Printer Friendly

Inscrito en la calle: la estetica naturalista de Steve Lopez en Third and Indiana.

Para Jose Maria Aguirre

ABSTRACT

Este articulo inserta la novela Third and Indiana, del periodista norteamericano de origen espanol Steve Lopez, dentro de la tradicion del naturalismo decimononico. La discusion se centra alrededor del proyecto artistico del protagonista dominicano, Gabriel, y su relacion metaforica con la novela de la cual forma parte. Esta se analiza a la luz de la obra del fotografo Jacob Riis, resaltando el uso de la imagen visual, cinematica y plastica, asi como sus vinculos con los medios de comunicacion masiva y un proyecto reformista en el cual destaca el medio ambiente como determinante de la moral.

**********

En 1890, el fotografo y periodista holandes Jacob Riis invadio por primera vez con su camara el mundo de los conventillos del Lower East Side, donde los mas desaventajados de la sociedad neoyorkina, en su mayoria inmigrantes, vivian hacinados en la miseria, enfermedad, explotacion y pobreza. How the Other Half Lives es el resultado de este reportaje pionero del uso de la imagen fotografica con fines reformistas de difusion masiva. El mismo Riis llevo esta coleccion de crudas fotografias a los lugares donde la "otra mitad" mas privilegiada se congregaba para proporcionarles un tour virtual de aquellas calles que nunca se atreverian a pisar en persona, ya fuera por temor al crimen o para evitar el enfrentamiento de su conciencia con la miseria que albergaba esa ciudad que ellos tambien habitaban. Aunque Riis complemento su libro con amplias descripciones y ensayos escritos repletos de conmovedoras anecdotas y de datos demograficos, paso a la historia sobre todo gracias a aquellas imagenes que se grabaron en la imaginacion norteamericana mas facil y duraderamente que cualquier palabra.

El fibro de Riis ejercio una singular influencia en la politica urbana liderada por el entonces comisario policial de Nueva York, Theodore Roosevelt. Su exito reformista se plasmo ademas en el proyecto novelistico de autores contemporaneos con antecedentes periodisticos como Stephen Crane, Theodore Dreiser o Frank Norris, cuyas mils famosas novelas, publicadas en los dos o tres anos siguientes, trataron de imitar, a traves de la palabra, las caracteristicas y el impacto de la imagen grafica para documentar las condiciones sociales--en su mayoria tambien urbanas--que deseaban reformat. Como producto de este momento historico, la ideologia de Riis y de estos autores formo parte del pensamiento que define al naturalismo norteamericano. Al contrario de muchos de sus contemporaneos, que culpaban a los pobres de su propia degradacion moral, ellos defendian la idea esencialmente naturalista de que las condiciones fisicas del medio ambiente en que se desarrolla una persona determinan su moral. Riis creia firmemente que los conventillos eran nurseries of crime y que el hacinamiento humano en cuartos sin luz ni ventilacion, en calles llenas de basura y escombros, era precisamente la causa del crimen, que el comparaba con una enfermedad porque ambos se propagan por contagio (Riis Intro., par. 4).

En esta misma tradicion documental-reformista se inserta, casi un siglo mas tarde, otro profesional de los medios de comunicacion: Steve Lopez. Lopez, hijo de inmigrantes espanoles, culmino sus doce anos como columnista del periodico The Philadelphia Inquirer con Third and Indiana, una obra de ficcion en la cual se nos muestra la vida de los Latinos en el barrio de Kensington, esa zona norte de Filadelfia que siempre se les aconseja a los recien llegados que eviten por su propia seguridad. El exito del libro en el momento de su publicacion en 1994 se debio, entre otras cosas, a la oportunidad que nos ofrecio a los lectores de acercarnos a este lugar prohibido a traves de las poderosas imagenes--casi cinematicas--que conjuran sus palabras, y a unos personajes en los cuales la gente de Filadelfia esta vividamente retratada.

Al sugerir afinidades esteicas entre la novela contemporanea y el naturalismo no pretendo sacar a ninguno de los dos de su contexto cronologico, sino simplemente proponer un analisis de Third and Indiana basado en tendencias subyacentes que enlazan a la novela con el proyecto visual de Riis y con la definicion del naturalismo literario propuesta por Donald Pizer:
 The naturalist populates his novel primarily from the lower middle
 class or the lower class. His characters are the poor, the
 uneducated, the unsophisticated. His fictional world is that of the
 commonplace and unheroic in which life would seem to be chiefly the
 dull round of daily existence, as we ourselves usually conceive of
 our lives. But the naturalist discovers in the world those qualities
 of man usually associated with the heroic or adventurous, such as
 acts of violence and passion which involve sexual adventure or
 bodily strength and which culminate in desperate moments and violent
 death. A naturalistic novel is thus an extension of realism only in
 the sense that both modes often deal with the local and
 contemporary. The naturalist, however, discovers in this material
 the extraordinary and excessive in human nature. (Pizer 12)


Estas palabras, escritas para describir obras publicadas hace un siglo, encuentran tambien un eco en la novela de Lopez. Aqui nos encontramos con ese escenario local, bien conocido para los que habitamos el area metropolitana de Filadelfia, pero tambien reconocible para quien viva en cualquier gran ciudad norteamericana. Al leer, por ejemplo, el libro documental There Are No Children Here, del periodista del Chicago Sun-Times Alex Kotlowitz, nos encontramos casi con la misma historia y personajes cuya existencia es facilmente intercambiable con la que se describe en Third and Indiana. En ambos casos los ninos, sumergidos en un mundo dominado por el trafico de drogas, tratan a su manera de salir, de buscar una vida mejor. Pero solo el protagonista ficticio de Lopez se eleva por encima de su entorno a traves de su extraordinaria creatividad artistica; solo su muerte--al contrario que las muchas que describe Kotlowitz--adquiere contornos heroicos que se alejan de la cotidianeidad.

El titulo de Third and Indiana se refiere a una de las mas peligrosas esquinas del barrio tambien llamado "the Badlands," donde se concentra la poblacion de origen puertorriquena y dominicana de Filadelfia. Estos grupos se enfrentan con una discriminacion similar a la de los italianos o judios que constituian la gran mayoria de los inmigrantes en la epoca de Riis. Para contrarrestarla, los Latinos utilizan estrategias de asimilacion parecidas a las de aquellos inmigrantes: "Looking Hispanic was bad enough, but the white factory bosses would slam the door in your face for sure if you sounded like you'd just gotten off the boat. He made sure that Ofelia, his only child, would have English as her first language" (Lopez 6). Dicha discriminacion, sin embargo, seve exacerbada por la segregacion y el aislamiento de los diversos grupos etnicos, que no difiere mucho de la discriminacion que sufrian los inmigrantes del Lower East Side a finales del siglo XIX. Estos se yen culpados pot los problemas del barrio en que habitan debido a una especie de simbiosis entre la ciudad y la gente que Lopez enfatiza al concertar encuentros inverosimiles entre personajes de diferentes barrios. Cuando Eddie, antiguo habitante del barrio sur de Filadelfia y de ascendencia italiana, decide mudarse a Kensington, en el norte, esta es la reaccion de uno de sus amigos:
 You oughta have your ... head looked at. You know who lives in
 Kensington? It's ... Moolengians and Portarickens up there, all they
 do is sell crack and shoot each other in the head. What are you,
 stupid? Tsutsoons and Portarickens. Even the white people are
 niggers. (Lopez 19)


Estas palabras demuestran el racismo y la estricta division etnica de la ciudad que Lopez retrata. Los habitantes de Kensington constituyen el grupo que el sociologo Herbert Gans denomina como los desposeidos, los blancos pobres y especialmente la poblacion de color, que viven, sin haberlo escogido libremente, en barrios de casas dilapidadas a los cuales estan relegados por la situacion desesperada del mercado de bienes raices, y donde las familias se encuentran en una debil posicion para defender a sus hijos de la cultura de la calle que se los acaba arrebatando (Gans 174, 176; see also Kotlowitz 236).

Las condiciones fisicas del barrio se asemejan a los conventillos neoyorquinos fotografiados por Riis en cuanto a la sensacion de sofoco y de estrechez que provocan:
 It was a classic Philadelphia block. Ofelia's house was a copy of
 every other one on the street, thirty-two identical stalls
 connected to each other in two unbroken rows, sixteen on each side
 of Diamond. They warmed each other in winter and suffocated each
 other in summer and had spent sixty years holding each other up,
 though some were sagging now, weary from the fight.

 Six houses were boarded up and the city had come out and sealed
 two others with concrete because they were crack dens ...

 Three other houses were open caves ... It wouldn't be long before
 a cement truck would pull up and close these streets off to the
 world, because that was what the city did. (Lopez 6-7)


En esta descripcion resalta una de las metaforas que predominan tanto en esta novela como en los escritos de Riis: el contagio moral (Riis Intro., par. 4). El incipiente deterioro de algunas de las casas del bloque de Ofelia se ve afectado pot el abandono de las demos, como si se contagiaran unas a otras de la enfermedad del abandono, el uso pot los drogadictos, y finalmente la muerte al verse selladas por el cemento. Poco mas alla se encuentra Third and Indiana, el punto geografico que da nombre a la novela y que representa lo peor del barrio, esa etapa final de deterioro donde la sociedad humana es un reflejo moral del estado fisico de las casas y las calles:
 At Third and Indiana, no laws applied, and there were no social
 contracts. People would stroll down the street with a gun out. Like
 it could have been a newspaper or a loaf of bread. Houses and
 streets were crumbling and graffiti ran from one end of the block to
 the other, broken only where houses had burned down or fallen in on
 themselves. Half the houses were sealed to keep out squatters and
 pipers, and the air always smelled of something dead. (Lopez 71)


Como se puede deducir de estas descripciones, el determinismo del medio ambiente que prevalece en las novelas del naturalismo decimononico y en How the Other Half Lives juega tambien un papel importante en Third and Indiana. Riis denuncio el conventillo como la causa de la mayoria de los males sociales que afectaban a la ciudad:
 ... in the tenements all the influences make for evil; because they
 are the hotbeds of the epidemics that carry death to rich and poor
 alike; the nurseries of pauperism and crime that fill our jails and
 police courts; that throw off a scum of forty thousand human wrecks
 to the island asylums and workhouses year by year; that turned out
 in the last eight years a round half million beggars to prey upon
 our charities; that maintain a standing army of ten thousand tramps
 with all that that implies; because, above all, they touch the
 family life with deadly moral contagion. (Riis Intro., par. 4)


En este tipo de entorno crece Gabriel, un adolescente dominicano de inusual talento artistico, que se escapa de la casa de su madre y termina siendo engullido por el mundo de la droga que constituye la principal actividad economica del barrio. Heroe a medias (no olvidemos que es, a fin de cuentas, otro traficante de drogas mas y encima un ladron), Gabriel da su vida en la lucha por eliminar a Diablo, su antitesis y el "malo de la pelicula" que tiene a todo el barrio atemorizado. Gabriel, en su mision anunciadora, es tambien el misterioso artista que, amparado por las sombras de la noche, pinta sobre el asfalto de Broad Street, la arteria que cruza la ciudad de norte a sur, las blancas siluetas de las jovenes victimas de la violencia que engendra la droga. De esta manera Gabriel trata inutilmente de cambiar la situacion que oprime a su barrio, al darse cuenta de queen otros ambientes es posible tener una vida diferente: "In a way, reading the papers and learning about the world made living in Kensington harder for Gabriel. It made him aware that things weren't supposed to be this way" (Lopez 60). Este proyecto artistico representa, entre otras cosas, su intento de enlazar dos zonas de la misma ciudad que raramente se encuentran, y de provocar que, como el, la ciudad preste atencion a un problema que prefiere ignorar. Asi Lopez crea una metafora de su propio proyecto novelistico, enlazando Kensington no solo con el centro de la ciudad, donde Gabriel pinta sus siluetas, sino tambien con la clientela de los suburbios afluentes que viene a comprar las drogas, y con la mafia que opera en el sur de Filadelfia y con la cual algunos de los personajes se ven involucrados. Para Lopez, como para Riis, es imposible aislar la enfermedad que afecta a "the Badlands" del resto de la ciudad: de nuevo, la metafora del contagio se impone implacablemente, y Lopez hace sonar la alarma en los barrios mas afluentes, donde nos encontramos nosotros, sus lectores.

La fracasada lucha de Gabriel por escapar de su ambiente de desesperacion se ve complementada por las tribulaciones, igualmente inutiles, de cuatro personajes adultos que representan diversos sectores de la sociedad de Filadelfia y que tambien, a su manera, tratan inutilmente de transformar su entorno. Como senala Sanford Pinsker, "For contemporary novelists, the individual (crushed by larger forces, but still shaking his fist against a hostile universe) is less important than the ill-defined THEY who manipulate and turn paranoid protagonists into clear-thinking, victimized heroes" (Pinsker 59-60). En Third and Indiana esta muy claro quienes son ELLOS; el problema es que hay demasiados, y a cada vuelta de la pagina convierten la libertad en una ilusion. El lector percibe desde un principio que nadie tiene opciones, y la presencia de organizaciones como las bandas de traficantes de droga, la mafia, las instituciones politicas y hasta la Iglesia Catolica, que operan en el interes de obtener dinero y poder, simboliza la falta de control que sufren por igual todos los personajes. Lopez las incluye a todas por igual, pues todas representan barreras contra el escape y contra las intenciones reformistas de algunos personajes.

Entre estos personajes se encuentra la madre de Gabriel, Ofelia, que lo busca intitilmente cada noche en bicicleta, sabiendo desde un principio que se va a enfrentar con una tragedia y que su falta de temor pot las bandas de traficantes no sera suficiente para eliminar su perniciosa influencia. Su busqueda culmina no solo con la muerte de su hijo, sino tambien con la del mejor amigo de este y la del sacerdote que trato de ayudarla. El nuevo protector de Gabriel, Eddie, un hombre de mediana edad que acaba de abandonar a su propia familia, adopta involuntariamente un papel de padre sin conseguir ni ofrecerle la estabilidad familiar que este necesita ni obtener para si mismo una vida digna, ya que su propia situacion se ve amenazada pot la deuda que tiene con la mafia y sus intentos de pagarla. El mismo se da cuenta de queen este medio ambiente las cosas no pueden ser de otra manera: "Eddie wondered what his kids would be like if they'd been raised here in this neighborhood, and what Gabriel would be like someplace else. Gabriel had a Main Line mind trapped in a Kensington body" (Lopez 173). El teniente Bagno, policia que patrulla las calles de este "otro Vietnam" (118) se encuentra impotente ante un sistema de justicia tan sobrecargado en donde "men who were arrested return[ed] from custody in time to catch the tail end of their shift" (152). El Padre Laetner, un sacerdote catolico en medio de una crisis de re, sucumbe tratando infitilmente de ayudar a Ofelia y de alentar al barrio a triunfar en una guerra contra la droga que poco o nada tiene que ver con el proyecto gubernamental del mismo nombre. Mas que nadie, Laetner es un individuo solitario que se enfrenta de forma inutil e idealista con ELLOS: no solo contra las violentas bandas de traficantes, sino contra la apatia de los propios vecinos del barrio y contra la actitud implacable de sus superiores de la jerarquia catolica, que le cierran la iglesia porque no consigue llenar el platillo de donaciones.

Riis irrumpio en las casas y callejones del Lower East Side neoyorkino sobre todo por la noche, y muchas de las fotografias de su libro nos muestran un mundo donde predomina el color negro, transmitiendo a traves del uso del mismo una sensacion opresiva. De manera similar, el mundo de Third and Indiana se halla, desde la primera pagina, envuelto en la oscuridad, con personajes tan oscuros como la ciudad en que habitan. La novela se inicia con Ofelia buscando a su hijo despues de medianoche, montada en bicicleta, vestida siempre con una falda negra, mientras Gabriel observa oculto por las sombras a esta mujer "coming at him in darkening shades of gray" (1). Esta oscuridad de la ciudad que se refleja en los personajes indica su precario estado entre la vida y la muerte. Cuando Gabriel desaparece, Ofelia encuentra en la pared de su cocina una frase en espafiol, idioma que no sabe leer ni escribir: "El nada en lo obscuro" (6). Estas palabras describen no solo a su hijo, sino a todos los personajes sumergidos en este mundo de sombras en el cual vagan sin rumbo ni guia, y son una premonicion de su muerte.

Metaforica y a la vez literal, la frase "El nada en lo obscuro" tambien describe el barrio, especialmente su avenida principal, oprimida por la presencia de ese otro "El", pues asi se llaman las vias elevadas del tren que cruzan la ciudad y sumergen la calle en una oscuridad permanente: "It sat in eternal darkness and gloom under the El, and the tracks were supported by an archway of rusted iron crablegs, a symbol of the city's industrial death" (9). Esas patas de cangrejo constituyen la primera imagen visual de la novela, y convierten al "El" en un animal monstruoso, reminiscente de aquel pulpo decimononico cuya imagen uso el autor norteamericano Frank Norris en su novela The Octopus para describir tambien el ferrocarril, simbolo de la industrializacion emergente cuya consecuencia era la destruccion del individuo al servicio de la maquina. Tambien se asocian con las mas duras criticas que Riis hizo de los conventillos, en los cuales el consideraba que la falta de luz y de aire eran el principal problema (Riis Cap. 1, par. 2). En la Filadelfia actual, el "El" se asemeja a un techo que oprime la calle y que impide ver el cielo, y simboliza la imposibilidad de escapar, de ver--y de ir--mas alla del entorno inmediato. En realidad toda la ciudad, no solo Kensington, se ve envuelta en la oscuridad, pues la accion de la novela toma lugar en noviembre, y muchas de las escenas, ya sean de trafico de drogas, de buscar a Gabriel o de pintar las siluetas, se desarrollan de noche: "It was early November ... Philadelphia was getting hit with cold Canadian air and it was in the thirties every night. Most of the streetlights were broken, and with no ceiling of light, the dark sky seemed to drop right down into the streets" (Lopez 114).

Lo monstruoso de la ciudad tiene su complemento en algunos de sus habitantes, carnavalescos y exageradamente malvados. El ejemplo mas sobresaliente es Diablo, el inhumano (143) cabecilla de la banda de traficantes de drogas en la cual Gabriel empieza a trabajar: "Even at night, when darkness hid part of him, Diablo was the ugliest person Gabriel had ever seen. Now, in the light of day, he was hideous. His hair looked like sea grass after an oil spill, and the left side of his face was a landslide of melted skin, marbled flesh dripping onto his neck" (61). Su cicatriz representa la marca de la calle, que inscribe en su carne la monstruosidad que ambos representan. Marcado no solo por su fisico, sino tambien por su nombre, Diablo ester predestinado a lo inequivocamente malefico: la tentacion de ninos inocentes a los cuales atrae hacia su mundo de oscuridad. Pero no debemos olvidar que Diablo esta, sobre todo, tan marcado por el barrio en el que crecio como Gabriel, su antitesis: "His father, in prison for a triple murder, used Diablo as a mule when he was five and had him dealing when he was eight" (64).

El contrapunto de la oscuridad fantasmagorica y monstruosa en que habitan los muertosen vida de Kensington esta situado en el mismo centro de la ciudad: el ayuntamiento. Como representacion grafica de la inevitable violencia que acabara con sus vidas--aquel "destino" o determinismo decimononico que dominaba la vida de los personajes del naturalismo original y que constituye mas tarde el fundamento del behaviorismo de Skinner--, hacia alla se dirige la fila de estilizadas siluetas blancas que sustituyen en la muerte a los oscuros personajes semivivos, pintadas por Gabriel en medio de la calle cada vez que un nino o adolescente muere en un tiroteo provocado por la droga:
 The bodies were about six to ten feet long depending on the age of
 the kid who was killed, and the age was painted somewhere in the
 body. Fifteen. Nine. Seventeen. Twelve. There were four or five
 bodies per block, painted like the chalk outlines at murder scenes,
 except that these seemed to float, limbs extended, as if they were
 falling through space. It was powerful and disturbing, a Temple
 University art professor said, the way the bodies seemed ghostly and
 lifelike at the same time, extending in a chain down Broad Street
 toward the heart of Center City's spectacular new skyline.
 Eventually, the professor noted, the bodies would be piled at the
 doorstep of City Hall. (4-5)


Al igual que Riis, cuyo proyecto consistia en llevar las crudas imagenes de la miseria hasta aquellos que no querian ver lo que sucedia en partes de su propia ciudad, Gabriel usa el poder de la imagen grafica para llamar la atencion hacia el grave problema de las jovenes vidas que reclama la violencia en su barrio. En este pasaje, Lopez enfoca nuestra atencion no solo en el proyecto artistico de Gabriel, sino en su localizacion en una parte de la ciudad donde reside el poder politico y comercial, donde junto a los edificios historicos donde se constituyo el primer gobierno independiente de la nacion norteamericana se alzan nuevos y brillantes rascacielos de cristal que, vistos desde el barrio de Gabriel, parecen pertenecer a otro planeta. Ironicamente, las siluetas son interpretadas dentro de la novela pot un profesor de arte de Temple University, el cual nos da la clave para la lectura: esas siluetas son a la vez fantasmagoricas y vivientes, y representan no solo a los ya muertos sino tambien a los demos personajes, suspendidos entre la vida y la muerte, que viven los acontecimientos de la novela en espera de ocupar un tragico espacio artistico en Broad Street. El arte de Gabriel representa la unica posibilidad de escape para las victimas: al ponerlas en el centro de la ciudad, las separa de su contexto, y asi las libera. De esta manera, Lopez crea, en el personaje de Gabriel, una metafora de su propio proyecto. Como Gabriel con su arte, y como Riis con el suyo, tambien este autor parece esperar que su novela Name la atencion hacia el problema de la droga y el deterioro de la ciudad que este causa, pero al contrario que Kotlowitz, lo hace construyendo una trama tragicomica de proporciones heroicas.

Las siluetas de Gabriel se inspiran en--y se confunden con--las que traza la policia en el lugar de cada crimen. Por eso cuando nos encontramos con una de estas, necesitamos ajustar nuestra percepcion: "Halfway there, [Eddie] stopped with a fright. He'd almost stepped on the detectives' chalk outline of Father Laetner's body. They were everywhere in this city, down alleys, in empty lots, up and down Broad Street. Everywhere, ghosts" (292). La inscripcion de la silueta en la calle tiene la funcion de mantener la presencia de estos fantasmas, plantandolos alli donde nosotros, como Eddie, no tenemos mas remedio que mirar, que pisar, que reconocer lo que esta ocurriendo. Como lectores, acudimos a la novela de Lopez voluntariamente, al igual que el publico de Riis, pero los personajes que confrontan las siluetas pintadas pot Gabriel no tienen mas opcion que pisarlas o evitarlas conscientemente; de todas formas, ahi siguen. El texto se impone con una violencia que asalta el sentido de la vista y funde la imagen con la palabra.

Third and Indiana se inserta dentro de una tradicion profundamente norteamericana, evocando tanto el estilo como las imagenes creadas durante la epoca del naturalismo reformista de fines del siglo XIX y principios del XX. A la vez, actualiza la vision del inmigrante latinoamericano marginado dentro de una sociedad donde otros inmigrantes y otras razas ban conseguido pasar a format parte del tejido social de la nacion. Con su celebracion del proyecto artistico de Gabriel, Steve Lopez consigue acercar la tragedia del barrio a los centros del poder, utilizando el impacto que combinan la imagen visual, la tecnica periodistica y la creacion literaria.

Obras citadas

Gans, Herbert. "Urbanism and Suburbanism as Ways of Life: A Reevaluation of Definitions." Metropolis: Center and Symbol of our Times. Ed. Philip Kasinitz. New York: NYU Press, 1995. 170-195.

Kotlowitz, Alex. There Are No Children Here. New York: Anchor Books, 1992.

Lopez, Steve. Third and Indiana. New York: Penguin, 1994.

Pinsker, Sanford. "Joyce Carol Oates and the New Naturalism." The Southern Review 15.1 (1969): 52-63.

Pizer, Donald. Realism and Naturalism in Nineteenth-Century American Literature. Carbondale: Southern Illinois UP, 1966.

Riis, Jacob. How the Other Half Lives. New York: Charles Scribner's Sons, 1890.

Hypertext edition, 1995. Yale University. 10 June 2004. <http://www.cis.yale.edu/amstud/inforev/riis/>.

Beatriz Urraca

Widener University
COPYRIGHT 2004 Bilingual Review Press
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2004 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Urraca, Beatriz
Publication:Bilingual Review
Geographic Code:1USA
Date:Jan 1, 2004
Words:4329
Previous Article:Mayra Montero: historiografia, memoria y subjetividad en El capitan de los dormidos.
Next Article:My mother, my text: writing and remembering in Julia Alvarez's In the Name of Salome.
Topics:


Related Articles
Planes concretos. (Esodicen).
Clark Hubbs: 1921-2008.
Un episodio picaresco de parodia biblica en Cecilia Valdes.
El desciframiento del erotismo escenico en Amor de don Perlimplin con Belisa en su jardin.
Roman-Odio, Clara. Octavio Paz en los debates criticos y esteticos del siglo XX.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters