Printer Friendly

Investigadores recuerdan al descubridor del nacimiento de las estrellas.

PUEBLA, PUE.- Hacia febrero de 1984, el reportero Carlos Acosta dio voz a Alejandro Cornejo Rodriguez y Jesus Pedraza Contreras, investigadores inconformes con las politicas "autoritarias" de Guillermo Hato al frente del INAOE ("Por desinteres oficial, decae el Instituto de Astrofisica", Proceso 381), al grado que desde 1979 se quiso integrar un sindicato.

Este seria uno de los motivos de acres discusiones y rompimientos de sus discipulos con Haro, entre ellos el propio Emmanuel Mendez Palma, quien se distancio de su maestro un lustro. En la novela de Elena Poniatowska (esposa de Haro en la vida real), La piel del cielo, Lorenzo de Tena muestra, asi mismo, su rostro intransigente, una de las caracteristicas sobresalientes de Haro, a decir de algunos cientificos que lo conocieron.

El lado oscuro del Sol

Durante una comida a Proceso en la ciudad de Puebla organizada por Mendez Palma, con la arquitecta duranguense Sagrario Lopez Luna, gerente del sitio del GTM; el investigador Roberto Carmona, y el responsable cientifico del GTM y de los ultimos astronomos que tuvo contacto con Haro, Luis Carrasco, este refiere:

"Haro era, en primer lugar, un muy buen mexicano y de su amor por Mexico y su inteligencia natural proporciono tecnicas de formacion. Era un abogado que se convirtio en astronomo profesional sin poseer entrenamiento de fisica ni matematicas. Y tenia un olfato tremendo, una tenacidad para cumplir su meta contra viento y marea, por lo que su lado negro aparecia: era terco como una mula; si no podia vender su idea, la imponia. Era muy vertical y muy autoritario; pero le preocupaba mucho lo que pensaramos los jovenes y nos impulsaba."

Cuenta que Haro era gran critico del sistema y de la falta de desarrollo del pas; pero que por dentro "era un tratante de esclavos", por lo que se le tipifico como El rabanito ("rojillo por fuera y blanco por dentro"). Recuerda que laboro con el a finales de los anos sesenta y en los setenta en el INAOE, cuando trabajar en el Observatorio de Tonantzintla era "sinonimo de comunistas" (Poniatowska nombra las pintas "Tena y Terrazas comunistas" en los muros de Tonantzintla, paginas 389 y 403); y Haro, a los ojos de Carrasco excelente administrador, lograba hacer "de un peso, veinte". Profundiza Carrasco:

"Nos la pasabamos cenando, platicando hasta la madrugada y el bebia conac o tequila y nunca se perdia. Hablabamos de filosofia y del atraso de Mexico por no haber podido desarrollarse, como el pais habia sido frenado por la mano negra."

Asi, como el grupo de Manu Chao, es como califica los intereses de Estados Unidos en contra del proyecto del Mexico de Haro y su generacion, "la mano negra" que comienza con los Acuerdos de Bucareli (celebrados entre mayo de 1923 y agosto de ese ano por los representantes de ambos paises acerca de puntos que los dividian como petroleo, expropiaciones agrarias y otras reclamaciones, como la deuda mexicana), dando la puntilla con el Tratado de Libre Comercio.

"Con los Acuerdos de Bucareli nos fregamos, eramos un pais que hacia aviones de pe a pa en 1917, con Carranza. Los Acuerdos de Bucareli vencieron a comienzos de los anos setenta, y durante medio siglo comprometimos no desarrollar bienes de capital. Hablamos renunciado a desarrollar motores de convulsion interna y despues llega el TLC, con condicionamientos a la soberania de Mexico por el Fondo Monetario Internacional. Me parece muy grave que el financiamiento a la ciencia y tecnologia pase a traves del Banco Mundial, quien escudrina y hace auditorias sobre estas inversiones."

Fisico y matematico, Carrasco estudio en Berkeley, California, en pleno auge del hippismo, 1969. Lamenta que se haya perdido el proyecto nacional de Haro y se reemplace por el dinero "obtenido a la buena o por la mala". Por supuesto que un mexicano "debe sentirse orgulloso" de construir un Volkswagen en Puebla; lo que se clausuro fue la posibilidad de fabricar "nuestro propio auto Gonzalez", pues la globalizacion cancela un proyecto de nacion mexicana "y entonces, nacionalistas como Haro hoy resultan muy peligrosos".

Dalias para "Chela"

En la pagina 332 de La piel del cielo, Elena Poniatowska describe asi el regreso de Lorenzo de Tena a Tonantzintla:

Lorenzo atraveso Puebla de los Angeles casi sin darse cuenta. Buscaba amorosamente con los ojos la colina de Tonantzintla...

Al concluir la pagina menciona por sus nombres a las hermanas Graciela y Guillermina Gonzalez quienes "se hablan retirado a Puebla", justo antes de que la novela de un salto inesperado con el encuentro entre De Tena y Fausta Rosales, personaje fabuloso e inasible quien acompanara la senda del astronomo hasta concluir la historia-rio de 473 hojas.

Fausta baila rock al compas de "Yo no soy un rebelde sin causa" de Los Locos del Ritmo (rola compuesta por Jesus Gonzalez en 1959 y cantada por Todo de la Villa), mientras De Tena la mira estupefacto; se emociona al oir a Janis Joplin ("se piro, un ser humano formidable"). En la pagina 395, Poniatowska pone a bailar a un sarcastico De Tena haciendo mofa del ingeniero Nabor Carrillo (quien, como Hato, estudio en Harvard), en el dialogo:

--Hermano, cada dia te pareces mas a Erro, ya te hiciste fama de ogro. "?Tena el que corre a todos?" --comentan los muchachos--. Te huyen. Vienen a quejarse conmigo. Pretendes formar un cuerpo cientifico y los maltratas."

--Lo que pasa es que ustedes son inconscientes y frivolos, Nabor, igualitos a los tres caballeros de Walt Disney. ?Recuerdan? "Somos los tres caballeros...". Lorenzo, sin mas, esbozo unos pasos de samba y anadio: "Tienen el sindrome de la vedette. Lo unico que les interesa es ser reconocidos."

Guadalupe Rivera Loy, periodista poblana y encargada de relaciones informativas en el INAOE, conduce a Proceso a donde se halla a Graciela, Chela Gonzalez en su cubiculo del edificio de la biblioteca del Observatorio de Tonantzintla. La fachada fue mandada a pintar por Erro destacando una frase del Prometeo de Esquilo, en griego: "Dios libero a los hombres del temor a la muerte dandoles quimericas esperanzas".

Ellas comenzaron a trabajar con Haro en 1944, cuando estaba en Harvard; regreso en 1945 y enseno a las hermanas Gonzalez a ver las placas, a descubrir estrellas, a observar su nacimiento. Chela, soltera, es la astronoma mas antigua de Tonantzintla.

"Aqui habia unas dalias preciosas y las rosas que todavia existen a la vuelta del bungalow y siempre teniamos en el escritorio. La gente sembraba dalias y en tiempo de octubre brotaban sus florecitas moradas. Ahora hay tanto edificio que los jardines estan muy feos, todos los arboles alla abajo se comenzaron a dar cuando Haro regreso."

Pero los dias de dalias se acabaron. Completamente.

"A Haro le gustaba tanto el jardin que, por ejemplo, habia un arbol de durazno y una vez la senora Iriarte le corto sus duraznos y el se enojo mucho. Cuidaba mucho los arboles y las flores. Era un hombre dificil, con un caracter muy fuerte y sin embargo, nunca tuve una dificultad con el, dicen que por mi caracter, no por el de el. A mi nunca me grito."

Tenian una contrasena: si Haro aventaba la puerta, ellas no debian "aparecerse". Suelta la carcajada. Les advertia:

--Cuando me vean de malas no me hagan caso.

Algunas veces vio bailar a Haro, "pero no era muy aficionado al baile". Sintetiza:

"Creo que llevo una vida excelente porque tuvo mucho exito y a pesar de ello, dificultades. Le gustaba tener la razon y a los otros tambien. Aunque Elena Poniatowska dice que su libro no es la vida de el, ahi esta la tia que les amargo mucho la vida. Y un papa que no estaba y una mama que murio tan joven. Yo sabia de todo eso. Y sus hermanos... Pero ya se acabo la familia, todos murieron..."

Miedo a Haro

Octavio Cardona, nacido en 1943 en Zacatecas, recuerda que cuando estudiante de Ciencias en la UNAM "le teniamos miedo a Haro" por ser muy estricto.

En 1978 regreso Cardona de su doctorado en Colorado y Haro lo llamo para trabajar en el Observatorio de Cananea. Al volver a Tonantzintla, eran practicamente las unicas dos personas que vivieron ahi por siete anos, Cardona en su bungalow. Todos los dias tomaban te en su oficina (que ahora ocupa Mendez Palma) y a menudo se peleaban. O se espantaban, cuando Tonantzintla se quedaba sola.

"De pronto, en la noche, me gritaba: '!Quien anda ahi!' Yo me reia, 'Pues quien ha de ser... Soy yo, doctor, Cardona.' Y es que el apagaba todas las luces y salia a caminar, andaba por todos lados viendo las computadoras que no entendia. Y eso que Haro a nada temia."

Un dia quiso correr del INAOE a Alejandro Cornejo, y Cardona lo amenazo a su vez con meterse al sindicato. Haro se mantuvo en lo suyo; Carmona tambien. De ahi que era "interesantisimo" ser enemigo de Haro, quien "refleja lo mejor y valioso" que se puede buscar en un mexicano de su tiempo. Desde que Haro murio, Cardona no deja de extranarlo.

--?Por que?

--Porque ya no tengo con quien discutir. Por eso tampoco deseo leer el libro de Elena Poniatowska. Deveras: La piel del cielo me da miedo.
COPYRIGHT 2001 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2001 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:TA: astronomer Guillermo Haro; TT: Researches remember the scientist who first documented the birth of a star.; Guillermo Haro, astronomo
Author:Ponce, Roberto
Publication:Proceso
Geographic Code:1MEX
Date:Jun 3, 2001
Words:1649
Previous Article:Guillermo Haro, el astronomo que amo la piel del cielo.
Next Article:La imponente Biblioteca de Alejandria.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters