Printer Friendly

LA GESTION FORMATIVA EN CENTROS UNIVERSITARIOS BAJO UN ENFOQUE DE VALORES/TRAINING MANAGEMENT IN UNIVERSITY CENTERS UNDER A VALUES APPROACH/GESTAO DE TREINAMENTO EM CENTROS UNIVERSITARIOS SOB UMA ABORDAGEM DE VALORES.

Introduccion

Derivado que hoy dia el mundo contemporaneo esta expuesto a numerosos cambios asociados a los grandes avances de la ciencia y la tecnologia, las instituciones publicas como las organizaciones privadas suelen verse inmersas en escenarios que caracterizados por la complejidad e incertidumbre, claman por respuestas para atender las demandas y retos que impone la misma sociedad de informacion y conocimiento.

Tales requerimientos sugieren entre otras consideraciones, exigencias relacionadas con la adecuacion de los conocimientos tecno-cientificos y desde estas premisas, puntualmente las instituciones de educacion universitaria deben atender en su mision formadora las obligaciones en las diferentes areas del saber con una concepcion axiologica. Ello por lo tanto, debe ser consecuente con el compromiso de educar a ciudadanos proactivos, competentes, emprendedores, honestos y sensibles, capaces de asumir su responsabilidad social con el desarrollo local, nacional e internacional. De esta manera, cabe estimar que los profesionales universitarios deben tener una formacion integral, entendida como aquella contentiva de los conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes y valores civicos, morales y eticos para asumir la corresponsabilidad de las situaciones problematicas pertinentes a las demandas socioeducativas.

En este contexto, la educacion que se desarrolla en las universidades debe ser capaz de propiciar la adquisicion de conocimientos pertinentes que conlleven a la formacion tecnico-cientifica con el desarrollo de capacidades de aprendizaje de contenidos y metodos de relevancia academica, estableciendo a nivel teorico los criterios para el mejoramiento continuo de este proceso que reconozca el valor que tiene la formacion de los profesionales en estas instituciones.

En atencion a los planteamientos anteriores, el proposito de este ensayo esta dirigido a reflexionar acerca de la formacion profesional desde la configuracion axiologica de la responsabilidad social en la gerencia universitaria, para lo cual algunas consideraciones de orden teorico-practico vinculantes con la gestion formativa (valores, proyectos sociales, saberes, gerencia) integran el contenido respectivo del presente estudio, en el entendido del beneficio que aportan en el referido proceso.

Marco teorico

El desarrollo del talento humano en la formacion profesional, debe ser el objetivo fundamental de la educacion universitaria de calidad, dirigida entre otros aspectos a la estimulacion de las capacidades intelectuales favorecedora de la formacion teorica-practica. Por ello, se requiere de un ambito axiologico encaminado a incrementar las potencialidades de los estudiantes en la construccion de aprendizajes pertinentes con las exigencias del entorno global, con miras a responder a las demandas derivadas de los avances de la ciencia, la tecnologia y la sociedad del conocimiento.

En este sentido, Imbernon (2013), explica como la sociedad del conocimiento se acoge la idea de la comunicacion y el acceso universal a la informacion. Por eso, al hacer mencion a los avances tecno-cientificos, es importante identificar donde se articulan los saberes y el conjunto de valores con las demandas de la formacion profesional para dar soporte cualitativo a la gestion academica en las aulas de clase universitaria. Desde esta orientacion, la gestion academica considera a los directivos y docentes como los agentes encargados de la divulgacion y creacion de conocimiento, ante lo cual, el proceso respectivo no solamente tiene un cariz pedagogico, sino que se entrelaza con procesos de corte administrativo y tecnico como parte de los elementos integrantes del servicio y mandato que debe propiciarse.

Consecuente con ello, vale destacar la concepcion de Castellanos (2006), cuando sostiene que la gerencia de aula esta referida a todo lo que el docente hace en la misma que no es instruccional, quien aparte de gestionar las tareas socioeducativas como elemento primario, maneja conflictos, comunicacion y toma de decisiones con disposicion al cambio, circunstancias estas que integradas como parte del diseno academico, permiten impartir y facilitar una formacion integral a los profesionales que requiere el pais. De la misma manera, Aquino (2011) plantea que el docente debe propiciar como parte de la tarea academica, la innovacion, la creatividad y los valores compartidos y por tal razon, los procesos destinados al uso de las estrategias, recursos de ensenanza y logro del aprendizaje significativo, asi como las acciones realizadas para conseguir la atencion de los estudiantes o provocar su cooperacion para elevar la calidad educativa, se constituyen en vias de apoyo a tales fines. De esta manera, deben propiciarse colateralmente relaciones afectivas desde la promocion de los valores de la solidaridad, el companerismo, la aceptacion y sobre todo el respeto reciproco, para estar en constante interaccion y comunicacion bidireccional en el marco del quehacer academico desde la perspectiva formativa. Por ello, el objeto de la actividad del docente universitario no se limita solo a la formacion del futuro profesional, sino a la orientacion de su aprendizaje lo cual requiere un proceso dinamico que involucre en cierta medida y al margen de la transmision de los conocimientos, un cuerpo complementario de desarrollo y/o consolidacion de habilidades, afectos, actitudes, formas de comportamiento y valores consonos con el medio socio-cultural donde se desenvuelve.

La axioloqia y el quehacer universitario

Etimologicamente, la axiologia procede del frances axiologie formado por los terminos griegos axios (valor) y logos (estudio, teoria), y en consecuencia se vincula fundamentalmente con los valores o juicios de valor (Diccionario Enciclopedico Larousse, 2009).

La teoria trata de explicar el hecho que la percepcion de la realidad suele derivar de experiencias de lo vivido y la episteme entrelaza concepciones sobre los valores, lo etico y lo personal, lo cual como constructos teoricos procuran generar resultado teoretico. En el Diccionario de Psicologia y Educacion (1999), se senala que el conjunto de razonamientos y reflexiones axiologicas de un determinado asunto implican la nocion de eleccion del ser humano por los valores morales, eticos, esteticos y espirituales en la formacion profesional. En tal sentido, son muchas las dilucidaciones de los valores como consecuencia de los distintos ambitos, necesidades y conductas conexas. Ortega y Gasset (1973), los relacionan con las "creencias o convicciones profundas sobre las cosas, los demas y nosotros mismos, que guian la existencia humana, en funcion de las cuales tomamos nuestras decisiones" (p.1). Por ello, la axiologia en la formacion profesional ademas de las posturas teoricofilosoficas, se encarga de investigar estas concepciones civicas y eticas, y en este contexto, emerge la necesidad ineludible de profundizar en los elementos que la conforman en la sociedad.

En el mismo orden de ideas y para el caso que ocupa este estudio, Gonzalez y Lopez (2014), senalan que la universidad como ente formador, tiene un papel decisivo en el desarrollo social, economico, politico y cultural de un pais. Por su parte, Lopez y Puevo (2016), sostienen que se requiere de profesionales de alto nivel reflexivo y formacion axiologica con una base etica solida, que conlleve al desarrollo de actitudes proactivas para estar a la vanguardia con los constantes cambios, asi como para la adquisicion de experiencias alternativas en la gestion de la formacion profesional. Derivado de ello, el pensamiento filosofico da un paso hacia la comprension de los puntos clave de la axiologia existencial, es decir, de los valores fundamentados en la accion inherente a la formacion profesional, en la cual Ibanez (2004), senala "la perfeccion o dignidad real o irreal, existente o posible, que rompe nuestra indiferencia, provocando nuestra estimacion, porque responde a nuestras tendencias y necesidades" (p.1). Esta concepcion hace alusion a la valoracion que las personas dan a su entorno y su relacion con los demas, como lo explica Radio (2000), al ubicar los valores como aquello que hace que una persona o cosa sea estimada, ante lo cual, Ortega y Minguez (2001), sostienen que:
Son como ventanas abiertas al mundo que nos rodea a traves de la cual,
y solo a traves de ella, observamos las cosas y los acontecimientos;
los juzgamos o valoramos, tambien a los demas y a nosotros mismos. Es
el conjunto de creencias basicas, el esqueleto o arquitectura que da
sentido y coherencia a nuestra conducta (p.1).


Son precisamente estos principios los que orientan las conductas y los comportamientos en los ambitos socioeducativos, sobre todo aquellos destinados a la formacion profesional. Senalan Elexpuru y Medrano (2002), que se trata de "ideales que dan sentido a nuestras vidas, expresados a traves de las prioridades que elegimos, que se reflejan en la conducta humana y que constituyen la esencia de lo que da significado a la persona, que nos mueven y nos motivan" (p.12). En este contexto, lo que es valorado por las personas representa en principio una decision individual producto de la cultura personal, pero factible de moderarse a traves de la formacion profesional con vistas al desarrollo de practicas utiles encaminadas a la convivencia social. Tanto mas y con base en el cuerpo de preceptos aplicables al ambito universitario promovido por la Organizacion de las Naciones Unidas (2007), se destaca la necesidad de incorporar en los programas de estudio, principios asociados con la responsabilidad social y formar en competencias para generar valor sostenible en los distintos ambitos del saber. Por ello, resulta ineludible que incluso en el plano de la misma evaluacion del aprendizaje, se integre sustantivamente un componente etico, el cual, siguiendo a Garcia, Pinero, Pinto y Carrillo (2009), amerita el establecimiento de valores de manera consensuada entre docente y alumnos.

La responsabilidad social universitaria

De Fatima, Baptista y Contreras (2016), senalan que se debe llevar a cabo un proceso de reflexion acerca de la importancia de los valores de participacion ciudadana para asumir los retos inherentes del complejo entorno, donde prevalecen problemas economicos, sociales y ambientales que obstaculizan el desarrollo de las sociedades. Este sentimiento en la formacion profesional, debe promover una responsabilidad social que genere un impacto individual y colectivo.

En concordancia con Didriksson (2016), las instituciones de educacion superior en America Latina de la cual Venezuela forma parte, sucumben a una serie de presiones relacionadas a necesidades sociales que la empujan a definir una vision y politica mas precisa en la gestion universitaria, sobre todo en lo concerniente a la configuracion de una formacion profesional que desarrolle la responsabilidad social como un modelo de gestion sostenible.

La responsabilidad social es un termino bastante novedoso y dificil de delimitar. En palabras de Vallaeys (2006), "la responsabilidad social es un movimiento joven, mundial, polimorfico, que involucra muchos actores de diversos horizontes y con diversos intereses" (p. 45). En los ultimos tiempos es entendida como la dimension etica de toda institucion, la cual deberia incorporar politicas, estructuras y estrategias de gestion adecuadas a su actividad diaria. Tomando esta afirmacion como punto de partida, podria destacarse que aun es un concepto que esta en construccion y que nace estrechamente vinculado con el de responsabilidad social en las empresas, mas conocida y difundida en los ultimos tiempos, sin dejar de reconocer paradojicamente, que es en las universidades donde se forman a los profesionales que han de laborar en aquellas. Por ello, la responsabilidad social se vincula con una dimension etica que todo ente debe tener como parte de su vision y razon de ser. Segun Benavides, Alameda y Villagra (2002), el termino:
RSE reconoce que existe dicha responsabilidad, que las acciones que
llevan a cabo las empresas tienen unas consecuencias que hay que prever
y que el unico modo de enfrentarse con tales situaciones es desarrollar
sistemas de valores que reflejen la voluntad de asumir estas
responsabilidades en lugar de traspasarla a otros (p. 42).


Por lo tanto, se podria decir que la responsabilidad social vendria a representar el conjunto de practicas eticas que forman parte de la estrategia corporativa, cuyo fin es producir beneficios para todas las partes interesadas promoviendo y vinculando actividades que impulsen el desarrollo de la comunidad donde estan inmersas y generando en los empleados mayor compromiso con la labor social. En tal sentido y como se senalo precedentemente, si bien el ambito empresarial ha sido el primero en acoger y desarrollar esta idea, la reflexion acerca de la responsabilidad social ha empezado a darse igualmente en la esfera universitaria. Como afirma Diaz (2009):
La universidad como centro de desarrollo y promocion del conocimiento
tiene la responsabilidad de propiciar una mejor toma de conciencia de
los problemas mundiales como los perjuicios causados al medio ambiente,
los riesgos tecnologicos, la crisis economica, la pobreza, el hambre,
entre otros, mediante la promocion, en el seno de su formacion, de un
pensamiento complejo y plural, basado en la solidaridad, etica,
cooperacion-colaboracion cientifica, humanistica y tecnologica. La
sociedad actual avanza en la medida en la que se genera, apropia y
utiliza el conocimiento, creado u obtenido localmente, para atender a
la necesidades de desarrollo y construir su propio futuro (p.67).


En este espacio, la formacion profesional debe tomar en cuenta los cambios producidos en los ultimos anos en el orden economico, tecnologico, politico, social y cultural en relacion con las exigencias a las cuales debe hacer frente las universidades para llevar un proceso de participacion e intercambio con las comunidades, gremios y empresas. De la misma manera, las casas de estudios universitarias deben adquirir la responsabilidad de realizar una revision de las funciones relacionadas con la docencia, investigacion y extension para dar respuestas a los requerimientos cientificos, tecnologicos y sociales derivados de las necesidades en el mercado laboral.

En correspondencia con lo planteado, Sanchez (2007) manifiesta que la responsabilidad social universitaria hace "un llamado a las instituciones de ensenanza superior a reconstruir y reelaborar la cultura y el saber para desarrollar una sociedad mas justa y humana" (p. 12). Son precisamente estos planteamientos los que llevan a una gerencia en el ambito academico enfocada hacia la formacion profesional que despierte el interes en el compromiso por asumir acciones con sentido etico en la sociedad del conocimiento desde una vision mas amplia, y en palabras de Morin (1999), apuntalada de manera que:
La conciencia de nuestra humanidad en esta era planetaria nos deberia
conducir a una solidaridad y a una conmiseracion reciproca del uno para
el otro, de todos para todos. La educacion del futuro debera aprender
una etica de la comprension planetaria (p. 41).


Por consiguiente, la responsabilidad social universitaria involucra una mayor obligacion con la sociedad y por tanto un rediseno de formas de gestion e iniciativas vinculantes tanto con su naturaleza como en su relacion con los distintos grupos de interes (Ministerio de Educacion de Espana, 2011), lo cual implica siguiendo a De la Cuesta (2011), incidir en servicios educativos que con sustento en la etica y promocion de valores ciudadanos, permitan generar mayor valor agregado en los participantes para hacer frente a las acciones acometidas.

En consecuencia y de acuerdo a Duran, Fuenmayor, Cardenas y Hernandez (2016), cabria esperar por parte del sector universitario un rol mucho mas integrador con el sector organizacional fungiendo como generadora de principios y modelos que permitan garantizar su sostenibilidad a lo largo del tiempo, bajo concepciones integrales que permitan combinar lo profesional y lo etico en el campo respectivo. De hecho y desde el plano axiologico, algunas acciones en materia de responsabilidad social de las instituciones de educacion superior pueden estar orientadas entre otras consideraciones, a la promocion de estrategias o actividades de corte inclusivo sustentadas en valores y conductas de quienes las lideran y forman parte de su nucleo de trabajo. Por lo tanto, este tipo de iniciativas tal como lo senalan Lescher, Lescher y Caira (2015), pueden desarrollarse mediante la docencia, investigacion y extension, circunstancias por demas mas palpables en paises desarrollados.

Algunas implicaciones

El docente universitario en su gerencia de aula y con vistas al proceso de ensenanza-aprendizaje de calidad, debe desarrollar el compromiso academico con coherencia, pertinencia y efectividad. De acuerdo a Garcia (1999), el papel del docente como gerente, parte de la adecuada y pertinente organizacion de iniciativas para transformarlas en fines, para lo cual, Salazar (1994) explica que algunos de los roles asumidos por el facilitador estan circunscritos a instaurar un ambiente propicio, contribuir a despertar los propositos de los estudiantes, promover el establecimiento de metas en la formacion profesional, organizar los recursos para el aprendizaje, y considerarse a si mismo, como un recurso flexible dispuesto a cooperar en la mision de formar integralmente a los futuros profesionales. En tal sentido y para poder arrogarse el rol de gerente, el docente debe asumir una actitud reflexiva frente a la ensenanza como parte de su labor, por lo que concentrar buena parte de sus esfuerzos en motivar a los estudiantes en la excelencia como valor social representa uno de los aspectos de ese quehacer educativo, que combinadamente con el desarrollo de proyectos y divulgacion de conocimientos, permitirian contribuir a la satisfaccion de necesidades inherentes del entorno.

Mendez (2004), parte de la idea que la excelencia debe ser entendida como el proposito de esforzarse en ser cada dia mejor y plantear metas exigentes que conviertan al sujeto en un ser apto y socialmente realizado, que es en cierta medida parte de lo que se persigue en una formacion profesional integral. En este orden de ideas, Garcia (2004) muestra la preeminencia de los avances en la gerencia educativa en terminos de responder a los requerimientos de informacion para la solucion de problemas de gestion de las instituciones universitarias, Jarrin (2012) plantea modificar metodologias de ensenanza y facilitar un entorno interactivo y critico que incida en la calidad del saber, y Romero (2008), senala que la responsabilidad social universitaria consiste en "colocar a la persona en el centro de nuestra preocupacion y llevarla a la ensenanza, a la investigacion y a las decisiones que se tomen como parte de la universidad y mas alla de ella" (p. 5), lo cual significa un retomar desde las funciones de docencia y extension, y promover un despertar de la conciencia de los estudiantes sobre el compromiso axiologico con su desempeno como futuros profesionales. Asi, la responsabilidad social debe incorporarse como elemento critico en los planes estrategicos de las instituciones universitarias, toda vez que no puede desvincularse su conexion con la sociedad y con la variedad de grupos de interes con quienes se relaciona (Rodriguez, 2010; Prieto y Paz, 2011).

Reflexiones finales

A partir de los planteamientos senalados precedentemente, se reafirma la necesidad de disponer de proyectos educativos que vinculantes con la formacion profesional impartida en las universidades, esten dirigidos al desarrollo humano desde un ambito axiologico capaz de permear el perfil, las especialidades y las competencias de manera holistica, y en consecuencia, ser articulada con los principios de desarrollo social sostenible para la transmision de saberes y formacion de profesionales como ciudadanos igualmente responsables.

A tal efecto, la responsabilidad social universitaria debe ir mas alla de acciones formativas que dificulten su trascendencia. Cualesquiera de los programas efectuados en el plano academico debe involucrar no solamente las actividades puntuales referidas en si, sino colateralmente asentar la esencia de valores que consoliden las mismas actividades. La formacion en el aula, acompanada de la investigacion y extension debe servir de eje del proceso respectivo y propiciar la integracion efectiva y sostenible con comunidades y grupos de interes bajo un esquema sustentado en lo moral. Por consiguiente, la capacitacion como tal debe inculcar transversalmente principios de solidaridad y honestidad, que conectados con aquellos otros en las areas academicas previstas, permita establecer una relacion simbiotica entre principios y efectividad en el plano que corresponda. Asi, la responsabilidad social debe convertirse en un ingrediente de los procesos educativos y ser entendida desde los espacios de docencia, investigacion y extension como un principio guia, en donde los proyectos pueden ser desarrollados con participacion de la empresa privada, de la comunidad en general y con quienes de alguna manera pueden aportar beneficios desde el ambito de sus competencias.

Por ello, bajo la concepcion academica es perentorio articular saberes, valores y necesidades para redisenar estrategicamente la gestion respectiva e incrementar cualitativamente la formacion en las aulas de clase universitaria. En este espacio, el acceso a la informacion y el examen de los cambios en todos los ordenes de la sociedad, representan insumos clave para que los centros educativos puedan favorablemente incidir con su participacion en el intercambio con los distintos grupos de interes y construir soluciones ante la demandas de problemas bajo una mirada practica sin menoscabo de la conciencia etica que debe reflejarse.

Es por tanto, esta vision axiologica sustentada en diversos valores los que deberian orientar en buena medida la labor academica desde las aulas, con miras a impulsar y reforzar en los estudiantes actitudes encaminadas a que la transferencia y aplicacion de los saberes se mantenga impregnada de eficiencia, probidad y compromiso social. Por ello, la universidad no puede permanecer ajena a este tipo de reflexion y en consecuencia debe abocarse mas sostenidamente en la promocion de programas y proyectos que simbioticamente y bajo las limitaciones que dieran lugar, contribuyan al bien comun y la justicia social.

Referencias Bibliograficas

Aquino, H. (2011). La Gerencia de Aula y Aprendizaje. Fuente: http://desarrollogerencialyliderazgouft.blogspot.com/2011/11/la-gerencia-de-aula-y-aprendizaje.html. [Consultado: 02-01-2018].

Benavides, J., Alameda, D. & Villagra, N. (2002). Comunicacion y cultura en la sociedad del conocimiento. Madrid: Fundacion General de la Universidad Complutense.

Castellanos, E. (2006). Gerencia de Aula y Estrategias de Aprendizaje. Fuente: http://www.monografias.com/trabajos55/gerencia-de-aula/gerencia-de-aula.shtml. [Consultado: 02-01-2018].

De Fatima, M., Baptista, M. & Contreras, H. (2016). La innovacion social en el contexto de la responsabilidad social empresarial. In Forum Empresarial, 17 (1), 31-63.

De la Cuesta, M. (2011). Responsabilidad Social Universitaria. http://www.fundacioncarolina.es/es-ES/nombrespropios/Documents/NP DelaCuesta1105.pdf. [Consultado 02-01-2018].

Diaz, E. (2009). Necesidad de un modelo de desarrollo economico sustentable. Revista Forestal latinoamericana. 19 (I) 35, 65-78.

Diccionario de Psicologia e Educacion (1999). Conselleria de Educacion e O.U. da Xunta de Galicia. Espana: Direccion Xeral de Politica Linguistica.

Diccionario Enciclopedico Larousse (2009). Fuente: http://es.thefreedictionary.com/axiolog%C3%ADa]. [Consultado: 01-01-2018].

Didriksson, A. (2016). La universidad desde su futuro. Revista Proposicoes, 15 (3), 63-73.

Duran, S., Fuenmayor, A., Cardenas, S. & Hernandez, R. (2016). Emprendimiento como proceso de responsabilidad social en Instituciones de educacion superior en Colombia y Venezuela. Desarrollo Gerencial, 8 (2), 58-75. ISSN: 2145-5147 (On Line). Universidad Simon Bolivar. Barranquilla-Colombia.

Elexpuru, I., Medrano, C. (2002). El desarrollo de los valores en las instituciones Educativas. Bilbao: Mensajero, CIDE.

Garcia, B. (1999). Educacion universitaria, investigacion y gerencia en la calidad de vida. Ciencias de Gobierno. 5, 87-102.

Garcia, B., Pinero, M., Pinto, T. & Carrillo, A. (2009). Evaluacion y gerencia participativa de los aprendizajes en el aula, una mirada en la practica evaluativa en el tiempo. Redalyc. 33 (2), 25-50.

Garcia, J. (2004). Ambientes Con Recursos Tecnologicos. Escenarios Para La Construccion De Procesos Pedagogicos. San Jose. Costa Rica: Universidad Estatal A Distancia.

Gonzalez, K., Lopez, J. (2014). Responsabilidad Social Universitaria. Apuntes para un Modelo de RSU. Caracas: Revista de Comunicacion. Centro Gumilla.

Ibanez, J. (2004). Programas de Educacion Moral: Criterios para su Eleccion y para su Puesta en Practica. Proyecto Educacion en Valores. ATEI.

Imbernon, F. (2013). La profesion docente en la globalizacion y la sociedad del conocimiento. Barcelona-Espana: Editorial Aguilar.

Jarrin, F. (2012). El docente como gerente en la calidad del aprendizaje y trabajo en equipo. Daena: International Journal of Good Conscience. 7 (2), 61-72.

Lescher, M., Lescher, I. & Caira, N. (2015) Responsabilidad social universitaria en Maracaibo, Venezuela. Telos, 17 (2), 196-207.

Lopez, R., Puevo, M. (2016). La universidad y las profesiones. Educatio Siglo XXI, 34 (3), 233-238.

Mendez, M. (2004). Gerencia de Aula en el Proceso Ensenanza Aprendizaje en la Asignatura Sistemas Operativos en el Area de Aduanas. Trabajo de Grado no Publicado. Universidad de Carabobo, Valencia.

Ministerio de Educacion de Espana (2011). La Responsabilidad Social de la Universidad y el Desarrollo Sostenible. Extraido de: http://www.crue.org/Sostenibilidad/CADEP/Documents/Documentos/24. La_RSU_y_el_desarrollo_sostenible_2011.pdf. [Consultado:2018, Enero 1].

Morin, E. (1999). Los Siete Saberes Necesarios para la Educacion del Futuro. Traduccion Medellin-Colombia: UNESCO.

Organizacion de las Naciones Unidas (2007). Principios para una Educacion Responsable en Gestion. Extraido de: http://www.unprme.org/resource-docs/EDUCACIONRESPONSABLEPRME_encastellano.pdf. [Consultado: 2017, Diciembre 12].

Ortega, P., Gasset, J. (1973). Obras Completas. Vol. VI. Madrid, Revista de Occidente.

Ortega, P., Minguez, R. (2001). Los Valores en la Educacion. Barcelona: Ariel.

Prieto, R., Paz, A. (2011). Responsabilidad social universitaria. Una vision estrategica de corresponsabilidad en la universidad Dr. Jose Gregorio Hernandez. Maracaibo, Venezuela.

Radio, J. (2000). El sentido de los valores en la ensenanza. Mexico: Uteha.

Rodriguez, J. (2010). Responsabilidad Social Universitaria: Del discurso simbolico alos desafios reales. En De la Cuesta Maria, De la Cruz, Cristina y Rodriguez, Jose (2010) Responsabilidad Social Universitaria. Produccion Editorial: Gesbiblo, S. L. Espana.

Romero, C. (2008). Sobre la responsabilidad social en la PUCP. Lima-Peru: Editorial Pontificia Universidad Catolica del Peru.

Salazar, J. (1994). Gerencia de Aula. Trabajo de grado entregado para publicacion. Barquisimeto: UPEL.

Sanchez, C. (2007). La responsabilidad social universitaria (RSU) en el contexto del cambio de la educacion superior. Brasil: Virtual Educa.

Vallaeys, F. (2006). Breve Marco Teorico de Responsabilidad Social Universitaria. Fuente: www.spring-alfa-pucv.cl/wp.../03/Breve-Marco-Teorico-RSU-Francois-Vallaeys.pdf. [Consultado: 2018, Enero 1].

Juan Carlos Pernia

Abogado, Universidad Catolica del Tachira. Profesor Asociado, Decanato de Ciencias Economicas y Empresariales. Magister Scientiarum Contaduria, Mencion Auditoria, Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, UCLA, Barquisimeto-Venezuela.

Email: jpernia@ucla.edu.ve, https://orcid.org/0000-0003-2880-8098

Juan Carlos Pernia

Lawyer, Catholic University of Tachira. Associate Professor, Dean of Economic and Business Sciences. Magister Scientiarum Accountancy, Audit Mention, Lisandro Alvarado Centroccidental University, UCLA, Barquisimeto-Venezuela. Email: jpernia@ucla.edu.ve, https://orcid.orq/0000-0003-2880-8098

Juan Carlos Pernia

Advogado, Universidade Catolica do Tachira. Professor Associado, Decanato de Ciencias Economicas e Empresariais. Mestre em Contadoria, Mencao Auditoria, Universidade Centroccidental Lisandro Alvarado, UCLA, Barquisimeto-Venezuela.

Email:jpernia@ucla.edu.ve, https://orcid.org/0000-0003-2880-8098

Recibido: 08/01/2018

Aprobado: 20/04/2018
COPYRIGHT 2018 Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado. Centro de Investigacion CI-DAC
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:ENSAYO/TEST/JULGAMENTO
Author:Pernia, Juan Carlos
Publication:Gestion y Gerencia
Date:May 1, 2018
Words:4663
Previous Article:SISTEMA DE ANALISIS DE RIESGOS Y PUNTOS CRITICOS DE CONTROL (HACCP) EN UNA EMPRESA DE ALIMENTOS BALANCEADOS PARA ANIMALES/HAZARD ANALYSIS AND...
Next Article:OBSTACULOS QUE IMPIDEN ALCANZAR LA EFICIENCIA PRODUCTIVA EN EMPRESAS VENEZOLANAS. PERIODO: 2007-2015/OBSTACLES TO ACHIEVE PRODUCTIVE EFFICIENCY IN...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters