Printer Friendly

Homenaje a Kant a 200 anos de su muerte (22 de abril de 1724 - 12 de febrero de 1804).

Kant: lo politico.

(12 de febrero de 2004)

Otilio Flores Corrales[1]

!Como suben y bajan las fuerzas celestes entregandose el cubo de oro! Con una vibracion aromosa penetran desde el cielo la tierra haciendo resonar armonicamente el universo.

Goethe

I

Uno de los ejes del pensamiento Occidental es el de Kant. Este pensador central, espacio mental, es una columna innegable del pensamiento universal. La importancia de Kant en la tradicion de la historia general de la ideas es, sin duda, un punto cuspide de la produccion de la humanidad.

Nos congregamos aqui, en la Universidad, justo hoy 12 de febrero, para rendirle un homenaje a sus 200 anos de muerto. Las justificaciones para hacerlo sobran. Personaje de talla mayuscula en cualquier claustro de humanidades: en Immanuel Kant encontramos un pensamiento amplio y complejo como referencia obligada, para posibilitar la comprension de la arquitectura del conocimiento que va de su tiempo, a nuestros dias[2].

II

Su vida es casi mistica segun la vision de Thomas de Quincey[3]; su contexto, y la historia que directamente le antecede tanto en ideas como en sucesos, es uno de los episodios mas ricos de la produccion de la cultura en Europa. La construccion de lo moderno, es un proceso polivectorial que necesariamente emana de los laberintos, al menos, del medioevo[4].

Pero sin ir tan lejos, con el Renacimiento encontramos pistas en Descartes (1596 1650) respecto a las novedosas artistas que adquirira, "el metodo" hacia la formulacion de la construccion de las ideas que impregnaran e imperaran en el mundo, incluso, de nuestros dias. Ese cogitum renacentista o ese espiritu que invadira a Spinoza (1632-1677) y a Hobbes (1588-1679)-vitales para la Ilustracion y el Iluminismo, cambiaran el rumbo del pensar humano. La "Revolucion Inglesa", el surgimiento del "Parlamentarismo", las monadas de Leibniz (1646-1716), el empirismo y la emergencia del liberalismo, seran faces de un positivismo logico solo posible desde Kepler junto con Galileo, hasta Newton pasando por Pascal en aquel tiempo imperioso, que hizo posible la reflexion y la existencia de John Locke (1632-1704).

La inmensa riqueza de ese tiempo de tan diversas aristas, era ya una antesala de la Revolucion Francesa. El Iluminismo que por instantes se funde con el Romanticismo, hizo de si, que la vida y la obra de Kant, se sumergiera en los grandes temas de ese crisol de preocupaciones. La libertad, la realidad en un humanismo pleno de contradicciones en si mismo, cohabitaba las meditaciones de Berkeley (1685-1753) y de sus contemporaneos como Hume (1711-1776), Goethe (1749-1832), Voltaire (1694-1778) y Rousseau (1762 contrato social). Asi tambien Mozzart, Beethoven y Napoleon son sin duda, angulos que habria que valorar entre la produccion de Kant.

No es pues exagerado decir que en Kant encontramos una especie de "elevacion del espiritu". Su obra es amplisima, enumerar tan solo los titulos y los temas que el aborda seria asunto extenso. Derecho, Filosofia, Metafisica, Logica, Religion son solo algunos de los topicos por los que atraviesa su reflexion. Sin embargo, a continuacion presento algunas de sus principales ideas respecto a lo politico emanadas desde lo vario de su obra.

III

La obra de Kant es ruptura ante el mecanicismo y la tecnica del puro quehacer empirico; su genialidad esta en la metafisica del hacer humano que de muchas maneras propone, traduce o sugiere. El elemento matriz de su reflexion sera la razon y el Espiritu ante la inmediatez del mundo, fundamentandose para ello en la tradicion filosofico-formal y teologica. Sus raices son griegas, mas concretamente platonicas, agustinas y patristicas.

Como lo que es (un pensador clasico), Kant cimbra la idea de Dios sometiendo esta nocion a las de "realidad", "Estado", "Espiritu", "conciencia" y "alma" ante las vertientes sobre todo, tomistas. Un hilo conductor del pensamiento de Kant sera lo que motiva al movimiento de la conciencia, de lo pensante: el Estado. Asi pues, el "mundo" en Kant como "conciencia", es la intersubjetividad de la que da razon el lenguaje humano: la comunicacion consciente. Esa totalidad consciente como regulacion de sentimientos en actos de razon, se sintetiza en el Estado. Hay mucho de Hobbes en esto y es justo esto es, la genesis de la idea del Estado en Hegel.

El Estado -entre otras cuestiones es un momento moral de la etica; es posibilidad de "bien", no es garantia de la vida feliz. Dicha posibilidad descansa en el derecho, pero el dilema en el que se mueve todo individuo (ante la colectividad), radica en el transito que existe entre la voluntad como conciencia o como empuje, y las pasiones y los sentimientos (es el problema de la etica en Hume).

Se puede afirmar que el Estado "aqui", es un nivel del hacerse civil con conciencia. Afinidad que en sus ultimas consecuencias, "quiere" una dinamica de tolerancia (metafisica y juridica), en la construccion del quehacer social (bajo los rangos de los parametros constitucionales). El Estado es el limite del sujeto.

La libertad solo es posible como limite, es decir, como margen de la ley y como campo de accion: esto se puede explorar de manera elegante en la obra que llamo Kant "principios metafisicos de la doctrina del derecho", incluso, como postulacion de que por limite, tambien hay que entender "propiedad". Este es un reflejo de los vectores economicos de la epoca que formaran al liberalismo como una forma de poder, de poder aniquilar "al otro" y, en ultima instancia, incluso de fulminar al "yo".

Las directrices entre los intereses del sujeto ante lo colectivo ponen en jaque a la etica. Y si la etica esta en juego, tambien lo esta, de manera logica la politica. Hay que decirlo desde ahora: en este episodio de la formacion del pensamiento por politica se entiende, un nivel de la conciencia empirica que reconcilia ambos intereses (el privado y el publico) bajo la tutela del referente que es, la legalidad.

La reflexion que sobre el derecho, la ley, lo juridico y la legalidad que deposita Kant en su obra, es no solo extensa, sino tan fundamental como compleja. Es en el derecho en donde se deposita la voluntad general (de todos es conocida la influencia que tuvo Kant de Rousseau); es el ordenamiento legal el que se impone ante la voluntad del monarca en ese transito historico hacia la division de poderes, y hacia el Estado de derecho. Un sentido de la fenomenologia politica encuentra su razon, en el espiritu de la legalidad.

La igualdad y los "valores concentricos" tan sonados sobre todo, en los discursos oficiales, han explotado bien estos pretextos. Pero al carecer de contenidos estos valores, solo han quedado como bellos ornatos sin la eficacia esperada.

IV

La filosofia de la historia (de la tradicion formal[5]) concede sentido a la razon del tiempo de Kant. Es en este pensador, en donde, con raices decartianas, el metodo, sera "un metodo de determinacion", sobre todo moral en el entendimiento y en lo posible del movimiento de lo humano en la esfera de las competencias de Estado.

Este probablemente sea, acaso, uno del desatinos mayores en Kant en lo que respecta a la etica propositiva emergida del concepto. Spengler lo dice asi: "Kant cometio un error de trascendencia enorme, y que todavia no ha sido remediado, cuando puso al hombre exterior e interior en relacion esquematica con los conceptos de espacio y tiempo, conceptos multivocos y, sobre todo, no invariables; lo que vino a enlazar de una manera erronea estos conceptos con la aritmetica y la geometria"[6].

Ya en Kant se vislumbra la nocion hegeliana del saber como lo real. Y sin embargo en Kant, aun no hay saber absoluto en lo real en si: el saber es el dominio de la moral. En Kant, el determinismo marca los senderos de los principales problemas de la libertad en el marco del binomio "accionpensamiento"[7].

La libertad queda suscrita a la fundamentacion de la obligacion. Y esta, es decir, la obligacion, esta dada por el deber de la voluntad supeditada a la vez, por un sentido del bien moral. (Este es uno de los puntos de partida de las filosofias de Schopenhauer y mas adelante, de Nietzsche).

La voluntad como sentido, es el limite del derecho y viceversa: el derecho como sentido, es el limite de la voluntad. Lo privado frente a lo publico es mediado por el deber (es decir, por el a priori) que es a la vez, fundamentacion del derecho positivo. El tema de la voluntad es simplemente central en Kant. En este caso, la voluntad politica es capital. La politicidad de la voluntad -como lo apuntara el profesor Cesareo Morales hace tiempo[8]-, recrea al Estado en su mas intima esencia.

Y sin embargo el dilema del Estado compete tambien a la esfera del poder. La estetica de este fluctua entre la moral y el derecho. El poder como acto de razon se concretiza y encarna en "lo Uno" (muy a la La Boetie, Max Stirner y una vez mas, a la Hobbes). La razon es el sujeto.

Esta sentencia inaugura, relativamente los dilemas entre la identidad del individuo, la de lo colectivo, y la del "otro" que desde Hegel hasta Levinas, no ha dejado de ser tema candente entre nuestras perplejas sociedades. Esta idea identataria en Hume, por ejemplo, se elevo hacia un escepticismo radical en la idea de un devenir publico como "tragedia".

La ontologia del poder depositado en la politica, pretende de si hacer, un movimiento teleologico y de causalidad a la voluntad de un pueblo. Funesta concepcion. Goethe al respecto siempre penso de manera diametralmente contraria. En Kant las pasiones, los sentimientos y los deseos, tendrian que estar supeditados por un proyecto de razon concreto legal.

Sucede luego que si la fenomenologia de un pueblo o de un individuo a favor de lo peor se presenta, el margen del error -en el devenir consciente-, se da por la "ignorancia" que propicia una "voluntad equivocada" (un autoengano). En esto consiste la critica de la razon practica.

La coincidencia entre lo singular y lo universal hace del concepto y de la categoria, el a priori como imperativo categorico para la eficacia de la intersubjetividad. Esa es la esencia de la politica y en Kant, el proyecto de la voluntad humana que cimenta, no necesariamente a la vida feliz, pero si a la vida civil: la tolerancia y la pluralidad en lo hondo.

Ante este optimismo desmedido de razon (caracteristica de la modernidad) frente a la naturaleza humana: el desideratum de una "conciencia" en pos de lo peor (muy a la Spinoza). Y Kant era consciente de ello al proponer esta arquitectura de la razon como un eco del Logos de Heraclito.

Kant, al subjetivizar la politicidad en la razon, postula al "criterio de verdad" en la categoria de lo suprasensible. La importancia de la metafisica aqui, encuentra uno de sus puntos mas altos en toda la tradicion filosofica posrenacentista del mundo moderno.

Kant pues, postula la dignidad del individuo en el sujeto dentro de la universalidad. La totalidad (o la "estatolatria" como bien la llamara Hector Subirats), como espiritu de la colectividad encarnada en el orden legal, supedita a lo particular en las redes morales que solo hasta Nietzsche, se veran seriamente rotas.

Kant encuentra al concepto, al a priori, y al imperativo categorico como ejes de "verdad" en la escala de asumir a esta (es decir, a la verdad), como una simbiosis proposicional de "la presencia" en la voluntad que no se separa del espiritu del derecho. Este movimiento de lo pensante o del bien, puede rastrearse desde el pensamiento griego, deciamos, al menos con los presocraticos (arethe, logos, apeiron), mas concretamente en Platon (desde luego, con un amplio campo poco explorado respecto a los lazos que tuvieron estos, e incluso Kant, con el pensamiento de Oriente).

Una idea nodriza de la idea de seguir un sentido metafisico hacia "el bien" en Kant, la hayamos en el Filebo[9] de Platon al sostener Socrates, que "lo deseable para todos y lo real perfecto en si, es la idea del bien". Esta fundamentacion sera una columna vertebral en toda la patristica. Plotino, que es pieza esencial en esto, propondra senderos sumamente inquietantes.

Esta idea teologica es fundamento de "las politicas" en Occidente. Kant alumbra excelentemente la causalidad de esta fenomenologia en varias partes de su obra: la religion dentro de los limites de la mera razon[10] es un monumento cuspide junto con los principios metafisicos de la doctrina del derecho[11].

Evidentemente que seria irracional aqui, comentar cada uno de los titulos de este magno pensador. Las ideas politicas y de incumbencia para el pensamiento politico en Kant, las podemos encontrar practicamente en la mayoria de sus libros. Algunos de los mas contundentes y de mayor fuerza son: Critica de la razon pura; critica del juicio; prolegomenos a toda metafisica del porvenir; observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime; fundamentacion de la metafisica de las costumbres; critica de la razon practica; la paz perpetua[12].

Las criticas a Kant pululan. Oswald Spengler, Jean-Francois Lyotard, Ortega y Gasset, Zambrano, desde luego Hegel, Schopenhauer, Nietzsche o Marx, son solo algunos de los miles de inconformes con nuestro autor. Y sin embargo es tambien Kant referencia, de todo pensador sobre los grandes temas de la humanidad.

[1] Profesor de Filosofia Politica de la Facultad de Ciencias Politicas y Sociales de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico. Conferencia pronunciada el 12 de febrero de 2004 en la Sala Fernando Benitez de la UNAM-FCPyS Edif. F. 11-13 hrs. Ciudad Universitaria.

[2] Entre los muchisimos libritos que se han escrito sobre Kant, tal vez pudieramos, al menos mencionar dos sin que con ello sugiera que son estos las referncias de las siguientes notas. Lyotard, J. La diferencia. Gedisa. Barcelona 1991; Rodriguez Ibanez, J. El sueno de la razon. Taurus, Madris 1981.

[3] Quincey, Thomas. Los ultimos dias de Kant. La nave de los locos. Premia. Mexico, 3a edic. 1982

[4] Nadie negaria que, por ejemplo encontramos ya pistas de lo moderno al menos en Dante o en Juan de Salisbury.

[5] Anteponiendo esta a otra que aun existente todavia hasta hace poco era muy poco, casi nada tomada en cuenta. Me refiero a una vertiente tomada mas bien como poetica y literaria que emerge de obscuros abismos como los que sugiere Teognis, Lucrecio y Luciano de Samosata.

[6] Spengler, O. La decadencia de Occidente. Tomo I Introduccion p. 29. Planeta-- Agostini. Mexico 1993.

[7] Vease particularmente el magistral libro de Bertrand Russell Misticismo y Logica. Paidos, Argentina 1951.

[8] II Simposio de Filosofia Contemporanea "Kant, Hegel y las ciencias sociales". En la mesa Sociedad y Estado en Kant y Hegel, la ponencia del Dr. Cesareo titulada La politicidad de la filosofia en Hegel. Miercoles 6 de 1985, de 11 a 13 hrs. En la sala Cuicalli, UAMI.

[9] O del placer (sobre todo, 61 a). Platon. Obras completas. Aguilar. 2a edic. Madrid, 1969.

[10] Alianza Editorial 2a edic. Madrid, 1981.

[11] UNAM 1a edic. Mexico 1968.

[12] Existen todas estas obras en espanol. Un esfuerzo impresionante (y criticable como todo) ha sido el de Porrua. Alianza, Losada, Espasa-Calpe tambien los ha editado. Una edicion mas elaborada (con notas y comentarios) sobre algunas de las obras de Kant de mayor "hondura", ha sido publicada por Alfaguara, recientemente.
COPYRIGHT 2006 UNAM - Razon Cinica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Publication:Razon Cinica
Date:Feb 1, 2006
Words:2797
Previous Article:Emerson. La confianza en uno mismo.
Next Article:Lecciones de la historia: La Rivalidad anglofrancesa del siglo XVIII.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters