Printer Friendly

Incauto et inevitabili conditionum sacramento: juramento de fidelidad y limitacion del poder regio en la Hispania Visigoda en el reinado de Egica (688).

INCAUTO ET INEVITABILI CONDITIONUM SACRAMENTO: OATH OF LOYALTY AND LIMITATION OF THE ROYAL POWER IN THE VISIGOTHIC HISPANIA IN THE REIGN OF EGICA

Introduccion

Los ESTUDIOS ACADEMICO-CIENTIFICOS RELACIONADOS con la tematica del juramento de fidelidad en el reino hispano-visigodo de Toledo forman parte de la tradicion historiografica europea del siglo XX. En el listado de los principales estudiosos que han investigado este tema podemos incluir una serie de historiadores e historiadores del derecho, desde Claudio Sanchez Albornoz, pasando por P. D. King, A. Barbero, Marcelo Vigil y culminando con Jose Orlandis, Antonio Garcia y Garcia y Luis A. Garcia Moreno. Este ultimo, en un trabajo de sintesis publicado en el ano de 1992, presento la sociedad y el reino hispano-visigodo de Toledo como portadores de un <<alto grado de sistematizacion al que se habria llegado a la hora de organizar la administracion visigoda segun los cauces de una 'jerarquia vasallatica'(...), que unia al soberano mediante lazos de fidelidad jurada con los miembros de la nobleza, monopolizadores de los altos cargos administrativos>> (1), presentando en aquel momento el concepto de <<protofeudalizacion>> que caracterizaria el reino hispano-visigodo de Toledo de los siglos VI y VII, renovando las perspectivas anteriormente lanzadas por Sanchez Albornoz, Barbero y Vigil del <<prefeudalismo>> hispano-visigodo (2). Tales conceptos estaban basados, segun estos especialistas, en una variada cantidad de informaciones que proveian, en buena medida, de la documentacion juridica, hagiografica y conciliar hispano-visigoda. De hecho, las actas de los Concilios de Toledo, particularmente aquellos celebrados a finales del siglo VI y a lo largo del siglo VII, hacen una clara mencion al juramento de fidelidad realizado por las gentes vel patriam al soberano reinante, revelando la destacada importancia de aquellas reuniones conciliares en el ambito politico e institucional de la monarquia hispano-visigoda, sufragando el apoyo <<de momento>> entre la nobleza y la realeza (3).

Ademas del papel ideologico presente en aquellas reuniones conciliares, junto con las cuales encontramos las elaboraciones y construcciones teoricas presentadas en su momento por el pensamiento de Isidoro de Sevilla, Braulio de Zaragoza o Julian de Toledo, las que hasta hoy promueven debates e interesantes observaciones, debemos tener en cuenta que, desde el punto de vista de la monarquia hispano-visigoda, la realizacion del juramento de fidelidad de parte de todos--gentes y pueblo, laicos y clericales--, seria visto como un medio evidente del fortalecimiento de la propia institucion monarquica acosada, como sabemos, por un intenso proceso de inestabilidad sucesoria causado por las constantes disputas entre los distintos grupos de la nobleza, detentadores de vastisimos poderes a nivel local y regional.

Un detalle presentado en las actas conciliares hispano-visigodas desde el IV Concilio de Toledo del 633, aquel que incluye los miembros del clero como participes del juramento de fidelidad (4), llama la atencion del historiador y termina por tornarlo muy peculiar. De hecho, la inclusion de integrantes del clero en el juramento de fidelidad al rey iba en contra de las disposiciones contenidas en la legislacion imperial romana tardia, recuperadas por el Codex de Justiniano, que impedian a los obispos de participar en juramentos y establecian a las demas jerarquias eclesiasticas condiciones muy especificas para hacerlos (5). Asi, segun preceptos de la tradicion juridica imperial romana, el juramento hecho por integrantes del clero hispano-visigodo puede ser visto como una novedad juridica presente en las actas conciliares hispano-visigodas, como en el caso del canon 1 del VII Concilio de Toledo del 646, realizado en el reinado de Chindasvinto (642-651), que apuntaba la existencia de clerigos que <<olvidaban>> las promesas de fidelidad hechas al rey (6), del mismo modo que encontramos en el Liber Iudiciorum/Lex Wisigothorum una ley de Wamba que recordaba la obligacion de los obispos y clerigos de su presencia, juntamente con sus respectivos sequitos armados al lado de los demas nobles seglares, en la convocatoria regia de publica utilitas en un radio de cien millas del local en donde ocurriria la campana militar. En caso de ausencia injustificada los obispos y demas clerigos sufririan las mismas penalidades impuestas a los demas miembros de la nobleza acusados de infidelitas, perderian sus dignidades, sufririan con el exilio y estarian prohibidos de atestiguar en juicio (7). A traves de esta ley, denominada como la <<ley militar>> (8), Wamba intento llevar al extremo el cumplimiento del juramento de fidelidad hecho al rey por todos los miembros de la nobleza, laica y eclesiastica, y los demas grupos sociales hispano-visigodos. Sin embargo, lo cierto es que la aplicacion de la ley termino por generar graves problemas entre Wamba y gran parte de la nobleza hispanovisigoda que culminaron con la deposicion del soberano en el ano 6809. Tema que siguio candente en los comienzos del reinado de Ervigio, sucesor de Wamba, que presento en el Tomus regio que integra las actas del XII Concilio de Toledo del 681 una peticion formal para que los obispos conciliares tratasen de <<corregir>> el precepto presente en la ley de Wamba (10) para que se pudiera proceder a la restauracion de la dignidad, de las propiedades y el derecho de testificar a todos aquellos que habian sido atingidos por la acusacion de infidelidad (11).

Por lo tanto, podemos decir que se trataba de un juramento de fidelidad publico y general que abarcaba al soberano, los mas destacados miembros de la nobleza laica y eclesiastica, clerigos, monjes y hombres libres. La intencion primera del rey al hacer tal juramento, como ya apuntamos, era fortalecer sus poderes politicos y militares, aunque tengamos que tener en cuenta la afirmacion hecha por King de que <<el juramento no implicaba ningun sentido contractual que pudiera llevar a creer que no siempre se exigia la simple obediencia deferente>> (12). Sin embargo, analizando con atencion el texto contenido en L.V., II, 1, 7 (13), ley editada en el reinado de Egica, verificamos que para finales del siglo VII y comienzos del siglo VIII el monarca hispano-visigodo dirigia su interpretacion juridica respecto al juramento de fidelidad hecho por los seniores e integrantes ex palatio officio como un pacto pro fide regia conservanda iuramenti (14), senal evidente de que el juramento de fidelidad mantenia mas formalidad que efectividad, perspectiva que el soberano intentaba cambiar. Es posible que la tentativa de efectividad del juramento de fidelidad publico por parte del rey estuviera relacionada con la difusion de juramentos de fidelidad de caracter privado entre nobles que pondrian en segundo plano el juramento hecho al soberano. En nuestra opinion fue este tipo de juramento privado, limitador del poder efectivo del rey, que se <<impuso>> a Egica por su antecesor, Ervigio, generando un problema legal que fue objeto de analisis de los obispos reunidos en el XV Concilio de Toledo de 688.

Desarrollo

Para que tengamos una idea mas amplia de las implicaciones de aquel juramento privado hecho por Egica, debemos comprender, en lineas generales, el periodo del ultimo ano del reinado de Wamba y todo el reinado de Ervigio. Segun la Vita Iuliani de Felix de Toledo, pequena biografia hecha en honor del gran obispo de la ciudad regia, Julian de Toledo dedico al dominum Ervigium, comitatus sui tempore el <<Libelo de los juicios divinos>> (15), redactado, probablemente, en fecha muy cercana a su elevacion a la condicion de toletanus episcopus en el ano 68016. Asi, tenemos la informacion de que Ervigio ya poseia la condicion de Comes a fines del reinado de Wamba, siendo posible su participacion en el circulo mas cercano de fideles del soberano (17). Mas alla de esta relacion de proximidad con el rey es posible, todo lo supone, que Ervigio mantuviese fuertes lazos de amistad con Julian, obispo de Toledo, metropolitano de la Provincia Carthaginense y futuro obispo primado de toda la Hispania (18).

Mencionamos, con anterioridad, que las relaciones entre los miembros de la nobleza laica y eclesiastica hispano-visigoda y el rey Wamba se habian deteriorado a raiz de la imposicion, por parte del monarca, de su <<ley militar>> y, otro aspecto tambien importante, de la edicion de leyes en la Lex Wisigothorum que perjudicaban los intereses especificos de las jerarquias eclesiasticas hispano-visigodas (19). Una insatisfaccion nobiliaria que agrupo los segmentos hostiles al poder de Wamba, afectados tanto por la <<ley militar>> como por sus leyes de control del patrimonio

eclesiastico, que culmino con el <<complot>> y deposicion de Wamba de su condicion de rey. Los detalles del <<complot>>, segun descripcion presentada por la Cronica de Alfonso III del siglo IX, hacen mencion a la ingestion de una pocima que llevo a Wamba a un coma que suponia su muerte. Enseguida se realizo su penitencia y tonsura, como parte del ritual de las exequias comun a todos los soberanos hispano-visigodos difuntos (20), pero el soberano recupero su conciencia de <<forma inesperada>> (21). Sin embargo, el hecho estaba ya consumado: Wamba no podria recuperar su condicion regia en virtud de estar tonsurado, un impedimento reconocido por canones conciliares a todos aquellos que intentasen acceder al trono regio (22); ademas, Ervigio habia sido, de inmediato, ungido por Julian de Toledo como nuevo soberano hispano-visigodo (23). Es muy probable que el depuesto Wamba, juntamente con algunos de sus mas cercanos fieles, haya ofrecido cierta resistencia al <<complot>> urdido en la corte toledana, actitud que puede explicarnos la rapida convocatoria del Concilio XII de Toledo con el firme proposito de reconocimiento canonico y seglar de la ascension de Ervigio (24). Lo cierto es que si efectivamente existio una tentativa de resistencia del monarca depuesto, ella resulto en un fracaso y, segun informaciones posteriores, Wamba fue llevado a un monasterio en el cual quedo recluso hasta su muerte (25). Respecto a la participacion de Ervigio en el <<complot>> nobiliario contra Wamba, tanto la convocatoria apresurada del Concilio XII de Toledo como las concesiones politicas y patrimoniales hechas a la nobleza a lo largo de su reinado sugieren tal hipotesis, podemos decir que el simple rumor de lo ocurrido ponia en entredicho la legitimidad del ascenso de Ervigio al trono hispano-visigodo. Quizas tengamos un reflejo del problema de la aceptacion de Ervigio como rex a partir de algunas informaciones conciliares cuya peticion es dirigida al <<serenisimo y senor nuestro y amantisimo principe Ervigio (...) el gobernar con clemencia, reinar con felicidad, tener el fruto de la misericordia, obtener el premio de la justicia, el trofeo de la piedad, con lo cual este rey siempre aparezca vencedor invicto de los enemigos>> (26), o aquellas que solicitan la proteccion de la descendencia del rey o la prohibicion de la viuda del rey de casarse (27). Se nota que hay una preocupacion con el futuro del grupo familiar de Ervigio, y por extension de sus fieles, indicacion de la debilidad del poder del rey frente a grupos nobiliarios rivales. Para contrarrestar la presion de sus opositores, al mismo tiempo buscando garantizar el futuro politico y patrimonial de sus familiares y aliados, Ervigio tendio la mano a uno de sus mas fuertes rivales, el Comes e Dux Egica (28), a traves del matrimonio de este noble con su hija Cixilo (29). En nuestra opinion tenemos, en ese caso, una verdadera adoptio a la moda clasica que culmino con la eleccion de Egica como sucesor de Ervigio (30).

Asi, volvemos a la cuestion central de nuestro analisis, la existencia de un juramento de fidelidad privado establecido entre Ervigio y Egica, objeto de debate en la primera reunion conciliar convocada por el nuevo soberano en el primer ano de su reinado, el XV Concilio de Toledo del 688. De acuerdo con las palabras del propio Egica, contenidas en el Tomo regio dirigido a los obispos conciliares, momentos antes de asumir de forma efectiva la condicion de soberano le habia sido impuesto un juramento donde, entre otras cuestiones, se comprometia <<con la clausula inequivoca de un juramento a mostrar mi solicitud en cualquier negocio de sus hijos empleandome por ellos de tal modo que sus intereses alcanzaran la victoria>> (31), promesa que en opinion del rey contradecia otra <<que no aceptaria el trono antes de haberme obligado con los severos vinculos del juramento a no negar justicia a los pueblos que me fueren encomendados>> (32). Analizando esta ultima promesa, tenemos la presencia del <<estricto juramento>> al reino como condicion sine qua non para la ascension de Egica al trono, o sea, que antes de su uncion y coronamiento Egica tuvo que realizar el juramento publico del rey a las gentes y al pueblo (33), asi como tambien realizo, al mismo tiempo, el juramento privado con Ervigio.

Como respuesta a la cuestion llevada por Egica, los obispos reunidos en el Concilio XV de Toledo ofrecieron una salida consensual: para que los dos juramentos, publico y privado, fuesen realizados sine culpa, se integraba al juramento publico, mas amplio, el juramento privado hecho entre Ervigio y Egica, con la indicacion de que cabria al nuevo rey respetar y hacer justicia en nombre de todos, incluidos en ese caso tambien los hijos del fallecido soberano (34). Asi los obispos resguardaban la tradicion emanada por el canon 75 del IV Concilio de Toledo del 633, que acentuaba la inviolabilidad del juramento de fidelidad hecho por el rey, las gentes y el populus (35), y tambien mantenian la validez de las promesas hechas en privado por Egica al anterior soberano (36). Tal decision de los obispos conciliares fue interpretada por Isidoro de Beja, autor de la Cronica Mozarabe de 754, como una prueba incontestable de <<absolucion>> del juramento privado prestado por Egica (37), aunque, analizando con atencion la acta del XV Concilio de Toledo, el mismo no hay sido <<liberado>> sino que incorporado al juramento publico mas amplio.

Las informaciones presentadas en el acta del XV Concilio de Toledo apuntan hacia la practica comun y corriente de la realizacion de juramentos privados entre los miembros de la nobleza hispano-visigoda, en particular la forma conditionum sacramento, definido por Isidoro de Sevilla como juramento hecho entre dos o mas testigos (38), que era inviolable y pasible, por lo tanto, de acusacion de perfidia en el caso de quiebra por una de las partes (39). Eso puede explicarnos la preocupacion de Egica de romper el juramento sagrado hecho a Ervigio, pues asi lo presento a los obispos conciliares--conditionum sacramento (40)--que podria incurrir en una acusacion de perfidia y, como consecuencia, la imposibilidad de gobernar. Solamente el Concilio tenia poderes de deshacer el juramento, ya que el mismo estaba involucrado en promesas sagradas, por eso Egica lo expuso para apreciacion conciliar.

Otro detalle de gran relevancia es que la descripcion del juramento privado ofrecido por Egica a los representantes conciliares coincide, en varios terminos, con la formulacion juridica presentada por la Formula visigoda titulada conditiones sacramentorum (41). Podemos sacar dos citas comunes tanto en la explanacion de Egica al Concilio como en la Formula conditiones sacramentorum que pueden ser un claro indicio de la utilizacion de la Formula en el juramento privado hecho entre el nuevo rey y su antecesor: cuando Egica hace referencia al <<tremendo dia del juicio futuro>> tenemos un paralelo con la frase <<juramos por el tremendo y terrible dia del juicio futuro>> presente en la Formula (42), del mismo modo que <<comprometerme con la clausula inequivoca de un juramento>> que aparece en el Tomum se acerca a <<inserir la clausula e invocar en nombre de la divina majestad>> que aparece en la Formula (43). Parece cierto afirmar que en el caso del juramento de fidelidad presentado por Egica en el Tomum del Concilio XV de Toledo hay un padron juridico muy cercano del presentado en la Formula conditiones sacramentorum, llevandonos a proponer como hipotesis que ambos proveian del ambiente juridico eclesiastico. Para tanto, debemos llevar en cuenta la opinion de Yolanda Garcia Lopez, que hace alusion directa a los libros de la Lex Wisigothorum, de que <<los conocimientos patristicos, biblicos y liturgicos de los redactores en las ultimas etapas del Codigo, pueden hacer pensar que se habia producido ya el trasvase de funciones de los oficiales educados en las tecnicas diplomaticas romanas, a hombres de Iglesia, adelantandose a la administracion carolingia donde este cambio aparecera consumado>> (44). O sea, podemos decir que los redactores de la documentacion juridica y legislativa hispano-visigoda, seguramente en la segunda mitad del siglo VII, tenian una formacion eminentemente eclesiastica (45). Sin embargo, aunque tengamos dificultades de ofrecer una datacion precisa del periodo en el cual fue redactada la Formula conditiones sacramentorum, es muy probable que desde tiempos de Isidoro de Sevilla se conocian los juramentos de fidelidad privados con esas caracteristicas.

Conclusiones parciales

Entonces, podemos inferir como primera conclusion parcial de nuestro estudio que la practica y realizacion de juramentos de fidelidad en el reino hispano-visigodo de Toledo estaba muy difundida, como minimo, desde el ano 633, ya sea en su forma <<publica>>, aquella proclamada en reuniones de gran impacto politico como los Concilios generales, o en su forma <<privada>> y que podria comprometer, como verificamos, dos o mas individuos. Es Isidoro de Sevilla quien nos aclara sobre las especificidades del juramento de fidelidad <<privado>>, que incluia una serie de condiciones sacramentales que, al incluir el nombre de Dios, eran indisolubles y sobre el individuo que lo incumplia recaia la acusacion de perfidia. Es cierto que cualquier individuo de condicion juridica libre podria hacer el juramento de fidelidad <<privado>>, pero al parecer, al menos una gran parcela de las fuentes asi lo indica, su mayor incidencia estaba entre personas que integraban el universo nobiliario. Indudablemente que la vinculacion entre nobles por medio de juramentos de fidelidad <<privados>> tenia, como contrapartida, la ampliacion de los grupos politicos con el consecuente aumento de la fuerza de los sequitos privados que garantizaban la manutencion efectiva del grupo nobiliario en la escena politica hispano-visigoda por largo plazo de tiempo. El problema es que tales vinculos generaban lazos que, en teoria, eran imposibles de romper, aunque tengamos evidentes ejemplos, como el de Sisenando, Chindasvinto y del mismo Ervigio, que demuestran una practica diversa. Sin embargo, las penalizaciones impuestas a los acusados de perfidia, que rompian sus juramentos, tenian paralelo a los acusados de traicion, como por ejemplo los que cometian un acto de infidelitas que aparecen claramente presentados en la famosa <<ley militar>> editada por Wamba. Es muy probable que esta amenaza legal hay llevado Egica a presentar su peticion de rompimiento del juramento <<privado>>, hecho a su antecesor y suegro Ervigio, a los obispos reunidos en el Concilio XV de Toledo del 688.

Como hemos verificado, la decision conciliar encaminada con respecto al problema planteado por el nuevo rey fue por la incorporacion del juramento de fidelidad <<privado>> y sagrado hecho ante Ervigio en el juramento publico realizado en nombre de las gentes y del populus. En momento alguno, como supuso el cronista de la Cronica Mozarabe de 754, los obispos reunidos en el Concilio XV de Toledo hicieron una <<absolucion>> del juramento de fidelidad <<privado>> hecho por Egica. Hay que tener en cuenta que el juramento de fidelidad <<privado>>, <<incauto e inevitable>>, impuesto por Ervigio hacia Egica poseia importantes connotaciones politicas que intentaban garantizar el futuro politico del grupo nobiliario de Ervigio, buscando limitar la actitud hostil del nuevo soberano. Posicion esta que parece bien enmarcada en el Tomum del Concilio XV de Toledo, cuando Egica se refiere a su antecesor y suegro como responsable <<por la crueldad de las opresiones (...) contra muchos a los que privo indebidamente de sus bienes y de su honor, a los que desde el estado de nobles redujo a la servidumbre del rey, a los que sometio a tormentos, a los que oprimio tambien con juicios violentos>> (46). Es probable que de entre los <<muchos>> nobles que fueron privados de sus bienes y honores estaban fieles pertenecientes al grupo nobiliario de Wamba y, consecuentemente, de Egica.

Asi, podemos decir que el juramento de fidelidad <<privado>> contenia en su origen un fuerte elemento politico. O sea, notamos la utilizacion por parte de la nobleza hispano-visigoda de mecanismos juridicos, como la Formula conditiones sacramentorum, con el firme proposito de disminuir el poder y la accion gobernativa del rey, mecanismo utilizado por Ervigio con clara intencion de evitar retaliaciones de su sucesor contra sus familiares y fieles mas cercanos. Una actitud que puede reforzar, aun mas, la opinion generalizada de la fuerza de la nobleza en el reinado de Ervigio, aunque tengamos que llevar en cuenta el contexto historico muy complejo del periodo de su gobierno que podria explicarnos tales posturas mas proclives a la nobleza. Se trataba, en suma, de un grave problema de orden politico: el respeto a los juramentos <<privados>> limitaba, de manera efectiva, el poder del soberano y del juramento <<publico>> hecho por todos los nobles del reino hispano-visigodo en su favor. Quizas encontremos en el origen de este <<imbroglio>> juridico y politico el problema de la inestabilidad politica de la monarquia hispano-visigoda en los primordios del siglo VIII que acabo por llevar hacia la fragmentacion el reino hispano-visigodo de Toledo.

Bibliografia

BARBERO, A. y VIGIL, M., Sobre los origenes sociales de la Reconquista, Ariel, Barcelona, 1988.

DIAZ MARTINEZ, P.C., <<Rey y poder en la monarquia visigoda>>, en: Iberia 1, Logrono, Universidad de La Rioja, 1998.

GARCIA LOPEZ, Y., Estudios criticos de la 'Lex Wisigothorum', Alcala de Henares, Memorias del Seminario de Historia Antigua V, 1996.

GARCIA MORENO, L. A., <<El estado protofeudal visigodo: precedente y modelo para la Europa carolingia>>, en: L'Europe Heritiere de l'Espagne wisigothique, Casa de Velasquez, Madrid, 1992.

FONTAINE, J., <<Penitence publique et conversion personelle. L'apport d'Isidore de Seville a l' evolution medievale de la penitence>>, Revue de Droit Canonique 28, Paris, 1978, pp. 141-56.

FRIGHETTO, R., <<Legitimidade e usurpacao na Hispania visigoda de finais do seculo VII: o caso do reinado de Wamba (672-680)>>, Scripta Antiqua in honores Angel Montenegro Duque et Jose Maria Blazquez Martinez (Org.Santos Crespo Ortiz de Zarate e Angeles Alonso Avila), Valladolid, 2002.

--<<Uma tentativa de unidade politico-religiosa na Hispania visigoda de finais do seculo VII: o reinado de Egica>>, Actas de las Segundas Jornadas de Historia de Espana --Fundacion para la Historia de Espana, Buenos Aires, 2002, pp. 51-69.

--<<Uma confrontacao regio-nobiliarquica na Antiguidade Tardia hispanica: o rei e a nobreza eclesiastica no reinado de Wamba (672-680)>>, Semanas de Estudios Romanos, XII, Vina del Mar, Pontificia Universidad Catolica de Valparaiso, 2004, pp. 233-52.

--<<O problema da legitimidade e a limitacao do poder regio na Hispania visigoda: o reinado de Ervigio (680-687)>>, Gerion Revista de Historia Antigua 22/1, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 2004, pp. 421-35.

--<<Aspectos teoricos e praticos da legitimidade do poder regio na Hispania visigoda: o exemplo da adoptio>>, Cuadernos de Historia de Espana LXXIX, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 2005, pp. 237-45.

--<<O rei e a lei na Hispania visigoda: os limites da autoridade regia segundo a Lex Wisigothorum, 11, 1-8 de Recesvinto (654-672)>>, Instituigoes, poderes e jurisdigoes. I Seminario Argentina-Brasil-Chile de Historia Antiga e Medieval (Org. Marcella Lopes Guimaraes e Renan Frighetto), Jurua Editora, Curitiba, 2007.

KING, P. D., Derecho y sociedad en el reino visigodo, Alianza Editorial, Madrid, 1972.

PEREZ SANCHEZ, D., El ejercito en la sociedad visigoda, Ediciones Universidad de Salamanca, Salamanca, 1989.

SANCHEZ ALBORNOZ, C., En torno a los origenes del feudalismo, Libro I, Tomo I: Fideles y gardingos en la monarquia visigoda. Raices del vasallaje y del beneficio hispanos, Eudeba, Buenos Aires, 1974.

VALVERDE CASTRO, M. R., Ideologia, simbolismo y ejercicio del poder real en la monarquia visigoda: un proceso de cambio, Universidad de Salamanca, Salamanca, 2000[AOB1]. [AOB1]

Renan Frighetto *

Universidad Federal de Parana, Brasil

(1) Cfr. GARCIA MORENO, L. A., <<El estado protofeudal visigodo: precedente y modelo para la Europa carolingia>>, en: L'Europe Heritiere de l'Espagne visigothique. Madrid, Casa de Velasquez, 1992, p.17.

(2) Segun SANCHEZ ALBORNOZ, C., En torno a los origenes del feudalismo. Libro I Tomo I. Fideles y gardingos en la monarquia visigoda. Raices del vasallaje y del beneficio hispanos, Eudeba, Buenos Aires, 1974, p. 3, <<... Una de las cuestiones en que no hemos podido resignarnos jamas a aceptar la opinion de los mas peritos en el conocimiento de la historia hispanogoda, es la relativa a las instituciones prefeudales y, en especial, a las precursoras del vasallaje medieval ...>>; idea tambien presentada por BARBERO, A. y VIGIL, M., Sobre los origenes sociales de la Reconquista, Ariel, Barcelona, 1988, pp. 129-30, <<... Esta evolucion, que, desde un estado centralizado, desemboco en una organizacion de feudalismo primitivo, fue lenta y atraveso varias fases que intentaremos esbozar aqui ...>>.

(3) Perspectiva presentada mas recientemente por FRIGHETTO, R., <<O rei e a lei na Hispania visigoda: os limites da autoridade regia segundo a Lex Wisigothorum, II, 1-8 de Recesvinto (654-672)>>, en: Instituicoes, poderes e jurisdicoes. I Seminario Argentina-Brasil-Chile de Historia Antiga e Medieval (Org.Marcella Lopes Guimaraes e Renan Frighetto), Jurua Editora, Curitiba, 2007, p. 120.

(4) Conc. IVTol., a. 633, c. 75: <<... Quod si divinam iracundiam vitare volumus et severitatem eius ad clementiam provocare cupimus, servemus erga Deum religionis cultum atque timorem et usque in mortem custodiamus erga principes nostros pollicitam fidem atque sponsionem: non sit in nobis sicut in quibusdam gentibus infidelitatis subtilias(...). Quiquumque amodo ex nobis vel cunctis Spaniae populis qualibet meditatione vel studio sacramentum fidei suae quod pro patriae salute gentisque Gothorum statu vel incolumnitate regiae potestatis pollicitus est ...>>.

(5) C.I., I, 3,7: <<Imperatores Gratianus, Valentinianus, Theodosius. Nec honore nec legibus episcopus ad testimonium flagitatur. Item dixit: episcopum ad testimonium dicendum admitti non decet; nam et persona oneratur et dignitas sacerdotis excepta confunditur ...>>.

(6) Conc.VII Tol., a. 646, c.1: <<... Sed et quia plerosque clericos tantae levitatis interdum pravitas elevat, ut praetermissa sui ordinis gravitate ac polliciti sacramenti inmemores, constante principe, cui fidem servare promiserant in alterius erectione temeraria levitate consentiant, abrogari decet hanc omnino licentiam et a nostro consortio penitus extirpari ...>>.

(7) L.V., IX, 2, 8 (Flavius Gloriosus Ubamba rex): <<... Nam si quilibet infra fines Hispaniae, Galiae, Gallaeciae vel in cunctis provinciis quae ad ditionem nostri regiminis pertinent, scandalum in quacumque parte contra gentem vel patriam nostrumque regnum, vel etiam successorum nostrorum moverit, aut movere voluerit; dum hoc in vicinis locis ipsius partibus iuxta numerum milliorum suprascriptum nuntiatum extiterit, aut etiam specialiter quisquis ille a sacerdotibus, clericis, ducibus, comitibus, tiufadis, vicariis vel quibuslibet personis iuxta ordinem suprascriptum admonitus fuerit, vel ad suam congnitionem quocumque modo pervenerit, et statim ad vindicationem aut Regis, aut gentis et patriae, vel fidelium praesentis Regis contra quem ipsum scandalum excitatum extiterit (...) si episcopus vel quilibet fuerit ex clero, aut fortasse inferior huius infidelitatis implicatus scelere, non solum exsilio regletur, sed eorum facultatibus quidquid censura legalis exinde facere vel iudicare voluerit, arbitrio illius et potestati per omnia subiacebit ...>>.

(8) Respecto a esta denominacion, PEREZ SANCHEZ, D., El ejercito en la sociedad visigoda, Ediciones Universidad de Salamanca, Salamanca, 1989, p. 155, <<... Poco despues del aplastamiento de la conjura, Wamba promulgo su ley militar ...>>.

(9) Los problemas acaecidos entre Wamba y la nobleza hispano-visigoda, asi como la famosa conjura que llevo a la deposicion del rey, fueron tratados por FRIGHETTO, R., <<Legitimidade e usurpafao na Hispania visigoda de finais do seculo VII: o caso do reinado de Wamba (672-680)>>, en: Scripta Antiqua in honores Angel Montenegro Duque et Jose Maria Blazquez Martinez (Org. Santos Crespo Ortiz de Zarate e Angeles Alonso Avila), Valladolid, 2002, pp. 841-9.

(10) Conc. XII Tol., a. 681, Tomum: <<... Post haec illud quoque vestris Deo placitis infero sensibus corrigendum, quod decessoris nostri praeceptio promulgata lege sancivit ...>>.

(11) Cuestion tratada por FRIGHETTO, R., <<O problema da legitimidade e a limitafao do poder regio na Hispania visigoda: o reinado de Ervigio (680-687)>>, en: Gerion Revista de Historia Antigua 22/1, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 2004, pp. 421-35.

(12) KING, P. D., Derecho y sociedad en el reino visigodo, Alianza Editorial, Madrid, 1972, p. 61.

(13) L.V., II, 1,7 (Nova. Flavius Gloriosus Egica rex): De fidelitate novis principibus reddenda et pena huius transgressionis.

(14) L.V., II, 1,7: <<... si in ipso sue electionis primordio aut iurare se, ut moris est, pro fide regia differat aut, si ex palatino officio fuerit (...) ut pro fide regia conservanda iuramenti se vinculo alliget, aut ille, qui, sicut premisimus, ex ordine palatino fuerit, minime regis obtutibus se presentandum ingesserit, quicquid de eo vel de omnibus rebus suis principalis auctoritas facere vel iudicare voluerit, sui sit incunctanter arbitrii ...>>.

(15) Fel.Tol.,Vit.Iul, 10: <<... Item libellum de divinis judiciis, ex sacris voluminibus collectum, in cujus principio est epistola ad dominum Ervigium, comitatus sui tempore pro eodem libello directa ...>>.

(16) La fecha de elevacion de Juliano como obispo de Toledo puede ser calculada segun las informaciones de Fel.Tol.,Vit. Iul., 3-4: <<... anno octavo Wambanis principis sub digna confessione Dei clausit supremum curriculum (...). Post ejus itaque discessum aliquantula intercapedine temporum, post sanctae memoriae Quiricum idem egregius Julianus praefatae urbis est unctus primatu, tanto laudis titulo praedicandus, quanto diversarum virtutum ope suffulus, suis temporibus mirifice composuit Ecclesiam Dei ...>>; asi, de acuerdo con las informaciones de Iul. Tol., Hist.Wamb, 2: <<Adfuit enim in diebus nostris clarissimus Wamba princeps, quem digne principari Dominus uoluit, quem sacerdotalis unctio declarauit, quem totius gentis et patriae communio elegit (...). Qui clarissimus uir, dum decidentis Recesuindi principis morte exequiale funus solueret et lamenta ...>>; Isid. Pac., Chron. Moz.a. 754, 15: <<Hujus temporibus, in aera 686 (...), Chindasvinthus Recesvinthum, licet flagitiosum, tamen bene monitum, filium suum regno Gothorum proponit, regnans annis 24 ...>>, tenemos que Wamba llego a la condicion de rey en el ano 672 y, ocho anos mas tarde, en 680, Juliano fue alzado a la condicion de obispo de Toledo.

(17) Como tambien se apunta en la Adf.Tert.Chronc., Rotensis, 2: <<... Quumque prefatus Eruigius palatio esset nutritus et honore comitis sublimatus ...>>.

(18) La condicion de primado al obispo toledano fue reconocida en el ConcXIITol., a.681, c.6: <<... Unde placuit omnibus pontificibus Spaniae et Galliae, ut salvo privilegio uniuscuiusque provinciae licitum maneat deinceps Toletano pontifici quosquumque regalis potestas elegerit et iamdicti Toletani episcopi iudicium dignos esse probaverit, in quibuslibet provinciis inpraecedentium sedium praeficere praesules et desidentibus episcopis eligere succesores ...>>.

(19) Un estudio mas detallado de los problemas causados por la promulgacion de las leyes L.V.,V, 1, 6-7 por Wamba es presentado por FRIGHETTO, R., <<Uma confrontacao regio-nobiliarquica na Antiguidade Tardia hispanica: o rei e a nobreza eclesiastica no reinado de Wamba (672-680)>>, en: Semanas de Estudios Romanos XII, Pontificia Universidad Catolica de Valparaiso, Vina del Mar, 2004, pp. 233-52.

(20) Tema tratado en el trabajo de FONTAINE, J., <<Penitence publique et conversion personelle. L' apport d' Isidore de Seville a l'evolution medievale de la penitence>>, en: Revue de Droit Canonique 28, Paris, 1978, pp. 141-56.

(21) Adf.Tert.Chron., Rotensis, 2: <<... superuia elatus callide aduersus regem est excogitatus. Erbam cui nomen estspartus illi dedit potandam; statimque ei memoria est ablata. Quumque episcopus ciuitatis seu et obtimates palatii abentem, causa pietatis comoti, ne rex ordine migraret, statimque ei confessionis ordinem seu et penitentie dederunt ...>>; una informacion muy cercana a esta tenemos en Val., Ad Don., 1: <<... Inter quos erat quidam frater, nomine Maximus, librorum scribtor, psalmodie meditator, ualde prudens, et in omni sua actione conpositus. In cuius prae caeteris eram caritatis amore conexus. Prouenit ut eodem tempore graui inualescente egritudine, corporali molestia percussus moreretur, etpost multo orarum spatio, iterum reuerterettur in corpore ...>>.

(22) El impedimentum impuesto a los tonsurados de acceso al trono hispano-visigodo aparece claramente en Conc. VI Tol., a. 638, c. 17: <<... Rege vero defunctus nullus tyrannica praesumtione regnum adsummat, nullus sub religionis habitu detonsus aut turpiter decalvatus aut servilem originem trahens vel extranae gentis hommo ...; Conc.XII Tol., a.681, c.2: ... sed hos qui qualibet sortepoenitentiam susceperint ne ulterius ad militare cingulum redeant religamus ...>>.

(23) Conc. XII Tol. a. 681, c.1: <<... aliam quoque informationem iam dicti viri in nomine honorabilis et sanctissimi fratris nostri Iuliani Toletanae sedis episcopi, ubi sub omni diligentiae ordine iam dictum dominum Herbigium in regno unguere deberet et sub omni diligentia unctionis ipsius celebritasfieret ...>>; actitud por cierto correcta, segun establecia Conc. IV Tol., a. 633, c.75: <<... sed defuncto in pace principe primatus totius gentis cum sacerdotibus successorem regni concilio conmuni constituant, ut dum unitatis concordia a nobis retinetur ...>>.

(24) De acuerdo con DIAZ MARTINEZ, P C., <<Rey y poder en la monarquia visigoda>>, en: Iberia 1, Logrono, Universidad de La Rioja, 1998, p.187, <<... El concilio se reuniria en funcion de las necesidades politicas del momento, o de la necesidad del rey de, por ejemplo, legitimar su propio ascenso al trono ...>>; ver tambien Frighetto, R., <<O rei e a lei na Hispania visigoda ...>>, op. cit., p. 124, <<... Recesvinto convocou o VIII Concilio de Toledo, que foi realizado naquele mesmo ano de 653. Por certo que o novo soberano buscava, com a reuniao conciliar, reforfar sua legitimidade no trono e as bases politicas e ideologias que selariam sua alianfa com a nobilitas ...>>.

(25) Segun Adf. Tert. Chron., Rotensis, 2: <<... ad monasterium perrexit ibique quamdiu uixit in religione permansit. Fuit in regno annis VIIII, m.I, et in monasterio uixit annis VII, m.III. Propria morte discescit era DCCXVIIII ...>>.

(26) Conc. XIITol. a.681, c. 13: <<... serenissimo domino nostro atque amantissimo Ervigio principi(...)inperare clementer, regnare feliciter, habere de clementia fructum, obtinere de iustitia premium, de pietate tropheum quo et invictus victor hostium semper ...>>.

(27) Conc. XIII Tol. a. 683, c.4: <<De munitione prolis regiae; c.5: Ne defuncto principe relictam eius coniugem aut in coniugio sibi quisque aut in adulterio audeat copulare>>.

(28) La firma de Egica esta presente en el ConcXIII Tol., a. 683, Item de uiris inlustribus officii palatini: <<Egica comes scanciarum et dux>>. El parentesco de Egica con Wamba aparece mencionado en Adf. Tert. Chron., Rotensis, 3: <<... magno uiro Egicani consubrino Bambani regi ...>>.

(29) Conc. XVTol., a. 688, Tomum: <<... Egicanem regem ad copulam filiae suae ...>>; Conc. XVII Tol., a. 694, c.7: <<... gloriosa domina Cixilo, regina diutinis et felicioribus serenissimi nostri principis Egicanis ...>>; ver tambien FRIGHETTO, R., <<Uma tentativa de unidade politico-religiosa na Hispania visigoda de finais do seculo VII: o reinado de Egica>>, en: Actas de las Segundas Jornadas de Historia de Espana--Fundacion para la Historia de Espana, Buenos Aires, 2002, pp. 51-69.

(30) La posibilidad de que tengamos un ejemplo de adopcion de Egica por parte de Ervigio es trabajada por FRIGHETTO, R., <<Aspectos teoricos e praticos da legitimidade do poder regio na Hispania visigoda: o exemplo da adoptio>>, en: Cuadernos de Historia de Espana LXXIX, Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires, 2005, pp. 237-45.

(31) Conc. XV Tol., a. 688, Tomum: <<... ut omnimoda sacramenti me taxatione constringeret, quo pro omni negotio filiorum suorum ita me ipsum obponendo sollicitus essem, qualiter eorum causae ad victoriam perveniret ...>>.

(32) Conc. XV Tol., a. 688, Tomum: <<... scilicet ut non ante regnum adirem nisiprimum strictis me iuramentorum vinculis alligarem, ut iustitiam conmissispopulis non negarem ...>>.

(33) Tema que es tratado, en lineas generales, por VALVERDE CASTRO, M. R., Ideologia, simbolismo y ejercicio del poder real en la monarquia visigoda: un proceso de cambio. Universidad de Salamanca, Salamanca, 2000, p. 216, nota 157.

(34) Conc. XV Tol. a. 688, Tomum: <<... Transfundendum ergo est unum in alterum et ad unam regulam redigendum, ita ut minoris partis vota potioribus sint coniuncta et affectus protectionis qui privatim socero promissus est et cognatis transfusus generaliter servetur in populis ...>>.

(35) Conc. IV Tol., a. 633, c. 75: <<... Quiquumque amodo ex nobis vel cunctis Spaniae populis qualibet meditatione vel studio sacrementum fidei suae quod pro patriae salute gentisque Gothorum statu vel incolumnitate regiae potestatis pollicitus est (...) anathema sit in conspectu Spiritus Sancti et martyrum Christi ...>>.

(36) Conc. XV Tol., a. 688, Tomum <<... Nec hoc quidem sic dicimus ut illa quaepridempro cognatis iurata suntpenitus destrudantur sed potius unus idemque affectus populis cognatisque servetur, unum quid ex duobus unitatis gratiam redolens neutrum dividat sed conponat ...>>.

(37) Isid. Pac., Chron, a. 754, 25: <<... velpro absolutione juramenti quod praefato principi Ervigio noxiabiliter reddiderat, synodum ut exsolveretur expostulat>>.

(38) Isid., Etym.,V, 24, 29: <<Conditiones proprie testium sunt, et dictae condiciones a condicendo, quasi condiciones, quia non ibi testis unus iurat, sed duo vel plures ...>>.

(39) Isid., Etym., V, 24, 31: <<Sacramentum est pignus sponsionis; vocatum autem sacramentum, quia violare quod quisque promittitperfidiae est>>.

(40) Conc. XV Tol., a. 688, Tomum: <<... Egit enim idem divus socer noster Ervigius princeps inter caetera, quibus me incauto et inevitabili conditionum sacramento ...>>.

(41) Form. Wisig., 39 Conditiones Sacramentorum.

(42) Conc. XV Tol., a. 688, Tomum <<... ac diem futturi iudicii pertremendum ...>> = Form.Wisig., 39: <<... iuramus per ttremendum atque terribilem futuri iudicii diem ...>>.

(43) Conc. XV Tol., a. 688, Tomum <<... ut omnimoda sacramenti me taxatione constringeret ...>> = Form.Wisig., 39: <<... diuinitatis magestatem ac deitatem taxare aut inuocare ausi fuerimus ...>>.

(44) GARCIA LOPEZ, Y., Estudios criticos de la 'Lex Wisigothorum'. Memorias del Seminario de Historia Antigua V, Alcala de Henares, 1996, p. 227.

(45) Aun en opinion de GARCIA LOPEZ, Y., Estudios criticos ..., op. cit., p. 228, <<... Y existe en verdad una serie de cruces de vocabulario o loci entre ese Iudicium, los sinodos de Chintila, leyes de Reces, las obras de Braulio, tambien algunas Formulae Wisigothicae que precisamente pueden haber sido elaboradas en ese periodo ...>>.

(46) Conc. XV Tol., a. 688, Tomum: <<... pressurarum eius inplerosque acerbitas, quos indebite reus et honore privavit, quos de nobili statu in servitutem sui iuris inplicuit, quos tormentis subegit, quos etiam violentis iudiciis pressit ...>>.

* Doctor en Historia Antigua por la Universidad de Salamanca; Profesor Adjunto IV de Historia Antigua y Medieval del Departamento de Historia de la Universidad Federal de Parana (Brasil); Director del Nucleo de Estudios Mediterranicos de la Universidad Federal de Parana; Becario ID del Consejo Nacional de Desarrollo Cientifico y Tecnologico (CNPq)-Brasil. E-mail: rfrighetto@hotmail.com
COPYRIGHT 2007 Universidad Adolfo Ibanez
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:HISTORIA ANTIGUA Y MEDIEVAL
Author:Frighetto, Renan
Publication:Intus-Legere Historia
Date:Jan 1, 2007
Words:6701
Previous Article:San Benito y el Ordo romano: una segunda lectura.
Next Article:Teoria del poder en el de Institutione Regia de Jonas de Orleans (siglo IX). construccion ideologica y ordenamiento social en la Alta Edad Media.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters