Printer Friendly

IMAGINACION Y VOLUNTAD: REPENSAR LA EDUCACION DESDE LA HERENCIA HUSSERLIANA DE LA FENOMENOLOGIA EIDETICA DE PAUL RICOEUR.

IMAGINATION AND WILL: RETHINKING EDUCATION WITH PAUL RICOEUR'S EIDETIC PHAENOMENOLOGY AND ITS HUSSERLIAN LEGACY

EN ESTE ARTICULO NOS UNIMOS al grupo de pensadores que han reflexionado acerca del sentido de la educacion y de la pedagogia desde los recursos que ofrece la filosofia de Paul Ricoeur. Nos referimos a autores tales como Peter Kemp (2010), Bernt Gustavsson (1996), Johannes van der Ven (1998), Franc Morandi (2000) y Maria Duffy (2009). Sin embargo, mientras tales propuestas han aprovechado los desarrollos ricoeurianos sobre la mimesis, la identidad narrativa, la pequena etica y la memoria, respectivamente, nosotros nos enfocaremos en la primera etapa del pensamiento de Ricoeur, en la que este desarrolla una fenomenologia de la voluntad. Con esto, daremos respuestas a problemas que Ricoeur identifica en los textos criticos que le ha dedicado al tema de la educacion.

Cabe resaltar que el aporte que buscamos situar en la filosofia de Ricoeur corresponde al ambito de las bases o los fundamentos del campo educativo y no a la constitucion de pedagogias especificas que puedan tener lugar efectivamente en esta o aquella institucion (1). Una acotacion previa sobre el ambito en el que nos situamos aqui es necesaria. En la actualidad, nos encontramos con opiniones dispares entre los especialistas sobre si una disciplina, una ciencia o un campo que tenga como objeto a la educacion puede representar un ambito del conocimiento susceptible de fundamentacion.

Sobre ello, Bernard Charlot (2011) sostiene que:
   [...] los investigadores de nivel universitario que se encuentran
   en departamentos, institutos, facultades dedicadas a las ciencias
   de la educacion, o en cursos de posgrado referidos a la educacion,
   no estan de acuerdo sobre la existencia de una disciplina
   especifica llamada ciencias de la educacion o educacion (p. 8) (2).


Frente a esta situacion, para Charlot, tenemos tres posibilidades. La primera consiste en tomar lo que se ha llamado ciencias de la educacion como una entidad de validez unicamente institucional que no tiene ni necesita una epistemologia especifica ni un ambito de investigacion especifico. La segunda posibilidad consiste en hacer referencia a una cultura comun constituida por trabajos de investigacion y por practicas comunes y transdisciplinaress en un campo especifico (por ejemplo, desde la antropologia, la sociologia, la psicologia), y, a partir de ello, atender a los efectos sociales de estas practicas, mas que a sus bases teoricas. Esta posibilidad ha sido explorada por los investigadores del llamado "campo educativo", cuyo alcance se ha inspirado en la sociologia de Bourdieu. De este campo se destacan los nombre de Eduardo Weiss (2003), Enrique Martin Criado (2008) y Javier Corvalan (2012).

La tercera posibilidad, para Charlot, consiste en dar una definicion que pueda construir una identidad comun entre los investigadores de este tema y los que mantienen practicas relativas a la pedagogia en instituciones educativas, y buscar construir la especificidad de una disciplina que cuente con conceptos y metodos propios. Esta tercera posibilidad, en la que Charlot (2011) se situa, debe comprenderse "como una pregunta abierta de la que no puedo aun tener respuesta" (p. 10). No obstante, cree el, esta posibilidad responde a un grupo real de investigadores que, al apostar por esta via, asumen el desafio de la construccion de una disciplina o de una ciencia de la educacion y dirigen su investigacion hacia esta direccion.

Es justamente esta tercera posibilidad la que asumimos nosotros al dirigirnos a las bases o a los fundamentos de la educacion. Esta, al apelar a un ambito del conocimiento que aun se encuentra en construccion, en cuanto a su epistemologia se refiere, nos exige caminar por ella. Como dice Ricoeur (1971), "aventurandonos mas alla del simple diagnostico y arriesgandonos a explorar sus posiblidades" (p. 46). No es gratuito que cuando Ricoeur se refiere al ambito de la educacion afirme que es necesario reconocer el tono problematico de estas investigaciones, por lo que nos pide tomar sus propuestas al respecto "como un ejercicio de la imaginacion" (Ricoeur, 1971, p. 46). Teniendo esto en cuenta, en lo que sigue, en primer lugar, a modo de un ejercicio de la imaginacion, daremos un diagnostico critico de los desafios de la educacion segun la perspectiva de Paul Ricoeur y, en segundo lugar, presentaremos una posible respuesta desde la herencia husserliana de su fenomenologia de la voluntad.

Segun Peter Kemp (2010), la importancia que ha tenido Ricoeur en la reflexion sobre la educacion no es gratuita, pues "el estuvo muy interesado en educacion como un problema filosofico de formacion, y, en junio de 1968, luego de que colapso el sistema de la universidad francesa durante la revuelta estudiantil, comenzo a escribir una serie de articulos al respecto" (p. 181). Concordamos con Kemp en el hecho de que los analisis que desarrolla Ricoeur en esta epoca pueden ser vistos como un punto de partida para comprender la relevancia del pensamiento de Ricoeur con respecto al rol de la educacion en el presente. Ello porque, si bien el colapso del sistema universitario educativo se dio especificamente en el contexto de la educacion francesa de 1968, esto le sirvio de impulso para pensar en la educacion en sentido universal.

En uno de sus articulos, Ricoeur (1971) define la educacion con respecto a las dos finalidades que persigue desde su fundacion: de una parte, impulsar la busqueda del saber o de la verdad, y, de otra parte, dotar a la nacion de medios profesionales (o lo que es lo mismo, constituir un espacio social con base en diplomas incuestionables). En esa sociedad, que Ricoeur caracteriza como "sociedad en crisis", ambas finalidades se encuentran contrapuestas. Asi pues, esta ultima finalidad, segun Ricoeur (1971), esta convirtiendo a la educacion cada vez mas en un poder que se enlaza a otros poderes, una agencia de reclutamiento condenada a ser dirigida por la demanda social, una imagen no criticada o incriticable, dada por sentado, de la distribucion de roles sociales:

La crisis que se extiende a todo el mundo profesional es un tema particularmente sensible hoy en donde la sociedad global esta golpeada por la incertidumbre y la duda respecto de los fundamentos sobre los cuales reposa: sometimiento a la tecnologia sin referencia a las necesidades reales de las personas ni a las condiciones de una existencia verdaderamente humana, tanto personal como comunitariamente; concepcion puramente cuantitativa del crecimiento economico; la configuracion del consumismo por la publicidad segun los mismos patrones cuantitativos que la produccion; manipulacion de la opinion publica por los lideres de la mass media (Ricoeur, 1971, p. 50).

Sobre esta sociedad en crisis que implica una crisis general de las instituciones, a la vez de que conlleva a una perdida de confianza en ellas, la educacion debe responder a la produccion de roles sociales, exigencia que es cada vez menos compatible con la idea originaria de la busqueda de la verdad y del saber.

Frente a este diagnostico de una sociedad en crisis, la fenomenologia se presenta como la rehabilitacion del ejercicio de fundar, que ha caracterizado a la filosofia desde sus inicios en Grecia. Con la fenomenologia se reivindica, ademas, el valor irreductible de la experiencia de la subjetividad frente a los esquemas cientificistas de corte positivista. Segun Abbagnano y Visalberghi (2010), esto puede ser aprovechado al tratarse del ambito de la educacion:
   La fenomenologia, reivindica el valor primario, irreductible de la
   autentica experiencia humana, contra los esquemas de la ciencia
   cuya funcion es en ultimo termino practica y utilitaria. [...] Esta
   primacia es el postulado sobre el que puede fundarse con mayor
   provecho una obra concreta de reconstruccion social y educativa
   enderezada a realizar la comprension universal entre todos los
   hombres, independientemente de su raza o credo politico (p. 634).


Esta misma motivacion la encontramos en la fenomenologia de la voluntad que desarolla Paul Ricoeur. Cabe decir que, aunque no haya acuerdo entre los especialistas del pensamiento ricoeuriano sobre el lugar y la importancia de la fenomenologia con respecto a la totalidad de la obra de Ricoeur, si hay comun acuerdo respecto de la importancia de la fenomenologia para el primer periodo de su pensamiento, en el que se enmarca y se desarrolla, inspirada en los analisis husserlianos, esta fenomenologia de la voluntad de corte eidetico. A esto es a lo que llamamos en el titulo de este articulo una "herencia husserliana". En esta etapa Ricoeur busca hacer frente a lo que ha denominado "crisis de la sociedad" desde el ambito fenomenologico. La imaginacion y la voluntad se hacen lugar en la comprension particular que el desarrolla de la fenomenologia, aunque su comprension de la obra de Husserl en ese momento no era de ningun modo acabada ni acertada, puesto que no tenia acceso a la totalidad de su obra, como admite el mismo Ricoeur. No obstante, parece ser que incluso para los interpretes contemporaneos de Husserl, el tema de la imaginacion es indesligable del de la fenomenologia.

Segun Elliot (2005),
   el rol primordial de las presentaciones imaginativas para el
   analisis fenomenologico se muestra de modo evidente. [...] [E]sta
   posibilidad de la reduccion imaginativa deriva, para Husserl, del
   potencial universal de la conciencia para convertir un acto
   posicional de la percepcion [...] en un acto no positional de la
   imaginacion que 'suspende' la realidad de la cosa intuida (p. 54).


Justamente, en las Lecciones de 1905, Husserl (2002) afirma: "como puedo 'reflexionar en la fantasia' puedo tambien efectuar la reduccion fenomenologica en la fantasia" (p. 206). Asi mismo, en Ideas I (1950), Husserl senala que la imaginacion es una modificacion de neutralidad; y que, a pesar del caracter particular que presenta su tipo, esta tiene una significacion universal que puede aplicarse a todas las vivencias y que juega un rol importante en la mayor parte de formas que adopta la conciencia. Se distingue, no obstante, de la modificacion de neutralidad que es una modificacion universal de toda toma de posicion, de toda tesis, y que se relaciona con la epoje, aquella que suspende la tesis general de la actitud natural. Antes bien, la fantasia es la modificacion de neutralidad aplicada a la presentificacion posicional del recuerdo (Husserl, 1950, p. 371). Es necesario resaltar aqui que, para Husserl, una presentificacion (Vergegenwartigung) es un titulo general que tiene las modalidades del recuerdo, fantasia, empatia y conciencia de imagen, a diferencia de la presentacion (Gegenwartigung) que tiene una unica modalidad: la percepcion. La fantasia es aqui una presentificacion que es, a su vez, modificacion de otra presentificacion: el recuerdo. La conciencia de imagen es una presentificacion que se erige directamente sobre la percepcion. No obstante, en Hua XXIII, tanto fantasia como conciencia de imagen son aludidas con el titulo de imaginacion, a secas.

Ademas, podemos establecer un nexo entre la abstencion de posicion propia de la modificacion de neutralidad y la modificacion de inactualidad (Elliot, 2005, p. 55) si atendemos a las descripciones de la mencionada Hua XXIII:

mi teoria implica que todo genero de cogitationes se ordene bajo la distincion entre actualidad e inactualidad [...], que en cada genero actualidad signifique toda toma de posicion efectiva, y que haya la posibilidad de abstenerse de una toma de posicion, colocarla fuera de circuito, en suma, efectuar la modificacion de inactualidad (Husserl, 2002, pp. 354-355).

Adicional a lo anteior, Husserl (2002) afirma que "la inactualidad es paralela a la fantasia pura y conforma el concepto de la imaginacion en que justamente la simple imaginacion significa interrumpir la actualidad. Toda consciencia de imagen es parte de esto" (p. 355). Asi pues, con la descripcion de la modificacion de inactualidad "Husserl parece decir que cada aspecto de la vida consciente que afirma la existencia empirica (cada acto posicional) permite idealmente una conversion al modo 'como si existiera' de la conciencia imaginativa" (Elliot, 2005, p. 57). Ademas, en Ideas I Husserl (1950) afirma que la
   esencia del flujo de la vivencia en un yo vigilante implica que la
   cadena ininterrumpida de cogitaciones sea constantemente rodeada
   por una zona de inactualidad, siempre susceptible a convertirse al
   modo de la actualidad, asi como reciprocamente, de actualidad en
   inactualidad (p. 115).


Ahora bien, al referirnos, dentro del metodo fenomenologico, a la importancia de la imaginacion, esta se hace evidente por su proximidad a la percepcion, que es el "principio de principios" de la fenomenologia. Como afirma Husserl (1977):
   No podemos intentar realizar una fenomenologia de la percepcion en
   forma del todo adecuada y completa sin tomar en cuenta aquel
   fenomeno cercano a la percepcion. Al tomar este fenomeno en
   consideracion, aquello que hemos aprendido sera iluminado,
   suplementado y enriquecido. Nuestro objetivo inmediato es pues el
   realizar una fenomenologia de la imaginacion (p. 1).


Con respecto a la reduccion eidetica, para Husserl (1950, p. 5), la imaginacion es la que permite las universalizaciones eideticas de las formaciones conceptuales que conllevan a aprehensiones adecuadas por medio de nuestra capacidad de ver directamente la esencia en dichas generalizaciones. En efecto, afirma en el cuarto paragrafo de Ideas I que "el conocimiento de la esencia es independiente de todo conocimiento sobre hechos" (Husserl, 1950, p. 24) y esta ligado a intuiciones "meramente ficticias", por oposicion a las intuiciones empiricas que se atanen a la existencia. Sobre esto, Ricoeur dice, en un pie de pagina de su traduccion, que "la funcion de ilustracion de la imaginacion no es despreciable: la ficcion es el verdadero revelador de la esencia" (Husserl, 1950, p. 24, nota del trad. 2), y nos anuncia, aqui mismo, que en el paragrafo 70 Husserl dira que la ficcion es el elemento vital de la fenomenologia, como de toda ciencia eidetica. Justamente, en el paragrafo 70, Husserl (1950) afirma que "la libertad en la investigacion de esencias exige necesariamente que operemos sobre el plano de la imaginacion" (p. 226).

Incluso si Ricoeur no comprendio completamente el sentido husserliano de la reduccion trascendental ni de la constitucion, creemos que el sentido de la fenomenologia que desarrollo en el horizonte eidetico de su Filosofia de la voluntad, inspirandose en Husserl, nos descubre aspectos importantes de la imaginacion y de su relacion con la fenomenologia. Parece ser que aquellas reflexiones de Husserl, a las que hemos aludido, sobre la reduccion eidetica que se encuentran en Ideas I, libro comentado y traducido por Ricoeur, tuvieron mucha influencia en este periodo de su pensamiento. Incluso, antes de realizar esta traduccion, en su primera publicacion filosofica, que realizo a los 26 anos, titulada "La atencion. Estudio fenomenologico de la atencion y de sus conexiones filosoficas", Ricoeur (2013) presenta a la fenomenologia como la salida de la crisis en tanto que apela al ambito de la libertad humana. La imaginacion es aqui el rostro epistemico de la libertad.

Y es en la realizacion de su fenomenologia--que toma a la libertad como tema protagonico--en donde inscribe al metodo fenomenologico en el marco de la voluntad. De este modo, leemos en un articulo programatico sobre su filosofia de la voluntad lo siguiente:

La fenomenologia apuesta por esta discursividad primordial de toda vivencia que [...] sea implicitamente un "decir", un leyeiv; si la posibilidad de decir no estuviera inscrita en el "querer decir" de la vivencia, la fenomenologia no seria el [phrase omitted] (Ricoeur, 1986, p. 69).

La proximidad del ejercicio del metodo fenomenologico al tema de la voluntad humana, para Ricoeur (1950b), se relaciona, pues, directamente con el tema de la libertad. Esto es claro si atendemos a su descripcion de la reduccion. Asi pues, en su introduccion a la traduccion de Ideas I de Husserl, afirma:
   Me encuentro primero olvidado y perdido en el mundo, en las cosas,
   en las ideas, en las plantas y en las bestias, perdido en el otro,
   perdido en las matematicas [...], hay en el ver una trampa, la
   trampa de la alienacion [...]. Comprendemos asi que el naturalismo
   sea el grado mas bajo de la actitud natural [...] porque si me
   pierdo en el mundo, me encuentro ya a un paso de tratarme como cosa
   del mundo. La tesis de la actitud natural es una especie de cosidad
   en el sentido mismo del ver, aquello que se llamo vivir es aqui
   esconderme como conciencia ingenua en [...] la existencia de las
   cosas [...]. Asi, la ascesis fenomenologica es una verdadera
   conversion del sentido de la intencionalidad que es primero olvido
   de una conciencia que luego se descubre como don (Ricoeur, 1950a,
   p. xx).


Es por ello que, para Ricoeur, la reduccion es el primer gesto libre en tanto "liberador de la ilusion mundana" (p. xx). Es con ella que perdemos aparentemente el mundo que ganamos realmente.

En el primer tomo de su Filosofia de la voluntad, Ricoeur (1950b) se decide, sin embargo, por utilizar la reduccion eidetica, mas no la trascendental. De esta ultima prefiere alejarse por ser tan "famosa" como "oscura" (p. 7). Con la expresion "famosa", Ricoeur pone enfasis en las diversas lecturas que hacen los lectores de Husserl en la epoca, que el prefiere no suscribir. Con la expresion "oscura", muestra su actitud humilde frente a una comprension cabal del metodo fenomenologico que le es vedada en ese momento de la historia. En cuanto a la dimension eidetica, aquello que se hace evidente es la importancia de la imaginacion en el metodo:
   En efecto, al poner entre parentesis la culpa, que altera
   profundamente la inteligibilidad del hombre, y la trascendencia,
   que encubre el origen radical de la subjetividad, se constituye una
   descripcion pura y una comprension de lo voluntario y de lo
   involuntario [...]. Esta abstraccion se emparenta [...] con aquello
   que Husserl ha llamado "reduccion eidetica", es decir, la puesta
   entre parentesis del hecho y el aparecer de la idea, del sentido.

   Las esencias del querer es lo que comprendo bajo un modelo
   imaginario, cuando digo: proyecto, motivo, necesidad, emocion,
   caracter, etc. Una comprension esquematica de estas funciones
   claves precede a todo estudio empirico e inductivo llevado a cabo
   con metodos experimentales propios de las ciencias de la
   naturaleza. Es esta comprension directa del sentido de lo
   voluntario y de lo involuntario lo que queremos aqui elaborar
   (Ricoeur, 1950b, pp. 7-8).


En sus reflexiones sobre el metodo a ejercer, Ricoeur hace una distincion entre descripcion y explicitacion: "el primer principio que nos ha guiado en la descripcion es la oposicion de metodo entre la descripcion y la explicacion. Explicar es siempre volver lo complejo, simple" (Ricoeur, 1950b, p. 8). Aplicado a la psicologia, esta regla que dirige a las ciencias de la naturaleza nos obliga a remitir lo voluntario a lo involuntario. Por el contrario, la descripcion tiene como punto de partida la

reciprocidad de lo involuntario y lo voluntario: la necesidad, la emocion, el habito, etc., toman sentido completo unicamente en relacion con una voluntad que los solicita, los inclina, los afecta y fija su sentido, es decir, los determina por su decision, los mueve por su esfuerzo y los adopta por su consentimiento (Ricoeur, 1950b, p. 8).

Ricoeur, pues, deriva lo involuntario de lo voluntario y no al reves, y es por ello que su descripcion es comprension.

Los analisis de Ricoeur (1950b), entonces, se dividen en tres partes y cada parte comienza por una descripcion de lo voluntario: la decision (pp. 37-186), el acto y el desplazamiento (pp. 187-318), y el consentimiento (pp. 319-456). En la primera parte, donde Ricoeur describe la atencion voluntaria, se refiere a la imaginacion como aquella que nutre al querer y le otorga las posibilidades de aprehension de valores. A esto le llama "el caracter universalmente imaginizante de la atencion" (Ricoeur, 1950b, p. 143). Afirma aqui que "poner atencion es ver en sentido amplio, no intelectualista, es decir, de cierto modo, desarrollar intuitivamente todas las relaciones y todos los valores" (Ricoeur, 1950b, p. 143) (3).

Ademas, la relacion entre libertad e imaginacion en el ambito de la voluntad aparece en esta ultima parte, en la que Ricoeur (1950b) posiciona a la esperanza como el rechazo del consentimiento ejercido por la libertad:
   La admiracion dice: el mundo es bueno, es la patria posible de la
   libertad; puedo consentir. La esperanza dice: el mundo no es la
   patria definitiva de la libertad; consiento lo mas posible, pero
   espero ser liberado de lo terrible y, en el fin de los tiempos,
   disfrutar de un nuevo cuerpo y de una nueva naturaleza en un ambito
   de libertad (p. 451).


En esta linea interpretativa, Marie France Begue (2002) nos dice, sobre la fenomenologia de la imaginacion de Ricoeur, lo siguiente: "la imaginacion se acompana con la libertad. Este acompanamiento se da en dos niveles: el de liberar al hombre, en lo posible, del reino de la necesidad, y el de incentivar la afirmacion y la promocion del si-mismo" (pp. 26-27). Dicha liberacion puede ser comprendida como un educar en sentido originario. Justamente, afirma Ricoeur, en otra parte, que "nuestra labor de ensenar tiene exito en la medida en que se libera al estudiante (e-ducation)" (Ricoeur, 1948, s. n.). En ese sentido, si apelamos una vez mas a ese ambito fundamental de la educacion al que hicimos alusion al inicio de esta presentacion, podriamos comprender la labor del educar como un filosofar aplicado, como suscribe Suchodolski (1979).

En este sentido, la posibilidad de hacer frente a la crisis en la que nos encontramos, cree Ricoeur, se encuentra en "limpiar" la educacion y reubicar su centro de actividad en la busqueda libre del saber y la verdad. Esto es posible, afirma, si reconciliamos libertad y poder, espontaneidad e institucion. La razon de esto es que la educacion se encuentra en una posicion privilegiada frente a la crisis en el sentido de que sus desventajas pueden convertirse en ventajas: la educacion, aunque pertenezca al ciclo de la reproduccion del capital, "no es una empresa en el sentido economico de la palabra. Ciertamente, produce el saber, la competencia, en suma, los roles sociales, pero no los produce bajo la forma de mero trabajo, del servicio diferido" (Ricoeur, 1971, p. 54). La educacion se produce de modo discordante y salvaguarda un espacio critico, por lo que "es un lugar privilegiado para librar la lucha en contra de la burocracia [...] y por la invencion de nuevos modelos flexibles del poder en donde la espontaneidad y la institucion esten mejor equilibradas" (Ricoeur, 1971, p. 54).

La educacion, pues, es una "de las raras instituciones en donde la critica y la creacion de los ideales pueden lograrse" (Ricoeur, 1971, p. 56); con ello, hace posibles los objetivos de una fenomenologia de la voluntad y la imaginacion. A su vez, puede ser un laboratorio de ideales y motivaciones para la sociedad posindustrial. Por tanto, la funcion critica y creadora de esta institucion "debe ubicarse en el nivel de las cuestiones fundamentales, en el nivel mas profundo de la dinamica social, y no en el plano de las alternativas politicas en el sentido partidista" (Ricoeur, 1971, p. 56), en el nivel filosofico propiamente dicho.

De cualquier modo, Ricoeur afirma que su intencion no es presumir haber resuelto los problemas de la educacion, sino comunicar la conviccion de que estos problemas existen y que deben enfrentarse con una voluntad firme dispuesta a "desburocratizar", la cual se acompana de una movilidad institucional y de un espiritu de invencion en alerta. Ricoeur (1971) afirma que "la 'vieja dama' [podemos comprender aqui 'la educacion'] perecera si, luego del fracaso de la imaginacion en su intento por tomar el poder, el poder no toma a la imaginacion" (p. 58). Poder debe ser aqui comprendido como una expresion que nos remite a la voluntad del ser humano y abre paso al ambito de la libertad.

Con todo, filosofia, fenomenologia y educacion pueden ser concebidas, desde aqui, como distintos modos de expresar una misma lucha contra la crisis burocratizante, la crisis de perdida de sentido y de asentamiento de viejos dogmatismos. En ese sentido, en el contexto en el que nos encontramos, al interior de instituciones educativas con tensiones especificas entre un impulso humanista y una motivacion productiva, puede ser provechoso plantear, desde la impronta ricoeuriana, la siguiente hipotesis: quiza si la lucha frente a la crisis se situa en el cuestionamiento aunado del sentido originario de la filosofia, la fenomenologia y la educacion, ?no podriamos abrirnos paso a un campo distinto de respuestas que impliquen repensar nuestras instituciones reales sobre la dinamica de la voluntad critica y la creatividad imaginativa?

doi: 10.11l44/Javeriana.uph34-69.ivhr

Referencias

Abbagnano, N. & Visalberghi, A. (2010). Historia de la pedagogia. (Trad. J. Hernandez). Mexico D. F.: Fondo de Cultura Economica.

Amalric, J. L. (2013). Paul Ricoeur, l'imagination vive. Une genese de la philosophie ricoeurienne de l'imagination. Paris: Hermann.

Begue, M. F. (2002). Paul Ricoeur: La poetica del si-mismo. Buenos Aires: Biblos.

Charlot, B. (2006). A pesquisa educacional entre conhecimentos, politicas e praticas: especificidades e desafios de uma area de saber. RevistaBrasileira de Educacao, 11(31), 7-18. Recuperado de https://dx.doi.org/10.1590/ S1413-24782006000100002

Corvalan, J. (2012). El campo educativo: ensayo sociologico sobre su diferenciacion y complejizacion creciente en Chile y America Latina. Estudios Pedagogicos, 38, 287-298. Recuperado de http://www.scielo.cl/pdf/estped/v38n2/art18.pdf

Duffy, M. (2009). PaulRicoeur's Pedagogy of Pardon. New York: Continuum.

Elliot, B. (2005). Phenomenology and Imagination in Husserl and Heidegger. New York: Routledge.

Gustavsson, B. (1996). Bildning i var tid. Stockholm: Wahlstrom & Wiedstrand.

Husserl, E. (1950). Idees directrices pour une phenomenologie et une philosophie phenomenologique pures. Tome premier: Introduction generale a la phenomenologie pure. (Trad. P. Ricoeur). Paris: Gallimard.

Husserl, E. (1977). Phenomenological Psychology. Lectures, Summer Semester, 1925. En Husserliana (Vol. IX). (Trad. J. Scanlon). The Hague: Martinus Nijhoff.

Husserl, E. (2002). Phantasia, conscience d'image, souvenir. En Husserliana (Vol. XXIII). (Trads. R. Kassis & J. F. Pestureau). Grenoble: Jerome Million.

Kemp, P. (2010). Ricoeur and Education: Ricoeur's Implied Philosophy of Education. En S. Davidson (Ed.), Ricoeur Across the Disciplines (pp. 181-194). New York: Continuum.

Kemp, P. (2011). La universidad desde una perspectiva cosmopolita. Etudes Ricoeuriennes/Ricoeur Studies, 2(2), 118-128. Recuperado de http://ricoeur. pitt.edu/ojs/index.php/ricoeur/article/view/105

Martin Criado, E. (2008). El concepto de campo como herramienta metodologica. Revista Espanola de Investigaciones Sociologicas, 123, 11-33. Recuperado de http ://www.reis.cis.es/REIS/PDF/REIS_123_011215166984248.pdf

Morandi, F. (2000). Philosophie de l'Education. Paris: Nathan.

Ricoeur, P. (octubre, 1948). Comment respecter l'enfant?. Conferencia dictada en el Congres de la Federation Protestante de l'Enseignement, Glay, Francia.

Ricoeur, P. (1950a). Introduccion. En Husserl, E. (1950). Idees directrices pour une phenomenologie et une philosophie phenomenologique pures. Tome premier: Introduction generale a la phenomenologie pure (pp. xi-xxxix). Paris: Gallimard.

Ricoeur, P. (1950b). Philosophie de la volonte 1 Le volontaire et l'involontaire, Paris: Aubier, 1950.

Ricoeur, P. (1971). L'avenir de l'universite. En L. Dion, E. F. Sheffield, & P. Ricoeur (Eds.), L'enseignement superieur: bilans et prospective (pp. 46-58). Montreal: Presses de l'Universite de Montreal.

Ricoeur, P. (1986). Methode et taches d'une phenomenologie de la volonte. En A l'ecole de la phenomenologie (pp. 65-92). Paris: Vrin.

Ricoeur, P. (2013). L'attention. Etude phenomenologique de l'attention et de ses connexions philosophiques. En O. Abel & P. Marinescu Studia Phaenomenologica (Vol. XIII) (pp. 21-50). Bucharest : Centenary, Humanitas.

Suchodolski, B. (1979). Philosophy and Education. Review of Education, 25(2-3), 347-366.

Van der Ven, J. A. (1998). Formation of the Moral Self. Cambridge: Eerdmans.

Weiss, E. (2003). Introduccion. En E. Weiss (Coord.), El campo de la investigacion educativa (1992-2002) (pp. 35-46). Mexico, D.F: Consejo Mexicano de Investigacion Educativa. Recuperado de http://www.comie.org.mx/ doc/portal/publicaciones/ec2002/ec2002_v01.pdf

LUZ MARIA ASCARATE CORONEL *

* Pontificia Universidad Catolica del Peru, Lima, Peru--Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, Paris, Francia.

Correo electronico: luz.ascarate89@gmail.com

Recibido: 14.12.16

Aceptado: 11.04.17

Disponible en linea: 31.08.17

(1) Una reflexion sobre la educacion y las instituciones que aprovecha mucho de las perspectivas ricoeurianas y si va en esta direccion es la de Kemp (2011).

(2) Todas las traducciones al espanol son nuestras.

(3) Es por esto que, en su reciente libro, Amalric (2013), defiende la tesis de que Ricoeur se aleja del intelectualismo al colocar a la imaginacion como aquella que guia el querer (vouloir).

[Please note: Some non-Latin characters were omitted from this article]
COPYRIGHT 2017 Pontificia Universidad Javeriana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ascarate Coronel, Luz Maria
Publication:Universitas Philosophica
Date:Jul 1, 2017
Words:5114
Previous Article:DIALOGO Y PEDAGOGIA EN EL DE ORDINE DE SAN AGUSTIN.
Next Article:DISCURSOS, INSTITUCIONES Y SABER EN EL PENSAMIENTO DE MICHEL FOUCAULT.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |