Printer Friendly

Influencia del sexo y del genero en el comportamiento sexual de una poblacion adolescente.

Influence of the sex and gender in the sexual behavior of adolescents

La investigacion sobre el comportamiento y las practicas sexuales de los jovenes y adolescentes ha experimentado un importante desarrollo en las ultimas decadas (Marston, 2006; Navarro-Pertusa, Reig-Ferrer, Barbera y Ferrer-Cascales, 2006). El interes por el tema y la necesidad de investigar sobre el mismo esta sobradamente justificado, si tenemos en cuenta los importantes cambios socioeconomicos y culturales que han acontecido, la importancia que tiene la sexualidad en la salud y el desarrollo adolescente y que el comportamiento sexual no es algo estatico, sino que existen una multiplicidad de factores influyentes (la familia, los padres, la educacion sexual, la equidad, el consumo de sustancias ...). En nuestra revision sobre estos estudios hemos observado que en la mayoria se senalan diferencias en el comportamiento sexual de los adolescentes en funcion del sexo. De manera ilustrativa sabemos por ejemplo que los chicos se inician antes en las relaciones sexuales, tienen mas parejas ocasionales y adoptan mayores riesgos que la chicas (Gutierrez-Martinez, Bermudez, Teva y Buela-Casal, 2007; Petersen y Hyde, 2010; Reig-Ferrer, Barbera y Ferrer, 2006). En cambio, las chicas suelen tener relaciones sexuales en el marco de una relacion estable y asociada a una relacion de amor y confianza (Belza, Koerting y Suarez, 2006; Failde Garrido, Lameiras y

Bimbela, 2008; Petersen y Hyde, 2010). Existen, pues, diferencias en el comportamiento sexual que se atribuyen al sexo, y que se denominan <<diferencias de genero>>. Hoy por hoy, muchos autores opinan que, comprender la verdadera diferencia entre los cuerpos sexuados y los seres socialmente construidos, es uno de los aspectos humanos mas intrigantes, razon por la que no extrana que la investigacion sobre el genero se haya convertido en uno de los campos mas fructiferos y de mayor debate en las ciencias sociales (Bengoechea y Morales, 2001; Lamas, 2000).

En este trabajo asumimos que el genero es una realidad compleja que se asienta en el sexo biologico pero que podria no coincidir con el, dado que intervienen de forma decisiva procesos socioculturales y ambientales. Es decir, el genero no esta directamente determinado por el sexo, ni es directamente determinante de la sexualidad (Bosch, Ferrer y Gili, 1999; Fernandez, 2000; Scott, 2000).

Desde este paradigma se considera que tal vez sean las personas estereotipadas como masculinas o femeninas las que presenten determinados comportamientos sexuales, independientemente del sexo biologico al que pertenezcan. Puesto que los modelos de masculinidad y feminidad influyen de manera considerable en la vida de las personas, consideramos de gran importancia estudiar esta influencia en el ambito de la sexualidad.

De otra parte, los estudios tambien senalan que aquellas personas con una actitud mas positiva (erotofilicos) hacia la sexualidad prestaban mas atencion, procesaban y recordaban mas informacion sexual, anticipaban la posibilidad de tener relaciones sexuales y adquirian en mayor medida metodos anticonceptivos, siendo consideradas estas cuestiones como habilidades eficaces para la prevencion de conductas de riesgo. Inversamente, los sujetos con una actitud negativa hacia la sexualidad (erotofobicos) estan mas expuestos a practicas sexuales de riesgo (Fisher, Byrne, White y Kelley, 1988; Santin, Torrico, Lopez y Revilla, 2003; Ortega, Ojeda Sutil y Sierra, 2005).

Asi pues, se han conjugado ambos aspectos, se trataria ahora de estudiar la relacion entre el tipo de genero (masculino, femenino, androgino e indiferenciado) y el sexo (chicos, chicas) e indagar si la sexualidad esta mas determinada por el genero, por el sexo o por una interaccion de ambas variables, considerando que la relacion existente entre el genero y el sexo, con el comportamiento sexual, podria ser altamente interesante a la hora de abordar los programas de educacion sexual.

Metodo

Participantes

Para el reclutamiento de la muestra se seleccionaron al azar tres institutos publicos de Ensenanza Secundaria del area sanitaria IV de Asturias. El motivo de la seleccion es el interes de los servicios de salud publicos de conocer las demandas de informacion de este colectivo, con el fin de promover programas educativos. Se excluyeron los alumnos de 1 de la ESO, ateniendonos al articulo 450.2 del Codigo Penal, que considera a los menores de 13 anos incapaces de prestar consentimiento valido para mantener una relacion sexual, y que de darse, seria constitutivo de delito, teniendo que ponerse el hecho en conocimiento de la autoridad o de sus agentes.

La muestra se compuso de 815 estudiantes de Secundaria y Bachiller de entre 13 y 18 anos (M= 15,65; DT= 1,42), de los cuales 432 fueron mujeres y 383 hombres. El tamano de la muestra, para esta area sanitaria, fue establecido segun un error maximo del 1,5% y con un nivel de confianza del 95%. En la tabla 1 pueden observarse las caracteristicas sociodemograficas de la muestra, asi como el porcentaje de sujetos de cada edad.

Instrumentos

Para el analisis de las variables sociobiograficas y los conocimientos autopercibidos sobre sexualidad se elaboro un cuestionario propio. Asimismo, este cuestionario tenia un apartado para los sujetos que han tenido relaciones sexuales vaginales, anales u orales, en el que se evaluan conductas de riesgo.

Se establecieron como variables sociobiograficas la edad, el sexo, la nacionalidad familiar, el numero de hermanos y su lugar ocupado, las creencias religiosas y politicas, y la orientacion sexual, por estar documentada la influencia de las mismas en la conducta sexual (Ballester y Gil, 2006; Lameiras, Rodriguez, Calado y Gonzalez, 2004). En cuanto a la variable conocimientos, se trato de establecer las fuentes de obtencion de informacion, asi como los mitos que en materia de sexualidad siguen estando vigentes en nuestros dias, de acuerdo a diversos autores (Lopez-Villaverde, 2004; Santin, Torrico, Lopez y Revilla, 2003; Sueiro, Dieguez, Gonzalez y Ganoso, 1997).

La conducta sexual de riesgo fue evaluada analizando las situaciones en las que no se uso el preservativo y el numero de practicas sexuales de riesgo (sexo oral, anal y vaginal) llevadas a cabo por los jovenes encuestados. Para ello se realizan diversos tipos de preguntas, desde explicitas donde se le pide que indique que tipo de metodo de proteccion utilizo la primera vez, o cual utiliza ahora, hasta otras donde se le sugieren opciones y diversas situaciones (por ejemplo, alguna vez bajo los efectos del alcohol no use preservativo, depende de quien sea mi pareja, ella toma la pildora, no pensaba que iba a tener sexo y no tenia preservativo, me senti presionado/a a no usarlo ...).

Para la clasificacion de los sujetos por genero se utilizo el Bem Sex Role Inventory (BSRI) (Bem, 1974). Se trata de una escala de 60 items, formada por tres subescalas (Feminidad, Masculinidad y Deseabilidad social) de 20 items cada una, en los que el sujeto debe autopuntuarse entre 1 (nunca) y 7 (siempre). Para estimar la consistencia interna del BSRI, el coeficiente alpha fue computado por separado para los resultados de masculinidad (0,86), feminidad (0,80) y deseabilidad social (0,70), posteriormente se calculo la fiabilidad de la androginia resultando esta 0,86 (Fernandez, Garcia-Vega y Rico, en prensa). Por otra parte, los estudios sobre la validez del instrumento refieren una buena validez convergente aunque no divergente (Vergara y Paez, 1993).

El Sexual Opinion Survey (SOS; Fisher, Byrne, White y Kelley, 1988) proporciona una medida de la dimension erotofilia-erotofobia, a traves de 21 items con una puntuacion tipo Likert del 1 (totalmente de acuerdo) al 7 (totalmente en desacuerdo). En nuestro estudio usamos la adaptacion espanola de Carpintero y Fuertes (1994), la cual presenta una consistencia interna de 0,85 en hombres y 0,86 en mujeres, y un grado aceptable de validez convergente y discriminante.

Para los sujetos que no han mantenido relaciones sexuales vaginales, anales u orales, se les aplico el cuestionario de Percepcion de riesgo de Bayes (Bayes, Pastells y Tuldra, 1995, 1996). Consta de tres historias que reproducen situaciones reales en las que el sujeto debe identificarse con el/la protagonista (en funcion del sexo), y responder a una serie de preguntas. La primera historia plantea una relacion sexual casual, la segunda una relacion sexual dentro de una relacion afectiva y la tercera una relacion sexual fuera de una relacion de pareja estable. Para cada una de ellas tendran que responder ?que harias si fueses el/la protagonista de la historia?, ?que riesgo tendria el/la protagonista de coger el SIDA/ETS si no usa preservativo?, ?que riesgo tendria de embarazo?

Procedimiento

Los cuestionarios fueron aplicados por estudiantes de Psicologia previamente adiestrados para tal fin. Los alumnos se dispusieron en forma de examen para intentar conseguir un minimo de intimidad que favorezca la sinceridad de sus respuestas. Tras concluir el cuestionario, en un tiempo aproximado de 50 minutos, este era metido en un sobre y cerrado en su presencia, se les regalaba el boligrafo.

Variables analizadas

Se establecieron como variables independientes sexo y genero, siendo el genero evaluado mediante el Bem Sex Role Inventory (BSRI; Bem, 1974). Como variables dependientes las actitudes hacia la sexualidad mediante el Sexual Opinion Survey (SOS; Fisher et al., 1988, en la version castellana de Carpintero y Fuertes, 1994); y conductas de riesgo en aquellos sujetos que mantuvieron relaciones sexuales coitales, medidas en el cuestionario elaborado para la investigacion; en aquellos otros que no habian mantenido sexo oral, vaginal o anal, el cuestionario de percepcion de riesgo de Bayes; y la edad de inicio de las relaciones sexuales coitales.

Analisis de datos

Las tecnicas de analisis de datos aplicadas fueron los analisis descriptivos de las variables, analisis no parametricos, analisis ANOVA y analisis lineales univariados y multivariados; empleando como paquete estadistico el SPSS en su version 15.0. El nivel de significacion establecido fue p<0,05.

Resultados

En la tabla 2 se muestra la distribucion de la muestra de acuerdo al cuestionario de BEM (Bem, 1974). En nuestra muestra, la mediana fue de 5,4 en los femeninos y 4,6 en los masculinos. De este modo, de la muestra total, un 34,4% fueron androginos, un 16,25% femeninos, un 21,8% masculinos y un 27,3% indiferenciados; encontrandose diferencias estadisticamente significativas en funcion del sexo (F= 12,14 p<0,01). Asi, hay mas chicas que se consideran masculinas que chicos que se consideren femeninos. La distribucion de ambos sexos en androginos e indiferenciados no establece diferencias. En conjunto, los items con los que menos se identifico la muestra fueron los femeninos.

No se observaron diferencias significativas con respecto al sexo y al genero en las variables sociobiograficas.

El 32,3% de la muestra ha practicado relaciones sexuales coitales, con una media de edad de inicio de dichas relaciones de 15,25 (DT= 1,27). No se observaron diferencias significativas en la edad de inicio respecto al genero (F= 1,367, p>0,05), pero si se encontraron diferencias respecto al sexo, siendo los hombres los que refieren un inicio mas temprano de diferentes conductas sexuales, y especificamente de relaciones coitales (F= 4,115, p<0,05).

Conductas de riesgo

Un 72,4% de la muestra manifesto no haber realizado ninguna conducta de riesgo (74,3% chicas y 70,2% chicos). Los que mas conductas de riesgo han llevado a cabo fueron los sujetos tipificados como masculinos, seguidos de los androginos, se observan diferencias significativas respecto de los tipificados femeninos, que son los que menos conductas de riesgo realizan (F= 9,200, p<0,000). Respecto del sexo, son los chicos quienes realizan mayor numero de conductas de riesgo estadisticamente significativas (F= 7,776, p<0,05).

Las conductas de riesgo mas referidas fueron no llevar siempre preservativos, aun sabiendo que puede surgir la ocasion; mantener relaciones sexuales en la primera cita sin proteccion; mantener relaciones sexuales <<casuales>> sin preservativo; haberse sentido presionado/a a mantener relaciones sexuales sin preservativo.

Percepcion de riesgo

Se han contemplado tres posibles situaciones de riesgo: 1. Percepcion de riesgo de contraer ETS/SIDA en una relacion casual sin proteccion, 2. Percepcion de riesgo de contraer ETS/SIDA en una relacion afectiva de al menos tres meses de duracion, sin proteccion, 3. Percepcion de contraer ETS/SIDA en una relacion unica sin proteccion fuera de la pareja.

La percepcion de riesgo en las tres opciones es mayor en los sujetos tipificados como femeninos y androginos, y significativamente menor (p<0,05) en los sujetos masculinos e indiferenciados (Opcion 1 F= 4,512; Opcion 2 F= 1,701; Opcion 3 F= 17,237). Esto coincide con las conductas, quienes perciben mas riesgo son mas cautos.

Respecto del sexo, existen tambien diferencias significativas en las historias 1 y 3, siendo las chicas quienes perciben mas riesgo (p<0,05). No existen diferencias en la historia 2 (F= 3,544, p>0,05), donde tanto ellos como ellas reducen su percepcion de riesgo cuando es una pareja estable.

Se ha contemplado tambien la percepcion de riesgo de embarazo en los mismos supuestos anteriores. Por genero se percibe un mayor riesgo en la situacion 1, y son los androginos y los femeninos quienes mayor percepcion tienen. Existen diferencias significativas en la historia 1 (F= 3,92, p<0,05) y en la historia 3 (F= 3,516, p<0,05). No existen diferencias entre los generos en la historia 2 (F= 2,328, p>0,05).

Por sexo la mayor percepcion de riesgo se situa en la situacion 3, si bien las chicas tienen una mayor percepcion del riesgo de embarazo estadisticamente significativa (p<0,05) en todos los supuestos (Historia 1 F= 6,664; Historia 2 F= 4,492; Historia 3, F= 6,675).

Actitudes sexuales (SOS)

De la muestra total puntuaron alto en erotofilia un 25,9% (20,8% chicas y 31,6% chicos) y puntuaron alto en erotofobia un 26,7% (34,7% chicas y 17,8% chicos). Se encontraron diferencias significativas entre sexo, siendo los chicos los que mostraron una actitud mas positiva hacia la sexualidad que las chicas (F= 7,776, p<0,005).

Respecto del genero, en la tabla 6 se observa que son los sujetos tipificados como masculinos o androginos los mas erotofilicos y los femeninos e indiferenciados los mas erotofobicos (F= 6,178, p<0,000).

Discusion

El presente estudio pretende aportar algo de luz sobre el complejo tema de la conducta sexual de los adolescentes. De los resultados obtenidos merecen ser destacados algunos datos. Asi, por ejemplo, en nuestra muestra la edad de inicio de las relaciones sexuales coitales se situa en 15,25 anos, lo que parece confirmar el decremento de la edad en los ultimos anos (Fleiz, Villatoro, Medina-Mora, Alcantar, Navarro y Blanco, 1999), aun asi es mas baja que la referida en la mayoria de estudios espanoles, que la situan en torno a los 16 anos (15,9 anos, segun la II Encuesta Schering sobre Sexualidad y Anticoncepcion en la Juventud Espanola, realizada por el Equipo Daphne, 2006). La mayoria de los encuestados refirio estar bien o muy bien informados sobre educacion sexual, y los conocimientos han sido obtenidos de los amigos o de contextos no formales como los medios de comunicacion (television, Internet ...), lo cual tambien es coincidente con otros estudios (Santin et al., 2003).

La muestra se ha tipificado en un 34,4% como androgina, tendencia que parece consolidarse en los estudios de genero (GarciaVega, Fernandez y Rico, 2005; Garcia-Mina, 2003), y no se encontraron diferencias por edad. Esta distribucion de la muestra nos hace pensar que se estan produciendo cambios en los estereotipos tradicionales. En todo caso, se han encontrado diferencias estadisticamente significativas en funcion del sexo en la distribucion de categorias de genero, existiendo un mayor porcentaje de chicas que se definen masculinas, que de chicos que se definan femeninos. Este dato concuerda con otra investigacion realizada por este equipo (Garcia-Vega et al., 2005) y es concordante con los escasos estudios de nuestro pais sobre el tema (Bermudez, Teva y Buela Casal, 2009).

Hemos observado una influencia de genero en el comportamiento sexual de esta poblacion de adolescentes, si bien no se encontraron diferencias significativas, fue el genero masculino el de inicio mas temprano (14,9 anos). Asimismo, es este genero el que mayor numero de conductas de riesgo realiza y junto con los indiferenciados el que menor percepcion de riesgo tiene. Es interesante senalar que nos referimos a ambos sexos, por tanto la generalizacion de que los hombres inician antes las relaciones coitales y asumen mayores riesgos debe ser tomada con cautela, dado que las mujeres tipificadas como masculinas se aproximan bastante en su comportamiento sexual a los chicos. De otra parte, son las personas androginas las que obtuvieron puntuaciones mas altas en erotofilia. De tal manera, que si bien son las personas androginas las que mayor numero de conductas sexuales refieren, tambien son las que mayores medidas de prevencion realizan. Los datos concuerdan con otros estudios donde se senala que la androginia puede ser predictora de una mejor o mas saludable sexualidad (Safir, Peres, Lichtenstein, Hoch y Sheper, 1982; Kimlicka, Cross y Tarnay, 1983; Moreno, Martin, Sebastian y Aguiniga, 1985; Fernandez, Quiroga y Del Olmo, 2006).

Finalmente, senalar algunas limitaciones del estudio. En primer lugar, el procedimiento de recogida de datos es el autoinforme, con todas las dificultades que esto reporta (Torres et al., 2006), en conducta sexual podriamos anadir la influencia de los estereotipos de genero, de tal manera que los masculinos tienden a exagerar sus conductas sexuales y los femeninos a infradeclarar dichas conductas. En segundo lugar, el instrumento de medida de la variable <<genero>>, el Bem Sex Role Inventory mide mas caracteristicas de personalidad que conductas. Spence y Helmreich (1980) postulan que los estereotipos de genero pueden utilizarse con exito para medir rasgos personales, pero que estos rasgos de personalidad (instrumentales y expresivos) estan minimamente relacionados con aquellos roles de genero que no tienen que ver con la instrumentalidad-expresividad. En tercer lugar, este estudio forma parte de una investigacion mas amplia, por lo que solo se exponen algunos datos. En todo caso, y asumiendo lo anterior, consideramos que los resultados muestran la necesidad de incluir la variable genero como categoria de analisis.

Referencias

Ballester, R., y Gil, M.D. (2006). La sexualidad en ninos de 9 a 14 anos. Psicothema, 18(1), 25-30.

Bandura, A. (1994). Self-efficacy. En V.S. Ramachaudran (Ed.): Encyclopedia of Human Behavior, 4, 71-81. New York: Academic Press.

Bayes, R., Pastells, S., y Tuldra, A. (1995). Percepcion de riesgo de transmision del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en estudiantes universitarios. Cuadernos de Medicina Psicosomatica, 33, 22-27.

Bayes, R., Pastells, S., y Tuldra, A. (1996). Percepcion de riesgo de transmision del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en estudiantes universitarios. Cuadernos de Medicina Psicosomatica y Psiquiatria de Enlace, 39, 24-31.

Belza, M.J., Koerting, A., y Suarez, M. (2006). Jovenes, relaciones sexuales y riesgo de infeccion por el VIH. Madrid: Fundacion para la Investigacion y Prevencion del Sida en Espana.

Bem, S.L. (1974). The measurement of psychological androginy. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 42, 155-162.

Bengoechea, M., y Morales, M. (eds.) (2001). Transformaciones de las sexualidades y el genero. Alcala: Universidad de Alcala, Servicio de Publicaciones.

Bermudez, M. de la P, Teva, I., y Buela-Casal, G. (2009). Influencia de variables sociodemograficas sobre los estilos de afrontamiento, el estres social y la busqueda de sensaciones sexuales en adolescentes. Psicothema, 21(2), 220-226.

Bosch, E., Ferrer, V.A., y Gili, M. (1999). Historia de la misoginia. Illes Balears: Anthropos.

Carpintero, E., y Fuertes, A. (1994). Validacion de la version castellana del <<Sexual Opinion Survey>> (SOS). Cuadernos de Medicina Psicosoma tica, 31, 52-61.

Failde Garrido, J.M., Lameiras, M., y Bimbela, J.L. (2008). Practicas sexuales de chicos y chicas espanoles de 14-24 anos de edad. Gaceta Sanitaria, 22(6), 511-518.

Fernandez, J. (coord.) (2000). Intervencion en los ambitos de la sexologia y de la generologia. Madrid: Piramide.

Fernandez, J., Quiroga, M.A., y Del Olmo, I. (2006). Is there any relationship between sexual attraction and gender typology? The Spanish Journal of Psychology, 9(1), 3-9.

Fernandez, P., Garcia-Vega y Rico, R. (en prensa). Bem Sex-Role Inventory. Multifactorial o Bifactorial estructure?

Fisher, W.A., Byrne, D., White, L.A., y Kelley, K. (1988). Erotophobia-Erotophilia as a dimension of personality. Journal of Sex Research, 25, 123-151.

Fleiz, B.C., Villatoro, V.J., Medina-Mora, I.M., Alcantar, M.E., Navarro, G.C., y Blanco, J.J. (1999). Conducta sexual en estudiantes de la Ciudad de Mexico. Salud Mental, 22, 14-19.

Fraisse, G. (2002). Le genre. En B. Bassin (comp.): Vocabulaire Europeen des Philosophies. Paris: Editions du Seuil.

Garcia-Vega, E., Fernandez, P., y Rico R.A. (2005). Genero y sexo como variables moduladoras del comportamiento sexual en jovenes universitarios. Psicothema, 17(1), 49-56.

Goodman, E., y Berecochea, J. (1994). Predictors of HIV testing among runaway and homeless adolescents. Journal of Adolescent Health Care, 15(7), 566-572.

Gutierrez-Martinez, O., Bermudez, M.P., Teva, I., y Buela-Casal, G. (2007). Sexual sensation-seeking and worry about sexually transmitted diseases (STD) and human immunodeficiency virus (HIV) infection among Spanish adolescents. Psicothema, 19(4), 661-666.

Kimlicka, T., Cross, H., y Tarnay, J.A. (1983). A comparison of androgynous femenine, masculine and undiferentiated women on self-steem, body satisfaction and sexual satisfaction. Psychology of Women Quarterly, 7, 291-294.

Lamas, M. (comp.) (2000). El genero. La construccion cultural de la diferencia sexual. Mexico: Pueg-Unam/Miguel Angel Porrua (Orig. 1996).

Lameiras, M., Rodriguez, Y., Calado, M., y Gonzalez, M. (2004). Determinantes del inicio de las relaciones sexuales en adolescentes espanoles. Medicina Psicosomatica y Psiquiatria de Enlace, 71/72, 67-75.

Lopez-Villaverde, P. (2004). Influencia de los mitos y falacias en las practicas sexuales de la poblacion adolescente madrilena: proyecto de encuesta. Revista Profesional Espanola de Terapia Cognitivo-Conduc tual, 2, 87-93.

Marston, C. (2006). Factors that shape young people's sexual behaviour: A systematic review. Lancet, 368(9547), 1581-1586.

Moreno, B., Martin, J., Sebastian, J., y Aguiniga, C. (1985). La androginia como un modelo de salud mental: un estudio de la eyaculacion precoz. En Sexualidad en un mundo en cambio. I Congreso Espanol de Sexologia. Fundacion Banco Exterior. Madrid.

Navarro-Pertusa, E., Reig-Ferrer, A., Barbera, E., y Ferrer-Cascales, R. (2006). Grupo de iguales e iniciacion sexual adolescente: diferencias de genero. International Journal of Clinical and Health Psychology, 6, 79-96.

Oliva, A., Serra, L., y Vallejo, R. (1997). Patrones de comportamiento sexual y contraceptivo en la adolescencia. Infancia y Aprendizaje, 77, 19-34.

Ortega, V., Ojeda, P., Sutil, F., y Sierra, J.C. (2005). Culpabilidad sexual en adolescentes: estudio de algunos factores relacionados. Anales de Psicologia, 21(2), 268-275.

Ozer, E., Dolcini, M., y Gary, H. (2003). Adolescent's reasons for having sex: Gender differences. Journal of Adolescent Health, 33, 317-319.

Petersen J.L., y Hyde J.S. (2010). A meta-analytic review of research on gender differences in sexuality, 1993-2007. Psychological Bulletin, 136(1), 21-38.

Reig-Ferrer, A., Barbera Heredia, E., y Ferrer Cascales, R. (2006). Grupo de iguales e iniciacion sexual adolescente: diferencias de genero. International Journal of Clinical and Health Psychology, 6(1), 7996.

Safir, M.P., Peres, Y., Lichtenstein, M., Hoch, Z., y Sheper, J. (1982). Psychological androgyny and sexual adecuacy. Journal of Sex & Marital Therapy, 8(3), 228-40.

Santin, C., Torrico, E., Lopez, M.J., y Revilla, C. (2003). Conocimiento y utilizacion de los metodos anticonceptivos y su relacion con la prevencion de enfermedades de transmision sexual en jovenes. Anales de Psicologia, 19(1), 81-90.

Scott, J.W. (2000). El genero: una categoria util para el analisis historico. En M. Lamas (comp.): El genero. La construccion cultural de la diferencia sexual. Mexico: Pueg-Unam/Miguel Angel Porrua (Orig. 1986).

Spence, J.T., y Helmreich, R.L. (1980). Masculine instrumentality and feminine expressiveness. Their relationships with sex role attitudes and behaviors. Psychology of Women Quarterly, 5, 147-163.

Sueiro, E., Dieguez, J.L., Gonzalez, A., y Ganoso, P. (1997). Comparacion de conocimientos sexuales de dos muestras de universitarias/os. Cuadernos de Medicina Psicosomatica, 44, 27-33.

Torres, P., Walker, D.M., Gutierrez, J.P., y Bertozzi, S.M. (2006). Estrategias novedosas de prevencion de embarazo e ITS/VIH/SIDA entre adolescentes escolarizados mexicanos. Salud Publica de Mexico, 48(4), 308-316.

Vergara, A.I., y Paez, D. (1993). Revision teorico-metodologica de los instrumentos para la medicion de la identidad de genero. Revista de Psicologia Social, 8(2), 133-152.

www.equipodaphne.com/encuestas (2006). II Encuesta Schering sobre sexualidad y anticoncepcion en la juventud espanola, realizada por el equipo Daphne.

Elena Garcia-Vega, Elena Menendez Robledo *, Paula Garcia Fernandez y Rosana Rico Fernandez

Universidad de Oviedo y * Servicios de Salud Principado de Asturias (SESPA)

Fecha recepcion: 11-3-10 * Fecha aceptacion: 20-4-10

Correspondencia: Elena Garcia-Vega

Facultad de Psicologia

Universidad de Oviedo

33003 Oviedo (Spain)

e-mail: elenagv@uniovi.es
Tabla 1
Caracteristicas sociodemograficas de la muestra de estudio

               Caracteristicas                  n (N = 815)      %

Sexo
  Mujer                                                432       53
  Hombre                                               383       47

Edad
  13                                                    62      7,6
  14                                                   119     14,6
  15                                                   192     23,6
  16                                                   192     23,6
  17                                                   184     22,6
  18                                                    50      6,1
  19                                                    16      2,0

Familia
  Hijos unicos                                         203     24,9
  Un hermano                                           424       52
  Dos o mas hermanos                                   188     23,1

Nacionalidad
  Espanola                                             708     86,8
  Otras (mayoritariamente hispana)                     107     13,2

Afiliacion religiosa
  Se definen creyentes catolicos                       408     50,1
  Se definen no creyentes                              324     39,8
  NS/NC                                                 83     10,1


Afiliacion politica
  Sin ideas politicas                                  439     54,2
  Izquierda                                            241     29,8
  Derecha                                               77      9,5
  Centro                                                53      6,5

Orientacion sexual
  Heterosexual                                         774     94,9
  Homosexual                                            25        3
  Bisexual                                              11      1,4
  No definido                                            5      0,7

Conocimientos autopercibidos sobre sexualidad
  Estar bien o muy bien informados                     618    75,82
  Estar regular o mal informado                        197    24,17

Tabla 2
Distribucion de la muestra total en las categorias de genero

                   % chicas    N     % chicos    N     % total

Androginos            36,9    159       31,9    122       34,4
Femeninos             22,6     97        9,9     38      16,25
Masculinos            14,9     65       28,7    110       21,8
Indiferenciados       25,1    108       29,5    113       27,3

Tabla 3
Media de edad inicio relaciones sexuales coitalsexo
por genero y por sexo

                                     Desv.
     Genero         Sexo    Media     tip.        N

Androgino/a         Chica   15,49     1,074        61
                    Chico   15,23     1,462        48
                    Total   15,38     1,260       109

Femenino/a          Chica   15,77     1,142        26
                    Chico   14,75     1,603        12
                    Total   15,45     1,370        38

Masculino/a         Chica   14,96     1,107        23
                    Chico   14,96     1,311        51
                    Total   14,96     1,243        74

Indiferenciado/a    Chica   15,33     1,494        21
                    Chico   15,16      ,898        19
                    Total   15,25     1,235        40

Total               Chica   15,43     1,183       131
                    Chico   15,07     1,342       130
                    Total   15,25     1,275       261

Fuente               gl       F       Sig.       Eta

Genero                 3    1,367      ,253      ,016
Sexo                   1    4,115      ,044 *    ,016
Genero * Sexo          3    1,232      ,298      ,014

* p<0,05

Tabla 4
Media de conductas sexuales de riesgo por genero y por sexo

Genero              Sexo     Media    Desv. tip.      N

Androgino/a         Chica      ,88        1,545        153
                    Chico     1,27        2,256        122
                    Total     1,05        1,900        275

Femenino/a          Chica      ,44        1,036        115
                    Chico      ,76        1,618         38
                    Total      ,52        1,209        153

Masculino/a         Chica      ,93        1,726         60
                    Chico     1,67        2,527        110
                    Total     1,41        2,299        170

Indiferenciado/a    Chica      ,59        1,418        104
                    Chico      ,66        1,667        113
                    Total      ,63        1,550        217

Total               Chica      ,70        1,433        432
                    Chico     1,16        2,161        383
                    Total      ,91        1,825        815

Fuente               gl        F         Sig.        Eta

Genero                 3     6,178       ,000 *       ,022
Sexo                   1     7,776       ,005 *       ,010
Genero * Sexo          3     1,044       ,372         ,004

 * p<0,05

Tabla 5
Percepcion riesgo SIDA/ETS. Diferencias por sexo

                       PERCEP     PERCEP     PERCEP
 Sexo                  RIESGO     RIESGO     RIESGO
                      SIDA 1 *    SIDA 2     SIDA 3 *

Chica    Media           2,53        2,34      2,69
         N                282         283       290
         Desv. tip.      ,603        ,707      ,541

Chico    Media           2,33        2,22      2,55
         N                246         247       248
         Desv. tip.      ,689        ,722      ,574

Total    Media           2,44        2,28      2,62
         N                528         530       538
         Desv. tip.      ,652        ,716      ,560

* P<0,05

Tabla 6
Percepcion riesgo SIDA/ETS. Diferencias por genero

                                 PERCEP     PERCEP      PERCEP
     Genero                      RIESGO     RIESGO      RIESGO
                                SIDA 1 *   SIDA 2 *    SIDA 3 *

Androgino/a        Media           2,56        2,37        2,70
                   N                160         160         165
                   Desv. tip.      ,580        ,688        ,534

Femenino/a         Media           2,61        2,47        2,78
                   N                102         103         104
                   Desv. tip.      ,548        ,639        ,417

Masculino/a        Media           2,37        2,21        2,61
                   N                 99          99          98
                   Desv. tip.      ,679        ,773        ,568

Indiferenciado/a   Media           2,25        2,13        2,46
                   N                167         168         171
                   Desv. tip.      ,709        ,719        ,616

Total              Media           2,44        2,28        2,62
                   N                528         530         538
                   Desv. tip.      ,652        ,716        ,560

* P<0,05

Tabla 7
Percepcion riesgo embarazo. Diferencias por sexo

                       PERCEP       PERCEP      PERCEP
                       RIESGO       RIESGO      RIESGO
 Sexo                  EMB 1 *      EMB 2 *     EMB 3 *

Chica    Media           2,67         2,60       2,59
         N                282          283        290
         Desv. tip.      ,568         ,618       ,634

Chico    Media           2,54         2,49       2,45
         N                246          247        246
         Desv. tip.      ,649         ,668       ,673

Total    Media           2,61         2,55       2,53
         N                528          530        536
         Desv. tip.      ,610         ,644       ,655

* P<0,05

Tabla 8 Percepcion riesgo embarazo. Diferencias por genero

                                PERCEP    PERCEP    PERCEP
                                RIESGO    RIESGO    RIESGO
     Genero                     EMB 1 *    EMB 2    EMB 3 *

Androgino/a        Media          2,70      2,57     2,62
                   N               160       160      164
                   Desv. tip.     ,547      ,650     ,621

Femenino/a         Media          2,67      2,68     2,62
                   N               102       103      104
                   Desv. tip.     ,586      ,546     ,628

Masculino/a        Media          2,49      2,47     2,47
                   N                 9        99       98
                   Desv. tip.     ,645      ,644     ,645

Indiferenciado/a   Media          2,55      2,49     2,42
                   N               167       168      170
                   Desv. tip.     ,646      ,683     ,694

Total              Media          2,61      2,55     2,53
                   N               528       530      536
                   Desv. tip.     ,610      ,644     ,655

* P<0,05

Tabla 9
Actitud hacia la sexualidad por genero y por sexo

Genero              Sexo     Media     Desv. tip.     N

Androgino/a         Chica     78,71       19,980     153
                    Chico     85,75       15,327     122
                    Total     81,83       18,370     275

Femenino/a          Chica     71,93       19,290     115
                    Chico     84,63       18,208      38
                    Total     75,08       19,751     153

Masculino/a         Chica     75,33       18,747      60
                    Chico     83,49       14,222     110
                    Total     80,61       16,384     170

Indiferenciado/a    Chica     69,78       19,634     104
                    Chico     77,08       16,099     113
                    Total     73,58       18,209     217

Total               Chica     74,28       19,822     432
                    Chico     82,43       15,906     383
                    Total     78,11       18,529     815

Fuente               gl        F          Sig.       Eta

Genero                 3      6,178       ,000 *    ,022
Sexo                   1      7,776       ,005 *    ,010
Genero * Sexo          3      1,044       ,372      ,004

* p<0,05
COPYRIGHT 2010 Colegio Oficial De Psicologos Del Principado De Asturias
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Garcia-Vega, Elena; Menendez Robledo, Elena; Garcia Fernandez, Paula; Rico Fernandez, Rosana
Publication:Psicothema
Date:Oct 1, 2010
Words:5532
Previous Article:Personalidad resistente, autoeficacia y estado general de salud en profesionales de Enfermeria de cuidados intensivos y urgencias.
Next Article:Comorbilidad entre los factores de ansiedad del SCARED y la sintomatologia depresiva en ninos de 8-12 anos.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters