Printer Friendly

LA CONSTRUCCION DEL PAISAJE CHALCHIHUITENO EN LA CUENCA DEL SANTIAGO BAYACORA, DURANGO, MEXICO.

The construction of the Chalchihuiteno landscape in the Santiago Bayacora Basin, Durango

La construction du paysage Chalchihuiteno dans le bassin de Santiago Bayacora, Durango

A construcao da paisagem Chalchihuiteno na bacia de Santiago Bayacora, Durango

Introduccion

La forma y distribucion de los asentamientos prehispanicos en el centro-oeste de Durango guarda fuertes similitudes tanto con grupos mas al norte, como con pueblos mesoamericanos. Sin embargo, la manera particular en que los chalchihuitenos dispusieron sus asentamientos parece responder a un proceso de construccion del paisaje, en el cual se apropiaron del entorno natural, usando su entorno edificado y no edificado para generar un lugar vivido fisica y simbolicamente. El presente trabajo busca entender este proceso de apropiacion del espacio en estos grupos para dar forma a la huella arqueologica que podemos observar hoy en dia, tomando como ejemplo una serie de construcciones dispuestas en las inmediaciones de la Cuenca del Rio Santiago Bayacora, Durango, entre los anos 550-1250 d.C. Esto se realiza mediante un analisis espacial desde la perspectiva de la arqueologia del paisaje (Criado Boado, 1993; Ingold, 1993; Knapp y Ashmore, 1999; Parcero, 2009; Tilley, 1994).

Los trabajos arqueologicos en Mexico estan focalizados principalmente en el centro y sur del pais (Braniff, 2009; Hers, 2004: 525; Reyes, 2004), en tiempos recientes se han trabajado diversos sitios en el norte y occidente que nos abren las puertas a nuevas maneras de entender las dinamicas sociales y de distribucion espacial de los grupos prehispanicos. En decadas pasadas se asumia la interdependencia de la monumentalidad con el nivel de desarrollo de un grupo indigena y por tanto lo infructifero de estudiar el norte de Mexico (Bernal, 1979: 176). Planteamientos como el de la arqueologia del paisaje dan paso a entender la complejidad de las sociedades a partir de identificar el espacio como dinamico y en constante transformacion. La ausencia de grandes construcciones en el norte no implica la inexistencia de desarrollos complejos, como ejemplo de ello los trabajos de grupos nomadas (Arriata, 1992), mas bien es una invitacion a entender a estos grupos bajo distintas perspectivas. El presente trabajo identifica algunas estrategias de apropiacion del entorno que pueden estar relacionadas con las dinamicas socioculturales de quienes construyeron el paisaje en el Santiago Bayacora.

Esto parte de la asuncion de que las estructuras socioculturales tienen un reflejo en los patrones reconocibles de distribucion de las edificaciones, puesto que los constructores participan y estan imbuidos de dicho sistema (Rapoport, 2003: 162). El tema ha sido poco abordado para el norte de Mexico, este vacio de informacion es una serie limitante para el entendimiento y explicacion de los vestigios que aun existen en esta area.

El proposito de este estudio fue entender a profundidad una pequena porcion de los asentamientos distribuidos a partir de una delimitacion geografia que fue la subcuenca hidrologica de Santiago Bayacora (SBA), en donde planteamos la posibilidad de que nuestra interpretacion se pueda replicar para el resto del Valle de Guadiana, el cual guarda fuertes similitudes fisicas y culturales con SBA, e incluso una gran parte de la vertiente oriental de la Sierra Madre Occidental mantiene esas condiciones de empatia.

Los paisajes en arqueologia

La ubicacion de los asentamientos humanos se ha reconocido como una combinacion de varios factores que desembocan en una eleccion racional con una percepcion simbolica (Rapoport, 1977; Tilley, 1994: 5). En ese sentido el paisaje reconoce la practicidad en el proceso de eleccion de la vivienda, los recursos y las comodidades que no se pueden negar como factor importante en la vida del ser humano (Thomas, 2001: 17), de ahi que: "los lugares que se hacen ocupar adquieren, a traves del tiempo, conjuntos particulares de significados y connotaciones que son al menos parcialmente interpretables de la evidencia arqueologica y parecen ser demasiado importantes como para ser ignorados" (Tilley 1994: 8). El paisaje en realidad se refiere a multiples paisajes conviviendo en un mismo lugar, aqui lo entenderemos como un sistema de significacion a traves del cual se reproduce y se transforma la vida social, explorando procesos estructuralmente organizado. El paisaje, sobre todo, representa una forma de ordenamiento conceptual que hace hincapie en las relaciones (Tilley, 1994), en este caso una relacion entre el hombre y la naturaleza.

La manera de ver la relacion del humano con su entorno ha sido un tema recurrente en los estudios de arqueologia desde la formacion misma de la disciplina, sin embargo en los ultimos 30 anos ha tomado un rumbo distinto, la determinacion del ambiente hacia el accionar del ser humano (cfr. Palerm y Wolf, 1980) ha dado paso a multiples maneras de entender esta relacion; una de ellas es la arqueologia del paisaje, que permite a los investigadores integrar diferentes perspectivas teoricas, incluso mientras existan estas construcciones en tension unos con otros debido a su cualidad teorica de "rango intermedio" (Anschuetz et al., 2001: 161-165; Tilley 1994: 4). Cabe senalar que no existe una sola percepcion teorico-metodologica pues: "la arqueologia del paisaje no es una sola cosa: viene en una desconcertante variedad de sabores. Para algunos, el paisaje es una idea cultural, algo que se contempla y se intuye, por lo que la actividad de hacer arqueologia del paisaje es subjetiva, interpretativa, cognitiva y posmoderna" (1) (Kowalewski 2008: 251).

De esta manera, nos damos cuenta de que en realidad existen muchos "paisajes", de hecho "paisajes" en plural es muy significativo pues no solo hay diferentes tendencias teoricas en su entendimiento, tambien hay distintas formas metodologicas, conceptuales y hasta semanticas de entender el paisaje en arqueologia. Justamente uno de los fundamentos del posicionamiento teorico que aqui se utiliza es que existen varias construcciones del paisaje en el sentido historico que se superponen en un mismo espacio de manera estratigrafica (Parcero, 2009) y en donde el paisaje es "un ente dinamico de la accion social que se va construyendo de forma progresiva y que en un momento concreto cualquiera es resultado de la superposicion de numerosos paisajes sucesivos" (Ingold, 1993).

Entendemos "paisaje" como la apropiacion del entorno natural y su modificacion cultural para dotar de sentido al espacio vivido por parte de los antiguos habitantes a traves del tiempo. La ubicacion del sitio y la distribucion de las construcciones se explican como el resultado de una combinacion de procesos de toma de decisiones "racionales" donde estan involucrados parte o todos los factores mencionados (Tilley, 1994: 1). No se busca establecer una division polar entre una supuesta racionalidad economica y la de una logica cultural o simbolica, sino sugerir que cada una ayuda a constituir a la otra (Tilley, 1994: 2), esto resulta esencial pues no se niegan otras posibilidades de interpretacion acerca de la construccion del paisaje. En el Valle de Guadiana debieron existir multiples maneras de apropiarse del espacio, a lo largo del tiempo y dependiendo de las personas que habitaron el lugar, es decir han existido multiples paisajes (Thomas, 2001). Estos paisajes pueden ser interpretados desde la manera en que se integran y afrontan su entorno las sociedades, una de las formas mas sobresalientes de hacerlo es a traves de las edificaciones. (2)

Los vestigios de esas edificaciones es lo que llega a nosotros a manera de registro arqueologico y por tanto son susceptibles de ser interpretados "los lugares que se hacen ocupar adquieren, a traves del tiempo, conjuntos particulares de significados y connotaciones que son al menos parcialmente interpretables de la evidencia arqueologica y parecen ser demasiado importantes como para ser ignorados" (Tilley, 1994: 2). De este modo, podemos asumir una relacion entre la estructura sociocultural del pueblo que edifico, y al mismo tiempo significo un lugar significo y la interpretacion que de ella se hace a traves de sus vestigios (Rapoport, 1969). La profunda relacion de las personas con el lugar que habitan ha sido ampliamente desarrollada (Keating, 2000; Smith, 2007; Stark, 2015; Thomas, 2001; Tilley, 1994, 2004; Tuan, 1977).

El espacio y los lugares en arqueologia

Las discusiones acerca de las concepciones del espacio en arqueologia tomaron un papel importante a partir del arribo de la nueva arqueologia o arqueologia procesual, que a su vez habria retomado los postulados de la nueva geografia. Para muchos de ellos, el espacio era una dimension abstracta o un marco vacio en el que se desarrollaban las actividades humanas, esto trajo consigo la perspectiva de que las actividades y el espacio eran conceptualmente y fisicamente diferentes y solo relacionados contingentemente. Era algo que se podia medir objetivamente en terminos de una geometria abstracta de escala, al estilo euclidiano, de esta manera el espacio era, una nada, una superficie simple para la accion, que carecia de sentido (Ingold, 1993; Thomas, 2001, 2001a; Tilley, 1994, 2004).

Esta manera mecanizada de concebir al espacio respondio a un espiritu neopositivista de ver a la geografia y la arqueologia. "Todo podria representarse graficamente de manera objetiva en los mapas" (Tilley, 1994:16). Se generan modelos que parecian explicar objetivamente el espacio (vease Clark, 1972), con la llegada del pos-procesualismo se mantuvo el principio matematico del analisis espacial fragmentado y con una separacion entre el sujeto (humano) y el objeto (naturaleza) (Cfr. Hodder y Orton, 1976).

Ante esta situacion y bajo una fuerte critica hacia esta manera objetivizante de ver el espacio, la arqueologia del paisaje concibe una espacialidad en donde los seres humanos viven y son en el mundo (inspirado en la fenomenologia de Heidegger). El espacio vivido entra en oposicion al espacio geometrico medido, graficado, matematico, cartografico. Se busca ya no ver al espacio como un marco contendor de la accion humana, sino como parte integral e indivisible del propio ser "Los individuos solo se conocen teleologicamente, a traves de las obras que les han sobrevivido, en tanto que el contexto de dinamica social que los interconecta y que les imbuye un significado mas alla del de simple resto arqueologico esta ausente (Thomas, 1993: 6). De esta manera el espacio se produce socialmente y esta contextualmente constituido (Parcero, 2009; Thomas, 2001; Tilley, 1994: 7-8).

Esto no quiere decir que la informacion generada desde visiones del espacio procesualistas no puedan ser usadas en la actualidad, de hecho, se reconoce la importancia del rigor metodologico con el que fueron concebidos, la diferencia es de orden epistemologico y no metodologico, asi tenemos que "el paisaje permite a los investigadores acomodar, si no integrar, perspectivas teoricas diversas, incluso si esos constructos entran en tension unos con otros. Mediante esta caracteristica, un enfoque de paisaje, definido explicitamente, podria facilitar el puente entre la Arqueologia procesual y la postprocesual." (Anschuetz et al., 2001: 2).

A partir de una serie de principios filosoficos, los planteamientos criticos del paisaje buscaron ver mas alla del espacio y la naturaleza como recipientes pasivos de la accion humana. Estos postulados liberan al hombre de una determinacion causal y asume que este se ha convertido en el arbitro de la realidad, de modo que lo que existe es lo que se ha presentado ante el hombre (Heidegger 1977:130).

Para poder clarificar las diferencias y postulados basicos del paisaje, Anschuetz et al. (2001) plantean algunos paradigmas principales: El paisaje no es sinonimo de ambientes naturales, los paisajes son sinteticos, los paisajes son un producto cultural, a traves de sus actividades diarias, creencias y valores, las comunidades transforman los espacios fisicos en lugar significativo. Los paisajes son el escenario de todas las actividades de la comunidad. Estos paisajes no son solo construcciones de las poblaciones humanas, sino tambien el medio en que esas poblaciones sobreviven y se sostienen.

Distintos autores (Anschuetz et al., 2001; Knapp y Ashmore, 1992; Parcero, 2009; Thomas, 2001; Tilley, 1994) mencionan que al ser el paisaje una construccion social, una de sus caracteristicas es tener un contexto historicosocial especifico, es decir dependera de cada lugar y momento. Por tanto, no existiria un paisaje sino multiples paisajes que se sobreponen y transforman. De esta manera el paisaje

esta en constante reformulacion y reconstruccion (...) es estratigrafico como resultado de la superposicion y destruccion de elementos preexistentes. Sin embargo, su genesis es, resultado de la imposicion del presente sobre todo en los paisajes, en plural (Parcero, 2009: 15-17).

Entonces los paisajes son construcciones dinamicas, de cada comunidad y cada generacion, (reconociendo la heterogeneidad que en el interior de estas categorias puede existir), Las cuales imponen su propio mapa cognitivo en un mundo interconectado (Thomas, 2001). La Arqueologia del Paisaje se ha esforzado en romper con la distincion entre los aspectos "cotidianos" y "rituales" de la experiencia vivencial, diferentes personas pueden experimentar y entender el mismo paisaje (Ingold, 1993). En su lugar busca mostrar que diferentes maneras de percibir el paisaje estan relacionadas con la condicion historico-social de los individuos, por lo tanto, habria una superposicion de paisajes individuales, en relacion con su condicion social, paisajes historicos y la imposicion de nuestra propia concepcion de paisaje sobre todas las demas (Thomas, 2001).

El paisaje es pues una construccion en la cual el espacio se produce socialmente y se suma al sentido del cual se le dota historicamente. El espacio no seria algo en si, ni es nada tampoco, no es marco ni contenedor, es lo que se construye en cuanto a sentido y esta construccion es permanente. El estudio que se plantea aqui refiere un momento especifico en la constante construccion de paisajes, y es aquel en que los habitantes de SBA deciden colocar sus edificaciones en una posicion del paisaje y con una distribucion particular.

Esta distribucion espacial muestra el uso racional del entorno natural y las estrategias de apropiacion del paisaje, lo cual refleja en cierta medida la estructura sociocultural, observada desde la estratigrafia horizontal y vertical del asentamiento, la intervisbilidad y el analisis de materiales. Las condiciones sociohistoricas que permitieron este tipo de emplazamiento no son asequibles aun, pero evitar las categorizaciones estaticas de la construccion del espacio es un paso mas.

Tiempo y espacio de la cuenca del rio Santiago Bayacora

La delimitacion espacial que hemos seguido es dada por la subcuenca hidrografica del rio Santiago Bayacora, una de las que bajan de la Sierra Madre Occidental hacia el Valle de Guadiana en las inmediaciones de la actual ciudad de Durango (Figura 1). El espectro temporal considerado para la ocupacion chalchihuitena fue propuesto por Kelly (1971: 3-4) abarcando del 550 d.C. al 1350 d.C., revisado por Hers (2004: 530-540) y por Punzo (Punzo y Ramirez, 2008: 10), este ultimo se apoyo en fechamientos absolutos por medio de termoluminiscencia, determinan una cronologia mas constrenida por un lapso de cien anos (550 d.C.-1250 d.C.).

La informacion presentada aqui es el producto de varios anos de trabajo de campo y gabinete generada por un equipo de arqueologos adscritos al Proyecto de Investigaciones Arqueologicas del Centro-Oeste de Durango (PIACOD), dependiente del Centro INAH Durango, y dirigido por Jose Luis Punzo. La metodologia empleada en general para la recoleccion de datos fue por prospecciones arqueologicas y varias excavaciones (Punzo et al., 2010), el recorrido se realizo mediante muestreo aleatorio estratificado (Cerrato, 2011) con recoleccion de materiales tambien estratificada. El PIACOD registro casi un centenar de sitios en todo el Valle de Guadiana, de ellos 28 se localizaron en el SBA (Punzo et al., 2010). El espectro de ocupacion temporal de los sitios arqueologicos en el valle es similar en proporcion al del SBA, en este ultimo tenemos que el 54% son de ocupacion Chalchihuitena, el 23% tepehuanos, 4% modernos y 19% no identificados.

Las investigaciones arqueologicas en Durango tienen sus primeros antecedentes en los trabajos de Brand (1939) y Manson (1937), pero tienen un momento esencial con las investigaciones de Charles Kelly (1971). Tras un impase de varios anos vuelve la arqueologia al estado con los proyectos encabezados por Hers (2004) y Guevara (2003); finalmente las investigaciones de Punzo (2013) y Zavala (2013) dan un nuevo impulso a la arqueologia de la region. En otro espacio se ha profundizado en la manera en que se ha venido construyendo el imaginario del pasado prehispanico en Durango (Muniz et al., en prensa), adicionalmente se prepara una publicacion que compila las investigaciones individuales en el marco del PIACOD, como lo es el presente trabajo.

Metodologia de trabajo

Los primeros patrones de distribucion espacial de los asentamientos que se observaron a partir del registro de los sitios en el Valle de Guadiana mostraban una predileccion de los asentamientos chalchihuitenos hacia las entradas de los canones, que se formaban para justo antes de internarse en la sierra (Punzo, 2016) Sin embargo, parecia haber una serie de sitios pequenos dispersos en las estribaciones de las montanas. Por su parte, los sitios pre-ceramicos eran pocos, dispersos y ubicados sin patron aparente. Los sitios tepehuanos parecian preferir las partes medias de las laderas en las faldas de las estribaciones de la sierra.

La informacion se colecto desde el 2004 hasta 2010, por ello habia ligeras discrepancias en los criterios utilizados para el registro de sitio. Con fines practicos para este escrito se sintetiza y unifican los datos, siendo responsabilidad exclusiva de los autores cualquier alteracion, omision o exclusion de la informacion contenida en los informes finales y bases de datos (Punzo et al., 2006, 2007, 2008, 2009, 2010).

El registro de los sitios fue a partir de prospecciones arqueologicas con reconocimiento sistematico y recoleccion controlada a juicio, esto mediante transeptos que siguieran las topoformas, las cuales habrian sido evaluadas previamente en su potencial de yacimientos por medio de herramientas de Sistemas de Informacion Geografica (SIG), ademas de agregar, como estrategia la sugerencia de accidentes en el terreno como indicador de posibles yacimientos. Tras la localizacion de algun vestigio arqueologico se procedia al cambio de estrategia en transeptos lineales equidistantes, de acuerdo con la cantidad de investigadores en el momento con el reconocimiento y registro de los elementos arqueologicos presentes para el llenado de una cedula elaborada por el PIACOD. En la ficha se incluia informacion como sus coordenadas UTM (WGS84) asi como su altura en metros sobre el nivel del mar (msnm) y posteriormente se da una breve descripcion de sus caracteristicas principales.

Con esta informacion y siguiendo el planteamiento teorico de entender la ubicacion en el paisaje se tomaron en cuenta cinco variables distintas:

I. La ubicacion del asentamiento en funcion de su posicion horizontal y vertical o texto

II. Las dimensiones del asentamiento

III. Los elementos arquitectonicos presentes

IV. La Inter visibilidad

V. El analisis de materiales

A continuacion se describen las caracteristicas de cada una de las variables, las cuales toman en cuenta la posible eleccion racional de la ubicacion del asentamiento y se reagrupan en una interpretacion final que permita discernir patrones en la distribucion espacial.

Estratigrafia vertical y horizontal de los asentamientos

Fisiograficamente hay dos grandes ejes a tomar en cuenta en cuanto a la ubicacion de los asentamientos, el vertical, que se refiere a la altitud y el horizontal, a la distancia que ocupa con referencia al inicio de la sierra y con respecto a las topoformas existentes en el valle. El analisis de estos dos elementos se fundamenta en los conceptos de la arqueologia del paisaje, de acuerdo con Manana et al. "la arquitectura surge cuando el espacio empieza a ser conformado y estructurado por los elementos fisicos: los fundamentales son los horizontales y los verticales (Manana et al., 2002: 17). Los valores maximos de densidad de monumentos coinciden con areas elevadas e interiores con respecto a las topoformas (entradas y partes medias de los canones), esto contrasta con las zonas planas o muy accidentadas (que pueden ser el valle mismo o el fondo de los canones) que presentan una densidad mas baja de asentamientos (Figura 2).

La primera categoria de nuestro analisis fue la localizacion de los sitios de acuerdo con su posicion vertical, cuya caracterizacion esta dada por la topoforma y altitud de los emplazamientos. La division propuesta es cima de la montana (partes altas de los cerros en las estribaciones de la sierra), ladera de montana, que son las pendientes que bajan de las partes altas de la sierra hacia el valle o al fondo del canon, ademas de las mesas altas y cerros tipo sombreretillo.

Los resultados de la distribucion de los sitios del SBA indican que los sitios en ladera de montanas alcanzaban el 50% de la totalidad, mientras que en las mesas altas se ubica el 22%, en la cima de los cerros 7%, en cerros tipo sombreretillo tambien 7% y 14% en mesas bajas. El hecho de que al menos la mitad de los sitios en el SBA se asientan en las laderas de la montana, y que esto coincida tambien con la distribucion de los sitios Tepehuanos, puede responder a la cualidad productiva de estos espacios, en donde se podrian colocar terrazas de contencion y generar espacios de actividad agricola. Las mesas altas y los cerros tipo sombreretillo parecen ser los sitios mas comunes para los asentamientos chalchihuitenos, conformados por varios conjuntos arquitectonicos, en particular en lo correspondiente a los periodos tempranos (Fase Ayala-Las Joyas, 550-950 d.C.), mientras que las mesas bajas tienen presencia chalchihuitena predominantemente en periodos tardios (950-1250 d.C., Fase Tunal-Calera).

El hecho de que el acceso al agua y la posibilidad de crear terrazas, tanto en las mesas altas como en los cerros tipo sombreretillo, sean dificiles (haciendo la subsistencia mas complicada), nos permite suponer que la razon para que el 29% de los emplazamientos se encuentre en estas zonas es por razones, mas bien, de tipo ideologico. De este modo, la ocupacion de zonas altas es un patron comun para los periodos tempranos, cuando el posicionamiento sociopolitico estaba en una epoca de consolidacion. Siguiendo esta idea, la mesa alta mas uniforme y con mejor posicion visual en el SBA es La Mesa del Encinal, en donde se localizan dos de los sitios mas grandes y complejos registrados: Mesa del Encinal (MEN1) y Cerro del Gato (CEG).

Por otro lado, existen varias mesas bajas en los alrededores del Santiago Bayacora. Sin embargo, las unicas dos que se usaron para asentar poblaciones prehispanicas fueron la de Pilar de Zaragoza (PIL) y la de Plan de Ayala (PAY). El rango de altitudes totales para la ubicacion de los asentamientos es amplio, pues va de los 1 890 msnm (PIL) hasta los 2 070 msnm (Cordon de la Presa o COP), generando condiciones ambientales y edafologicas variables, pues en un area de cerca de ocho kilometros de largo. Tenemos ademas un rango de 180 m de altura y por lo menos tres nichos ecologicos distintos con sus respectivas zonas ecotonales. Cabe resaltar que el 90% de los sitios de ocupacion chalchihuitena se localizan en el margen Norte de la cuenca (Figura 2).

La segunda categoria de analisis es la estratigrafia horizontal, que se refiere a la distribucion de los asentamientos de acuerdo con su posicion con respecto a la cuenca que se forma al contacto con el valle. En el interior de esta forma geografica hay distintas condiciones ambientales que pueden ser un factor esencial para la eleccion del emplazamiento. Dada esta diversidad, se determino clasificar los espacios horizontales en fondo, cauce y entradas, en donde la mayor parte de los sitios se localizan en la entrada (68%), de los cuales casi todos son chalchihuitenos, los pocos sitios en el cauce (14%) son en su mayoria tepehuanos, mientras los del fondo de canon (18%) son tanto tepehuanos como modernos (Figura 3).

Dimensiones

Se realizaron analisis cuantitativos de tamano en metros cuadrados para medir el asentamiento relativo, asi como la cantidad de estructuras y conjuntos en su interior, (3) para comparar posteriormente los resultados en terminos cualitativos. La dimension de un sitio es un indicador trascendente, siempre y cuando se le asocie con otras variables como por ejemplo la densidad de materiales o la variabilidad de las estructuras, ya que nos puede hablar de la importancia que tuvo el lugar en terminos relativos, es decir comparado con otros sitios del Valle de Guadiana. Tradicionalmente, los yacimientos de mayores dimensiones han sido asociados a los lugares rectores en un sistema social. En la siguiente grafica se resume la informacion acerca de las dimensiones de los sitios de ocupacion chalchihuitena (Figura 4).

De los cinco sitios mas grandes, dos tienen condiciones muy similares: Pilar de Zaragoza y Plan de Ayala, pues estos son mesas bajas colocadas en la entrada del valle y son ocupados intensamente en el periodo tardio (Fase Tunal-Calera). Cerro del Chiquihuitillo esta en un cerro tipo sombreretillo a la entrada del valle y tiene una ocupacion temprana (Fase Ayala-Las Joyas); los tres tienen en comun que hacia el interior de su topoforma hay zonas habitacionales y civico-religiosas. El sitio Mesa del Encinal 1 se localiza en una mesa alta y solo se registraron espacios civico-religiosos y habitacionales de elite, mientras que Cordon del Huarache se ubica en la ladera de la montana y es un sitio habitacional. El resto de los sitios son habitacionales de dimensiones pequenas.

Elementos arquitectonicos

Otros aspectos esenciales para entender la dinamica sociopolitica en la cuenca del SBA son la disposicion y el tipo de construcciones. En el marco del PIACOD se desarrollo una propuesta de clasificacion de dichas construcciones para el

Valle de Guadiana (Murguia y Muniz, 2013). En esta, se muestra que las tecnicas constructivas utilizadas en el valle estuvieron siempre cenidas a lo que el entorno proporcionaba a los habitantes, sin recurrir a materiales aloctonos.

Se propusieron tres niveles de analisis arquitectonicos: los elementos de la construccion, estructuras y el conjunto arquitectonico. El primero se refiere a aquellos componentes individuales como muros, piso, accesos; las estructuras son el conjunto de elementos concatenados de forma funcional para dar como resultado lugar en donde desarrollar alguna actividad, esto es cuartos, pasillos, patios, plazas entre otras; finalmente, el conjunto arquitectonico se refiere a la agrupacion de estructuras de manera interconectada por ejemplo, un conjunto habitacional que tiene cuartos, pasillos, patios entre otros (Ching 2000). Con fines de visualizacion se realizo una reconstruccion hipotetica con herramientas del Sistema de Informacion Geografica (SIG) (Figura 5), permitiendo entender la distribucion espacial de las estructuras al interior de un conjunto y definir estos ultimos, paso necesario para poder cuantificarlos.

El cuarto es la estructura mas comun, en ellos se pueden realizar funciones domesticas, de almacenaje e incluso rituales. Tenemos cuartos sencillos, dobles, triples y cuadruples, siendo estos ultimos los mas escasos, solo localizados en el sitio Mesa del Encinal 1 y en la Ferreria (Punzo et al., 2007). Los triples son poco comunes los tenemos registrados en la Ferreria y Plan de Ayala. Los cuartos dobles son un rasgo distintivo de la ocupacion chalchihuitena en Durango (Tsukada, 2006: 48-49), especialmente en la Fase Ayala-Las Joyas (Punzo, 2013; Punzo et al., 2008). Los cuartos sencillos son la expresion minima de construccion, por lo que estan presentes en todos los sitios con arquitectura chalchihuitena.

Los pasillos y corredores son un claro ejemplo del manejo de la movilidad en un conjunto. Entendemos por pasillos los espacios mas largos que anchos que distribuyen el acceso y el flujo satisfactorio de una estructura a otra. El corredor podra tener dimensiones similares, solo que este comunicara a distintos espacios de distribucion dentro de una misma estructura. En el SBA tenemos la presencia de pasillos en por lo menos los asentamientos: CEG, CDH1, CECH y PAY.

La mayor concentracion de elementos arquitectonicos los encontramos en los sitios MEN1, CCH y PAY, pero al anadir las variables de patios y plazas tenemos que sitios como MEN, CCH y HUA tienen un comportamiento diferente, esto puede responder a las funciones que cada uno puede estar teniendo, por ejemplo, PAY y CCH se mantienen mas o menos constante en sus variables, lo que puede indicarnos un espacio pluri-funcional, mientras que el resto de los sitios, pueden estar cumpliendo cada uno una funcion distinta, mas especifica.

Si la plaza es definida en parte como un espacio para funciones publicas (Arancon, 1992), la ausencia de estas en sitios como CAL, SBA3, CDH2 y su cercania con MEN que tiene la mayor cantidad de plazas en el SBA pueden indicarnos una relacion de dependencia o predominancia de este ultimo sobre los primeros. Es interesante notar que tanto CCH como PAY tienen un comportamiento constante y similar entre ellos en cuanto a la proporcion de estructuras-patios-plazas y conjuntos que pueden referirnos a estos como sitios autosuficientes -por lo menos no dependientes- en terminos ideologicos.

Finalmente, se comparan las dos categorias: las dimensiones contra la cantidad de estructuras (como parametro cuantitativo de la actividad arquitectonica) mostrandose un comportamiento diferencial. En primer termino, PAY seria el sitio mas extenso en el SBA aunque no el que tiene mayor cantidad de estructuras, lo cual resulta en una interesante anomalia, los dos sitios con mas estructuras son MEN1 y CDH1, mientras que CCH y PIL tienen un comportamiento similar en sus proporciones; ambos tienen baja densidad de estructuras con relacion a su tamano, el resto de los sitios, los mas modestos en un sentido de distribucion espacial, tienen un comportamiento proporcionalmente similar al de MEN1 y CDH1, donde hay un equilibrio entre sus dimensiones y cantidad de las estructuras contenidas en los distintos sitios (Figura 6).

Intervisibilidad

La intervisibilizacion es una categoria operativa usada en arqueologia para definir la capacidad visual desde y hacia un lugar, la conforma la visibilidad y la visibilizacion, que son herramientas de analisis en el registro arqueologico para poder entender los procesos sociales de los pueblos estudiados (Chatford, 2007; Criado-Boado, 2000; Bermejo, 2009; Gonzalez, 2001; Parcero y Alvarez, 2006; Smith, 2007). Criado Boado define a la visibilizacion "como la forma en como un elemento arqueologico es visto, mientras que la visibilidad es la panoramica que se domina desde el". De igual manera apunta que la intervisibilidad es "la relacion visual entre los elementos" (Criado Boado, 1999: 9). La diferencia es fundamental, puesto que la capacidad o ausencia de visibilidad y visibilizacion estan determinando el papel que cada actor tiene en el desarrollo de la practica social. De manera ideal, el ser visto implica una posicion desventajosa frente al que observa (Criado Boado, 1991; Foucault, 1979; Parcero, 2009). Asi tenemos que la accion de hacer algo visible, nos permite acceder a la sociedad que lo creo y mas particularmente su concepcion del espacio.

Para realizar las pruebas de intervisibilidad se uso el software ArcMap 9.3. En el se montaron los mapas arquitectonicos modificados en la plataforma Autodesk-AutoCAD (Figura 7), sobre un modelo de elevacion digital con sombreado se corrio la prueba viewshed en cada uno de los sitios chalchihuitenos del SBA. Tras haber resuelto los problemas que significa la prueba de visibilidad (vease Gonzalez, 2001), se generaron los mapas correspondientes. En todos los casos se realizo una interpretacion de los datos mostrados en los mapas (Figura 7).

Definir hacia donde puedo ver, no es suficiente para entender el valor de la posicion en el paisaje de un asentamiento determinado, el complemento para esta ubicacion espacial es determinar desde donde es visto o en terminos de relacion entre asentamientos quienes me pueden ver, y por supuesto que tanto me ven. Por esta razon se complementa el analisis con la visibilizacion, para esto se uso el mismo ejercicio en ArcMap, pero una vez generados los mapas -en conjunto- se analiza en sentido inverso en donde se localizan desde que puntos es posible ver el objeto analizado.

Se determino, por cada emplazamiento, que sitios podian observar al sitio analizado. Asi, por ejemplo, si se pretendia conocer la visibilizacion de MEN1, se revisaban los datos de todos los sitios restantes y se hacia una lista de los sitios que podian ver a MEN1, determinando cual era su visibilizacion. Para compilar toda la informacion se genero una tabla de atributos en Microsoft Excel y posteriormente se grafico el resultado para poder dar interpretaciones mas generales (Figura 8).

Estas pruebas resultaron particularmente reveladoras por alejarse considerablemente de nuestra idea original en donde se contemplaba un patron de asentamiento disperso conformado por multiples sitios pequenos. Tenemos que, en general, hay un gran equilibrio entre visibilidad y visibilizacion en la mayoria de los sitios, con excepcion de MEA1 y CCH que pueden ver mas de lo que los otros pueden ver a ellos.

Esto nos puede indicar una separacion entre grupos de sitios, en donde hay sitios que se observan constantemente entre si, agrupados fundamentalmente en la Mesa del Encinal y sus estribaciones. Un segundo grupo de sitios estarian en los extremos noroeste y sureste de la entrada del canon, con gran capacidad visual y en el caso de CCH con una cierta independencia de estructuras. Finalmente, otros dos sitios que parecerian "aislados" visualmente del resto. Fundamentado en lo anterior se proponen tres grandes grupos de sitios:

I. MEN1-MEN2-SBA3-CAL-CEG-CDH1-CDH2-PIL3-PIL2-PIL; que estarian entorno a la Mesa del Encinal con gran relacion intervisual.

II. CCH-MEA1 en los extremos noroeste y sureste con capacidad de vigilancia (MEA1) y vigilancia e independencia (CCH).

III. PAY y SAL sitios alejados del SBA con poco contacto visual con ellos, pero contacto visual con sitios del Rio Calabazas, con una cierta independencia en cuanto a sus construcciones y ubicacion.

Analisis de materiales

El ultimo aspecto analizado es la ceramica, con ellos se hizo una primera delimitacion temporal y cultural de los asentamientos para ello se retoman los datos del PIACOD (Punzo et al., 2010). Por la cantidad de tiestos recuperados solo son cuatro los sitios susceptibles a este analisis: CEG, MEN1, CCH y PAY, con una gran disparidad en la cantidad de tiestos con que se cuenta. Sin embargo, estos sitios coinciden con la agrupacion propuesta anteriormente.

A pesar de que tanto PAY como CEG se excavaron, la cantidad de tiestos decorados es muy distinta entre ellos (100 en PAY y solo dos en CEG), esto puede responder a la diferencia en las funciones que estarian teniendo cada uno y a su espectro temporal. La tendencia en los materiales nos indica que CEG podria ser un sector de un sitio mayor que engloba siete sitios registrados y que estarian agrupados en la Mesa del Encinal y sus estribaciones. Este sector corresponderia al de una unidad habitacional de elite, con labores de vigilancia sobre otros cinco sitios -sectores del mismo sitio-, y en donde las funciones civico-religiosas, publicas y de almacenaje se estarian reservando para el sitio -sector- de MEN1.

Dichas actividades son las que estarian dejando mas restos materiales tiestos decorados- que permitirian tener cantidades y variedades tal vez similares a los de PAY. Por otro lado, con los datos obtenidos hasta este es posible pensar que el espectro temporal de los sitios de la Mesa del Encinal, entre ellos CEG, estaria ubicado en un primer momento en la Fase Ayala, con su mayor actividad en ese periodo, luego continuaria hacia la Fase las Joyas y decaeria su actividad o incluso se agotaria entre los periodos Tunal y Calera.

Resultados

El PIACOD logro generar una cantidad de informacion factica tan amplia que es posible usar distintas estrategias de investigacion para resolver preguntas muy variadas (vease por ejemplo, Gomez, 2013; Rangel, 2014; Muniz, 2012; Murguia y Muniz, 2013; Sandoval, 2011; Vidal, 2011). En este caso se busco entender por que los sitios chalchihuitenos estan distribuidos de cierta manera. Nuestra hipotesis inicialmente partio de que la intervisibilidad era un factor esencial para la distribucion de los sitios en la cuenca del SBA, por lo que supusimos que el resto de la evidencia material deberia girar en torno a este primer indicador.

Sin embargo, los resultados de los analisis describieron mas el patron de asentamiento en el SBA que la capacidad visual de los sitios. Este singular resultado no es un problema en si mismo, pero nos regresa a la idea de que la arqueologia nortena es diferente y, por tanto, requiere estrategias de investigacion distintas; contamos ya con los datos que no teniamos hace algunos anos, lo que nos permite ahora buscar modelos interpretativos aplicables a las caracteristicas especificas de nuestra region para la construccion del sentido de los antiguos habitantes de Durango.

La estratigrafia vertical muestra que los sitios recurrentes para asentar habitaciones fueron las laderas de la montana, dicho rasgo lo compartian los grupos chalchihuitenos, tepehuanos y modernos. El resto de las topoformas descritas (mesa alta, mesa baja, cima de cerro y cerro tipo sombreretillo) son usados casi exclusivamente por los grupos chalchihuitenos, (4) tendencia que es explicable por la manera en que se apropiaron de la naturaleza y la hicieron una extension de sus construcciones (o viceversa). Es posible que las construcciones en cada topoforma tuvieran un discurso distinto en cada una de ellas, lo administrativo, lo religioso, lo publico, la habitacion y demas tendria su topoforma y su tipo de construccion podrian estar vinculados con la funcion de cada sitio y la gente que en cada uno habito.

Si la estratigrafia vertical nos permite ver el uso diferencial del relieve de acuerdo con su forma y altitud, la estratificacion horizontal nos facilita reconocer el sentido de proximidad y lejania que pudieron tener los habitantes del SBA. Lo inmediato cercano es regularmente mas familiar, se conoce y se identifica mas que aquello que es lejano. Es un principio muy basico de filiacion regional. En terminos modernos diriamos que nos sentimos mas identificados con los vecinos de la propia colonia que con los habitantes de la colonia aledana.

Lo que originalmente se penso que podria ser mucho mas complejo se redujo a dos grandes grupos de sitios, distribuidos en torno a las categorias dadas para la estratigrafia horizontal El primer grupo serian los asentamientos tepehuanos y modernos que se distribuian en su totalidad en el cauce y fondo del canon, con una marcada preferencia por el fondo del canon. El segundo grupo lo conformarian los sitios chalchihuitenos y unos pocos aun no definidos culturalmente, que se agruparian en torno a la entrada del canon.

El analisis de las tecnicas de construccion resulto nodal para llegar al siguiente nivel de analisis: el paisaje. La arquitectura de tierra fue la que predomino, si bien con elementos estructurales importantes hechos con piedra, seguramente se destacaban en el paisaje los muros repellados de tierra. Sin importar si eran sencillas casas o grandes complejos alrededor de patios y plazas, las construcciones estaban marcadas por sus recubrimientos de tierra, probablemente de distintos colores.

En cuanto a la visibilidad tenemos que son un par de sitios los que estarian dominando visualmente al resto: CCH y MEA1. Sin embargo, ambos se localizan a distancia considerable entre si y en topoformas de dificil acceso. A pesar de la diferencia entre tamano y cualidad de las construcciones en MEN1, este no ejerce un dominio significativo sobre el resto de los sitios, el control parece ser demasiado local (CEG frente a CDH1, CDH2, MEN1 frente a MEN2 y SBA3) (vease Figura 7). No obstante, fue la concatenacion de los datos lo que llevo a suponer que estas relaciones no eran aisladas sino parte de una estrategia compleja de dominio visual repartida en los sitios que ahora aparecen como sectores de un mismo asentamiento. Las relaciones responderian mas bien a una dinamica interna de un gran sitio en la Mesa del Encinal.

CCH y MEA participarian como agentes externos a esa dinamica y PAY junto con SAL aparentemente estarian fuera de esa relacion de los sitios en la boca del canon. A PAY lo ven desde muy lejos, pero tambien ve desde muy lejos a unos pocos. En ese sentido PAY pareceria estar ensimismado en su propia dinamica.

Al conjuntar los elementos de analisis se perfila la idea de que MEN1-MEN2SBA3- CEG-CDH1-CDH2-CEC-PIL3 son en realidad un solo sitio. De esta manera, los sitios estarian agrupandose en las inmediaciones de la Mesa del Encinal en un solo sitio mayor que proponemos se llame simplemente El Encinal. Las diferencias en las funciones de las construcciones de sitios (ahora sectores o conjuntos) tan cercanos podrian entenderse si todos son un mismo asentamiento. La dimension y densidad de materiales se acercarian a lo esperado en un sitio rector o hegemonico como este, comparable ahora por sus caracteristicas con la Ferreria y Navacoyan, asentamientos de mayor tamano en el valle.

Discusion

El paisaje se va formando en una interrelacion organica entre el entorno construido y el entorno natural (Rapoport, 1969). A diferencia del sur de Mesoamerica en donde la geografia sirve de base y marco para las construcciones que imitaran a la naturaleza y donde el espacio privado (visualmente restringido) es un constructo artificial; en el SBA ante la limitacion de la mano de obra, la geografia no es solo el marco, es parte organica e integral del entrono construido, asi la eleccion misma del lugar de construccion ya ayuda a la ocultacion o exhibicion de ciertas partes del monumento.

Esta integracion organica se da en distintas escalas, tanto a nivel macro de la arquitectura visible, como en lo no visible, cuyo caso es el uso de las cavidades de la roca madre como cistas para depositar entierros, en donde la relacion y uso del espacio conteniente es dinamico y participativo, como en los entierros localizados en PAY (dos inhumaciones) y en el Nayar (Punzo et al., 2008; Punzo et al., 2009). Tambien se puede entender que el espacio "no visible" juega un papel importante en un sentido simbolico, pues ademas de los entierros tenemos el caso de los umbrales de entrada que no necesariamente son exhibidos, pues en el contexto sistemico estaban enterrados (como el caso de El Nayar). Lo que "no se ve" es tan importante o tal vez mas que lo visible, y asi podemos regresar al nivel macro de la arquitectura y el paisaje. El ir y venir entre las estrategias de ocultacion y exhibicion integradas organicamente a la geografia, muestran la importancia de la construccion y los espacios que generaban para demostrar o legitimar la posicion social de parte de la sociedad.

Esto lo podemos notar en el SBA, pues recordemos que en el grupo de asentamientos ahora llamado "El Encinal", lo que originalmente vimos como sitios distintos pueden estar respondiendo a una logica interna de inhibicion/exhibicion que marcaria la importancia, funcion o posicion de cada grupo de habitantes en el interior de un mismo lugar, es decir habria distintos sectores y no distintos sitios.

De esta manera CDH1, CDH2, SBA3, PIL3, PIL2, CEC y MEN2 serian unidades habitacionales y estarian en la posicion de exhibicion constante y con capacidad mas limitada de vision (en comparacion con MEN1 y CEG). Estos espacios posiblemente estarian cumpliendo funciones productivas agricolas primordialmente, pues ademas se localizan en espacios mas cercanos a las fuentes de agua y en pendientes suaves o por lo menos mas favorables a la deposicion de sedimentos (por ejemplo, los sitios CDH1, CDH2 PIL2, PIL 3 se localizan muy proximos a zonas actuales de cultivos extensivos). Mientras que CEG seria una unidad habitacional con una estrategia de ocultacion/exhibicion interna muy marcada pues, si bien los sitios habitacionales verian algunos de los muros de CEG -exhibicion-, no seria posible en realidad ver alguna actividad de la vida domestica en CEG ya que su disposicion espacial no lo permite -ocultacion- generando espacios privados muy segregados.

En sentido contrario, a pesar de la existencia de muros y techos en las unidades de, por ejemplo, CDH1, desde CEG se apreciarian las actividades en los patios -espacio eje en todas las construcciones domesticas mesoamericanas (Arancon, 1992; Manzanilla, 1986)- y en las areas de produccion lo cual lo someteria a una exhibicion constante y por tanto posibilidad permanente de controlar o fiscalizar la actividad en esos espacios mas bajos. La posicion de dominancia por parte de quienes habitaban en CEG no seria muy diferente a la que tendrian en la Casa de los Dirigentes de la Ferreria (Figura 9), apuntalando a una posible estrategia frecuente en el ejercicio del poder en la region.

Por otro lado, MEN1 tiene caracteristicas mas de exhibicion que de dominacion visual sobre otros sitios, pero el caso es similar al de CEG, donde "lo que se ve" es muy focalizado. Sus caracteristicas arquitectonicas son mas parecidas a la zona comprendida por la Piramide, Juego de Pelota y Casa Grande en la Ferreria y por tanto MEN1 seria el sector dedicado a la habitacion de elite, pero tambien con funciones civico-religiosas.

Ahora, si el Encinal es un solo sitio, habria que clasificar su disposicion espacial como dispersa. Seria logico pensar que los conjuntos de CDH1, CDH2, SBA3, PIL3, PIL2, y MEN2 son habitacionales con funciones agricolas y que el espacio "vacio" entre ellos pudo estar ocupado por la zona de cultivo y tal vez por otros conjuntos no localizados todavia, pero plausibles por la constante presencia de materiales. La condicion de estos sitios de ser exhibidos constantemente y/o con arquitectura modesta, aunado a los indicadores utilizados para esta investigacion (estratigrafia horizontal y vertical, dimensiones, materiales asociados), pareceria mostrarnos su caracter plenamente domestico con funciones agricolas (Figura 10).

Conclusiones

Los grupos chalchihuitenos que habitaron en la cuenca de Santiago Bayacora usaron distintas formas de apropiacion del paisaje, algunas de estas estrategias son notoriamente similares a las usadas en distintos puntos de Mesoamerica. Una de ellas es la que consiste en la restriccion visual de ciertos espacios, generalmente aquellos destinados a rituales privados o actividades de las elites.

Sin embargo, una diferencia importante es la cantidad de recursos disponibles para generar estos efectos de ocultacion que hay en otros lugares por ejemplo Xochicalco (Hirth, 1984), Monte Alban (Joyce, 2009), Tajin (Ladron de Guevara, 2005), Uxmal, entre otros. Los grupos chalchihuitenos, en cambio, generaron estas estrategias mediante una arquitectura compleja con juegos de muros y alturas en total armonia con el entorno natural para lograrlo, pues ante la carencia de grandes recursos humanos se mimetizan con su entorno natural para obtener paisajes con las mismas caracteristicas que en los sitios al sur es decir con restriccion visual -visibilizacion-, la capacidad de observacion -visibilidad- y esto dan forma a un discurso de poder a partir de como y donde se construye.

De esta manera, la colocacion de los sitios en la entrada del canon de Santiago Bayacora, en un primer momento de ocupacion, Fases Ayala y Las Joyas, permiten en un control visual del microespacio apropiado (el canon y sus estribaciones) generando un paisaje cultural que refleja la relacion de saberpoder que se buscaba entablar. Para poder manifestar fisicamente un discurso no verbal de poder, los antiguos habitantes del SBA se valieron de modificar la ya privilegiada posicion geografica del Cerro del Chiquihuitillo y de la parte suroeste de la Mesa del Encinal para obtener espacios visualmente restringidos. (5) Como se pudo notar en las pruebas de visibilizacion hechas para este trabajo, la capacidad que pudo tener un observador desde casi cualquier punto del valle, para poder notar las actividades que se desarrollaban en el interior de ambos sitios era practicamente nula. Al generar zonas de restriccion visual con las terrazas, muros, e incluso con los muros de las unidades habitacionales, los habitantes de MEN 1-CEG y CCH fortalecieron una imagen de poder en el imaginario del resto de los habitantes del SBA.

Otro elemento de interes es la presencia de una mayor densidad de materiales ceramicos decorados en los sitios MEN1y CCH. Aunque, por otro lado, PAY tiene presencia de material diagnostico de las fases tempranas, no coincide con la posicion en el paisaje del resto de los sitios del SBA. Tampoco la densidad de materiales es similar, pues PAY si mantiene una presencia de tipos ceramicos representativos de las distintas fases chalchihuitena provenientes de contextos controlados, denotando su profundidad temporal. En oposicion, los sitios de El Encinal solo tienen para las primeras dos fases. En este sentido parece ser que los sitios de El Encinal, CCH, MEA y PAY surgen durante el periodo Ayala (550 d.c.), pero el Encinal entrara en crisis por alguna razon no clarificada que produce su abandono (parcial o total) hacia la Fase Tunal (950 d.c.), permitiendo que sitios como PAY y CCH empiecen tomar un lugar de primera importancia (aunque tambien con una posible disminucion en su actividad).

En PAY no tenemos el primer y mas visible aspecto del discurso de poder de los grupos chalchihuitenos mediante la apropiacion del paisaje, que consiste en la posicion privilegiada con sus aspectos de exhibicion y ocultacion. Lo que nos lleva a pensar que en el momento de su primera ocupacion PAY surgiria como un sitio secundario (tal vez igual que PIL). Sin embargo, en algun punto del periodo Tunal-Calera PAY cobra predominancia en la relacion de los sitios del Valle de Guadiana al ser, junto con CCH los que se mantienen funcionando en el area del SBA.

La densidad del material ceramico decorado es un indicio de esta situacion. Apoyandonos en las excavaciones en PAY sabemos que existio una ocupacion constante desde su fundacion y hasta su abandono, continuidad reflejada en los pisos con mantenimientos y con la falta de una ruptura reflejada en etapas constructivas. Entonces PAY estuvo presente permanentemente durante la ocupacion chalchihuitena y cuando cobro importancia en las relaciones entre sitios del valle, tuvo que apropiarse del paisaje (que estaban dejando los sitios de El Encinal) de una manera distinta, esto para poder justificar su nueva posicion. Si PAY no tenia las condiciones ad hoc que tuvieron los sitios MEN1CEG y CCH para generar un discurso de poder con la propia geografia (mesas altas y cerro tipo sombreretillo a la entrada del canon, frente a una mesa baja, la cual tiene una visibilidad menor y una visibilizacion mayor), tuvo que crearlas, esto es modificar el espacio que ya ocupaba para generar un discurso similar al de MEN1-CEG y CCH. Para realizarlo usaron el segundo nivel de analisis que se ha propuesto: la disposicion espacial.

Al uso mas amplio de los conjuntos arquitectonicos para "cerrar" los espacios al interior y restringir la visibilizacion del resto de los asentamientos del valle, pueden responder la mayor cantidad de conjuntos arquitectonicos con sus patios interiores y la falta de plazas. PAY en las fases Tunal y Calera debio de ser el sitio mas importante en las cercanias del SBA y tenia que mostrarse como ta l, ante la limitacion de su posicion en el paisaje recurre a una intensificacion de su actividad arquitectonica (frente a MEN1-CEG, CCH que tenian mejor posicion en el paisaje y que su adecuacion arquitectonica fue menor, por ser menos necesaria), asi como a una complejidad arquitectonica, tambien mayor que reflejara su posicion en el sistema de poder. Es decir, mantienen la estrategia general de apropiacion del espacio y generacion de un paisaje que reflejara una posicion en el sistema de saber-poder, pero tienen que cambiar la tactica de generacion de ese paisaje, acondicionandolo a su realidad geografica ya dada, a diferencia del primer periodo de ocupacion en el SBA en donde la eleccion de la posicion geografica fue una forma de poder en si misma.

La Mesa del Encinal

Mesa del Encinal es entonces un solo sitio con distintos sectores, ocupado principalmente en las Fases Ayala-las Joyas y cuyas dimensiones similares a la Ferreria y Navacoyan. CCH es un sitio "nucleado" que funciono en Ayala-las Joyas y en menor medida en Tunal Calera, pudo ser un satelite o un competidor de MEN. PIl es un sitio pequeno de ocupacion Tunal Calera, PAY es un sitio que cobro hegemonia hacia Tunal Calera de tipo "nucleado".

Con base en los resultados obtenidos proponemos que en el primer momento de ocupacion Chalchihuitena en el Valle de Guadiana, se diseno una estrategia de apropiacion del espacio, sustituyendo la mano de obra por el uso de topoformas como medio para la exhibicion y ocultacion, es decir con la vision como estrategia de poder. En esta estrategia se colocaron asentamientos a la entrada de los canones que conectaban el valle con la sierra, estos sitios como El Encinal, la Ferreria o el Nayar, tendrian condiciones similares y posiblemente funciones tambien parecidas en terminos civicos y administrativos, controlar la produccion de alimentos, las rutas de comercio, regular las actividades diarias, todos tendrian una relacion con Navacoyan que parece haber sido un centro mas de tipo religioso, aunque bien con estructuras y funciones como los otros sitios.

En algun punto hacia el final de la Fase las Joyas, este sistema entra en crisis y hay un movimiento demografico. En el caso del SBA, el grueso de la poblacion parece moverse hacia PAY y en menor medida hacia PIL, aunque CCH y MEN continuan siendo habitados, pero en mucho menor medida. La estrategia de apropiacion del espacio cambia y ahora preferiran las mesas bajas sobre el valle, pero cercana a los canones, permaneciendo asi durante las Fases Tunal y Calera. Finalmente, entre el 1250 y 1350 las poblaciones chalchihuitenas abandonan sus asentamientos en el valle y se movilizan hacia la sierra (Punzo et al., 2006).

Agradecimientos

La informacion utilizada en el presente trabajo es producto del esfuerzo de todos los integrantes del PIACOD, a todos ellos les extendemos nuestros agradecimientos. Al doctor Jose Luis Punzo por facilitar el acceso a la informacion y por permitirnos ser parte del PIACOD. Al doctor Joshua Englehardt por sus comentarios al trabajo. Al personal del INAH Durango por su apoyo incondicional a los autores.

Bibliografia

Anschuetz, Kurt, Richard Wilshusen y Cherie Schieck, "An Archaeology of Landscapes: Perspectives and Directions", en Journal of Archaeological Research, vol. 2, no. 9, 2001, pp. 152-197.

Arancon Garcia, Ricardo, "La Plaza, generadora del espacio urbano mesoamericano",

Cuadernos de arquitectura mesoamericana, num. 16, 1992, pp. 19-40.

Arratia Gonzalez, Leticia, Ensayos sobre la arqueologia en Coahuila y el Bolson de Mapimi, Arch ivo Municipal de Saltillo, Saltillo, Mexico, 1992.

Bermejo Tirado, Jesus, "Leyendo los Espacios: una aproximacion critica a la Sintaxis espacial como herramienta de analisis arqueologico", en Arqueologia de la Arquitectura, num. 47, 2009, pp. 47-62.

Bernal, Ignacio, Historia de la arqueologia en Mexico, Porrua, Mexico, 1979.

Brand, Donald, "Notes on the geography and arqueology of Zape, Durango", en Live Works of men: 70th anniversary volumen honoring Edgar Lee Hewett, Donald Brand y F.E. Harvey (eds.), Alburquerque, University of New Mexico Press, 1993.

Braniff, Beatriz, "La Historia Prehispanica de Sonora", en Arqueologia Mexicana, num. 97, 2009, pp. 17-23.

Cerrato Casado, Eduardo, "La Prospeccion Arqueologica Superficial: un Metodo no Destructivo para una Ciencia que si lo es", en Arte, Arqueologia e Historia, num. 18, 2011, pp. 151-160.

Chatford Clark, David L., 'Viewing the Liturgy: A Space Syntax Study of Changing Visibility and Accessibility in the development of the Byzantine Church in Jordan", in World Archaeology, vol. 1, no. 39, 2007, pp. 84-104.

Ching, Francis, Diccionario visual de arquitectura, Ediciones Gili, Mexico, 2000.

Clark, David, Models in Archaeology, Methuen, Londres, 1972.

Criado Boado, Felipe, "Construccion social del espacio y reconstruccion arqueologica del paisaje", en Boletin de Antropologia Americana, num. 23, 1991, pp. 5-25.

--, "Limites y posibilidades de la Arqueologia del Paisaje", en Spal, num 2, 1993, pp. 9-55.

--, "Del Terreno al Espacio: planteamientos y perspectivas para la Arqueologia del Paisaje", en Capa, Criterios y Convenciones en Arqueologia del Paisaje, num. 6, 1999, pp. 1-82.

--, "Arquitectura como Materializacion de un Concepto. La espacialidad Megalitica", en Arqueologia de la arquitectura, num. 2, 2000, pp. 103-111.

Foucault, Michael, Vigilar y castigar, Ediciones de la Piqueta, Madrid, 1979.

Gomez Ambriz, Emmanuel Alejandro, "La iconografia ceramica chalchihuitena: analisis iconografico de las Imagenes Centrales en Espiral", tesis inedita, Escuela Nacional de Antropologia e Historia (enah), Mexico, 2013.

Gonzalez Acuna, Daniel, "Analisis de visibilidad y patrones de asentamiento protohistoricos. Los yacimientos del Bronce Final y Periodo Orientalizante en el sureste", en Archeologia e Calcolatori, num. 12, 2001, pp. 123-142.

Guevara Sanchez, Arturo, La Ferreria conservacion y estudio del sitio arqueologico, Instituto de Cultura del Estado de Durango, Mexico, 2003.

Heidegger, Martin, Ser y Tiempo, Editorial Universitaria, Buenos Aires, 2005.

Hers, Marie-Areti, "Arqueologia de Durango, Destellos en el Olvido", en Introduccion a la arqueologia del occidente de Mexico, Beatriz Braniff (ed.), Universidad de Colima, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Instituto Nacional de Antropologia e Historia, Colima, Mexico, 2004, pp. 530-540.

Hirth, Kennet, "Xochicalco: urban Growth and State Formation in Central Mexico", en Science, vol. 4662, no. 225, 1984, pp. 579-586.

Hodder, Ian y Carl Orton, Spatial Analysis in Archaeology, Cambridge University Press, Cambridge, 1976.

Ingold, Tim, "The Temporality of the Landscape", en World archaeology, vol. 2, no. 25, 1993, pp. 152-174.

Joyce, Arthur A., "Theorizing Urbanism in Ancient Mesoamerica", en Ancient Mesoamerica, no. 20, 2009, pp. 189-196.

Kelley Charles, "Archeology of Northern Frontier: Zacatecas and Durango. In Handbook of Middle American Indians", en Archeology of Northern Mesoamerica, Part II, vol. 11, University of Texas Press, Austin, 1971, pp. 768-801.

Knapp, Bernard y Wendy Ashmore, "Archaeological Landscapes: Constructed, Conceptualized, Ideational", en Archaeologies of Landscape: Contemporary Perspectives, Wendy Ashmore and Bernard Knapp editoras, Blackwell Publishers, 1999, pp. 1-30.

Ladron de Guevara, Sara, Imagen y pensamiento en El Tajin, Universidad Veracruzana, Jalapa, Mexico, 2005.

Mason, Alden, "Concise Report of the expedition to Northern Mexico, 1935-1936, under the Auspices of the American Philosophical Society", en Archivo Tecnico, vol. 179, Departamento de Monumentos Prehispanicos, Instituto Nacional de Antropologia e Historia (inah), Mexico, 1936.

Manzanilla, Linda, Unidades habitacionales mesoamericanas, Instituto de Investigaciones Antropologicas, Universidad Nacional Autonoma de Mexico (unam), Mexico, 1986.

Manana Borrazas, Patricia, Blanco Rotea, Rebeca y Xurxo Ayan Vila, "Arqueotectura 1: bases teorico-metodologicas para una Arqueologia de la Arquitectura", en Tapa, num. 25, 2002, pp. 11-39.

Muniz Garcia, David Arturo, "Estrategias para la apropiacion del Paisaje en el rio Santiago Bayacora", tesis inedita, enah, Mexico, 2012.

Muniz Garcia, David Arturo; Kimberly Sumano Ortega y Jose L. Punzo Diaz, "La arqueologia en la construccion del imaginario sobre el pasado prehispanico de Durango", en Historia, Instituto de Investigaciones Historicas, (ujed), Mexico, en prensa.

Murguia, Ana Iris y David Arturo Muniz Garcia, "La arquitectura chalchihuitena del Valle de Guadiana", en Historia de Durango, epoca antigua, Vol. I, Jose Luis Punzo y Marie-Areti Hers editores, Instituto de Investigaciones Historicas, ujed, Durango, Mexico, 2013, pp. 210-231.

Palerm, Angel y Erick Wolf, Agricultura y civilizacion en Mesoamerica, vol. 32, Editorial Diana, Mexico, 1980.

Parcero-Oubina, Cesar, "La construccion del paisaje social en la Edad del Hierro del noroeste iberico", Ortegalia, num. 1, Instituto de Estudios Galegos Padre Sarmiento, Santiago de Compostela, Espana, 2009.

Parcero-Oubina, Cesar y Pedro Alvarez, "Diseno metodologico para el analisis locacional de asentamientos a traves de un SIG de Base 'Raster'", en la aplicacion de los SIG en la Arqueologia del Paisaje, Servicio de Publicaciones, Universidad de Alicante, 2006, pp. 69-91.

Punzo Diaz, Jose Luis, "La poblacion chalchihuitena del Valle de Guadiana", en Historia de Durango, epoca antigua, J.L. Punzo y H. Mari-Areti Hers (eds.), pp. 210-231, ujed, Mexico, 2013.

"Revisando la arquitectura en el valle de chalchihuitena Guadiana, Durango. El caso del sitio arqueologico de la Ferreria", en Cuicuilco, pp. 283-303, septiembre- diciembre, 2016

Punzo, Jose Luis y Angel Ramirez Luna, "Contributions to Mesoamerican Settlement Chronology in the Sierra Madre in Durango", documento presentado en la 73th Annual Meeting of the Society for American Archaeology, Vancouver, 2008

Punzo Diaz, Jose Luis, Bridget Zavala, Iziar Martinez, Sahira Rincon, David Muniz, Yanin Arenas, Nora Rodriguez, Nancy Dominguez y Paulina Esparza, Informe tecnico de las investigaciones arqueologicas del area centro-oeste de Durango, manuscrito en el Archivo Tecnico en la Coordinacion Nacional de Arqueologia, Mexico, 2006.

Punzo, Jose Luis, Sahira Rincon, David Muniz y Diego Estrada, Informe tecnico de las investigaciones arqueologicas del area centro-oeste de Durango, manuscrito en el Archivo Tecnico en la Coordinacion Nacional de Arqueologia, Mexico, 2007.

Punzo, Jose Luis, Ana Murguia, David Muniz, Diego Rangel, Berenice Jimenez and Gabriela Mejia, Informe tecnico de las investigaciones arqueologicas del area centro oeste de Durango, manuscrito en el Archivo Tecnico en la Coordinacion Nacional de Arqueologia, Mexico, 2008.

Punzo, Jose Luis, David Muniz, Cinthya Vidal, Emmanuel Gomez y Meztli Hernandez, Informe tecnico de las investigaciones arqueologicas del area centro-oeste de Durango, manuscrito en el Archivo Tecnico en la Coordinacion Nacional de Arqueologia, Mexico, 2009.

Punzo, Jose Luis, Informe tecnico de las investigaciones arqueologicas del area centro-oeste de Durango, manuscrito en el Archivo Tecnico en la Coordinacion Nacional de Arqueologia, Mexico, 2010.

Rangel Estrada, Diego Antonio, "Identificacion de Zoomorfos en los Materiales Arqueologicos de la Cultura Chalchihuites, Rama Guadiana", tesis inedita, enah, Mexico, 2014.

Rapoport, Amos, "Some Aspects of the Organization of Urban Space", en Response to Environment, no. 18, pp. 122-139, 1967. House Form and Culture. Prentice-Hall Foundations of Cultural Geography Series Foundations of cultural geography, Michigan, 1969.

Human Aspects of Urban Form Towards a Man-Environment Approach to Urban Form and Design, Wheaton y Exeter, Londres, 1977.

2003 Cultura, arquitectura y diseno, ediciones de la Universitat Politecnica de Catalunya, Barcelona.

Reyes Valdez, Antonio, "Pimas, papagos y tepehuanes. Relacion lengua-cultura entre los pueblos tepimanos del noroeste de Mexico y el suroeste de los Estados Unidos", tesis inedita, Facultad de Filosofia y Letras, unam, Mexico, 2004.

Sandoval Mora, Cindy Cristina, "La aplicacion de la petrografia en la caracterizacion y proveniencia de las ceramicas chalchihuitenas de las Ramas Guadiana y Suchil del sitio Arqueologico La Ferreria en Durango", tesis inedita, Universidad Autonoma de San Luis, Mexico, 2011.

Smith, Michael, "Form and Meaning in the Earliest Cities: A New Approach to Ancient Urban Planning", en Journal of Planning History, vol. 6, no. 3, 2007, pp. 3-47.

Stark, Barbara, "Ancient Open Space, Gardens and Parks: A Comparative Discussion of Mesoamerican Urbanism Making ancient cities", en Space and place in early urban societies, Andrew T. Creekmore III y Kevin D. Fisher (eds.), University of Northern Colorado, University of British Columbia, 2015.

Tilley, Christpoher, A Phenomenology of Landscape: Places, Paths, and Monuments. Oxford Berg, Oxford, 1994.

The Materiality of Stone: Explorations in Landscape Phenomenology, Oxford Berg, Oxford, 2004.

Tsukada, Yoshiyuki, "Grandes Asentamientos Chalchihuitenos de la Sierra Madre Durenguena. Estudio Comparativo entre Canon de Molino y Hervideros", en la sierra tepehuana. Asentamientos y movimiento de poblacion, Chantal Cramausel y Sara Ortelli (coords.) El Colegio de Michoacan-ujed, Mexico, 2006, pp. 45-56.

Tuan, Yian-Fu, Space and Place. The Perspective of Experience, Arnold, London, 1977.

Vidal Aldana, Cinthya Isabel, "El intercambio en el noroccidente prehispanico. La relacion entre La Rama Guadiana de la tradicion Chalchihuites y la tradicion Aztatlan", tesis inedita, enah, Mexico, 2011.

Zavala Moynahan, Bridget, "Proyecto arqueologico Sextin: resultados preliminares de la primera temporada de campo 2008", en Marie-Areti Hers y Jose Luis Punzo Diaz (eds.), Historia antigua de Durango, Instituto de Investigaciones Historicas, ujed, Mexico, 2013.

Recibido el 16 de abril de 2018; aceptado el 07 de septiembre de 2018

David Arturo Muniz Garcia *

Kimberly Sumano Ortega **

* Centro Regional del Instituto Nacional de Antropologia e Historia, Michoacan, Mexico.

** University of Texas, El Paso, Texas, Estados Unidos de America.

(1) "Landscape archaeology !s not one thing; it comes in a bewildering variety of flavors. To some, landscape is a cultural idea and something one gazes upon and intuits, so the activity of doing landscape archaeology is subjective, interpretive, cognitive, and postmodern"

(2) Las nociones de entorno son retomadas de Rapoport (1969) en donde se entiende que entorno construido es: "cualquier modificacion humana sobre la faz de la tierra" (Rapoport, 1967: 63) y Lo componen el entorno natural, el edificado y el no edificado.

(3) Para la definicion de la dimension del asentamiento se siguio el criterio de la presencia continua de bienes muebles y/o inmuebles hasta por lo menos 100 m de distancia.

(4) La excepcion mas relevante es el sitio COP, el cual sabemos que se coloco en la cima de la montana debido a la necesidad particular de usarlo como vigilancia en tiempos de la guerra cristera.

(5) Mas que visualmente restringidos, podriamos llamar a la estrategia tanto de CCH como del sector de MEN1 como una "visibilizacion selectivamente restringida" o bien una "estrategia de exhibicion parcial". Cualquiera de estos terminos lo que intentaria conceptualizar es como las construcciones "se dejan ver" solo en una parte que les es conveniente mostrar para fortalecer la idea de estar presentes, pero ocultan la parte cualitativamente mas importante para que los demas no los observen, aunque los esten viendo.

Leyenda: Figura 1. Mapa de ubicacion general del area de estudio.

Leyenda: Figura 2. Imagen satelital de la cuenca de Santiago Bayacora, se muestran los perfiles altitudinales con la ubicacion de algunos de los sitios arqueologicos mencionados, arriba el perfil norte, abajo el perfil sur. Fuente: Imagenes tomadas de Google Earth.

Leyenda: Figura 3. Estratigrafia horizontal en el Santiago Bayacora.

Leyenda: Figura 4. Dimensiones totales de los sitios en el SBA.

Leyenda: Figura 5. Comparacion de mapas a Cerro del Gato, Durango. Arriba: Mapa redibujado con la propuesta de estructura-conjunto. Abajo: Mapa original (Muniz y Murguia, 2013).

Leyenda: Figura 6. Grafica comparativa de numero de estructuras y dimensiones en el SBA.

Leyenda: Figura 7. Mapa con detalle de la aplicacion de visibilidad en el SBA.

Leyenda: Figura 8. Grafica del nivel de visibilidad en los sitios del SBA. Se muestra el numero de sitios visibles (0 a 9), indicando en azul la cantidad de sitios visibles hacia el interior, mientras que en rojo estan los sitios visibilizados.

Leyenda: Figura 9. Mapa comparativo del tipo de distribucion de los elementos internos en un sitio chalchihuiteno. Arriba El Encinal, abajo la Ferreria.

Leyenda: Figura 10. Propuesta para el establecimiento del sitio El Encinal. En azul la linea visual que coincide con la entrada del canon y que conecta los sitios de la Mesa del Alguacil con el Cerro del Chiquihuitillo, ambos excluidos de la dinamica posible de El Encinal, pero marcando el limite de este. Las lineas negras muestran las conexiones visuales entre los posibles sectores de El Encinal y que originalmente se registraron como diferentes sitios arqueologicos, se puede ver el acoplamiento con la posicion en el paisaje, topografia, posible extension maxima de los sectores y distribucion similar a sitios como la Ferreria.
COPYRIGHT 2017 Instituto Panamericano de Geografica e Historia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Muniz Garcia, David Arturo; Sumano Ortega, Kimberly
Publication:Revista de Arqueologia Americana
Date:Jan 1, 2017
Words:12009
Previous Article:CAMBIOS PALEOCLIMATICOS Y SU INFLUENCIA SOBRE EL DESARROLLO CULTURAL EN EL SUR DEL AREA CENTRAL ANDINA.
Next Article:San Catequilla de Pichincha: Rayos, huacas, astronomia antigua, y expansion Inca.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters