Printer Friendly

Identidad del uno: su posicion anaforica.

Resumen

Este trabajo aborda una variante de la oracion copulativa no legitimada por la gramatica del espanol, pero presente en muchas actuaciones del espanol de Puerto Rico, a saber, la oracion que introduce el pronombre uno en el constituyente poscopular: La temporada es una buena. Se aborda el tema del anglicismo, puesto que en esta lengua es gramatical el uso indicado, y podria servir de modelo a los hablantes del espanol. Sin embargo, el estudio intenta ofrecer explicaciones teoricas basadas en aspectos funcionales desde el punto de vista morfosintactico (la anafora) asi como semantico (oposiciones de significado en una escala de relaciones).

Palabras clave: oracion copulativa, pronombre uno, anglicismo, anafora, escala de relaciones.

Abstract

This paper approaches a varying forro of copula sentences, which is not allowed in Spanish Grammar, although it is present in many Spanish speakers in Puerto Rico, that is, a sentence which introduces the pronoun one as part of the predicate: La temporada es una buena (The season is a good one). Anglicism is also discussed here given that its use is endorsed in English Grammar, and could serve as an example for Spanish speakers. Nevertheless, this paper attempts to give theoretical explanations based upon functional trends from a morphosyntactic perspective (anaphor) as well as semantic (opposite meanings within a scale of relationships).

Keywords: copula sentences, pronoun one, Anglicism, anaphor, scale of relationships.

INTRODUCCION

En expresiones y textos diversos figuran construcciones como estas: Tu profesion es una muy exigente. Queremos que el evento sea uno exitoso. La literatura era una vanguardista.

La reincidencia de esta modalidad en emisiones noticiosas, propaganda comercial, cartas, articulos y comunicados academicos y administrativos, entre otros, es patente en el espanol actual de Puerto Rico. Un empleo no patrimonial del uno, lo instala dentro del periodo atributivo como elemento "nuclear". Podemos adelantar algunos planteamientos: ?Es un calco del ingles, y, como tal, inaceptable en espanol? ?Es un empleo redundante que no aporta nada nuevo al mensaje? ?Se manifiesta en el registro oral o en el escrito? Algunas de estas interrogantes se convierten en hipotesis de este trabajo monografico.

Con mucha probabilidad, los manuales de gramatica espanola senalarian con asterisco la agramaticalidad de la siguiente oracion: La temporada es una buena. Sin embargo, frecuentemente, el uso cotidiano quebranta la pauta normativa sin que por ello se afecte la comunicacion. Bien podria ser este el caso de la construccion a la que nos referimos aqui, ya que se manifiesta en contextos de uso del lenguaje muy definidos, sobre los cuales no parece regir la regia gramatical. Esta incompatibilidad aparente entre lengua viva y precepto del idioma justifica una observacion detenida del hecho. Con testimonios concretos del espanol empleado en la prensa del pais, pretendemos identificar y analizar este uso particular del uno.

Hay que senalar, por otra parte, que la Gramatica Descriptiva de la Lengua Espanola, con documentacion bibliografica especializada, y acudiendo a menudo a modelos de actuacion linguistica, estudia varios aspectos de la oracion copulativa, mas sin embargo, no presenta ejemplos iguales a los nuestros. Hasta donde sabemos, no se ha escrito un trabajo monografico sobre este uso especifico del uno, al menos en Puerto Rico.

En cuanto a la categoria de este elemento, la presente investigacion pretende cubrir, tanto la clasificacion misma del uno --dada la discusion perseverante entre cuantificador y articulo indefinido-- como cualquier otra nomenclatura que intente responder adecuadamente a su funcionamiento, tomando en cuenta su insercion en una clase determinada de construccion atributiva.

PROPOSITO

Las anteriores son reflexiones de importancia para la exploracion de esta construccion linguistica --al parecer innovadora del espanol de Puerto Rico-- que pueda sumar una contribucion mas en los trabajos descriptivos del idioma.

En concreto, esta investigacion pretende examinar el comportamiento del elemento uno (incluidas sus variantes de genero y numero gramatical) en oraciones atributivas con el verbo copulativo ser. Por un lado, se analiza el entorno morfosintactico de este elemento: los antecedentes sustantivos, el tipo de estructura oracional y los atributos que introduce el elemento uno. Ofrecemos mayor atencion a esa unidad, en apariencia, funcional de uno+atr. Igualmente, debemos dar cuenta de la naturaleza de los constituyentes de la oracion, lo cual dirige el analisis hacia una vertiente semantica del hecho. Por otro lado, interesa evaluar la intuitiva explicacion de interferencia del ingles. Por ultimo, ante la duda de que sea esta manifestacion del uno, representativa de la lengua oral, escrita o ambas, surge la necesidad de acudir tambien a registros orales y escritos debidamente recopilados, y asi poder establecer este tipo de comparacion.

La colocacion adjunta al atributo predicativo de uno y la funcion que pueda desempenar suponen corroborar la presencia de uno como elemento sustituto (adoptamos el termino sustitutivo de Halliday (1)) de un antecedente sustantivo que opera como sujeto de la oracion. Hemos elegido los siguientes pares de la tipologia tradicional del nombre o sustantivo: abstracto/concreto; propio/ comun; contable/incontable; (2) individual/colectivo.

Importa observar el tiempo y el modo verbal de la copula con ser. Asimismo, es necesario analizar el tipo de atribucion que sigue a uno: su estructura y cualidad. Al respecto, presentamos tres variantes de la formula basica Ant. +cop. +uno+atr. (antecedente, verbo copulativo ser, elemento uno y atributo) y son las siguientes: Ant.+cop.+uno+[modf]adj. (antecedente, verbo copulativo ser, elemento uno y adjetivo escueto o acompanado con modificadores (3)); Ant.+cop.+uno+s.prep. (antecedente, verbo copulativo ser, elemento uno y sintagma preposicional); Ant.+cop.+uno+sub. (antecedente, verbo copulativo ser, elemento uno y clausula subordinada). Apoyamos nuestro estudio con distintas fuentes tanto de la bibliografia hispanica como de la lengua inglesa. Destacamos algunas de las aportaciones de Manuel Leonetti y Ma. Leborans, (4) asi como nociones utiles de autores como Michael Halliday. Senalamos, tambien una limitacion de la gramatica generativo-transformacional ante la estructura que nos ocupa. Por ultimo, ofrecemos algunas cifras bastante reveladoras del fenomeno.

De conformidad con lo expuesto, se formulan las siguientes hipotesis a manera de guia para el estudio:

1. El empleo del elemento uno se manifiesta mayormente en secuencias atributivas simples, con el verbo copulativo ser.

2. La secuencia Ant.+cop.+uno+atr. --frente a la atribucion patrimonial sin uno-- cumple una funcion enfatica que intenta realzar la identidad del antecedente, como parte de una escala de relaciones.

3. Este empleo del elemento uno representa una modalidad de la lengua escrita.

4. La construccion del tipo La temporada es una buena, se ve favorecida por el modelo del idioma ingles.

METODO DE RECOPILACION DEL REGISTRO

Para este trabajo, previo sondeo de diversos textos, se ha seleccionado el medio periodistico, en particular la seccion deportiva del periodico El Nuevo Dia. No obstante, el investigador es consciente del uso de dicha construccion en diversos registros del espanol de Puerto Rico. Lo ha podido identificar en articulos y reportajes de emision semanal y mensual, en cartas y circulares del campo laboral y profesional, en trabajos y examenes de estudiantes, e incluso en conversaciones esporadicas. Algunas de estas observaciones, en un primer momento, fueron solo eso, instancias imprevistas que advierte el interlocutor, y que comenta con o sin intencion de su posterior escudrino. Ya con un proposito de rigor investigativo, este servidor se acerco al corpus radial del proyecto Estudio del espanol en los medios de comunicacion, del Programa Graduado de Linguistica de la Universidad de Puerto Rico en Rio Piedras, dirigido en ese momento por la Dra. Maria Vaquero. Tambien, se revisaron los textos del proyecto El habla culta de la generacion joven de San Juan, Puerto Rico, dirigido por la Dra. Iris Yolanda Reyes, de la Universidad de Puerto Rico.

Los textos anteriores, en comparacion con los de la seccion deportiva del periodico, no mostraron un indice productivo del empleo del uno. Aunque no hemos considerado la comparacion de textos como hipotesis, podemos anticipar que el caracter calificativo de la secuencia que analizamos halla terreno fertil en el genero periodistico-deportivo, propenso a la adjetivacion, lo cual podria sugerir por que los otros dos textos exhiben a duras penas esa estructura.

El objeto de este estudio es la posicion posterior del elemento uno en oraciones copulativas con el verbo ser, pero ademas se han incluido variantes, es decir, oraciones con otras formas verbales que igualmente integran el uno con la misma funcion que proponemos aqui. En una primera fase de recopilacion de texto, se identifican dichas secuencias. No solo se transcriben oraciones aisladas, sino que, para precision del analisis, ademas se incluye el contexto donde figura el antecedente del elemento uno.

Luego, hemos dividido las oraciones segun el tipo de atributo (adjetivo escueto o con modificacion, sintagma preposicional, clausula subordinada). Las variables del tiempo verbal se ajustan a la siguiente secuencia: presente, pasado, futuro. (5) Otros aspectos importantes como la naturaleza y posicion del sustantivo y atributo, y el registro oral o escrito, de prensa local o internacional son variables manifiestas en los ejemplos, que pueden arrojar datos utiles. (6)

Quedan fuera las secuencias atributivas redundantes, (7) es decir, las que repiten el sustantivo antecedente: Nuestro equipo es un equipo afortunado. En estos casos, el uno apocopado ejerce la funcion de articulo o cuantificador indefinido, distinta de la que desempena en las estructuras que analizamos.

OTRAS SECUENCIAS NORMATIVAS

Es el momento de presentar algunas oraciones muy similares en cuanto a su aspecto formal que, no obstante, forman construcciones gramaticales del espanol. Los siguientes ejemplos hay que diferenciarlos del objeto de nuestro estudio, aunque tal diferencia resulte, en ocasiones, algo borrosa.

Cuando producimos en espanol, Este ano es uno de los buenos, la expresion uno de los buenos tiene una funcion partitiva, diferente y sin el enfasis en el aspecto cualitativo de, por ejemplo, Este ano es uno de altas y bajas. Por otro lado, enunciados gramaticalmente aceptables como El armario que decomisaron era uno podrido o Ese libro fue uno que me presto, requieren la presencia del pronombre, ya que, en caso contrario, resultarian anomalos: El armario que decomisaron era [theta] podrido, Ese libro fue [theta] que me presto.? Las oraciones gramaticales senaladas plantean una lectura distinta de la que hay que asignarles a las de nuestra lista. Alla, se introduce una atribucion que, mas que caracterizar, identifica; hablamos en estos casos de una lectura identificativa, cuya atribucion sirve para rastrear un referente, y su valor atributivo queda asi disminuido. (9)

No queremos confundir al lector dando la impresion de que existe agramaticalidad en las secuencias atributivas de caracterizacion, (10) Tambien se generan expresiones como Que sea uno bueno, que, permitiendo una lectura caracterizadora, son perfectamente aceptables desde el punto de la contextualizacion, donde los enunciados pueden estar marcados por la subjetividad del locutor, entre otras variables. En el caso que nos ocupa, se trata de emisiones muy particularizadas por el contexto, con una dosis de afectividad de parte del hablante, que mas que aseverar, reflejan su exigencia, digamos, en una circunstancia en que se le pida al vendedor un lapiz o un par de zapatos. En tales circunstancias, seria muy representativa una formulacion eliptica como esta: !Que sea uno bueno! Comparemos el anterior con un enunciado meramente aseverativo, en el que solo se declara la condicion: Hay que procurar que los zapatos sean unos de calidad.

No somos indiferentes ante la "aleacion" de estos usos avalados por la gramatica y la manifestacion del uno analizado aqui. Efectivamente, ambos usos admiten una lectura de caracterizacion. Dejamos a la gramatica dicha dicotomia.

Advertidas estas diferencias entre las versiones gramaticales y las agramaticales, presentamos los testimonios recopilados.

PRESENTACION DEL REGISTRO

Ant. +cop. +uno+[modf.] adj.

1. "El equipo es uno joven y estamos enfocadas en tener una buena temporada." Or. Lc.

2. "No tuve una buena primera mitad, pero al final pude jugar mejor y ayudar a equipo a lograr la victoria, que es una importante." Or. Lc.

3. "El evento de hoy es uno preliminar." Esc. Lc.

4. "Firme una declaracion jurada [...] para explicar que la entrada de Perez Vento al pais no es una indefinida sino acordada por tres anos." Or. Lc.

5. "[...] y creemos que esta oportunidad es una atractiva porque se hara en una ciudad y region de renombre [...]." Or. Lc.

6. [Refiriendose a las instalaciones deportivas] "el poligono de tiro es uno agradable." Esc. Lc.

7. "Uno siempre se encuentra con gente con la que ha nadado anteriormente, pero cada evento es uno diferente." Or. Lc.

8. "Sobre la cancha que sera utilizada como escenario de este torneo [...] dijeron que es una aceptable." Esc. Lc.

9. "La fecha de enero, dijo Beltran, es una buena para que los jugadores internacionales se unan al resto de la seleccion en Puerto Rico." Esc. Lc.

10. "Si el mismo promotor ve que no le puede dar participacion a un peleador, debe entender que la carrera de un boxeador es una corta y debe darle el 'release'." Or. Lc.

11. "La inclusion de Lourdes Cruz y Luz E. Torres es una muy buena [...]." Or. Lc.

12. "Sobre Rivera el deseo del director de la Liga es uno muy valido [...]." Or. Lc.

13. "El equipo de trabajo que tengo es uno bien creativo [...]." Or. Lc.

14. "El comentario de Lira revelo que el beisbol en Corea es uno bien callado y respetuoso." Esc. Lc.

15. "La situacion politica en Veuezuela es actuahnente una bien inestable." Esc. Lc.

16. "Me siento muy orgullosa de que en Puerto Rico le rinda homenaje. Creo que uno bien merecido." Or. Lc.

17. "Toro destaco que el grupo de 14 jugadores que ha estado practicando tres veces por semana ha sido uno lleno de energia, hambre y cooperacion." Esc. Lc.

18. "El presidente de la federacion local [...] senalo que el torneo en terminos de competencia fue uno 'exitoso'." Esc. Lc.

19. "Pero si estoy claro que tengo que batear mas porque este ano no fue uno bueno." Or. Lc.

20. "Este combate fue uno muy cerrado [...]." Esc. Lc.

21. "El partido de ayer fue uno muy nivelado donde puertorriquenos y dominicanas se fueron a los vestidores con el pizarron empatado a 38." Esc. Lc.

22. "A pesar de que el ano 2002 fue uno bastante favorable para el boxeo profesional [...] habria que usar, para describirlo, uno de esos terminos tan gastados [...]: agridulce." Esc. Lc.

23. "Te diria que la decision fue una bastante facil." Or. Lc.

24. "El corte era uno vertical entre las cejas [...]." [alude a un cabezazo accidental]. Esc. Lc.

25. "El combate por el cetro regional de organismo afiliado a la FIB, tambien sera uno eliminatorio por la segunda posicion en el 'ranking' de las 147 libras [...]." Esc. Lc.

26. "El dirigente de los Caneros de Los Mochis de Mexico adelanto que el partido de esta noche no sera uno facil para su novena." Esc. Lc.

27. "La tambien estudiante y jugadora de la Universidad de Puerto Rico [...] indico que para las aspiraciones del sexteto [...] la incorporacion de Sheila Lopez sera una vital." Esc. Lc.

28. "[...] senalo que la competencia de pareja sera una tan fuerte como la de solo [...]." Esc. Lc.

29. "Claude Delorme, vicepresidente de los Expos de Montreal y uno de los que estuvo ayer en la inspeccion sugirio que las mejoras que a su juicio seran requeridas seran unas cosmeticas." Esc. Lc.

30. "Salvi Vilella anticipo en horas de la tarde que el proceso seleccionador seria uno dificil." Esc. Lc.

31. "El fresquito [refiriendose al que hace en Gurabo] hace que el ambiente sea uno mejor." Or. Lc.

32. "'Ademas voy a seguir moviendo el equipo a uno mas joven', agrego." Or. Lc.

33. "A fin de cuentas ambos equipos obtuvieron victorias. Tambien jugaron un partido a cuatro tiempos extras. El decisivo de hoy promete ser uno sumamente luchado." Esc. Lc.

34. "La opcion de arbitraje no parece ser una muy atractiva para los Vigilantes [...]" Esc. In.

35. "Yadier Molina catalogo esa experiencia como una 'demasiado de buena' educacionalmente [...]" Esc. Lc.

36. "[...] no queria que el cambio se diera asi [...] cuyo deseo no hubiera podido ser complacido [...] ya que cualquier otra version de cambio no hubiera sido visto como uno parejo." Esc. Lc.

37. "Los hermanos describieron el trabajo de la liga como uno muy profesional y los examenes fisicos a los que fueron sometidos como 'bien completos'." Esc. Lc.

38. "La desorganizacion e improvisacion en la programacion, la poca informacion, la escasez de materiales y la politiqueria, entre otros problemas, hacen del Programa de Educacion Fisica uno mediocre." Esc. Lc.

Ant.+cop.+uno+s.prep.

1. "El problema que hemos tenido es uno de falta de fechas." Or. Lc.

2. "Su rival es uno de buenas condiciones por lo que se espera un buen combate." Esc. Lc.

3. "El torneo de voleibol de la Liga Atletica Interamericana es uno de calidad y sirve como taller de desarrollo de talento para torneos de mayor envergadura como las ligas superiores nacionales." Esc. Lc.

4. "Estoy contento con el ano que tuve. Fue uno de altos y bajos, pero uno aprende cada ano." Or. Lc.

5. "Fue un ano de lesiones para Igor Gonzalez, Ivan Rodriguez y uno de cambio de liga y adaptacion para Roberto Alomar." Or. Lc.

6. "[...] dijo Gonzalez, quien confia que los Mets seran un equipo mas acoplado el ano que viene ya que este fue uno de ajustes de nuevos jugadores." Esc. Lc.

7. "Lopez [...] dijo que su nueva labor sera una de fines de semana y que el resto de la semana laborara para los Mavericks." Esc. Lc.

Ant.+cop.+uno+clausula sub.

1. "El director [...] definio la accion de 'pirateria' de la siguiente forma: 'la actuacion del Dr. [...] en este caso es una que viola el derecho de reserva de otros equipos [...]." Or. Lc.

2. "Vaughn no adelanto que nombre podria llevar el equipo, pero vaticino que la idea primordial es una que haga honor al beisbol no solo boricua, sino caribeno." Esc. Lc.

3. "Creo que el sorteo es una medida de avance, pero es una que no tendra un impacto y si en los primeros cuatro anos." Or. Lc.

4. "El accidente, donde el receptor santaisabelino perdio el control de su Ferrari de 1997 y lo estrello contra un arbol, fue uno que, de acuerdo con Gonzalez, marco a su hermano." Esc. Lc.

5. "La idea de compartir un parque de la Liga Americana fue una que considerabamos mientras analizabamos y buscabamos dar con cualquier opcion viable." Or. Lc.

6. "[...] destaco que la Liga Coreana es una cuyo nivel podria ser comparado a una Triple A fuerte." Esc. Lc.

7. "Mi llegada a mediados de ano fue una para comenzar a conocer el talento que hay en la organizacion." Or. Lc.

SIGNIFICADO DEL UNO

Tanto un como una, en su funcion de articulo indefinido provienen del unus, numeral cardinal latino. Segun Penny, (11) la funcion primordial del articulo indefinido es hacer referencia a un elemento (cosa o persona) que no esta presente ante quienes participan en el dialogo y, por tanto, resulta desconocido para el oyente. Desde una perspectiva historica, las funciones de articulo y pronombre desempenadas por uno, son recientes en el espanol. Apoyandonos en este hecho, proponemos que la secuencia Ant.+cop.+uno+atr. podria representar el estadio mas reciente del elemento uno, al menos en el espanol de Puerto Rico.

La Gramatica de la Real Academia Espanola distingue entre el un/uno adjetivo, pronombre y articulo. Respecto de este, lo opone al articulo determinativo (el): "... hay otro que se llama generico, indefinido o indeterminado, y es un". (12) En la categoria de adjetivo, lo considera numeral, y establece que "los adjetivos de esta clase son determinativos por excelencia, pues determinan la extension en que debe tomarse el substantivo, por aquello que con mayor exactitud la limita, esto es, el numero". (13) Como pronombre, remite a "las dicciones uno, una que a veces se emplean en el discurso" con las funciones propias del sustantivo, y "entonces tampoco son articulos sino pronombres indefinidos". (14) Seguidamente, adjudica las siguientes funciones: "... el numeral uno hace oficio de pronombre indefinido, ya refiriendose indirectamente al sujeto que habla, el cual, aunque alude a si mismo, da a la frase caracter de generalidad poniendo el verbo en tercera persona, ya aludiendo a otra persona que no se nombra, y en este segundo caso admite pluralidad". (15)

El Esbozo suscribe la categoria de articulo indeterminado o indefinido; primero, por su contraste con el articulo determinativo: a un ladola(e)l lado; segundo, por su concurrencia en singulares genericos: Un/El hombre tiene derecho a pensar como la razon le dicta. Aparte, interesa senalar la compatibilidad que advierte el Esbozo, al hablar del pronombre, entre los terminos indefinido y cuantitativo en ciertos casos. Por ejemplo, incluso el numeral dos puede participar del caracter de indefinitud si no es posible determinar sus referentes. Y advierte que "en la frase nominal los dos, la determinacion esta a cargo del articulo." (16) Interesa tambien destacar la capacidad senaladora (17) de los indefinidos en funcion pronominal, que siguiendo al Esbozo, remiten --solos o "agrupados con un atributo"-- a algun referente textual. Ofrece los siguientes ejemplos: Una especie puede engendrar otra/Dos principios, uno variable y otro permanente. (18) No obstante su parecido con las secuencias que examinamos, se trata de instancias distintas pues cumplen una funcion gramatical de mera identificacion, que ya no valorativa como las de nuestra lista.

Samuel Gili Gaya habla de la indeterminacion de los articulos un, una, unos, unas para aludir a la libertad del interlocutor cuando piensa en "cualquier individuo o grupo de individuos entre los de la especie designada por el substantivo". (19) Por ejemplo: Pasaremos la tarde en un jardin. Cabe mencionar el caracter individualizador que rodea al articulo indeterminado, con lo cual se acerca el autor al rasgo basico de singularizacion descrito por Alarcos. Nos interesa recalcar, siguiendo a Gili Gaya, esa funcion enfatica que desempena el articulo, por ejemplo "cuando se aplican a un substantivo acompanado de adjetivo, para encarecer o intensificar la cualidad": (20) Era una mujer de un valor indomable frente a Era una mujer de valor. Esta interpretacion sobre el enfasis esta estrechamente ligada a nuestra hipotesis general.

Con un enfoque funcional de la gramatica, Alarcos Llorarch (21) secunda el criterio de Amado Alonso de que un "nunca es articulo". Esto, basandose en el principio de autonomia. Mientras que el articulo determinativo va siempre acompanado del sustantivo, no sucede igual con un. Alarcos aporta el siguiente ejemplo: "compro el libro " [flecha diestra] "compro el "/"compro un libro " [flecha diestra] "compro uno ". Funcionalmente, segun Alarcos, este elemento se define como un adjetivo del tipo II, a saber, los determinativos porque puede funcionar como adyacente del nombre y porque puede nominalizarse como cualquier adjetivo y desempenar papel de atributo. Pero debido a su "movilidad limitada" frente a otros determinantes, le asigna la subcategoria de numeral y de indefinido, atendiendo a su naturaleza cuantificadora. Este valor semantico de cantidad exacta o aproximada lleva a Alarcos a considerar un/uno, como cuantificador.

En general, el valor esencial que Alarcos imprime a esta forma es el de la singularizacion. Y tal significado no lo da, segun el, ni el numero morfologico, ni el articulo determinativo. Asi, en nino o agua, el nino o el agua, no hay singularizacion necesaria pues pueden referirse tanto a un ejemplar como al conjunto de caracteristicas de cada denominacion. Sostiene el autor que la singularizacion estricta solo queda expresada sin ambiguedad mediante el cuantificador lexico un.

La extensa Gramatica Descriptiva (22) reune estudios recientes muy especializados. Sobre la naturaleza del uno, por ejemplo, Manuel Leonetti (23) suscribe el contenido de cuantificacion que defiende Alarcos, y enfatiza, ademas, su "rasgo basico de indefinitud". Senala que "puede caracterizarse como la ausencia de indicaciones para la localizacion del referente (en otros terminos, la falta de indicaciones para acceder a una representacion de la entidad denotada por el sintagma.)". (24)

Ante los argumentos que ha esgrimido Alarcos, restando categoria de articulo a este elemento, la Gramatica Descriptiva prefiere seguir reservando la de articulo indefinido sobre la base de algunas razones: frente al articulo definido el, se opone el rasgo semantico de indefinitud de un, y, en cuanto a la distribucion de un y uno, senala que la interpretacion de ambas formas dentro de la frase nominal es complementaria, como la del articulo definido. Ofrece este ejemplo: Tenemos un nuevo ayudante./ Tenemos uno nuevo. (25) En estas oraciones, asi como en sintagmas nominales, genericos o en atributos, sostiene Leonetti, se expresa mejor el contenido de indefinitud que el contenido numeral.

Sin que dejen de participar, a nuestro entender, ambos contenidos como distintos modos de cuantificacion, parece que se sobrepone el rasgo de indefinitud al de cantidad privativa, asi se expone claramente en la siguiente cita: "... la naturalidad y la frecuencia con la que las lecturas indefinidas arrinconan el contenido puramente numeral de un indican que no es enteramente satisfactorio tratar a este elemento como un simple numeral". (26) Esta declaracion es muy cuidadosa en cuanto a desechar la categoria de cuantificador. Con todo, la Gramatica Descriptiva parece privilegiar la categoria de articulo para el elemento un.

Sobre este tema, apunta Leonetti que "en su evolucion historica, un/uno ha seguido un patron presumiblemente universal que parte de los valores tanto numerales como indefinidos ya presentes en el (mus latino, y ha pasado de indicar entidades especificas pragmaticamente sobresalientes y relevantes en el discurso, a funcionar como marca de indefinitud incluso con valores inespecificos, genericos, y atributivos". (27) Quizas sugiera todo esto lo incomodo que resultaria aceptar un contenido estrictamente cuantitativo en enunciados que parecen ser indiferentes a este valor. Veamos la diferencia entre estos enunciados: El abuelo vendio una pintura./El abuelo vendio una sola pintura. Parece necesario hacer explicito el adjetivo si se desea indicar un sentido numeral.

El uno de los testimonios recopilados para este estudio no representa, en sentido estricto, esa indicacion numeral. ?Diremos entonces que ese otro contenido es el de indefinitud, sin mas?

Fuera de contextos particularizados, en los que la cuantificacion seria decisiva en terminos semanticos, los ejemplos nuestros parecen orientarse mas hacia un significado referencial. (28) El empleo de la forma uno como parte de la secuencia que analizamos (Ant.+cop.+uno+atr.) merece otro tipo de tratamiento de acuerdo tanto con su funcion sintactica como semantica. Antes de abordar lo que creemos ser la naturaleza de nuestro uno, hacemos una referencia somera a la lengua inglesa.

UNO Y ONE: EL UNO COMO ANAFORA

Dada la presuposicion frecuente de que la secuencia en cuestion responde a un calco del ingles, convendra ver rapidamente que estipula la gramatica de esta lengua. Refiriendonos aun al elemento aislado, en ingles, se diferencia entre el one numeral, articulo y pronombre. Henry Sweet (29) plantea la oposicion entre el rasgo de indefinitud y el rasgo numeral:

The difference between one the numeral and one the pronoun is that the numeral one makes us think of "'one'" as opposed to "two", etc. while one the pronoun makes us think only of a vague singling out from an indefinite number of objects, the meaning 'oneness' being so much forgotten that we use one as a prop-word in the plural --some good ones. (30)

Podemos constatar el uso perfectamente gramatical del uno como elemento nuclear de la frase nominal en ingles, (31) y, ademas, su funcion anaforica, equivalente a los enunciados en espanol que emiten algunos hablantes de Puerto Rico: That book is an interesting one./Ese libro es uno interesante.

Destacamos, de la cita anterior, el termino prop-word, traducido como proforma, para aludir a los casos de sustitucion, en ocasiones con el proposito de evitar la repeticion exacta de un antecedente lexico.

Por otro lado, la nocion prop-word guarda estrecha relacion con el termino replacive, que Quirk (32) incluye entre los valores numerico e indefinido. De los tres, este valor, que traducimos como relocativo, es el que caracteriza mejor, a nuestro entender, la funcion correferencial del uno en cuestion: "Replacive one is used as an anaphoric substitute for a singular or plural count noun. Ir has the singular one and plural ones". (33) Este compuesto terminologico de sustituto anaforico, del que habla el autor, sin duda, ayuda a definir el objeto de nuestro estudio.

Al respecto, Halliday define "anafora" como un tipo de enlace (tic). (34) De este modo, uno representa el elemento del par que remite anaforicamente a su antecedente, estableciendo, por un lado, una relacion referencial, semantica, y, por otro lado, una relacion entre elementos linguisticos, correspondiente al nivel lexico-gramatical. Esta ultima agrupa las formas one, ones y same como casos de la sustitucion nominal, y aqui tambien corresponderia el lugar del uno que analizamos. La sustitucion, segun el modelo de Halliday, toma lugar esencialmente en el texto y remite a un antecedente (por lo que se define como anafora). Ademas, mantiene la funcion estructural de los elementos correferenciales como demuestran los ejemplos del autor: (35) My axe is too blunt. I must get a sharper one, donde axe y one funcionan como nucleo de sus respectivos sintagmas.

Halliday senala que otra particularidad de la sustitucion, es el rasgo discontinuo o contable del sustantivo antecedente: These biscuits are stale. Get some fresh ones. La mayoria de los antecedentes sustantivos de nuestra lista son individuales, comunes y concretos, lo cual contribuye a su rasgo contable, pero esto no impide la sustitucion o pronominalizacion de abstractos o colectivos en virtud de la facultad individualizadora del elemento uno, que encierra a su antecedente en una realidad distinta de otras. Desde el punto de vista semantico, Halliday sostiene que el sustitutivo junto con su modificador aporta un efecto diferenciador: "A substitute is a carrier (36) of some information which differentiates the instance in which it occurs from the other instance to which it relates ..." (37) El autor anade, ademas, que este sustituto nominal va siempre acompanado de algun elemento modificador cuya funcion es definidora en un contexto particular, y afirma que la sustitucion supone siempre alguna redefinicion: "Substitution is used precisely where the referent is not identical, or there is at least some new specification to be added.". (38) Esta "nueva especificacion" sugiere un contraste (o comparacion) con otras propiedades que quedan excluidas en el contexto redefinido. (39) Halliday elige el termino repudiation para referirse a la exclusion en los procesos de sustitucion. Con este concepto, se intenta explicar la implicacion de que, en el campo que denomina el antecedente, se excluye alguna porcion (descriptiva) gracias a la funcion diferenciadora de la unidad nominal que lo sustituye. Asi, en el ejemplo del autor, puede verse como la frase sustitutiva recupera anaforicamente el nucleo (tires) de la frase nominal antecedente, y "repudia" su modificador (coal): We have no coal tires; only wood ones. (40)

Bien podriamos senalar, en el ejemplo que nos ha servido de base, La temporada es una buena, el "repudio" o arrinconamiento (si se permite) de otros tipos de temporada. La siguiente cita alude al fundamento semantico-funcional que hemos querido ir desglosando: "Semantically this means that, given the set of things designated in the original instante, what is now being designated is in some sense a new subset." (41) De lo anterior, podemos concluir que la secuencia uno+atr, posee una relevancia atestiguada tanto en el plano de su significado como en el de su configuracion sintactica.

En cuanto a la distincion terminologica entre pronombre y anafora en la gramatica generativo-transformacional, Chomsky y, especificamente sus seguidores, Howard Lasnik y Juan Uriagereka (42) encuentran su justificacion en los procesos sintacticos de reccion y ligamento de la teoria. Asi, por ejemplo, en las oraciones siguientes, himself (anafora) y hito (pronombre), situados dentro de la clausula, y fuera de ella, representan, respectivamente, las funciones indicadas: John likes himself./John believes that Mary, likes him. Estas oraciones se ajustan con nitidez a las condiciones que establece la teoria. (43) Sin embargo, los mismos autores senalan la insuficiencia para explicar casos como el siguiente: John likes hito., donde him no podria sostenerse como anafora y, aun asi, se ajusta al principio de reccion que establece la teoria. Ciertamente, no lo es; aqui debe referirse al pronombre, senalador de otro referente. Luego, la condicion de que el pronombre debe situarse fuera de la clausula u oracion simple, debe ceder, en casos como este, ante una explicacion semantica que resuelva la falsa interpretacion de John y him como indices del mismo referente.

Si bien no intentamos crear una categoria nueva, entendemos que es prudente manejar algun termino que responda congruentemente a las construcciones recogidas en este estudio. El comportamiento del elemento uno que estudiamos --10 asumiremos ya-- es anaforico. Esto significa que puede considerarse dentro de la categoria de la anafora. Los planteamientos teoricos anteriores, asi como otros argumentos que expondremos en lo sucesivo, nos llevan a designar el elemento uno, tal como figura en los testimonios de nuestra lista y dada la clara evidencia de esta funcion en este tipo de oracion atributiva, pronombre anaforico.

Como pronombre, al igual que los personales, posesivos y demostrativos, es capaz de sustituir una forma nominal generalmente acompanada por algun modificador. Sirvan estos ejemplos:

--Tengo una computadora nueva.

--Yo, en cambio, tengo una vieja.

Es comun, tambien, su empleo de pronombre personal (con el sentido de yo o de la gente) en enunciados como: Uno ya no sabe que mas van a inventar. Claro, en estos casos, no aflora el matiz de caracterizacion tal y como se da en los enunciados de nuestra lista. Lo que no se puede negar es su naturaleza anaforica ni su valor sustitutivo como pro-forma o pronombre, aunque sea para cumplir con indicaciones de indole pragmatica.

Por otro lado, la categoria de pronombre, segun nuestro criterio, no tiene por que excluir algun sentido cuantificador. A la inversa, muchos cuantificadores admiten esa funcion sustitutiva tambien: Llegaron dos cajas por correo./ Llegaron dos.; Compramos varios anaqueles./Compramos varios. El sentido de indefinitud o el numeral (como en el ejemplo siguiente) se resuelve muchas veces debido a factores contextuales o de alguna restriccion relativamente logico-semantica: Perdio un ojo en la guerra. Pero tambien hemos advertido que, en las oraciones que analizamos, no cabe una lectura cuantificadora en el sentido estrictamente numeral.

Resumiendo, el uno insertado en la secuencia Ant. +cop. +uno+atr. sustituye una forma nominal anterior, por lo cual lo identificamos como pronombre. Limitandonos al plano sintactico-gramatical, con esta funcion claramente anaforica del uno, no podemos aceptar la categoria de articulo indefinido. Si hemos de aplicar algun valor indefinido, lo baremos desde una perspectiva semantica de escala de relaciones, donde el referente expresado por la secuencia uno+atr. entra en un campo "ilimitado" de posibles atribuciones, a las que se opone con un valor concomitante (pero de individuacion) dentro de ese ambito de indeterminacion.

Respecto de la Gramatica Descriptiva, nos atane lo que expresa sobre la funcion anaforica. Segun la fuente, la correferencialidad estricta no es posible con el elemento uno, salvo en ciertos tipos de relaciones anaforicas. Ofrece los siguientes ejemplos: El ano pasado me llevo a un restaurante japones, y este ano a uno coreano. (anafora de identidad de sentido); La habitacion es humeda, y una ventana no cierra bien. (anafora asociativa); A Luis le hemos vendado una mano (anafora de posesion inalienable). La imposibilidad correferencial se basa en que, a diferencia del articulo (o pronombre) definido, el indefinido "indica la ausencia de accesibilidad y por tanto obliga a establecer nuevas entidades en lugar de localizar las que ya resultan accesibles." (44)

Proponemos que la secuencia Ant. +cop. +uno+atr. lo que hace precisamente es localizar al antecedente. Por una parte, habria que pensar en otros recursos de accesibilidad como el pragmatico, pero, manteniendonos en un nivel oracional, estariamos --ateniendonos al primer tipo de anafora arriba senalado-- ante una version de las oraciones copulativas de identidad. La identidad anaforica la viabiliza la secuencia uno+atr., puesto que uno sin mas genera una estructura anomala o al menos un sentido estrictamente numeral. (45) Veamos un ejemplo representativo del contexto de "comidas rapidas": El complemento del combo es uno sabroso -- El complemento del combo es uno O, o El complemento del combo es uno. (pensado como uno solo de los acompanantes de la oferta). Es obvio que nuestras oraciones no encuadran es esta ultima acepcion, sujeta ademas a restricciones muy esporadicas de contextualizacion. Por lo tanto, sostenemos que el elemento uno se inserta como sustitutivo o pro-forma de un antecedente explicito. Sostenemos tambien que, en la medida en que el uno remite al antecedente y lo reviste con toda la fuerza de la exclusividad, no debe considerarse un empleo redundante.

Las secuencias atributivas admiten el rasgo de cantidad en cuanto singularizan al antecedente. Pero habria que afinar mas esta generalizacion. Vista en su conjunto, la construccion uno+atr., en las oraciones estudiadas, aporta ese matiz, al parecer innovador, de identidad e intensificacion cualitativa.

Un concepto que nos asiste, en este momento, es el de la especificidad, queriendo con el delimitar mas las condiciones que se dan para la interpretacion de la secuencia que estudiamos. Leonetti senala el caracter escurridizo de este concepto, pero, al mismo tiempo, su relevancia en cuanto a las interpretaciones y la distribucion sintactica de los sintagmas nominales definidos y los indefinidos. (46) Asociado con el criterio pragmatico, "es especifico un SN empleado por un hablante para referirse a una entidad determinada en la que esta pensando." (47) Y, precisando aun mas esta especificidad pragmatica, es valida en cuanto concierta con "la intencion del hablante de comunicar y hacer manifiesto que pretende referirse a una entidad determinada." (48) Estas consideraciones de naturaleza pragmatica, que definen la nocion de especificidad, nos sirven tambien para comprender la estructura Ant.+cop.+uno+atr. Asi, el concepto de especificidad abona al hecho de que la secuencia uno+atr, singulariza al antecedente especificando aquellos atributos que lo resaltan de entre su clase.

LA SECUENCIA ANT.+COP.+UNO+ATR.

El termino antecedente implica por si mismo una relacion. El antecedente sustantivo se convierte en el sujeto gramatical cuando cumple esa funcion en la oracion de predicado nominal. Ese lugar anterior es el que comunmente ocupa el sujeto en este tipo de oracion, salvo en casos muy particulares en que el sujeto aparece despues del atributo: Un pecado es la mentira. -- La mentira es un pecado. Todos los sustantivos en funcion de sujeto en nuestra lista ocupan ese lugar comun de antecedente. Esta colocacion parece ser una restriccion sintactica de la construccion Ant.+cop.+uno+atr. ya que de otro modo se formularian oraciones gramaticales como Esa fue una temporada buena., evidentemente sin la fuerza expresiva de Esa temporada fue una buena. Al referirnos a los sustantivos, partimos de la definicion aristotelica sobre las sustancias, de que no admiten grados en si mismas, pero, si pueden recibir calificaciones, esto se debe al ejercicio de una relacion. Solo a partir de dicha relacion, podemos decir que hay diferencia de grado. Una vez se ejerza la comparacion, entramos en el terreno de los predicados o de las cualidades atribuidas a la sustancia (recuerdese: sustantivo en funcion de sujeto), y, como resultado, se permite concebir el sustantivo, opuesto a otro debido a su distinta atribucion.

Estos hechos de comparacion, relacion y predicacion implican el "ser", (49) como elemento relacionante entre el sujeto y el atributo; representa la union de los elementos aislados o, como postula Aristoteles, (50) expresiones sin enlace hombre / vencedor, las cuales pueden convertirse en expresiones con enlace: El hombre es vencedor. El termino ser, si analizamos la oracion como una "expresion con enlace", equivale al verbo copulativo, cuyo desempeno se concentra en unir un sujeto con un atribulo.

En nuestras oraciones, este enlace acentua la implicacion relevante de escala de relacion, a la que hemos hecho mencion antes. Con lo anterior queremos decir que, en la secuencia Ant.+cop.+uno+atr., el verbo copulativo, adherido a uno+atr, declara, de forma mas concluyente, mas definitiva que la mera adjuncion de un adjetivo atributivo, una cualidad que debe entenderse en oposicion. La insercion del elemento uno, hace explicito, por consiguiente, ese contraste en la escala de relaciones cualitativas.

Concentrandonos en este lado de la relacion, tradicionalmente se enumeran nueve nociones a partir de las categorias aristotelicas. (51) Son los llamados accidentes o determinaciones de las sustancias. Nos podemos referir a ellas convenientemente como atributos predicativos, constituyentes a la derecha del verbo copular. Sin la obligacion de ejemplificar estrictamente los nueve tipos de predicados, diremos que, en principio, pueden residir en la diversidad de los atributos que admiten las oraciones copulativas.

Siguiendo a Maria Jesus Leborans, (52) entre las oraciones copulativas pueden desvincularse dos grupos: las de caracterizacion y las de identificacion. La diferencia basica es la funcion semantica del atributo respecto del sujeto, pues en aquella le adjudica una propiedad, y en la otra lo identifica. En cuanto a la copulativa de caracterizacion, sostiene Leborans: "En sentido amplio, se considera atributo de caracterizacion o 'propiedad' toda aquella expresion que predica del sujeto algun tipo de caracteristica, permitiendo asi su individuacion en el universo de discurso." (53)

La caracterizacion, por su parte, presenta dos subgrupos de atributos: el calificativo y el clasificador. Los primeros imprimen rasgos mas o menos valorativos; su rasgo basico es la descripcion; los segundos asignan una clase o especie. Las estructuras poscopulares que analizamos son de caracterizacion. Este dato concuerda con la intencion descriptiva y la abundancia de epitetos, tipicos en las notas deportivas.

Debido a razones de espacio, no hemos podido ir mas alla y establecer proporciones entre los atributos calificativos y clasificadores, pero en rigor, este representaria un dato secundario ante nuestro objetivo central: el de demostrar que el diagnostico de gramaticalidad o agramaticalidad no explica en si mismo el fenomeno analizado.

CONCLUSIONES

El contexto oracional donde predomina el uno es la oracion copulativa con el prototipico ser, como muestra el contraste del 92.3% frente al 7.6% de otras variantes verbales. En cuanto al tiempo gramatical, los datos arrojan un 46.2% del verbo copulativo en presente de indicativo (solo una forma del presente perfecto). Los preteritos arrojan un 25% (una sola forma del imperfecto). El futuro (incluida una sola forma del condicional) arrojan un 13.5%. El modo subjuntivo, en tiempos del presente e imperfecto, representa solo el 4%. Finalmente, las perifrasis con ser u otros verbos en funcion copular presentan el 11.5%. Esta relacion porcentual puede responder al genero noticioso, que remite, mayormente, a situaciones factuales, expresables naturalmente en esos tiempos del indicativo. Cabe senalar que las perifrasis encontradas se manifiestan tambien en estas categorias. Una explicacion a las proporciones ofrecidas puede ser lo que expresabamos antes sobre la fuerza declarativa de la copula, mas a tenor con modalidades factuales de los tiempos.

En su funcion de antecedente, el sustantivo concreto rebasa al abstracto con 81%. De manera similar, el 92.3% de los individuales supera el 7.7% de los colectivos. Ambas cifras superiores pueden relacionarse, primero, por la conexion logica entre referentes concretos y su facilidad de ser singularizados; segundo, por las razones de especificidad del objeto al que se refiere el hablante, aducidas anteriormente. Por otra parte, se explica que el 98.1% de los antecedentes sean sustantivos comunes por motivos de discontinuidad. Brevemente: el nombre propio identifica una unica entidad, incapaz de entrar en un campo multiple de entidades analogas discontinuas de su propia denominacion. Por el contrario --y ya hemos aludido a esa escala de relaciones atributivas-- el elemento uno en la secuencia estudiada si entra en ese "campo multiple", precisamente para hacer "discontinuo", o sea, singular y destacable ese sustantivo comun. (54) En cuanto a la posicion del antecedente sujeto, superan las posiciones intraoracionales (96.2%). Luego, el uno inserto en oraciones copulativas no prueba su valor estrictamente cohesivo en el sentido que atribuye Halliday.

Entre las estructuras que cumplen funcion de atributo predicativo, analizamos el sintagma adjetivo, el sintagma preposicional y la clausula subordinada. Los datos arrojan los siguientes por cientos para las estructuras Ant. +cop. +uno+[modf.]adj.; Ant. +cop. +uno+s. prep.; Ant. +cop. +uno+sub.: 73.1%, 13.5%, 13.5%, respectivamente. Estas cifras dan a entender que las copulativas simples representan una estructura ductil para expresar juicios valorativos con la secuencia uno+atr. Es pertinente advertir que, a veces, en el caso particular de la secuencia Ant.+cop.+uno+sub., basta con eliminar la estructura copulativa (o realizar cambios minimos de colocacion): El accidente, donde [sic] el receptor santaisabelino perdio el control de su Ferrari de 1997 y lo estrello contra un arbol [fue uno que] marco a su hermano., (testimonio #49 de nuestra lista). Que el hablante sienta la necesidad de incluir la secuencia cop.+uno+que, revela una instruccion expresiva al sistema, frente a una mera justificacion de redundancia.

Segun los datos, el fenomeno responde mayormente a la lengua escrita (61.5%), frente a la oral (38.5%). Pero, en realidad, estas cifras son aparentes, pues antes de su version escrita, los enunciados han provenido de entrevistas orales. Lo que si parece operar es una cierta sensacion de formalidad entre los hablantes, al usar este tipo de estructura con uno, que, dicho sea de paso, distingue mas a la lengua escrita.

Finalmente, los datos correspondientes a la procedencia de la noticia evidencian un 98.1% de redacciones locales frente al 1.9% de las internacionales. Sin embargo, muchas de las noticias en ingles que reciben los centros de redaccion locales no se traducen por traductores especializados, y los periodistas o editores que lo hacen pueden pasar por alto dicciones extranjeras e incluso contagiarse con ellas. Es muy posible que estos, asi como otros documentos de origen ingles sirvan de modelo a muchos usuarios del espanol de Puerto Rico, que trasladan "comodamente" la estructura inglesa. Consideramos, no obstante, que la adjudicacion a la interferencia del ingles, no puede ni debe sostener, por si solo, un hecho linguistico que cada vez brota con mayor espontaneidad.

BIBLIOGRAFIA

Abraham, Werner. Diccionario de terminologia linguistica actual. Version espanola de Francisco Meno Blanco, Madrid, Gredos, 1981.

Alarcos Llorarch, Emilio. Estudios de gramatica funcional del espanol 3ra. Ed., Madrid, Gredos, 1980.

Alcina Franch y Blecua. Gramatica espanola, Barcelona, Ariel, 1975.

Aristoteles. Categorias, Madrid, Aguilar, 1965.

Bosque, Ignacio. Las categorias gramaticales. Relaciones y diferencias, Madrid, Sintesis, 1989.

Carter, Bonnie y Craig Skates. The Rinehart Guide to Grammar and Style, 4a. Ed., Fortworth, Hartcourt Brace Collage Publishers, 1996.

Crystal ,David. A Dictionary of Linguistics and Phonetics, Oxford, Blackwell, 1992.

Ferrater Mora, Jose. Diccionario de Filosorfia 2a. Ed., Madrid, Alianza Editorial, 1980.

Franco, Fabiola y Donald Steinmetz. "Ser y estar + adjetivo calificativo en espanol", Hispania, 66, 1983, pp. 176-184.

Gili Gaya, Samuel. Curso superior de sintaxis espanola, Barcelona, Spes Editorial, 2002.

Hallebeek, Jos. Morfologia y sintaxis del espanol, Madrid, Editorial Playor, 1994.

Halliday, M.A.K. y Ruqaiya Hassan. Cohesion in English, Londres, Longman, 1976.

Lapesa, Rafael. "Del demostrativo al articulo", Nueva Revista de Filologia Hispanica, 15, 1961, pp. 23-44.

Lasnik, Howard y Juan Uriagereka. A course in Gobernment-Binding Syntax, Massachusetts, MIT Press, 1990.

Moliner, Maria. Diccionario de uso del espanol, Madrid, Gredos, 1977.

Penny, Ralph. Gramatica historica del espanol, Barcelona, Ariel, 1998.

Quirk, Randolph et als. A Grammar of Contemporary English, Londres, Longman, 1976.

Real Academia Espanola. Diccionario de la lengua espanola 22 ed., Madrid, Espasa Calpe, 2001.

--. Gramatica descriptiva de la lengua espanola, dirigida por Ignacio Bosque y Violeta Demonte, Madrid, Espasa Calpe, 1999.

--. Esbozo de una nueva gramatica de la lengua espanola, Madrid, Espasa Calpe, 1976.

--. Gramatica de la lengua espanola, Madrid, Espasa Calpe, 1958.

Sweet, Henry. A New English Grammar, Londres, Oxford University Press, 1960.

van Dijk, Teun A. Ciencia del texto, Barcelona, Paidos, 1983.

Jose Antonio Perez Pelay

Universidad de Puerto Rico en Cayey

(1) Michael Halliday y Ruqaiya Hassan, Cohesion in English, Londres, Longman, 1976.

(2) Abordamos esta oposicion en, al menos, dos sentidos que convienen a nuestra investigacion: asi la valoracion del antecedente, que realiza el hablante, atribuye, ipso facto un factor contable al singularizar dicho antecedente como componente de una escala de relaciones de atributos; en segundo lugar, podemos clasificar cada antecedente sustantivo segun el paradigma que establece la gramatica tradicional de contables e incontables.

(3) Nos referimos a adyacentes como muy, bien, bastante, que se incluyen en algunas de las oraciones estudiadas.

(4) Gramatica Descriptiva de la Lengua Espanola, Madrid, Espasa, 1999.

(5) Para propositos de facil cuantificacion, cada uno de estos tres tiempos del verbo ser incluye respectivamente: 1. presente simple y compuesto: 2. preterito perfecto simple e imperfecto; 3. condicional. Por un lado, se combinan el presente e imperfecto de subjuntivo (para una 4ta. categoria), y por otro lado, el infinitivo y otras estructuras verbales no copulativas (5 ta.).

(6) Se observaran, al final de cada uno de los testimonios, las abreviaturas Or./Esc. y Lc./In., para distinguir cada pasaje como oral o escrito, local o internacional.

(7) En este sentido, lo redundante seria la repeticion exacta e insustancial del sustantivo-sujeto: frente a esta alternativa, la alternativa del tino, como forma sustitutiva no la podemos despachar, segun veremos en adelante, como simple redundancia.

(8) Esta estructura, puede plantear ambiguedades a veces: Esa cancion fue una que no pego, pareceria aceptarse mas, en una conversacion normal, en la forma patrimonial Esa .fue una cancion que no pego, frente a Ese fue un libro que me presto. No podemos entrar es este tipo de sutilezas en esta ocasion, y optamos por considerarlas dentro del grupo que analizamos.

(9) Establecemos una diferencia importante entre la nocion identificativa y la de identidad, que atribuimos a nuestras secuencias. Con aquella nos referimos a una lectura puramente referencial o locativa del objeto, mientras que la otra caracteriza la identidad del objeto dentro de una escala de relaciones cualitativas. Leonetti se limita a llamarla identidad de sentido. Nosotros proponemos que el sentido (de naturaleza atributiva en nuestras oraciones) lo aporta la secuencia uno+atr. Vease p. 22 de este trabajo. Como se recordara, hemos aludido a un rasgo de identidad en nuestras hipotesis.

(10) De hecho, Ma. Jesus Leborans distingue entre las oraciones copulativas de identificacion y las de caracterizacion. Op. cit.; 1999; pp. 2357-2460. Mas tarde (ver p. 26) remitimos a esta distincion importante para comprender el tipo de estructura estudiado aqui.

(11) Gramatica historica de la lengua espanola, Barcelona, Ariel, 1998; p. 146.

(12) Real Academia de la Lengua Espanola, Gramatica de la lengua espanola, Madrid, Espasa Calpe, 1958; p. 42.

(13) Ibid.

(14) Ibid.

(15) Ibid. p. 34.

(16) Real Academia Espanola, Esbozo de una nueva gramatica de la lengua espanola, Madrid, Espasa Calpe, 1976: p. 227.

(17) El enfasis es nuestro.

(18) Ibid." p. 228.

(19) Curso superior de sintaxis espanola. Barcelona, Spes Editorial. 2002; p. 242.

(20) Ibid.

(21) Estudios de gramatica functional del espanol, 3a. Ed., Madrid. Gredos, 1980.

(22) Ignacio Bosque y Violeta Demonte, Gramatica Descriptiva de la Lengua Espanola, 1999.

(23) Ibid.; pp. 787-890.

(24) Ibid.; p. 838.

(25) Ibid.; p. 789. La complementaridad del articulo definido se ejemplificaria asi: Llego el nuevo ayudante./ Llego el nuevo.

(26) Ibid.; p. 836.

(27) Ibid.; p. 837.

(28) Por "referencial" queremos decir referente, a manera de los objetos y entidades del mundo externo, que, designadas por el sustantivo o un sustituto, adquieren en la oracion, categorias como sujeto. pronombre, proforma, antecedente, atributo. Extendemos el concepto referente, a la cualidad aludida por los atributos que introduce el elemento uno en el segmento atributivo: concretamente, las secuencias del tipo una buena, una de mucho exito, una que resultara exitosa, representativas aqui.

(29) Henry Sweet, A New English Grantmar, Londres, Oxford University Press, 1960.

(30) Ibid.: p. 87.

(31) El propio Halliday afirma que los sustitutivos one/ones siempre son nucleos de la frase nominal.

(32) Randolph Quirk et. als., A Grammar of Contemporary English, Londres, Longman, 1976.

(33) Op. cit.; p. 222.

(34) Este concepto es referencial por cuanto remite a las relaciones de significado establecidas entre elementos reciprocos. Tal interrelacion supone tambien la correferencialidad de dichos elementos. En este sentido, Halliday analiza el elemento one/ones en sus funciones de sustitucion, y lo diferencia del one personal, al que no atribuye una estricta funcion cohesiva, y al que llama pro-noun o pro-form. Sin embargo, el mismo reconoce que no es tan facil distinguir ambos "and is generally regarded by grammarians as the same item." (Op. cit., 1976; p. 103). Aunque insiste en la distincion anafora/pronombre basandose sobre todo en el caracter cohesivo y textual del sustitutivo anaforico, frente a una clase de sustantivo en cuanto al personal, para nosotros --al margen de la cohesion tal como la interpreta Halliday-- no tiene mucha aplicacion esta distincion dada la uniformidad funcional de las oraciones que describimos. Su caracter copulativo establece de por si una relacion anaforica o correferencial. Por otro lado, los conceptos texto, enlace, anafora, correferencialidad se integran dentro de la teoria de la cohesion, la cual permite interpretar los textos como un todo estructurado semantica y gramaticalmente. En nuestro caso, son muy utiles algunos de los terminos manejados por Halliday y Hassan, aun cuando caracterizan pasajes mas amplios que las porciones textuales aqui analizadas. No significa que la correferencialidad que estudiamos, no traspase el ambito de la oracion y presente conexion con oraciones anteriores, en cuyo caso se acercaria mas al modelo de cohesion textual propiamente. En nuestra lista, sin embargo, hemos identificado solo dos instancias del uno (4%) con dicha funcion cohesiva; ver testimonios #16 y #33.

(35) Ibid.; p. 89.

(36) Enfasis nuestro: en espanol podria traducirse como portador.

(37) Op.cit.: p. 95.

(38) Ibid.

(39) Como se podra notar, esta concepcion esta muy a tenor con la nocion de escala de relacion antes referida.

(40) Op. cit.: p. 93.

(41) Ibid.

(42) A Course in Government-Binding Syntax, Massachussets, MIT Press, 1990.

(43) Las condiciones que operan en los ejemplos citados responden a la nocion de Governing Category, y se aplican respectivamente como condicion A: "An anaphor must be bound in its governing category" y condicion B: "A pronominal must be free in its governing category". Op. cit.; p. 36.

(44) Op. cit.; Manuel Leonetti, 1999; p. 839.

(45) Por otra parte, el mismo hecho de que hayamos identificado estructuras con modificadores: una muy buena, uno bien creativo, etc. (Ah t. +cop. + uno +[modf.]adj) es prueba de que, para el hablante, no basta esa intensificacion adverbial, sino que crea la necesidad de "'darle identidad" a ese antecedente.

(46) El autor caracteriza al menos tres sentidos (el pragmatico, el logico o de ambito y el discursivo) en los que se ha empleado el concepto. Para los efectos de nuestro trabajo, basta con remitir al componente pragmatico.

(47) Ibid., p. 858.

(48) Ibid.

(49) No es pertinente para nuestros propositos disertar sobre la naturaleza del "ser", ni acudir a principios como la esencia, la existencia o la substancia, segun han formado parte de la tradicion filosofica; solo es pertinente definir "'ser" como copula, en el sentido lexico-gramatical.

(50) Categorias. Madrid, Aguilar. 1965.

(51) De las listas de Aristoteles. aparecen estas nueve: cantidad, cualidad, relacion, lugar; tiempo, situacion o postura, posesion o condicion, accion y pasion: ibid., 1980; p. 453.

(52) Op. cit., 1999; pp. 2357-2460.

(53) Ibid.: p. 2368.

(54) El unico caso de nombre propio (1.9%) remite a una entidad corporativa que adquiere la individuacion peculiar del nombre propio.
COPYRIGHT 2007 Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:LINGUISTICA
Author:Perez Pelay, Jose Antonio
Publication:Revista de Estudios Hispanicos
Date:Jan 1, 2007
Words:10066
Previous Article:Forjadores de nacion: Ramon Menendez Pidal, su escuela filologica y la gestacion de un nacionalismo cultural.
Next Article:Escrituras de desencuentro de Nestor Rodriguez.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters