Printer Friendly

Kariotis o la enfermedad del resentimiento.

Hace unos meses, recibi un correo del Doctor Jose Miguel Romero de Solis, diciendome que habia publicado una novela y que le gustaria saber si yo podia participar en su presentacion; respondi de inmediato a esta grata sorpresa. Me mando el archivo digital, luego me aviso que cambiaria la fecha. Y, con las mil cosas entreveradas que siempre marcan el paso de mi vida, dado el cambio de fecha, espere tener el libro impreso entre mis manos para leerlo.

Cuando vi la portada, dije: !es Jose Miguel! y sin dar todavia inicio a la lectura, alabe el juego de Gil Garea entre las tres figuras que me venian en cascada: Jesus, el Maestro; Judas, el traidor y Jose Miguel, el autor. Pero mi entusiasmo fue creciendo a medida que leia las paginas del prologo. Desde ahi revivi los momentos de la escritura del adolescente, la presencia y correcciones del padre, el viaje y la entrega de la novela al Premio Nodal y la espera. !Con cuanta pasion nos cuenta Jose Miguel aquellos dias de espera y la noticia de que su obra quedo como finalista! Pero ?por que espero tanto para publicarla?, pense, como seguramente ustedes tambien se preguntaran. !La novela nacio antes que yo y apenas esta viendo la luz en estas paginas! Sus motivos tendra el autor para haberla guardado mas de cincuenta anos. El caso es que hoy, estamos celebrando una voz nueva del Doctor Jose Miguel Romero de Solis, la voz del narrador, del literato, del creador.

Kariotis es una novela marcada por la enfermedad y por el resentimiento. Muchos sabemos que Judas Iscariote fue el apostol que entrego, por treinta monedas, a Jesus de Nazaret. Pero Jose Miguel Romero de Solis retoma la historia con el asombro que debio causarle la revelacion del personaje a sus 15 anos. Porque esta novela de adolescencia toca con gran acierto--como dice en la portada de Puertabierta Editores-, este gran tema de la literatura universal.

En 1963, Rafael Vazquez Zamora, jurado del Premio Nadal de novela, resalta: "La version de un Judas como victima no es nueva [...] Pero nunca hemos leido una version tan impresionante como la de Kariotis. Esta novela es estremecedora ... Jesus no cura la lepra de Judas y esto lo hace un resentido".

El texto de Jose Miguel inicia con dos epigrafes que retoma en la parte final de su historia. Primero, del evangelio segun San Marcos: 27, 3-5: Entonces Judas, el que le entrego, sintio remordimiento y devolvio las treinta monedas de plata a los grandes sacerdotes y ancianos, diciendo:

-He pecado entregando sangre inocente.

Pero ellos dijeron:

-?A nosotros que? !Tu veras!

El tiro la monedas en el Templo, se fue y se ahorco.

El segundo, de Hechos de los Apostoles 1, 18, que enuncia:

Cayo de cabeza y revento por mitad, y se esparcieron sus entranas.

En la novela, los hechos se van narrando de manera sintetica. Frases cortas, escenas que podrian ser de un guion teatral o cinematografico atrapan al lector, quien se entera que Judas vive en casa de su madre, con su hermana Mara. Pero madre esta leprosa y abandono la ciudad; lleva como los demas enfermos una campanilla que la excluye del mundo "normal" y la estigmatiza. Metafora y estigma, dos terminos que se pueden retomar para dialogar con el mundo de Kariotis, desde Susan Sontag, cuando habla de la enfermedad como metafora, y desde Erving Goffman, con la identidad deteriorada y la abominacion del cuerpo.

La historia muestra con crudeza la realidad de los leprosos y va envolviendo a Judas como el portador de la muerte. Mata a su madre y a su Maestro, pero ademas se mata el. Tres crimenes que nos hacen ver al personaje desorbitado en un mundo pestilente, lleno de cuervos que acechan, que se adentran en las entranas de los muertos.

Siete simbolicos capitulos dedica Jose Miguel al desarrollo de esta tragedia narrativa. En el primero, aparece Judas en casa de su hermana y en el espacio leproso de su madre. El pecado de Mara embarazada, el vacio que arrastra a los tres personajes y la enfermedad, la lepra que tambien se asoma en el cuerpo de Judas, generan el ambiente de tristeza:
   Cuando a traves de la Puerta alcanzo el valle de Hinnon, con su
   hedor de desperdicios, tomo conciencia de su soledad (35).


En este capitulo, una de las escenas que revelan la competencia narrativa del autor para delinear a su personaje, aparece en las primeras paginas:
   Observa el cuenco de la leche: es de barro bermejo, sobre el que se
   refleja la cal de la calle. Lo atrae y alzandolo ceremonioso como
   un sacerdote lo acerca a los labios. Brillo la leche unos instantes
   en sus ojos, luego, era el frescor entre los dientes, debajo de la
   lengua. Oyo el trago profundo, al hundirse por la garganta. Bebia
   con lentitud degustando la leche de camella (20).


La mirada ocupa muchas de las descripciones. Los ojos que acechan, que persiguen, que huyen.

El capitulo dos narra la vida de Jesus, los milagros con el leprosos, y de como Judas pide limosna para su maestro; resalta los sentimientos encontrados que van surgiendo tanto a partir de las acciones como a partir del cuerpo que se va llenando de manchas. En este capitulo, Jose Miguel presenta estrategicamente a Jesus, a traves del discurso de la parabola que utiliza cuando el leproso esta relatando su historia y no le hace caso a su hija. En cambio, el discurso de Judas se vuelve enfatico cuando empieza a culpar de su lepra a Jesus: "El ha sido, !El! Mi mancha aqui esta por su culpa. ?Que le he hecho? ?Que? Estoy enfermo y solo, muy solo, convertido en ridiculo mendigo, incapaz de gozar de la alegria" (44).

El capitulo tercero muestra como Judas es repudiado debido a la lepra, pero tambien de que manera sus acciones van encaminandose a la "noche oscura" destinada para el. Se encuentra con Jesus y le dice que esta leproso.

-Es tu prueba- le anuncio Jesus. -Es una tentacion muy grande -le corrigio Judas. -Tu podras sobre ella. -Hare lo que deba hacer (71).

El sueno y las pesadillas se unen a la enfermedad de Judas y sirven como estrategia en el texto para mostrar el estado de angustia del personaje. Un remolino sintetico, obsesivo, son sus palabras. Repiten la enumeracion caotica que cada vez se alarga, se arrastra como serpiente en el discurso.

El capitulo cuatro muestra a un Judas deprimente. Odia a Jesus, aunque defiende su critica a los sacerdotes, quienes aparentemente viven en otra espera, pero su mundo no escapa a la inmundicia de la basura y la enfermedad. En este ambiente gris, Judas visita a su madre, degradada, deformada por la lepra; la mata, se duerme junto a su cuerpo, luego despierta y la quema, frente a los demas leprosos.

Judas iba y venia azuzando las llamas, empujando lenos, pateando ascuas. Chabola arde, arden adobes, palmas, vigas, y en el corazon del incendio arde madre. El calor del pasto se cuaja con pestilencia. Los adobes se doblan negros. El cuerpo de madre, al encenderse el petate, se va encogiendo, arrugandose las facciones, estallando los poros. Quemado el vestido, el desnudo se chamusca y rechina. Las manos se crispan (96-97).

En el capitulo cinco, Jesus busca a Judas. Judas cuenta a Mara la muerte de madre, va en busca de Jesus, lo encuentra llorando. Judas tiene una pesadilla bajo la lluvia, maldice a Jesus, busca a Caifas y lo denuncia: "El ha sido! !El! ?Para que seguir dandole vueltas al asunto?" (110). Las pesadillas vuelven como un espacio-tiempo recurrente en donde dan vueltas las palabras significativas de lo que hace, dice y recuerda Judas Iscariote. Es como la voz del coro en la tragedia griega.

El capitulo seis cuenta como entrega Judas a Jesus. Se representa la ultima cena. Todos saben que Judas es el traidor. Se siente senalado una vez mas.

En el capitulo siete, Judas se arrepiente. Va al Templo, regresa las monedas. Habla con Lazaro, se suicida. La imagen del arbol aparece con una gran carga simbolica en medio del valle de las inmundicias.

Judas experimento un escalofrio. El coro de pesadillas, los ojos del Rabi a horcajadas, lamiendole la piel, las manchas, las llagas, su lepra.

La sombra del arbol se enrosca en las penas. [...] El arbol esta arrugado, concentrado en si mismo, tenso y retorcido. [...] El arbol quedaba frente a el, interrogante y a la espera. Judas, de pie en la noche, apretandose la sienes, tapandose los oidos, azotado por las voces, acuciante la memoria, chillandole los recuerdos. [...] El arbol seguia con sus ramas desnudas gesticulando frente a el; su sombra se aferraba a su carne enferma. [...]

El arbol quedaba a un solo paso de Kariotis. Era alto, delgado, tenso, retorcido, de ramas desnudas y abiertas (148-149).

Con esta ultima cita, podemos pensar en el arbol como en el cuerpo de Jesus crucificado. Asi, si seguimos el simbolismo del arbol, vemos que en la novela de Jose Miguel, Judas es atraido por su maestro hasta en el momento de su muerte. Muerte por muerte, dice, haciendo alusion a la ley de tailon, que antes quiso imponer a Jesus y que recae sobre el.

La novela cierra con lo que Jose Miguel anoto en uno de los epigrafes. Judas aparece ahorcado y comido por los buitres.

En el valle de Hinnon, el valle donde la Ciudad que espera la Pascua de Dios vierte sus desperdicios, carcajea el cuervo, hundiendo pico y garras en la carne leprosa./Aquel despojo no se enterro./Los cuervos se lo llevaron (149).

Asi, a traves del ambiente y de los acontecimientos, esta novela nos entrega imagenes dantescas, estremecedoras. En ese inframundo representado, de enfermedad, miseria e hipocresia, todo aniquila: el agua, el fuego, el hedor, las ratas, las aves de rapina. La miseria humana se muestra en todos los sentidos. Despojo de cuerpos, despojo de almas doblemente senaladas, estigmatizadas, encubiertas por el abandono. Y en el centro el miedo, el odio, la desesperanza. Este es, sin duda, un ejercicio ejemplar, el de Jose Miguel Romero de Solis, para mostrar la condicion humana.

(1.) Jose Miguel Romero de Solis (2016) Kariotis. Puertabierta, Colima.

(2.) Texto leido el 6 de mayo de 2016 en la presentacion que se llevo a cabo en el templo de San Felipe de Jesus, conocido como el Beaterio, en la ciudad de Colima.
COPYRIGHT 2016 Universidad de Colima, Centro Universitario de Investigaciones Sociales
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Vergara, Gloria
Publication:Estudios sobre las Culturas Contemporaneas
Date:Dec 22, 2016
Words:1869
Previous Article:Los grupos de discusion como estrategia metodologica: para conocer las representaciones sociales acerca de la investigacion en el contexto de la...
Next Article:Entre Sao Caetano do Sul e Colima.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters