Printer Friendly

Immigration and care. Nursing as an employment option for immigrating women in Buenos Aires/Migraciones y cuidados. La enfermeria como opcion laboral de mujeres migrantes en la ciudad de Buenos Aires/Migracoes e cuidados. A enfermagem como opcao laboral de mulheres migrantes na cidade de Buenos Aires.

Desde hace varios anos, me he dedicado a investigar temas relativos a las migraciones en Argentina, especialmente en aquellas dimensiones donde es posible plantear reflexiones sobre las diferencias de genero. Esta busqueda fue resuelta construyendo objetos vinculados a comunidades migratorias en los que es posible conceptualizar estas diferencias relacionadas con otros ejes como la generacion, la clase, la etnia y la racializacion de algunos rasgos corporales. Estos trabajos y sus resultados me llevaron a la necesidad de traspasar los estudios "nacionales" para poder analizar como estas diferencias impactaban entre mujeres migrantes de diferentes nacionalidades. El derrotero de la investigacion oriento el analisis hacia aquellas mujeres migrantes (3) que estudian o se desempenan como enfermeras a partir de la comprobacion empirica de la importancia de esta opcion laboral (en tanto realidad o aspiracion) entre las mujeres migrantes de la ciudad de Buenos Aires.

La utilizacion del prisma de las teorias del cuidado en la interpretacion de las trayectorias laborales de estas mujeres ha sido una decision

teorica posterior a la luz de los desarrollos conceptuales internacionales y locales sobre la tematica y su capacidad heuristica para la comprension del problema indagado. En este sentido, a partir de la reconstruccion historica de la presencia de mujeres migrantes en el pais y en la ciudad de Buenos Aires se revela que los empleos vinculados al cuidado son aquellos en los que suelen emplearse las mujeres migrantes, especialmente el empleo domestico. La perspectiva sobre los cuidados permite poner en relacion empleos remunerados cuyos saberes se sustentan en una supuesta naturaleza femenina que traslada conocimientos adquiridos en las tareas vinculadas a la reproduccion del hogar al mundo laboral. Ahora bien, si el trabajo domestico se incluye entre las tareas de cuidado en esta concepcion amplia, la enfermeria encarna una nocion de cuidado mas estricta al definirse a si misma con el objetivo de "brindar cuidado". Segun Malvarez (2007) la enfermeria como concepcion y practica asume el cuidado como un valor que estructura la entrega y responsabilidad social. Ademas, el cuidado es el objeto de conocimiento de la disciplina (Castrillon, 2008).

Este trabajo, intenta ser un aporte al analisis de la circulacion laboral de las mujeres migrantes en la ciudad de Buenos Aires entre empleos de cuidados, en particular del empleo domestico a la enfermeria. Existe un importante desarrollo de trabajos en el tema de enfermeria y migracion que se ha visibilizado en terminos de la migracion de enfermeras en contextos de globalizacion y su impacto para los servicios de salud de los paises de origen y de destino (Malvarez, 2007, Malvarez y Castrillon, 2005, Rodriguez, Munoz y Hoga, 2014, OPS, 2011a). Este articulo se situa en otro espacio interpretativo: por un lado dirige su mirada hacia los y las sujetos/as y sus representaciones y trayectorias y no sobre los servicios de salud y por el otro, analiza la relacion de la migracion con la enfermeria en el contexto argentino atendiendo a las particularidades locales de esta vinculacion. En este sentido si bien es posible advertir la presencia de enfermeras que migran hacia la Argentina (Segun un informe de la OPS publicado en el 2011 el numero asciende a 211), se trata de un fenomeno reducido si se lo compara con la eleccion de la enfermeria como carrera por parte de la poblacion migrante que ya residia en Argentina. De esta manera, en este articulo no se trata el analisis del flujo de profesionales de la salud (temporales o permanentes) sino mas bien de estrategias de la poblacion migrante residente en el pais de acuerdo a las oportunidades de trabajo ofrecidas y la aspiracion a cierta movilidad social ascendente. Por ello, se trata de un trabajo situado en el campo de los estudios migratorios analizando las trayectorias laborales de las mujeres migrantes en las que la enfermeria emerge como posibilidad de formacion y empleo.

Especificamente, este articulo se enmarca en un estudio cualitativo en clave interpretativa que tiene como objetivo contextualizar la relacion entre migraciones y enfermeria en Argentina y analizar las representaciones sobre la profesion por parte de migrantes asi como la reaccion del personal nativo sobre la presencia de personas migrantes en los servicios de salud en Argentina.

En terminos metodologicos se combinan hallazgos de investigaciones anteriores y se presentan los primeros resultados de una investigacion sobre trayectorias laborales de mujeres migrantes que estudian o trabajan como enfermeras. La tecnica utilizada fue la de las entrevistas comprendiendo por ellas "descripciones bajo una forma narrativa de un fragmento de la experiencia vivida", cuyo principal objetivo es la construccion de modelos analiticos e interpretativos (Bertaux, 1997, p. 9). Se trata de una definicion amplia y mas accesible que no debe ser necesariamente un recorrido integrador a traves de la totalidad de la experiencia del entrevistado o la entrevistada (Mallimaci y Gimenez, 2006, p.172).

Dentro de la tradicion interpretativa en ciencias sociales, el objetivo es la comprension del sentido que las entrevistadas y entrevistados le dan a su trayectoria. De este modo los relatos de los participantes seran el recurso metodologico privilegiado para dar cuenta de las experiencias, las representaciones y el sentido de la vida de los y las entrevistados: "Los relatos de vida proporcionan la vision y version propia de los actores involucrados e inmersos en el mundo de lo cotidiano" (Aceves, 2000). El material construido en el trabajo de campo se organizo, codifico y analizo, lo que permitio la emergencia de algunos problemas centrales que organizan el apartado de resultados.

Teniendo en cuenta los objetivos que orientaron la investigacion, el muestreo no pretendio la obtencion de una cantidad de datos suficientes para obtener representatividad estadistica. Por el contrario, la seleccion de los casos fue orientada selectivamente "segun propositos", es decir que "los casos y contextos [fueron] seleccionados deliberadamente con el fin de obtener informacion relevante para la investigacion" (Maxwell, 1996). En el caso del estudio, ademas de las estudiantes o enfermeras migrantes, se decidio incluir en la muestra los relatos del personal jerarquico para dar cuenta de sus representaciones sobre la presencia de migrantes en el mundo de la enfermeria y de enfermeras nativas. La inclusion de enfermeras argentinas y extranjeras permite analizar la "especificidad migratoria" de los procesos analizados.

Hasta el momento se han realizado entrevistas a rectores y docentes (siete en total, cinco mujeres y dos varones), de las carreras de enfermeria en tres instituciones (una universitaria publica, una terciaria publica y una terciaria privada), cuatro jefes de enfermeria (dos mujeres y dos varones de instituciones publicas). La totalidad del personal jerarquico era de origen argentino. Por otra parte se realizaron seis entrevistas a mujeres enfermeras argentinas y siete historias de vida a estudiantes enfermeras extranjeras (cuatro bolivianas, dos paraguayas y una peruana).

La organizacion del articulo esta planteada a partir de la presentacion y definicion de la problematica en Argentina hasta llegar a la presentacion de algunos resultados de la investigacion. En un primer apartado se detallan las especificidades historicas de la migracion en Argentina y el rol de las mujeres en ella. Se intenta dar cuenta de las particularidades del caso estudiado que impide traslaciones sencillas de resultados de investigaciones sobre cuidados y migraciones pensados para otras realidades y tradiciones migratorias. En un segundo momento expongo algunos elementos conceptuales sobre la nocion de cuidados elegida en y para el marco de la investigacion desarrollada.

En el tercer apartado se analizaron algunos de los resultados de la investigacion: la presencia migrante entre estudiantes de enfermeria en la ciudad de Buenos Aires, representaciones sociales de los y las formadores de la carrera y la especificidad migratoria en una profesion ejercida sobre todo por mujeres de los sectores populares urbanos de Argentina.

Mujeres migrantes en Argentina

Al igual que en muchos paises de America Latina, en Argentina los movimientos migratorios son parte constitutiva de la conformacion de los Estados y sociedades nacionales. Las estadisticas muestran que un tercio del total de migrantes europeos que ingresaron al pais eran mujeres (Cacopardo, 2011).

Entre 1891 y 1922 la proporcion de mujeres que ingresan con su familia representa entre el 70% y el 80% del total (Frid, 1997). La mayor parte de los estudios coinciden en que gran parte de estas mujeres pueden ser definidas como trabajadoras asalariadas (Devoto, 2004). Esta importante y continua lpresencia de mujeres migrantes dista de ser "novedosa" a diferencia de lo ocurrido en otras latitudes, permite preguntarse por su relacion historica con el mundo laboral. En este punto es importante senalar que la mayor parte de los estudios coinciden en resaltar que la condicion de extranjeria incide en el tipo de trabajo que realizan en el pais. Los empleos de las migrantes, aun cuando coincidan en sus rasgos centrales con las labores destinadas a las mujeres en general, poseen ciertas particularidades generadas por su condicion de extranjeras, el proyecto migratorio y los rasgos locales de los mercados de trabajo.

Un empleo fuertemente asociado a las mujeres migrantes ha sido el empleo domestico. En 1914, las "empleadas domesticas" y "las mucamas" representaban 30% de todas las ocupaciones desempenadas por extranjeras, proporcion superior al de las argentinas (17%). De esta manera es posible apreciar la tendencia entre las extranjeras a acentuar una segregacion en el servicio domestico desde los albores del siglo XX (Cacopardo, 2011; Lobato, 2007), lo que continua presentandose durante las decadas siguientes.

En la decada de 1930, cuando las ciudades importantes de Argentina aumentan sus poblaciones como efecto de la movilizacion poblacional desde las provincias del norte, aumenta la demanda de servicios, entre ellos el servicio domestico que vuelve a ser un nicho de mercado nativo.

Despues de 1930 la migracion europea cambio su sesgo masculino y fue mayormente familiar, aumentando la proporcion de mujeres. En la decada de 1950 se equiparan los ingresos masculinos y femeninos, aunque los residentes europeos siguieron siendo una poblacion masculinizada. Para esta misma epoca se cierra el ciclo de la migracion de ultramar y comienza a crecer la importancia relativa de las migraciones provenientes de paises vecinos que componen en la actualidad, el principal origen de la poblacion migrante en el pais. La composicion interna de las migraciones regionales es muy diferente a lo que vengo senalando: las migraciones de paises vecinos mostraron una feminizacion temprana y ya en 1947 el numero de residentes extranjeras era cercano a la proporcion de los varones (Cacopardo, 2011).

Desde 1950 hasta la actualidad, la movilidad interna de varones y mujeres extranjeros/as y nativos/as hacia centros urbanos constituye una de las principales caracteristicas de la dinamica poblacional del pais (Busso, 2007). En terminos generales, desde 1980 puede observarse una mayor presencia de mujeres extranjeras (4) como consecuencia de dos procesos: la mayor sobrevivencia de extranjeras de mas edad y el aumento de ingreso de extranjeras provenientes de paises de la region. Especialmente en los ingresos al pais entre 1996 y 2001, la brecha a favor de las mujeres aumenta considerablemente, sobre todo en el caso de las peruanas, 63% del total, y paraguayas, 58,9% (Rosas, 2010). Los datos del ultimo censo desarrollado por el Instituto Nacional de Estadisticas (Indec) en el ano 2011 muestran que aun cuando en algunos grupos ha disminuido la proporcion de mujeres, existe un predominio femenino entre la poblacion migrante que representa al 54% de la poblacion extranjera, ascendiendo al 59% entre la poblacion peruana y al 58% entre la paraguaya.

En un estudio reciente Groissman y Sconfienza (2013) muestran que 20% de las mujeres que son empleadas domesticas han nacido en el extranjero. Entre las mujeres paraguayas 69% esta ocupada en este tipo de empleo, entre las peruanas 58%. De esta manera, si bien se trata de una ocupacion relevante para el empleo femenino en general (17% del total de asalariadas de todo el pais), entre las mujeres migrantes representa el nicho sectorial en el que se insertan mayoritariamente (47%) (Maguid, 2011). No es posible referirse a una extranjerizacion del servicio domestico, sin embargo es innegable su relacion con las migraciones siendo el primer empleo de mujeres sin credenciales valoradas en otras ramas de actividad. Para ser empleada domestica solo basta con "ser mujer".

Los procesos migratorios y "los cuidados" en Argentina

Empleos de cuidados como nichos migrantes

Los datos resenados nos muestran la presencia historica de las mujeres migrantes en la Argentina. Aun con las dificultades de su medicion y subregistro, los estudios muestran la importancia de las mujeres migrantes desempenandose como trabajadoras domesticas, empleo que en la actualidad se define como parte nodal del mercado del "cuidado".

La agenda internacional de los estudios migratorios ha mostrado en los ultimos anos la importancia de estos empleos, generando conceptos como carework, cadenas globales de cuidados y afectos, etnizacion de la reproduccion social, maternidad transnacional y trabajo de reproduccion social (Hondagneu-Sotelo, Estrada y Ramirez, 2011, pp. 808-809; Rodriguez, 2012). Estos trabajos definen que los empleos relacionados con el cuidado no solo estan feminizados sino que tambien estan extranjerizados y en terminos de la importancia para las economias nacionales, invisibilizados.

Desde las experiencias de paises de primer mundo, la feminizacion de la migracion y la creacion de estas cadenas relacionadas con la gestion del cuidado se explican como parte de los efectos del envejecimiento de la poblacion, el aumento de la tasa de actividad de mujeres y la insuficiente oferta de estructuras publicas y parapublicas de cuidado (Orozco, 2007; Borgeaud-Garciandia, 2013). De esta manera se define la existencia de una "crisis de los cuidados" (Hochschild, 2000) comprendida como un complejo proceso de reorganizacion de los trabajos de cuidados que continua descansando mayoritariamente sobre las mujeres, pero que depende del empleo de "otras" mujeres (Orozco, 2007). Se trata de una creciente etnizacion y externalizacion de los servicios de reproduccion social en el ambito global que agudiza las desigualdades entre las propias mujeres, basicamente en razon de la clase y la etnia/raza (Parella, 2003).

En cuanto a las tareas de cuidados profesionalizados, debe mencionarse que las transformaciones globales afectan a los sistemas de salud nacionales aumentando las brechas y desigualdades entre los diferentes paises, lo que aumenta la migracion de diferentes agentes de salud de paises perifericos a paises desarrollados. Las migraciones amenazan asi a sistemas de salud en paises pequenos (Malvarez, 2007)

En el caso argentino los datos presentados muestran que la presencia de mujeres migrantes desempenandose como empleadas domesticas tiene poco de novedoso y no puede relacionarse con una crisis en los servicios ofrecidos por el Estado (por el contrario, quizas su ausencia en la esfera de los cuidados explique la persistencia del trabajo domestico remunerado). El lazo entre migracion y servicio domestico es historico, modificandose el origen de las mujeres migrantes que se desempenan en esta tarea. En segundo lugar, no puede hablarse de una "extranjerizacion" de los servicios de cuidados nacionales dado que la mayor parte de las mujeres que realizan actividades en este sector son argentinas. Sin embargo, se trata de un "nicho de trabajo" para las migrantes.

Como sugieren Trpin y Vargas (2005), si bien no es posible determinar una relacion lineal entre una adscripcion etnica-nacional y un tipo de oficio, existe una segmentacion del mercado laboral a partir de esa adscripcion. Asimismo, en muchos casos la insercion en el empleo domestico ha podido "coexistir" mas facilmente que otras inserciones con la informalidad y, para las migrantes externas, con la irregularidad migratoria, en especial debido a la falta de controles puesto que se desarrolla en el universo "privado" del hogar (Mallimaci y Magliano, 2015).

El servicio domestico funciona como "refugio laboral" de las mujeres migrantes ocupadas en epocas de crisis economicas, mediando el impacto de los problemas del aumento de la pobreza y de la desocupacion como ocurrio durante la ultima crisis del 2001 en Argentina (Cacopardo, 2004). Sin embargo, este refugio y la posibilidad de soportar embates economicos se logra a expensas de la precarizacion de la actividad y la relacion laboral. En efecto, el servicio domestico es la actividad en Argentina en la que la tasa de informalidad--o no registro de la relacion laboral--es mayor: mas del 80% de las trabajadoras del sector se encuentran en esa condicion y en la actualidad la mayoria de las empleadas no registradas son migrantes de paises limitrofes (Groissman y Sconfienza, 2013). Comparado con el trabajo femenino, la diferencia es visiblemente significativa: 20% de trabajadoras domesticas se encuentran registradas frente al 55% del total de mujeres (OIT, 2014). Tal como lo plantea Parella (2003) en su estudio sobre los servicios de proximidad en Espana, las mujeres migrantes ocupan los empleos mas precarios, mientas que las mujeres autoctonas se distribuyen en un abanico mas amplio de posibilidades.

Dicho esto, debemos recordar que el empleo domestico es el mas proximo en el horizonte de posibilidades de las mujeres migrantes, al igual que lo que ocurre entre mujeres nativas provenientes de los sectores populares. Estudios cualitativos han mostrado que para las trabajadoras el empleo domestico es una estrategia temporal que responde a un momento del ciclo de vida y que generalmente, se sigue con la busqueda de otra condicion de trabajo a la que no todas acceden (Tizziani, 2011; Magliano, Perissinotti y Zenklusen, 2013). En estos mismos trabajos es posible entrever algunos efectos "positivos" de la informalidad desde el punto de vista de las propias trabajadoras: la posibilidad de ser empleada independientemente de la situacion migratoria, valorizacion de las redes de recomendacion y la garantia de una insercion laboral en un destino, aun cuando ello signifique resignar derechos laborales y sociales. Estos resultados invitan a complejizar la relacion de las mujeres migrantes con los empleos precarizados, especialmente el servicio domestico. Sin bien es innegable que al igual que lo senala Parella (2003), en estos nichos de mercado que nuclean la mayor parte del empleo, las mujeres migrantes pueden leerse como el efecto de una "triple discriminacion", ello no obtura la posibilidad de que la "etnizacion" del empleo domestico y que esta contenga elementos que pueden ser percibidos como "positivos" cuando se insertan en una trayectoria mas amplia migratoria y laboral.

Jerarquias en los empleos de cuidado. Circulaciones y trayectorias

En trabajos de campo anteriores, el tema de las mujeres migrantes en la enfermeria surgia como un potencial objeto aun poco explorado. En entrevistas con medicas extranjeras (Mujeres medicas nacidas en el extranjero que estudiaban y trabajaban en la Argentina de manera temporal) se hacia referencia constante a la presencia de enfermeras migrantes y entre las mujeres migrantes empleadas domesticas, se sugeria la posibilidad de estudiar enfermeria a partir de casos cercanos que asi lo habian hecho. Asi fue como el tema de la enfermeria comenzo a insinuarse como via de entrada para analizar potenciales circulaciones laborales entre las mujeres migrantes. La nocion amplia de empleos de cuidados como aglutinador de diferentes actividades feminizadas y relacionadas con la reproduccion de la vida permitia establecer un marco acotado de actividades en las que las mujeres migrantes podrian "moverse".

Siguiendo a Arango Gaviria (2011), los temas de cuidado provienen de la critica feminista al concepto de trabajo androcentrico que ha invisibilizado una forma de trabajo. Si bien lo que se concibe como tareas de cuidado puede variar local y culturalmente, existe un lazo naturalizado con la categoria de la feminidad socialmente construida. Para los fines de este articulo, interesa enfocarse en los empleos asalariados vinculados a las tareas de cuidado. En este punto, la definicion utilizada por Mignon Dully (2005) resulta pertinente dado que retoma el feminismo clasico para comprender las tareas de cuidado como formas asalariadas de reproduccion de la vida y de la fuerza de trabajo. Esta nocion ampliada incluye actividades con diferentes jerarquias, tanto las tareas destinadas al cuidado del otro en las que se supone un lazo directo y emocional con el/la cuidado/a como las que Duffy considera "el patio trasero" del cuidado vinculadas a tareas de limpieza, cocina y maestranza. La distincion se vuelve relevante cuando se asocia a la valoracion subjetiva y social que permea las diferentes labores relacionadas con las diferentes condiciones de trabajo.

El argumento de Duffy sostiene que las tareas reproductivas en las que no se requiere un vinculo emocional suelen ser trabajos menos legitimos y peores pagos. De esta manera, no es lo mismo el cuidado de ninos/as o ancianos/as, que la limpieza de una casa. Arango Gaviria (2011) tambien plantea la necesidad de diferenciaciones entre las actividades de cuidado de acuerdo a su "honorabilidad", prestigio y respetabilidad social. Las tareas menos "nobles" e incluso "sucias" se relacionan con el mantenimiento de las condiciones materiales de vida, los objetos y los espacios de reproduccion social. Asimismo, no son lo mismo las actividades enmarcadas en el ambito privado que aquellas realizadas en el ambito publico, las que requieren calificaciones reconocidas y cierto grado de profesionalismo. La autora concluye que la division social, economica y moral del trabajo de cuidado es inseparable de las jerarquias y relaciones de dominacion material y simbolica.

La existencia de estas jerarquias permite preguntarse acerca de la posibilidad de pasajes y circulaciones entre las "tareas de cuidado". Asimismo, su analisis demanda incluir la interseccionalidad de diferentes ejes de estratificacion que se traducen en clivajes y relaciones de poder entre mujeres (Hirata y Molinier, 2012).

Ahora bien, el empleo en el servicio domestico, destino de las mujeres migrantes desde principios del siglo XX, se ubica en las posiciones mas bajas de estas tareas de cuidados, tanto por sus condiciones de empleo como por su valorizacion social. La enfermeria por el contrario, se ubica en una posicion privilegiada (aun cuando dentro del campo de las profesiones de la salud, sea una de las mas desvalorizadas): se ejerce en el ambito publico y su ejercicio requiere, en el caso argentino, de credenciales academicas (5).

Por otra parte, la enfermeria encarna una nocion de cuidado mas estricta que la incluida en las tareas relacionadas con el servicio domestico al definirse a si misma con el objetivo de "brindar cuidado". Segun Malvarez (2002) la enfermeria como concepcion y practica asume el cuidado como un valor que estructura su entrega y responsabilidad social. La centralidad del cuidado del "otro" en la concepcion de la enfermeria hace que sus tareas supongan siempre una relacion interindividual e intersubjetiva (Hirata y Molinier, 2012). Cuidar es producir un trabajo que contribuye directamente a mantener o preservar la vida del "otro" a quien se cuida (Molinier, 2008). De esta manera la enfermeria supone practicas de cuidado que se vinculan con lo que la literatura internacional ha denominado care, comprendiendo por ello actividades cuya naturaleza son esencialmente relacionales e interdependientes, que suponen una dimension emocional y cuyo reconocimiento social (aunque no necesariamente profesional) es elevado (Hirata y Molinier, 2012).

Por otra parte, las condiciones laborales del trabajo del cuidado en Argentina dependen decisivamente del grado de intervencion del Estado en cada actividad, de las reglas del juego fijadas para otros proveedores (distintos del Estado) y del ambito en que se prestan los servicios (instituciones u hogares) (Esquivel, 2010). Sin poder ahondar aqui en las caracteristicas diferenciales de las tareas seleccionadas, el solo hecho de que la enfermeria sea considerada una actividad profesional, autonoma, regulada, con altas tasas de registro, la ubica en una posicion superior en terminos de condiciones laborales a los empleos vinculados al servicio domestico.

De esta manera el pasaje del trabajo domestico a la enfermeria (ya sea real o en tanto aspiracion, entre trabajadoras domesticas o entre quienes pueden serlo) supone un movimiento ascendente en el mundo laboral y social, una manera de pasar "del cuarto del fondo" a "la sala principal" de los trabajos de cuidado.

En este marco, este articulo parte de un planteo que intenta ir mas alla de ciertos razonamientos que justifican y naturalizan la insercion de muchos/as migrantes en actividades especificas dentro del mercado de trabajo (en general inestables, mal pagas e informales) al hacer foco en aquellos casos que desnaturalizan esta asociacion para analizar la posibilidad de circulaciones y pasajes laborales entre las mujeres migrantes en Argentina.

Esbozos de un analisis entre migraciones, cuidados y enfermeria en Argentina

El origen de nuestra investigacion fue una representacion divulgada y difundida sobre la presencia cada vez mayor de mujeres migrantes que se desempenan y/o estudian como enfermeras en el area metropolitana de Buenos Aires. Uno de nuestros primeros objetivos fue dilucidar si la impresion mencionada por diferentes actores de la importancia de la presencia de mujeres migrantes en la enfermeria era "real" o una mera suposicion a partir de la visibilidad de ciertos rasgos (de ascendencia andina) que en Buenos Aires se suponen como extranjeros (Mallimaci, 2011).

Segun datos objetivos, la Encuesta de Poblacion a Hogares del ano 2011 muestra que la proporcion de extranjeros/as desempenandose en el sector salud (Los datos no permiten aislar a los y las enfermeros/as del resto de los y las trabajadores de la salud) es de 10,7% en el Gran Buenos Aires y 11,7% en la ciudad de Buenos Aires. Segun datos del Sistema Integrado de Informacion Sanitaria Argentina (SIISA) en el ano 2013 (Observatorio Federal de Recursos humanos en salud, s.f.) (6), el 6% de los y las enfermeros/as activos en Argentina son extranjeros/as (7). Sin embargo, el dato estadistico mas relevante es el analisis de la matricula para el ano 2013 de estudiantes en escuelas de enfermeria no universitaria de la ciudad de Buenos Aires que revela que 42,8% no ha nacido en Argentina, los origenes principales son boliviano (19,7%), peruano (13,4%) y paraguayo (5,9%) (Relevamiento Anual 2013, DINIECE, Ministerio de Educacion, procesamiento especial no publicado). De esta manera, si bien esta lejos de ser una insercion tipica de la poblacion inmigrante en el pais, la proporcion de extranjeros/as en el rubro es altamente significativa, aun mayor que en el empleo domestico. Para comprender este fenomeno es importante contextualizar algunos rasgos de los procesos de institucionalizacion de la enfermeria en el pais.

La enfermeria en Argentina

Si bien como lo muestran Wainerman y Geldstein (1990), en el siglo XVIII el cuidado hacia los enfermos estuvo en su gran mayoria en manos de los varones, esta situacion se fue modificando con el paso del tiempo y ya en el siglo XX tendio a ser una actividad feminizada y desde ese entonces, es una ocupacion construida socialmente como "femenina". Segun datos consignados por Ana Laura Martin, ya en la primera decada del siglo XX el 70% de las personas dedicadas a la enfermeria en la ciudad de Buenos Aires eran mujeres, lo que influyo en que la enfermeria fuera considerada una extension de lo domestico y lo maternal y en palabras de la historiadora, se convirtiera en una "profesion atajo" para conciliar el mundo femenino y el mundo laboral (Martin, 2015, p. 257).

Hacia fines del siglo XIX en Argentina se vivia una dinamica de crecimiento poblacional y expansion de la urbanizacion a raiz de la llegada de migrantes europeos. Las ciudades crecian y junto con ellas la demanda de servicios sanitarios y asistenciales. La necesidad de saberes especificos derivo en la fundacion de la primera escuela de Enfermeria en Buenos Aires (la primera de Sudamerica) entre 1885 y 1886 por Cecilia Grierson (8). La tension entre saberes "naturales" y "profesionales" forma parte constitutiva de la historia del sector. La feminizacion del sector condiciono la formacion de enfermeras que parecia mas una extension de las labores domesticas y hogarenas que una tarea basada en procedimientos, conocimientos y tecnicas (Martin, 2015) (9).

La demanda de mujeres para la enfermeria se basaba en la idea de que tenian condiciones naturales para la actividad, lo que les permitiria sobrellevar la precarizacion de su ejercicio (Ramacciotti, 2015, p. 310). Hasta mediados del siglo XX los hospitales de Buenos Aires eran regenteados por las ordenes religiosas y la administracion de la Sociedad de Beneficencia (Wainerman y Binstock, 1992). La enfermeria no lograba extenderse como practica profesional, las enfermeras contaban con experiencia empirica pero sin conocimientos teoricos. La ampliacion de la infraestructura sanitaria, a partir de 1946, hizo visible el problema de la capacitacion profesional en enfermeria y requirio personal idoneo para cubrir los distintos servicios habilitados y perfeccionar los equipos que ya ocupaban cargos. De esta manera se inicia una politica de profesionalizacion que fue encarada en el ambito nacional por la Escuela Superior de la Secretaria de Salud Publica (1947) y por la Escuela de Enfermeras de la Fundacion Eva Peron (1948) (Ramacciotti y Valobra, 2010). Fue un espacio de insercion de las mujeres que se consideraban capacitadas por las nociones de genero imperantes en la epoca pero que a la vez consideraba la enfermeria como una profesion, como una tarea vinculada al mundo del trabajo.

Como en otras profesiones vinculadas a los cuidados, la "vocacion" atraviesa la historia de la profesionalizacion. Tal como lo senala Morrone (2012), en el caso particular de Argentina hay una presencia importante de la dimension religiosa (catolica) del cuidado en el mundo de la enfermeria. Basta mencionar que la celebracion del dia de la enfermera en el pais es el 21 de noviembre, en homenaje a la Virgen de los Remedios. La misericordia y la piedad cristiana fueron una constante en sus simbolos y la vocacion, propia de las actividades femeninas en el cuidado del enfermo, se entendian por fuera de recompensa economica alguna (Morrone, 2012). Pero tambien en anos del peronismo, en los documentos de la fundacion Eva Peron los principios cristianos fueron organizadores de las expectativas institucionales (Ramacciotti, 2015).

Esta particular forma de institucionalizacion de los saberes de la enfermeria habilita la construccion de la enfermeria como un "saber menor" dentro del campo de las ciencias de la salud. Aun cuando la enfermeria en la actualidad requiera de tareas profesionales, su ejercicio cotidiano tiene entre otras funciones el desarrollo de tareas de "cuidados" y son estas las que suelen estar "desvalorizadas" dentro del ambito de la salud y cuyo buen desempeno radica en que se mantengan como "invisibles", es decir que no deben quedar huellas de la presencia enfermera (Borgeaud-Garciandia, 2009, 2013; Horrac, 2012). Por otra parte la enfermeria incluye tareas vinculadas al "trabajo sucio" (dirty work en ingles o sale boulot en frances). El trabajo de enfermeria supone el contacto con un aspecto de la corporalidad "desagradable" donde los olores, humedades, temperaturas, aspectos suspendidos en la vida cotidiana, permean las experiencias cotidianas de las tareas.

En lo ultimos anos existe un esfuerzo explicito por parte de las autoridades argentinas de "profesionalizar" la enfermeria con el fin de mejorar la calidad de los "recursos humanos" en salud siguiendo recomendaciones de la Organizacion Mundial de la Salud. Como se trata de actividades que se ejercen sobre la salud y la vida humana, existen normas legales y reglamentaciones a nivel nacional y provincial que pautan la formacion como el desempeno de los agentes de salud. No solo se definen en ellas las condiciones para el ejercicio de la actividad y la regulacion de la relacion laboral sino que tambien estan estipuladas las formas de ascenso y permanencia en los puestos (Pautassi, 2001). En 1994 comienza el Programa de Profesionalizacion de Auxiliares en enfermeria con el objetivo de profesionalizar a quienes ya se encontraban trabajando en las instituciones sanitarias (Faccia, 2015; Heredia y Malvarez, 2002) (10).

La sancion de la Ley del Ejercicio de la enfermeria No. 24.004 en 1991 y su Decreto Reglamentario No. 2497/93, reconoce a la enfermeria en Argentina el caracter de profesion y otorga a los enfermeros el derecho de ejercicio libre y autonomo. La sancion de esta ley es un hito importante ya que hasta ese momento el ejercicio de enfermeria era considerado una actividad de colaboracion y subordinada a la actividad medica/odontologica, conforme lo establecia la Ley No. 17.132 del Ejercicio de la Medicina y Odontologia y Actividades de Colaboracion (OPS, 2011b). De esta manera la enfermeria es reconocida por primera vez como una "profesion" autonoma que no requiere de tutelas provenientes de otras disciplinas.

A pesar de las politicas tendientes a profesionalizar el sector, en los hechos existen limitaciones para cumplimentar estos objetivos. El Ministerio de Salud de la Nacion reconocia en 2009 "la criticidad, escasez y heterogeneidad" del personal de enfermeria en la Argentina como parte de los considerando de la presentacion en el Congreso del proyecto de ley Plan Nacional de Desarrollo de la Enfermeria (11), dirigido a: (a) garantizar la calidad de la formacion del personal de enfermeria y (b) generar condiciones convenientes de empleo para estimular la incorporacion de jovenes a la carrera. Para junio de 2008, el Ministerio contabilizo un total de 65.806 trabajadores de enfermeria, del cual 63% eran auxiliares y ambicionaba formar, con este Plan, 45.000 nuevos enfermeros y enfermeras para alcanzar, al ano 2016, una relacion del 60% de profesionales (OPS, 2011b). Efectivamente para el ano 2013 segun datos del SIISA se registra un aumento de la totalidad de enfermeros/as (179.175) y de la proporcion de profesionales (52%) pero aun resta un 48% de auxiliares en ejercicio que se distribuyen de manera desigual por el territorio (en la provincia de Buenos Aires ascienden al 61% y en la ciudad de Buenos Aires al 37%).

A los fines de este trabajo, nos interesa destacar que la "profesionalizacion" impulsada desde los organismos estatales ha sido una politica con fuertes incidencias en las representaciones sobre la profesion entre los y las enfermeros/as, especialmente entre aquellos/as con roles jerarquicos y en cargos de formacion. En sus relatos, como veremos a continuacion, se puede evidenciar la internalizacion de la necesidad de "profesionalizar" los saberes empiricos a partir de la formacion en alguna institucion de educacion superior. Esto tambien da cuenta de un proceso de cambios y transformaciones sociohistoricas que contribuyeron al reconocimiento y legitimidad de la enfermeria como profesion (Faccia, 2015) que en los ambitos de trabajo aun representa un campo de lucha por el reconocimiento del saber especifico y autonomo de la enfermeria.

Para finalizar, debe destacarse que el "problema" de la insuficiente cantidad de enfermeros/as se traduce en terminos practicos en una vision difundida en la poblacion sobre las rapidas y extendidas posibilidades de empleo que otorga la titulacion (o su simple estudio) como enfermeras/os.

Un breve analisis sobre enfermeras migrantes inmigrantes en la ciudad de Buenos Aires

Este conjunto de representaciones, politicas y caracteristicas estructurales de la enfermeria en Argentina son inseparables del analisis sobre la relacion entre migrantes y enfermeria. A continuacion intentaremos esbozar algunas de las dimensiones que emergen en el trabajo de campo que estamos desarrollando. Al tratarse de un campo en desarrollo, no intentamos mostrar resultados acabados de la investigacion pero si ensayar algunas relaciones y dimensiones que aparecen con fuerza en las diferentes entrevistas. Es posible avanzar en algunos conceptos relevantes para la articulacion que proponemos entre enfermeria, migraciones y cuidados.

La relacion entre migraciones y enfermeria en Argentina, en la direccion que propone este articulo, no ha sido trabajada en profundidad en el contexto argentino. Si bien algunos informes, como el de Wainerman y Geldstein (1990), mencionan la importancia de migrantes (externas e internas) entre las y los enfermeros/as, no se trata de una tematica profundizada en el estudio. En primer lugar es importante senalar que no todas las migrantes en Argentina pueden llegar a ser enfermeras. Tal como lo he mencionado, existen barreras visibles e invisibles que moldean las aspiraciones y los deseos que se encarnan en diferentes trayectorias laborales. En terminos formales, segun la normativa nacional, el ejercicio y estudio de enfermeria en cualquiera de sus tres niveles (auxiliar, tecnico y licenciado) requiere de un titulo de estudios secundarios, lo cual implica credenciales academicas que no estan distribuidas universalmente entre la poblacion migrante.

Si bien a nivel mundial existen estudios sobre la movilidad de "estudiantes" de enfermeria para iniciar estudios universitarios, las entrevistas a los diferentes actores sociales y a las propias estudiantes y enfermeras sugieren que el proceso vivenciado en Argentina es otro. Se trata de la opcion de mujeres migrantes que, o bien han venido de chicas con sus familias y se han formado en escuelas argentinas o bien son mujeres jovenes con secundaria completa que han migrado por diversos motivos y que han optado por estudiar enfermeria despues de un tiempo de permanencia en el pais. En todo caso, se trata de mujeres con proyectos migratorios de permanencia (al menos a mediano plazo) en el pais. Que una mujer migrante decida estudiar en la universidad o en institutos terciarios dependera de multiples factores, en especial, la disponibilidad horaria--articulada a las propias trayectorias laborales--, la localizacion territorial dentro de la ciudad, la edad y los saberes formales e informales adquiridos previamente.

En segundo lugar, la vinculacion entre migrantes y enfermeria vuelve necesaria complejizar la "desvalorizacion" de la enfermeria en terminos generales y reconstruir su valoracion desde el punto de vista de las migrantes y de las mujeres argentinas provenientes de los sectores populares. En este punto y otros, mostraremos las semejanzas de ciertos recorridos y representaciones sociales de estos grupos, lo que opaca la dimension nacional como variable interpretativa y refuerza aquellas vinculadas con la clase, la etnicidad y las asignaciones raciales. Los y las formadores y jefe/as de servicio coinciden en describir a las enfermeras y estudiantes como provenientes en su gran mayoria de los sectores populares (en una entrevista, ademas, se enfatiza esta caracteristica como uno de los "problemas" del sector). El hecho de este sesgo entre quienes aspiran y son enfermeras puede relacionarse con la desvalorizacion social de la enfermeria en sectores medios y altos por el caracter subalterno que historicamente ha tenido en relacion con otros saberes especializados del sector de la salud.

Si bien en terminos formales la enfermeria es hoy una profesion, la sancion normativa no supone per se las transformaciones sociales sobre su representacion. En las entrevistas la explicacion de esta desvalorizacion se materializa en la difusion de ciertas imagenes sobre la enfermeria que la acercan a tareas poco "nobles", cercanas a las "inmundicias" y al trabajo sucio. En las entrevistas se repite una imagen que sintetiza esta vinculacion: "la enfermera lava culo" o "la enfermera lava chata". Sin embargo, la valoracion de una actividad depende del parametro utilizado para su comparacion. Si entre las entrevistas a nativos/as existe la percepcion de esta desvalorizacion del contexto social, entre las mujeres migrantes no aparece como mencion relevante a la hora de describir las percepciones sociales sobre la enfermeria. Entre sus familias, sus amigas/os y para ellas mismas, el horizonte de posibilidades en materia de empleo es mas reducido que entre las nativas e, inevitablemente, mas precario que la enfermeria.

La totalidad de las migrantes entrevistadas provienen de familias de sectores populares aunque algunas de ellas han vivido en los ultimos anos experiencias familiares de ascenso social. Entre las y los argentinas/os hay mayor diversidad en los origenes: algunas provienen de sectores populares pero tambien hay otras que provienen de sectores medios y que estudian enfermeria despues de estar inactivas y a raiz de algun acontecimiento familiar que bifurca sus trayectorias (violencia familiar, separaciones). Migrantes y argentinas de sectores populares urbanos por el contrario, han trabajado de modo asalariado desde muy jovenes en una multiplicidad de empleos signados por la informalidad y precariedad. Entre ellos, como lo hemos mencionado, se destaca el trabajo como empleadas domesticas pero tambien las ocupaciones vinculadas a emprendimientos familiares que tienen que ver con la industria textil u horticola (que funcionan tambien dentro de las relaciones de la economia informal).

Si recordamos la relacion que existe entre las mujeres migrantes y el empleo domestico remunerado, que aparece segun diversas investigaciones como la puerta de entrada al mercado laboral nacional (Karasik, 2013; Lautier, 2003; Tizziani, 2011), podemos comprender que el hecho de aspirar o ser enfermera es percibido como una movilidad ascendente en el vasto pero limitado circuito de los empleos de cuidado. En este sentido, para las mujeres entrevistadas el empleo domestico perdura como parametro de lo no deseado, como el conjunto de tareas de las cuales hay que distinguirse, alejarse, ubicarlas en el pasado. Esta presencia abyecta se percibe en las constantes referencias al salario actual de una empleada domestica para evaluar la calidad del propio salario. Ser o aspirar a ser enfermera supone distanciarse de un destino comun, naturalizado y de facil acceso pero que, como hemos visto, situa a las mujeres en el campo de la informalidad y precariedad. En este contexto, la enfermeria se convierte en un empleo valorado.

En este sentido, el acceso a la enfermeria representa en terminos objetivos el acceso al trabajo formal. Los empleos anteriores propios o de las mujeres cercanas de la familia estan acotados al empleo domestico no registrado o comerciantes informales. De esta manera ser enfermeras es, entre otras dimensiones subjetivas, el ingreso al sector formal de los servicios, a la "zona luminosa", como la define Dully (2005), al reconocimiento social y al goce del haz de derechos que lo acompana.

En tercer lugar, las entrevistas hicieron posible analizar los motivos indicados para explicar la decision por trabajar en enfermeria. En todas las entrevistas se tratan motivos relacionados con aspectos vocacionales ("me gustaba cuidar", "queria ayudar", "siempre me gusto") y/o con las posibilidades de empleo. Sin embargo, de modo mas solapado, es posible entrever que una de las motivaciones principales es la percepcion de que la enfermeria es una carrera que es "posible alcanzar". La representacion de la enfermeria como una profesion cercana puede ser uno de los efectos de los estereotipos que han constituido la historia y el presente de la enfermeria y que, como hemos senalado, sostienen su desvalorizacion social.

Por una parte la accesibilidad del titulo se sostiene en un antiguo estereotipo que vincula el "cuidado" en la enfermeria con el cuidado "domestico", area que se comprende como saber "natural" femenino. Saber cuidar y tener deseos de cuidar se asocia con una dimension cercana a la "vocacion" naturalizada como femenina. De la misma manera, la asociacion de la enfermeria con los cuidados, tambien la supone como una disciplina "poco complicada" en relacion con otros saberes que se consideran "especializados". En este sentido, la medicina como un deseo imposible ronda los relatos. Sin embargo, entre las enfermeras y las estudiantes avanzadas debe senalarse que estas primeras imagenes se ven rapidamente modificadas a lo largo de la formacion en la que se van construyendo como profesionales y junto con ello, van creando la necesidad de legitimar el saber y el lugar de la enfermeria en los equipos de salud. El hecho de ejercer un saber profesionalizado es percibido como un avance, un salto cualitativo en sus trayectorias laborales, a largo plazo se ve como un posicionamiento diferente frente al rol de las mujeres en el mundo del trabajo.

Por ultimo quisiera detenerme en algunas de las consecuencias de ser migrante en el estudio y ejercicio de la enfermeria, tal como se desprende de las entrevistas realizadas. Las definiciones sobre la enfermeria y las motivaciones para su estudio son algunos de los rasgos compartidos entre las mujeres argentinas y migrantes-provenientes de sectores populares urbanos. Sin embargo, existen ciertas especificidades relacionadas con la condicion migratoria.

Es interesante resaltar que no se trata de diferencias en los itinerarios recorridos en sus trayectorias laborales, tampoco en la percepcion que tienen de si mismas: en su totalidad se han mostrado orgullosas de su origen y niegan haber vivido situaciones de discriminacion aunque hayan visto situaciones que tienen como protagonistas a "otras" migrantes. Sin embargo las diferencias existen en las voces de los y las argentinos/as, docentes, formadores, jefes/as de servicio y enfermeros/as. Para las/os docentes, la presencia de extranjeros/ as dificulta y complica la comprension de sus clases. Frases como "hablamos todos el castellano pero no nos entendemos", "tengo a todo America Latina en mi aula, se vuelve complicado", "el nivel esta en picada" delatan la percepcion de la presencia extranjera como un problema. Pero sin duda, la cuestion migratoria se solapa y expone en su maximo esplendor en torno a la tension vocacion-profesion que, como ya se ha senalado, forma parte de la historia de la enfermeria en Argentina y de los empleos de cuidado en terminos globales.

La idea de la vocacion se vincula al "placer por el cuidado" y suele estar asociado, como lo senalan Arango Gaviria (2011) y Molinier (2008), a otra tension vinculada con el caracter remunerado o no de la actividad. Entre las tareas de cuidado se tensionan la logica economica y logica del don (care) que puede hacer que la ausencia de reconocimiento monetario incremente el valor moral de ciertas tareas que se realizan por "vocacion". En terminos explicitos y de acuerdo al proceso de profesionalizacion que la mayor parte de los actores de la enfermeria asumen como un desafio colectivo, hay un acuerdo en la necesidad de mejorar las condiciones de trabajo y salariales de la profesion por fuera de todo elemento vocacional o logica del don. Sin embargo, esta logica convive con la etica del cuidado como estrategia de valorizacion y reivindicacion de la dignidad del trabajo de enfermeria frente a otros saberes medicos.

En palabras de una entrevistada, "somos nosotros los que estamos siempre con el paciente". De esta manera, las trabajadoras del cuidado desarrollan estrategias y construyen sentidos e identidades que combinan de modo paradojico la defensa de la especificidad del trabajo de cuidado como trabajo emocional y moral que debe ser reconocido y valorado, con la reivindicacion de la profesionalizacion de las tareas (Arango, 2011, p. 107). Las enfermeras se definen como "grandes madres" y "humanitarias", reinscribiendo sus labores en el modelo de la familia y el afecto. Asi, se cita por ejemplo a la madre Teresa de Calcuta como modelo de inspiracion, "el amor al projimo" como rasgo esencial para ejercer la enfermeria.

La etica del cuidado expresada como la "vocacion" del cuidado es mencionada como el criterio moral que deberia estar presente en todas/os las y los profesionales enfermeros sin negar la necesidad posterior de profesionalizar el saber y las practicas. La vocacion seria entonces el punto de partida necesario para constituirse en un buen o buena enfermero/a. Es interesante destacar que los dos varones entrevistados son los unicos que no expresan la asociacion entre los "buenos cuidados" y la vocacion utilizando otros conceptos como "cultura del trabajo" en tanto criterio moral en la profesion, lo cual refuerza la importancia de la asociacion entre cuidados, vocacion y cierta "naturaleza femenina".

La antitesis a la etica del cuidado se expresa en terminos del "modelo utilitario" (Arakaki, 2013), es decir, una relacion con la profesion como "medio" para alcanzar un fin, ya sea un empleo, un buen salario, etc. En los relatos (con excepcion de un jefe de servicio varon) estos modelos se construyen como contrapuestos: quienes arriban a la profesion unicamente por la via utilitaria serian necesariamente "malos profesionales", independientemente de los titulos que alcancen. Son, en palabras de un entrevistado, "los que hacen lo justo y necesario". Ahora bien, lo que resulta interesante a los fines de este trabajo es que esta tension entre vocacion y empleo organiza las percepciones sobre los y las migrantes. Al igual que lo senalado por Wainerman y Geldstein (1990) y Arakaki (2013), el discurso vocacional se utiliza como explicacion por la negativa de practicas consideradas como no eticas. En relacion con los y las migrantes, el discurso vocacional es utilizado para deslegitimar la presencia de migrantes en la profesion adhiriendo a la condicion migratoria la "sospecha" siempre presente de la vinculacion utilitaria a la enfermeria. Los y las migrantes, parten de una "situacion sospechosa" que pueden legitimar a partir de la demostracion de la vocacion que se les niega como presupuesto.

Esta percepcion tambien es compartida por las enfermeras y estudiantes nativas quienes suman a la "sospecha utilitaria" un factor adicional relacionado con la concepcion de que la presencia de mujeres migrantes colabora a desvalorizar y desprofesionalizar las tareas que realizan las enfermeras, volviendo a acercarlas a tareas no profesionales de cuidado. Por ejemplo:

G: Una se presento a un puesto le pintaron todo muy lindo y en el segundo dia le dijeron: "vos tenes que lavar y planchar y cocinar a la noche mientras los abuelos duermen". No es por discriminacion ni mucho menos pero la mayoria de las chicas extranjeras que vienen hacen eso, tienen la mente todavia de hace muchos anos que creen que los enfermeros somos mucamitas. (Gisela, 35 anos, estudiante de enfermeria, argentina, migrante interna)

De acuerdo a esto, las migrantes expresan con todo su peso el modelo utilitario: no tienen vocacion, solo ejercen o estudian por la empleabilidad de la profesion. Paradojicamente esta "falta de amor" a la profesion atentaria en este discurso contra las condiciones de trabajo y la "profesionalizacion". La presencia de migrantes vuelve a acercar a la enfermeria a las actividades menos "nobles" del cuidado al aceptar tareas "no profesionales". De esta manera se da un fenomeno social objetivo que Arango Gaviria (2011) define como neoservidumbre, es decir que jovenes profesionales forzadas a realizar tareas adicionales relacionadas con la atencion a la vida personal y familiar, se explica en estos relatos como consecuencia de la presencia de migrantes, que combinarian el modelo utilitario con cierta propension a la "servidumbre". En las palabras de una docente, "Estos alumnos tienen un autoestima bajo, una tendencia a depender, a no mandar".

Es posible intuir, que estas percepciones constituyen un sentido comun que mediara en las interacciones con los y las extranjeros/as, y quienes lo parezcan. En este sentido (tal como ha sido trabajado en Mallimaci Barral 2011 y 2013), en Argentina los elementos estigmatizantes de los discursos sobre los y las migrantes en la mayor parte de los casos no alcanza a conformar un discurso formalmente racista pero si permea las interacciones cotidianas a partir de las suposiciones desde las cuales se construyen las percepciones sobre la identidad y las practicas de todo o toda que parezca migrante. En la sociedad argentina, por la historia particular de su centro politico y cultural hegemonico que es la ciudad de Buenos Aires en relacion con Europa y los pueblos originarios, los rasgos indigenas suelen ser extranjerizados y sus portadores supuestos/as como migrantes. Como lo testimonia una entrevistada de origen u originaria paraguaya "A mi no se me nota que soy inmigrante, por eso no me discriminan, pero ves y escuchas todo el tiempo".

De esta manera, a las jerarquias entre ocupaciones de acuerdo con una division moral del trabajo, se le superpone una relacion de poder entre distintas categorias de trabajadoras, ya no solo por el tipo de tarea desarrollada, sino por el origen nacional, etnico y racial que deslegitima el cruce de ciertas jerarquias para las mujeres migrantes.

Conclusiones

A lo largo de este articulo se ha intentado presentar un tema escasamente trabajado en Argentina y ahondar en las peculiaridades del contexto en el que se inscribe el estudio para tensionar y reflexionar sobre algunas nociones sobre el cuidado y las migraciones que emergen de trabajos empiricos realizados en otros contextos. En este sentido, se sostiene que ni la presencia de mujeres, migrantes, trabajadoras, ni su insercion en el mundo del trabajo de cuidados puede ser definido como novedoso o el producto de una crisis de la sociedad y Estado de bienestar. Sin embargo, existen fenomenos compartidos como el hecho de que el sistema de cuidados se encuentra necesariamente atravesado por cuestiones de genero, raciales, etnicas y de clase.

El analisis de la presencia de mujeres migrantes entre las enfermeras de Argentina, en el marco de un proyecto mas amplio sobre las circulaciones de las mujeres migrantes entre los empleos de cuidado visibiliza de una manera concreta la interseccionalidad de las desigualdades. No obstante ello, se ha intentado tambien develar la posibilidad de trascender algunos destinos por parte de las mujeres migrantes, a pesar de la "triple opresion" (Parella, 2003) de la que son objeto. Las mujeres migrantes que aspiran o son enfermeras expresan que es posible transitar trayectorias no tradicionales que eluden la pasividad de la victimizacion de las mujeres migrantes. Las tareas desvalorizadas en un contexto medico hegemonico se convierten en la posibilidad de un empleo formal y valorado en los contextos sociales de sociabilidad de las mujeres entrevistadas. Sin embargo, las barreras atravesadas no suponen per se una transformacion de las valoraciones o un reconocimiento de la legitimidad de estos pasajes por parte de los/as propios/as pares, superiores y pacientes.

La presencia sospechosa de las mujeres extranjeras reubica en el centro de la escena las dificultades cotidianas para eludir las opresiones sin que ello determine necesariamente las trayectorias y decisiones de las mujeres migrantes.

doi:10.11144/Javeriana.uh82.mceo

Como citar este articulo

Mallimaci, A. I. (2016). Migraciones y cuidados. La enfermeria como opcion laboral de mujeres migrantes en la ciudad de Buenos Aires. Universitas Humanistica, 82, 395-428. http://dx.doi.org/10.11144/Javeriana.uh82.mceo

Referencias

Aceves, J. (2000). Historia Oral. Ensayos y aportes de la investigacion. Mexico: Centro de investigaciones y estudios superiores en Antropologia social (CIESAS).

Arakaki, J. (2013). Significados y concepciones de la Enfermeria: el punto de vista de estudiantes de la carrera de la Universidad Nacional de Lanus, 2008-2010. Salud Colectiva, 9(2), 151-167.

Arango, L. G. (2011). El trabajo de cuidado "servidumbre, profesion o ingenieria emocional" En L. G. Arango y P. Molinier (Eds.). El trabajo y la etica del cuidado (pp. 91-109). Medellin: La Carreta.

Bertaux, D. (1997). Les recits de vie. Perspective ethnosociologique. Paris: Nathan.

Borgeaud-Garciandia, N. (2009) Aproximaciones a las teorias del care. Debates pasados. Propuestas recientes en torno al care como trabajo. Revista Latinoamericana de Estudios del Trabajo, 22, 137-156.

Borgeaud-Garciandia, N. (2013) En la intimidad del cuidado de adultos mayores dependientes: la experiencia de cuidadoras "cama adentro" en la Ciudad Autonoma de Buenos Aires. En L. Pautassi y C. Zibecchi (Coords.), Las fronteras del cuidado (pp. 276-316). Buenos Aires: Biblos.

Busso. G. (2007). Migracion interna y desarrollo territorial en Argentina a inicios del Siglo XXI. Brechas e impactos sociodemograficos de la migracion interna interprovincial. IX Jornadas Argentinas de Estudios de Poblacion. Asociacion de Estudios de Poblacion de la Argentina, Huerta Grande, Cordoba.

Cacopardo, M. C. (2004). Crisis y mujeres migrantes en la Argentina. II Seminario de la "Red de estudios de poblacion", Buenos Aires.

Cacopardo, M. C. (2011). Extranjeras en la Argentina y argentinas en el Extranjero. Buenos Aires: Editorial Biblos.

Castrillon, M. C. (2008). Pensando en la formacion de profesionales de enfermeria en America Latina. Invest Educ Enferm, 26(2 supl), 114-121.

Devoto, F. (2004). Historia de la Inmigracion en la Argentina, Buenos Aires: Ed. Sudamericana.

Duffy, M. (2005). Reproducing Labor Inequalities. Challenges for Feminists Conceptualizing Care at the Intersections of Gender, Race, and Class. Gender and Society, 19(1), 66-82.

Esquivel, V. (2010). Trabajadores del cuidado en la Argentina. En el cruce entre el orden laboral y los servicios de cuidado. Revista Internacional del Trabajo, 129(4), 529-547.

Faccia, K. (2015). Continuidades y rupturas del proceso de profesionalizacion de la enfermeria (1995-2011). En C. Biernat, J. M. Cerda y K. Ramacciotti (Eds.), La Salud publica y la enfemeria en la Argentina (pp. 315-326), Bernal: UNQUI.

Frid, C. (1997). Inmigrantes y trabajo en la Argentina. Discutiendo estereotipos y construyendo imagenes: el caso de las italianas, 1870-1900. En E. d. M. Samara, As ideias e os numeros do genero. Argentina, Brasil e Chile no seculo XIX (pp. 104-135). Sao Paulo: Hucitex.

Groisman, F. y Sconfienza, M. E. (2013). El servicio domestico en Argentina. Particularidades y desafios de un sector relegado (2004-2012). Carta Economica Regional, 25, 151-172.

Heredia, M. y Malvarez, S. (2002). Formar para Transformar. Experiencia estrategica de profesionalizacion de auxiliares de Enfermeria en Argentina, 1999-2000. Argentina: OPS/OMS.

Hirata, H. y Molinier, P. (2012). Les ambiguites du care. Travailler, 28, 9-13.

Hochschild, A. (2000). Global care chains and emotional surplus value. En T. Giddens y W. Hutton (Eds.), On the Edge: Globalization and the New Millennium (pp. 130-146). London: Sage Publishers.

Hondagneu-Sotelo, P., Estrada, E. y Ramirez, H. (2011). Mas alla de la domesticidad. Un analisis de genero de los trabajos de los inmigrantes en el sector informal. Papers, (96), 805-824.

Horrac, B. (2010). Percepcion sobre las condiciones y Medioambiente de trabajo, su impacto sobre la Salud y la prevencion en enfermeria. El caso de tres hospitales provinciales interzonales del gran La Plata, Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires. Concurso Bicentenario de la Patria 2009. Recuperado de http://www.trabajo.gba.gov.ar/informacion/masse/categoriaC/15_HORRAC_Percepcion_sobre_las_condiciones_y_medioambiente_d e_trabajo_Enfermeras.pdf

Karasik, G. (2013). Migraciones, trabajo y corporalidad. Bolivianos y nativos en el trabajo rural y el servicio domestico en Jujuy. En G. Karasik (Comp.), Migraciones internacionales. Reflexiones y estudios sobre la movilidad territorial contemporanea (pp. 231-256). Buenos Aires: CICCUS.

Lautier, B. (2003). Las empleadas domesticas latinoamericanas y la sociologia del trabajo: algunas observaciones acerca del caso brasileno. Revista Mexicana de Sociologia, 65(4), 789-814.

Ley No 24.004 (1991) Ejercicio de la enfermeria. Buenos Aires: Senado y Camara de Diputados de la Nacion Argentina. Recuperado de http://www.buenosaires. gob.ar/areas/salud/regulacion/files/Leyes%20Nacionales/Ley%2024004.pdf

Lobato, M. (2007). Historia de las trabajadoras en la Argentina (1869-1960). Buenos Aires: Edhasa.

Magliano, M. J., Perissinotti, V. y Zenklusen, D. (2013). Mujeres bolivianas y peruanas en la migracion hacia Argentina: especificidades de las trayectorias laborales en el servicio domestico remunerado en Cordoba. Anuario Americanista Europeo, (11), 71-91.

Maguid, A. (2011). Migrantes sudamericanos y mercado de trabajo. En OIT. La inmigracion laboral de sudamericanos en Argentina (pp. 109-130). Argentina: OIT, Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Recuperado de http:// www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---americas/---ro-lima/---ilo-buenos_ aires/documents/publication/wcms_bai_pub_107.pdf

Mallimaci, A. I. (2011). Las logicas de la discriminacion. Nuevo Mundo Mundos Nuevos. doi http://dx.doi.org/10.4000/nuevomundo.60921

Mallimaci, A. I. (2013). Localizando el sentido de las desigualdades. Migraciones internacionales: reflexiones y estudios sobre la movilidad territorial contemporanea. En G. Karasik (Comp.), Migraciones internacionales. Reflexiones y estudios sobre la movilidad territorial contemporanea (pp. 83-103). Buenos Aires: CICCUS.

Mallimaci, A. I. y Magliano, M. J. (2015). Migraciones, genero y cuidados. Ponencia presentada en el 12 Congreso Nacional de estudios de Trabajo, Buenos Aires. Recuperado de http://www.aset.org.ar/2015/ponencias/6_Mallimaci.pdf

Mallimaci, F. y Gimenez, V. (2006). Historias de vida y metodos biograficos. En Vasilachis de Gialdino, I. (Coord). Estrategias de investigacion cualitativa. (pp. 157-212). Barcelona: Gedisa

Malvarez, S. (2007, julio-septiembre). El reto de cuidar en un mundo globalizado. Texto & Contexto Enfermagem, 16(3), 520-530.

Malvarez, S. y Castrillon, M. (2005). Panorama de la fuerza de trabajo de enfermeria en America Latina. Washington: Organizacion Panamericana de la Salud.

Martin. A. L. (2015). Mujeres y enfermeria: una asociacion temprana y estable (1866-1940). En BC. Biernat, J. M. Cerda y K. Ramacciotti (Eds.), La Salud publica y la enfemeria en la Argentina (pp. 257-274). Bernal: UNQUI.

Maxwell, J. (1996). Qualitative research design. An Interactive Approach. London: Sage Publications.

Molinier P. (2008). Trabajo y compasion en el mundo hospitalario. Una aproximacion a traves de la psicodinamica del trabajo. Cuaderno de relaciones laborales, 26(2), 121-138.

Morrone, B. (2012). Redimensionar la historia: Un dialogo provocador con nuestro pasado. Cultura de los Cuidados, XV7(33), 9-13. Recuperado de http:// rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/24146/1/CC_33_01.pdf

Observatorio Federal de Recursos humanos en salud (s.f.). Sistema Integrado

de Informacion Sanitaria Argentina. Recuperado de: http://www.msal.gob.ar/ observatorio/index.php/fuerza-de-trabajo/indicadores-de-rrhh

Organizacion Internacional del Trabajo (2014). La formalizacion laboral en Argentina: avances recientes y el camino por recorrer. Oficina Regional para America Latina y el Caribe. Recuperado de http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/ public/-americas/-ro-lima/documents/publication/wcms_245614.pdf

Organizacion Panamericana de La Salud (2011a). Migracion de enfermeras en America Latina--Area de America del Sur. Washington: Organizacion Panamericana de La Salud.

Organizacion Panamericana de La Salud (2011b). Regulacion de la Enfermeria en America Latina. Serie Recursos Humanos para la Salud No. 56. Washington: Organizacion Panamericana de La Salud.

Orozco, A. (2007). Cadenas globales de cuidado. Republica Dominicana: Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitacion de las Naciones Unidas para la Promocion de la Mujer Serie Genero, Migracion y Desarrollo.

Parella, S. (2003). Mujer inmigrante y trabajadora: la triple discriminacion. Barcelona: Anthropos.

Pautassi, L. (2001). Equidad de genero y calidad en el empleo: las trabajadoras y los trabajadores en salud en Argentina.. Santiago de Chile: CEPAL. Recuperado de http://www.cepal.org/es/publicaciones/ 5875-equidad-de-genero-y-calidaden-el-empleo-las-trabajadoras-y-los-trabajadores-en

Ramacciotti, K. (2015). Feminizacion y profesionalizacion de la enfermeria (1940-1955). En C. Biernat, J. M. Cerda y K. Ramacciotti (Eds.), La Salud publica y la enfemeria en la Argentina (pp. 287-306). Bernal: UNQUI.

Ramacciotti, K. y Valobra, A. (2010). La profesionalizacion de la enfermeria en Argentina: disputas politicas e institucionales durante el peronismo. Revista Asclepio, 62(2), 353-374.

Rodriguez, C. (2012). La cuestion del cuidado: "el eslabon perdido del analisis economico" Revista de la CEPAL, (106), 23-36.

Rodriguez, G., Munoz, A. y Hoga, L. (2014, marzo-abril) Vivencias culturales de enfermeras inmigrantes en dos hospitales de Chile. Rev. Latino-Am. Enfermagem, 22(2). doi: http://dx.doi.org/10.1590/0104-1169.2980.2401

Rosas, C. (2010). Implicaciones mutuas entre el genero y la migracion. Mujeres y varones peruanos arribados a Buenos Aires entre 1990 y 2003. Buenos Aires: Eudeba.

Sayad, A. (1999). La double absence. Des illusions de l'emigre aux souffrances de l'immigre. Paris: Seuil.

Tizziani, A. (2011). De la movilidad ocupacional a las condiciones de trabajo. Algunas reflexiones en torno a diferentes carreras laborales dentro del servicio domestico en la ciudad de Buenos Aires. Trabajo y Sociedad, (17), 309-328.

Trpin, V. y Vargas, P. (2005). Trabajadores migrantes: entre la clase y la etnicidad. Potencialidad de sus usos en la investigacion socio-antropologica. Ponencia presentada en VII Congreso Nacional de Estudios del Trabajo, Asociacion Argentina de Especialistas en Estudios del Trabajo, Buenos Aires.

Wainerman, C. H. y Geldstein, R. N. (1990). Condiciones de vida y de trabajo de las enfermeras en la Argentina. Serie Cuadernos del CENEP, (44), 1-155.

Wainerman, C. H. y Binstock, G. (1992, julio-septiembre). El nacimiento de una ocupacion femenina: La enfermeria en Buenos Aires. Desarrollo Economico, 32(126), 271-284.

Ana Ines Mallimaci Barral (2)

CONICET, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina

anamallimaci@yahoo.com.ar

Recibido: 21 de julio de 2015

Aceptado: 21 de octubre de 2015

Disponible en linea: 9 de mayo de 2016

(1) Articulo de reflexion. Este articulo se enmarca en un proyecto que dirijo financiado por el CONICET (PIP 11220130100528CO) con el titulo "Mujeres migrantes y la gestion del cuidado en Buenos Aires y Cordoba".

(2) Sociologa de la Universidad de Buenos Aires, Magister en Metodologia de la Investigacion de la Universidad de Bologna y Doctora en Ciencias Sociales, cotutela entre l'Ecole des Hautes etudes en Sciences Sociales y la Universidad de Buenos Aires

(3) Dentro del campo de los estudios migratorios hace presencia en los ultimos anos una profunda reflexion sobre las categorias de analisis utilizadas, En el marco de este debate hago propios los argumentos de la perspectiva que sostiene la necesidad de diferenciar las categorias analiticas de aquellas pensadas desde y para el "pensamiento de Estado" (Sayad, 1999) que diferencian la inmigracion de la emigracion, El analisis sociologico de las migraciones define desde este punto de vista a los/as sujetos/as de los fenomenos migratorios como migrantes para destacar el hecho de que se trata de sujetos que se han movilizado y al hacerlo han atravesado (una o muchas veces y en cualquier sentido) alguna/s frontera/s en su trayectoria de vida, De esta manera definiremos como migrantes a los/as sujetos/as de la migracion, un tipo de movilidad que supone algun grado de voluntad y un deseo (no siempre realizado) de permanencia en un espacio diferente al de origen (lo que los/as diferencia de los y las extranjeros/as),

(4) El Instituto de estadisticas y Censos (Indec) registra exranjeras/osdefiniendolos/as como aquellos/ as que han nacido fuera de la Argentina.

(5) En la actualidad cualquier titulo de enfermeria requiere haber finalizado la educacion secundaria,

(6) Disponibles en http://www.msal.gob.ar/observatorio/index.php/fuerza-de-trabajo/indicadoresde-rrhh

(7) Debe destacarse que hay un 7% de los casos en el que la informacion de la nacionalidad no se ha registrado.

(8) Primer mujer graduada en Medicina de la Universidad de Buenos Aires en el ano 1889.

(9) Despues de 1912, las escuelas creadas eran exclusivamente para mujeres.

(10) El objetivo fundamental era elevar la calidad de atencion a los pacientes, considerando que, fortaleciendo el componente profesional de la fuerza de trabajo se podria dar mejor respuesta a los problemas de salud de la comunidad (Heredia y Malvarez, 2002).

(11) Disponible en http://www4,diputados,gov,ar/dependencias/dcomisiones/periodo-126/ 126-1632.pdf
COPYRIGHT 2016 Pontificia Universidad Javeriana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Barral, Ana Ines Mallimaci
Publication:Revista Universitas Humanistica
Date:Jul 1, 2016
Words:10770
Previous Article:Death prisons: necropolitics and the prison system in Colombia/ Prisoes da morte: necropolitica e sistema carcerario na Colombia/ Carceles de la...
Next Article:Embodying a caring science: an ethnographic analysis of the communicative practices of a Colombian Trans-Woman Scientist in the media/La...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters