Printer Friendly

Identidad territorial y paisaje. Evolucion morfologica de los nucleos en Castilla y Leon.

Territorial identity and landscape. Evolution morphology of nuclei in Castilla y Leon

L'identite territoriale et le paysage. Evolution morphologie des noyaux en Castilla y Leon

1. URBANIZACION Y DESEQUILIBRIOS TERRITORIALES

Uno de los principales desafios a que se enfrenta la humanidad actualmente es el imparable avance de los procesos de urbanizacion (Giddens, A., 2000; Comision Europea, 2011), hasta el punto de que se estima que un 53% de la poblacion mundial habita en regiones predominantemente urbanas (OCDE, 2006), llegando este porcentaje hasta un 80% en Europa (Antrop, M., 2004). Los desarrollos urbanos ocupan cada vez una mayor proporcion de la superficie terrestre, generando una serie de consecuencias ambientales adversas, advertidas en los ultimos anos por numerosos expertos (Sotelo Navalpotro, J. A., 2000; Diaz Pineda, F., 2003; Sotelo Navalpotro, J. A. et al., 2009; Farina Tojo, J., 2015):

1. desaparicion o alteracion de los ecosistemas preexistentes

2. perdida de biodiversidad (deforestacion, extincion de especies, etc.)

3. aumento de la escorrentia urbana

4. contaminacion del suelo por actividades industriales (hidrocarburos, metales pesados, productos quimicos organicos, etc.)

5. contaminacion de acuiferos por vertidos residuales sin tratar

6. efectos (micro-)climaticos perjudiciales, como la "isla de calor"

7. degradacion o perdida del patrimonio cultural rural

Estas externalidades medioambientales se ignoran o se minimizan intencionadamente por parte de algunos poderes publicos, debido a las indudables ventajas a corto plazo de las aglomeraciones urbanas desde el punto de vista del desarrollo economico, sobre todo para las regiones menos avanzadas (De Dominicis, L., 2014). La imperiosa necesidad de mejorar las condiciones de vida de amplios grupos de poblacion, lleva a numerosos gobiernos o instituciones a promover la concentracion demografica en unos pocos nucleos de poblacion, estrategicamente elegidos. Son ampliamente conocidos los efectos beneficiosos para el crecimiento de estas politicas territoriales, ya que estas aglomeraciones permiten la existencia de unos mercados laborales mas diversos y flexibles, favorecen las economias de escala y se convierten en polos de innovacion (Scott, A. J. et al., 2002), desde los cuales se difunde el conocimiento y el emprendimiento (Racionero Grau, L., 1978; Wolfe, D. A., 2009). Los llamados "clusters" de empresas de ciertos sectores punteros, como las tecnologias de la informacion, la aeronautica, la biotecnologia o las energias renovables, pueden ejercer de motores economicos de una region entera gracias a su elevada competitividad interna (Ramos, J., 1997), impulsando la creacion de numerosos puestos de trabajo (Spencer, G. et al., 2010).

Estos postulados teoricos se estan materializando actualmente a traves de politicas de urbanizacion en diversas naciones incluidas dentro de la categoria de "emergentes", como China (Shin, H.B., 2014a), donde se han fundado centenares de nuevas ciudades en los ultimos 15 anos. Es especialmente llamativo el caso de la India, que se encuentra actualmente implantando una politica de desarrollo sumamente ambiciosa, basada en la union de cuatro de sus mayores nucleos urbanos (Mumbai, Delhi, Chennai y Kolkata, que suman mas de 34 millones de habitantes) a traves de un esquema ferroviario de alta velocidad en forma de rombo, denominado "Diamond Quadrilateral" (1). En torno a esta potente red de comunicaciones se preve un crecimiento planificado de los nucleos urbanos adyacentes, con el objetivo de impulsar el crecimiento economico.

En resumen, se observa una tendencia clara en favor de concentrar las inversiones en infraestructuras alrededor de unas pocas grandes urbes, que se encuentran conectadas mundialmente dentro de una red de "ciudades globales" (Sassen, S., 2001). Estos nodos territoriales, que reciben y distribuyen la mayoria de los flujos de informacion, energia y capital a nivel planetario, no encajan facilmente en los modelos tradicionales de centro-periferia o campo-ciudad. Estamos hablando de verdaderas ciudades-region o areas metropolitanas como Nueva York, Londres o Tokio, cuyo PIB supone una proporcion importante de sus respectivas naciones. A nivel geografico y urbanistico son realidades altamente complejas, para cuya comprension es necesario desarrollar nuevas metodologias de investigacion, muchas de ellas apoyadas en los SIG, que permiten analizar los cambios en los usos del suelo (Wheeler, S. M., 2015) o las variables ambientales. De esta forma se puede comprobar como coexisten areas de caracteristicas muy distintas, desde los distritos financieros hasta terrenos agricolas o urbanizaciones residenciales cerradas, dentro de un ambito geografico relativamente pequeno, como es el de una area metropolitana (Paul i Carril, V. et al., 2006). Este tapiz fragmentado de usos muy diversos y, a veces, opuestos funcionalmente, lleva a los expertos a emplear terminos variados como periurbano (Mata Olmo, R. y Fernandez Munoz, S., 2004), rururbano (Sobrino, J., 2003) o territorio hibrido (Fessler Vaz, L., 2012) para intentar describir una realidad que cambia a una velocidad insolita delante de nuestros ojos.

La mayoria de estos analisis no ofrecen una imagen clara acerca del papel que juegan las areas rurales dentro de este sistema mundial de ciudades-region interconectadas en los niveles economico, cultural y social. La dialectica campociudad, que atribuye a los territorios rurales una funcion productiva especializada en proveer de alimento y materias primas a la ciudad, queda ampliamente superada en la actualidad. Esta estrecha relacion entre la Metropolis y su Hinterland ha desaparecido hace tiempo, entre otros motivos, por la disminucion de las barreras temporales y geograficas entre los puntos del espacio geografico, gracias a las modernas infraestructuras de transporte--avion, tren de alta velocidad, autopistas--(Gutierrez Puebla, J., 1999) y las TICs. En estos momentos, las ciudades no estan ligadas de forma tan intima con su territorio circundante, ya que no dependen directamente de el para conectarse a los flujos globales de informacion, energia y materia (Gomez Orea, D. y Gomez Villarino, M., 2012), como sucedia en el pasado.

Por tanto, emerge una imagen un tanto desoladora del espacio rural, como si este no fuese mas que el vacio o intersticio entre las citadas grandes urbes (2). No abundan nuevas teorias de ocupacion del territorio que tengan en cuenta el papel de las areas rurales, como en los clasicos modelos de Von Thunen, Christaller y Losch (Sotelo Navalpotro, J. A., 2001), que se basaban en la idea de jerarquia y optima distribucion espacial de los diferentes ordenes de asentamientos, desde las capitales regionales hasta los pequenos nucleos rurales. Actualmente, el enfasis puesto en la importancia de las grandes ciudades no permite vislumbrar nitidamente el rol que debe jugar el ambito rural dentro del sistema. Sin embargo, y contrariamente a la tendencia actual, muchas de las naciones y regiones que disfrutan de un elevado nivel de desarrollo, como Alemania y Dinamarca, cuentan con un sistema de asentamientos equilibrado, distribuido de forma relativamente uniforme a lo largo de su territorio. Incluso en el citado caso chino, ejemplar en cuanto a la voluntad politica de impulsar una rapida urbanizacion del territorio, empiezan a aparecer senales de que el enfasis se esta trasladando hacia el desarrollo de las areas rurales y las pequenas ciudades existentes, en vez de la fundacion de nuevas megalopolis (Hillman, B. y Unger, J., 2013).

La importancia de las regiones rurales se ve asimismo refrendada por el analisis del territorio desde una perspectiva ecologica (Diaz Pineda, F., 1997), que muestra la riqueza y relevancia de los procesos que tienen lugar alli. En concreto, los servicios ecologicos y culturales prestados por los ecosistemas agrarios (De Groot, R. et al., 2010) son fundamentales para el funcionamiento metabolico de unas ciudades todavia muy alejadas de la autosuficiencia. Proporcionar el soporte fisico para la transformacion y distribucion de la energia (sobre todo de las fuentes renovables, como la eolica, solar o hidraulica), tratar los residuos generados en los nucleos urbanos, regular el clima y atenuar los efectos de las perturbaciones naturales (ciclones, huracanes e inundaciones, entre otras), no son mas que una pequena muestra de las funciones que desempenan estas areas.

Ademas de lo anterior, cada vez se aprecian mas los servicios culturales que proporciona el mundo rural (Garzon Casado, B. et al., 2013), como el disfrute del paisaje, la localizacion optima de espacios para el ocio y el deporte o la apreciacion del valor historico y simbolico del patrimonio natural y construido . Esta dimension paisajistica-perceptiva va intimamente ligada a la salud ambiental del territorio, como indica el anorado profesor Gonzalez Bernaldez, hasta el punto de que un reconocimiento visual, realizado por un observador experto, puede servir para diagnosticar el funcionamiento de los procesos ecologicos que tienen lugar en un paisaje concreto. Por tanto, parece evidente que la conservacion y gestion de un entorno saludable y de una alta calidad estetica, es una condicion necesaria para que una region rural pueda mantener a su poblacion y atraer nuevos visitantes (Del Canto, C., 2000).

2. IDENTIDAD Y DESARROLLO LOCAL

Dentro del escenario economico actual, donde existe una abierta competencia entre muchas regiones europeas por captar unos flujos turisticos en aumento gracias al desvanecimiento de las fronteras (3) y el abaratamiento del transporte de masas, no es suficiente con demostrar el cumplimiento de unos parametros minimos de calidad ambiental. Esto va unido a la tendencia dominante en el sector: la apuesta por una mayor calidad de los destinos turisticos, debido a las crecientes demandas de una parte de los viajeros, que presentan un elevado perfil socio-economico y practican el turismo cultural. Se trata de un visitante en busqueda de experiencias memorables, ya sean estas de tipo gastronomico, enologico, artistico-arquitectonico o bien puramente paisajistico. En este sentido, se puede destacar la importancia que tiene la existencia de una fuerte identidad local como factor clave que permite la puesta en valor de los recursos endogenos (Boisier, S., 2005; Oliveira, J. et al., 2010), como el paisaje cultural o las tradiciones festivo-culturales, y la diferenciacion respecto de otros competidores regionales. Esto permitiria al territorio diversificar su economia y promover un desarrollo mas sostenible, en el caso de tener una alta dependencia de los sectores agricolas y ganaderos, como sucede en muchas de las regiones mediterraneas de interior, por ejemplo la Comunidad Autonoma de Castilla y Leon.

La identidad, entendida en terminos sociologicos, se asocia con el sentimiento de pertenencia a un grupo o una comunidad (Turner, B. et al, 2006), aunque la dimension espacial tambien juega un papel relevante (Proshansky, H. M., 1978). Esto sucede sobre todo en las zonas rurales, donde los habitantes conservan generalmente unos lazos mas estrechos con el medio natural y el paisaje debido a su estilo de vida y una mayor conciencia de dependencia del entorno. De esta forma, cobra todo su sentido la gestion racional y sostenible del patrimonio ecologico y cultural, que se ha ido con-formando siglo tras siglo a traves de los multiples procesos antropicos y bioticos que tienen lugar en el territorio (Sotelo Navalpotro, J.A., 2000). Esto proporciona a cada territorio unas caracteristicas singulares propias--como el paisaje agrario o la arquitectura popular--que se comienzan a diluir con la difusion de los avances tecnologicos a partir del comienzo de la Revolucion Industrial (Santos, M., 1996a). Por ejemplo, la explotacion masiva de los combustibles fosiles permite disponer facilmente de los mismos materiales de construccion (ladrillo, hormigon, acero, vidrio) en cualquier region europea, desplazando rapidamente a las tecnicas constructivas vernaculas, debido a su bajo precio y rapidez de puesta en obra (Cortes Pedrosa, J., 2013). Se genera asi una tendencia hacia la uniformizacion fisica de los lugares, reforzada por otros fenomenos, como la implantacion de las marcas globales en todos los rincones del mundo o la popularizacion de determinados modelos arquitectonicos no autoctonos (el chalet alpino, la vivienda adosada, etc.), debido a los intereses de las empresas promotoras e inmobiliarias (Munoz, F., 2008).

Esto provoca el debilitamiento o incluso la perdida completa de los "anclajes espaciales" (Roca, Z. y Oliveira-Roca, M. de N., 2006) que vinculan emocionalmente a las personas con su lugar de nacimiento o residencia. Al desaparecer o transformarse el entorno construido, perdiendo muchos de sus valores perceptivos, como la legibilidad, la singularidad o la diversidad, los habitantes se distancian de su paisaje cotidiano y dejan de apreciar las cualidades intrinsecas de su propio territorio. Se genera un circulo vicioso, ya que este desapego redunda en una mayor degradacion del patrimonio construido, al ser percibido como poco valioso. A nivel territorial una consecuencia clara es el deterioro de la marca regional y la debilidad de la imagen proyectada hacia el exterior.

En el caso de Castilla y Leon, una region de gran extension geografica pero con una extrema debilidad demografica, este problema se ahonda debido a la baja densidad de poblacion, que provoca una ausencia de medios humanos para el mantenimiento de las construcciones rurales. La despoblacion de los nucleos rurales, debido a las migraciones del campo a la ciudad producidas a partir de mediados del siglo XX y el envejecimiento de la poblacion, ha provocado la ruina y el abandono de muchas edificaciones. Otro problema significativo es la intervencion sobre el patrimonio, que sigue generalmente unos criterios poco coherentes, desde un punto de vista estetico, y escasamente respetuosos con las tradiciones locales (Cortes Pedrosa, J., 2014a).

[FIGURA 1 OMITIR]

3. EVOLUCION MORFOLOGICA DE LOS NUCLEOS DE TIERRA DE CAMPOS

El presente estudio analiza las transformaciones morfologicas de los asentamientos de un territorio perteneciente a la region de Castilla y Leon, poniendo a prueba la hipotesis de que este proceso conlleva una perdida de identidad local. En este caso, sus posibilidades futuras de desarrollo, que pasan por atraer una mayor actividad terciaria (turismo, servicios como TICs, etc.) y recuperar parte de la poblacion perdida durante los ultimos 60 anos, se verian seriamente limitadas. Como ambito representativo dentro de la region se ha estudiado la comarca funcional de Tierra de Campos, que ocupa la parte Norte de la provincia de Valladolid. La homogeneidad de sus caracteristicas fisicas, sociales y culturales le han dotado tradicionalmente de una identidad singular, que lo diferencia de otros territorios castellanos. Segun el ultimo censo de poblacion, la comarca esta habitada actualmente por 19.417 personas y su superficie total es de 194.578 Ha, lo cual implica una densidad de poblacion de apenas 10 personas por km2, entre las mas bajas de Europa.

La mayoria de los 64 nucleos de poblacion de Tierra de Campos, repartidos entre 58 municipios, son de dimensiones reducidas (de media unos 0,49 km2) y forman una malla territorial relativamente isotropa. Esto es producto de la uniformidad de las condiciones geograficas y socio-economicas en la epoca de su consolidacion urbana, la Baja Edad Media (Vaca Lorenzo, A., 1977). Las condiciones tipicas del habitat son una distancia media entre nucleos de entre 5 y 10 km y la existencia de un terrazgo con una superficie aproximada de 25 o 30 km2 por cada pueblo (Benito Martin, F., 2000). Los asentamientos mas importantes de la comarca, que actuan aun hoy como verdaderos centros economicos y sociales, son Medina de Rioseco, Villalon de Campos y Mayorga.

[FIGURA 2 OMITIR]

[FIGURA 3 OMITIR]

Un terreno suavemente ondulante, con suelos arcillosos pardos-rojizos y escasa vegetacion arborea, caracteriza el medio fisico de Tierra de Campos (Vaca Lorenzo, A., 1992), ejerciendo una potente influencia sobre su arquitectura popular. La unidad paisajistica lograda por las construcciones tradicionales se debe a la absoluta predominancia del barro como material de construccion. Se trataba de unos conjuntos edificados altamente homogeneos y que se integraban perfectamente en el entorno, debido a la coincidencia cromatica y de texturas.

Los nucleos mostraban un trazado tipico ovalado o en forma de "rinon", que se caracterizaba por una gran compacidad. Esto es consecuencia del origen historico del sistema de asentamientos, que requeria de una red de nucleos amurallados para consolidar el dominio militar del territorio. Esta morfologia nitida y facilmente legible se debia al perimetro de las antiguas murallas o cercas, manteniendose desde la Baja Edad Media hasta la decada de los 50 del siglo pasado. Esta caracteristica es de gran importancia perceptiva, ya que los pueblos presentaban una imagen altamente unitaria, reforzada por la homogeneidad tipologica y constructiva de sus edificaciones. La ausencia de elementos verticales significativos en el paisaje explica el impacto visual que tienen los asentamientos sobre el territorio, constituyendose en hitos que lo organizan y orientan espacialmente.

[FIGURA 4 OMITIR]

Se ha analizado la forma urbana desde el punto de vista de la evolucion de su contorno exterior durante los ultimos sesenta anos, con el proposito de verificar las posibles transformaciones sufridas. Esto es posible gracias a la disponibilidad de informacion fiable, proveniente de vuelos fotogrametricos del territorio, que permiten reconstruir y comparar de forma precisa el perimetro de los nucleos de poblacion en tres instantes historicos, separados aproximadamente 30 anos entre si (4). Este lapso temporal es altamente representativo porque refleja la transicion entre una sociedad agraria pre-industrial, como la de la Espana rural de los anos 50, en regimen de subsistencia y con un empleo intensivo de mano de obra en las labores agricolas, hacia la actual sociedad industrializada y tecnologica. La division del trabajo y la mecanizacion del campo han causado unos profundos cambios sociales, destacando sobre todo la migracion de buena parte de la poblacion a las ciudades en busca de mejorar sus condiciones de vida, ademas del envejecimiento del habitante medio. El estudio pretende tambien comprobar los efectos de la especializacion funcional de los territorios en este caso, la practica del monocultivo agricola sobre el espacio regional.

La herramienta de trabajo empleada ha sido un SIG, o Sistema de Informacion Geografico (5), que ha permitido trazar de forma detallada el perimetro de cada nucleo en los anos de referencia 1956, 1984 y 2013. El criterio elegido para determinar el limite entre el interior y el exterior del asentamiento ha sido la presencia de un elemento fisico construido, ya sea en forma de edificacion o infraestructura auxiliar, como un muro, murete o similar, en conexion fisica con el resto del nucleo, con una separacion maxima de 100m de distancia del mismo. Se ha descartado recurrir a los mapas tematicos (usos del suelo) o a las clasificaciones segun la condicion urbanistico-legal de las parcelas (suelo urbano, urbanizable o rustico) debido a su inexactitud para reflejar la realidad "in situ", donde existen numerosas construcciones fuera de la ordenacion prevista. Asimismo, es frecuente que las naves industriales con una funcion agricola no aparezcan representadas en la cartografia al uso. Ya que la intencion de este trabajo ha sido mostrar los aspectos visuales y el impacto perceptivo de las transformaciones acaecidas, mas alla de la situacion juridica de los inmuebles y parcelas, se ha trabajado con fotografias aereas por su mayor nivel de detalle y alta fiabilidad.

Una vez representados los sucesivos perimetros de los 20 nucleos de poblacion seleccionados aleatoriamente (6), estos se han superpuesto graficamente de forma que se visualice facilmente la evolucion diacronica de cada uno (Figura 5). Se aprecia de inmediato que la superficie urbana se ha incrementado significativamente a lo largo del periodo elegido, excepto en dos de los nucleos mas pequenos de la muestra. Ademas de lo anterior, la forma urbana se ha ido transformando gradualmente, perdiendo en muchos casos su tradicional compacidad y rotundidad morfologica, en favor de una mayor elongacion.

[FIGURA 5 OMITIR]

Para describir este proceso, de caracter aparentemente entropico, se ha recurrido a herramientas propias de la disciplina de la Ecologia del Paisaje. Esta ciencia, que surge en la confluencia de la geografia y la ecologia, estudia las pautas morfologicas que se repiten en el espacio, relacionandolas con fenomenos como la biodiversidad, los flujos energeticos o el tapiz de usos del suelo. Se distinguen varios tipos de elementos fundamentales en el paisaje, que se pueden agrupar en tres categorias basicas (Forman, R. y Godron, M., 1986), desde un punto de vista dual morfologico-ecologico: superficies/matrices, lineas/corredores y puntos/fragmentos, segun se desee destacar su forma geometrica o la funcion ecologica que desempenan dentro del sistema.

Para cuantificar la morfologia de los paisajes y sus dinamicas, se han desarrollado un conjunto de metricas de analisis espacial (McGarigal, K. et al., 2002) que se vienen empleando dentro de la ecologia del paisaje, aunque cada vez es mas frecuente su aplicacion a los contextos urbanos (Aguilera Benavente, F., 2010). En este caso se han seleccionado dos metricas de analisis espacial, el indice de forma y el indice de circulo circunscrito7, que han sido ideadas para caracterizar la forma de los fragmentos, aplicandolas a los nucleos urbanos.

[FIGURA 6 OMITIR]

Ya que se deseaba medir la posible variacion en la compacidad de los nucleos, el indice de forma elegido relaciona el area interior del fragmento con la longitud total de su perimetro, comparandola con la relacion de la figura geometrica mas compacta que existe, el circulo, cuyo indice equivaldria a 1. Por el contrario, una mancha con un perimetro altamente fragmentado tenderia hacia la cifra cero. La formula matematica seria la siguiente:

SHP = 4[pi]A / [P.sup.2]; 0 < SHP [menor que o igual a] 1 (Circulo=1)

Por otro lado, el indice de circulo circunscrito sirve para medir la elongacion del nucleo, o proporcion entre las dos dimensiones o ejes principales de un fragmento, comparandola de nuevo con la forma perfecta de la circunferencia, cuyo indice valdria tambien 1. Una mancha extremadamente alargada que se aproximara a una linea, tendria por el contrario un valor cercano al 0. Este indice se representa de la siguiente forma:

RCC = A / Ac ; 0 < RCC [menor que o igual a] 1 (Circulo=1)

Se han representado despues los resultados en unos diagramas (Figuras 6 y 7), donde cada nucleo aparece en tres tonos distintos, correspondiendo al ano de referencia (blanco-1956, gris claro-1984, gris-2013). Ambos dos indices evolucionan de forma paralela decreciendo con el tiempo, es decir que se demuestra una tendencia estadistica hacia una menor compacidad morfologica y una mayor elongacion de los nucleos de poblacion.

[FIGURA 7 OMITIR]

Los hallazgos del estudio se pueden resumir en una tabla (Figura 8), que muestra la evolucion de los valores medios de la poblacion, el area, el perimetro y los indices metricos de los veinte nucleos de poblacion analizados. Se aprecia una tendencia claramente descendente del numero de habitantes, que contrasta con el aumento de superficie de los asentamientos. Asimismo, el notable incremento del perimetro construido y el descenso de los dos indices dentro del periodo estudiado, indican que se ha producido una perdida de compacidad urbana y una, aunque no tan acusada como la anterior, evolucion morfologica hacia unos contornos mas oblongos y menos redondos.

4. CONCLUSIONES

El estudio de caso muestra como un territorio rural, que tradicionalmente ha poseido una fuerte identidad cultural gracias a su paisaje caracteristico y sus arraigadas tradiciones locales, pierde progresivamente algunas de sus referencias espaciales, que lo dotaban de un gran interes desde el punto de vista del entorno construido. La implantacion de forma vertical o "top-down" de un modelo de desarrollo productivista desde la segunda mitad del siglo veinte, a traves de diversas politicas sectoriales agricolas, como la mecanizacion o la concentracion parcelaria, ha mejorado la productividad de las explotaciones y las principales variables macroeconomicas (PIB, renta per capita, etc.), generando un crecimiento incontestable. Sin embargo, estos procesos socio-economicos globales tambien han tenido unas consecuencias negativas claras sobre el tejido social preexistente y el patrimonio natural y cultural. Los cambios demograficos, como la despoblacion o el envejecimiento de los habitantes, han provocado una falta de medios para la gestion sostenible de ciertos recursos endogenos, como la arquitectura popular de la zona o las edificaciones de interes historico-artistico, como iglesias o fortificaciones. A nivel perceptivo, se han alterado progresivamente las cualidades de los nucleos de poblacion, que juegan un papel esencial en el sistema del paisaje, habida cuenta de la ausencia de elementos caracteristicos geomorfologicos y bioticos, que tienen gran relevancia por ejemplo en los territorios montanosos o en los valles fluviales.

Esta degradacion del paisaje se aprecia en varios niveles simultaneamente: desde la ruina de numerosas construcciones vernaculas como los palomares o chozos de pastor, hasta la aparicion de numerosas edificaciones industriales agricolas de gran volumen en las inmediaciones de los asentamientos, distorsionando o destruyendo las escenas visuales mas representativas. El presente estudio ha analizado el problema concreto de la transformacion indeseada y no planificada de la forma urbana, caracterizada tradicionalmente por una alta compacidad de los nucleos, que los hacia muy atractivos desde un punto de vista estetico y altamente legibles a nivel perceptivo. Se ha constatado que existe una evolucion clara hacia morfologias menos reconocibles, debilitandose la identidad del lugar.

Esta perdida de calidad ambiental de las zonas rurales puede suponer una merma de su competitividad territorial, en un momento en que necesitan imperiosamente atraer visitantes y retener o aumentar la poblacion existente. Sin embargo, se antoja una tarea complicada, a menos que se impulse un modelo de desarrollo integral y sostenible, que tenga en cuenta las dimensiones culturales, sociales y ecologicas, ademas del crecimiento economico. Gestionando racionalmente los recursos endogenos, sobre todo el patrimonio cultural y el paisaje, se puede avanzar en la diversificacion economica, desarrollando el sector turistico y la rehabilitacion de los inmuebles tradicionales. Solamente de esta manera se podra avanzar hacia un modelo de ocupacion del territorio mas equilibrado y justo, donde las pujantes ciudadesregion se vean complementadas por unos territorios rurales "resilientes" de gran valor ecologico, que mejoren el bienestar de nuestra sociedad.

http://dx.doi.org/10.5209/rev_OBMD.2015.v18.51287

5. BIBLIOGRAFIA

AGUILERA BENAVENTE, F. (2010): Aplicacion de metricas de ecologia del paisaje para el analisis de patrones de ocupacion urbana en el Area Metropolitana de Granada. Anales de Geografia, vol. 30, num. 2 9-29.

ANTROP, M. (2004): Landscape change and the urbanization process in Europe. Landscape and Urban Planning no. 67; pp. 9-26.

BENITO MARTIN, F. (2000): La formacion de la ciudad medieval: La red urbana en Castilla y Leon. Secretariado de Publicaciones e Intercambio, Valladolid.

BOISIER, S. (2005): ?Hay Espacio para el Desarrollo Local en la Globalizacion? Revista de la CEPAL 86, pp. 47-62.

COMISION EUROPEA (2011): Cities of Tomorrow. Challenges, visions, ways forward. European Commission, Directorate General for Regional Policy, Octubre de 2011.

CORTES PEDROSA, J. (2013): La arquitectura popular como modelo de edificacion sostenible. El ejemplo de Tierra de Campos. Observatorio Medioambiental 2013, vol. 16; pp. 185-206, Universidad Complutense, Madrid.

CORTES PEDROSA, J. (2014a): El Espacio Construido en Castilla y Leon: Aspectos Medioambientales. M+A. Revista Electronic@ de Medio Ambiente 2014, Volumen 15, numero 1, pp. 1-21 http://dx.doi.org/10.5209/rev_MARE.2014.v15.n1.45566

CORTES PEDROSA, J. (2014b): Los paisajes del barro. Observatorio Medioambiental 2014, vol. 17; pp. 45-63, Universidad Complutense, Madrid.

DE DOMINICIS, L. (2014): Inequality and Growth in European Regions: Towards a Place-based Approach. Spatial Economic Analysis, 9:2, pp. 120-141. DOI: 10.1080/17421772.2014.891157

DE GROOT, R.; FISHER, B.; CHRISTIE, M.; ARONSON, J.; BRAAT, L.; HAINESYOUNG, R.; GOWDY, J.; MALTBY, E.; NEUVILLE, A.; POLASKY, S., PORTELA, R. y RING, I. (2010): Integrating the Ecological and Economic Dimensions in Biodiversity and Ecosystem Service Valuation en Kumar, P., ed.: The Economics of Ecosystems and Biodiversity: Ecological and Economic Foundations. Earthscan, Londres.

DIAZ PINEDA, F. (1997): Las tramas territoriales ante la idea de desarrollo. Naturzale 12, pp. 49-55.

DIAZ PINEDA, F. (2003): Paisaje y Territorio. Coleccion Mediterraneo Economico no. 4: "Mediterraneo y Medio Ambiente".

FARINA TOJO, J. (2015): Una ciudad mas proxima. Ciudades-Urbanismo, Seccion Internacional, Ediciones El Pais S.L., Madrid.

FORMAN, R. T. T. y Godron, M. (1986): Landscape Ecology. John Wiley & Sons, New York, EE.UU.

GARZON CASADO, B.; INIESTA ARANDIA, I.; GARCIA LLORENTE, M. y MARTIN LOPEZ, B. (2013): Entendiendo las relaciones entre los paisajes y los servicios de los ecosistemas. Un analisis desde la historia socio-ecologica. Cuaderno Interdisciplinar de Desarrollo Sostenible no. 10, Abril 2013, pp. 241-268.

GIDDENS, A. (2000): Sociologia. Tercera edicion revisada. Alianza Editorial, Madrid.

GOMEZ OREA, D. y GOMEZ VILLARINO, M. (2012): Modelo territorial, desarrollo y consumo y aprovechamiento de la energia. Cuaderno Interdisciplinar de Desarrollo Sostenible no. 8, Abril 2012, pp. 163-192.

GUTIERREZ PUEBLA, J. (1999): Cambio y persistencia en el espacio geografico: consideraciones para la reflexion medioambiental. Observatorio Medioambiental 1999, no. 2; pp. 25-39, Universidad Complutense, Madrid.

HILLMAN, B. y UNGER, J. (2013): Editorial. China perspectives, No . 2013/3.

MATA OLMO, R. y FERNANDEZ MUNOZ, S. (2004): La Huerta de Murcia: Landscape Guidelines for a Peri-urban Territory. Landscape Research, Vol. 29, No. 4, pp. 385-397.

MUNOZ, F. (2008): urBANALizacion: Paisajes Comunes, Lugares Globales. Gustavo Gili, Barcelona.

OCDE (2006): Competitive Cities in the Global Economy. OECD Territorial Reviews, Paris.

OLIVEIRA, J.; ROCA, Z. y LEITAO, N. (2010): Territorial identity and development: From topophilia to terraphilia. Land Use Policy 27, pp. 801-814.

PAUL i CARRIL, V., TORT I DONADA, J. y MOLLEVI i BORTOLO, G. (2006): Propuesta de Unidades de Paisaje Agrario de la Region Metropolitana de Barcelona. Poligonos. Revista de Geografia, 16 (2006); pp. 55-86.

PROSHANSKY, H. M. (1978): The city and self-identity. Environment & Behaviour, 10,pp.147-169.

RAMOS, J. (1997): Una estrategia de desarrollo a partir de los complejos productivos (clusters) en torno a los recursos naturales. LC/R.1743, Santiago de Chile, CEPAL.

RACIONERO GRAU, L. (1978): Difusion de innovaciones: sistemas de ciudades y autonomias regionales. Revista de Estudios Agrosociales, ISSN 0034-8155, NO. 103, pp.71-85.

ROCA, Z. y OLIVEIRA-ROCA, M. de N. (2006): Affirmation of territorial identity: A development policy issue. Land Use Policy 24 (2007), pp. 434-442.

SANTOS, M. (1996a): Metamorfosis del espacio habitado. Coleccion textos de geografia. Oikos-tau, Barcelona.

SASSEN, S. (2001): The Global City: New York, London, Tokyo. Princeton University Press, 2nd ed.

SCOTT, A. J.; AGNEW, J.; SOJA, E.W. y STORPER, M. (2002): Global CityRegions: Trends, Theory, Policy. Oxford University Press, Oxford.

SHIN, H.B. (2014a): Contesting speculative urbanisation and strategising discontents. City 18 (4-5), pp. 509-516.

SOBRINO, J. (2003): Rurbanizacion y localizacion de las actividades economicas en la region centro del pais, 1980-1998. Sociologica, ano 18, numero 51, pp. 99-127.

SOTELO NAVALPOTRO, J.A. (2000): Problemas ecologicos de la conservacion del patrimonio y del Medio Ambiente. Anales de Geografia de la Universidad Complutense, no. 20, pp. 193-215.

SOTELO NAVALPOTRO, J.A. (2001): Estudiar la region. Fundacion Infodal, Madrid.

SOTELO NAVALPOTRO, J.A.; ALCOLEA, M.A.; GARCIA QUIROGA, F. y SOTELO PEREZ, M. (2009): La degradacion medioambiental de la cuenca mediterranea: conservacion vs. gestion de unos recursos y de un patrimonio compartido. Observatorio Medioambiental 2009, no. 12; pp. 167-206, Universidad Complutense, Madrid.

SPENCER G., VINODRAI T., GERTLER M. y WOLFE, D. (2010): Do Clusters Make a Difference: Defining and Assessing their Economic Performance. Regional Studies, 44:6, pp. 697-715.

TURNER, B., ABERCROMBIE, N., y HILL, S. (2006): The Penguin dictionary of sociology. Harlow: Longman.

WHEELER, S. M. (2015): Built Landscapes of Metropolitan Regions: An International Typology. Journal of the American Planning Association, 81:3, pp. 167-190, DOI:10.1080/01944363.2015.1081567

WOLFE D. A. (2009): Social Dynamics of Innovation and Civic Engagement in City Regions. Special issue on Social Innovation and Territorial Development, Canadian Journal of Regional Science 32:1, pp. 59-72.

VACA LORENZO, A. (1977): La estructura socioeconomica de la Tierra de Campos a mediados del siglo XIV. Publicaciones de la Institucion Tello Tellez de Meneses, no. 39.

Juan Cortes Pedrosa

Instituto Universitario de Ciencias Ambientales (IUCA/UCM)

juan.cortes.pedrosa@gmail.com

Recibido: 22 de septiembre del 2015

Enviado a evaluar: 23 de sptiembre del 2015

Aceptado: 25 de noviembre de 2015

(1) Informacion extraida del diario digital The Hindu: http://www.thehindu.com/opinion/editorial/focus-on-diamond quadrilateral/article6105076.ece y, de la pagina web de la "High Speed Rail Corporation of India Limited (HSRC) Ministry of Railways, Government of India": http://hsrc.in/projects.html.

(2) Esta imagen se ve reforzada por la realidad social de varios paises mediterraneos, como Espana o Portugal, donde la mayoria de territorios rurales pierden su poblacion y actividades a marchas forzadas, quedando reducidos a verdaderos "desiertos" demograficos, como sucede por ejemplo en la meseta castellana.

(3) Las fronteras fisicas y migratorias se han desvanecido, por ejemplo, a traves de la aplicacion del Acuerdo de Schengen en 26 paises de la Union Europea. La Union Economica y Monetaria, mediante la cual se adopta el euro como divisa comun en 1995, es otro ejemplo de integracion supranational que elimina barreras entre naciones.

(4) La informacion historica se ha extraido de la pagina web del PNOA, perteneciente al IGN, concretamente las ortofotografias escaneadas del Vuelo Americano Serie B de 1956-1957, el Vuelo Nacional de 1980-1986 y de la ultima serie existente, datada en 2013.

(5) Se ha empleado la plataforma de Codigo Abierto para escritorio QGIS Desktop, en su version 2.2.0.

(6) Los 20 municipios elegidos aleatoriamente para el estudio son los siguientes: Aguilar de Campos, Bolanos de Campos, Bustillo de Chaves, Cabezon de Valderaduey, Castrobol, Castroponce de Valderaduey, Gaton de Campos, Medina de Rioseco, Melgar de Arriba, Montealegre de Campos, Morales de Campos, Saelices de Mayorga, San Pedro de Latarce, Tordehumos, La Union de Campos, Villalon de Campos, Villamuriel de Campos, Villanueva de San Mancio, Villavellid y Villavicencio de los Caballeros.

(7) Shape Index (abreviacion:SHP) y Related Circumscribing Circle Index (abreviacion:RCC), respectivamente, en la version original del ingles.
Figura 8. Evolucion de las variables y los indices metricos medios
de los nucleos.

Variable   Poblacion   Area           Perimetro   Indice   indice de
Ano                    ([Km.sup.2])   (Km)        de       Circulo C
                                                  Forma

1956         1009         0,22           2,43      0,44      0,43
1934          638         0,33           3,57      0,31      0,38
2014          500         0,49           4,35      0,26      0,36

Fuente: Elaboracion propia, a partir de los datos del Instituto
Nacional de Estadistica.
COPYRIGHT 2015 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cortes Pedrosa, Juan
Publication:Observatorio Medioambiental
Date:Jan 1, 2015
Words:6125
Previous Article:Paisajes para el medioambiente. Estudio de caso.
Next Article:Control estructural de agrietamientos poligonales en la Pedriza del Manzanares (Madrid).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters