Printer Friendly

LA NOCION DE 'CAUCE TEMPORAL' EN EL SURGIMIENTO DEL VALOR DE 'PASADO CERCANO' CON LA FORMA VERBAL HE AMADO.

THE NOTION OF "TEMPORAL COURSE" IN THE EMERGENCE OF THE SENSE OF THE "PROXIMAL PAST" WITH THE VERBAL FORM HE AMADO

INTRODUCCION

En el analisis sincronico de la forma compuesta haber en tiempo presente de indicativo + participio (en adelante "forma compuesta") en el espanol de Mexico se encontro que en sus variaciones de uso esta presente la nocion de 'cauce temporal' (1). El objetivo actual consiste en mostrar que dicha nocion es util para describir las variaciones de uso de la forma compuesta en la diacronia medieval del espanol peninsular y que la epoca en que esta forma se distancia del cauce temporal coincide con el momento que se ha senalado como la separacion entre el espanol peninsular y el mexicano.

En primer lugar, presentare brevemente los resultados de los analisis del espanol mexicano actual, como antecedente, para enseguida mostrar la adecuacion del valor de 'perfecto' para la forma compuesta y la nocion de 'cauce temporal', que surge del valor de 'presente perfecto'. Describire la delimitacion del corpus diacronico del espanol peninsular al que aplique el analisis. Posteriormente ejemplificare las variaciones de uso del espanol peninsular desde el siglo XIV hasta el XX para identificar en ellas el cauce temporal. En los resultados del analisis mostrare la relacion entre la nocion de 'cauce temporal' y los usos tempranos de la referencia al pasado cercano, asi como el deslinde posterior de este cauce; luego, finalizare con unas breves conclusiones.

ANTECEDENTES

Si bien el proceso de gramaticalizacion del verbo haber hacia la forma verbal compuesta se ha podido atestiguar desde el latin (Riemann 1942; Hanssen 1945, [seccion] 578; Vincent 1982; Harris 1982): "in ea provincia pecunias magnas collocatas habent" (2) (Ciceron), todavia en los primeros textos del espanol medieval coexisten dos usos de la construccion formada por haber mas un participio (3). La construccion podia expresar el resultado de una accion, esto es como una perifrasis resultativa, en la que el participio es un predicativo (a), o como una forma verbal compuesta, que expresa una accion y en la que haber es ya un auxiliar (b):

(a) Mio Cid gano a Xerica et a Onda et a Almenar, tierras de Borriana todas conquistas las ha (Cid, vv. 1092-1093).

(b) Dexado ha heredades et casas et palacios (Cid, v. 115).

No solo en el caso de las construcciones resultativas concordaba el participio, en genero y numero, con un nominal acusativo ("conquistas" y "las" en el ejemplo a), sino que esta concordancia solia presentarse tambien cuando el participio era un constituyente de la forma verbal compuesta, de tal manera que se generaban lecturas ambiguas (Romani 2006):

(c) mio Cid Ruy Diaz lid campal a arrancado. Tantos moros yazen muertos que pocos bivos a dexados (Cid, v. 785).

Alarcos Llorach (1947) describio el desarrollo de la construccion haber en presente mas participio en la historia del espanol mediante cuatro pasos semanticos que consideraba vivos al momento de su investigacion (aunque reconocia que el primero iba cediendo terreno a la construccion con el verbo tener): 1) 'duracion presente del resultado de una accion anterior' (pagado vos he); 2) 'accion continuada que ha producido un estado presente' (tanto avemos fecho); 3) 'accion momentanea inmediatamente anterior al presente gramatical' (tan gran palabra habeis oido); 4) 'accion momentanea no inmediatamente anterior, pero sentida en relacion con el presente' (segun despues me ha dicho). Algunos estudios diacronicos del presente perfecto en espanol se han dirigido a analizar los terrenos compartidos y divergentes entre haber y otros verbos (ser, tener, estar), enfocando la invasion de ambitos de uso entre unos y otros como un factor de cambio (Lapesa 1942, p. 255; Moreno de Alba 2001; Romani 2006) y considerando su resolucion en distintas lenguas romances (Vincent 1982; Arias 2005, entre otros). Garcia Fernandez (1998) reconoce tambien cuatro etapas en los desarrollos de las perifrasis resultativas, en distintas lenguas indoeuropeas, en cuyo final incorpora el valor pleno de tiempo pasado: referencia a un estado presente (resultante de una accion anterior); referencia a una accion anterior al momento de la enunciacion (con un resultado presente); referencia a una accion pasada relacionada con el momento de la enunciacion; referencia a una accion pasada (1998, pp. 51-52). Describe el valor de perfecto como el aspecto en que "se focaliza una parte del periodo que sigue al final de la situacion" y agrega: "Evidentemente para ello es necesario, en primer lugar, que la situacion haya acabado y, en segundo lugar, que haya algo despues de la situacion que pueda ser focalizado" (1998, p. 49). Senala la incompatibilidad de los perfectos con los verbos estativos permanentes (*Juan ha sido de Cuenca) y su solidaridad con los telicos (No sigas, ya me he dado cuenta de que me engana).

En distintas lenguas se ha observado que las perifrasis verbales resultativas tienden a continuar su proceso historico hacia la denotacion de un evento pasado relevante para el presente; y se ha encontrado un desarrollo posterior, muy comun en las lenguas indoeuropeas, que consiste en que las formas verbales con valor aspectual de perfecto deriven en un valor central de tiempo. En el caso del presente perfecto, se trata de un desarrollo ulterior con valor de 'pasado' (Meillet 1921; Comrie 1976; Harris 1982; Squartini y Bertinetto 2000, entre otros).

Entre los terrenos referenciales de la forma haber en presente mas participio, en el espanol madrileno del siglo XX, esta el pasado cercano (4): "La he visto hace un momento"; y se ha senalado este uso referencial a un pasado cercano puntual como la diferencia central del espanol madrileno con respecto al mexicano y al de otras regiones americanas (5). Se ha encontrado que el uso mexicano del siglo XX corresponde al castellano prerrenacentista (Lope Blanch 1961, p. 139; Lapesa 1942, pp. 358-359, se refiere a una amplia zona de America). Los trabajos mas detallados del uso mexicano de la forma haber en presente mas participio (la "forma compuesta") en el siglo XX son el de Lope Blanch (1961) y el de Moreno de Alba (1978). Es importante tener presente la diferencia central entre el espanol madrileno y el mexicano, asi como el origen prerrenacentista del segundo, al interpretar los resultados del analisis que se presentaran mas adelante.

Lope Blanch (1961) considero que el uso mexicano de la forma compuesta tenia un valor aspectual de imperfecto; Moreno de Alba (1978; 2002), con algunos matices diferentes, vio en dicha forma un uso de aspecto imperfecto. A partir del analisis que hizo Lope Blanch de las formas verbales "del pasado" simple (cante) y compuesta (he cantado) en el sistema mexicano, llego a la conclusion de que difieren basicamente en su valor aspectual, aunque encontro alguna diferencia temporal entre ellas. Describio el uso de la forma simple como perfecta; por el contrario, considero que el valor aspectual de la forma compuesta es el de imperfecto. Lo que motivo a Lope Blanch a considerar la forma compuesta como imperfecta es el hecho de que en uno de sus usos mas frecuentes expresa "fenomenos que, aunque iniciados en el pasado, se continuan en el momento presente y aun pueden proyectarse hacia el futuro" (p. 131): "Desde entonces solo he sido una carga para ti" (6). Por este mismo hecho de lengua infiere, ademas de la diferencia aspectual entre la forma compuesta y la simple, una diferencia temporal, puesto que la forma simple refiere solo eventos pasados. Moreno de Alba (1978, p. 58), en terminos generales, llega a las mismas conclusiones y subraya que el significado de la forma compuesta en el uso mexicano, ademas de ser aspectualmente imperfecto, es "temporalmente no preterito sino aun presente" (7). Lope Blanch (pp. 134-135) hace notar que el aspecto imperfecto y la referencia a hechos que persisten en el presente aparecen tambien en algunos usos de la forma compuesta en Espana, como contenidos secundarios, y afirma que en Mexico estos constituyen el contenido fundamental.

Tanto Lope Blanch como Moreno de Alba (1978, pp. 54-63; 2000, p. 119) consideran que el uso de la forma compuesta con un sentido aspectual de perfecto en el espanol de Mexico es excepcional y que solo ocurre en construcciones muy especificas (8). Para ambos autores, la forma compuesta mexicana basicamente es de aspecto imperfecto. En un analisis de corpus amplio, en el que incluye casos semejantes a los descritos por Lope Blanch, Moreno de Alba (1978, pp. 54-68) clasifica las ocurrencias de la forma compuesta en "latamente imperfectivas" y "plenamente imperfectivas"; dentro de las primeras incluye tres tipos: a) los casos que refieren situaciones particulares concluidas y que se interpretan como repetibles en el futuro ("Es la unica exposicion que he hecho"; "Dieciocho paises han estado presentes en nuestros cursos"); b) los enunciados en los que se niega una situacion que puede darse en el futuro ("No lo han descubierto"; "No los he ido a ver"); c) los que refieren situaciones concluidas con resultados que se consideran actuales ("Se les ha inculcado respeto a los padres"; "Este es un hecho al que se le ha dado un profundo significado"). Considera plenamente imperfectivos los casos que refieren situaciones que parten del pasado y llegan al presente: "Es que siempre me ha ido mal"; "Toda la vida he tenido ese habito". Encuentra una mayor frecuencia de uso de los casos que llama "latamente imperfectivos": 56.1%, frente a los "plenamente imperfectivos": 32.4%.

A partir de un analisis de materiales del espanol mexicano actual, en Garcia Fajardo 2011 se describe el valor semantico de la forma compuesta en Mexico; es decir el valor que subyace a la variedad de usos mexicanos (9); se trata de un valor que corresponde al aspecto perfecto desde la perspectiva del tiempo presente; este valor es: 'culminado desde la perspectiva del presente'. En el siguiente apartado aclararemos en que se basa la diferencia entre la concepcion de "imperfecto" y la de "perfecto" como caracterizacion de la forma compuesta.

ASPECTO PERFECTO Y CAUCE TEMPORAL

La descripcion de los significados que hacen Lope Blanch (1961) y Moreno de Alba (1978) es la interpretacion mas natural de los casos que presentan; sin embargo, como se demuestra en Garcia Fajardo 2011 y 2014, dichas interpretaciones son inferencias pragmaticas, como mostraremos enseguida, retomando los ejemplos que ellos proporcionan, a los que les he agregado una continuacion. Al continuar los enunciados negando dichas interpretaciones --la repeticion en el futuro, en (a); la realizacion en el futuro de lo negado, en (b); el resultado actual de una situacion afirmada, en (c)--se obtienen aserciones que no resultan contradictorias, por lo que se cumple una de las caracteristicas definitorias de las inferencias pragmaticas (Grice 1967):

Los denominados "latamente imperfectivos":

(a) Es la unica exposicion que he hecho y no hare mas.

Dieciocho paises han estado presentes en nuestros cursos y no se presentaran mas.

(b) No lo han descubierto y no lo descubriran.

No los he ido a ver y no ire.

(c) Se les ha inculcado respeto a los padres y ahora se comportan como si no hubiesen recibido esa educacion.

Este es un hecho al que se le ha dado un profundo significado y ahora parece que no tiene sentido para nadie.

En los casos de los denominados "plenamente imperfectivos", encontramos que la construccion adverbial que presentan ("siempre" y "toda la vida") obliga a mantener la interpretacion de que la situacion o el hecho que se afirma continua siendo real hasta el presente; sin embargo, el cambio del adverbio por otro complemento, o su elision, muestra que tal interpretacion no esta fijada en la forma compuesta:

(d) Es que siempre me ha ido mal, #ya no.

Toda la vida he tenido ese habito, ?#?ya no.

(e) Es que me ha ido mal muchas veces en la vida, ya no.

He tenido ese habito en otra epoca, ya no.

(f) Si me ha ido mal.

Yo he tenido ese habito.

(g) Si me ha ido mal, ya no.

Yo he tenido ese habito, ya no.

En (d), la continuacion con "ya no" resulta contradictoria con "siempre", y tal vez no contradictoria, sino contraexpectativa con "toda la vida". Al contrastar (d) y (e) observamos que la construccion de sentido temporal hace que varie la interpretacion; con "siempre" (d) se entiende que la situacion referida llega al presente y con "toda la vida" surge la expectativa de que continue lo habitual; por esto resulta inaceptable o una contraexpectativa, respectivamente, la continuacion con "ya no"; en cambio con "muchas veces en la vida" y con "en otra epoca" (e) tenemos otra interpretacion que resulta compatible con la continuacion "ya no". En (f) tenemos la forma compuesta sin ningun adverbio o complemento temporal y la interpretacion de que la situacion llega al presente, si llega a inferirse, sera solo como una posibilidad; y vemos que con la continuacion, que niega que la situacion referida llegue al presente (g), no se produce un enunciado contradictorio.

Las interpretaciones de la forma compuesta que servian de base para concluir que el uso mexicano tiene el valor aspectual de imperfecto resultaron ser inferencias pragmaticas, como se acaba de mostrar. Para identificar formalmente el aspecto contenido en el valor de la forma compuesta, en Garcia Fajardo 2011 se emplea la prueba del condicional. Con los predicados telicos, si en la protasis del condicional el verbo contiene el aspecto imperfecto, resultara falso el condicional cuando en la apodosis se afirma que ya se realizo la situacion referida en la protasis; pero si el mismo predicado se presenta en la protasis con aspecto perfecto, el condicional resultara verdadero: "Si Alejandro esta construyendo un edificio, entonces ya lo construyo" es un condicional falso; "Si Alejandro ha construido un edificio, entonces ya lo construyo" es un condicional verdadero. De esta manera puede confirmarse con cualquier predicado que la forma compuesta contiene aspecto perfecto, entendido este como la expresion de que lo que se predica es ya una realidad; a esto me refiero con "culminado". Los predicados telicos son cruciales en este tipo de pruebas porque permiten distinguir un aspecto del otro con mayor claridad; pero mas alla de la clase de los predicados telicos, los condicionales permaneceran verdaderos con cualquier clase de predicado, incluyendo los atelicos, si la protasis se construye con aspecto perfecto: "Si Fina ha dormido junto al mar, entonces ya durmio junto al mar".

En Garcia Fajardo 2014 se presenta otra manera de mostrar la perfectividad de la forma compuesta utilizando nuevamente predicados telicos; al ampliar el enunciado expresando que hubo un impedimento para la realizacion de lo que se predica con la forma compuesta, el resultado es inaceptable (refiriendose al mismo hecho): #"Javier ha llegado esta tarde a la cima del Everest, quien sabe si el viento le permita llegar (a la cima)"; #"Javier ha llegado esta tarde a la cima del Everest, pero el viento no le permitio llegar (a la cima)". Con el mismo verbo en un aspecto imperfecto, la construccion es aceptable: "Javier esta llegando esta tarde a la cima del Everest, quien sabe si el viento le permita llegar (a la cima)". Decir que una forma verbal expresa que la situacion referida es ya una realidad (esto es "culminada") no es lo mismo que decir que la expresa como "terminada". Si el predicado refiere una eventualidad ("Aktionsart") telica (10) no iterada, entonces coincidiran su culminacion y su termino; en otro caso no coincidiran necesariamente:

+telico, -iteracion (coinciden culminacion y termino):

(a) Lo que nos ha costado encontrar algo abierto (XX b 129, 7-8).

(b) Nos ha dicho que vosotros a lo mejor teniais algo (XX b 147, 4-5).

-telico (no coinciden necesariamente culminacion y termino):

(c) tras el accidente, se ha sentido vieja injustificadamente (XX a 255, 32-33).

(d) siempre ha olido a colonia, a tabaco y a menta (XX a 189, 33).

+telico, +iteracion (no coinciden necesariamente culminacion y termino):

(e) a las amistades y visitas les ha dicho invariablemente que se trataba de copias (XX a 209, 20-21).

Como se mostro en Garcia Fajardo 2011, el valor semantico de nuestra forma compuesta corresponde al aspecto perfecto desde la perspectiva del tiempo presente; este valor se ha parafraseado como: 'culminado desde la perspectiva del presente'.

En cuanto al resultado composicional de los valores del tiempo y del aspecto, tenemos lo siguiente: en la forma verbal compuesta que estamos analizando, el valor temporal del auxiliar, como en las otras formas compuestas del espanol (11), no ubica la situacion referida en algun momento de la linea del tiempo, como lo hace en las formas simples. En las formas compuestas, el valor temporal del auxiliar expresa el tiempo desde el cual se tiene la perspectiva de lo que se predica ya afectado por el aspecto; asi, nuestra forma compuesta, con el auxiliar en presente, expresa que, visto desde el presente, ya es una realidad aquello que se predica (12). Al no ubicar el tiempo de la realizacion, se sugiere un cauce indefinido que queda abierto desde el presente hacia el pasado; a la representacion que nos hacemos de esta indefinicion sobre el pasado a partir del presente, la llamo "cauce indefinido hacia el pasado", o simplemente "cauce temporal". Este cauce, inferido a partir del valor semantico, va a resultar decisivo en el analisis de las variaciones y del desarrollo diacronico; se aprovecha en la comunicacion linguistica de dos maneras que describire mas adelante, en usos a los que he llamado "experiencia atemporal" y "vector hasta el presente".

La funcion de la categoria de tiempo en la forma compuesta, que ubica la perspectiva en el momento de la enunciacion, es lo que origina su presencia en lo que se ha denominado "discursos de comentario u opinion", como senala, entre otros, Gutierrez Araus (2006). Esta misma funcion de perspectiva desde la enunciacion repercute tambien en el hecho de que sea en los parlamentos de los personajes de textos literarios donde aparece el mayor porcentaje de formas compuestas (como senala Moreno de Alba 2000, p. 139, y 2001, p. 219); esto es asi cuando los personajes refieren hechos ubicando el centro deictico en el momento de su enunciacion.

EL CORPUS PENINSULAR DIACRONICO

Un criterio fundamental dirigio la seleccion del corpus; obedecia a la necesidad de recoger las ocurrencias de la forma compuesta en textos peninsulares--o por lo menos en capitulos o secciones de textos--en los que se cumplieran dos requisitos: a) que las enunciaciones pertenecieran a los personajes de la obra y b) que los temas de las enunciaciones posibilitaran la inclusion de referencias hodiernales (13). Estas caracteristicas resultan poco comunes en los textos de algunas epocas. La delimitacion mediante los tradicionales generos literarios no garantiza obtener las enunciaciones requeridas14. Si no se garantizaban los dos requisitos, los resultados estarian sesgados, pues no permitirian obtener todos los posibles ambitos referenciales de la forma compuesta, se estarian recogiendo solo las ocurrencias de "experiencia atemporal". Por tanto, del universo de las ediciones mas confiables en cuanto representativas de cada epoca, se seleccionaron textos y fragmentos amplios de obras que cumplieran con los dos requisitos mencionados. Estos requisitos son los que acercan los materiales a la homogeneidad pertinente para el tipo de analisis.

Por razones practicas, al sistematizar la construccion del corpus con el objetivo de calcular los porcentajes de las clases de interpretaciones, se recogieron las ocurrencias de la forma verbal compuesta en tercera persona del singular. Con ayuda de un contexto amplio para cada ocurrencia, se obtuvieron las interpretaciones, se clasificaron y se calculo la frecuencia de uso de cada clase.

Como se menciono en el apartado de los antecedentes, desde el primer texto castellano de gran extension aparece el uso de la forma compuesta, aunque en muchos de los casos, el participio concuerda en genero y numero con un nominal y el contexto no permite esclarecer con toda certeza la ambiguedad posible entre la forma verbal compuesta y la clausula minima, en la que el participio es un predicativo y el verbo haber es el nucleo verbal de la clausula matriz. Esto y la baja frecuencia de ocurrencias claras en los textos medievales mas tempranos, despues de un sondeo inicial, condujeron a la decision de comenzar el analisis formal a partir del siglo XIV, cuando pueden distinguirse claramente algunas formas compuestas. Con una sola excepcion, se presento la dificultad de obtener suficientes ocurrencias en cantidad y en clases de interpretaciones, por lo cual se trabajo con dos textos de cada siglo (de algunos de ellos se considero un fragmento); la excepcion fue el texto elegido para el siglo XV, La Celestina, en la que abundaron las ocurrencias en numero y en toda la gama de interpretaciones. Con el fin de estar atentos al inicio de las innovaciones, se procuro incluir, en la medida de lo posible, textos que presentaran lenguaje popular. Como se sabe, esto no es facil de lograr en algunas epocas. La diferencia diastratica (habla culta / habla popular) puede apreciarse claramente entre los dos textos del siglo XX. El objetivo fue analizar alrededor de 100 ocurrencias en cada siglo; sin embargo, para el siglo XIV nos quedamos con 40 ocurrencias en las que la forma compuesta es clara (15); y para el siglo XX contamos con 201 ocurrencias. Consideramos que estas diferencias en numero no repercutieron significativamente en los resultados, puesto que por una parte el porcentaje se calculo de manera independiente con base en el numero absoluto de ocurrencias de cada siglo y, por otra, la busqueda orientada a satisfacer la gama de las clases de interpretaciones se logro. Se registraron tambien las referencias al pasado cercano con la forma simple en una muestra de los mismos textos, con el fin de comparar los porcentajes de este uso entre las dos formas.

Menciono enseguida las obras a partir de las cuales se construyo el corpus. En los apartados que siguen citare los ejemplos por el siglo y la letra que corresponde al texto, como se indica a continuacion, mas el numero de pagina y de linea del ejemplo (16).

[XIV a] Juan Manuel, El conde Lucanor o Libro de los enxiemplos del conde Lucanor et de Patronio.

[XIV b] Libro del caballero Zifar.

[XV] Fernando de Rojas, Comedia o Tragicomedia de Calistoy Melibea.

[XVI a] Mateo Aleman, Guzman de Alfarache. Primera parte.

[XVI b] Antonio de Torquemada, Coloquios satiricos.

[XVII a] Francisco de Quevedo y Villegas, La hora de todos y la fortuna con seso.

[XVII b] Luis Velez de Guevara, El diablo cojuelo.

[XVIII a] Leandro Fernandez de Moratin, El si de las ninas.

[XVIII b] Leandro Fernandez de Moratin, La comedia nueva.

[XIX a] Benito Perez Galdos, El terror de 1824.

[XIX b] Pedro Antonio de Alarcon, El sombrero de tres picos.

[XX a] Javier Marias, Corazon tan blanco.

[XX b] Jose Luis Alonso de Santos, Bajarse al moro.

LAS VARIACIONES

El analisis de los datos diacronicos arrojo tres grandes tipos de interpretaciones, a los que he llamado: "existencia atemporal", "vector hasta el presente" y "referencia al pasado cercano". Son variaciones de interpretacion contextual. El cauce temporal, que se desprende del valor de 'perfecto desde la perspectiva del presente', claramente puede apreciarse en los usos que tienen una interpretacion de existencia atemporal y los de vector hasta el presente, como mostrare enseguida.

Con el termino "existencia atemporal" me refiero a los usos en que se aprovecha el cauce temporal delineado por la forma compuesta (tal y como se describio en el apartado "Aspecto perfecto y cauce temporal"), de la siguiente manera. En estos casos, lo pertinente del contenido que se comunica es la existencia del acontecimiento referido y no su ubicacion en la linea del tiempo (corresponde al llamado "perfecto de experiencia" de Garcia Fernandez 1998 y de la Real Academia Espanola 2009, [seccion] 23.71); es por ello que resulta adecuado un cauce indefinido hacia el pasado; es decir se expresa el acontecer de lo referido en el predicado y la representacion del cauce temporal queda abierta:

(1) El sol se ha parado; la rueda de la Fortuna, nunca (XVII a 8, 10).

Se presenta asertando el acontecer de lo que se predica, como en el caso anterior, o preguntando por el:

(2) ?A otros no ha acontecido esto, Parmeno? (XV 254, 11-12).

Es comun la interpretacion de la existencia atemporal en sentencias de tipo generico:

(3) Lo que de suyo era dificultoso de comer, el azucar lo ha hecho sabroso y dulce (XVI a 162, 4-6).

Suele ocurrir con sujetos u objetos no especificos (2) y (4) y en construcciones impersonales (5):

(4) en cuanto nota que alguien ha andado ahi (XX b 106, 13-14).

(5) y se ha dicho que la gente iba a vitorearlo obligada (XX a 166, 16-17).

La existencia atemporal puede denotar situaciones u ocurrencias reiteradas, como en (6) y (7), con complementos que refieren una pluralidad o con adverbios como siempre (8). En (6) tenemos un complemento en forma plural, mientras que en (7), el complemento cada rollo, a pesar del uso intensificador que parece tener aqui, no pierde la referencia plural con sentido distributivo:

(6) Este caballo, con ser desbocado, ha tenido muchos amos (XVII a 155, 21-22).

(7) Pues chica, esta nos ha metido cada rollo con las catequesis (XX b 115, 1-2).

(8) Asi me ha sucedido siempre (XX a 169, 1).

Llamo "vector hasta el presente" al otro uso en que se aprovecha el cauce temporal; en el se interpreta que la situacion o acontecimiento tiene origen en un pasado no cercano y se prolonga recorriendo la linea temporal hasta el presente (17). A diferencia del caso anterior, a lo largo del cauce temporal fluye la realizacion de lo que se predica:

(9) su tia la monja, con quien ha vivido en Guadalajara (XVIII a 168, 20).

Segun ha sido senalado por otros autores (como Moreno 1978), los predicados estativos se interpretan como una sola ocurrencia, tal es el caso de (9); sin embargo, aparecen algunos casos con estativos, pocos, en los que se entiende que se trata de varias ocurrencias. Con los eventos telicos ("achievements" (18) o "eventos limite" y "accomplishments" o "eventos con fin"), los usos en los que la interpretacion atraviesa el cauce temporal hasta el presente, se interpretan como reiteraciones (10), a veces con sentido habitual (11):

(10) Cada uno de estos individuos la ha decepcionado o la ha abandonado (XX a 256, 23-24).

(11) a las amistades y visitas les ha dicho invariablemente que se trataba de copias (XX a 209, 20-21).

Los predicados de proceso (llamados por otros autores "actividades" (19)), a pesar de no ser telicos, denotan sucesos concretos que, al ocurrir en el mundo, no se prolongan sin limites; por esto, cuando se construyen con adverbios o complementos de tiempo que rebasan el limite temporal en que normalmente ocurre en la realidad el hecho referido, se interpretan como reiteraciones, a veces con sentido habitual y no como una sola ocurrencia prolongada:

(12) De ese modo me ha mirado siempre, desde que yo era nino (XX a 183, 7).

Al negar un verbo de clausura, se interpreta una continuidad, otra forma de expresar el vector hasta el presente:

(13) en nadie ha dejado de ver un proyecto (XX a 256, 26-27).

Incluyo tambien en "vector hasta el presente" los casos en los que se niega que algo haya ocurrido dentro de un periodo que va de un pasado no cercano hasta el presente, porque la negacion es valida en el recorrido de dicho vector:

(14) y no la ha visto desde que la llevaron a Guadalajara (XVIII a 167, 4-5).

Esta manera de negar que algo haya ocurrido en el cauce temporal se emplea con frecuencia para resaltar alguna propiedad (positiva o negativa) de un acontecimiento, de un momento o de un objeto contemporaneo a la enunciacion, contrastandolo con el pasado:

(15) De seguro no ha brillado en toda nuestra historia un dia mas ignominioso (XIX a 44, 12-14).

Tambien se emplea el recurso de contraste con el cauce del pasado sin negacion, en construcciones superlativas:

(16) Su cara era la mas bella que se ha visto durante muchos anos (XIX a 63, 10-11).

Por ultimo, tenemos los casos conocidos de "referencia al pasado cercano":

(17) !Que ha roto la pared! (XX b 134, 4).

(18) Perdona. Se me ha disparado ... Joder (XX b, 153, 27).

(19) ?Y se ha hecho dano Su Senoria? [acaba de caerse] (XIX b 83, 5-6). 20

(20) por amor de Dios, que me ha robado, no lo suelten, tenganlo, quitenle la joya (XVI a 359, 21).

LOS RESULTADOS DEL ANALISIS

En los materiales del siglo XIV la forma compuesta es todavia escasa, aunque ya se presenta funcionando con claridad (20), a diferencia de las ocurrencias no claras de los siglos xii y xiii. Patrizia Romani (2006) habia mostrado que ya en la Edad Media, la secuencia del verbo haber en presente mas participio abunda en ocurrencias sintacticamente ambiguas y representa dos posibles estructuras sintacticas, una que corresponde a nuestra forma verbal compuesta y otra que es una construccion resultativa, mas cercana a la construccion latina que le dio origen (21). En un sondeo previo pude constatar que esto ocurre en los textos anteriores al siglo XIV y que ya en este siglo las formas compuestas aparecen sin ambiguedad. En cambio, continuan incluso en el siglo XV algunos casos en los que el participio precede al auxiliar ("!Encaxado ha la saya!", XV 337, 16), con un clitico intercalado ("Cativado la ha esta fechizera", XV 432, 16) y casos en los que se inserta un complemento temporal entre el auxiliar y el participio ("ha fasta agora callado", XV 598, 10-11). En el siglo XIV tenemos ejemplos de pronombres de sujeto y adverbios intercalados ("ha el ya pensado", XIV a 154, 13-14) (22). A continuacion presento los resultados del analisis encaminado a mostrar la relacion entre la referencia al pasado cercano con la forma compuesta y los dos usos en los que interviene el cauce temporal: su cercania temprana y su posterior distanciamiento.

La existencia atemporal se presenta con la forma compuesta desde el siglo XIV hasta el XX (1-7). Tambien se presenta con la forma simple (8):

(1) el que vos ha fecho guerra e mucho dano (XIV b 106, 12-13).

(2) Mas herramienta se me ha embotado en su servicio que a vosotros (XV 480, 8-9).

(3) Cuanto mas me ha sido defendido, mas ha crecido el deseo (XVI a 461, 22-23).

(4) Traje turquesco; que es la usanza hungara, como ha sido rey de Hungria (XVII b 177, 25-178, 2).

(5) Que porque ha vivido un poco de tiempo entre monjas (XVIII a 198, 6-7).

(6) Un miserable corazon que se ha atrevido a dudar de la mujer mas noble (XIX b 136, 15-16).

(7) uno sigue no recordando despues de que se lo ha obligado a recordar a uno (XX b 149, 32-34).

(8) quanto bien e quanta merced vos fizo (XIV b 332, 17-18).

El vector hasta el presente se expresa unicamente con la forma compuesta, desde el siglo XIV hasta el xx:

(9) mayores desonras de quantas le ha fecho fasta el dia de oy (XIV b 106, 15-16).

(10) El ha siempre vivido penado por ti (XV 378, 14-15).

(11) No le ha llegado al mozo su maduro (XVI a 409, 6-7).

(12) ha sido tanta la costumbre de no salir del (XVII b 42, 1-2).

(13) pero si hasta ahora se ha padecido alguna estrechez (XVIII b 138, 8).

(14) Esta joven me ha recogido, me ha dado de comer y de vestir, me trata como a un padre (XIX a 58, 18).

(15) los dias que ha estado en el hospital (XX b 166, 1-2).

La referencia al pasado cercano con la forma compuesta se presenta desde el siglo XIV hasta el XX (16-22). Esta referencia se expresa tambien con la forma simple (23):

(16) agradesco mucho a Dios por quanta merced ha fecho a vos & a nos oy en este dia (XIV b 98, 34-35).

(17) ?Con que pagaras a la vieja que hoy ha puesto su vida al tablero por tu servicio? (XV 336, 4-5).

(18) !Y que bien nos ha tratado el que no vende gato por conejo ...! (XVI a 179, 30-31).

(19) ahora que se iba a trasponer un poco, le ha tocado a rebato un mal de madre de su mujer (XVIIb, 43, 2).

(20) Mi teniente se ha ido al Colegio Mayor a ver a un amigo (XVIII a 185, 25).

(21) ?Solita, se ha marchado usted?--No senor, aqui estoy oyendole (XIX a 32, 27).

(22) ?has visto donde has apuntado?--Se me ha escapado, Alberto, de verdad (XX b 152, 19).

(23) Ella me cree con mi padre ahora mismo, pero mi padre salio inesperadamente (XX a 234, 28-29).

Las proporciones de la forma compuesta en las variaciones de uso, en los materiales de cada siglo, se muestran en el siguiente cuadro:
CUADRO 1

Variaciones de uso de la forma compuesta

              SIGLO XIV   SIGLO XV   SIGLO XVI   SIGLO XVII

EXISTENCIA       65%         41%        45%          57%
  ATEMPORAL
VECTOR AL        10%         13%        10%          12%
  PRESENTE
PASADO           25%         46%        44%          31%
  CERCANO

              SIGLO XVIII   SIGLO XIX   SIGLO XX

EXISTENCIA        60%          40%         39%
  ATEMPORAL
VECTOR AL         17%          19%         26%
  PRESENTE
PASADO            23%          41%         35%
  CERCANO


Observamos que la existencia atemporal y el vector hasta el presente, los dos usos que reflejan un cauce temporal, juntos representan el mayor porcentaje de uso, desde el siglo XIV; esto y el hecho de que el vector hasta el presente sea privativo de la forma compuesta, podrian ser indicio de que el cauce temporal se infiere del valor de la forma compuesta al menos desde el siglo XIV. Sin embargo, tenemos tambien los casos de referencia al pasado cercano desde los primeros siglos, XIV y XV. Tales resultados nos condujeron a explorar con mas detalle las ocurrencias de referencia al pasado cercano y a compararlas con el uso de las formas del pasado simple para referir tambien el pasado cercano.

Aun tomando con cierta cautela las epocas en que el estilo literario no favorecia la referencia al pasado cercano (siglos XIV, XVI y XVII), podemos encontrar un cambio en la preferencia entre la forma compuesta y la simple para tal referencia. En los siglos en que abunda dicha referencia, el contraste es claramente mayor: en el siglo XV se prefiere la forma simple, y en los siglos posteriores hasta el XX, a partir del XVI y del XVII (en que obtuve pocas referencias al pasado cercano con la muestra), el numero de ocurrencias de la forma compuesta esta por encima del doble de las ocurrencias de la forma simple. En la Grafica 1 puede apreciarse el cambio en la preferencia entre la forma compuesta y la simple para referir el pasado cercano.

Como puede observarse, a partir del siglo XVI, la forma compuesta gana terreno a la forma simple, para referir el pasado cercano. Las pocas ocurrencias totales que pude obtener en los siglos XVI y XVII motivan a tomar con reservas los niveles tan bajos para la forma simple; sin embargo, la tendencia a ceder ampliamente el campo a la forma compuesta se mantiene en los siglos posteriores, en los que logre obtener mayor numero de ocurrencias. Por tanto, podemos ubicar en el Renacimiento la preferencia por emplear la forma compuesta para referir el pasado cercano.

Ahora bien, al analizar detalladamente los usos de la forma compuesta para referir el pasado cercano, encontramos lo siguiente. Durante los primeros siglos--XIV y XV--, practicamente en todas las referencias al pasado cercano registradas hay indicios de un cauce temporal. Identificamos el cauce porque unas veces fluye en el la duracion de lo que se predica (52) y (53) o bien se trata de una reiteracion (54), o de un hecho del pasado cercano cuyo resultado dura hasta el presente (55), o se expresa la consecuencia presente de un hecho anterior (56), o un hecho presente del que se tenia una expectativa desde el pasado (57), o un cambio a partir de un estado previo (58). En ninguno de estos casos se refiere un hecho puntual sin un transcurso en el tiempo:

(52) ?que te paresce de Calisto, que dormir ha hecho? Que son ya las cuatro de la tarde ... (XV 515, 13-14).

(53) Aun hasta en esto me ha corrido buen tiempo (XV 393, 14).

(54) ?quando podre yo galardonar a vuestro marido & a vos quanta merced me ha fecho Dios oy en este dia por el y por vos? (XIV b 102, 23-24).

(55) !... que me ha muerto de amores su vista! (XV 378, 22-23).

(56) Esta herida es la que siento agora que se ha resfriado, agora que esta elada la sangre que ayer hervia (XV 506, 8-110).

(57) hasta agora, que ha plazido a Aquel que todos los cuydados tiene. que te hallase aqui (XV 256, 18-20).

(58) Todo el enojo que de tus passadas fablas tenia, se me ha tornado en amor (XV 392, 19-20).

En las escasas referencias al pasado cercano del siglo XIV, con la forma compuesta, el cauce temporal las abarca todas; en los siglos XV y XVI, en casi la totalidad, aunque en el XVI puede advertirse una presencia un poco mayor de referencias al pasado cercano para hechos mas puntuales, sin cauce temporal (59). A partir del siglo XVII comienza a bajar la presencia del cauce; en este siglo encontramos la referencia sin cauce temporal en casi la mitad de las ocurrencias (60); y en los siglos posteriores la referencia al pasado cercano sin cauce temporal asciende notablemente, superando la mitad de las ocurrencias (61-63):

(59) ?Pues como ha hecho vuesa merced tan gran exceso, salir de casa sin mi licencia? (XVI a 7-8).

(60) Miente; que ese me la ha hurtado (XVII a 117, 16).

(61) ?Pero se podra saber que especie de insulto ha sido este? (XVIII b 150, 15-16).

(62) !Que el senor Corregidor puso la silla en vago, fue a mecerse, y se ha caido! (XIX b 83, 1-3).

(63) Es que su hijo le ha pegado un tiro (XX b 154, 19-20).

La Grafica 2 nos muestra las curvas que dibujan la consecucion de las referencias al pasado cercano con y sin cauce temporal.

Los datos indican que en los primeros siglos, la forma compuesta funcionaba expresando un cauce temporal, aun al referir el pasado cercano, con unos cuantos casos, a partir del siglo XV, que se empleaban sin expresar un cauce. Observamos que es a partir del periodo renacentista que la forma compuesta va prescindiendo cada vez mas del cauce temporal. Esto coincide con el momento de preponderancia de la forma compuesta sobre la simple para expresar el pasado cercano, como habia quedado ilustrado en la Grafica 1. Los datos resultan congruentes con la idea de que la forma compuesta originalmente expresaba un cauce temporal (mismo que, como se mostro en un inicio, surge del valor semantico de 'culminado desde la perspectiva del presente') con tres variantes de uso: la existencia atemporal, el vector hasta el presente y un pasado cercano, con cauce tambien. Posteriormente, en la epoca renacentista, el uso de la forma compuesta fue desligandose del cauce temporal al expresar el pasado cercano.

CONCLUSIONES

El cauce temporal, que se desprende del valor de 'perfecto desde la perspectiva del presente', se mostro productivo para describir los usos de la forma compuesta haber en presente de indicativo + participio, desde el siglo XIV hasta el XX en el espanol peninsular. El periodo de los cambios que el analisis mostro coincide con la epoca que se habia senalado como el punto de partida del desarrollo peninsular de la forma compuesta, que no siguio el espanol mexicano. Se trata del procesamiento de "despegue" del cauce temporal en el uso peninsular al referir el pasado cercano. Por tanto, no solo resulto adecuado el analisis del cauce temporal, con respecto al momento de separacion de la forma compuesta entre el uso peninsular y el mexicano, sino que tambien se mostro adecuado el cauce temporal como una caracteristica prerrenacentista. De manera indirecta, esto apoya la caracterizacion que se habia hecho del valor semantico de la forma compuesta en el espanol mexicano: 'perfecto desde la perspectiva del presente'.

DOI: 10.24201/nrfh.v65i2.3100

REFERENCIAS DEL CORPUS

ALARCON, PEDRO ANTONIO DE 1930 [1874]. El sombrero de tres picos, Sucesores de Rivadeneyra, Madrid, 1930.

ALEMAN, MATEO 1984 [1599]. Guzman de Alfarache. Primera parte. Ed. Benito Brancaforte, Catedra, Madrid.

ALONSO DE SANTOS, JOSE LUIS 1988. Bajarse al moro, 2a ed. Eds. F. Tamayo y E. Popeanga, Catedra, Madrid.

Cantar de mio Cid 1944-1945. En Cid. Texto, gramatica y vocabulario. T. 3: Texto. Ed. Ramon Menendez Pidal, Espasa Calpe, Madrid.

Libro del caballero Zifar 1982 [1300-1305]. Ed. J. Gonzalez Muela, Castalia, Madrid.

FERNANDEZ DE MORATIN, LEANDRO 1994 [1792, 1805]. La comedia nueva. El si de las ninas. Ed. J. Perez Magallon, Critica, Barcelona.

JUAN MANUEL 1969 [1575]. El conde Lucanor o Libreo de los enxiemplos del conde Lucanor et de Patronio. Ed. J.M. Blecua, Castalia. Madrid.

MARIAS, JAVIER 2006 [1992]. Corazon tan blanco. Ed. E. Pittarello, Critica, Madrid.

PEREZ GALDOS, BENITO 1976 [1877]. El terror de 1824, Alianza, Madrid. Quevedo y Villegas, Francisco de 1966 [1635]. La hora de todos y la fortuna con seso, en Los suenos II, Espasa Calpe, Madrid, pp. 57-283.

ROJAS, FERNANDO DE 1991 [1499-1502]. Comedia o Tragicomedia de Calisto y Melibea. Ed. PE. Russell, Castalia, Madrid.

TORQUEMADA, ANTONIO DE 1994 [1553]. Coloquios satiricos, en Obras completas, Turner, Madrid, t. 1, pp. 215-493.

VELEZ DE GUEVARA, Luis 1941 [1641]. El diablo cojuelo. Ed. F. Rodriguez Marin, Espasa Calpe, Madrid.

REFERENCIAS

ALARCOS LLORACH, EMILIO 1947. "Perfecto simple y compuesto en espanol", Revista de Filologia Espanola, 31, pp. 108-139.

ALARCOS LLORACH, EMILIO 1994. Gramatica de la lengua espanola, Espasa Calpe, Madrid.

ARIAS ALVAREZ, BEATRIZ 2005. "El aspecto resultativo en las construcciones haber, ser, estar y tener + participio pasado en el castellano medieval", en Dimensiones del aspecto en espanol. Eds. M. Lubbers y R. Maldonado, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico, pp. 99-123.

BELLO, ANDRES 1982 [1847]. Gramatica de la lengua castellana, Edaf, Madrid.

BERMUDEZ, FERNANDO 2011. "Tempus fugit. El aspecto como significado primario de los tiempos verbales", Verba, 38, pp. 171-190.

BERSCHIN, HELMUT 1975. "A proposito de la teoria de los tiempos verbales. Perfecto simple y perfecto compuesto en el espanol peninsular y colombiano", Thesaurus. Boletin del Instituto Carro y Cuervo, 30, 3, pp. 539-556.

CARDONA, J. 1978. Interpretacion aspectual de "cante"- "he cantado": acercamiento estadistico al espanol hablado en San Juan de Puerto Rico, tesis, Universidad de Puerto Rico, San Juan.

COMRIE, BERNARD 1976. Aspect: An introduction to the study of verbal aspect and related problems. Cambridge University, Cambridge.

CRIADO DE VAL, MANUEL 1948. Sintaxis del verbo espanol moderno. T 2: Los tiempos pasados de indicativo. Ed. Silverio Aguilar, CSIC, Madrid.

GARCIA DE DIEGO, VICENTE 1914. Elementos de gramatica historica castellana, El Monte Carmelo, Burgos.

GARCIA FAJARDO, JOSEFINA 2009. Semantica de la oracion. Instrumentos para su analisis, El Colegio de Mexico, Mexico.

GARCIA FAJARDO, JOSEFINA 2010. "La categoria de aspecto en el analisis del espanol mexicano", en Memorias del X Congreso de Linguistica. Asociacion Mexicana de Linguistica Aplicada-Facultad de Lenguas, Universidad Autonoma del Estado de Mexico, Toluca. En CD-ROM.

GARCIA FAJARDO, JOSEFINA 2011. "He esperado, he vuelto y he vivido: su valor semantico en el espanol de Mexico", Nueva Revista de Filologia Hispanica, 59, 2, pp. 419-446.

GARCIA FAJARDO, JOSEFINA 2014. "El presente perfecto del espanol mexicano. Composicionalidad e inferencias", en Lenguas, estructuras y hablantes. Estudios en homenaje a Thomas C. Smith Stark. Eds. R. Barriga y E. Herrera, El Colegio de Mexico, Mexico, pp. 1007-1024.

GARCIA FERNANDEZ, LUIS 1998. El aspecto gramatical en la conjugacion, Arco Libros, Madrid.

GAREY, HOWARD 1957. "Verbal aspect in French", Language, 33, pp. 91-110.

GRICE, PAUL H. 1975 [1967]. "Logic and conversation", en Syntax and semantics. T. 3: Speech acts. Eds. P. Cole & J.L. Morgan, Academic Press, New York-London, pp. 41-58.

GUTIERREZ ARAUS, MARI LUZ 2006. "Sobre el preterito perfecto en el espanol de America. Rasgos fundamentales y variedades en el uso", en El espanol en America. Diatopia, diacronia e historiografia. Homenaje a Jose G Moreno de Alba. Ed. C. Company, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico, pp. 141-161.

HANSSEN, FEDERICO 1945. Gramatica historica de la lengua castellana, El Ateneo, Buenos Aires.

HARRIS, MARTIN 1982. "The 'past simple' and the 'present perfect' in Romance", en Studies in the Romance verb. Eds. N. Vincent & M. Harris, Croom Helm, London-Canberra, pp. 42-70.

KOCK, JOSSE DE 1984. "El preterito perfecto compuesto y los indicadores extraverbales", Revista de Filologia Romanica, 2, pp. 103-112.

LAPESA, RAFAEL 1965 [1942]. Historia de la lengua espanola, Escelicer, Madrid.

LENZ, RODOLFO 1920. La oracion y sus partes, Centro de Estudios Historicos, Madrid.

LOPE BLANCH, JUAN M. 1972 [1961]. "Sobre el uso del preterito en el espanol de Mexico", en Estudios sobre el espanol de Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico, pp. 127-140.

MEILLET, ANTOINE 1951 [1921]. "Les langues romanes et les tendances des langues indo-europeenes", en Linguistique historique et linguistique generale, Klincksieck, Paris, pp. 113-122.

MOGLIA, RAUL 1927. "Observaciones sobre el lenguaje de Buenos Aires", Nosotros, 56, pp. 249-256.

MORENO DE ALBA, JOSE G. 1978. Valores de las formas verbales en el espanol de Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico.

MORENO DE ALBA, JOSE G. 2003 [1998]. "La oposicion preterito indefinido / preterito compuesto en documentos novohispanos de los siglos XVI-XIX", en Estudios sobre los tiempos verbales, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico, pp. 271-285.

MORENO DE ALBA, JOSE G. 2003 [2000]. "Los preteritos de indicativo en el Poema del Cid", en Estudios sobre los tiempos verbales, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico, pp. 135-158.

MORENO DE ALBA, JOSE G. 2003 [2001]. "Evolucion de los valores de los preteritos de indicativo (siglos xii al xx)", en Estudios sobre los tiempos verbales, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico, pp. 159-269.

MORENO DE ALBA, JOSE G. 2003 [2002]. "?Puede ser imperfecto el preterito perfecto?", en Estudios sobre los tiempos verbales, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico, pp. 101-119.

PINERO P., Gracia 2000. Perfecto simple y perfecto compuesto en la norma culta de Las Palmas de Gran Canaria, Vervuert-Iberoamericana, Frankfurt-Madrid.

RAE y ASALE 2009. Nueva Gramatica de la lengua espanola, Espasa, Madrid.

RIEMANN, OTHON 1942. Syntaxe latine, Klincksieck, Paris.

ROMANI, PATRIZIA 2006. "Tiempos de formacion romance I. Los tiempos compuestos", en Sintaxis historica de la lengua espanola. Primera parte: La frase verbal. Dir. C. Company, Fondo de Cultura Economica-Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico, t. 1, pp. 243-346.

ROJO, GUILLERMO y ALEXANDRE VEIGA 1999. "El tiempo verbal. Los tiempos simples", en Gramatica descriptiva de la lengua espanola. Dirs. I. Bosque y V. Demonte, Espasa-Real Academia Espanola, Madrid, t. 2, pp. 2867-2934.

SALVA, VICENTE 1988 [1830]. Gramatica de la lengua castellana. Est. y ed. Margarita Lliteras. Arco Libros, Madrid, t. 1.

SQUARTINI, MARIO & PIER MARCO BERTINETTO 2000. "The simple and compound past in Romance languages", en Tense and aspect in the languages of Europe. Ed. O. Dahl, Mouton de Gruyter, Berlin-New York, pp. 403-439.

VINCENT, NIGEL 1982. "The development of the auxiliaries habere and esse in Romance", en Studies in the Romance verb. Eds. N. Vincent & M. Harris, Croom Helm, London-Canberra, pp. 71-96.

JOSEFINA GARCIA FAJARDO

El Colegio de Mexico

jgarcia@colmex.mx

(1) Cf. GARCIA FAJARDO 2014. En GARCIA FAJARDO 2010 presente evidencias de la categoria de aspecto en el espanol, a diferencia de los analisis de MEILLET (1921) y de ROJO y VEIGA (1999). Posteriormente presente un analisis de la variacion de interpretaciones de la forma compuesta haber en presente mas participio en el espanol contemporaneo de Mexico, que conduce a identificar su valor semantico como 'presente perfecto' (GARCIA FAJARDO 2011); y enfoque las evidencias del aspecto 'perfecto' (GARCIA FAJARDO 2014), a diferencia de las interpretaciones de 'imperfectividad' de LOPE BLANCH (1961) y de MORENO DE ALBA (1978). Aqui retomare unicamente, de manera breve, los antecedentes en los que se fundamenta la nocion de 'cauce temporal', como una inferencia.

(2) VINCENT (1982) describe la estructura de construcciones como la del ejemplo de Cesar, en las que el poseedor (locative, en terminos de la Gramatica de Caso que el emplea) puede ser el mismo que el agente de collocate, pero no necesariamente, y explica el paso a la estructura en la que habere promueve al lugar de su argumento (locative) el agente del verbo relacionado con el participio, asumiendo en medio de este desarrollo una alta frecuencia de casos en los que las circunstancias de uso hacian coincidir el referente del poseedor (locative) con el agente del verbo relacionado con el participio.

(3) Ademas de otros casos en los que haber continua funcionando como verbo pleno con el sentido de posesion: "Armado es mio Cid con quantos que el ha" (Cid, v. 683); "Alegre era el Campeador con todos los que ha" (Cid, v. 1219), y otras extensiones de sentido (o de "debilitamiento semantico"; Romani 2006, p. 271). Cito los ejemplos del Cid con el numero de verso.

(4) ALARCOS LLORACH 1947; CRIADO DE VAL 1948, p. 112; BERSCHIN 1975, p. 549; RAE 2009, [seccion] 23.8. Notese que me refiero a uno de los terrenos referenciales de la forma compuesta. Lo aclaro pensando en la critica que LENZ (1920, [seccion] 295) hizo a SALVA (1847, [seccion]15.8.2.5) por haber empleado la frase "preterito proximo" para referirse a la forma compuesta haber en presente mas participio, como si este fuese su valor.

(5) LOPE BLANCH 1961, p. 139; MORENO DE ALBA 1998, pp. 272-273; 2001, p. 179; GUTIERREZ ARAUS 2006, p. 157; RAE 2009, [seccion] 23.8a. En algunas regiones del noroeste de la Espana peninsular y de Canarias se usa mas la forma verbal simple para referir el pasado proximo (LAPESA 1942; ALARCOS LLORACH 1947, p. 167; PINERO 2000, p. 157; RAE 2009, 23.7c). La forma compuesta para referir el pasado cercano se ha registrado no solo en Madrid sino en algunas regiones de America, concretamente en Lima y en La Paz (RAE 2009, 23.8a), asi como en el norte de Argentina y "de manera vacilante en Bogota" (GUTIERREZ ARAUS 2006); MOGLIA (1927, p. 251), refiriendose al uso de Cordoba, Argentina, anoto: "de Cordoba, hei tenido, por tuve, hei venido, por vine".

(6) Otro de los contrastes que senalo LOPE BLANCH entre el pasado simple y la forma compuesta consiste en que el primero expresa eventos individuales y unicos, mientras que la forma compuesta expresa eventos reiterados, en otro de sus usos mas frecuentes: "Ultimamente te han visto paseando con F." (p. 132). Al respecto, MORENO DE ALBA (1978, pp. 59-60) hace notar que la reiteracion de la forma compuesta varia con la clase verbal; con verbos a los que llama "permanentes" (se refiere a "estativos": ser, estar, tener, saber; es importante no confundirlos con los predicados "estativos permanentes", que resultan agramaticales en la forma compuesta, como ha senalado GARCIA FERNANDEZ 1998: *"Juan ha sido de Cuenca") frecuentemente expresan eventos continuos, durativos y no acciones repetidas: "Esa estatua siempre ha estado ahi"; la reiteracion surge con verbos a los que llama "no permanentes" (se trata de los "no estativos": ver, decir, saltar). En el espanol de Las Palmas de Gran Canaria, PINERO (2000, p. 158) encuentra lo que varios autores habian registrado en otros dialectos del espanol (por ejemplo CARDONA 1978, p. 159, DE KOCK 1984 y ALARCOS LLORACH 1947, pp. 108-139): que tambien la forma simple puede referir eventos reiterados, y que la expresion precisa del numero de repeticiones favorece la aparicion de la forma simple, mientras que la forma compuesta se presenta cuando hay una indeterminacion en el numero de repeticiones del evento. ALARCOS LLORACH (1947) y GARCIA DE DIEGO (1914) senalan que lo pertinente para el uso del compuesto es que la accion se ubique dentro de un periodo que llega hasta el presente.

(7) BELLO (1847, [seccion]638, [seccion]639 y [seccion]474) habia senalado sucintamente que la forma compuesta tiene relacion con algo que todavia existe, como en "Cervantes ha sido universalmente admirado", entendiendo con esto que la admiracion es algo que persiste al momento de la enunciacion.

(8) Los unicos casos mexicanos de la forma compuesta que LOPE BLANCH (p. 137) considera perfectivos se presentan en construcciones muy particulares; en oraciones exclamativas que refieren un evento puntual en pasado: "Y cuando ya estaba en plena carretera, !me he llevado un susto ...!"; en exclamativas condicionales que expresan un pasado contrafactico: "Que si no ha traido buenos frenos se la lleva". Sugiere que aun en todos estos casos hay una relacion con el presente, de tipo afectivo: "un claro poder de actualizacion", por lo que mantiene su analisis de la forma compuesta mexicana como pasado imperfecto, cuyo evento referido se inicia en el pasado, pero se mantiene presente y puede prolongarse en el futuro. Moreno de Alba (1978, p. 60) recogio en Mexico algunos casos de exclamativas distintos de los descritos por LOPE BLANCH; los considera "fuera de la norma mexicana", con un uso semejante al de Espana; se refieren al pasado y a estos si los considera claramente perfectivos: "Tu sabes que hace poco han descubierto un palacio que.". Tanto Lope Blanch como Moreno de Alba exponen los casos de las exclamativas bien como extensiones o como excepciones del valor imperfecto con el que conciben la forma compuesta.

(9) En GARCIA FAJARDO 2014 se muestra la relacion entre las variaciones de interpretacion de la forma compuesta y el valor semantico propuesto, desde una perspectiva de sistema dinamico, segun la cual el surgimiento de las interpretaciones contextuales tiene como factor basico el valor semantico que, a la vez, se modifica diacronicamente a partir de las extensiones y especializaciones de interpretaciones contextuales.

(10) Incluyo los eventos limite (achievements) en la clase telica, siguiendo a GAREY (1957).

(11) Las formas compuestas del espanol y el llamado "copreterito" contienen valores de la categoria de aspecto; en aquellas, el valor del tiempo, expresado en el auxiliar, ubica el momento en el cual se tiene la perspectiva de lo denotado en el predicado afectado por el valor aspectual; en ninguna de ellas el valor temporal ubica el momento de la realizacion de lo que se predica, como si lo hace en las formas simples: habre corrido / corri (GARCIA FAJARDO 2009).

(12) Esta descripcion del valor de la forma compuesta coincide parcialmente con el analisis de autores como Lenz, al reconocer que la forma compuesta no ubica el tiempo del evento referido, sino que ubica el tiempo de la perspectiva desde la cual se presenta el evento ya realizado. Solo parcialmente coincide porque "culminado", como se ha dicho, no es "terminado", y esto ultimo parece contener la descripcion que hace LENZ (1920, [seccion]300) cuando dice que se trata de la expresion, en tiempo presente, de un fenomeno concluido. La nocion de 'terminado' para el aspecto perfecto esta presente en otros trabajos, como en BERMUDEZ 2011.

(13) Empleo el termino "hodiernal" por no encontrar otro mas claramente descriptivo de aquello que pertenece al mismo dia; aunque parece que se formo primero en el ingles, a partir del termino latino, ya se ha empleado con alguna frecuencia en el espanol al hablar de los valores temporales del verbo.

(14) Piensese, por ejemplo, en la dramaturgia que contiene monologos de introspeccion (cuasi)filosofica o en la que presenta parlamentos que constituyen mininarraciones de hechos distantes, en los que no se expresa el tiempo de la perspectiva del narrador.

(15) Ademas de que la forma compuesta no es abundante en el siglo XIV, descarte las ocurrencias de las que pudiera haber duda de que se trataba claramente de una forma compuesta.

(16) Las ediciones consultadas se indican en la bibliografia del corpus.

(17) Este uso difiere de la concepcion de 'perfecto' de GARCIA FERNANDEZ (1998), cuando lo describe con la necesidad de "que haya algo despues de la situacion [que se predica]".

(18) Sigo el criterio de GAREY (1957) al incluir los "achievements" en los predicados telicos.

(19) Algunos autores emplean el termino "actividades" para incluir los procesos y los dos eventos telicos.

(20) Como es natural, esta afirmacion debe entenderse con cierto sigilo, tomando en cuenta que los materiales de que disponemos actualmente estan basados en copias manuscritas con estilo de letra que corresponde al siglo XV. ?Que tan fieles son estas copias?; ?acaso la mano traiciono al copista a favor de una forma verbal propia de su epoca?

(21) ROMANI (2006, pp. 247-249) presenta algunas construcciones que corresponden claramente a una forma verbal compuesta, ya que el participio no concuerda en numero con el sustantivo plural (como es costumbre, mantenemos aqui la cita por el numero de verso): "De XX arriba ha moros matado" (Cid, v. 2454). Pero el participio tiende a concordar con la frase nominal de objeto, por lo que surge la ambiguedad entre una forma compuesta y una construccion resultativa: "El agua nos an vedada, exir nos ha el pan" (Cid, v. 667). Por contexto logra desambiguar la interpretacion de la mayor parte de las ocurrencias y muestra que haber + participio es polivalente en la Edad Media.

(22) En los textos de los siglos XIV y XV, ademas de la forma compuesta, tenemos una rica variedad de construcciones con haber en presente: con sentido de posesion, seguido de una construccion nominal ("non ha otras gracias", XIV a 100, 9); a esta misma funcion pertenece la recurrente expresion ha menester ("Et algunas vezes que ha menester mi ayuda", XIV a 232, 10); con una construccion nominal de contenido temporal, o con un adverbio de cantidad, expresa una distancia temporal hacia el pasado ("parece que ha un ano en su flaqueza", XV 322, 12-13; "?Quanto ha que no te vido?", XV 415, 6-7), construccion esta que conserva la misma funcion en siglos posteriores ("he tenido rato peor muchos meses ha", XVIII a 145, 16); el sentido de futuro, con haber precedido por un infinitivo, a veces con un pronombre intercalado ("Si le dexo, matarse ha", XV 216, 11-12); y los casos que han perdurado hasta la actualidad, en los que a haber le sigue la preposicion de y un infinitivo, unas veces con sentido deontico y otras con un sentido epistemico ("las obras que omne ha de fazer para que aya por ellas la gloria", XIV a 292, 13-14; "ca me semeja que de todo en todo que ha de ser un grant enperador", XIV b 324, 24-26); tambien con un sentido al que podriamos llamar de futuro categorico ("ha de venir a nos judgar", XIV a 286, 20).

Leyenda: GRAFICA 1: Referencia al pasado cercano
GRAFICA 2:
Referencia al pasado cercano con la forma compuesta

         Con cauce    Sin cauce

XIV      100           0
XV        93          --
XVI       90          16
XVII      52          48
XVIII     56          56
XIX       27          73
XX        34          66

Nota: Tabla derivada de grafico lineal.
COPYRIGHT 2017 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Garcia Fajardo, Josefina
Publication:Nueva Revista de Filologia Hispanica
Date:Dec 1, 2017
Words:10476
Previous Article:ASUNCION RANGEL, La pulsion por el viaje de Jose Emilio Pacheco: su periplo al romanticismo.
Next Article:LOS PARATEXTOS DE ARTES Y GRAMATICAS MISIONERAS AMERICANAS.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters