Printer Friendly

Historia de Cristo: este libro modifico la vision que se tenia de Cristo y su vida. Finalmente, todos los generos se unieron para hacer de este uno de los libros mas emotivos que se hayan escrito.

[ILUSTRACION OMITIR]

Jesus nacio en un establo. Un establo es la casa de los animales, la prision de los animales que trabajan para el hombre. Un establo no es mas que 4 paredes rusticas, un empedrado sucio y un techo de vigas. El establo es oscuro, descuidado, maloliente. Este es el establo donde nacio Jesus. El lugar mas sucio del mundo fue la primera habitacion del mas puro entre los nacidos de mujer.

No nacio Jesus en un establo por casualidad.

?No es el mundo un inmenso establo donde los hombres engullen y estercolizan? ?No cambian las cosas mas bellas, mas puras, en excrementos? Luego se tumban sobre los montones de estiercol y a eso llaman "gozar de la vida".

Los primeros que adoraron a Jesus fueron animales y no hombres. Entre los hombres buscaba a los sencillos; entre los sencillos a los ninos; mas sencillos que los ninos, mas mansos, le acogieron los animales domesticos. Aunque humilde, aunque siervos de seres mas debiles y feroces, el asno y el buey habian visto a las multitudes arrodillarse ante ellos.

Hasta el nacimiento de Jesus, reyes y pueblos se habian inclinado ante los bueyes y los asnos. Eran los reyes de la Tierra, los pueblos que preferian la materia.

Pero Jesus no nacia para reinar sobre la Tierra ni para amar la materia. Con el acabara la adoracion de la bestia. Los brutos de Jerusalen lo mataran.

LOS PASTORES

Los pastores viven casi siempre solita6os y distantes. No saben nada del mundo lejano y de las fiestas de la Tierra. Cualquier suceso que acaece cerca de ellos, por pequeno que sea, los conmueve. Apenas vieron la escasa luz del establo, una mujer joven y bella que contemplaba en silencio a su hijito, y vieron al Nino con los ojos abiertos, aquellas carnes rosadas y delicadas, aquella boca que no habia comido aun, su corazon se estremecio. Ofrecieron lo poco que tenian. Eran pobres y no despreciaban a los pobres.

Los pastores de Belen "ignorados del mundo", sabian que aquel nino nacido de pobres en la pobreza, nacido sencillo en la sencillez, nacido de aldeanos en medio del pueblo, habia de ser el rescatador de los humildes, de aquellos hombres de "buena voluntad" sobre los cuales el angel habia invocado la paz. Algunos dias despues, 3 magos llegaban de Caldea y se arrodillaban ante Jesus.

Los magos no eran reyes; pero en Media y Persia eran senores de los reyes. Se preciaban de poseer los secretos de la Tierra y los del cielo; en medio de un pueblo que vivia para la materia, representaban el papel del Espiritu.

Era justo, por tanto, que fuesen a inclinarse ante Jesus. Despues de las bestias que son la naturaleza; despues de los pastores que son el pueblo, esta tercera potencia "el saber" se arrodilla ante el pesebre de Belen.

Jesus ha obtenido ya las primeras investiduras a que tenia derecho. Apenas parten los magos, empiezan las persecuciones de los que lo odiaran hasta la muerte.

HERODES EL GRANDE

Herodes era un monstruo. Hijo de un traidor, habia usurpado el reino a sus senores, los ultimos desgraciados Asmoneos. Cuando supo por los magos que un rey de Judea habia nacido, su corazon de barbaro intranquilo se sobresalto. No sabiendo donde habia nacido el nuevo nieto de David, ordeno que fuesen muertos todos los ninos de Belen.

Nadie supo nunca cuantos fueron los ninos sacrificados al miedo de Herodes. Esta inmolacion de inocentes en torno a un inocente; este holocausto de sangre por un recien nacido que ofrecera su sangre por el perdon de los culpables; este sacrificio humano por aquel que a su vez sera sacrificado, tiene un sentido profetico. Miles y miles de inocentes han de morir despues de su muerte sin mas delito que el de haber creido en la resurreccion; nace para morir por los demas, y he aqui que mueren por El miles de nacidos, como para pagar su nacimiento.

Apenas se hunden en la oscuridad las casas de Belen, la madre sale a escondidas. Roba una vida al rey; salva una esperanza al pueblo; estrecha contra el pecho a su hijo, su riqueza, su dolor.

Se dirige hacia Occidente, atraviesa la antigua tierra de Canaan y llega a la vista del Nilo. El destierro en Egipto fue breve. Jesus es llevado de nuevo en brazos de su madre a la casa paterna de Nazareth, pobre casa y taller donde el martillo golpeaba hasta la caida del sol. El nino crecia y se robustecia. Muchacho portador de salud, como debia ser el que habia de dar salud a los demas con solo tocarlos con la mano. Estaba en el taller de Jose para ayudarle en su oficio.

Jesus no ha asistido a las escuelas de los escribas ni de los griegos. Pero maestros no le faltan; conoce 3 mas grandes que los doctores: el trabajo, la naturaleza y el libro.

El oficio de Jesus es uno de los 4 mas antiguos y sagrados: carpintero. El oficio le enseno que vivir significa transformar las cosas muertas e inutiles en cosas vivas y utiles; que la materia mas vil, trabajada y reformada, puede llegar a ser preciosa amiga, socorredora de los hombres; que para salvar es menester cambiar.

LOS PROFETAS

Ningun pueblo fue advertido como el hebreo. Ninguno tuvo tantos despertadores y admonitores. El profeta habla del futuro, revela las cosas no sucedidas todavia, pero recuerda tambien las pasadas. El tiempo es suyo en los 3 momentos: descifra el pasado, ilumina el presente, amenaza con el porvenir.

El profeta es una voz que habla en nombre de Dios; una mano que escribe el dictado de Dios.

Cuando Jesus, al entrar en los 30 anos, se presenta a los hombres como Hijo de Dios, sabe lo que le espera hasta el fin. Sabe que Dios ha prometido a Moises un nuevo profeta. Porque Dios hara con su pueblo la Nueva Alianza. Traera la justicia y levantara a los infelices.

Mientras Jesus, en el taller de Nazareth, manejaba el hacha y la escuadra, una voz se habia elevado del desierto hacia el Jordan y el mar Muerto. El ultimo de los profetas, Juan el Bautista, llamaba a los judios a la penitencia, anunciaba la proximidad del Reino de los Cielos, predecia la proxima llegada del Mesias, reprendia a los pecadores que acudian a el y los inmergia en el rio para que aquel lavado externo fuese como un principio de la purificacion interior.

Este enigmatico habitante de las selvas, solitario como un yogui, que despreciaba los placeres, aparecia a los ojos de los bautizados como la ultima esperanza de un pueblo desesperado.

Juan llama a los pecadores para que se laven en el rio antes de hacer penitencia. Jesus se presenta a Juan para que lo bautice: ?Se confiesa, pues, pecador? El caso de Jesus es unico. Su bautizo es igual en apariencia al de los demas, pero se justifica por otros caminos.

Jesus iba a comenzar una nueva epoca de su vida; es decir, su verdadera vida. Sumergirse en el agua atestiguaba la voluntad de morir; pero al mismo tiempo la certidumbre de resucitar. No baja al rio para lavarse, sino para significar su muerte y su consiguiente resurreccion. Apenas salido del agua, Jesus va al desierto: de la multitud a la soledad.

Para Jesus los 40 dias que debe pasar en soledad son la ultima preparacion. El nuevo libertador ha de esperar 40 dias antes de anunciar el reino prometido y permanecer a solas con Dios 40 dias para recibir las supremas inspiraciones.

Jesus sale del desierto. Sabe que empieza su dia.

Atravesando Samaria, se dirige a Galilea para anunciar sin tardanza el advenimiento del Reino. No va a Jerusalen. Jerusalen es la capital. Hombre de provincia, vuelve a su provincia. Quiere llevar el fausto mensaje a los que, antes de los demas, deben recibirlo. A los pobres, a los humildes, porque el mensaje es especialmente para ellos y lo esperan hace mas tiempo.

Viene primeramente por los pobres y toma a los paises mas pobres. Por eso, dejando Jerusalen a un lado, llega a Galilea y entra en la sinagoga a ensenar.

Las primeras palabras de Jesus son sencillas, pocas: "Ha llegado el tiempo: se aproxima el Reino de Dios; haced penitencia y creed en el Evangelio".

Jesus, con suspocaspalabras--oscuras para los mas--, ha sentado los principios de su ensenanza. La plenitud de los tiempos: es menester comenzar ahora, en seguida.

LA RESPUESTA A JUAN

Jesus cura, pero no tiene nada de brujo ni de exorcista. No llama en su ayuda ni a los Cielos ni a los Infiernos. Le basta una palabra, un grito, una dulce voz, una caricia. Basta su voluntad y la fe de quien lo pide. A todos les pregunta: "?Crees tu que yo pueda hacer eso?" Y cuando la curacion esta hecha: "Ve, tu fe te ha curado".

Las curaciones de Jesus tienen un doble caracter. No son solo curaciones de cuerpos, sino de espiritus. Y precisamente de aquellas enfermedades espirituales que Jesus quiere sanar para que el Reino de los Cielos pueda fundarse sobre la Tierra.

Cuando Juan el Bautista, encerrado en prision por orden del

Tetrarca Herodes, envio 2 discipulos a Jesus para que le preguntasen si era El el esperado o si debian esperar a otro, Jesus les respondio: --Id y referid a Juan lo que habeis visto y oido: los ciegos recuperan la vista y los cojos andan; los leprosos quedan limpios y los sordos oyen; los muertos resucitan y el evangelio es anunciado a los pobres--.

Jesus es el profeta de la felicidad, el defensor de la vida, de una vida mas digna de ser vivida. Los milagros son prenda de su promesa. --Los muertos resucitan.-- Es una senal que debe bastar al Bautista prisionero. Jesus ha resucitado 3 muertos: un joven, una nina, un amigo. Y no los resucita para hacer ostentacion de su poder y herir la imaginacion de los pueblos, sino unicamente movido por el dolor de quien ama a aquellos muertos.

No pretende resucitar; si despertar. La muerte no es para el mas que un sueno. Un sueno mas profundo que el sueno comun. Tan profundo que solo un amor sobrehumano lo rompe. Amor de los supervivientes mas que el durmiente. Amor de uno que llora cuando ve el llanto de aquellos a quienes ama.

LAS BODAS DE CANA

Jesus no rehusa asistir a las bodas. Para el hombre del pueblo, que tan de raro en raro se expansiona y divierte, que no come ni bebe nunca todo cuanto quiere, el dia de la boda es el mas memorable de toda la vida.

A Jesus le gustaba aquella alegria ingenua. En las bodas no veia unicamente una fiesta. El matrimonio es una tentativa de la juventud del hombre para sobrevivir con el amor, con el acuerdo de 2 juventudes enamoradas. Es la afirmacion de una doble fe en la vida, en la continuidad y deseo de la otra vida.

[ILUSTRACION OMITIR]

Para Jesus el matrimonio es el principio de una perennidad. Lo que Dios ha atado no lo puede desatar el hombre.

No hay que maravillarse de que haya aceptado la invitacion para las bodas de Cana. Todo el mundo sabe el prodigio que hizo aquel dia. Seis tinajas, llenas de agua, fueron cambiadas en vino y en vino mejor que el que se habia concluido. El agua convertida en vino es otra figuracion de la epoca nueva, que comienza con el Evangelio.

PANES Y PECES

Miles de pobres han seguido a Jesus a un lugar desierto, lejos de las aldeas. Hace 3 dias que no comen: tanta es el hambre del pan de vida de sus palabras. Al tercer dia Jesus se apiada de ellos "hay mujeres y ninos" y ordena a sus discipulos que den de comer a la multitud. Pero no tienen sino unos cuantos peces y unos cuantos panes y son miles de bocas. Entonces, Jesus los hace sentarse a todos en tierra, sobre la hierba verde, en grupos de 50 y de 100; bendice la poca comida que hay; todos se sacian y sobran cestas de vituallas.

Un pan de trigo da para pocos y cuando se ha acabado no queda ya para nadie. Pero el pan de verdad, el pan de la alegria, el pan mistico, no se acaba, no puede acabarse nunca. "Partidlo en mil pedazos y siempre habra; distribuidlo a millones y siempre quedara intacto".

Otro dia, que los discipulos se hallaron sin pan, Jesus les advirtio que se guardasen de la levadura de los fariseos y de los saduceos. Y los discipulos, tardos casi siempre en entenderlo, decian entre si. "Habla asi porque no hemos traido pan." Pero Jesus notandolo les reprocho; "!Oh, gente de poca fe! ?Que es eso de hablar que no teneis pan? ?No comprendeis todavia ni os acordais de los 5 panes, de los 5 mil hombres yde las cestas que recogisteis? ?Como no os percatais que no es de pan de lo que os hablaba? !Pero guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos! Esto es, de los ciegos guardianes de la ley".

LOS DOCE

La suerte, no sabiendo de que otro modo hacer pagar a los grandes su grandeza, los castiga con discipulos. Todo discipulo, precisamente por serlo, no lo comprende todo, sino solamente a medias, es decir, a su manera, segun la capacidad de su espiritu; por eso, aun sin querer, traiciona la ensenanza del Maestro; la deforma, la hace vulgar, la empequenece, la corrompe.

Cristo estaba exento hasta de las pequeneces de los grandes; pero al aceptar todas las cargas de la Humanidad, no quiso tampoco eximirse de las que dan los discipulos. Antes que por los enemigos quiso ser atormentado por los amigos.

Los sacerdotes hicieronle morir solo una vez; los discipulos le hicieron sufrir todos los dias. Su pasion no hubiera sido completa de crueldad de no haberle herido, ademas de los saduceos y los esbirros y los romanos y la plebe, el abandono de los apostoles.

Sabemos quienes eran. Como galileo, entre galileos los escogio; pobre, los adopto entre los pobres; sencillo, pero de una sencillez divina que sobrepujaba a todas las filosofias, llamo a los sencillos.

Aquellos 12 afortunados que recibieron la gracia inestimable de vivir con Cristo, junto a Cristo, no siempre se mostraron dignos de la suprema felicidad que solo a ellos toco.Jesus hubo de reprocharles varias veces su tarda comprension. Los vemos, duros de cabeza y de corazon, incapaces de entender las mas limpidas parabolas del Maestro; torpes para entender, aun despues de su muerte, quien era Jesus y de que suerte era el reino que anunciaba; faltos muchas veces de la fe, de amor, de fraternidad; ambiciosos de recompensas; envidiosos unos de otros.

Pedro, antes de la resurreccion, es como un cuerpo junto a un espiritu, como una voz de la materia que acompana a la sublimacion de un alma. Es la Tierra que cree en el Cielo, pero que permanece terrestre. De los discipulos tan escasos de entendimiento, Pedro es uno de los mas duros. Frecuentemente le reprocha Jesus su poca fe. El fuerte amor por Cristo, que compensaba todas sus debilidades, le llevo un dia casi a contradecirle. Habia anunciado Jesus a sus discipulos que padeceria y que le matarian.

Pedro amaba a Jesus, pero su amor, con ser tan afectuoso y grande, tenia todavia algo de terrenal y se rebelaba contra el pensamiento de que su Dios hubiera de ser vilipendiado, de que su rey hubiera de morir. Unicamente despues de la resurreccion fue por completo su Maestro. Por 3 veces, en la noche que precedio a su muerte, le habia negado Pedro. Ahora, despues de la victoria sobre la muerte, Pedro confirma de nuevo su amor por 3 veces. Y a ese amor, que sera iluminado dentro de poco por la sabiduria perfecta, permanecera fiel hasta el dia en que muera, en Roma, en un arbol de suplicio igual al de Cristo. Jesus sabia quienes eran los hombres que habian de llevar su palabra a los lejanos. Aquellos hombres a quienes enviaba Jesus a la conquista de las almas eran rudos lugarenos, pero podian, sin contradiccion ni dificultad, ser humildes como ovejas, avisados como serpientes, sencillos como palomas.

La desnudez era el primer deber de esos soldados. Iban a buscar a los pobres. Debian ser mas miserables que los pobres. No basta predicar a los pobres el amor a la pobreza. Los discipulos, destinados a predicar la bienaventuranza de la pobreza, a pobres y ricos, tenian que dar todos los dias, a todos los hombres, en todas las casas, el ejemplo de la miseria feliz.

No habian de traer nada consigo, salvo el traje que llevaban encima y las sandalias con que se calzaban; no habian de aceptar nada; unicamente el poco pan cotidiano que hallaban en la mesa de su huesped. Los apostoles viajaban con una sola tunica, con un solo par de sandalias, sin cinturones ni sacos, pobres como la pobreza, desnudos como la verdad.

[ILUSTRACION OMITIR]

MARTA Y MARIA

Las mujeres amaban a Jesus. Se paraban cuando le veian pasar, le seguian cuando hablaba a los amigos y a los desconocidos, se acercaban a la casa donde habia entrado, le presentaban a sus hijos, le bendecian a grandes voces, le tocaban sus vestidos para curarse de sus males, y eran felices sirviendole.

Muchas le seguiran hasta la muerte: Salome, madre de Santiago y Juan; Maria de Cleofas, madre de Santiago el Menor; Marta y Maria de Betania.

Cuando aparece en casa de Lazaro las 2 hermanas del resucitado parecen locas de alegria. Marta se precipita a su encuentro para preguntarle si no le falta nada, si quiere lavarse, si quiere comer en seguida.

Sudorosa, sofocada, afanosa, Marta prepara la mesa; va del hogar a la masera y da un vistazo a la calle para ver si el hermano vuelve a casa y otro a su hermana que no hace nada. Entra Maria, en efecto, apenas Jesus, ha traspasado el umbral, en una especie de extasis inmovil, no ve mas que a Jesus, no oye mas que la voz de Jesus. Nadie mas existe en aquel momento para ella. No se harta de mirarlo. Pero ninguna mujer lo amo tanto como la pecadora que lo ungio con oleo de nardo y le bano con sus lagrimas en casa de Simon. La pecadora que entra silenciosamente en casa de Simon con un vaso de alabastro, ya no es una pecadora. Ha visto y contemplado antes de aquel dia a Jesus, y ya no es una meretriz. Ha oido hablar a Jesus, ha oido sus palabras; su voz la ha conturbado, sus palabras la han estremecido. Cuando entra en casa de Simon no es la misma mujer de antes. Su alma ha cambiado. Ha cambiado toda su vida. Su carne es ahora casta; su mano es pura; sus ojos han aprendido a llorar.

Esta dispuesta, segun la promesa del rey, para entrar en el reino. Sin esa promesa no se puede entender la historia. La pecadora salvada quiere recompensar con algun agradecimiento a su salvador. Y toma una de las cosas mas preciosas que le han quedado: un vaso sellado. Rompe el cuello del frasco de alabastro y vierte la mitad del oleo sobre la cabeza de Jesus. Las gruesas y pesadas gotas brillan sobre los cabellos como gemas liquidas. Toda la estancia se llena de aquel aroma; todos los ojos se quedan estupefactos.

La mujer, siempre en silencio, vuelve a tomar el vaso abierto y se arrodilla a los pies del portador de la paz. Vierte en la palma de la mano el oleo y va ungiendo. No pudiendo hablar con la boca, habla con los ojos: sus lagrimas caen una a una, rapidas, calientes, sobre los pies de Jesus.

Llora con aquel llanto su vida anterior; su miserable vida de la vispera. Las lagrimas que banan los pies deJesus son tambien por el. La pecadora ha ungido a su rey como a un rey antiguo. Le ha ungido la cabeza como se ungia a los sumos sacerdotes y a los monarcas de Judea. Pero al mismo tiempo, le unge para la muerte y la sepultura.

Cristo recibira todavia, antes de morir, un tercer bautismo, el bautismo de la infamia, el bautismo de la ofensa suprema; los soldados del Pretorio le escupiran la cara. Pero, entre tanto, ha recibido al propio tiempo el bautismo de la gloria y el bautismo de la muerte. Es ungido como rey que ha de triunfar en el reino celestial y perfumado como cadaver que sera puesto en la gruta.

El simbolo de la uncion reune los 2 misterios gemelos; el del mesianismo y el de la crucifixion. La pobre pecadora, escogida misteriosamente para ese rito profetico, no sabe como enjugar aquellos pies que sus ojos han regado. No lleva consigo un pano blanco y su tunica no le parece digna de tocar la carne de su senor. Entonces piensa en sus cabellos, en sus largos cabellos, que tanto gustaron por su finura y suavidad. Y con las trenzas deshechas de sus cabellos, enjuga lentamente los pies que han llevado a su rey hasta aquella casa.

Ya ha cesado de llorar. Todas sus lagrimas han sido derramadas y enjugadas. Ha terminado su papel; pero solo Jesus ha comprendido su silencio.

Entre los hombres que estaban presentes, ninguno comprendio el amoroso servicio de aquella desconocida. No comprendian; pero respetaban la gravedad de la enigmatica ceremonia. Todos menos 2, el Fariseo y Judas Iscariote. El primero no hablo; pero sus miradas hablaron mas claramente que sus labios. El traidor se atrevio a hablar.

--?A que tanto desperdicio? Ese perfume se hubiera podido vender en 300 dineros a beneficio de los pobres.

Y los demas discipulos aprobaron las palabras de Judas.

Judas es el hombre que tiene la bolsa; el mas infame de todos ha escogido la cosa mas infame. Y a Judas le gusta el dinero. Le gusta en si, le gusta como posibilidad de poderio. Judas habla de los pobres; pero no piensa en los pobres, a los cuales ha distribuido el pan Jesus en las soledades del campo, sino en sus propios companeros, harto pobres todavia para conquistar Jerusalen, para fundar el imperio temporal donde Judas espera ser uno de los amos. Es envidioso ademas de avaro. Aquella uncion le hace sufrir.

Jesus defiende a la mujer postrada a sus pies y dice a Judas:--?Por que das ocasion de tristeza a esta mujer? Ha hecho una buena accion para conmigo.

Jesus sabia lo que le esperaba en Jerusalen y en todos sus pensamientos llevaba esculpida la muerte. Tres veces habian intentado darle muerte; 3 veces anuncia a los Doce su proxima muerte. Y de 3 clases seran los hombres que den la orden de su muerte: los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas.

Tres eran los coautores de su muerte: Judas, que lo traiciona; Caifas, que lo condena; Pilato, que concede la ejecucion de la condena.

Y seran de 3 clases los ejecutores materiales de la pena: los esbirros que lo arrastran; los judios que gritaran bajo el pretorio: !Crucificadle!; los soldados romanos que lo clavaran en el madero.

Tres grados, como el mismo dice a los discipulos, tendra el castigo. Primero sera escarnecido y ultrajado; luego, escupido y flagelado y, finalmente, muerto. Pero no deben asustarse ni llorar. Su muerte es promesa de una segunda vida. Al cabo de 3 dias resucitara del sepulcro para no morir ya nunca.

Los discipulos, ante estas revelaciones, se turban y no quieren creer. PeroJesus ha empezado ya a sufrir, representandoselos en sus pensamientos y diciendoles con palabras los dias terribles del fin. Ahora ya los herederos de su palabra lo saben todo y Cristo puede encaminarse hacia Jerusalen.

Jesus no entra, como otras veces, oscuro caminante mezclado con el rio de la peregrinacion. Esta vez, que es la ultima, Jesus esta acompanado de sus fieles, de las mujeres que lloraran; de los 12 que se esconderan; de los galileos que van para conmemorar un milagro antiguo.

Esta vez no quiere entrar a pie en la ciudad que, debiendo ser trono de su reino, le ofrecera un sepulcro. Envia a 2 discipulos en busca de un asno. Jesus ha pedido expresamente un asno sin domar, porque aquel dia la bestia por el escogida no representa simbolicamente la humildad del caballo, sino mas bien al pueblo judio, que sera domado por Cristo.

Tan dura es la grupa del asno, que los amigos le echan sus capas por encima. Pedregosa es la cuesta que baja al Monte de los Olivos, y los companeros arrojan sobre el pedregal sus mantos de fiesta. Acto, tambien de consagracion. Quitarse el manto es principio de desnudez que es deseo de confesion y muerte. Voluntad de amor en la suprema limosna; dar cuanto tenemos.

Los que acompanaban a Cristo en su descenso, nunca, como aquel dia, se habian sentido tan llenos de esperanza y de adoracion. La primera legion cristiana esta a las puertas de Jerusalen y las voces del homenaje no se callan: "!Bendito el rey que viene en nombre del Senor! !Paz en el cielo y gloria en las alturas!"

Estos gritos llegan a oidos de los fariseos, que han acudido altivos y severos, a ver que sediciosa griteria era aquella. Y los gritos han escandalizado a aquellos prudentes oidos, han conturbado aquellos corazones recelosos. Algunos de ellos gritan a Jesus: "!Maestro, reprende a tus discipulos! ?No sabes que tales palabras solo al Senor pueden dirigirse y al que venga en su nombre?"

Y el, sin detenerse.

--!Yo os digo que si estos callan, gritaran las piedras!

Con aquella respuesta, Jesus ha confirmado ser el Cristo. Es, ademas, una declaracion de guerra. En efecto, el nuevo rey, apenas entrado en la ciudad, da la senal del asalto. Subio al Templo. Todos sus enemigos se habian reunido alli. No era unicamente el recinto para el santo de los santos y el altar de los sacrificios; no era el lugar sagrado, el santuario mistico de un pueblo. Con sus torreones, sus casas para los centinelas, las bodegas para las ofrendas, las cajas de deposito, las plazas para el comercio, las estancias de reunion y esparcimiento, era todo menos un asilo de recogimiento y oracion.

Jesus sube al Templo para destruir el templo. Sabia que la casa de Dios se habia convertido en la casa de Mammon y que en vez de orar el espiritu en silencio, los hombres materializados, en complicidad con los sacerdotes, traficaban alli con el estiercol del demonio. Para deshacer el templo empieza por deshacer el mercado. Cogiendo unos pedazos de cuerda y trenzandola a manera de latigo, se abre camino entre la gente estupefacta. El acto de Jesus no era tan solo la justa purificacion del santuario, sino tambien la manifestacion publica de su repugnancia hacia Mammon y sus siervos.

Cristo ha limpiado la cueva de ladrones y ha purificado el templo, donde ensenara todavia grandes verdades que le quedan por decir. Pero con aquel acto justiciero ha puesto en contra suya a toda la burguesia mercantil de Jerusalen. Los desahuciados pediran a sus amos el castigo de aquel que arruina el comercio de la colina santa. Los hombres del dinero hallaran facil atencion de los hombres de la ley, ya envenenados por otros motivos. Cuanto mas que Jesus, al desbaratar el mercado del Templo, ha condenado la conducta de muchos sacerdotes y aun los ha herido en sus mismos intereses.

Jesus ha herido a los 20,000 sacerdotes judios en el prestigio y en la bolsa. Destruye el valor de la letra falseada, en nombre de la cual ordenan y prosperan. Arroja de alli, ademas, a sus asociados, traficantes y banqueros. Si vence, es la ruina comun. Pero las 2 castas amenazadas se hermanan mas estrechamente para quitar de en medio el peligroso rival. Mercaderes y sacerdotes del templo se ponen de acuerdo, tal vez aquella misma noche, para la compra de un traidor y de una cruz. La burguesia proporcionara el poco dinero que es menester; aquellos sacerdotes hallaran el pretexto; el gobierno extranjero, a quien interesa congraciarse con la burguesia y la casa sacerdotal, prestara sus soldados.

[ILUSTRACION OMITIR]

Pero Jesus, al salir del templo, se ha encaminado, por entre los olivos, hacia Betania. Mientras Jesus condena a Jerusalen y a su templo, los vividores del templo y los senores de Jerusalen estan preparando su condena.

Para representar bien el odio que acumulan las clases altas de Jerusalen contra Jesus--odio de los sacerdotes, odio de los escribas, odio de los mercaderes--, es menester recordar que la santa ciudad vivia en apariencia para la fe; pero en realidad a costa de la fe. El templo era la gran ubre que alimentaba a la capital con los productos de las victimas, de las ofrendas, de los diezmos y, sobre todo, con las ganancias que lleva consigo la continua afluencia de los forasteros. La region era, pues, entonces la industria maxima y tal vez la unica de Jerusalen; el que atentase contra aquella religion, contra sus representantes y contra el monumento visible, que era la sede mas famosa y fructifera del culto judio, por fuerza habia de ser considerado como enemigo del pueblo de Jerusalen y, particularmente de las castas mas acomodadas y mas prosperas.

Jesus, con su evangelio, amenazaba indirectamente las posiciones y los medios de vida de tales clases. Si todas aquellas prescripciones rituales iban a ser abolidas, ya no habia lugar para los escribas y doctores de la Ley, que de su ensenanza sacaban para vivir.

Jesus, que preferia los pobres a los ricos; que estimaba mas a los ninos ignorantes que a los escnbas orgnllosos de su ciencia, habia de atraer por fuerza sobre su cabeza todo el odio de los levitas, de los mercaderes y de los doctores.

El tiempo apremiaba. Jerusalen estaba llena de forasteros y muchos lo escuchaban. Podia producirse una sublevacion. Para cortar el riesgo no veian medio mas seguro que quitar de en medio a Jesus. Todos estuvieron de acuerdo en que habia que prender a Jesus con engano y matarlo por blasfemo del sabado y del Senor.

EL MISTERIO DE JUDAS

Dos unicos seres en el mundo han sabido el secreto de Judas: Cristo y el traidor. El misterio de Judas esta atado con doble nudo al misterio de la redencion y seguira siendo para nosotros un misterio.

Jesus escogio a Judas para que fuese uno de los Doce. ?Lo habria escogido, lo habria tenido junto a si, en su mesa durante tanto tiempo, de haberle tenido por un malhechor incurable? ?Le habria confiado lo que era mas precioso para el: la predicacion del Reino de Dios?

Hasta los ultimos dias, hasta la ultima noche, Jesus no trata a Judas de diferente manera que a los demas. Jesus no fue tan solo traicionado, sino vendido; traicionado por dinero; vendido a bajo precio; cambiado por moneda corriente. Fue objeto de cambio, mercaderia pagada y consignada. Judas, el cajero, no se presento unicamente como delator, sino como traficante.

Jesus fue vendido. Estipulado y pagado el precio, los compradores no quieren esperar demasiado la entrega. Antes de la fiesta han convenido. La fiesta grande, la Pascua cae en sabado y ya estamos a jueves. AJesus no le queda mas que un solo dia de libertad: el ultimo dia.

Antes de dejar a sus amigos --los que esta noche lo abandonaran--quiere, una vez mas, en la mesa de la paz, probar un bocado en la misma mesa que ellos. Quiere arrodillarse a lavar los pies de aquellos que habran de caminar hasta la muerte sobre los caminos de la Tierra para contar su muerte.

Para ese banquete que es un recuerdo de vida y un aviso de muerte, los discipulos hicieron las humildes faenas serviles con una ternura nueva, con esa alegria tranquila que mueve a las lagrimas. Al ponerse el sol, los Trece se colocaron en torno a la mesa. Todos estaban mudos, como apesadumbrados por presentimientos que les daba miedo hallar en los ojos de sus companeros. Pero 2 de ellos--por razones opuestas-- estaban mas tristes: los 2 que no verian la noche siguiente. Los que iban a morir --Cristo y Judas--; el vendido y el vendedor, el hijo de Dios y el aborto de Satanas.

Judas lo habia estipulado ya todo; llevaba encima los 30 dineros, bien apretados para que no sonasen.

Jesus rompio el silencio:

--He deseado comer esta Pascua con ustedes; porque les digo que ya no comere ninguna otra hasta que no se cumpla en el Reino de Dios.

Aquella cena es preparatoria para un fin, es tambien maravilloso principio. La observancia de la Pascua esta por transformarse, en medio de aquellos 13 hebreos, en algo incomparable mas alto y universal; en el gran misterio cristiano.

Jesus no trueca el orden del agape milenario. Hace pasar de mano en mano la copa de vino invocando el nombre de Dios. Luego reparte las hierbas amargas y llena por segunda vez la copa, que, bebiendo de ella un sorbo cada uno, da la vuelta a la mesa.

Luego, Jesus toma los panes que hay sobre la mesa, los bendice, los parte y, en el acto de ofrecer un pedazo a cada cual, les pone ante sus ojos la verdad.

Tambien Judas ha mordido aquel pan y ha tragado aquel vino --ha gustado aquel cuerpo de que ha hecho comercio, ha bebido aquella sangre, que el ayudara a derramar--, pero no ha tenido fuerza bastante para confesar su infamia. Entonces Jesus le advierte:

--Yo digo que uno de ustedes me entregara.

Los Once, que tendran valor para dejarlo solo entre los esbirros, pero que nunca hubieran pensado en venderlo, se estremecen. Y cada cual mira al otro con desconfianza. Todos, uno tras otro, preguntan:

--?Soy yo acaso?

Tambien Judas consigue sacar un hilo de voz:

--?Soy acaso yo, Maestro?

Pero Jesus, que manana no se defendera, no quiere acusar tampoco y se contenta con repetir con palabras mas precisas, la muy dolorosa profecia:

--El que meta conmigo la mano al plato, ese me traicionara.

Acabada la cena, salieron de la casa. Judas, una vez afuera, desaparecio en la noche. Los demas siguieron a Jesus que se dirigiria al Monte de los Olivos. Habia alli arriba un huerto. Apenas llegados, Jesus les dijo:

--Sientense mientras voy a orar. Pero tan triste estaba que no supo estar solo. Llamo a los 3 que mas amaba: Simon Pedro, Santiago y Juan.

--Mi alma esta triste hasta la muerte; permanezcan aqui y velen conmigo.

Cuando Jesus termino de orar y volvio a reunirse con los 3 discipulos, se habian dormido. Se sintio mas solo que antes. Tambien ellos le han abandonado con el alma antes de abandonarle con el cuerpo.

En cambio no duermen aquella noche los jefes judios y sus esbirros. No duermen los que lo odian. El unico discipulo que vela esJudas.

Para sentirse menos solo, Jesus vuelve a orar.

Pronto siente mas que el latido de su corazon. Le llega el eco de pasos que se acercan y alla abajo rojos temblores de luz aparecen en la oscuridad. Son los servidores de los asesinos que suben detras de Judas Iscariote.

Jesus se acerca a los discipulos dormidos y los llama con voz firme:

--Ha llegado la hora. Levantense; el que me traiciona se acerca.

Los otros 8 que tambien dormian, se han despertado, llega la chusma y se para.

Los mas atrevidos se acercaron al Maestro.

--?A quien buscan?

--A Jesus el Nazareno.

--Yo soy

Y ofrece las manos a los verdugos mas proximos, que se apresuran a atarlo con la cuerda que llevan.

Cuatro autoridades le interrogaran en el transcurso de pocas horas: 2 poderosos del templo, Anas y Caifas y 2 poderosos de la Tierra, Antipas y Pilato.

Anas le pregunta en que consiste su ensenanza. Jesus le contesta:

--Yo he hablado abiertamente al mundo; he hablado en los templos donde se reunen todos los judios y no he dicho nada secreto. Pregunta a los que me han oido; ellos saben lo que he dicho.

Uno de los guardias que estaba junto al acusado le dio un bofeton y dijo:

--?Asi le respondes al sumo sacerdote?

La bofetada es el principio de las injurias que lo acompanaran hasta la cruz.

Dos de los 11 discipulos que habian huido, se habian arrepentido de su cobardia y habian seguido de lejos a Jesus: Simon de Jonas y Juan de Zabedeo.

Alguien le pregunto a Juan:

?No eres tu discipulo de ese hombre a quien han prendido?

--No lo conozco --respondio Juan ofendido. Le preguntaron a Simon y este comenzo a jurar y perjurar que no le conocia y que no era de los amigos de aquel hombre.

En ese momento, Jesus, atado entre los guardias, pasaba, pues le llevaban donde Caifas. Oyo las palabras de Simon y le miro. Aquella mirada hirio para siempre el pobre corazon convulso del pecador.

Jesus, con la cuerda anudada a los pulsos, fue empujado al centro del cubil. Jesus ha callado a la primera demanda de Anas, calla ahora al primer apostrofe de Caifas y callara ante Antipas y ante Pilato.

Caifas, irritado por aquella taciturnidad, halla la manera de hacerle hablar.

!Te conjuro, por Dios vivo, que nos digas si eres de veras el Cristo, el Hijo de Dios vivo!

--Ustedes lo han dicho.

Caifas triunfa. Fingiendo un horror que no experimentaba, se rasga las vesnduras sacerdotales, gritando:

!Ha blasfemado! !Lo hemos oido de su boca! ?Que dicen?

Todos, sin mas examen y sin que nadie se levantase a contradecirle, lo condenaron a muerte como blasfemo y falso profeta.

Jesus es arrojado como pasto a la canalla. Mas esta no sabe por donde empezar. Uno de los escribas dio el ejemplo y le escupio en la cara.

Sobre el rostro, iluminado, los salivazos de los judios cubrieron la primera sangre de la Pasion.

Los guardias que estaban mas cerca le abofeteaban. El rostro se empanaba con la lividez amoratada de los golpes.

Caifas y los otros tienen prisa y piensan que la jauria servil se ha divertido ya bastante. Hay que llevar a Cristo ante Pilato, para que este de su visto bueno a la sentencia. Poncio Pilato era procurador en nombre de Tiberio. Espera, en el palacio de Herodes.

-?Que acusacion traen contra este hombre? --pregunta.

--Descubrimos --afirman-que este hombre soliviantaba a nuestra nacion y prohibia pagar los tributos al Cesar, diciendo ser el Cristo, rey de los judios.

Pilato no esta persuadido e interroga en secreto al acusado.

--?Eres el rey de los judios?

Pero Jesus no responde. El procurador no comprende el silencio del hombre. Insiste en sus preguntas con la esperanza de arrancarle un no al cual asirse para ponerlo en libertad.

--Si --responde Jesus--, soy el rey. He venido para dar testimonio de la verdad.

Pilato, molesto, se levanta para ir a dar una respuesta a los judios que aguardan impacientes. En ese instante se le acerco un criado enviado por su mujer.

--No hagas dano alguno a este justo --le mandaba decir, porque esta noche he sufrido mucho en suenos por causa suya.

La mujer se llamaba Claudia Procula. Es la primera pagana que creyo en Jesus; ya la Iglesia griega la venera como santa.

Pilato, como si tuviese un confuso presentimiento de la gravedad de cuanto iba a suceder, vuelve dondeJesus y le pregunta si es galileo. Pilato se cree a salvo. Jesus no pertenece a su jurisdiccion, sino a la de Herodes Antipas. Este, por coincidencia, esta en Jerusalen. El procurador ha encontrado una escapatoria legal. El tercer juez ante el cual es llevado Jesus era hijo del sanguinario Herodes "el Grande".

Herodes empezo por hacerle muchas preguntas, pero Jesus nada responde. Despues de haber vilipendiado con sus soldados al divino silencioso, le echo sobre los hombros un manto blanco.

El manto resplandeciente de blancura es el habito del rey de los judios y Jesus es acusado precisamente de querer ser rey de los judios. Asi, Herodes envio a Pilato una embajada simbolica, que confirmaba involuntariamente la pregunta de Caifas y la confesion de Cristo.

Pilato creia haberse quitado de encima el molesto encargo que sus adversarios querian imponerle. Pero cuando vio de nuevo ante el a Jesus envuelto en aquel manto, comprendio que habia que decidirse a toda costa.

Hizo sacar a Jesus y dijo a los que esperaban:

--No he hallado en este hombre las culpas que se le imputan. No ha hecho nada que merezca la muerte. Le intligire un castigo y luego lo pondre en libertad.

Pero un grito bestial se alzo de aquellas bocas.

--!Crucificadle, crucificadle!

Poncio Pilato es cobarde. Tiene miedo a cometer una injusticia; tiene miedo de no dejar contenta a su mujer; tiene miedo de dar una satisfaccion a sus enemigos; pero al mismo tiempo tiene miedo de liberar a Jesus. Lo entrega a los soldados para que lo azoten.

Jesus, medio desnudo, atado a una columna, ruega en silencio al Padre por los soldados que sudan azotandolo.

Una vez administrados los golpes prescntos, los legionarios no quieren dejar escapar su juguete. Un soldado se quita la capa escarlata y se la echa encima de los hombros sangrientos; otro reune un haz de espinos secos, teje una corona y le cine la cabeza; un tercero le pone una cana entre los dedos de la mano derecha y luego, riendo, lo empujan a un asiento.

"!Salve, oh, rey de los Judios!", gritan burlandose.

Pilato, acudiendo a la algazara, dio orden de llevar afuera al apaleado rey.

--!He aqui al hombre! --dice.

Y vuelve a Cristo de espaldas hacia la turba ululante para que vean los cardenales de los golpes y los cuajarones sanguinolentos.

--!Crucificadle! !Crucificadle! Si lo sueltas no eres amigo del Cesar. El que se alza por el rey es contrario al Cesar.

Pilato se rinde. Si no cede, teme suscitar un tumulto que puede prender en toda Judea. Su conciencia le parece tranquila. Y para que todos tengan una idea visible y memorable de su inocencia, manda traer una palangana con agua y se lava las manos, diciendo:

--Yo soy inocente de la sangre de este justo.

"Caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos", grito el pueblo.

Entonces entrego al justo a los soldados para que lo crucificasen.

La tetrica caravana se puso en movimiento. Iba delante el Centunon, a caballo. Inmediatamente detras, en medio de los legionarios armados, Jesus y 2 ladrones que habian de ser crucificados con el. Los 3 llevaban la cruz a cuestas. Y tras ellos el tumulto de la chusma necia que iba aumentando a cada paso, de complices y de curiosos. Los 2 ladrones parecen mas seguros y valientes; pero el hombre de los dolores parece a cada paso no tener fuerza para dar el siguiente. De pronto, cayo al suelo y alli quedo tendido bajo la cruz.

Todos se detuvieron y un apretado cerco de hombres grito desaforado:

!Es un engano! !Es un hipocnta! Tiene que llevar la cruz hasta el fin. !Un puntapie, como a los borricos y adelante!

Dos soldados levantaron al caido y lo empujaron. La caravana emprendio de nuevo el camino bajo el sol de mediodia.

El rostro de Dios-Hombre esta humedo de sudor frio. Del fondo de su alma brotan las palabras que nunca olvidaremos:

--!Padre, perdonalos, porque no saben lo que hacen!

En lo alto de la cuesta de la Calavera, las 3 cruces campean sobre el cielo.

El Centurion da una orden. Dos soldados se acercan a Jesus y le quitan con rapidos y bruscos movimientos cuantas vestiduras lleva. Apenas despojado, le pasan 2 cuerdas por las axilas y le tienden sobre la cruz. El herrero da un golpe que traspasa la carne y luego otro, y un tercero. Jesus calla ante los verdugos como ha callado ante los jueces. Tambien los ladrones estan ya clavados y las 3 cruces ya izadas tienen una ofrenda de carne. Todo ha concluido; las gotas de su sangre caen lentas de las manos al suelo, y las de los pies tinen de rojo el zocalo de la cruz. El tormento de la fiebre, que ya empieza, no es tan atroz como las palabras de los hermanos que lo crucifican por segunda vez sobre la cruz de la espantosa ignorancia. La respiracion de Jesus se hacia cada vez mas trabajosa. La cabeza le martillaba por causa de las heridas; el corazon le latia acelerado.

El cielo, que habia estado raso toda la manana, se oscurecio de improviso. Un manto de negras nubes avanzo sobre el sol; lo cerco por fin, lo cubrio de un denso velo de tinieblas.

Los sufrimientos del crucificado se agrandaban por minutos. El espiritu sufria aun mas que el cuerpo. Todos estaban lejos de el.

Unicamente las mujeres no lo habian abandonado. Maria, su madre, Maria Magdalena, Maria de Cleofas, Salome, madre de Juan y de Santiago, asistian, aterradas, a su fin.

Y entonces se oyeron estas palabras: "Senor, Senor, ?por que me has abandonado?"

Uno de los soldados cogio una esponja, la impregno de vinagre, la clavo en una lanza y la acerco a los labios de Jesus.

"Todo se ha consumado", exclamo Jesus.

Y cogiendo sus ultimas fuerzas, grita en medio de la oscuridad:

"!Padre, en tus manos encomiendo mi espiritu!"

Cristo ha muerto. Ha muerto en la cruz como los hombres han querido, como ha escogido el Padre y como el Hijo acepto. Ahora comienza nuestra expiacion.

Ahora que esta muerto asoman de las casas los amigos, los discipulos, los admiradores secretos. Todos hemos conocido a esos amigos: almas cantas, que le siguen a uno, pero de lejos.

A Cristo, para su mayor martirio, no le faltaron amigos de tal condicion, y 2 de ellos salieron a la luz. Eran 2 notables de Jerusalen y del Consejo, 2 senores ricos:Jose de Arimatea y Nicodemus.

El mas valiente de los 2, Jose, se presento a Pilato y le pidio el cuerpo de Jesus. Obteniendo el permiso, fue en busca de una sabana blanca y de vendas y se encamino al lugar del Calvario. De camino se encontro con Nicodemus que iba alli con el mismo pensamiento.

El cuerpo fue depositado sobre las rodillas de la Dolorosa, que lo habia dado a luz. Despues se encaminaron todos a un huerto proximo, donde habia una gruta destinada para la sepultura de Jesus. El huerto era del rico Jose.

Despues de lavarlo, el cadaver fue envuelto en los perfumes de Nicodemus. Luego ataron la sabana alrededor del cuerpo y la cabeza fue envuelta en un sudario y, sobre el rostro, despues que todos lo besaron en la frente, tendieron otro pano.

La gruta estaba abierta y no tenia mas que un nicho. Jose y Nicodemus pusieron el envoltorio, cerraron la abertura con una gran piedra y se alejaron.

No habia nacido aun el sol del dia domingo cuando las mujeres se encaminaron al huerto. Cuando llegaron alla, el estupor las detuvo. La oscura boca de la gruta se abria a la oscuridad, la piedra a un lado apoyada en las penas.

Apenas el sol alumbro la abertura de la gruta, cobraron animos y entraron. Al principio no vieron nada; pero un nuevo espanto las estremecio. A la derecha, sentado, un joven vestido de blanco parecia esperarlas.

--No se asusten. El que buscan no esta aqui: ha resucitado. Vayan a sus hermanos y diganles queJesus ha resucitado y que pronto volveran a verle.

Todas temblando de espanto salieron para correr donde las mandaban.

Cleofas y su companero eran 2 buenos judios amigos de Jesus, caminaban a sus faenas luego de saber de la resurreccion. La noticia los tenia escepticos. Hablaban cuando vieron un hombre que los seguia. El viajero les hizo compania. Al llegar a las primeras casas, el peregrino hizo ademan de despedirse, pero los 2 amigos le suplicaron que entrara en la casa adonde iban.

Cuando estuvieron en la mesa, el huesped cogio el pan, lo partio y dio un poco a cada uno de los amigos. Ambos se levantaron con un sobresalto de escalofrio, lividos, y al cabo reconocieron al muerto.

Cansados como estaban se pusieron en camino y llegaron ya de noche aJerusalen. Los apostoles seguian velando. Los recien llegados, sin tomar aliento, contaron el encuentro.

--Si, el Senor ha resucitado en verdad y se ha aparecido tambien a Simon --fue la respuesta.

Pero aquellas apariciones no bastaron para disipar las dudas de todos. Tomas, era el mas renuente a aceptar la verdad.

Ocho dias despues, estando los discipulos reunidos en una casa, una voz se escucho en el umbral:

--!La paz sea con vosotros!

Jesus estaba alli y buscaba con los ojos a Tomas. Viene ahora por el, solamente por el, porque el amor que le tiene es mas grande que todas las ofensas. Le dice:

--Pon aqui tu dedo y mira mis manos. No seas incredulo, ten fe.

Tomas obedecio, tembloroso, confeso su derrota y desde aquel punto fue entero de Cristo.

La ultima vez que lo vieron fue en el Monte de los Olivos, donde antes de la muerte, habia anunciado la ruina del Templo y de la ciudad y las senales de su retorno.

--No toca a ustedes --dijo Cristo-- saber los tiempos ni los momentos que el Padre ha fijado por su propia autoridad. Para cuando el Espiritu Santo venga sobre nosotros, seran revestidos de fuerza y seran mis testigos en Jerusalen y hasta el extremo del mundo.

Dicho esto, alzo ambas manos para bendecirlos. Segun le miraban, se levanto del suelo y, de pronto, una nube resplandeciente lo envolvio y lo escondio. No podian apartar los ojos del cielo, fijos en lo alto, inmoviles de estupor, cuando 2 hombres vestidos de blanco los hicieron recobrarse:

--Hombres galileos, ?por que estan mirando el cielo? Este Jesus que de entre ustedes ha sido arrebatado al cielo, volvera de alli de la misma manera que le han visto ascender.E1 Hijo del Hombre, que subio a las montanas para estar mas proximo al cielo, que fue todo luz, la luz del cielo, que murio, levantado del suelo, en la oscuridad del cielo y volvio para elevarse en la suavidad de la noche al cielo, y volvera de nuevo un dia sobre las nubes del cielo, esta todavia entre nosotros, presente en el mundo que ha quendo liberar, atento a nuestras suplicas si verdaderamente proceden de lo hondo del alma; a nuestras lagrimas, si en verdad fueran lagrimas de sangre en el corazon antes de ser gotas saladas en los ojos; huesped invisible y benevolo que no nos desamparara nunca, porque la Tierra, por voluntad suya, ha de ser como anticipacion del reino celestial y, en cierto sentido, forma desde hoy parte del cielo.Sed es moloris est untiunt.

EL AUTOR Y SU OBRA

Giovanni Papini nacio en 1881, en Florencia, Italia, donde fallecio en 1956. Ha sido uno de los escritores mas populares del siglo pasado debido a la pasion y la fuerza con que estan escritas sus obras. Lectores de todas edades, particularmente jovenes, han gozado y sufrido con libros como El crepusculo de la filosofia (1909), Gog (1929) El libro negro (1951) y El diablo (1953), que alimentaron el sentimiento de angustia prevaleciente en los primeros anos de la post guerra. Papini, al principio, fue un escritor iconoclasta y la furia con la que exponia sus argumentos siguio presente en sus creaciones posteriores, cuando se convirtio al catolicismo, religion que se volvio su preocupacion principal.

Historia de Cristo (1921) es un libro multiple: ensayo sobre la vida deJesus que no se limita a narrar, sino a razonar y juzgar.
COPYRIGHT 2012 Editorial Contenido, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Papini, Giovanni
Publication:Contenido
Date:Apr 1, 2012
Words:9397
Previous Article:Teatro Esperanza Iris.
Next Article:Otro sueno libertador.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters