Printer Friendly

Infecciones del tracto urinario en pediatria.

Urinary tract infection in pediatric patients

Introduccion

Con la introduccion de vacunas efectivas contra Haemophilus influenzae tipo b y Streptococcus pneumoniae, ha existido un incremento en la deteccion de la infeccion del tracto urinario como el sitio oculto mas frecuente de infeccion bacteriana. (1) Las infecciones de vias urinarias afectan a un poco mas del 3.5% de los ninos de Estados Unidos cada ano y representan una de las principales fuentes de exposicion de la poblacion pediatrica a los antibioticos. (2)

Las infecciones urinarias representan un reto diagnostico para el medico general y el pediatra, sobre todo cuando se presenta en neonatos y lactantes, donde la unica manifestacion puede ser la presencia de fiebre sin un foco evidente; la decision de indicar terapia con antibioticos y la eleccion de este en los pacientes pediatricos con fiebre puede verse influida por la inexperiencia del medico, la limitacion en los recursos paraclinicos y la presion de los padres, ocasionando un subdiagnostico de cuadros infecciosos de vias urinarias y resistencias bacterianas.

Es necesario que los medicos generales y pediatras conozcan ampliamente el cuadro clinico, los metodos diagnosticos auxiliares y el seguimiento adecuado que debe observarse en un paciente pediatrico con un cuadro infeccioso del tracto urinario.

Definicion

La infeccion del tracto urinario (ITU) es la colonizacion de las vias urinarias por microorganismos patogenos que provocan una respuesta inflamatoria y ocasionan diversos signos y sintomas urinarios y sistemicos. (3)

Etiologia

Los microorganismos causantes de ITU son predominantemente Gram negativos provenientes del tracto gastrointestinal, reconociendo a Escherichia coli como agente uropatogeno en alrededor del 80% de los casos. Un estudio retrospectivo conducido en un hospital de Corea mostro que los microorganismos relacionados con ITU fueron: E. coli (81.4%), Klebsiella pneumoniae (8.4%), Enterobacter spp. (1.7%) y Proteus spp. (0.4%). (4)

En un hospital Chileno el agente etiologico de ITU mas frecuentemente aislado independientemente de la edad fue E. coli (86,2%), seguido de Proteus spp. (8,5%), que se aislo con mayor frecuencia sobre los 2 anos de edad (p < 0,05) y Klebsiella spp. (1,6%), Enterococcus faecalis (1,2%), Enterobacter cloacae (1,2%), Citrobacter spp. (0,4%) y Pseudomonas aeruginosa (0,4%). (5)

Factores predisponentes y protectores

Existen algunas condiciones que ya se han identificado como factores de riesgo para padecer ITU en la edad pediatrica, por ejemplo, esta demostrado que existe un aumento en el riesgo durante los primeros 3 meses de vida en pacientes que no fueron circuncidados. Por lo tanto, el sexo femenino es considerado como factor protector sobre todo durante el primer ano de vida, sin embargo, posterior a este periodo el riesgo de desarrollar ITU es mayor en ninas que en ninos. (6) Respecto a la circuncision, un analisis sistematico de la literatura demostro que se requieren de 111 circuncisiones para prevenir un caso de ITU en ninos sanos, no obstante, en ninos con ITU recurrentes o reflujo vesicoureteral el numero de casos a tratar es 11 y 4 respectivamente para prevenir una ITU. (7)

Las anormalidades anatomicas a cualquier nivel del tracto urinario, por ejemplo obstruccion, se consideran de riesgo para presentar ITU. Hasta el 41% de los lactantes con diagnostico de hidronefrosis prenatal presentan anormalidades renales y de ellos el 74% desarrollan ITU a pesar de recibir profilaxis antimicrobiana. (3)

La insuficiencia renal cronica ha sido recientemente evaluada como factor de riesgo para ITU; Olalde-Carmona y colaboradores realizaron un estudio en Mexico donde se muestra una prevalencia de la infeccion de vias urinarias de 3% en pacientes con insuficiencia renal cronica en estadios, (3-5) segun los criterios de diagnostico clasicos, sin embargo, cuando los criterios diagnosticos consideran los cambios en el pH y la densidad urinaria, asi como la presencia de nitritos, leucocitos y bacterias en la orina, la prevalencia se eleva a 57%. (8)

La alimentacion con leche materna confiere un efecto protector contra ITU, el riesgo de desarrollarla es 2.3 veces mas elevado en ninos no alimentados con ella, comparados con aquellos que si la recibieron. Su efecto protector depende de la duracion y el genero, siendo mayor el riesgo en ninas (OR 3.78) que en ninos (OR 1.61). (3)

En la practica clinica, es comun que se presenten cuadros de ITU recurrentes en ninas escolares que presentan habitos inadecuados de aseo en el area genital, ya que posterior a la miccion o defecacion realizan la limpieza dirigiendo el papel higienico en sentido posteroanterior, con lo que acarrean bacterias de la region anal a los genitales. Se debe hacer hincapie en la revision y correccion de estos habitos.

Cuadro clinico

La presentacion de una ITU en ninos puede ser muy evidente, sobre todo en ninos mayores o manifestarse solo como un sindrome febril agudo sin foco aparente, dificultando su diagnostico. Los signos y sintomas de la ITU pueden variar ampliamente y solaparse con otros, propios de enfermedades que coexistan en el momento del diagnostico. Un estudio retrospectivo realizado en el departamento de urgencias de un hospital Chileno, mostro que la fiebre fue el sintoma mas comun en ninos con ITU, presentandose en el 94% de los pacientes. (5)

Debe realizarse una exploracion fisica minuciosa, con especial detenimiento en los sitios comunes de infeccion en pacientes pediatricos como oido medio, senos paranasales, orofaringe y busqueda de lesiones exantematicas, para descartar otro proceso infeccioso. En preescolares y ninos mayores es recomendable buscar intencionadamente el signo de Giordano mediante puno-percusion en ambas fosas renales, ya que podria indicarnos la presencia de pielonefritis.

En el cuadro 1 se muestran los signos y sintomas mas comunes en diversas etapas de la vida de acuerdo a las guias de practica clinica de Mexico.

Diversos autores sugieren que todo nino con diagnostico de ITU debe ser considerado y manejado como si presentara un cuadro de pielonefritis aguda. Pecile y colaboradores encontraron que el 59% de los ninos con ITU presentan pielonefritis, observando que el riesgo se incrementa a la par de la edad (P=0.0033). (9) En una revision sistematica de la literatura, Shaikh y colaboradores encontraron que el 57% (IC 95%) de los ninos con un episodio inicial de ITU mostraron cambios consistentes con pielonefritis al realizar la gammagrafia con Tecnesio 99 acido dimercaptosuccinico (Tc-99 DMSA). (10)

Diagnostico

Para establecer el diagnostico de ITU se debe tomar en consideracion el cuadro clinico y algunos parametros de laboratorio. La Academia Americana de Pediatria (AAP), recomienda en sus guias mas recientes que en todo nino con fiebre sin foco aparente en el que el medico decida prescribir un antibiotico se debe realizar un urocultivo por la posibilidad de que se trate de una ITU. (1)

La mayoria de los autores coinciden en la utilidad de las diversas pruebas diagnosticas como el urianalisis o examen general de orina, el analisis mediante el uso de tiras reactivas, la visualizacion del sedimento urinario, la tincion de Gram y el cultivo, que es considerado el "estandar de oro" para establecer el diagnostico. (1-10)

Dentro del abordaje diagnostico de una ITU debe considerarse especialmente importante el metodo de recoleccion de la muestra de orina, ya que los resultados pueden variar en sensibilidad y especificidad de acuerdo al metodo empleado. Existen cuatro opciones: la obtencion por chorro medio, la obtencion mediante una bolsa recolectora de orina, la obtencion mediante cateterismo vesical y la obtencion por puncion suprapubica. Cada uno de ellos con sus particularidades respecto a la preparacion, dificultad tecnica y riesgos inherentes al procedimiento.

Las guias de practica clinica de Mexico recomiendan que en ninos de bajo riesgo en los que no se requiere un diagnostico o tratamiento inmediato, esta justificado el empleo de tecnicas no esteriles, como la bolsa adhesiva perineal, insistiendo en la tecnica adecuada. Un resultado negativo es confiable, pero el resultado positivo debe confirmarse con tecnicas esteriles en segundo o tercer nivel de atencion. En los ninos que requieran inicio inmediato de antibioticoterapia debe emplearse una tecnica esteril (cateterismo vesical). En el nino con miccion voluntaria puede recogerse orina limpia en la mitad del chorro miccional. (3)
Cuadro 1. Signos y sintomas de ITU en pediatria de acuerdo a la
guia de practica clinica de Mexico (3)

Recien nacido        Lactantes y         Escolares
                     prescolares

Ictericia                                Vomito
Sepsis               Diarrea             Fiebre
Falla para crecer    Falla para crecer   Orina fetida
Vomito               Vomito              Dolor abdominal o
Fiebre o distermia   Fiebre                de fosas renales
                     Orina fetida        Incontinencia
                     Dolor abdominal o     urinaria
                       de fosas renales  Disuria
                     Incontinencia       Urgencia miccional
                       urinaria          Poliuria
                     Disuria
                     Urgencia urinaria


En la practica clinica diaria resulta dificil realizar un cateterismo vesical si se atiende al paciente en un consultorio particular o en el departamento de consulta externa y no en un servicio de urgencias o en el medio intrahospitalario. Idealmente deberia obtenerse una muestra para ser analizada con una tira reactiva y el resto ser enviada para su analisis bacteriologico.

El analisis rapido de una tira reactiva, junto con el cuadro clinico, puede ser suficiente para que el clinico decida instaurar manejo para una ITU, sin olvidar que solo el analisis bacteriologico podra dar el diagnostico certero y por lo tanto no debe omitirse en ningun caso. En la tabla 1 se muestra la sensibilidad y especificidad de diversas pruebas diagnosticas para ITU. (11)

Schroeder y colaboradores encontraron que la determinacion de esterasa leucocitaria muestra una ligera diferencia en la sensibilidad entre muestras obtenidas por recoleccion de bolsa y por cateterismo vesical, con una menor especificidad para la muestra de bolsa (84% vs 94%, P=0.001). Se presentaron mas cultivos ambiguos en las muestras recolectadas con bolsa (7.4% vs 2.7%, P=0.001). (12) En la cuadro 2 se muestra la conducta sugerida con base en los datos encontrados en la tira reactiva para orina, de acuerdo a las Guias del National Institute for Health and Clinical Excellence. (13)

El urocultivo es el estudio de eleccion para el diagnostico de una ITU. El umbral aceptado actualmente de acuerdo a los criterio de Kass para establecer el diagnostico de ITU es encontrar en el cultivo de orina 105 unidades formadoras de colonias por mililitro (ufc/mL) de bacterias patogenas del tracto urinario, resultando en un 7.2% de falsos positivos secundarios a la contaminacion. Algunos autores como Smith y colaboradores han propuesto que dicho umbral deberia incrementarse a [10.sup.6] ufc/mL en dos muestras diferentes para disminuir la tasa de falsos positivos a 3.6% o menos, mientras que muchos otros estudios retrospectivos han observado mejores resultados clinicos tomando como umbral en sus investigaciones 50 000 ufc/mL, provocando que la AAP en sus mas recientes guias propongan que el diagnostico de ITU se establezca mediante un urianalisis que sugiera infeccion (datos de piuria y/o bacteriuria, es decir, la presencia de nitritos y esterasa leucocitaria) y la presencia de al menos 50 000 ufc/mL de un patogeno urinario conocido obtenido mediante cateterismo vesical o puncion suprapubica. (1,14)
Cuadro 2. Conducta a seguir de acuerdo al resultado de la tira
reactiva

Esterasa leucocitaria y nitritos positivos

El nino debe ser considerado con ITU y el tratamiento antibiotico
deberia ser iniciado. Una muestra de orina debe ser tomada para
enviarse a cultivo.

Esterasa leucocitaria negativa y nitritos positivos

El tratamiento antibiotico deberia ser iniciado si la prueba fue
tomada de una muestra fresca de orina. Una muestra debe ser enviada
para cultivo. El manejo subsecuente dependera del resultado del
cultivo.

Esterasa leucocitaria positiva y nitritos negativos

Una muestra de orina deberia ser enviada para su analisis
microscopico y su cultivo. El tratamiento antibiotico no deberia
ser iniciado a menos que exista suficiente evidencia clinica de ITU
(signos y sintomas claros de ITU).

Esterasa leucocitaria y nitritos negativos

El nino no deberia ser considerado con un cuadro de ITU. El
tratamiento antibiotico no deberia ser iniciado. No se recomienda
el envio de muestra de orina a cultivo. Deben abordarse para otras
enfermedades.

Se muestra la conducta sugerida de acuerdo a las guias NICE de 2007
ante la presencia de diversos resultados en la tira reactiva para
orina. (13)


Las guias de practica clinica en Mexico sugieren que en el proceso diagnostico de ITU se debe efectuar analisis con tira reactiva para nitritos y esterasa leucocitaria; examen general de orina con microscopia y urocultivo. Para demostrar una respuesta inflamatoria en el tracto urinario se debe encontrar leucocituria (>5 leucocitos/campo en una muestra centrifugada o >10 leucocitos/campo en una muestra no centrifugada). Cuando existe un cuadro clinico sugestivo la investigacion de esterasa leucocitaria y de nitritos en orina recien emitida es util para el estudio de la ITU, en ausencia de la observacion directa al microscopio del sedimento urinario y de urocultivo. En ningun caso se debe omitir el envio de muestra para urocultivo. La interpretacion del cultivo de orina positivo depende de la tecnica de toma de la muestra, si se obtiene mediante cateterismo vesical el umbral es de > 10,000 UFC/mL, si la muestra se obtuvo por chorro medio el umbral sugerido es de > 100,000 UFC/mL en caso de Gram negativos y > 10,000 UFC/mL en caso de Gram positivos y/u hongos. (3)

Algunos otros marcadores de inflamacion han sido utilizados para predecir el dano renal o sistemico en pacientes con ITU, entre ellos la Proteina C Reactiva (PCR) y la Procalcitonina (PCT). Pecile y colaboradores encontraron que la procalcitonina tiene una sensibilidad de 83.3% y especificidad de 93.6% para el diagnostico de pielonefritis aguda. La proteina C reactiva una sensibilidad de 94.4% y una especificidad de solo 31.9%. (15)

Tratamiento

El tratamiento adecuado y temprano, especialmente durante las primeras 24 horas posteriores al inicio de los sintomas, disminuye la probabilidad de dano renal durante la fase aguda de la infeccion, sin embargo, no tiene efecto significante sobre la incidencia de cicatrices renales. (16,17)

Cuando se inicie el tratamiento, el medico debe basar su decision respecto a la ruta de administracion en consideraciones practicas. De acuerdo a la guia de practica de la AAP el iniciar la terapia oral o parenteral es igual de eficaz. (1) Algunos ninos con ITU pueden ser tratados con cursos cortos de 2 a 4 dias con antibioticos intravenosos seguidos de terapia oral. Algunos autores han propuesto un manejo ambulatorio con antibioticos intravenosos mediante la colocacion de cateteres heparinizados, como una alternativa a la hospitalizacion. (18)

La mayoria de los autores recomiendan que los neonatos y lactantes sean hospitalizados al momento de establecer el diagnostico de ITU, mientras que en ninos mayores esta decision se tomara con base en factores de riesgo y enfermedades concomitantes que aumenten el riesgo de presentar eventos adversos como bacteremia, sepsis y muerte. Schnadower y colaboradores investigaron el riesgo para desarrollar bacteremia y otras complicaciones en ninos de 29 a 60 dias con ITU, recomendando que aquellos ninos que lucen clinicamente enfermos y/o cuentan con antecedentes de riesgo deben ser hospitalizados de inmediato, mientras aquellos que no se presentan clinicamente enfermos y/o no cuentan con antecedentes de riesgo deberian ser hospitalizados por 24 horas y mantener una estrecha vigilancia a su egreso. (19)

El medico debe basar la eleccion del antibiotico de acuerdo a los patrones de sensibilidad de la comunidad (si se encuentran disponibles) y debe ser ajustado de acuerdo a la sensibilidad del agente patogeno aislado. Los medicamentos que usualmente son prescritos para el tratamiento de la ITU incluyen cefalosporinas, amoxicilina-acido clavulanico y trimetroprim-sulfametoxazol. (1)

Hillary y colaboradores examinaron la prescripcion de antibioticos como tratamiento de ITU en pacientes menores de 18 anos en las bases de datos norteamericanas: National Ambulatory Medical Care Survey and National Hospital Ambulatory Medical Care Survey, de 1998 a 2007. El antibiotico mas prescrito fue trimetropim-sulfametoxazol en el 49% de los casos; otros antibioticos como amoxicilina-clavulanato, quinolonas, macrolidos y cefalosporinas de segunda y tercera generacion fueron prescritos en un tercio de los casos. (20) Sin embargo, recientes publicaciones han mostrado cambios en la sensibilidad de E. coli, por ejemplo en el estudio coreano mencionado con anterioridad se observo una alta susceptibilidad a amikacina y cefalosporinas de tercera generacion y baja sensibilidad a ampicilina y trimetropim/sulfametoxazol. (4)

La guia de practica clinica de Mexico recomienda que en los ninos mayores de dos anos con clinica de ITU no complicada los tratamientos de primera eleccion incluyen: amoxicilina-acido clavulanico, amoxicilina, nitrofurantoina y trimetroprim-sulfametoxazol. Se consideraran tratamientos secundarios: cefalosporinas orales de primera y segunda generacion. El uso de fluoroquinolonas queda reservado a circunstancias seleccionadas y guiado por antibiograma. Respecto a la terapia intravenosa se consideran tratamientos de primera eleccion: aminoglucosidos en dosis unica diaria, cefotaxima, ceftriaxona o cefuroxima. Las fluoroquinolonas se reservaran a circunstancias seleccionadas y guiado por antibiograma. (3)

En la tabla 2 se muestran las dosis de diversos farmacos utilizados en el tratamiento de las ITU en la edad pediatrica. La duracion del tratamiento debe ser de 7 a 14 dias. Si bien no existe un estudio que determine la duracion exacta del tratamiento si hay un metaanalisis que comparo la respuesta a terapias antibioticas cortas ([menor que o igual a] 3 dias) o estandar (7-14 dias) para tratamiento de ITU en ninos de 0 a 18 anos, observando una menor falla a tratamiento y menores reinfecciones en el grupo de la terapia estandar. (21)

Paschke y cols., dirigieron un estudio retrospectivo en ninos de 6 meses a 6 anos con diagnostico del primer cuadro de ITU para examinar la relacion entre resistencia antimicrobiana con la exposicion a antibioticos dentro de los 120 dias previos (amoxicilina, amoxicilina-clavulanato, cefdinir, trimetroprim-sulfametoxazol y azitromicina). La exposicion a amoxicilina dentro de los 30 dias previos (OR 3.6) y de los 31 a 60 dias (OR 2.8) se asocio con resistencia a la ampicilina; tambien se mostro resistencia a la amoxicilina-clavulanato (OR 3.9). No hubo asociacion entre exposicion y resistencia con otros agentes antimicrobianos. (22)

Recientemente se ha utilizado el jugo de arandano como "coadyuvante" en el tratamiento de la ITU. Se ha demostrado que el jugo de arandano rojo es una opcion para prevenir la infeccion de vias urinarias. Su mecanismo de accion radica en el efecto que ejercen las proantocianidinas, especialmente las de tipo A en el urotelio, que evitan que E. coli se adhiera a este. (23)

Un metanalisis de Cochrane reviso las series publicadas respecto al uso del jugo de arandano para prevenir ITU, sin embargo, ningun estudio se realizo en poblacion pediatrica. La dosis estandar recomendada es de 300 mL al dia con concentracion de 25 a 30%, pues con esta cantidad se demostro reduccion hasta en 50% de recurrencia de infeccion de las vias urinarias al disminuir la bacteriuria. (24)

Seguimiento y pronostico

La AAP recomienda que se realice un ultrasonido (USG) renal y vesical en los ninos febriles con ITU con el proposito de detectar anormalidades anatomicas. El uretrocistograma miccional no se debe realizar rutinariamente despues del primer episodio de ITU, a menos que el USG revele hidronefrosis, cicatrices renales u otros hallazgos que sugieran datos de reflujo vesicoureteral (RVU) o uropatia obstructiva. (1)

Respecto a la solicitud de estudios de imagen, la guia de practica clinica de Mexico senala que se debe realizar USG renal y vesical a todos los menores de tres anos en su primera infeccion documentada. En edades posteriores se sugiere descartar factores de riesgo antes de indicarlo (estrenimiento, inicio de vida sexual activa, control de esfinteres recientes). El gammagrama renal con Tc-99 DMSA esta indicado en caso de enfermedad severa, oliguria, masa vesical o abdominal, creatinina elevada, septicemia, falta de respuesta al tratamiento con antibioticos adecuados dentro de las 48 horas, infeccion con organismos diferentes a E. coli, ITU recurrente (dos o mas episodios de pielonefritis aguda), un episodio de pielonefritis mas uno o mas episodios de cistitis, tres o mas episodios de cistitis. El uretrocistograma miccional esta indicado en caso de detectar dilataciones en el USG renal, oliguria, infeccion por agente distinto a E. coli e historia familiar de reflujo vesicoureteral. (3)

De acuerdo al trabajo de Hoberman y colaboradores realizar un USG en el momento de la enfermedad aguda tiene valor limitado. Un uretrocistograma miccional es util para identificar reflujo vesicoureteral, pero debe cerciorarse que no exista infeccion o colonizacion activa antes de realizarlo. La gammagrafia con Tc-99 DMSA es util para identificar a los ninos con pielonefritis. La gammagrafia obtenida 6 meses posteriores al cuadro identifica las cicatrices renales. (25)

Algunas series muestran que el 15% (IC 95%) de los ninos presentan desarrollo de cicatrices renales en el seguimiento a los 6 meses posteriores al cuadro. Los ninos con reflujo vesicoureteral mostraron mayor probabilidad para desarrollar pielonefritis (RR 1.5, IC 95%) y cicatrices renales (RR 2.6 IC 95%). (10) El USG renal y el uretrocistograma miccional son pobres predictores para dano renal al largo plazo. (26) Sotitirios y colaboradores encontraron que la gammagrafia renal con Tc-99 DMSA tiene limitada habilidad para identificar reflujo vesicoureteral y no debe reemplazar al uretrocistograma miccional en la evaluacion de ninos con su primer cuadro febril de ITU. (27)

Conclusiones

El medico debe ser consciente que el entorno social, cultural, economico y administrativo impacta, la mayoria de las veces, en forma negativa en el cumplimiento de las guias y protocolos mencionados para el manejo de la ITU. En este tenor debemos desarrollar nuevas lineas de actuacion respecto al diagnostico y tratamiento que se apeguen a la evidencia cientifica. Dentro de las limitantes mencionadas encontramos por ejemplo, que si el cultivo es realizado en un laboratorio privado, el resultado sera entregado en 48-72 horas, tiempo en el que se recomienda tomar un cultivo de control. Por otro lado, en el medio hospitalario/institucional hay tres panoramas, el primero donde el paciente es atendido en un servicio de consulta externa y al solicitarse el urianalisis y cultivo se otorga una cita que va de dos semanas a un mes; el segundo donde el paciente es atendido en un servicio de urgencias y no regresa a un control; por ultimo el tercero, donde el paciente se encuentra hospitalizado y con una buena vigilancia bacteriologica es posible llevar un adecuado seguimiento y control del cuadro. Ante estos diversos escenarios se deben evaluar programas y politicas que faciliten los tramites y procedimientos a fin de beneficiar en mayor medida al paciente.

Las investigaciones futuras sobre ITU estaran dirigidas, como sugiere la AAP en sus mas recientes guias, a realizar ensayos clinicos que sustenten su recomendacion respecto a las UFC necesarias para establecer el diagnostico de ITU y al analisis descriptivo de multiples variables clinicas, demograficas y raciales en ninos latinoamericanos con ITU. Debe tambien estudiarse de manera profunda la resistencia bacteriana que presenta E. coli en algunos cuadros de ITU, sobre todo desarrollados durante un periodo de hospitalizacion.

Referencias bibliograficas

(1.)--Improvement and Management Subcommittee on Urinary Tract Infection, Steering Committee on Quality. Management of the Initial UTI in Febrile Infants and Children 2 to 24 Months Urinary Tract Infection: Clinical Practice Guideline for the Diagnosis in Children 2 to 24 Months. Pediatrics 2011; 128; 595

(2.)--Freedman AL. Urologic diseases in North America Project: trends in resource utilization for urinary tract infections in children. J Urol. 2005; 173(3):949- 954.

(3.)--Prevencion, diagnostico y tratamiento de la infeccion de vias urinarias no complicada en menores de 18 anos en el primero y segundo nivel de atencion, Mexico: Secretaria de Salud; 2008.

(4.)--Yoon JE, Kim WK, Lee JS, Shin KS, Ha TS.. Antibiotic susceptibility and imaging findings of the causative microorganisms responsible for acute urinary tract infection in children: a five-year single center study. Korean J Pediatr. 2011 Feb; 54(2):79-85. Epub 2011 Feb 28.

(5.)--Lizama C M, Luco I M, Reichhard T C, Hirsch B T. I[Urinary tract infection in a pediatrics emergency department: frequency and clinical parameters]. Rev ChilenaInfectol. 2005 Sep; 22(3):235-41. Epub 2005 Aug 2.

(6.)--Wiswell TE, Enzenauer RW, Holton ME, Cornish JD, Hankins CT. Declining Frequency of Circumcision: Implications for Changes in the Absolute Incidence and Male to Female Sex Ratio of Urinary Tract Infections in Early Infancy. Pediatrics. 1987 Mar; 79(3):338-42.

(7.)--D Singh-Grewal, J Macdessi, J Craig. Circumcision for the prevention of urinary tract infection in boys: a systematic review of randomized trials and observational studies. Arch Dis Child 2005; 90:853-858.

(8.)--Olalde-Carmona R, Lopez-Hernandez J, Vazquez-Garcia MJ, Huerta Romano F. Infeccion de vias urinarias en ninos con insuficiencia renal cronica estadios 3, 4 y 5. Prevalencia y diagnostico. Rev Esp Med Quir 2011; 16(3):139- 145.

(9.)--Pecile P, Miorin E, Romanello C, Vidal E, Contardo M, Valent F, Tenore A. Age-Related Renal Parenchymal Lesions in Children With First Febrile urinary tract infections. Pediatrics. 2009 Jul; 124(1):23-9.

(10.)--Shaikh N, Ewing AL, Bhatnagar S, Hoberman A. Risk of renal scarring in children with a first urinary tract infection: a systematic review. Pediatrics. 2010 Dec; 126(6):1084-91. Epub 2010 Nov 8.

(11.)--Gorelick MH, Shaw KN. Shaw. Screening tests for urinary tract infection in children: A meta-analysis. Pediatrics. 1999 Nov; 104(5):e54.

(12.)--Schroeder AR, Newman TB, Wasserman RC, Finch SA, Pantell RH. Choice of Urine Collection Methods for the Diagnosis of Urinary Tract Infection in Young, Febrile Infants. Arch Pediatr AdolescMed. 2005 Oct; 159(10):915-22.

(13.)--National Institute for Health and Clinical Excellence. Urinary Tract Infection in Children: Diagnosis, Treatment, and Long-term Management: NICE Clinical Guideline 54. London, England: National Institute for Health and Clinical Excellence; 20 0 7. Available at: www.nice.org.uk/nicemedia/live/ 11819/36032/36032.pdf. Accesado el 31 de enero de 2012.

(14.)--Coulthard MG, Kalra M, Lambert HJ, Nelson A, Smith T, Perry JD. Redefining urinary tract infections by bacterial colony counts. Pediatrics. 2010 Feb; 125(2):335-41. Epub 2010 Jan 25.

(15.)--Pecile P, Miorin E, Romanello C, Falleti E, Valent F, Giacomuzzi F, Tenore A. Procalcitonin: a marker of severity of acute pyelonephritis among children. Pediatrics. 2004 Aug; 114(2):e249-54.

(16.)--Doganis D, Siafas K, Mavrikou M, Issaris G, Martirosova A, Perperidis G, Konstantopoulos A, Sinaniotis K. Does Early Treatment of Urinary Tract Infection Prevent Renal Damage?. Pediatrics. 2007 Oct; 120(4):e922-8. Epub 2007 Sep 17.

(17.)--Hewitt IK, Zucchetta P, Rigon L, Maschio F, Molinari PP, Tomasi L, et al. Early Treatment of Acute Pyelonephritis in Children Fails to Reduce Renal Scarring: Data From the Italian Renal Infection Study Trials. Pediatrics. 2008 Sep; 122(3):486-90.

(18.)--Gauthier M, Chevalier I, Sterescu A, Bergeron S, Brunet S, Taddeo D. Treatment of Urinary Tract Infections Among Febrile Young Children With Daily Intravenous Antibiotic Therapy at a Day Treatment Center. Pediatrics. 2004 Oct; 114(4):e469-76.

(19.)--Schnadower D, Kuppermann N, Macias CG, Freedman SB, Baskin MN, Ishimine P, et al. Febrile infants with urinary tract infections at very low risk for adverse events and bacteremia. Pediatrics. 2010 Dec; 126(6):1074-83. Epub 2010 Nov 22.

(20.)--Copp HL, Shapiro DJ, Hersh AL. National Ambulatory Antibiotic Prescribing Patterns for Pediatric Urinary Tract Infection, 1998-2007. Pediatrics. 2011 Jun; 127(6):1027-33. Epub 2011 May 9.

(21.)--Keren R, Chan E. A Meta-analysis of Randomized, Controlled Trials Comparing Short- and Long-Course Antibiotic Therapy for Urinary Tract Infections in Children. Pediatrics. 2002 May; 109(5):E70-0.

(22.)--Paschke AA, Zaoutis T, Conway PH, Xie D, Keren R. Previous antimicrobial exposure is associated with drug-resistant urinary tract infections in children. Pediatrics. 2010 Apr; 125(4):664-72. Epub 2010 Mar 1.

(23.)--Ruz EN, Gonzalez CC, Jaen Sde L, Escoto PG, Urquiza EK, Rosenfield LO, Ortiz CS, Castellanos PV. [Cranberry juice and its role in urinary infections]. Ginecol Obstet Mex. 2009 Nov; 77(11):512-7.

(24.)--Jepson RG, Craig JC. Cranberries for preventing urinary tract infections. Cochrane Database Syst Rev. 2008 Jan 23; (1):CD001321.

(25.)--Hoberman A, Charron M, Hickey RW, Baskin M, Kearney DH, Wald ER. Imaging studies after a first febrile urinary tract infection in young children. N Engl J Med. 2003 Jan 16; 348(3):195-202.

(26.)--Montini G, Zucchetta P, Tomasi L, Talenti E, Rigamonti W, Picco G, et al. Value of imaging studies after a first febrile urinary tract infection in young children: data from Italian renal infection study 1. Pediatrics. 2009 Feb; 123(2):e239-46. Epub 2009 Jan 12.

(27.)--Fouzas S, Krikelli E, Vassilakos P, Gkentzi D, Papanastasiou DA, Salakos C. DMSA Scan for Revealing Vesicoureteral Reflux in Young Children With Urinary Tract Infection. Pediatrics. 2010 Sep; 126(3):e513-9. Epub 2010 Aug 2.

Ramirez-Ramirez Francisco Jaffet (a)

(a.) Medico Residente de la Especialidad de Pediatria Medica del Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde, Programa Nacional de Posgrados de Calidad CONACYT.

Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde. Calle Hospital 278. Colonia El Retiro. CP 44280. Guadalajara, Jalisco, Mexico. Correo Electronico: franja_jafar@hotmail.com
Tabla 1. Pruebas diagnosticas para ITU

Prueba                             Sensibilidad %   Especificidad %
                                   (rango)          (rango)

  Nitritos en tira reactiva          50 (16-72)       98 (95-100)
  Esterasa leucocitaria en tira      83 (64-89)       84 (71-95)
    reactiva
  Leucocituria en el urianalisis     67 (55-88)       79 (77-84)
    microscopico ([mayor que o
    igual a] 5 luecocitos/campo)
  Tincion de Gram (cualquier         93 (80-98)       95 (87-100)
    organismo)

Sensibilidad y especificidad de diversas pruebas diagnosticas para
ITU. Tomado de Gorelick et al. (11)

Tabla 1. Antimicrobianos para el tratamiento de las ITU en la edad
pediatrica

Antimicrobianos por   Dosis
via oral

  Amoxicilina-        20-40 mg/kg/dia cada 8-12 horas
    Clavulanato
  TMP-SMX             6-12 mg/kg/dia dividido c/12 hrs
  Cefalexina          50-100 mg/kg/dia cada 6 horas
  Cefpodoxima         10 mg/kg/dia cada 12 horas
  Cefuroxima          20-30 mg/kg/dia cada 12 horas
  Nitrofurantoina     5-7 mg/kg/dia cada 6 horas
  Ciprofloxacino      20-30 mg/kg/dia cada 12 horas

Antimicrobianos por   Dosis
via parenteral
  Ceftriaxona         75 mg/kg/cada 24 horas
  Cefotaxima          150 mg/kg/dia cada 6-8 horas
  Gentamicina         7.5 mg/kg/dia cada 8 horas
  Amikacina           15-30 mg/kg/dia cada 8 horas
  Ciprofloxacino      20-30 mg/kg/dia cada 12 horas

TMP-SMX, Trimetropim-sulfametoxazol.
COPYRIGHT 2012 Hospital Civil de Guadalajara. Facultad de Medicina.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Articulo de revision
Author:Ramirez-Ramirez, Francisco Jaffet
Publication:Revista Medica MD
Date:Jan 1, 2012
Words:5422
Previous Article:Manejo del trastorno bipolar en el embarazo.
Next Article:Hepatitis virales de la A-E en Mexico: actualizacion en el 2012.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters