Printer Friendly

Helena Alapin. 2008. Rastrojos y algo mas.

Helena Alapin. 2008. Rastrojos y algo mas. Historia de la siembra directa en Argentina. Buenos Aires. Editorial Teseo--Universidad de Belgrano. 132 p.

El libro de Helena Alapin realiza un aporte interesante y muy completo en un tema, la historia de la siembra directa en Argentina, sobre la que casi no existian estudios especificos. Exceptuando el trabajo de Ekboir (2002), el resto son estudios que analizan el fenomeno de manera parcial, como una tecnica mas, y sin dar cuenta de la complejidad de su difusion.

Dentro del marco general de avance del cultivo de la soja y las transformaciones en el agro pampeano que se vienen registrando desde la decada del '60, la autora se centra en el origen, adaptacion y difusion de una innovacion tecnologica, la siembra directa (en adelante SD). Decimos innovacion porque, como Alapin se encarga de demostrar a lo largo de todo el trabajo, la complejidad de su adaptacion y difusion impide considerarla como una mera tecnica asociada al cultivo de la soja. En este sentido, la autora critica la teoria sobre el cambio tecnologico inducido, que considera la mas difundida en nuestro pais, que resta importancia a las adaptaciones locales centrandose en la innovacion original. Por el contrario, Alapin, apoyandose en los trabajos de Nathan Rosemberg (1979) y Carmen Sesto (2006), afirma que la adaptacion de una innovacion al medio local tiene similar importancia y puede considerarse un proceso de innovacion tecnologica en si misma.

El libro se construye a partir de dos preguntas centrales, que circunstancias llevaron a la adopcion masiva de la SD (que pasa de abarcar 50.000 has. en 1980 a 16 millones en el censo 2002) y cuales fueron los actores que la llevaron adelante. De esta manera el trabajo se despliega cronologicamente en tres etapas, la primera de experimentacion entre 1960 y 1985, a continuacion el despegue hasta 1990 y finalmente la etapa de la adopcion masiva. Este tronco central se complementa con dos capitulos mas, uno que analiza el contexto en el que surge la SD, es decir, las transformaciones que se registran en el agro pampeano en las decadas del '60 y '70, y un capitulo final que analiza la conformacion de la Asociacion Argentina de Productores en Siembra Directa (AAPRESID), que nucleo a los actores que conformaron la red de innovacion (productores y empresas) en una organizacion novedosa, ya que no se centra en reivindicaciones corporativas sino en el desarrollo y difusion de una tecnologia.

En el primer capitulo, Alapin contextualiza la aparicion de la SD. Analiza el crecimiento del sector agropecuario a partir de los '60, el llamado proceso de "agriculturizacion", en la linea clasica que plantearon autores como Barsky (1988), Obschatko (1984) y otros; destacando el desarrollo tecnologico que se registro en las decadas del '60 y '70, basado principalmente en la mecanizacion completa de las tareas, el desarrollo genetico en semillas, la aparicion de la soja y las mejoras en el manejo agronomico y la gestion empresarial. Este proceso de intensificacion agricola tuvo consecuencias negativas sobre los suelos, generando una preocupacion por labranzas menos agresivas, en un clima general favorable a la adopcion de nuevas tecnologias.

Dentro de este contexto es que comienza la experimentacion y los primeros intentos pioneros de siembra directa, que consiste en la no remocion de los rastrojos del cultivo anterior sin un movimiento importante del suelo antes de la siembra. De esta manera, el uso de la SD se justificaba por la creciente erosion de los suelos y la consecuente incidencia en la productividad de los cultivos por perdida de materia organica y humedad, pero a la vez, planteaba nuevos problemas. Entre los que denomina "problemas de primera generacion", Alapin destaca principalmente el control de malezas y la implantacion de la semilla. Su solucion requeria nuevos insumos, herbicidas y sembradoras que debian ser adaptados a las condiciones locales, a la vez que implicaba una transformacion en el manejo empresarial y la organizacion de las tareas agricolas. En este sentido, la autora destaca que la adaptacion no es solo agronomica, sino tambien socio-cultural, ya que la SD venia a trasformar radicalmente el sistema de cultivo previo en sus modalidades de siembra, manejo de malezas, fertilizacion, etc.

Si bien menciona que la investigacion sobre SD ya se encontraba avanzada en otros paises, como EE.UU. y Brasil, y destaca la importancia de estos avances en la adaptacion local, no ensaya ninguna explicacion o hipotesis que de cuenta de por que en dichos paises todo el proceso de difusion y adaptacion de SD lleva varios anos de ventaja. En el caso de EE.UU., se puede argumentar que el proceso es distinto ya que parte de foja cero, pero en Brasil pareceria ser similar a la Argentina ya que requirio una adaptacion a las condiciones locales. Aunque somos conscientes de que esta pregunta puede implicar una investigacion en si misma dada su complejidad, incorporar algunos datos de comparacion internacional le podria haber agregado una perspectiva interesante al trabajo.

Sin entrar en los detalles de la adaptacion y difusion de la SD, para los cuales recomendamos la lectura del libro, hay varios puntos destacables sobre el analisis que se realiza. En la primera etapa, de experimentacion, se describe la construccion de una red de actores que se propone impulsar la difusion de la SD y solucionar los problemas que van apareciendo, que inicialmente incluye productores emprendedores, tecnicos del INTA y fabricantes de insumos, principalmente maquinarias y agroquimicos. A partir de los anos 60 empiezan las experiencias pioneras a partir de la Estacion Experimental Agricola (EEA) del INTA en Pergamino, a la que se suma en 1970 la EEA Marcos Juarez. Sin embargo, en principio ambas estaciones trabajan sin contacto entre si. Como sostiene Alapin, es una red de "insercion institucional limitada", donde la participacion del INTA no se realiza a partir de un plan de investigacion oficial, sino a partir del empeno individual de algunos empleados a los cuales la institucion da libertad para experimentar. La relacion con productores y proveedores mantenia el mismo caracter informal, a partir de relaciones personales.

Sin resultados espectaculares, pero sumando experiencia y conocimientos, el proceso de adaptacion avanzo y si bien a partir de 1974 la investigacion tomo caracter institucional en el INTA, se mantuvo en el plano informal de relaciones entre productores, tecnicos y proveedores. Mas aun, en 1976 la dictadura militar despidio a los principales tecnicos del INTA que trabajaban sobre SD, a partir de lo cual el proceso se traslado en gran parte al ambito privado.

Pero mas alla de los avances en la resolucion de problemas, que la autora engloba dentro de la "factibilidad tecnologica" como una precondicion a la "viabilidad economica", se llega a un punto donde la extension de la innovacion depende de esta ultima. Un hecho importante en este sentido, que inicia el capitulo sobre el despegue, es la comercializacion por parte de Monsanto del glifosato. Ademas de que la empresa se convertira en uno de los promotores de la SD, el glifosato parecia solucionar los problemas de control de malezas, aunque en los '80 aun era costoso y se carecia de experiencia en su manejo. El otro hecho que destaca para la segunda mitad de los '80 es la creacion en el INTA del PAC (Proyecto de Agricultura Conservacionista) que involucro a la institucion en general y se aboco a la difusion, extension y relacion con los productores. Estos dos hechos marcan la etapa del despegue, donde la SD supero su caracter marginal.

De esta manera, para fines de la decada del '80, ya se habian logrado solucionar los problemas de primera generacion. La autora inicia la tercera etapa con los cambios a nivel de politicas macroeconomicas del menemismo, afirmando que si bien la liberalizacion y desregulacion beneficio la transformacion tecnologica eliminando las barreras a la importacion de insumos, coloco a los productores en una situacion en la que el aumento de la eficiencia y de escala era una condicion para mantenerse en el negocio volviendo inviable a la pequena empresa.

Alapin realiza una interesante comparacion para varios cultivos con siembra directa y convencional, cuyo resultado matiza la idea de que la SD redujera los costos. Por otro lado, la autora explica que las necesidades financieras y de conocimiento que requeria la SD hacia la adopcion mas dificil para el pequeno productor, alejado de los circuitos de difusion de innovaciones y mas reacio a ellas y al riesgo, tanto por cuestiones economicas como socioculturales, con restricciones de acceso al credito y sin los lazos comerciales de los medianos y grandes productores. Liderada entonces por los productores medianos y grandes, la SD llega en 1997 a ocupar un 15% de la superficie total. A partir de ese ano, el abaratamiento del glifosato y la posterior aparicion de la soja RR provocaron un salto excepcional en la difusion de la SD. Crecimiento que no fue privativo de la soja sino que se registro tambien en maiz y trigo, aunque opacado por el de la oleaginosa.

Consideramos que el corte entre la etapa de despegue y la de difusion masiva que la autora establece en 1990 es discutible. Si bien hay elementos que la avalan, como la creacion de AAPRESID en 1989 y las politicas del menemismo, a nuestro criterio el inicio de la comercializacion de la soja RR marca un corte mas claro entre una etapa de despegue, en que la SD se difunde con dificultades y entre los productores medianos y grandes, a una etapa de difusion masiva y crecimiento exponencial.

Por ultimo, es destacable la utilizacion de un gran corpus de fuentes de indole muy variadas. La autora trabaja con una gran cantidad de informes del INTA, AAPRESID, AACREA, congresos sobre la tematica y revistas del sector, que aportan la parte tecnica, complementadas con entrevistas que permiten visualizar el armado y las interrelaciones entre la red de actores y muestran el avance, en ocasiones lento pero sin pausa, del proceso de innovacion tecnologica.

En la conclusion del trabajo, la autora retoma algunas reflexiones mas generales sobre el cambio tecnologico, afirmando que "este no es una respuesta automatica a una dificultad o un estimulo economico, sino que se desarrolla a partir de interacciones complejas entre distintos actores". Efectivamente, la descripcion que Alapin realiza sobre estas interacciones complejas entre los actores, permite observar la dimension historica del cambio tecnologico, ausente hasta el momento en otros trabajos sobre la difusion de tecnologia en el agro argentino, y revalorizar el proceso de adaptacion local, tomando en cuenta todos los planos en que se desarrolla la innovacion: tecnico, economico, institucional y socio-cultural, y mostrando la interaccion entre ciencia, mercado y sociedad a lo largo del proceso.

Queda para continuar debatiendo el analisis de la interrelacion entre lo que la autora denomina "factibilidad tecnologica" y "viabilidad economica". En algunos pasajes da la sensacion de que Alapin, en su intento de no caer en el determinismo economico de estudios previos sobre la innovacion tecnologica, termina subvalorando este factor. En ultima instancia, el lector del libro puede concluir que, si bien no de manera "automatica" sino con idas y venidas y muchos anos de trabajo, la SD responde en su origen a una "dificultad" (la caida de rendimientos por erosion de los suelos) y se difunde masivamente en los '90 a partir de un "estimulo economico" (la mayor rentabilidad a traves de su combinacion con el glifosato y la semilla geneticamente modificada).

Nuestros comentarios, observaciones y sugerencias son invitaciones a seguir debatiendo un tema central para entender el agro argentino actual, ya que el libro se destaca justamente por aportar un excelente trabajo historico, bien documentado y que invita a seguir profundizando sobre un tema clave en el desarrollo agrario argentino como es la adaptacion y difusion de las innovaciones tecnologicas.

Fecha de recibido: 10 de noviembre de 2011.

Fecha de aceptado: 1 de diciembre de 2011.

Fecha de publicado: 12 de diciembre de 2011.

URL: www.mundoagrario.unlp.edu.ar

Bibliografia

Ekboir, J. (2002) Sistemas de innovacion y politica tecnologica: siembra directa en el MERCOSUR. Buenos Aires: PROCISUR--IICA. (Documentos de Trabajo).

Rosenberg, N. (1979) Tecnologia y economia. Barcelona: Editorial Gustavo Gili.

Sesto, C. (2006) Mecanizacion y base tecnologica en la agricultura pampeana. Un sistema de cultivo basado en la remocion y aireacion de la tierra, 1855-1895. En Actas XX Jornadas de Historia Economica, Mar del Plata, Octubre 2006.

Obschatko, E. (1984) Los hitos tecnologicos de la agricultura pampeana. Buenos Aires: CISEA.

Barsky, O. (Ed.) (1988) La agricultura pampeana: Transformaciones productivas y sociales. Buenos Aires: IICA--CISEA--FCE.

Guillermo Cadenazzi

Becario CONICET (IdIHCS-UNLP)

guillecade@gmail.com
COPYRIGHT 2011 Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cadenazzi, Guillermo
Publication:Mundo agrario: Revista de estudios rurales
Date:Dec 1, 2011
Words:2315
Previous Article:Gabriela Schiavoni (Comp.) 2008. Campesinos y agricultores familiares.
Next Article:La propiedad de Ramon Urquiola, desde su constitucion hasta el fraccionamiento en la provincia de Buenos Aires, entre los siglos XIX y XX.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |