Printer Friendly

Imperios intolerantes. las raices de la unidad religiosa y la tolerancia en los imperios ibericos.

El 7 de Mayo de 1788 Manuel de Aguirre, oficial de caballeria y ocasional colaborador de la prensa bajo el pseudonimo de "El Ingenioso Soldado", publico en el periodico Correo de Madrid una denuncia del "terrible monstruo de la intolerancia disfrazado bajo la respetable cubierta de la religion". Al revisar el estado de la religion, Aguirre senalaba que la expulsion de los judios, y luego de los moriscos, le habia quitado a Espana su industria y su energia, y solo habia beneficiado a otras naciones. Al denunciar la supersticion y la intolerancia, argumentaba que:
   ... la tolerancia civil, que tan felices y pobladas hace a
   todas las posesiones de los principes catolicos, eclesiasticos
   y protestantes de Alemania; a los estados hereditarios
   del grande y muy catolico emperador que en ella
   reina; a la fuerte y rica Inglaterra, a la advertida Francia;
   a la industriosa Holanda; al envidiable pais de los suizos;
   a la naciente y ya ponderosa republica Americana, y
   a otros reinos cuyo gentio, orden, paz, riqueza y sencillas
   y honestas costumbres nos admiran. (1)


Horrorizados, sus oponentes respondieron que tales ideas solo llevarian a la "total libertad de la conciencia y la independencia de los Poderes Supremos". Aguirre era visto como un proveedor voluntario del veneno de Voltaire. El periodico fue incautado y la Inquisicion arresto a su autor. La sentencia inquisitorial es reveladora, tanto por su desprecio por el cambio en estos temas, como por su reconocimiento de que las politicas de exclusividad religiosa tenian sus origen en aquellas personas que tenian el poder y la autoridad: "La intolerancia es una ley fundamental de la nacion espanola, no fue establecida por la gente del comun, y no deben ser ellos quienes la proscriban". (2)

Los imperios suelen desarrollar multiples estrategias de inclusion. El imperio otomano reconocia la legitimidad de ciertas minorias religiosas, la dinastia Ching en la China no impuso ningun tipo de exclusividad religiosa y hasta el imperio romano permitio mas de una fe mientras ello asegurara lealtades politicas. Espana y Portugal, sin embargo, buscaron una solucion distinta. Aunque estos dos imperios tuvieron gentes de diferentes lenguas y culturas bajo su gobierno, ambos buscaron imponer una uniformidad de religion y ley donde fuera posible. Los territorios del imperio eran considerados extensiones de los dominios reales y eran vistos como Reinos (Espana) o Estados (Portugal) bajo el control directo del monarca. Ambos imperios, nacidos en la Baja Edad Media y consolidados en el periodo de la "confesionalizacion" a principios del siglo XVI, adoptaron e impusieron politicas de intolerancia religiosa como la mejor forma de asegurar la ortodoxia de sus habitantes y, se asumia, su lealtad. Pertenecer a la comunidad cristiana les daba un sentido de participacion y, supuestamente, de identidad, y se convirtio en la forma en que las multiples diferencias culturales y linguisticas fueron silenciadas o remontadas. Los imperios necesitaban proyectar un sentido de inclusion para que sus subditos parecieran tener un acceso al monarca, y a pesar de las obvias diferencias de cultura, raza, idioma o fenotipo dentro de los territorios controlados por ellos, la politica de promover la unidad religiosa llevo a la sociedad en esa direccion. (3) Asi, la heterodoxia y el disenso en materia de religion se percibian como peligrosos, tanto en terminos teologicos como politicos. Esta percepcion amenazante se extendio tambien en contra de ciertas llamadas a la libertad de culto, a la tolerancia, y hasta a cierto relativismo religioso que estaban firmemente arraigados en la tradicion iberica, y que para el siglo XVIII estaban vinculados con la expansion de los contactos comerciales con otras naciones y con las corrientes filosoficas y politicas del momento.

Espana y Portugal, desde el inicio de su expansion, hicieron de la actividad misionera una justificacion esencial para el imperio y usaron las bulas papales de dominio y su responsabilidad adscrita para "defender y expandir la Iglesia de Dios" como la base de todos los requerimientos legales de soberania. En ambos imperios la unidad de religion y gobierno fue considerada la forma correcta de regir. El poeta espanol Hernando de Acuna celebraba el reinado de Carlos V a principios del siglo XVI con la frase "un rebano, un pastor en la tierra... un monarca, un imperio, una espada". (4) que, segun el, era la mejor formula para un gobierno feliz. Esta posicion nacio tanto de ciertas convicciones como de la conveniencia para el Estado, y fue activamente impulsada por los tronos de los dos imperios. En ambos casos el Santo Oficio de la Inquisicion, un sistema de tribunales religiosos, tambien se convirtio en una extension de la autoridad politica. Aunque a menudo habia conflictos de jurisdiccion entre la Inquisicion y otras instituciones, entre los poderes civiles y eclesiasticos e incluso se llegaria a una separacion entre los objetivos politicos y religiosos del Estado y los del Santo Oficio, la Inquisicion buscaba que la ortodoxia religiosa y la exclusividad se convirtieran en politicas de Estado.

Siempre existieron, sin embargo, consideraciones practicas simultaneas. A pesar de la poca popularidad de Maquiavelo en el mundo iberico y de las muchas criticas al concepto de razon de Estado por moralistas y teologos espanoles y portugueses, las ventajas practicas nunca estuvieron completamente ausentes de los calculos de los monarcas ibericos incluso en materia de religion, tanto en las metropolis como en las colonias. Las cuestiones de herejia e intolerancia religiosa no se pueden separar de consideraciones comerciales y diplomaticas, ni de cuestiones de orden politico. En Espana, el tratado con Inglaterra de 1604 le permitio a los representantes ingleses en Andalucia disfrutar de cierta libertad de culto, al menos en privado. En 1654 Felipe IV, para lograr una alianza con la Suecia luterana, llego incluso a senalar que tanto Espana como Suecia fueron pobladas por los godos y, por lo tanto, eran parte de una misma nacion. Portugal, debido a su necesidad de aliados comerciales, tambien hizo concesiones. Los tratados portugueses con Inglaterra en 1654 y 1661 y con los holandeses en 1640, a pesar de las fuertes objeciones de la Inquisicion, contenian clausulas similares, disenadas para estimular los vinculos comerciales y la cooperacion diplomatica y militar. La politica de exclusividad religiosa e intolerancia siempre estuvo temperada por una real politik. En los imperios de ultramar se hicieron otros ajustes a las politicas de exclusividad religiosa. En el mundo atlantico, la politica de intolerancia fue aplicada universalmente, aunque en ocasiones se rompia en la practica.

Mas alla del Cabo de Buena Esperanza, entre la gran cantidad de poblaciones y religiones de Asia, la aplicacion estricta de la intolerancia contra los pueblos indigenas no fue posible por razones practicas, ya que habria provocado fugas o habria afectado el comercio, asi que fueron moderadas por la realidad social. Al igual que en algunas ciudades europeas, las ceremonias publicas de otras religiones fueron limitadas, pero el culto privado permanecio relativamente intacto y operaba una distincion de facto entre culto publico y privado. (5) El viajero holandes Linschoten escribio en 1595, que Goa era un lugar con muchas religiones y diversos tipos de gente, [...] cada hombre tenis su propia religion, sin constrenir a otros a actuar contra su conciencia. En la Manila espanola ocurrio algo similar con la poblacion indigena que hablaba Tagolog y con el gran numero de chinos de la ciudad, muchos de los cuales se hicieron nominalmente cristianos para hacer negocios. En las islas de Mindanao y Jolo, los principes musulmanes rechazaron la conversion, y la cristiandad no avanzo. Las politicas preferidas por espanoles y portugueses se basaban teoricamente en la intolerancia, y habia muchos que abogaban por la eliminacion de los musulmanes y la conversion de los seguidores de otras religiones, pero la necesidad y la realidad impusieron practicas diferentes. (6)

En las Americas, las poblaciones indigenas padecieron el control de los misioneros, y aunque los niveles permitidos de sincretismo variaban con el tiempo, el lugar, y las politicas de las diferentes ordenes religiosas y los Obispos, la tendencia general con el tiempo fue definir las creencias y practicas de los indigenas y extirpar cualquier alternativa religiosa indigena que estuviese claramente fuera de la tradicion catolica. Aunque los nativos americanos convertidos no estaban bajo la jurisdiccion de la Inquisicion, el uso de tribunales episcopales y la creacion de cortes separadas de estilo inquisitorial como el Provisorato de indios y chinos en Nueva Espana fueron creados para garantizar la ortodoxia. Los africanos y sus descendientes no gozaron de excepciones similares y una vez bautizados caian bajo la jurisdiccion del Santo Oficio que reprimio vigorosamente las creencias, rituales y practicas africanas, considerandolas como supersticiones, brujerias o pactos demoniacos y posesiones. La Iglesia busco canalizar la religiosidad africana y afro-hispanica hacia asociaciones laicas, el culto de los diferentes santos y otras creencias mas ortodoxas.

Este modelo de unidad religiosa era, en gran medida, una continuacion de las practicas peninsulares en las que la exclusividad religiosa surgio y crecio a partir del proceso de consolidacion religiosa de la propia Iberia, un proceso marcado por eventos claves como la creacion de la Inquisicion en 1478, la expulsion de los judios de Castilla y Aragon en 1492, la caida de la Granada musulmana en el mismo ano, la forzosa conversion de los judios en Portugal en 1498 y la creciente presion sobre los habitantes de Granada para convertirse, provocando una feroz resistencia en 1499, y de nuevo en 1569-70, lo cual endurecio las politicas reales y eventualmente llevo a la expulsion de todos los conversos y moriscos en 1609. (7)

Este proceso de unificacion religiosa en Espana y Portugal tuvo lugar al mismo tiempo que los viajes de expansion imperial. El contacto, la conquista y la colonizacion (que estaban garantizados por la autoridad papal y justificados por el proyecto de atraer a todos los pueblos del mundo al cuerpo de la Iglesia) fueron acompanados por la conversion y, eventualmente, por las diferentes actividades misioneras. Como le informo la reina Isabel al gobernador de la Espanola, Nicolas de Ovando en 1501:
   Como deseamos que los indios se conviertan a nuestra
   sagrada fe catolica y que sus almas sean salvadas y
   como este es el mayor beneficio que podemos desear
   para ellos, para este fin es necesario que sean instruidos
   en las cosas de nuestra fe. (8)


Aunque los teologos debatieron el problema, la resistencia a tales actividades o incluso la amenaza de tal resistencia se convertia rapidamente en motivo de "justa guerra". Los misioneros, de hecho, jugaron un papel importante en colocar a los nativos bajo la soberania europea al convertir a los paganos al cristianismo y, por ello, hacerlos potenciales subditos, un hecho evidente en el Shogun japones en la epoca de la represion de la cristiandad en 1587. En las fronteras del imperio, el intercambio, el comercio, las alianzas, las negociaciones y los contactos diplomaticos con aquellos que no eran cristianos podian ser temporalmente posibles y hasta practicamente necesarios, pero el objetivo de las politicas estatales era reducir al otro a la fe cristiana, y con ello, incrementar la extension o la estabilidad del imperio.

Mantener la ortodoxia de las poblaciones indigenas del imperio siempre se presento como una justificacion de la politica imperial, pero en realidad existian al menos cuatro categorias de personas que habitaban los imperios que exigian la vigilancia y el cuidado de la autoridad imperial en terminos de ortodoxia religiosa: la mayoria de las poblaciones nativas americanas, los esclavos importados, los contrabandistas residentes y extranjeros y la mayoria de los inmigrantes laicos.

En el imperio espanol, las politicas respecto a la inmigracion de extranjeros fueron poco consistentes. Fernando e Isabel prohibieron que los foraneos comerciaran o pasaran a las Indias, pero Carlos V en el periodo de 1524-1526 disminuyo estas restricciones, lo cual era quizas inevitable dada la naturaleza multinacional y plural de su imperio. Como los mercaderes espanoles temian la competencia, y los Obispos temian la contaminacion protestante, ambos objetaron la presencia de extranjeros en los anos 1530, y para 1538, tal contacto estaba prohibido en teoria aunque ocurria en la practica gracias a licencias especiales. (9) Un complejo sistema legal para la naturalizacion de inmigrantes se desarrollo en Espana y en las Indias donde las destrezas laborales y el capital extranjero eran necesarios; el contacto con extranjeros y la residencia de ilegales tambien continuaron. Cuando en 1591 la corona espanola busco controlar la presencia ilegal de extranjeros en las Indias a traves de sistemas de registros e impuestos, ya habia unos cuatrocientos extranjeros residentes solo en el Virreinato del Peru, la mayoria de ellos portugueses (117), seguidos de corsos (57), genoveses (40) y griegos (32). (10) Los portugueses en el imperio espanol eran un caso especial ya que entre 1580 y 1640 eran tambien subditos de la casa de Habsburgo y por costumbre y ventaja comercial les fue permitido circular y residir en el imperio espanol. Al mismo tiempo, sin embargo, ellos eran vistos como personas de una ortodoxia sospechosa, pues muchos eran "Cristianos Nuevos", descendientes de conversos judios. En el imperio espanol, los terminos "portugues" y "judio" eran virtualmente sinonimos, por lo menos a nivel "popular", y luego de la rebelion independentista del duque de Braganca, en 1640, los portugueses en la America espanola eran considerados politicamente inconstantes y potencialmente peligrosos. (11) De tiempo en tiempo los mas fanaticos argumentaban, como lo hacia el Fiscal de la Inquisicion de Lima, en 1784, que la presencia de judios en el comercio peruano podia estimular la expansion de su "secta" entre los indigenas, aunque nadie estaba realmente convencido de ello. (12)

Los extranjeros provenientes de areas tocadas por el crecimiento de sectas protestantes eran vistos como una amenaza aun mayor. La colaboracion de bucaneros con naufragos en ataques a Panama, de contrabandistas holandeses con los indios araucanos de Chile y la supuesta colaboracion entre los holandeses y los conversos locales en la toma de Bahia en 1624 evidenciaban una amenaza, pero el riesgo se definia a menudo en terminos de subversion religiosa mas que un problema de orden militar o geopolitico. En todo caso, era un conflicto que se solia poner bajo la jurisdiccion inquisitorial. (13) Los juicios, duros castigos y ejecuciones de corsarios, contrabandistas y filibusteros ingleses, franceses y holandeses por cortes inquisitoriales demuestra que existia la percepcion de una amenaza religiosa y militar conjunta. (14) Entre los anos 1570 y los 1630, la Inquisicion de Lima, por ejemplo, senalo en varias ocasiones que su responsabilidad no era simplemente suprimir la herejia, sino tambien asegurar la "tranquilidad temporal" mediante el control de extranjeros en el virreinato. (15) En gran medida, sin embargo, estos temores reflejaban una suerte de paranoia. La Inquisicion de Lima proceso unicamente veinticinco casos de protestantismo en todo el siglo XVIII, todos ellos, con una excepcion, de inmigrantes, casi todos navegantes, que aparecieron voluntariamente en la corte para esclarecer las acusaciones mas serias. Nadie fue acusado de ser protestante en el Peru despues de 1761. La persecucion de protestantes en realidad reflejaba las politicas internacionales y comerciales de Espana. Esto se hizo evidente con el inicio de las hostilidades hacia Holanda e Inglaterra en la guerra de Sucesion Espanola (1703-1715) que movio a la corona a ordenar que solo herejes de "reinos y provincias amigas" tuvieran permiso de comerciar o residir en territorio del imperio. Con el tratado de Utrecht (1713-1715) los agentes inquisitoriales tuvieron que regresar a sus politicas previas, dejando asi tranquilos a los ingleses.

En el imperio portugues la corona tambien impuso una politica de restriccion a la inmigracion extranjera, pero las exigencias demograficas y comerciales propias hicieron que esas restricciones fueran virtualmente imposibles y, por lo tanto, se tendio a aceptar a los extranjeros mientras fueran catolicos. Hasta la union de las coronas portuguesa y espanola (1580-1640) la mayor parte del comercio con Brasil se portaba en barcos extranjeros bajo licencia portuguesa, de tal forma que la exclusividad comercial no era realmente posible. Sin embargo, cualquier amenaza evidente a la exclusividad religiosa o a la soberania imperial portuguesa fue atacada con vigor, como lo muestra la eliminacion de posibles asentamientos de hugonotes franceses en Rio en 1567 y en Maranhao en 1614. La aplicacion por parte de los portugueses de la pena de muerte a los contrabandistas y los aserradores de palo del Brasil subraya la seriedad con la que la politica de exclusividad era puesta en practica.

La atencion a las amenazas externas a la ortodoxia y la soberania presentadas por los extranjeros venia acompanada por una preocupacion por la ortodoxia y el caracter religioso de la poblacion iberica en si misma. Debemos recordar que hubo cerca de medio siglo de inmigracion desde Espana y Portugal hacia sus colonias antes de la conclusion del concilio de Trento, y, por lo tanto, una variada gama de creencias y practicas, que luego serian consideradas heterodoxas o "supersticiosas" alcanzaron a llegar a los respectivos imperios. Mas especificamente, habia segmentos de la poblacion que se definieron como potencialmente peligrosos o hereticos y, por lo tanto, de una lealtad sospechosa. En Castilla, las politicas para restringir la inmigracion de conversos y moriscos fueron lanzadas desde 1510, y se repitieron en 1518 y 1522. Todo el aparato de control estatal (caracterizado por la limitacion de salidas a las Indias desde Sevilla y el registro y licenciamiento de pasajeros por la Casa de Contratacion trato de restringir el acceso a las Indias. (16) Ya en 1506, sin embargo, existian quejas de que los conversos estaban llegando a las colonias y la composicion humana de las expediciones tempranas, junto con algunos autos de fe posteriores, confirman su presencia. (17) Igualmente, la entrada de moriscos espanoles estaba prohibida, asi como la llegada de esclavos africanos que pertenecieran a grupos como los gelofos, que eran reconocidamente musulmanes. Los inmigrantes, sin embargo, a menudo encontraron maneras de evadir esta legislacion y la propia corona en ocasiones rompia sus propias reglas. Tejedores de seda de origen morisco, por ejemplo, fueron enviados a Nueva Espana para iniciar una nueva industria a pesar de las restricciones respecto a su presencia en las Indias. En contra del deseo de la corona de imponer un control en la zona, la combinacion del tamano, los limites del poder real y los imperativos del deseo individual conspiraron para hacer del imperio un espacio posible para la disidencia. Restricciones similares existian para el Brasil en el caso portugues, pero el hecho de que la Inquisicion no empezara a funcionar sino hasta 1547 significo que por casi medio siglo "cristianos nuevos" tuvieron un acceso relativamente libre a la inmigracion y, por lo tanto, formaron parte importante de la elite de la colonia.

Los gobernantes ibericos y sus partidarios morales y teologicos temian que la presencia de grupos tradicionalmente sospechosos como los conversos, los moriscos y los extranjeros que pudieran ser protestantes, al igual que las opiniones discrepantes y el comportamiento inmoral de los colonizadores mismos pusieran en riesgo la ortodoxia de las colonias. Tales preocupaciones llevaron a que el Padre Las Casas, ya para 1516, llamara al establecimiento de la Inquisicion en las Indias espanolas. Clerigos, misioneros y oficiales, tanto espanoles como portugueses, se quejaban de que America era una tierra de excesivas "libertades". (18) La audiencia de Santo Domingo advirtio en 1543, sin embargo, que una excesiva restriccion en los colonizadores dejaria despoblada a la Espanola, "porque la libertad es una de las cosas principales que pueblan a la isla" y el ayuntamiento hablaba en los mismos terminos en 1555. (19) En la decada de 1620, Matheus de Sousa Coelho, clerigo de Sao Luis de Maranhao, observaba respecto de un caso de explotacion sexual de los indigenas en esa region, que sus esfuerzos y acciones trataban de "evitar esas ofensas a Dios de las cuales nacen generalmente los castigos de America causados por la libertad de conciencia con que la gente vive en esta conquista". (20) Una peticion de los Jesuitas en el Rio de la Plata en el siglo XVIII senalaba la necesidad de la Inquisicion en la region, o incluso de hasta de dos o tres tribunales, a causa de un excesivo nivel de libertad. El control era esencial, arguian los jesuitas, "si Espana no queria que en sus dominios cada persona viviera en la ley que queria". (21) La pluralidad y la libertad de cultos implicaban, para ellos, una forma de desorden.

La respuesta iberica consistio en volver al control religioso. Espana respondio primero otorgando poderes inquisitoriales a algunos Obispos, y luego creando tribunales permanentes de la Inquisicion en Mexico (1569), Peru (1570) y Cartagena de Indias (1610). Al igual que en Espana, estos tribunales tomaron conciencia de una amplia gama de pecados o crimenes que implicaban herejia, pero dada la composicion de la poblacion y la situacion geografica de las Indias existian algunas diferencias. El nivel de intensidad y la actividad de los tribunales americanos diferia de sus contrapartes peninsulares. Antes de 1700, los tres tribunales americanos manejaron menos de 3,000 casos. Mientras que en los tribunales de la peninsula todos los crimenes eran perseguidos, en America solo un pequeno porcentaje recibia acusaciones formales de herejia. Desde mediados del siglo XVI, en los tribunales americanos habia juicios de piratas y bucaneros extranjeros por protestantismo pero disminuyeron de manera radical en el XVII. Luego, hubo una creciente actividad contra los conversos judaizantes, especialmente contra aquellos de origen portugues, a mediados del siglo XVII. Tal tendencia disminuyo cuando la combinacion de factores religiosos, politicos y economicos que causaron esta alza se redujo a finales de siglo, aunque los casos individuales contra los "judaizantes" continuaron. La persecucion de practicas islamicas fue relativamente baja por las tempranas prohibiciones contra la emigracion de moriscos, y por ello tales cargos eran limitados a unos pocos esclavos de Africa occidental de origen musulman y a renegados cristianos.

Mucho mas importantes que estos casos relacionados con la practica de otras religiones, eran los temas de la heterodoxia y el control social. Habia un porcentaje mucho mas alto de acusados por blasfemia, proposiciones y faltas de tipo sexual. Las Indias, con sus poblaciones racialmente mezcladas, sus grandes distancias, la presencia de creencias "supersticiosas" de los nativos y los africanos y una estructura relativamente laxa de control inquisitorial, ofrecian enormes oportunidades para la libertad de expresion, el irrestricto apetito sexual de laicos y clerigos por igual y la autonomia para pensar de forma esceptica. Por ejemplo, mientras en Espana las transgresiones sexuales de los laicos conformaban solo un seis por ciento del total de los casos registrados, en la Nueva Espana el numero se acercaba al 25%. (22) Proposiciones de todo tipo conformaban cerca de un cuarto de los casos oidos en los tribunales americanos entre 1540 y 1700. La heterodoxia y el disenso aparentemente florecieron en el Nuevo Mundo y entre las multiples proposiciones hereticas de la region, la idea de que cada persona podria encontrar la salvacion en su propia religion o de que los gentiles de bien podrian llegar a salvarse, existia paralelamente con el escepticismo y las dudas sobre la providencia divina. Tales ideas eran problematicas para la autoridad porque minaban la politica central de la exclusividad religiosa.

La labor de control de los Inquisidores era abrumadora, pero debemos recordar que en su mayoria, incluso en Espana, las denuncias eran hechas por otros miembros de la comunidad y no por comisarios o agentes del Santo Oficio. En el Brasil portugues, los altos niveles de conversos inmigrados, y su prominencia en las elites locales puede haber contribuido a la inhabilidad de la corona para establecer un tribunal inquisitorial permanente, aunque se hicieron importantes investigaciones en Bahia y en Pernambuco entre 1593-97 y en 1619, y luego los casos fueron reenviados regularmente a la Inquisicion de Lisboa. En las dos mayores "visitas" a la region cerca de 950 personas fueron denunciadas. Los acusados de judaismo (207) eran cerca del 22% del total, un porcentaje muy inferior al de aquellos acusados en los tribunales del Portugal continental, que estaba entre el 65 y el 83%. En las visitas al Brasil, pecados como la sodomia, la bigamia, la hechiceria y la supersticion conformaban cerca del 5% de las acusaciones, mientras que las de blasfemia, irreverencia y error doctrinal eran mas del 35%. (23)

Por lo tanto, en estos sistemas imperiales no habia oficialmente ninguna cabida para la diversidad religiosa o la heterodoxia. Cualquier manifestacion de desviacion de la ortodoxia catolica era considerada como una amenaza, y este sentimiento se agudizo con el tiempo ya que el peligro de los rivales imperiales extranjeros, aunado con el protestantismo, crecio en la segunda parte del siglo XVI. En cierto modo, esta amenaza estaba vinculada directamente con las politicas ibericas de exclusion comercial y con la respuesta tanto de sus rivales europeos como de los residentes en las colonias que estaban cada vez mas descontentos con los efectos de un sistema comercial cerrado. Aqui debemos hacer una distincion entre una retorica politica o teologica y una circunstancia historica especifica.

EL CARIBE

Quizas el Caribe sea la region mas adecuada como ejemplo de la conexion que existia entre la actividad comercial y algunas amenazas religiosas del momento. Para el siglo XVIII, la penetracion en el Caribe colonial introdujo alternativas, no solo religiosas, sino tambien de tipo ideologico. (24) Habia una poblacion flotante, multinacional en la region que encontro que las fronteras imperiales eran permeables. Durante la segunda mitad del siglo XVIII, el contrabando y el saqueo se convirtieron en formas de vida en la region. A pesar de varios esfuerzos por suprimir estas violaciones al control imperial, y de las acciones de los tribunales inquisitoriales de Mexico y Cartagena de Indias de tratar a los extranjeros capturados como posibles herejes, los intereses locales y las autoridades coloniales a menudo eran complices en acoger y permitir contactos ilegales que, en realidad, eran una evidencia del fracaso del sistema economico espanol. En lugares como Cartagena, un puerto fortificado de gran importancia, la irregularidad de los arribos ilegales causo que los precios de las importaciones basicas se cuadruplicaran entre 1713 y 1746. El contrabando era una solucion practica, y los Jueces, Gobernadores y otros oficiales locales asistian o iniciaban la violacion de las restricciones. (25) Desde bases como Port Royal, Jamaica, St. Domingue y Curacao, comerciantes extranjeros y navegantes realizaban un vivo intercambio con las islas espanolas y con la tierra firme convirtiendo a toda la zona en una "unica red de mercados y proveedores". (26) Igualmente, habia un gran numero de espanoles que visitaron las colonias de otras naciones europeas en la region. El contrabando interregional se convirtio en una forma de vida para muchos. Un Gobernador de Puerto Rico se quejaba en 1691 de que el total de la poblacion, laica y eclesiastica, estaba tan inmersa en el contrabando que la gente habia llegado a la conclusion de que seria mejor ser vasallos de los extranjeros, porque de ellos podian obtener esclavos y otras cosas que necesitaban. (27) Otro observador advirtio que muchas personas se estaban entregando a extranjeros calvinistas y luteranos, olvidando su religion y buscando unicamente su propia conveniencia respecto del acceso a esclavos, ropas y otros bienes. (28) A pesar de la realidad de la tolerancia religiosa, Jamaica, en particular, se convirtio en una suerte de utopia en el mundo hispanico, en un lugar donde era posible leer y creer sin molestias y controles. (29)

Sin importar cuales fueran los beneficios para los intereses locales, la penetracion comercial parecia amenazar la logica subyacente de la economia politica del imperio Espanol, basada en el concepto del comercio exclusivo; sin embargo, junto con esta penetracion comercial vino la presencia fisica de extranjeros cuyas lealtades, religiones e identidades se convirtieron en retos para la politica espanola de asentamiento limitado y exclusividad religiosa. Un observador anotaba el caracter beneficioso de expulsar a todos los extranjeros de las Indias ya que, "de una pequena chispa puede nacer un gran fuego". Acusaban a los extranjeros de infestar las costas del Peru y de la Nueva Espana, y que eran lugares especialmente peligrosos donde grandes grupos de esclavos negros podian ser movilizados a la rebelion. Habia mucho que temer en sitios donde habia grandes poblaciones pobres, gentes "siempre amigas del cambio", y donde los extranjeros podian importar sus errores y sus sectas a los "dociles" indigenas. Los foraneos eran simplemente buscadores de las riquezas y enemigos domesticos. Las poblaciones costeras representaban un problema especial, escribia el Gobernador de Santa Fe, porque entre ellos, lo que el llamaba gente de "puerto y trato", habia "poca verdad, maxima envidia, conocido interes propio, poco secreto, pocas personas confiables y muchas de tener cuidado". (30)

La precariedad de la situacion en el Caribe a finales del siglo XVII se hace evidente en el informa de fray Antonio de Chinchilla, el comisario de la Inquisicion en Santo Domingo, quien se quejaba de "multiples peligros en materias de fe" en la region. El territorio era extenso, y se hacia dificil encontrar personas calificadas que sirvieran como agentes e informantes para la Inquisicion ya que los espanoles estaban lejos de casa por lo que se dificultaba documentar sus trasfondos religiosos. Ademas, la mayor parte de la poblacion era mestiza. Disputas de jurisdiccion entre los Obispos y la Inquisicion habia limitado la efectividad del Santo Oficio en mantener lejos la amenaza de las influencias externas. La falta de control inquisitorial era especialmente seria en Puerto Rico y en La Espanola debido a la constante y forzosa llegada de barcos ingleses, holandeses y franceses cargados de esclavos y mercancias. Chinchilla noto el abandono de siete pueblos en el oeste de La Espanola simplemente para evitar el comercio con esas naciones por "el peligro en materias de religion debido a la conversacion y comercio con ellos". (31) En tierra firme, la situacion tambien era seria no solo por la presencia de los ingleses, sino por la penetracion de mercaderes portugueses, siempre sospechosos de ser judios secretos. En Puerto Rico, Isla Margarita y Caracas se decia que cincuenta anos antes un grupo de conversos portugueses huyendo de la Inquisicion de su pais se habia establecido en la region y sus descendientes se encontraban en posiciones de autoridad. La verdadera amenaza ahora era que el intercambio con los ingleses, los holandeses y los portugueses estaba contagiando a los indigenas, a los mestizos y hasta a los espanoles. Mas aun, el sentia que la brujeria, la idolatria, los pactos con el demonio y el uso de hierbas tambien estaban creciendo a causa de la autoridad limitada de la Inquisicion en la region.

Los efectos de la penetracion y el contrabando, al igual que las amenazas geopoliticas, eran percibidas en terminos de "heterodoxia religiosa" y de "contagio" en la medida en que algunas personas de origen no-espanol comenzaban a residir en las Indias. La Inquisicion intento reducir el problema y a partir de sus registros sabemos cuales eran las cualidades mas peligrosas para los Inquisidores. Antes de 1750, y especialmente durante la guerra de la sucesion espanola, la Inquisicion realizo acciones acordadas. Sus blancos fueron hombres como Silverio Aterle y Enrique Dutric, que hablaban frances. Aterle, nativo de Guadalupe, dejo su isla a los dieciocho anos para entrar al mundo del robo maritimo o "corso". Sus aventuras lo llevaron a Curacao y luego al rio Sinu en la Nueva Granada, donde se caso y se asento como trabajador del campo. Tuvo problemas en 1708 cuando fue denunciado por argumentar que los indios caribes y los protestantes no irian necesariamente al infierno y que, en realidad, ni el infierno ni el purgatorio existian. En todo caso, para el castigar o condenara a los nativos era un asunto divino, no humano.

Tambien hablo a favor de su amigo Dutric, quien hizo afirmaciones similares y que habia tenido relaciones sexuales con mujeres caribes que no habian sido bautizadas. Dutric, un catolico nacido en Bruselas, habia servido en los Paises Bajos como mozo de caballos y habia llegado a las Indias en el sequito de un Gobernador, pero tambien era un fuerte critico del dogma y de las practicas eclesiales, y dirigia sus ataques a las bulas papales y a las ideas de infierno y purgatorio. Hombres asi, librepensadores, eran una amenaza porque podian "corromper" a la poblacion indigena y desafiar a la autoridad de la Iglesia. (32)

Tales casos aumentaron a lo largo del siglo XVIII. Estaba, por ejemplo, el caso de Jose Ricor, un cirujano frances denunciado en Guayana, Venezuela, por un fraile Capuchino catalan en las misiones del Orinoco. La acusacion se debia a sus afirmaciones liberales. Los misioneros temian que en esa region fronteriza, entre "soldados y gente ignorante", una persona como Ricor pudiese sembrar "malas semillas de doctrina". Ricor habia hablado en contra del establecimiento clerical y habia afirmado que despues de que el Rey de Inglaterra habia expulsado a los frailes y las monjas, Inglaterra se habia convertido en una gran nacion. Era un relativista en materias religiosas y habia expresado que "todas las religiones son buenas, y fuera de la Iglesia Romana, cualquiera se puede salvar en su propia religion". Eventualmente fue arrestado en Cali y la investigacion revelo que poseia veinte libros en diferentes lenguajes y que habia vivido como corsario durante un tiempo en el cual viajo a Martinica, Curacao y a la Isla Margarita antes de asentarse en los llanos del Casanare. Fue sentenciado a trabajar en un hospital y luego fue arrestado por segunda vez en Popayan por defender a los conversos como "buenos cristianos". (33) La presencia de tales hombres y la proximidad de Jamaica, Barbados, Curacao y Martinica hicieron que la amenaza de la "infeccion" pareciera muy fuerte. Jamaica, en realidad, representaba en las mentes de muchos residentes hispanicos en el Caribe una suerte de Utopia de la conciencia donde nadie era molestado por sus creencias, y cada cual era libre para elegir la vida que quisiera. (34)

Cada vez mas en el siglo XVIII la amenaza de los extranjeros encontraba una preocupacion con el crecimiento de la herejia y el libre pensamiento en la poblacion imperial espanola. Por ejemplo, Juan Pablo Echigoien era un marinero vasco que tenia una larga experiencia con barcos ingleses y visito Jamaica y otras islas. Sus ideas de tolerancia religiosa y de admiracion por los ingleses llevaron a su arresto por la Inquisicion mexicana. (35) Para la decada de 1750 habia nuevas preocupaciones respecto de la llegada y la residencia de mercaderes y marinos extranjeros, y al aumento de varias alternativas religiosas. Surgio incluso la idea de crear un tribunal independiente en Buenos Aires para atacar la herejia, pero tal idea no fue bien recibida ni por la Inquisicion de Lima, que no aceptaba perder autoridad frente a un tribunal semejante en la zona ni por la Corona, que no queria que el poder inquisitorial creciera.

LA RELIGION Y EL CONTROL IMPERIAL EN EL SIGLO XVIII

Espana, Portugal y sus imperios sufrieron transformaciones a causa de los cambios sociales e intelectuales del mundo Atlantico del siglo XVIII en terminos de libertad de cultos. Espana contemplo varios proyectos comerciales nuevos, como la introduccion de artesanos extranjeros. Con su llegada se expandio la libertad de cultos, aunque los judios, por supuesto, estaban siempre exentos de tales concesiones. Sin embargo, las fuerzas temerosas ante cualquier amenaza a la Corona o al altar siempre impusieron limites a tales cambios. (36) Aun asi, de manera cada vez mayor, incluso en la corte, se alzaron voces a favor de la tolerancia como la de Manuel Aguirre, con quien este ensayo comenzo.

En el imperio portugues, los ajustes imperiales hacia la politica de intolerancia siempre subrayaron el tratamiento de los "cristianos nuevos". A lo largo del siglo XVII, la campana contra su discriminacion fue liderada por Antonio Vieira, quien logro incluso suspender la actividad inquisitorial (entre 1680-85), pero la Inquisicion y la politica de intolerancia se resistieron al cambio. Para principios del siglo XVIII figuras como el habil diplomatico Luis da Cunha habian mostrado su frustracion ante una politica que habia sido economica, politica y moralmente destructiva para el reino. En su Testamento politico (1736), da Cunha, un firme catolico, pidio el fin de la Inquisicion, abogo por el regreso de los judios a Portugal y senalo que la libertad de cultos debia ser extendida a los paganos de la India portuguesa y a los judios en el Brasil para poder hacer mas productivas esas colonias. (37) Finalmente, y con un detalle conmovedor, el embajador sugirio que la intolerancia habia sido la ruina de Portugal. Indicaba que la educacion del monarca portugues Dom Joao V por el Inquisidor General lo habia hecho un ser avido de ver ejecuciones, "como si aquellos miserables infortunados no fuesen sus vasallos", y agrego con ironia:
   Tal es el poder de la crianza que nos hace perder los sentimientos
   de humanidad, y tales fueron las ideas (aunque
   mas gloriosas) que le dieron a Dom Sebastiao respecto a
   los musulmanes, y con esto el se perdio a si mismo y al
   resto de nosotros tambien. (38)


A lo largo del siglo XVIII, un pequeno grupo de nobles educados y de burgueses, a menudo con experiencias en el extranjero y con gustos eclecticos en la lectura, comenzo a abogar por varias reformas sociales y economicas, y aunque eran atacados por ser "estrangeirados" (extranjerizados) representaron a fin de cuentas un cambio de actitudes entre una parte de las elites y las clases medias altas. El Marques de Pombal no se oponia a usar la Inquisicion para sus propios fines, como una extension del poder estatal. Incluso llego a nombrar a su hermano como Inquisidor General. Pero sus objetivos mercantilistas no eran los del Santo Oficio. Poner fin a la discriminacion oficial contra los "cristianos nuevos" no fue un episodio singular, aunque en su caso respondio mas a consideraciones economicas que morales o filosoficas. La Inquisicion portuguesa fue "iluminada" bajo la direccion de Pombal y subordinada al Estado. Como en Espana, la tradicional independencia de la Inquisicion era motivo de recelo por parte de los monarcas, quienes, al mismo tiempo, reconocian su utilidad como apoyo politico y social. En este momento, los intereses inquisitoriales cambiaron y se concentraron en otras empresas, con el apoyo del Estado. Para 1770, al igual que en Espana, los objetivos de la represion cambiaron, y los mas acusados eran los masones, los libertinos o los ateos, cuyos crimenes consistian en leer los trabajos peligrosos de Rousseau y Voltaire, y su defensa del teismo, el indiferentismo, la libertad de cultos y la tolerancia.

Pero a pesar de los esfuerzos inquisitoriales, las ideas y los libros continuaron difundiendose, no solo en Portugal, sino que fueron llegando a las colonias por estudiantes que regresaban, oficiales reales, mercaderes, extranjeros, navegantes e inmigrantes. Por ejemplo, el irreverente capitan pernambucano Joaquim Jose Gomes dos Santos, fue denunciado por su tripulacion en 1791 por libertino. Admiraba a los ingleses, pensaba que multiples religiones podian ser validas y sorprendio fuertemente al capellan de la nave al preguntar por que Cristo habia tardado tanto en traer la redencion, ya que antes de su venida se habian perdido demasiadas almas. Comparaba a Mahoma con Cristo, de forma no desfavorable, y decia que si el cristianismo era la ley verdadera, entonces Portugal debia ser el pais mas opulento y sabio, mientras que en realidad era el mas pobre, el mas ignorante y el peor gobernado. Los turcos y los tartaros, al igual que los ingleses y los holandeses, naciones que los ignorantes y los poco informados llamaban "barbaras", estaban, en realidad, en un mejor estado porque habian eliminado los peores abusos en el sistema de gobierno. Si existia un Dios, este no favorecio a los portugueses. El uso de la fuerza por parte de la cristiandad para difundir el evangelio solo habia sido exitoso en pequenos paises y con gentes "debiles" como los negros de Africa o las "rusticas gentes de America", porque tales tacticas no podian usarse contra grandes imperios. (39) El hecho de que Gomes de Santos fuera denunciado demuestra que mucha gente aun mantenia creencias ortodoxas, pero el numero de los disidentes como el estaba creciendo de manera evidente.

Para la decada de 1790, luego del inicio de la Revolucion Francesa, las diferentes amenazas que se percibian en contra de la sociedad tradicional se transformaron, convirtiendose en una letania de actores que aparentemente amenazaban al catolicismo y al orden civil: "francmasones, indiferentistas, deistas, materialistas, panteistas, egoistas, tolerantistas y humanistas", y otros cuyas creencias presentaban las "venenosas doctrinas de la libertad, la independencia y la tolerancia..." (40) La Inquisicion realizo un esfuerzo concertado por controlar el flujo de estas ideas. Entre 1780 y 1820, los tribunales de Espana oyeron 6,569 casos de los cuales 3,026 fueron a causa de proposiciones hereticas o heterodoxas, la mayoria de corte tradicional, aunque ahora los perseguidos eran cada vez mas miembros de las clases educadas y profesionales, percibidos como politicamente peligrosos y especialmente susceptibles de contagio de ideas extranjeras. (41) La asociacion de deslealtad politica con heterodoxia religiosa se convirtio en un argumento modelo para los defensores de las monarquias y la Iglesia.

Durante la segunda mitad del siglo XVIII, cuando las ideas de la Ilustracion llegaron a Iberia, la cuestion de la indiferencia o tolerancia era percibida cada vez mas como el concepto central de la oposicion contra la ortodoxia y a la autoridad estatal. La Inquisicion y sus adeptos desarrollaron un termino para esto, "tolerantismo", una incisiva referencia que implicaba una indiferencia, a veces inocente, pero en todo caso heretica ante la verdad revelada y, por lo tanto, una posicion filosofica que contradecia directamente las ensenanzas y el dogma de la Iglesia. El "tolerantismo" era, por lo tanto, un ataque directo a la religion revelada porque asumia que no habia diferencia en la cualidad relativa o la verdad, de varias creencias. En Iberia, donde la unidad religiosa habia sido forzada, no se habia desarrollado ninguna teoria filosofica respecto de la tolerancia, ni se habia instituido una politica estatal tolerante por razones pragmaticas y economicas como ocurrio en Holanda y en Francia.

Los espanoles y los portugueses sabian que en otros lugares la marea de la tolerancia estaba avanzando en Europa, y algunos reformadores ansiosos de cambio creian que la libertad de cultos no presentaba peligro alguno para el orden de la vida civil. (42) Los defensores del orden tradicional seguian inamovibles pero, mas importante aun, en el contexto del regalismo, los gobernantes ibericos enfatizaban que cualquier concesion en esa area era una prerrogativa del Estado. Un proyecto para una reforma "iluminista" de la Inquisicion de Portugal durante el reinado de la Reina Maria (1777-1799) senalaba que:
   ... hoy nadie puede dudar que el tolerantismo civil es
   un derecho de su Majestad, es decir, de un orden mas
   alto que pertenece a los principes, y que nuestros reyes
   pusieron en practica cuando dejaron que Musulmanes y
   Judios tuvieran sus mezquitas y sinagogas. (43)


Para los criticos de la Iglesia, en las ultimas decadas del siglo, la "intolerancia" era un termino utilizado para expresar las caracteristicas eclesiales mas negativas mientras que para los defensores de la religion tradicional, "tolerantismo" se convirtio en uno que describia los peores aspectos del secularismo. Los defensores catolicos de la intolerancia subrayaban que la unidad religiosa habia eliminado historicamente las divisiones sociales y habia promovido la paz y la prosperidad en la metropoli y el imperio. La tolerancia implicaba siempre aceptar aquello que era necesariamente malo. El bien no necesitaba tolerancia. Como senalaba un defensor de la posicion de la Iglesia, "tolerar el bien, tolerar la verdad, tolerar a la virtud, serian monstruosidades absurdas." (44)

Mientras Portugal, Espana y sus imperios americanos se veian atraidos al vortice del caos politico de la decada de 1790, estas ideas de disidencia y tolerancia se asociaron con el malestar politico del momento. En 1794 se realizo una investigacion en Rio de Janeiro para cuestionar las acciones e ideas de un grupo de jovenes supuestamente "infectados" con lo "frances", es decir, con ideas revolucionarias. Estos hombres se reunian en la tienda de Antonio Bandeira en la Rua do Ouvidor, donde Bandeira, un abierto critico de la Iglesia, afirmaba con frecuencia que existia la salvacion por fuera de las llaves de la Iglesia. Incluso se piensa que llego a ir mas alla al ofrecer la siguiente proposicion:
   Dada la situacion de los franceses, aunque actuaron mal
   en lo que respecta a la obediencia y la muerte de su soberano,
   sin embargo, ellos pueden ser salvados por fuera
   del dominio de la Iglesia Romana. (45)


Como se temia, ahora la libertad de cultos estaba siendo vinculada claramente con otras formas de libertad. ?Por que ocurrio esto? Un poeta anonimo en Espana reacciono en 1794 ante la Revolucion Francesa y su ataque a la monarquia con este dialogo:
   ?y quien ha puesto a Francia,
   sin fe, poder y opulencia?

   La libertad de consciencia [sic.].

   ?Quien es el fomes [sic.] primero
   de casos tan asombrosos?
   Los escritos sediciosos.

   ?Y estos escritos, por que
   causaron tal sedicion?

   Porque no hay Inquisicion. (46)


EL TRIUNFO DE LA INTOLERANCIA

En las ultimas decadas del siglo XVIII los terminos intolerancia, tolerancia religiosa, libertad de conciencia e Inquisicion llegaron a representar visiones politicas, sociales y religiosas que estaban en conflicto. Ambos bandos usaron la hiperbole y la exageracion para expresar la profundidad de sus sentimientos y la creencia de que la esencia del alma nacional y su futuro estaban en juego en la solucion final del problema de la tolerancia. En las colonias, la intolerancia llego a vincularse con la monarquia y con el sistema colonial, al menos en las mentes de aquellos que se convertirian despues de la independencia en "liberales". La violencia de la retorica usada por los criticos liberales de la Inquisicion en las batallas que caracterizaron la transicion iberica hacia el siglo XIX disfrazaba el hecho de que la actividad del Santo Oficio, al igual que su poder, habian declinado en la segunda mitad del siglo. El "Auto de Fe" se convirtio en una ceremonia privada y no publica. Madrid celebro su ultimo gran auto publico en 1680 y Lisboa en 1683. El castigo se convirtio en un acto privado, conducido en las iglesias ante una audiencia de dignatarios invitados. Mientras la influencia del Estado sobre los tribunales crecia, habia una creciente negativa a hacer que los clerigos tomaran decisiones esencialmente politicas y por ello, las materias espirituales fueron separadas de las politicas. En Espana solo cincuenta y seis personas recibieron castigos publicos entre 1759 y 1788 y muy pocos fueron ejecutados. En Portugal, el fin de la discriminacion de los cristianos nuevos a manos de Pombal, en 1773, removio tambien a los principales objetivos del control inquisitorial de las manos de los tribunales. Y el mismo ano, por razones politicas y comerciales, Pombal tambien abolio la Inquisicion en Goa, que en el siglo XVIII habia sido el tribunal portugues mas activo y represivo de todos. Aunque fue reestablecido en 1778 con la caida del Marques, todos estos eventos senalaron un derrumbe del poder y el respeto a la Inquisicion. Su actividad declino ostensiblemente.

En muchos sentidos, mas que la oleada de oposicion popular o que las criticas de los opositores liberales, fue el regalismo centralizante el que limito el papel de la Inquisicion y la politica oficial de intolerancia que representaba. Las coronas de Portugal y Espana trataron de controlar a sus Inquisiciones pero tambien intentaron redirigir su autoridad hacia fines mas politicos. Pero, aun en la decada de 1790 los reformistas se movian con precaucion. El ministro espanol Jovellanos escribio en 1794 que los sentimientos contra la Inquisicion no eran generalizados y que la mejor forma de controlarla era desmantelarla poco a poco, dandole su autoridad religiosa a los Obispos y su actividad de censura al Consejo de Castilla.

La abolicion real de las Inquisiciones de Espana y Portugal, los dos grandes estandartes de la intolerancia, ocurrio como parte del fluctuante medio politico e intelectual de la epoca. La invasion de Napoleon a Espana llevo a la abolicion de la Inquisicion en 1808 por los invasores franceses porque representaba un reto para la autoridad civil. (47) Las Cortes o Asambleas que se convocaron en Cadiz en 1810 para organizar una resistencia contra la invasion francesa estaban dominadas por liberales y jansenistas que trataron de disenar una constitucion, y ellos tambien terminaron por abolir la Inquisicion en 1813. Esta abolicion duro poco, y con el regreso de la monarquia en 1814 bajo Fernando VII, las actas de las Cortes fueron declaradas nulas, la Inquisicion fue restaurada en Espana, y al ano siguiente en las Indias tambien. El nuevo Inquisidor General lanzo en 1815 un edicto con una retorica agresiva e implacable, definiendo la Inquisicion como
   ... unico remedio para salvar el precioso deposito de la
   fe y sofocar la mala semilla derramada en nuestro suelo,
   asi por la inmoral turba de judios y sectarios que la han
   profanado, como por la desgraciada libertad de escribir,
   copiar y publicar. (48)


El criticismo de la intolerancia llevo a la movilizacion de los defensores de la Inquisicion, quienes ahora vinculaban su insistencia en la continuidad de la Inquisicion con la defensa popular de "patria, rey y religion". "Tolerancia" e "Inquisicion" se convirtieron en los emblemas de guerra de dos visiones opuestas de Espana. La revolucion liberal de 1820 obligo al Rey a aceptar la monarquia constitucional y con ella la constitucion de 1812, que habia sido abolida por el tribunal, pero para 1823 los absolutistas, con ayuda extranjera, restauraron el antiguo sistema y con el, la Inquisicion. A pesar del deseo de la mayoria de los elementos conservadores en la sociedad de restaurar la persecucion de la herejia y de mantener la politica oficial de intolerancia, la Inquisicion fue abolida definitivamente en 1834. Por su parte, las colonias americanas ya se habian librado de sus tribunales entre 1814 y 1825, como parte de los movimientos de independencia. En Portugal, la Inquisicion habia mantenido un bajo perfil durante el periodo napoleonico, y habia perdido su posicion central. Fue abolida finalmente en 1821, luego de la revolucion liberal que buscaba establecer una monarquia constitucional en ese pais.

A largo plazo, sin embargo, la politica de exclusividad religiosa y el concepto de estabilidad politica implicado en la unidad religiosa no habian dependido realmente de la Inquisicion. Se habian hecho parte integral del pensamiento de muchos de los antiguos habitantes de los imperios, hasta el punto de que los nuevos Estados pos-imperiales solo se pudieron formar con concesiones como la del plan mexicano de Iguala de 1821, que garantizaba la posicion de la Iglesia Catolica, o la constitucion brasilera de 1824 que hizo del Catolicismo la religion estatal, pero le permitio una tolerancia limitada a otros tipos de fe. Casi todos los Estados independientes firmaron concordatos que hacian que Roma asumiera el antiguo papel de la Corona espanola como protectora de la exclusividad del catolicismo como religion estatal. En cada uno de los nuevos Estados la vieja dinamica del comercio y las consideraciones practicas enfrentadas a la uniformidad religiosa fue asumida por los liberales y los conservadores a lo largo de todo el siglo XIX. Las diferencias entre identidades etnicas, clases sociales y otras distinciones, fueron incorporadas de manera mas abierta en los nuevos regimenes que las distinciones relativas a la religion. El cambio hacia la libertad de conciencia y el pluralismo religioso vino de forma muy lenta a pesar que sus raices en los imperios intolerantes eran viejas y profundas.

(1) Vease Manuel de Aguirre, Cartas y discursos del Militar Ingenuo al Correo de los Ciegos de Madrid, en Manuel de Aguirre y Antonio Elorza (eds.), San Sebastian, [Patronato Jose Maria Cuadrado], 1974, pp. 306-30, especialmente p. 311. Vease tambien, Antonio Elorza, "La inquisicion y el pensamiento ilustrado", www.geocities.com/urunela34/inquisicion/pensamientoilustrado.htm, p. 8.

(2) Ricardo Garcia Carcel y Doris Moreno Martinez, Inquisicion, historia critica. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, 2000, p. 314.

(3) Anthony Pagden, "Afterword: From Empire to Nation", en Balachandra Rajan and Elizabeth Sauer (eds.), Imperialisms. Historical and Literary Investigations, 1500-1900. New York, Palgrave Macmillan, 2004, pp. 255-272.

(4) Citado en Charles R. Boxer, The Church Militant and Iberian Expansion, 1440-1770. Baltimore, Johns Hopkins University Press, 1978, p. 77.

(5) La distincion entre exercitium religionis publicum y exercitium religionis privatum fue una solucion que se adopto en muchos lugares de la Europa Reformada. Vease Joachim Whaley, Religious Toleration and Social Change in Hamburg, 1529-1819. Cambridge, Cambridge University Press, 1985, p. 5.

(6) Michael Naylor Pearson, The Portuguese in India. Cambridge, Cambridge University Press, 1987, p. 122. Su discusion "Catholics and Hindus," pp. 116-30 presenta la descripcion mas sucinta de las relaciones entre religiones en el Estado da India. Vease tambien Ernst van den Boogart, Civil and CorruptAsia. Chicago, University of Chicago Press, 2003, p. 62; Luiz Filipe Thomaz, De Ceuta ao Timor. Lisboa, Ed. Difel, 1994, pp. 256-259.

(7) El libro de Antonio Dominguez Ortiz y Bernard Vincent, Historia de los moriscos: vida y tragedia de una minoria. Madrid, Revista de Occidente, 1978, provee una introduccion util. Vease tambien, Catherine Gaignard, Maures et cretiens a Grenade, 1492-1570. Paris, L'Harmattan, 1997. El potencial de amenaza subversiva de los moriscos es examinado en Louis Cardillac, "Morisques et protestants," Al-Andalus. vol. 36, 1971, pp. 29-63 y en el estudio clasico sobre el temor de la colaboracion morisca con el imperio otomano, Andrew Hess, "The Morsicos: An Ottoman Fifth Column in Sixteenth Century Spain," American Historical Review, vol. 74, 1968, pp. 1-25. Vease tambien, Andrew Hess, The Forgotten Frontier: A History of the Sixteenth Century Ibero-African Frontier. Chicago, University of Chicago Press, 1978.

(8) Instrucciones al comendador fray Nicolas de Ovando, gobernador de las Islas y Tierra Firme del mar Oceano, para el buen tratamiento de los indios, (1501).

(9) El estatus de extranjero y las limitaciones de sus actividades en las Indias espanolas es trazado con detalles en Jean-Pierre Tardieu, L'Inquisition de Lima et les heretiques etrangers, XVIe-XVIIe siecles. Paris, L'Harmattan, 1995, pp. 16-25.

(10) Ibid., p. 21; Maria Encarnacion Rodriguez Vicente, "Los estrangeros en el reino de Peru a fines del siglo XVI", en Homenaje a Jaime Vicens Vives. Barcelona, Universidad de Barcelona, Facultad de Filosofia y Letras, 1967, 2 vols., vol 2, pp. 534-546.

(11) Vease, por ejemplo, la carta de 1645 del obispo de Puerto Rico, Lopez del Haro, en la cual argumenta que los portugueses "llevados por la cerguera de su nacion nos puedan entregar en una noche al enemigo." Vicente Murga y Alvaro Huerga (eds.), Episcopologio de Puerto Rico. Ponce, Universidad Catolica de Puerto Rico, 1987-1996, 6 vols., tomo 3, p. 101. Sobre la paranoia de posible colaboracion entre portugueses y esclavos africanos en Peru despues de 1640, vease Stuart B. Schwartz, "Panic in the Indies, The Portuguese Threat to the Spanish Empire", en Werner Thomas y Bart de Groof (eds.), Rebelion y resistencia en el mundo hispanico del siglo XVII. Leuven, Leuven University Press, 1992, pp. 205-226.

(12) Vease la discusion en Richard Herr, The Eighteenth Century Revolution in Spain. Princeton, Princeton University Press, 1958.

(13) Sobre los contactos de holandeses con los indios araucanos vease el testimonio del flamenco Adrian Rodriguez, residente en Valparaiso, Archivo Historico Nacional, Inq. Leg. 1647, exp. 7 (1625). En adelante AHN. Pedro Fernandez de Quiros anuncio a la corona que los holandeses querian "juntarse con los indios araucanos y pregonar desde alli livertad de conciencia livertad a todos los indios y negros de America", Archivo General de Simancas, Estado 228. En adelante AGS.

(14) Tardieu, op. cit. , pp. 24-61 provee una vision util de los problemas en el virreinato peruano.

(15) Ibid., pp. 47-49.

(16) Tamar Herzog, "'A Stranger in a Strange Land': the Conversion of Foreigners into Community Members in Colonial Latin America (17th-18th Centuries)", Social Identities, vol. 3, num. 2, 1997, pp. 247-263. Vease tambien, Richard Konetzke, "Legislacion sobre imigracion de extranjeros en America durante la epoca colonial", Revista Internacional de Sociologia, nums. 11-12, 1945, pp. 269-299.

(17) Lyle McAlister, Spain and Portugal in the New World, 1492-1700. Minneapolis, University of Minnesota Press, 1984, pp. 115-116.

(18) Ramon-Jesus Queralto Moreno, El pensamiento filosofico-politico de Bartolome de las Casas. Sevilla, Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1976.

(19) Genaro Rodriguez Morel, Cartas de la Real Audiencia de Santo Domingo. Siglo XVI. Santo Domingo, Patronato de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, 2007; Cartas del cabildo de la ciudad de Santo Domingo. Siglo XVI. Santo Domingo, Patronato de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, 1999, pp. 233-37.

(20) Arquivo Nacional da Torre do Tombo (Lisboa), Inq. Lisboa, Cadernos do Promotor, 232, fls. 1-80. En adelante ANTT.

(21) Jose Toribio Medina, Historia del tribunal del Santo Oficio de la Inquisicion de Lima (1569-1820). Santiago de Chile, Impr. Gutenber, 1887, 2 vols., vol. I, pp. 332-333.

(22) Solange Alberro, Inquisicion y sociedad en Mexico, 1571-1700. Mexico, Fondo de Cultura Economica, 1988, p. 207. Las propuestas y blasfemias representaron el 29 por ciento de las actividades del tribunal de Lima, 24 por ciento del de Mexico, y 22% de las acusaciones de Cartagena. Vease los datos en Pilar Huertas, Jesus de Miguel, Antonio Sanchez, La Inquisicion. Madrid, Editorial LIBSA, 2003, pp. 329-283.

(23) Vease, Caio Bosci, "Estructuras eclesiasticas e inquisicao", en Carlos A. Moreira Azevedo, Historia Religiosa de Portugal. Lisboa, Circulo de Leitores, 2004, 3 vols., vol. 2, pp. 429-55.

(24) Sobre el desarrollo temprano del comercio de contrabando y la respuesta de Espana vease Kenneth R. Andrews, The Spanish Caribbean. Trade and Plunder, 1530-1630. New Haven, Yale University Press, 1978.

(25) Lance Grahn, "Political Corruption and Reform in Cartagena Province, 1700-1740", Discussion paper Series, Center for Latin America, Milwaukee, University of Wisconsin-Milwaukee, pp. 3-4.

(26) Ibid., p. 14. La literatura sobre este tema es amplia. Vease, por ejemplo, Arturo Morales Carrion, Puerto Rico y la lucha por la hegemonia en el Caribe. Rio Piedras, Centro de Investigaciones Historicas, Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1995; George H. Nelson, "Contraband Trade under the Asiento, 1730-39", American Historical Review, vol. 51, num. 1, 1945, pp. 55-67; Nuala Zahedieh, "The Merchants of Port Royal, Jamaica, and the Spanish Contraband Trade, 1655-1692", William and Mary Quarterly, 3d. ser., vol. 43, num. 4, 1986, pp. 570-593; Allan Christelow, "Contraband Trade between Jamaica and the Spanish Main, and the Three Port Act of 1766", Hispanic American Historical Review, vol. 22, num. 2, 1942, pp. 309-343. Sobre fuentes espanolas esta Lance Grahn, The Political Economy of Smuggling: Regional Informal Economies in Early Bourbon New Granada. Boulder, CO, Westview Press, 1997.

(27) Archivo General de Indias, Santo Domingo 162, citado en Angel Lopez Cantos, Historia del Puerto Rico, 1650-1700. Sevilla, Escuela de Estudios Hispano-Americanos, Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, 1975, 273. En adelante AGI.

(28) Francisco de Sanabria al Rey, AGI, Santo Domingo, 159 (1691), citado en ibid., p. 279.

(29) Stuart B. Schwartz, All Can Be Saved. Religious Tolerance and Salvation in the Iberian Atlantic World. New Haven, Yale University Press, 2008, pp. 225-234.

(30)] AGI, Santa Fe, 56.

(31) Fray Antonio de Chincilla, "Memorial," Biblioteca Publica de Evora, CVIII-2-12.

(32) AHN (Madrid), Inq. Legajo 5349, exp. 4.

(33) AHN, Inq. Leg. 1621, exp. 16.

(34) Jose A. Ferrer Benimeli, "La Inquisicion frente a masoneria e ilustracion", en Angel Alcala (ed.), Inquisicion espanola y mentalidad inquisitorial: ponencias del Simposio Internacional sobre Inquisicion, Nueva York, abril de 1983. Barcelona, Ariel, 1984, pp. 463-96; Garcia Carcel and Moreno Martinez, op. cit., pp. 314-316.

(35) AHN, Inq. Leg 1730; Jose Toribio Medina, Historia del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisicion en Mexico. 2nd ed., Julio Jimenez Rueda (ed.), Mexico, Libreria Navarro, 1952, pp. 357-358.

(36) Vease Antonio Dominguez Ortiz, "El primer esbozo de tolerancia religiosa en la Espana de los Austrias", en Antonio Dominguez Ortiz, Instituciones y sociedad en la Espana de los Austrias. Barcelona, Airel, 1985, pp. 185-91.

(37) Luis da Cunha y Abilio Diniz Silva (eds.), Instruqoespoliticas. Lisboa, Comissao Nacional para as Comemoragoes dos Descobrimiento Portugueses, 2001.

(38) Ibid., p. 267.

(39) ANTT, Inq. Lisboa, 2825.

(40) Henry C. Lea, A History of the Inquisition of Spain. New York, American Scholar Publications, 1966, 4 vols., vol. 4, pp. 176-77.

(41) Ibid.

(42) Whaley, op. cit., pp. 3-5. Sobre el fracaso de Espana para producir una teoria de tolerancia vease Henry Kamen, "Inquisition, Toleration and Liberty in Eighteenth-Century Spain", en Ole Peter Grell and Roy Porter (eds.), Toleration in Enlightenment Europe. Cambridge, Cambridge University Press, 2000, pp. 250-258.

(43) "... tolerantismo civil e um direito majestatico de orden superior que compete aos principes, de que hoje ninguem duvida e que os nossos reis puseram em pratica, quando permitirem as mesquitas e sinagogas aos mouros e judeus". Vease "Projeto de un novo regimento para o Santo Oficio por Pascoal Jose de Melo," Jose Eduardo Franco y Paulo de Assungao, As metamorfoses de um polvo. Lisbon, Prefacio, 2004, p. 510.

(44) Gilberto Fuezalida Guzman, La tolerancia de la Iglesia y la Inquisicion: conferencias dictadas. Santiago de Chile, Editorial de la Federacion de Obras Catolicas, 1916, p. 25.

(45) David Higgs, "O Santo Oficio da Lnquisigao de Lisboa e a 'Luceferina Assambleia' do Rio de Janeiro na decada de 1790", Revista do Instituto Historico e Geografico Brasileiro, vol. 412, 2001, pp. 239-384.

(46) Antonio Elorza, "La inquisicion y el pensamiento ilustrado", www.geocities.com/urunela34/inquisicion/pensamiento ilustrado.htm

(47) Francisco Bethancourt, Historia das inquisigoes Portugal, Espanha e Italia. Lisboa, Circulo de Leitores, 1994, pp. 341-359.

(48) Obispo Francisco Javier de Mier y Campillo, citado en Doris Moreno Martinez, La invencion de la Inquisicion. Madrid, Fundacion Carolina, Centro de Estudios Hispanicos e Iberoamericanos, Marcial Pons Historia, 2004, p. 242.
COPYRIGHT 2007 Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Schwartz, Stuart B.
Publication:Op. Cit. Revista del Centro de Investigaciones Historicas
Date:Jan 1, 2007
Words:11293
Previous Article:El poder de la imagen: Genero y profesion en el campo de la arquitectura en Puerto Rico, 1945-1979.
Next Article:Los huracanes y la formacion de las sociedades circumcaribenas.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters