Printer Friendly

Hacia nuevos modelos empresariales mas sociales y humanos: El papel de las mujeres en procesos de emprendimiento social y economia de comunion/Towards New more Social and Human Business Models: The Role of Women in Social and Economy of Communion Entrepreneurship Processes.

INTRODUCCION

Durante mas de cuatro siglos el sistema capitalista--que basa su funcionamiento en el interes propio y el libre mercado (1)--ha sido la estructura social, economica y politica dominante. Este sistema economico propone que la mano invisible del mercado hace posible por si sola que la suma de los egoismos individuales repercuta positivamente en toda la sociedad. Sin embargo, aun cuando en el largo plazo es posible que el mercado llegue a cierto nivel de eficiencia socio-economica por si solo, lo normal es que esta busqueda continua del interes propio desemboque en avaricia y despreocupacion directa por el bienestar y dignidad de los demas. Bajo esta logica dominante basada en la transaccion de intereses y el corto plazo, la persona es considerada como un medio totalmente intercambiable y no como un fin en si mismo, dejando asi espacio a que "el interes propio" impregne las decisiones que se toman a nivel economico-empresarial, con las probables consecuencias negativas que ello puede conllevar sobre los indices de bienestar social y dignidad humana. De hecho, las necesidades mas basicas de millones de personas en paises tanto industrializados como no industrializados se encuentran aun hoy totalmente insatisfechas; la situacion social de estas personas se ve, ademas, gravemente afectada en momentos de recesion y crisis economico-financiera. En efecto, la ultima crisis economico-financiera iniciada en 2008 ha llevado a gran parte de la poblacion europea a alcanzar el umbral de la pobreza y a un estado de riesgo de exclusion social (2). Este valor, si bien tras casi una decada ha retrocedido a niveles de pre-crisis, sigue alcanzando todavia hoy a un porcentaje elevado de la poblacion (mas del 20%) (3), reflejandose asi las limitaciones del actual modelo socio-economico por corregir este problema. En Espana, por ejemplo, los efectos negativos de esta crisis elevaron drasticamente la poblacion en riesgo de pobreza y exclusion social, datos que a dia de hoy, y pese a la recuperacion macroeconomica mostrada por este pais, se han visto, incluso, incrementados (4).

Ante esta situacion, no resulta extrano que de la mano de los sucesivos encuentros anuales celebrados por el Foro Social Mundial se perciba un creciente posicionamiento de la poblacion civil en contra de la validez y eficiencia de las asunciones sobre las que se fundamenta el actual sistema economico de mercado (5). En dichos Foros, este sistema se ve como incapaz de erradicar problemas sociales indeseables (p.e. pobreza, desigualdades sociales, degradacion medioambiental) y se discute la necesidad de dar entrada a nuevos modelos socioeconomicos--de marcado acento social (6)--que si puedan abordar de una manera mas activa, innovadora y eficiente los problemas y desafios sociales existentes. Estos nuevos modelos, que dan soporte al Emprendimiento Social (7) o al Emprendimiento de Economia de Comunion (8), atraen crecientemente un mayor interes por parte de la sociedad civil, y en especial, por parte de empresarios, inversores y gobernantes (9). De hecho, la Union Europea ha trazado recientemente una estrategia de crecimiento, la llamada Estrategia Europa 2020, que incorpora la promocion de proyectos emprendedores sociales (10). Dichos proyectos son una fuente importante de innovacion social (11) , esto es, de respuesta a problemas sociales que representan un gap entre lo que la sociedad necesita y lo que las diferentes instituciones y empresas existentes ofrecen, y que a la vez, es fuente de rendimiento economico.

Desde la aparicion de estos nuevos enfoques hasta la actualidad, la literatura academica y profesional ha abordado, abundantemente, el estudio de este nuevo modelo economico-empresarial, tratando de comprender mejor este fenomeno. Uno de los aspectos de analisis que ha cobrado especial interes ha sido el de identificar las principales motivaciones existentes para iniciar un proyecto de este tipo; por lo general, estas tienen que ver con la necesidad de resolver problemas sociales y contribuir positivamente a la sociedad (12). No es extrano, entonces, que detras de estos intereses existan factores relacionados con la personalidad, y que estos, a su vez, se encuentren marcados por factores personales innatos como la variable "sexo" (hombre/mujer) del emprendedor. De hecho, si bien las tasas de emprendimiento general, que incluye el emprendimiento comercial y social, se caracterizan segun los ultimos informes del Global Entrepreneurship Monitor (de aqui en adelante, GEM) por un fuerte factor masculino, llegandose a mostrar, incluso, una tasa de 2 a 1, para los hombres frente a las mujeres en algunas regiones como la europea (13), cuando analizamos la actividad empresarial de corte social y no puramente comercial, se muestran minimas diferencias entre ambos sexos (55% para hombres y un 45% para mujeres; GEM, 2015), diferencias que se ajustan todavia mas en determinadas regiones del globo (Norte de Africa, Oriente Medio, Australia y Estados Unidos) (14). En Espana, por ejemplo, como reza un estudio liderado por el ESADE, un 53% de las mujeres emprendedoras prefieren proyectos orientados a generar un impacto social positivo (15), lo que probablemente se deba a que este colectivo presenta una serie de circunstancias distintivas que empujan mas a emprender este tipo de iniciativas. Por ejemplo, los efectos fisicos y psicosociales distintos experimentados con la maternidad, los valores sociales (p.e. colaboracion, cuidado de otros) y no tan competitivos (exito, competitividad) experimentados durante la infancia, o las injusticias observadas y/o vividas en terminos de salario y "poder" en las empresas tradicionales, pueden ser un estimulo importante a decantarse por un emprendimiento de impacto social positivo (16). No obstante, y pese a este dato que muestra a la mujer mas tendente a desarrollar proyectos emprendedores de una naturaleza social, existe todavia un gap a cubrir en lo que respecta a analizar si la variable "mujer" influye en las diferentes fases de creacion de una empresa de este tipo.

El objetivo, por tanto, de este trabajo es analizar como afecta la variable "mujer" en las distintas fases y elementos que influyen en la decision e intencion de crear una empresa de marcado acento social. Para ello, este objetivo se desglosa a su vez en tres objetivos mas especificos, que conforman las distintas partes de las que se compone este trabajo. En primer lugar, analizaremos cada uno de estos tipos de emprendimiento en terminos de operatividad y caracteristicas compartidas en materia social. Posteriormente, identificaremos los elementos clave en la determinacion de la decision e intencion de un individuo por crear una empresa a traves del modelo de Krueger y Brazeal (17). Finalmente, analizaremos conjuntamente las caracteristicas de la mujer emprendedora (18) y la de una empresa social (19) y/o de economia comunion (20) con el fin de exponer como ambos factores se complementan para favorecer la decision de poner en marcha una empresa de marcado acento social.

I. NUEVOS TIEMPOS Y PARADIGMAS EN LA CREACION DE EMPRESAS: HACIA LA INNOVACION SOCIAL

En los albores de este nuevo siglo XXI se ha podido vislumbrar que el regimen economico que impera, basado en el libre mercado y capitalismo global, si bien ha traido riqueza y bienestar, tambien es fuente de un numero considerable de deficiencias y externalidades negativas. La generacion de grandes desigualdades sociales o una fuerte destruccion medioambiental que amenaza la continuidad saludable de la sociedad son algunas de estas deficiencias que parecen generarse bajo dicho modelo socioeconomico. Ademas, a lo largo de esta ultima decada se han podido vislumbrar los efectos perniciosos que tiene este sistema, en parte, desencadenando graves crisis economico-financieras (21) , de impacto local, pero tambien global, y en variadas ocasiones, de corte especulativo. Y es que un sistema caracterizado por mover a los agentes por el interes propio--con animo de obtener una mayor riqueza--es un sistema abocado a no dejar lugar directamente a la justicia social. Es verdad que Adam Smith, el propio impulsor del actual sistema economico imperante, promulgaba la necesidad de que las acciones de los diferentes agentes que intervienen en cualquier transaccion tomaran como base y guia de sus acciones valores distintos al exclusivo de obtencion de la maxima ganancia e interes. En concreto, Adam Smith subrayaba la importancia de ser prudente y moverse por valores tan importantes como la humanidad, justicia, generosidad, el espiritu publico, y todo ello, con el fin de obtener el amor, aprobacion, gratitud y la confianza de aquellos con quienes se interactuaba (22). No obstante, todas las acciones previas que se deben desarrollar para conseguir la tan anhelada confianza no se valoran en realidad en terminos economicos. El desarrollo de estas acciones por parte de los agentes no aparece reflejado en ningun indicador actual de ganancia financiera, aun cuando estas acciones son estrictamente necesarias para generar confianza, y, por tanto, el intercambio comercial (23). En efecto, la forma en que el actual sistema economico se encuentra configurado parece desvirtuar la realidad, convirtiendo lo que son transacciones sociales en transacciones meramente comerciales, y guiando la psique humana hacia el desarrollo del homo economicus que solo busca el maximo interes. En consecuencia, mientras que durante las ultimas decadas, el desarrollo de la ciencia ha alcanzado niveles insospechados (biologia molecular, ingenieria genetica, desarrollo aeroespacial, etc.), los avances logrados en cuanto a reduccion de desigualdades sociales no han sido, desafortunadamente, de gran notoriedad.

Ante este panorama no es extrano que nuevos enfoques socioeconomicos afloren con un claro interes de cambiar de paradigma economico. Asi, modelos socioeconomicos como la "economia de comunion" (24) o el "emprendimiento social" (25) tienen como objetivo resolver problemas sociales y medioambientales derivados de la logica de funcionamiento del sistema economico actual (26). Son opciones con un marcado acento en la dimension social que pretenden conceder mas importancia a la persona (y no al interes propio), y considerarla como centro y fin de toda actividad economico-empresarial. Es mas, ambos modelos tienen como objetivo principal la finalidad social, mas alla de otros objetivos, lo que les convierte en optimos desarrolladores y precursores de innovacion social. En efecto, cuando hablamos de innovacion social, hablamos tanto de bienes, servicios, e incluso modelos (27). Estos deben tener como objetivo principal y explicito el resolver un problema social (28), y una clara orientacion a mejorar el bienestar y desarrollo humano (29), a traves de emplear medios socialmente responsables (30). Ademas, dicha innovacion debe servir para que el valor creado revierta, sobre todo, en la sociedad--no tanto de forma privada e individualista (31)--ademas de actuar bajo el paraguas del principio de justicia social (32). Asi, como veremos a continuacion, ambos modelos de emprendimiento, tanto en la raiz como en sus caracteristicas, se configuran como instrumentos optimos de innovacion orientada a impactar positivamente en la sociedad.

1.1. El emprendimiento de economia de comunion

La economia de comunion es un proyecto de desarrollo economico, de caracter solidario, iniciado en 1991 por el movimiento de los Focolares (33) basado en "la filosofia del dar", diferenciandose asi de "la filosofia del tener" que promueve el actual sistema economico imperante. Asi, coincidiendo con la espiritualidad de este movimiento, que comienza en Italia tras la Segunda Guerra Mundial, este proyecto economico se inicia con la finalidad de que desde las empresas se promueva la comunion dentro de la empresa, entre empresas y con respecto a la mas amplia sociedad (34). El objetivo es enmarcar la logica racional de la rentabilidad con la "logica del dar", poniendo en valor a la persona y su autorrealizacion, a traves de la comunion con los demas (35). Desde las primeras empresas que se desarrollaron en Brasil a inicios de la decada de los 90, este tipo de emprendimiento ha crecido y extendido a otras partes del mundo (Argentina, EE.UU., Europa Occidental), principalmente, a traves del desarrollo de parques industriales innovadores (36).

Asi, las empresas de comunion presentan un marcado acento social (37). Estas empresas tienen como principio donar dos terceras partes de los beneficios a contribuir al bien de aquellos mas necesitados, ademas de difundir la cultura del dar y del compartir (38). Ademas, estas empresas tienen como objetivo principal no buscar la maximizacion de beneficios, sino satisfacer a todos los grupos de interes (39) y lograr un desarrollo sostenible del bien comun (40). Es mas, estas empresas mantienen una relacion estrecha y un interes en contribuir positivamente a la sociedad (41), considerando, incluso, a aquellos colectivos en situacion de pobreza y exclusion social como grupo de interes principal. En este sentido, tenemos ejemplos reales de empresas de este tipo centradas en la educacion infantil y juvenil que benefician con su actividad a familias en riesgo de exclusion (42). De hecho, este tipo de emprendimiento se caracteriza por distribuir parte de sus beneficios, deliberada y directamente, a la mejora de la situacion de aquellos colectivos en situacion de pobreza y exclusion social (43). La tabla 1 muestra los principios de marcado caracter social que comparte este tipo de emprendimiento.

1.2. El emprendimiento social

El fenomeno de las empresas sociales es un fenomeno que se remonta a hace ya mas de cuatro decadas. Uno de los casos mas conocidos, y pioneros de este fenomeno es el caso del Grameen Bank, fundado por Muhamad Yunus en 1976 con el fin de poder conceder credito (en forma de microcreditos a un bajo y razonable tipo de interes) a agentes socialmente desplazados que no disponian de recursos para salir de su precaria situacion social (44). No obstante, y pese a tener este origen tan remoto, es en las ultimas decadas cuando este fenomeno se ha extendido a un ritmo muy rapido (45). Tal es asi que el emprendimiento social ha pasado de desarrollarse unicamente en regiones en desarrollo a paises fuertemente industrializados (Union Europea, Estados Unidos, Japon, Corea del Sur) (46).

El emprendimiento social posee una mision y proposito claramente social (47). No solo son empresas que pueden disenarse para proveer servicio a grupos vulnerables y en situacion de riesgo de exclusion social (48), sino que el empleo de los recursos lo destinan a resolver todo tipo de problemas sociales. Asi, y si bien no descuidan el objetivo de la rentabilidad, este tipo de empresas desarrollan su actividad economica con un alto talante de ciudadano socialmente responsable. En este sentido, el emprendedor social seria como un agente de cambio social, caracterizado por: a) adoptar una mision de crear y mantener, principalmente, valor social, b) reconocer y perseguir nuevas oportunidades para cumplir con esa misma mision, implicandose en un proceso de continua innovacion, adaptacion y aprendizaje, y c) mostrar una gran responsabilidad por las comunidades a las que sirve. En la siguiente tabla (ver Tabla 2) se pueden distinguir la naturaleza y fin social de este tipo de emprendimiento.

II. DECISION E INTENCION DE EMPRENDER: EMPRESAS SOCIALES Y DE ECONOMIA DE COMUNION COMO FACILITADORAS DEL PROCESO

2.1. La intencion de crear una empresa: El modelo de Krueger y Brazeal (49)

La identificacion y comprension de los distintos elementos que intervienen en la decision de emprender es y ha sido objeto de investigacion durante decadas (50). El modelo de Krueger y Brazeal constituye un intento ampliamente aceptado y de gran influencia en esta materia (51) Dicho modelo se centra en explicar las fases y elementos que explican la decision de crear una empresa, donde la interaccion de factores situacionales y socio-culturales desempenan un papel importante, y en consecuencia, tambien las percepciones de deseabilidad y viabilidad de la idea de creacion (52). Ademas, el modelo de Krueger y Brazeal toma como base la teoria de la conducta planificada de Ajzen (53), que considera que el comportamiento se predice por las intenciones y estas, a su vez, por las actitudes hacia el comportamiento (si desarrollar este comportamiento es bueno o malo), la norma subjetiva (lo que diran personas muy influyentes, cercanas e importantes sobre tal comportamiento) y el control conductual percibido (percepcion de tener exito en desarrollar tal comportamiento). Asi, el modelo para predecir la intencion emprendedora (ver Figura 1) comienza con las percepciones de deseabilidad--el grado en que la idea de crear una empresa es atractiva (actitud hacia el comportamiento y norma subjetiva)--y de viabilidad--el grado en que uno se cree capaz de ponerla en marcha (control conductual percibido y autoeficacia)--.

Ambos tipos de percepciones son fundamentales para que el comportamiento en cuestion sea creible (54), y asi comenzar a ver este comportamiento con un alto potencial de realizacion, siempre y cuando el individuo presente tambien una alta propension a actuar, una caracteristica de la personalidad mas o menos estable, que podria ser fomentada y formada. De hecho, es la combinacion de la credibilidad de la idea de emprender con una alta propension a actuar, esto es, la sensacion de ser capaz de iniciar y sostener un comportamiento aun cuando se presenten fuertes adversidades, lo que precipitaria un alto potencial de realizacion de dicho comportamiento. No obstante, aun cuando la creacion de una empresa sea deseable y viable, y por tanto creible, y con gran potencial de realizacion, es posible que el individuo no se decida finalmente por crear su empresa. Ello es probable que se deba a la ausencia en el de motivaciones internas (pull), o de factores disparadores (push) (55).

En efecto, existen una serie de variables pull y push a las que se le concede especial relevancia a la hora de tirar de o empujar al individuo hacia una decision de creacion empresarial (56). Por un lado, los factores pull hacen referencia a las motivaciones que le vienen al individuo por crear una empresa. El dinero que se obtiene, el status social que se adquiere, o el deseo de independencia y la necesidad de auto-realizacion, son algunos de estos factores. Por otro lado, los factores push empujan y precipitan la toma de dicha decision, si bien estos tienen ver con cambios relevantes en la situacion o estado personal tales como el desempleo de larga duracion, un despido reciente, una situacion de exclusion social, la falta de seguridad en el empleo y/o la insatisfaccion actual en el puesto de trabajo o en la vida, en general.

2.2. La empresa social y de economia de comunion como oportunidad empresarial

El fuerte caracter social de este tipo de emprendimiento, orientado a impactar positivamente en la sociedad nos lleva, inevitablemente, a pensar en este tipo de empresas como una fuente importante de generacion de proyectos de auto-empleo. De hecho, el desarrollo de modelos economico-empresariales de este tipo suele traer emparejado una superestructura que apoya y favorece la creacion de oportunidades para el autoempleo de naturaleza social, a traves, principalmente, de asesoramiento y financiacion. En efecto, por un lado, este tipo de emprendimiento lleva asociado la existencia de: a) fundaciones/instituciones/asociaciones de apoyo-coordinacion (57), b) empresas y poligonos industriales de similar naturaleza que actuan como motor de creacion de valor y oportunidades empresariales (58), c) agrupaciones empresariales que crean eventos, reuniones, talleres de trabajo, etc. que favorecen el contacto inter-empresarial, y el intercambio de ideas y apoyos (Business with Social Value, Hub Madrid (59) ), d) programas de las administraciones publicas (AA.PP.) dedicados a promocionar y financiar este tipo de iniciativas (60), y e) un numero creciente de empresas de capital riesgo orientadas a proveer recursos financieros y consultoria para este tipo de proyectos (61). Por otro lado, una empresa de este tipo se caracteriza, principalmente, por su cultura de ayudar a la iniciacion y desarrollo de otros proyectos emprendedores (62). En efecto, para Yunus (63), un fuerte defensor del emprendimiento social, ayudar a los mas necesitados pasa inevitablemente por darles la oportunidad de crear su propia empresa, pues es asi cuando estas personas se convierten en agentes principales y activos de su propio desarrollo y realizacion personal y profesional. Ademas, es tipico de este tipo de empresas, en concreto, de las del tipo de economia de comunion, buscar siempre una cultura de reciprocidad autentica (64), no basada en el "yo doy" y "tu recibes", sino en el "yo doy, tu recibes y das a la vez" (65). De esta forma, la cultura de crear valor social no se estanca en la figura de unos pocos, sino que se extiende abiertamente entre otros agentes con animo de contribuir a la configuracion de un nuevo modelo economico-empresarial mas humanamente enriquecedor para la sociedad.

III. EL PAPEL DE LA MUJER EN EL PROCESO DE DECISION E INTENCION DE CREAR LA EMPRESA SOCIAL O DE ECONOMIA DE COMUNION

Estos nuevos enfoques socioeconomicos, que entienden la generacion de riqueza inextricablemente unida a la busqueda/contribucion de un impacto social positivo, es probable que se configuren como alternativas optimas para un perfil determinado de emprendedor. En concreto, la mision de contribuir y tener un impacto positivo en la sociedad parece mas afin a un colectivo especialmente sensible en materia social y que se siente descontento con un desarrollo de la actividad economica que genere desigualdades sociales e impacte negativamente en terminos sociales. No es extrano, por tanto, que en este tipo de empresas la variable "mujer", mucho mas afin a las cualidades sociales anteriormente descritas, se vea altamente representada en la tasa de emprendedores de este tipo de empresas (66).

Cuando analizamos el emprendimiento empresarial de corte social (empresa social y/o de economia de comunion) frente al emprendimiento puramente comercial, se muestran diferencias significativas entre ambos sexos. En este sentido, la tabla 3 muestra el porcentaje de mujeres frente a hombres que deciden iniciar uno de estos tipos de emprendimiento en varias regiones del mundo (Europa Oriental, Europa Occidental, Australia y Estados Unidos, Latino America y Sudeste Asiatico).

En la tabla 3 podemos observar que, en muchas regiones, a excepcion de la correspondiente a las economias latinoamericana (46% de mujeres frente a un 54% de hombres) y del sudeste asiatico (45% de mujeres frente a un 55% de hombres), los empresarios comerciales varones superan en numero a las mujeres, aproximadamente como dos a uno. Por ejemplo, en Europa oriental y occidental, las mujeres empresarias comerciales comprenden solo el 36% y el 35% de todos los empresarios, respectivamente. Sin embargo, en el caso del emprendimiento social (empresa social y/o de economia de comunion), la brecha es menos pronunciada, obteniendose practicamente la paridad en todas las regiones analizadas, e incluso llegandose a conseguir esta en la region del Norte de Africa.

En efecto, la mujer tiene en este modelo economico-empresarial una solucion a su mayor interes por impactar positivamente en la sociedad, principalmente, a traves de la creacion de su propia empresa. Por un lado, las mujeres se suelen caracterizar por percibir y entender sus vidas en terminos de tener una mision y un compromiso de servicio, en clara contraposicion a la obtencion de beneficios y ganancias financieras (67) ; es mas, las mujeres, por lo general, se caracterizan por tener una mayor sensibilidad a las necesidades de terceras personas, y a los problemas sociales en general (68). De hecho, numerosos estudios revelan una mayor orientacion por parte de las mujeres a proyectos de naturaleza social (69), y a una mayor predisposicion a actuar en favor de la comunidad, ayudando y construyendo para otras personas (70). Tal disposicion a resolver problemas sociales se identifica con la mision fundacional de este tipo de empresas (71). Ademas, la mujer tiene mayor predisposicion por fomentar la justicia y la responsabilidad (72), mayor capacidad de conocer e identificar lo que es etico o no, y mayor predisposicion a comportarse eticamente bien (73), lo que se encasilla perfectamente con la naturaleza de los valores de quienes emprenden este tipo de empresas (74). Por todo ello, es de esperar que, para las mujeres, la idea de crear una empresa de marcado acento social sea altamente atractiva; mediante la creacion de este tipo de empresas es mas probable que este colectivo realice su vocacion de servicio y alcance su plenitud personal, lo que actuaria como factor pull en la creacion de este tipo de empresas (Figura 2).

Por otro lado, el colectivo de la mujer representa un colectivo que, a priori, juega en desventaja en materia de acceso al mercado laboral y empresarial (75), y de promocion en la carrera profesional (76), y se le asocia asi con un mayor riesgo de exclusion social (77). De hecho, dicho colectivo tiende a ser la parte de la relacion de pareja que sufre con mas virulencia e intensidad el fenomeno de la violencia de genero, lo que supone un detonante para llegar, mas facilmente, a una situacion de riesgo de exclusion social (78). Estos factores, junto a otros mas generales (p.e. ser objeto de despido), actuarian como factores push que empujarian o dispararian a este colectivo a crear una empresa de marcado acento social (Figura 2).

No obstante lo anterior, existen ademas una serie de factores que van a influir tanto a) en la deseabilidad y viabilidad percibida por parte de la mujer, esto es, en la credibilidad que tiene la accion de crear una empresa, como tambien b) en la propension efectiva a crearla (79) (ver Figura 2). Todos estos factores son los que, de manera previa a los factores pull y push, afectaran la decision de la mujer de crear una empresa, a traves de determinar el grado de potencial empresarial de dicha idea. Asi, con respecto a la deseabilidad percibida, la influencia de los factores culturales, politicos, sociales y macroeconomicos puede tomar un papel ciertamente cambiante y diferencial, dependiendo del sexo del individuo. En efecto, a la variable "sexo" se le suele atribuir una influencia importante en la forma de percibir la realidad y decidir las actitudes y comportamientos a desarrollar ante las adversidades (80). De hecho, las normas sociales, segun se contemplan en la actualidad, a priori, pueden limitar y desanimar al colectivo de la mujer de su deseo de crear una empresa, pues la idea de que el empresario de exito suele tener caracteristicas masculinas se encuentra muy extendida en la sociedad, incluso, entre las propias mujeres (81) . Como resultado, es probable que las percepciones que tienen los propios agentes socio-economicos sobre el exito operativo de cualquier actividad empresarial iniciada y desarrollada por mujeres sean negativas, limitando asi, la movilizacion de recursos hacia estas y su capacidad de generacion de negocio. Sin embargo, en el caso de la creacion de una empresa de marcado acento social, las mujeres disponen de multiples recursos de relaciones, financiacion y asesoramiento que actuan como fuerza facilitadora del desarrollo de la actividad empresarial, aumentando la deseabilidad social percibida de la creacion empresarial. En efecto, es creciente el numero de plataformas, fundaciones y asociaciones constituidas en torno a la figura de un emprendedor que desea impactar positivamente sobre la sociedad, y en particular, al colectivo de la mujer emprendedora (82), con el firme objetivo de facilitar contactos, apoyo y asesoramiento. Todo ello supone para este colectivo una fuente continua de apoyo y energia con la que percibir una alta deseabilidad social sobre la idea de crear este tipo de empresas.

Por su parte, en relacion a la viabilidad percibida de la idea de creacion, esto es, el grado en que la mujer se cree capacitada para la creacion de una empresa, esta se encuentra estrechamente relacionada con su grado de autoeficacia. La autoeficacia se entiende como "los juicios que cada persona tiene sobre sus capacidades, con base en las cuales organizara y ejecutara sus actos de modo que le permitan alcanzar el rendimiento deseado" (83). Esto es, la autoeficacia es la confianza de la persona sobre sus capacidades para obtener los resultados anhelados, de tal forma que las capacidades reales solo importarian si la persona tiene confianza en las mismas. No es extrano, por tanto, que este factor, a traves de aumentar la percepcion de capacidad de crear con exito una empresa, influya positivamente sobre la percepcion de viabilidad de esta idea. Es verdad que las mujeres parecen mostrar una menor autoeficacia y una menor confianza en sus capacidades para obtener determinados resultados (84), especialmente si estas tienen que ver con capacidades tipicas "masculinas" relacionadas con la actividad y creacion empresarial (85). Ademas, las mujeres, por lo general, estan menos predispuestas a enfrentar desafios/retos, e iniciar proyectos empresariales (86), presentando un mayor temor al fracaso (87), y en consecuencia, una percepcion mas negativa sobre la viabilidad de la idea de crear una empresa. Sin embargo, de la mano de asociaciones, fundaciones, e instituciones centradas en apoyar, acompanar, formar y asesorar en materia de creacion de empresas con marcado acento social, las mujeres pueden encontrar mucho mas viable la posibilidad de crear proyectos de este tipo. En efecto, la formacion en materia de emprendimiento es importante a la hora de influir positivamente sobre el nivel de autoeficacia en mujeres (88), y esta se ofrece comunmente en las entidades anteriormente mencionadas, lo que podria influir positivamente sobre la percepcion que tienen las mujeres en materia de viabilidad de la idea de creacion de una empresa de marcado acento social.

Finalmente, una vez que la idea de creacion es tanto necesaria como viable, y en consecuencia, genera credibilidad, resultaria necesaria cierta propension a la creacion para alcanzar un alto potencial de creacion. Esta propension a crear empresas podria alimentarse, principalmente, de factores relacionados a) con la formacion del individuo, b) con la experiencia laboral y c) con determinados factores psicologicos, entre otros (89). En este sentido, y aunque todavia no se ha podido esclarecer el perfil psicologico unico que determinaria la propension a la creacion de empresas, la literatura ha podido establecer una lista de algunos de ellos como ciertamente influyentes. Entre ellos, nos encontramos con la creatividad, la capacidad de innovacion y la capacidad de aceptacion de responsabilidades (90), aspectos estos, que en el contexto de creacion de empresas con marcado acento social, juegan un papel ciertamente importante (91). En este sentido, la literatura sugiere que "ser mujer" se ajusta perfectamente a la posesion de estos rasgos, puntuando de manera elevada en apertura a los sentimientos (92)--intimamente relacionada con la creatividad y la curiosidad--, y en responsabilidad, y amabilidad (93), rasgos que ademas, hacen mas probable la intencion emprendedora de naturaleza social (94) . Por otro lado, tanto en lo que respecta a la formacion en materia de emprendimiento como a la experiencia laboral, estos son aspectos que, de manera creciente, se favorecen en el contexto de este tipo de emprendimiento. Como ya se adelanto, las mujeres que emprenden con un marcado acento social cuentan con un amplio abanico de asociaciones, fundaciones, plataformas, e instituciones cuya existencia, ademas de suponer un punto de encuentro y de intercambio de experiencias entre empresarios, es fuente de apoyo, formacion y asesoramiento en materia de emprendimiento.

CONCLUSIONES

La sensibilidad social por parte de inversores, grupos de interes y sociedad en general es cada vez mayor. Los requerimientos de estos por un mundo economico-empresarial mas justo y preocupado por su rendimiento social son cada vez mayores (95), suponiendo asi un importante germen para el desarrollo de modelos socioeconomicos alternativos, mas justos y con un enfoque social. En concreto, son la red del emprendimiento social y la economia de comunion los enfoques que han emergido con fuerza durante las ultimas decadas, en su afan de lograr un modelo economico de "aldea global" basado en los principios de "redistribuir", "donar" e "intercambiar", entre y para todos los agentes de la sociedad (96). Asi, el tipo de empresarios que lo secunda suele responder a la necesidad de abordar desigualdades y problemas sociales existentes, en parte derivados de la operativa del sistema capitalista actual.

El factor "mujer" parece desempenar un papel determinante sobre la decision e intencion de crear y poner en marcha un proyecto de emprendimiento social o de economia de comunion. En concreto, del analisis efectuado se puede concluir que, en un contexto socio-economico como el actual, de crecimiento y apoyo a este modelo socioeconomico (97), las mujeres representan un colectivo afin a la creacion de este tipo de empresas, cuya interaccion "mujeremprendimiento social/economia de comunion" favorece todos los elementos y fases determinantes en la decision de crear una empresa. En efecto, la propia naturaleza y caracteristicas personales de este colectivo hacen de este modelo socioeconomico--un modelo hibrido surgido en el tercer sector que desdibuja/difumina los limites existentes entre los tres sectores de la economia: Privado, Publico y No Lucrativo (98)--, uno optimo para que el colectivo de la mujer se desarrolle profesionalmente (99), a traves de iniciar una actividad empresarial. Simplemente, su menor orientacion a medir el exito de una empresa a traves de criterios meramente cuantitativos (100) es un aspecto esclarecedor sobre la idoneidad de este colectivo a la hora de iniciar proyectos de este tipo. La interaccion "mujer-emprendimiento social/economia de comunion" parece facilitar el cumplimiento de todas las fases necesarias para la puesta en marcha de una empresa, en concreto, de este tipo de empresas.

Asi, del analisis realizado se concluye que existe la necesidad de promover desde las AA.PP. la creacion de este tipo de empresas, donde sus responsables no deberian obviar el diseno y desarrollo de determinadas lineas estrategicas de accion, centradas en promover el empresariado social y poner en contacto a este colectivo con instituciones, asociaciones, o fundaciones creadas en torno a este concepto de empresa. En efecto, un esfuerzo por disenar politicas que se disenen en torno a promover el empresariado social y de economia de comunion entre el colectivo de la mujer, y en concreto, a poner en contacto a este colectivo con los agentes, asociaciones y fundaciones encargadas de promover esta iniciativa empresarial, es muy probable que contribuya de manera efectiva a impulsar este tipo de emprendimiento, que como se refleja en la figura anterior (ver Figura 2), representa una fuente importante de valor e innovacion social y moral (101).

BIBLIOGRAFIA

Andre, Kevin y Pache, Anne C. (2016), "From Caring Entrepreneur to Caring Enterprise: Addressing the Ethical Challenges of Scaling up Social Enterprises", Journal of Business Ethics, vol. 133, no 4, pp. 659-675.

Azjen, Icek (1991), "The Theory of Planned Behavior". Organizational Behavior and Human Decision Processes, vol. 50, pp. 179-211.

Bandura, Albert (1986), Social Foundations of Thought and Action: A Social Cognitive Theory, Prentice Hall, Englewood Cliffs.

Braga, Joao; Proenca, Teresa y Ferreira, Marisa (2014), "Motivations for Social Entrepreneurship-Evidences from Portugal", Tekhne, vol. 13, pp. 11-21.

Bruni, Luigino (2002), The Economy of Communion-Toward a Multi-Dimensional Economic Culture, New City Press, Hyde Park.

Bruni, Luigino y Zamagni, Stefano (2004), "The Economy of Communion: Inspirations and Achievements", Finance & The Common Good, vol. 20, pp. 91-97.

Bureau of European Policy Advisers (2010), Empowering People, Driving Change, Social Innovation in the European Union, EUR-OP, Luxembourg.

Carroll, Archie B. y Bucholtz, Ann K. (2008), Business and Society: Ethics and Stakeholder Management, South Western Cengage Learning, Ohio.

Certo, Trevis, S. y Miller, Toyah (2008), "Social Entrepreneurship: Key Issues and Concepts", Business Horizons, vol. 51, pp. 267-271.

Ching-Yin Yim, Phillis y Harris, Michael (2002), "Gender Stereotyping of Managers and self-Concept of Business Students across their Undergraduate Education", Women in Management Review, vol. 17, pp. 364-373.

Cliff, Jennifer (1998), "Does one Size fit All? Exploring the Relationship between Attitudes towards Growth, Gender, and Business Size", Journal of Business Venturing, vol. 13, pp. 523-542.

Collins, Denis (2000), "The Quest to Improve the Human Condition", Journal of Business Ethics, vol. 26, pp. 1-73.

Comision Europea (2012a), The Social Business Initiative of the European Commission. Recuperado de http://ec.europa.eu/internal_market/publications (Consultado el 20 de febrero de 2016).

Comision Europea (2012b), Propuesta de Resolucion sobre la Iniciativa a favor del emprendimiento social: Construir un ecosistema para promover las empresas sociales en el centro de la economia y la innovacion sociales. Consultado de http://www.europarl.europa.eu/ (Consultado el 25 de febrero de 2016).

Comision Europea (2015), Policy Brief on Social Impact Measurement for Social Enterprises, Recuperado de http://ec.europa.eu/social/ (Consultado el 25 mayo de 2016).

Costa, Paul T. Jr.; Terracciano, Antonio y McCrae, Robert R. (2001), "Gender Differences in Personality Traits across Cultures: Robust and Surprising Findings", Journal of Personality and Social Psychology, vol. 81, pp. 322-331.

Crivelli, Luca y Gui, Benedetto (2014), "Do Economy of Communion Enterprises Deserve the Social Label? A Comparative Discussion of their Aims and Logic of Action", Revista Portuguesa de Filosofia, vol. 70, pp. 28-43.

Cukier, Wendy; Trenholm, Susan; Carl, Dale y Gekas, George (2011), "Social Entrepreneurship: A Content Analysis", Journal of Strategic Innovation and Sustainability, vol. 7, no 1, pp. 99-119.

De la Fuente, Raquel y Gonzalez-Castro, Jose Luis (2009), "Empleo, Formacion e Insercion de Colectivos en Riesgo de Exclusion. Un Reto Social y Economico para la Empresa Receptora", Bordon, vol. 61, pp. 33-46.

Dees, J. Gregory (2011), "El significado del emprendimiento social", Revista Espanola del Tercer Sector, vol. 17, pp. 111-124.

Defourny, Jacques y Nyssens, Marthe (2008), "Social Enterprise in Europe: Recent Trends and Developments", Social Enterprise Journal, vol. 4, pp. 202-228.

Defourny, Jacques y Nyssens, Marthe (2012), "El Enfoque EMES de la Empresa Social desde una perspectiva comparada", CIRIEC-Espana, Revista de Economia Publica, Social y Cooperativa, vol. 75, pp. 7-34.

Economy of Communion (2016), EoC Business Guidelines, Recuperado de http://www.edc-online.org/en/businesses/guidelines-for-conducting-a-business.html (Consultado el 9 de julio de 2016).

Elfving, Jennie; Brannback, Malin y Carsrud, Alan (2009), "Toward a Contextual Model of Entrepreneurial Intentions", en Carsrud, Alan y Brann-back, Malin (eds.), Understanding the Entrepreneurial Mind, Springer, New York.

Enciso, Marta, Gomez, Laura y Mugarra, Aitziber (2012), "La iniciativa comunitaria a favor del emprendimiento social y su vinculacion con la economia social: una aproximacion a su delimitacion conceptual", CIRIEC-Espana, Revista de Economia Publica, Social y Cooperativa, vol. 75, pp. 55-80.

EUROSTAT (2012), 23% of EU citizens were at risk of poverty or social exclusion in 2010. European Union, Belgium. Recuperado de http://ec.europa.eu/eurostat/en/web/products-statistics-in-focus/-/KS-SF-12-009 (Consultado el 15 de mayo de 2016).

EUROSTAT (2014), Living conditions in Europe, 2014 Edition. European Union, Belgium. Recuperado de http://ec.europa.eu/eurostat/web/products-press-releases/-/3-17102016-BP (Consultado el 14 de mayo de 2016).

EUROSTAT (2016), The Share of Persons at Risk of Poverty or Social Exclusion in the EU back to its pre-crisis Level. European Union, Belgium. Recuperado de http://ec.europa.eu/eurostat/web/products-statistical-books/-/KS-DZ-14-001 (Consultado el 10 de diciembre de 2017).

Fisher, Helen (1999), The First Sex: The Natural Talents of Women and how they are Changing the World, Ballantine Books, New York.

GEM (2016), The 2016/2017 Global Report. Recuperado de http://www.gemconsortium.org/report (Consultado el 14 julio de 2017).

GEM (2015), Special Topic Report Social Entrepreneurship. Recuperado de http://gemconsortium.org/report/49542 (Consultado el 12 de julio de 2016).

Gold, Lori (2004), The Sharing Economy, Solidarity Networks Transforming Globalisation, Ashgate Publishing Limited, Burlington.

Gold, Lori (2010), New Financial Horizons, the Emergence of an Economy of Communion, New City Press, Hyde Park.

Greer, Margaret. J. y Greene, Patricia G. (2003), "Feminist Theory and the Study of Entrepreneurship", en Butler, John (ed.), New Perspectives on Women Entrepreneurs, Information Age Publishing, Connecticut.

Grochmal, Stanislaw (2016), "Spirituality of Unity in Management-Economy of Communion", Cogent Business & Management, vol. 3, no 1, pp.1-18.

Humbert, Anne L. (2012), "Women as Social Entrepreneurs", Working Paper, no 72.Third Sector Research Centre, Park House, Birmingham.

Justo, Rachida y Garcia, Cristina (2012), "Incidencia de los Modelos de Referencia en la Creacion de Empresas. Efectos Mediadores y de Genero", Economia Industrial, vol. 383, pp. 111-124.

Krueger, Norris y Brazeal, Deborah (1994), "Entrepreneurial Potential and Potential Entrepreneurs", Entrepreneurship Theory and Practice, vol. 18, pp. 91-104.

Krugman, Paul (2008), The Return of Depression Economics and the Crisis of 2008, W.W. Norton & Company, Londres.

Kuratko, Donald F. (2009), Entrepreneurship: Theory, Process Practice, South-Western Cengage Learning, Mason.

Langowitz, Nan y Minniti, Maria (2007), "The Entrepreneurial Propensity of Women", Entrepreneurship Theory and Practice, vol. 31, pp. 341-364.

Libby, Barbara y Agnello, Vincent (2000), "Ethical Decision Making and the Law", Journal of Business Ethics, vol. 26, pp. 223-232.

Linard, Keith (2003), "Economy of Communion: Systemic Factors in the Rise of a New Entrepreneurship", Systems Research & Behavioral Science, vol. 20, pp. 163-175.

Lopez, Katherine J.; Martinez, Zaida L. y Specht, Linda B. (2013), "The Economy of Communion Model: A Spirituality-Based View of Global Sustainability and its Application to Management Education", Journal of Management for Global Sustainability, vol. 1, pp. 71-90.

Lubich, Chiara (2003), Economia de Comunion. Historia y Profecia, Ciudad Nueva Grupo Editorial, Madrid.

Mair, Johanna y Schoen, Oliver (2007), "Successful Social Entrepreneurial Business Models in the Context of Developing Economies: An Explorative Study", International Journal of Emerging Markets, vol. 2, pp. 54-68.

Marlino, Deborah y Wilson, Fionna (2003), Teen Girls on Business: Are They Being Empowered?, Simmons School of Management and The Committee of 200, Boston.

Martin, Roger L. y Osberg, Sally (2007), "Social Entrepreneurship: The Case for Definition", Stanford Social Innovation Review, vol. 5, pp. 28-39.

Martinelli, Flavia (2012), "Social Innovation or Social Exclusion? Innovating Social Services in the Context of a Retrenching Welfare State", en Franz, Hans W.; Hochgerner, Josef y Howaldt, Jurgen (eds.), Challenge Social Innovation, Springer, Berlin, pp. 169-180.

McClelland, David (1961), The Achieving Society, D. Van Norstrand Co, Princeton.

McGowan, Pauric; Cooper, Sarah; Durkin, Mark y O'Kane, Caroline (2015), "The Influence of Social and Human Capital in Developing Young Women as Entrepreneurial Business Leaders", Journal of Small Business Management, vol. 53, no 3, pp. 645-661.

Mouazan, Servane (2012), "The Secret Algorithm of Women Social Innovators", The Guardian, Recuperado de https://socialenterprise.guardian.co.uk (Consultado el 20 de mayo de 2016).

Mulgan, Geoff; Tucker, Simon; Ali Rushanara y Sanders, Ben (2007), Social Innovation, what it is, why it Matters, and how it can be Accelerated, The Basingstoke Press, Londres.

Nga, Joyce K.H. y Shamuganathan, Gomathi (2010), "The Influence of Personality Traits and Demographic Factors on Social Entrepreneurship Start Up Intentions", Journal of Business Ethics, vol. 95, pp. 259-282.

Pol, Eduardo y Ville, Simon (2009), "Social Innovation: Buzz Word or Enduring Term", The Journal of Socio-Economics, vol. 38, pp. 878-885.

Perrini, Francesco y Vurro, Clodia (2006), "Social Entrepreneurship: Innovation and Social Change across Theory and Practice", en Mair, Johanna, Robinson, Jeffrey y Hockerts Kai (eds.), Social Entrepreneurship, Palgrave Macmillan, Londres.

Schmitt, David P.; Realo, Anu; Voracek, Martin y Allik, Juri (2008), "Why can't a Man be more like a Woman? Sex differences in Big Five Personality Traits across 55 Cultures", Journal of Personality and Social Psychology, vol. 94, pp.168-182.

Seelos, Christian y Mair, Johanna (2005), "Social Entrepreneurship: Creating new Business Models to Serve the Poor", Business Horizons, vol. 48, pp. 241-246.

Sen, Amartya (2010), "Adam Smith and the Contemporary World", Erasmus Journal for Philosophy and Economics, vol. 3, pp. 50-67.

Shane, Scott (2003), A General Theory of Entrepreneurship-The Individual Oportunity Nexus, Edward Elgar, Northampton.

Shapero, Albert y Sokol, Lisa (1982), "The Social Dimensions of Entrepreneurship", en Kent, Calvin; Sexton, Donald y Vesper, Karl H. (eds.), The Encyclopedia of Entrepreneurship, Prentice Hall, Englewood Cliffs, pp. 72-90.

Smith, Adam [1776(2009)], Una Investigacion sobre la Naturaleza y Causa de la Riqueza de las Naciones, Tecnos, Madrid.

Smith, Adam [1759 (2004)], La Teoria de los Sentimientos Morales, Fondo de Cultura Economica, Mexico.

Subirats, Joan (2004), Pobreza y exclusion social. Un Analisis de la Realidad Espanola y Europea, Coleccion Estudios Sociales, Fundacion La Caixa, Barcelona.

Vecciana, Jose Maria (2005), La Creacion de Empresas, un enfoque general. Coleccion Estudios Economicos, Fundacion La Caixa, Barcelona.

Wilson, Fiona; Kickul, Jill y Marlin, Deborah (2007), "Entrepreneurship Gender, Entrepreneurial Self-Efficacy and Entrepreneurial Career Intentions: Implications for Entrepreneurshhip Education", Entrepreneurship Theory and Practice, vol. 31, pp. 387-406.

WISE (2015), Proyecto Women Innovators for Social Business in Europe. Recuperado de http://wise4women.eu/countries/spain. (Consultado el 14 Julio de 2017).

Witkamp, Marten; Royakkers, Lamber y Raven, Rob (2011), "From Cowboys to Diplomats: Challenges for Social Entrepreneurship in the Netherlands", Voluntas, vol. 22, pp. 283-310.

Yunus, Muhammad (2008), El banquero de los pobres: los microcreditos y la batalla contra la pobreza en el mundo, Editorial Paidos Iberica, Barcelona.

RECIBIDO: 7 DE MAYO DE 2018/ACEPTADO: 25 DE FEBRERO DE 2019

PABLO RUIZ PALOMINO

(Universidad de Castilla La Mancha)

pablo.ruiz@uclm.es

LOUISE KELLY

(Alliant International University)

kelly@alliant.edu

JORGE LINUESA LANGREO

(Universidad de Castilla La Mancha)

jorge.linuesa@uclm.es

DOI: 10.15581/015.XXII.2.87-122

(1) Smith, A. [1776 (2009)].

(2) EUROSTAT (2014).

(3) EUROSTAT (2016).

(4) Segun EUROSTAT (2014, 2016) el indice de Gini, que mide la desigualdad entre los niveles de ingreso en una sociedad, refleja un aumento de dicha desigualad en Espana: 31,9 en 2007; 34,2 en 2012, y 34,6 en 2016.

(5) Gold, L. (2004).

(6) Gold, L. (2004).

(7) Seelos, C. y Mair, J. (2005); Yunus, M. (2008).

(8) Lubich, C. (2003); Bruni, L. y Zamagni, S. (2004).

(9) Gold, L. (2010); Seelos, C. y Mair, J. (2005); Enciso, M.; Gomez, L. y Mugarra, A. (2012).

(10) Comision Europea (2012a), (2012b), (2015).

(11) Perrini, F. y Vurro, C. (2006).

(12) Braga, J.; Proenca, T y Ferreira, M. (2014).

(13) GEM (2015), (2016).

(14) GEM (2015).

(15) WISE (2015).

(16) WISE (2015).

(17) Krueger, N. y Brazeal, D. (1994).

(18) Justo, R. y Garcia, C. (2102).

(19) Seelos, C. y Mair, J. (2005).

(20) Bruni, L. y Zamagni, S. (2004).

(21) Krugman, P. (2008).

(22) Smith, A. [1759 (2004)].

(23) Sen, A. (2010).

(24) Gold, L. (2004) y (2010).

(25) Yunus, M. (2008).

(26) Enciso, M.; Gomez, L. y Mugarra, A. (2012).

(27) Bureau of European Policy Advisers (2010).

(28) Defourny, J. y Nyssens, M. (2008).

(29) Pol, E. y Ville, S. (2009).

(30) Defourny, J. y Nyssens, M. (2008).

(31) Bureau of European Policy Advisers (2010).

(32) Martinelli, F. (2012).

(33) http://www.focolares.es/es/

(34) Bruni, L. (2002); Gold, L. (2004).

(35) Gold, L. (2010).

(36) Bruni, L. y Zamagni, S. (2004); Gold, L. (2010).

(37) Crivelli, L. y Gui, B. (2014); Gold, L. (2004).

(38) Bruni, L. y Zamagni, S. (2004).

(39) Crivelli, L. y Gui, B. (2014).

(40) Grochmal, S. (2016).

(41) Gold, L. (2010); Grochmal, S. (2016).

(42) Gold, L. (2004).

(43) Crivelli, L. y Gui, B. (2014).

(44) Mair, J. y Shoen, O. (2007).

(45) GEM (2015).

(46) Defourny, J. y Nyssens, M. (2008).

(47) Dees, J. (2011); Martin, R. y Osberg. S. (2007).

(48) Defourny, J. y Nyssens, M. (2008).

(49) Krueger, N. y Brazeal, D. (1994).

(50) Krueger, N. y Brazeal, D. (1994); Shapero, A. y Sokol, L. (1982).

(51) Elfving, J.; Brannback, M. y Carsrud, A. (2009).

(52) Shapero, A. y Sokol, L. (1982).

(53) Ajzen, I. (1991).

(54) Elfving, J.; Brannback, M. y Carsrud, A. (2009).

(55) Krueger, N. y Brazeal, D. (1994).

(56) Vecciana, J.M. (2005).

(57) Linard, K. (2003).

(58) Linard, K. (2003); Mair J. y Schoen, O. (2007).

(59) http://www.businesswithsocialvalue.org/es; http://madrid.the-hub.net/quienes-somos

(60) Comision Europea (2012b).

(61) Certo, S.T. y Miller, T. (2008).

(62) Mair, J. y Schoen, O. (2007).

(63) Yunus, M. (2008).

(64) Bruni, L. y Zamagni, S. (2004).

(65) Gold, L. (2010).

(66) GEM (2015).

(67) Fisher, H. (1999).

(68) McGowan, P.; Cooper, S.; Durkin, M. y O'Kaine, C. (2015).

(69) Cukier, W.; Trenholm, S.; Carl, D. y Gekas, G. (2011); Witkamp, M.; Royakkers, L. y Raven, R. (2011).

(70) Humbert, A. L. (2012); Cukier, W.; Trenholm, S.; Carl, D. y Gekas, G. (2011).

(71) Seelos, C. y Mair, J. (2005); Andre, K. y Pache, A. C. (2016).

(72) Libby, B. y Agnello, V. (2000).

(73) Collins, D. (2000).

(74) Bruni L. y Zamagni, S. (2004); Humbert, A. L. (2012); Seelos, C. y Mair, J. (2005).

(75) De la Fuente, R. y Gonzalez-Castro, J. L. (2009); Justo, R. y Garcia, C. (2012).

(76) WISE (2015).

(77) Subirats, J. (2004).

(78) De la Fuente, R. y Gonzalez-Castro, J. L. (2009).

(79) Krueger, N. y Brazeal, D. (1994).

(80) Greer, M. y Greene, P. G. (2003).

(81) Ching-Yin Yim, P. y Harris, M. (2002).

(82) Spark Her, Young Women Social Entrepreneurs, Ladies who Launch, y Mom Invented son algunas de ellas.

(83) Bandura, A. (1986).

(84) Wilson, F.; Kickul, J. y Marlin, D. (2007).

(85) Marlin, D. y Wilson, F. (2003).

(86) Langowitz, N. y Minniti, M. (2007).

(87) Justo, R. y Garcia, C. (2012).

(88) Wilson, F.; Kickul, J. y Marlin, D. (2007).

(89) Shane, S. (2003).

(90) McClelland, D. (1961).

(91) Nga, J. K. H. y Shamuganathan, G. (2010).

(92) Costa, P. T.; Terracciano, A. y McCrae, R. R. (2001).

(93) Schmitt, D. P.; Realo, A; Voracek, M. y Allik, J. (2008).

(94) Nga, J. K. H. y Shamuganathan, G. (2010).

(95) Carroll, A. B. y Bucholtz, A.K. (2008).

(96) Bruni, L. y Zamagni, S. (2004).

(97) Comision Europea, (2012b); Gold, L. (2004); Gold, L. (2010).

(98) Defourny, J. y Nyssens, M. (2012).

(99) Mouazan, S. (2012).

(100) Cliff, J. (1998).

(101) Crivelli, L. y Gui, B. (2014); Kuratko, D. F. (2009).
Tabla 1. Principios de la empresa de economia de comunion

Emprendedores Trabajadores y Empresa
- Se adopta la comunion como valor y mision principal de la empresa
- La persona, no el capital, es el centro de la empresa
- Atencion especial a aquellos empleados que pasan tiempos dificiles
- Los beneficios se destinan a) a los mas necesitados, b) a difundir la
  cultura del dar, y c) a mejorar la es tructura de la empresa, o crear
  nuevas oportunidades empresariales y laborales
Relaciones con los stakeholders
- Se emplean los medios mas modernos disponibles para ofrecer a los
  clientes bienes y servicios de cali dad a un precio justo
- Los grupos de interes se consideran partnersesenciales para la
  realizacion del Bien Comun
Espiritualidad y Etica
- Se promueve la persona y su crecimiento personal
- El bienestar de los grupos de interes es siempre evaluado y
  considerado
- Se respetan las leyes y se trabaja para mejorarlas socialmente
Calidad de Vida, Felicidad y Relaciones
- La Salud Fisica y el Bienestar son importantes
- Se evitan las horas excesivas de trabajo
- Se desarrollan productos y servicios medioambientalmente responsables
- La preservacion de los Recursos Naturales es una prioridad
- Se emplean instrumentos (reuniones periodicas, momentos de correccion
  fraterna) que favorecen la comunion dentro de la empresa
Harmonia en el Trabajo
- Se garantizan las medidas de seguridad, salubridad necesarias para
  mantener la harmonia relacional y promover la dignidad humana
Formacion y Sabiduria
- Se disponen oportunidades para el aprendizaje continuo y el avance
  personal y profesional tanto para empleados como externos interesados
  en el proyecto
Comunicacion
- Se promueve la comunicacion abierta y honesta
- Los principios de la Cultura del Dar se promueven y comparten
- Espiritu de apoyo reciproco y solidaridad entre emprendedores de
  comunion y apertura a agentes ex ternos que deseen contribuir a un
  mundo mas fraterno

Fuente: Lopez, K.J.; Martinez, Z.L. y Specht, LB. (2013) y Economy of
Communion (2016).

Tabla 2. Naturaleza y objetivos de la empresa social

Medioambiente
- Control de la contaminacion
- Restauracion o proteccion del Medioambiente
- Conservacion de los recursos Naturales
- Esfuerzos de reciclaje
Energia
- Conservacion de la energia en las operaciones de produccion y de
  marketing
- Esfuerzos para incrementar la eficiencia energetica de los productos
- Otros programas de ahorro de energia (p.e. patrocinio del transporte
  publico)
Practicas justas
- Empleo y progreso de minorias y mujeres
- Empleo y progreso de personas socialmente desfavorecidas
  (discapacitados, ex-drogadictos, desempleados de larga duracion,
  etc.)
- Apoyo a empresas propiedad de minorias sociales
Recursos Humanos
- Promocion de la salud y seguridad laboral
- Desarrollo y formacion laboral
- Programas de educacion de refuerzo para empleados desaventajados
- Programas de asesoramiento psicologico sobre el uso del alcohol y
  las drogas
- Asesoramiento sobre la carrera profesional
- Instalaciones de cuidado de ninos para padres trabajadores
- Programas de gestion de estres para empleados
Implicacion con la Comunidad
- Donaciones de dinero, productos, servicios y tiempo de los empleados
- Patrocinio de proyectos de salud publica
- Apoyo a la educacion y las artes
- Apoyo a programas recreativos para la comunidad
- Cooperacion en proyectos comunitarios (reciclaje, renovacion urbana,
  etc.)
Productos
- Mejora de la seguridad del producto
- Patrocinio de Programas de Educacion sobre seguridad de los productos
- Reduccion del potencial contaminante de los productos
- Mejora en el valor nutricional de los productos
- Mejora en el empaquetado y el etiquetado

Fuente: Kuratko, D. F. (2009).

Tabla 3. Influencia del genero en el emprendimiento social y comercial

                Sudeste   Norte      Europa    Europa
                Asiatico  de Africa  Oriental  Occidental

Emprendimiento
Social          44%       50%        46%       42%
(% mujeres)
Emprendimiento
Comercial       45%       37%        36%       35%
(% mujeres)

                Australia y Estados  Latino
                Unidos               America

Emprendimiento
Social          48%                  45%
(% mujeres)
Emprendimiento
Comercial       36%                  46%
(% mujeres)

Fuente: Elaboracion propia a partir de GEM (2015).
COPYRIGHT 2019 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Palomino, Pablo Ruiz; Kelly, Louise; Langreo, Jorge Linuesa
Publication:Revista Empresa y Humanismo
Date:Aug 7, 2019
Words:9269
Previous Article:Innovation in Corporate Organizational Culture: Diversity, Motivation and Organizational Pressure as Possible Realities/Innovacion en la cultura...
Next Article:The Inter-processual Self: Towards a Personalist Virtue Ethics Proposal For Human Agency.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters