Printer Friendly

Incidencia de la inmadurez afectiva en el consentimiento matrimonial Doctrina y Jurisprudencia.

I. Planteamiento de la Cuestion

Hasta mediados del siglo XVIII la mayor parte de las sociedades en el mundo pensaba que el matrimonio era una institucion economica y politica de tanta trascendencia para la sociedad, que era impensable que quedara solo en manos de los individuos y de su libre albedrio. Durante siglos el matrimonio tenia muy poco que ver con los deseos individuales de hombre y mujer. Se trataba mas bien de una institucion al servicio de alianzas politicas y economicas. En Europa desde comienzos de la Edad Mediay hasta el siglo XVIII, la dote que una mujer llevaba consigo a la boda era con frecuencia la mayor transfusion de dinero, bienes o tierras que un hombre recibia en toda su vida. Encontrar a un marido solia ser la inversion mas importante que una mujer podia hacer a favor de su futuro economico (1). Inclusive entre clases de menos recursos lo economico predominaba a la hora de escoger el matrimonio.

A nadie se le habria ocurrido por aquellas epocas, dejar el matrimonio en manos de algo--segun la mentalidad de la epoca--tan insensato y transitorio como el amor. La familia surgia sacrificando dos de los grandes iconos de la modernidad la libertad personal y la igualdad. Cierto era que podia suceder que los esposos terminaran enamorados el uno del otro, y que nunca faltaron los enamoramientos previos a la boda, pero ello nunca era una condicion sine qua non para la conformacion de las familias. En una de las cartas que Eloisa dirige a su amante el conocido teologo Pedro Abelardo, ella rechaza la propuesta de matrimonio argumentando que asi se destruiria el amor.

Durante siglos nobles, reyes y plebeyos terminaban enamorados de una cortesana antes que de la propia esposa. Ellas tambien incurrian en infidelidad solo que de manera mas discreta. Al conyuge varon se le respetaba y acataba pero no necesariamente se le amaba. Aun hoy en varias regiones del planeta no es el amor motivo alguno para casarse. En 1975 se realizo un estudio en el estado indio de Karnataka Goa entre estudiantes universitarios sobre el tema; se comprobo que el 32% de la poblacion censuraba por completo el matrimonio por amor. En el norte de Camerun la etnia Fulbe considera inclusive que el amor es una emocion ilegitima. En estas culturas como en los tiempos premodernos eran los padres quienes elegian el consorte de sus hijas previa verificacion de que este tuviera buenos ingresos. Solo en esas condiciones--sostenian ellos-, podria florecer el amor.

Con todo, a partir de la Revolucion Francesa y de sus nuevos ideales modernos, dos enormes modificaciones sufrio esta concepcion del matrimonio. Podriamos llamarlas las Revoluciones del Amor y de la Sexualidad (2). La primera se gesta a mediados del siglo XVIII y la segunda a mediados del siglo XX. Entiendo por revolucion del amor el acento cada vez mas sustantivo del amor entre aquellos que pensaban casarse. Ya dejaba de primar la celebracion de nupcias por motivos politicos o economicos, ahora eran los contrayentes quienes decidian unirse si habia amor entre ellos. Esto nos indica que el casarse por amor es una idea relativamente reciente. Todavia en ambientes campesinos de Colombia quedan rezagos de la vieja mentalidad por la que a veces se da que el padre sea quien case las hijas--con o sin amor-, solo por la conveniencia de tener un yerno economicamente interesante. Quien desee consultar los archivos del Tribunal Eclesiastico Nacional encontrara fundamento en lo que digo.

Ahora bien, si el casarse por amor llego tarde a Europa, mas tarde llego a Latinoamerica y a Colombia. En la obra literaria de Vargas Vila, Garcia Marquez, Laura Esquivel y Jorge Icaza se podra constatar que aun a inicios del siglo XX seguian los padres escogiendo marido para sus hijas--los quisieran o no-. Solo a partir de la primera mitad del siglo XX, empiezan a formalizarse uniones en las que el amor determina el vinculo. Facil es consultar en la jurisprudencia eclesiastica para verificar que los noviazgos, como hoy los conocemos, eran inexistentes. En efecto, quien pretendia casarse --le quisiera o no su contraparte--tenia que someterse al suplicio de visitarle en presencia de suegros y cunados, sin derecho alguno al dialogo intimo ni al conocimiento cierto de las cualidades de su consorte. Hasta hace 30 anos era costumbre que una joven saliera con el novio siempre y cuando asistiera tambien el hermano. Totalmente cuestionable era ademas que los que se amaban expresaran publicamente sus sentimientos. Muchas casadas llegaron a besar por primera vez al esposo en la noche de bodas o semanas despues.

Con el surgimiento del amor como causa del matrimonio y origen de la familia, nacieron los noviazgos. Desafortunadamente, no ha habido en Colombia atencion pastoral para la vivencia evangelica de este vinculo. Siempre se presume que los padres son los vigilantes del adecuado comportamiento de los novios. Adicionalmente, lo unico que le ha interesado al Estado es prevenir los embarazos de adolescentes repartiendo condones en los establecimientos educativos. Poco caso se hace al desafio de jovenes que dicen querer casarse por amor, cuando han tenido un noviazgo plagado de inmadureces.

Mientras tanto los noviazgos han ido mutando y lo seguiran con el tiempo sin que entidad alguna parezca prestarles atencion. En efecto, del noviazgo formal pasamos al noviazgo irresponsable y de este llegamos al llamado amigoviazgo. Recientemente, en estudios de la Universidad Nacional se ha logrado detectar practicas afectivas juveniles en las que curiosamente el noviazgo esta desapareciendo para dar paso a una sexualidad irrestricta. Suele ser comun entre adolescentes y jovenes el juego erotico grupal sin mediacion alguna de la formalidad del noviazgo. De esta forma, ya no solo se ve poco atrayente el matrimonio como institucion, sino ademas 'pasado de moda' el noviazgo como institucion.

Por lo mismo, es logico concluir que ya los matrimonios y familias constituidos por amor, daran paso a uniones temporales sin amor pero con bastante sexo y enamoramiento inmaduro. Vinculos sin la formalidad de un noviazgo en el que predominan los aspectos ludicos de la pareja--sexo, fiesta, gratificacion emocional--y en los que no hacen falta formalidades como el consentimiento o la aprobacion social; basta estar en un escenario inconvencional--playa, montana, mar, zoologico--para sentirse pareja mediante un rito normalmente improvisado por los mismos novios. En estos nuevos paradigmas de familia tienden desde luego a desaparecer vocablos como novio/a, marido, esposa, hogar, matrimonio, casado/a. Estamos ante la ultima de las revoluciones, la Revolucion Sexual sobre la que ya se ha manifestado el Directorio de Pastoral de Familias en Espana, ya citado, en los siguientes terminos, revolucion privada de una vision integra de la persona humana, ha conducido a un progresivo empobrecimiento de la concepcion de la dimension sexual humana. Se puede describir brevemente el recorrido que ha realizado: primero, la sexualidad se separa del matrimonio, por una absolutizacion del amor romantico que huye de todo compromiso. Posteriormente, en una cultura hedonista se desvincula de la procreacion. Con esta ruptura de los significados de la sexualidad, esta queda afectada por un proceso de banalizacion hedonista.

Es en este panorama en donde, a mi juicio, debe reflexionar la moral cristiana y el derecho: horizonte de cambios acelerados en el que el amor adquiere nuevos empobrecimientos--el amor no tiene ya nada que ver con el agape cristiano, sino con un sentimiento vago y con el goce intimo. La union sexual paso de ser deber de la esposa a exigencia de la mujer moderna incluidas ciertas cualidades fisicas en su companero. Nunca como hoy cuentan los varones con la posibilidad de tener sexo con sus pretendidas en el primer encuentro, pero nunca como hoy han estado tan temerosos de defraudarlas. Tan rapido el cambio de los paradigmas amorosos y sexuales que impacta decididamente en el universo psiquico de los futuros contrayentes, llegando a tergiversar sus motivaciones y a determinarlos grave y negativamente en su madurez afectiva.

2. Caracter polemico de la Inmadurez Afectiva como causal de nulidad de los matrimonios

Las expresiones madurez e inmadurez son primordialmente de estirpe cientifica psiquica, pero es tambien cierto que la palabra madurez aparece en distintos lugares del Codigo (3).

Las referencias abajo citadas corresponden a los estados de vida Ministerial y Religioso, para los cuales la madurez es un asunto de primer orden; no en vano se establecen canones con determinadas condiciones y edades, que--de no observarse--configurarian la nulidad de la profesion en el caso de los religiosos y la ilicitud de la ordenacion en el caso de los ministros (4). En este ultimo caso, la inmadurez psiquica de indole grave puede constituir una irregularidad para recibir y ejercer los Ordenes Sagrados como se establece en los canones 1041 y 1044 (5).

En el campo matrimonial, en cambio, el tema de la madurez e inmadurez sigue siendo motivo de discusion y polemica entre canonistas, psiquiatras y jueces eclesiasticos (6). Es clasico citar al respecto el numero 9 de la Alocucion del Papa Juan Pablo II al Tribunal de la Rota Romana el 5 de febrero de 1987, cuando el Pontifice se refiere a la necesidad de preservar del escandalo de ver en la practica destruido el valor del matrimonio cristiano por la multiplicacion exagerada y casi automatica de las declaraciones de nulidad, en caso de quiebra del matrimonio, bajo el pretexto de una cualquiera inmadurez o debilidad psiquica de los contrayentes. En efecto, el Sumo Pontifice subraya que al no partir jueces y peritos de una antropologia cristiana comun, se acaba de confundir una madurez psiquica que seria el punto de llegada del desarrollo humano, con una madurez canonica, que es en cambio el punto minimo de arranque para la validez del matrimonio.

Interesante el testimonio de Mons. Grocholewski quien en su estudio Procesos de nulidad matrimonial en la realidad contemporanea informa que mientras que en los Estados Unidos vive solo alrededor del 6,2% de todos los catolicos, los tribunales eclesiasticos han emitido casi el 78% de las decisiones dadas en el foro eclesiastico de toda la Iglesia. Un altisimo numero de las declaraciones de nulidad es por incapacidad psiquica de las partes, mientras las sentencias relativas a otros capitulos de nulidad son muy limitadas. Vas causas que se amparan en el canon 1095,2 y 3 han invadido los tribunales hasta eliminar casi todos los otros capitulos de nulidad (7).

En este orden de ideas se ha pronunciado Mons. Burke en el ano de 1991 con las siguientes palabras, existen regiones donde los catolicos pueden obtener una anulacion tan facilmente como los protestantes consiguen un divorcie (8). De igual forma Egan ha destacado que el exceso de causas por incapacidad psiquica es de caracter internacional (9). Finalmente, el Decano de la Rota de Madrid, Gil de las Heras subrayo que a lo largo de la decada de los ochenta, el 70% de las causas estudiadas contenia como capitulo de nulidad el canon 1095 (10).

3. De la ciencia minima al grave defecto de discrecion de juicio

Por lo que se refiere a la condicion canonica de las personas, establece el c. 97 [seccion]1 La persona que ha cumplido dieciocho anos es mayor; antes de esa edad es menor. [seccion]2 El menor antes de cumplir siete anos, se llama infante y se le considera sin uso de razon. No obstante, el canon 1083 establece como edad biologica suficiente para el matrimonio las edades de 16 anos el varon y 14 la mujer. Se estima entonces que pasada esa franja cronologica, el varon y la mujer han dejado de ser puberes y ya no adolecen de la ignorancia sobre lo que se debe conocer para consentir en matrimonio, a tenor del canon 1096[seccion]1 Para que pueda haber consentimiento matrimonial, es necesario que los contrayentes no ignoren al menos que el matrimonio es un consorcio permanente entre un varon y una mujer, ordenado a la procreacion de la prole mediante una cierta cooperacion sexual. %2 'Esta ignorancia no se presume despues de la pubertad. Hasta aqui hay una presuncion en orden a la madurez canonica de cara al matrimonio. Se presume por los canones 1083 y 1096 que el varon y la mujer pasada la pubertad gozan de madurez racional para entender suficientemente los elementos esenciales y abstractos del matrimonio, a saber consorcio permanente, complementariedad de genero, procreacion y dimension sexual (11).

No obstante, el conocimiento teorico minimo establecido en el canon 1096 no era suficiente para consentir validamente; asi lo empezaron a precisar los jueces rotales en diversas sentencias; en una coram Wynen del 25 de febrero de 1941 se hizo notar la insuficiencia del anterior conocimiento puramente teorico o conceptual que puede alcanzarse antes de la pubertad, el consentimiento requiere en los sujetos una capacidad para estimar personalmente el valor que, para ellos los induce al juicio practico sobre la conveniencia de consentir (12). De igual forma en una coram Felice de 1957 se establecio que a diferencia de la facultad meramente cognoscitiva, en la pubertad se despierta la Facultad Critica por la cual ejercemos la abstraccion de lo universal a lo particular lo que motiva las decisiones personales de quienes quieren consentir en matrimonio (13).

A partir de la jurisprudencia rotal vino a desarrollarse el alcance y naturaleza de aquella capacidad valorativa que vino a desembocar redaccionalmente en el canon 1095,2. En efecto, en una sentencia coram Egan del 19 de julio de 1984 se lee lo siguiente: "en las causas de nulidad matrimonial por razones psiquicas, conviene distinguir entre la nulidad por falta de la debida discrecion de juicio y la nulidad por incapacidad para cumplir las necesarias obligaciones conyugales. En la primera se tiene la nulidad siempre y cuando ambos o uno de los contrayentes, aunque dotados del suficiente uso de razon y convenientemente sepan que el matrimonio es 'un consorcio permanente entre el varon y la mujer, ordenado a la procreacion de la prole mediante alguna cooperacion sexual' (can. 1096par. Io); sin embargo, no es capaz de deliberar sobre el matrimonio que va a celebrar de aquel modo exigido por la importancia de compromiso tan importante y por consiguiente carece de aquella llamada libertad 'interna' de la cual procede la deliberacion".

Por lo mismo, es de rechazar la posicion canonica de Eloy Tejero quien sostiene que en orden a la determinacion del significado de los derechos y deberes esenciales del canon 1095,2, se debe tener en cuenta que por mas que los contrayentes deben tener una cierta capacidad de estimarlos y valorarlos personalmente, no supone eso rebasar el ambito del conocimiento minimo del matrimonio senalado en el canon 1096 (14).

Son numerosas las sentencias rotales que distinguen el conocimiento abstracto sobre el matrimonio--presunto a partir de la pubertad-, de ese otro conocimiento practico-practico de orden existencial que mira a la eleccion matrimonial (15). Desde alli se puede deducir que la entrega reciproca que se da por medio del consentimiento supone un suficiente senorio sobre si mismo; en efecto, solo quien ha logrado suficientemente integrar las diversas facultades que conforman su ser en una totalidad orientada hacia la oblatividad podra entregarse con realismo a otro con el fin de establecer un proyecto de vida comun.

Este grado de integracion suele denominarse madurez que, dependiendo de la escuela psicologica, recibe diversas acepciones; desde la perspectiva juridica que es la que nos interesa, se comprende la madurez como la suficiente discrecion de juicio que un sujeto adquiere y por la cual se llega al desarrollo de las facultades espirituales en el hombre quien en un mismo momento entiende segun el intelecto j quiere segun la voluntad (Raymond Burke, Grave difetto di discrezione digiudizio en Incapacidad Consensual EUNSA, 1991). Este entender y querer se manifiestan en la capacidad del hombre para realizar juicios practicos sobre la realidad, juicios que por su misma practicidad refieren a las decisiones y opciones que se hacen en la vida.

Siendo el matrimonio, desde luego, una opcion practica que va a implicar unas actitudes y comportamientos, el Derecho Eclesiastico establece que aquellos que piensan casarse gocen de la suficiente discrecion de juicio acerca de los compromisos matrimoniales. Por lo mismo el canon 1095,2 del Codigo Canonico afirma que la discrecion de juicio requerida para el proyecto matrimonial versa sobre los derechos y deberes que mutuamente se han de dar y aceptar. En efecto, como lo expresa Mons. Burke en el articulo citado: La persona entiende y escoge en la persona del otro contrayente la realidad de la union sexual, simbolo del amor conyugal por la cual dos seran una sola carne, union que por definicion es exclusiva j'fiel, permanente o indisoluble y procreativa o fecunda.

En ese orden de ideas, se requiere en la mente y voluntad del contrayente la suficiente capacidad para entender, valorar y decidirse por el conjunto de compromisos esenciales que conforman la naturaleza de la alianza matrimonial, siempre desde la perspectiva practica, esto es, desde lo concreto de la existencia de cada futuro conyuge. La mencionada ponderacion se expresa principalmente en el valorar de forma concreta y practica la realidad. Una cosa es saber y querer el matrimonio en su definicion--suficiente uso de razon--y otra saberlo y quererlo en lo particular de dos seres concretos que piensan casarse. Lograr realizar esa valoracion practica es lo que se llama suficiente discrecion de juicio para dar el consentimiento. Con todo, En orden al objeto, el defecto de la discrecion de juicio, no debe recaer necesariamente sobre todo lo que concierne al consorcio conyugal, sino en relacion a los derechos y deberes matrimoniales esenciales que constituyen el objeto especifico del consentimiento matrimonial en vistas a lo cual los contrayentes deben concederlos y aceptarlos reciprocamente" (A. Abate, Il consenso matrimoniale nel nuovo codice di diritto canonico, en Apollinaris 59, 1986).

De ahi la importancia que reviste la valoracion que sobre estos aspectos hacen los contrayentes durante la etapa del noviazgo; en caso contrario, un noviazgo carente de reflexion, valoracion y responsabilidad, dificilmente podra ser un tiempo de suficiente valoracion y ponderacion critica para el matrimonio. Al respecto, establece Burke lo siguiente: El desarrollo que lleva la persona a este momento inicia desde el comienzo de la vida y va progresando en la etapa de la adolescencia. En efecto, el desarrollo de la capacidad de hacer el juicio practico, en lo que refiere al consentimiento matrimonial, sufre una crisis en la adolescencia. Del desarrollo de esta crisis depende la capacidad del hombre de producir el consentimiento matrimonial.

En realidad, como analiza Bruno Gianesin, canonista italiano, para gozar de discrecion de juicio a la hora de dar consentimiento se requiere: suficiente conocimiento intelectual, suficiente valoracion critica tanto del negocio en si como de los motivos para contraerlo y de la incidencia del negocio mismo en la persona de los contrayentes, y suficiente libertad interna tanto en el valorar los motivos, es decir deliberar sobre ellos, como en el dominio de los impulsos y condicionamientos internos.

Tendra discrecion de juicio aquel que logra valorar las consecuencias de su decision matrimonial y por lo mismo, sera capaz de proyectar en el futuro los deberes conyugales que esta por asumir. 'Por consiguiente, mas alla del cuidado que el entendimiento pone sobre la esencia del acto matrimonialy sobre la comprension de las obligaciones por asumir, aqui se postula una cierta proyeccion en el futuro sobre el vinculo mismo y sobre los deberes que de el dimanan "M.F. Pompedda Il matrimonio nel nuevo codice di diritto canonico. Gregoriana 1984.

Con base en lo anterior, se comprende que si bien el Codigo establece una edad minima en el canon 1083 y una ciencia minima en el canon 1096, insista desde el canon 1072 en que los pastores de almas procuren disuadir de la celebracion del matrimonio a los jovenes que aun no han alcanzado la edad en la que segun las costumbres de la region se suele contraer. En la misma linea se advierte que aunque los contrayentes gocen de la edad minima, si los padres ignoran el matrimonio o se oponen con razon, se ha de solicitar la licencia al Ordinario del lugar conforme a lo dispuesto en el canon 1071. Tambien se entiende el paragrafo dos del canon 1083 concediendo facultad a la Conferencia Episcopal para establecer una edad superior.

En conclusion, la madurez canonica para el matrimonio, en tanto punto de partida minimo para la validez del matrimonio, supone un minimo de ciencia --establecido en el canon 1096--y un minimo de valoracion practica establecido en el canon 1095,2--Suficiente discrecion de juicio acerca de los derechos y deberes esenciales del matrimonio que mutuamente se han de dar y aceptar.

Con base en lo anterior, tambien hay que concluir parafraseando a Juan Pablo II que solo una seria anomalia podria determinar negativamente el ejercicio de las facultades superiores, viciando el consentimiento matrimonial. ?Es la inmadurez psiquica una anomalia de semejante magnitud?

4. La Inmadurez afectiva y el Matrimonio

Genericamente se entiende por afectividad el conjunto de las tendencias sensibles (propias de los sentidos) innatas en el ser humano, y el eco que dichas tendencias producen en nuestro interior (afectos, sentimientos, emociones o pasiones). Estas reacciones son involuntarias: vienen dadas por las circunstancias y personalidad de cada uno.

Hoy en dia el pensamiento y la voluntad tienden a ser relativizados, mientras que la afectividad ha alcanzado una especie de papel principal. Es decir, se piensa poco, y se forma poco la voluntad; y la gente se deja llevar en gran parte por los sentimientos: "me gusta o no me gusta", "me apetece o no me apetece", "lo siento o no lo siento". Esta mentalidad se manifiesta en que todo lo que "sentimos" (enamoramientos, simpatias o antipatias, gustos, insatisfacciones, estados de animo, etc.) pasa a ser bueno, porque parece "natural". Ante las "ganas" o "desganas", los "flechazos a primera vista", no habria nada que hacer. Se llega a plantear que la unica alternativa "madura" seria reconocer y seguir siempre los dinamismos afectivos.

Este planteamiento ha dado origen a una cultura, a todo un modo de vida, cuyas caracteristicas mas sobresalientes son el hedonismo (placer = felicidad instintiva, material e inmediata) y el permisivismo (tolerancia indiscriminada, relativismo de la verdad y de las normas de conducta).

Es importante recuperar el sentido autentico de la afectividad. La cultura antes senalada, contradice los principios de la moral cristiana. El problema esta en lograr un sano equilibrio entre los afectos y la voluntad. Estas dos dimensiones humanas no son necesariamente conflictivas, sino que deben integrarse en una unidad. Pero esto no es facil sin una vida virtuosa. Por las virtudes, la voluntad puede asumir correctamente los sentimientos y las emociones, dirigiendolos y orientandolos sin anularlos. La afectividad subordinada a la voluntad y modulada por esta, constituye una fuerza poderosa y creativa para realizar el bien propio del hombre, para amar a los demas y a Dios con todo nuestro ser (16).

Sin embargo, toda absolutizacion (hipertrofia) de cualquiera de ambos aspectos constituye un reduccionismo: una atrofia de la persona. Tanto desconocer como sobre valorar la afectividad, seria deshumanizante. Tan empobrecedor e inhumano es el emotivismo en todas sus variantes (sentimentalismo, hedonismo, ...) como la frialdad afectiva ("rigidismo", voluntarismo, ...) La hipertrofia de la afectividad, que se da en buena parte de la cultura actual, ha traido como consecuencia que la persona viva sujeta al sentimiento, a las ganas, a los estados de animo. Se trata de una actitud inmadura que, al final, desemboca en un pesimismo existencial, pues el dar rienda suelta siempre y en todo a la afectividad, conduce al hastio y al vacio interior. Hoy dia se percibe en nuestro mundo, en general, una lenta maduracion de los jovenes de hoy ("Las interminables adolescencias").

Dependiendo de las distintas escuelas de psicologia la definicion de madurez afectiva tendra unos matices importantes para tener en cuenta. En esta exposicion opto por el concepto de madurez que nos ofrece la psicologia del desarrollo, la cual comparte con la antropologia cristiana varios elementos esenciales. Para esta escuela, la madurez no es jamas un estado al que se llega dentro de un proceso de crecimiento, despues del cual no hay posibilidad de trascendencia, en el sentido mas general, la madurez se refiere al estado de total desarrollo, total crecimiento ... tanto ninos como adultos son organismos que evolucionan toda la vida, el desarrollo no se detiene con el comienzo de la edad adulta ... la oruga es sin duda una forma inmadura. Pero los cientificos tambien consideran a la oruga como un organismo con su propia integridad, organizacion y conductas ... de modo similar, los psicologos del desarrollo ven los pensamientos y las conductas de los ninos no solo como precursores inmaduros de las formas mas adultas de pensar y actuar, sino como distintos e importantes por derecho propio ... no solo se reconoce que la madurez es relativa, sino tambien que la inmadurez es mas que un estado inacabado e incomplete (17).

Dentro de la concepcion tradicional de madurez se nos ha planteado que casi todos los cambios importantes ocurren entre la concepcion y la adolescencia. Al llegar a la edad adulta se gozara o no de madurez y los psicologos podran hacer muy poco por alguien que ha pasado la barrera de los treinta. De ahi que pocos cambios puedan sucederse en el individuo hasta el ocaso de su vejez. Sin embargo, podemos apreciar que dicho planteamiento esta siendo revisado por la psicologia del desarrollo, segun la cual no hay periodos iniciales en el desarrollo que logren determinar tan fuertemente la vida adulta; cada etapa goza de dinamicas, conductas, maneras de pensar y madurez propia.

En la antropologia cristiana, sobre la cual ha reflexionado ampliamente el Papa ante el Tribunal de la Rota Romana, se dan elementos semejantes a la concepcion de la psicologia del desarrollo. En efecto, tanto para el cristianismo como para el psicologo del desarrollo son inadmisibles esas corrientes psicologicas que parten de la idea pesimista segun la cual el hombre no podria concebir otras aspiraciones que aquellas impuestas por sus impulsos opor condicionamientos sociales; o al contrario, de la idea exageradamente optimista segun la cual el hombre tendria en si y podria alcanzar por si mismo su propia realizacion (18).

Dentro de la perspectiva del matrimonio, no se puede exigir un grado de madurez total para comprometerse con el otro; la madurez total no existe. Se requiere exigir principalmente un grado de madurez suficiente, esto es la madurez relativa tanto a la edad de los contrayentes como al tipo de compromiso que desean adquirir. En efecto, segun un juez rotal, el ser humano nunca alcanza en su afectividad un estadio de madurez mas alla del cual ya no pueda irse.el ser humano se esta haciendo constantemente, se esta desarrollando siempre, esta en permanente movimiento sometido a mareas, vientos y oleajes de distinto signo y grado.debemos huir de la tentacion de creer que el ideal consiste en que la persona pierda, a medida que va madurando, todos los rasgos infantiles de su espiritu: no hay nada mas deplorable que el adulto que se esfuerza por solo ser adulto; se puede pecar tambien por exceso de adultorismo o de madurismo (19).

En el reciente Sexto Simposio Internacional del Instituto Martin de Azpilcueta celebrado en la ciudad de Pamplona del 3 al 5 de noviembre de 2004, se trato con amplitud el tema del Consentimiento Matrimonialy la Inmadurez Afectiva. Muy destacada la exposicion del Catedratico y Doctor en Psiquiatria, profesor Salvador Cervera, quien parte de la psicologia del desarrollo para describir las distintas edades del matrimonio con sus correspondientes expresiones de madurez e inmadurez (20). En su exposicion sostuvo que las caracteristicas mas relevantes de la madurez psiquica de cara al matrimonio son Capacidades de: amar y ser amado; dominar su talante afectivo; afrontar la realidad y operar adecuadamente con ella; interpretar positivamente las experiencias de la vida; aprender de la propia experiencia; aceptar las experiencias negativas; capacidad de compromiso, responsabilidad y conocimiento personal; adecuada relacion con los demas.

5. La Inmadurez afectiva en la evolucion jurisprudencial rotal

El ingreso de la llamada inmadurez afectiva dentro de la jurisprudencia de la Rota Romana se debe a Mons. Charles Lefebvre (1904-1989) Decano emerito de dicho tribunal. En efecto, el 8 de julio de 1967, se pronuncia favorablemente a la nulidad en una sentencia proveniente del tribunal de Quebec, tras considerar como hechos los rasgos histericos y neuroticos de la esposa, catalogados por el perito de la Rota Dr. Callieri como marcada inmadurez de la personalidad (21).

Un ano despues en nueva sentencia del 4 de mayo de 1968, ante una joven que se casa en embarazo a la edad de 20 anos, proveniente de situaciones traumaticas en su familia, concluye que el elemento determinante de la nulidad se encuentra en la grave inmadurez o carencia del control autorreflexivo en la mujer (22).

Mas adelante el 18 de julio de 1970 en nueva sentencia, establece Lefebvre que la inmadurez afectiva inhibe gravemente a la voluntad misma; era el caso de una joven que se casa con su psiquiatra--dieciocho anos mayor que ella-; en el dictamen pericial de la causa se habia concluido que hay en la mujer una notable inmadurez afectiva, gran fragilidad del Yo que requiere estados de dependencia afectivay sugestionabilidac (23).

De gran resonancia la sentencia Lefebvriana del 31 de enero de 1976--es considerada por Carlo Gullo, abogado de la Rota, como fuente del actual canon 1095 (24)--; en esta causa, los contrayentes celebran el matrimonio tras dos anos de noviazgo, muchas veces interrumpido. El matrimonio sufre a su vez constantes rupturas desde la misma luna de miel. El Rotal sentencia que la inmadurez afectiva puede ser de tal forma grave que determine la capacidad misma de consentir (25).

Muy elocuente el caso de Bogota, sentenciado en ulterior instancia por el mismo Lefebvre el 29 de julio de 1979; se trataba de una mujer que resolvio casarse como acto de venganza en contra de su ultimo novio quien le habria abandonado, causandolo intenso dolor. Celebra matrimonio con un desconocido de alta condicion social. Ante los hechos, sentencia Lefebvre que dadas las circunstancias y la inmadurez de la mujer, falto una verdadera libertad de eleccion (26).

Desde el comienzo--sostiene Stankiewicz--la inmadurez afectiva encontro su lugar natural en las causas de nulidad matrimonial por incapacidad psiquica que en aquel periodo se juzgaban segun el criterio tradicional de la amentia (27) actualizado por un criterio dinamico y complementario: la discretio iudicii proporcionada al matrimonio (28),. En efecto, al menos desde 1967 a 1990 se conocen 99 sentencias ya positivas ya negativas sobre el tema de la inmadurez afectiva como causa psiquica gravemente determinante de la discrecion de juicio o de la capacidad de asumir (29).

De especial importancia la sentencia de Serrano del 5 de abril de 1973, un caso proveniente de Nueva Aurelia en la que el varon habia sido siempre hostil a la madre. Los problemas con su novia le hicieron revivir la anterior hostilidad de tal forma que procura el matrimonio buscando agredir a la madre en la persona de la esposa. Dice Serrano, basado en Lefebvre, que la personalidad inmadura dificilmente permite una integracion intra e interpersonal (30).

En una coram Huot del 5 de julio de 1973, ante la despersonalizacion del esposo quien procuro la boda solo con la intencion de tener intimamente a la mujer, varon libertino, voluble e inconstante, dijo el ponente que era incapaz de una decision definitiva o de asumir decisiones irreversibles. Hombre gravemente inmaduro en el cual se entrecruzan depresiones, fobias y reacciones paranoides (31).

De especial interes la sentencia de Pinto del 8 de julio de 1974; se trataba de unos esposos que contrajeron matrimonio con el fin de mantenerse castos a lo largo del mismo. Dice el Rotal, ese ideal de abstinencia no surgio de una meditada decision sino de una condicion conflictiva en un sujeto neurotico con estructura psicologica marcadamente inmadura (32).

Muy interesante el caso que sentenciara Di Felice en el ano de 1975. El ponente analiza la inmadurez de la esposa considerando su edad--18 anos- el corto noviazgo, el embarazo y posterior desinteres frente a la criatura. Tras la separacion, la mujer no pudo conservar relaciones estables. Estos hechos revelan la grave inmadurez de la mujer (33).

Ya para la decada de los noventa, se puede apreciar el influjo de una sentencia de Pinto del 30 de julio de 1986 en la que se proponen algunos criterios de inmadurez afectiva relacionados con la eleccion del matrimonio, a saber,

1. Incapacidad para subordinar las pasiones y la libido a las facultades superiores de la razon y de la voluntad.

2. Incapacidad de superar conflictos por extrema ansiedad.

3. Grave dependencia afectiva del contrayente hacia los padres por la cual el matrimonio es solo una prolongacion de esa misma relacion subordinada y gratificante.

4. Exagerado egoismo.

5. Irresponsabilidad para asumir y cumplir los compromisos esenciales del matrimonio (34).

Tales criterios han gozado de buen recibo por parte de los Rotales (35) quienes en sus sentencias incorporan los mismos criterios citando a Pinto. Veamos dos ejemplos.

En una coram Monier del 18 de junio de 1998, se falla la nulidad del matrimonio de Dario y Vicenta celebrado en Montis Pessulani el 4 de diciembre de 1982, Francia. El ponente sostiene que No basta un conocimiento abstracto o teorico, sino habetur facultas critica quae permititi correctam vel aptam aestimationem matrimonii obligationum, atenta peculiarissima relatione interpersonali istauranda.

Las cuatro caracteristicas que el ponente senala para estudiar la inmadurez son: A. Incapacidad de subordinar las pasiones a la razon y a la voluntad y de superar conflictos internos causados por ansiedad. B. Profunda dependencia afectiva de los progenitores. C. Egoismo exagerado, quiere recibir y no dar. D. Irresponsabilidad en el cumplimiento de los deberes esenciales del matrimonio. El varon era inmaduro; de nino su unico interes fueron los vehiculos; en el noviazgo con Vicenta se torna celoso, posesivo como si fuese dueno de la novia, celoso hasta con la suegra y la cunada. Vicenta lo queria mucho y fue quien presiono el matrimonio ante un viaje a Montpellier. El no se queria casar solo vivir con ella pero para no perderla acepta el matrimonio.

En una sentencia coram Lanversin del 11 de junio de 1997, en la que se falla la nulidad del matrimonio de Lucy y Edward en Dublin el 30 de diciembre de 1978, se establece que la Inmadurez es el defecto, en relacion con la edad del grado de integracion de los rasgos de personalidad por el cual el comportamiento social en la edad preadulta no se adecua a la edad cronologica y en la edad adulta conserva caracteristicas infantiles y juveniles. La inmadurez interfiere directamente con la inteligencia general la cual viene medida con los tests, perturbando su eficiencia por breve o largo tiempo y por diversos motivos.

Esta inmadurez se atribuye a varias causas, educacion, ambito social, sexualidad, habitos adquiridos, peculiar sustrato psiquico. En el caso se considero que los padres de la mujer murieron cuando era muy joven. Fue criada por una tia autoritaria. Solo su hermano mayor era lo unico estable de su vida. Se desata la crisis cuando el hermano decide casarse. Confiesa haber sido abusada por el esposo de la tia durante el tiempo en que se encargo de su crianza. En estos aspectos se manifiesta la inmadurez de la esposa.

En sintesis, los hechos estudiados por los jueces rotales y que pueden manifestar la existencia de inmadurez afectiva son de dos clases, circunstanciales y constitucionales. Los primeros harian patente una inmadurez circunstancial y los segundos una inmadurez constitucional. La inmadurez circunstancial o coyuntural puede desencadenarse por los siguientes hechos:

1. Embarazo imprevisto y angustiante que surge en una deficiente relacion de noviazgo nunca proyectado al matrimonio.

2. Diversas circunstancias existenciales, particularmente graves en que se encuentra el contrayente que le incapacitan para elaborar una escala de valores o jerarquizar sus principios e ideales. Ejemplo, la guerra, la extrema pobreza, la edad avanzada y el temor a la solteria, el enamoramiento ciego, etc.

La inmadurez constitucional va normalmente acompanada de una psicopatologia grave, esto es de formas narcisistas, de impotencias psiquicas, inestabilidades caracteriales, continua fuga de las responsabilidades matrimoniales (36). Esta valoracion factica convierte al juez eclesiastico,--no en un psicologo o psiquiatra-, sino en un verdadero Perito de Peritos a quien atane como requiere la Doctrina Pontificia, valorar criticamente las pruebas y las pericias. Se debe animar a que se ponga todo esfuerzo en la preparacion de los jueces eclesiasticos para que sepan descubrir y discernir las premisas antropologicas implicadas en las pericias.

Durante largo tiempo se considero doctrina estable que no podria haber una anomalia psiquica que afectara a la voluntad sin que tocara el entendimiento. Por el principio ubi intellectus, ibi voluntas se consideraba que los procesos patologicos no podian afectar a la voluntad dejando intacta la facultad intelectiva. No obstante, ante los hechos propuestos en cada caso, los rotales fueron comprendiendo que la inmadurez psiquica influia directamente en la esfera volitiva sin que tergiversara la facultad intelectiva (37).

Como sostiene Stankiewicz, esa apertura fue confirmada generalmente por afirmaciones de lajurisprudencia sobre la existencia de trastornos psiquicos que afectan mas directamente a la voluntad que al intelecto. Va inmadurez afectiva puede llegar a un nivel en el que falta la libertad de eleccion (38). Una vez que la inmadurez adquiere carta de ciudadania en las sentencias rotales, los rotales acuden a expresiones como defecto de la capacidad de eleccion (39), defecto de la libertad de eleccion (40), o falta de libertad interna (41).

En relacion con la incapacidad de asumir vale decir que la inmadurez venia considerada en union con otras graves anomalias de la cual la inmadurez era parte integrante, a saber un trastorno por esquizofrenia, rasgos paranoides o conducta antisocial.

Al respecto, Garcia Failde senala que tal inmadurez que hace incapaz al hombre de asumir los compromisos matrimoniales se caracteriza por falta de dominio emocional, exagerado egocentrismo, excesiva ansiedad, incapacidad para superar problemas en la cotidianidad, imposibilidad de huir del mundo de los suenos, dependencia frente a los padres. Trastornos Psiquicos y Nulidad del Matrimonio, Salamanca, 1999.

A manera de conclusion,

1. Esta abierta la discusion sobre el tratamiento de la inmadurez psiquica. Cuando peritos y jueces formulan su existencia en un caso concreto, ?hablan de una inmadurez minima o maxima? ?Desde que antropologia se interpreta el caso?

2. Por lo mismo, dicha inmadurez no es un capitulo autonomo de nulidad dada su dificultad para definirse y el riesgo que supone el que abarque toda suerte de dificultades y no una real incapacidad. Sin embargo, aun siendo compleja su conceptualizacion, no es obice para que en los hechos puedan los jueces encontrar sus graves manifestaciones.

3. Tener presente, lo mas valioso de los desarrollos jurisprudenciales que consideran el analisis de la inmadurez psiquico es el estudio detallado de los hechos; este factum es muy variado y remite a seria patologia.

4. A los jueces eclesiasticos ha de interesarles el analisis de los hechos a la luz de la capacidad matrimonial entendida como madurez canonica, esto es, ciencia y valoraciones minimas pero suficientes.

5. De primer orden, que los jueces y peritos pongan en comun la episteme antropologica para que la justicia sea servicio de caridad y verdad.

Bibliografia

Magisterio

CODIGO DE DERECHO CANONICO, Ediciones EUNSA. 1983.

CONCILIO VATICANO II, Const. Gaudium et Spes, nn. 47-52; 12; 87; Const. Vumen Gentium, n. 11; Const. Sacrosanctum Concilium, nn. 77-78.

CATECISMO DE LA IGLESIA CATOLICA, nn. 369-372; 1534; 1601-1606; 2201-2233; 2360-2391; 2685.

JUAN PABLO II, Exh. Ap. Familiares Consortio, 22-XI-81.

--Carta Ap. Mulieris Dignitatem, 15-VIII-1988.

--Carta a las familias, 2-II-1994.

BENEDICTO XVI, Discurso en el Encuentro Mundial de las Familias, 8-VII-2006. --Discurso a los participantes en el Congreso eclesial de la diocesis de Roma sobre 'Familia y comunidad cristiana: formacion de la persona y transmision de la fe", 6-VI-2006.

BERNARDEZ CANTON, A., Compendio de Derecho matrimonial canonico, Madrid, 1998.

BANARES, J. I., Va dimension conyugal de la persona: de la Antropologia al Derecho, Madrid, 2005.

FORNES, J., Derecho matrimonial canonico, Madrid, 2000.

FUMAGALLI CARULLI, Q, Intelletto e volonta nel consenso matrimoniale in diritto canonico, Milano, 1974.

HERVADA, J., Una caro, Pamplona, 2000.

LOPEZ ALARCON, M.; NAVARRO VALLS, R., Curso de Derecho matrimonial canonico y concordado, Madrid, 1984.

VILADRICH, PJ.,Agon/a del matrimonio legal. Una introduccion a los elementos conceptuales basicos del matrimonio, Pamplona, 1984.

--El consentimiento matrimonial: tecnicas de calificacion y exegesis de las causas canonicas de nulidad (cc. 1095-1107), Pamplona, 1998.

--El ser conyugal, Madrid, 2001.

--El modelo antropologico del matrimonio, Madrid, 2001.

VV.AA., Comentarios a los cc. 1055-1165, en Comentario Exegetico al Codigo de Derecho Canonico (A. Marzoa, J. Miras, R. Rodriguez-Ocana, dirs.), Pamplona, 1996, vol. III, pp. 1019-1637.

--Comentarios a los cc. 1055-1165, en Codigo de Derecho Canonico. Edicion ano tada, Pamplona, 2001.

Otros

DELGADO DEL RIO, GREGORIO, Fa nulidad del matrimonio canonico. (Alocuciones de Juan Pablo II a la Rota).

NAVARRETE, URBANO, Derecho matrimonial canonico. Evolucion a la lu^ del Concilio Vaticano II.

Vitali, Enrico, Il matrimonio canonico.

SERRES LOPEZ DE GUERENU, ROBERTO, Fa nulidad del matrimonio canonico. Un analisis desde la jurisprudencia.

PEREZ ALVAREZ, SALVADOR, Fas sentencias matrimoniales de los tribunales eclesiasticos en el derecho espanol. Fa cuestion del ajuste al orden publico constitucional.

Pbro. Omar Enrique Cristancho Gomez, OCD. **

* Se trata de un articulo donde se presenta la doctrina referente a la incidencia de la madurez afectiva en el consentimiento matrimonial, en la cual el autor, la enriquece con la jurisprudencia rotal que esta materia se ha dado.

(1) Coontz Stephanie, Historia del matrimonio, Editorial Gedisa, 2005.

(2) Asi la define el Directorio de Pastoral Familiar de la CE Espanola: Asi hemos de interpretarla llamada "revolucion sexual" que tuvo su estallido en los anos 60 del siglo XXy que, aunque fracasada en sus mensajes y sus propuestas, ha alcanzado su exito en la ruptura que ha producido con los significados intrinsecos sobre la sexualidad humana, conforme a la tradicion cristiana. Ha generado en consecuencia una mentalidad difusa que conforma en gran medida el modo como se vive actualmente la relacion hombremujer. Ha sido el resultado de una lenta evolucion de determinadas corrientes de pensamiento que han nacido de un rechazo de una moral no siempre presentada adecuadamente, pero que, privadas de una vision integra de la persona humana, han conducido a un progresivo empobrecimiento de la concepcion de la dimension sexual humana. Se puede describir brevemente el recorrido que ha realizado: primero, la sexualidad se separa del matrimonio, por una absolutizacion del amor romantico que huye de todo compromiso. Posteriormente, en una cultura hedonista se desvincula de la procreacion. Con esta ruptura de los significados de la sexualidad, esta queda afectada por un proceso de banalizacion hedonista. El ultimo paso ha sido separarla del mismo amory convertirla en un elemento de consumo [16]. A este fin conducia sin remedio la denominada "ideologia del genero" [17] que considera la sexualidad un elemento absolutamente maleable cuyo significado es fundamentalmente de convencion social El significado del sexo dependeria entonces de la eleccion autonoma de cada uno sobre como configurar su propia sexualidad.

(3) En cuanto a la formacion de los futuros ministros, el Codigo establece en el canon 244 lo siguiente, Vayan en perfecta armonia la formacion espiritualy la preparacion doctrinal de los alumnos en el seminario y tengan como meta el que estos, segun la indole de cada uno, consigan, junto a la debida madurez humana, el espiritu del Evangelio y una estrecha relacion con Cristo. En lo concerniente a la formacion de los religiosos, sentencia el canon 642 lo que sigue, Con vigilante cuidado, los Superiores admitiran tan solo a aquellos que, ademas de la edad necesaria, tengan salud, caracter adecuado y cualidades suficientes de madurez^ para abrazar la vida propia del instituto; estas cualidades de salud, caracter y madurez han de comprobarse, si es necesario, con la colaboracion de peritos, quedando a salvo lo establecido en el canon 220. Otras canones que contienen semejantes disposiciones son 233 [seccion]2, 241,1029, 1031, 1041.

(4) 658 Ademas de las condiciones indicadas en el can. 656. nn. 3[degrees], 4[degrees], y 5[degrees] y de las otras anadidas por el derecho propio, para la validez de la profesion perpetua, se requiere: 1. haber cumplido al menos veintiun anos; 2. la profesion temporalprevia por lo menos durante un trienio, sin perjuicio de lo que prescribe el can. 657 [seccion]3.

031 [seccion] I Unicamente debe conferirse el presbiterado a quienes hayan cumplido veinticinco anos y gocen de suficiente madurez, dejando ademas un intersticio al menos de seis meses entre el diaconado y elpresbiterado; quienes se destinan al presbiterado pueden ser admitidos al diaconado solo despues de haber cumplido veintitres anos. [seccion] 2 El candidato al diaconado permanente que no esta casado solo puede ser admitido a este orden cuando haya cumplido al menos veinticinco anos; quien este casado, unicamente despues de haber cumplido al menos treinta y cinco anos, y con el consentimiento de su mujer. [seccion] 3 Las Conferencias Episcopales pueden establecer normas por las que se requiera una edad superior para recibir el presbiterado o el diaconado permanente. [seccion] R Queda reservada a la Sede Apostolica la dispensa de la edad requerida, segun los [seccion] [seccion] 1y 2, cuando el tiempo sea superior a un ano.

(5) CIC 1041, Son irregulares para recibir ordenes: 1. quien padece alguna forma de amencia u otra enfermedad psiquica por la cual, segun el parecer de los peritos, queda incapacitado para desempenar rectamente el ministerio; 2. quien haya cometido el delito de apostasia, herejia o cisma; 3. quien haya atentado matrimonio, aun solo civil, estando impedido para contraerlo, bien por el propio vinculo matrimonial, opor el orden sagrado opor voto publico perpetuo de castidad, bien porque lo hizo con una mujer ya unida en matrimonio valido o ligada por ese mismo voto; 4. quien haya cometido homicidio voluntario o procurado el aborto habiendose verificado este, asi como todos aquellos que hubieran cooperado positivamente; 5. quien dolosamente y de manera grave se mutilo a si mismo o a otro, o haya intentado suicidarse; 6. quien haya realizado un acto de potestad de orden reservado a los Obispos o presbiteros, sin haber recibido ese orden o estandole prohibido su ejercicio por una pena canonica declarada o impuesta. CIC 1044, Son irregulares, para ejercer las ordenes recibidas: 1. quien ha recibido ilegitimamente las ordenes estando afectado por una irregularidad; 2. quien ha cometido el delito del que trata el can. 1041, n. 2, si el delito es publico; 3. quien ha cometido algun delito de los que trata el can. 1041, nn. 3, 4,5y 6. [seccion] 2 Estan impedidos para ejercer las ordenes recibidas: 1. quien ha recibido ilegitimamente las ordenes estando afectado por un impedimento; 2. quien sufre de amencia o de otra enfermedad psiquica de la que se trata en el can.1041, n.1, hasta que el Ordinario, habiendo consultado a un experto, le permita el ejercicio del orden.

(6) Ecos de la mas reciente polemica se encuentran consignados en el completo estudio de Eloy Tejero ?Imposibilidad de cumplir o incapacidad de asumir las obligaciones esenciales del matrimonio? Instituto Martin de Azpilcueta. Ediciones Universidad de Navarra EUNSA, 2007.

(7) G. Grocholewski, Processi di nullita matrimoniale nella realta odierna, Citta del Vaticano, 1988, pp. 13-14.

(8) C. Burke, Reflexiones en torno al canon 1095, Pamplona, 1999, p. 179.

(9) E.M. Egan, The nullity of marriage for reason of incapacity to fulfill the essential obligations of marriage, EIC, 1984.

(10) Gil de las Heras, F., La incapacidad para asumir las obligaciones esenciales del matrimonio--Su tratamiento en los tribunales eclesiasticos espanoles, IC 53 (1987) 256.

(11) Los contrayentes, para dar un verdadero y valido consentimiento matrimonial deben saber el objeto esencial del matrimonio, es decir aquellos elementos que sean los minimos requeridos acerca de la naturaleza del matrimonio, lo que se puede llamar la ciencia minima. Pues el consentimiento matrimonial necesariamente debe dirigirse al objeto formal esencial, la naturaleza o identidad del matrimonio mismo, ya no es posible que lo quiera o consienta en el si lo ignora, pues "nadie quiere lo que no conoce". En relacion con el conocimiento se pueden dar muchos grados, desde el perfecto hasta minimo. El canon requiere este ultimo: "que al menos no ignoren". Ciertamente en ningun contrato se exige un conocimiento pleno y exacto del objeto del contrato para que este sea valido. Pbro. Julio Roberto Montanez Rincon, Doctrina Juridica.

(12) Wynen, C., 25 II 1941, nn. 4-9, pp. 146-150.

(13) Felice C., 3 XII 1957, nn.2-3, p. 788.

(14) Tejero, Eloy, ?Imposibilidad de cumplir o incapacidad de asumir las obligaciones esenciales del matrimonio? EUNSA, 2007.

(15) 'La unica medida de un consentimiento suficiente es la discrecion de juicio proporcionada al matrimonio" coram Sabattani en SRRD vol. LIII, 1961,pag. 118, no. 4. En una coram Pompedda del 27 de octubre de 1992 se lee: "3.--en cuanto se refiere al entendimiento, se requiere en los contrayentes para el matrimonio, ademas del uso de razon y la facultad critica, de donde consta que en el caso no se trata de un conocimiento abstracto de la naturaleza del matrimonio y su importancia, sino de la valoraacion concreta de los derecho y deberes para la vida, mas aun para toda la vida. Se trata, no solamente de la suficiente ponderacion de la sustancia de la alianza conyugal, sino especialmente de la aceptacion del vinculo perpetuo que da a los contrayentes el asumiry adquirir los mutuos derechosy deberes". SRRD. vol. LXXXIV, 1992, pag. 503 n.3. En una coram Paltin del 14 de diciembre de 1992, se lee: "la discrecion de juicio acerca de los derechos y deberes esenciales del matrimonio que mutuamente se han de dar y aceptar, ademas del uso de razon, implica el apto ejercicio de la facultad critica y valorativa, por la cual los contrayentes puedan comprender adecuadamente el contrato matrimonial, no solamente teoreticamente "in fieri" sino tambien practicamente, a saber "in facto esse"con relaciones a los derechosy obligaciones que mutuamente se han de dary aceptar y tambien la capacidad de la libre e interna determinacion proporcionada para asumir tan graves obligaciones. SRRD. vol. LXXXIV, 1992, pag. 657 n. 7. En una coram Raad del 12 de junio de 1980, se explica: 'Puesto que en la emision del consentimiento concurren la inteligencia y la voluntad, carece de la debida discrecion de juicio quien no puede entender convenientemente la naturaleza y el objeto del connubio debido a la falta de juicio practico o no puede querer convenientemente por obstruccion de la voluntad" En una coram Rogers se lee: 'En la inteligencia del hombre se debe distinguir la facultad Cognoscitiva, que consiste en una operacion de abstraccion para formar lo universal a partir de lo particular...;y la facultad critica, que es la fuerza de juzgar y de razonar, es decir, de afirmar o negar una cosa respecto de la otra, de comparar unos juicios con otros para inferir de dicha comparacion un juicio nuevo. La facultad critica aparece en el hombre mas tarde que la facultad cognoscitiva; crece tanto mas cuanto mas progresan y se desarrollan los elementos de que hemos hablado mas arriba. Para tener una responsabilidad de los actos propios no es suficiente el ejercicio de la facultad cognoscitiva, debe actuar otra, la facultad critica, que es la unica que puede formar juicios y provocar actos de voluntad libre".

(16) 'La madurez afectiva supone ser consciente del puesto central del amor en la existencia humana. El hombre no puede vivir sin amor. El permanece para si mismo un ser incomprendido, su vida esta privada de sentido si no se le revela el amor, si no se encuentra con el amor, si no lo experimenta y no lo hace propio, si no participa en el vivamente. Se trata de un amor que compromete a toda la persona, a nivel fisico, psiquico y espiritual, y que se expresa mediante el significado "esponsal" del cuerpo humano, gracias al cual una persona se entrega a otra y la acoge. La educacion sexual bien entendida tiende a la comprension y realizacion de esta verdad del amor humano. Es necesario constatar una situacion social y cultural difundida que "banaliza" en gran parte la sexualidad humana, porque la interpreta y la vive de manera reductiva y empobrecida, relacionandola unicamente con el cuerpo y el placer egoista. Se requiere una madurez afectiva que capacite a la prudencia, a la renuncia a todo lo que pueda ponerla en peligro, a la vigilancia sobre el cuerpo y el espiritu, a la estimay respeto en las relaciones interpersonales con hombres y mujeres. La madurez humana, en particular la afectiva, exigen una formacion clara y solida para una libertad que se presenta como obediencia convenciday cordial a la "verdad" delpropio ser, al significado de la propia existencia, o sea, al "don sincero de si mismo". Entendida como camino y contenido fundamental de la autentica realizacion personal, la libertad exige que la persona sea verdaderamente duena de si misma, decidida a combatir y superar las diversas formas de egoismo e individualismo que acechan a la vida de cada uno, dispuesta abrirse a los demas, generosa en la entrega y en el servicio al projimo". Juan Pablo II, Pastore dabo vobis, (n. 44).

(17) G. Lefrancois, El ciclo de la vida, Thomson, Mexico, 2001.

(18) Juan Pablo II, Alocucion a la Rota Romana, 5 de febrero de 1987.

(19) JJ. Garcia Fande, Trastornos psiquicos y nulidad del matrimonio, Salamanca, 1999.

(20) Salvador Cervera, Madurez afectivay Madurez Conyugal.

(21) c. Lefebvre Quebecen 8 de julio de 1967, Certis enim in casibus, immaturitas haec affectivagradum attingit non spernendum, ita ut graviter perturbetur, et inde deficiat vera electio, n. 3.

(22) c. Lefebvre Lucionen 4 de mayo de 1968.

(23) c. Lefebvre Romana 18 de julio de 1970.

(24) Carlo Gullo, L'immaturita psico-affettiva nell'evolversi della giurisprudenza rotale en Libreria Editrice Vaticana, Citta del Vaticano, 1990.

(25) C. Lefebvre Peorien 31 de enero de 1976.

(26) C. Lefebvre Bogoten 29 de julio de 1979.

(27) El criterio de amencia, categoria medieval bajo cuya designacion se consideraban las multiples y desconocidas patologias mentales, hoy se encuentra en desuso. No hay un solo manual de psiquiatria que en la actualidad pueda resignificar el vocablo. Grave situacion para los institutos religiosos y sociedades de vida apostolica pues al incorporar la amencia en el canon 689 surgio una grave ambiguedad de cara a las causales de expulsion de profesos temporales: CIC 689 [seccion] I Cumplido el tiempo de la profesion temporal de un miembro, habiendo causas justas, el Superior mayor competente, oido su consejo, puede excluirlo de la profesion subsiguiente. [seccion] 2 La enfermedad fisica o psiquica, aunque se haya contraido despues de la profesion, si es de tal naturaleza que ajuicio de los peritos hace al miembro que se trata en el [seccion] 1 no apto para vivir en el instituto, constituye causa para no admitirle a renovar la profesion o a emitir la profesion perpetua, a no ser que la enfermedad se hubiera contraido por negligencia del instituto o por el trabajo realizado en este. [seccion] 3Pero si el religioso, durante los votos temporales, cayera en amencia, aunque no sea capaz de hacer nueva profesion, no puede, sin embargo, ser despedido del instituto.

(28) Antoni Stankiewicz, Jurisprudencia de la Rota Romana sobre inmadurez afectiva en Consentimiento matrimonial e inmadurez afectiva, EUNSA, 2007.

(29) Esta estadistica se debe a Carlo Gullo en L'immaturitapsico-affettiva nella giurisprudenza della Rota Romana, Libreria Editrice Vaticana, Citta del Vaticano, 1990, pp. 104 a 138.

(30) c. Serrano Novae Aureliae, 5 de abril de 1973.

(31) c. Huot Venetiarum 5 de julio de 1973.

(32) c. Pinto Tarvisina 8 de julio de 1974.

(33) c. Di Felice Romana 11 de diciembre de 1975.

(34) c. Pinto 30 de julio de 1986.

(35) c. Stankiewicz 30 de octubre de 1990; c. Boccafola, diciembre 1 de 1993; c. Serrano, 24 de junio de 1994; c. De Lanversin 11 de junio de 1997; c. Monier 18 de junio de 1998.

(36) Carlo Gullo, L'immaturita psico-affettiva nella giurisprudenza della Rota Romana, Libreria Editrice Vaticana, Citta del Vaticano, 1990.

(37) C. Anne 28 de junio de 1965, la perturbacion de la mente puede afectar inmediatamente a la misma voluntad antes que al intelecto.

(38) Antoni Stankiewicz, Jurisprudencia de la Rota romana sobre inmadurez afectiva en Consentimiento matrimonial e inmadurez afectiva, EUNSA, 2005.

(39) C. Lefebvre 8 de julio de 1967.

(40) C. Anne 26 de enero de 1971; c. Lefebvre 29 de julio de 1972.

(41) C. Palazzini 11 de enero de 1978; c. Stankiewicz 11 de julio de 1985; c. Palestro 28 de junio de 1989.
COPYRIGHT 2010 Pontificia Universidad Javeriana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cristancho Gomez, Omar Enrique
Publication:Universitas Canonica
Date:Jan 1, 2010
Words:10157
Previous Article:I membri associati agli Istituti secolari: analisi ed interpretazione del can. 725.
Next Article:La pericia psiquiatrica aplicada a los procesos de nulidad matrimonial.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters