Printer Friendly

LA LITERATURA ALEMANA EN LA OBRA DE IGNACIO MANUEL ALTAMIRANO: UN CUENTO DE E. TH. A. HOFFMANN COMO HIPOTEXTO DE CLEMENCIA.

El papel de Ignacio Manuel Altamirano como promotor cultural despues de la intervencion francesa y el Segundo Imperio Mexicano es indiscutible. Las veladas literarias, una serie de textos que pretenden definir la literatura mexicana a construir y, quizas en primer lugar, su revista El Renacimiento (1869), dan testimonio claro de su posicion protagonica en la escena cultural y politica mexicana despues de 1867.

En su Revistas literarias de Mexico pretende fijar el rumbo que la literatura nacional debe tomar. Por lo menos en su fase inicial no puede aspirar a un valor estetico elevado que, segun Altamirano, se reserva a los paises mas civilizados a los que poco a poco la nueva nacion debe alcanzar. Se trata, en otras palabras, de una literatura de tinte popular y con propositos claramente pedagogicos:

Dejemos el tecnicismo y la elevacion hasta perderse en las nubes para el escrito cientifico, para la historia filosofica, para los circulos superiores de la sociedad, y adoptemos para la leyenda romanesca la manera de decir elegante, pero sencilla, poetica, deslumbradora, si se necesita; pero facil de comprenderse por todos. (Revistas literarias 69)

El genero predilecto es la novela, la tematica es historica, aunque se propone en primer lugar la inclusion de la historia mas reciente, es decir, de la lucha republicana contra la intromision monarquica:
    Aquella cabeza sagrada en Europa, rodando al pie de la democracia
   americana, implacable con los reyes!  Una princesa hermosa y
   altiva, loca en su castillo solitario, de donde su esposo partio en
   medio de aclamaciones y a donde no volvera jamas!...// Y luego
   aquel sitio de Queretaro tan grandioso y tan sangriento, aquellos
   sitiados tan valientes, aquellos sitiadores tan esforzados, aquel
   monarca tan bravo y tan digno como guerrero, asi como fue tan ciego
   como politico; aquella tragedia del Cerro de las Campanas; todo eso
   que ira tomando a nuestra vista formas colosales a medida que se
   aleje. (13) (1)


No cabe duda de que Juan A. Mateos y Vicente Riva Palacio aplicaron con sus novelas los preceptos establecidos por su companero de combate: El Cerro de las Campanas, El sol de mayo y Calvario y tabor tratan aspectos del pasado inmediato y persiguen objetivos claramente pedagogicos y patrioticos: la formacion de un imaginario e ideario nacionales, la escritura de una epopeya liberal o republicana o patriotica. (2)

Sin embargo, el caso del novelista Altamirano no se caracteriza por esta claridad. Clemencia, aparecida solo un ano despues de las novelas de Mateos y Riva Palacio, no necesariamente sigue las reglas formuladas por su autor. La critica contemporanea evalua, en este sentido, de manera ambigua al novelista Altamirano y a su obra mas conocida. Jose Luis Martinez constata, por un lado, el "magisterio intelectual" de Altamirano que se prolonga hasta 1890 (125), por otro lado reduce los objetivos de su obra narrativa a lo propio, lo puramente nacional (128). Rafael Olea Franco afirma que Clemencia fracasa como novela, aunque propone un modelo narrativo nuevo que se distancia del romanticismo y se acerca al realismo (168), un modelo que, al mismo tiempo, reivindica a Altamirano como escritor con propositos esteticos que superan el exclusivismo pedagogico y nacionalista constatado, entre otros, por Martinez (166). En el mismo sentido, Adriana Sandoval interpreta la muerte de Fernando Valle como suicidio wertheriano (166) que anula el valor patriotico y nacionalista de la novela y subraya su subjetivismo romantico (170). Christopher Conway, finalmente, pretende reconciliar las posturas criticas opuestas. Altamirano, segun el academico norteamericano, escribe novelas costumbristas que ofrecen una moraleja sencilla dirigida a y comprensible para las masas (46). (3) Sin embargo, no renuncia, sobre todo en Clemencia, a los objetivos esteticos y artisticos, como demuestra la presencia intertextual en la obra de dos cuentos de E. Th. A. Hoffmann (45).

El primer analisis de la presencia de Hoffmann en Altamirano y la localizacion de los dos cuentos se deben a Luzelena Gutierrez de Velasco (2006). Pretendo aclarar con mi estudio los propositos y alcances de esta presencia inter o transtextual en la novela de Altamirano, propositos y alcances que podrian ilustrar la posicion compleja de Clemencia entre un arte con fines puramente pedagogicos y uno que refleja la conciencia estetica de su autor. En el primer apartado que precede al analisis de Clemencia, considero algunos aspectos generales de la importancia de la literatura germanohablante en la obra de Altamirano.

LA IMPORTANCIA DE LA LITERATURA ALEMANA EN LA OBRA DE ALTAMIRANO

Gutierrez de Velasco encuentra los modelos del novelista mexicano sobre todo en Walter Scott y Victor Hugo (366). Sin embargo, constata tambien la atraccion que la literatura alemana ejerce sobre Altamirano: "Aprende el aleman y llega incluso en 1870 a publicar, junto con Luis Hahn, (3bis) y por entregas en El Libre Pensador, la traduccion de La vida de Jesus de Eduardo Baltzer" (367). (4) Anteriormente, en 1867, Altamirano habia publicado "La novia" en El Correo de Mexico. Dos anos despues el cuento fue reproducido en El Renacimiento como "Las tres flores. Cuento aleman". En 1880 aparece la tercera version de la narracion publicada por la Tipografia literaria de Filomeno Mata como uno de los Cuentos de invierno (5) como su subtitulo cambia a "Cuento bohemio".

Los origenes de esta obra son inseguros. La critica titubea entre catalogar "Las tres flores" como obra original, traduccion o adaptacion. Aunque Gutierrez de Velasco afirma que "se conoce como una traduccion" (368), me inclino hacia otro origen del texto, dado que no existen datos confiables sobre el original de la narracion. Oscar Mata (1999) resume un cambio de opinion en relacion con la naturaleza de "Las tres flores". Carlos Gonzalez Pena, en su Historia de la literatura mexicana,6 aun habia catalogado la obra como original, mientras que Jose Luis Martinez, en su prologo a las Obras completas de Altamirano (1986), la considera traduccion (Mata 66), opinion que Gutierrez de Velasco parece compartir. Efectivamente, el mismo Altamirano insiste en que se trata de una traduccion suya, aunque no revela la lengua original de su fuente. La narracion

es una traduccion que hice cuando era estudiante, no fue publicada sino hasta 1867 en el Correo de Mexico, con el titulo de La Novia; despues reproducida en El Renacimiento con el nombre que lleva aqui Las Tres Flores y luego ha dado la vuelta a la Republica impresa de nuevo, ya en los folletines, ya en las columnas de varios periodicos, que muchas veces se olvidaron de poner el nombre del traductor y de indicar el origen de la novela. ("Las tres flores" en Cuentos de invierno 5) (7)

Cabe agregar que tampoco Altamirano revelo este origen, aunque si se presenta como traductor. (8)

No creo que el mexicano, "cuando era estudiante", tuviera suficientes conocimientos linguisticos para traducir directamente del aleman. Sin embargo, una vaga influencia germana no se puede negar, influencia que Gutierrez de Velasco relaciona con "el codigo romantico que recupera la tradicion medieval y la refigura en la prosa del siglo xix" (368). Una serie de motivos narrativos y procedimientos retoricos en "Las tres flores" son parte de este codigo romantico que permite constatar sobre todo la importancia de los hermanos Grimm y de sus cuentos en la obra de Altamirano (368). No pretendo poner en tela de juicio las afirmaciones de la investigadora mexicana. Sin embargo, creo que las relaciones de "Las tres flores" con el cuento popular aleman se ubican mucho mas en el terreno de afinidades intuitivas.

En sus Kinder- und Hausmarchen (Cuentos para ninos y para el hogar), los Grimm incluyen un acertijo sobre tres mujeres transformadas en flores. Una de ellas tiene el permiso de estar con su esposo durante la noche. Si este acierta el dia siguiente cual de las flores es su consorte, la mujer es liberada. El hombre la reconoce porque es la unica a la que no le cubre el rocio. (9) Por otro lado, existe un cuento titulado "Die drei Blumen" (Las tres flores) que fue coleccionado por Franz Xaver von Schonwerth, escritor bavaro relacionado con el movimiento romantico quien publico su Aus der Oberpfalz: Sitten und Sagen (Del Alto Palatinado: costumbres y sagas) en tres volumenes entre 1857 y 1859. Segun Isabel Hernandez, la prologuista de una antologia espanola, la coleccion de Schonwerth tuvo poco exito, es decir: fue ofuscada por el trabajo de los Grimm, aunque "tiene un alto valor literario" debido a su decision de no editar, a diferencia de los hermanos, las versiones originales, lo que le permitio alcanzar un mayor grado de autenticidad (Hernandez en Schonwerth pos. 92). El cuento, sin embargo, no contiene paralelismos tematicos con "Las tres flores" de Altamirano. Ademas, dado su caracter marginado, es improbable que el mexicano conociera el trabajo de Schonwerth. En otras palabras: el nexo de Altamirano con la tradicion popular germana se basa muy probablemente en referencias de segunda mano. Se trata de una construccion, de la que "Las tres mujeres" forma parte, de mirages e images del otro a traves de la literatura, como la describe Hugo Dyserinck en su ya clasico articulo de 1966. Es probable que Altamirano fuera lector de los cuentos coleccionados por los Grimm, es posible que tuviera conocimiento del acertijo, pero es improbable que tradujera un cuento de esta tradicion al espanol, mas improbable aun que efectuara una version con base en un original aleman. (10)

El motivo de las tres flores pertenece a la tradicion popular alemana, alrededor de el Altamirano construye un cuento con caracteristicas romanticas vagas, pero muy alejado del tono popular directo y sin artificios que se aprecia sobre todo en las versiones coleccionadas por Schonwerth. El mexicano no traduce ni imita este tono, al contrario: su prosa destaca por una voluntad estetica marcada. El inicio del segundo apartado puede dar una muestra clara de esta voluntad:

Es de manana. Praga se despierta alegre: la noche levanta sus velos de estrellados pliegues; la bruma fina y ligera rueda sobre los techos; la aguda flecha de las altas iglesias desgarra al pasar, cual si fuesen blancos vellones, las lentas nubecillas; los primeros rayos del sol quiebran sobre las cimas de los monumentos su punta de oro que resalta como relampago. Aca y aculla cuelgan y flotan en el aire esos ligeros hilos caidos de los invisibles husos de la Virgen que parecen atar la tierra con el cielo; las veletas parlotean y saludan al viento dando vueltas sobre su enmohecido pie, y las mil voces argentinas de las campanas suben al cielo, como un enjambre de abejas zumbadoras. ("Las tres flores" en Cuentos de invierno 10)

Esta relacion poco definida basada en mirages e images domina igualmente en El Renacimiento de 1869. Sin duda, Altamirano prepara la revista a partir de la reinstauracion del gobierno republicano, sobre todo en sus veladas literarias. Una de las tareas que la revista tendra consiste en el establecimiento de nuevos modelos para la incipiente literatura mexicana. Francia, a solo pocos meses de terminar la violenta intervencion, no podra tomar este papel. Su literatura, especialmente la contemporanea, brilla por su ausencia en El Renacimiento. Solo los ya clasicos Victor Hugo y Lamartine, ambos convenientemente liberales, encuentran acogida en sus paginas. (11) La literatura germanohablante se ofrece como alternativa a Francia.

En las veladas, Altamirano prepara el terreno, busca a colaboradores que puedan fungir como intermediarios y traductores de literatura alemana. Rafael de Zayas quien "se ha consagrado con asiduidad y con gusto al cultivo de esa rica y hermosa lengua y de esa grandiosa y profunda literatura" (Las revistas 171) y Jose Sebastian Segura quien "se dedica a traducir algunas celebres composiciones de los mejores poetas alemanes" (171) cumplen con las expectativas de Altamirano. (12) Ya en el tercer numero de El Renacimiento, Segura publica y comenta "Parabolas de Federico Adolfo Krummacher", texto que celebra y recomienda la literatura alemana:
   Entre las naciones modernas quizas no hay otra que posea un tesoro
   literario tan rico como Alemania [...] Nada es dificil para el
   germano [...] La literatura germanica no es tan popular como la
   francesa, porque el idioma de Schiller no es tan conocido como el
   de Racine. Los que ignoran la lengua alemana la tienen por barbara,
   pobre e ingrata al oido. Baste decir que entre las vivas es una de
   las mas copiosas, expresivas y elegantes. Los bardos alemanes
   imitan admirablemente los bellisimos metros de los griegos [...] En
   otra ocasion nos ocuparemos de tan interesantes trabajos, para que
   nuestros jovenes literatos aumenten el caudal de su instruccion.
   (37)


No cabe duda de que Segura y De Zayas son los responsables principales por el papel destacado que ocupa la literatura escrita en aleman en El Renacimiento frente a otras literaturas europeas. Segura traduce seis poemas de Schiller, probablemente las primeras versiones espanolas directas, entre ellos "Das Lied von der Glocke" (Cancion de la campana). Ademas inserta su version del "Erlkonig" (El rey de los duendes) de Goethe. De Zayas, de su parte, aporta traducciones de poemas de Ludwig Uhland y Ferdinand Freiligrath. Se trata, sin duda, de un proceso de recepcion relativamente azaroso, lo que demuestra la baja presencia de Goethe y la inclusion de autores poco representativos como Krummacher y Freiligrath. Sin embargo, hay por lo menos dos criterios que parecen guiar la seleccion: son poetas relacionados con el romanticismo que, ademas, representan tendencias politicas liberales. Estoy convencido, en este sentido, de que la afinidad del promotor cultural Altamirano con la literatura alemana refleja menos un interes profundo en cuestiones esteticas, como parece insinuar Gutierrez de Velasco, que su conviccion de que Mexico y la Alemania de los romanticos se encuentran en situaciones paralelas, es decir, al inicio de una dificil y compleja construccion y unificacion nacional de la que la literatura en lugar prominente debe encargarse. Las tendencias conservativas del romanticismo aleman se excluyen consecuentemente y se da preferencia a autores con tendencias liberales o pre socialistas (el caso de Freiligrath) marcadas. (13)

UN HIPOTEXTO ALEMAN DE CLEMENCIA

Clemencia se publica en los ultimos numeros de El Renacimiento. Para su propia obra narrativa Altamirano escoge como modelo visible, presente en la trama, precisamente a un romantico aleman. Sin embargo, las posturas ideologicas de Hoffmann distan de ser claras. Procuro, en este apartado, revisar la hipotesis de que la inclusion de dos narraciones de Hoffmann en la novela de Altamirano obedece mas a razones artistico-esteticas, que a necesidades ideologicas o pedagogicas que rigen en buena medida la recepcion de la literatura alemana en El Renacimiento.

Si aplicamos la terminologia de Gerard Genette, la presencia de dos cuentos de Hoffmann en Clemencia podria catalogarse como intertextualidad en un sentido estricto, (14) es decir, cita o parafrasis (8). Pero igualmente podria analizarse desde la perspectiva de hipotexto e hipertexto que forma el cuarto tipo de transtextualidad establecido por el teorico frances (12).

El titulo del primer apartado de la novela de Altamirano es "Dos citas de los cuentos de Hoffmann", es decir, una referencia directa sin disfraz alguno. El medico-narrador de la novela presenta las dos citas anotadas por Fernando Valle a sus escuchas. Es significativo el ambiente de la tertulia que, desde el inicio, busca la distancia con un Mexico cuasi costumbrista, es decir, integra cierto elemento exotico, aunque, desde la perspectiva europea, se trate de un exotismo al reves: "Una noche de diciembre, mientras que el viento penetrante del invierno, acompanado de una lluvia menuda y glacial, ahuyentaba de las calles a los paseantes, varios amigos del doctor L... tomabamos el te, comodamente abrigados en una pieza confortable de su linda aunque modesta casa" (Clemencia 3). El doctor incluso alude a la posibilidad de "que cae nieve" (3). Un ponche preparado con "kirschwasser" se sirve a los asistentes. No cabe duda de que el primer apartado prepara un ambiente vagamente navideno, vagamente aleman, es decir: construye una imagen en el sentido de Dyserinck que, en este caso, se fija definitivamente con la inclusion de las dos citas de Hoffmann. De esta manera, la cita directa no representa una intertextualidad algo burda, sino apunta hacia el entramado entre hiper e hipotexto.

Altamirano inserta los titulos de los cuentos, lo que permite su facil y comoda localizacion en la obra del escritor aleman: "El corazon de Agata (15)" y "La cadena de los destinados". Al respecto, Luzelena Gutierrez de Velasco propone dos posibles acercamientos de Altamirano a las narraciones de Hoffmann: "Bien sea que Altamirano leyera en el original aleman 'El corazon de agata' y 'La cadena de los destinados', o bien en la traduccion al frances que preparo P. Christian y publico Morizot en Paris en 1861, y que seguramente circulo en Mexico en los anos sesenta" (369). En su edicion critica de Clemencia y El Zarco, Juan Antonio Rosado corrige a Gutierrez de Velasco. (16) En la nota 7 de su edicion constata que Altamirano "leyo los cuentos del escritor romantico aleman E. T. A. Hoffmann en una traduccion al frances de P. Christian". Sus pruebas son convincentes, aunque no hay seguridad de que el mexicano usara la edicion de 1843 (como afirma Rosado) o la de 1861. Rosado se limita a resaltar la pesima calidad de la traduccion cuyas caracteristicas no especifica. Ademas, renuncia por razones comprensibles a una comparacion detallada entre Clemencia y las narraciones alemanas, comparacion que podria aclarar sobre todo la voluntad de estilo de Altamirano que la critica habia puesto en tela de juicio. Por estas razones me permito aportar aqui la comparacion mencionada y, dado que los datos que proporciona Rosado se basan en informacion obtenida a traves de un colega germanohablante (informacion de segunda mano), revisar y ampliar las pruebas aducidas.

El cotejo con los titulos originales nos da como resultado seguro que Altamirano recurrio a la traduccion francesa. "El corazon de agata" es "Das steinerne Herz" (El corazon de piedra) publicado en las Nachtstucke (Piezas nocturnas) de 1816/17; "La cadena de los destinados" es "Der Zusammenhang der Dinge" (La relacion entre las cosas) incluido en Die Serapionsbruder de 1819/21. La traduccion francesa de 1861 transforma ambos titulos: "Le coeur d'agate" y "La chaine des destinees". (17) No cabe duda de que la version espanola de los titulos se debe a la traduccion de Christian.

Las citas reproducidas en la novela confirman esta tesis. Altamirano inserta en espanol la siguiente frase de "La cadena de los destinados": "Ahora que es ya muy tarde para volver al pasado, pidamos a Dios para nosotros la paciencia y el reposo..." (4). Esta frase corresponde a un dialogo hacia el final de la narracion entre Euchar y Viktorine durante el cual el protagonista se da cuenta de que habia sido el objeto del amor apasionado de Viktorine. La escena expresa la resignacion de la mujer y su reconciliacion con un destino adverso. Sin embargo, la oracion citada no figura en ella, no en esta forma. Se lee: "... 'ja, Viktorine, Frieden und Ruhe uber uns, die ewige Macht lasst kein missverstandenes Leben ohne Hoffnung.'--'Es ist nun alles voruber und gut'..." (Samtliche Werke pos. 33464). (18) El traductor frances la convierte posiblemente con el proposito de reforzar o aclarar su contenido religioso: "Maintenant il est trop tard pour revenir vers le passe: demandons a Dieu, pour nous, la patience et le repos" (Contes fantastiques 250). Altamirano indudablemente tradujo e inserto esta oracion cuya autoria no necesariamente pertenece a E. Th. A. Hoffmann.

El traductor frances se permite menos libertades con la oracion tomada de "Das steinerne Herz". En espanol: "Ningun ser puede amarme, porque nada hay en mi de simpatico ni de dulce" (Clemencia 4). La oracion que corresponde en el original de Hoffmann es: "... ich muss allein stehen, kein menschliches Herz darf sich mir anschmiegen, alles, was Freundschaft, was Liebe vermag, prallt wirkungslos ab von diesem steinernen Herzen" (Samtliche Werke pos. 14542). (19) En este caso, la version francesa simplifica el monologo del protagonista, del viejo y amargado consejero Reutlinger: "Nul etre ne peut m'aimer, il n'y a plus rien en moi de sympathique et de doux" (Contes fantastiques 381). De nuevo, la fuente directa de Altamirano se presenta de manera clara.

A pesar de que la traduccion francesa se aleja considerablemente de los originales alemanes, a tal grado que se acerca a una adaptacion libre, considero que "Das steinerne Herz" funciona como cita, una referencia directa que resalta en primer lugar el caracter desesperado y decepcionado de la vida propio de Fernando Valle. Si, en este contexto, tomamos en cuenta que Hoffmann, en su narracion, parodia algunos cliches romanticos presentes en la personalidad de Reutlinger (su sentimentalismo que genera actitudes egoistas, su exaltacion, su orientacion hacia un pasado percibido como idilico, su creencia ciega en las ciencias ocultas) y advierte de las consecuencias deplorables de tales rasgos, entonces tambien es necesario agregar estos aspectos negativos al supuesto romanticismo de Valle en Clemencia. La interpretacion de Adriana Sandoval segun la cual Valle es un heroe negativo precisamente porque sus ideas romanticas lo incitan a cometer un acto antipatriotico, se refuerza de esta manera. Sin embargo, creo que el caracter de Valle y la presencia de elementos romanticos en Clemencia son mas complejos. Trato de ilustrar esta complejidad con la funcion de la segunda cita de Hoffmann.

"Der Zusammenhang der Dinge" puede establecerse, segun la terminologia propuesta por Genette, como hipotexto de Clemencia. Varios aspectos en la narracion de Hoffmann la predestinan como modelo para la novela mexicana. En primer lugar, se encuentra la similitud de los entornos historicos, similitud ya mencionada en el contexto de El Renacimiento. Hoffmann situa el cuento en Espana y Alemania, en medio de la guerra de independencia espanola contra la ocupacion francesa (1807-1814) y poco despues de la anexion napoleonica de los estados del norte de Alemania (1811, terminada 1815). La analogia entre el trasfondo historico de Clemencia y el del cuento aleman es obvia. Hay, en otras palabras, un enemigo que la Alemania romantica de Hoffmann y Mexico comparten: Francia y Napoleon (grande y pequeno).

El repudio ante lo frances se manifiesta en "Der Zusammenhang der Dinge" mediante un juego ironico con los conceptos de regla y excepcion. El narrador introduce a La Combe, un oficial frances, con las siguientes palabras:

La Combe war im sudlichen Frankreich geboren. Durch seine unzweideutige Gutmutigkeit, durch die seiner Nation sonst eben nicht eigene Zartheit, womit er die tief Verletzten zu behandeln wusste, gelang es ihm, den Widerwillen, ja den unversohnlichen Hass, der in Edgars Innerem gegen die ubermutigen Feinde festgewurzelt, zu uberwinden... (Samtliche Werke pos. 33189) (20)

La Combe es la excepcion que confirma la regla. Por otro lado, se insiste a lo largo de toda la narracion en la honestidad, rectitud y el inquebrantable patriotismo de una nacion alemana apenas incipiente. Sin embargo, Ludwig, el amigo de Euchar, no parece caracterizarse por estos rasgos. Nos enteramos de su imagen infantil:
   Der gehorte zu den wilden, ausgelassenen Knaben, von denen man zu
   prophezeien pflegt, dass ihnen dereinst die Welt zu enge sein
   werde. Er war es, der immer den Gespielen die tollesten Streiche
   angab, man hatte denken sollen, dass der kuhne Junge doch einmal
   Schaden leiden wurde, er war es aber auch immer, der mit
   unverbrannter Nase davonkam, da er bei der Ausfuhrung sich
   geschickt hintenanzustellen wusste. (pos. 32865) (21)


Ludwig es cobarde, fanfarron y poco honesto. El tambien es la excepcion que confirma la regla, aunque no provoque el odio, sino solo la satira y la burla de su narrador.

El cuento se basa en una estructura de contrastes, los mas marcados conciernen a las parejas femeninas y masculinas centrales: Viktorine/Emanuela y Ludwig/Euchar. No cabe duda de que Altamirano adopto esta estructura para Clemencia, aunque, por supuesto, existen diferencias claras en la forma de antagonismo que estos pares configuran. No hay desenlaces tragicos en el cuento aleman: Viktorine, la noble, aunque algo caprichosa alemana, se resigna y acepta su destino, acepta la superioridad del amor que Euchar profesa a Emanuela, la sublime y muy natural espanola que, poca duda cabe, representa una figura femenina prototipica del romanticismo aleman, papel confirmado por su caracterizacion narrativa estereotipada y estatica. Euchar, el heroe, termina feliz. Ludwig, el antiheroe comico, debe resignarse con su papel de bufon y aceptar el dominio femenino en su matrimonio con Viktorine.

Altamirano complica la estructura de los contrastes y parcialmente invierte los rasgos de sus protagonistas. Fernando Valle, por ejemplo, tiene mucho de Euchar, pero sus rasgos fisicos pertenecen a Ludwig. Clemencia, de su parte, comparte el fisico con Emanuela. Su caracter volatil y caprichoso, sin embargo, la acerca a Viktorine. (22)

En ambos pares construidos por Altamirano se detecta, mucho mas claro que en Hoffmann, una serie de oposiciones que no se limitan al caracter de los personajes, sino constituyen un experimento que pone a prueba cuatro naciones europeas respecto a la posibilidad de figurar como modelos para la nueva patria Mexico: Francia, Espana, Inglaterra y Alemania. La yuxtaposicion de Isabel y Clemencia en el noveno apartado de la novela es una de las manifestaciones mas claras de esta competencia patriotica. Cito un fragmento, una verdadera tour de force narrativa decimononica, en el que Enrique Flores "pasaba de una a otra alternativamente los ojos, como en un estudio comparativo" (19):
   La una era blanca y rubia como una inglesa. La otra morena y palida
   como una espanola. Los ojos azules de Isabel inspiraban una
   afeccion pura y tierna. Los ojos negros de Clemencia hacian
   estremecer de deleite. La boca encarnada de la primera sonreia, con
   una sonrisa de angel. La boca sensual de la segunda tenia la
   sonrisa de las huries, sonrisa en que se adivinan el desmayo y la
   sed. El cuello de alabastro de la rubia se inclinaba, como el de
   una virgen orando. El cuello de la morena se erguia, como el de una
   reina. // Eran bellezas incomparables, y Flores, sin decidirse por
   ninguna de ellas, hizo lo que en semejantes casos tenia de
   costumbre, se dejo arrastrar por la mano del destino. (19)


Si aceptamos que Flores representa tendencias extranjerizantes y europeistas, entonces este pasaje cobra una dimension eminentemente politica: se decidira por el elemento espanol, el antiguo amo, una decision a todas luces erronea. Dado que Francia se excluye de antemano como competidor, restan las influencias anglosajonas: Alemania e Inglaterra.

La seleccion del cuento de Hoffmann como hipotexto de Clemencia ilustra, tambien en este sentido, las preferencias de Altamirano que, en 1869 y por obvias razones, aun no pueden ser el resultado de reflexiones analiticas basadas en el estudio, sino el de la construccion de images y mirages a traves de la ficcion, construccion intuicionista que se basa necesariamente en otras ficciones. En el apartado 14, Isabel se revela como verdadera artista del piano. El narrador fundamenta este juicio con la seleccion musical efectuada por la protagonista: "Era una coleccion de melodias alemanas. Isabel eligio una muy a proposito para interpretar el estado de su corazon. Era una de esas piezas en que la ternura y la melancolia estan unidas a las mas dificiles combinaciones de la ciencia musical" (32). Clemencia, al contrario, se caracteriza por un gusto artistico superficial y mediocre representado por su seleccion de Verdi (31). El verdadero arte, parece insinuar el narrador, se halla en Alemania y se representa en estas escenas precisamente por la musica de indole romantica, el Lied en primer lugar, es decir, de nuevo un genero popular. (23)

En el apartado 23, titulado "La ultima navidad", se introduce el arbol navideno como tipico simbolo nordico:
   En el salon se habia colocado ese "precioso juguete aleman", como
   le llama Carlos Dickens, el arbol de Navidad, precioso capricho no
   introducido todavia en Mexico, y que es el objeto de la ansiedad de
   la infancia, de la alegria de la juventud y de la melancolia de la
   vejez, en esos paises del Norte donde aun se mantiene vivo con el
   calor del hogar el amor de la familia. (54)


Sorprende que sea precisamente Clemencia la que insiste en la colocacion del arbol. Sin embargo, ella pervierte con sus adornos caprichosos y objetivos egoistas esta tradicion que se percibe como sana e imitable.

A lo largo de la novela, Altamirano inserta referencias a las culturas alemanas erudita y popular que se ubican dentro de un contexto vagamente definido como romantico. (24) Se subrayan algunos elementos y rasgos percibidos y construidos como tipicamente alemanes: honestidad, fidelidad, cierta ingenuidad, pero tambien su capacidad de expresar los sentimientos, ideas y convicciones mas profundos mediante arte y literatura romanticos. Estos rasgos, su conjunto, se oponen tanto a la superficialidad y frivolidad espanolas, como a la agresion y la traicion francesas, es decir: "lo aleman" se propone como antidoto a "lo espanol" y "lo frances", (25) ambos, debido a las experiencias historicas traumaticas, no aptos para figurar como modelos de una cultura mexicana en formacion. (26)

No cabe duda de que esta construccion se prepara ya, casi simultaneamente, en las paginas de El Renacimiento. Como se menciono en el primer apartado de este articulo, la cultura germana figura en la revista de Altamirano como alternativa a la francesa. Se recomienda su estudio para poder superar la decadencia sobre todo de la literatura francesa moderna, para poder construir con base en ella la literatura propia. Desde su primera "Cronica de la semana", el escritor mexicano establece este rumbo. Debe forzar, incluso, la tradicion navidena para poder afirmar: "Nosotros seguimos la costumbre espanola, que es tambien la inglesa y la alemana" ("Cronica de la semana" en El Renacimiento 7). Sobra decir que Altamirano se opone de esta manera a las pervertidas costumbres francesas. En este sentido, los parametros que rigen la recepcion de la cultura alemana en la revista y la novela son identicos. Sin embargo, la a todas luces consciente seleccion de un hipotexto perteneciente a la tradicion romantica alemana distingue Clemencia de El Renacimiento, distingue una obra que tambien pretende ser arte, un producto estetico, de una revista cuyos objetivos son primordialmente pedagogicos e ideologicos.

Altamirano pudo detectar los rasgos nacionales mencionados en los cuentos de Hoffmann quien trabaja, en medio de una situacion historica similar y opuesto a un enemigo compartido con Mexico, con dicotomias similares. Rasgos y dicotomias basados en personajes antagonicos permiten establecer los vasos comunicantes entre hipo e hipertexto, entre "Der Zusammenhang der Dinge" en lugar prominente y Clemencia. La estructura transtextual (vuelvo a hacer uso de la terminologia de Genette) manifiesta y declarada por su narrador en la novela mexicana decimononica, ubica Clemencia definitivamente como obra literaria que, como habia constatado Olea Franco, no renuncia a facetas esteticas, a juegos metaforicos y simbolicos. No cabe duda de que el autor aprovecha la popularidad de la literatura romantica (161) y que "en ultimo termino esta afirmando la primacia de lo estetico sobre lo pragmatico" (166). Sin embargo, discrepo de Olea Franco en otro aspecto: si la transtextualidad se manifiesta como principio generador de la literariedad de Clemencia, entonces los juegos intertextuales con los cuentos de Hoffmann, que muy pocos de sus muchos lectores contemporaneos pudieron reconocer, sirvieron tambien para manipular, para construir artificialmente mediante la configuracion de images y mirages literatura, cultura e idiosincrasia mexicanas. En otras palabras: la primacia estetica inscrita en la novela vuelve a subordinarse a los fines pragmaticos, se subordina porque ayuda a formularlos y propagarlos de manera eficiente.

ALGUNAS CONCLUSIONES

He querido demostrar que la recepcion de la literatura alemana efectuada por Ignacio Manuel Altamirano persigue objetivos diferentes en su revista El Renacimiento y en la novela Clemencia. En El Renacimiento la literatura germana (Schiller, Goethe, Freiligrath, Uhland) se ofrece en primer lugar como modelo estetico e ideologico sano que la cultura mexicana a formar puede adoptar para poner un punto final al predominio de la cultura francesa. Creo que la insercion del cuento "Las tres flores" debe verse igualmente en este contexto. No creo que se trate de una adaptacion, mucho menos de una traduccion directa de un cuento popular aleman. Los cuentos de este titulo coleccionados por los hermanos Grimm y el poco conocido Schonwerth se eliminan como posibles fuentes de "Las tres flores". Es mas probable que Altamirano haya construido una narracion vagamente alemana, vagamente romantica con base en motivos populares germanos muy difundidos gracias al trabajo de los Grimm. De nuevo, entonces, dominan los objetivos pedagogicos, el intento de presentar un nuevo modelo cultural al publico culto mexicano, sobre cuestiones esteticas.

He podido demostrar, siguiendo las pautas proporcionadas por Juan Antonio Rosado, que Altamirano conocio los cuentos de Hoffmann en traduccion francesa. "Das steinerne Herz" y sobre todo "Der Zusammenhang der Dinge" constituyen el caracter transtextual de Clemencia. Los vasos comunicantes entre las narraciones del romantico aleman y la novela del escritor mexicano se basan primordialmente en rasgos nacionales que el narrador de Clemencia detecta y construye a traves de su lectura de los cuentos de Hoffmann como tipicamente alemanes y adaptables en Mexico, es decir, opera la formacion de image y mirage descrita por Hugo Dyserinck en 1966. La similitud de los contextos historicos--guerras napoleonicas contra Espana y Alemania; intervencion francesa en Mexico preparada por el pequeno Napoleon--predestina "Der Zusammenhang der Dinge" como fuente directa de Clemencia, como su hipotexto. La presencia de este hipotexto y su consciente explotacion literaria por el narrador de Altamirano diferencian el caracter de la recepcion de la literatura alemana en la novela del que se manifiesta en El Renacimiento: predomina el interes estetico, la estetica guia la recepcion, aunque, a la postre, vuelve a subordinarse a fines pragmaticos que ayuda a propagar y volver atractivos. Las imagenes (en el sentido que maneja Dyserinck) germanas generan las imagenes mexicanas. Ambas son cliches y ficciones. Su desenmascaramiento no las anula, pero si podria corregir y desideologizarlas.

OBRAS CITADAS

Aguilar Ruz, Luisa del Rosario. "Una extrana casualidad: Luis Hahn en Mexico". Recuerdos de Mexico, CONACULTA, 2014, pp. 13-21.

Alonso, Amado. Ensayo sobre la novela historica. El modernismo en La gloria de Don Ramiro. Universidad de Buenos Aires, 1942.

Altamirano, Ignacio Manuel. Revistas literarias de Mexico. T. F. Neve Impresor, 1868.

--. Clemencia. Cuentos de invierno. Porrua, 1991.

--. Clemencia. El Zarco. Notas e introduccion biografica y critica de Juan Antonio Rosado Z., Universidad Nacional de Educacion a Distancia (UNED), edicion digital, mayo de 2015.

--. "Las tres flores". Cuentos de invierno, Ignacio Manuel Altamirano, Tipografia Literaria de Filomeno Mata, 1880, pp. 5-18.

--. "Las tres flores". El Renacimiento, 1869, edicion facsimilar. UNAM, 1993, pp. 471-73.

--. "Cronica de la semana". El Renacimiento, 1869, Edicion facsimilar. UNAM, 1993, pp. 6-8.

--. Diarios europeos. Planeta / Joaquin Mortiz, 2002.

Brading, David. "Liberal Patriotism and the Mexican Reforma." Journal of Latin American Studies, vol. 20, num. 1, 1988, pp. 27-48.

Conway, Christopher. "El libro de las masas. Ignacio Manuel Altamirano y la novela nacional". Doscientos anos de narrativa mexicana Siglo xix, editado por Rafael Olea Franco, El Colegio de Mexico, 2010, pp. 39-59.

Dyserinck, Hugo. "Zum Problem der images und mirages und ihrer Untersuchung im Rahmen der Vergleichenden Literaturwissenschaft". Arcadia. Zeitschrift fur Vergleichende Literaturwissenschaft, vol. 1, num. 2, 1966, pp. 107-20.

Genette, Gerard. Palimpsestes. La litterature au second degre. Editions du Seuil, 1982.

Gutierrez de Velasco, Luzelena. "El proyecto novelistico de Ignacio Manuel Altamirano". Para leer la patria diamantina. Una antologia general, por Ignacio Manuel Altamirano, FCE / FLM / UNAM, 2006, pp. 365-81.

Hoffmann, E. Th. A. Contes fantastiques de Hoffmann. Traduction nouvelle precede de souvenirs intimes sur la vie de l'auteur par P. Christian. Illustres para Garvani. Morizot, Librairie-editeur, 1861.

--. Samtliche Werke. Kindle Edition, Pandora Verlag, 2018.

Manzoni, Alessandro. Alegato contra la novela historica. Traducido por Marta Pino Moreno. La uNa RoTa, 2011.

Martinez, Jose Luis. "Los estudios sobre literatura y arte de Altamirano." Homenaje a Ignacio Manuel Altamirano (1834-1893), editado por Manuel Sol y Alejandro Higashi, Universidad Veracruzana, 1997, pp. 125-37.

Mata, Oscar. La novela corta mexicana en el siglo xix. UNAM, 1999.

Olea Franco, Rafael. "Altamirano, novelista". Homenaje a ignacio Manuel Altamirano (1834-1893), editado por Manuel Sol y Alejandro Higashi, Universidad Veracruzana, 1997, pp. 161-71.

Perez Gil, Violeta. "La recepcion de E. T. A. Hoffmann. Primeras traducciones al frances y al espanol". iii. Encuentros Complutenses en torno a la traduccion, editado por Margit Raders y Julia Sevilla, Editorial Complutense, 1993, pp. 225-33.

Sandoval, Adriana. "Fernando Valle. Un suicida romantico, en Clemencia de Altamirano." Literatura Mexicana, vol. 18, num. 2, 2007, pp. 163-79.

Schonwerth, Franz Xaver von. La princesa de las remolachas y otros cuentos populares ineditos. Editado por Erika Eichenseer, Traducido e introducido por Isabel Hernandez, E-book, Alba Editorial, 2018.

Segura, Jose Sebastian. "Parabolas de Federico Adolfo Krummacher". El Renacimiento, 1869, edicion facsimilar. UNAM, 1993, pp. 37-38.

Sierra, Justo. "Lamartine". El Renacimiento, 1869, Edicion facsimilar. UNAM, 1993, pp. 333-335.

VV. AA. De Miramar a Mexico. Viaje del emperador Maximiliano y de la emperatriz Carlota desde su Palacio de Miramar cerca de Trieste hasta la capital del imperio Mexicano. Imprenta de J. Bernardo Aburto, 2 vols., 1864.

(1) Altamirano insinua ("a medida que se aleje") la importancia de la distancia temporal en el genero historico. Aun asi, su predileccion por el tratamiento literario cuasi inmediato de la historia reciente no armoniza con la practica de la novela historica romantica: Walter Scott y Manzoni habian situado sus historias en tiempos remotos. Tampoco la conviccion del mexicano de que literatura e historia puedan servir a los mismos propositos encontraria aceptacion en los clasicos del genero. En su Alegato contra la novela historica, Manzoni afirma: "Un gran poeta y un gran historiador pueden unirse, sin crear confusion, en el mismo hombre, pero no en la misma obra" (104). Amado Alonso, uno de los primeros teoricos de la novela historica en espanol, incluso constata que el material empleado debe caracterizarse por su "condicion de caducado, pasajero e inesencial" para que pueda obtener el valor estetico imprescindible en una obra de arte literaria (32).

(2) En "Liberal Patriotism and the Mexican Reforma" (1988), David Brading demuestra que los terminos liberalismo y republicanismo requieren, en el contexto del Mexico decimononico, de una cuidadosa reinterpretacion. Con base en los estudios de J. G. A. Pocock propone que, desde los inicios de la independencia mexicana, los escritores e ideologos liberales deberian llamarse republicanos, ya que su exigencia principal, en circunstancias historicas varias, es el sacrificio personal en aras de la patria, sacrificio que relativa o incluso anula los derechos y libertades individuales que forman el nucleo del pensamiento liberal. Segun Brading, como consecuencia de esta reagrupacion de valores, en Mexico no se construye una nacion, sino una patria. Un verdadero nacionalismo mexicano, entonces, surge apenas con la generacion del Ateneo de la Juventud y de Vasconcelos.

(3) Olea Franco demuestra que Clemencia es uno de los primeros bestseller de la narrativa hispanoamericana: "... para 1880 habia mas de cinco ediciones del texto. Sin duda, con esta obra Altamirano lograba capitalizar la enorme atraccion que el romanticismo ejercio entre el publico lector hispanoamericano de la epoca..." (161). En este sentido, la caracterizacion que propone Conway (Clemencia como un libro para las masas) es aceptable, aunque hay que tener en mente el caracter minoritario de ese "publico lector hispanoamericano".

(3bls) Luis Hahn (ca. 1815-1873) llego a Mexico antes de 1857 como botanico. Se dio a conocer como compositor de, entre otras piezas, los Recuerdos de Mexico y Adelante!, una marcha dedicada a Ignacio Zaragoza y Francisco Zarco. Altamirano le dedico palabras citadas en el obituario que publica El Siglo xix el 18 de septiembre de 1873 (Aguilar Ruz 17).

(4) Eduard Baltzer (1814-1887) se da a conocer sobre todo como uno de los primeros promotores del vegetarianismo. Su Das Leben Jesu aparece en 1860.

(5) Los cambios entre las tres versiones son minimas y solo afectan aspectos formales del cuento.

(6) La primera edicion data de 1928.

(7) Respeto las especificidades ortograficas y de puntuacion del original.

(8) En la version editada por Filomeno Mata firma como Ignacio M. Altamirano, en El Renacimiento como I. M. A.

(9) Consulte este "Ratselmarchen" (cuento acertijo) en http://www.zeno.org/Literatur/ M/Grimm,+Jacob+und+ Wilhelm/M%C3%A4rchen/Kinder+und+Hausm%C3%A4rchen

(10) No cabe duda de que tambien la literatura culta forma parte de este entramado. Llama la atencion, por ejemplo, la similitud de algunos motivos entre "Las tres flores" y el poema "Die Braut von Corinth" (La novia de Corinto) de Goethe. Incluso el primer titulo de la narracion en El Correo de Mexico podria senalar un nexo entre las dos obras.

(11) Altamirano encargo a su alumno, el joven Justo Sierra, los juicios criticos sobre la literatura francesa. Este publica tres articulos extensos: "Lamartine" (cinco entregas), "Los poetas" (tres entregas) y "Victor Hugo" (cuatro entregas). Al inicio de "Lamartine", un texto necrologico, expresa un juicio tajante sobre los sucesores de la gran generacion romantica en Francia: "Una gran esterilidad literaria es el caracter distintivo en Francia, de la generacion que ha sucedido a aquella que en otra epoca hacia estremecer al mundo con las estrofas sublimes de Hugo, llorar con los melancolicos cantares de Lamartine y reir de placer con los versos alegres y voluptuosos de Musset, el Beranger del gran mundo" (333). La ausencia de Baudelaire, Flaubert o los hermanos Goncourt en El Renacimiento es la consecuencia logica de este rechazo.

(12) Segura (1822-1889) fue un traductor versatil, manejo el aleman, frances, italiano y latin. Su inclusion en El Renacimiento comprueba, a primera vista, que Altamirano no tomaba en cuenta criterios politicos o ideologicos en la configuracion autoral de su revista. El ingeniero y diputado habia aceptado cargos importantes en el Segundo Imperio. El literato Segura ocupa un lugar prominente en De Miramar a Mexico, el volumen publicado en 1864 en Orizaba que documenta minuciosamente el viaje de Carlota y Maximiliano de Italia a su nueva residencia. La obra registra y reproduce cuatro poemas de Segura que dan una bienvenida himnica a los emperadores. Comparte creditos con escritores prominentes como Roa Barcena, Luis G. Pastor y Niceto de Zamacois (vol. 2, 328-97).

(13) Este criterio de seleccion relativiza tambien el caracter reconciliatorio de la revista y la inclusion de autores ultra conservadores como Sebastian Segura y Roa Barcena.

(14) En Palimpsestes, Genette diferencia su idea de la transtextualidad de conceptos intertextuales propuestos por Julia Kristeva y Michael Riffaterre. En este sentido y de manera general, intertextualidad en Kristeva corresponde a transtextualidad en Genette.

(15) Supongo que "Agata" en lugar de "Agata" es un error de imprenta.

(16) Fue publicada en 2015 en Madrid por la UNED (Universidad Nacional de Educacion a Distancia). Solo me fue posible consultar el e-book correspondiente que desgraciadamente esta plagado de errores. Rosado publico en la revista Siempre! (27 de junio de 2015) el articulo "Altamirano y E. T. A. Hoffmann" que resume su hallazgo acerca de las lecturas del escritor mexicano: http://www.siempre.mx/2015/06/altamirano-y-e-t-a-hoffmann

(17) Incluyo los datos completos de la edicion en las referencias. Se trata de una antologia que contiene 17 cuentos de Hoffmann. "La chaine des destinees" ocupa las paginas 218 a 253, "Le coeur d'agate" las 380 a 393. Un estudio completo de las traducciones de Hoffmann al frances y espanol ofrece Violeta Perez Gil (1993).

(18) Traduccion mia: "... 'si, Viktorine, paz y tranquilidad sobre nosotros, el poder eterno no permite que una vida malentendida permanezca sin esperanza.'--'Todo paso y esta bien' ...".

(19) Traduccion mia: "... tengo que permanecer solo, ningun corazon humano debe arrimarse a mi con carino, todo lo que la amistad y el amor logran rebota sin efecto de este corazon de piedra".

(20) Traduccion mia: "La Combe nacio en el sur de Francia. Por su bondad inequivoca, por su delicadeza que normalmente no caracteriza a su nacion y con la que supo tratar a los profundamente heridos, logro superar

el rechazo, el odio irreconciliable que se habia arraigado en el interior de Edgar contra los enemigos arrogantes...". Cabe mencionar que Edgar es el disfraz narrativo de Euchar quien narra a un circulo de senoras y senores honorables lo vivido por el en la guerra espanola. Se trata de una narracion marco, forma empleada igualmente por Altamirano en Clemencia.

(21) Traduccion mia: "Pertenecio a los ninos salvajes y retozones de los que se solia predecir que el mundo les quedaria pequeno en el futuro. El prescribia las travesuras mas alocadas a sus companeros de juego. Se pensaria que algun dia el nino sufriria un dano, pero el tambien se quedaba ileso siempre, ya que supo habilmente esconderse o desaparecer del todo cuando se trataba de la realizacion de sus planes".

(22) Es posible detectar en estas contribuciones y caracterizaciones un juego simbolico que convierte Clemencia en una novela en claves. Valle podria representar un Mexico siempre infeliz, siempre tragico codiciado por la monarquia europea manifestada en Enrique Flores: superficial, frivolo y maquiavelico. De esta manera, el sacrificio (inutil, si no contraproducente o autodestructivo) se estableceria como gesto romantico que unas ideas extranjeras imponen como imagen ficticia y, por supuesto, falsa a Mexico. Clemencia exige precisamente este sacrifico del hombre al que podria amar: "... un hombre que subiera al cadalso por su fe y por su causa" (50). El juego se complica, dado que, en este sentido, la muerte de Valle ya no seria un acto que representa un romanticismo mal entendido, sino uno visto a traves de la intrincada perspectiva de la ironia romantica que Altamirano hubiera debido aprender a traves de los hermanos Schlegel o Jean Paul. La narracion mexicana seria, en este sentido, un ejemplo de escepticismo ante el propio destino historico; la alemana uno de una confianza casi ciega en el. Los alcances de esta tesis rebasan, sin embargo, los limites del presente trabajo, pero podrian ser motivos para futuros estudios.

(23) Incluso los valses de Strauss, genero tachado en sus inicios de frivolo y superficial, se califican en este contexto como "deliciosos", es decir, cobran matices positivos debidos posiblemente a sus origenes germanos (44). Que el vals pertenezca a la cultura de los Habsburgo no impide su valoracion como arte. Altamirano, como otros correligionarios liberales, adjudica la culpa historica de la intervencion a Francia y Napoleon III. Maximiliano, en este contexto, suele figurar como una de las primeras victimas de la politica francesa imperialista.

(24) La cultura alemana suele presentarse en conjunto con la inglesa, como demuestra la alusion a Charles Dickens y su Christmas Carol de 1843 en el pasaje citado sobre el arbol de navidad.

(25) Dyserinck (1966) sabe que la construccion de images y mirages por la literatura fija prejuicios nacionales: lo "typisch" (tipico) y "wesenhaft" (esencial) de alemanes, franceses, etc. (118). Precisamente el hallazgo y consecutivo analisis de este tipo de imagenes podria ayudar a neutralizar y corregir levemente cliches y prejuicios (119): noble tarea a la que me permito dedicar, guardadas las proporciones, el presente trabajo.

(26) Con mas distancia historica, Altamirano renuncia a tales dicotomias y vuelve a incluir la cultura francesa con su caracter de modelo, una inclusion que posiblemente se debe a la presion de la nueva generacion modernista que, Gutierrez Najera en primera fila, lo percibe como su maestro y protector. En 1891 inserta en su diario un elogio de los parisienses que "convierten en placer la desgracia, en risa el llanto y en deleite el sufrimiento". Ademas disfruta la representacion de una obra de Alphonse Daudet que le hace exclamar: " Encantadora! Yo llore algunas veces" (Diarios europeos 68s).
COPYRIGHT 2019 University of North Carolina at Chapel Hill, Department of Romance Languages
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Kurz, Andreas
Publication:Hispanofila
Date:Jun 1, 2019
Words:7834
Previous Article:TRANSLATING THE MEXICAN REVOLUTION: EL AGUILA Y LA SERPIENTE IN THE UNITED STATES.
Next Article:LAS MARCAS DE LA REPRESION: ESPACIOS CONFINADOS, MELANCOLIA Y VOZ IRONICA EN LAS MEMORIAS DE MAMA BLANCA.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters