Printer Friendly

In virga Aaron Maria ostendebatur. Nueva interpretacion del ramo de lirios en La Anunciacion gotica espanola a la luz de fuentes patristicas y teologicas.

In virga Aaron Maria ostendebatur. New interpretation of the bouquet of lilies in the spanish gothic Annunciation in the light of patristic and theological sources

1. Proemio, a modo de recordatorio

En nuestra primera aproximacion hermeneutica al motivo del ramo de lirios en las imagenes goticas de La Anunciacion, (2) inferimos algunas conclusiones de importancia, que resulta util rememorar ahora, antes de iniciar nuestra segunda interpretacion iconografica sobre el tema.

Se puso de relieve en aquel primer trabajo que, en lo esencial, las representaciones de La Anunciacion se inspiran de manera directa y explicita en el Evangelio de San Lucas, sin interferencias de los escritos apocrifos, ni tan siquiera de La Leyenda Dorada de Santiago de la Voragine. (3)

Se indico asimismo que, tras largas centurias de desarrollo en formulas de relativa sencillez compositiva y eidetica, desde el siglo XI, y sobre todo durante la Baja Edad Media, el tema iconografico en estudio acrecento de modo notable su complejidad morfologica y conceptual, mediante poeticos simbolismos y sutiles metaforas: tan significativo incremento--concluimos entonces--se hizo posible gracias a la progresiva devocion a la Virgen y al refinamiento argumental de la mariologia, en inextricable vinculo con el hiper-desarrollo de la cristologia.

Conforme a otra conclusion de nuestro acercamiento inicial, el claro protagonismo que, en casi todas las imagenes bajomedievales de La Anunciacion, asume el ramo de lirios en manos del arcangel Gabriel o colocado en un florero o jarron junto a la Virgen exige ser entendido con mayor perspicacia: ese ramo de lirios, en efecto, no encuentra satisfactoria explicacion si se lo interpreta en el sentido generico y abstracto de pureza o virginidad en general -ni siquiera aplicandolo expresamente a la Virgen Maria--, tal como suelen hacerlo los especialistas en simbologia e iconografia, al estilo de George Ferguson, Louis Reau, Juan-Eduardo Cirlot, Gertrud Schiller, MarieMadeleine Davy, James Hall, Hans Biedermann, Federico Revilla y Udo Becker .

Subrayamos ademas que la sobresaliente manifestacion del ramo de lirios en casi todas las Anunciaciones bajomedievales obedece a que los programadores iconograficos de tales imagenes se inspiran en una larga y consistente tradicion patristica y teologica: de hecho, incontables autores eclesiasticos en la Edad Media "canonizan" la interpretacion de ese elemento botanico -la flor brotada de un tallo- conforme a un simbolismo simultaneamente mariologico y cristologico, al identificar a Jesus con la flor y a Maria con el tallo.

Expusimos, por ultimo, en aquel articulo las exegesis con las que numerosos Padres de la Iglesia y teologos medievales interpretan la profecia de Isaias sobre el florecimiento del tallo en la raiz de Jese como una clara metafora de la encarnacion del Hijo de Dios (la flor) en el seno virginal de Maria (el tallo), quedando asi justificado en primera instancia el simbolismo del ramo de lirios en las Anunciaciones medievales.

Tras esta breve sintesis de los principales resultados obtenidos en nuestra primera interpretacion iconografica del ramo de lirios en las Anunciaciones bajomedievales, partiendo de la exegesis de la flor brotada del tallo en la raiz de Jese, hora es ya de emprender un segundo enfoque hermeneutico, desde la perspectiva de otra prefiguracion veterotestamentaria.

2. El ramo de lirios, una constante en la iconografia gotica espanola de La

Anunciacion

En el arte gotico espanol, lo mismo que en el medieval europeo, las imagenes de la Anunciacion con ramo de lirios son incontables. Ahora bien, para mejor focalizar el estudio iconografico propuesto en el presente articulo, se han escogido aqui, para su analisis, diez pinturas goticas hispanicas representativas de dicho tema.

[FIGURA 1 OMITIR]

Pere Serra (docum. 1357-1405), (4) en su Anunciacion en el retablo de la iglesia de Sant Lloren? de Morunys (Fig. 1), (5) mantiene una estructura compositiva y narrativa bastante convencional. Cabizbaja y postrada de hinojos ante el enorme mueble -con doble funcion de escritorio y reclinatorio- sobre el que reposa su libro de oraciones, Maria entreabre sus brazos en gesto de timidez y recato. Apareciendose por el lado izquierdo, el angel Gabriel se arrodilla ante ella, apuntandola con el indice de la mano derecha para indicarle su eleccion divina como madre del Mesias. Al mismo tiempo el Espiritu Santo se dirige en vuelo hacia el oido de la Virgen, para significar que ella es fecundada por el divino Espiritu a traves del oido (conceptio per aurem) en el mismo instante de escuchar el anuncio del angel. Pere Serra introduce, no obstante, un detalle de interes, por lo infrecuente: plasma aqui al angel portando en su mano izquierda un ramo de lirios, en perfecto paralelismo con otros ramos de la misma flor dispuestos en el gran jarron que conecta en primer plano a los dos protagonistas del suceso. Mediante ese redundante paralelismo entre ambos equivalentes ramos pareciera querer reforzarse los significados simbolicos que, como se vera luego, encierran tales flores.

[FIGURA 2 OMITIR]

Tambien el Maestro de Sigena -identificado por muchos especialistas con Jaume Serra, o con alguno de sus hermanos, Pere o Francesc Serra (6)- estructura su Anunciacion (Fig. 2) del Retablo de Sigena, (7) c. 1362-1375, o c. 1367-1381, segun un modelo que, aun conservando ciertas analogias con el del recien analizado de Pere Serra, exhibe tambien notables diferencias respecto a este. (8) Las similitudes consisten, sobre todo, en el vuelo de la paloma del Espiritu Santo hacia la oreja de la Virgen, la ubicacion de esta junto al lecho y el porte de un ramo de flores por parte del angel, en redundancia con el ramo de lirios emergente del florero en primer plano. No obstante, las variantes que el Maestro de Sigena introduce en su tabla con respecto al precedente esquema de Pere Serra son mucho mas numerosas e importantes. En vez de situar de rodillas a ambos protagonistas, como hizo Pere Serra, el Maestro de Sigena plasma aqui a Maria sentada con recato, con el libro abierto sobre su regazo (en ausencia de escritorio/reclinatorio), mientras dispone al arcangel con los pies sobre el suelo y muy separados entre si, para traducir el gesto de aterrizar en su vuelo o el de irrumpir con premura en la habitacion para comunicar su mensaje celestial a la doncella. Ademas, en la parte superior izquierda del cuadro, por fuera de la casa de Maria, Dios Padre, de medio cuerpo en su esplendente mandorla, lanza con su mano derecha el rayo de luz, cuya estela recorre en vuelo el divino Espiritu, fecundador de la Virgen.

Jaume Cirera y Bernat Despuig (9) combinan en su Anunciacion del Retablo de San Miguel y San Pedro, en la iglesia de San Miguel de la Seu d'Urgell, (10) 1432-33 (Fig. 3), elementos que lucian dispersos en los dos cuadros antes analizados. (11) Asi, en la cimera de la tabla, emergiendo en busto en su tupida orla de querubines, Dios Padre emite por su boca el halito de vida que da existencia humana al Hijo de Dios en el seno de aquella doncella, hacia cuyo oido vuela en comba el Espiritu divino. Mientras tanto, tres exuberantes ramos de lirios, emergentes de un enorme florero en primer plano -evidente vinculo simbolico entre ambos protagonistas del anuncio- metaforizan la encamacion del Redentor en el vientre de la Virgen, quien, de hinojos ante su libro de oraciones, recibe con asombro el mensaje del angel, arrodillado con reverencia ante la recien inaugurada Madre de Dios.

[FIGURA 3 OMITIR]

[FIGURA 4 OMITIR]

Dello Delli (12) (con la ayuda de sus hermanos Nicolas y Sanson), (13) en La Anunciacion (Fig. 4) (14) del Retablo de la Catedral Vieja de Salamanca, (15) c. 1430-1450, (16) adopta una estructura compositiva de gran complejidad y notable artificio, con no pocos pormenores de interes narrativo. En la parte superior izquierda del panel, irrumpiendo desde el cielo en su nimbo de querubines, Dios Padre lanza por su boca el rayo/aliento de vida, cuyo resplandor parece incrementarse bajo el cuerpo de la paloma del Espiritu Santo, en vuelo hacia el oido de la Virgen. Esta, arrodillada en devota plegaria ante un extrano reclinatorio/facistol, recibe el respetuoso homenaje del mensajero celeste, quien se inclina con reverencia ante ella en senal de sumision ante su Soberana. Por si fuera poco, el pintor introduce numerosos ingredientes decorativos y anecdoticos. La casa de la humilde muchacha nazarena luce como un lujoso palacio renacentista, de problematicas perspectivas, pleno de enseres cotidianos, como la jofaina sobre la mesa en el recinto abovedado, la cesta de labores junto al lecho en la alcoba, o las macetas y la ropa que cuelgan en la balconada superior. Como era previsible, en ese contexto domestico-palaciego juega su consabido papel primordial un precioso florero con lirios, en primer plano sobre el pretil. Con similar proposito anecdotico, Delli situa en el segundo piso del caprichoso edificio un par de fisgones contemplando la compleja escena: un muchacho, vestido de rojo, mira con sorpresa la aparicion de Dios Padre, mientras una joven vestida de azul observa al arcangel, de vistosas alas con plumaje de pavo real. Asi la interpretacion del tema por Delli resulta, a la postre, condimentada con una alta dosis de decorativa cotidianidad anecdotica.

[FIGURA 5 OMITIR]

Jaume Huguet (c. 1415-1419), (17) en La Anunciacion del Retablo de la Madre de Dios, pintado hacia 1450 para la iglesia de Vallmoll, y hoy en el Museu Diocesa de Tarragona (Fig. 5), (18) introduce una serie de recursos de especial atractivo. Revestido con lujosa capa pluvial de purpura con brocado, el rubicundo arcangel porta un largo cetro lisado en su mano izquierda, desde la que despliega, a su vez, una banda con la salutacion inscrita en ella: interesante, en tal sentido, es la decision del pintor al interconectar a los dos protagonistas mediante esa filacteria, tal vez para ilustrar mejor el dialogo entre ambos, metaforizado precisamente por semejante soporte epigrafico. Ademas, de rodillas en su reclinatorio, cubierta con rica capa y con las manos cruzadas sobre el pecho, la Virgen vuelve con ti

midez su mirada hacia el visitante, separandola del libro de oraciones abierto sobre el facistol. Mientras tanto, en el exterior de la casa -con apariencia de capilla goticade la doncella, Dios Padre, circundado por rojos querubines, insufla por la ventana circular el soplo de vida, portador de la paloma del divino Espiritu, que vuela raudo hacia la cabeza de Maria para fecundarla per aurem. A guisa de elocuente recurso, Huguet coloca en pleno centro de la composicion, por encima de la filacteria y bajo el alfeizar de la gotica ventana, un voluminoso ramo con tres lirios, que, ademas de interrelacionar a los dos dialogantes -o, para ser mas exactos, los contenidos de sus respectivos discursos-, establece un claro nexo simbolico con el paisaje impoluto que se entreve por la ventana.

[FIGURA 6 OMITIR]

Jaume Ferrer II (docum. 1430-1457), (19) al representar La Anunciacion en el Retaule de la Verge dels Paers en la capilla de la Paeria, Lerida, c. 1450-1455 (Fig. 6), (20) separa a los dos protagonistas en dos tablas independientes, situadas en la parte superior del ala izquierda (el arcangel Gabriel) y en la cima del ala derecha (la Virgen). Sin embargo, pese a su evidente relacion narrativa, ambas tablas no guardan entre si ninguna relacion compositiva, ni por la forma de sus respectivas escenografias ni por la orientacion de las mismas. (21) En la primera de esas dos tablas (cuya imagen no se reproduce en este articulo), contra un sintetico trasfondo arquitectonico visto en posicion frontal, el pintor situa a un gran arcangel de vistosas alas, que, en pie, despliega frente a si una inmensa y serpenteante cinta, con la congratulacion angelica inscrita en ella. En el panel derecho, en cambio, Jaume Ferrer II plasma de rodillas a la Virgen, quien, con las manos cruzadas sobre el pecho y separando sus ojos del libro de oraciones, se inclina con parsimonia ante el Espiritu Santo al aproximarse en vuelo a su cabeza. No carece de interes el hecho de que en este cuadro el pintor, ademas de suprimir el rayo divino y la presencia de Dios Padre, introduce en la escenografia arquitectonica, de aberrante perspectiva, un variado conjunto de detalles cotidianos: de tal indole son los instrumentos de escritura y lectura en el escritorio, los enseres domesticos sobre la repisa, o las cortinas para garantizar la intimidad del lecho, como asimismo una serie de peripecias anecdoticas, como el gato persiguiendo a un raton en el espacio exterior o el ave bebiendo en una jofaina. En todo caso, el artista coloca tambien aqui en centrico lugar en primer plano un frondoso mazo de lirios, que surgen del estrecho cuello de un fino jarron.

[FIGURA 7 OMITIR]

Jaume Jacomart (o, segun otros expertos, Lluis Dalmau), en La Anunciacion, c. 1411-1461, (22) del Museo de Bellas Artes de Valencia (Fig. 7), (23) plantea una solucion compositiva radicalmente diferente a la de los otros artistas que estamos analizando. De hecho, al optar por un abstracto fondo de pan de oro, contra el que el pavimento viene a impactar en brusca ruptura, el artista prescinde de todo elemento escenografico, pues solo se permite incluir como accesorio indispensable el reclinatorio/atril ante el que reza Maria. Sin embargo, la novedad mas notable introducida por el pintor en esta obra -dividida en dos tablas, cada una de ellas ocupada por uno u otro de los protagonistas- es la circunstancia de que el tallo de lirios, de tamano desmesurado, no se encuentra en un florero o jarron, como casi siempre ocurre, sino que es llevado por el angel como si de un cayado de heraldo se tratase: ese gesto de traer y entregar a la Virgen el ramo de lirios metaforiza a todas luces la voluntad divina transmitida por el angel, segun la cual ella es elegida para que la encarnacion humana del Hijo de Dios (la flor) brote en su seno virginal (el tallo). Por lo demas, si bien el artista representa a Maria convencionalmente arrodillada con las manos cruzadas sobre el pecho, le da, sin embargo, otra expresion animica: en vez de imaginarla cabizbaja y temerosa, la plasma confiada y decidida, elevando sus ojos hacia la paloma del Espiritu Santo, que vuela hacia ella en ausencia del rayo divino. Vinculando a ambos personajes, sin el soporte de la habitual filacteria, una inscripcion epigrafica pregona la salutacion laudatoria de Gabriel: Ave gr. plena dns tecum.

[FIGURA 8 OMITIR]

El Maestro de Canapost (24) desarrolla en La Anunciacion del Retablo de Puigcerda (25) una cierta complejidad compositiva. (26) Ademas de disenar la residencia de Maria como un esplendido palacio, abierto al fondo hacia un frondoso jardin con una fuente en el centro -en clara referencia simbolica a Maria como hortus conclusus y fons signatus-, el pintor, contrariando el clasico modelo compositivo adoptado por la mayoria de los artistas en sus Anunciaciones, invierte aqui la posicion de ambos protagonistas: el angel aparece ahora por la derecha, mientras la Virgen se halla en la parte izquierda. Tras ingresar a la casa por la puerta abierta, Gabriel comunica de rodillas su mensaje a Maria senalando hacia arriba con el indice de su mano derecha, para indicarle que su mensaje proviene del Altisimo, mientras con su mano izquierda despliega su cimbreante cinta con el enaltecedor saludo Ave gratia plena dns inscrito en ella. La Virgen, que, sentada con recato y sumiso gesto cabizbajo, mantiene abierto con la mano izquierda el libro de plegarias sobre sus piernas, levanta su diestra en actitud de aceptar -como en el ritual del juramento- la inescrutable voluntad divina que le transmite el mensajero celeste. Sobre su cabeza vuela en forma de paloma el Espiritu Santo, deslizandose por el oblicuo rayo fecundador que el Todopoderoso envia a la doncella para fertilizarla. Al lado de la humilde ancilla Domini, sobre un mueble, surge de un florero un exuberante ramo de niveos lirios, que, en perfecta simetria con la blanca paloma, establecen con esta un vinculo cromatico y conceptual en torno a la cabeza de la Virgen, en perfecta correspondencia con los profundos contenidos dogmaticos que se encierran en la imagen de la Anunciacion con ramo de lirios, como se explicara luego.

[FIGURA 9 OMITIR]

Tal como lo hizo el Maestro de Canapost en la tabla recien analizada, tambien el Maestro de Sopetran (27) invierte las posiciones de ambos protagonistas en su Anunciacion del Museo del Prado (28) (Fig. 9). (29) Portando un cetro/cayado lisado, el arcangel aparece por la derecha, iniciando el gesto de arrodillarse ante la Virgen, mientras esta permanece de hinojos en la parte izquierda del cuadro, ante el libro de oraciones, cuyas paginas mantiene abiertas con su mano derecha. En esa pulcra habitacion burguesa de la doncella -donde no faltan elementos tan simbolicos como el lecho (fecundacion/concepcion) y las acristaladas ventanas por las que penetra la luz (maternidad virginal: como el rayo de luz que atraviesa el cristal sin romperlo ni mancharlo)- vuela al fondo sobre el lecho la paloma del Espiritu Santo, mientras en primer plano un enhiesto ramo de lirios emergiendo de un florero despliega en su cuspide tres blancas flores.

[FIGURA 10 OMITIR]

Pedro Berruguete (c. 1450-1503) estructura su Anunciacion de la iglesia de Paredes de Nava, Palencia (Fig. 10), (30) de forma clara y sucinta, sin renunciar a ciertos elementos simbolicos. Revestido con esplendida capa pluvial, el vistoso arcangel, en insolito malabarismo, sostiene sobre su abierta mano izquierda un largo cetro/cayado, junto al que despliega la serpenteante filacteria con la solita alabanza inscrita Ave Maria gratia plena dns tecum bened (...) m, mientras con su mano derecha apunta hacia el Espiritu Santo, paloma en vuelo hacia la cabeza de la Virgen. Arrodillada ante el atril con los ojos entornados, esta inclina con modestia la cabeza y cruza las manos sobre el pecho, para expresar su obediencia de esclava ante los insondables designios divinos. Esa relacion dialogica entre la divinidad que elige y la doncella que obedece se ilustra tambien mediante la presencia (de medio cuerpo sobre una orla de nubes) del Dios Todopoderoso, quien, revestido con henchida capa roja y tocado con la triple corona papal, bendice a Maria con su mano derecha, mientras sostiene con la izquierda la esfera crucifera del Universo. Una vez mas, el contenido teologico que se dilucida en este dialogo a tres -la divinidad, su mensajero angelico y la doncella destinataria del mensaje celestial- se visualiza en la poderosa metafora de los ramos de lirios que reposan en el enorme jarron blanco situado en el centro del primer plano.

3. El florecimiento de la vara seca de Aaron, metafora de la encarnacion de Dios Hijo en el seno virginal de Maria, segun la tradicion patristica y teologica

La circunstancia de que el ramo de lirios adquiera tan protagonica presencia en casi todas las imagenes bajomedievales de La Anunciacion, como las hasta aqui analizadas, se explica a cabalidad por estrictos motivos dogmaticos. A decir verdad, el contenido simbolico del ramo de lirios en tales imagenes se revela de manera clara y determinante a traves de reiterativas y unanimes exegesis de Padres o Doctores de la Iglesia y teologos medievales sobre dos pasajes del Antiguo Testamento: la profecia de Isaias sobre el florecimiento del tallo en la raiz de Jese, y el florecimiento de la vara seca de Aaron. (31)

Como antes quedo dicho, interpretamos ya en otro trabajo previo el ramo de lirios en las imagenes de la Anunciacion a la luz de los comentarios patristicos y teologicos sobre la profecia de Isaias vaticinando el florecimiento del tallo brotado en la raiz de Jese. (32) El presente articulo abordara una serie de nuevas interpretaciones, conforme a las cuales no pocos Padres o Doctores de la Iglesia y teologos medievales coinciden en ver a Cristo y a Maria profeticamente figurados en otro pasaje del Antiguo Testamento: el referente a la vara seca de Aaron, que de manera subita, por milagro divino, retono, florecio y dio frutos en la Tienda del Testimonio.

Ese prodigioso episodio es descrito asi en Numeros, cuarto libro del Pentateuco:
      Yahve dijo a Moises: "Habla a los israelitas. Que te den una rama
   por cada familia patriarcal: que entre todos los principes, en
   representacion de sus familias patriarcales, te den doce ramas. Y
   escribe el nombre de cada uno en su rama. En la rama de Levi
   escribe el nombre de Aaron, pues ha de haber una sola rama para el
   jefe de la familia de Levi. Las depositaras en la Tienda del
   Encuentro, delante del Testimonio, donde me suelo manifestar a ti.
   El hombre cuya rama retone sera el que yo elijo. Asi dejaran de
   llegar hasta mi las murmuraciones que los israelitas profieren
   contra vosotros." Moises hablo a los israelitas, y cada uno de los
   principes le dio una rama, doce ramas, en representacion de todas
   las familias patriarcales. Entre sus ramas estaba tambien la rama
   de Aaron. Moises deposito las ramas delante del Yahve en la Tienda
   del Testimonio. Al dia siguiente, cuando entro Moises en la Tienda
   del Testimonio, vio que habia retonado la rama de Aaron, por la
   casa de Levi: le habia brotado yemas, habia florecido y habia
   producido almendras. Moises saco todas las ramas de la presencia de
   Yahve, ante los israelitas; las vieron, y tomaron cada uno su rama.
   Entonces dijo Yahve a Moises: "Vuelve a poner la rama de Aaron
   delante del Testimonio, para guardarla como senal para los
   rebeldes: acabara con las murmuraciones, que no llegaran ya hasta
   mi, y asi no moriran." Moises lo hizo asi; como le habia mandado
   Yahve lo hizo. (33)


Ahora bien, para numerosos Padres, Doctores de la Iglesia y teologos medievales tanto el florecimiento del tallo o vara en la raiz de Jese como el de la vara seca de Aaron evidencian un doble simbolismo, simultaneamente mariologico y cristologico. A su juicio, en efecto, el tallo floreciente en la raiz de Jese y la vara florecida de Aaron constituyen sutiles metaforas de Maria en su virginal maternidad divina (simbolismo mariologico), mientras la flor brotada en ese tallo en la raiz de Jese o en esa vara de Aaron prefigura en poetica analogia a Cristo en su encarnacion en el seno de Maria (simbolismo cristologico). Esos dos simbolismos se manifiestan inextricablemente unidos, tal como lo ponen de relieve las concordantes exegesis de los prestigiosos autores eclesiasticos que discurren sobre el tema.

A la luz de tales premisas, ante la necesidad de plasmar en imagenes artisticas el decisivo acontecimiento de la Anunciacion -en el que se garantiza la salvacion de la Humanidad, gracias a la encarnacion de Dios Hijo en el vientre de Maria-, los programadores del contenido conceptual de tales imagenes se inspiran en esa solida tradicion patristica y teologica que interpreta el florecimiento del tallo en la raiz de Jese y el de la vara de Aaron como una doble prefiguracion del engendramiento de Dios Hijo, encarnado en el seno virginal de Maria. Expuestos ya en nuestro anterior articulo las exegesis referidas a la primera figuracion (la flor en la raiz de Jese), precisaremos ahora numerosas interpretaciones patristicas y teologicas sobre la segunda prefiguracion cristologico-mariologica: el florecimiento de la vara seca de Aaron.

Asi, por ejemplo, San Fortunato de Aquilea (f c. 304) refrenda en terminos explicitos que la vara de Aaron florecida en el tabernaculo anticipa premonitoriamente a la Virgen Maria, y a Jesus como la flor y el fruto en ella brotados, en perfecto paralelismo con el ya referido vaticinio de Isaias sobre el florecimiento del tallo en la raiz de Jese, y en plena concordancia con el otro dicho de Salomon calificando al Senor como la flor del campo y el lirio de los valles. (34)

Ideas similares expresa, casi tres generaciones mas tarde, San Efren de Siria (306373), para quien la florecida y fructificada rama seca de Aaron prefigura el vientre de Maria, que, siendo virgen, engendro y dio a luz a Jesus. (35)

Casi por los mismos anos San Ambrosio (330-397), arzobispo de Milan, senala que el profeta anuncio la milagrosa encarnacion del Hijo de Dios al proferir "Surgiste, hijo mio, del retono", por cuanto germino del seno de la Virgen como un fruto de la tierra, y subio de las entranas maternas como una flor de buen olor para la redencion del mundo, conforme al presagio de Isaias sobre el florecimiento del tallo en la raiz de Jese. (36) El prelado milanes completa la idea afirmando que, si la raiz de Jese es la estirpe judia, el tallo es Maria, y la flor de Maria es Cristo, de tal modo que ese tallo es de condicion regia, de la casa y la patria de David, cuya flor es Cristo, quien limpio la suciedad mundana e infundio el olor de la vida eterna. (37)

No muy diferente es un siglo despues el sentir de San Cromacio de Aquilea (f c. 407), al referirse a la virginal Maria -engendradora de Jesus sin concurso varonilcomo prefigurada en la vara de Aaron, la cual, tras germinar, florecer y fructificar sin el nutriente humus de la tierra, fue depositada en el tabernaculo en signo de eterno recuerdo. (38) El mismo santo insiste en la idea de que en la vara de Aaron, la cual sin el abono de la tierra germino y produjo un fruto suavisimo, se manifiesta Maria, quien sin concurso varonil engendro un hijo, convertido en el fruto verdadero de la salvacion humana. (39)

A fines del siglo IV el homilista Sedatus Nemausensis (f c. 500) ratifica que, mediante el prodigio de que su vara seca echase hojas y produjese nueces, Aaron preanuncio a Cristo como una flor nacida de un seno virginal. (40) Algunos decenios mas tarde, el monje y teologo sirio Severo de Antioquia (c. 475-538) afirma en una carta a Teodosio de Alejandria:
      Hay constancia de que la vara de Aaron produjo hojas y almendras,
   con lo que se nos prefiguraba al Emmanuel, que es la vara del reino
   y que nacio como de la raiz de Dios Padre, sin principio ni tiempo,
   y que reina con El y con el Espiritu Santo sobre el cielo y la
   tierra. Y al fin de los dias se encarno y se hizo hombre, sin
   cambiar su naturaleza divina, y nacio en carne humana de la raiz de
   Jese y de David, de quienes desciende la Virgen Maria, la Madre de
   Dios. (41)


El escritor antioqueno argumenta luego que el tallo significa la germinacion y la concepcion de Jesus sin comercio carnal en el seno de la siempre Virgen Maria, pues la propiedad del tallo, como ornato natural de la raiz, es precisamente la de nacer sin copula ni union carnal. (42) Por ello, en su poetico Himno 119, Severo de Antioquia pone en relieve dos prefiguraciones biblicas de la Virgen y su divino Hijo: compara, ante todo, a Maria -por su privilegio de ser la virginal Madre del Dios Hijo- con el Arca de la Alianza, construida con oro puro y maderas incorruptibles, y contenedora del vaso del mana; (43) y luego reitera que Cristo se prefigura metaforicamente en la vara de Aaron, la cual, estando seca, germino y echo frutos, pues el Hijo de Dios, al encarnarse, asumio y rejuvenecio nuestra naturaleza, que habia languidecido en la vejez por causa del pecado. (44)

Tal vez por esos mismos anos, un autor anonimo, designado como el Pseudo Augustin (s. V-VI), senala que etimologicamente en latin "tallo" o "vara" (virga) suena casi igual que "virgen" (virgo), con una sola letra de diferencia, por lo cual del tallo (vara) deriva virgen. (45) El ignoto autor amplia su exegesis al sostener que, si el profeta designa a la Virgen como un tallo, obedece a que Maria concibio y pario sin perder su virginidad. (46) A partir de tales premisas, el Pseudo Augustin concluye que la flor regia (O florem regem !) brotada en ese tallo es la carne del Senor, que nacio sin necesitar "el vicio del semen humano" (nata sine vitio humani seminis), al punto de que, asi como aquel tallo (virga) no era un tallo, sino una Virgen (virgo), asi aquella flor no es flor de un tallo, sino naturaleza humana o carne (caro), pues quien pario (Maria) a la flor hizo brotar carne (Cristo encarnado) proveniente del genero humano (Maria). (47)

Un himnografo anonimo activo hacia el siglo VI senala que las Escrituras sagradas prefiguraron el engendramiento de Cristo en el seno de la Virgen como la vara de Aaron depositada en el Arca de la Alianza, vara que se cubrio de hojas, pese a no haber sido plantada. (48) Abundando en tal idea, el anonimo escritor concluye :
      La vara [de Aaron] se corono con hojas sin ninguna irrigacion,
   para convertirse en figura de la virgen que produjo un fruto
   milagroso y nos lo dio a nosotros. La figura de esta Virgen esta
   senalada y es conocida mediante la vara de los levitas. (49)


En el ano 567 Teodosio I, patriarca de Alejandria entre 535-567, afirma que Cristo, mucho tiempo antes de nacer como Hijo de Dios encarnado, habia sido ya anunciado por los profetas, pues Moises lo llama Tabernaculo del Testimonio en el que florecio la vara de Aaron, Isaias vaticina su parto virginal, Jeremias lo llama vara de avellano, Ezequiel lo presenta como la puerta del Altisimo, y Daniel como el monte santo de Dios. (50)

Severo, patriarca de Antioquia (c. 462-518), comienza por recordar el hecho de que la vara de Aaron emitio hojas y produjo almendras, lo cual presignificaba al

Emmanuel, quien es la vara del reino, engendrado y nacido de la raiz de Dios Padre, sin principio ni tiempo, reinando con este y con el Espiritu Santo sobre el cielo y la tierra. (51) El jerarca antioqueno completa su exegesis destacando que, de todos modos, esa vara de Aaron significa tambien la germinacion (engendramiento) y la concepcion de Cristo sin semilla (semen) en las entranas de la santa y siempre virgen Maria. (52)

El himnografo bizantino San Romano el Meloda (c. 490-c. 556) expresa poeticamente que la vara de Aaron, florecida sin ser irrigada, expresa lo mismo que lo profetizado por Isaias sobre el florecimiento de una vara o tallo en la raiz de Jese: a su juicio, ambas varas, la de Aaron y la de Jese, designan a Maria, quien, sin haber sido cultivada, germina un fruto, parido por ella, permaneciendo virgen despues del parto. (53)

Poco despues el Meloda prosigue indicando que las Escrituras, tras prefigurar a Cristo como el vaso del mana y la flor brotada de la raiz, designan tambien a su madre, Maria, como flor, vara y arca (de la Alianza), por ser una madre cuyo seno es abierto y gesta por obra del Espiritu Santo, aun cuando despues de eso permanece cerrado, al extremo de poder decirse de ella: La Virgen pario, y despues del parto permanece virgen. (54)

Hacia fines del siglo VI o inicios del VII el obispo hispanovisigodo San Isidoro de Sevilla (c. 556-636) suscribe la exegesis tradicional segun la cual la vara seca de Aaron, que florece sin necesidad de humedad, es simbolo de la Virgen Maria, quien sin coito engendro al Verbo de Dios, Cristo, profetizado tambien por Isaias bajo la figura del florecimiento del tallo en la raiz de Jese. (55)

Theotecnos, obispo de Livias en Palestina (s. VII), advierte contra la tentacion de juzgar imposible el milagro producido en el cuerpo santisimo de la Madre de Dios, al permanecer virginal e incorrupto antes, durante y despues del parto: segun el teologo palestino, en efecto, nos era conveniente la espiritual Arca de la Alianza (Maria), en la que se conservaba el vaso del mana y la vara floreciente de Aaron, la cual germino un fruto sin defecto (Cristo). (56)

En la primera mitad del siglo VIII el prestigioso mariologo San Juan Damasceno (675-749) alaba a Maria llamandola "vara, rama de una plantacion divina, la unica que pario entre todas las virgenes", la cual, sin haber recibido simiente varonil (nullo semine suscepto), produjo como una flor al Hijo de Dios senor del universo. (57)

Por esas mismas fechas San Juan de Eubea (s. VIII) expresa ideas analogas, al afirmar que, asi como la vara de Aaron, despues de florecer, fue recolocada en el Arca de la Alianza recubierta de oro, asi otra vara (Maria) florece sin necesitar simiente humana. (58)

En la transicion del siglo X al XI San Fulberto, obispo de Chartres (c. 960-1028), sostiene que, de manera similar a la vara de Aaron fructificando sin raiz ni ningun otro recurso natural o artificial, la Virgen Maria sin intervencion conyugal procreo un hijo, al cual se designa tanto con la flor como con el fruto: con la flor, por su hermosura; con el fruto, por su utilidad. (59)

Un par de generaciones mas tarde el reformador y cardenal benedictino San Pedro Damian (c. 1007-1072), en un sermon con motivo de la Asuncion, tras indicar que Maria es la vara de Aaron, con la que se reprimen los impetus de los demonios y mediante la que se operan todos los prodigios, insiste en que en la Virgen Maria se contiene la esperanza y el consuelo de los miseros con la vara y el baculo de la cruz. (60)

Casi una centuria despues el reformador cisterciense San Bernardo (1090-1153), abad del monasterio de Claraval, reafirma con tenaz insistencia la identificacion de la Virgen con la vara de Aaron. Por tal motivo, explotando el valor significante de esa metafora de la vara reverdecida, floreciente y fructificada, el Claravalense, en la segunda de sus cuatro homilias en alabanza a la Virgen Maria, (61) sostiene que Cristo es presignificado no solo por la flor, por el fruto y por las mismas hojas reverdecidas de la vara de Aaron, (62) sino tambien "por la misma vara" de Moises, con cuyo golpe este separo las aguas del Mar Rojo para que su pueblo pasase y con la que hizo brotar agua de la roca para darle de beber. (63) Sobre esa base argumental, el Doctor Melifluo sentencia:
      No hay, pues, inconveniente alguno en que sea figurado Cristo en
   diversas cosas por diferentes causas; y que en la vara se entienda
   su potencia, en la flor su fragancia, en el fruto la dulzura de su
   sabor, en las hojas tambien su cuidadosa proteccion, con que no
   cesa de amparar bajo la sombra de sus alas a los pequenuelos que se
   refugian a el huyendo de los carnales deseos y de los impios que
   los persiguen. (64)


Y en otro sermon con motivo del Adviento, el abad de Claraval enuncia que la Virgen Madre de Dios es la vara o tallo, y Cristo su flor, "una flor candida y rubicunda, elegida entre miles, una flor que desean ver los angeles y cuyo olor resucita a los muertos",65 antes de proclamar con liricos efluvios:
      !Oh Virgen, vara sublime, a que altura elevas tu sagrada copa!
   Hasta aquel que esta sentado en el trono, hasta el Senor de la
   Majestad. Ni es de admirar esto, porque tambien llegan a lo
   profundo las raices de tu humildad. !Oh verdaderamente planta
   celeste, la mas preciosa, la mas santa de todas! !Oh verdaderamente
   arbol de la vida, que solo fue digno de llevar el fruto de la
   salvacion! (66)


Medio siglo mas tarde el diplomatico y poeta frances Pierre de Blois (c. 1135-c. 1204), al evocar las delicias de la Virgen Maria, por ser la predilecta de Dios, preanunciada por los profetas, deseada por los patriarcas, saludada por el arcangel Gabriel y fecundada por el Espiritu Santo, testifica que lo prefigurado en la vara de Aaron, en el vellon de Gedeon, en la puerta de Ezequiel y en la zarza ardiente de Moises es precisamente Maria: (67) a juicio del autor, tales prefiguraciones se justifican por el hecho de que la madre de Cristo es "fecunda sin comercio carnal, prenada sin incomoda carga, alumbrante sin dolor en el parto", pues ella es la puerta de la vida, la primera de las virgenes, y la amiga del eterno Dios. (68)

Por ultimo, el teologo y mistico franciscano San Buenaventura (1218-1274), al explicar tres figuras biblicas que metaforizan el nacimiento de Jesus en Maria -las dos primeras de las cuales son el esplendor que nace de la luz y el germen que nace de la vid-, sostiene que el tercer simil es la flor que brota de la rama. (69) El lirico pensador destaca que, asi como "la flor, al brotar de la rama, no la menoscaba, sino la mejora; no la resquebraja, sino la embellece", asi tambien "Dios nace (...) de la Virgen fecundandola y embelleciendola, sin violentar ni corromper su integridad virginal". (70) Asumiendo la profecia de Isaias sobre el florecimiento de la vara en la raiz de Jese, San Buenaventura insiste en que "por vara se entiende la Virgen, Madre de Dios; por flor, su divino Hijo; por salida de la vara, el nacimiento de la Virgen; por subida de la flor, el nacimiento del Salvador (...), y sobre la flor descansa el Espiritu Santo." (71)

4. Conclusiones

Tras este amplio analisis de imagenes artisticas y textos doctrinales, creemos posible sintetizar algunos resultados esenciales de nuestra investigacion:

Tal como lo ilustran las diez pinturas goticas espanolas aqui analizadas, el ramo de lirios constituye un motivo frecuente, casi imprescindible, en las imagenes bajomedievales europeas de La Anunciacion, en las que, por si fuera poco, asume un claro protagonismo, destacandose casi siempre con un tamano notable en los primeros planos del cuadro.

Bajo la razonable conjetura de que tan frecuente y protagonica presencia del ramo de lirios en la iconografia de la Anunciacion esconde algun simbolismo doctrinal de gran importancia, lucen insatisfactorias las interpretaciones que de esos lirios dan las monografias y diccionarios especializados en simbolos y motivos iconograficos. Parece, en efecto, poco oportuno en este tema mariano restringir -como hacen los autores de esos libros- la interpretacion del lirio a la pureza, la virginidad o la inocencia, ni siquiera en referencia exclusiva a la Virgen Maria.

El ramo de lirios en las Anunciaciones bajomedievales resulta, en cambio, claramente justificado sobre la base de una amplia y solida tradicion patristica y teologica, conforme a la cual muchos Padres de la Iglesia y teologos medievales concuerdan en interpretar el florecimiento de la vara seca de Aaron segun un doble simbolismo, simultaneamente cristologico y mariologico. A juicio de todos esos autores sacros, en efecto, ese prodigio veterotestamentario metaforiza al propio tiempo la virginal maternidad divina de Maria (a quien identifican como la vara seca de Aaron) y la concepcion de Cristo, Hijo de Dios encarnado (a quien identifican como la flor y el fruto brotados en dicha vara seca).

Sobre esa base exegetica, el hecho de que el ramo de lirio exhiba tan evidente protagonismo en casi todas las imagenes bajomedievales en estudio se justifica porque, al plasmar en formas artisticas el acontecimiento salvifico de la Anunciacion, los programadores iconograficos de tales imagenes se inspiran en esa consolidada tradicion patristica y teologica que interpreta el florecimiento de la vara seca de Aaron en funcion de esos dogmas cristologicos y mariologicos ya referidos.

Recibido: 20-02-2014

Aceptado: 02-09-2014

http://dx.doi.org/ 10.5209/rev_ANHA.2014.v24.47177

Jose Maria SALVADOR GONZALEZ

Universidad Complutense de Madrid

Departamento de Historia del Arte I (Medieval)

jmsalvad@ucm.es

(1) Este articulo es producto de la actividad investigadora que el autor desarrolla como Director del Grupo de Investigacion CAPIRE, adscrito al Departamento de Historia del Arte I (Medieval) en la Universidad Complutense de Madrid, y como miembro del Grupo de Investigacion del CNPq del Brasil "Arte, Filosofia e Literatura na Idade Media", coordinado por el Dr. Ricardo da Costa, Profesor efectivo (Asociado III) del Departamento de Teoria del Arte y la Musica en la Universidade Federal do Espirito Santo (UFES), Vitoria, Brasil.

(2) Jose Maria SALVADOR GONZALEZ, "Flos de radice Iesse. Aproximacion hermeneutica al motivo del lirio en la pintura gotica espanola de La Anunciacion a la luz de fuentes patristicas y teologicas", Eikon / Imago, 4, julio-diciembre 2013, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, pp. 183-222.

(3) Santiago de la VORAGINE, La Leyenda Dorada (Traduccion del latin: Fray Jose Manuel Macias), Madrid, Alianza Editorial, Col. Alianza Forma, 29-30, 1990, 2 vols.

(4) Para una amplia biografia de Pere Serra, con numerosos datos documentales, vease Josep GUDIOL y Santiago ALCOLEA I BLANCH, Pintura gotica catalana, Barcelona, Ediciones Poligrafa, 1986, pp. 5557. Para las biografias de muchos de los artistas incluidos en el presente articulo, vease tambien Maria del Carmen LACARRA DUCAY (Coord.), La pintura gotica durante el siglo XV en tierras de Aragon y en otros territorios peninsulares, Zaragoza, Institucion Fernando el Catolico (CSIC), Col. Actas Arte, 2007, 373 pp.

(5) Pere Serra, La Anunciacion, temple sobre tabla, panel de retablo de la iglesia parroquial de Sant Lloren? de Morunys (Solsones). Rep. en GUDIOL, ALCOLeA 1986, p. 311, fig. 265 (conjunto del retablo) y fig. 268 (La Anunciacion). En este libro la imagen de La Anunciacion aparece incompleta, cortada bastante por arriba y un poco por abajo.

(6) Esa posible atribucion a alguno de los hermanos Serra es sugerida, por ejemplo, por GUDIOL, ALCOLEA 1986, p. 52, no. 110.

(7) Repr. en GUDIOL, ALCOLEA 1986, pp. 224, fig. 18. Ambos autores atribuyen este retablo al anonimo Maestro de Sigena (Ibid.).

(8) Sobre este retablo GUDIOL, ALCOLEA presentan estos utiles datos historiograficos: "Pintada sobre el retrato de fr. Fortaner de Glera aparece la siguiente inscripcion: "FRA I FORTANER I D I GLRA I COMNADOR I D I SIXENA I" De este prelado sabemos que en 1352 (15 dic.) era vicario de Sena, poblacion que formaba parte del patrimonio del vecino monasterio de Sixena. Continuaba ostentando este cargo en 1351 (21 oct.), cuando actuo como procurador de la reina Elionor. En 1365 (21 abr.) figura ya con el titulo de comendador y procurador del monasterio de Sixena, senalandose que los poderes como procurador los habia recibido en 1363 (5 ene.). En la pintura de este retablo se aprecia la colaboracion de un segundo artista que podria ser Jaume Serra. Si ello fuera cierto, constituiria un nuevo argumento a favor de la identificacion del Maestro de Sixena con Francesc Serra, hermano mayor del mencionado Jaume." (GUDIOL, ALCOLEA 1986, p. 52, no. 110).

(9) Para un bosquejo biografico de Bernat Despuig y de Jaume Cirera, vease GUDIOL, ALCOLEA 1986, pp. 135-136.

(10) Jaume Cirera y Bernat Despuig, La Anunciacion, panel del Retablo de San Miguel y San Pedro, retablo mayor de la iglesia de San Miguel de la Seu d'Urgell (Alt Urgell), 1432-1433. Repr. en GUDIOL, ALCOLEA 1986, p. 399, fig. 694.

(11) Sobre los avatares sufridos por este retablo a lo largo del tiempo, GUDIOL, ALCOLEA brindan estos interesantes datos: "En el Museo de Arte de Cataluna se conservan, de este retablo, "La caida de los demonios", el compartimiento principal y, flanqueando a este ultimo, dos compartimientos laterales dedicados a San Miguel y otros dos dedicados a san Pedro. En la reconstruccion del conjunto del retablo que ofrecemos en la fig. 694 se ha respetado el actual emplazamiento de los compartimientos laterales del Museo de Arte de Cataluna, a pesar de que no se corresponde con la disposicion que se aprecia en una antigua fotografia, publicada por Madurell, de cuando el retablo aun se encontraba en el templo para el que fue pintado. De todas formas conviene observar que, en el momento en que fue tomada dicha fotografia, el retablo habia sufrido ya algunas modificaciones. Asi, el angulo de los cuerpos laterales exteriores respecto al plano general del retablo no es propio de las estructuras de mediados del siglo XV Mas evidente, brutal incluso, fue la intervencion sobre la predela, compuesta por dos tablas con tres compartimientos cada una: los respectivos compartimientos internos fueron aserrados verticalmente por la mitad y los fragmentos que quedaron separados fueron colocados, tambien en angulo, uno a cada extremo de la predela. Tales modificaciones permiten suponer que, en algun momento, el retablo fue trasladado de su emplazamiento original a otro lugar mas angosto, siendo preciso adaptar la estructura a las nuevas dimensiones del espacio." (GUDIOL, ALCOLEA 1986, p. 136, no. 403).

(12) Para una abundante biografia de Dello Delli, vease Francisco Javier PANERA CUEVAS, El retablo de la Catedral Vieja de Salamanca, Salamanca, Caja Duero, 2000, 397 pp.

(13) Fernando GUTIERREZ BANOS ("La pintura gotica en la Corona de Castilla en la primera mitad del siglo XV: La recepcion de las corrientes internacionales", en LACARRA DUCAY 2007, pp. 118-136) afirma que el retablo es obra de los tres hermanos Delli (Daniel, Nicolas y Sanson), lo cual explica las evidentes diferencias estilisticas en muchos de esos cuadros del retablo. Segun este historiador, "Daniel Florentino, esto es Dello Delli, era el mayor de los hermanos Delli). (Ibid., p. 121).

(14) Dello Delli (con la ayuda de sus hermanos Nicolas y Sanson Delli), La Anunciacion, panel en el Retablo de la Catedral Vieja de Salamanca, c. 1430-1450. Repr. en PANERA CUEVAS 2000, pp. 117 (conjunto), y 118-118 (escena central).

(15) En su amplia monografia PANERA CUEVAS (2000) realiza un pormenorizado estudio de este retablo de la vieja catedral salmantina. Ese retablo lo estudia tambien GUTIERREZ BANOS (2007, pp. 118-136).

(16) Fernando GUTIERREZ BANOS (2007, pp. 128 y 120) data ese retablo salmantino entre 1438 (considerado el termino post quem, por el documento de don Sancho de Castilla manifestando su voluntad de ser sepultado en la capilla mayor de la catedral vieja de Salamanca) y 1445 (considerado el termino ante quem, por el contrato por el que el cabildo salmantino se compromete a pagar a Nicolas Nelli 75.000 maravedies por haber pintado al fresco la boveda del abside mayor sobre el retablo recien colocado).

(17) Para una amplia biografia de Jaume Huguet, con abundantes datos documentales, vease GUDIOL, ALCOLEA 1986, pp. 160-169.

(18) Jaume Huguet, La Anunciacion, panel del Retablo de la Madre de Dios, procedente de la iglesia parroquial de Vallmoll (Alt Camp), c. 1450, temple sobre tabla, 97 x 77 cm. Museu Diocesa de Tarragona (inv. N 2.953). Repr. en GUDIOL, ALCOLEA 1986, p. 415, fig. 780.

(19) Para una biografia de Jaume Ferrer II, con numerosos datos documentales, vease GUDIOL, ALCOLEA 1986, p. 141.

(20) Jaume Ferrer II, La Anunciacion, panel del retablo de la capilla de la "Paeria" (Segria), Lerida, c. 1450-1455, temple sobre tabla, 360 x 290 cm. Repr. en GUDIOL, ALCOLEA 1986, p. 407, fig. 744.

(21) Sobre este retablo GUDIOL, ALCOLEA apuntan los siguientes datos de interes: "La fecha del acondicionamiento de una de las estancias de la Casa de la Paeria de Lerida como capilla no se conoce con exactitud debido a la perdida de los libros de actas del "Consell General" de Lerida correspondientes a los anos 1445-1460. Hasta 1445 las elecciones a cargos municipales se celebraban en una lonja (llotja); a partir de 1460 dichas elecciones se celebraban en otra dependencia porque, tal como se hace constar, la mencionada lonja habia sido adecuada como capilla. Algo mas de precision aporta el libro de "Prohomenies" correspondiente a los anos 1453-1458, cuyo folio 7 recoge un acuerdo del 22 de agosto de 1453, segun el cual se destinaban 40 sueldos ([libras esterlinas] 2/--) "... per certa obra de la capella de la paheria...", es decir que en 1453 se estaba trabajando en la capilla. Es de suponer que el retablo se pintara por esas fechas. Esta datacion del retablo induce a descartar toda posible colaboracion de Pere Teixidor al lado de Jaume Ferrer II. La ultima mencion documental conocida de Teixidor es de 1441, a casi una decada de la hipotetica fecha de ejecucion del retablo. Si ademas consideramos su dilatada carrera de mas de 40 anos, resulta dificil que se mantuviera en activo en dicha fecha." (GUDIOL, ALCOLEA 1986, pp. 151-152, no. 442).

(22) Por ejemplo, Josep GUDIOL RICART (Pintura gotica, vol. 9 de Ars Hispaniae. Historia Universal del Arte Hispanico, Madrid, Plus Ultra, 1955, p. 242, fig. 206 y 207) asigna esta obra a Lluis Dalmau. Por su parte, Francesc RUIZ QUESADA ("Lluis Dalmau y la influencia del realismo flamenco en Cataluna", en LACARRA DUCAY 1007, pp. 271 y 293, repr. p. 293, fig. 25) lo asigna al Maestro de Bonastre, sobre quien plantea la posibilidad de poder identificarlo con Jacomart.

(23) Jaume Jacomart (o Lluis Dalmau), La Anunciacion, c. 1411-1461. Museo de Bellas Artes, Valencia.

(24) Para un breve apunte biografico del Maestro de Canapost, vease GUDIOL, ALCOLEA 1986, p. 200.

(25) Maestro de Canapost, La Anunciacion, panel de Retablo de Puigcerda (Baixa Cerdanya), 220 x 130 cm. MNAC, Barcelona (inv. No. 24.078). Repr. en GUDIOL, ALCOLEA 1986, p. 453, fig. 1011.

(26) GUDIOL, ALCOLEA (1986, p. 201, no. 657) ofrecen estos datos historicos sobre el retablo de Puigcerda: "Cuando fueron adquiridos para el Museo de Barcelona, el san Jeronimo se encontraba en la iglesia parroquial de Puigcerda, mientras que la Anunciacion estaba en la capilla de Nuestra Senora de la Gracia de esa ciudad. No se conoce su emplazamiento original. De todas formas, creemos interesante recoger la observacion de Cayetano Barraquer, segun la cual "Muchos de los cuadros goticos, existentes en Puigcerda en su iglesia parroquial y en la capilla de Gracia, provienen de los retablos que ornaban a (la iglesia del convento de) Santo Domingo antes del decreto de exclaustracion de 1835."

(27) Para un estudio de la vida y obra del Maestro de Sopetran, vease Pilar SILVA MAROTO, "Pintura hispanoflamenca castellana. De Toledo a Guadalajara: El foco toledano", en LACARRA DUCAY 2007, pp. 305-308.

(28) Maestro de Sopetran, La Anunciacion, fines s. XV Museo del Prado, Madrid. Repr. en VVAA., Bartolome Bermejo y su epoca. La pintura gotica hispanoflamenca (cat. exp.), Museu Nacional d'Art de Catalunya, Barcelona / Museo de Bellas Artes de Bilbao, 2003, p. 80; y en SILVA MAROTO 2007, p. 326, fig. 3.

(29) Sobre el estilo del Maestro de Sopetran en este cuadro y en otras obras de su produccion, vease el comentario de SILVA MAROTO 2007, pp. 307-308.

(30) Pedro Berruguete, La Anunciacion, iglesia de Paredes de Nava (Palencia).

(31) En el articulo Jose Maria SALVADOR GONZALEZ, "Flos campi et lilium convallium. Tercera interpretacion del lirio en la iconografia de La Anunciacion en el Trecento italiano a la luz de fuentes patristicas y teologicas", Eikon Imago, no. 5, enero-junio 2014, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, pp. 7596, hemos precisado estos mismos significados dogmaticos, tal como son expuestos por numerosas exegesis patristicas y teologicas sobre el referido versiculo del Cantar de los Cantares.

(32) Vease, Jose Maria SALVADOR GONZALEZ, "Flos de radice Iesse. Aproximacion hermeneutica al motivo del lirio en la pintura gotica espanola de La Anunciacion a la luz de fuentes patristicas y teologicas", Eikon /Imago, 4 (2013 / 2), julio-diciembre 2013, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, pp. 183-222.

(33) Nm 17, 16-26. En Biblia de Jerusalen. Nueva edicion revisada y aumentada, Bilbao, Desclee de Brouwer, 1998, p. 176.

(34) "Virga Aaron, quae in Sancta Sanctorum floruit, in typum Domini flos et fructus ipse virgae accipere potest. In virga quippe Mariam Genitricem Domini nostri Iesu Christi, in flore vero ipsum Dominum praefigurasse accipiendum est. Sicut Scriptura ait: << Egredietur virga de radice Iesse (Is, 11, 1) >>. Hinc de Domino Salomon ait: << Ego sum flos campi et lilia convallium (Cant. 2, 1 >>." (FORTUNATO DE AQUILEA (FORTUNATUS AQUILEIENSIS), Commentarii in Evangelia I. En Sergio ALVAREZ CAMPOS, Corpus Marianum Patristicum, Burgos, Aldecoa, 1974, vol. III, p. 20).

(35) "Virga Aaronis germinavit aridusque truncus protulit fructum: eius symbolum invenit hodie explicationem. Venter est virginalis qui peperit..." (SAN EFREN DE SIRIA, Hymni de Nativitate 1, 17. En ALVAREZ CAMPOS 1970, vol. II, p. 477).

(36) "Mirifice autem et incarnationem eius expressit, dicens: << Ex germine, fili mi, ascendisti, >> eo quod tamquam frutex terrae in alvo Virginis germinavit, et ut flos boni odoris ad redemptionem mundi totius maternis visceribus splendore novae lucis emissus ascenderit". (SAN AMBROSIO, De Benedictionibus Patriarcharum. Liber Unus, IV, 19. PL 14, 713).

(37) "Radix familia Iudaeorum, virga Maria, flos Mariae Christus. Recte virga quae regalis est generis, de domo et patria David, cuius flos Christus est, qui factorem mundanae colluvionis abolevit, et vitae aeternae odorem infudit." (Ibid.).

(38) "Haec virga est quae in tabernaculo testimonii posita ad signum aeternae memoriae novo et miro mysterio sine humore terrae fructum nucis germinavit." (SAN CROMACIO DE AQUILEA, Homilia in Mattheum 1, 6. En ALVAREZ CAMPOS 1974, vol. III, p. 175).

(39) "Et illic ergo in virga Aaron Maria ostendebatur, quae vere sine humore terrae fructum suavissimum germinavit; quia sine semine viri filium edidit, qui verus fructus humanae salutis effectus est (...). In virga autem singulari idcirco Maria cognoscitur, quia consortium viri nescivit." (Ibid.).

(40) "Sic Aaron in arida virga frondente et nuces proferente Christum virginalis uteri florem preanuntiavit." (SEDATUS NEMAUSENSIS, Sermo inNativitate Domini. En ALVAREZ CAMPOS 1981, vol. VI, p. 193).

(41) "Virgam autem Aaronis constat produxisse folia et amygdalas emisisse, in qua praesignificabatur nobis Emmanuel, qui est virga regni et quasi e radice Deo Patre ortus et natus est, sine principio et sine tempore et cum eo et cum Spiritu Sancto regnat in coelestia et in terrestria. In fine autem dierum propter nos incarnatus est et inhumanatus, sine mutatione et idem ipse ortus est a radice Iesse et Davidis secundum carnem, e quibus est Virgo Deigenitrix Maria..." (SEVERO DE ANTIOQUIA, Epistula ad Theodosium Alexandrinum. En ALVAREZ CAMPOS 1979, vol. IV/2, pp. 38-39).

(42) "Significat autem virga etiam germinationem et conceptionem absque semine, ex Maria sancta semperque Virgine. Proprietas enim est virgae ut ornatus e radice naturaliter, non autem e copulatione aut commixtione nascatur." (Ibid., p. 39).

(43) "Tibi comparari merito potuit, o Deipara Virgo, tibique ut nomen attribui illud Foederis tabernaculum quod pone secundam cortinam latebat quodque Sancta Sanctorum appellabatur; quia retro ipsum exemplar Emmanuel habitavit in te et vixit, quia arcae instar auro puro lignisque incorruptis structae, constabat ex purissima Deipara et humanitate, munda prorsus nec corrupta, seminis experte, sicut panis qui de coelo descendit, in aureo vase et manna ibi posito adumbratus." (SEVERO DE ANTIOQUIA, Hymnus 119. En ALVAREZ CAMPOS 1979, vol. IV/2, p. 59).

(44) "Ipse etiam imitatus Aaronis virgam est, quae languescens germinavit fructumque fecit, quo per incarnationem assumpsit genus nostrum atque renovavit, quod propter peccatum vetustate consenuerat." (Ibid.).

(45) "Si quidem ethymologiam huius nominis retractemus, virgo quasi virga: a virga virgo. Iamque intelligant ipsa sibi convenire vocabula, cum unius litterae differentia, hoc videatur virgo sonare quod virga." (PSEUDUS AUGUSTINUS, sive Sermones Caillau-Saint-Yves, In Natali Domini 1. En ALVAREZ CAMPOS 1981, vol. VI, p. 260).

(46) "Volunt autem nosse a virga virginem designatam? (...) Virgo Maria, quae generi secundum carnem originique respondens, caro fuit quae virga fuit, sed virgo fuit, quae virgo concepit et peperit." (Ibid.).

(47) "Flos iste caro est Domini, quae nata sine vitio humani seminis, florentem per omnia pulchritudinem retinet societatis... O florem regem! O florem iudicem! Sicut ergo virga illa non virga, sed virgo est, sic et flos ille non flos virgae, sed caro est. Quae florem quidem peperit, et ex genere carnis carnem emisit (...)." (Ibid.).

(48) "Iidem [los libros sagrados] praefigurarunt te per virgam in arca repositam, quae, etsi non plantata, fronduit; ut generationem tuam illustraret." (HIMNOGRAFO ANONIMO (c. siglo VI), Hymnus 4, 30. En ALVAREZ CAMPOS 1981, vol. V, p. 162).

(49) "Virga absque irrigatione foliis coronata fuit, ut esset figura virginis quae fructum miraculosum produxit et dedit nobis. Huius virginis figura signata notaque est in virga levitarum." (Ibid.).

(50) "Sed qui propheta nobis hunc non nuntiavit honorem ante multo quam nasceret? Moises te appellat tabernaculum Testimonii in quo nobis virga Aaronis effloruerit. Isaias tuum nobis virginalem partum nuntiat, Hieremias te appellat virgam coryli, Ezechiel Altissimi portam, Daniel montem Dei sanctum." (THEODOSIUS ALEXANDRINUS, Sermo quem dixit Pater noster ter beatus Abbas Theodosius,... En ALVAREZ CAMPOS 1981, vol. V, pp. 186-190).

(51) "Virgam autem Aaronis constat produxisse folia et amygdalas emisisse, in qua praesignificabatur nobis Emmanuel, qui est virga regni et quasi e radice Deo Patre ortus et natus est, sine principio et sine tempore et cum eo et cum Spiritu Sancto regnat in coelestia et in terrestria." (SEVERO DE ANTIOQUIA, Epistula ad Theodosium Alexandrinum. En ALVAREZ CAMPOS 1979, vol. IV/2, pp. 38-39).

(52) "Significat autem virga etiam germinationem et conceptionem absque semine, ex Maria sancta semperque Virgine." (Ibid.).

(53) "Nunc video virgam Aaronis floridam sine rigante, quam Amos filius Isaias mihi scripsit; << Ecce exiet virga >>, dixit, << ex Iesse, et ex radice flos >>. Virga Aaronis et Iesse quae est? Maria sine cultu germinans fructum, quem mihi Virgo parit, et post partum iterum manet virgo." (ROMANO EL MELODA (Romanus Cantor), Hymnus 12, 4. En ALVAREZ CAMPOS 1979, vol. IV/2 , pp. 129-130).

(54) "Te, Iesu, monstrat Scripturas: alia manna et vas indicat, alia vero ex radice florem nuntiat. Et matrem tuam vocant florem, virgam, arcam, eam quae sinu portat per Spiritum aperta et post haec manet clausa; ut quisquis dicat : Virgo parit, et post partum iterum manet virgo." (Ibid.).

(55) "Alii virgam hanc, quae sine humore florem protulit, Mariam Virginem putant, quae sine coitu edidit Verbum Dei; de qua scriptum est: << Exiet virga de radice Iesse et flos de radice eius ascendet. (Is. 11, 1) >>. Id est Christus, qui futurae typum praeferens passionis, candido fidei lumine et passionis sanguine purpurabat corona martyrum, gratia continentium." (SAN ISIDORO DE SEVILLA, Quaestiones in Numeros, 15, 19. PL 83, 348 C).

(56) "Et nemo diffidat tamquam sit impossibile miraculum quod sanctissimum corpus Deiparae fecit, ubi et virginale permansit et incorruptum. Decebat enim spiritualem arcam vas habentem mannae et virgam Aaronis floridam. Haec enim germinavit indeficientem fructum." (THEOTECNOS, Encomium Assumptionis sanctae Deiparae. En ALVAREZ CAMPOS 1979, vol. IV/2, p. 381).

(57) "Ave, virga, divinae plantationis ramus, sola inter omnes virgines puerpera, quae, nullo semine suscepto, universorum Deum et hierarcham Filium, uti florem emissisti." (SAN JUAN DAMASCENO, Homilia II In Nativitatem B.V. Mariae, 7. PG 96, 690).

(58) "Ecce et Aaronis virga, quae floruit, in arca undequaque auro circuntecta reponitur. Et ecce alia virga floret, non incise neque humano semine effabilis." (JUAN DE EUBEA (JOANNIS EUBAEENSIS), Sermo in Conceptionem Sanctae Deiparae, IV. PG 96, 1466).

(59) "Nam sicut illa virga [la de Aaron] sine radice, sine quolibet naturae vel artis adminiculo fructificavit: ita Virgo Maria sine conjugali opere filium procreavit, filium sane flore designatum et fructu; flore, propter speciem, fructu, propter utilitatem." (SAN FULBERTO DE CHARTRES, Sermo IV. De Nativitate Beatissimae Mariae Virginis. PL 141, 321).

(60) "Hanc est virga illa qua retunduntur impetus adversantium daemoniorum: virga Aaron, per quam fiunt signa et mirabilia. (...) In Virgine virga et baculo cruce miserorum spes et consolatio continetur." (SAN PEDRO DAMIAN, Sermo XL. In Assumptione Beatissimae Mariae Virginis (XV Aug.). PL 144, 721).

(61) SAN BERNARDO, In laudibus Virginis Matris. En Obras completas de San Bernardo. Edicion bilingue Promovida por la Conferencia Regional Espanola de Abades Cistercienses, Vol. II. Tratados (2[grados]), Madrid, La Editorial Catolica, Col. Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 1984, pp. 600-679.

(62) "noveris in eadem Aaronica virga -quae non solum floruit, sed et fronduit, et fructum emisit--, non solum flore vel fructum, sed ipsis etiam frondibus eundem significari."(SAN BERNARDO, Homilia II in Laudibus VirginisMatris, 6. En Obras completas de San Bernardo, op. cit., p. 620).

(63) "Noveris et apud Moysen nec fructu virgae, nec flore, sed ipsa virga demostrari, illa utique virga, qua feriente, aqua vel dividitur transituris, vel de petra excutitur bibituris." (Ibid.).

(64) "Nullum autem inconveniens est, diversis rebus diversis ex causis Christum figurari, et in virga quidem potentiam, in flore vero fragantiam, in fructu autem saporis dulcedinem, in frondibus quoque sedulam eius intelligi protectionem qua videlicet parvulos ad se confugientes sub umbra alarum suarum protegere no desinit, sive ab aestu carnalium desideriorum, sive a facie impiorum, qui eos afflixerunt. " (Ibid.).

(65) "Flos utique Virginis Filius, flos candidus et rubicundus, electus ex millibus, flos in quem prospicere desiderant angeli, flos ad cuius odorem reviviscum mortui". (SAN BERNARDO, In Adventu Domini. Sermo Secundus. En Obras completas de San Bernardo. Edicion bilingue promovida por la Conferencia Regional Espanola de Abades Cistercienses, vol. III. Sermones liturgicos (Io), Madrid, La Editorial Catolica, Col. Biblioteca de Autores Cristianos, 1984, p. 74).

(66) "O Virgo, virga sublimis, in quam sublime verticem sanctum erigis! Usque ad sedentem in throno, usque ad Dominum maiestatis. Neque id mirum, quoniam in altum mittis radices humilitatis. O vere coelestis planta, pretiosior cunctis, sanctior universis! O vere lignum vitae, quod solum fuit dignum portare fructum salutis!" (Ibid.).

(67) "Delicias in Virgine voco, quia est a Domino praeelecta, et prophetis praenuntiata, a patriarchis optata, ab angelo salutata, a Spiritu sancto fecundata: quod in virga Aaron, quod in vellere Gedeonis, quod in Ezechielis porta, quod in rubo Moysi praesignata". (PIERRE DE BLOIS (PETRUS BLESENSIS), Sermo XXXIII, In Assumptione beataeMariae. PL 207, 662-663).

(68) "sine corruptione fecunda, sine gravamine gravida, sine dolore puerpera, quod ipsa est vitae janua, quod virginum primiceria, quod simul est Dei aeterni amica." (Ibid.).

(69) SAN BUENAVENTURA, In Nativitate Domini, I, 1. En Obras de San Buenaventura. Edicion bilingue. Tomo II. Jesucristo (Edicion dirigida, anotada y con introducciones por los padres Leon AMOROS, Bernardo APERRIBAY y Miguel OROMI), Madrid, La Editorial Catolica, Col. Biblioteca de Autores Cristianos, 1967, pp. 344-345).

(70) "Oritur flos ex ramo vel ex arbore ita, quod nec ramum corrumpit, sed meliorat, nec aperit, sed decorat. Ita et Deus ex Virgine natus est non aperiendo, non corrumpendo, quia haec porta clausa erit in perpetuum; non aperietur, et vir non transibitper eam, ait Ezechiel, sed fecundando et decorando." (Ibid.)

(71) "Ideo comparatur eius nativitas egressui floris; Isaiae undecimo: Egredietur virga de radice Iesse, et flos de radice eius ascendet, et requiescet super eum Spiritus Domini. Virgo Dei Genitrix virga est; flos, Filius eius; egressus virgae, nativitas Virginis; ascensus floris, nativitas Salvatoris; et hoc omnino de radice Iesse. Nam stirps Iesse virgam produxit virgaque florem, et super hunc florem requiescit Spiritus almus." (Ibid., p. 345).
COPYRIGHT 2014 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Salvador Gonzalez, Jose Maria
Publication:Anales de Historia del Arte
Date:Jan 1, 2014
Words:11059
Previous Article:La torre almohade de Villena (Bilyana) y sus bovedas de nervios entrecruzados. Analisis formal y constructivo.
Next Article:El castillo de Coca y los Fonseca. Nuevas aportaciones y consideraciones sobre su arquitectura.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters