Printer Friendly

Habilidades sociales preescolares: una escala para ninos de contextos de pobreza.

Las destrezas sociales son una parte esencial de la actividad humana ya que el discurrir de la vida esta determinado, al menos parcialmente, por el rango de las habilidades sociales (Caballo, 1993). Distintos estudios senalan que las habilidades sociales inciden en la autoestima, en la adopcion de roles, en la autorregulacion del comportamiento y en el rendimiento academico, entre otros aspectos, tanto en la infancia como en la vida adulta (Gil, Leon & Jarana, 1995; Kennedy, 1992; Monjas, 2002; Ovejero, 1998).

En la infancia, la conformacion de las habilidades sociales esta muy vinculada a los grupos primarios y a las figuras de apego. Durante los primeros anos de vida, la familia o especificamente las figuras de apego tienen una importancia central para el comportamiento interpersonal del nino. Esto es asi debido a que la familia es el contexto unico o principal, donde crece el nino y controla el ambiente social en que vive, y por lo tanto, le proporciona las oportunidades sociales, ya que puede actuar como un filtro o una llave para la incorporacion a otros contextos (Monjas, 2002).

Precisamente, la practica de las habilidades sociales esta influida por las caracteristicas del entorno, por lo que la pobreza puede tener un impacto negativo en la conformacion y expresion de estas capacidades sociales. Esta afirmacion cobra sentido si se tiene en cuenta que las privaciones economicas y sociales generan estres e incertidumbre en los sujetos que la padecen, aumentando la posibilidad de ocurrencia de estados emocionales negativos --ansiedad, depresion, ira-- como la aparicion de diversas enfermedades (hipertension arterial, enfermedades coronarias, entre otras).

Esta comprobado que muchas madres y padres pobres tienden a ser menos receptivos a las necesidades sociales y emocionales de sus hijos. Tales condiciones pueden precipitar practicas de crianza que afectan el estado de salud y desarrollo infantil, principalmente las capacidades cognitivas, sociales y emocionales del nino (Ayala, Pedroza, Morales, Chaparro & Barragan, 2002; Cerezo, Dolz, Pons-Salvador & Cantero, 1999). La pobreza tiene un impacto negativo en la construccion de la subjetividad, si se tiene en cuenta que para los ninos en riesgo social la constitucion del psiquismo esta ligada a la significacion de las situaciones penosas que padecen: el desempleo de sus padres, el hacinamiento, el maltrato fisico y psiquico, el abandono, las enfermedades recurrentes, entre otras.

Tal como afirma Caballo (2005), la adaptacion y participacion en diferentes contextos esta determinada, al menos parcialmente, por el tipo de habilidades sociales. De alli que resulta necesario disponer de instrumentos psicologicos que permitan describir los comportamientos sociales de ninos en situacion de pobreza.

Las habilidades sociales preescolares

Delimitar el concepto de habilidad social resulta una tarea compleja por su naturaleza multidimensional y su relacion con otros conceptos afines. Es frecuente encontrar en la literatura especializada una proximidad del termino con la denominada competencia social e interpersonal, la inteligencia social y las habilidades adaptativas, entre otros.

Tal como plantea Fernandez Ballesteros (1994), una de las cuestiones en las que existe un acuerdo se refiere a la dificultad, e incluso imposibilidad, senalada por varios autores para dar una definicion satisfactoria del concepto de habilidad social. La variacion terminologica respecto a las habilidades sociales es abundante; en la literatura especializada suele encontrarse terminos tales como habilidades de interaccion social, habilidades para la interaccion, habilidades interpersonales, habilidades de relacion interpersonal, destrezas sociales, intercambios sociales, conductas de intercambio social, entre otros. Iruarrizaga, Gomez-Segura, Criado, Zuazo y Sastre (1999) consideran que la dificultad para establecer una definicion radica en la conexion de esta con el contexto. Igualmente, debe pensarse en los recursos cognitivos con que cuenta el sujeto y que inciden en la expresion de sus habilidades sociales.

Considerando estas apreciaciones, Fernandez Ballesteros (1994) ha senalado algunas caracteristicas que presentan las habilidades sociales: 1) heterogeneidad, ya que el constructo habilidades sociales incluye una diversidad de comportamientos en distintas etapas evolutivas, en diversos niveles de funcionamiento y en todos los contextos en los que puede tener lugar la actividad humana; 2) naturaleza interactiva de la conducta social, al tratarse de una conducta interdependiente ajustada a los comportamientos de los interlocutores en un contexto determinado, y 3) especificidad situacional de la conducta social, por lo que resulta imprescindible la consideracion de los contextos socioculturales.

Segun Caballo (2005) las habilidades sociales son un conjunto de conductas que permiten al individuo desarrollarse en un contexto individual o interpersonal expresando sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de un modo adecuado a la situacion. Generalmente posibilitan la resolucion de los problemas inmediatos y aumentan la probabilidad de reducir problemas futuros en la medida en que el individuo respeta las conductas de los otros.

Monjas y Gonzalez (1998) definen las habilidades sociales infantiles como "las capacidades o destrezas sociales especificas requeridas para ejecutar competentemente una tarea interpersonal" (p. 18). Se trata de un conjunto de conductas aprendidas que le permiten al nino relacionarse con los otros de una forma efectiva y satisfactoria. Gresham (1988) senala que en la bibliografia sobre habilidades sociales infantiles suelen predominar las definiciones vinculadas al grado de aceptacion o popularidad (aceptacion de pares), las que refieren a que comportamientos sociales especificos le permiten al nino reforzar relaciones sociales (enfasis conductual) y aquellas que enfatizan a los comportamientos que predicen resultados sociales importantes para el nino (validacion social).

El periodo de los anos preescolares (3 a 5 anos aproximadamente) es fundamental para el desarrollo de las capacidades sociales, ya que las adquisiciones motrices, sensoriales y cognitivas permiten que el nino se incorpore al mundo social de un modo mas amplio. Por su parte, el conocimiento sobre si mismo y la diferenciacion sexual facilita que su comportamiento social sea mas elaborado y eficaz. Ademas, las relaciones con los otros suelen ir asociadas a expresiones emocionales por lo que, sobre todo despues de los 2 anos, los ninos son capaces de reconocer sus propios estados emotivos como tambien los de los demas. En este periodo, el aprendizaje de las habilidades sociales posibilita en el nino el conocimiento de pautas, reglas y prohibiciones, la conformacion de vinculos afectivos, la adquisicion de comportamientos socialmente aceptables, entre otros aprendizajes (Lopez & Fuentes, 1994). Este proceso es complejo, ya que debe posibilitar la adaptacion del nino a diferentes grupos y contextos.

La evaluacion de las habilidades sociales

El objetivo de la evaluacion de las habilidades sociales es la deteccion de los comportamientos interpersonales, lo que supone un proceso de tres fases: diagnostico, intervencion y evaluacion de los efectos de la intervencion (Caballo, 2005; Monjas, 2000).

Segun Monjas (2002), la evaluacion inicial permite identificar a aquellos ninos con dificultades para relacionarse con pares y/o adultos o a aquellos socialmente habiles. La identificacion de los comportamientos sociales especificos supone la delimitacion de los objetivos y las metas en la fase de intervencion. Durante este segundo momento --la intervencion-- la evaluacion de las habilidades sociales es continua, ya que brinda informacion sobre los cambios comportamentales y la posibilidad de transferencia de tales habilidades a otros contextos. Posteriormente, la evaluacion final pretende determinar la efectividad de la ensenanza y el entrenamiento en las habilidades sociales mas eficaces para la adaptacion del nino.

Para Sendin (2000), la evaluacion supone ciertas caracteristicas:

1. Individualizada: tiene en cuenta el nivel evolutivo, los factores culturales, y las caracteristicas y necesidades del nino.

2. Interactiva y contextual: se evalua no solo el comportamiento del nino, sino el contexto de la interaccion, las personas que intervienen y las situaciones interpersonales relevantes (por ejemplo, existen ninos que se relacionan bien en situaciones del ambito escolar, pero no asi en el familiar).

3. Informativa: a partir del nivel actual de habilidades y deficits especificos proporciona la intervencion mas adecuada (Monjas, 2002).

Estas particularidades explican la utilidad de un enfoque multimetodo para la evaluacion de las competencias sociales. El enfoque multimetodo da cuenta de la combinacion de tecnicas de investigacion cuantitativas y cualitativas para una comprension mas completa de los fenomenos sociales (Hernandez, Pozo & Alonso, 2004). Esta perspectiva tiende a incrementar la certeza diagnostica de las habilidades sociales de un nino, a partir de la utilizacion de diferentes instrumentos y modalidades de evaluacion. Segun Forns i Santacana (1993) las pluritecnicas y los plurimetodos brindan elementos de contraste de la informacion aportada por diversos sistemas de obtencion de datos, sean entrevistas, autoinformes o heteroinformes.

Si bien se ha desarrollado un gran numero de instrumentos de evaluacion de las habilidades sociales, la mayoria se refiere a poblacion adulta o adolescente (Sanz, Gil & Garcia-Vera, 1998). Los mismos se centran en autorreportes a traves de escalas o cuestionarios, a los que se suman aquellas pruebas de amplio espectro (por ejemplo, entrevistas o tecnicas proyectivas) que aportan cierta informacion sobre los modos de interaccion aunque no sea su objetivo inicial.

Sin embargo, en la infancia no es tan sustancioso el espectro de instrumentos especificos sobre las habilidades sociales, sobre todo por las dificultades en la elaboracion de pruebas adecuadas a los parametros evolutivos y a los contextos de referencia. Esto ha ocasionado la necesidad de generar nuevos instrumentos y/o baremos que permitan evaluar las habilidades sociales en la infancia. Asi, el objetivo de este trabajo es presentar el proceso de construccion y validacion de una Escala de Habilidades Sociales para ninos preescolares en situacion de pobreza.

Metodologia

Este trabajo constituye un aspecto de una investigacion mas amplia sobre la influencia de la desnutricion en las habilidades cognitivas y sociales de ninos de nivel socioeconomico bajo.

Participantes

Participaron 318 padres y/o cuidadores de ninos entre 3 y 5 anos, asistentes a Centros de Atencion Primaria de la Salud (CAPS) en San Miguel de Tucuman, Argentina.

Los padres de los ninos participantes respondieron las escalas de habilidades sociales en los CAPS cuando realizaban el control pediatrico de sus hijos. La aplicacion fue individual con un tiempo aproximado de 10 minutos.

Procedimiento de construccion de los instrumentos

Teniendo en cuenta las orientaciones de diversos autores sobre la tematica (Caballo, 2005; Gil, Leon & Jarana, 1995; Kennedy, 1992; Monjas, 2002; Ovejero, 1998), se revisaron aquellas pruebas que, aunque no adaptadas a este medio, midiesen habilidades sociales en ninos de 3 a 5 anos o incluyesen entre sus objetivos la evaluacion de aspectos de la interaccion social, a fin de delimitar el formato mas adecuado. Entre las pruebas aplicables a esta franja de edad se destaca el Child Behavior Check List (CBCL) (Achenbach & Edelbrock, 1978, 1983), el Preschool and Kindergarten Behavior Scales (PKBS) (Merrell, 1994), el Walker-McConnell Scales of Social Competence and School Adjustment (SSCSA) (Walker & McConnell, 1995), el Social Skills Rating System (SSRS) (Gresham & Elliott, 1990) y el Cuestionario de Habilidades de Interaccion Social (CHIS) (Monjas, 2002).

Inicialmente se considero crear una prueba que abarque la franja evolutiva de 3 a 5 anos y se redacto un conjunto de 72 items. Para la confeccion de estos items se consideraron los indicadores del desarrollo psicosocial en los anos preescolares propuestos por diversos autores (Barajas, De La Morena, Fuentes & Gonzalez, 1997; Berger, 2004; Delval, 1994; Hoffman, Paris & Hall, 1995; Papalia, Wendkos Olds & Feldman, 2001). Ademas se realizaron entrevistas abiertas a docentes de centros maternales y a psicologos especialistas en las areas de Evaluacion Psicologica y Psicologia Evolutiva.

Con el fin de identificar con mayor precision aquellos comportamientos caracteristicos a cada momento evolutivo, se reviso el conjunto de items propuesto, discriminandose una serie de indicadores para cada grupo de edad estudiado. Posteriormente se elaboro una escala autoadministrable para cada edad con dos opciones de respuesta (frecuentemente o nunca). La consigna advertia a los padres o cuidadores que consideren para sus respuestas los comportamientos efectivos de los ninos en los ultimos seis meses.

Se efectuo un ensayo de la tecnica en 16 sujetos adultos (padres de ninos menores de 6 anos) residentes en zonas suburbanas de San Miguel de Tucuman, a fin de evaluar la claridad y comprension de la consiga y de las expresiones utilizadas. Tal como plantean Cohen y Swerdlik (2001), las condiciones de aplicacion fueron lo mas similares posible a las condiciones bajo las cuales se aplico luego la version definitiva de la escala. Se observaron diversas dificultades respecto a la primera version de la prueba, particularmente vinculadas a las opciones de respuesta, el periodo a recordar por los padres (consigna) y la forma de administracion.

A partir de estos resultados se modificaron los disenos originales: 1) se asignaron tres opciones de respuesta con distintas puntuaciones (Nunca: 1 punto, Algunas veces: 2 puntos, Frecuentemente: 3 puntos); 2) el periodo a recordar para calificar los comportamientos sociales infantiles seria de tres meses; y 3) la administracion seria individual puesto que la poblacion en estudio presenta un nivel de instruccion basico o, en algunos casos, no posee escolaridad formal.

De este modo la escala de 3 anos contaba con un total de 20 items, la de 4 anos tenia un total de 23 y la de 5 anos 26 items. Tal como se menciono se asignaron tres opciones de respuesta (Nunca: 1 punto, Algunas veces: 2 puntos, Frecuentemente: 3 puntos) (ver Apendice).

Por otro lado, los protocolos fueron validados por el sistema de jueces. A diez profesionales con experiencia en Psicologia Evolutiva y Evaluacion Psicologica se solicito una valoracion a ciegas de los items. Se les solicito que otorgaran una valoracion cuantitativa a cada item de las pruebas a fin de determinar la intensidad de estos como indicadores de las habilidades sociales en cada grupo de edad. Se consideraron las siguientes valoraciones: Intensidad baja: 1 punto; Intensidad media: 2 puntos; Intensidad alta: 3 puntos.

Ademas se solicito una apreciacion cualitativa respecto a la redaccion de los items. En cuanto a la consigna, se establecieron puntajes entre 1 y 3 (1 = puntaje minimo y 3 = puntaje maximo) sobre la claridad y adecuacion de las instrucciones para la realizacion de la prueba.

En cuanto a la intensidad de los items, se calcularon estadisticos descriptivos (media y desviacion estandar) de cada item. Se decidio retener a aquellos con una intensidad superior al punto medio de la valoracion establecida, es decir superior a 2. En las tres escalas todos los items superaron las condiciones establecidas. Con respecto a la consigna, la puntuacion media fue de 2,4, por lo que los jueces aceptaron favorablemente las instrucciones.

Posteriormente se analizo la confiabilidad interjueces. Esta fue calculada mediante el indice de confiabilidad entre los calificadores. Se obtuvo un nivel de acuerdo superior al 83%.

Resultados

Confiabilidad

La Escala de Habilidades Sociales para ninos de 3 anos constaba de 20 items. A fin de optimizar la confiabilidad general de la escala se eliminaron aquellos items con una discriminacion igual o menor a .20. De esta manera, se excluyeron los items 6, 7, 8, 11, 12, 13, 15 y 16. La prueba quedo constituida por 12 items con un Alpha de Cronbach global de .72 (vease la Tabla 1).

La Escala de Habilidades Sociales para ninos de 4 anos se componia de 23 items. Siguiendo el mismo procedimiento, se eliminaron los items 5, 7, 8, 9, 13, 14, 15, 16, 17, 18 y 19. La escala incluyo 12 items con un Alpha de Cronbach global de .77. Se detallan las caracteristicas psicometricas de los items de la version final de la prueba (vease la Tabla 2).

La Escala de Habilidades Sociales para ninos de 5 anos constaba de 26 items. Se utilizo el coeficiente Alpha de Cronbach por lo que se eliminaron los items 6, 7, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22 y 23 por tener una discriminacion igual o menor a .20. La escala quedo conformada con 16 items y un Alpha de Cronbach global de .86. Se detallan las caracteristicas psicometricas de los reactivos de la version final de la prueba (vease la Tabla 3).

Validez

Para las distintas escalas se efectuo un analisis factorial exploratorio de primer grado utilizando el metodo de analisis de componentes principales con rotacion tipo Varimax. Para la escala de 3 anos se eliminaron 6 items, conformandose dos dimensiones. El proceso del analisis factorial exploratorio fue llevado a cabo de forma iterativa eliminandose en cada paso los items que tuvieran peso similar en mas de un factor (Martinez, 1995). Resultaron eliminados 6 items y se obtuvo una solucion factorial compuesta por dos factores que explicaban el 58% de la varianza (Test de Adecuacion Muestral de Kaiser Meyer Olkin: .654, Test de Esfericidad de Bartlett: .000). Sin embargo, estos resultados implicaban una limitacion al momento de evaluar otros indicadores de las habilidades sociales de ninos de 3 anos (por ejemplo, las interacciones con los adultos), debido a la eliminacion de ciertos items. Por ello se decidio que este analisis factorial no fuera considerado en la version final.

En la escala para ninos de 4 anos, resultaron separados 5 items agrupados en dos dimensiones que explicaban el 57% de la varianza (Test de Adecuacion Muestral de Kaiser Meyer Olkin: .774, Test de Esfericidad de Bartlett: .000). Si bien este analisis factorial indico dos factores, la eliminacion de ciertos items implicaba una limitacion al momento de evaluar otros indicadores de las habilidades sociales de ninos de 4 anos, tal como habilidades relacionadas con la expresion de emociones positivas (por ejemplo, item 5: menciona una aprobacion cuando otros ninos hacen algo de su agrado). Por ello se decidio que este analisis factorial no fuera considerado en la version final.

En la escala para ninos de 5 anos se obtuvo una solucion factorial compuesta por tres factores al eliminarse 5 items que explicaban el 71% de la varianza (Test de Adecuacion Muestral de Kaiser Meyer Olkin: .791, Test de Esfericidad de Bartlett: .000). La eliminacion de ciertos items implicaba una limitacion al momento de evaluar otros indicadores de las habilidades sociales de ninos de 5 anos, tal como habilidades de interaccion con adultos (por ejemplo, item 16: puede mantener una conversacion sencilla con un adulto). Por ello se decidio que este analisis factorial no fuera considerado en la version final.

Cabe aclarar que las restantes soluciones factoriales para las escalas de todas las edades, aquellas que incluian a items vinculados a interaccion con pares y adultos como la expresion de emociones positivas, resultaron confusas y de dificil interpretacion. Ademas se prefirio contar con una puntuacion total de las pruebas porque resulto ser mas fiable para la evaluacion de las habilidades sociales infantiles. De este modo, las escalas disenadas miden presencia o ausencia del comportamiento social en ninos de 3 a 5 anos: discriminan a aquellos ninos con un alto o bajo nivel de habilidades sociales.

Respecto a la puntuacion de las escalas, se determino un puntaje total de la prueba considerando la valoracion asignada a las distintas opciones de respuesta (Nunca: 1 punto, Algunas veces: 2 puntos, Frecuentemente: 3 puntos). El mayor valor obtenido en la prueba indica una presencia superior de habilidades sociales. Esta modalidad permite identificar a aquellos ninos con altas y bajas habilidades sociales.

Discusion

El objetivo de este trabajo fue describir el proceso de construccion y validacion de una Escala de Habilidades Sociales para ninos de 3 a 5 anos en situacion de pobreza.

Se encontro que las particularidades inherentes al estudio de las habilidades sociales como los cambios evolutivos propios de las edades estudiadas motivaron el diseno de pruebas diferenciadas para cada grupo de edad. Luego de los analisis estadisticos realizados a las escalas, estas quedaron conformadas por 12 items para ninos de 3 y 4 anos mientras que 16 items para ninos de 5 anos.

El analisis de confiabilidad (metodo de consistencia interna) mostro valores aceptables en todas las escalas, los que son similares a los verificados en otras pruebas para ninos. Por ejemplo, la escala PKBS de Merrell (1994) tuvo rangos de consistencia interna de .84 a .97 (Merrell, 2003) y la Escala de Asertividad para Ninos y Adolescentes (EA) de Godoy et al. (1993) mostro una consistencia de .73 para la dimension Asertividad, .77 en la dimension Agresividad y .66 para Pasividad.

Los items incluidos en la escala de 3 anos muestran como el nino va adquiriendo habilidades ligadas a la interaccion con su grupo primario (padres y hermanos) y con pares. Indicadores como: menciona una aprobacion cuando un nino hace algo de su agrado (item 5), se acerca a otros ninos del mismo sexo para iniciar juegos o conversar (item 6), se adapta a los juegos y/o actividades que otros ninos ya estan haciendo (item 7), permiten evaluar el desarrollo social de los ninos pequenos.

Hartup (1992) sostiene que la relacion del nino con otros pequenos contribuye tanto a su desarrollo social como cognitivo. Las relaciones de amistad son comprendidas desde la temprana infancia ya que los pares sirven como recursos emocionales al actuar como soportes ante acontecimientos vivenciados como negativos (por ejemplo, el ingreso al ambito escolar o a la guarderia maternal). Este autor menciona que los pares tambien actuan como recursos cognitivos, ya que ellos transmiten el sentido de la cooperacion y la colaboracion. Asi, estas primeras relaciones pueden actuar como modelos para las subsiguientes.

Estudios efectuados con ninos asistentes a jardines maternales (Howe, Fiorentino & Gariepy, 2003; Ladd, 1999, 2000; McClellan & Katz, 2001; Smith & Ross, 2007) senalan que la interaccion con pares en centros maternales posibilita el establecimiento de estrategias de resolucion de conflictos sociales. A los 3 anos el nino mantiene un pensamiento egocentrico, lo que se manifiesta tambien en sus juegos. Sin embargo, la utilizacion de la ficcion para comprender la realidad, el como si propio de este tipo de juegos le permite al nino el desarrollo de las areas social e intelectual (Berk & Winsler, 1995).

En la escala para ninos de 4 anos, se han incluido diversos items que apuntan a la resolucion adecuada de situaciones conflictivas con pares (por ejemplo, item 5: menciona una aprobacion cuando otros ninos hacen algo de su agrado, item 7: intenta comprender las actividades que estan realizando otros ninos ("?Que estas haciendo?"). En el nino, las situaciones de conflicto le permiten comprender como los sujetos negocian e interpretan las situaciones y los comportamientos de los otros, en sus diversos contextos (Serra de Lemos & Meneses, 2002). Los aportes de la denominada Teoria de la Mente (Flavell, Flavell & Green, 1983) han permitido determinar como el nino progresivamente va comprendiendo sus propios pensamientos y sentimientos y como aparecen estos en sus pares.

Otra dimension conceptual explorada en las escalas de habilidades sociales a nivel preescolar es el nivel de cooperacion que tiene el nino (Serra de Lemos & Meneses, 2002). A los 3 anos, esta caracteristica no es constante ya que el pensamiento egocentrico, tal como plantea Piaget (1964), no le permite considerar otros puntos de vista. Sin embargo, pueden aparecer ciertos comportamientos positivos respecto a esta nocion de colaboracion. En la escala, esta afirmacion es operacionalizada en el item 3 (comparte algun alimento, juguete u otra pertenencia con un nino que conoce).

Aunque el egocentrismo puede continuar hasta los 5 o los 6 anos, ya a los 4 anos los comportamientos cooperativos suelen ser mas constantes en la medida que estas habilidades sean valoradas en su contexto mas proximo. No debe olvidarse que la socializacion no solo implica la interaccion con otros sino que es un proceso progresivo de asimilacion de actitudes, valores y costumbres de una sociedad, por lo que el nino aprende que comportamientos son aceptables dentro de su grupo (Hoffman et al., 1995). A los 4 anos, la cooperacion se expresa en el cumplimiento de normas y ayuda a pares o adultos, entre otros observables. En la escala validada, los items 4 (pregunta a otros ninos si puede ayudarlos en actividades) y 9 (es amable con sus padres y otros adultos conocidos) indagan los comportamientos cooperativos. A los 5 anos, los indicios de la cooperacion son mas constantes ya que el nino ha adquirido conductas prosociales tales como ayudar o compartir; estas se evaluaron desde la prueba con items como: hace "pequenos favores" a otros ninos (item 4), ayuda a un amigo cuando esta en dificultades (item 8), ayuda a otros ninos en actividades y juegos (item 9), es amable con los adultos conocidos (item 14). Los estilos de crianza parentales influyen en estos comportamientos, principalmente los metodos disciplinarios y los sistemas de valores asociados a la cultura parental (Chadha & Misra, 2006; Hart, DeWolf, Wozniak & Burts, 1992).

La interaccion no solo tiene un papel socializador para el nino sino que promueve el desarrollo cognitivo individual, sobre todo a partir de la manipulacion de los sistemas de signos. Un indicador que resume tanto aspectos cognitivos como sociales es la comprension que hace el nino de las emociones. Aproximadamente a los 3 anos, el nino desarrolla emociones dirigidas hacia si mismo, aunque subsiste una confusion respecto a experimentar diferentes estados emocionales (positivos o negativos) al mismo tiempo. Pueden sentir orgullo o verguenza, aunque estos dependen en gran medida de como es su socializacion (Garner, Robertson & Smith, 1997). En las escalas validadas, se exploro si los padres percibian que sus hijos podian expresarles emociones positivas (item 10 --escala para ninos de 3 y 4 anos--: menciona halagos para sus padres o a alguno de ellos, item 15 --escala para ninos de 5 anos--: menciona halagos para sus padres u otros adultos conocidos).

En la interaccion con los adultos, el nino no solo aprende comportamientos sociales (como reaccionar ante los otros, cuando preguntar, como responder) sino ademas interioriza normas de la cultura, lo que le permite discriminar lo que esta permitido o prohibido (Delval, 1994). Muchos comportamientos del nino tienden a la exploracion de estas reglas, por ejemplo, pregunta a los adultos sobre el porque de algunas situaciones (item 12 en la escala para 3 y 4 anos). Esta interrogacion constante que tiene el nino en estas edades, le permite comprender las situaciones sociales y construir paulatinamente sus conceptos sobre la realidad.

Como se puede observar en los resultados de este estudio, las habilidades sociales de ninos preescolares implican la interaccion con los pares, las manifestaciones prosociales, la exploracion de reglas, la comprension de las emociones, entre otros indicadores. Estos han sido relevantes en diversos estudios sobre comportamientos sociales infantiles (David & Murphy, 2007; Garner et al., 1997; Larsen, To & Fireman, 2007). Si bien se efectuaron analisis factoriales exploratorios para determinar si existian dimensiones que respondieran a estos conceptos, las soluciones factoriales encontradas que incluian a todos los items de las pruebas resultaron de dificil interpretacion, por lo que se decidio contar con una puntuacion total de las pruebas.

Los instrumentos descritos en este trabajo permiten una primera aproximacion respecto a los comportamientos sociales en ninos preescolares, discriminando a aquellos ninos con un alto o bajo nivel de habilidades sociales. Se trata de pruebas de facil aplicacion a padres y/o informantes (otros familiares, docentes) sobre los comportamientos sociales del nino.

Estos instrumentos son de particular utilidad para el ambito de la evaluacion y el diagnostico psicologico, sobre todo teniendo en cuenta que la evaluacion en la primera infancia debe incluir diversas modalidades metodologicas e instrumentos en los que se incluya al nino y los padres, docentes u otras personas significativas en el vida de este. A su vez, la validacion de instrumentos vinculados a contextos determinados es una respuesta a los desafios que presenta la psicologia para el siglo XXI.

Cabe destacar que estos instrumentos se validaron segun la percepcion de los padres de ninos en riesgo social, por lo que resulta de interes evaluar las caracteristicas psicometricas con otros informantes clave. Esto constituye el objetivo de futuras investigaciones.

APENDICE

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

Recibido el 25 de agosto, 2008

Aceptado el 29 de mayo, 2009

Referencias

Achenbach, T. & Edelbrock, C. (1978). The classification of child psychopathology: A review and analysis of empirical efforts. Psychological Bulletin, 85, 1275-1301.

Achenbach, T. & Edelbrock, C. (1983). Manual for the Child Behavior Checklist and Revised Child Behavior Profile. Bulington, VT: University of Vermont.

Ayala, H., Pedroza, F., Morales, S., Chaparro, A. & Barragan, N. (2002). Factores de riesgo, factores protectores y generalizacion del comportamiento agresivo en una muestra de ninos en edad escolar. Salud Mental, 25(3), 27-40.

Barajas, C., De La Morena, M., Fuentes, M. & Gonzalez, A. (1997). Perspectivas sobre el desarrollo psicologico: teoria y practicas. Madrid: Piramide.

Berger, K. (2004). Psicologia del desarrollo de la infancia y adolescencia (6a. ed.). Madrid: Panamericana.

Berk, L. & Winsler, A. (1995). Scaffolding children's learning: Vygotsky and early childhood education. Washington, DC: National Association for the Education of Young Children.

Caballo, V. (1993). Relaciones entre diversas medidas conductuales y de autoinforme de las habilidades sociales. Psicologia Conductual, 1, 73-99.

Caballo, V. (2005). Manual de evaluacion y entrenamiento de las habilidades sociales (3a. ed.). Madrid: Siglo XXI.

Cerezo, M., Dolz, L., Pons-Salvador, G. & Cantero, M. (1999). Prevencion de maltrato de infantes: evaluacion del impacto de un programa en el desarrollo de los ninos. Anales de Psicologia, 15, 239-250.

Chadha, N. & Misra, G. (2006). Prosocial reasoning and behaviour among Indian children. A naturalistic study. Psychology & Developing Societies, 18(2), 167-199.

Cohen, R. & Swerdlik, M. (2001). Pruebas y evaluacion psicologicas. Introduccion a las pruebas y a la medicion. Mexico: McGraw Hill.

David, K. & Murphy, B. (2007). Interparental conflict and preschoolers' peer relations. The moderating roles of temperament and gender. Social development, 16(1), 1-23.

Delval, J. (1994). El desarrollo humano. Madrid: Siglo XXI.

Fernandez Ballesteros, R. (1994). Evaluacion conductual hoy. Un enfoque para el cambio en psicologia clinica y de la salud. Madrid: Piramide.

Flavell, J., Flavell, E. & Green, F. (1983). Development of the appearance-reality distinction. Cognitive Psychology, 15, 95-120.

Forns i Santacana, M. (1993). Evaluacion psicologica infantil. Barcelona: Barcanova.

Garner, P., Robertson, S. & Smith, G. (1997). Preschool children's emotional expressions with peers: The roles of gender and emotion socialization. Sex Roles, 36(11-12), 675-691.

Gil, F., Leon, J. & Jarana, L. (Eds). (1995). Habilidades sociales y salud. Madrid: Piramide.

Godoy, A., Gavino, A., Blanco, J., Martorell, M., Navarro, A. & Silva, F. (1993). Escalas de Lugar de Control en Situaciones Academicas (ELC-A). En F. Silva & C. Martorell (Eds.), EPIJ: Evaluacion de la personalidad infantil y juvenil (pp. 37-79). Madrid: MEPSA.

Gresham, F. (1988). Social skills: Conceptual and applied aspects of assessment, training and social validation. En J. Witt, S. Elliott & F. Gresham (Eds.), Handbook of behavior therapy in education (pp. 523-546). Nueva York: Plenum Press.

Gresham, F. & Elliott, S. (1990). Social Skills Rating System Manual. Circle Pines, MN: American Guidance Service.

Hart, C., DeWolf, D., Wozniak, P. & Burts, D. (1992). Maternal and paternal disciplinary styles: Relations with preschooler's playground behavioral orientations and peer status. Child Development, 63(4), 879-892.

Hartup, W. (1992). Having friends, making friends, and keeping friends: Relationships as educational contexts. ERIC Digest. Champaign, IL: ERIC Clearinghouse on Elementary and Early Childhood Education.

Hernandez, S., Pozo, C. & Alonso, E. (2004). La aproximacion multimetodo en la evaluacion de necesidades. Apuntes de Psicologia, 22(3), 293-308.

Hoffman, L., Paris, S. & Hall, E. (1995). Psicologia del desarrollo hoy (6a. ed., Vol. 1). Madrid: McGraw Hill.

Howe, N., Fiorentino, L. & Gariepy, N. (2003). Sibling conflict in middle childhood: Influence of maternal context and mothersibling interaction over four years. Merrill-Palmer Quarterly, 49(2), 183-208.

Iruarrizaga, I., Gomez-Segura, J., Criado, T., Zuazo, M. & Sastre, E. (1999). Reduccion de la ansiedad a traves del entrenamiento en habilidades sociales. Revista Electronica de Motivacion y Emocion, 2(1). Recuperado el 11 de julio, 2003 de: http://reme.uji.es/ articulos/airuai462031198/texto.html

Kennedy, J. (1992). Relationship of maternal beliefs and childrearing strategies to social competence in preschool children. Child Study Journal, 22(1), 39-61.

Ladd, G. (1999). Peer relationships and social competence during early and middle childhood. Annual Review of Psychology, 50, 333-359.

Ladd, G. (2000). The fourth R: Relationships as risks and resources following children's transition to school. American Educational Research Association Division E Newsletter, 19(1), 7, 9-11.

Larsen, J., To, Y. & Fireman, G. (2007). Children's understanding and experience of mixed emotions. Psychological Science, 18(2), 186-191.

Lopez, F. & Fuentes, M. (1994). Revision, analisis y clasificacion de los estudios sobre desarrollo social. Infancia y Aprendizaje, 67-68, 163-185.

Martinez, R. (1995). Psicometria: teoria de los tests psicologicos y educativos. Madrid: Sintesis.

McClellan, D. & Katz, L. (2001). Assessing young children's social competence. Champaign, IL: Eric Clearinghouse on Elementary and Early Childhood Education.

Merrell, K. (1994). The Preschool and Kindergarten Behavior Scales. Austin, TX: PRO-ED.

Merrell, K. (2003). Behavioral, social, and emotional assessment of children and adolescents (2da. ed.). Mahwah, NJ: Erlbaum.

Monjas, M. (2000). La timidez en la infancia y en la adolescencia. Madrid: Piramide.

Monjas, M. (2002). Programa de ensenanza de habilidades de interaccion social (PEHIS) para ninos y ninas en edad escolar. Madrid: CEPE.

Monjas, M. & Gonzalez, B. (1998). Las habilidades sociales en el curriculo (Serie Coleccion No. 146). Madrid: Centro de Investigacion y Documentacion Educativa-CIDE.

Ovejero, A. (1998). Las habilidades sociales y su entrenamiento en el ambito escolar. En F. Gil & J. Leon (Eds.), Habilidades sociales. Teoria, investigacion e intervencion (pp. 169-185). Madrid: Sintesis Psicologica.

Papalia, D., Wendkos Olds, S. & Feldman, R. (2001). Psicologia del desarrollo (8a. ed.). Bogota: McGraw Hill.

Piaget, J. (1964). Seis estudios de psicologia. Barcelona: Barral.

Sanz, J., Gil, F. & Garcia-Vera, M. (1998). Evaluacion de las habilidades sociales. En F. Gil & J. Leon (Eds.), Entrenamiento en habilidades sociales: Teoria, evaluacion y aplicaciones (pp. 25-62). Madrid: Sintesis.

Sendin, M. (2000). Diagnostico psicologico. Bases conceptuales y guia practica en los contextos clinico y educativo. Madrid: Psimatica.

Serra de Lemos, M. & Meneses, H. (2002). A avaliacao da competencia social: Versao portuguesa da forma para professores do SSRS. Psicologia: Teoria e Pesquisa, 18(3), 267-274.

Smith, J. & Ross, H. (2007). Training parents to mediate sibling disputes affects children's negotiation and conflict understanding. Child Development, 78(3), 790-805.

Walker, H. & McConnell, S. (1995). Walker-McConnell Scale of Social Competence and School Adjustment, Elementary Version: User's Manual. San Diego, CA: Singular Publishing Group.

Ana Betina Lacunza (2), Alejandro Castro Solano (3) y Norma Contini (4)

Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CONICET)/ Universidad Nacional de Tucuman, Argentina

(1) Es una publicacion preliminar de la tesis doctoral de la primera autora.

(2) Doctora en Psicologia, Universidad de Palermo, Argentina. Becaria Posdoctoral del CONICET y Profesora Asociada de la Universidad del Norte Santo Tomas de Aquino, Argentina. Intereses de investigacion: habilidades sociales, evaluacion psicologica, aculturacion. Contacto: Av. Nicolas Avellaneda 898, 6 D, (4000) S. M. de Tucuman, Argentina; anabetinalacunza@ ciudad.com.ar

(3) Doctor en Psicologia, Universidad Complutense de Madrid. Profesor Adjunto Regular, Universidad de Buenos Aires. Investigador Adjunto y Miembro de la Carrera del Investigador del CONICET. Director del Doctorado en Psicologia, Universidad de Palermo, Argentina. Intereses de investigacion: aculturacion, liderazgo, evaluacion psicologica. Contacto: Jean Jaures 437-8 19, (1215) Buenos Aires, Argentina; a.castro@fibertel.com.ar

(4) Doctora en Psicologia, Universidad Nacional de Tucuman. Especialista en Psicologia Clinica. Profesora Titular Regular, Universidad Nacional de Tucuman. Intereses de investigacion: evaluacion psicologica infanto-juvenil, enfoque transcultural. Contacto: San Juan 150, 305, (4000) S. M. de Tucuman, Argentina; nocon@arnet.com.ar.
Tabla 1
Analisis descriptivo de los items de la Escala de Habilidades
Sociales en ninos de 3 anos (n = 96)

                              Correlacion
Item         M        DE       item-total

1          2.59       .77         .269
2          2.62       .69         .327
3          2.37       .82         .342
4          1.97       .91         .296
5          2.29       .93         .390
6          2.10       .95         .423
7          2.17       .95         .462
8          2.72       .65         .224
9          2.22       .88         .283
10         2.32       .92         .391
11         2.41       .86         .532
12         2.43       .85         .308

Tabla 2
Analisis descriptivo de los items de la Escala de Habilidades
Sociales en ninos de 4 anos (n = 102)

Item          M          DE      Correlacion
                                  item-total

1            2.44       .82          .320
2            2.29       .87          .338
3            1.84       .95          .303
4            2.27       .91          .396
5            2.48       .84          .399
6            2.22       .94          .463
7            2.41       .83          .675
8            2.53       .77          .564
9            2.35       .80          .318
10           2.55       .77          .382
11           2.55       .76          .466
12           2.67       .69          .343

Tabla 3
Analisis descriptivo de los items de la Escala de Habilidades
Sociales en ninos de 5 anos (n = 120)

              M          DE      Correlacion
                                  item-total

1            2.47       .79          .404
2            2.25       .87          .401
3            1.94       .97          .438
4            2.30       .86          .321
5            2.15       .88          .370
6            1.92       .97          .506
7            2.25       .91          .540
8            2.24       .94          .564
9            2.24       .92          .601
10           2.26       .91          .645
11           2.37       .87          .687
12           2.33       .86          .647
13           2.40       .83          .596
14           2.60       .76          .368
15           2.71       .65          .207
16           2.71       .65          .355
COPYRIGHT 2009 Pontificia Universidad Catolica del Peru
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2009 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Lacunza, Ana Betina; Castro Solano, Alejandro; Contini, Norma
Publication:Psicologia
Date:Jan 1, 2009
Words:6625
Previous Article:Maria Martina Casullo.
Next Article:La maternidad en la vida de las adolescentes: implicancias para la accion.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |