Printer Friendly

Inhibicion emocional, estres y salud. Su impacto en los cambios psicofisiologicos, emocionales e inmunologicos.

Emotional inhibition, stress and health: their impact on physiological, emotional and immunological changes

RESUMEN

Se ha determinado que al menos la mitad de los pacientes que acuden al medico general no muestran alguna enfermedad organica identificable. Los pacientes que somatizan recurren prolongadamente a la inhibicion de tipo emocional. Estos pacientes, mediante el bloqueo de sus emociones "negativas", sufren de las repercusiones de una mala regulacion del sistema nervioso autonomo, asi como el riesgo de padecer trastornos neuroendocrinos e inmunologicos. En este tipo de pacientes se han encontraron beneficios recurriendo a ejercicios de revelacion escrita: es decir, escribir sobre sucesos traumaticos que se han mantenido en secreto por periodos largos. incluso de anos. Se describen las mediciones de la vulnerabilidad de la tasa cardiaca, en especial de los componentes afectivos (agrado-desagrado). en comparacion con los componentes sensoriales (intensidad-incapacidad).

Palabras clave: Revelacion emocional; Estres; Inhibicion; Somatizacion.

ABSTRACT

It has been shown that at least one half of primary care patients do not show any identifiable organic illness. Somatising patients recur pervasively to emotional inhibition. These patients, by blocking their negative emotions, suffer from the effects of a deficient regulation of the autonomous nervous system, and also risk incurring neuro-endocrine and immunological problems. It has been found that this group of patients could benefit from becoming involved in writing disclosure exercises, i, e. writing about traumatic events maintained in secrecy for long periods. Cardiac-rate vulnerability measurements are described, especially affective components (like-dislike), versus sensorial components (intensity-inability).

Keywords: Disclosure; Stress; Inhibition; Somatization.

**********

En 1890, al mismo tiempo que William James hacia notar que la incapacidad para expresar emociones fuertes con apertura y libertad podria convertirse en un "sendero patologico", tres cientificos contemporaneos suyos, el neurofisiologo C. S. Sherrington, el fisiologo I. P. Pavlov y el neurologo S. Freud formulaban distintas teorias sobre el sistema nervioso, en las cuales la inhibicion, como concepto, desempenaba un papel fundamental.

James W. Pennebaker (1995) y sus numerosos colaboradores han vuelto a estimular este interes al demostrar, mediante diversos estudios, que las personas que han destinado 20 minutos durante varios dias a escribir sobre sus problemas personales y sus sentimientos relativos a las experiencias mas traumaticas que han vivido y que han mantenido inhibidos por largos periodos, son mas sanas que los individuos control que solo escribieron sobre temas superficiales.

La evidencia empirica acumulada acerca de como los factores cognitivos y emocionales pueden actuar limitando la conciencia, no solo en el caso de pacientes sino tambien en personas sanas, continua creciendo (Shevrin, Bond, Brakel, Hertel y Williams, 1996; Weinberger, 1990; Wickramasekera y Kenkel. 1996). Tales estudios demuestran que la somatizacion es un hecho natural; luego entonces. no debe sorprender que en los consultorios de medicos de atencion primaria se atiendan a tantos pacientes somatoformes. Las neurociencias cognitivas, la neuropsicologia y la hipnosis experimental tambien han demostrado que tanto los factores inconscientes complejos (traumas antiguos) como los sencillos (contratiempos diarios), pueden influir sobre la conducta y sobre la biologia cotidianas.

Desde hace muchos anos, los medicos se han percatado de que las emociones "negativas" y que son casi imperceptibles pueden hacer que la persona enferme y generar conductas inadaptadas o autodestructivas (Vaughan, 1997). Hasta ahora, los resultados clinicos se han inclinado hacia la hipotesis de que ciertos factores de riesgo pueden inutilizar o inhibir de modo selectivo la informacion emocional negativa que ingresa en este "sistema de enlace" (Wickramasekera y Kenkel, 1996), y que la falla cronica para detectar informacion de estados emocionales reflexivos puede tener importantes efectos negativos sobre la conducta y la salud, principalmente mediante el bloqueo de las emociones negativas basadas en, y relacionadas con, las respuestas neuroendocrinas e inmunes (National Academy of Science, 1989). Las respuestas emocionales automaticas no conscientes, activadas ante el hecho de "correr un riesgo" inevitable, estan compuestas por respuestas neuroendocrinas e inmunes mediadas por neuropeptidos que constituyen una "farmacia emocional", misma que puede ser toxica o curativa, pero casi nunca inocua (Dafter, 1996).

QUE ES LO QUE OCURRE CUANDO INHIBIMOS?

El modelo teorico de Pennebaker (1995), basado en el papel cognoscitivo de las emociones, ha postulado que el hecho de hablar y de escribir sobre hechos traumaticos es benefico para la salud, puesto que traduce un suceso estresante en lenguaje, lo que permite un cambio cognitivo. Dicho modelo se vincula con las tecnicas de la "terapia narrativa", que sostienen la idea de que los problemas surgen cuando la narrativa personal que todo mundo inventa sobre si mismo ya no representa de modo adecuado la propia "experiencia vivida". Esta propuesta de mecanismos resulta de mucha importancia para conceptualizar las bases del cambio emocional que ocurre en la psicoterapia, a saber: 1) reconocimiento de las respuestas afectivas primarias, 2) creacion de significado a traves de la sintesis. 3) activacion de respuestas afectivas, 4) adjudicacion de la responsabilidad de la experiencia afectiva y 5) modificacion de las respuestas afectivas disfuncionales. El sexto y mayor proceso interpersonal es la expresion de los sentimientos en la relacion terapeutica (Greenberg y Stone, 1992).

Cercanas al tema de la inhibicion estan las ideas vigentes acerca de las emociones. Esas ideas constituyen transacciones entre los sujetos y su medio social, les confieren significado personal a los estimulos internos y externos y transmiten significados de una persona a otra. Las emociones estan compuestas por interpretaciones sobre los estimulos interoceptivos y exteroceptivos, las cogniciones, los patrones de activacion fisiologica y la conducta motora, que incluye la expresividad emocional abierta. El sistema nervioso central y el autonomo modulan la interaccion de estos distintos componentes del individuo y sus ambitos social y fisico. Desde el punto de vista de la regulacion sistemica, la expresividad emocional cumple una funcion comunicativa en cuanto que facilita la regulacion de la persona y su medio ambiente, y controla ademas la regulacion intraindividual de la emocion mediante la retroalimentacion.

La idea de las emociones inhibidas como un elemento distintivo de los trastornos psicosomaticos se remonta por lo menos al final de la Edad Media. En un documento datado en 1434, se consideraba que los pacientes con cefalea se comportaban asi: "ira, imprimis tacita et supressa" ("en particular cuando hay ira, ellos permanecen calmados y reprimidos" (cfr. Jonkheere, 1971). Incluso muy al principio del siglo xx la investigacion empirica y experimental considero que la inhibicion de la expresividad emocional abierta era un factor importante en la etiologia y la duracion de los trastornos psicosomaticos. Desde 1935. Jones ya habia demostrado que la supresion de la conducta expresiva coincidia con la activacion fisiologica, lo que lo condujo hacia la concepcion de la internalizacion y la externalizacion, dos estilos conductuales de afrontamiento para lidiar la tension fisica, ya sea de modo conductual--es decir, la accion se dirige hacia afuera--o de forma fisiologica--hacia el interior de la persona.

EL MODELO DE CUATRO VIAS DE LA INHIBICION EMOCIONAL

Traue, Gottwald, Henderson y Bakal (1985) propusieron un modelo respecto a la via por la cual la inhibicion encaja dentro del concepto de estres. Postularon que los trastornos y la conducta enferma son procesos diferentes aunque relacionados, ya que distintos mecanismos pueden contribuir de modo independiente o dependiente a diversos aspectos de un trastorno especifico y a sus consecuencias conductuales (3). No obstante, el factor comun en dichas situaciones es que el individuo debe hacer frente a cada tipo de estres. El modelo citado propone que el estres emocional es procesado mediante una dimension inhibicion-implosion (4), gracias a los factores de la conformacion (lo innato, la personalidad y la socializacion). La inhibicion genetica, a su vez. define tempranamente la inclinacion que puede incluso observarse en los bebes a responder mas o menos emotivamente de una manera distintiva.

La inhibicion represiva (o "activa") constituye un tipo de procesamiento emocional con una experiencia subjetiva atenuada de activacion emocional (las personas, al ser cuestionadas, tipicamente reportan sentirse bien). En esta modalidad, las respuestas emocionales se pueden basar solo en la interpretacion cognitiva de la situacion; la persona es incapaz de percibir su propia activacion y experimenta una insuficiente respuesta a la informacion, lo cual disminuye la necesidad de expresar las emociones o de afrontar algun estresor emocional.

En la inhibicion supresora, si los individuos que muestran grandes respuestas ante sucesos estresantes se encuentran bajo condiciones de socializacion, de castigo y de reforzamiento negativo, el proceso inicia una historia de aprendizaje que conduce a la disminucion de la expresividad espontanea e incrementa la activacion corporal (la alexitimia representaria este caso extremo).

En la inhibicion enganosa, si una persona permanece impasible o manifiesta una falsa respuesta emocional, necesita energia psicologica, por lo que se reduce su capacidad para el afrontamiento y agrega estres adicional.

Sin embargo, bajo ciertas circunstancias la inhibicion puede ser benefica para la persona y para su relacion con el ambiente social. La inhibicion se vuelve danina, en primer lugar, cuando se relaciona con la hiperactivacion endocrinologica y fisiologica o con la disfuncion inmunologica; en segundo lugar, cuando permanece por mucho tiempo la mala regulacion interna de las emociones del individuo desde una base cognitiva y conductual, y en tercer lugar, si la inhibicion altera las relaciones sociales del sujeto, incapacitandolo para la toma de decisiones o para una interaccion social gratificante. Clinicamente, los sintomas psicologicos, fisicos y sociales del sindrome del estres postraumatico constituyen una modalidad de procesamiento emocional que plantea una forma extrema de inhibicion.

El estres modulado por los factores innatos, los de la personalidad y los de la socializacion pueden dispara, mantener o empeorar los trastornos de la salud y las enfermedades que se relacionan con la conducta a traves de las vias neurobiologicas. sociales, conductuales y cognitivas, asi como las inmunologicas (Dominguez y Montes, 2000).

LOS PACIENTES SOMATIZADORES: UN CASO ESPECIAL DE INHIBICION

Tres hechos definen a los pacientes que somatizan, recientemente reclasificados como pacientes somatoformes. Primero, es dificil identificarlos; segundo, son dificiles de tratar, y tercero, las dos primeras dificultades los hacen muy costosos para el sistema medico tradicional. A pesar de que el grupo de pacientes que somatizan es el grupo mas grande de pacientes en el nivel de la atencion primaria, los medicos formados unicamente en el enfoque biologista no saben hasta ahora quienes son ni que hacer con ellos. Por que les es tan dificil a los medicos tradicionales que brindan atencion primaria identificar a los pacientes que somatizan? En teoria, el proceso de identificacion pareceria sencillo; no obstante, el problema es mucho mas complejo. La verdad es que al menos la mitad de los pacientes con quejas somaticas que acuden al medico (despues de agotar los remedios caseros y otros recursos) no muestran ninguna grave enfermedad organica identificable, lo que no sugiere que sean necesariamente pacientes somatoformes (Roberts, 1994), ni tampoco exhiben alguna psicopatologia significativa que cumpla con el criterio exacto mediante el cual el Diagnostic and Statistical Manual-IV identifica al paciente que somatiza (De Gruy, 1996).

Esta propuesta consta de dos aspectos. En primer lugar, de un procedimiento para resolver el problema de la identificacion de los pacientes somatoformes. Tal aproximacion pondra en las manos de los medicos y otros especialistas en salud que brindan atencion primaria las herramientas que necesitan para determinar si es probable que un paciente sea o no un somatizador (inhibidor) y en que medida. Conforme se requiera menos de los especialistas y sus pruebas, tambien se reduciran los costos que causan los pacientes somatoformes. En segundo termino, se describe aqui una propuesta para tratar a los pacientes somatoformes, quienes recurren mas a la inhibicion, misma que hara que se conviertan en activos participantes en la busqueda del origen de sus dificultades.

IDENTIFICACION PSICOMETRICA Y CLINICA DE LOS PACIENTES SOMATOFORMES

Los presentes autores han planteado la hipotesis de que la mayoria de los pacientes que presentan quejas somaticas sin ninguna causa organica; que niegan, inhiben o no tienen conciencia de su malestar emocional, o que se rehusan a ser canalizados a los servicios de salud mental, muestran uno o mas de los factores llamados de propension psicometrica al riesgo (Wickramasekera y Kenkel, 1996) o vulnerabilidad psicologica al estres (Dominguez. Esqueda Hernandez y cols., 2001). Esos factores de riesgo son la elevada habilidad hipnotica (EHH) (con una puntuacion del 12 al 9 en la Escala de Susceptibilidad Hipnotica de Harvard), la baja habilidad hipnotica (BHH) (con una puntuacion del 3 al 0 de la Escala de Susceptibilidad Hipnotica de Harvard) y la elevada puntuacion en la Escala Marlowe-Crowne (17 puntos o mas), que es una escala que mide la capacidad de bloqueo para apartar de la conciencia las percepciones amenazantes a traves de un proceso que parece funcionar mediante la promocion de la falta de atencion a las situaciones repulsivas y el agrandamiento de los sucesos positivos (Crowne y Marlowe, 1960), a las que Pennebaker (1995) se ha referido como "inhibicion activa".

Los reportes verbales obtenidos de estos grupos indican que la caracteristica comun de los tres factores de riesgo, identificables psicometrica y clinicamente, es que reducen o bloquean de la conciencia las emociones negativas, pero no sus efectos conductuales, mismos que incluyen violencia, evitacion a ciertas situaciones y confianza en el abuso de sustancias tranquilizantes, ni tampoco bloquean sus efectos fisiologicos, entre los cuales se encuentro la inadecuada regulacion del sistema nervioso autonomo (SNA) y del sistema inmune (Dominguez y Montes, 2000).

Stephen W. Porges (comunicacion personal, 1999 y 2000) ha propuesto que en este punto la teoria polivagal (TP) puede vincular la evolucion del sistema nervioso autonomo a la experiencia afectiva, la expresion emocional (o su ausencia), la comunicacion vocal y la conducta social contingente. En la practica, el resultado es una incongruencia entre aquello sobre lo cual la gente esta consciente, como se puede medir por su insistencia de que nada les preocupa, y lo que revelan sus respuestas conductuales o corporales. El punto critico que contribuye a que a la persona se le ubique como un paciente somatoforme es que "el secreto esta escondido para su propio yo"; es decir, se encuentra activamente inhibido. En este sentido, ejercita tambien activamente su capacidad distintiva mamifera de no involucrarse con el ambiente via la inhibicion del SNA (Porges, 1995).

TRES FACTORES DE RIESGO Y SU ASOCIACION CON LOS TRASTORNOS SOMATICOS

Existen datos que constaten alguna conexion entre los puntajes psicometricos descritos y los tipos de problemas medicos, que por tradicion se han considerado como expresiones de somatizacion y de enfermedad psicofisiologica? La respuesta hoy dia es un rotundo "si". A menudo se ha vinculado a estos tres factores y sus equivalentes de riesgo con una gran variedad de trastornos observados en pacientes somatoformes y con problemas psicofisiologicos. No obstante, el hecho de que todavia se desconozca la frecuencia de los factores de riesgo en personas sin tales trastornos (5) limita dicha asociacion; pero resulta de por si sugerente la variedad completa de alteraciones que de forma empirica se han relacionado con los tres factores de riesgo, dado que apoya la posibilidad de que exista efectivamente una asociacion legitima. Tales trastornos incluyen al insomnio primario, las trastornos somatoformes cronicos --como las cefaleas funcionales vasculares y musculares, el dolor de la articulacion temporomandibular, el sincope vasovagal, el lumbago, la dismenorrea primaria, la hipertension primaria, el enrojecimiento idiopatico y la hiperhidrosis (Wickramasekera y Kenkel, 1996)--, la colitis, la obesidad morbida, la obesidad moderada, el dolor de pecho sin ninguna causa organica, el dolor cronico, la urticaria cronica, la intensidad de los sintomas del trastorno por estres postraumatico, las pesadillas, la bulimia y el abuso de substancias quimicas, todas ellas areas vinculadas con los problemas nacionales de salud en Mexico.

EL ESTILO COGNITIVO DISTINTIVO DE LOS TRES FACTORES DE RIESGO

La siguiente pieza del rompecabezas es la siguiente: Como es que los tres factores de riesgo identificables psicometricamente pueden apartar de la conciencia del individuo sus sentimientos o sus experiencias negativas? En particular, como es posible que las elevadas y las bajas habilidades hipnoticas puedan ejercer un efecto bloqueador similar sobre la conciencia? El denominador comun de los tres factores de riesgo es que parecen relacionarse con peculiaridades en el procesamiento de la informacion cognitiva y emocional, lo que da pie a una incongruencia entre las percepciones, los recuerdos y los estados de animo conscientes y no conscientes. Cuando se alude aqui a personas con elevada o baja habilidad hipnotica y a personas con elevadas puntuaciones Marlowe-Crowne, se habla de individuos con una inclinacion marcada a recurrir a tres diferentes estilos cognitivos, que a su vez tienen importantes repercusiones sobre la salud y que pueden detectarse clinicamente y ser monitoreados psicofisiologicamente por los especialistas en salud.

EL ESTILO COGNOSCITIVO DE LAS PERSONAS CON EHH

Se ha establecido que ese tipo de individuos pueden bloquear o reducir de manera significativa de su conciencia incluso el dolor producido por cirugias o el dolor experimental de laboratorio, y tambien pueden bloquear recuerdos de su memoria, como en el caso de la amnesia posthipnotica (Hilgard, 1977). El tamizaje clinico inicial con grandes grupos en el Hospital General de la ciudad de Mexico ha sido ejecutado por los presentes autores con un nivel aceptable de precision mediante una prueba breve de ejecucion a la que se ha llamado "prueba de la jicama", en la cual se invita a los evaluados a visualizar durante un minuto, con los ojos cerrados y en posicion sedente, una rebanada de jicama, a la que se le agrega limon y un picante (chile piquin) de color rojo. Al concluir, se les pide calificar entre 0 y 100 si su salivacion se ubico en cualquiera de estos dos extremos. Generalmente, quienes califican 100 en la prueba reportan facilidad para "borrar" indicadores fisiologicos paralelos (temperatura periferica y EMG) de baja activacion simpatica (estan acostumbrados a inhibir, y borrar no es un esfuerzo para ellos).

Una caracteristica paradojica de los sujetos de este grupo es que, a pesar de su falta de conciencia respecto de las emociones negativas, tambien pueden ser hipersensibles a los sucesos. Los individuos con hipersensibilidad se hallan siempre alerta y a menudo desarrollan insomnio, en particular si no pueden movilizar sus habilidades analgesicas y amnesicas para "borrar" de su mente las sensaciones dolorosas y los recuerdos desagradables. Algunos sujetos con EHH son tan propensos a la empatia excesiva que a menudo se involucran a tal punto en los problemas de los demas que pueden llegar a desarrollar sintomas somaticos por empatia (los cuales incluyen dolores, lesiones, marcas y respuestas cardiovasculares), a menos que ellos mismos monitoreen sus propios limites con mucha atencion.

Otra caracteristica clinica importante de este grupo de personas es su tendencia a saltar cognitivamente demasiado rapido de las instancias especificas a las expectativas generales; por consigniente, corren el riesgo de ser mas credulos, sobre todo si de forma concurrente no practican el pensamiento logico y critico. Los estudios han demostrado que el condicionamiento pavloviano se basa justamente en que tan rapido se adquieren las expectativas de recompensa o de castigo (Das, 1958; Rescorla, 1988). La rapida adquisicion de las expectativas puede constituir una modalidad de adaptacion inadecuada. En este punto, se puede tomar en consideracion el descubrimiento del fenomeno llamado "absorcion", vinculado con la habilidad hipnotica (6). En las personas con elevada absorcion los estilos cognitivos estan marcados por una profunda capacidad para involucrarse en sucesos internos o externos, alterando su percepcion, memoria, estados de animo y fisiologia de forma "cumbre-fondo" (Sperry, 1980). Los estudios han demostrado que la absorcion es un estilo cognitivo que parece ser estable a lo largo del tiempo y en distintas situaciones, y que tiene un indice de 50% de ser heredado.

Tambien se ha encontrado que durante el procesamiento verbal de la informacion (de tipo estresante) estas personas tienen la tendencia a percibir los sucesos psicologicos como si sucedieran de forma involuntaria o que escaparan a su control, tanto durante la hipnosis como fuera de ella (Bowers, 1982). La percepcion de hechos molestos. incontrolables e impredecibles puede magnificar el miedo y el dolor. La percepcion que tienen respecto a que los recuerdos y los sucesos sensoriales y motores (por ejemplo, los movimientos "automatizados") ocurren por intrusion, por si mismos o automaticamente, puede hacer que su vida parezca fuera de control. Luego entonces, no resulta sorprendente haber encontrado en un estudio clinico que en las personas con EHH los hechos negativos o el estres tengan mayores repercusiones fisiologicas que las que tienen habilidades moderadas o bajas (Dominguez, Martinez, Hernandez y cols., 1998; Wickramasekera y Kenkel. 1996). Este es un descubrimiento teorico que sugiere como el estres y la habilidad hipnotica, que son dos variables sin relacion inicial --es decir, ortogonales--, pueden relacionarse entre si y por consiguiente acrecentar la reactividad simpatica que se expresa en la respuesta de huida o de lucha.

EL ESTILO COGNOSCITIVO DE LAS PERSONAS CON BAJA HABILIDAD HIPNOTICA (BHH)

En contraste con las personas con EHH, se conocen menos las caracteristicas de los sujetos con BHH, a excepcion de su carencia de vocabulario emocional para reconocer y describir sus sentimientos, que es un factor importante dentro de un modelo de inteligencia emocional con poblaciones clinicamente sanas y afectadas en su salud, y que ademas es susceptible de ser modificado con intervenciones psicologicas no invasivas de corto plazo (Cortes, Cruz, Dominguez y cols., 1999; Dominguez y cols., 1998).

Los individuos con BHH son proclives a ser hiposensibles, esto es, a tener disminuida su sensibilidad a los componentes somaticos (fluctuaciones de la activacion del sistema nervioso autonomo) de las amenazas psicologicas. Tal tipo de persona es esceptica, racional y analitica respecto de la mayor parte de los sucesos.

Se ha encontrado que la activacion simpatica (por ejemplo la reactividad electrodermica) de los pacientes con BHH que sufren dolor cronico es menor que la reactividad que exhiben las personas con EHH durante el estres cognitivo (Wickramasekera y Kenkel, 1996), lo cual sugiere una respuesta disminuida de huida o ataque. Varios estudios apoyan la premisa de que la BHH es una caracteristica de la personalidad que contribuye al incremento del riesgo de la enfermedad organica.

Por lo tanto, la pregunta que se configura es la siguiente: *Las personas con BHH que tienen una reactividad mas elevada durante la linea base en condiciones de reposo (tasas cardiacas mas elevadas y menor tono vagal) llevan a cabo un esfuerzo extra consciente o no consciente (en el terreno parasimpatico) durante la estimulacion amenazante (el estres) para bloquear al estres cognitivo de la conciencia y de la fisiologia? En caso de que ocurra de esta forma, a largo plazo, cuales son las consecuencias biologicas de dicho estilo cognitivo de bloqueo del estres para la mala regulacion del sistema nervioso autonomo, y en particular para el sistema nervioso parasimpatico y el sistema inmune?

EL ESTILO COGNOSCITIVO DE LAS PERSONAS CON ELEVADAS PUNTUACIONES MARLOWE-CROWNE

Como una conclusion preliminar, puede postularse que las personas que obtienen puntuaciones elevadas en la prueba Marlowe-Crowne (o muy baja salivacion en la prueba de la jicama), o sea, quienes son capaces de apartar con facilidad su mirada interior de lo desagradable, tambien parecen bloquear de su memoria los asuntos y recuerdos amenazadores (Pennebaker, 1995) o, en un sistema mas complejo, practican el autoengano o la represion (Schwartz, 1990; Weinberger, 1990). Las emociones negativas de dichas personas, tales como el miedo y la ira, si repercuten mediante conductas de evitacion o producen una activacion simpatica cronica. Los resultados de varios estudios que relacionan las elevadas puntuaciones Marlowe-Crowne con la excesiva activacion simpatica, los altos niveles de endorfinas y la probable inmunosupresion, ayudan a sentar las bases de dichas posibilidades (Dominguez y Montes, 2000; Jamner, Schwartz y Leigh, 1988).

En otros estudios se ha descubierto que entre los pacientes con alteraciones organicas y que se quejaban de dolor en el pecho, el numero mas significativo tuvo puntuaciones elevadas Marlowe-Crowne. En otro estudio (Palsson, Wickramasekera, Rutledge, Davies y Downing, 1997) se encontro que la linea base de la temperatura de los dedos de quienes tenian puntuaciones elevadas Marlowe-Crowne fue menor que en aquellos que tenian puntuaciones bajas, lo que significaba una linea base mucho mas elevada de los dedos de la respuesta de huida o de ataque que en quienes tenian puntuaciones elevadas Marlowe-Crowne.

Se resena aqui el modelo de alto riesgo de percepcion de la amenaza propuesto originalmente por Wickramasakera y Kenkel (1996) mediante la formulacion de hipotesis de trabajo derivadas del modelo. En pocas palabras, el modelo esta abierto a la validacion cientifica y, como en el caso de cualquier propuesta, tambien esta propenso a ser rechazado.

La probabilidad de los sintomas asociados con el estres siempre es una funcion multifactorial de factores psicosociales que predisponen y disparan el riesgo al interactuar con la predisposicion genetica (Grafica 1).

El afecto negativo (el estado) o la afectividad negativa (el rasgo) es una condicion esencial, aunque no suficiente, para desarrollar sintomas psicologicos, somaticos u organicos relacionados con el estres. Las personas con EHH que bloquean (inhiben) de su conciencia secretos amenazadores desarrollaran sintomas psicologicos y somaticos, mientras que aquellas con BHH y las que obtienen puntuaciones elevadas Marlowe-Crowne desarrollaran principalmente sintomas somaticos. Una minoria de individuos con EHH o somatoformes afectados por una condicion premorbida o alguna enfermedad o alteracion psicofisiologica permaneceran en los cuidados de atencion medica primaria o en el ambito de la medicina quirurgica, ya que con gran dificultad reconocen al afecto negativo y aceptan ser enviados a los servicios de salud mental.

Gran parte de los pacientes somatoformes o con enfermedades psicofisiologicas que reciben atencion medica primaria o que se encuentran en el area de la medicina quirurgica exhibiran una BHH (cfr. Greenleaf. Fisher, Miaskowski y Duhamel, 1992) y/o obtendran elevadas puntuaciones en la prueba de Marlowe-Crowne. Esta clase de pacientes son proclives a necesitar el monitoreo psicofisiologico del sistema nervioso autonomo para detectar el afecto negativo elevado (retroalimentacion biologica).

Los pacientes somatoformes con BHH o los que obtienen elevadas puntuaciones en la prueba Marlowe-Crowne, y que se canalizan a los servicios de salud mental fuera de los servicios de atencion medica primaria o de cirugia, son muy propensos a convertirse en "desertores" del servicio al cual se les remitio.

EVIDENCIA DE QUE LA REVELACION ESCRITA PRODUCE BENEFICIOS EN LA SALUD

Un aspecto importante es que, aun cuando la revelacion escrita o escritura emocional autorreflexiva (7) (EEA) (Pennebaker, 1995) puede producir mejorias confiables en la salud de los pacientes inhibidores. estas pueden ser tan pequenas en ciertas poblaciones que resulten insignificantes. Luego entonces. que tan comparable o superior es la tecnica de la EEA en sus efectos terapeuticos que otras tecnicas psicologicas o medico-farmacologicas?

El desarrollo de metodos estadisticos que sirven para la recopilacion y el examen de textos de investigacion, llamados metaanalisis o sintesis de investigacion, proporciona una modalidad de procesamiento muy sofisticado y comprensivo. El metaanalisis, que esta conformado por metodos estadisticos, puede producir un calculo del efecto que se quiere observar, que en este caso en particular es la tarea de escribir. Ademas, puede proporcionar calculos respecto al tamano del efecto, es decir, la dimension o la magnitud de los beneficios que produce la escritura, y posibilita la realizacion de calculos con importancia clinica.

Un metodo para demostrar la importancia practica de la magnitud de algun efecto es lo que se conoce como la muestra binomica de la magnitud del efecto, que se puede interpretar como la diferencia entre las tasas de los resultados de los grupos experimentales vs. los controles. Los resultados de diversas comparaciones sugieren que los beneficios para la salud que la revelacion escrita genera si han tenido importancia clinica. Paralelamente, la observacion directa de los pacientes y poblaciones sanas atendidas por el equipo de los presentes autores de 1988 a 2001 han sugerido la produccion de mejorias, reduccion de sintomas, menor uso de medicamentos, mayor facilidad para tomar decisiones y mejores calificaciones (Dominguez. 2000; Dominguez y cols., 1998).

COMO PRODUCE LA REVELACION ESCRITA BENEFICIOS EN LA SALUD?

El trabajo inhibitorio, como se fundamento, tiene impacto en la activacion del sistema nervioso central, y mas recientemente se ha documentado que actua en el sistema nervioso parasimpatico. La activacion autonoma que proviene de la inhibicion puede ser considerada como un estresor de bajo nivel cronico en el organismo; por lo tanto, dicha respuesta prolongada de estres podria causar o exacerbar procesos psicosomaticos, lo que incrementa el riesgo de enfermar y de padecer otros problemas relacionados con el estres.

Greenberg y Stone (1992) encontraron que las personas que escribian sobre traumas que ya habian platicado con anterioridad con otras personas se beneficiaron de modo semejante a partir de la escritura que los individuos que escribieron sobre sucesos traumaticos que habian mantenido en secreto para si mismos. Los autorreportes sobre que tan inhibida se sentia una persona antes y despues de escribir no se han relacionado hasta ahora de modo consistente con los beneficios que la revelacion produce sobre la salud.

Una de las metas del tratamiento de recuerdos traumaticos es la facilitacion del procesamiento del recuerdo traumatico (Foa, Rothbaum y Molnar, 1995); ya que los recuerdos traumaticos son mas desorganizados que otro tipo de recuerdos, en particular resultarian ser eficaces los tratamientos que estuvieran dirigidos a la organizacion de la memoria (Foa y Riggs, 1993) y en menor medida al discurso (narrativa), al sistema de creencias y a la percepcion de control (Dominguez y Montes, 2000).

Al principio, es posible que los individuos traumatizados generen gradualmente una narracion conforme adquieran mayor conciencia de los elementos de la experiencia traumatica (van der Kolk y Fisler, 1995), o es posible que, una vez contenidos los cambios de la activacion simpatica con la practica de la relajacion, se facilite nuevamente el encauzar la atencion hacia los componentes verbales de la experiencia.

PRODUCE ALIVIO EMOCIONAL LA EEA?

Hasta ahora, los estudios no han confirmado la hipotesis de que compartir una emocion reduzca la carga emocional. Finkenauer y Rime (1988) y Rime, Philippot, Boca y Mesquita (1992) han sostenido que, en si mismas, la verbalizacion y, en menor medida, la EEA de tina experiencia emocional no contribuyen a la recuperacion emocional.

COMPARTIR UNA EMOCION NO MODIFICA LA "MEMORIA EMOCIONAL"

Por si misma, la sola accion de compartir una emocion no proporciona alivio emocional. Incluso se puede ir mas lejos al afirmar que compartir una emocion no puede alterar la memoria emocional. Se sabe que las emociones surgen del significado de los eventos para la supervivencia; si aparecen senales de emergencia, el individuo probablemente reportara sentir miedo. Todo lo que ocurra durante dicha experiencia se almacenara en la memoria a largo plazo, dentro de una compleja red de informacion llamada "memoria emocional" (Bower. 1981). Estos significados afectan la forma en que una persona concibe al mundo, e inclusive como se concibe a si misma: por decirlo de otra manera, invaden o saturan el universo simbolico particular de esa persona y lo personalizan. Se ha observado que las situaciones traumaticas pueden ser muy daninas (Dominguez y cols., 2001; Janoff-Bulman, 1992) ya que cualquier emocion afecta dicha arquitectura simbolica, toda vez que la emocion se desarrolla justo en las fisuras de la plataforma en que las cosas son impredecibles, inesperadas, sin control (8). La emocion hace que la persona perciba la debilidad de la construccion cuando se manifiestan las fisuras. Con respecto al propio bienestar, ello significa mucho mas que una simple experiencia emocional. Es probable que la sensacion de debilidad de la construccion sea la fuente de la oscura necesidad de la aclaracion cognitiva, de buscar el sentido, que invade los autorreportes que se recopilan despues de haber experimentado alguna experiencia traumatica. Es posible que en dicho sentimiento resida el poder avasallador para capturar la atencion que tienen los recuerdos emocionales recientes y antiguos (Dominguez. 2000).

(3) Desde una perspectiva fenomenologica, el estres emocional puede aparecer en diferentes magnitudes, que van desde los estresores cotidianos (microestresores) hasta sucesos vitales (macroestresores), mucho mas traumaticos, e incluso llegar a un gran trauma psicologico cronico o al estres postraumatico.

(4) "Implotar" significa colapsarse o causar un colapso interior a traves de la violencia como respuesta a la presion externa.

(5) Olvera. Dominguez y Cruz (2001) se han ocupado activamente de analizar estos indicadores en estudiantes de ingenieria clinicamente sanos dentro de un modelo de inteligencia emocional.

(6) Desde el punto de vista de la psicologia y la biologia evolutiva. este forma parte de la evolucion de las estrategias de los mamiferos, que ante los cambios ambientales (incluyendo los sutiles y simbolicos) primero se orientan y despues atienden. Tal demanda energetica requirio dos cambios conductuales autonomicos: a) obtencion de grandes cantidades de comida y, b) proteccion del sistema nervioso de la perdida de oxigeno. En los mamiferos, el exito en el primer cambio depende de la habilidad para detectar una amenaza potencial (Porges, 1995): es decir, el tipo de proceso de "absorcion" que se active incidira en los desenlaces adaptativos a corto y a largo plazo.

(7) Termino acunado por Pablo Valderrama I. en 1995.

(8) Ilya Prigogine ha propuesto el termino "bifurcacion" para referirse al punto donde un proceso dinamico puede desaparecer o transformarse en cualquier cosa incluso en su contrario (enantiodromia).

REFERENCIAS

Bower, G.H. (1981). Mood and memory. American Psychologist, 36: 129-148.

Bowers P.E. (1982). The classic suggestion effect: Relationships with scales of hypnotizability, effortless experiencing and imaginary vividness. International Journal of Clinic and Experimental Hypnosis, 3: 270-279.

Cortes, J.F., Cruz, A., Dominguez, B., Olvera, Y., Rojo. O. y Verduzco, E. (1999). La inteligencia emocional como factor determinante en el desempeno academico y profesional. IPN Investigacion Hoy, septiembre-diciembre: 32-43.

Crowne, D.P. y Marlowe, D. (1960). A new scale of social desirability independent of psychopathology. Journal of Consulting Psychology, 24: 349-354.

Dafter, R.E. (1996). Why 'negative' emotions can sometimes be positive: The spectrum model of emotions and their role in mind-body healing. The Journal of Mind-Body Health, 12: 6-19.

Das, J.P. (1958). The Pavlovian theory of hypnosis: An evaluation. Journal of Mental Sciences, 104: 82-90.

De Gruy, F. (1996). Mental health care in the primary care setting. Washington, DC: Institute of Medicine, National Academy Press.

Dominguez, B. (2000). Disclosure, health and negative emotions. Advances in Mind-Body Medicine, 16: l-5.

Dominguez, B., Esqueda, G., Hernandez, C., Gonzalez, S.L.M., Olvera, Y. y Marquez, R. (2001). Psychophysiological monitoring, natural disasters and post-traumatic stress. Biofeedback, 29(2): 12-17.

Dominguez, B.. Martinez, G., Hernandez, C., Esqueda, (3., Olvera, Y., Lizano, M., Flores, M.A., Morales, A. L. y Tam, L. (1998). Medicion del dolor y el estres en ninos. Ciencia y Desarrollo. XXIV(142): 36-43.

Dominguez, B. y Montes, J. (2000). Psicoinmunologia: Procesos psicologicos, inmunosupresion y efectos en la salud. Psicologia y Salud. 10(1), enero-junio: 35-45.

Finkenauer, C. y Rime, B. (1998). Socially shared emotional experiences vs. emotional experiences keep secret: Health and subjective well-being when emotions are not shared. Journal of Health Psychology, 3: 47-58.

Foa, E. y Riggs, D. (1993). Post-traumatic stress disorder in rape victims: Exposure to corrective information. En: A. Oldham. J. Riba y J. Tasman (Eds.): American Psychiatric Press Review of Psychiatry. 12: 273-303.

Foa, E., Rothbaum, B. y Molnar, C. (1995). Cognitive-behavior treatment of post-traumatic stress disorder. En: M. Friedman. D.S. Charnery y A.Y. Deutch (Eds.): Neurobiological and clinical consequences of stress: From normal adaptation to post-traumatic stress disorder. New York: Raven Press: 483-494.

Greenberg, M.A. y Stone. A.A. (1992). Emotional disclosure about traumas and its relation to health: Effects of previous disclosure y trauma severity. Journal of Personality and Social Psychology, 63: 75-84.

Greenleaf, M., Fisher, S., Miaskowski, C. y Duhamel, K. (1992). Hypnotizability and recovery from cardiac surgery. American Journal of Clinical Hypnosis, 35:119-128.

Hilgard, E.R. (1977). Divided consciousness: Multiple controls in human thought and action. New York: Wiley.

Jamner, L.D., Schwartz, G.E. y Leigh, H. (1988). The relationship between repressive and defensive coping styles and monocyte, eosinophile and serum glucose levels: Support for the opiod peptide hypothesis of repression. Psychosomatic Medicine, 50: 567-575.

Janoff-Bulman, R. (1992). Shattered assumptions: toward a new psychology of trauma. New York: Free Press.

Jones, H.E. (1935). The galvanic skill reflex as related to overt emotional expression. American Journal of Psychology, 47: 241-251.

Jonkheere, P. (1971). The chronic headache patient: A psychodynamic study of 30 cases compared with cardiovascular patients. Psychotherapy and Psychosomatics. 19: 53-61.

National Academy of Science, Institute of Medicine Report (1989). Behavioral influences on the endocrine and immune systems. Washington, DC: Autor.

Olvera, Y., Dominguez, B. y Cruz, A. (2001). La inteligencia emocional (I. E.): Un detonante para la calidad de vida. Ciencia y Desarrollo, XXVH(156): 74-81.

Palsson, O.S., Wickramasekera, I.E., Rutledge, C., Davies, M. y Downing, B. (1997). Social desirability, repression and finger temperature. Applied Physiology and Biofeedback, 22: 143.

Pennebaker, J.W. (1995). Emotion, disclosure and health: An overview. En: J.W. Pennebaker (Ed.): Emotion disclosure and health. Washington: American Psychological Association.

Porges, S. W. (1995). Orienting in a defensive world: Mammalian modifications of our evolutionary heritage. A poly-vagal theory. Psychophysiology, 32:301-318.

Rescorla, R.A. (1988). Pavlovian conditioning: It's not what you think it is. American Psychologist, 43: 151-160.

Rime, B., Philippot, P., Boca, S. y Mesquita, B. (1992). Long-lasting cognitive and social consequences of emotion: social sharing and rumination. En: W. Stroebe y M. Hewstone (Eds.): European Review of Social Psychology. Chichester (U.K): John Wiley.

Roberts, S.J. (1994). Somatization in primary care: The common presentation of psychosocial problems through physical complaints. Nurse-Practitioner, 19(47): 50-56.

Schwartz, G.E. (1990). Psychobiology of repression and health: A systems approach. En: J.L. Singer (Ed.): Repression and dissociation. Chicago: University Of Chicago Press.

Shevrin, H.. Bond, J.A., Brakel, L.A., Hertel, R.K. y Williams, W.J. (1996). Conscious and unconscious process: Psychodynamic, cognitive and neurophysiological convergences. New York: Guilford.

Sperry, R. (1980). Mind-brain interaction. Neuroscience, 5: 263-267.

Traue, H.C., Gottwald A., Henderson, P.R. y Bakal, D.A. (1985). Nonverbal expressiveness and EMG activity in tension headache sufferers and controls. Journal of Psychosomatic Research, 29:375-381.

Van der Kolk, B. y Fisler, R. (1995). Dissociation and the fragmentary nature of traumatic memories: Review and experimental confirmation. Journal of Traumatic Stress, 8(4): 505-525.

Vaughan, S.C. (1997). The talking cure: The science behind psychotherapy. New York: Grosset/Putnam.

Weinberger, D.A. (1990). The construct validity of the repressive coping style. En: J.L. Singer (Ed.): Repression and dissociation: Implications for personality theory, psychopathology and health. Chicago: University of Chicago Press: 337-386.

Wickramasekera, I. y Kenkel, M.B. (1996). Somatization, applied psychophysiology and effective mind-body therapies (Special section). Professional Psychology: Research and Practice, 27:217.

Benjamin Dominguez Trejo (1)

Yolanda Olvera Lopez (2)

(1) Facultad de Psicologia de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico. Edificio C. Cubiculo 39. Departamento de Psicologia Clinica, Av. Universidad 3004, Col. Copilco Universidad. Delegacion Coyoacan. 04510 Mexico. D.F., Tel. 5555-734937, correo electronico: benjamin@servidor.unam.mx. Articulo recibido el 3 de abril y aceptado el 17 de mayo de 2002.

(2) Escuela Superior de Ingenieria Mecanica y Electrica-Culhuacan, Instituto Politecnico Nacional, Av. Santa Ana 1000, Edificio 1, Cubiculo 1, Col. San Francisco Culhuacan. Delegacion Coyoacan. 04430 Mexico, D.F., tel. 5555-734937, correo electronico: yolanda@prodigy.net.mx.
COPYRIGHT 2002 Universidad Veracruzana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2002 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Dominguez Trejo, Benjamin; Olvera Lopez, Yolanda
Publication:Psicologia y Salud
Date:Jan 1, 2002
Words:6468
Previous Article:Influencia de los modelos esteticos corporales en la presencia de sintomatologia de trastorno alimentario.
Next Article:Acontecimientos productores de estres en mujeres mexicanas.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters