adam y Garcia, 2003: 302-3, 311, Fig. 2). En tiempos historicos ha habido gran abundancia de focas; en la Historia Natural de Jamaica, publicada en 1707 por H. Sloane, se menciona que las Bahamas no solamente estaban llenas de focas, sino que los pescadores capturaban a veces hasta cien en una noche, para luego freirlas y usar el aceite para las lamparas (Andrews, 1984: 6; Varona, 1980: 45).

Fuera de las islas en el golfo de Mexico y el Caribe, hay numerosos hallazgos arqueologicos de especimenes de la foca Monachus tropicalis, desde las costas este de Texas, EE. UU., sobre el litoral tanto del golfo de Mexico como del Atlantico de Florida, EE. UU., hasta Puerto Rico, las Antillas Holandesas, Saint Kitts y Nevis y las British Virgin Islands (Adam y Garcia, 2003; Adam, 2004; Walker, 2005). A nivel de Mesoamerica solamente existen los huesos aqui descritos de Xcambo, ademas de un especimen arqueologico descubierto en Isla Cerritos, tambien en Yucatan, como testimonio zooarqueologico del aprovechamiento de esta especie por los mayas prehispanicos.

El hallazgo de especimenes esqueleticos de foca en dos sitios costeros de la peninsula yucateca, Xcambo e Isla Cerritos permite esbozar una interaccion entre el ser humano y estos animales por un largo tiempo, correspondiendo Xcambo cronologicamente a los siglos III a VII, e Isla Cerritos, a los siglos IX a XI. Los datos taxonomicos y osteologicos de los especimenes de foca se ven enriquecidos por las informaciones contextual y tafonomico-antropica encontradas en algunos especimenes. La frecuencia esqueletica de los restos de foca en ambos sitios es demasiado baja para hacer inferencias estadisticas en el sentido estricto. Sin embargo, se pueden notar algunas particularidades respecto de los hallazgos.

No podemos asegurar que los animales hayan sido encontrados ya muertos en la playa, tal vez ahogados en una tormenta, como se supone para la foca de Pineland (Walker, 2005; vease tambien Gifford-Gonzalez et al., 2005: 26), o si fueron cazados, porque los huesos carecieron de huellas antropicas relacionadas con la caza y/o el procesamiento. Parece seguro, sin embargo, que hubo un aprovechamiento ocasional, lo que corresponderia a una caza oportunista de estos animales, de manera semejante a lo que se ha reportado en cuanto al aprovechamiento de otras especies de focas por diferentes pueblos prehistoricos (vease Smith, 2005: 10). La foca tropical hawaiana busca alimento en incursiones que pueden durar varias semanas, durante el dia y la noche, cerca de fondos marinos de poco relieve (Baker y Johanos, 2004: 107; Mangel, 2003: 3), por lo que existe la posibilidad de que los individuos de las muestras hayan sido capturados al buscar alimento cerca de la costa yucateca.

Debido al hecho de que uno de los especimenes de foca de Xcambo corresponde a un individuo juvenil, podria argumentarse que su existencia en este sitio, junto a los huesos de uno o varios individuos adultos, significo que estos animales fueron capturados, ?hembra y cria?, juntos durante el comienzo de la primavera, ya que Andrews (1984: 7) reporta, con base en informes biologicos del siglo XIX, que la epoca de procreacion de las focas tropicales se llevaba a cabo en invierno. No sabemos si existieron areas especificas de anidacion/crianza de focas caribenas en tierra firme, y los unicos avistamientos de hembras prenadas se hicieron en el arrecife Triangulo (Adam, 2004: 4; Adam y Garcia, 2003).

Si existieron areas de anidacion en la costa de la tierra firme peninsular, estas tuvieron que haberse ubicado en algun sitio mas alejado del asentamiento de Xcambo, ya que Mangel (2003: 7) reporta, nuevamente de la especie emparentada M. schauinslandi, que aun minimas perturbaciones del habitat, como la ocasional presencia del ser humano, causan que las focas abandonen las zonas de visita en las playas (veanse tambien Baker y Johanos, 2004: 106, y Gifford-Gonzalez et al., 2005: 26). Otra razon por la que las areas de anidacion, si bien existieron en tierra firme, tuvieron que haber estado lejos de los asentamientos se basa en la frecuente presencia de perros, que al menos hoy dia transitan aun fuera de los limites de los sitios, habiendo representado posiblemente un depredador de potencial peligro para crias de focas.

La presencia de partes del craneo y de los huesos grandes apendiculares, asi como probablemente de la porcion axial, podria sugerir que ciertas partes de los animales fueron, al capturarse o hallarse en la playa, separadas del cuerpo, llevandose unicamente las partes de provecho alimenticio o artefactual. De manera especifica, llama la atencion que no se hallaron restos de falanges, metapodios y podios, lo que podria significar, semejantemente a un caso encontrado en Pineland, Florida (Walker, 2005), que en este caso aplique el llamado efecto schlepp (Perkins y Daly, 1968), con el que el despiece de animales grandes, si se considera que focas tropicales alcanzaban un peso aproximado de 160 kg (Adam, 2004: 2) y hasta 200 kg (Davies, 2008), se llevaba a cabo en el sitio de caza o hallazgo. El craneo, partes del esqueleto axial y algunas porciones de las extremidades se transportaron posiblemente a los sitios.

No hay evidencia directa de que se haya consumido la carne de la foca, pero la ubicacion de sus restos en los basureros secundarios de Xcambo podria apuntar hacia este uso. Esto resulta interesante, ya que los especimenes se asocian en Xcambo a una parte del asentamiento, donde se presume habitaba la gente socioeconomicamente importante. La rareza de focas cerca de tierra firme, y el hecho de que los mayas prehispanicos parecen no haber podido navegar a los arrecifes alejados de la tierra firme para cazarlos (vease tambien Gifford-Gonzalez et al., 2005: 26), pudieran haber ocasionado que su consumo haya sido restringido a personas de la elite, tal como se menciona, en casos historicos, para grupos indigenas de Florida (Adam, 2004: 4, segun Larson, 1980; Andrews, 1984: 5). La utilizacion de los dientes de la foca para fines ornamentales pudo tambien haber obedecido a la rareza del animal en el ambiente costero prehispanico.

Por otro lado, tanto la foca caribena (Adam, 2004) como la foca hawaiana visitaban las playas para descansar, mudar el pelaje, dar a luz o escapar de depredadores acuaticos (Mangel, 2003: 5). Para dar a luz y cuidar las crias, las focas hawaianas frecuentan playas con aguas poco profundas, alejadas de depredadores (Mangel, 2003: 5, segun Westlake y Gilmartin, 1990).

Las focas nunca cumplieron un papel importante en la dieta de los pobladores prehispanicos, ni en Mesoamerica ni en el sur de EE. UU. El habitat de estos animales, alejado del alcance prehispanico, principalmente en islas y arrecifes lejanos de tierra firme (vease arriba, Adam y Garcia, 2003; Adam, 2004; Andrews, 1984: 4-5), fue aparentemente proteccion suficiente contra una depredacion severa (vease tambien Smith, 2005), en tiempos en los que la navegacion aun no permitia moverse en alta mar. El cambio drastico en cuanto al aprovechamiento de estas y otras especies de focas en diferentes partes del mundo tuvo lugar a partir de la colonizacion europea (Smith, 2005: 11). El hecho de que especimenes arqueologicos de esta especie se asocian a restos materiales de personas de estatus elevado es posiblemente una respuesta a la rareza de estos animales, en donde el consumo, asi como el uso de trofeos y ornamentos, estaban restringidos a los que hubieran tenido el poder de reclamarlos.

CONCLUSIONES

La interaccion entre los habitantes humanos del sitio costero de Xcambo y su entorno natural, vista a traves de los materiales arqueofaunisticos, muestra que los ocupantes del asentamiento se alimentaban de una amplia gama de animales, que incluye miembros de todos los ordenes de animales vertebrados, como peces, reptiles, aves y mamiferos (Jimenez Cano, 2009). La obtencion de esta gran variedad de animales vertebrados e invertebrados, al parecer, exclusivamente de aguas cercanas al litoral yucateco, fue posible gracias a la riqueza y gran biodiversidad del ambiente natural mencionado, y es de suponer que dicha riqueza en recursos naturales haya posibilitado el asentamiento en la zona costera y el sustento obtenido en areas cercanas.

Sin embargo, se pudo notar tambien que la riqueza de recursos faunisticos marinos aparentemente no reemplazo por completo las fuentes carnicas de animales de tierra adentro, que se manifiestan, si bien en pequena escala, en las muestras costeras de Xcambo, que pueden representar bienes de intercambio traidos desde tierra adentro. Un estudio de la ocurrencia de caries entre los antiguos habitantes de Xcambo (Cucina et al., 2011) mostro que los habitantes tanto del Clasico Temprano como del Clasico Tardio padecieron de esta patologia, evidenciandose el consumo de maiz, junto con otros alimentos ricos en carbohidratos (cacao, miel, etc.), que tambien debian traerse de zonas tierra adentro.

Un animal poco aprovechado, pero de gran importancia para la investigacion de las zonas litorales prehispanicas, es la foca tropical, de la que se encontraron restos tanto en Isla Cerritos como en Xcambo, y se evidencio que los mayas prehispanicos utilizaron, cuando pudieron conseguirlos, a estos animales para fines artefactuales y, muy probablemente, tambien culinarios.

Las investigaciones zooarqueologicas en sitios prehispanicos costeros han enriquecido nuestra vision acerca del desenvolvimiento de la cultura maya prehispanica en su entorno natural. Nuevas y detalladas excavaciones en otros sitios costeros generaran un mayor conocimiento del aprovechamiento de la fauna y del impacto que produjeron los asentamientos en tiempos prehispanicos en el ambiente costero. Futuros proyectos, tanto arqueologicos como propiamente zooarqueologicos, pueden intentar acercarse a estas problematicas, buscando soluciones de las interrogantes.

AGRADECIMIENTOS

Queremos agradecer a la doctora Elizabeth Ramos Roca por la invitacion a esta publicacion. La elaboracion de este articulo no hubiera sido posible sin el apoyo de David A. Herrera Flores y Nayeli G. Jimenez Cano, quienes estudia ron partes importantes de las muestras esqueleticas de Xcambo e Isla Cerritos. Fotografias de especimenes esqueleticos de foca tropical, usados para la identificacion zooarqueologica, fueron facilitadas por Jim Thomason, National Marine Mammal Laboratory, Alaska Fisheries Science Center, NMFS y Carol E. Colaninno, Department of Anthropology, University of Georgia. Peter Adam, Department of Biology, North West Missouri State University, Maryville, Missouri, ayudo a la identificacion del radio y maxilar de la foca, al igual que a la descripcion de rasgos diagnosticos de especimenes de esta especie, realizada en 2006. Cualquier error contenido en estas lineas, sin embargo, sera asumido por los autores de este articulo.

Articulo recibido: 1 de junio de 2011 | aceptado: 1 de noviembre de 2011 | modificado: 16 de noviembre de 2011

REFERENCIAS

Adam, Peter 2004. "Monachus tropicalis", Mammalian Species 747, pp. 1-9.

Adam, Peter y Gabriela G. Garcia 2003. "New Information on the Natural History, Distribution, and Skull Size of the Extinct(?) West Indian Monk Seal, Monachus tropicalis", Marine Mammal Science 19 (2), pp. 297-317.

Andrews, Anthony P. 1984. "La extincion de la foca (Monachus tropicalis) en Yucatan", Boletin E.C.A.U.D.Y., 12 (68), pp. 3-12.

1998. "El comercio maritimo de los mayas del Postclasico", Arqueologia Mexicana VI (33), pp. 16-23.

Baker, Jason D. y Thea C. Johanos 2004. "Abundance of the Hawaiian Monk Seal in the Main Hawaiian Islands", Biological Conservation 116, pp. 103-110.

Bastarrachea Manzano, Juan Ramon y Jorge Canto (eds.) 2004. Diccionario maya popular. Merida, Mex., Academia de la Lengua Maya A.C.

Bautista Zuniga, Francisco, Eduardo Batllori Sampedro, Mario Arturo Ortiz Perez, Gerardo Palacio Aponte y Miguel Castillo Gonzalez

2003. "Geoformas, agua y suelo en la peninsula de Yucatan", en Naturaleza y sociedad en el area maya: pasado, presente y futuro, eds. Patricia Colunga-Martin y Alfonso Larque-Saavedra, pp. 21-36. Merida, Mex., Academia Mexicana de Ciencias y Centro de Investigacion Cientifica en Yucatan.

Bentley, R. Alexander 2006. "Strontium Isotopes from the Earth to the Archaeological Skeleton: A Review", Journal of Archaeological Method and Theory 13 (3), pp. 135-187.

Canto Mendez, Pilar Margarita 2009. "Analisis tipologico y funcional de los artefactos de hueso, asta y diente de Xcambo", Yucatan. Tesis de Licenciatura no publicada, presentada en la Facultad de Ciencias Antropologicas, Universidad Autonoma de Yucatan. Merida, Mex.

Cardenas Cervantes, Jose Miguel 2011. "La utilizacion de las tortugas marinas (Caretta caretta, Chelonia mydas y Eretmochelys imbricata) en la sociedad maya prehispanica de Xcambo" Tesis de Licenciatura no publicada, presentada en la Facultad de Ciencias Antropologicas, Universidad Autonoma de Yucatan. Merida, Mex.

Carr, Helen Sorayya 1987. "Preliminary Analysis of Nonmolluscan Faunal Remains from Isla Cerritos, Yucatan" Informe no publicado.

Chase, Arlen F., Diane Z. Chase y Wendy G. Teeter 2004. "Archaeology, Faunal Analysis, and Interpretation: Lessons from Maya Studies", Archaeofauna 13, pp. 11-18.

Chavez, Ernesto A. 1994. "Los recursos marinos de la peninsula de Yucatan", en Recursos faunisticos del litoral de la peninsula de Yucatan, ed. Alejandro Yanez-Arancibia, pp. 1-12. Campeche, Mex., EPOMEX Serie Cientifica; Universidad Autonoma de Campeche.

Cobos, Rafael, Lilia Fernandez Souza, Rodolfo Canto Carrillo, Vera Tiesler Blos, Andrea Cucina, Socorro del Pilar Jimenez Alvarez, Christopher Gotz, Guillermo de Anda Alanis, Nancy Peniche May

2007. "Proyecto Arqueologico Isla Cerritos: Estudio de una Comunidad Maya Costera del Clasico Terminal" Informe de la temporada de campo 2006, entregado al Consejo Nacional de Arqueologia, Instituto Nacional de Antropologia e Historia (inedito).

Contreras Espinosa, Francisco 1993. Ecosistemas costeros mexicanos. Mexico: Comision Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad; Universidad Autonoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa.

Cucina, Andrea, Cristina Perera Cantillo, Thelma Sierra Sosa y Vera Tiesler Blos 2011. "Carious Lesions and Maize Consumption among the Prehispanic Maya: An Analysis of a Coastal Community in Northern Yucatan" American Journal of Physical Anthropology 145 (4), pp. 560-567.

Davies, Laura 2008. "Monachus tropicalis" (On-line), Animal Diversity Web. Consultado el 28 de mayo de 2009 en http://animaldiversity.ummz.umich.edu/ site/accounts/information/Monachus_tropicalis.html.

EA.FLMNH 2003. "Coleccion fotografica digital de elementos esqueleticos de 243 especies faunisticas tropicales, subtropicales y nearticas" (tomo II), elaborada por Christopher M. Gotz en el Florida Museum of Natural History, Gainesville (inedito).

Emery, Kitty F. y Erin Kennedy Thornton 2008. "A Regional Perspective on Biotic Change During the Classic Maya Occupation Using Zooarchaeological Isotope Chemistry", Quaternary International 191, pp. 131-143.

Ericson, Per G. y Jan Stora 1999. A Manual to the Skeletal Measurements of the Seal Genera Halichoerus and Phoca (Mammalia: Pinnipedia). Estocolmo, Department of Vertebrate Zoology, Swedish Museum of Natural History.

Froese, Rainer, y Daniel Pauly (eds.) 2009. Fishbase. World Wide Web electronic publication. www.fishbase.org, version (03/2009), fecha del ultimo acceso, 19 de mayo de 2009.

Garza Tarazona, Silvia y Edward B. Kurjack 1980. Atlas arqueologico del estado de Yucatan, Merida, Mex. SEP, INAH, Centro Regional del Sureste.

Gifford-Gonzalez, Diane, Seth D. Newsome, Paul L. Koch, Tom P. Guilderson, Josh J. Snodgrass y R. K. Burton

2005. "Archaeofaunal Insights on Pinniped-Human Interactions on the Northeastern Pacific", en The Exploitation and Cultural Importance of Sea Mammals, ed. Gregory G. Monks, pp. 19-38. Oxford, Oxbow Books.

Gilbert, B. Miles, Larry Martin y Howard Savage 1996. Avian Osteology. Colombia, Missouri, Missouri Archaeological Society.

Gilbert, B. Miles 2003. Mammalian Osteology. Colombia, Missouri, Missouri Archaeological Society.

Gotz, Christopher M. 2008a. Die Verwendung von Wirbeltieren durch die Maya des nordlichen Tieflandes wahrend der Klassik und Postklassik (600 - 1500 n.Chr.). Internationale Archaologie, tomo 106. Rahden, Alemania, Verlag Marie Leidorf.

2008b. "Coastal and Inland Patterns of Faunal Exploitation in the Prehispanic Northern Maya Lowlands", Quaternary International 191, pp. 154-169.

Hairr, John 2010. Caribbean Monk Seals: Lost Seals of the Gulf of Mexico and Caribbean Sea. Landisville, Coachwhip Publications.

Herrera Flores, David 2011. "Aspectos culinarios relacionados a la identidad de los antiguos habitantes de Isla Cerritos, Yucatan: un estudio zooarqueologico". Tesis de Licenciatura no publicada, por presentarse en la Facultad de Ciencias Antropologicas de la Universidad Autonoma de Yucatan.

Howell, Steve N.G. y Sophie Webb 2004. A Guide to the Birds of Mexico and Northern Central America. Londres, Oxford University Press.

ITIS (Integrated Taxonomic Information System; www.itis.gov), consultado por ultima vez el 23 de mayo de 2009.

Jimenez Alvarez, Socorro del Pilar 2002. "La cronologia ceramica del puerto maya de Xcambo, costa norte de Yucatan: complejo ceramico Xcambo y Cayalac". Tesis de Licenciatura no publicada, presentada en la Facultad de Ciencias Antropologicas, Universidad Autonoma de Yucatan. Merida, Mex.

Jimenez Cano, Nayeli Guadalupe 2009. "Ecologia y subsistencia en la costa peninsular yucateca, 250-1150 d. C., un acercamiento paleoecologico a traves de la arqueofauna costera" Tesis de Licenciatura no publicada, presentada en la Facultad de Ciencias Antropologicas, Universidad Autonoma de Yucatan. Merida, Mex.

Kaplan, Eugene H. 1988. A Field Guide to Coral Reefs: Caribbean and Florida. Peterson Field Guide. Nueva York, Houghton and Mifflin Comp.

Larson, L. H. 1980. Aboriginal Subsistence Technology on the Southeastern Coastal Plain During the Late Prehistoric Period. Gainesville, Florida, University Press.

Lee, Julian G. 2000. A Field Guide to the Amphibians and Reptiles of the Maya World. Cornell, Cornell University Press.

Mangel, Jeffrey C. 2003. "Spatial and Temporal Haul out Patterns of the Hawaiian Monk Seal (Monachus schauinslandi) at Midway Atoll, 1997-2000". Tesis de Maestria presentada en la Nicholas School of Environmental and Earth Sciences de la Duke University.

Marmolejo Monsivais, Miguel Angel 2000. Fauna alimentaria de la peninsula de Yucatan. Mexico, Instituto Nacional Indigenista y Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Marquez Morfin, Lourdes 1991. "La dieta maya prehispanica de la costa yucateca", Estudios de la Cultura Maya XVIII, pp. 359-394.

Masson, Marilyn y Carlos Peraza 2008. "Animal Use at the Postclassic Maya Center of Mayapan, Quaternary International 191, pp. 170-183.

Mignucci-Giannoni, Antonio y Peter Haddow 2001. "Caribbean Monk Seals or Hooded Seals?", The Monachus Guardian 4 (2), consultado electronicamente bajo la direccion de http://www.monachusguardian. org/mguard08/08newcar. htm, el 23 de mayo de 2009.

Mojetta, Angelo 2005. Tiburones. Guia del mundo submarino. Madrid, Editorial Diana

O'Connor, Terry 2003. The Analysis of Animal Bone Assemblages: A Handbook for Archaeologists. The Archaeology of York, Principles and Methods 19/2. York, York Archaeological Trust y Council for British Archaeology.

Olsen, Stanley J. 1964. Mammal Remains from Archaeological Sites. Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology 56 (1). Cambridge, Massachusetts, Harvard University Press.

1968. Fish, Amphibian and Reptile Remains from Archaeological Sites. Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology 56 (2). Cambridge, Massachusetts, Harvard University Press.

1982. An Osteology of some Maya Mammals. Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, vol. 73. Cambridge, Massachusetts, Harvard University Press.

Perkins, Dexter Jr. y Patricia Daly 1968. "A Hunter'S Village in Neolithic Turkey", Scientific American 219 (5), pp. 96-106.

Pohl, Mary Ellen Deland 1990. "The Ethnozoology of the Maya", en Excavations at Seibal, ed. Gordon R. Willey, pp. 142-174. Massachusetts, Harvard University Press. Cambridge.

Pollock, Harry D. E. y Clayton E. Ray 1957. Notes on Vertebrate Animal Remains from Mayapan. Current Reports No. 41. Washington, Carnegie Institution of Washington, Department of Archaeology.

Reid, Fiona A. 1997. A Field Guide to the Mammals of Central America and Southeastern Mexico. Nueva York, Oxford University Press.

Reitz, Elizabeth J. y Elizabeth S. Wing 2008. Zooarchaeology (segunda edicion). Cambridge Manuals in Archaeology. Cambridge, Cambridge University Press.

Robins, Richard, Charleton Ray y John Douglass 1986. A Field Guide to Atlantic Coast Fishes. North America. Boston y Nueva York, Houghton Miffin Company.

Sierra Sosa, Thelma N. 1997. "Proyecto arqueologico Xcambo. Informe tecnico de la segunda temporada". CRY- Instituto Nacional de Antropologia e Historia. Merida (inedito).

1999. "Xcambo. Codiciado enclave economico del Clasico maya", Arqueologia Mexicana VII (37), pp. 40-47.

2004. "La arqueologia de Xcambo, Yucatan, centro administrativo salinero y puerto comercial de importancia regional durante el Clasico" Tesis doctoral. Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Estudios Mesoamericanos. Mexico, DF, Mex.

Sierra Sosa, Thelma N. y Angel Martinez 2001. "Los entierros de Xcambo y sus implicaciones sociales", I'Inaj. Semilla de Maiz. Revista de divulgacion del patrimonio cultural del Yucatan 12, pp. 6-12.

Smith, Ian 2005. "Retreat and Resilience: Fur Seals and Human Settlements in New Zealand", en The Exploitation and Cultural Importance of Sea Mammals, ed. Gregory G Monks, pp. 6-18. Oxford, Oxbow Books.

Varona, Luis S. 1980. Mamiferos de Cuba. La Habana, Editorial Gente Nueva.

Walker, Karen 2005. "Pineland Mystery Bone Is from Monk Seal-Now-Extinct Animal Was Pineland 1650 Years Ago", Friends of the Randall Research Center 4 (1).

Wanner, Isabel Sora, Thelma Sierra Sosa, Kurt Alt y Vera Tiesler 2007. Lifestyle, Occupation, and Whole Bone Morphology of the Pre-H ispanic Maya Coastal Population from Xcambo, Yucatan, Mexico, International Journal of Osteoarchaeology 17 (3), pp. 253-268.

Westlake, R. y W. Gilmartin 1990. "Hawaiian Monk Seal Pupping Locations in the Northwest Hawaiian Islands", Pacific Science 44 (4), pp. 366-383.

CHRISTOPHER M. GOTZ, *

cgotz@uady.mx

Facultad de Ciencias Antropologicas,

Universidad Autonoma de Yucatan, Mexico

THELMA NUEMI SIERRA SOSA **

tsierras@hotmail.com

Centro Regional Yucatan del Instituto Nacional de Antropologia e Historia (INAH), Mexico

* Doctor, Universidad de Hamburgo, Alemania. Maestro en Ciencias y Artes (Magister Artium) de la Universidad Rhinense Federico-Guillermo de Bonn, Alemania.

** Doctora en estudios mesoamericanos, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico.

(1) La muestra arqueofaunistica de Xcambo consistio primordialmente en animales vertebrados. Los animales invertebrados se refieren unicamente a crustaceos, ya que los moluscos forman parte de otro estudio.

(2) El termino maya peten se define, segun Bastarrachea y Canto (2004), como "isla o a campos llanos juntos al mar a manera de isletas, donde hay lagartos, tortugas y algunos peces"

(3) Un sak be (pl. sak beo'ob) consiste en una calzada interna o externa de los sitios precolombinos mayas, edificada de mamposteria y cubierta de estuco (vease Garza y Kurjack 1980: 52-65).

(4) Este rasgo presenta una gran diferencia respecto a asentamientos mayas tierra adentro, donde dichos rasgos son frecuentes (vease Chase, Chase y Teeter 2004).

(5) Un estudio tafonomico de perfiles de preservacion y degeneracion de restos faunisticos en la costa esta desarrollandose en el momento de redaccion de este manuscrito (sept. 2011).

(6) Los restos de bovidos y equidos, aunque considerados en la tabla, corresponden a intrusiones modernas y fueron hallados sin excepcion en superficie.

(7) A pesar de que el desgaste dental y la retraccion alveolar son sobre todo en esqueletos humanos signos patologicos o de una edad avanzada, parece que en las focas de la especie Monachus tropicalis constituyen un rasgo comun, ya que investigadores que vieron individuos de esta especie aun vivos en los primeros anos del siglo XX afirman que todos los individuos, exceptuando los muy jovenes y jovenes, padecieron de un aumentado desgaste dental, posiblemente relacionado con una dieta basada en peces y crustaceos (vease Nelson 1900, citado en Adam y Garcia, 2003: 302, 305).

(8) Los datos de Isla Cerritos proceden de Herrera Flores (2011).
Tabla 1.
Tabla que indica los porcentajes del NISP (% NISP) de los grupos
taxonomicos mas relevantes de las muestras.

ORDEN                  XCAMBO % NISP             XCAMBO NISP
                       (N = 1539)

CRUSTACEOS             7,7                       118
PECES                  38,8                      597
REPTILES               34                        524
AVES                   3,7                       57
MAMIFEROS              15,8                      243
CRUSTACEOS             XCAMBO % NISP (N = 118)   XCAMBO NISP (N = 118)
Cangrejos              87,3                      103
PECES                  XCAMBO % NISP (N = 597)   XCAMBO NISP (N = 597)
Tiburones y pez        39,7                      237
  sierra
Rayas                  2,3                       14
Actinopterigios        58                        346
REPTILES               XCAMBO % NISP (N = 524)   XCAMBO NISP (N = 524)
Crocodilos             1,3                       7
Tortugas de mar        65,5                      343
Tortugas de tierra/    14,9                      78
  agua dulce
Iguanas                18,3                      96
AVES                   XCAMBO % NISP (N = 57)    XCAMBO NISP (N = 57)
Aves de mar            22,8                      13
Buitres                0                         0
Pavos y especies       36,8                      21
  afines
Aves pequenas          3,5                       2
MAMIFEROS              XCAMBO % NISP (N = 243)   XCAMBO NISP (N = 243)
Zarigueyas             0,4                       1
Armadillos             0,4                       1
Roedores y conejos     3,3                       8
Carnivoros menores     12,3                      30
Felinos                0,4                       1
Manaties               1,2                       3
Perisodactilos         9,9                       24
Artiodactilos          50,2                      122
Mamiferos marinos      4,5                       11

Tabla 2.
Tabla que indica los perfiles taxonomicos detallados de los dos
conjuntos cotejados, mostrando el NISP
y el porcentaje del NISP (% NISP).

                                                      XCAMBO (N = 1539)
Taxon
                                                       NISP     % NISP
No identificado

             Brachyura no identificado                 15       1

CRUSTACEOS       Cangrejos        Callinectes          1        0,1
                                    sapidus
                                  Menippe mercenaria   100      6,5
                                  Cardisoma guanhuni
                                  Uca rapax            1        0,1
                                  Libinia emarginata
                                  Limulus polyphemus   1        0,1

             Condrictio no identificado

PECES         Tiburones y pez     Ginglymostoma        12       0,7
                   sierra           cirratum
                                  Carcharhinus spp.    188      12,2
                                  Galeocerdo cuvieri   12       0,8
                                  Mustelus norrisi
                                  Rhizoprionodon       22       1,4
                                    terraenovae
                                  Sphyrna spp.         3        0,2
                                  Pristis pectinata

                   Rayas          Rajiforme no         8        0,5
                                    identificado
                                  Dasyatis cf.         1        0,1
                                    americana
                                  Aeobatus narinari    5        0,3

             Actinopterigio no identificado            41       2,7

              Actinopterigios     Megalops
                                    atlanticus
                                  Cynoscion cf.
                                    nebulosus
                                  Ariopsis felis       68       4,4
                                  Opsanus spp.         4        0,3
                                  Centropomus spp.     174      11,3
                                  Epinephelus spp.     15       1
                                  Caranx spp.
                                  Lutjanus spp.        7        0,5
                                  Heamulon plumieri
                                  Archosargus spp.     1        0,1
                                  Calamus leucosteus   4        0,3
                                  Micropogonias        32       2,1
                                    undulatus
                                  Pomacanthidae
                                  Sphoeroides spp.

REPTILES         Crocodilos       Crocodylus cf.       7        0,5
                                    moreletii

              Tortugas de mar     Cheloniidae no       247      16
                                    identificado
                                  Caretta caretta
                                  Chelonia mydas       49       3,2
                                  Eretmochelys         31       2
                                    imbricata
                                  Eretmochelys o       16       1
                                    Chelonia

                 Tortugas         Dermatemys mawii     1        0,1
                 de tierra        Kinosternon spp.     62       4
                /agua dulce       Emydidae no
                                    identificado
                                  Terrapene spp.       7        0,5
                                  Terrapene o          2        0,1
                                    Kinosternon
                                  Trachemys spp.       6        0,4

                  Iguanas         Ctenosaura cf.       96       6,2
                                    similis

             Ave no identificada                       21       1,4

AVES            Aves de mar       Sula spp.            1        0,1
                                  Pelecanus spp.       6        0,4
                                  Phalacrocorax
                                    auritus
                                  Fregata
                                    magnificens
                                  Ardea herodias       1        0,1
                                  Egretta spp.         5        0,3
                                  Egretta spp. o
                                    Ardea herodias
                                  Phoenicopterus
                                    ruber

                  Buitres         Coragyps atratus

              Pavos y especies    Cracidae             1        0,1
                    afines        Galliformes          2        0,1
                                  Meleagris spp.       13       0,8
                                  Meleagris ocellata   4        0,2
                                  Puffinus spp. O      1        0,1
                                    Gallinula
                                    chloropus

               Aves pequenas      Bartramia            1        0,1
                                    longicauda
                                  Columbidae
                                  Aratinga spp. o      1        0,1
                                    Amazona spp.
                                  Cyanocorax
                                    yucatanicus

             Mamifero no identificado                  42       2,7

MAMIFEROS        Zarigueyas       Didelphis spp.

                                  Didelphidae cf.      1        0,1
                                    Philander
                                    opossum  o
                                    Marmosa spp.

                 Armadillos       Dasypus              1        0,1
                                    novemcinctus

                Roedores y        Dasyprocta
                  conejos           punctata
                                  Dasyproctidae o
                                    Agoutidae
                                  Agouti paca          4        0,3
                                  Sylvilagus spp.      4        0,3

                 Carnivoros       Canis lupus          18       1,2
                   menores          familiaris
                                  Urocyon              9        0,6
                                    cinereoargenteus
                                  Procyon lotor        3        0,2

                  Felinos         Felidae cf. Puma     1        0,1
                                    concolor
                                  Felidae cf.
                                    Panthera onca

                  Manaties        Trichechus manatus   3        0,2
                                                       7        0,5
               Perisodactilos     Equus caballus
                                  Equidae o Bovidae    4        0,3
                                  Tapirus bairdi       13       0,8

               Artiodactilos      Pecari tajacu        9        0,6
                                  Bos taurus           2        0,1

                                  Cervidae
                                  Odocioleus           106      6,9
                                    virginianus
                                  Mazama spp.          5        0,3

                 Mamiferos        Delphinidae          2        0,1
                  marinos         Monachus             9        0,6
                                    tropicalis
COPYRIGHT 2011 Universidad de los Andes (Colombia)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gotz, Christopher M.; Sierra Sosa, Thelma Noemi
Publication:Revista Antipoda
Date:Jul 1, 2011
Words:9572
Previous Article:La biologia de la conservacion aplicada a la zooarqueologia: la sostenibilidad de la caceria del venado cola blanca, Odocoileus virginianus...
Next Article:Tafonomia de huesos de aves. Estado de la cuestion y perspectivas desde el sur del Neotropico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters