Printer Friendly

Jorge Chen Sham (Ed.). Cartas de Eunice Odio a Rodolfo.

Jorge Chen Sham (Ed.). Cartas de Eunice Odio a Rodolfo. San Jose: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 2017, 194 paginas

Jorge Chen Sham inicia esta obra con un ensayo debidamente documentado titulado "El valor de una correspondencia privada y sus avatares". Este ensayo sirve de introduccion y explica el origen de estas cartas que el destinatario mismo, el pintor mexicano Rodolfo Zanabria, cedio a Asuncion Lazcorreta, que se las dio a Rima de Vallbona quien, considerando el valor intrinseco de ellas, se las entrego a Jorge Chen Sham para que las diera a conocer. Chen Sham admite que dada la naturaleza intima de esta correspondencia que Eunice Odio mantuvo con Zanabria, su ultimo companero sentimental y esposo, deberia permanecer guardada en el ambito de lo privado. Estos mismos escrupulos acuden a la mente del escritor venezolano Juan Liscano (Odio, E. y Liscano, J. Antologia: Rescate de un gran poeta. Caracas: Monte Avila Editores, 1975, p. 69), gran amigo de Eunice Odio con el cual ella mantuvo una nutrida correspondencia de naturaleza confidencial, la que Liscano luego publico. Sin embargo, ambos Chen Sham y Liscano concluyen que el valor antropologico y biografico de la correspondencia de esta poeta, cualquiera que sea su naturaleza, justifica su publicacion. Esta coleccion epistolar servira para documentar futuros estudios sobre la poeta y, a la larga, enaltecera su figura, poniendo en evidencia sus sentimientos mas intimos y su calidad humana.

Chen Sham incluye en su libro treinta y ocho cartas mas nueve adicionales que la escritora adjunto a las cartas principales. El editor se vio obligado a organizar este material para darle un orden cronologico que no existia en las cartas, ya que la poeta no acostumbraba fechar su correspondencia. Ademas, el editor no contaba con la coleccion completa porque veintitres cartas se habian perdido o no aparecen (xiv). El aclara tambien que algunas de las cartas aparecian bastante deterioradas y en consecuencia su contenido resulto dificil de determinar y hubo otras en peor estado en las que el papel estaba roto y aunque a veces fue posible discernir el contenido basandose en el contexto, otras veces no fue posible. El hubo de explicar estos casos entre corchetes (xxvi). Asimismo, la prisa con que escribia la escritora o tal vez el cansancio que la agobiaba a menudo hacian que a veces ella no se cuidara de los aspectos mecanicos de la lengua. El editor comenta esto diciendo, por ejemplo: " En cuanto a los signos de puntuacion o de exclamacion, a veces se le olvida el inicial, los he corregido en estos casos entre corchetes" (xxvi).

El trabajo minucioso de organizacion que ha realizado Chen con estas cartas logra que se perciba en la coleccion una suerte de trama que se centra en la progresion emocional de la relacion entre Odio y Zanabria. Dicha progresion sigue una trayectoria que se desplaza desde la cuspide del enamoramiento de ella hasta llegar gradualmente a un doloroso desengano que da fin a la correspondencia. Las cartas que incluye el editor dan a conocer varios aspectos del estado emocional y la vida diaria de la poeta. Se la contempla en extremo prendada de Rodolfo dado que ella se lo figura tan luminoso como sus pinturas. "Esa luz que uno puede ver en ti no se tiene asi no mas" (30), dice. Expresa que le parece vivir en un "palacio encantado" (30), porque su casa esta "tapizada" (30) de las pinturas de Rodolfo.

Ademas de revelar sus impulsos emocionales, las cartas dan a conocer tambien la extremada dureza de la vida que llevaba y la soledad en que vivia. Muestran tambien su insaciable amor por el arte y sobre todo por la poesia. Ella se sostenia economicamente de su trabajo de traductora y a veces intentaba hacerle saber a Zanabria la verdadera naturaleza de su quehacer, relacionandolo con la confeccion de un poema perfecto. La carta 3, que contiene varias de las caracteristicas de la tematica general de la correspondencia, contiene el siguiente comentario sobre una de las obras que esta traduciendo: "Este libro, por si mismo, ya es material de gran trabajo !no sabes hasta donde, porque cada palabra hay que pesarla en esa especial balanza que usamos los poetas, para medir cada palabra de tal modo, que el resultado sea un poema insustituible, quiero decir grande" (13). En esta misma carta Odio muestra tambien su preocupacion por el bienestar fisico y emocional de su amado Zanabria, a quien llama Oso u Osito, y asimismo se observa en ella su obsesion por la poesia. Aqui expresa: "No te destroces, Oso, te lo ruego en el nombre de Dios y de su representacion en la tierra, la Sagrada Poesia" (14).

En esta carta numero 3 surgen algunas nociones de desconfianza e ideas de que el amado no es del todo leal, hecho que se va a poner muy en claro al final de la correspondencia. Ella le dice: "Podria ser que en realidad, yo no sea nada para Ud., o sea muy poca cosa, tan poca que no no vale la pena, y, en ese caso, tal vez no quiera Ud que que yo vaya a Paris" (13). Sin embargo, aunque continua con dudas sobre la lealtad del amado, esta tan prendada de el que su solo deseo es estar a su lado: "...he trabajado como loca, estoy cansada lo quisiera a Ud. aqui. No esta. Quisiera llegar pronto a su lado, sin la--para mi-- definitivamente destructora esencia de la deslealtad, presente entre nosotros" (14). Pronto vuelve al tema del cansancio en una carta adicional que adjunta a la numero 3 y por casualidad le pone fecha cuando se refiere a las largas horas que ha estado trabajando. Aqui tambien vuelve a expresar su amor por Rodolfo, su Oso, del cual ella no se fia por entero, pero al que ama ciegamente sin reparos: "Voy a dormir. Son las 2 menos cuarto de la manana del 14 de noviembre. !Buenos Dias, osito de peluche. !Que lastima que no me pueda conseguir por ahi, en las jugueterias, otro "igualito a Ud.". !Que lastima que no los haya en las enormes jugueterias del invierno!" (18).

El tema del cansancio y el exceso de trabajo surge de nuevo en la carta que sigue, pero la idea que prevalece es el dolor de la ausencia y el pesar que le causa la falta de noticias. Este silencio le produce una profunda mortificacion. Asi inicia la carta 4: "?Que es lo que sucede? Hace unas dos semanas que no recibo ni una letra. Yo he escrito tres cartas a la direccion que indicas, sin quitar ni poner comas. ?Es que no llegan?" (20). Y luego continua: "Me desasosiega pensar que puedes estar enfermo y que por eso no escribes. ?Que es lo que pasa?" (20). Y concluye la carta con las siguientes enunciaciones desesperadas: "Escribe, porque si no, creo que estas moribundo y me acongojo. Me imagino que tienes pulmonia, gripe, lata y media. !Que pasa! !Escribe, escribe, escribe ya, pero ya!" (48). Es evidente que en estos momentos de desesperacion no se puede imaginar que tal vez sea simplemente desidia lo que tiene Rodolfo. El bienestar del amado es lo unico que le preocupa.

Pasando a otro aspecto de esta coleccion epistolar, es de notar que en la carta 3 asi como en todas las otras ella se dirige al destinatario mediante la segunda persona singular "Ud.", cuyo uso resulta incongruente con el contenido de la carta y la relacion intima que existe entre ella y Zanabria. Sin embargo, en la carta numero 13 deliberadamente la escritora se acerca al amado mediante las palabras, dirigiendose a el a traves del uso exclusivo de "tu", hecho que si resulta natural y esperado. La alternancia intermitente pero constante entre el "usted' y el "tu" es una de las caracteristicas mas curiosas del estilo de esta correspondencia. A veces los saltos de una forma a la otra ocurren en un mismo parrafo mediante el uso de complementos o adjetivos posesivos. En la carta numero 13 donde surge otro reclamo por la falta de noticias le dice al destinatario: "Y ahora es necesario que le diga que, el hecho de haberse ido a Bruselas no justifica el que me haya dejado de escribir. Me senti muy mal en esos dias en que no recibia noticias tuyas" (66). Estos enunciados representan una explicacion poco apropiada, demasiado simple ante la profunda mortificacion que la ausencia de comunicacion le ha causado a la poeta. Es un reproche, que casi no lo es y que ofrece una muestra mas de los sentimientos de afecto desaforados de la que escribe.

En cuanto a la curiosa mezcla de la segunda persona singular, otro ejemplo que utiliza formas verbales se hace evidente en la carta 26. Aqui ella le confia a Zanabria las maravillosas luminosidades que ve en el aire (101) y los eventos extraordinarios que se hacen presentes en su vida diaria tal como el misterioso dibujo que se produce en una vela que le pone a San Miguel Arcangel, su divino protector (114). Ella exclama embelesada: "?No te parece maravilloso? !No se imagina lo que me entretengo viendo todo eso!"(116). A proposito de estos eventos extraordinarios, Jorge Chen Sham los explica como "Sucesos extraordinarios y parapsicologicos con los que ella quiere interpretar su vida" (83). Se trata de un "mundo magico y 'extraordinario'" que ella se inventa (83).

Otro aspecto curioso en esta correspondencia es que en ella a veces se vislumbra una cierta nostalgia del pasado, de su ninez y de sus admirables antepasados masculinos, su padre, su abuelo. Este aspecto aparece muy claro en la carta adicional 1 que ella adjunta a la numero 3. Habla de estos parientes de la siguiente manera: "Mi papa me amaba con amor muy apasionado, porque era algo asi como un arquetipo de la familia, algo asi como la quintaesencia fisica de su raza; pero, mas todavia: segun el, yo era el vivisimo retrato de su padre de el (mi abuelo), que mi padre adoraba ..." (15). Y luego pasa a relatar una anecdota que alude a la enorme fortaleza de su abuelo quien soporto una intervencion quirurgica seria sin el uso de anestesia (15). Ella pasa a explicar que en El Transito de Fuego, el "Proyecto de un Antepasado" se basa en ese admirable abuelo legendario (16). Curiosamente, en su correspondencia con Juan Liscano (165) ella explica que en El Transito solo incluye un hecho autobiografico que aparece en el segmento en el cual alude a las multiples fugas de la ninez (Liscano, 1975, p. 165). Evidentemente ella se habria olvidado que su obra maestra tambien contenia huellas de la imagen de su abuelo.

Un aspecto especialmente interesante de esta correspondencia es que de vez en cuando surge en ella un espiritu ludico fogoso cargado de humor que constituye un aspecto poco visible en los otros escritos de Eunice Odio. En la carta 24, por ejemplo, cuenta que alguien le ha traido unas margaritas que la han llenado de jubilo. Y en efecto, tal es su felicidad que de pronto la prosa salta, se vuelve risuena y se da a crear palabras a la Vicente Huidobro, deleitandose en un juego verbal inesperado. Esto es evidente en el segmento en que se refiere a una de las margaritas que ha recibido y asi dice: "(apenas entreabierta, parecia un nido de pajaro que yo queria que tu miraras prodigioso), se me manifesto como Margarita, Margaluna, Margalinda, Margaliebre, Margalirio, Margalumbre, Margadulce, Margatrino, Margatorredemarfil" (111). Aqui las palabras se convierten en una suerte de jitanjaforas, ya que empiezan a brotar como "flores verbales", como diria Alfonso Reyes, que tanto se divirtio con las jitanjaforas de Mariano Brull (Arenas Monreal, R. "Alfonso Reyes y Julio Cortazar: el genero de las jitanjaforas, un guino alfonsino en Rayuela". Hispanismos del mundo: dialogos y debates en (y desde) el Sur. Congreso celebrado en Buenos Aires en Julio de 2013, pp. 17-20).

En la carta 12 se encuentra tal vez el mejor ejemplo de humor en un juego ludico memorable. Ella le cuenta a Rodolfo sobre una traduccion que esta haciendo de un libro cuyo texto es "una solemne porqueria" (59) pero que si embargo, "los heroes del libro son los animales de la selva del Amazonas, y, ellos si que son maravillosos" (59). A ella le llama la atencion especialmente una Rana Cornuda Gigante que es tan fea que parece venir de otro mundo y "!Es divina!" (59), dice. Le sorprende que la rana tenga la pupila de los ojos de forma rectangular; luego exclama: "Si usted no existiera, me haria traer la rana, le pondria Casa, y me casaria con ella. Y la llevaria a pasear por la Reforma y otros lugares elegantes, con el cuello aprisionado por una cadenita de oro torcido, y los cuernos llenos de diamantes rosa" (60). Ella se imagina, regocijada, la admiracion que tal espectaculo produciria entre el publico, pero tambien en tono de burla, piensa en la verguenza que sentiria su familia. Sin embargo, el aspecto mas interesante de este segmento es que remite directamente a una anecdota comica que se cuenta de Gerard de Nerval al cual en una ocasion se vio paseandose por los jardines del Palais-Royal en Paris con una langosta viva, su mascota, Thibault, sujeta por una cinta azul (Apollinaire, G., "La vie anecdotique". Oeuvres en prose completes. En P. Caizergues y M. Decaudin (Eds.), 1988, p. 75).

Antes de dar fin a este vistazo de la excelente edicion de Jorge Chen Sham a Cartas de Eunice Odio a Rodolfo, es necesario mencionar cuanto revelan estas misivas la intensa capacidad de amar de Eunice Odio. La imagen de Rodolfo Zanabria aparece siempre rodeada de una pletora de apelativos saturados de afecto. El es su "osito mio", "amadisimo pintor" (60). Este afecto se extiende a amigos de la calidad de Juan Liscano, quien es a veces su "chiquito mio" (Liscano, 1975, p. 77); tambien el amor se desborda hacia los animales que para ella son "Unas criaturas llenas de gracia, inteligencia, belleza fisica y moral" (59). Todo este afecto se manifiesta como una suerte de amor maternal innato que cubre a sus seres amados.

Jorge Chen Sham ha hecho bien en publicar esta correspondencia tan fielmente documentada. Ella servira para que se produzcan mas estudios sobre la obra y la figura humana de la singular Eunice Odio. Si alguien ha obrado mal sacando a luz estas cartas, el unico culpable habra de ser el destinatario, el pintor mexicano Rodolfo Zanabria que tanto pesar le causo a la poeta.

Doi: https://doi.org/10.15517/rf1.v45i1.36787

Cida S. Chase

Oklahoma State University
COPYRIGHT 2019 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Chase, Cida S.
Publication:Revista de Filologia y Linguistica de la Universidad de Costa Rica
Date:Apr 1, 2019
Words:2602
Previous Article:PARAMETROS QUE INFLUYEN EN LA CONCIENCIA LINGUISTICA DE ADOLESCENTES ESPANOLES PLURILINGUES. ANALISIS CUANTITATIVO DE UN TALLER DE ESCRITURA EN LA...
Next Article:Felipe Gomez Gutierrez y Maria del Carmen Saldarriaga (Eds.). Evelio Rosero y los ciclos de la creacion literaria.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters