Printer Friendly

Insilio y representacion de la memoria en Lengua madre de Maria Teresa Andruetto.

Por la ventana que da a la Escuela Alberdi, veo pasar hacia la noche a chicas como yo y a los muchachos. Los escucho reir en la vereda, bajo esta ventana pequena. Es noche de sabado y los hermanos cocinan puchero de falda y de quijada. Se que otros se han escondido en el Tigre, en la Patagonia o en Longchamps. Algunos mandan senas, flores sobre la falda, desde Oslo, Gotinga o Amsterdam. Yo vivo tras este ojo de buey, con la quijada contra el marco, mirando a las chicas y muchachos que cruzan la avenida. Aqui, tras el vidrio de esta raja de luz, bajo el ala de unos gallegos venidos de Inriville, espero que pasen los meses o los anos.

"Los hermanos Garcia/ 1978-1983" en Sueno americano, Maria Teresa Andruetto (28)

Los lazos que unen historia, ficcion y memoria estan en el centro de todo material literario que se propone reconstruir el pasado. A modo de unir fondo y contenido, se crea una interconexion entre estos tres elementos para (re)construir una voz que permita un dialogo entre pasado individual y colectivo. Lo que ya se ha dicho tiene que ser reconsiderado, recreado, ya no de textos historicos, de reportes periodisticos, sino a traves de la narrativa de escritores capaces de dar voz a otros aspectos de la historia oficial. En este sentido, es crucial escuchar y dar libre albedrio a estas voces sociales que luchan por ser recordadas como parte de la memoria argentina. No es mi intencion entrar aqui en el debate del exilio versus los que se quedaron, ni hacer referencia a la famosa confrontacion entre Liliana Heker y Julio Cortazar, o al "desexilio" de los que volvieron a Argentina. (1) A modo de sobrevivencia, los que se ven por razones diversas obligados a quedarse luchan de manera clandestina en contra del sistema o, en el peor de los casos, entran en colaboracion con la dictadura militar o, por ultimo, recurren al silencio, conviven con el miedo constante de la delacion y del secuestro y no tienen otra opcion que vivir al margen de la sociedad, recluidos en si mismos. Por esta razon me concentrare en esta ultima categoria de sobrevivientes e indagare sobre uno de los aspectos de los estados insilicos que prevalecieron durante los anos de dictadura militar. Fernando Reati lo define de la manera siguiente:

Durante los anos sesenta, en los paises del Cono Sur se acuno el termino "insilio" para describir la experiencia de exilio interior experimentada por aquellos que, si bien no habian sufrido la carcel o el destierro, habian pasado los anos del terror de Estado y las dictaduras militares viviendo como parias, dentro de sus propios paises, en una especie de aislamiento e incomunicacion que protegia sus vidas pero los alienaba de su entorno. ("Exilio" 185)

Es importante recordar que los ultimos veinticinco o treinta anos, hubo escritores que abrieron puertas para compartir con nosotros nuevas articulaciones de los hechos que nos permitan reinterpretar el pasado y descubrir con cada autor una nueva version de lo que paso. Es, en este sentido, tarea nuestra seguir rescatando estas voces y mostrar las diferentes facetas de las consecuencias de la dictadura militar. En la novela Lengua madre (2009) de Maria Teresa Andruetto, la narradora, Julieta, hace referencia a las cartas que le lego su madre, Julia, quien recibio durante anos las palabras de los otros y aun en "su desorden --en el desorden de su vida, cuestionado por todos-- construyo un archivo" (51). Es con este archivo en mente que se debe entender el pasado argentino, como iremos descubriendo a lo largo de este trabajo. Precisamente al confrontar el pasado con el presente, en un dialogo entre hija y madre, podremos entender los diferentes discursos que se superponen en la novela para dar paso a un tema sumamente importante y poco desarrollado: el insilio.

Lengua madre trata de tres generaciones de mujeres: hija, madre y abuela. (2) La hija de unos treinta anos de edad esta estudiando en Alemania desde hace mas de 10 anos cuando tiene que regresar a su pais de origen, Argentina, para el entierro de su madre. Julieta ha sido criada por su abuela debido al estado de insilio de su madre, escondida en un sotano de Trelew (Patagonia) durante los anos de la dictadura militar por miedo a que la desaparecieran. El resentimiento de Julieta hacia su madre ausente es tal que no decide volver a Argentina hasta el dia de su entierro. La novela empieza con su retorno al pais y con el descubrimiento de una caja, legado de su madre para ella, que cambiara el rumbo de su vida para siempre. En ella se encuentran las cartas, las notas, las fotos y los correos electronicos de gente que ha tenido correspondencia con su madre desde el 76 hasta los 90. A traves de la lectura de las cartas, Julieta va a descubrir su pasado y tratar de entender la ausencia de sus padres. La figura de la madre se construye a partir de las cartas que los demas le escribieron, especialmente su propia madre, la abuela de Julieta. Gracias a estos textos, Julieta reconstruye su pasado con miras a edificar su futuro. La relacion entre las tres mujeres esta, por lo tanto, interconectada. Julieta explica:

Trenzadas las tres, como ella siente que ahora estan trenzadas las palabras de las cartas. Las que su abuela le escribio un dia a su madre y que ella lee ahora. Las que su madre dejo, y en las que ella espia ahora la vida de las tres. Quien es la duena de esas cartas? Son de su madre? Lo siguen siendo ahora que su madre se las lego a ella? ... Aunque no hayan sido escritas por su madre, aunque en esos papeles no esten sus palabras, las cartas que ahora lee son la madre. Ella es duena de todo, porque hizo que se movieran los sentimientos de su madre y de su hija. Ahora lo sabe: estas son las cartas que su madre ha jugado --y le ha legado-- con una intencion que iba mas alla de su muerte, para poder encontrarse con ella alguna vez ... (158)

Pampa Aran anade: "las cartas fragmentan el cuerpo de la novela, como esta fragmentado el cuerpo de la memoria. Textos en el texto, cuerpos en otro cuerpo, memorias en la memoria" (2). Dicho en otras palabras, tal y como lo analiza Paul Ricoeur en su vision tripartita de la relacion entre pasado, presente y futuro, Julieta se presenta como recipiente de la memoria del pasado, no solo a traves de la narrativa que relata la experiencia de su madre y de los personajes que la rodean, sino tambien como hija que recupera los recuerdos de su infancia al juntar pedazos de su propia vida. En este sentido, la historia de Julieta, junto a los pedazos de la memoria colectiva de toda una generacion de jovenes desconectados de su pasado, busca conectarse con una generacion futura que aun esta por construirse.

Si hay que entender el pasado para entender el presente, urge analizar lo que se entiende por insilio. Para hacerlo, no me voy a referir a los que como Rodolfo Walsh tuvieron visibilidad en esta epoca ni a los que, una vez en democracia, vivian con sus recuerdos, incapaces de adaptarse a la nueva vida post-dictadura, tal y como lo plantea Fernando Reati. (3) Utilizo la categoria de insilio para referirme a personas que vivieron en condiciones dificiles, que perdieron su trabajo por su forma de pensar, que padecieron la perdida de un ser querido por culpa de la dictadura militar y que se vieron obligadas a "ser otras", a esconder lo que pensaban y a vivir escondidos sin visibilidad alguna. En el famoso libro La voluntad, por ejemplo, Luis Venencio se escapa y esta escondido en Bariloche "con el miedo de que pudieran detenerlo" (150). En muchos de los casos, no pueden desarrollarse en lo que saben hacer, o deben esconderse o llevar una vida si no del todo escondida, bastante invisible. En una entrevista aun inedita, Maria Teresa Andruetto lo define de la siguiente manera:

La condicion principal del insilio es el silencio, un silencio que va mas alla del no hablar. Un insiliado es un silenciado. No solo silenciado porque no se puede hablar, sino porque no quiere ni debe ni puede "ser visto". Oculto, aun cuando no este escondido. El miedo hace que se este sin estar, intentando simular otro. Un insiliado es alguien que debe vivir en estado de camouflage. (4)

No en vano, en su novela Lengua madre, el personaje Julia --ficcionalizacion de la propia experiencia de Maria Teresa Andruetto-- vive en estado de silencio y ocultamiento al estar metida en un sotano de Trelew desde 1976 hasta despues de las Malvinas, cuando su hija ya tenia 4 anos (74).

Esta novela nos lleva tambien a un descubrimiento de lo que puede haber sido el vivir escondida por tantos anos "en una tumba de un metro por dos" (71). Antes de su huida a Trelew, se descubre que Julia se involucro a nivel politico y, por miedo a las denuncias, esta forzada a vivir en estado de confinamiento. Las enfermedades, la insalubridad, el hambre, la falta de dinero, los cambios de lugares, el lento transcurso del tiempo, son parte de este estado insilico. El pasar del tiempo corresponde a los largos anos de cautiverio donde se detiene la nocion de tiempo ya que se llega a un punto y se regresa sin jamas poder avanzar. Tal y como en el cuento griego donde Penelope se pasa las noches y los dias esperando a Ulises, se explica en la novela que Julia trata de atravesar los dias o los anos leyendo y releyendo libros. Pide a quienes la esconden que le compren hilo para tejer y cuando se le acaba el hilo desteje y vuelve a empezar (137). El decurso del tiempo se hace eterno, acentuando el efecto del miedo. Al depender de sus benefactores, o sea de la gente que la oculta y que hace que ella pueda mandar y recibir cartas, la protagonista enfatiza su vulnerabilidad al vivir a la merced de gente desconocida que se arriesga para protegerla. Dicho en palabras que la tia, Lina, trasmitira luego a Julieta: "... esa gente, bueno, la protegieron si, y sin ninguna obligacion, hicieron todo lo que pudieron y pudieron mucho porque de otro modo no se hubiera salvado, pero habian convenido que solo podia salir del deposito cuando ellos se lo indicaron, cuando fuera seguro" (71). Cabe senalar aqui que las personas que la cobijan no tienen apellido; solo se les nombra "Dona Lidia", "Don Oreste" o simplemente "esa gente", como personajes que permanecen anonimos hasta pasada la dictadura para asi protegerlos de cualquier peligro que pueda delatar su complicidad clandestina.

El perenne sentimiento de miedo, tambien se aprecia en lo que explica la tia de Julieta:

Sabia que podian encontrarla en cualquier momento, hubiera bastado una denuncia, un comentario en la calle, un allanamiento de rutina, era una situacion tan precaria . era humedo, oscuro, hasta ratones habia ... En un tiempo le permitian subir por la noche, con una linterna, para que durmiera arriba que era menos humedo, en una colchoneta, pero al comienzo, los primeros anos, tenian miedo de que se filtrara la luz por las rendijas, porque controlaban mucho, y entonces tenia que estar abajo, adentro de ese sucucho, todo el tiempo. (71)

El miedo se deja entrever en estas lineas y transmite el ambiente de terror a las denuncias, a la posibilidad de ser descubierto en cualquier momento ya que "controlaban mucho". Algo de esto explica Ricardo Piglia cuando hace referencia a los carteles de las paradas de omnibus llamados 'Zona de detencion':

Tuve la impresion que todo se habia vuelto implicito, que esos carteles decian la verdad. La amenaza aparecia insinuada y dispersa por la ciudad. La ciudad se alegorizaba. Por lo pronto, alli estaba el terror nocturno que invadia todo y a la vez seguia la normalidad, la vida cotidiana, la gente que iba y venia por la calle. La amenaza explicita pero invisible que fue uno de los objetivos de la represion." (107)

Es como si el relato del poder se infiltrara en cada ciudad, en cada campo, en cada casa para dejar que el miedo se apodere de toda la sociedad. El horror no es explicitado de manera oficial pero toma vias oblicuas que acentuan el estado de paranoia. El texto de Andruetto no se detiene sobre el sentimiento de terror, pero las voces narrativas se ocupan de darle un lugar clave puesto que se reitera a lo largo de la novela el sentimiento de inseguridades, mientras se alude a los secuestros y a las delaciones que ocurrian en la sociedad argentina de esa epoca. (5)

El insiliado se siente aislado de la sociedad y convive a diario con este sentimiento de miedo, sin poder luchar de manera activa ni tampoco poder dar voz a lo que siente. El dolor emocional y su estado psiquico es dificil de medir puesto que no lo puede compartir. Esta solo frente a su dolor y convive con su soledad. El silencio y la invisibilidad se convierten en sus unicas armas de sobrevivencia. Julia esta doblemente anulada porque no tiene voz propia en el texto, y porque esta condenada a vivir en estado de ostracismo, incomunicada con el mundo exterior. De hecho, en una de las dos y unicas notas escritas por Julia, la protagonista hace una enumeracion de lo que NO puede hacer: "No puedo salir a ver al sol/No puedo ir a la casa de nadie/No puedo caminar por la calle/... No puedo hablar con nadie/No puedo manejar un auto/... No puedo contar lo que me pasa/No puedo hacer una excursion/No puedo decir que estoy viva. No puedo, no puedo, no puedo" (161). La sucesion de negaciones acentua la falta de libertad. Sin embargo, al ser doblemente silenciada, el relato toma otra forma de expresion que le da un lugar crucial al silencio ya que se vuelve latente a lo largo de la novela para convertirse en una voz central en la narrativa de Andruetto. Asimismo, la ausencia de informacion sobre su experiencia personal y psicologica en estos anos de cautiverio deja como un vacio en el texto. Al no tener voz propia, la autora enfatiza la inexistencia de la protagonista. Esta "missing" dice su hermana para explicar en el texto que Julia esta desaparecida, y asi hacer referencia a las miles de personas que vivieron el insilio en Argentina.

Otro aspecto interesante del insilio se observa cuando Tito, un amigo de Julia, le escribe a esta, para debatir sobre lo siguiente:

Lo que quiza no imaginaste es que alguno de nosotros, yo en este caso, reaccionara en contra de la promulgacion de una Ley como esta que se viene. En lineas generales, te diria que estoy en desacuerdo con el planteo de fondo del asunto, porque no se reconoce la realidad del exilio interior, la realidad no solo de los que nos quedamos ..., sino la de todos los argentinos que, de una u otra manera, sufrimos las consecuencias de esa tormenta ... quien nos paga, Julia, por los anos de miedo escondidos aca adentro, sin salir a la noche y a veces encerrados tambien durante el dia, desaparecidos para que no nos desaparezcan? (76)

Aqui no se analiza lo que piensa Julia ya que la estructura narrativa del texto la ha silenciado voluntariamente. No se puede encontrar una toma de posicion, sino que se deja al lector en suspenso. Otra carta de una amiga de Julia critica el pensamiento de Tito sin aportar argumento valido. En este sentido, el lector tiene por tarea hacerse su propia opinion sobre el asunto ya que ambas voces no profundizan el argumento. Hay una contradiccion para que cuestionemos el devenir de esta y otras historias similares. En este sentido, como bien aclara la misma Andruetto:

El camino de escritura es o intenta ser una puesta en cuestion, porque la imagen que aparece, aparece siempre como un problema, una necesidad de mirar mas a fondo en el personaje o la situacion, mirar por debajo de su prejuicio tal vez, su prejuicio que muchas veces es tambien mi prejuicio, para intentar yo misma ver que hay mas alla [...] Nada hay mas revolucionario, mas libertario y que provoque mas revulsion que la posibilidad que tiene el hombre de dudar, de poner en cuestion. ("Literatura y politica" 2)

Esto explica que en la novela se superponen varios niveles de certezas que chocan y entran en relacion para que el lector se encuentre con un conflicto e intente encontrar respuestas a sus dudas. Esta estrategia narrativa es una constante en la obra de Andruetto y sirve para poner en tela de juicio las diferentes redes de las memorias.

Francine Massielo explica que "un control represivo de esta clase pareceria privar a los individuos de una posible gramatica moral o negarles facultades de juicio critico con que participar responsablemente en la sociedad" (12). Esta pasividad tambien se ve plasmada en la novela a traves de la madre de Julia, la cual opta por el silencio como unica forma de sobrevivencia, a la vez que reprocha la conducta politica de su hija:

... ya me imagino que como estaras alla, tan lejos y en que condiciones, pienso -- y te aseguro que es algo que no comprendo, que nunca terminare de entender, ... por que Cristo, te habras metido en politica! Porque si te hubieras quedado lo mas campante estudiando nomas, sin meterte en ese bendito centro de estudiantes y en todo lo que vino despues, cada uno a lo suyo pelandoselas como puede, las cosas no hubieran sucedido de este modo ... pero tuviste que salir a gritar a los cuatro vientos todo lo que pensas y meterte en donde no debias y aqui estan los resultados! (76)

Con esto, se muestra que la dictadura militar ha llegado a imponerse a traves de la eliminacion de toda forma de resistencia. El discurso del gobierno aisla "pedazos enteros del cuerpo social, fragmentandoles y depositando en cada uno de ellos miedo y vocacion del olvido, penuria de sentido e impotencia" (Avellaneda 13). Al recriminar de manera constante la participacion politica de Julia, la abuela expresa su malestar hacia el sistema que ha perturbado su bienestar. En este sentido, la obra representa una parte de la sociedad que vive silenciada por el sistema y no busca alternativa alguna para contrarrestar el poder vigente, ni siquiera de manera verbal. (6) A la vez, esta encarna a la mayor parte de la clase media de la que forma parte la misma Maria Teresa Andruetto, y que constituye un amplio espectro en Argentina, la cual sostiene y tolera con su silencio, su comodidad o su 'ignorancia' lo que al otro le sucede. En aquellos anos, el colectivo formado por mujeres de clase media, asi como en lineas generales la sociedad civil, sostiene la dictadura a traves de su no mirar, no saber y no hablar de la dictadura.

Otro punto interesante es la grieta que separa a la generacion pasada de la juventud actual. La falta de conocimiento de ciertos aspectos del pasado provoca un malestar que seguira irresuelto si no se hallan respuestas. A la vez protegida y adulada por sus abuelos, Julieta crece con un fuerte sentimiento de vacio, de inexistencia. O sea que tampoco se descubre en las cartas directamente, sino que se reconstruye a traves de los ojos, de las acciones de su propia madre. Las consecuencias de esta sensacion de no pertenencia, de hueco, de abandono y de traicion con la madre son que la hija emigre a otro pais en busqueda de un lugar propio que llene este vacio. La fragmentacion del texto, la multiplicidad de voces, de lenguas, acentuan el desarraigo. La necesidad de pertenencia social plantea la recuperacion concreta de los vinculos afectivos y el entendimiento de esta pertenencia. Sylvia Bermann estudia esta ausencia materna y explica que el nino la siente en el momento en el que nace (21). Vista de este modo, la vida se desarrolla bajo el sentimiento de perdida: "La experiencia muestra que no hay olvido posible. Donde no hay recuerdo el sintoma se encarga de abrirle camino. La represion ha marcado a esos ninos, ha dejado una huella" (Berman 24). Como sabemos, durante la epoca de la dictadura militar, los conflictos internos modifican la estructura familiar. La ausencia de un familiar y el terror imperante condicionan un malestar constante en el interior del nucleo y tienen repercusiones en cada miembro de la familia, especialmente en los ninos. En la narracion, Julieta ha vivido con un hueco, ya que nadie se ha tomado el tiempo de explicarle su pasado. Por esto mismo, urge que se deshaga de esta carga y que entienda y verbalice lo que paso. La memoria es central en la novela. La confusion de la protagonista juega con dos frentes y se pregunta si es mejor olvidar o recordar: "Recordar. Olvidar. Recordar. Olvidar/ Recordar" (151). En este juego de palabras, acaba ganando la necesitad de recordar, de descubrir quien fue su madre, acercarse a ella "para finalmente dejarla ir" (194). De esta manera la autora plasma la necesidad de analizar el pasado, de entender lo desconocido, lo doloroso, para luego dejarlo atras y seguir con el propio destino.

No es pura casualidad que Julieta haya escrito una tesis sobre Doris Lessing ni que haya elegido trabajar sobre la escritura de mujeres. En uno de los encuentros ficcionalizados de Julieta con la Premio Nobel de Literatura, Lessing recuerda a los deportados alemanes que pasaban por el anden 18 donde muchos salieron para ser exterminados. En ese momento, Julieta conecta el episodio con lo vivido por su propia madre, afirmando de inmediato: "sabran tanto mas los refugiados, los que vivieron como su madre escondidos en pozos o en sotanos" (162). Es asi como la autora conecta la memoria alemana con la memoria de los anos de dictadura militar en Argentina, del mismo modo en que luego hace referencia al famoso "Die Arbeit macht frei" ('El trabajo les hara libres') para marcar el cinismo de los nazis exterminadores. Esta huida a otro pais, su determinacion para entender otras culturas, la comparacion entre dos genocidios, no hacen mas que acercarla a lo que es, a lo que fue, pero sobre todo a su anclaje con sus antepasados, con su historia. En este sentido, su recorrido en el extranjero sirve de trampolin para llegar a un estado de madurez que le permite encontrar las herramientas que le abriran las puertas del entendimiento. A partir de aqui, Julieta toma conciencia de la importancia de las cartas: "Vida suya y de muchos. Y sin embargo absolutamente suya, unica. Es la reconstruccion de la memoria, pero ella no reconstruye solo su memoria, sino la de muchos" (175). Esta idea esta reiterada a lo largo de la novela puesto que la memoria es lo unico que queda para enfrentarse con el presente y lo epistolar funciona como la mejor metafora de la situacion argentina.

A lo largo del relato, gracias a la insercion de silencios, preguntas, flashbacks y sobre todo de lo epistolar, los personajes se mueven en el tiempo a traves de un constante vaiven en las diferentes representaciones de la memoria sin nunca llegar a alcanzar una certeza. Por un lado, la denuncia no solo se centra en el pasado, sino en el presente para darnos cuenta de una realidad que va mas alla del olvido oficial sostenido durante anos. Maria Teresa Andruetto explora con eficacia las complejidades del amor entre madre e hija, el exilio --tema que no hemos tratado aqui pero que esta tambien en conflicto en el texto-- y el insilio, para ofrecer pautas de reflexion. Su texto hibrido rescata una identidad fragmentada por el dolor, la perdida y el aislamiento. La narradora se vuelca no solo en sus recuerdos individuales, sino tambien en sus raices culturales e ideologicas ya que la memoria es lo unico que le queda para encontrar un nexo entre pasado y presente. Julieta actua como canalizador de la historia familiar y construye el texto para revisitar el pasado y poner de realce voces multiples y subterraneas que circulan en Argentina y que necesitan atencion. Cabe recordar que el tema del insilio, tal y como esta presentado aqui, practicamente no ha sido un tema desarrollado ni en la historia oficial, ni en las tramas narrativas y sociales debido a la invisibilidad de las victimas y a la falta de "archivo" que pueda registrar o medir los danos. Es, sin embargo, a traves de obras como Lengua madre que el pasado de estas victimas comienza a pronunciarse para que una nueva generacion gane un sentido de identidad y de vision para el futuro.

SALISBURY UNIVERSITY

OBRAS CITADAS

Andruetto, Maria Teresa. Lengua madre. Buenos Aires: Mondadori, 2009.

--. "Literatura y politica." La intemperie 35 (2006): 7.

--. Sueno americano. Cordoba: Caballo Negro, 2009.

Avellaneda, Andres. "Argentina militar: Los discursos del silencio." La literatura argentina hoy: De la dictadura a la democracia. Madrid: Iberoamericana/Vervuert (1993): 13-30.

Anguita, Eduardo y Caparros, Martin. La voluntad. vol. 3. Buenos Aires: Norma, 1997.

Aran, Pampa. "Para leer, escuchar y mirar: apuntes sobre Lengua madre" 1a jornadas internacionales de retorica y lenguajes de la cultura. Centro de investigacion linguistica. Cordoba, 2007.

Bermann, Sylvia, et al. "Sociedad, psicologia y tortura en America Latina." Efectos psicosociales de la represion politica: sus secuelas en Alemania, Argentina y Uruguay. Buenos Aires: Goethe institut, 1994.

Heker, Liliana. "Los intelectuales ante la instancia del exilio: militancia y creacion." Represion y reconstruccion de una cultura: el caso argentino. Buenos Aires: Eudeba, 1988: 195-201.

Malamud Goti, Jaime. Terror y justicia en la Argentina. Buenos Aires: Ediciones de la Flor, 2000.

Massielo, Francine. "La narrativa argentina durante el proceso militar: las multiples resistencias de la cultura." Ficcion y politica. Buenos Aires: Alianza, 1987: 11-29.

Piglia, Ricardo. Critica y ficcion. Barcelona: Anagrama, 2001.

Reati, Fernando. Nombrar lo innombrable. Buenos Aires: Legasa, 1992.

--. "Exilio tras exilios en Argentina: vivir en los noventa despues de la carcel y el destierro." Aves de paso: autores latinoamericanos entre exilio y transculturacion (1970-2002). Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 2005. 185-196.

Ricoeur, Paul. La memoire, l'histoire, l'oubli. Paris: Du Seuil, 2000.

Thiem, Annegret. " Desexilio? El retorno como enfrentamiento con el propio yo." Aves de paso: autores latinoamericanos entre exilio y transculturacion (1970-2002). Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 2005. 197-204.

(1) Vease el articulo de Annegret Thiem donde se analiza la vuelta despues de anos de exilio en el extranjero y como esos argentinos intentaron "reintegrarse --desde la trampa psicologica de las experiencias del exilio-- en una sociedad que se les ha vuelto ajena" (198).

(2) Utilizo aqui un manuscrito que esta a punto de ser publicado por Mondadori. Agradezco a la autora la gentileza de proporcionarmelo.

(3) Reati se enfoca en la "sensacion de extranamiento, de alienacion y de no pertenencia" de los ex-exiliados o ex-presos en los anos noventa ("Exilio tras exilios" 185).

(4) Tras una intensa correspondencia, la escritora cordobesa compartio conmigo la siguiente cita.

(5) Ver tambien el libro de Reati, Nombrar lo innombrable, especialmente la seccion sobre la desaparicion de los cuerpos, de la 'aceptacion' generalizada de la muerte, de su 'masificacion', de la falta de ritos, los cuales llevan al terror generalizado de la sociedad (26-34).

(6) Jaime Malamud Goti explica que los agentes de la dictadura militar querian que la poblacion fuera activa: "Mas importante aun: la ingenuidad, la ignorancia y la indiferencia frente a la campana antisubversiva eran vistas como un verdadero acto de traicion" (69). La poblacion no sabia como actuar puesto que sus gestos eran vigilados y todo podia ser interpretado como subversivo y ser motivo de represion.
COPYRIGHT 2009 University of North Carolina at Chapel Hill, Department of Romance Languages
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2009 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Pubill, Corinne
Publication:Romance Notes
Date:Jan 1, 2009
Words:4630
Previous Article:La inversion de las imagenes biblicas en Primera memoria.
Next Article:El laberinto del fauno: una alegoria para la Espana democratica.

Terms of use | Copyright © 2017 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters