Printer Friendly

Justicia por mano propia en Colombia: un analisis desde los conceptos de ira e ira transiciona.

Vigilante justice in Colombia: an analysis from the concepts of anger and transitional anger

Introduccion

Aunque hacer un seguimiento a las cifras de linchamientos puede resultar complicado porque, segun Claudett (2000), "la policia rara vez hace un registro sistematico de estos hechos", algunas evidencias nos permiten ver un aumento de estos casos, tanto en Colombia como en America Latina (1). Una de las representaciones mas comunes, y a la vez mas peligrosas de este fenomeno, es el acto del linchamiento, el cual ha llegado a dejar hasta 140 muertes en un ano (Florez, 2016). Un factor transversal al hecho de linchar a alguien es el de "darle una leccion", castigar a la persona, independientemente de la gravedad del crimen cometido, de tal manera que no lo vuelva a hacer, a riesgo de enfrentarse a otra golpiza, e incluso a la muerte. En el presente articulo busco argumentar que los castigos por mano propia tienen las mismas caracteristicas retributivas que Martha Nussbaum le otorga a la ira en su articulo "Transitional Anger" y que, al poseer esas mismas caracteristicas, la sociedad en su conjunto deberia propender por erradicar la ira en estos espacios y sustituirla por una mas constructiva ira transicional. Para esto, en primer lugar, dare un pequeno panorama que ayude a comprender por que la justicia por mano propia se presenta en Colombia; luego, con ayuda del articulo de Nussbaum, mostrare que la justicia por mano propia se adecua a la definicion de ira; finalmente, explicare por que la ira transicional propuesta por Nussbaum es una mejor manera de abordar estas situaciones y como, al estar conscientes de este sentimiento, tanto los individuos como la sociedad podemos buscar mejores vias para la resolucion de conflictos.

La metodologia para desarrollar estos puntos consistira en el uso de casos puntuales de justicia por mano propia registrados por la prensa colombiana, con el fin de evaluar algunas de las caracteristicas de los mismos. Posteriormente se delimitaran algunas de las caracteristicas sociales que permiten el surgimiento de estos actos (impunidad y desconfianza en la ley y las autoridades), y se mostrara, apoyandose en el Indice global de impunidad (2015) y el "Rule of law index" (2016), que Colombia adolece de estos factores. Finalmente se usara el articulo de Nussbaum (2015), dado que en este la autora explora la ira presente tanto en victimas como en allegados y testigos de la agresion, y propone una salida constructiva para esa ira; lo que se busca es hacer un paralelo entre la situacion de las victimas y la sociedad en los casos presentados por Nussbaum y los casos en los que se presenta justicia por mano propia, con el fin de ofrecer una salida diferente que permita cortar el ciclo de violencia que se desata al cambiar la justicia por el linchamiento.

Justicia por mano propia en Colombia

El fenomeno de la justicia por mano propia no es un asunto exclusivo de la sociedad colombiana, por lo que no se puede decir que deriva de nuestra idiosincrasia o de alguna particularidad inherente a nuestra sociedad; en otras palabras, los colombianos no nos tomamos la justicia por mano propia por el mero hecho de ser colombianos (2). Vale la pena recalcar este punto porque nos permite mantener la esperanza de encontrar una salida a esta problematica, en especial enfocandonos en aquellas sociedades que carecen de este problema para saber que se necesita para sobrellevarlo. Sin embargo, si no es algo que este enquistado en nuestra idiosincrasia, ?por que se presenta, y por que parece venir en auge desde hace unos anos?

Como se puede ver en el articulo de El Espectador referenciado anteriormente (Florez, 2016), el asunto no se limita simplemente a una mayor exposicion de los medios de comunicacion. No es que nos parezca que los casos han ido en aumento porque hay mas noticias al respecto, o porque este tipo de noticias tiendan a ser virales en redes sociales, sino que hay datos que demuestran que se estan presentando un gran numero de muertes e intentos de linchamientos en el pais. Claramente hay algun factor, o factores, que han llevado a la sociedad colombiana a volcarse reiterativamente a la busqueda de la justicia por mano propia.

Pero antes de entrar a evaluar estos factores, permitaseme una claridad que sera relevante para la argumentacion mas adelante. Al hablar de justicia por mano propia no se habla solamente del hecho de linchar a una persona, aunque este sea el caso mas comun. La justicia por mano propia tambien puede contener un componente de humillacion o escarnio publico. En el caso del linchamiento es bastante evidente, ya que se trata de una multitud propinando una golpiza a un individuo o un punado de individuos, pero dicha humillacion tambien se puede hacer presente sin necesidad de violencia fisica, o al menos no al punto de poderse considerar como un linchamiento. Para aclarar este punto quisiera hacer mencion de un caso que fue famoso en el pais: una mujer, enfadada ante un intento de robo, decide castigar al presunto ladron obligandolo a desnudarse en plena calle (La mujer que desnudo al ladron: ?Exceso o legitima defensa?, 2016). En este caso en particular, aunque hay violencia de por medio, ya que la mujer obliga al ladron a desnudarse propinandole golpes ocasionalmente, el objetivo principal no es golpear al ladron sino humillarlo de otra manera: obligandolo a hacer algo considerado vergonzoso. Los golpes que se le puedan propinar son solo un medio para lograr lo que, en este caso, constituye la aplicacion de la justicia por mano propia: poner al supuesto ladron en la palestra publica de una manera denigrante y que se considera aleccionadora. Este tipo de casos, en los que la violencia fisica es secundaria, tambien entraran en la descripcion de justicia por mano propia que se quiere presentar.

Retomando los factores que propician la aparicion de la justicia por mano propia en una sociedad, debemos empezar por el que considero es el principal: la impunidad. En palabras de Arriagada y Godoy (2009):
   La inoperancia de los sistemas judiciales acrecienta la falta de
   credibilidad de la poblacion en la institucionalidad vigente,
   incluyendo tambien a la policia. Informacion para Chile--que cuenta
   con este tipo de datos--indica que en 1996 hubo sobreseimiento
   temporal en relacion con el total de causas terminadas, en 84.9% de
   los casos de robo con fuerza, 76.1% de robo con violencia y 81.5%
   de los hurtos. Ello explicaria, junto con lo engorroso del tramite,
   que en 1997 solo se hayan realizado un 40% de denuncias del total
   de robos y hurtos cometidos (Fundacion Paz Ciudadana, 1998). En
   Peru se estima que solo el 25% de los actos delictivos son
   denunciados (Reyna y Toche, 1999). La impunidad de los crimenes
   contribuye a la implantacion de la justicia por la propia mano y al
   aumento de la desconfianza en las instituciones (p. 11).


Cuando una sociedad no confia en sus instituciones ni en aquellos que estan encargados de mantener la seguridad, se puede llegar al extremo de tomarse la justicia por cuenta propia. Esta desconfianza, como mencionan Arriagada y Godoy, puede tener varios componentes: inoperancia del sistema de justicia, corrupcion a varios niveles (jueces, policia, politicos en general), exceso de tramites para buscar justicia por los medios adecuados, etc.; pero, independientemente de la presencia de uno o mas de estos componentes, parece haber algo claro: el fallo institucional conlleva a la aparicion de la justicia por mano propia.

?Presenta Colombia algun tipo de fallo institucional que lleve a nuestra sociedad a estos extremos? Para responder a esto quisiera presentar tres recursos que, considero, nos pueden presentar un abanico mas amplio a fin de clarificar el asunto. El primer recurso es el Indice Global de Impunidad (2015) elaborado por el Centro de Estudios Sobre Impunidad y Justicia de la Universidad de Las Americas. Este indice, debido a que ofrece una recoleccion de datos y un cuidadoso analisis estadistico de los mismos, sera el recurso que brindara la informacion mas objetiva (3). El segundo recurso sera el "Rule of Law Index" de 2016, elaborado por el World Justice Project. Para el tema de la impunidad, este recurso mide dos factores que son relevantes: la justicia criminal y la justicia civil. En el caso de la justicia criminal evaluan aspectos como la eficacia de las investigaciones, el tiempo que demoran las mismas, la imparcialidad del sistema y que no haya corrupcion ni influencias de por medio (Criminal Justice, 2016c). En el caso de la justicia civil se evalua el acceso de las personas a este sistema, que sea imparcial, libre de corrupcion e influencias y libre de retrasos, entre otros (World Justice Project, 2016a). Este recurso es valioso porque extrae sus datos a partir de encuestas realizadas a expertos en los temas que trata, pero dichas preguntas son de corte subjetivo: indagan por la probabilidad de que unos eventos hipoteticos sucedan y que creen estos expertos que podria pasar en cada uno de sus paises (Questionnaires, 2016d); de manera que son criterios subjetivos, pero de personas que conocen del tema. El tercer recurso son una serie de estadisticas recogidas por el Ministerio de Justicia colombiano en las que se evaluan la percepcion ciudadana con respecto a la confianza que se tiene en el aparato judicial y a la impunidad en el pais (Ministerio de Justicia, 2015). Este es el recurso mas subjetivo ya que evalua percepciones de los ciudadanos, las cuales muchas veces pueden estar muy alejadas de la realidad, pero ya que los mismos ciudadanos son los que llevan a cabo los actos de justicia por mano propia, considero que este aspecto puede ser el mas relevante, ya que independientemente de que el pais presente estadisticas positivas en el campo de la impunidad, si los ciudadanos perciben que el sistema no funciona, seguiran tomando justicia por mano propia sin importar lo que digan las cifras.

Empecemos por el Indice Global de Impunidad (2015). En este definen la impunidad de la siguiente manera:
   Hoy en dia, la Comision de Derechos Humanos de las Naciones Unidas
   habla de impunidad a partir de dos dimensiones: la de hecho y la de
   derecho. La impunidad de hecho alude a la debilidad de las
   instituciones, en especial de los poderes judiciales, alimentada
   por actos que obstaculizan la marcha de los procesos o corroen la
   independencia y la imparcialidad de la justicia. (...) La impunidad
   de derecho se refiere a las leyes, decretos o instituciones
   juridicas que impiden que ciertas personas que se han visto
   implicadas en las violaciones de los derechos humanos deban
   comparecer ante la justicia u otras instituciones que investigan
   los hechos (p. 21).


Esta definicion es importante, tanto para entender a que se refieren las cifras que ofrece este estudio, como para comparar estos datos con los que ofrece el "Rule of Law Index" y las estadisticas del Ministerio de Justicia. Podemos ver que engloban criterios similares, como que cuando hay impunidad hay algun tipo de corrupcion, influencias que adaptan leyes para proteger a algunos culpables, obstaculizacion del proceso de justicia por demoras o excesos burocraticos, etc.

El Indice Global de Impunidad mide tanto la percepcion ciudadana como los delitos cometidos que quedaron sin castigar (Indice Global de Impunidad, 2015, p. 26). Esto arroja un dato algo mas objetivo, pero no carente de problemas, como ya se ha mencionado. Tambien es importante senalar que los datos usados son de entre 2010 y 2012, esto con el fin de establecer la comparativa con los otros dos recursos en un rango temporal igual o lo mas similar posible (Indice Global de Impunidad, 2015, p. 41). Teniendo esto en mente, revisemos que senala para Colombia. Nuestro pais esta ubicado en la tercera posicion con un indice de impunidad de 75.6, solo superado por Mexico con 75.7 y Filipinas con 80 (Indice Global de Impunidad, 2015, p. 42). El ranking contempla solo 59 paises, las cifras no se comparan en una escala absoluta (v.gr. de cero a cien), sino por comparacion con el puntaje obtenido por los demas paises (Indice Global de Impunidad, 2015, p. 41), y entre mas alto sea el numero mas impunidad hay en el pais. Esto no necesariamente significa que Colombia sea un pais terriblemente impune, ya que no hay una escala absoluta y la cantidad de paises incluidos es realmente pequena, pero nos da un buen panorama para empezar a entender el fenomeno: resulta claro que en Colombia hay impunidad, y esta no es solo una percepcion de sus ciudadanos, sino que hay fallos en el sistema judicial que son considerables y aportan a esa percepcion.

Pasemos a los datos del "Rule of Law Index". Aqui encontramos rankings y datos que van del 0 al 1, siendo 0 la peor calificacion y 1 la mejor. En los criterios que nos interesan, justicia criminal y justicia civil, tenemos los siguientes indicadores para Colombia (World Justice Project, 2016b): para la justicia criminal tenemos una calificacion de 0.34, siendo el pais numero 20 entre 30 a nivel regional (Latinoamerica y el Caribe), y el pais numero 91 entre 113 a nivel global. Para la justicia civil tenemos una calificacion de 0.5, siendo el pais numero 17 entre 30 a nivel regional y el numero 70 entre 113 a nivel global. En un analisis mas detallado, viendo los factores que componen cada una de las dimensiones evaluadas de manera independiente, tenemos que las calificaciones mas bajas se las llevan, por el lado de la justicia criminal, la efectividad de las investigaciones con un 0.23; y por el lado de la justicia civil se la llevan los retrasos injustificados con un 0.2. Estas cifras son relevantes porque, por un lado, nos corroboran lo expuesto por el Indice Global de Impunidad: en este caso, segun la opinion de expertos en la materia, el sistema de justicia colombiano no se posiciona muy bien a nivel regional ni global y tiene unas calificaciones mediocres a criterio de estos expertos. Por otro lado, al ver los indicadores que puntuan mas bajo, considero que se puede establecer una correlacion entre estos y la aparicion de la justicia por mano propia. Si un ciudadano considera que las investigaciones no conduciran a una condena apropiada para el delincuente, o que estas tendran demoras y tramites engorrosos, puede llegar a pensar que es mucho mas efectivo y justo un castigo inmediato, expedito y garantizado, que se propinara en la forma de un linchamiento o del escarnio publico. Para cerrar con este recurso, recordemos que lo dicho en el Indice Global de Impunidad proviene de datos entre 2010 y 2012, mientras que la "Rule of Law" es del 2016. Esto es relevante porque muestra que, a pesar de que han pasado varios anos entre ambos recursos, la situacion parece no haber cambiado sustancialmente, y el tema no solo esta vigente, sino que es susceptible de convertirse en un asunto mucho mas grave si no se toman medidas eficaces al respecto, por lo que es de la mayor importancia pensarlo y prestarle atencion.

Revisemos, por ultimo, la percepcion ciudadana con respecto a estos temas. El Ministerio de Justicia presenta varias estadisticas relacionadas con la confianza en la justicia, pero para el presente trabajo solo tomare en consideracion dos: la confianza en el sistema de justicia, altas cortes y fiscalia y la percepcion de impunidad en Colombia (Ministerio de Justicia, 2015). En el caso de la confianza en el sistema de justicia se ve un sostenido descenso entre 2008 y 2013, llegando en este ultimo ano a 41,2%. En el caso de la percepcion de impunidad se ve un aumento entre 2010 y 2012, alcanzando un pico de 65,4% en 2013 y registrando un leve descenso a 60,8% para 2014. Estos dos datos se pueden correlacionar facilmente, lo que no implica que necesariamente haya una relacion de causalidad, pero nos presenta un panorama familiar con los datos ya vistos: a menor confianza en las instituciones, mayor percepcion de impunidad, lo que contribuye a la aparicion de la justicia por mano propia, como ya vimos que senalan Arriagada y Godoy (4).

Ira y justicia por mano propia

?Como podemos tratar de definir a las personas que toman parte en un linchamiento? Seria equivocado asumir que todos aquellos que se toman la justicia por mano propia son psicopatas sedientos de sangre, o personas que encuentran placentero el infligir dano a otros sin motivo aparente. En medio de una turba de proporciones considerables seria posible encontrar alguno con esas caracteristicas que, aprovechando el calor del momento y el anonimato que ofrece la multitud, decide dar rienda suelta a sus mas oscuros deseos. Pero, por lo general, las personas que toman parte en estos actos son personas comunes y corrientes que, probablemente por las razones expuestas en la seccion anterior, han llegado a la conclusion de que el mejor castigo para un delincuente no esta en las instituciones creadas para esos fines sino en sus propias manos (5).

En muchas ocasiones las victimas directas son las primeras en implicarse, bien porque se percatan del delito y reaccionan, pasando de la legitima defensa a la agresion del linchamiento, o bien porque son alertadas por la comunidad y luego pasan a agredir junto con el grupo o la persona que inicia los hechos. Sin embargo, esto tampoco es la norma, y podemos encontrar casos en los que la misma victima es la primera en defender al delincuente de una posible agresion (Victima de robo impidio que golpearan a joven que le habia quitado su celular, 2015). Generalmente asumimos que la victima, al ser la directamente afectada, sera la primera que quiera reaccionar, y en muchos casos sucede, pero las victimas que se abstienen de ejercer justicia por mano propia, como veremos mas adelante, son las que han sido capaces de superar esa etapa que debemos tender a erradicar y, por tanto, son capaces de tomar medidas mas sanas.

?Por que creemos que la victima debe responder a la agresion? ?Por que nos parece inusual que una victima termine defendiendo a su agresor de un linchamiento? El hecho de ser victimas de un delincuente, independientemente de la gravedad del crimen cometido, nos produce una sensacion de ira. De acuerdo con Nussbaum (2016), la ira surge de creencias y apreciaciones con las siguientes caracteristicas:
   [T]hey are made from the point of view of the agent, and register
   the agent's own view of what matters for life, rather than some
   detached or impersonal table of values. Even when anger involves
   issues of principle, of justice, or even global justice, this is
   because the angry person has managed to incorporate such concerns
   into her conception of what matters in life (p. 16).


Si consideramos que un ladron nos ha quitado algo que nos importa (ya sea material, como un celular, o inmaterial, como nuestra tranquilidad), el surgimiento de la ira se dara en los terminos propuestos por Nussbaum. Esta ira, ademas, ira acompanada de otros elementos:

Anger, Aristotle holds, is: 'a desire accompanied by pain for an imagined retribution on account of an imagined slighting inflicted by people who have no legitimate reason to slight oneself or one's own' (1378a31 -3). Anger, then, involves:

1. slighting or down-ranking (oligoria)

2. of the self or people to the self

3. wrongfully or inappropriately done (me prosekonton)

4. accompanied by pain

5. and linked to a desire for retribution

By twice repeating 'imagined' (phainomenes), Aristotle emphasizes that what is relevant to the emotion is the way the situation is seen from the angry person's viewpoint, not the way it really is, which could, of course, be different (Nussbaum, 2015, p. 42).

Segun esta definicion, cuando nos convertimos en victimas de un delito sentimos ira, ya que consideramos que hemos sido danados de manera injusta por alguien que no tenia ningun derecho a violentarnos, y eso hace que sintamos un deseo de retribucion. Aqui es importante la aclaracion que hace Aristoteles entre el dano a uno mismo y el dano a un semejante, ya que esto permite entender por que un testigo puede llegar a experimentar esa misma ira y terminar involucrado en una multitud que busca justicia por cuenta propia. Al identificarnos con la victima del delito podemos sentir ese mismo dolor de haber sufrido un dano injusto: la victima pudimos ser nosotros, nuestros hijos, nuestras madres, nuestros amigos. Al ver en la victima de un crimen a otro ser humano igual a nosotros, o a alguien de nuestro circulo social, somos capaces de sentir esa ira como propia, y mas importante aun, somos capaces de sentir ira incluso si la victima directa no la expresa, razon por la cual pueden presentarse casos como el ya mencionado, en donde una multitud busca un linchamiento y la victima directa del hecho termina defendiendo a su victimario.

La aclaracion de Nussbaum con respecto al doble uso de la palabra "imaginado" en la definicion aristotelica tambien es de gran relevancia. Como se pudo ver en la seccion anterior, un contribuyente a la aparicion de la justicia por mano propia es la impunidad, pero dicha impunidad puede ser un hecho real, sustentado con datos, o puede ser una percepcion ciudadana que no se ajusta necesariamente con la realidad. Si la ira, segun la definicion aqui expuesta, surge de la manera en la que las personas percibimos un hecho como danino y una determinada retribucion como una manera de solventar ese dano, parece claro que la busqueda de justicia por mano propia involucra este sentimiento especifico. Esto no quiere decir que la justicia por mano propia sea la unica que involucra estas caracteristicas de la ira. Nussbaum senala que sentir ira implica un deseo de que haya una retribucion por el dano cometido, y esto implica un deseo de que algo malo le pase al victimario (Nussbaum, 2015, p. 46), pero este mal no necesariamente es una golpiza, puede ser simplemente el deseo de que vaya a la carcel, un lugar que dificilmente puede ser considerado bueno para pasar una temporada. El problema con la impunidad es que, si consideramos que el victimario no va a pagar por su crimen yendo a la carcel, el rango de males que podemos desearle al criminal se limita, por lo que entregarlo a las autoridades ya no es una opcion para que haya una retribucion que consideramos justa por el crimen cometido. Aqui es relevante la introduccion de la palabra "imaginado". Por un lado, la impunidad bajo la cual desechamos el castigo legal puede ser real o simplemente percibida. Por otro lado, la idea de que una golpiza (incluso la muerte) o una humillacion publica es un pago justo por el crimen cometido es algo que, en la sociedad actual, depende de la percepcion de la persona enojada. En ningun codigo colombiano se establece que una pena justa para el robo de un celular sea un determinado numero de golpes, ni se establece que la retribucion para un robo sea ser desnudado en via publica y humillado (6); es mas, estos castigos ni siquiera tienen una regulacion que permita equipararlos a, por ejemplo, la justicia indigena, ya que no hay un codigo de linchamiento: cada quien golpea y humilla segun su propio criterio y hasta donde su propia imaginacion le permita; es por esto que, en ocasiones, estos actos terminan con saldos tragicos en los que el linchado muere porque nadie sabe cuando ha sido suficiente. Esto muestra una faceta de la ira que afecta directamente a la sociedad, pues deviene en un castigo desproporcionado e incontrolado que se aplica ante la mas minima contravencion:

people think something an insult because they are anxious or hypersensitive, and there is actually no reason to regard the situation in that light. Sometimes the mistake is a more serious one involving false social (or personal) values: people impute to a reputational or other slight a significance that is inappropriate. (...) Moreover, as Seneca likes to point out, not correcting that tendency will virtually guarantee that one's whole day is filled with anger, because there is so much behavior everywhere that is rude, inconsiderate, or in some other way subpar. Detachment is urgently needed if life is to go well (Nussbaum, 2016, pp. 139-140).

Otra distincion relevante de la definicion de ira, que esta muy vinculada a lo dicho anteriormente, es la de dano y menosprecio (down-ranking). Para Nussbaum, esta distincion genera un cambio en la manera en la que se interpreta el acto retributivo (Nussbaum, 2015, pp. 48-49), pero sobre este punto volvere mas adelante. Lo que quiero remarcar aqui es lo que caracteriza a esa vision de menosprecio involucrada en la ira. Nussbaum (2015) la presenta de la siguiente manera:

Anger is not always, but very often, about status injury. And status-injury has a narcissistic flavor: rather than focusing on the wrongfulness of the act as such, a focus that might lead to concern for wrongful acts of the same type more generally, the status-angry person focuses obsessively on her own standing vis-'a-vis others.

In connection with such injuries, both Aristotle and Lazarus emphasize the relevance of personal insecurity or vulnerability: we are prone to anger to the extent that we feel insecure or lacking in control with respect to the aspect of our goals that has been assailed--and to the extent that we expect or desire control. Anger aims at restoring lost control and often achieves at least an illusion of control (Tavris 1982: 152-3) (p. 45).

Esta presentacion aplica tanto para quien se enoja por ser victima directa como para quien se enoja al ver que se comete un crimen. En el primer caso, la victima puede percibir que sufrio un dano y un menosprecio, en el sentido en que su estatus se vio disminuido por culpa del delincuente. Esta disminucion de estatus se presenta como una sensacion de vulnerabilidad: antes del delito la victima se sentia segura y en control de su vida, pero al verse atacada pierde esa seguridad. El hecho de poder retribuir el dano causado restablece su estatus al mostrarle al delincuente que, si comete un crimen, tampoco esta seguro, porque ira a la carcel, o en el caso de la justicia por mano propia, se expone a salir lastimado o morir. Esta lucha de estatus cobra mas importancia en aquellos casos en los que el castigo aplicado por mano propia no tiene como objetivo primario la violencia fisica sino la humillacion, como el caso que vimos en el que el presunto delincuente es obligado a desnudarse. En este tipo de casos se ve con mas claridad el componente narcisista de la ira enfocada en el estatus. Aqui no se busca lastimar el cuerpo sino la honra, demostrar que se esta por encima del delincuente, que hay una mayor valia social que se recupera al pisotear la de aquel que quiso pasar por encima de esta. En los casos de violencia fisica esto tambien esta presente, pero se puede ver oscurecido por el papel supuestamente aleccionador de los golpes.

En terminos de vulneracion de derechos humanos es menos lesivo obligar a alguien a humillarse que agredirlo fisicamente, pero ambos escenarios son igualmente condenables y, lo mas importante, igualmente irracionales. Nussbaum expone la irracionalidad analizando el papel retributivo involucrado en la ira tanto en el caso del dano como en el caso del menosprecio o perdida de estatus. En el caso del dano la explicacion dada por es la siguiente:

The question now is, ?Why would an intelligent person think that inflicting pain on the offender assuages or cancels her own harm? There seems to be some type of magical thinking going on. In reality, harsh punishment of the offender rarely repairs a damage (Nussbaum, 2015, p. 47).

Y continua: "The fantasy that payback restores [the damage] is magical thinking, abetted by ideas of cosmic balance that are deeply engrained in many cultures, but not the less irrational for that" (Nussbaum, 2015, p. 48). En el caso de un robo, por ejemplo, es probable que, si el ladron es capturado inmediatamente, como sucede en los casos en los que la justicia por mano propia se aplica, la victima recupere sus pertenencias, pero esta recuperacion no se da gracias a la golpiza y a la humillacion, que son la parte retributiva del sentimiento de ira, sino que se dan gracias a la captura del delincuente y la recuperacion de las posesiones, actos en los cuales nada tiene que ver un linchamiento (7). En casos mas graves, como una violacion o un asesinato, es todavia mas claro que un castigo violento y humillante de ninguna manera recuperara lo que se perdio durante el crimen. Este pensamiento magico del que habla Nussbaum puede provenir de muchas fuentes: convicciones religiosas, balances cosmicos como el concepto de karma, la ilusion de que el universo es justo y a todos nos llega lo que merecemos, etc. Sin importar la fuente, parece evidente que ese tipo de pensamiento en efecto se da cuando estamos enojados y buscamos saldar cuentas, o al menos deseamos que, asi sea en una vida despues de esta, alguien o algo salde esas cuentas por nosotros. Recordemos que la ira involucra el deseo de que algo malo le ocurra a la persona que nos afecto, asi que es irrelevante si lo deseamos inmediatamente o en el final de los tiempos, lo importante es que el sentimiento de ira involucra ese deseo.

?Significa esto que causarle o desearle un dano a un agresor no repara absolutamente nada? En el caso analizado anteriormente claramente no, ya que no hay manera de evitar lo que ya ocurrio; pero, al menos en nuestro imaginario, sigue habiendo algo que restaurar: nuestro estatus. En el caso de una disminucion de nuestro estatus si hay algo que se pueda reparar, como nos menciona Nussbaum (2015):
   It is very easy for people to shift mentally from an eudaimonistic
   concern (this is part of my circle of concern, what I care about)
   to a narrower status-focused concern (this is all about me and my
   pride or rank). In such cases, a retaliatory strike back is thought
   to restore the balance of status, manliness, or whatever. And often
   it does. (...) Now the retaliatory tendency makes sense and is no
   longer merely magical. To someone who thinks this way, in terms of
   diminution and status-ranking, it is not only plausible to think
   that retaliation atones for or annuls the damage, it is often true
   (pp. 48-49).


Esta disminucion de estatus se presenta tanto en la victima directa como en la persona que se enoja al ver un crimen ya que, si ambos se sienten enojados, ambos buscaran retribucion. En el caso de la victima es evidente: ella fue la que quedo vulnerable ante el ataque del delincuente. En el caso del testigo que se enoja tambien hay un sentido de vulnerabilidad pues, como se menciono antes, la persona puede pensar que ella, o alguien de su circulo, sera la proxima victima si no hace algo. Esto nos permite explicar por que en un acto de justicia por mano propia no solo participa la victima, sino que, por lo general, se unen varios espontaneos que confluyen en un objetivo comun. Si el unico proposito del acto retributivo fuera el pensamiento magico de que lastimar al delincuente reparara el dano que causo, no habria explicacion para que alguien ajeno a la victima reaccionara, ya que ese extrano no perdio sus pertenencias, ni a su ser querido, ni fue violentado fisica o sexualmente. Pero si lo que esta en juego es, ademas del pensamiento magico del balance, el hecho de que castigar al delincuente restaura el estatus, tiene mucho sentido que cualquiera entre a participar del acto. Recordemos que el enfoque en el estatus es altamente narcisista; no tiene nada que ver con que delinquir sea malo, tiene que ver con que lo que ocurrio vulnera nuestra seguridad personal. Si me identifico con la victima y pienso que ese delincuente pudo haberme atacado a mi o a alguien cercano a mi, la restitucion de mi estatus cobra sentido, y es algo que, en mi imaginario, puedo lograr a traves del castigo fisico al delincuente.

El narcisismo involucrado en el enfoque del estatus es la clave para identificarlo como irracional. Nussbaum (2015) lo plantea de la siguiente manera:
   This way of seeing things [status-injury focused] loses the sense
   that actions have intrinsic moral worth: that rape is bad because
   of the suffering it inflicts, and not because of the way it
   humiliates the friends of the victim. If rape were primarily a
   down-ranking, it could be rectified by the humiliation of the
   offender, and many people, certainly, believe something like this.
   But isn't this thought a red herring, diverting us from the reality
   of the victim's pain and trauma, which need to be constructively
   addressed? All sorts of bad acts--murder, assault, theft need to be
   addressed as the specific acts they are, and their victims (or the
   victims' families) need constructive attention. None of this will
   be likely to happen if one thinks of the offense as all about
   relative status rather than injury and pain (p. 50).


El elemento retributivo del enfoque en el estatus, presente en un acto de justicia por mano propia, puede dejar satisfechos a los participantes, puede dejarles la sensacion de que hicieron algo loable y digno de elogios, pero poco o nada hace por la victima ni por la sociedad en general. Golpear y humillar a un delincuente no le va a devolver nada a la victima; creer que con eso se le brinda soporte integral a la misma, y creer que asi se mejora a la sociedad, nos impide tomar acciones realmente eficaces para los problemas que nos aquejan (8). En lugar de preocuparnos por como solucionar fenomenos moralmente preocupantes, como los robos, las violaciones, los asesinatos, la impunidad, la debilidad de las instituciones, etc., terminamos cometiendo actos igualmente malos y los hacemos pasar como moralmente aceptables en nombre de una ilusion de justicia. Es probable que linchar a un delincuente especifico haga que este no vuelva a cometer delitos, y en nuestras mentes creemos que la masificacion de estos linchamientos, ya sea por redes sociales o por medios de comunicacion tradicionales, hara que otros delincuentes se convenzan de no cometer infracciones; pero, si esto fuera asi, bastaria con un ejemplo para reducir los crimenes, y lo que vemos, por el contrario, es que los intentos de linchamiento y la toma de justicia por mano propia van en aumento, lo que contradice esa idea. Por otra parte, un linchamiento no nos dice absolutamente nada sobre los motivos por los que se cometen esos crimenes, ni sobre la situacion de la victima, lo que, como menciona Nussbaum, impide tomar medidas claras y especificas para solucionar los problemas de raiz. Si consideramos que linchar a un violador es suficiente para devolverle la honra, la paz, o lo que sea que se cree que se le devuelve a la victima, jamas sera posible establecer mecanismos de acompanamiento para esas victimas, protocolos de atencion medica y psicologica que le permitan, eventualmente, volver a una vida lo mas normal posible. El crimen, sus causas y sus consecuencias pasan a un segundo plano automaticamente, lo que hace que este enfoque en el estatus sea egoista y nada constructivo para las victimas ni para la sociedad.

Asi pues, nos encontramos ante un panorama de completa irracionalidad para explicar un acto de justicia por mano propia. El linchamiento y la humillacion no resuelven el dano causado ni ayudan a mejorar la situacion de las victimas ni la de la sociedad en su conjunto, por el contrario, desvian la atencion de lo que es realmente importante y la enfocan en el narcisismo y las ilusiones de justicia de aquellos que participan en dichos actos. Sin embargo, parece imposible dejar de sentir ira cuando somos victimas o testigos de un acto criminal. El dolor, la frustracion y el deseo de retribucion no son cosas que se borran facilmente, y cuando eso sucede nos parece que es algo raro e inusual, como en el ejemplo de la victima que defiende a su agresor. Si es algo que parece imposible de eliminar, ?que podemos hacer para evitar caer en la irracionalidad a la que nos conduce la ira?

La Ira Transicional

Renunciar a la ira, o decir que debemos ser capaces de reprimir este sentimiento, no solo es un sinsentido sino un grave error. Como se ha visto a lo largo del presente trabajo, la ira parece jugar un papel importante en la mejora de los individuos y las sociedades. En efecto, si ante un crimen fueramos completamente pasivos, incluso apaticos, ?como podriamos avanzar como sociedad para evitar que estas cosas ocurrieran?

En los casos de justicia por mano propia, con todo lo moralmente condenables que pueden llegar a ser, se puede encontrar un elemento remarcable y que es sintoma de una sociedad con buenas intenciones, aunque mal encaminadas. El hecho de que un grupo de extranos llegue a la determinacion de ayudar a un semejante y se unan con el proposito de condenar un acto moralmente malo que acaban de presenciar es alentador; en palabras de Nussbaum: "anger provides an essential motivation for work to correct social injustice" (2015, p. 52). Los problemas surgen cuando esa ira es de enfoque narcisista, lo que hace que cambiemos nuestra mentalidad y pasemos de la busqueda de ese bienestar social a la busqueda de la restauracion de nuestro estatus. Pero este problema se puede solucionar sin necesidad de negar la ira, lo que debemos hacer es enfocarla adecuadamente; esa es precisamente la propuesta de Nussbaum (2015):
   (...) in a sane and not excessively anxious and status-focused
   person, anger's idea of retribution or payback is a brief dream or
   cloud, soon dispelled by saner thoughts of personal and social
   welfare. (...) In a rational person, anger, realizing that [it is
   irrational either if it is status focused or injury focused], soon
   laughs at itself and goes away. From now on, I shall call this
   healthy segue into forward-looking thoughts of welfare and,
   accordingly, from anger into compassionate hope, the Transition
   (pp. 51-52).


El problema que debemos solucionar no es, pues, como hacer que las personas no se enfaden ante un delito, lo que debemos solucionar es como hacer que las personas hagan la Transicion y usen esa ira como motor para la busqueda de bienestar social, en lugar de usarla como forma de satisfacer deseos egoistas e ilusorios de justicia. Nussbaum (2015) establece una diferencia entre las personas que se enojan y luego hacen la Transicion y las personas que experimentan una Ira Transicional; es decir, que no llegan a pensar en retribuciones de ningun tipo, sino que inmediatamente pasan a pensar en el bienestar social que permite la Transicion. Estas ultimas, como la victima que defiende al victimario, son extremadamente raras, ya que lo mas comun es que primero nos enojemos y luego, un poco mas calmados, hagamos la Transicion:

[T]he retaliatory instinct is, as Butler observed, deeply human, no doubt through both evolutionary tendency and cultural reinforcement. It is only exceptional individuals who are there [in the Transition] already, in major issues affecting their welfare. Such presence of mind typically requires long self-discipline (Nussbaum, 2015, p. 54).

La solucion ofrecida por la autora, extraida de nociones aristotelicas, para aquellos que deben hacer la Transicion, es simplemente ponerse en los zapatos del otro (Nussbaum, 2015, p. 54) (9). Segun ella, el mero hecho de hacer esto permite romper la perspectiva narcisista del enfoque en el estatus, ya que se obtiene una vision distinta a la individual, y esto facilita el pensar en un bienestar comun. Notese que una persona que es testigo de un robo y se enfada es perfectamente capaz de hacer este ejercicio, ya que su enfado proviene de una identificacion con la victima del delito. El asunto con la Transicion es ser capaz de ponerse en los zapatos de la victima no solo en el sentido de sentirse igual de humillado que ella, de manera que se busque esa restitucion de estatus, sino en el sentido de ponerse en los zapatos de la sociedad como victima de un delito, de manera que se busque la reparacion integral y se evite que este tipo de cosas vuelvan a suceder. En la Transicion el foco de nuestra atencion es la solucion de una problematica social (el robo, el asesinato, la violacion), mientras que en la ira el foco de nuestra atencion es el delincuente que cometio un delito en ese momento especifico; esta diferencia de enfoques cambia radicalmente nuestra respuesta a los hechos, y es lo que hace que pasemos de un pensamiento social a un pensamiento individual y narcisista.

Considero que todo lo anterior solo se logra siendo consciente de los objetivos a los que se quiere llegar con la ira y con la Transicion: en el primer caso el objetivo es la humillacion, en el segundo la justicia (Nussbaum, 2015, p. 53). Para lograr esto debemos empezar por entender que humillar al otro no es hacer justicia, que no son sinonimos, y esta confusion de terminos tambien puede ser algo muy arraigado en nuestro imaginario y en nuestra cultura. ?Que es lo que entendemos por justicia? Una parte importante del proceso pasa por aclarar este concepto para poder entender por que la justicia por mano propia es irracional de la manera en la que aqui se menciona, y por que la Transicion nos puede ayudar a buscar una justicia enfocada en la reparacion y no en la retribucion, traducida en un bienestar que nos beneficia a nosotros y al resto de la sociedad.

Vale la pena senalar que este paso de la ira a la Ira Transicional no implica de ninguna manera que no deba haber castigos para los delincuentes, o que no deban ir a la carcel o pagar de alguna manera por sus crimenes. Este castigo puede hacer parte de esa reparacion que se busca si se establece una justicia que no pretenda simplemente encerrar gente en condiciones infrahumanas. Lo importante aqui es notar precisamente ese cambio en el enfoque del castigo: no se busca enviar al delincuente a "pudrirse" en una celda, o a pagar con su vida o su libertad por el crimen que cometio. Esta concepcion del castigo al criminal mantendria ese pensamiento magico de la retribucion al asumir que, si el delincuente robo un bien, ese robo se compensa "robandole" la libertad; si mato o violo, esa vida y ese asalto a la integridad se compensan con una vida en la carcel, que equivaldria a estar muerto en vida, o incluso, como se suele pedir ultimamente, con la pena de muerte. Ese no es el enfoque que mantendria el castigo si se logra pasar a la Ira Transicional. Dicho castigo, por un lado, tendria un componente de seguridad para la sociedad: si la persona es tan peligrosa que representa un riesgo para la sociedad, evidentemente debe estar recluida en un espacio que preserve su seguridad y la de los demas. Notese que este tipo de reclusion no es retributivo ni vengativo, el unico objetivo es salvaguardar el bien comun, nunca humillar al delincuente. Por otro lado, si el delincuente es susceptible de ser reformado, el castigo debe tener ese objetivo: restituirlo a la sociedad reformado. Ese es el objetivo de una carcel, de un sistema penitenciario, y para lograr que esos objetivos se cumplan debemos, como sociedad, ser conscientes de que hoy en dia las carceles del pais no cumplen con esos parametros; por el contrario, se han convertido en sitios desagradables que constituyen un castigo, no solo por la privacion de la libertad, sino por las condiciones infrahumanas en las que alli se vive. Este cambio en la forma de ver el sistema penitenciario tambien pasa por el cambio de la ira a la Ira Transicional: solo en el momento en que dejemos de pedir que los delincuentes se "pudran" en la carcel (enfocandonos en la retribucion o en el status) y empecemos a pedir que el sistema penitenciario sea una via de mejora para la sociedad (enfocandonos en el bienestar nuestro y el de los delincuentes), podremos darnos cuenta de las deficiencias de nuestras instituciones y podremos presionar para que mejoren con miras a un beneficio comun.

Unido a esto, la salida de la justicia por mano propia requiere reforzar los lazos dentro de la comunidad y con las instituciones que imparten justicia. Como mencione al inicio de este articulo, uno de los componentes clave en el surgimiento de la justicia por mano propia es la perdida de la confianza en la justicia, pero la confianza en general es un elemento clave en la construccion de paz, y por ende incide en evitar tomar la justicia en nuestras manos. Lederach (1997) sostiene que:
   Central Americans think about conflict resolution in everyday
   settings according to three key concepts: confianza, cuello, and
   coyuntura. In brief, confianza is "trust" or "confidence." It
   refers to people whom I know and rely on, who "inspire my
   confidence" and in whom "I can deposit my trust." Confianza is
   based on firsthand knowledge of the person and increases over time.
   It assures sincerity, reliability, and support. The keys to
   confianza are relationship and time.

   Cuello literally means neck, the connection of head and heart, but
   is one of many vernacular metaphors in Spanish for "connections"
   that help get things done. In other words, cuello is the strategic
   use of my network. When faced with everyday problems and conflicts,
   Central Americans are more likely to think first of "who" than of
   "what" in order to "get out of the problem."

   Coyuntura is often translated as "juncture" and/or "timing," but it
   really represents a metaphor for placing oneself in the stream of
   time and space and determining at any given moment what things mean
   and therefore what should be done. Coyuntura is "timing" to the
   degree that timing contemplates the fluidity and art of the
   possible. In practical conflict resolution terms, it means being
   present and available on an ongoing basis (p. 96).


Si tomamos en consideracion lo expuesto sobre la Ira Transicional podemos ver que se adecua a las condiciones de construccion de paz expuestas por Lederach. Los eventos de linchamientos demuestran la existencia de una confianza entre la comunidad, pero tambien demuestran la ausencia de confianza en las instituciones; si reenfocamos la confianza comunitaria a traves de la transicion de un linchamiento hacia la consecucion de grupos de apoyo que ayuden a las victimas, y a la vez reconstruimos la confianza en las instituciones, tendremos los tres elementos que nos propone Lederach (10) para cortar con la violencia de la justicia por mano propia.

Conclusion

La justicia por mano propia no es un fenomeno que se presente unica y exclusivamente gracias al deseo de violencia de las personas que participan en dichos actos. En un pais azotado por grandes males como la corrupcion, la inoperancia y debilidad de sus instituciones y la impunidad, es comprensible que los ciudadanos se sientan frustrados y enojados cuando ven, o creen ver, que el sistema que debe protegerlos no cumple su tarea, y este enojo los lleva a buscar sus propias maneras para saldar cuentas.

No obstante, esto no es excusa para que actuemos como seres irracionales, ni para que llevemos a nuestras sociedades a espirales de violencia que solo logran acrecentar los problemas que nos aquejan. Si las instituciones no son capaces de castigar a aquellos que cometen delitos, y nosotros mismos empezamos a cometer delitos para castigar a esas personas, resulta evidente que el aparato judicial tampoco sera capaz de castigarnos, y en esa eterna busqueda de retribucion podemos terminar sumergidos en un mar de violencia sin sentido. Puede parecer un escenario descabellado, pero no tenemos que llegar a esas dantescas situaciones para darnos cuenta de que debemos detener este fenomeno prontamente.

Sentir ira no es un delito; al contrario, puede ser esa alerta que nos indique que algo malo esta pasando en nuestra comunidad. Si constantemente estamos bombardeados por hechos que nos indignan y calan en lo mas profundo de nuestras concepciones morales, y vemos que no hay una respuesta institucional, la ira que sentimos debe ser lo que nos impulse a buscar esas soluciones integrales para bien de la comunidad, en lugar de ser esa chispa que encienda nuestras mas primitivas pasiones. Tenemos muchas herramientas para mejorar nuestra sociedad, y si somos capaces de unirnos espontaneamente para golpear delincuentes, tambien podemos ser capaces de unirnos para exigir fortaleza en nuestras instituciones, para condenar la impunidad y la corrupcion, para construir redes de apoyo para las victimas y para buscar soluciones a los males que aquejan a nuestro pais.

Si logramos entender que justicia no es sinonimo de humillacion, si logramos quitarnos el sesgo narcisista al momento de indignarnos por las cosas malas que pasan en nuestro pais, tal vez logremos mejorar, poco a poco, nuestra sociedad. El paso de la ira a la Transicion no solo nos puede ayudar a lograr este objetivo, tambien nos puede ayudar a mejorar nuestras relaciones personales al ponernos en los zapatos del otro y entender que no siempre se trata de nuestro orgullo y nuestro estatus.

Conflicto de intereses

El autor declara la inexistencia de conflicto de interes con institucion o asociacion comercial de cualquier indole. Asimismo, la Universidad Catolica Luis Amigo no se hace responsable por el manejo de los derechos de autor que los autores hagan en sus articulos, por tanto, la veracidad y completitud de las citas y referencias son responsabilidad de los autores.

Referencias

Arriagada, I., y Godoy, L. (1999). Seguridad ciudadana y violencia en America Latina: diagnostico y politicas en los anos noventa. Santiago de Chile: Naciones Unidas.

Bock, J. (2012). Comparing the approaches. En J. Bock. (Ed.), The Technology of Nonviolence (pp. 135-147). Massachusetts: Institute of Technology.

Centro de Estudios Sobre Impunidad y Justicia. (2015). Indice Global de Impunidad. En J. A. Le Clerq, y R. Gerardo (Coords.). Puebla: Fundacion Universidad de las Americas Puebla.

Claudett, E. (2000). La justicia en tiempos de la ira: linchamientos populares urbanos en America Latina. Ecuador debate, (51), 207-226. Recuperado de http://repositorio.flacsoandes.edu.ec/bitstream/10469/5226/1/RFLACSOED51-12-Castillo.pdf

Florez, J. (15 de marzo de 2016). Un muerto por linchamiento cada tres dias en Bogota. El Espectador, parr. 20. Recuperado de http://www.elespectador.com/noticias/bogota/un-muerto-linchamiento-cadatres-dias-bogota-articulo-622342

La mujer que desnudo al ladron: ?Exceso o legitima defensa? (26 de mayo de 2016). Semana, parr. 19. Recuperado de http://www.semana.com/nacion/articulo/muier-que-desnudo-a-ladron-causapolemica/475316

Lederach, J. (1997). Resources: making peace possible. En J. Lederach (Ed.), Building Peace: Sustainable reconciliation in divided societies (pp. 87-97). Washington: United States Institute of Peace Press.

Ministerio de Justicia. (2015). Confianza en la justicia. Recuperado de http://www.miniusticia.gov.co/Portals/0/Ministerio/Sistemaindicadores/Sistema-indicadores/confianza iusticia.html

Nussbaum, M. (2015). Transitional Anger. Journal of the American Philosophical Association, 1(1), 41-56. doi:10.1017/apa.2014.19

Nussbaum, M. (2016). Anger and Forgiveness. Nueva York: Oxford University Press.

World Justice Project. (2016a). Civil Justice. Recuperado de http://worldiusticeproiect.org/factors/effective-civil-iustice

World Justice Project. (2016b). Colombia. Recuperado de http://data.worldiusticeproiect.org/#/groups/COL

World Justice Project. (2016c). Criminal Justice. Recuperado de http://worldiusticeproiect.org/factors/effective-criminal-iustice

World Justice Proiect. (2016d). Questionnaires. Recuperado de http://worldiusticeproiect.org/questionnaires

World Justice Proiect. (2016). What is the rule of law? Recuperado de http://worldiusticeproiect.org/what-rule-law

Victima de robo impidio que golpearan al ioven que le habia quitado su celular (2 de diciembre de 2015). Noticias Caracol. Recuperado de http://noticias.caracoltv.com/colombia/victima-de-robo-impidio-quegolpearan-al-ioven-que-le-habia-quitado-su-celular

Articulo de reflexion no derivado de investigacion

DOI xxxxxxxxxx

Recibido: 6 de noviembre de 2017 / Aceptado: 14 de mayo de 2018 / Publicado: 19 de junio de 2018

Ivan Javier Mojica Rozo *

* Filosofo de la Universidad Nacional de Colombia, estudiante de maestria en filosofia de la Universidad de los Andes. Bogota, Colombia. Orcid: orcid.org/0000-0002-6654-8410. Correo electronico: ij.mojica@uniandes.edu.co

(1) El citado articulo de Claudett (2000), "La justicia en tiempos de la ira: linchamientos populares urbanos en America Latina", recoge una serie de evidencia, la gran mayoria periodistica, que permite ver un aumento del fenomeno. Un reportaje mas reciente de la BBC (2016) titulado "'La gente demanda castigo': el inquietante aumento de los linchamientos en America Latina" nos da un panorama mas actual que, a la vez, permite ver que lo planteado por Claudett no se quedo en el 2000 sino que sigue su curso. Para el caso especifico de Colombia, el grupo de investigacion Estado y usos sociales de la ilegalidad (EILUSOS) de la Universidad Nacional de Colombia publico en 2016 un articulo en el diario El Espectador titulado "Un muerto por linchamiento cada tres dias en Bogota", en el cual presentan cifras que nos permiten ver el incremento de estos actos en el pais.

(2) El "Rule of Law Index" (2016), del que se hablara mas adelante, evalua la ausencia o presencia de retaliaciones violentas entre miembros de la comunidad; este criterio se aplica a paises de todos los continentes, por lo que se puede evidenciar la incidencia de la justicia por mano propia en otras sociedades.

(3) Teniendo en cuenta la obvia dificultad para analizar un concepto como la impunidad, la cual es mencionada por los mismos autores del indice (Indice Global de Impunidad, 2015, pp. 23-26)

(4) Esto tambien puede ser extraido del "Rule of Law Index". Otro de los componentes que se evalua alli es el de la ausencia de retaliaciones violentas entre ciudadanos (Order and Security, 2016). Colombia obtiene en este factor un 0.28, nota bastante baja que, al compararla con las notas sobre impunidad, podria mostrar esta misma relacion.

(5) La caracterizacion del linchamiento dada por Claudett (2000) es la de un "'ajusticiamiento' de presuntos delincuentes a manos de grupos de vecinos" (p. 209), lo que permite intuir que los participantes son la comunidad en general. En el caso colombiano, puntualmente en Medellin, tenemos que el 26,4% de la poblacion justifica el linchamiento (Retos y oportunidades de la cultura ciudadana en Medellin, 2015, p. 74), siendo una encuesta que se aplica a la comunidad en general.

(6) Cabe resaltar las jurisdicciones especiales indigenas, en las cuales se presentan castigos como los azotes, pero aqui hago referencia exclusivamente a las normas y penas por las que se rige el Estado colombiano, no los distintos grupos indigenas que habitan en el territorio.

(7) En la reduccion del delincuente puede haber violencia, pero hay un claro limite entre la justa causa y el linchamiento. Si el ladron se resiste a ser atrapado o intenta huir por medios violentos es mas que evidente que la respuesta implicara algun tipo de violencia. Pero en cuanto el ladron se encuentra reducido y capturado, la violencia deja de tener sentido y pasa a ser un componente directo del linchamiento.

(8) Para Nussbaum, responder con violencia en estos casos es un sinsentido y conlleva actos ilegales: "There's no point in getting further embroiled, mentally and emotionally, with the unsavory stranger who has done the damage. Let the impartial agencies of law figure out how to do this in a socially productive way. In intimate cases too, one may sometimes need to call in the law, and violence in the intimate realm, like violence in the Middle Realm, should be and is illegal." (Nussbaum, 2016, p. 141)

(9) La empatia es un elemento fundamental para la transicion en todo tipo de relaciones, desde las familiares (Nussbaum, 2016, p. 101 ss.) hasta las sociales (Ibid., p. 160 ss.). Esta empatia es supremamente amplia en alcance, pues es definida por Nussbaum como "the ability to see how the world looks from the other party's perspective" (2016, p. 238). Esto implica que, para poder hacer la Transicion, hay que tener empatia tanto con la victima del delito como con el delincuente, en tanto ambos son seres humanos. La empatia con la victima permite entender el proceso de duelo que esa persona transita, de manera que se puedan buscar soluciones (como una red de apoyo, por ejemplo) para ayudarle a transitarlo. La empatia con el delincuente permite analizar el por que esa persona cometio el delito (por ejemplo, si son causas sociales, economicas, psicologicas, etc.), de manera que, como sociedad, podamos buscar soluciones que eviten estos crimenes se vuelvan a cometer.

(10) La creacion de comites de ayuda y de prevencion de la violencia son expuestos por Bock en The technology of Nonviolence (2012, p. 135) como una de las propuestas mas economicas para ayudar a construir paz y evitar la violencia.
COPYRIGHT 2018 Fundacion Universitaria Luis Amigo
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Mojica Rozo, Ivan Javier
Publication:Perseitas
Date:Jul 1, 2018
Words:10023
Previous Article:EXPERIENCIA Y DONACION.
Next Article:FEUERBACH: EL GIRO ANTROPOLOGICO DE LA TEOLOGIA.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters