Printer Friendly

Investigaciones longitudinales: su importancia en el estudio del mantenimiento de cambio en las adicciones.

RESUMEN

El objetivo del este trabajo es ofrecer una revision de los estudios longitudinales existentes en el area de adicciones sobre los factores asociados con el consumo de sustancias y cuyo diseno incluye sesiones de seguimiento. Para tal fin, se reaIM una busqueda bibliografica informatizada. Entre los textos identificados se seleccionaron los estudios originales con diseno longitudinal que utilizaran como variable dependiente el consumo de sustancias, publicados a lo largo de seis anos. Las investigaciones incluyeron como participantes a adolescentes y adultos jovenes que reportan el consumo. En los estudios seleccionados se analizaron criticamente sus objetivos, metodologia, resultados y conclusiones. Se encontro que los estudios se centran particularmente en describir la conducta del consumo y su relacion con diversos factores, pero no abordan variables relacionadas con el mantenimiento del cambio conductual. Se concluye que es necesario considerar el estudio de dicho mantenimiento en el diseno e implementacion de programas de intervencion.

Indicadores: Adolescentes; Adultos jovenes; Consumo de sustancias; Estudio longitudinal; Mantenimiento del cambio.

ABSTRACT

The aim of this work is to offer a review of longitudinal studies in the area of addictions that address factors associated with substance use and whose design includes follow-up sessions. To this end, a computerized search was conducted on the existing bibliography. Among the identified articles, there were selected the original studies using longitudinal studies with substance use as dependent variable, published along six years. The investigations included as participants teenagers and young adults who reported consumption. In the selected studies were critically compared their objectives, methodology, results, and conclusions. It eas found that such studies were focused particularly on describing the behavior of consumption and its relation to various factors, but no address variables related to the maintenance study of change in the design and implementation of intervention program. For this reason, it is recommended include such variable in future studies.

Keywords: Teenagers; Young adults; Substance use; Longitudinal study; Maintenance of change.

**********

Longitudinal research: importance in the study of change maintenance in addictions

La bibliografia sobre las adicciones indica que la mayoria de los consumidores inician el consumo alrededor de los 16 anos; sin embargo, se ha encontrado que la edad de inicio ha disminuido hasta los 12 o 13 anos (Martinez, Salazar, Pedroza, Ruiz y Ayala, 2008). Sin duda, lo anterior representa un grave problema social y de salud debido a las consecuencias negativas asociadas al consumo, aunado a los costos en el tratamiento y recuperacion que implican para la sociedad (Ingles, Mendez e Hidalgo, 2001; Ronderos, 1994; Smilkstein, 1993). En este sentido, resulta relevante identificar de manera temprana las variables asociadas con el inicio del consumo de sustancias, asi como los factores que inciden en la modificacion del patron de consumo y en su mantenimiento (Slutske, 2006).

El mantenimiento del cambio es un proceso que implica que la nueva conducta no adictiva se siga emitiendo indefinidamente, incluso bajo condiciones distintas a las de su adquisicion, adaptandose con exito al estilo de vida de manera permanente (Wing, 2000); en otras palabras, que no es necesario que el individuo continue en tratamiento para que mantenga el cambio realizado. Tal mantenimiento ha sido una variable estudiada desde distintos enfoques (Stokes y Baer, 1977), entre los que destacan los siguientes: 1) atenuacion de las consecuencias reforzantes, que hace referencia a los cambios graduales en los reforzadores establecidos al emitir la conducta, de manera que el refuerzo otorgado se realice intermitentemente; 2) entrenamiento de agentes naturales de cambio -como los padres-, lo que implica que sean ellos quienes refuercen las conductas esperadas con la finalidad de que se sigan emitiendo; 3) control de estimulos, que se refiere a la presencia o ausencia de ciertos estimulos que influyen para que ocurra la conducta esperada; 4) procedimientos de autocontrol, a traves de los cuales se espera que el propio individuo regule su conducta, y 5) prevencion de recaidas, que consiste en desarrollar estrategias de afrontamiento ante posibles situaciones de riesgo.

Considerando la relevancia del mantenimiento del cambio, este deberia ser la meta de cualquier programa de modificacion conductual, y asimismo deberia programarse de manera sistematica, en lugar de solo esperar que suceda como resultado de la intervencion (Stokes y Baer, 1977). Para ello, en el caso de las conductas adictivas, es imprescindible

conocer los factores asociados con dicha conducta antes, durante y despues del tratamiento, los que pueden ser identificados en cortes de tipo longitudinal.

Al respecto, los estudios longitudinales representan una alternativa metodologica efectiva para conocer la evolucion del comportamiento adictivo en personas que estan iniciando el consumo ya que permite seguir monitoreando a lo largo del tiempo, y de esta manera explorar las variables relacionadas con el mantenimiento exitoso de la conducta de cambio (Stoff, Breiling y Maser, 2002).

Por lo tanto, conocer las conclusiones derivadas de los estudios longitudinales puede contribuir significativamente a la planeacion y evaluacion de tecnicas efectivas de intervencion, asi como a mejorar los componentes de la prevencion de recaidas y el mantenimiento del cambio conductual.

Resulta importante definir que se entiende por estudio longitudinal, pues al revisar la bibliografia se identificaron algunas diferencias conceptuales; por ejemplo, para los epidemiologos el termino longitudinal es sinonimo de estudio de cohortes o seguimiento (Rothman, 1986) y para los estadisticos implica mediciones repetidas (Kleinbaum, Kupper, y Morgenstern, 1982); a la vez, algunos autores definen el termino "longitudinal" como equivalente al de cohorte, utilizandolo de manera indistinta (Breslow y Day, 1987). Otros estudios dividen a los estudios longitudinales en descriptivos y analiticos; los primeros consisten en varios estudios transversales secuenciados en el tiempo, mientras que los segundos son estudios de cohortes prospectivos longitudinales (Aday, 1996). Finalmente, Cook y Ware (1983) describen tales estudios como aquellos en los que un mismo individuo es observado en mas de una ocasion, diferenciandolos de los estudios de seguimiento, en los cuales las personas son seguidas hasta la ocurrencia de un suceso natural determinado, como la muerte o la aparicion de una enfermedad.

Retomando las diferentes concepciones sobre la nocion de estudio longitudinal obtenidas en la revision de la bibliografia, se le puede definir como aquel que lleva a cabo mas de dos mediciones a lo largo del tiempo y efectuando un analisis que tiene en cuenta las diferentes medidas. Congruente con lo anterior, para propositos del presente analisis se consideraron tres elementos claves que caracterizan a los estudios longitudinales: hacer un seguimiento de cada sujeto, realizar mas de dos medidas y analizar mediante un metodo estadistico dichas medidas. Lo anterior puede hacerse de manera prospectiva o retrospectiva, y el estudio puede ser observacional o de intervencion.

Asi, el presente trabajo tuvo el objetivo de ofrecer una revision de estudios longitudinales existentes en el area de adicciones, que aborden el estudio de los factores asociados con el consumo de sustancias y cuyo diseno incluya sesiones de seguimiento.

A continuacion se describe el metodo empleado para la revision y el analisis de los estudios seleccionados.

METODO

En este articulo se presenta una revision de estudios longitudinales en el area de adicciones, realizados tanto nacional como internacionalmente, para cuyo fin se realizo una busqueda bibliografica informatizada en bases de datos como Redalyc, Center For Longitudinal Studies (CLS), Addicction y SCIELO Public Health, asi como en revistas tales como Medline, Salud Mental, Psiquitaria.com, Revista Espanola de Salud Publica, Salud Publica de Mexico y Toxicomanias y Salud Mental. Indiscretamente se analizaron los articulos que cumplieron con los siguientes criterios: a) investigaciones en las que se aborda el problema del consumo de alcohol y otras drogas, b) investigaciones que presenten por lo menos un seguimiento con los mismos sujetos en un determinado tiempo y c) investigaciones que hayan sido realizadas en poblaciones de adolescentes o adultos jovenes. Asimismo, solo se consideraron los estudios publicados en los ultimos siete anos, en idioma ingles y espanol. En la busqueda, se utilizaron diversas palabras clave y sus combinaciones, como adolescencia, estudios longitudinales, consumo de sustancias, adolescentes, seguimiento e intervencion, entre las mas importantes. Posteriormente, se hizo un analisis comparativo de los estudios considerando los objetivos, la metodologia, los resultados y las conclusiones. Finalmente, se discutieron las fortalezas y debilidades de los estudios longitudinales revisados.

RESULTADOS

A continuacion se presentan los seis estudios longitudinales que cumplieron con los criterios establecidos: 1) Analisis descriptivo de la conducta de consumo en dos cohortes: 1958 y 1970 a 33 y 34 anos de seguimiento, respectivamente (Elliott y Dodgeon, 2007); 2) Metodologia del estudio de cohortes del proyecto ITINERE sobre consumidores de heroina en tres ciudades espanolas y caracteristicas basicas de los participantes (De la Fuente, Brugal, Ballesta y cols., 2005); 3) Cambios longitudinales en el consumo de metanfetaminas y cocaina en consumidores rurales estimulados no tratados: diferencias raciales y el impacto de la legislacion de metanfetaminas (Bordes, Booth, Han y cols., 2008); 4) Estudio longitudinal del consumo de alcohol y el comportamiento antisocial en jovenes (Young, Sweeting y West, 2008); 5) El consumo inmoderado de alcohol como factor predictor de la persistencia del consumo de trabajo en jovenes (Sanchez, Hernandez y Lazcano, 2006), y 6) Tendencias del consumo de tabaco entre alumnos de nuevo ingreso a la Universidad Nacional Autonoma de Mexico, 1989 a 1998 (Valdes, Micher, Hernandez, Hernandez y Hernandez, 2002).

De manera general, se encontro que la mayoria de los estudios longitudinales revisados describen la evolucion del consumo de sustancias haciendo comparaciones entre cohortes, siendo de tipo prospectivo; es decir, describen la evolucion de una determinada conducta.

Se observo que la variable de mantenimiento de cambio no fue evaluada, dado que en los estudios encontrados no se hizo ningun tipo de tratamiento para modificar el consumo de los participantes a la investigacion.

Por otro lado, la metodologia empleada para la realizacion de los diferentes estudios longitudinales coincide, pues en un primer momento se llevo a cabo el reclutamiento y seleccion de la muestra de sujetos que cumplian con los criterios de inclusion. Una vez establecida la muestra, se aplicaron instrumentos y entrevistas personales y psiquiatricas, pruebas biologicas y medidas antropometricas (en algunos casos). Despues de un lapso se hizo otro contacto con los mismos sujetos con la finalidad de analizar y comparar la informacion que habian proporcionado. Las principales variables estudiadas fueron la pauta de consumo (cantidad y frecuencia), los estilos de vida, la clase social, el genero, la raza y la salud mental.

Elliott y Dodgeon (2007) realizaron una comparacion de las pautas de consumo de alcohol para describir como varia entre dos cohortes que nacieron con veinte anos de diferencia. El estudio se realizo con miembros de la British Birth Cohort que nacieron en 1958 y que tenian 33 anos en 1991, y miembros de la misma cohorte que nacieron en 1970 y que en 2004 tenian 34 anos de edad. Especificamente, estudiaron la relacion entre clases sociales, genero, conducta de beber y cambio de dicho comportamiento a traves del tiempo. Los resultados sugieren que aunque la cohorte de 1970 dijera beber con mayor frecuencia que la de 1958, solo se observo un incremento modesto en el numero de copas de alcohol por semana en las mujeres, sin aumentar en los hombres; es decir, 86.5% de los hombres de la cohorte de 1958 senalo que consumio al menos una vez al mes, en comparacion con 87.6% de la de 1970. En cuanto a las mujeres, se observo un aumento entre la cohorte de 1958 y la de 1970, con 71.1% y 74.2%, respectivamente. Los autores explican que el aumento entre una cohorte y otra en el consumo en el caso de las mujeres se debe a circunstancias demograficas, como la situacion familiar y matrimonial de la cohorte de 1970 en comparacion con la de 1958. Ademas, se observo que en cuanto al tipo de bebida que con mayor frecuencia se consume en la cohorte, el consumo de cerveza disminuyo, al tiempo que aumento el de vino tinto.

Dentro de esa misma linea de estudios, se ubica el realizado por De la Fuente y cols. (2005), quienes describen los cambios relacionados con la cantidad de consumo de drogas en comunidades de Barcelona, Madrid y Sevilla. Para cumplir con dicho objetivo, se incluyo a 991 jovenes, con un promedio de edad de 25 anos, consumidores de heroina y que senalaron haberla usado al menos doce dias en los doce meses previos, y al menos un dia en los tres meses anteriores. Los resultados fueron obtenidos entre abril de 2001 y diciembre de 2003, y mostraron que la mayoria comenzo el uso de esa droga a los 18 anos o menos, fumada tanto en Sevilla (88.9%) como en Madrid (65.6%); en Barcelona, 46.6% la uso "esnifada" y 39.7% fumada. Con relacion a los patrones de uso en los ultimos doce meses, 45.3% de los jovenes usaba heroina a diario o casi a diario y 23.9% uno o dos dias a la semana. En cuanto a la via de administracion, en Barcelona predomino la inyeccion intravenosa (59.35%). En Madrid y Sevilla, 96% consumian la heroina solo en forma de base, mientras que en Barcelona (75.5%) fue la heroina-clorhidrato. En cuanto al uso reciente de otras drogas, en los ultimos doce meses los jovenes que participaron en el estudio habian consumido tabaco y cocaina en un porcentaje importante: 78.6% en forma de base o crack, y 73.9% mezclada con heroina en la misma dosis. Los autores senalan en sus conclusiones que existen diferencias importantes en cuanto a la prevalencia de la inyeccion de drogas y en los patrones de consumo de la heroina y la cocaina, lo que podria explicar la desigual distribucion de algunos problemas relacionados de salud.

En general, los dos articulos anteriores se limitan a describir la diferencia entre la frecuencia y cantidad en las diferentes muestras, pero ninguno de ellos explica los factores que influyeron en dichos resultados, ni tampoco se implemento intervencion alguna, pues solo contacto a las personas a las que se entrevisto.

Borders y cols. (2008) llevaron a cabo un estudio con el proposito de examinar en usuarios rurales de estimulantes sin tratamiento y en un intervalo de dos anos si la raza y la legislacion de las anfetaminas se asocian con los cambios en el uso de metanfetaminas, cocaina en polvo y crack; evaluar las diferencias raciales (blancos vs. afroamericanos) en el uso de cocaina y metanfetaminas, y determinar si el establecimiento de leyes que restringen la venta de metanfetaminas es seguida por la reduccion en su consumo. Participaron 559 personas mayores de 18 anos y residentes de tres estados de Estados Unidos que en los ultimos treinta dias dijeron haber consumido crack, cocaina en polvo o metanfetaminas por cualquier via de administracion, que no asistieron a algun tratamiento formal en ese lapso y que proporcionaron su direccion para realizar el seguimiento. Las entrevistas se realizaron de octubre de 2002 a septiembre de 2004; en ellas, los sujetos escribieron un autorreporte sobre el uso de drogas y se practicaron un analisis de orina para incrementar la veracidad de dicho autorreporte, tras de lo cual se realizo una entrevista de seguimiento a los veinticuatro meses. En las entrevistas se obtuvieron datos relacionados con la frecuencia e intensidad del uso de estimulantes, alcohol y otras drogas, datos sociodemograficos, creencias de salud y la utilizacion de algun tratamiento para dicho abuso. Los resultados demuestran que hay diferencias entre las razas y los factores de riesgo relacionados con el grupo etnico; es decir, los afroamericanos eran mucho mas propensos a usar cocaina y crack que los blancos. Tanto los blancos como los afroamericanos redujeron su consumo de metanfetaminas al cabo de los dos anos del estudio. En cuanto a las leyes que restringen la venta de medicamentos de receta para el resfriado que contienen precursores de la metanfetamina, su aplicacion no se asocio con el consumo de metanfetaminas, pero se observo un aumento en el de cocaina en polvo y crack; las leyes sobre precursores de metanfetamina se correlacionaron con un aumento en el consumo de cocaina.

El estudio de Young y cols. (2008) tuvo el objetivo de determinar la relacion entre el consumo excesivo de alcohol y la conducta antisocial en jovenes que se encontraban estudiando el ultimo ano de primaria. Participaron 2,586 menores a los que se les hizo una entrevista psiquiatrica y que escribieron autorreportes sobre el consumo excesivo de alcohol, el comportamiento antisocial y los problemas relacionados con el alcohol a los 11, 13 y 15 anos de edad. Los resultados mostraron que el comportamiento antisocial es un predictor importante del consumo excesivo de alcohol y de problemas relacionados con dicho consumo. Ambos estudios retoman el aspecto social: la conducta antisocial y la influencia de las leyes sobre el consumo.

Cabe resaltar que, a diferencia de los estudios anteriores, estos ultimos si caracterizan a su poblacion (esto es, consumo, edad, zona de ubicacion, nivel escolar y demas), y asimismo identifican factores que pueden ser predictores del consumo de sustancias o de su aumento, tales como la conducta antisocial y el hecho de que las leyes restrictivas para la compra de drogas como la cocaina y las metanfetaminas aumentan el riesgo de consumir otras sustancias. Ninguno de los participantes estaba bajo tratamiento, puesto que el objetivo de estos estudios era determinar si habia una relacion entre las variables estudiadas.

De igual manera, en el estudio realizado por Sanchez y cols. (2006) para evaluar los factores predictores de la persistencia del tabaquismo en el estado de Morelos (Mexico), los autores analizaron los resultados obtenidos de 3,699 jovenes, estudiantes del sistema publico de educacion media y media superior de esa entidad, que participaron en una investigacion a lo largo de tres anos. Se realizaron dos mediciones: la primera hecha durante el periodo escolar de 1998 a 1999, y la segunda durante el periodo de 2000 a 2001. Las mediciones consistieron en obtener datos sobre consumo de tabaco, de drogas ilegales y alcohol, genero, edad, nivel socioeconomico, lugar de residencia, tabaquismo en los padres, estilo de vida y variables intrapersonales (autoestima y depresion). Los resultados mostraron que en la medicion inicial se identifico a 349 jovenes que fumaban de modo activo, y en la segunda medicion 192 continuaban fumando y 157 habian dejado de hacerlo. El consumo excesivo de alcohol en las mujeres y la frecuencia de consumo previo de cigarrillos resulto ser un factor predictor de la persistencia del consumo de tabaco. En ambos sexos, el numero de cigarrillos fumados con anterioridad predijo la persistencia del tabaquismo.

En esta misma linea existe otra investigacion, Valdes y cols. (2002) llevaron a cabo un estudio que tuvo como proposito describir el consumo de tabaco entre estudiantes de nuevo ingreso de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico, de 14 a 25 anos de edad, entre 1989 y 1998. Se identifico a esos mismos alumnos en dos momentos para estimar la incidencia acumulada del consumo de tabaco durante el periodo de educacion media superior a partir de la prevalencia especifica por edad y sexo, asi como la prevalencia de fumadores de once o mas cigarros diarios. Los resultados obtenidos mostraron un aumento en la prevalencia de consumo en las edades menores a 18 anos y entre las mujeres, asi como una mayor incidencia de inicio del consumo entre los estudiantes de mejor situacion economica. Ademas, se observo que durante los anos de ensenanza media superior, la incidencia en general del consumo fue de 12% en las mujeres y de 19% en los varones. Los autores explican que, al menos en esta muestra, la probabilidad de fumar aumento entre mayor era la edad de los sujetos, ser varon y estar al final del periodo lectivo. Los estudios encontrados en el pais coinciden en evaluar a jovenes y adolescentes que reportan consumir tabaco, con el objetivo de identificar si existe una relacion con el consumo de alcohol y si hay otras variables (nivel economico, genero, etc.) que pueden constituir factores de riesgo para el aumento o mantenimiento en el consumo de esas sustancias.

En conclusion, la revision de dichos estudios mostro que las investigaciones se centran particularmente en describir la conducta del consumo de sustancias y su relacion con diversos factores tales como la cantidad y frecuencia de tal consumo, estilos de vida, clase social, genero, raza y salud mental.

Aun y cuando se conoce que el mantenimiento del cambio conducmal es una parte importante del proceso del cambio, ninguno de los estudios revisados abordo esta variable. Lo anterior no es exclusivo de los estudios aqui revisados, ya que las investigaciones sobre las adicciones han abordado ampliamente los factores que favorecen el inicio del consumo de sustancias, no asi los factores relacionados con el mantenimiento del cambio (Grana y Munoz, 2000).

Asi, los resultados del presente estudio evidencian la necesidad de crear intervenciones que, de entrada, planeen y lleven a cabo sesiones de seguimiento continuo y de larga duracion, es decir, mayor de doce meses, a fin de cumplir con el proposito de conocer y evaluar la evolucion e interaccion de los factores que afectan el mantenimiento del cambio conductual en el largo plazo.

Finalmente, debe destacarse la necesidad de conocer y evaluar a los usuarios de sustancias despues de asistir a tratamiento, asi como identificar las variables psicosociales que favorecen el mantenimiento del cambio conductual. En este sentido, se diseno un estudio longitudinal que evaluo el mantenimiento del cambio a lo largo de tres anos en adolescentes de zonas urbanas y rurales del estado de Aguascalientes que participaban en programas de intervencion breve para cambiar su consumo de alcohol y otras drogas (Martinez, Pedroza, Salazar y Vacio, en revision). Dicho estudio tuvo como objetivo principal determinar a traves del tiempo la interaccion de las variables psicosociales, demograficas, individuales y de tratamiento en relacion con el mantenimiento del cambio en dichos adolescentes, cuyos resultados permitiran comprender mejor algunos aspectos importantes relacionados con el comportamiento adictivo, tales como la cantidad y frecuencia de consumo, nivel de riesgo, edad de inicio y evolucion, y factores de riesgo y proteccion. Se espera que los datos arrojados sean de utilidad a la linea de investigaciones que consideren la metodologia longitudinal como una opcion que permita el conocimiento profundo de las variables que intervienen en el desarrollo de una determinada conducta o situacion a lo largo del tiempo. Concretamente, en el area de las adicciones los estudios longitudinales permitiran discriminar las variables que actuan durante el mantenimiento del cambio despues de asistir a programas de modificacion del consumo de sustancias; a su vez, al conocer las variables implicadas en este proceso, estas pueden ser incluidas en el desarrollo de programas preventivos y de tratamiento.

REFERENCIAS

Aday, L. (1996). Designing and conducting health surveys (2a ed.). San Francisco: Jossey-Bass Publishers.

Borders, T., Booth, B., Han, X., Wright, P., Leukefeld, C., Falck, R. y Carlson, R. (2008). Longitudinal changes in methamphetamine and cocaine use in untreated rural stimulant users: radical differences and the impact of methamphetamine legislation. Addiction, 103, 800-808.

Breslow, N. y Day, N. (Eds.) (1987). Statistical methods for cancer research (vol. II). Lyon (Francia): IARC Scientific Publications.

Cook, N. y Ware, J. (1983). Design and analysis methods for longitudinal research. Annual Review PubIic Health, 4, 1-24.

De la Fuente, L., Brugal, M., Ballesta, R., Bravo, M., Barrio, G., Domingo, A., Silva, R. y Ambros, M. (2005). Metodologia del estudio de cohortes del proyecto ITINERE sobre consumidores de heroina en tres ciudades espanolas y caracteristicas basicas de los participantes. Revista Espanola de Salud Publica, 70, 475-491.

Elliott, J. y Dodgeon, B. (2007). A descriptive analysis of the drinking behaviour of the 1958 cohort at age 33 and the 1970 cohort at age 34. CLS Working Paper, 3.

Grana, J. y Munoz, M. (2000). Factores psicologicos de riesgo y de proteccion para el consumo de drogas en adolescencia. Psicologia Conductual, 8, 249-269.

Ingles, C., Mendez, F. e Hidalgo, M. (2001). Dificultades interpersonales en la adolescencia, ?factor de riesgo o de fobia social? Revista de Psicopatologia Clinica, 6, 91-104.

Kleinbaum, D., Kupper, L. y Morgenstern, H. (1982). Epidemiologic research: principles and quantitative methods. Belmont, CA: Lifetime Learning Publications.

Martinez, K., Pedroza, F., Salazar, L. y Vacio, M. (en revision). Estudio longitudinal del consumo de drogas en adolescentes que participan en programas de intervencion breve.

Martinez, K., Salazar, M., Pedroza, F., Ruiz, G. y Ayala, H. (2008). Resultados preliminares del programa de intervencion breve para adolescentes que inician el consumo de alcohol y otras drogas. Salud Mental, 31, 119-127.

Ronderos, J. (1994). Medicina familiar para el medico general. Bogota: Fedicor. Rothman, K. (1986). Modern epidemiology. Boston, MA: Little-Brown.

Sanchez, M., Hernandez, M. y Lazcano, E. (2006). El consumo inmoderado de alcohol como factor preeditor de la persistencia del consumo de trabajo en jovenes. Salud Publica de Mexico, 48, 41-57.

Slutske, W. (2006). Natural recovery and treatment seeking in pathological gambling: results of two U.S. national surveys. American Journal of Psychiatry, 163, 297-302.

Smilkstein, G. (1993). Family APGAR analyzed. Family Medicine, 25, 293-294.

Stoff, D., Breiling, J. y Maser, J. (2002). Handbook of antisocial behavior. Hoboken, NJ: Oxford University Press.

Stokes, T. y Baer, D. (1977). An implicit technology of generalization. Journal of Applied Behavior Analysis, 10, 349-368.

Valdes S., R., Micher, J., Hernandez, L., Hernandez, M. y Hernandez A., M. (2002).

Tendencias del consumo de tabaco entre alumnos de nuevo ingreso a la Universidad Nacional Autonoma de Mexico, 1989 a 1998. Salud Publica de Mexico, 44, 44-53.

Wing, R. (2000). Cross-cutting themes in maintance of behavior change. Health Psychology, 19, 84-88.

Young, R., Sweeting, H. y West, P. (2008). Estudio longitudinal del consumo de alcohol y el comportamiento antisocial en jovenes. Revista de Toxicomanias, 54, 29-40.

Kalina Isela Martinez Martinez *, Omaida Paola Avila Hernandez *, Ayme Pacheco Trejo ** y Jennifer Lira Mandujano ***

* Universidad Autonoma de Aguascalientes (1)

** Universidad Modelo (2)

*** Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo (3)

(1) Centro de Ciencias Sociales, Departamento de Psicologia, Av. Universidad 940, Ciudad Universitaria, 20131 Aguascalientes, Ags., Mexico, tel. (449)910-84-91, correos electronicos: kimartin@correo.uaa.mx y omaida_paola_avila_hernandez@hotmail.com. Articulo recibido el 19 de abril de 2010 y aceptado el 4 de febrero de 2011.

(2) Km 2.5, salida a Carretera Antigua a Cancun, Valladolid, Yuc., Mexico, tel. (985)856-07-76, correo electronico: psicologiamodelo@hotmail.com.

(3) Facultad de Psicologia, Francisco Villa 450, Col. Dr. Miguel Silva, 588110 Morelia, Mich., Mexico, tel. (443)312-99-09, fax (443)312-99-12, correo electronico: jennfferliram@gmail.com.
COPYRIGHT 2011 Consejo Nacional para el Ensenanza e Investigacion en Psicologia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Isela Martinez Martinez, Kalina; Avila Hernandez, Omaida Paola; Pacheco Trejo, Ayme; Lira Mandujano,
Publication:Ensenanza e Investigacion en Psicologia
Date:Jul 1, 2011
Words:4704
Previous Article:Concepto de muerte en ninos sanos e infectados por VIH/Sida.
Next Article:Acerca de la etimologia de "nervosa" en la bulimia y anorexia: una historia de nervios.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters