Printer Friendly

In Memoriam: Jose Jara Garcia: filosofia y vida (1940-2017).

Pocas veces en los profesionales de la filosofia se encuentra la profunda conviccion de realizar una vida consecuentemente filosofica, esto implica una pasion vital por la reflexion en un contexto situado al que se pertenece. El profesor Jose Jara era de aquellos que transmitian testimonialmente el entusiasmo por llevar una vida filosofica, sin perder nunca la posibilidad para establecer dialogos o vinculos con aquellos que compartian motivaciones por una busqueda filosofica rigurosa.

En los dias de su muerte, en los homenajes que se le rindieron y en algunas columnas aparecidas en la prensa chilena, estuvo presente el recuerdo por su forma de sonreir, era de esas personas que se expresaba con sonrisas, siempre afable, tomandose en serio nuestras interpelaciones, atento a escuchar, sin imponerse en su turno para el habla. Pausado y profundo el tono de su voz, como el tratamiento que le daba a las ideas en su pensamiento. Creo que la sonrisa tambien era parte de su ironia, esa ironia aprendida en la vida y sus sentidos, ese ejercicio de pensar con sentido frente a las complejidades y contradicciones. Esa ironia que es parte de nuestro desarrollo de la inteligencia y de la cual nos han dado lecciones, al interior de la tradicion filosofica clasica, figuras como Socrates, Nietzsche y Kierkegaard.

Jose Jara termino sus estudios de filosofia en la Universidad de Chile a comienzos de la decada del 60, al interior de un departamento de filosofia en el cual imperaban las figuras de Bergson instaladas, principalmente por Enrique Molina y continuada tambien por Jorge Millas. Por aquella epoca tambien era importante la figura del filosofo espanol Jose Ortega y Gasset, que era importante para figuras centrales de este centro de formacion de profesionales de la filosofia, como son el ya mencionado Jorge Millas y Juan Rivano. El impacto orteguiano en Jose Jara es importante, ya que realiza una tesis en el pensamiento de este filosofo espanol, sin embargo, no sera un continuador de la obra de Ortega en Chile.

En alguna ocasion me comentaba lo importante que habia sido Jorge Millas para el desarrollo de su trabajo intelectual, de hecho, hay elementos de similitud como el ir a realizar un Master a Estados Unidos, este tipo de estudios de posgrado no era muy frecuente entre los filosofos chilenos en aquella epoca. Incluso se puede decir que Millas influyo en lo que vendra a ser uno de los principales aportes de Jara a la filosofia en castellano, lo que es sus estudios en torno a la lectura foucaultiana del pensamiento nietzscheano. Es sabido el reconocimiento publico que hacia Jara a un Seminario dado por Jorge Millas en torno a Las palabras y las cosas del filosofo frances. Este hecho tambien es importante en su biografia intelectual, ya que realiza una tesis sobre el pensamiento de Foucault en Alemania en 1975; y tal vez lo que ha sido su principal libro publicado en la editorial Anthropos en 1998 -de lo que le hemos conocido- bajo el titulo Nietzsche un pensador postumo: el cuerpo como centro de gravedad.

Aparecen en esta nota algunos elementos que podrian ser considerados importantes en este dialogo que hemos iniciado hace algunos anos entre la filosofia chilena y la espanola, desde esa provocadora invitacion a pensar con nuestra lengua compartida. Pero, el elemento mas significativo en esta perspectiva, es el reconocimiento expreso que Pepe Jara hacia al magisterio del filosofo espanol Francisco Soler que victima del exilio se viene a Chile, dejando huella tanto en Santiago como en Valparaiso, entre filosofos chilenos que han dedicado su vida academica al estudio y difusion tanto del pensamiento de Ortega como al de Heidegger. Esto es relevante destacarlo, era la epoca en que la figura de Heidegger se apoderaba de los departamentos de filosofia, con esa influencia del pensamiento conservador que no se conformaba con el tomismo, esto dada la influencia que ejercia el italo-aleman Ernesto Grassi, que sedujo a varios de los filosofos chilenos que colaboraron con la dictadura de Pinochet, incluso a otros mas moderados o mas comprometidos con las revoluciones sociales de nuestra america en la decada del sesenta. Escasa critica recibia este pensador fascista, tal vez la mas clara es la que consigno Juan Rivano en un numero de la Revista Mapocho en el ano 1964. Jara tampoco fue continuador en el estudio y difusion de las ideas de Heidegger. Tal vez el legado de Soler en Jara se puede observar en su ejercicio como traductor, cuestion que desarrolla principalmente en su periodo de exilio desde el ano 77. Es su temporada en Caracas, en estos dias la maltratada Venezuela, pais que siempre acogio a los exiliados de distintos paises.

En este pais pudo desarrollar su labor de traductor cobijado en las universidades Simon Bolivar y en la Central. Para mi generacion es fundamental la traduccion de la Ciencia Jovial, publicada en el noventa por editorial Monte Avila, reeditada en 2013 por la Universidad de Valparaiso. En lo personal recuerdo el dramatismo del maestro Jara leyendonos en clases ahi en el Campus Gomez Millas de la Universidad de Chile ese aforismo del hombre frenetico, asumiamos el credo de que habia que recuperar el cuerpo como centro de gravedad para el pensamiento, alejandonos de la espiritualidad metafisica, no solo desde la perspectiva marxista latinoamericana que habia tenido su apogeo en las decadas del sesenta y setenta, cuando era reconocida la significacion historica de la Revolucion Cubana y aun no caia en la invisibilizacion impuesta por la universidad neoliberalizada de nuestros dias.

Heredero de la fiesta nietzscheana, Pepe Jara comprendia aquella sentencia de que no se podia vivir sin musica, con entusiasmo tocaba violin, flauta, erudito en el jazz y en la musica venezolana como en Violeta Parra, asi lo recordaban sus amigos mas cercanos e hijos el dia de la despedida. Pero, tambien por su don para el baile, con lo cual ampliaba sus dotes seductores que ya le aportaban el tono de su voz.

Los aportes de este filosofo chileno a la filosofia latinoamericana son innegables. No solo por su labor docente, de traduccion, de estudio sistematico de la filosofia o interpretaciones novedosas para la renovacion de las ideas filosoficas impuestas por los regimenes totalitarios. Son conocidos sus reclamos y sus compromisos politicos en defensa de la filosofia censurada. Nostalgico a la actividad filosofica institucionalizada en la universidad chilena en los anos previos al Golpe civico-militar que termino con la realizacion utopica impulsada por la UP. Lamentaba que en Chile habiamos tenido "un siglo corto de filosofia", marcado por la brutalidad del totalitarismo que operaba no solo como censura del pensamiento, sino que como estrategia de intervencion de las instituciones como medio de control ideologico, pero tambien lamentaba las desapariciones de colegas. De manera bastante estadistica exhibia en graficos la baja en la curva de la produccion filosofica en las universidades chilenas en los anos del terror.

Testigo atento de la actividad filosofica en Chile, sobre la cual no evadia opiniones y comentarios, aceptando un reconocimiento de la produccion filosofica nacional. El profesor Jara siempre fue una fuente referencial para nuestros estudios sobre la filosofia chilena, recordando anecdotas, marcando enfasis interpretativos, discutiendo opiniones de otros no siempre en consenso, siempre dispuesto a entrevistas y conversatorios, a pesar de que siempre parecia que no tenia tiempo o que el tiempo le faltaba, siempre viniendo de algun lado marcado por ese transito entre la Universidad de Valparaiso y la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educacion, pasando de una ciudad a otra, asumiendo la precariedad laboral que sufren los docentes en Chile. Lucido en la defensa politica y publica de la ensenanza de la filosofia, comprometido no solo en el discurso contra este permanente asedio que sufre la asignatura por distintos tecnocratas del Estado "democratico" de la posdictadura.

Para la historia de las ideas filosoficas en Chile, ademas colaboro con publicaciones en torno a la figura de Humberto Giannini, tal vez el filosofo chileno mas reconocido en la universidad chilena contemporanea y tal vez tambien el mas difundido internacionalmente por estos dias, del grupo de filosofos chilenos que permanecio en el pais en los anos negros que hemos referido. Jara gozaba de su amistad con Giannini, siempre manifestando una profunda admiracion, aquello que publico en torno a su maestro y colega, es un aporte sustancial para el estudio de la filosofia chilena.

En el profesor Jara encontramos al filosofo sistematico que traduce, que aborda a los filosofos que admira con obsesion y rigor, en el podemos reconocer al academico consistente. Pero, no se agota en esta imagen, aunque sus estudios son los filosofos del canon eurocentrico, nunca dejo de pensar desde una situacion contextualizada, esto seguramente tambien es leccion nietzscheana en cuanto a la comprension de que el filosofo no puede pensar sin la historia y aquel que elude esto es un filosofo acefalo.

Para finalizar nuevamente un recuerdo mas personal. Jose Jara ejercio un reconocido magisterio para mi generacion, recuerdo nuevamente el Campus Gomez Millas de la Universidad de Chile, en donde no era un profesor conocido. Sin embargo, en el ano 99 o tal vez 2000 llego a dar un curso basado en su libro Nietzsche un pensador postumo, todavia se fumaba en el aula de clases, lo esperabamos ansiosos en esa Facultad, se intuia algo distinto a lo que en ese programa de estudios existia. La primera clase nos dejo esperando, a la segunda, llego aunque bastante atrasado, siempre con su cigarrillo no recuerdo si eran ducados u otros, en media hora de clases nos tenia convencidos de que asistiamos a uno de los mejores cursos de filosofia que habiamos asistido. Recuerdo que eso me motivo a tomarme el curso con bastante seriedad, eran anos en que ya habia comenzado a proponerme abandonar el estudio universitario de la filosofia. Eso era el profesor Jara un estimulo para quienes estudiabamos filosofia. Siempre yendo y viniendo comentaba mas arriba, pero a pesar de eso, cuestion que tambien me sorprendio, se daba el tiempo para orientar a traves de un consejo por donde podrian ir nuestras busquedas a las que nunca les nego sentido.

Alex Ibarra Pena

Universidad Catolica Silva Henriquez, Santiago, Chile
COPYRIGHT 2018 Revista Utopia y Praxis Latinoamericana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ibarra Pena, Alex
Publication:Utopia y Praxis Latinoamericana
Article Type:In memoriam
Date:Oct 15, 2018
Words:1902
Previous Article:In Memoriam: Despedida a Mauricio Navia.
Next Article:Gadamer, Hans-Georg (1995). El giro hermeneutico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |