Printer Friendly

Interrogar la desigualdad. Imagenes de los grupos subalternos en los medios de comunicacion argentinos contemporaneos.

QUESTIONING INEQUALITY. IMAGES OF SUBALTERN GROUPS IN CONTEMPORARY ARGENTINE MEDIA

QUESTIONAR A DESIGUALDADE. IMAGENS DOS GRUPOS SUBALTERNOS NOS MEIOS DE COMUNICACAO ARGENTINOS CONTEMPORANEOS

En los ultimos ocho anos, y en el marco de continuados proyectos de investigacion que dirijo y dirigi, (1) nos hemos dedicado a rastrear, relevar y analizar un extenso corpus de textos (graficos y audiovisuales) mediaticos que tienen por objeto de representacion a los sectores populares, es decir, grupos en posiciones asimetricas respecto de los sectores dominantes. (2) Tomamos como premisas basicas dos cuestiones: en primer lugar, que en las sociedades mediatizadas como las contemporaneas, las representaciones mediaticas son piezas claves en el proceso de comunicabilidad y puesta en comun de las diversas experiencias humanas en el encuadre del espacio publico; (3) en segundo lugar, que nos ubicamos aqui en una perspectiva socio-semiotica-cultural, que entiende a las representaciones como aquellas producciones simbolicas destinadas socialmente a dar a conocer un recorte de 'realidad. (4)

Teniendo en cuenta estas consideraciones, la investigacion focaliza sobre las modalidades a traves de las cuales se encuadra y pone en circulacion, en la Argentina de los ultimos anos, un tipo particular de representaciones mediaticas: las de los sectores socialmente relegados, los sin voz, los no-productores, es decir, aquellos que no construyen esas representaciones. La cuestion del poder aparece entonces instaurando una relacion que es, fundamentalmente, asimetrica: los sectores poseedores de los recursos de produccion representacional extendida, ponen en circulacion imagenes y narrativas de aquellos que no los poseen.

En esta presentacion voy a dar cuenta de las retoricas especificas que han capturado (y, en esa captura, estetizado) las alteridades en la Argentina contemporanea, y de las modalidades 'espectacularizadas' que adoptan esas representaciones al ser encuadradas en un formato mediatico que celebra un tipo de contrato realista (denominado en la jerga como 'periodismo de investigacion'). Para ello, en primer lugar, senalare algunos puntos de arranque que enmarcan la investigacion; luego me detendre en la presentacion del detalle de lo investigado; y por ultimo, recuperare algunas lineas de analisis para proponer algunas conclusiones.

LA DOBLE VIOLENCIA SIMBOLICA DE LAS REPRESENTACIONES

Las representaciones de los medios de comunicacion adquieren un papel relevante en las actuales sociedades mediatizadas (Veron, 1987), y tienen una importancia crucial en los modos en que los sujetos incorporan a sus proyectos identitarios significados, imagenes y narrativas provenientes de los textos mediaticos (Thompson, 1998). No obstante, y como ya se senalo, la relacion entre las producciones mediaticas y sus consumidores es esencialmente asimetrica. Quienes realizamos esta investigacion entendemos, con De Certeau (1996), Bourdieu (1985), y Bourdieu y Wacquant (1995), que esa relacion implica una doble violencia simbolica. Por un lado porque toda representacion es, por definicion, algo que esta en lugar de otra cosa, o, en palabras mas simples, el mapa no es el territorio: la cosa representada no es'la cosa'ni el sujeto de la representacion es el sujeto empirico; por ende, toda representacion es el resultado de la obligada sintesis de un discurso que opera sobre otra cosa. Por el otro lado, porque las representaciones de los sectores subalternos no son socialmente construidas por ellos mismos sino por los que poseen los medios y los recursos para producirlas; de modo que sobre la primera y constitutiva violencia simbolica de toda representacion, aquella que pone en cuestion su capacidad y su legitimidad para hablar en nombre de otro, se monta un segundo gesto de violencia simbolica que proviene de la imposibilidad de los sectores sin voz de producir sus propias representaciones, de la ausencia de medios y recursos para dar a conocer su voz (de Certeau, 1996), de la obligacion de ser tomados por la voz del otro, en este caso concreto, la de los medios de comunicacion

En ese sentido, cabe preguntarse por las relaciones de poder y de asimetria que se legitiman con la circulacion ampliada que producen los medios de comunicacion. Importante cuestion esta puesto que, en su circulacion, toda representacion, si bien no 'refleja' de modos transparentes lo que quiere representar, si produce 'efectos de realidad' que, aunque no se vinculan mecanicamente con los referentes, ponen en juego lo que una sociedad considera verdadero en un momento dado. Asimismo, consideramos que estas representaciones no son 'inventos'de los medios, que no surgen de la nada, sino que trabajan insertandose en estructuras de sentido pre-existentes, portadoras de una densidad historica (Arancibia y Cebrelli, 2005) y por eso mismo capaces de condensar sentidos con valencias pregnantes para la sociedad.

De modo que no puede haber correspondencia absoluta entre 'realismo' (o, mas bien, textos realistas) y una problematica particular. Y acaso si hubiera una correspondencia plena deberia ser comprendida como un logro y no como un dato. Pues, en definitiva, toda correspondencia naturalizada responde, en verdad, a una relacion historicamente concreta. En todo caso, es mas pertinente abordar la idea de 'lo real' en un sentido foucaultiano, es decir no como una instancia global a ser restituida sino como la trama de objetos sociales (un tipo de racionalidad, una forma de percibir, una tecnologia, una practica, un discurso, etcetera) cuya equivalencia fundamental es similar y donde, por lo tanto, lo esencial no consiste en distinguir entre grados de 'realidad' sino en comprender la articulacion de los regimenes de practica y las series de discursos que producen lo que es licito designar como la 'realidad' en un momento dado (Chartier, 1999).

En la misma linea, conceptualizamos por lo tanto a las representaciones mediaticas no solo en su aspecto meramente representacional, en el sentido simple de "algo que esta en lugar de", sino tambien en la plenitud de su capacidad productiva de las condiciones en que se organiza lo social. De alli que el objetivo de la investigacion no haya sido ponderar los grados de correspondencia entre la representacion y su referente empirico, sino interrogarlas en su caracter productivo, y mas aun, en su potencialidad para co-producir las condiciones que hacen posible la reproduccion de la desigualdad. Por eso mismo, la investigacion pretende internarse en discusiones que ponen en juego cuestiones relacionadas con la cultura, la politica, la sociedad, el poder, enfatizando particularmente en el caracter co-productor y legitimador de la desigualdad que poseen las representaciones mediaticas.

En este sentido, adoptamos una perspectiva multidimensional de la desigualdad (Reygadas, 2008) que no agota su explicacion en las instancias economicas productoras de desigualdades persistentes, sino que intenta articular estas con las categorias hegemonicas y subalternas que las ordenan y legitiman, asi como con las agencias y competencias de los sujetos para atribuir sentidos a sus propias situaciones y practicas. Dicho en otras palabras, la desigualdad tanto posee una base material que la organiza, como tambien es resultado de una construccion colectiva que opera en el encuentro entre la vida cotidiana y los circuitos de produccion cultural. La desigualdad, entonces, se reproduciria persistentemente a traves de las estructuras, pero tambien por la reproduccion del significado que tanto las instituciones (y entre ellas los medios) como los sujetos le dan a la desigualdad (Tilly, 2000). (5) Es justamente sobre este caracter socialmente productivo del proceso de circulacion, sujeto a "convenciones culturales, marcos institucionales y relaciones de poder" (Reygadas, 2008: 68), donde la investigacion busca producir una apertura y eventual profundizacion de una zona relativamente inexplorada por las Ciencias Sociales: la que interroga al nucleo de la interfase entre representaciones mediaticas y experiencia social. En este marco se han realizado las investigaciones cuyos resultados se presentan aqui.

Justamente, en esta linea, los trabajos iluminan las estrategias enunciativas y retoricas utilizadas por los medios de comunicacion en la Argentina de los ultimos anos para construir sesgos de clase "ocultos" tras la "culturalizacion del conflicto" (Grimson, 2007). En ese sentido, el analisis de los modos de procesamiento mediatico de las categorizaciones sobre la desigualdad, apunta a desmontar las operaciones de naturalizacion de la nominacion y delimitacion de grupos subalternos, que son asi co-construidos en el mismo acto de su tematizacion por parte de los medios.

En suma, la mediatizacion es un proceso dialectico y disimetrico, en el cual los medios participan de la circulacion general de simbolos y de la atribucion de valoraciones, hacia el interior de las sociedades contemporaneas. Cuando se trata de sujetos subalternos, estas atribuciones son producidas en una situacion de radical desigualdad estructural entre productores y consumidores (de Certeau, 1996). Es en ese preciso sentido en que le estamos concediendo importancia a las representaciones, y particularmente a aquellas que ponen en circulacion a los sujetos subalternos, porque entendemos que en ellas se precipitan y se destilan elementos de la diferencia que co-construyen las alteridades contemporaneas.

MIRADAS ANTROPOLOGICAS: LOS 'OTROS' EN LOS MEDIOS DE COMUNICACION

A lo largo de estos anos, hemos acumulado una importante cantidad de resultados y hallazgos acerca de las modalidades retoricas y enunciativas de las representaciones mediaticas cuando ponen en escena a sujetos y/o grupos subalternos. Para el analisis especifico, hemos tomado el periodo 1989-2009, porque en el transcurso de esos anos se produjeron en la Argentina procesos significativos en la dimension cultural, que sin duda deben colocarse en paralelo con las fuertes transformaciones sociales, economicas y politicas comenzadas con la dictadura (1976-1983) y profundizadas durante el menemato.

En efecto: el contexto juridico-politico de la decada de los noventa, ha generado en el ambito del mercado de la cultura, y especificamente en el de los medios de comunicacion hegemonicos, la conformacion de conglomerados de empresas de medios, una hipercomercializacion de los contenidos (Mastrini, 2005), y el consecuente descenso de las condiciones de democratizacion cultural de los sectores populares. (6) Bajo ese marco regulatorio, simultaneamente la produccion mediatica se fue transformando de modos radicales. Se observa en ese sentido un desplazamiento de las producciones hacia una fuerte presencia de documentales periodisticos'de investigacion'que pretenden'mostrar la realidad'a traves de una espectacularizacion que combina informacion, ficcion y entretenimiento (Vilches, 1995). En ese contexto, y segun datos del COMFER (2008)--reemplazado a partir de 2009 por la actual Autoridad Federal de Servicios de Comunicacion Audiovisual (AFSCA)--, la tematizacion de la pobreza y la marginalidad ha crecido considerablemente en la programacion audiovisual argentina, tanto en los noticieros como en aquellos ciclos que se basan en la 'vida real' como referente (Scannapieco, 2007). (7)

La caracteristica principal de este 'nuevo' genero a medio camino entre el documental y la ficcion que Ciamberlani (1997) ha denominado tempranamente como neo-periodismo, es el contrato de lectura realista (Palma, 2008) que lo motoriza. Es decir que, en concordancia con la estructura actual del sistema de medios, habilitada a su vez por las condiciones regulatorias de la Ley 22.285, las industrias culturales han ido incorporando en sus agendas diversos formatos narrativos "realistas", cuyas representaciones de "otredades'" operando desde un aparente pluralismo que se autoproclama como "diverso", han ido conformando gran parte de la estructuracion del discurso hegemonico actual. El periodo 1989-2009 emerge asi como crucial para analizar las relaciones que se establecen entre las representaciones de los medios de comunicacion y las experiencias de los sectores populares.

A su vez, y por simples razones de orden, hemos producido un recorte en las figuras a analizar, que focalizo en tres grupos sociales: migrantes regionales, jovenes en situaciones de marginalidad y actores que defienden sus derechos sexuales. En todos los casos, nos ha motivado la pretension de construir una suerte de 'mirar antropologico' sobre estos procesos, es decir, adoptar una perspectiva que no se limite a realizar analisis inmanentes de los textos, sino que busque reconstruir las concepciones hegemonicas de la alteridad y, en particular, la de los discursos mediaticos, para senalar su potencia en la reproduccion y legitimacion de la desigualdad. Un acercamiento a las investigaciones posgraduales de Mauro Vazquez (2011), Mariana Alvarez Broz (2010) y Sebastian Settanni (2013) permitiran dar cuenta de estas cuestiones.

TRES CASOS

En su investigacion sobre las representaciones de sujetos migrantes regionales en los medios de comunicacion locales contemporaneos, Vazquez aborda los vinculos entre la construccion de alteridades y la visibilizacion de inmigrantes regionales. Tres grandes caracteristicas resaltan en esos productos del realismo televisado: la territorializacion; la primera persona (ubicada en el cuerpo del conductor o el notero); y la celebracion de las costumbres. Sobre estos tres aspectos se desarrollara la definicion, por parte del medio, del sujeto inmigrante regional.

En estos relatos del neo-periodismo, se pone en escena la necesidad de viajar, de realizar un desplazamiento, de ir hacia al territorio del 'otro'. Y ese mismo desplazamiento, no solo delimita la construccion de un viaje, sino tambien la figura de un viajero particular: el notero. El que tiene la voz, el notero, es tambien el que tracciona la camara, es quien habla, el que nombra al otro como bolita, peruca o paragua (8) y obliga a la camara a registrarlo con insistencia: no casualmente, cuando son asi nombrados, la camara muchas veces ejemplifica ese discurso, lo complementa, con la imagen de los inmigrantes. Mas que un sujeto, es un dispositivo discriminador. Sin embargo, ese dispositivo discriminador no necesita llegar al racismo cuasi explicito para funcionar: esa alterizacion aparece tambien con las buenas intenciones. Y ante el silencio de ese otro, emerge la 'cultura', donde, claro esta, el conflicto desaparece. Las costumbres relevantes de esos otros, aparecen ante la movediza camara: la danza de los caporales bolivianos, sus noches de karaoke, la sopa paraguaya, el culto a la virgencita, el jugo de durazno, costumbres simpaticas que son legitimadas por el notero, gran mediador, que, tolerante, no solo pisa el territorio sino que ademas degusta, prueba y aprueba. Y, en ese camino, el cronista direcciona las preguntas, marca la agenda, senala lo que es posible decir y lo que no e ilumina una ausencia: la politica.

A traves de su analisis de las representaciones de los migrantes regionales, Vazquez da cuenta entonces de los modos en que se fueron trazando, en la ultima decada, dos lineas de sentido en las miradas hacia el otro inmigrante que circulan, en terminos generales, entre la amenaza y el exotismo, entre el miedo, el deseo y la fascinacion; con las caracteristicas particulares mediadas por el momento y el lugar donde aparecen. Estas transformaciones, que se dieron luego de una decada del noventa marcada por un fuerte racismo institucional y cierta complicidad de los medios de comunicacion, estan ligadas a un aspecto de la aparicion de esas alteridades: la construccion de una frontera simbolica y social; una frontera metaforizada y hecha carne en cuerpos, espacios, practicas, imagenes, costumbres y que se construye a traves de elementos retoricos como el uso del cuerpo, la primera persona del conductor del programa, la conformacion de espacios como peligrosos y amenazantes. El cenit de esta fronterizacion simbolica es la toma del Parque Indoamericano a fines de 2010 y sus secuelas: el asesinato de dos inmigrantes, la reproduccion geometrica de los discursos xenofobos en la prensa y a traves de los funcionarios publicos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Si Vazquez identifico los modos especificos de construir, reproducir y en este caso reforzar los bordes sociales que permiten identificar y marcar grupos de pertenencia etnico-nacionales, Alvarez Broz realiza una investigacion que pivotea sobre la dimension simbolica-cultural de la desigualdad en el discurso televisivo. Analizo las representaciones televisivas de los usuarios de sustancias psicoactivas en los ultimos anos, lo que le permitio reconstruir no solo los imaginarios que construye la television en torno de la diversidad de usuarios, sino tambien los mecanismos y dispositivos que emplea el medio televisivo para representar la diferencia sesgada por la clase social. Lo interesante del caso es la perspectiva relacional adoptada por Alvarez Broz al poner en dialogo representaciones de sectores marginales o en situacion de vulnerabilidad, con representaciones de sujetos ligados a las clases mas favorecidas. Su trabajo reconstruyo las estrategias enunciativas con las cuales la television coloca las notas en marcos cognitivos que (re)producen procesos de exclusion y desigualdad social. Si tanto los usuarios de paco, de PoxiRan o de drogas de diseno son igualmente sujetos pasibles de infringir la ley, las representaciones televisivas enmarcan estos consumos de modos diferenciales. Y lo hacen a traves del encuadre cromatico (color), los escenarios y las nominaciones.

Respecto de estos sesgos, Alvarez Broz observo que cuando los usuarios son aquellos que toman drogas de diseno, aparecen en grupo, o bien bailando en escenarios cerrados rodeados de detalles que los ligan a la fiesta, o bien abandonando los boliches en sus camionetas 4 x 4. Nunca hay primeros planos. Los graphs o zocalos comentan, a lo sumo, la posibilidad del 'exceso. Y estos 'excesos' van acompanados de imagenes de botellas vacias, senalando que el consumo debe equilibrarse bebiendo mucha agua. La operacion retorica es la metonimia: la botella vacia es indice de haber bebido su contenido. Ademas, los comentarios de los noteros parecen 'comprender' a estos sujetos; de hecho los encuadran en sectores de la juventud que se divierten, que concurren a fiestas multitudinarias y que ocasionalmente pudieran excederse en algunos consumos. Estos sujetos son nombrados como 'jovenes.

Contrariamente, los escenarios que enmarcan a los 'paqueros' y a los 'pibes-poxi', son muros despintados o escalinatas de edificios publicos. Sus rostros en primer plano estan pixelados, para proteger sus identidades, a pesar de lo cual muchas veces el cronista les pregunta nombre y apellido. La television invariablemente los muestra recostados y de noche, y como habitualmente las tomas se hacen con camaras ocultas o infrarrojas, las imagenes se vuelven opacas y amarronadas. Los zocalos hablan de delincuencia, abandono y prostitucion, amarrados a una cadena significante casi fatalista. Se los nombra como 'pibes de la calle', senalando asi una pertenencia antes que una situacion ('en la calle'), y una des-institucionalizacion. Por otro lado, la operacion retorica privilegiada para mostrarlos, es la metafora: una camara cenital muestra una escena nocturna; un coche se detiene en un semaforo; varios chicos salen de las sombras; en grupo, asaltan al conductor; luego, asi como vinieron, se van. El zocalo dice: "Piranas", haciendo alusion a la manera en que estos peces atacan a sus presas.

En ambos casos se trata de sujetos de la misma franja etaria realizando el mismo tipo de actividad prohibida. Solo que los elementos retoricos proveen un marco interpretativo que encuadra las acciones de ambos grupos, orientando la recepcion a la produccion de sesgos de clase. En ese sentido, el analisis de las estructuras simbolicas y las representaciones televisivas como una de las tantas formas que adopta lo simbolico, resulta un territorio propicio donde indagar como se naturaliza la desigualdad. Este analisis reconstruye un aspecto muchas veces soslayado en las ciencias sociales, como el que se desprende de la produccion de categorias hegemonicas a partir de las cuales se califican y clasifican 'los otros, y se construyen imaginariamente las relaciones entre diversos actores, que legitiman y reproducen las relaciones de poder.

Por su parte, Settanni se encuentra en un proceso de culminacion de una indagacion sobre la apropiacion de los espacios publicos 'tradicionales' (como la Plaza de Mayo y la Plaza de los Dos Congresos) de grupos que defienden sus derechos sexuales. Focaliza sobre dos cuestiones: por un lado, las operaciones mediaticas de secuestro de la voz de los demandantes; y las estrategias de los grupos en sus esfuerzos por desmarcarse de la trampa que surge de la obtencion de visibilidad, lograda a traves de las operaciones de los medios (lo cual, ademas, senala la distancia existente entre representaciones mediaticas y experiencia). De estas dos cuestiones interesa, a los efectos de esa presentacion, la primera, si bien la segunda se enlazara de algun modo con aquella.

La investigacion de Settanni focalizo sobre las marchas de orgullo LGBT realizadas antes de la aprobacion del matrimonio igualitario. En ese momento, el movimiento de la diversidad sexual, integrado por varios grupos que reclaman por sus derechos sexuales, operaban en una suerte de tandem en dos grandes escenarios publicos: la Plaza de Mayo, y la Plaza de los Dos Congreso. Durante la jornada del orgullo LGBT, en la primera realizaban una suerte de feria, donde no solo vendian souvenirs sino que tambien se difundian los diversos grupos. Dos caracteristicas aparecian en este escenario: el ambiente festivo (con disfraces, cantos, desfiles espontaneos, musica, etcetera), y la diversidad 'dentro de la diversidad'(cada grupo era identificable). Sobre el final de la jornada, los grupos realizaban la marcha propiamente dicha, recorriendo las cuadras que separan la Plaza de Mayo de la del Congreso. Alli, el escenario cambiaba: los grupos perdian sus identificaciones para pasar a ser un colectivo, y el ambiente festivo se tornaba 'serio': discursos y reclamos a los legisladores eran leidos en clave 'politica. Los medios se regodeaban en el primero de los escenarios, y desestimaban el segundo, diluyendo, asi, las acciones politicas de las convocatorias. Y no solo eso: sino que los modos en que los discursos mediaticos (tanto televisivos como graficos) representaban a estos sujetos durante la feria en la Plaza de Mayo, tendian a superponer la voz de los cronistas a las multiples voces que alli se encontraban. Ante preguntas casi tontas de los noteros, como: "?Es una fiesta?", los demandantes intentaban replicar que no, que se trataba de una convocatoria para reclamar por sus derechos, etc. Invariablemente los reporteados eran interrumpidos por los cronistas que volvian a la carga con preguntas tales como "?De que te disfrazaste?, ?Estas de levante?", etcetera.

La investigacion de Settanni pone de relieve la construccion especifica que los medios realizan de la alteridad, a traves de una operacion de silenciamiento y secuestro de la voz de sujetos que en ese entonces se encontraban en una posicion de asimetria respecto de algunos de sus derechos.

FRONTERAS SIMBOLICAS

En las tres investigaciones se han indagado ciertas modalidades de construccion de fronteras simbolicas (Barth, 1976), que se solapan con los bordes sociales. Mientras que los bordes sociales aluden a formas objetivadas de asimetrias en el acceso y la distribucion de recursos y oportunidades, las fronteras simbolicas senalan distinciones conceptuales elaboradas por los actores para categorizar objetos, personas, practicas, etcetera (Merenson, 2012). Al ser amplificadas por los medios de comunicacion, y "viajar" por diversos soportes (orales, escritos, electronicos, institucionales, informales, etcetera), las fronteras simbolicas se transforman en herramientas que les permiten a los sujetos operar sobre la realidad en su vida cotidiana. De este modo, se establecen, refuerzan, mantienen y racionalizan marcaciones sociales a traves de dimensiones culturales.

No obstante, cabe hacer una advertencia: analizar la forma en que se representa la desigualdad, su forma de circulacion y sus encuadres de interpretacion no implica suponer que los medios de comunicacion "inventan" o "crean" las representaciones de la nada. En verdad, las representaciones mediaticas de las formas contemporaneas de relacionamiento social, emergen, antes que nada, como una ratificacion simbolica de matrices historicas de construccion de desigualdad. Y si esas matrices aparecen relativamente naturalizadas, es porque poseen una densidad historica (Arancibia y Cebrelli, 2005) que aceita el camino para la apropiacion acritica por parte de los sujetos. De este modo, son reproducidas, poco cuestionadas y--presumiblemente--ratificadas en las interacciones de la vida cotidiana. (9)

En ese sentido, las intenciones del equipo, plasmadas en nuevos proyectos de investigacion, se encaminan a dilucidar los vinculos entre procesos discursivos hegemonicos y configuraciones de sentido inter-subjetivas que reproducen/discuten/ponen en tension los consensos acerca de las desigualdades, focalizando sobre las atribuciones de sentido que se co-construyen en la interseccion entre las experiencias de los sujetos y los discursos de los medios, a traves del estudio de las zonas de cruce entre la circulacion de representaciones masmediaticas y las experiencias populares cotidianas. Consideramos que la hegemonia se construye de modos complejos y que los significados, imagenes y narrativas de los textos mediaticos son permanentemente mediados por la experiencia vivida en el devenir cotidiano (Tomlinson, 1991); no obstante, los sentidos emanados de esta mediacion no necesariamente se condicen con la produccion mediatica, por lo que la hegemonia cultural se co-produce en una "sutil combinacion de mediaciones" (Barker, 2003: 27).

Finalmente, como el proceso de investigacion esta siempre en curso, numerosas preguntas nos han ido surgiendo ademas de las ya expuestas. Preguntas que intentaremos responder con mas investigacion, pero que en esta instancia pretendemos comenzar a puntear. Concretamente, hay dos cuestiones que sobrevuelan el trabajo del equipo: una del orden de lo conceptual y otra de tipo procedimental. Respecto de la primera, nuestros interrogantes se orientan a centralizar sobre los procesos donde la diferencia cultural es una produccion social, pero no para acumular especulaciones teorico-filosoficas, sino para introducir hallazgos empiricos en los debates respecto del multiculturalismo. En funcion de esto, nos interesa reflexionar sobre el multiculturalismo como categoria productiva o mera coartada de tolerancia forzada, y su posible reemplazo por la categoria de interculturalidad, orientada a preguntarse que del 'otro' hay en la propia existencia y, por lo tanto, a relativizar la mismidad. (10)

En relacion con la segunda, quisieramos seguir pensando acerca de la (compleja) relacion--poco explorada hasta el momento, si bien explotada por diversos grupos sociales--entre obtencion de visibilidad (mediatica) y acceso a la ciudadania plena. Los pocos trabajos que hemos relevado sobre esta cuestion tienden a extremar los argumentos, o bien negando el papel de los escenarios mediaticos en la construccion del pasaje de grupo practico a grupo instituido (Bourdieu, 1985), o bien celebrando la visibilidad mediatica sin cuestionar la capacidad de los medios de expresar 'fielmente' sus voces. En verdad, reconocer la presencia de distintas 'voces' no equivale a intentar comprenderlas en su irreductibilidad, asi como tampoco implica una ubicacion diafana en el supuesto 'concierto' polifonico de la diversidad de experiencias humanas. De hecho, la visibilidad seria, acaso, un primer paso en el trayecto que va desde la aparicion y la puesta en circulacion publica, al reconocimiento y otorgamiento de derechos. Es decir, resta aun aquello que implica la atribucion compartida de entidad politica. Como afirma Hall,"la pluralidad de voces no tiene sentido a menos que sean escuchadas y comprendidas" (Hall, 1981: 160). Y, agregariamos, reconocidas en su caracter politico.

BIBLIOGRAFIA

ALVAREZ BROZ, Mariana. 2010. "Imagenes de la diferencia. Representaciones televisivas de los usuarios de drogas: un estudio sobre la dimension simbolica-cultural de la desigualdad en el discurso televisivo". Tesis de Maestria en Sociologia de la Cultura y Analisis Cultural, IDAES-UNSAM.

ANON, Valeria y RODRIGUEZ, Maria Graciela. 2010. "Metaforas para pensar las culturas populares y sus derivas en America Latina: una revision", Jornadas academicas 'Produciendo lo social. Una Mirada Reflexiva a las Ciencias Sociales en Chile y America Latina, Universidad Diego Portales, Santiago de Chile, 28 de octubre.

ARANCIBIA, Victor y CEBRELLI, Alejandra. 2005. Representaciones sociales: Modos de mirar y de hacer. Salta: Consejo de Investigacion de la Universidad Nacional de Salta.

BARKER, Chris. 2003. Television, globalizacion e identidad cultural, Barcelona: Paidos.

BARTH, Frederik (comp.). 1976. Los grupos etnicos y sus fronteras, Buenos Aires: FCE.

BOURDIEU, Pierre. 1985. ?Que significa hablar? Economia de los intercambios linguisticos. Madrid: Akal.

BOURDIEU, Pierre y WACQUANT, Loic. 1995. Respuestas. Por una antropologia reflexiva, Mexico: Grijalbo.

CAGGIANO, Sergio. 2005. Lo que no entra en el crisol. Inmigracion boliviana, comunicacion intercultural y procesos identitarios, Buenos Aires: Prometeo.

CALETTI, Sergio. 2006. "Repensar el espacio de lo publico. Un esbozo historico para situar las relaciones entre medios, politica y cultura". En Boletin de la Biblioteca del Congreso de la Nacion, Nro. 23, pp. 195-252.

CHARTIER, Roger. 1999. El mundo como representacion. Historia cultural: entre practica y representacion, Barcelona: Gedisa.

CIAMBERLANI, Lilia. 1997. "Los procesos de hiperreferencializacion. Del discurso de la actualidad a los reality shows". En Telenovela. Ficcion popular y mutaciones culturales, Barcelona: Gedisa, pp 38-52.

COMFER. 2008. "Informe Agenda". http://www.comfer.gov.ar/web/informe_agenda.php.

DE CERTEAU, Michel. 1996. La invencion de lo cotidiano. I. Artes de hacer, Mexico: Universidad Iberoamericana.

FERRY, Jean-Marc, WOLTON, Dominique y otros. 1998. El nuevo espacio publico, Barcelona: Gedisa.

GRIMSON, Alejandro. 2007. "Resguardar nuestra incerteza acerca de la incertidumbre. Debates acerca de la interculturalidad y la comunicacion". En Dialogos, Nro. 75. http://www.dialogosfelafacs.net/wp-content/uploads/2012/01/75-revista-dialogos-debates-acerca-de-la-interculturalidad- .pdf

HALL, Stuart. 1981. "La cultura, los medios de comunicacion y el 'efecto ideologico'". En: J. Curran y otros (comps.). Sociedad y comunicacion de masas,. Mexico: Fondo de Cultura Economica, pp. 381-412.

HALPERN, Gerardo. 2009. Etnicidad, inmigracion y politica. Representaciones y cultura politica de exiliados paraguayos en Argentina. Buenos Aires: Prometeo.

MASTRINI, Guillermo (comp.). 2005. Mucho ruido y pocas leyes. Economia y politicas de comunicacion en la Argentina (1920-2004). Buenos Aires: La Crujia.

MERENSON, Silvina. 2012. "Haciendo una (buena) pasada. Bordes, jerarquia y legitimacion de la desigualdad social en un puerto internacional de Argentina ". Alteridades, Nro. 43: 47-61.

PALMA, Javier. 2008." Clases y culturas populares en el 'realismo' y el 'naturalismo' del nuevo cine argentino: entre el miserabilismo, el neo-populismo y la fascinacion distante". En P. Alabarces y M. G. Rodriguez (comps.) Resistencias y mediaciones. La cultura popular en la Argentina contemporanea, Buenos Aires: Paidos, pp 151-170.

REYGADAS, Luis. 2008. La apropiacion. Destejiendo las redes de la desigualdad. Mexico: Anthropos.

SCANNAPIECCO, Ana. 2007. "Historias de gente comun en television. Un analisis comunicacional de El otro lado y Ser urbano". Tesis de licenciatura, Facultad de Ciencias Sociales, UBA.

SETTANNI, Sebastian. 2013." Sexualidades politizadas y medios de comunicacion: la Marcha del Orgullo LGBT de Buenos Aires". Avatares, Nro. 3, s/p.

THOMPSON, John. 1998. Los media y la modernidad. Barcelona: Paidos.

TILLY, Charles. 2000. La desigualdad persistente. Buenos Aires: Manantial.

TOMLINSON, John. 1991. Cultural Imperialism. Londres: Pinter Press.

VAZQUEZ, Mauro. 2011. "El olor, la villa y la cultura. Representaciones inmigrantes regionales en la Argentina". Tesis de Maestria en Comunicacion y Cultura, Facultad de Ciencias Sociales, UBA.

VERON, Eliseo. 1987. Lasemiosis social, Buenos Aires: Gedisa.

VILCHES, Luis. 1995. "La televerdad". En Telos, Nro. 43, pp 54-62.

WIEVIORKA, Michel. 2003." Diferencias culturales, racismo y democracia". En: D. Mato (coord.) Politicas de identidades y diferencias sociales en tiempos de globalizacion. Caracas: FACES--UCV, pp: 17-32.

NOTAS

(1) Se trata de los siguientes proyectos: "Imagenes y experiencias de la subalternidad". (IDAES-UNSAM, 2011-2012); "Formas contemporaneas de legitimacion de la desigualdad. Imagenes de la subalternidad en los medios de comunicacion" (UBACyT, 2011-2012); "Jovenes, territorios y practicas culturales" (IDAES-UNSAM, 2009-2010); "Representaciones de la protesta. Sujetos, memoria y medios de comunicacion (Argentina 1921-2007)" (UBACyT, 2008-2010); "Nuevas identidades politicas y culturales en espacios urbanos de Argentina"(IDAES-UNSAM, 2007-2008); "Del evento al acontecimiento: memoria popular y representaciones mediaticas"(UBACyT, 2004-2007); y "Cartografias del otro: representaciones populares y memoria social" (UBACyT, 2003).

(2) Reponer las cuestiones relacionadas con los conceptos de subalternidad, dominancia y/o subordinacion requeriria una ponencia aparte. Baste con decir que, ante la complejidad conceptual de 'sectores populares' y la dificultad de una nitida referencia empirica, asumimos aqui que el concepto responde a una caracterizacion social que agrupa a sujetos en diferentes posiciones de subalternidad. Para ampliar sobre esta problematica, ver Anon y Rodriguez (2010).

(3) Aun cuando es innegable que el espacio publico no puede reducirse a los medios, estos co-participan de su construccion (Caletti, 2006) poniendo en circulacion topicos y narrativas a traves de unos mecanismos retoricos peculiares orientados por la logica mediatica. Caletti incluso sostiene que la tecnologizacion actual del espacio publico senala a los medios como portadores co-responsables tanto de los topicos como de las gramaticas por las cuales una sociedad se piensa a si misma dado que "la tecnologicidad que atraviesa el espacio publico puede ser entendida como otro de sus componentes constitutivos. El espacio publico es tal en virtud de los procesos de comunicacion de amplia escala que los instauran". Y aclara a la vez que "no son los procesos sociales de comunicacion de amplia escala quienes construyen lo publico, ni como causalidad ni como demiurgia. Pero tampoco podra construirse lo publico sin ellos" (Caletti, 2006: 64). Para una perspectiva relativamente distinta, ver Ferry, Wolton y otros (1998).

(4) Cabe aclarar que no desconocemos los trabajos sobre representaciones sociales de la escuela francesa de psicologia social (particularmente los desarrollados por Jodelet y Moscovici) y, en ese sentido, entendemos que las representaciones mediaticas colaboran en la construccion de las representaciones sociales inter-subjetivas proveyendo discursos, textos, imagenes y narrativas, y aportan ademas encuadres y marcos cognitivos a esa construccion (Hall, 1981).

(5) Esto implica que, en esta perspectiva, existe un lugar destinado a la agencia de los sujetos, aun cuando se trate de zonas "intersticiales". En efecto: tanto Tilly (2000) como Reygadas (2008) ponen el acento equilibradamente en las estructuras y en los agentes, corriendose tanto de los determinismos extremos como de los "voluntarismos" radicales.

(6) En efecto: la Ley 23.696 de Reforma del Estado de 1989, permitio flexibilizar puntos claves de la Ley de Radiodifusion (22.285/81) de la dictadura, que hasta entonces impedia la constitucion de monopolios multimediales y de propiedad extendida. Desde ese momento, esta flexibilizacion posibilito que empresas duenas de medios graficos accedieran a licencias de canales de television privatizadas, situacion que se ha mantenido hasta la reciente sancion de la Ley de Servicios Audiovisuales que reemplaza a la anterior. El consecuente descenso de las condiciones de democratizacion cultural de los sectores populares es un resultado que la promulgacion en 2009 de la nueva Ley de Servicios Audiovisuales (Ley 26.522) intenta, justamente, re-equilibrar. La ley contiene la voluntad de ampliar la democratizacion del acceso y la participacion de todos los sectores de la sociedad.

(7) El corpus fue construido tomando tanto ciclos documentales como Camara Testigo, Cronicas Extremas, La Liga, GPS, Blog. Periodismo de autor, Punto Doc, Ser Urbano, Fuera de Foco; como noticieros periodisticos, especialmente aquellos difundidos durante el horario central: Telefe Noticias; Telenueve, Vision Siete, America Noticias y Telenoche.

(8) Calificadores con que se nombran a los inmigrantes boliviano, peruano y paraguayo respectivamente, en gran parte de la Argentina.

(9) Asi, para poner un ejemplo concreto, que un inmigrante regional aparezca representado desarrollando practicas laborales acordes a las que el mercado laboral le ha reservado como parte de la matriz de desigualdad en la Argentina, puede aparecer no como una denuncia acerca de la etnicizacion de las relaciones sociales de produccion en la Argentina, sino como una ratificacion de esa estructuracion. En ese sentido, y como sugiere Halpern (2009), se vuelve comprensible que el hecho de que esa representacion no sea en el campo "delictual", ambito privilegiado que la prensa grafica le ha reservado a los migrantes regionales, tal como mostro Caggiano (2005), sea celebrado por los representados como un reconocimiento a su membresia social legitima. Lo que ello no resuelve es como la efectiva representacion del inmigrante esta limitada por las aspiraciones legitimas que la desigualdad le permite. Vale decir, cual es el limite hasta el cual puede imaginarse a un inmigrante regional en los medios, mas alla de ese campo delictual. La respuesta, en principio, pareciera no contemplar la legitimidad del ascenso social.

(10) Los debates entre la opcion por el multiculturalismo o por la interculturalidad, son numerosos, sugerentes y acalorados. Un interesante resumen critico de las posturas es el de Wieviorka (2003). Alli el autor afirma que el multiculturalismo es una nocion relacional alejada de la de interculturalidad, que en efecto reenvia a relaciones directas entre culturas diferentes, sin la mediacion institucional o del estado. Siempre siguiendo a este autor, el peligro del multiculturalismo que, 'desde arriba', asegura no solo el reconocimiento de diferencias culturales sino tambien la implementacion de medidas sociales reparatorias para sus miembros, es que tiende a fijar las mismas diferencias culturales que reconoce. Asimismo, cabe senalar que las condiciones sociales de los paises de nuestra region exigen ir mas alla de estas reflexiones y re-ubicar en el centro de la problematica la cuestion de la desigualdad estructural. Dicho en palabras mas simples, no es lo mismo ser homosexual que ser pobre. Para proponer acciones afirmativas y reclamar reconocimiento en el espacio publico, es necesario contar con capital cultural y social. Las posibilidades de reafirmarse publicamente estan, en la region, mal repartidas desde la base.

Maria Graciela Rodriguez, Dra. en Ciencias Sociales, Fac. de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aieres. Version escrita de la conferencia pronunciada en el X Congreso Argentino de Antropologia Social, organizado por el Instituto de Ciencias Antropologicas, el Departamento de Ciencias Antropologicas, la Maestria en Antropologia Social y el Doctorado de la Facultad de Filosofia y Letras de la Universidad de Buenos Aires conjuntamente con el Colegio de Graduados en Antropologia de la Republica Argentina. Buenos Aires, del 29 de Noviembre al 2 de Diciembre de 2011. Fecha de realizacion: Setiembre de 2012. Fecha de recepcion: Octubre de 2012. Fecha de aprobacion: Diciembre de 2012
COPYRIGHT 2013 Universidad de Buenos Aires. Facultad de Filosofia y Letras Antropologia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rodriguez, Maria Graciela
Publication:Runa: Archivo Para las Ciencias del Hombre
Date:Jul 1, 2013
Words:6633
Previous Article:Presenca dos meios em distintos campos etnograficos: novas possibilidades de investigacao.
Next Article:Identificacoes afetivas: telenovelas e as interpretacoes das audiencias.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters