Printer Friendly

Identificacion de Amerindios por medio del analisis de ADN. su aplicacion en los litigios por posesion de tierras, y otros temas legales y eticos.

RESUMEN

La mayoria de los paises americanos reconocen los derechos fundamentales de las comunidades indigenas, tales como su existencia dentro de la sociedad, la aceptacion de su cultura, identidad y lenguaje, la proteccion de las tierras que ocupan y la recuperacion de las que reclaman como propias. Sin embargo, los parametros tradicionales empleados para definir a una comunidad o a un individuo como Americano Nativo suelen ser ambiguos y generar numerosos litigios con respecto a la propiedad de las tierras. Durante la ultima decada el hallazgo de marcadores de ADN especificos de los Americanos Nativos significo un gran aporte a los elementos utilizados para definir al indigena. El empleo de estos marcadores en los pleitos iniciados por los indigenas para obtener la propiedad de las tierras que habitan esta produciendo el desarrollo de una nueva area de la biomedicina forense: la antropologia molecular forense; pero esta tambien generando nuevos conflictos de indole legal y etica. El objetivo de este trabajo es presentar algunas de las principales areas de controversia y actuar como catalizador para iniciar un activo intercambio de ideas entre genetistas, bioeticistas, juristas, filosofos y, fundamentalmente, representantes de los pueblos indigenas con el fin de encontrar respuesta a los problemas etico-legales vinculados con las investigaciones y estudios geneticos en los cuales participan las comunidades indigenas.

PALABRAS CLAVE / Amerindios: Aspectos Legales / Amerindios: Antropologia Molecular / Etica de Estudios Geneticos / Indigenas Americanos / Genetica y Etica /

Recibido: 13/09/2002. Aceptado: 01/11/2002

**********

Colision Entre Dos Mundos

a llegada de Cristobal Colon a America en octubre de 1492 genero un enfrentamiento entre dos culturas que aun persiste. Como resultado de este conflicto, los Americanos Nativos se vieron sometidos a innumerables penurias, enfermedades, muerte y destruccion de tribus, de civilizaciones completas, y de modos de vida. Europa en cambio se enriquecio con la adquisicion de variados productos agricolas, oro, y de un refugio, inicialmente para miles, y mas tarde para millones de inmigrantes que huian de la injusticia, las persecuciones religiosas y la pobreza. Esta colision de mundos genero tambien la creacion de un experimento social unico, la democracia regida por una Constitucion, aunque a un elevadisimo costo para los nativos de America y los africanos trasladados a America como esclavos (Crawford, 1992). Entre los escasos beneficios resultantes de la colonizacion europea deben mencionarse la introduccion en America de algunas plantas y animales, particularmente el caballo, la rueda, desconocida por los indigenas precolombinos, y el uso de un idioma oral y escrito comun que permitia la comunicacion entre pueblos con cientos de diferentes lenguajes nativos.

Las investigaciones cientificas con la participacion de indigenas o comunidades indigenas puede considerarse como una de las formas de colision cultural entre el Nuevo y el Viejo Mundo: los investigadores emplean un metodo cientifico cuyos principios se establecieron originalmente en Europa, mientras que las culturas indigenas utilizan metodos propios para hallar respuesta a sus inquietudes, y muy frecuentemente sienten que el interes del cientifico esta en conflicto con sus propios intereses. Las investigaciones geneticas, particularmente las vinculadas con el Proyecto Genoma Humano, son areas en las que el disenso, la sospecha y las discusiones acaloradas son prueba irrefutable de la controversia entre los cientificos y los pueblos indigenas. Es dificil para los investigadores comprender por que los Americanos Nativos se muestran reacios a cooperar con los estudios geneticos sobre su origen historico, la predisposicion genetica a enfermedades, y la identificacion de marcadores de ADN etnico-especificos. Por otra parte, las comunidades indigenas no encuentran razon para participar en estos proyectos e inclusive creen que existe en estos estudios el proposito oculto de expropiarles sus "buenos genes indigenas" en beneficio de otras culturas y sin ninguna ventaja para ellos (ver 'Blanco y Negro', 1998).

El objetivo del presente trabajo es presentar las principales areas de controversia entre los cientificos y los Americanos Nativos como partes integrantes de los estudios geneticos sobre pueblos indigenas. Es nuestro deseo que los conceptos aqui expuestos sean el punto inicial de una relacion mas justa entre los investigadores y las comunidades indigenas, que permita implementar una distribucion equitativa de los costos y beneficios entre las personas que llevan a cabo estudios geneticos y las que voluntariamente participan en ellos.

Ser o No Ser. ?Quien es realmente un Americano Nativo?

El interrogante que encabeza esta seccion pareciera ser retorico. Sin embargo no lo es. Hasta ahora no se ha formulado una definicion de Amerindio que sea indiscutible. A pesar de que los aborigenes reclaman su derecho a autodefinirse, los parametros empleados para el reconocimiento de la identidad Americana Nativa no son categoricos (Consejo Nacional de Pueblos Indigenas, referencia en Martinez-Cobo, 1982, 1986; Bianchi y Martinez-Marignac, 2001). La Declaracion de los Derechos Indigenas propuesta y aceptada por los representantes Amerindios, los gobiernos nacionales, Naciones Unidas, y la Organizacion Internacional del Trabajo hacen referencia a una "conciencia etnica", o a una "conciencia de Americanismo nativo", aunque este concepto es abstracto y pasible de multiples interpretaciones individuales.

Si se solicita a un antropologo, historiador o a un lider de una comunidad Amerindia que identifique los principios basicos del "Americanismo nativo", la respuesta seguramente abarcara tres conceptos tradicionales: para que un individuo o comunidad sean considerados indigenas, sus ancestros deben ser indigenas, deben aceptar y practicar las tradiciones, cultura y religion indigenas, y deben habitar un territorio historicamente ocupado por sus antepasados. Estos tres elementos son basicos para definir al nativo del Nuevo Mundo anterior a la colonizacion europea. Sin embargo ?hasta que punto son precisos para la definicion de los pueblos indigenas actuales?

EEl primero de los conceptos mencionados es un derecho de nacimiento: los descendientes Americanos Nativos heredan las caracteristicas geneticas de sus ancestros. Sin embargo, desde el comienzo de la colonizacion europea y despues de la introduccion de los esclavos africanos en America ha habido un continuo flujo de genes europeos y africanos dentro del entorno genetico de los aborigenes americanos. Por lo tanto, el concepto de "pureza etnica" o de "raza Americana" carece de significado y es geneticamente insostenible tanto a nivel poblacional como individual. En consecuencia, la nocion de derecho de nacimiento indigena es ambigua e imprecisa como elemento de definicion etnica. Los conceptos de continuidad geografica y herencia cultural son aun menos solidos.

La reubicacion geografica forzada y masiva de comunidades indigenas completas debido a guerras o a la necesidad de mano de obra esclava en las regiones poco pobladas, esta historicamente documentada desde el inicio de la colonizacion europea de America. Ademas, desde la segunda mitad del siglo XX, las migraciones voluntarias desde zonas rurales hacia zonas urbanas por causas socioeconomicas han producido la desintegracion de varias poblaciones nativas. Mas aun, a pesar de que algunos pueblos indigenas intentan reafirmar su identidad etnica documentando la ocupacion historica de las tierras que habitan por varias generaciones de antecesores, existen muchos mas individuos que fueron forzados a dejar su tierra y no pueden emplear el parametro de continuidad geografica para definirse como indigenas.

La presencia de mujeres de origen europeo en las poblaciones indigenas del siglo XIX esta bien documentada. Asimismo, las tribus indigenas albergaron tambien a criollos y africanos que escapaban de la ley o del yugo de la esclavitud. Estos intrusos etnicos, forzados o voluntarios, tuvieron descendencia con Amerindios, y esta descendencia adopto la tierra, religion y tradicion sociocultural de la tribu en la que vivian a pesar de su perfil genetico mixto Amerindio/no-Amerindio. Por lo tanto, la herencia cultural Amerindia no es necesariamente sinonimo de herencia genetica Amerindia.

Los criollos americanos acostumbraban decir "... no se definir a un Indio pero cuando veo uno se que lo es". Este dicho fue valido en algunos casos y no en otros, y era dificil discernir cuando se ajustaba a la realidad y cuando no. Desafortunadamente, por los motivos expuestos anteriormente, la definicion de Americano Nativo segun los parametros tradicionales no es mucho mas precisa que el dicho criollo. El derecho de nacimiento Amerindio es dificil de cuantificar. La continuidad de la ocupacion geografica es util como criterio de inclusion pero no como criterio de exclusion ya que ciertos individuos con clara herencia Indigena pueden habitar una zona urbana por haber sido obligados a abandonar las tierras de sus ancestros. La herencia cultural Amerindia es un concepto abstracto no necesariamente relacionado con el entorno etnico-genetico.

Marcadores de ADN Especificos de Americanos Nativos

La molecula de ADN es el reservorio genetico de todo ser vivo. Las mutaciones geneticas y la interaccion del efecto fenotipico de estas mutaciones con el ambiente son las fuerzas que guian la evolucion, generando la enorme diversidad de seres vivos que han existido en el pasado y que existen en la actualidad.

Tanto en las plantas como en los animales, y obviamente en los seres humanos, una pequena cantidad de ADN, en general no superior al 2-4%, posee funciones geneticas. El resto del ADN carece de genes y cumple funciones aun no dilucidadas. Dado que el 96-98% del ADN carece de genes, la mayor parte de las mutaciones, por una cuestion probabilistica ocurren en estas regiones, carecen de expresion fenotipica (mutaciones silenciosas o neutras) y se transmiten de generacion en generacion sin que actue sobre ellas el filtro de la seleccion natural.

Gran parte de las mutaciones son eventos poco comunes, y en muchos casos eventos unicos, o no-recurrentes. Por lo tanto, cuando en una poblacion se identifica un grupo de individuos portadores de una mutacion no-recurrente, se concluye que todos ellos pertenecen a un mismo linaje o genealogia, y que son descendientes :de un unico ancestro en el que la mutacion ocurrio por primera vez. Si durante la evolucion de dicho linaje ocurrieran otras mutaciones y si pudiera estimarse su cronologia y datar su aparicion, contariamos con las herramientas basicas para reconstruir la historia del linaje y fechar aproximadamente la antiguedad en anos del ancestro mutante que origino el linaje. Este tipo de metodologia es la que se emplea habitualmente mediante marcadores de ADN para reconstruir la historia evolutiva de las especies, subespecies y poblaciones.

Algunas de las mutaciones que se emplean para construir filogenias son altamente especificas de poblaciones geograficas, entendida como una poblacion que historicamente ocupa una region inicialmente colonizada por sus ancestros, y reciben el nombre de marcadores. Por lo tanto, cuando en una muestra de ADN de origen desconocido se detecta un marcador geografico-especifico, es posible inferir que el individuo del cual se obtuvo la muestra pertenecia a dicha poblacion, o era descendiente de un ancestro que era parte de dicha poblacion. Algunas poblaciones geograficas humanas se mantienen mas o menos aisladas, y corresponden en general a etnias bien definidas. Por lo tanto los marcadores geneticos geografico-especificos suelen ser, en ultima instancia marcadores etnico-especificos.

Tanto en los seres humanos como en otras especies de mamiferos, existen tres grupos distintos de marcadores de ADN neutros que permiten reconstruir la historia evolutiva de las poblaciones e identificar la afiliacion etnica de un individuo en particular: marcadores de ADN mitocondrial, del cromosoma Y, y autosomicos.

Los genes y marcadores autosomicos se recombinan durante el proceso de formacion de las gametas (meiosis), y se transmiten a la descendencia en una proporcion que disminuye en mitades para cada generacion sucesiva, segun la expresion [0,5.sup.n], donde "n" es el numero de generaciones transcurridas entre el ancestro y el descendiente. Asi por ejemplo cada individuo recibe la mitad de su ADN autosomico del ancestro femenino y la otra mitad del ancestro masculino ([0,5.sup.1]) y solo un cuarto (0,25) de cada uno de sus cuatro abuelos ([0,5.sup.2]). En consecuencia, la proporcion de genes transmitidos por un ancestro a cualquiera de sus descendientes luego de 8 a 10 generaciones es infima; en ultima instancia, el total de genes y marcadores de un individuo esta constituido por una porcion equivalente del genoma de sus ancestros: 0,5 de cada antecesor de primera generacion; 0,25 de sus cuatro abuelos; 0,125 de sus ocho bisabuelos; y asi sucesivamente hasta llegar a la conclusion de que el genoma de cada ser vivo es la representacion proporcional del genoma de los ancestros fundadores de la poblacion mas las nuevas mutaciones que pudieran haber ocurrido durante la evolucion de dicha poblacion.

Debido a la recombinacion meiotica, la frecuencia de aparicion de los marcadores geneticos autosomicos no muestra habitualmente diferencias significativas entre poblaciones geograficas. Sin emibargo, ocasionalmente, existen marcadores que debido a una distribucion desigual de la mutacion durante el proceso evolutivo que dio origen a las poblaciones (deriva genetica), muestran frecuencias significativamente diferentes entre poblaciones geograficas. Estos marcadores casi-especificos de poblacion son denominados "PSA" o "PAA" (siglas que provienen de sus nombres en ingles: population specific alleles, y population associated alleles). Asi por ejemplo, en los ultimos anos se ha identificado un grupo de PSA Amerindios que han hecho factible cuantificar el genotipo Amerindio en individuos y poblaciones con mezcla genica Amerindia/no-Amerindia (Shriver et al., 1997; Parra et al., 1998, 2001; Pritchard y Rosenberg, 1999; Pfaff et al., 2001).

El ADN mitocondrial (ADNmt) y el especifico del cromosoma Y (ADN-Y) no recombinan durante la meiosis y son transmitidos en bloque del ancestro a su descendencia segun la expresion [1.sup.n]. En el caso del ADNmt la transmision es matrilineal (de la madre a todos sus hijos; las hijas lo transmiten a la siguiente generacion), mientras que la transmision del ADN-Y es patrilineal (padre a hijos). Todas las descendientes mujeres de un ancestro femenino reciben la totalidad de los genes y marcadores mitocondriales, sin importar el numero de generaciones transcurridas entre el ancestro y sus descendientes. Este mismo tipo de transmision completa, en bloque, ocurre por via paterna para los marcadores cromosoma Y-especificos. En consecuencia, la aparicion de mutaciones es la unica forma de variacion entre el ancestro y su descendencia para el ADNmt y el ADN-Y. Ademas de la transmision por via materna o por via paterna, existen otras diferencias propias del ADNmt y ADN-Y. Una de ellas es que el ADNmt ocurre en miles de copias por celula, se halla en el citoplasma celular, y posee una alta frecuencia de mutaciones espontaneas, mientras que el ADN-Y es de copia unica, se halla en el nucleo celular, y muestra baja frecuencia de mutaciones espontaneas.

Hasta el momento se han identificado multiples mutaciones del ADNmt que permiten identificar el origen etnico de los linajes matemos (ver MITOMAP, 2001 y las referencias alli citadas). Entre ellas existe un grupo de 8-10 mutaciones mitocondriales que definen 10-13 linajes matemos especificos de Americanos Nativos. Siete de estos linajes (A1, A2, B, C1, C2, D1, D2) se encuentran en mas del 90% de los indigenas actuales, mientras que los 3-6 linajes restantes son menos frecuentes y aparecen en el 10% restante de los aborigenes Americanos (Torroni et al., 1993; Bailliet et al., 1994; Rothhammer y Bianchi, 1995; Bianchi et al., 1995; Bianchi y Bailliet, 1997; Merriwether et al., 1995).

Varias mutaciones o marcadores Y-especificos permiten identificar el origen geografico y etnico de linajes paternos (Pena et al., 1995; Santos et al., 1996; Hammer et al., 1997; Underhill et al., 1997; Bravi et al., 2000). Una de estas mutaciones (DYS199T) es altamente especifica de los Americanos Nativos y esta presente en el 60-90% de los varones indigenas, lo cual sugiere que todos los portadores de este marcador derivan de un unico ancestro que probablemente existio hace mas de 22000 anos y que fue el primer individuo en quien ocurrio la mutacion DYS199T. A este ancestro comun se lo ha denominado "Adan Americano" (Underhill et al., 1996; Bianchi et al., 1998; Hurtado de Mendoza y Braginski, 1999).

Hasta el momento la informacion obtenido mediante el empleo de marcadores de ADN en indigenas Americanos puede resumirse de la siguiente forma:

A- Se pueden identificar con precision los linajes Americanos Nativos matemos y paternos mediante marcadores ADNmt y ADN-Y respectivamente; ademas podemos definir y cuantificar con razonable exactitud el genotipo Amerindio mediante los marcadores PSA.

B- La informacion obtenido por diversos grupos de investigacion parece demostrar que los primeros colonizadores llegaron a America desde Siberia Central a traves del antiguo, y actualmente desaparecido, puente terrestre de Bering entre 20000 y 40000 anos atras (Bianchi et al., 1997; Bonatto y Salzano, 1997; Santos et al., 1999).

C- La mayoria de los linajes Amerindios maternos y paternos existentes derivan de pocos individuos (incluso de un unico ancestro como en el caso del Adan Americano) que logro transmitir el genoma de ADNmt o del cromosoma Y continuadamente a traves de su descendencia femenina o masculina a lo largo de 1000 a 1400 generaciones (en el ser humano seconsidera que la duracion de cada generacion es de 20 a 25 anos). Por el contrario, la relativamente alta diversidad genetica detectada en los genes y marcadores autosomicos (Salzano, 1998) representa la dotacion genetica de todos los colonizadores que entraron a America inicialmente y lograron transmitir sus genes autosomicos. Muchos de estos colonizadores tempranos no pudieron transmitir sus cromosomas Y o sus genomas mitocondriales debido a una discontinuidad genealogica en el nacimiento de hijos o hijas respectivamente (la ausencia de varones en una generacion interrumpe la transmision del cromosoma Y del ancestro, y la ausencia de hijas impide la propagacion del ADNmt).

Areas Potenciales de Conflicto

El empleo de marcadores de ADN etnico-especificos aporta una nueva dimension en la identificacion de los Americanos Nativos, la cual se agrega a los criterios de definicion tradicionales vinculados con el origen geografico, el derecho de nacimiento y las pautas socioculturales. La diferencia esencial entre los elementos de definicion tradicionales y los moleculares es que los primeros son ambiguos, mientras que los segundos son concretos y cuantificables. En consecuencia, estos ultimos pueden ser una herramienta poderosa en el caso de litigios por posesion de tierras donde deba demostrarse el origen Americano de una comunidad o de un individuo. Es altamente probable que en un futuro cercano los marcadores etnico-especificos jueguen un rol similar al de los marcadores de ADN en Medicina Forense, y que den lugar a la aparicion de una nueva rama de la Antropologia Forense que podria denominarse Antropologia Molecular Forense.

Si bien la utilidad potencial de los marcadores etnico-especificos de ADN es evidente, existen aspectos legales y eticos vinculados con su empleo que aun estan sin resolver, o que no han sido explorados en su totalidad. La participacion de los genetistas moleculares es fundamental para la identificacion de los problemas que requeriran respuesta en el futuro. Sin embargo, la solucion de los mismos dependera del intercambio de ideas entre genetistas, bioeticistas, juristas, filosofos y, esencialmente, lideres de las comunidades indigenas. El objetivo de este ensayo es presentar algunos de los aspectos conflictivos relacionados con el empleo de marcadores etnico-especificos y generar un foro de discusion para la solucion de los mismos.

Los marcadores de ADN especificos de Amerindios y el derecho a la posesion de tierras

Muchos de los derechos basicos de las poblaciones indigenas tales como el reconocimiento de su existencia como poblacion dentro de la sociedad, su cultura, identidad y lenguaje, la proteccion de las tierras que habitan y la recuperacion de aquellas que reclaman, la implementacion de politicas que permitan su desarrollo economico de acuerdo con su cultura, y su derecho a participar en las decisiones que involucran su futuro, estan incluidos en las Constituciones de varios paises de Sudamerica; por ejemplo la Constitucion de Brasil de 1934, las reformas constitucionales de 1991 en Colombia, de 1994 en Argentina, y de 1998 en Ecuador. En otros paises, estos derechos basicos estan reconocidos en acuerdos como el "Acuerdo de Nueva Imperial" de 1989 en Chile. A nivel internacional, la Convencion 169 de la Organizacion Internacional del Trabajo (OIT) reconoce explicitamente los derechos de los pueblos indigenas. Con respecto a los reclamos de propiedad de las tierras, la OIT y otras organizaciones internacionales establecen que los Americanos Nativos tienen el derecho de definir de por si quien es indigena, que es una comunidad indigena, y quien tiene derecho a vivir dentro de una comunidad indigena.

Estos conceptos, aceptados por los pueblos indigenas, no son en general suficientes para resolver los litigios suscitados por demandas de posesion de tierras. Es asi que en los ultimos 5 anos hemos sido consultados (Bailliet et al., 2001) en distintas oportunidades por jueces, organizaciones indigenas de Argentina, y otros interesados acerca del aporte eventual que pudieran hacer las tecnicas moleculares para resolver litigios, que son basicamente de tres tipos: a) causas en las que se deniega el derecho de propiedad de tierras a comunidades indigenas aduciendo que estas comunidades poseen altos niveles de mezcla genica de origen no-indigena; b) casos de individuos que habitan en una comunidad indigena y a quienes la comunidad no les reconoce dicha identidad por tener en su genealogia un ancestro europeo o africano que ingreso a la comunidad en forma forzosa o voluntaria varias generaciones antes; c) descendientes de indigenas que migraron varias generaciones atras a una poblacion urbana y que necesitan demostrar a que comunidad indigena pertenecian sus ancestros.

Estos ejemplos ilustran la relevancia de los metodos moleculares como elementos de prueba en casos de litigios por posesion de tierras. No obstante, el aspecto esencial a resolver es el parametro de "cantidad", el cual deberia definir cuando un individuo o una comunidad deben calificarse como indigenas. Cuando se cuantifica el perfil etnico-genetico puede encontrarse que un individuo o una comunidad son claramente indigenas o no-indigenas o que poseen una mezcla genica intermedia entre estos dos extremos. ?A partir de que magnitud de mezcla el individuo o la comunidad es Americana Nativa? ?Es suficiente que tenga un ancestro paterno o materno indigena? ?Si se emplean los marcadores autosomicos PSA y PAA, por encima de que porcentaje de mezcla indigena se considerara indigena a un individuo o una poblacion? Si el estudio se basa exclusivamente en el empleo del ADN-Y y del ADNmt para determinar la existencia de Americanos Nativos en los ancestros masculinos y femeninos de una poblacion o un individuo, existe un problema adicional: las mujeres no tienen cromosoma Y, y por lo tanto en ellas solamente puede evaluarse el origen etnico del linaje materno.

Es obvio que contamos con metodos moleculares valiosos para cuantificar mezcla genica, pero aun no hemos establecido parametros claros para su empleo en causas legales. Llegar a un consenso sobre este aspecto quiza no sea simple pero es necesario, y hasta cierto punto urgente, pues tan pronto un juez establezca que un determinado criterio de "cantidad" de un perfil genetico representa o no a la etnia indigena, se sentara un precedente legal que sera empleado en futuros litigios.

Correlacion entre perfil genetico indigena y resistencia o predisposicion a enfermedades. Riesgo de discriminacion etnica

La asociacion entre riesgo o resistencia a determinadas enfermedades y el origen etnico de las poblaciones es un fenomeno bien conocido en medicina. El metodo usual para detectar estas asociaciones es buscar diferencias significativas en la frecuencia de enfermedades entre poblaciones de diferente origen etnico (modelo I). Sin embargo, las poblaciones de distinto origen etnico poseen tambien distinta ubicaci6n geografica, distinto entorno, y distintos habitos. Por tal motivo, en ocasiones es dificil discernir hasta que punto la resistencia o sensibilidad a una enfermedad se correlaciona con el perfil etnico-genetico o se debe a factores ambientales. Los marcadores de ADN permiten identificar el origen etnico de un individuo sin necesidad de que sea parte de la poblacion a la que pertenecieron sus ancestros. Por lo tanto, es factible emplear estos marcadores para estudiar una poblacion urbana, subdividirla en grupos de individuos de acuerdo al origen etnico de los mismos, y determinar si existe una diferencia significativa en la incidencia de una determinada afeccion entre los distintos grupos (modelo II). Teniendo en cuenta que en el modelo II todos los individuos pertenecen a una misma poblacion de una misma region geografica y con los mismos habitos y niveles socioecon6micos, podra inferirse que cualquier diferencia significativa intergrupal en la incidencia de una enfermedad sera probablemente debida a la afiliacion etnica de los grupos y no a factores ambientales.

Los Amerindios poseen baja incidencia del sindrome de X fragil (FRAXA), que es la segunda causa en importancia de discapacidad mental en los ninos despues del sindrome de Down (Kunst et al., 1996). La fibrosis quistica es tambien poco frecuente en Americanos Nativos, y en los casos en que esta enfermedad se diagnostica en indigenas, las mutaciones que la producen son propias de esta etnia y diferentes de las mutaciones causales de fibrosis quistica en europeos (Grebe et al., 1992; Mercier et al., 1994). Asimismo, los Amerindios muestran baja frecuencia o carecen del alelo 2 y poseen alta incidencia del alelo 4 del gen de apolipoproteina E (APOE; Corbo y Scacchi, 1999; Gamboa et al., 2000). Considerando que los alelos 2, 3, y 4 del gen de APOE modulan el riesgo de contraer enfermedad de Alzheimer y ateroesclerosis (Berg et al., 1998), es altamente probable que la incidencia de estas afecciones sea distinta en poblaciones indigenas que en poblaciones europeas. Desde hace algun tiempo se conoce que las mujeres Amerindias muestran alta frecuencia de cancer cervical de utero (CCU) (Jordan y Key, 1981; Benard et al., 2001). Aunque se sospecha que los factores ambientales, la pobreza y las condiciones socioculturales juegan un papel significativo en la predisposicion al CCU, existe evidencia que indica que el componente etnico-genetico puede ser tambien un factor de riesgo de contraer esta enfermedad (Benard et al., 2001).

De lo expuesto se deduce que el empleo de marcadores de ADN y del modelo II de Genetica Epidemiologica podrian facilitar considerablemente los estudios de predisposicion a enfermedades en comunidades indigenas. Este beneficio, sin embargo, no esta exento del riesgo potencial de ser utilizado como elemento de discriminacion etnica. Al respecto, debe citarse un parrafo de Patricia A. King (King, 1992; p. 96) referente a algunos de los problemas eticos del Proyecto Genoma Humano: "Los esfuerzos por mapear el genoma humano e identificar y reducir los danos que el conocimiento resultante pueda causar se desarrollaran dentro de un contexto de racismo perverso, estereotipamiento etnico, y desigualdades economicas tanto para el individuo sano como para el acceso a los servicios de salud. No deberiamos continuar con el mapeo genetico a menos que nos propongamos explorar y resolver simultaneamente los temas de igualdad y justicia que inevitablemente surgiran del uso de la informacion genetica dentro de una sociedad plagada de divisiones raciales, etnicas y sociales."

El riesgo de discriminacion y estigmatizacion contra los pueblos Indigenas resultante del empleo de los Modelos I y II de analisis de predisposicion a las enfermedades es un area potencial de conflicto; las consecuencias de una eventual discriminacion incidirian sobre la probabilidad de obtener empleo, la facilidad y costo de acceso a la atencion sanitaria, y sobre las politicas de salud implementadas por el Estado para las comunidades indigenas. Estos aspectos deben ser tenidos en cuenta antes de iniciar estudios de epidemiologia genetica con grupos etnicos, deben ser informados a las poblaciones que seran estudiadas, y deben ofrecerse formas de neutralizar los mismos. El intercambio de ideas en un contexto multidisciplinario sera esencial para evaluar los riesgos de discriminacion y disenar estrategias antidiscriminatorias en los estudios de identificacion etnica.

Temas legales y eticos relacionados con la obtencion de consentimiento informado para los estudios geneticos sobre Americanos Nativos

La investigacion cientifica con seres humanos requiere la obtencion de consentimiento informado, procedimiento por el cual se brinda al eventual participante la informacion necesaria para que decida si colaborara o no con el estudio. El uso de los resultados de la investigacion que contravenga lo pactado con los participantes voluntarios es eticamente inaceptable y puede originar demandas legales. Las investigaciones geneticas con Americanos Nativos implican la interaccion de dos grupos bien definidos: los investigadores cientificos y los indigenas, quienes, debido a sus diferentes tradiciones, creencias y formacion sociocultural, pueden tener conflictos de intereses entre si. Un ejemplo ilustrara los fundamentos de esta premisa.

La posicion de los Americanos Nativos en relacion a su existencia en el Continente Americano fue expresada en 1915 por el Cacique Weninock de la tribu Yakima: "Cuando fuimos creados se nos brindo la tierra en que vivimos, y desde ese momento esos fueron nuestros derechos. Es la verdad. Fuimos puestos aqui por el Creador. A mi no me trajeron de un pais extranjero ni vine hasta aqui por mi cuenta. Fui puesto aqui por el Creador" (citado en Thomas, 1993). Por el contrario, los antropologos y principalmente los antropologos moleculares sostienen que los ancestros de los Americanos Nativos provienen de Asia y entraron a America entre 20000 y 40000 anos atras. ?Como pueden conciliarse las posiciones antagonicas de los antropologos y los indigenas? ?Como obtener el consentimiento informado de los pueblos indigenas para participar en investigaciones orientadas a demostrar el origen asiatico de los habitantes del Nuevo Mundo? A las comunidades indigenas a quienes se solicita la participacion voluntaria en este tipo de estudio antropologico, generalmente se les informa que las investigaciones estan orientadas a conocer mejor su historia y sus origenes. ?Pueden tener los aborigenes Americanos interes en averiguar si ellos vinieron de otro Continente en contraposicion a su creencia de haber sido puestos en America por el Creador? ?Es etica y legalmente aceptable reemplazar los consentimientos informados individuales de los indigenas por uno colectivo suministrado por el lider de la comunidad o por alguna de las organizaciones que los representan? ?Como se asegura el cumplimiento de lo pactado durante el proceso de obtencion del consentimiento informado en los casos en que el investigador que obtuvo los datos o muestras biologicas dona los mismos a un grupo de investigacion de otro pais?

Las preguntas formuladas arriba puntualizan algunos de los dilemas que generalmente no son tenidos en cuenta al planificar investigaciones con Americanos Nativos. Es obvio que para resolverlos y fijar normas eticas aceptables para todos los actores de una investigacion debera contarse con la participacion activa de los representantes de comunidades indigenas.

Bancos de ADN de Amerindios. Aspectos eticos y legales

La genetica molecular poblacional requiere el analisis de un gran numero de individuos de distintas poblaciones. Teniendo en cuenta que la obtencion de muestras biologicas de los donantes es un procedimiento laborioso, tedioso y caro, es habitual que se almacenen las muestras colectadas durante un primer estudio para ser empleadas en futuras investigaciones sin tener que recurrir a un nuevo procedimiento de toma de material. Un conjunto de muestras almacenadas constituye un banco de material biologico y los bancos de ADN son una de las variantes de los mismos. Las formas mas frecuentes de bancos de ADN son: muestras de archivo, muestras de ADN, y cultivos celulares transformados.

La molecula de ADN es muy estable cuando es mantenida en condiciones adecuadas. En tal sentido, puede extraerse ADN de calidad aceptable para experimentacion de fragmentos de hueso y dientes, gotas de sangre desecadas, bulbos pilosos, y tejidos embebidos en parafina para estudios patologicos. El conjunto de estos materiales, que habitualmente se encuentra en museos o servicios hospitalarios, es lo que configura el ADN de archivo o bancos de ADN de archivo. En otros casos el banco esta constituido por ADN de buena calidad, extraido de muestras frescas de sangre, extendidos de celulas de mucosa bucal, o tejidos. Cuando este ADN se almacena refrigerado, su calidad se mantiene por varios anos (habitualmente una decada o mas). Por otra parte, el tipo de banco de ADN mas estable y duradero es el banco de celulas transformadas. Cuando los linfocitos obtenidos de sangre periferica son infectados in vitro con particulas defectuosas del virus Epstein Barr desarrollan un proceso de inmortalizacion por el cual al ser colocados a 37[grados]C en un medio de cultivo adecuado inician un proceso de division celular continuo. Si estas celulas inmortalizadas se colocan en un tubo con una sustancia protectora (glicerol o dimetilsulfoxido) y se las congela a -180[grados]C en nitrogeno liquido, entran en un estado de vida latente en el cual se mantienen indefinidamente. Cuando las celulas en vida latente son recuperadas del frio y colocadas nuevamente a 37[grados]C en medio de cultivo comienzan una vez mas a proliferar, pudiendo repetirse este proceso de vida latente-vida activa tantas veces como el investigador desee. Mediante este procedimiento de inmortalizacion, almacenamiento en estado latente y reactivacion proliferativa, es posible contar con celulas frescas para obtener ADN en cualquier momento. En diversos paises se mantienen bancos de celulas transformadas. Asi por ejemplo, en los EEUU el banco Coriel de celulas transformadas almacena linfocitos inmortalizados de donantes de distintas etnias entre las cuales se encuentran las de diversas comunidades indigenas sudamericanas.

Las caracteristicas comunes para todos los bancos de ADN son: a) las muestras estan disponibles para uso en laboratorios nacionales (en referencia al pais sede del banco) o de otro pais; b) el ADN se mantiene almacenado por periodos prolongados que habitualmente implican la persistencia del material almacenado despues de la muerte de el o los donantes.

Para el caso de los bancos de ADN de Americanos Nativos, asi como para otro tipo de bancos de ADN, existen interrogantes sin respuesta clara. ?Pueden emplearse para analisis geneticos las muestras de museos obtenidas de forma forzosa o sin autorizacion expresa del donante? ?Considerando que el material genetico es transmitido de los ancestros a sus descendientes, quien es el dueno de la muestra, el donante, los descendientes, el investigador que la recibe, o la institucion sede del banco? ?Debe informarse al donante que su ADN sera almacenado para uso futuro? ?En que condiciones se requiere consentimiento informado para el almacenamiento del ADN y en cuales no? Al ser inmortalizadas, las celulas poseen valor comercial; ?quienes deben participar de los beneficios economicos? ?Que legislacion o normas eticas controlan el intercambio entre laboratorios de las muestras de ADN para los analisis geneticos?

Consideraciones Finales

El hallazgo de marcadores de ADNmt, de ADN-Y, y de los autosomas que permiten caracterizar con bastante exactitud el perfil etnico-genetico de una poblacion o de un individuo, es uno de los avances mas relevantes de la ultima decada en antropologia. Inicialmente, para identificar los marcadores etnico-especificos era necesario contar con muestras de ADN de donantes que representaran a distintas poblaciones geograficas. Sin embargo, una vez establecida una correlacion entre un marcador y el origen etnico de un linaje se hizo posible recurrir a muestras de ADN de donantes pertenecientes a cualquier poblacion, determinar el tipo de marcadores de su ADN, establecer la afiliacion etnica de sus ancestros, cuantificar el nivel de mezcla genica del individuo, y en ultima instancia, subestructurar la poblacion en grupos integrados por individuos con una afiliacion etnica similar.

Los marcadores indigenas de ADNmt y ADN-Y son altamente especificos de la etnia, mientras que la especificidad de los marcadores PSA es moderada. Cuando estos tres sistemas se utilizan en forma combinada se obtiene una herramienta confiable para identificar el origen etnico, o para cuantificar la mezcla etnico-genetica de una muestra de ADN, independientemente de que se conozca o no el origen geografico del donante.

Debido a los litigios por posesion de tierras que estan llevando adelante los pueblos indigenas en muchos paises Americanos, los marcadores de ADN etnico-especificos estan saliendo del ambito de las ciencias basicas, estan entrando en los tribunales de justicia, y estan generando el desarrollo de una nueva rama de la antropologia forense: la antropologia molecular forense. Sin embargo, el empleo de estos marcadores para resolver litigios ha dado lugar a la aparicion de multiples cuestiones de indole etico-legal que deberan resolverse en el futuro.

Las respuestas a los problemas planteados en este articulo requeriran la integraci6n de grupos de trabajo multidiseiplinarios en los que participen genetistas, juristas, bioeticistas, filosofos y, fundamentalmente representantes de los pueblos indigenas. Las soluciones de los conflictos deben ser obtenidas por consenso y especialmente por consenso con los pueblos indigenas, quienes en ultima instancia deberan ser los beneficiados de los estudios de antropologia genetica y forense. En tal sentido, el objetivo final es promover la participacion activa de los interesados en los problemas planteados, e iniciar un foro de discusion multidisciplinaria a traves del cual se alcancen puntos de consenso.

Esperamos que este articulo estimule el envio de opiniones sobre el tema a los autores, las que seran analizadas para buscar areas de coincidencia y disenso. La presentacion ordenada y articulada de todas ellas, con la respectiva identificacion del opinante, podra generar un segundo articulo, y eventualmente podra ser el punto de partida de paneles multidisciplinarios de discusion, que quiza podrian reunirse en ocasion de los congresos nacionales e internacionales de genetica y de antropologia. Alcanzar acuerdos y puntos de vista coincidentes puede no ser simple. Sin embargo, los acuerdos que se obtengan seran esenciales para que las investigaciones cientificas con los pueblos indigenas Americanos no esten envueltas en la suspicacia y sean beneficiosas no solo para los investigadores, sino tambien para las comunidades que participen de ellas voluntariamente.

REFERENCIAS

Bailliet G, Rothhammer F, Carnese FR, Bravi CM, Bianchi NO (1994) Founder mitochondrial haplotypes in Amerindian populations. Am. J. Hum. Genet. 54: 27-33.

Bailliet G, Castilla EE, Adams JP, Orioli IM, Martinez-Marignac VL, Richard SM, Bianchi NO (2001) Correlation between molecular and conventional genealogies in Aicuna: a rural population from Northwestern Argentina. Hum. Hered. 51: 150-159.

Berg L, McKeel DW, Minar PJ, Storandt M, Rubin EH, Morris JC, Baty J, Coats M, Norton J, Goate AM, Price JL, Gearing M, Mirra SS, Saunders AM (1998) Clinicopathologic studies in cognitively healthy aging and Alzheimer disease. Arch. Neurol. 55: 326-335.

Benard VB, Lee NC, Piper M, Richardson L (2001) Race-specific results of Papanicolau testing and the rate of cervical neoplasia in the National Breast and Cervical Cancer Early Detection Program, 1991-1998 (United States). Cancer Causes and Control 12: 6168.

Bianchi NO, Bailliet G (1997) Further comments on the charactarization of founder Amerindian mitochondrial haplotypes. Am. J. Hum. Genet. 61: 244-246.

Bianchi NO, Martinez-Marignac VL (2001) Aporte de la Genetica y la Antropologia Molecular a los derechos de los indigenas argentinos por la posesion de tierras. En Tinant EL (Ed.) Genetica y Justicia. Imprenta SCJBA. Buenos Aires. Argentina. pp. 54-72.

Bianchi NO, Bailliet G, Bravi CM (1995) Peopling of the Americas as inferred through the analysis of mitochondrial DNA. Braz. J. Genet. 18: 661-668.

Bianchi NO, Bailliet G, Bravi CM, Carnese FR, Rothhammer F, Martinez-Marignac VL, Pena SDJ (1997) The origin of Amerindian Y-chromosomes as inferred by the analysis of six polymorphic markers. Am. J. Phys. Anthropol. 102: 79-89.

Bianchi NO, Catanesi CI, Bailliet G, Martinez-Marignac VL, Bravi CM, Vidal-Rioja LB, Herrara RJ, Lopez-Camelo JS (1998) Characterization of ancestral and derived Y-chromosome haplotypes of New World Native populations. Am. J. Hum. Genet. 63: 1862-1871.

'Blanco y Negro' (1998) Revista Hoy. Ecuador, Febrero 15. pp. 14-16.

Bonatto SL, Salzano FM (1997) A single and early migration for the peopling of the Americas supported by mitochondrial DNA sequence data. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 94: 1866-1871.

Bravi CM, Bailliet G, Martinez-Marignac VL, Bianchi NO (2000) Origin of YAP+ lineages of the human Y-chromosome. Am. J. Phys. Anthropol. 112: 149-158.

Corbo RM, Scacchi R (1999) Apolipoprotein E (APOE) allele distribution in the world. Is APOE*4 a "thrifty" allele? Ann. Hum. Genet. 63: 301-310.

Crawford MH (1992) When two worlds collide. Hum. Biol. 64: 271-279.

Gamboa R, Hernandez-Pacheco G, Hesiquio R, Zuniga J, Masso F, Montano LF, Ramos-Kuri M, Estrada J, Granados J, Vargas-Alarcon G (2000) Apolipoprotein E polymorphism in the Indian and Mestizo populations of Mexico. Hum. Biol. 72: 975-981.

Grebe TA, Doane WW, Richter SF, Clericuzio C, Norman RA, Seltzer WK, Rhodes SN, Goldberg BE, Hernried LS, McClure M, Kaplan G (1992) Mutation analysis of the cystic fibrosis transmembrane regulator gene in Native American populations of the Southwest. Am. J. Hum. Genet. 51: 736-740.

Hammer MF, Spurdle AB, Karafet T, Bonner MR, Wood ET, Novelletto A, Malaspina P (1997) The geographic distribution of human Y-chromosome variation. Genetics 145: 787-805.

Hurtado de Mendoza D, Braginski R (1999) Y-Chromosomes point to Native American Adam. Science 283: 143-144.

Jordan SW, Key CR (1981) Carcinoma of the cervix in Southwestern American Indians. Cancer 47: 2523-2532.

King PA (1992) The past as prologue: race, class and Gene discrimination. En Annas GJ, Ellas S (Eds.) Using law and ethic as guidelines. Oxford Univirsity Press. New York. USA. pp. 94-111.

Kunst CB, Zeryinick C, Karickhoff L, Eichier E, Bullard J, Chalifoux M, Holden JJ, Torroni A, Nelson DL, Warmn ST (1996) FMR1 in global populations. Am. J. Hum. Genet. 58: 513-522.

Martinez-Cobo JR (1982) Estudio del problema de la discriminacion contra las poblaciones indigenas. Subsecretaria de prevencion de discriminacion y proteccion de las minorias. United Nations Organization. E/CN.4/Sub.2/ 1982/2/Add.6. Capitulo V. pp. 32-53.

Martinez-Cobo JR (1986) Estudio del problema de la discriminacion contra las poblaciones indigenas. Conclusiones, respuestas y recomendaciones. United Nations Organization. E/CN.4/Sub.2/7/Add.4. Volumen V.86.XIV.3. pp.27-45

Mercier B, Raguenes O, Estivill X, Morral N, Kaplan GC, McClure M, Grebe TA, Kessler D, Pignatti PF, Marigo C, Bombieri C, Andrezet MP, Verlingue C, Ferec C (1994) Complete detection of mutations in cystic fibrosis patients of Native American origin. Hum. Genet. 94: 629-632.

Merriwether DA, Rothhammer F, Ferrell RE (1995) Distribution of the four founding lineage haplotypes in native Americans suggests a single wave of migration for the New World. Am. J. Phys. Anthropol. 98: 411-430.

MITOMAP (2001) MITOMAP: A human mitochondrial genome database. Center for Molecular Medicine, Emory University, Atlanta GA, USA. http://www.gen.emory.edu/mitomap. html

Parra EJ, Marcini A, Akey J, Martinson J, Batzer MA, Cooper R, Forrester T, Allison DB, Deka R, Ferrell RE, Shdver MD (1998) Estimating African American admixture proportions by use of population-specific alleles. Am. J. Hum. Genet. 63: 1839-1851.

Parra EJ, Kittles RA, Argyropoulos G, Pfaff CL, Hiester K, Bonilla C, Sylvester N, Parrish-Gause D, Garvey WT, Jin L, McKeigue PM, Kamboh MI, Ferrell RE, Pollitzer WS, Shriver MD (2001) Ancestral proportions and admixture dynamics in geographically defined African Americans living in South Carolina. Am. J. Phys. Anthropol. 114: 18-29.

Pena SDJ, Santos FR, Bianchi NO, Bravi CM, Carnese FR, Rothhammer F, Gerelsaikhan T, Munkhtuja B, Oyunsuren T (1995) Identification of a major founder Y-chromosome haplotype in Amerindians. Nat. Genet. 11: 15.

Pfaff CL, Parra EJ, Bonilla C, Hiester K, McKeigue PM, Kamboh MI, Hutchinson RG, Ferrell RE, Boerwinkle E, Shriver MD (2001) Population structure in admixed populations: effect of admixture dynamics on the pattern of linkage disequilibrium. Am. J. Hum. Genet. 68: 198-207.

Pritchard IK, Rosenberg NA (1999) Use of unlinked genetic markers to detect population stratification in association studies. Am. J. Hum. Genet. 65: 220-228.

Rothhammer F, Bianchi NO (1995) Origin and distribution of B mtDNA lineage in South America. Am. J. Hum. Genet. 56: 1247-1248.

Salzano FM (1998) Genetic diversity of South American human populations at the DNA and protein levels. J. Exp. Zool. 282: 157-163.

Santos FR, Bianchi NO, Pena SDJ (1996) Worldwide distribution of human Y-chromosome haplotypes. Genome Res. 6: 601-611.

Santos FR, Pandya A, Tyler-Smith C, Pena SD, Schanfield M, Leona WR, Osipova L, Crawford MH, Mitchell RJ (1999) The central Siberian origin for native American Y-chromosome. Am. J. Hum. Genet. 64: 619-628.

Shriver MD, Smith MW, Jin L, Marcini A, Akey JM, Deka R, Ferrell RE (1997) Ethnic-affiliation estimation by use of population-specific DNA markers. Am. J. Hum. Genet. 60: 957-964.

Thomas DH (1993) The world as it was. En Ballantine B, Ballantine I (Eds.) The Native Americans. 1st ed. Turner Publishing. Atlanta. USA. pp. 6-32.

Torroni A, Schurr TG, Cabell MF, Brown MD, Neel JV, Larsan M, Smith DG, Vullo CM, Wallace DC (1993) Asian affinities and continental radiation of the four founding native American mtDNAs. Am. J. Hum. Genet. 53: 563-590.

Underhill PA, Jin L, Zemans R, Oefner PJ, Cavalli-Sforza L (1996) A pre-Columbian Y-chromosome specific transition and its implication for human evolutionary history. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 93: 196-200.

Underhill PA, Jin L, Lin AA, Qasim Mehdi S, Jenkins T, Vollrath D, Davis RW, et al.,. (1997) Detection of numerous Y-chromosome biallelic polymorphisms by denaturing high-performance liquid chromatography. Genome Res. 7: 996-1005.

Nestor O. Bianchi. Doctor en Medicina. Investigador Superior, Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CONICET), Argentina. Jefe, Laboratorio de Genetica Molecular Poblacional, Instituto Multidisciplinario de Biologia Celular (IMBICE), La Plata, Argentina. Direccion: IMBICE - Calle 526 e/10 y 11-1900 La Plata Argentina. e.mail: bianchi@imbice.org.ar

Veronica L. Martinez-Marignac. Doctora en Ciencias Naturales, Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Becaria Postdoctoral, CONICET. Division Antropologia, Facultad de Ciencias Naturales (UNLP) y Laboratorio de Genetica Molecular Poblacional, IMBICE, La Plata, Argentina.

Rogelio Guanuco. Miembro del Pueblo Indfigena Diaguita Calchaqui. Presidente, Asociacion Indigena de la Republica Argentina (AIRA), Buenos Aires, Argentina.

SUMMARY

Some basic rights of indigenous peoples, such as the acknowledgement of their existence as diverse people within national societies, the recognition of their special cultures, identities and languages, the protection of the lands currently owned and the recovery of those which they claim to belong to them, are recognized by most American countries. However, the traditional parameters to define as Native American a community or an individual are ambiguous and have given rise to multiple legal disputes for land ownership. In the last decade the finding of Native American-specific DNA markers provided better tools for defining indigenous peoples. Yet, the use of these ethnic markers in legal disputes of Native Americans for their right to land property has developed a new field within forensic biomedicine: forensic molecular anthropology, but it has also generated novel legal and ethic conflicts. The aim of this essay is to present some of the main areas of controversy and to favor a fruitful exchange of ideas among geneticists, bioethicists, lawyers, philosophers, and representatives of Indian peoples, with the purpose of finding an answer to many ethic and legal questions involved in research and genetic studies in which Indian communities participate.

RESUMO

A maioria dos paises americanos reconhecen os direitos fundamentais das comunidades indigenas, em relacao a sua existencia dentro da sociedade, a aceptando da sua cultura, identidade e linguagem, a protecao das terras que habitara e na recuperacao das terras que reclamam como proprias. A pessar disso, os parametros tradicionais usados para definir a urna comunidade ou a um individuo como Americano nativo geralmente sao ambiguos e geram muitos litigios com relacao a propiedade das terras. Na ultima decada a descuberta de marcadores de ADN especificos dos Americanos Nativos significo um grande aporte a os elementos usados para definir a o indigena. 0 uso destes marcadores nos juicios iniciados pelos indigenas para obter a propiedade das terras que habitam esta produzindo o desenvolvimento de urna nova area da biomedicina forense: a antropologia molecular forense; mais tambem esta gerando novos conflitos legais e eticos. O objetivo deste trabalho e apresentar algumas das principais areas de controversia e atuar como catalizador para comenzar um ativo intercambio de ideas entre geneticistas, bioeticistas, juristas, filosofos, e fundamentalmente representantes dos povos indigenas ao o fin de achar resposta a os problemas eticos/legais relacionados com as pesquisas e estudos geneticos, nos quais participara as comunidades indigenas.
COPYRIGHT 2003 Interciencia Association
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2003 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Bianchi, Nestor O.; Martinez-Marignac, Veronica L.; Guanuco, Rogelio
Publication:Interciencia
Date:Jan 1, 2003
Words:8480
Previous Article:Sustentabilidad sin Bioetica no se sustenta.
Next Article:Predictores de la seguridad alimentaria en hogares de escasos recursos en Venezuela: comparacion entre region Central y Andina.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |