Printer Friendly

Jerarquia temporal en Bergson y Whitehead.

Hacia el final de su segunda mayor obra, Materia y memoria, Henri Bergson (1896/1959) asegura lo siguiente:

En realidad, no hay un ritmo unico de la duracion; se pueden imaginar ritmos diferentes, que, mas lentos o mas rapidos, midiesen el grado de tension o de relajamiento de las conciencias, y, por ello, fijasen sus lugares respectivos en la serie de los seres. (p.393) **

Se puede tomar este pasaje solo para referirse a los ritmos humanos de duracion, los cuales, sostiene Bergson, son diversos, y cuya amplitud varia, por ejemplo, segun el objeto sobre el que se preste particular atencion (p. 214). Sin embargo, pocas paginas despues aclara que aunque la conciencia humana existe en niveles variables de duracion, estos tambien se dan en las diferentes especies animales. La creciente complejidad del sistema nervioso (en evolucion) le permite al ser vivo una libertad aun mas grande, mediante "una variedad cada vez mas rica de mecanismos motores" (p. 406; cf. pp. 218-221). Pero, al mismo tiempo, junto a esta creciente complejidad se encuentra una creciente intensidad de memoria concreta: "Asi, entre la materia bruta y el espiritu mas capaz de reflexion hay todas las intensidades posibles de la memoria, o, lo que equivale a lo mismo, todos los grados de la libertad" (p. 407).

Asi, Bergson sugiere una biologia en la que los organismos mas evolucionados mantienen ritmos de duracion mas largos o mas amplios mientras que los organismos menos evolucionados manifiestan ritmos mas breves.

Esta teoria, sin embargo, deja a Bergson con una cantidad importante de duraciones que relacionar mutuamente. Su estudio previo habia explorado la duracion de la conciencia humana. Materia y memoria conserva las conclusiones del primer trabajo pero las entiende como duraciones mas breves y mas amplias de la consciencia. Al lado de las duraciones de la conciencia humana, y ahora de otros organismos en Materia y memoria, Bergson distingue ademas las duraciones de la materia, a la que trata como un "presente siempre-renovado" (1896/1928, p. 178), como "modificaciones, perturbaciones, cambios de tensiones o de energia, y nada mas" (1928, p. 266).

Uno se pregunta, inevitablemente, como las duraciones, tan diversas como pueden ser, se relacionan unas a otras. ?Se afectan las unas a las otras, y si es asi, en que medida? ?La temporalidad de los organismos biologicos (asumiendo que exista) se relaciona con la conciencia humana en su (admitida) temporalidad? ?Al cerebro humano?

Las respuestas a estas y a preguntas relacionadas, como probare, no son respondidas completamente por Bergson en ningun lugar. Ellas estan, sin embargo, esbozadas en terminos generales en dos de sus obras: Introduccion a la metafisica (1903) que bosqueja el concepto de jerarquia temporal; y la Evolucion creadora (1907), a la que la Introduccion es una introduccion, y que explora de principio a fin la nocion de tiempo biologico. Me gustaria elaborar tres puntos antes de entrar al examen de estas obras. Primero, es claro para mi que muchos comentaristas del pensamiento de Bergson han fracasado en comprender el significado de su concepto de jerarquia temporal y sus implicaciones. Segundo, quien escribe encuentra triste y no poco frustrante el hecho de que muy pocos hayan considerado las implicaciones de estas ideas para la biologia. Finalmente, sera interesante especular sobre el punto en el que se encuentran estas nociones temporales. Pienso, independientemente, en la obra de un contemporaneo de Bergson, A. N. Whitehead.

Clarificaciones epistemologicas preliminares

En gran parte de la filosofia del siglo XX, estuvo de moda separar la teoria del conocimiento de la metafisica. En el caso de Bergson esto no es posible. Para el, la metafisica no puede comprenderse sin el recurso a la teoria del conocimiento y, a la inversa: la epistemologia (i.e., teoria del conocimiento) no puede aislarse de la teoria del modo en que las cosas son (i.e., metafisica). Es la razon por la cual, al intentar elaborar su nocion metafisica de jerarquia de la duracion y algunas de sus implicaciones, se hace necesario aclarar algunos malentendidos de su epistemologia. Esto se hara en dos entregas. La primera obrara horizontalmente, al acentuar la metodologia implicada en la consecucion, posesion, y especialmente la expresion de la intuicion. La segunda procedera verticalmente al poner en terminos muy sencillos los pasos que Bergson da de un nivel de su jerarquia al proximo, un proceso que el explicitamente compara con la integracion y diferenciacion matematicas. Con estos asuntos fuera del camino, sera posible explicar la relevancia de sus ideas para la biologia cientifica, especificamente para la nocion de tiempo biologico.

1. Alcanzar, poseer, y expresar la intuicion

En Introduccion a la metafisica, Bergson (1934/1959) introduce una nueva terminologia en forma de un dramatico contraste, con la "intuicion" en un polo y su supuesta nemesis, el "analisis", en el otro. La intuicion es para el el medio por el cual la mente se aproxima y participa de la duracion. El analisis, aunque util, es presentado por el como la negacion de la intuicion. El analisis se define, insiste, a traves de su uso de conceptos estaticos: "Es decir que el analisis opera sobre lo inmovil, en tanto que la intuicion se coloca en la movilidad o, lo que equivale a lo mismo, en la duracion" (Bergson, 1934/1959, p. 1096). De esta forma, confrontamos la proporcion:

Analisis: Espacio = Intuicion: Duracion.

La distincion categorica de Bergson entre la intuicion y el analisis parece hacer imposible cualquier relacion entre los dos terminos: excepto el conflicto. Uno se acuerda aqui del para-si y en-si de Sartre, implicados en un combate imperecedero. Espero demostrar que esta impresion es errada. Sin embargo, es facil ver por que esta erronea interpretacion se ha hecho tan frecuentemente. La intuicion en Bergson parece ser inefable, inexpresable. Como se senalara, es lo que parece decir Bergson. Igualmente desilusionador para algunos, la intuicion solo parece alcanzarse por golpes de genio. Es decir, mientras el analisis parece resolverse a si mismo en algoritmos, capaces de ser mas o menos mecanicamente aplicados, la intuicion parece anarquica: incontrolada, incontrolable.

El modo mas sencillo de corregir estas erroneas interpretaciones de su pensamiento es enfatizar el grado hasta el cual la filosofia de Bergson, como ve claramente Gilles Deleuze (1991, cf. cap. 1), se basa en una metodologia

cuidadosamente desarrollada. Bergson tiene un metodo para alcanzar la intuicion y, quizas mas importante, un modo de salir de ella. Este metodo se basa en sus reflexiones sobre la historia de las ciencias. Bergson sostiene que las ciencias estan enraizadas en la intuicion, y la intuicion implica una inversion de nuestros modos ordinarios de pensar. El establece:
   Esta inversion no fue practicada nunca de una manera metodica; pero
   una historia profunda del pensamiento humano mostraria que le
   debemos lo mas grande que se ha hecho en las ciencias y tambien lo
   que hay de viable en metafisica. (1934/1959, p. 1106)


Tal metodo solo podra ser desarrollado cuando se comprenda su posibilidad. Claramente, esta busqueda de un metodo capaz de fundar o reestructurar las ciencias permanece como una de las metas centrales de Bergson. Claramente ademas, da soporte a la busqueda siempre renovada de Bergson por un conocimiento intuitivo.

Sin embargo, insiste, la intuicion no puede alcanzarse sin un conocimiento intensivo y preliminar. Este es el sentido de su afirmacion de que uno no puede ganar una intuicion en un campo dado "si uno no ha ganado su confianza en una larga camaraderia con sus manifestaciones superficiales. Y no se trata simplemente de asimilar los hechos notables" (Bergson, 1934/1959, p. 1115).

Para tener acceso a la "materialidad bruta de los hechos conocidos" se requiere estudio (Bergson, 1934/1959, p. 1116). En el caso de Bergson, fueron muchos los campos a los que dedico demasiado estudio: afasia, neurofisiologia, fisica, termodinamica, calculo, cosmologia, biologia evolutiva, genetica, teorias del instinto, teorias de la percepcion--y la lista podria extenderse aun mas. Bergson, como dijo en cierta ocasion, paso muchos anos estudiando las ciencias, excluyendo todo lo demas. (1) El conocimiento, la preparacion, y un estudio lo mas completo de los temas relevantes, asi como la familiaridad con ellos, constituyen el primer paso.

Bergson suministra un ejemplo sorprendente de la necesidad de tal instruccion factica (y teorica) con respecto a su caso paradigma, el conocimiento de si mismo. Esto ha sido oscurecido por la traduccion imprecisa de Introduccion a la metafisica en Pensamiento y movimiento. El texto establece:

Incluso en el caso simple y privilegiado que nos sirvio como ejemplo, incluso para el contacto directo del yo con el yo, el esfuerzo definitivo de intuicion distinta seria imposible para quien [*] hubiese reunido y confrontado un numero muy grande de analisis psicologicos (Bergson, 1934/1946, p. 236).

El unico problema con esta traduccion es que omite la pequena palabra no. Aqui la falla en insertar una palabra invierte completamente, destruye, el verdadero sentido de Bergson. (2) Sin el recurso a previos analisis psicologicos, sin la gran comprension y conocimiento que vendrian de este recurso, uno no tendria exito en lograr un profundo conocimiento de uno mismo. Estos analisis acumulados incluirian los analisis de las psicologias idealista y asociacionista examinadas previamente en Introduccion a la metafisica (Bergson, 1934/1959, pp. 1086-1093). Pero es ademas importante darnos cuenta de que Bergson fue uno de los primeros lectores del Traumdeutung de Freud y que el habia incitado e influenciado a su colega en el College de France, Pierre Janet, de quien Henri Ellenberger cita (junto con Freud, Jung, y Adler) como uno de los fundadores de la "psiquiatria dinamica" (1970, p. 932). (3) La psicologia de Bergson, entonces, en modo alguno deberia comprenderse como si requiriera del psicoanalisis.

Pero no importa que tanta materialidad bruta esencialmente analitica se explore, conocer un tema en profundidad, insiste Bergson, es enterarse de su temporalidad: comprender esa temporalidad en su plenitud, mas que estar satisfechos con concepciones mas o menos estaticas. Intentar comprender los problemas en terminos de duracion mas que de espacio, en terminos de dinamismo mas que de una estabilidad inalterable, es el paso siguiente en la busqueda de la intuicion. Dar este paso es proceder metodicamente. Ir mas alla de este punto es ir mas alla de la metodologia como es usualmente comprendida. Es esforzarse por un conocimiento sin haber tenido una nocion definitiva de el. Ningun algoritmo puede darse para tal torsion mental.

Seguramente ninguna defensa deberia darse para esto. Saltar la brecha epistemica entre los hechos previamente construidos y los mismos hechos vistos desde la posicion ventajosa del nuevo conocimiento es efectuar un verdadero salto. Los nuevos resultados, sin importar que tanto nos hemos preparado para ellos, simplemente llegan. Como Bergson habria sido el primero en senalar, esto es cierto en cualquier campo de esfuerzo en el que se pueden hacer avances, sea en las matematicas, en la fisica o en las artes.

Uno puede, ademas, criticar la posicion de Bergson de que su intuicion se alcanza solo "violentando" nuestros habitos usuales del pensamiento, una violencia que es a menudo experimentada como "penosa" (1934/1959, p. 1105). No deberia haber nada de sorprendente en esta solicitud. Quienquiera que haya intentado dejar de fumar, o incluso cambiar una mania fisica o un patron de habla, sabe que transformar un habito no es placentero. Cambiar las malas manas del pensamiento seria todavia mas dificil. Entre mas fundamentales los patrones cambiados mas intenso es el esfuerzo. He aqui la disonancia cognitiva sentida, la cual es epistemica.

Si alcanzar una intuicion es asi un proceso inteligible, poseer la intuicion tiene que entenderse como un proceso reflexivo: algo asi como un pensar-en-lo concreto. He escrito tanto sobre este punto que tal vez se me pueda perdonar por no construir una extensa explicacion de el aqui. (e.g., Gunter, 1970, 1980, 1988, 1999). "Mi intuicion es reflexion", insistio Bergson (1934/1959, p. 1010). Esta reflexion incorporara caracteristicas esenciales de los temas que ha encontrado. Asi, contiene un contenido noetico, capaz de expresarse en nuevas formas analiticas.

Ahora bien, a decir verdad, aun sin explorar completamente el concepto, nos queda el mas importante asunto de la expresion de la intuicion. Cuando Bergson define la metafisica como "la ciencia que pretende prescindir de simbolos" (1934/1959, p. 1080), afirmacion a menudo citada por los academicos que intentan comprender su pensamiento, erige una barrera mayor para la comprension de su verdadero significado. Ya que parece estar diciendo, para repetir la acusacion establecida inicialmente, que la intuicion conduce a lo inefable, que termina en un conocimiento sin palabras y nada mas. Para la persona que permanece por fuera de la intuicion, entonces, la intuicion parecera ser un callejon sin salida. No sabemos donde esta; y, que podamos decir, no va a ningun lado.

Nada, creo, puede estar mas lejos de la verdad. Lo que Bergson esta intentando decir en esta frase es simplemente que la intuicion es directa. No hay barrera historica, linguistica o cultural que permanezca aqui entre el conocedor y lo conocido. La intuicion participa de su objeto sin la intervencion del lenguaje. De aqui que escape a tantos relativismos ansiosos de negar esta posibilidad. Pero el escape no puede ser permanente. La intuicion, Bergson lo afirma explicitamente, tiene que usar simbolismos en su expresion (1934/1959, pp. 11071108). En todo el texto de Bergson es claro que (a) la intuicion busca expresion, y (b) la expresion implica simbolismo. Diferentes intuiciones, ciertamente, implicarian diferentes tipos de simbolismo. Como he insistido arriba y ademas intentare mostrar abajo, la historia de la ciencia, para Bergson, esta repleta de importantes expresiones de intuicion, que implican la creacion de nuevos modos de analisis que utilizan nuevos simbolismos.

2. El enfoque vertical: Intuicion, Expresion, y Jerarquia Temporal

Esta descripcion sobre alcanzar, poseer y expresar la intuicion, a decir verdad, constituye solo un esbozo. Pero remueve algunos obstaculos a la comprension, lo que hace posible explorar la aproximacion de la intuicion hacia las diferentes tensiones o ritmos de duracion citados arriba y hacia sus posibles usos cientificos y, o filosoficos.

En las primeras obras, como observo al comienzo de este articulo, Bergson (1934/1959, pp. 1076-1116) ha distinguido una secuencia de duraciones de amplitud variable: las duraciones de la conciencia humana, de los organismos vivos, y de la materia. En Introduccion a la metafisica estas duraciones estan dispuestas por el en un orden exclusivo: una jerarquia de duraciones, o, un conjunto de duraciones anidadas que abarcan desde la temporalidad humana hasta la de la materia e inversamente, hacia arriba, potencialmente hacia la mas larga de las duraciones, la de Dios. Bergson trae asi inteligibilidad y orden a la pletora de duraciones delineadas en sus obras previas. El expresa:
   La intuicion de nuestra duracion, muy lejos de dejarnos suspendidos
   en el vacio como haria el puro analisis, nos pone en contacto con
   toda una continuidad de duraciones que debemos tratar de seguir
   hacia abajo o hacia arriba: en los dos casos podemos dilatarnos
   indefinidamente por un esfuerzo cada vez mas violento, en los dos
   casos nos trascendemos a nosotros mismos. (pp. 1102-1103)


En el primer caso, encontramos duraciones mas y mas cortas que las nuestras. En el limite estaria la repeticion mediante la cual el desea definir la materia. Al proceder en la otra direccion empezamos a tensar y aproximarnos (una vez mas, "hasta el limite") a una eternidad de vida e incluso movil en la que, parece, vivimos y nos movemos y tenemos nuestro ser. Entre estos dos limites se mueve la intuicion. (4)

Probablemente la cosa mas notable de este rotulo es la insistencia de Bergson de que la intuicion no es una, sino muchas:
   La intuicion de que hablamos no es un acto unico, sino una serie
   indefinida de actos, todos del mismo genero sin duda alguna, pero
   cada uno de especie muy particular, [...] esta diversidad de actos
   corresponde a todos los grados del ser. (1934/1959, p. 1100)


En estos terminos, la intuicion que examina la duracion de la conciencia humana es diferente en actitud y foco de la intuicion que viene a abordar las duraciones de las cosas vivas. Esta, a su vez, diferiria significativamente de la intuicion aplicada a la materia. La calidad y contenido de cada una estarian diferenciados de acuerdo al caracter de su asunto particular.

Si esto es asi, entonces la intuicion en Bergson es un modo de reflexion concreta que requiere una atencion concentrada, aplicada a los temas especificos de los que uno tiene un conocimiento previo significativo. Es una fenomenologia, empiricamente fundamentada. Hacer pasar simplemente, como muchos lo hacen, tal modo concreto de pensamiento como anti-intelectual o irracional es no entender en absoluto el asunto. La intuicion en Bergson requiere una esmerada investigacion metodologica (como bosqueje previamente) y tiene campos especificos de aplicacion (como bosqueje aqui en las nociones de jerarquia temporal y jerarquia de la intuicion).

Es util al respecto advertir la cercana analogia que Bergson establece entre la intuicion y el calculo infinitesimal. El calculo, anota Bergson, nos permite investigar los modos del cambio, los cuales fueron inaccesibles antes de su invencion. La aceleracion, una idea no concebida hasta el siglo XVII, es la nocion central que el calculo intenta formalizar, al usar el concepto de lo infinitesimal. Con el concepto de lo infinitesimal, Newton y Leibniz descubrieron que era posible llegar al movimiento-en-un-punto (al incluir especialmente la aceleracion en un punto) sin congelar por ello el movimiento. Este fue el notable logro del calculo diferencial: el calculo de la derivada. La nocion inversa, la integral, puede ser usada para representar areas o volumenes crecientes o decrecientes. (5) De aqui la insistencia de Bergson de que "la matematica moderna es precisamente un esfuerzo para sustituir el todo hecho por lo que se hace" (1934/1959, p. 1106) y su determinacion para tomar el calculo como un modelo en cuyos terminos la intuicion y su objeto puedan entenderse: "Resulta pues natural que la metafisica adopte, para extenderla a todas las cualidades, es decir, a la realidad en general, la idea generadora de nuestra matematica "(p. 1106). Por lo tanto, uno de los propositos de la metafisica es efectuar "diferenciaciones e integraciones cualitativas" (p. 1106).

Espero que la decision de Bergson de usar el calculo como una metafora fundamental, si es comprendida, arroje una vivida luz sobre su concepto de la intuicion. El calculo infinitesimal es flexible, puede ser usado de modos dinamicos, requiere un nuevo metodo de pensamiento y un nuevo simbolismo (tradicionalmente el de Leibniz). Pero implica, en cada caso, un metodo preciso para calcular. Asi, por analogia, la intuicion en Bergson se proyecta precisa, flexible, dinamicamente entendida, y requiere nuevos modos de pensamiento. Se proyecta para concentrarse en niveles especificos de duracion y para conceptualizarlos cada uno en sus propios terminos.

?Que tiene que ver esto con la jerarquia de las duraciones? La respuesta se encuentra en el famoso Teorema Fundamental del Calculo, un teorema unificado que establece que es posible integrar sobre las integraciones de uno o, al proceder inversamente, diferenciar bajo las diferenciaciones de uno: en ambos casos ad indefinitum. El calculo asi se comprende jerarquicamente: con niveles derivados de los niveles mas bajos, y viceversa, niveles mas altos (i.e., las integraciones mas altas) al ascender verticalmente por encima de los niveles mas bajos (i.e., las duraciones).

Bergson, quien como joven profesor en el Clermont-Ferrand habia pasado gran cantidad de tiempo estudiando el calculo, dificilmente pudo no haber conocido el Teorema Fundamental. En cualquier caso, todo se aclara una vez la jerarquia temporal de Bergson y su determinacion para efectuar integraciones y diferenciaciones cualitativas se comprenden en paralelo con el Teorema Fundamental. En la teoria de la intuicion de Bergson, integrar es ascender en la jerarquia de las duraciones; diferenciar es descender. Cuando Carl Hausman (1999), en el mejor articulo hasta el momento hecho sobre Bergson y Charles Sanders Peirce, habla de la intuicion en Bergson comparandola con un calculo, no esta usando un lenguaje inexacto (ver ademas Auxier, 1999, p. 266). Realizar integraciones cualitativas y, o diferenciaciones no es solo moverse hacia arriba o hacia abajo en la escala de las duraciones y tratar, con gran especificidad, con cada una. Es incorporar las duraciones mas bajas en lo mas alto, o descubrir, comenzando de la duracion mas alta, cuales son sus contenidos mas bajos. Si Bergson tiene razon, cada cosa que existe tiene su propia duracion. Sin embargo, cada una integra las duraciones especificas mas bajas en su propio caracter. Lo que uno diferencia en un nivel mas bajo se hace parte de cualquier integracion (i.e., un ritmo mas amplio de duracion) en el proximo nivel mas alto. No puedo abstenerme de senalar que si esto es el sentido de lo que dice Bergson, la suya no es una filosofia que elimina la individualidad. Hay individuos reales. Los alcanzamos mediante diferenciaciones cualitativas. Existen en todos los niveles.

3. Sortear el abismo: De la Epistemologia a la Metafisica, a la Ciencia

Por ahora es seguro y quizas fastidiosamente claro que el conocimiento para Bergson esta relacionado con ritmos de duracion. Sin embargo, el no entiende tales ritmos como meros factores en la subjetividad humana. Si nos trascendemos a nosotros mismos hacia las duraciones mas bajas o mas altas que nosotros, como el dice, esto solo puede significar que nosotros procedemos de nosotros mismos a un mundo que no es nosotros. Asi, nos movemos naturalmente desde la teoria del conocimiento al conocimiento del mundo, y asi, ineludiblemente, nos encontramos haciendo metafisica. No es asi sorprendente que cuatro anos despues de que completara Introduccion a la metafisica Bergson hubiera escrito su obra mas conocida, la Evolucion creadora (1907/1959). La ultima es una amplia aplicacion de la primera. Es el desarrollo de las nociones de las jerarquias de la duracion y de la integracion y diferenciacion cualitativas en terminos de evolucion biologica y cosmologia fisica.

No es posible, en un ensayo de esta extension, describir en profundidad el argumento de la Evolucion creadora. Lo que requeriria un ensayo mas largo que el presente. Desde el punto de vista desarrollado aqui lo mas util para decir es que la teoria de la evolucion creadora no solo describe el devenir creativo de la vida, en contraste con la inactividad de la materia, sino que ademas entiende la emergencia de cada una de las nuevas especies como la creacion de un nuevo modo de temporalidad y sugiere que nuestra comprension de la vida puede ser inconmensurablemente profundizada al intentar ir mas alla de nuestras viciadas representaciones espaciales hacia una comprension del organismo sub specie durationis. Estamos justificados para creer que no solo la vida en su perpetuo devenir, sino que cada cosa viviente, pueden ser mas completamente comprendidos como una realidad temporal compuesta de temporalidades.

Es tentador parar aqui y considerar las respuestas inevitables, a tal proyecto, por parte de filosofos de paradigma contemporaneo: desde los que insistirian en que tal proyecto no tiene sentido (quizas derivado de una sintaxis corrupta) hasta los que objetarian que esta no es para nada una metafisica pura, al estar mezclada con organismos y celulas, y cosas asi. Tal vez la respuesta mas efectiva es decir que, lo que quiera que sea, esta aproximacion es potencialmente fructifera, tanto para la comprension humana en general como para la ciencia en particular. Esto al menos nos llevaria al siguiente paso.

Dar este paso es simplemente recordar lo que se ha dicho antes: que la intuicion, como Bergson la entiende, puede expresarse en terminos potencialmente utiles en las ciencias. Esto ya ha sucedido, cree el, aunque se ha perdido de vista.

La ciencia moderna comenzo no solo por el simple desarrollo de ideas ya en circulacion sino a traves de nuevas ideas obtenidas de la intuicion (e.g., de una nueva actitud conceptual hacia el movimiento representado por la nueva posicion de Galileo sobre el comportamiento de los cuerpos que caen, y, como se anoto arriba, por el metodo newtoniano de las "fluxiones", el precursor del calculo). Los resultados fueron leyes matematicas asi como una nueva forma de simbolismo matematico. Las nuevas ideas, insiste Bergson, no son simplemente habiles arreglos de las viejas. En el caso de la ciencia natural, insiste, aquellos descubrimientos que han transformado las ciencias existentes, o creado nuevas, han sido "otros tantos sondeos en la duracion pura" (1934/1959, p. 1109). La expresion de la intuicion es un importante simbolismo cientifico.

Podria objetarse que tal expresion no es posible, ya que la intuicion en terminos de Bergson no puede implicar conceptos y el simbolismo cientifico es conceptual. Pero aqui uno tiene que mirar de nuevo. En Introduccion a la metafisica el es muy cuidadoso de senalar que, junto a los conceptos analiticos que estamos acostumbrados a emplear hay "representaciones fluidas" (1934/1959, p. 1085) moldeadas sobre la intuicion, o "conceptos fluidos" (p. 1105) capaces de adoptar el "movimiento mismo de la vida interior de las cosas". En el contexto de la personalidad humana el denomina estos "conceptos unicos" (pp. 1092, 1094) capaces de ser desarrollados, a su vez, en conceptos analiticos ordinarios que se refieren al yo. Se sigue que la famosa intuicion de Bergson contiene contenido noetico, es decir, contenido conceptual en un "estado fluido". No es, como la mayoria de los whiteheadianos parece pensar, una aprehension fisica de bajo grado. Ni es, como Bertrand Russell (1912) dijo pasandose de listo en uno de sus peores ensayos, el instinto de "murcielagos y abejas".

Muy bien, entonces. Alcanzar una intuicion es primero que todo volverse experto en un campo particular. Es, segundo, hacer un esfuerzo especial para reconceptualizar ese asunto en terminos de sus procesos fundamentales (i.e., en terminos de duracion). Finalmente, es intentar expresar lo que uno ya sabe en terminos de nuevos, o parcialmente nuevos, modos de analisis que implican, sin duda y para repetirlo, nuevos simbolismos. Finalmente, (Bergson es claro sobre esto en otra parte, pero no completamente explicito en Introduccion a la metafisica) uno tendria que examinar las propias ideas, el simbolismo y todo, con respecto al asunto que uno escogio.

El asunto en cuestion aqui es la biologia, mas especificamente, la biologia en su aspecto temporal (i.e., cronobiologia, tiempo biologico). Bergson protesta contra la biologia de su tiempo, pues ella misma se limito al estudio "de la forma visible de los seres vivos, de sus organos, de sus elementos anatomicos" (1934/1959, p. 1079). Proceder de este modo es limitar la biologia a un punto-deinicio cuasi-geometrico, con resultados superficiales. Es claro que en la Introduccion el cree que se necesita algo mas profundo. La Evolucion creadora (1907/1959), que explora la temporalidad de la evolucion biologica y sus organismos participantes, sugiere lo que esta faltando: el estudio del organismo como una estructura temporal y no meramente como una estructura visible y geometrica.

Alex Carrel (1873-1944) y Pierre Lecomte du Nouy (1883-1947) fueron amigos y colegas profesionales. Trabajaron juntos con el cuerpo medico frances, del que Carrel fue el lider, en la I Guerra Mundial. Por esta epoca Carrel ya habia recibido el premio Nobel (1912) de medicina por su trabajo en cirugia del corazon. Por el resto de sus carreras trabajaron en el Instituto Rockefeller (ahora Universidad de Rockefeller) en la ciudad de Nueva York.

Aunque ambos fueron principalmente experimentadores, Carrel fue ademas teorico. Su trabajo en cirugia del corazon le llevo al problema de como los organos y los tejidos podrian ser conservados vivos para el trasplante. El esfuerzo en esta y otras cuestiones relacionadas lo apartaron de la cirugia hacia la biologia. Temprano seguidor de Bergson, a quien conocio personalmente, Carrel tenia que insistir en que la biologia habia descuidado la temporalidad del organismo, que era al menos tan real y tan importante como su estructura espacial. Carrel establecio en The New Citology (1931a):

El tiempo es realmente la cuarta dimension de los organismos vivos. Entra como una parte en la constitucion de un tejido. Las colonias de celulas, u organismos, son eventos que progresivamente se desdoblan a si mismos. Tienen que estudiarse como una historia. Un tejido consiste en una sociedad de organismos complejos que no responden de manera instantanea a los cambios del medio ambiente. La extension temporal de un tejido es tan importante como su existencia espacial. (p. 295; ver ademas cf. Carrel, 1931b)

El metodo de Carrel para estudiar los cultivos (in vitro) de celulas implico la manipulacion de los fluidos intercelulares. Fue capaz de extraer conclusiones de sus investigaciones que implicaban problemas de edad y la naturaleza del cancer. Posiblemente su experimento mas famoso fue mantener vivos los tejidos del corazon de una gallina durante 29 anos al vaciar su caldo de nutrientes (removiendo asi sus productos de desecho toxico) y reemplazandolo diariamente. Los tejidos murieron solo cuando un asistente olvido renovar el procedimiento. Carrel estaba convencido de que, dadas las circunstancias optimas, las celulas podrian vivir por siempre. De este modo, el se hizo a si mismo, en la opinion de algunos, fundador de los estudios de envejecimiento y un profeta para aquellos que desean alargar la vida humana (Capiello, 1999). Estudios de apoptosis (muerte celular programada) complican grandemente este optimista panorama pero no resuelven por entero el asunto. El experimento con los tejidos de corazon habla por si mismo. (6)

Pierre Lecomte du Nouy fue incitado por Carrel a explorar los ritmos en los que las heridas sanan (i.e., la velocidad de cicatrizacion). El descubrio que la cicatrizacion implicaba dos factores: a) el area herida, y b) la edad del paciente. Sobre la base de estos factores, el desarrollo un "indice de cicatrizacion" como parte de una ecuacion que permite la prediccion del ritmo de curacion en las heridas. Esta ecuacion fue mas tarde ampliada para incluir no solo las simples heridas de la piel sino la sanacion en lesiones, asi como la sanacion en animales de sangre caliente y sangre fria. En el ultimo caso la temperatura del cuerpo tenia que ser agregada como un tercer factor.

Aunque sus estudios originales de cicatrizacion fueron completados en 1917, fue solo hasta Time and Life que Lecomte du Nouy hubo de resumir la obra de su vida (1936 p. 268). Alli, el argumento que la temporalidad es de tres tipos. Al tiempo psicologico y fisico tenia que agregarse el tiempo fisiologico. El tiempo fisico procede en un paso regular; el tiempo fisiologico carece de esta regularidad, ya que procede en diferentes ritmos al depender de la edad. Una herida sana cinco veces mas lentamente para un hombre de sesenta anos que para un nino de diez. En una herida cuya sanacion es demorada por la infeccion, la sanacion se acelera una vez se cura la infeccion, como si recapturara el tiempo perdido. Lecomte du Nouy estaba convencido de que este tipo especifico de temporalidad era fundamental a todos los organismos, y a cualquier biologia que pueda esperar entender la vida cientificamente.

La descripcion dada aqui del trabajo de Carrel y de Lecomte du Nouy escasamente transmite el alcance de su investigacion. Suficiente se ha dicho, sin embargo, para mostrar que fue investigacion cientifica y que abrio el camino a un programa de investigacion aun mas amplio en temporalidad biologica.

Algo que no logro entender, a pesar de su lugar en una institucion americana de investigacion, de primer orden, y a pesar de la publicidad circundante a su obra (Carrel y otro de sus eminentes colegas en el Instituto Rockefeller, Charles Lindbergh, aparecieron en la portada de la revista Time en 1935.), es que despues de la II Guerra Mundial la investigacion de ellos parece haber sido completamente olvidada. Cuando los estudios de tiempo biologico recomenzaron en la decada de 1960 fue como si hubieran aparecido de novo, sin antecedentes. Ninguna obra reciente en este campo los menciona siquiera, y si no los menciona a ellos, entonces ciertamente tampoco la inspiracion bergsoniana que ayudo a guiarlos.

Es interesante que en el caso de Lecomte du Nouy, Bergson tuvo oportunidad de leer Le Temps et la vie de aquel, y responder. Cito de su carta (como esta citada en Lecomte du Nouy, M, 1953):
   Acabo de leer "Tiempo biologico" que usted a bien me ha enviado y
   quiero decirle cuanto me ha interesado y ensenado su libro. Sus
   experimentos y sus visiones generales sobre la cicatrizacion que
   constituyen su tesis principal serian suficientes para hacer de su
   libro un libro importante. Pero usted no se detiene alli. Sobre
   estas observaciones precisas usted ha injertado un nuevo concepto
   de tiempo fisiologico que creo es sensato y fructifero y que nos
   lleva a reflexiones interesantes sobre el tiempo en general (pp.
   187-188).


El filosofo ofrecia sus sinceras felicitaciones.

Conclusion: Bergson, cronobiologia, y Whitehead

Me gustaria concluir este articulo con tres puntos: el primero, que abarca algunas ideas de la cronobiologia contemporanea; el segundo, concerniente a las similitudes entre la filosofia de Bergson como la he construido y la filosofia de Alfred North Whitehead, y, finalmente, la relacion de todo esto al tema de esta conferencia: racionalidad (i.e., inteligibilidad).

Originalmente habia esperado ser capaz de tratar aqui con alguna profundidad la cronobiologia contemporanea. Si no ha resultado posible, no es solo porque la explicacion del metodo filosofico de Bergson requirio un espacio considerable, sino ademas porque la literatura sobre tiempo biologico, no existente cuando Bergson escribia, es ahora inmensa. (7) Carrel y Lecomte du Nouy se ocuparon del tiempo biologico principalmente, pero no exclusivamente, como un fenomeno continuo y no repetitivo. Este enfasis se invierte en la mayoria de los estudios recientes, que enfatizan fenomenos ciclicos, repetitivos, o cuasirepetitivos; una aproximacion realmente mas cercana a Bergson y a sus ritmos de duracion. Todos los procesos en los seres vivos son por definicion temporales en la medida en que son procesos. Los que se repiten, sin embargo, y que reciclan dentro de ciertos limites, parecen ser los mas fundamentales. El catalogo de estos es inmenso: ciclos de sueno, ciclos de temperatura del cuerpo, respiracion, latido del corazon, cambios hormonales, estos organizados en ritmos circadianos, infradianos, ultradianos. No cabe duda de que Bergson habria estado mas que complacido al ver tales fenomenos investigados y su importancia reconocida. La cuestion seria hasta que punto tales datos pueden organizarse en terminos de jerarquias temporales, y hasta que punto, diriamos hoy, ellos encarnan fenomenos lineales. La pregunta, a mi parecer, permanece abierta. Las cosas vivas son multitemporales. No sabemos aun como sus temporalidades se afecten las unas a las otras. Cada organismo parece desde este punto de vista como una fuga compleja, sutilmente estructurada; con un contrapunto que responde a un contrapunto.

Espero que aquellos de ustedes familiarizados con Whitehead reconozcan ahora las profundas afinidades entre Whitehead y su colega frances en filosofia de proceso. Uno no tiene por que creer que sus filosofias son simplemente identicas para ver estas similitudes. Ni uno tiene que creer que, porque estas similitudes fundamentales existan, Whitehead obtuvo sus ideas de Bergson. En un reciente articulo de Process Studies Randall Auxier (1999) senala que la mayoria de los whiteheadianos, que siguen a Victor Lowe, se han esforzado en distanciar a Whitehead de Bergson para acentuar la originalidad de Whitehead y la presumiblemente vasta distancia entre el y el pensamiento de Bergson. (8) Esta distancia ha sido comprendida mediante el presumido anti-intelectualismo de Bergson (dependiente sin duda de su presumido fracaso en saber matematicas), y su supuesta doctrina de un devenir ininterrumpidamente continuo que lidera a su vez (es decir, que acarrea) un tipo de monismo en el que la existencia de los individuos es puesta en cuestion. Pero si la caracterizacion de Bergson presentada arriba es valida, estas diferencias presumiblemente rigidas tienen que ser atenuadas o rechazadas. Tomemos el anti-intelectualismo primero: es un anti-intelectualismo extrano el que, enraizado en las ciencias, busca reflexion concreta para ampliar el alcance de o establecer nuevas ciencias. Es un antiintelectualismo extrano sin duda que intenta ensanchar y hacer mas flexibles las categorias de nuestro pensamiento, al hacer posible unas ciencias menos mecanicistas que a pesar de todo son cientificas.

Es aun un anti-intelectualismo mas extrano que concede, y aun insiste sobre, la existencia de individuos mientras se rehusaa considerarlos como atemporales. Para recurrir a la biologia de nuevo, mientras insiste en su modo particular sobre la integracion de los organismos, Bergson arguye que cada celula en un organismo (i.e., en un organismo multicelular) es ella misma un organismo (1907/1959, p. 434, 473, 662, y en otras partes). Y cada organismo y suborganismo, en su vision, tiene un ritmo propio e interactua con todos los otros organismos. ?Que tan diferente es este punto de vista del concepto whiteheadiano de organismo, cada uno compuesto de organismos que se prehenden [prehending] y concrezan [concrescing]* mutuamente, para ser entendidos como eventos?**

Finalmente, queda el asunto de la teoria epocal del tiempo, de Whitehead: presumiblemente contrastada con la confianza de Bergson en la continuidad absoluta. Pero desde Materia y memoria (1896/1959), que incluye por cierto Introduccion a la metafisica (1934/1959) y la Evolucion creadora (1907/1959), esta doctrina del devenir absolutamente ininterrumpido es rechazada. El devenir, insiste ahora Bergson, es ritmico. Si no viene en gotitas distintas, tampoco viene en un diluvio sin rumbo. Como el fuego de Heraclito, que se enciende con medida y se apaga con medida. ?Como podria haber una jerarquia de tales duraciones si cada duracion no hubiese tenido una amplitud distintiva y un caracter distintivo? ?Y como podria haber una amplitud distintiva si hubiera, simplemente, una continuidad ininterrumpida? Bergson es muy claro en que a las duraciones de la materia fisica las caracteriza cualquier cosa menos que sean enteramente distintas las unas de las otras. (9)

Y por ultimo, la inteligibilidad. Espero que este ensayo haya mostrado dos cosas esenciales. Primero, la filosofia de Bergson, mas que ser un ensayo prolongado en el irracionalismo, es ampliamente inteligible para una mente reflexiva y asi fue proyectada. Con tal de que uno no insista en congelar el mundo o su contenido, no hay obstaculo para comprender como se interrelacionan y cual debe ser el caracter de cada uno. La meta de esto es incrementar nuestra comprension de la filosofia y de las ciencias--y en otros escenarios--. Y segundo: seguramente deberiamos ser cuidadosos, a la luz de esto, en no encarcelar nuestro pensamiento en categorias previamente construidas, sino que deberiamos considerar cuidadosamente antes de decidir exactamente lo que es la inteligibilidad.

Referencias

Auxier, R. (1999). Bergson and the calculus of intuition. Process Studies, 28(3-4), 266. Bergson, H. (1903). An introduction to metaphysics. Revue de metaphysique et de morale. (Traducido al ingles en Bergson, 1946, M.L. Andison, Trad.)

Bergson, H. (1909). Lettre a Giueppi Prezzolini, 12 juillet 1909. En R.Y.U. Ji-Seok, Une contribution a la recherche de la pensee d'Henri Bergson (pp. 77). Disertacion doctoral no publicada, Universidad Charles de Gaulle-Lille III.

Bergson, H. (1911). Creative evolution (A. Mitchell, Trad.). Nueva York: Henry Holt & Compania. (Obra original publicada en 1907)

Bergson, H. (1920). Mind-energy (H.W.Carr, Trad.). Nueva York: Henry Holt & Compania. Bergson, H. (1928). Matter and memory (N.M. Paul & W.S. Palmer, Trad.). Nueva York: Macmillan. (Obra original publicada en 1896)

Bergson, H. (1946). The creative mind (M.L. Andison, Trad.). Nueva York: Philosophical Library. (Obra original publicada en 1934).

Bergson, H. (1959). Obras escogidas. Trad. Jose Antonio Miguez. Mexico: Aguilar, 1963 g Ensayo sobre los datos inmediatos de la conciencia, (1889), pp. 49ss.

--Materia y Memoria, (1896), pp. 209ss.

--La evolucion creadora, (1907), pp. 433ss.

--La energia espiritual, pp. 759ss.

--Pensamiento y Movimiento, (1934), pp. 931ss.

Bergson, H. (1959a). Oeuvres. Paris: Presses Universitaires de France.

Brady, J. (1982). Biological timekeeping. Nueva York: Cambridge University Press.

Capiello, V. (1999, febrero). Dr. Norman Orentreich: A true pioneering researcher on ageing. Life Extension Magazine. Disponible en: http://www.lef.org/magazine/mag99/feb99orentreich.html

Carrel, A. (1931a). The new citology. Science, 73(1928), 292-298.

Carrel, A. (1931b). Physiological time. Science, 74(1929), 618-621.

Carrel, A. (1935a). L'homme, cet inconnu. Paris: Plon [traduccion espanola: La incognita del hombre, Buenos Aires: Joaquin Gil--Editor, 1959].

Carrel, A. (1935b). Man: The unknown. Nueva York: Harper & Brothers.

Carrel, A. (1937). Forward. En P. Lecomte du Nouy (Ed.), Biological time (pp. xiv, 180). Nueva York: Macmillan.

Deleuze, G. (1991). Bergsonism (H. Tomlinson & Habberjam, Trad.). Nueva York: Zone Books [traduccion espanola: El bergsonismo, Madrid: Ediciones Catedra, 1987].

Ellenberger, H. (1970). The discovery of the unconscious. Nueva York: Basic Books [traduccion espanola: El descubrimiento del inconsciente, Madrid: Gredos, 1976].

Gedda, L., & Brenchi, G. (1978). Chronogenetics: The inheritance of biological time (L. Keith, Ed. & Trad.). Springfield, Illinois: Charles C. Thomas.

Glass, L., & Mackey, M. C. (1988). From clocks to chaos: The rhythms of life. Princeton, NJ: Princeton University Press.

Gunter, P.A.Y. (1970). The heuristic force of the Creative Evolution. Southwestern Journal of Philosophy, 1(3), 111-118.

Gunter, P.A.Y. (1980). The history of science: Warts and all. Southwestern Journal of Philosophy, 11(1), 7-24.

Gunter, P.A.Y. (1988). The necessity of intuition and its misunderstanding. Southwest Philosophy Review, 3, 199-207.

Gunter, P.A.Y. (1999). Bergson, mathematics, and creativity. Process Studies, 28(3-4), 268288.

Hausman, C. (1999). Bergson, Pierce, and reflective intuition. Process Studies, 28(3-4), 288300.

Lecomte du Nouy, P. (1936). Le temps et la vie. Paris: Gallimard.

Lecomte du Nouy, P. (1953). The road to human destiny: A life of Pierre Lecomte du Nouy. Nueva York: Longman's, Green, & Co [traduccion espanola: El destino humano, Buenos Aires: Santiago Rueda, 1950].

Luce, G.G. (1971). Biological rhythms in human and animal physiology. Nueva York: Dover Publications.

Maire, G. (1935). Bergson mon Maitre. Paris: Grasset.

Missenard, A. (1940). A la recherche du temps et du rhythms. Paris: Plon.

Pattee, H.H. (1970). The problem of biological hierarchy. En Towards a theorethical biology (Vol. 3, pp. 117-135). Chicago: Aldine [traduccion espanola: El problema de la jerarquia biologica. En Hacia una Biologia Teorica, ed. Waddington, C. H. Madrid: Alianza, pp 531556].

Russell, B. (1912). The philosophy of Bergson. Monist, 22(3), 321-347.

Strogats, S. (2000). Synch: The emerging science of spontaneous order. Nueva York: Hyperion Books.

Winfree, A.T. (1980). The geometry of biological time. Nueva York: Springer-Velag.

Wolf, G. (1981). Psychological physiology from the standpoint of a physiological psychologist. Process Studies, 11(4), 274-291.

Pete A. Y. Gunter

Denton, Texas 76203

e-mail: gunter@unt.edu

Traduccion de Asdrubal Hernan Serna Urrea Instituto de Filosofia Universidad de Antioquia Medellin, Colombia

Correo electronico: asdrubal_urrea@hotmail.com

Pete A. Y. Gunter. University of North Texas

* Este articulo fue el resultado de una charla dada por Pete Gunter en The University of Saskatoon, Saskatchewan, Canada, el 29 de mayo de 2003. El titulo original de la conferencia fue: Conference on Knowledge and Value as Process. La version original en ingles fue publicada en: Interchange, Vol. 36/1-2, 2005, pp. 139-157. Agradezco su autorizacion. Durante el proceso de traduccion recibi importantes consejos por parte de Juan Edilberto Rendon, amigo y colega; Jorge Antonio Mejia Escobar, profesor de filosofia de la ciencia del Instituto de Filosofia de la Universidad de Antioquia; Jorge Ivan Castrillon y Francisco Cardona, profesores del Programa de Capacitacion Docente en Lengua Extranjera de la Universidad de Antioquia. Agradezco a ellos su asesoria y amable disposicion. Debo un especial reconocimiento al profesor Pete Gunter por su generosa disposicion al leer y comentar una version anterior de esta traduccion. N. del T.

** La mayoria de las citas de Bergson la hemos tomado de la edicion de Aguilar, siguiendo la traduccion de Jose Antonio Miguez, 1959, para evitar traducir las ediciones inglesas citadas por Gunter, a las que se recurrira cuando no haya sido posible localizarlas con precision en la de Aguilar. N. del T.

(1) En una carta al filosofo italiano Giuseppi Prezzolini, Bergson (1909) anota que paso cinco anos estudiando la cuestion de la afasia antes de escribir Materia y memoria, y que durante los nueve o diez anos en los que se preparo para escribir la Evolucion creadora se dedico exclusivamente a lecturas sobre biologia. Le manifesto a su amigo Gilbert Maire (1935, p. 156) que la preparacion para Materia y memoria lo forzo durante al menos tres anos a no leer otra cosa que psicologia y neurologia y que la preparacion para la Evolucion creadora limito sus lecturas por un largo tiempo a la biologia unicamente. Veinticinco anos de lectura e investigacion separaron la Evolucion creadora de Las dos fuentes de la moral y la religion.

* Justo aqui vendria la palabra omitida de la cual Gunter hara mencion inmediatamente y que no esta senalada en el original de este articulo. La advertencia, aunque valida, no es necesaria para la traduccion espanola de Jose Antonio Miguez, la cual carece de este y los otros errores indicados por Gunter en la siguiente nota.

(2) Errores de esta magnitud son comunes en la traduccion de Andison. En la Introduccion Bergson es traducido por Andison como si declarara que "uno de los objetos de la metafisica consiste en operar integraciones cualitativas y diferenciaciones" (Bergson, 1934/1946, p. 226). El frances original, sin embargo, declara "un des objets de la metaphysique est d'operer des differenciations et des integrations qualitatives" (Bergson, 1959a, p. 1423). La traduccion correcta es "uno de los objetos de la metafisica consiste en operar diferenciaciones e integraciones cualitativas." Bergson esta hablando de integraciones y diferenciaciones de duraciones (?de que mas?) y estas tienen que ser ambas cualitativas. La traduccion de Andison, desafortunadamente, ha vuelto a ser publicada recientemente por Citadle Press y Littlefield Adams. Una traduccion de lejos mejor es la traduccion autorizada de T. E. Hulme publicada por Hackett.

(3) Ellenberger (1970, p. 932) cf. "Pierre Janet and Psychological Analisis," pp. 331-417. Para referencias a las mutuas influencias de los dos hombres, cf. pp. 354-355, 376, 394, 400, y 405.

(4) Aqui Bergson da su version de la "Linea Dividida" de Platon: una version que eleva el devenir (como Bergson lo entiende) al mas alto nivel y degrada al ser (comprendido como monotonia reiterada) a lo mas bajo. El resultado es precisamente una linea dividida "invertida", la cual, debido a todas sus diferencias con la linea platonica tiene la funcion de hacer inteligibles el reclamo del autor y sus puntos de vista metafisicos. Uno pondera si Bergson encontraria plausible una "division" cuadruple de la linea y hasta que punto le gustarian los diferentes tipos de conocimiento to eikasia, pistis, dianota, y noesis.

(5) Como regla, los matematicos comprenden la integral en un sentido estatico: como, por ejemplo, al describir el area bajo una curva en determinado momento unico o el volumen de un solido. Pero es igualmente posible pensar la integral de forma dinamica (e.g., el area bajo una curva en el tiempo 1, tiempo 2, tiempo 3. tiempo n).

(6) Para una vision mas amplia de las ideas de Carrel, vease Carrel (1935a, p. 400; 1935b, p. 392). Para un ejemplo de algun trabajo inspirado por Carrel, vease Missenard (1940, p. 256).

(7) Los siguientes son algunos trabajos representativos sobre tiempo biologico: Luce (1971, p. 183), Winfree (1980, p. 530), Brady (1982, p 197), Glass & Mackey (1988, p. 248). Para uno mas reciente, pero de aproximacion limitada vease Strogats (2000, p. 228) que trata casi exclusivamente con "osciladores acoplados". Ademas Gedda y Brenchi (1978, p. 214).

(8) He podido descubrir un articulo que sugiere que la metafisica de Whitehead es consistente con, y quizas aun que contiene, la nocion de jerarquia temporal (en este caso descrita como "una serie anidada de duraciones"). El autor sugiere que en sus ultimos estudios Whitehead se estaba aproximando a tal concepto, cf. Wolf (1981). Un punto de vista similar es perseguido por Pattee (1970). Mas que tratar con ciclos ultradianos, circadianos, o infradianos comparativamente amplios, Pattee trata con ciclos celulares y quimicos mucho mas breves, y ciclos de tejido.

* Para quienes no estan familiarizados con estos terminos, ambos son tomados de la filosofia de Alfred North Whitehead. Prehending puede traducirse como percibir o darse cuenta de todo. Concrescing puede traducirse como llegar a existir o devenir. El significado de estos terminos fue consultado con el autor de este articulo. N. del T.

** Vease nota ocho.

(9) El caso mas claro que nos presenta Bergson de una proporcionalidad matematica entre dos niveles diferentes de duracion es el de la luz roja, que va a traves de 400 billones de "vibraciones" en un segundo "ritmo" de la conciencia humana. Tal proporcionalidad no podria establecerse en los limites ("dados") no naturales de los eventos en ambas series. Por el grado de independencia que Bergson (1920, p. 262 y 1959, pp. 759ss) establece entre pulsos sucesivos de materia. En la p. 764 Bergson anota aprobatoriamente lo que dice Leibniz, que la materia es un "espiritu instantaneo". En la p. 774 el describe la materia como consistiendo en "eventos pequenos que la naturaleza mantiene distintos", y cuyos instantes estan "desprovistos de memoria, o sin tener justamente mas que lo necesario para echar un puente entre dos de sus instantes". No seria dificil encontrar otros pasajes en sus escritos que establezcan la misma teoria.
COPYRIGHT 2011 Universidad de Sevilla, Facultad de Filosofia. Campus Ramon y Cajal
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gunter, Pete A.Y.
Publication:Themata. Revista de Filosofia
Date:Dec 1, 2011
Words:9032
Previous Article:La oposicion de pasiones y su superacion en el trato social segun hume: familia, castidad y cortesia.
Next Article:La prudencia epistemologica cartesiana.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters