Printer Friendly

LA INCIDENCIA DE LAS PANDILLAS EN LOS BARRIOS SALVADORENOS Y SU EFECTO EN LA LEGITIMIDAD POLITICA.

The incidence of gangs in Salvadoran neighborhoods and its effect in political legitimacy

I. INTRODUCCION (1)

A pesar de que la mayoria de paises en America Latina adoptaron la democracia como regimen politico con la expectativa de que esta atenuaria el conflicto social, en muchos paises de la region la violencia social sigue imperando. El crimen y la violencia social han alcanzado niveles nunca antes vistos, posicionando a la region como la mas violenta del mundo (UNODC 2013). Esta tendencia al alza esta principalmente dominada por los altos niveles de criminalidad experimentados en los ultimos anos en los paises del triangulo norte de Centroamerica. Los tres paises del triangulo norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) han sido acechados por una ola de violencia atribuida en gran medida a la actividad de pandillas o <<maras>> (Cruz 2014; Wolf 2017) (2). Numerosos trabajos academicos han documentado los impactos economicos y sociales de la violencia relacionada con las maras en Centroamerica (por ejemplo, vease: World Bank 2011).

Sin embargo, el numero de trabajos que exploran su impacto politico es mas limitado. Una pregunta importante que no se ha explorado de manera sistematica es: ?Como la vulnerabilidad a la violencia generada por pandillas y experimentada por los ciudadanos en sus barrios afecta la legitimidad politica de instituciones importantes para mantener una democracia solida? Aunque el barrio constituye una unidad geografica clave para comprender la formacion y el actuar de las maras o pandillas en Centroamerica (Pedraza et al. 2010; Rodgers 2015; Savenije y Van der Borgh 2015), pocos trabajos han investigado como la violencia pandilleril en los barrios afecta las opiniones politicas de sus habitantes, independientemente de si estos han sido victimas del crimen o no.

Estudios previos se han concentrado principalmente en explorar como experiencias personales con el crimen afectan las actitudes ciudadanas hacia las instituciones politicas, encontrando un efecto negativo contundente (Corbacho et al. 2012; Cordova y Layton 2016; Booth y Seligson 2009). Este estudio va mas alla del analisis del impacto de factores individuales, tales como la victimizacion por crimen, enfocandose en la evaluacion de <<efectos contextuales>> que ocurren a nivel de barrio o vecindario. Se examina como el nivel de legitimidad de las instituciones politicas varia de un barrio a otro, dependiendo de los niveles de vulnerabilidad a la violencia que los ciudadanos enfrentan en su lugar de residencia, incluyendo que tan expuestos estos estan a la violencia pandilleril o de maras. Especificamente, este estudio teoriza que los ciudadanos toman en cuenta lo que sucede en sus barrios, particularmente el nivel de vulnerabilidad a la violencia pandilleril, cuando emiten opiniones sobre su grado de confianza en el gobierno nacional. Las caracteristicas del barrio se convierten, de esta manera, en determinantes importantes para explicar la legitimidad politica del gobierno.

La hipotesis central del estudio es que los ciudadanos que estan expuestos diariamente a un ambiente dominado por pandillas en sus barrios tienen menos probabilidad de confiar en el gobierno nacional, aun cuando no hayan sido victimas del crimen o cuando tiendan a evaluar de forma positiva la labor del gobierno en otras areas importantes de la administracion publica. Por lo tanto, en barrios con menos incidencia de maras, el gobierno goza de un mayor apoyo, independientemente de experiencias personales con el crimen, preferencias partidarias y otros factores que pueden afectar la confianza institucional. Asimismo, se teoriza que el nivel de incidencia pandilleril a nivel de barrio condiciona el efecto de las experiencias personales con el crimen sobre la confianza institucional. En resumen, este articulo brinda dos contribuciones teoricas importantes. En primer lugar, teoriza sobre los efectos contextuales a nivel de barrio asociados con la actividad de pandillas respecto de la confianza en el gobierno y, en segundo lugar, teoriza sobre la importancia relativa que tienen las experiencias individuales con el crimen, comparada con aspectos contextuales de seguridad ciudadana como determinantes del nivel de confianza en las instituciones politicas.

Dado que la confianza en el gobierno es un elemento fundamental para la construccion de democracias mas estables, la tematica de este articulo tiene implicaciones de politica importantes para los paises del triangulo norte, principalmente para El Salvador (pais focal de este articulo). Aun cuando el gobierno nacional obtenga resultados positivos en otras areas de su gestion, sin la implementacion de programas de prevencion que eviten el empoderamiento de las pandillas en barrios enteros, este no podra ganarse la confianza de la ciudadania. Por tanto, el reto para el gobierno es como lograr el apoyo ciudadano implementando politicas de seguridad efectivas, que al mismo tiempo no vulneren otros principios democraticos como la proteccion de los derechos humanos.

Ademas de su contribucion teorica e implicaciones de politica, este articulo presenta una metodologia que hace posible la medicion de la incidencia de las pandillas a nivel submunicipal, en el contexto centroamericano. Uno de los principales retos para llevar a cabo un estudio sistematico de los efectos de la violencia pandilleril a nivel de barrio es que la region no cuenta con un sistema estadistico confiable que haga posible medir la incidencia de las pandillas en dicho nivel. Dada esta restriccion, en este estudio se utiliza la informacion proporcionada por los mismos habitantes sobre el accionar de las pandillas en sus barrios, permitiendo medir y comparar su nivel de incidencia.

II. ESTUDIOS ANTERIORES: LA LEGITIMIDAD POLITICA Y SUS DETERMINANTES

La literatura clasica define la legitimidad politica como <<la capacidad de un sistema politico de generar y mantener la conviccion de que las instituciones politicas existentes son las mas apropiadas y adecuadas para la sociedad>> (Lipset 1959: 86). Easton (1975: 444) agrega que la legitimidad politica, particularmente el apoyo ciudadano a las instituciones, resulta en una <<provision>> de <<actitudes favorables que ayuda a sus miembros a aceptar o tolerar resultados a los cuales se oponen o consideran perjudiciales para sus intereses>>. Ambos autores sugieren que la legitimidad politica es crucial para lograr la estabilidad de regimenes democraticos, dado que sin ella en tiempos de crisis los ciudadanos pueden facilmente preferir regimenes politicos alternos, es decir, autoritarios. Dada su importancia, un sinfin de estudios academicos se han enfocado en la medicion de la legitimidad politica y la identificacion de factores que la potencian o atenuan. La confianza en las instituciones ha sido identificada como uno de los indicadores claves de la legitimidad politica (Booth y Seligson 2009; Hiskey y Bowler 2005). A su vez, estudios anteriores demuestran que el grado de confianza que los ciudadanos tienen en las instituciones politicas esta determinado por percepciones de desempeno en diferentes esferas de la gobernanza publica (Espinal et al. 2006; Hetherington 2005; Mishler y Rose 2001).

En el contexto latinoamericano, estudios previos indican que la confianza en las instituciones esta determinada por factores tanto individuales como contextuales (Booth y Seligson 2009; Espinal et al. 2006). A nivel individual, la literatura identifica el desempeno economico del gobierno de turno como un factor condicionante del grado de confianza que los ciudadanos tienen en las instituciones del Estado. Adicionalmente, la literatura identifica ciertas actitudes y experiencias personales como determinantes importantes. Por ejemplo, individuos que simpatizan con la ideologia del partido politico del gobierno tienden a tener mas confianza en las instituciones publicas. Por otra parte, ciudadanos que han sido victimas de la corrupcion o han tenido que pagar un soborno para obtener algun servicio publico muestran niveles menores de confianza institucional (Booth y Seligson 2009). Los factores contextuales son tambien importantes. El nivel de desarrollo economico del pais de residencia, por ejemplo, determina que tanto confian los ciudadanos en el gobierno, independientemente de sus percepciones sobre el manejo de la economia u otros factores individuales (Booth y Seligson 2009).

Dada la ola de inseguridad ciudadana que ha acechado a paises latinoamericanos en los ultimos anos, la literatura empirica ha comenzado tambien a cuantificar los efectos del crimen y la violencia sobre la legitimidad politica. Numerosos estudios reportan que la victimizacion por crimen reduce la legitimidad politica (Booth y Seligson 2009; Ceobanu et al. 2011; Corbacho et al. 2012; Malone 2010), incluyendo la confianza en las instituciones. Los ciudadanos que han experimentado un hecho de crimen en carne propia tienden a responsabilizar al sistema politico por la falta de seguridad publica, lo que conlleva una perdida de legitimidad de las instituciones del Estado. Estudios anteriores tambien muestran que las condiciones de violencia a nivel nacional son importantes. Aun cuando un individuo no ha tenido una experiencia personal con el crimen, este puede mostrar un bajo nivel de confianza en las instituciones politicas por el hecho de vivir en un contexto marcado por altos niveles de violencia y criminalidad (Malone 2010).

Sin embargo, a pesar de que la violencia pandilleril afecta a la mayoria de paises Latinoamericanos--principalmente a los paises centroamericanos del triangulo norte--, hasta la fecha no se ha llevado a cabo una investigacion sistematica sobre como el vivir en un ambiente caracterizado por un alto grado de vulnerabilidad a la violencia de pandillas afecta la legitimidad de las instituciones del Estado. Las dos preguntas de investigacion que este articulo explora en el contexto de El Salvador son las siguientes: ?Que tanto varian los niveles de confianza en el gobierno de un barrio a otro dependiendo del nivel de incidencia de maras o pandillas? ?Como la incidencia de pandillas en el barrio condiciona el efecto de las experiencias personales con el crimen sobre la confianza en el gobierno? Para poder examinar estas preguntas y, por ende, teorizar sobre las consecuencias de vivir en un barrio vulnerable a la violencia por pandillas sobre la confianza en el gobierno, es importante en primer lugar tener en cuenta las caracteristicas del fenomeno de las maras en El Salvador. En la siguiente seccion, en primera instancia se presenta una breve descripcion sobre los origenes de las maras y el nivel de peligrosidad que estas representan y, seguidamente, se procede a teorizar sobre como la actividad pandilleril a nivel de barrio afecta la confianza ciudadana en el gobierno.

III. ACTIVIDAD PANDILLERIL EN EL SALVADOR Y SUS EFECTOS EN LA LEGITIMIDAD POLITICA

Tanto en paises desarrollados como en desarrollo, las pandillas nacen y crecen principalmente en barrios empobrecidos y marginalizados. En este sentido, el barrio es una unidad de analisis clave para cualquier estudio que busca entender como la organizacion pandilleril afecta la vida social y politica. Para comprender las dinamicas que llevan a la formacion de pandillas y sus consecuencias, primero se hace necesario contar con una definicion de lo que se entiende por <<barrio>>. Huckfeldt (1986: 2) define el barrio como <<un area geografica compartida que corresponde a un conglomerado residencial>>. Cordova y Layton (2016: 2) adaptaron este concepto al contexto latinoamericano, definiendolo como <<la unidad geografica mas pequena en una municipalidad o jurisdiccion de un gobierno local que cuenta con un nombre propio>> (por ejemplo, el barrio <<Santa Maria>> o <<Las Flores>>). En el contexto latinoamericano, los barrios tambien son conocidos como vecindarios o colonias.

Un sinnumero de estudios han documentado como la pobreza, la exclusion social y la falta de acceso a servicios publicos basicos facilita el surgimiento y crecimiento de las pandillas en los barrios. En este sentido, las caracteristicas del barrio en si mismas pueden actuar como factores de riesgo. Por ejemplo, en el caso latinoamericano, Rodgers (1999: 15) concluye que <<la inmensa mayoria de pandillas juveniles en Latinoamerica estan vinculadas a barrios pobres>>. En el caso de Centroamerica, estudios anteriores documentan como condiciones socioeconomicas pauperrimas a nivel hogar son insuficientes para comprender la formacion de las pandillas en la region (Cruz 2004; Carranza 2004). Condiciones familiares de pobreza, aunadas a vecindarios colmados por familias en condiciones similares, que no cuentan con acceso a servicios publicos de calidad, ni la infraestructura de uso publico adecuada, abonan a la vulnerabilidad de los jovenes de unirse a las pandillas (Cruz 2005).

A pesar de que los factores de riesgo que propician el surgimiento de pandillas es similar en la region latinoamericana, los origenes y niveles de peligrosidad de estas varian de un pais a otro. Mientras que en la mayoria de los paises latinoamericanos las pandillas tienen raices locales, las maras en los paises del triangulo norte de Centroamerica se originaron en las calles de Los Angeles en los Estados Unidos (Rodgers y Baird 2015; Rodgers y Muggah 2009). La deportacion de miembros de la Mara Salvatrucha (ms) y la Mara Dieciocho (18), en la decada de 1990, dio origen a maras en los paises del triangulo norte. A diferencia de las pandillas en otros paises, que operan en ciertas subregiones especificas y carecen de capacidad organizativa para tener un impacto nacional, las maras se han posicionado como organizaciones criminales extremadamente violentas con fuerte presencia nacional e internacional (Rodriguez y Muggah 2009). Dicho esto, las maras no cuentan con recursos materiales y economicos a gran escala (El Faro 2016), como, por ejemplo, es el caso de grupos dedicados principalmente al narcotrafico. En el caso de El Salvador, en su mayoria los integrantes de pandillas sobreviven principalmente del dinero proveniente de la extorcion a pequenos comerciantes y la ciudadania en general. Como consecuencia, las pandillas no tienen la capacidad de suplir las funciones del Estado en los barrios en los que operan como proveedores constantes de bienes publicos, tales como la provision de infraestructura u otros servicios basicos.

Al igual que en otros paises, los miembros de las maras en El Salvador se caracterizan por ser predominantemente hombres jovenes, provenientes de familias de bajos ingresos, disfuncionales y segregadas en barrios pobres (Wolf 2011). Tal como lo explican Rodriguez y Sanabria (2007: 80), el hecho de que miembros de maras operan tipicamente en el barrio donde crecieron crea complejas relaciones entre ellos y el resto de residentes. Por un lado, los residentes de estos barrios que no pertenecen a la pandilla muestran compasion por los jovenes involucrados en maras y, por el otro, temen ser victimas de la pandilla que opera en su vecindario o verse afectados directamente por la violencia a la que estos barrios estan expuestos, ya sea por represalias, disputas internas o entre pandillas contrarias.

Estudios recientes han documentado la vida diaria de los residentes que viven en barrios dominados por pandillas (Savenije y Van der Borgh 2015 y Perez Sainz 2015). Esta literatura sugiere que la vulnerabilidad a la violencia pandilleril en los barrios puede conllevar un mayor grado de desconfianza en el gobierno nacional, en comparacion a barrios donde la posibilidad de violencia pandilleril no constituye una amenaza constante. Tal como se explica, no solo los barrios controlados por pandillas tienen altos niveles de pobreza, sino tambien los residentes en estos vecindarios tienen mas dificultad de acceder a bienes y servicios publicos, incluyendo programas de prevencion de la violencia y seguridad ciudadana. En concreto, este estudio identifica tres mecanismos que deterioran la confianza en el gobierno nacional en barrios asediados por las maras en El Salvador.

En primer lugar, estudios previos documentan que los barrios con una alta vulnerabilidad a la violencia pandilleril se caracterizan por la ausencia de vinculos estrechos entre la poblacion y las instituciones del Estado y, como consecuencia, por una mayor dificultad para acceder a bienes publicos basicos. Dado que una relacion estrecha con instituciones del Estado puede poner su seguridad en peligro, incluyendo la posibilidad de ir a prision, miembros de pandillas tienden a limitar el acceso de instituciones del Estado en sus barrios. Por ejemplo, Palomo (2016) en su trabajo etnografico en El Salvador describe como en un barrio la pandilla local impedia la ejecucion de proyectos de alumbrado electrico por parte de entidades publicas. Reportes recientes tambien documentan la dificultad que enfrentan instituciones gubernamentales en la provision de bienes publicos en esas areas (Miraglia et al. 2012). En su afan de protegerse a si mismos y evadir la ley, miembros de pandillas ejercen control social en los barrios que dominan recurriendo a la intimidacion y amenaza contra residentes que busquen ayuda de instituciones del Estado. Esta dinamica conlleva una relacion tenue entre los vecinos de estos barrios y las autoridades publicas y, como resultado, la exclusion de barrios enteros para la dotacion de servicios publicos de calidad. Un acceso limitado a servicios publicos pone en duda la capacidad de gobernar del Estado y, por lo tanto, tambien puede resultar en una menor confianza en el gobierno nacional.

No solo la pandilla dificulta la provision de bienes publicos en el barrio que controla, sino que ademas restringe la libertad de los residentes de recurrir a instancias estatales de toda indole, incluso aquellas encargadas de la proteccion de poblaciones vulnerables, tales como instituciones que velan por los derechos de la mujer y la ninez. Las entrevistas a fondo llevadas a cabo por Zetino, Brioso y Montoya (2015) en comunidades acechadas por las pandillas ilustran como estos grupos logran desvincular a poblaciones enteras de instancias gubernamentales. Teniendo en cuentas los resultados de su investigacion, los autores concluyen:

El control territorial basado en el poder que le otorga el temor de la poblacion, le permite impunidad en el desarrollo de otras actividades criminales: robo, extorsion, violencia fisica, violacion sexual; asi como el establecimiento de codigos de obediencia por parte de la poblacion, que los convierte en autoridad establecida ante la ausencia de las autoridades estatales, cuyo ingreso no es permitido. Abundantes son los relatos sobre la manera en que las pandillas imponen, en beneficio de su propia seguridad, que los conflictos vecinales o las expresiones extremas de violencia deben ser resueltas de forma inmediata, para evitar la presencia policial o de instituciones estatales vinculadas con la promocion de los derechos de las mujeres o la ninez en sus territorios (Zetino, Brioso y Montoya 2015: 103-104).

En segundo lugar, los vecinos de barrios controlados por pandillas pueden mostrar menos confianza en el gobierno por el hecho de sentirse mas vulnerables a la violencia. En un estudio previo se demuestra como los vecinos de barrios con un alto indice de vulnerabilidad a violencia pandilleril, tipicamente dominados por pandillas, muestran al mismo tiempo mayores niveles de miedo a ser victimas de violencia en sus barrios (Cordova 2017). La existencia de grupos que actuan fuera de la ley en el barrio y el miedo a ser victimas de estos grupos puede interpretarse como una clara evidencia de la ineficiencia del Estado en garantizar la seguridad ciudadana, lo que puede reforzar sentimientos de desconfianza en el gobierno nacional entre los habitantes de estos barrios.

En tercer lugar, los habitantes de barrios dominados por pandillas pueden mostrar un mayor nivel de desconfianza en el gobierno como resultado de la percepcion de que este ha fallado en la prevencion de la violencia y, por lo tanto, que ha sido incapaz de ofrecer alternativas viables a jovenes que se han unido o han sido reclutados forzosamente por las maras. En uno de los estudios pioneros sobre el fenomeno de las maras en El Salvador, Smutt y Miranda (1998) mencionan las opiniones negativas que los residentes de barrios con presencia de pandillas tienen sobre el gobierno, debido a la falta de programas especiales de atencion a los jovenes en riesgo y la falta de politicas publicas efectivas dirigidas a prevenir que estos jovenes se unan a las maras. Por ejemplo, Smutt y Miranda reportan la siguiente opinion de un padre de familia con un hijo en maras: <<El gobierno no ha puesto el esmero necesario para ayudar a estos jovenes, carecen de politicas completas>>.

Esta discusion sugiere que la confianza en el gobierno varia de un barrio a otro, dependiendo del nivel de incidencia de las pandillas. En los barrios mas afectados por el control y la violencia pandilleril se espera que sus residentes tengan un mayor nivel de desconfianza en el gobierno. Ademas, este estudio teoriza que, dadas las condiciones de riesgo a la violencia en las que viven los habitantes de estos barrios y la presencia limitada del Estado, los niveles de desconfianza en el gobierno son generalizados. Concretamente, aun cuando un residente no haya sido victima directa de un crimen, el o ella mostrara un bajo grado de confianza en el gobierno dado que las dinamicas internas en barrios dominados por las pandillas propician un desencanto ciudadano generalizado con el gobierno nacional. Es por lo tanto que, en barrios con un menor nivel de vulnerabilidad al control y violencia por pandillas, se anticipa observar diferencias sustantivas en el grado de confianza en el gobierno entre victimas del crimen y no victimas. En estos barrios, los que no han sido victimas se espera que sean mas propensos a confiar en el gobierno, comparado con residentes que han tenido experiencias personales con el crimen. Es decir, en barrios con relativa baja incidencia de maras, se espera que el haber sido victima del crimen o no sea un factor determinante clave del nivel de confianza en el gobierno. En barrios con un alto grado de vulnerabilidad a las maras, se espera observar un menor nivel de confianza en el gobierno en comparacion con barrios con baja incidencia de pandillas, asi como que este menor nivel de confianza sea generalizado tanto entre individuos que han sido victimas del crimen y aquellos que no lo han sido.

Dados los argumentos antes expuestos, las hipotesis que se proponen en este estudio son las siguientes:

[H.sub.1]: Residentes en barrios con una alta vulnerabilidad a la violencia pandilleril expresan, en promedio, un menor nivel de confianza en el gobierno nacional comparado con residentes en barrios con una menor incidencia de las pandillas.

[H.sub.2]: En barrios con una alta vulnerabilidad a la violencia pandilleril, tanto residentes que han sido victimas del crimen como aquellos que no lo han sido, expresaran un alto grado de desconfianza en el gobierno nacional. Por el contrario, en barrios con una menor incidencia de pandillas, el nivel de confianza en el gobierno nacional sera mas alto en general, pero principalmente entre aquellos que no han sido victimas del crimen.

IV TRABAJO DE CAMPO Y TIPO DE DATOS RECOLECTADOS

Este estudio utiliza datos originales colectados en 71 barrios, distribuidos en 6 municipalidades en las zonas occidental y central de El Salvador: Chalchuapa, San Juan Opico, Santa Ana, Santa Tecla, Zaragoza y la capital, San Salvador. Los datos corresponden a informacion basada en un censo y encuesta de opinion publica en cada uno de los 71 barrios. El trabajo de campo fue realizado en el 2010 y 2011 por el Proyecto de Opinion Publica para America Latina (LApop, por sus siglas en ingles), con sede en la Universidad de Vanderbilt. La autora de este estudio estuvo a cargo del diseno, coordinacion y monitoreo, tanto del censo como de la encuesta de opinion publica en su funcion como investigadora lider del proyecto de comunidades en Centroamerica por parte de LApop.

De forma similar a estudios previos a nivel de barrio en los Estados Unidos (Huckfeldt y Sprague 1995), la seleccion de los barrios para este estudio se realizo de forma aleatoria despues de estratificar el universo barrios en cada uno de los 6 municipios en dos listas, de acuerdo a sus caracteristicas socioeconomicas: barrios con baja o alta pobreza. Los barrios fueron seleccionados de forma aleatoria de cada una de estas dos listas. Esta estrategia de seleccion resulto en una gran variacion en otras caracteristicas a nivel de barrio, incluyendo niveles de crimen y violencia.

Para llevar a cabo el trabajo de campo en los barrios seleccionados al azar y como medida de seguridad, los supervisores de campo buscaron el apoyo de los lideres comunitarios en el barrio. Antes de iniciar la recopilacion de datos, los lideres comunitarios del barrio ayudaron a identificar las fronteras del vecindario para asegurar que el trabajo de campo se llevara a cabo en los lugares adecuados. De esta manera, a diferencia de datos submunicipales recolectados por instituciones encargadas de censos nacionales (los cuales son recopilados tipicamente en areas predeterminadas que no necesariamente corresponden al barrio), los datos empleados en este estudio fueron recolectados dentro de las fronteras de los barrios. Antes de comenzar las entrevistas, el encuestador leyo a cada participante una carta de consentimiento donde se describia el estudio y se listaban los derechos del entrevistado, incluyendo la confidencialidad de la informacion proveida (3).

Se recolectaron datos censales para un total de 8.516 hogares y 30.791 miembros del hogar. La informacion censal se utilizo para calcular indicadores socioeconomicos y demograficos a nivel de barrio y tambien sirvio como marco de muestreo para el diseno de la encuesta de opinion publica. Teniendo en cuenta las caracteristicas poblacionales en cada barrio, se procedio a la seleccion al azar de participantes en cada uno de ellos. Especificamente, se preestablecieron cuotas muestrales por sexo y edad para cada cuadra del barrio. Unicamente se entrevisto a un miembro adulto en cada hogar. El numero total de entrevistas basadas en la encuesta de opinion publica es de 4.096 en los 71 barrios seleccionados (4). La encuesta de opinion publica contiene informacion sobre los reportes de los residentes acerca de la seguridad del barrio, incluyendo la existencia o no de pandillas. A los encuestados tambien se les pregunto sobre sus propias experiencias con la delincuencia, sus opiniones sobre el desempeno economico del gobierno, sus preferencias politicas y su grado de confianza en el gobierno, entre otros temas.

V. METODOLOGIA

Los modelos de estimacion estadisticos utilizados en este estudio toman en cuenta el hecho de que los datos corresponden tanto a observaciones individuales, como a observaciones agregadas a nivel de barrio. Los modelos a estimarse son de multinivel (Snijders y Bosker 2012). Estos modelos permiten estimar los errores estandares, tomando en cuenta que los datos fueron recolectados en localidades o barrios con ciertas caracteristicas. Los modelos multinivel que se estiman para evaluar las dos hipotesis del estudio son los siguientes:

Modelo I:

Confianza [gobierno.sub.ij] = [[beta].sub.0] + [[alfa].sub.1] Incidencia [pandilleril.sub.1j] + [[beta].sub.1] Victimizacion [crimen.sub.1ij] + ... + [[alfa].sub.n][X.sub.nj] + ... [[beta].sub.n][X.sub.nij] + [[epsilon].sub.ij]

Modelo II:

Confianza [gobierno.sub.ij] = [[beta].sub.0] + [[alfa].sub.1] Incidencia [pandilleril.sub.1j] + [[beta].sub.1] Victimizacion [crimen.sub.1ij] + [[gamma].sub.1] Incidencia [pandilleril.sub.1j] x Victimizacion [crimen.sub.1ij] ... + [[alfa].sub.n][X.sub.nj] + ... [[beta].sub.n][X.sub.nij] + [[epsilon].sub.ij]

Confianza [gobierno.sub.ij] = Variable dependiente a nivel individual

Incidencia [pandilleril.sub.ij] = Variable independiente a nivel de barrio

Victimizacion [crimen.sub.1ij] = Variable independiente a nivel individual

[[alfa].sub.n][X.sub.nj] = Variables de control a nivel de barrio

[[beta].sub.n][X.sub.nij] = Variables de control a nivel individual

[[epsilon].sub.ij] = Termino de error

El primer modelo examina la validez de la primera hipotesis. El segundo agrega un termino de interaccion entre el nivel de incidencia pandilleril y la victimizacion por crimen al primer modelo, para probar la segunda hipotesis.

V.1. Variables incluidas en los modelos estadisticos

La variable dependiente corresponde a una pregunta incluida en la encuesta de opinion publica, la cual mide el nivel de confianza en el gobierno nacional. La pregunta se lee asi: <<En una escala del 1 al 7, donde 1 significa nada y 7 mucho, ?hasta que punto tiene confianza usted en el gobierno nacional?>>. Dado que la variable dependiente es ordinal o de escala, el modelo que se estima es un modelo logistico ordinal de multinivel.

La variable independiente principal a nivel de barrio es un indice agregado que refleja el nivel de incidencia pandilleril. El indice se estima con base en dos preguntas incluidas en la encuesta de opinion publica en cada barrio. El fraseo de dichas preguntas es el siguiente: <<Por favor, digame si las siguientes situaciones son un problema muy serio, algo serio, poco serio, nada serio o no son un problema en su barrio>>: (1) <<Jovenes o ninos que viven en el barrio en pandillas o maras>> y 2) <<rinas o peleas de pandillas o maras>>. Las respuestas a cada una de estas preguntas van desde 1 (no es un problema en absoluto) hasta 5 (un problema muy serio).

El analisis estadistico de factores mostro que estas dos preguntas que conforman el indice corresponden a un solo factor y la prueba de fiabilidad de Cronbach alfa arrojo un coeficiente igual a 0,8. Sobre la base de estos dos items se construyo un indice en una escala de 0 a 100, con valores mas altos indicando una mayor incidencia pandilleril, y posteriormente se procedio a agregar los valores a nivel de barrio tomando su media. El Grafico i muestra la distribucion del indice en los 71 barrios incluidos en la muestra. Como se puede observar, el indice varia sustancialmente. En el barrio con el menor nivel de incidencia de pandillas, el indice toma un valor de 24 puntos en la escala de 0-100, y en el barrio con la mayor incidencia, un valor de 65 puntos.

La metodologia utilizada para estimar el indice de incidencia pandilleril es similar a la implementada en estudios previos en criminologia (por ejemplo, vease: Skogan 2015). Los estudios demuestran que la agregacion de datos de opinion publica para medir el grado de vulnerabilidad de los barrios a la violencia, incluyendo la actividad de las pandillas, resulta en indicadores validos a nivel de barrio (Perkins y Taylor 1996). Esta metodologia toma ventaja del conocimiento que tienen los residentes sobre las condiciones de su barrio. Tal como indica Skogan (2015), en un barrio determinado los residentes suelen dar informacion relativamente consistente--es decir, dan puntajes consistentemente bajos o altos, lo cual permite comparar puntajes agregados a nivel de barrio--. La aplicacion de esta metodologia hace posible examinar de manera sistematica los efectos de la incidencia pandilleril a nivel de barrio, a pesar de la inexistencia de datos confiables a este nivel de analisis y sobre este fenomeno provenientes de fuentes oficiales como la policia.

A nivel individual, la variable independiente clave corresponde a una pregunta en la encuesta de opinion publica que indica si el entrevistado reporto haber sido victima de un crimen en los ultimos doce meses. La pregunta se lee de la siguiente manera: <<?Ha sido usted victima de algun acto de delincuencia en los ultimos 12 meses? Es decir, ?ha sido usted victima de un robo, hurto, agresion, fraude, chantaje, extorsion, amenazas o algun otro tipo de acto delincuencial en los ultimos 12 meses?>>. La variable toma un valor de 1 si la persona reporta haber sido victima del crimen y 0 si indica no haberlo sido.

Ademas de las dos variables independientes principales descritas anteriormente, los modelos estadisticos toman en cuenta una serie de variables de control tanto a nivel de barrio como individual. A nivel de barrio, se controla por una variable que mide el promedio de incidentes de violencia y crimen que los residentes del barrio reportan, asi como por otra variable que mide el nivel de pobreza basada en la metodologia de necesidades basicas insatisfechas descrita en Mendez y Trejos (2004). A nivel individual, se controla por las percepciones que los entrevistados tienen sobre su economia personal y tambien nacional (valores mayores indican una percepcion mas positiva de la economia personal o nacional). Luego se controla por una variable a nivel individual que mide las percepciones ciudadanas del desempeno economico del gobierno nacional, donde un mayor puntaje indica una percepcion mas positiva. Asimismo, se controla tambien por las preferencias electorales del entrevistado, tomandose en cuenta si votaron por el partido politico del presidente en la ultima eleccion presidencial. Finalmente, los modelos incluyen variables sociodemograficas convencionales, incluyendo los anos de escolaridad del entrevistado, su sexo y su edad. Adicionalmente, todos los modelos toman en cuenta el municipio de residencia del entrevistado.

V.2. RESULTADOS

La Tabla I presenta los resultados de los dos modelos multinivel que evaluan las hipotesis de este estudio. El Modelo I muestra que el coeficiente asociado al indice de incidencia pandilleril tiene un signo negativo y es estadisticamente significativo a p < 0.01. Este resultado es congruente con la primera hipotesis ([H.sub.1]), la cual indica que un mayor grado de incidencia pandilleril--y, por lo tanto, un mayor grado de control y vulnerabilidad a la violencia por parte de miembros de pandillas residiendo en el barrio- esta vinculado a un menor nivel de confianza en el gobierno. Adicionalmente, los resultados asociados con las variables a nivel individual dan respaldo a estudios anteriores. Como se puede observar, la victimizacion por crimen tiene un efecto negativo sobre la confianza en el gobierno, indicando que aquellos que han tenido una experiencia personal con el crimen tienden a confiar menos. Es importante notar que estos dos primeros resultados tanto a nivel de barrio como individual se mantienen, aun cuando se controla por otras variables convencionales que se citan en la literatura como determinantes importantes de la confianza institucional. Tanto el Modelo I como el II muestran un efecto contextual significativo relacionado con la incidencia de pandillas en los barrios, independientemente del efecto positivo y significativo que ejerce la variable sobre las percepciones ciudadanas del desempeno economico del gobierno, al igual que la preferencia electoral por el partido politico del presidente de turno.

Para evaluar la magnitud del efecto de la incidencia pandilleril en los barrios sobre la confianza en el gobierno, se procede a representar los resultados del Modelo I de forma grafica. Especificamente, con base al Modelo I se estima la probabilidad de tener un alto grado de confianza en el gobierno (puntaje de 6 o 7 en la escala del 1-7 en la variable dependiente) a diferentes niveles de incidencia pandilleril en los barrios (5). El Grafico II muestra los resultados en terminos de probabilidades.

Como se puede observar, en los barrios salvadorenos donde la incidencia de las pandillas es mas alta, la confianza en el gobierno nacional es considerablemente menor. Los resultados basados en el Modelo I muestran que la probabilidad de tener una alta confianza en el gobierno nacional es en promedio de 27,6 puntos porcentuales en los barrios con una menor incidencia de pandillas y solamente de 20,2 en aquellos donde hay mas vulnerabilidad al control territorial y a la violencia por pandillas. En otras palabras, la confianza en el gobierno nacional se reduce en 7,4 puntos porcentuales cuando se comparan los barrios con menor y mayor incidencia pandilleril. Este es el efecto neto de la incidencia de las pandillas en los barrios, independientemente de que las personas entrevistadas reportaran haber sido victimas del crimen o no; de sus preferencias electorales; de si tienen una opinion favorable sobre el desempeno economico del gobierno, entre otros factores. Es importante indicar que esta disminucion es estadisticamente significativa.

El Modelo II muestra los resultados del modelo de multinivel que evalua la segunda hipotesis ([H.sub.2]), la cual sugiere que el efecto de la victimizacion por crimen a nivel individual sera un determinante menos importante en barrios asediados por las pandillas. La estimacion de este modelo involucra la incorporacion de un termino de interaccion entre el indice de incidencia pandilleril a nivel de barrio y la variable a nivel individual de victimizacion por crimen. Como se muestra en la Tabla I (Modelo II), el coeficiente de este termino de interaccion no es significativo, lo cual da un primer indicio de apoyo empirico a la segunda hipotesis. Sin embargo, para determinar el efecto de la interaccion entre variables se hace necesario presentar graficamente los resultados, ya que un efecto interactivo solo se puede evaluar si se toman todos los terminos asociados con las variables involucradas simultaneamente. El Grafico III muestra la probabilidad de expresar un nivel alto de confianza en el gobierno nacional (puntaje de 6 o 7 en la escala de 1 al 7), tanto para victimas como para no victimas del crimen a cada nivel de incidencia pandilleril en los barrios.

El Grafico III muestra claramente que los datos sustentan la segunda hipotesis. En barrios con niveles relativamente bajos de incidencia pandilleril, los individuos que han sido victimas del crimen muestran un menor nivel de confianza en el gobierno nacional. Tal como se observa, cuando el indice de incidencia pandilleril toma valores relativamente bajos, los intervalos de confianza asociados a victimas y no victimas del crimen no se cruzan, lo cual indica que la diferencia en el nivel de confianza en el gobierno nacional entre victimas y no victimas es estadisticamente significativa. Sin embargo, se observa que, a niveles altos de incidencia de pandillas, no solamente el promedio general de confianza en el gobierno nacional es mas bajo, sino que tambien la diferencia en el nivel de confianza entre victimas y no victimas del crimen no es estadisticamente significativa--los intervalos de confianza para cada uno de estos grupos se cruzan--.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que el nivel de confianza en el gobierno es bajo entre victimas del crimen tanto en barrios con baja o alta incidencia de maras, aunque se mantiene un poco mas bajo en los barrios donde las pandillas son predominantes. Entre los residentes que no han sido victimas, se observa una disminucion mas pronunciada cuando se comparan los barrios con el nivel promedio mas bajo y alto de vulnerabilidad al control y violencia de pandillas. Especificamente, esta disminucion es de cerca de 7 puntos porcentuales.

VI. CONCLUSIONES

En este articulo se demuestra como la actividad pandilleril en los barrios salvadorenos esta erosionando un componente importante de la legitimidad politica: la confianza en el gobierno nacional. Este resultado tiene implicaciones importantes para la democracia. Cuando se experimentan altos niveles de crimen y violencia, la perdida de confianza en el gobierno puede llevar a los ciudadanos a confiar mas en otras instituciones o actores, cuyos metodos para erradicar el crimen organizado pueden no siempre estar apegados a la ley. De hecho, alternativas mas autoritarias son mas probables de ser consideradas como una opcion cuando no se confia en gobiernos democraticos.

Los resultados presentados subrayan la importancia de la aplicacion de politicas efectivas para la prevencion de la violencia en el contexto centroamericano no solo para erradicar la violencia en el largo plazo, sino tambien para lograr alcanzar el apoyo ciudadano a instituciones del Estado. Si el gobierno no muestra capacidad de gobernar efectivamente y, por lo tanto, capacidad de atacar las causas estructurales de la violencia causada por las pandillas, no gozara de un apoyo ciudadano generalizado.

Tanto victimas como no victimas del crimen muestran un bajo nivel de confianza en el gobierno nacional cuando se vive en un contexto marcado por el control y vulnerabilidad a la violencia de pandillas, aun cuando se puede estar satisfecho con el desempeno economico del gobierno o apoyar al partido politico del presidente de turno. Por lo tanto, este estudio demuestra que las actitudes politicas de las victimas del crimen son unicamente mas negativas que las de ciudadanos que no han sido victimas cuando se vive en contextos de poca incidencia de pandillas.

De esta manera, este estudio demuestra como la inseguridad en el barrio generado por las pandillas afecta las orientaciones politicas de la mayoria de sus residentes, incluso las de aquellos que no han sido victimas del crimen. Menores niveles de confianza en el gobierno en barrios con una alta incidencia de pandillas pueden ser el resultado de una percepcion mas negativa sobre la capacidad del gobierno nacional de enfrentar el problema de seguridad y brindar alternativas de vida a los jovenes en riesgo, pero tambien el resultado de la marginalizacion que sufren muchos de estos barrios y el limitado acceso que sus habitantes tienen a bienes publicos. En barrios controlados por pandillas y propensos a la violencia, el vinculo entre el Estado y la ciudadania es mas tenue, en parte porque las instituciones del Estado no tienen libre acceso a estos territorios.

Ante la violencia descontrolada que El Salvador ha vivido en los ultimos anos, el Estado ha respondido con medidas que en el corto plazo parecen haber disminuido la tasa de homicidios en el ultimo ano. Sin embargo, la formula para afrontar el problema de la violencia ha sido el uso indiscriminado de la violencia por parte de la policia y el aparato militar. Esta politica de <<super mano dura>>, claramente no ataca las causas estructurales de la violencia en El Salvador y, por lo tanto, no mitiga los factores de riesgo que llevan a jovenes a unirse o ser reclutados forzosamente a las maras. Al mismo tiempo, este tipo de politica vulnera uno de los pilares fundamentales de la democracia: la proteccion de los derechos humanos. El reto en Centroamerica, particularmente en El Salvador, es como lograr bajar la tasa de homicidios y al mismo tiempo asegurar la proteccion de principios democraticos, implementando politicas publicas que, en el largo plazo, lleven de manera sostenible a barrios mas seguros y jovenes con mayores oportunidades.

DOI: https://doi.org/10.14201/alh2017774766

VII. BIBLIOGRAFIA

Booth, John A. y Seligson, Mitchell A. The Legitimacy Puzzle in Latin America: Political Support and Democracy in Eight Nations. Cambridge University Press, 2009.

Carranza, Marlon. Politicas juveniles y rehabilitacion de mareros en El Salvador. En idies, eric, IUDOP, NITLAPAN-DIRINPRO (eds.). Maras y pandillas en Centroamerica: politicas juveniles y rehabilitacion. Volumen III. Managua: UCA Publicaciones, 2004: 15-86.

Ceobanu, Alin; Wood, Charles y Ribeiro, Ludmila. Crime Victimization and Public Support for Democracy: Evidence from Latin America. International Journal of Public Opinion Research, 2011, vol. 23 (1): 56-78.

Corbacho, Ana; Philipp, Julia y Ruiz-Vega, Mauricio. Crime and Erosion of Trust: Evidence for Latin America. World Development, 2015, vol. 70 (June): 400-415.

Cordova, Abby. How Gang Activity in Neighborhoods Undermines Democracy: Impacts on Electoral and Non-Electoral Participation in El Salvador (documento de trabajo en preparacion para publicacion), 2017.

Cordova, Abby y Layton, Matthew. When Is Delivering the Goods Not Good Enough? How Economic Disparities in Latin American Neighborhoods Shape Citizen Trust in Local Government. World Politics, 2016, vol. 68 (1): 74-110.

Cruz, Miguel. Pandillas y capital social en Centroamerica. En ERIC, IDIES, IUDOP, NITLAPAN-DIRINPRO (eds.). Maras y pandillas en Centroamerica: pandillas y capital social. Volumen II. Managua: UCA Publicaciones, 2004: 277-327.

Cruz, Miguel. La transformacion de las maras centroamericanas. Cuestiones de Sociologia, 2014 (10): 1-7.

Easton, David. A Re-Assessment of the Concept of Political Support. British Journal of Political Science, 1975 (4): 435-457.

El Faro (2016, 20 de noviembre). La mafia de pobres que desangra a El Salvador. En linea: https://elfaro.net/es/201611/salanegra/19580/La-mafia-de-pobres-que-desangra-El- Salvador.htm.

Espinal, Rosario; Hartlyn, Jonathan y Morgan Kelly, Jana. Performance Still Matters. Explaining Trust in Government in the Dominican Republic. Comparative Political Studies, 2006, vol. 39 (2): 200-223.

Hetherington, Marc. Why Trust Matters: Declining Political Trust and the Demise of American Liberalism. Princeton: Princeton University Press, 2005.

Hiskey, Jonathan y Bowler, Shaun. Local Context and Democratization in Mexico. American Journal of Political Science, 2005, vol. 49 (1): 57-71.

Huckfeldt, Robert. Politics in Context: Assimilation and Conflict in Urban Neighborhoods. New York: Agathon Press, 1986.

Huckfeldt, Robert y Sprague, John D. Citizens, Politics, and Social Communication: Information and Influence in an Election Campaign. New York: Cambridge University Press, 1995.

LAPOP. Barometro de las Americas. Proyecto de Opinion Publica en America Latina. Universidad de Vanderbilt. https://www.vanderbilt.edu/lapop-espanol/.

Lipset, Seymour Martin. Some Social Requisites of Democracy: Economic Development and Political Legitimacy. American Political Science Review, 1959, vol. 53 (1): 69- 105.

Malone, Mary Fran T. The Rule of Law in Central America: Citizens' Reactions to Crime and Punishment. New York: Bloomsbury Publishing, 2014.

Mendez, Floribel y Trejos, Juan Diego. Costa Rica: Un mapa de carencias criticas para el ano 2000. En Rosero Bixby, Luis (ed.). Costa Rica a la luz del censo del 2000. San Jose: Centro Centroamericano de Poblacion de la Universidad de Costa Rica, 2004.

Mishler, William y Rose, Richard. What Are the Origins of Political Trust? Comparative Political Studies, 2001, vol. 34 (1): 30-62.

Miraglia, Paula; Ochoa, Rolando y Briscoe, Ivan. Transnational Organized Crime and Fragile States. OCED Working Papers, 2012.

Norris, Pippa. Critical Citizens. Global Support for Democratic Governance. Oxford, New York: Oxford University Press, 1999.

Palomo Contreras, Areli. Friendly Mistrust: Coping with the Rule of Gangs in a Salvadoran Community. Dissertation Manuscript. University of California, San Diego, 2016.

Pedraza Farina, Laura; Miller, Spring y Cavallaro, James L. No Place to Hide: Gang, State, and Clandestine Violence in El Salvador. Cambridge: Harvard University Press, 2010.

Perez Sainz, Juan Pablo. Exclusion social y violencias en territorios urbanos centroamericanos. San Jose: FLACSO, 2015.

Perkins, Douglas D. y Taylor, Ralph B. Ecological Assessments of Community Disorder: Their Relationship to Fear of Crime and Theoretical Implications. American Journal of Community Psychology, 1996, vol. 24 (1): 63-107.

Rodgers, Dennis. Youth Gangs and Violence in Latin America and the Caribbean: A Literature Survey. Latin America and Caribbean Region Sustainable Development Urban Peace Program. Working Paper no. 4. Washington, D.C.: World Bank, 1999.

Rodgers, Dennis y Baird, Adam. Understanding Gangs in Contemporary Latin America. En Decker, Scott H. y Pyrooz, David C. (eds.). Handbook of Gangs and Gang Responses. New York: Wiley, 2015: 478-502.

Rodgers, Dennis y Muggah, Robert. Gangs as Non-State Armed Groups: The Central American Case. Contemporary Security Policy, 2009, vol. 30 (2): 301-317.

Rodriguez, Jose A. y Sanabria, Jorge. Maras y Pandillas, Comunidad y Policia en Centroamerica. San Jose: Demoscopia, 2007.

Savenije, Wim y Van der Borgh, Chris. Violence and Resilience in Gangland: Coping with the Code of the Street. En Kruijt, Dirk y Koonings, Kees (eds.). Violence and Resilience in Latin-American Cities. London: Zed Press, 2015: 90-107.

Skogan, Wesley. Disorder and Decline: The State of Research. Journal of Research in Crime and Delinquency, 2015, vol. 52 (4): 464-485.

Snijders, Tom A. B. y Bosker, Roel. Multilevel Analysis: An Introduction to Basic and Advanced Multilevel Modeling. Los Angeles: Sage Press, 2012.

UNODC. United Nations Office on Drugs and Crime. Global Study on Homicide. Vienna: UNODC, 2013.

Wolf, Sonja. Mano Dura: The Politics of Gang Control in El Salvador. Austin: University of Texas Press, 2017.

WB. The World Bank. Crime and Violence in Central America: A Development Challenge. Washington, D.C., 2011.

Zetino, Mario; Brioso, Larissa y Montoya, Margarita. Dinamicas de violencia en los territorios salvadorenos. En Perez Sainz, Juan Pablo (ed.). Exclusion social y violencias en territorios urbanos centroamericanos. San Jose: FLACSO, 2015: 99-139.

Abby Cordova

Universidad de Kentucky, Estados Unidos

[correo] abby.cordova@uky.edu

Fecha de recepcion: 6 de mayo del 2017

Fecha de aceptacion y version final: 6 de noviembre de 2017

(1.) La autora agradece los comentarios y las sugerencias de dos revisores anonimos de America Latina Hoy, Revista de Ciencias Sociales. Los datos utilizados en este articulo fueron colectados como parte de un estudio llevado a cabo por el Proyecto de Opinion Publica para America Latina (LAPOP) en la Universidad de Vanderbilt, el cual tuvo como objetivo principal evaluar programas de desarrollo de la Agencia Internacional para el Desarrollo de los Estados Unidos (USAID) en America Central. La autora agradece a LAPOP por el acceso a los datos y a USAID por brindar el financiamiento para el proyecto. La autora de este estudio fungio como la investigadora lider del proyecto, estando a cargo de su diseno metodologico, coordinacion y monitoreo del trabajo de campo.

(2.) Para los propositos de este estudio, los terminos <<pandillas>> y <<maras>> se utilizan como sinonimos. Algunos autores, sin embargo, distinguen entre ambos, indicando que las pandillas, a diferencia de las maras, tienen origenes locales. Las maras en El Salvador son vistas como agrupaciones que tienen su origen en los Estados Unidos, y que operan tanto a nivel local como internacional.

(3.) Esta carta fue previamente aprobada por el Institutional Review Board (IRB) de la Universidad de Vanderbilt, en Estados Unidos.

(4.) Al comparar las caracteristicas sociodemograficas de las personas encuestadas que forman parte de la muestra en los 71 barrios, con las caracteristicas de los individuos entrevistados como parte de la encuesta representativa nacional de LAPOP para el ano 2010, solo se observan diferencias muy pequenas en algunas variables sociodemograficas, tales como el nivel de educacion, el genero y la edad. Esto sugiere que la encuesta de opinion publica a nivel barrio que aqui se emplea refleja bien las caracteristicas de la poblacion general en El Salvador.

(5.) Para el calculo de las probabilidades se utilizo el comando <<margins>> en Stata 14.2. Los intervalos de confianza asociados con las probabilidades se estimaron utilizando el metodo Delta. Las probabilidades se calcularon tomando en cuenta los valores reales de cada variable para cada individuo en la muestra.

Leyenda: GRAFICO I NIVEL DE INCIDENCIA PANDILLERIL EN LOS BARRIOS INCLUIDOS EN LA MUESTRA

Leyenda: GRAFICO II PROBABILIDAD PROMEDIO DE CONFIAR EN EL GOBIERNO NACIONAL EN BARRIOS CON DIFERENTES GRADOS DE INCIDENCIA PANDILLERIL

Leyenda: GRAFICO III PROBABILIDAD PROMEDIO DE CONFIANZA EN EL GOBIERNO NACIONAL ENTRE VICTIMAS Y NO VICTIMAS POR CRIMEN EN BARRIOS CON DIFERENTES GRADOS DE INCIDENCIA PANDILLERIL
TABLA 1 EFECTO DE LA ACTIVIDAD PANDILLERIL A NIVEL DE BARRIO SOBRE
LA CONFIANZA EN EL GOBIERNO NACIONAL

                                              MODELO I    MODELO II

Variables agregadas a nivel de barrio

Incidencia pandilleril                        -0.014 **   -0.015 **
                                               (0.005)     (0.005)
Nivel de crimen y violencia                     0.042       0.043
                                               (0.029)     (0.029)
Nivel de pobreza                                0.237       0.234
                                               (0.194)     (0.194)

Interaccion entre variables a nivel
individual y de barrio

Incidencia pandilleril x victimizacion por                  0.007
crimen                                                     (0.010)

Variables a nivel individual

Victimizacion por crimen                      -0.267 **     -0.608
                                               (0.097)     (0.473)
Miedo a ser victima del crimen                -0.669 ***  -0.671 ***
                                               (0.104)     (0.104)
Percepcion economia personal                    0.002       0.002
                                               (0.002)     (0.002)
Percepcion economia nacional                   -0.000      -0.000
                                               (0.002)     (0.002)
Percepcion desempeno economico del gobierno   0.639 ***   0.639 ***
                                               (0.022)     (0.022)
No voto (=0; 1=voto por partido oposicion)      0.053       0.054
                                               (0.073)     (0.073)

Voto partido del presidente (=0; 1=voto por   0.260 **    0.261 **
  partido oposicion)                          (0.080)     (0.080)
Anos de escolaridad                           0.004       0.004
                                              (0.008)     (0.008)
Hombre (=1; 0=mujer)                          0.018       0.018
                                              (0.058)     (0.058)
Quintiles de riqueza                          -0.016      -0.016
                                              (0.021)     (0.021)
Edad                                          0.005 *     0.005 *
                                              (0.002)     (0.002)
_cons                                         4.232 ***   4.194 ***
                                              (0.373)     (0.377)
Num. observaciones                            3, 962      3,962
Num. barrios                                  71          71

* p < 0.05; ** p < 0.01; *** p < 0.001 (errores estandares en
parentesis). Se incluyen en ambos modelos efectos fijos para
cada municipio.

Fuente: Elaboracion propia.
COPYRIGHT 2017 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cordova, Abby
Publication:America Latina Hoy
Article Type:Ensayo
Date:Dec 1, 2017
Words:9014
Previous Article:PROXIMIDAD IDEOLOGICA EN LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES DE COSTA RICA, EL SALVADOR Y HONDURAS.
Next Article:MUJERES AFROCOSTARRICENSES Y MULTICULTURALISMO TARDIO: REFORMA DE LA CONSTITUCION DE LA REPUBLICA (BLANCA) DE COSTA RICA.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters