Printer Friendly

Habilidades sociales: su importancia en mujeres con diagnostico de Sindrome de Turner.

Social skills: Their importance for women diagnosed with Turner Syndrome

Habilidades sociais: Sua importancia em mulheres com diagnostico de Sindrome de Turner

--1. Introduccion.--2. Desarrollo de la moralidad y habilidades Sociales.--3. Sindrome de Turner.--4. La importancia del desarrollo de habilidades sociales en el Sindrome de Turner. --Lista de referencias.

1. Introduccion

Durante muchos anos la psicologia se ha centrado exclusivamente en el estudio de la patologia y las debilidades del ser humano. Este marco teorico ha tenido un caracter patogenico y se ha focalizado exclusivamente en el estudio de lo negativo, ignorando la importancia que tienen las caracteristicas positivas del ser humano (Poseck, 2006, Seligman & Csikszentmihalyi, 2000). En contraposicion, en las ultimas decadas ha surgido una rama de la psicologia denominada Psicologia Positiva cuyo objetivo principal es investigar acerca de las fortalezas y virtudes humanas considerando los efectos que estas caracteristicas positivas tienen en la vida individual y social de las personas y de las sociedades. La psicologia positiva no pretende reemplazar a la psicologia tradicional, sino complementarla con el objetivo de obtener una descripcion completa y equilibrada de la condicion humana (Park, Peterson & Sun, 2013). Asi el objetivo ultimo de esta linea teorica, al igual que el de la psicologia tradicional, implica mejorar la calidad de vida y prevenir la aparicion de trastornos mentales y patologias. En el nivel individual la psicologia positiva se ha centrado en el estudio de variables como la capacidad para el amor, la vocacion, los valores y la moralidad, las habilidades sociales o interpersonales, la sensibilidad, la espiritualidad, el talento y el perdon; mientras que en el nivel social las variables en estudio se corresponden con las virtudes ciudadanas, la responsabilidad, la tolerancia y el trabajo etico (Cuadra & Florenzano, 2003). Los resultados de las investigaciones de la psicologia positiva tienen el proposito de contribuir a una comprension cientifica mas completa y equilibrada de la experiencia humana y transmitir lecciones valiosas acerca de como construir una vida feliz, saludable, productiva y significativa (Park & Peterson, 2009).

2. Desarrollo de la moralidad y habilidades sociales.

Durante el proceso de desarrollo los individuos vamos creciendo a nivel fisico mientras vamos formando y moldeando diferentes aspectos como nuestra personalidad, cognicion, moralidad y valores, relaciones sociales, habilidades sociales, identidad, etc., siempre de forma interrelacionada, logrando conformar al individuo como un todo, como una unidad biopsicosocial. Sin embargo el estudio del ser humano, en sus diferentes aspectos, a veces requiere de la necesidad de circunscribir el objeto de estudio a algunos aspectos en particular, sabiendo que dicho recorte se realiza solo con fines de estudio.

El estudio del desarrollo de la moralidad resulta un aspecto relevante de estudio debido a que se constituye como la base de las reglas que sostendran las conductas y las relaciones interpersonales (Villegas & Besora, 2008), teniendo una importante relacion con el concepto de habilidades sociales. De esta forma en estudio del desarrollo de la moralidad, es necesario mencionar los postulados del enfoque cognitivo--evolutivo de la misma, siendo Jean Piaget y Lawrance Kohlberg sus principales exponentes. Este enfoque se centra en la dimension de conocimiento y enfatiza el desarrollo de reglas y la adquisicion de principios universales, intentando explicar como el individuo estructura un orden moral externo, y como sus estructuras cambian durante el desarrollo (Martinez-Rojas, 2008, Vargas-Cordero, 2004)

En su teoria mas general del desarrollo cognoscitivo, Piaget propuso que el nino evoluciona a traves de cuatro etapas de razonamiento progresivamente abstracto. Todos los ninos se desarrollan a traves de la misma secuencia, independientemente de sus experiencias particulares, su familia o su cultura (Piaget, 1982) En relacion al desarrollo moral, Piaget propuso que toda moral consiste en un sistema de reglas, y que por lo tanto la esencia de cualquier moralidad debe buscarse en el respeto que adquiere el individuo hacia esas reglas. Distinguio asi la practica de la regla de la conciencia de la regla dando lugar a la existencia de dos grandes etapas: la etapa heteronoma o de realismo moral, y la etapa autonoma o independencia moral, las cuales a su vez determinan dos tipos de comportamiento social. Piaget sugiere que en principio el seguimiento de las reglas seria de caracter heteronomo, en parte debido al egocentrismo en el que el nino sigue la autoridad del adulto al estar indiferenciado de este. En este realismo heteronomo producto de la presion intelectual y moral del adulto, las reglas son tomadas en forma literal, sin concepcion de la esencia de las mismas. El pasaje a la etapa de autonomia se llevara a cabo con el crecimiento y desarrollo de individuo a partir del pasaje de una relacion unidireccional entre nino y adulto a otra etapa de respeto y cooperacion mutuo. De esta forma Piaget postula que el desarrollo moral es un proceso que se lleva a cabo dentro del individuo, logrando el nino hacer suyas las reglas cuando las aplica por si mismo y no cuando solamente obedece a la autoridad del adulto con el fin de evitar un castigo u obtener una recompensa (Piaget, 1987, Zerpa, 2007).

Posteriormente Kohlberg retomara los postulados de Piaget y reformulara la teoria sobre el desarrollo moral sosteniendo que el juicio moral es un proceso que permite reflexionar sobre los propios valores y ordenarlos en una jerarquia logica, especialmente cuando se enfrenta un dilema moral. La moralidad entonces es producto de la interaccion creativa del individuo con los factores biologicos y culturales del medio donde se desarrolla junto con la adquisicion de principios morales de caracter universal que son producto de un juicio racional maduro y que se adquiere con la maduracion del juicio cognoscitivo. Por lo tanto este proceso se da desde la ninez y hasta la adultez, sosteniendo como lo hacia Piaget, el pasaje desde una moralidad heteronoma a una autonoma (Elorrieta-Grimalt, 2012, LindeNavas, 2009a). La moralidad para Kohlberg, entonces, es un producto natural o una tendencia humana universal hacia la empatia o hacia el asumir la perspectiva de los demas, que se desarrolla naturalmente gracias a estimulos intelectuales y sociales en el hogar, en el grupo de pares y en la escuela; definiendose tambien como los principio de eleccion para la resolucion de conflictos y obligaciones (LindeNavas, 2009b).

Kohlberg (1992) sostiene que el desarrollo moral se produce a partir del pasaje por diferentes estadios, constituyendose en el individuo una estructura mental basica que es producto de la interaccion entre ciertas tendencias que estructuran el organismo y la estructura del mundo exterior. Estos estadios representan transformaciones cognitivo-estructurales en el concepto de yo y de la sociedad asi como modos sucesivos de asumir la perspectiva del otro en situaciones sociales. Sin embargo sostiene tambien que el conocimiento de un hecho no implica necesariamente su razonamiento moral y que por lo tanto todos los individuos que acceden a su propio estadio moral acceden tambien a su correspondiente estadio cognitivo, pero esta relacion no siempre se da en la inversa; es decir no todo individuo que tiene su propio estadio cognitivo llega a su equivalente estadio moral. Esto implicaria que los estadios morales son totalidades estructurales en los que no es suficiente el estadio logico para alcanzar un nuevo estadio de desarrollo (Martinez-Rojas, 2008).

Los estadios se agrupan en tres niveles principales:

* Nivel preconvencional: las normas y las expectativas sociales son algo externo al yo y la expectativa social es individual concreta. No hay comprension de las reglas sociales y por ello no se las defiende. En este estadio se ubican, segun el autor, los ninos menores de nueve anos, algunos adolescentes y muchos delincuentes adolescentes y adultos.

* Nivel convencional: existe un yo identificado con reglas y expectativas de los otros, especialmente de las autoridades, las cuales pueden llegar a internalizarse. La expectativa social es la de ser miembro de la sociedad, sometiendose el individuo a reglas que respeta y defiende porque son los acuerdos y convenciones de un grupo humano determinado. Se ubican aqui la mayoria de los adolescentes y adultos.

* Nivel postconvencional: el individuo diferencia su yo de las reglas y expectativas de los otros, defendiendo sus valores en funcion de los propios principios escogidos. La perspectiva social es anterior a la sociedad y la aceptacion de las normas sociales se basa en la formulacion y aceptacion de los principios morales de caracter general que estan bajo estas reglas. Se ubican aqui una minoria de adultos y por lo general se logra alcanzar este estadio solo despues de los 20 anos (Aguirre-Davila, 2009).

De esta forma, y a modo de conclusion, se puede sostener que para Kohlberg la persona humana es un ser racional que se constituye como tal en la medida en que se abre a los demas en un contexto historico--social concreto. El individuo moral pasa por tres grandes etapas definidas como heteronomia, socionomia y autonomia y donde la tarea de quien se ocupe del desarrollo moral debe ser la de crear un ambiente adecuado y posibilitar las condiciones necesarias que le permitan a un individuo pasar de la primera etapa a la ultima, y siendo los sucesivos pasajes entendidos como aprendizajes que le permiten resolver de mejor manera los problemas que anteriormente se le habian presentado (Barra-Almagia, 1987, Martinez-Rojas, 2008).

Con el desarrollo de la moralidad, en esta conjuncion de aspectos biologicos y ambientales donde los otros tienen un papel muy importante, se produce tambien el desarrollo de habilidades sociales. El estudio de las mismas dentro del ambito de la psicologia ha surgido a partir de la comprobacion que las relaciones sociales y los vinculos interpersonales permiten un desarrollo satisfactorio del ser humano. Sin embargo al inicio los trabajos de investigacion en dicha tematica estaban centrados en los aspectos psicopatologicos y se basaban justamente en la falta de habilidades o en los aspectos negativos que llevaban a que una persona no lograra obtener buenos resultados en su vida diaria. A partir de los trabajos de Martorell (1982), Michelson, Sugai, Wood, y Kazdin (1987) y mas actualmente SilvaMoreno y Martorell-Pallas (2001) se comienza a reconocerse la importancia de identificar la presencia de habilidades sociales facilitadoras de la socializacion (Contini, Mejail, Coronel & Cohen-Imach, 2011). De esta forma el estudio y los trabajos de investigacion respecto de las habilidades sociales han comenzado a desarrollarse en las ultimas decadas como consecuencia del auge que tuvo en el mundo la Psicologia Positiva y la comprobacion que el concepto de inteligencia no solo se relaciona con las habilidades cognitivas formales sino tambien con el desempeno y la resolucion de problemas en lo cotidiano de la vida diaria (Casullo, 2007, Monjas-Casares, 2000).

Sin embargo, y a pesar de la cantidad de investigaciones realizadas hasta el momento, aun existe un debate respecto a que se entiende por habilidades sociales. FernandezBallesteros (1994) sostiene que esta dificultad en la formacion de una definicion del concepto aceptada unanimemente se debe a que las habilidades sociales dependen del contexto especifico en el que se desarrollan. Leon-Rubio y Medina-Anzano (1998) individualizaron cuatro caracteristicas que delimitan el concepto de habilidades sociales: 1) El caracter aprendido; 2) conciencia de interdependencia de las mismas, es decir, todo comportamiento social exige entender el punto de vista del otro; 3) objetivos comprensibles solamente en relacion con las situaciones sociales especificas en las cuales se desarrollan; y 4) son consideradas sinonimo de eficacia en el comportamiento interpersonal. A partir de estas caracteristicas dichos autores consideran que las habilidades sociales implican la capacidad de ejecutar conductas aprendidas que cubren nuestras necesidades de comunicacion interpersonal y responden a las exigencias y demandas de las situaciones sociales de forma efectiva. Otros autores como Monjas-Casares (2000) sostienen por su parte que las habilidades sociales serian conductas especificas necesarias para ejecutar competentemente una tarea interpersonal, para interactuar y relacionarse con los iguales y con los adultos de forma efectiva y mutuamente satisfactoria. Ballester y Gil-Llario (2002) se refieren a las habilidades sociales como comportamientos socialmente competentes, que implican tres componentes: consenso social, efectividad y caracter situacional; aludiendo el consenso social a la necesidad de la aprobacion del grupo para poder considerar un comportamiento como correcto; comportamiento que en tal caso tendera a repetirse; mientras que la efectividad refiere a la obtencion de aquello que la persona se propone por medio de dicho comportamiento y finalmente el caracter situacional implica la consideracion del contexto en el cual se desarrolla dicho comportamiento. Y finalmente Caballo (2007) expresa que las habilidades sociales implican un conjunto de conductas que permiten al individuo desarrollarse en un contexto individual o interpersonal expresando sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de un modo adecuado a una situacion posibilitando asi la resolucion de problemas de la vida cotidiana.

De esta forma no cabe duda que la mayoria de los autores concuerdan en que las habilidades sociales son respuestas a situaciones especificas e implican componentes verbales, motrices, emocionales y cognitivos; dependen del contexto en el que se producen, de las personas que intervienen y de la situacion en la que se llevan a cabo e implican siempre una relacion con otros. Son comportamiento aprendidos donde el entorno en el que este inserto el nino y/o adolescente sera decisivo.

La familia, la escuela y la comunidad brindan el marco en el cual se da el proceso de aprendizaje y segun ese contexto sea salugenico o disfuncional sera el tipo de habilidades sociales o su deficit lo que el nino exprese (Contini, 2008).

Ballester y Gil-Llario (2002) sostienen que la necesidad de vinculos interpersonales se asocia al hecho que las relaciones sociales positivas son una de las mayores fuentes de satisfaccion y bienestar personal, al mismo tiempo que la competencia social proporciona sentimientos de autoeficacia, ingrediente fundamental de la autoestima. Consecuentemente las investigaciones realizadas permiten afirmar que una persona con habilidades emocionales y sociales, que conoce y controla sus propios sentimientos y que logra interpretar los estados de animo de otros, podra operar en su entorno de tal manera que redunde positivamente en su calidad de vida (Contini, 2008). Asi la posibilidad de un individuo de poner en juego habilidades sociales asertivas en el contexto en el cual vive permite un ajuste social satisfactorio; mientras que los refuerzos por parte de los demas potencian en el individuo una valoracion positiva de sus comportamientos sociales repercutiendo directamente en su autoestima, componente fundamental de la personalidad (Lacunza, 2011).

3. Sindrome de Turner

La psicologia positiva y los nuevos aportes del paradigma biopsicosocial a la comprension de los procesos psicologicos han fomentado una vision integral que tiene en cuenta la interaccion entre factores biologicos, psicologicos y sociales en el desarrollo de las personas. Esta perspectiva orientada hacia un abordaje interdisciplinario se constituye en el marco mas propicio para el abordaje de personas con trastornos geneticos, ya que el impacto diferencial que tienen cada uno de estos factores en el desarrollo psicosocial repercuten directamente en su calidad de vida (Sartori, Giugno, Burkhard, Aguilar & Lopez, 2011).

El Sindrome de Turner (ST) es un trastorno cromosomico, no heredable, determinado por la delecion total o parcial del cromosoma X en el sexo femenino. Su incidencia poblacional es de 1:1900 ninas nacidas vivas (Murphy, Mazzocco, Gerner & Henry, 2006). En el 50% de las mujeres con diagnostico de ST la ausencia del cromosoma X es completa, presentando un cariotipo linea pura (45, X0); el 40% presentan cariotipos mosaicos, donde coexisten dos o mas lineas celulares (e. g. 46, XX / 45, X0); y el 10% presentan anomalias estructurales del cromosoma X, como deleciones y duplicaciones (e. g. 46, XXdelp22.3) (Bondy, 2007). Si bien el ST es un trastorno de etiologia genetica, en el desarrollo post-natal de las mujeres con dicho diagnostico no solo intervienen factores geneticos sino tambien factores familiares, educacionales y sociales que resultan relevantes en su desarrollo (Mazzocco, 2006). De esta forma, al igual que en la mayoria de las cromosomopatias, el fenotipo externo es muy variable. Diversas investigaciones han correlacionado la variabilidad observada en el fenotipo con la variabilidad genotipica del sindrome, dando cuenta que la intensidad y frecuencia de las anomalias somaticas y de las caracteristicas psicologicas estan determinadas, en parte, por el grado de delecion y la inactivacion o silenciamiento de genes. Sin embargo, estos mismos estudios, reportan diferencias individuales en mujeres con el mismo genotipo, aportando evidencias de la accion del ambiente en la expresion genica (Lopez, Aguilar & Gillet, 2009).

Los hallazgos clinicos caracteristicos del sindrome son talla baja (100%), infertilidad (99%), ausencia de maduracion puberal (96%) y cardiopatia congenita (55%) (Ramos, 2004), los cuales pueden ir acompanados de otras anomalias relacionadas con el tipo de alteracion cromosomica. Habitualmente la baja talla es el primer motivo de consulta y una de las principales inquietudes de las familias, asi como un rasgo distintivo durante la adolescencia y la adultez. Su origen esta relacionado con la delecion de material genetico en el brazo corto (p) del cromosoma X, correspondiente a dos genes denominados SHOX y PHOG. La perdida de estos genes ocasiona un retraso en el crecimiento intrauterino, seguido de una disminucion progresiva de la velocidad de crecimiento durante la infancia y una ausencia de empuje puberal en la adolescencia (CasteloBranco, 2011, Morin, Guimarey, Santucci & Apezteguia, 2000). En referencia a esto algunos autores (Aguilar, Lopez & Sartori, 2010, Brinch & Manthorpe, 1987) sostienen que la baja talla es el factor de mayor impacto emocional en esta poblacion, y el origen de muchos de los problemas psicosociales observados. Desde este punto autores como Schmidt, Rubinow y Bondy (2006) y Suzigan et al. (2004), consideran que la baja talla tiene efectos negativos sobre el autoconcepto y el desarrollo social. La hormona de crecimiento sola o en combinacion con bajas dosis de estrogenos, se administra con el proposito de mejorar la talla. El tratamiento con esta hormona produce un aumento de la velocidad de crecimiento durante el primer y segundo ano de aplicacion, continuando el efecto durante el tercer ano, aunque con una leve declinacion (Morin, Guimarey, Santucci & Apezteguia, 2000). Los resultados sobre la maduracion esqueletica y la talla final difieren en cada mujer, guardando relacion con la edad de inicio del tratamiento, la dosis de aplicacion y la velocidad de feminizacion (Roman et al., 2002).

Otra de las caracteristicas fisicas relevante del ST es la falta de desarrollo puberal. Esta disfuncion se relaciona con el desequilibrio cromosomico producto de la delecion de genes correspondientes al brazo largo (q) del cromosoma X. La disgenesia gonadal impide el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios propios de la pubertad, como crecimiento mamario, desarrollo uterino, aumento de la velocidad de crecimiento y estiron puberal. La administracion externa de estrogenos (terapia estrogenica) se convierte en el principal tratamiento para dicha caracteristica (CaneteEstrada, 2004). De acuerdo a la literatura cientifica, en relacion al aspecto cognitivo se han observado problemas en relacion al aprendizaje del manejo del factor numerico (matematicas y calculos) (McCauley, Feuillan, Kushner & Ross, 2001), generacion y comprension de conceptos abstractos, planificacion de tareas complejas, deficit en la memoria no verbal, en especial la memoria a corto plazo, y en las habilidades visuo-espaciales (dibujo, planos, interpretacion de caras y objetos) (Collaer, Geffner, Kaufman, Buckingham & Hines, 2002, Mazzoco, 2006, Mazzocco, Bhatia & LesniakKarpiak, 2006, Swillen, Fryns, Kleczkowska, Massa, Vanderschueren-Lodeweyckx & Van den Berghe, 1993).

Si bien, lo expuesto no les impide a las mujeres con diagnostico de ST tener una vida independiente, todas estas particularidades, especialmente los problemas fisicos, impactan en el desarrollo psicologico y social de esta poblacion y pueden afectar la capacidad y calidad de sus relaciones sociales (El Abd, Turk & Hill, 1995, Kleczkowska, Kubien, Dmoch, Fryns & Van den Berghe, 1990, McCauley & Sybert, 2006, Suzigan, Paiva e Silva, GuerraJunior, Mariani & Maciel-Guerra, 2011). Si bien en la infancia las dificultades en el aprendizaje solapan esta disfuncion social, en la adolescencia se vuelve mas pronunciada teniendo repercusiones en la edad adulta (Aguilar, Lopez & Sartori, 2010, Sartori, Lopez & Aguilar, 2013). Autores como Elsheikh, Dunger, Conway y Wass (2002) expresan que las mujeres adultas con diagnostico de ST presentan mayores dificultades para poder generar relaciones de amistad y de pareja en parte debido al deficit que presentan en la comprension de la comunicacion no verbal y al sostenimiento de una imagen de si mismas negativa, producto de las caracteristicas fisicas propias del sindrome. De esta forma diversos autores sostienen que las particularidades fisicas y psicologicas que expresan las ninas y mujeres con diagnostico de ST pueden afectar la capacidad y calidad de sus relaciones sociales (Lopez & Aguilar, 2009, McCauley & Sybert, 2006, Sartori, Zabaletta, Aguilar & Lopez, 2013). Esta ampliamente reportado en la literatura cientifica que una de las principales dificultades de las ninas y las adolescentes con diagnostico de ST es la interaccion social en general, y mas especificamente, con sus pares. Autores como Del-Alamo (2006) y Labarta-Aizpun et al. (2004) sostienen en sus investigaciones que dicha poblacion presenta inmadurez emocional, dificultades para establecer nuevas relaciones sociales, timidez e imagen corporal negativa, siendo los estados de psicopatologia como depresion, ansiedad y anorexia nerviosa mas frecuentes que en la poblacion general. Del-Alamo (2006) sostiene tambien que las dificultades psicologicas estan mas ligadas a las reacciones vivenciales de la nina y/o adolescente y no se deben directamente a la expresion fenotipica del sindrome. Senalando como problemas psicologicos infantiles el retraso en la madurez emocional, generalmente relacionado con la sobreproteccion de los padres, infantilismo general, ansiedad, nerviosismo, problemas de adaptacion e integracion escolares; problematica que relaciona principalmente con un desarrollo pobre de habilidades sociales. Este autor tambien expresa que durante la adolescencia la principal dificultad se relaciona con la conducta social y con las relaciones con sus companeros y pares. Ramos (2004) por su parte sostiene que estas dificultades suelen aparecer debido a un retraso en la maduracion social que podria relacionarse con su menor estatura y la disfuncion ovarica. En tal sentido la terapia estrogenica puede contribuir en la madurez psicosocial de estas ninas, ya que el estrogeno tiene beneficios biologicos, psicologicos y sociales, desempenando un papel importante en el desarrollo y madurez emocional (Sartori, Lopez, Aguilar, 2013). Los estudios de Boman, Hanson, Hjelmquist y Moller (2006), McCauley y Sybert (2006), Ross y Roeltgen (1996) y Ross, Roeltgen, Feuillan, Kushner y Cutler (1998) demostraron que los efectos del tratamiento estrogenico sobre el funcionamiento psicologico (tanto socioemocional como cognitivo) son positivos y promueven la autopercepcion y el autoconcepto.

4. La importancia del desarrollo de habilidades sociales en el Sindrome de Turner

Durante el desarrollo de las mujeres con diagnostico de ST la conformacion y sostenimiento de vinculos y relaciones interpersonales aparece siempre como una dificultad. Es posible pensar que la misma se encuentre relacionada con un pobre desarrollo de habilidades sociales que no les permite desenvolverse en los distintos ambientes, ni mantener relaciones interpersonales optimas, en especial con sus pares, lo cual redunda negativamente en la confianza que mantiene en si misma y en su autoconcepto. Al respecto tal como sostienen Sartori et al. (2013), es necesario considerar la existencia de evidencias empiricas que sugieren que la informacion genetica ejerce influencia sobre las aptitudes sociales (Constantino & Todd, 2003). En este sentido diversas investigaciones han vinculado al par doble de cromosomas X, presente en las mujeres, como protector de habilidades sociocognitivas relacionadas con la modulacion del comportamiento social (Lawrence et al., 2003) dando cuenta que la expresion reducida de genes puede interferir selectivamente en el desarrollo de ciertos dominios cognitivos que influyen en el desempeno social de una persona. Dentro de esta linea de trabajo autores como Plomin, De Fries, McClearn y Guffin (2002) sostienen que durante el desarrollo los factores geneticos imponen limites a las capacidades del individuo, determinando la proporcion relativa de experiencias de exito y fracaso que recibira; sin embargo estas experiencias dependeran tambien en una gran medida de los modelos sociales que se le presenten y de las pautas de refuerzo que adopten las personas significativas de su subgrupo social inmediato. Asi diversas investigaciones constatan la existencia de fuertes relaciones entre el desarrollo de habilidades sociales en la infancia y adolescencia y el ajuste social, psicologico y academico en la vida adulta (Hops & Greenwood, 1988, Laad & Asher, 1985, Monjas-Casares, 2000). El desarrollo de habilidades sociales positivas en la infancia y adolescencia contribuye al logro de una personalidad saludable en la adultez; y como contrapartida, la competencia interpersonal pobre, se asocia con baja aceptacion, rechazo o aislamiento de los pares, con problematicas escolares y con problematicas personales, tales como la baja autoestima, la indefension, inadaptacion en la adolescencia (Contini, 2008, Monjas-Casares, 2000). Asimismo Leon-Rubio y Medina-Anzano (2002) afirman que la carencia de habilidades sociales promueve en la persona el empleo de estrategias inadecuadas para la resolucion de temas y problemas de la vida cotidiana, generalmente de caracter social. De esta forma es posible pensar que las habilidades sociales adecuadas son un prerrequisito para un buen ajuste psicologico, aunque como sostienen varios autores (Gilbert & Connoly, 1995, Kelly, 1987) no es correcto considerar a dichas habilidades como secundarias a un trastorno psicopatologico.

Como ya se ha mencionado previamente las habilidades sociales son conductas aprendidas a traves de la socializacion que se desarrolla en principio en la familia y posteriormente en la escuela y en la comunidad en general. Una de las caracteristicas mas difundidas en la literatura respecto al ST es la estrecha relacion que las ninas y adolescentes mantienen con su familia, en especial con sus padres, quienes tienden a sobreprotegerlas dificultando posteriormente sus vinculos con personas extra-familiares. En esta linea de trabajo Lopez, Aguilar y Gillet (2009) en una investigacion realizada en la Argentina encontraron que si bien las ninas y adolescentes con diagnostico de ST perciben una relacion materno-filial basada en la contencion, aceptacion y apoyo, las madres se perciben a si mismas como sobreprotectoras. Este aspecto define el tipo de relacion maternofilial en una doble vertiente. Por un lado, podria funcionar como un factor protector, ya que el apoyo vislumbrado por las ninas y adolescentes de parte de su madre es una caracteristica central en su desarrollo psicosocial, y por otro lado la sobreproteccion podria generar dificultades adicionales, especialmente, en sus relaciones extra-familiares. Esto tiene relacion con lo expuesto por Suzigan et al. (2004) cuando expresan que la sobreproteccion de los padres, que tratan a las ninas con diagnostico de ST de acuerdo a su altura y no a su edad, tiende a aumentar su dependencia e inmadurez. Es debido a esto que el vinculo con personas externas a la familia se vuelve una condicion imprescindible para poder desarrollarse satisfactoriamente. Y sera el vinculo con los iguales el que adquiera mayor importancia, sobre todo durante la adolescencia. Diversas investigaciones sostienen la importancia decisiva que tienen las relaciones entre pares en la infancia y adolescencia afirmando que el vinculo entre iguales promueve el desarrollo de habilidades de interaccion social y ello impacta positivamente en la salud psiquica de la persona al permitir que se produzca el conocimiento de si mismo y de los demas; el desarrollo de conductas de reciprocidad; el intercambio en el control de la relacion; la colaboracion con otros; negociaciones y acuerdos y el control de la propia conducta por medio del feedback que se recibe de los otros. Al mismo tiempo las relaciones con otros son fuente de apoyo emocional y de disfrute y permiten aprender el rol sexual y el aprendizaje de valores (MonjasCasares, 2000). De esta forma la adquisicion de pautas de interaccion social y el desarrollo de la autonomia con respecto a la familia son caracteristicas que permiten a los adolescentes la adaptacion social y el logro de conductas mas eficaces en respuesta a las exigencias y demandas de la vida adulta (Aguilar, Lopez & Sartori, 2010). Esto en general suele resultar muy dificil y penoso para la mayoria de las ninas y adolescentes con diagnostico de ST debido a la dificultad que presentan en el desarrollo de habilidades sociales.

Al mismo tiempo todo lo expresado hasta el momento tiene vinculacion con el desarrollo de la moralidad donde es posible pensar que las mujeres con diagnostico de ST alcanzarian mas tardiamente que sus pares el nivel convencional del desarrollo moral. Esto podria asociarse en parte a la sobreproteccion familiar y escolar, ya mencionada previamente, que retrasa la maduracion psiquica y social al basarse en una relacion unidireccional donde los padres, y muchas veces los educadores y hasta sus propios companeros, siguen sosteniendo una vision asociada a la estatura de las mujeres con diagnostico de ST y donde muchas veces no se crea el ambiente adecuado y las condiciones necesarias que le permitan el pasaje de un nivel a otro.

De esta forma si se considera que el desarrollo de todo nino y el desarrollo de los adultos significativos se encuentran en una posicion de completa interdependencia, o dicho de otra manera, el desarrollo humano y el desarrollo social constituyen las dos caras de una misma moneda (Penaranda-Correa, 2003), resulta relevante la necesidad de profundizar el estudio y las investigaciones de la relacion existente entre el ST y las habilidades sociales con el fin de identificar aquellas fortalezas que brinden la posibilidad de disenar programas de prevencion e intervencion psicologica tanto en el ambito individual como familiar. Los mismos deberan estar orientados al fortalecimiento y generacion de nuevos recursos en la poblacion estudiada potenciando, de este modo, la calidad de sus interacciones, la confianza en si mismas y en su capacidad de establecer relaciones sociales optimas, asi como brindar herramientas a los adultos significativos para que puedan comprender el desarrollo de las mujeres con diagnostico de ST y puedan brindarle estimulos adecuados que les permitan adquirir conocimientos siempre tendientes al desarrollo de una moral autonoma. Para tal fin resulta imprescindible, como sostiene Contini (2008), la realizacion de un diagnostico temprano de los recursos con los que cuentan las ninas y adolescente con diagnostico de ST, o bien de sus disfunciones, asi como un abordaje interdisciplinario que considere las necesidades particulares de cada nina y adolescente y las de su familia, contribuyendo a una vision global y fructifera de su desarrollo. Tal como sostiene la Psicologia Positiva es necesario tener una vision integral de la persona y considerar el capital psiquico con el que cuenta, siendo las habilidades sociales una parte constituyente del mismo. Asi sin desconocer que la psicologia debe atender las diversas problematicas psicopatologicas, es necesario tambien, como sostiene Casullo (2007) preocuparse por tener una mirada integradora que procure el desarrollo de un proyecto saludable, tenga en cuenta las fortalezas de la persona y no solo el malestar, propio del antiguo modelo medico.

De esta forma tener en cuenta el desarrollo de la moralidad y de las habilidades sociales en la ninez y en el transito a la adolescencia, especialmente en una poblacion vulnerable como las mujeres con diagnostico de ST, puede convertirse en una herramienta fundamental de promocion de la salud en ambitos escolares y familiares, motivando el desarrollo de estrategias de intervencion orientadas a lograr modificaciones ambientales que favorezcan el pasaje de la heteronomia a la autonomia y que genere mas y mejores relaciones sociales, todo lo cual redundaran en un desarrollo mas saludable y en una mejor adaptacion.

DOI: 10.11600/1692715x.14212160115

Lista de referencias

Aguilar, M. J., Lopez, M. C. & Sartori, S. (2010). Autoconcepto y Sindrome de Turner: influencia de parametros biologicos en el desarrollo psicosocial. Acta Psiquiatrica y Psicologica de America Latina, 56 (4), pp. 274-283.

Aguirre-Davila, E. (2009). Aproximacion pragmatica a la teoria del juicio moral, desde la critica a Kohlberg. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ninez y Juventud, 7 (2), pp. 1273-1299. Recuperado de: http://revistaumanizales. cinde.org.co/index.php/RevistaLatinoamericana/article/view/157/62

Ballester, R. & Gil-Llario, M. (2002). Habilidades sociales. Madrid: Sintesis.

Barra-Almagia, E. (1987). El desarrollo moral: una introduccion a la teoria de Kohlberg. Revista Latinoamericana de Psicologia, 19 (1), pp. 7-18. Recuperado de http://www. redalyc.org/articulo.oa?id=80519101

Boman, U., Hanson, C., Hjelmquist, E. & Moller, A. (2006). Personality Traits in women with Turner Syndrome. Scandinavia. Journal of Psychology, 47, pp. 219-223. Doi: 10.Un/j.1467-9450.2006.00510.x.

Bondy, C. (2007). Care of girls and women with Turner Syndrome: A guideline of the Turner Syndrome study group. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 92 (1), pp. 10-25. Doi: 10.1210/jc.20061374.

Brinch, M. & Manthorpe, T. (1987). Short stature as a possible etiological factor in anorexia nervosa. Acta Psychiatrica Scandinavica, 76, pp. 328-332. Doi: 10.1111/j.1600-0447.1987.tb02903.x

Caballo, V. E. (2007). Manual de evaluacion y entrenamiento de las habilidades sociales. Madrid: Siglo XXI.

Canete-Estrada, R. (2004). Induccion puberal en el Sindrome de Turner. Tipos de indicacion: acciones e inconvenientes. En Sociedad Espanola de Endocrinologia Pediatrica (Seep) (eds.) Sindrome de Turner: 9[grados] curso de formacion de posgrado, (pp. 117-131). Zaragoza: Seep. Recuperado de: http:// www.seep.es/privado/documentos/Publica ciones/2003ST/9postgradoseep.pdf

Castelo-Branco, C. (2011). El Sindrome de Turner en la edad adulta. Toko-Ginecologia Practica, 7 (1), pp. 1-6.

Casullo, M. M. (comp.) (2007). Practicas en Psicologia Positiva. Buenos Aires: Lugar.

Collaer, M. L., Geffner, M. E., Kaufman, F. R., Buckingham, B. & Hines, M. (2002). Cognitive and behavioral characteristics or turner syndrome: exploring a role for ovarian hormones in female sexual differentiation. Hormones and Behavior, 41 (2), pp. 139-155. Doi: 10.1006/ hbeh.2001.1751.

Constantino, J. N. & Todd, R. D. (2003). Autistic traits in the general population: A twin study. Archives of General Psychiatry, 60, pp. 524-530. Doi: 10.1001/ archpsyc.60.5.524

Contini, E. N. (2008). Las habilidades sociales en la adolescencia temprana: Perspectivas desde la Psicologia Positiva. Psicodebate: Psicologia, Cultura y Sociedad, 9, pp. 4564. Recuperado de: http://dspace.palermo. edu/dspace/handle/10226/571

Contini, E. N., Mejail, S., Coronel, C. P. & Cohen-Imach, S. (2011). Las habilidades sociales en adolescentes de 11 y 13 anos de nivel socioeconomico alto. Acta Psiquiatrica y Psicologica de America Latina, 57 (1), pp. 17-28.

Cuadra, H. & Florenzano, U. (2003). El bienestar subjetivo: Hacia una psicologia positiva. Revista de Psicologia de la Universidad de Chile, 7 (1), pp. 83-96. Doi: 10.5354/07190581.2003.17380

Del-Alamo, A. (2006). Problemas psicologicos y neuropsicologicos del Sindrome de Turner. Recuperado de: www.psicologiaonline.com/articulos/2006/Sindrome_ turner

El Abd, S., Turk, J. & Hill, P. (1995). Annotation: Psychological characteristics of Turner Syndrome. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 36 (7), pp. 1109-1125. Doi: 10.1111/j.1469-7610.1995.tb01360.x.

Elorrieta-Grimalt, M. P. (2012). Analisis critico de la educacion moral segun Lawrence Kohlberg. Educacion y Educadores, 15 (3), pp. 497-512.

Elsheikh, M., Dunger, D. B., Conway, G. S. & Wass, J. A. (2002). Turner's Syndrome in adulthood. Endocrine Reviews, 23 (1), pp. 120-140. Doi: 10.1210/er.23.1.120.

Fernandez-Ballesteros, R. (1994). Evaluacion conductual hoy. Un enfoque para el cambio en psicologia clinica y de la salud. Madrid: Piramide.

Gilbert, D. & Connoly, J. (1995). Personalidad, habilidades sociales y psicopatologia: Un enfoque diferencial. Barcelona: Omega.

Hops, H. & Greenwood, C. R. (1988). Social skills deficits. En E. J. Mash & L. G. Terdal (eds.) Behavioural assessment of childhood disorders, (pp. 263-314). New York: Guildford Press.

Kelly, J. (1987). Entrenamiento de las habilidades Sociales. Bilbao: Desclee de Brouwer.

Kleczkowska, A., Kubien, E., Dmoch, E., Fryns, J. P. & Van den Berghe, H. (1990). Turner syndrome: II. Associated anomalies, mental performance and psychological problems in 218 patients diagnosed in Leuven in the period 1965-1989. Genetic Counseling, 1 (3-4), pp. 241-249.

Kohlberg, L. (1992). Psicologia del desarrollo moral. Bilbao: Desclee de Brower.

Laad, G. & Asher, S. (1985). Social skill training and children's peer relations. En L. L'Abate & M. A. Milan (eds.) Handbook of Social Skills Training and Research, (pp. 219-244). New York: Wiley,

Labarta-Aizpun, J., San Juan-Casamayor, P., Gracia-Cervero, E., Fernandez-Lorente, A., Romero-Calvo-Diaz, M., MayayoDehesa, E. & Fernandez-Longas, A. (2004). Sindrome de Turner: Crecimiento espontaneo y talla final. En Sociedad Espanola de Endocrinologia Pediatrica (Seep) (eds.) Sindrome de Turner: 9[grados]curso de formacion de posgrado, (pp. 51-70). Zaragoza: Seep. Recuperado de: http:// www.seep.es/privado/documentos/Publica ciones/2003ST/9postgradoseep.pdf

Lacunza, A. B. (2011). Habilidades sociales y comportamientos problematicos en ninos de nivel escolar inicial. Acta Psiquiatrica y Psicologica de America Latina, 57 (3), pp. 190-197.

Lawrence, K., Campbell, R., Swettenham, J., Terstegge, J., Akers, R., Coleman, M. & Skuse, D. (2003). Interpreting gaze in Turner syndrome: impaired sensitivity to intention and emotion, but preservation of social cueing. Neuropsychologia, 41, pp. 894-905. Doi: 10.1016/S00283932(03)00002-2

Leon-Rubio, J. M. & Medina-Anzano, S. (1998). Aproximacion conceptual a las habilidades sociales. En F. Gil-Rodriguez & J. M. Leon-Rubio (comp.) Habilidades Sociales. Teoria, investigacion e intervencion, (pp. 13-24). Madrid: Sintesis.

Leon-Rubio, J. M. & Medina-Anzano, S. (2002). Psicologia Social de la Salud: Fundamentos teoricos y metodologicos. Sevilla: Comunicacion Social Ediciones y Publicaciones.

Linde-Navas, A. (2009a). La educacion moral segun Lawrence Kohlberg: una utopia realizable. Praxis Filosofica, (28), pp. 7-22. Recuperado de: http://www.scielo. org.co/pdf/pafi/n28/n28a01.pdf

Linde-Navas, A. (2009b). ?Tienen vigencia los dilemas clasicos de Kohlberg en educacion moral? Un estudio de campo. Campo Abierto, 28 (2), pp. 137-149.

Lopez, M. C. & Aguilar, M. J. (2009). Vulnerabilidad social en el Sindrome de Turner: interaccion genes-ambiente. Psicologia: Ciencia y Profesion, 29 (2), pp. 318-329.

Lopez, M. C., Aguilar, M. J. & Gillet, S. R. (2009). Relacion materno--filial en ninas y adolescentes con diagnostico de Sindrome de Turner. Trabajo presentado en 2[grados] Congreso Internacional de Investigacion de la Facultad de Psicologia. La Plata, Buenos Aires, Argentina. Recuperado de: www.psico.unlp.edu.ar/segundocongreso/ pdf/ejes/psic/085.pdf.

Martinez-Rojas, J. G. (2008). Desarrollo moral: Su medicion y sus factores determinantes en un grupo de estudiantes de grado decimo, Tesis de Maestria, Universidad Sergio Arboleda, Bogota, D. C., Colombia. Recuperada de: http://www. usergioarboleda.edu.co/civilizar/invedusa/ desarrollo-etico-estudiantes.pdf

Martorell, M. (1982). Estudio de las conductas de socializacion en ninos en edad escolar a traves de una bateria de escalas de estimacion, Tesis de grado, Facultad de Psicologia, Universidad de Valencia, Espana.

Mazzocco, M. (2006). The cognitive phenotype of Turner syndrome: Specific learning disabilities. International Congress Series, 1298, pp. 83-92. Doi: 10.1016/j. ics.2006.06.016.

Mazzocco, M., Bhatia, N. S. & LesniakKarpiak, K. (2006). Visuospatial skills and their association with math performance in girls with fragile X or Turner syndrome. Child Neuropsychology, 12 (2), pp. 87-110. Doi: 10.1080/09297040500266951.

McCauley, E., Feuillan, P., Kushner, H. & Ross, J. L. (2001). Psychosocial development in adolescents with Turner syndrome. Journal of developmental and behavioral pediatrics, 22 (6), pp. 360-365. Doi: 10.1097/00004703-200112000-00003.

McCauley, E. & Sybert, V. (2006). Social and behavioral development of girls and women with Turner syndrome. International Congress Series, 1298, pp. 93-99. Doi: 10.1016/j.ics.2006.06.018.

Michelson, L., Sugai, D., Wood, R. & Kazdin, A. (1987). Las habilidades sociales en la infancia: Evaluacion y tratamiento. Barcelona: Martinez Roca.

Monjas-Casares, M. (2000). Programa de ensenanza de habilidades de interaccion social (Pehis) para ninos y ninas en edad escolar. Madrid: Cepe.

Morin, A., Guimarey, L., Santucci, Z. & Apezteguia, M. (2000). Prediction of final height in girls with Turner syndrome treated with growth hormone. Medicina, 60, pp. 551-554.

Murphy, M., Mazzocco, M., Gerner, G. & Henry, A. (2006). Mathematics learning disability in girls with Turner syndrome or fragile X syndrome. Brain and Cognition, 61 (2), pp. 195-210. Doi: 10.1016/j. bandc.2005.12.014.

Park, N. & Perterson, C. (2009). Achieving and sustaining a good life. Perspective on Psychological Science, 4, pp. 422-428. Doi: 10.1111/j.1745-6924.2009.01149.x

Park, N., Peterson, C. & Sun, J. (2013). La psicologia positiva: Investigacion y aplicaciones. Terapia Psicologica, 31 (1), pp. 11-19. Doi: 10.4067/S071848082013000100002

Penaranda-Correa, F. (2003). La educacion a padres en los programas de salud desde una perspectiva de desarrollo humano. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ninez y Juventud, 1 (1), pp. 207-230. Recuperado de: http://www. scielo.org.co/scielo.php?pid=S1692715X2003000100008&script=sci_arttext

Piaget, J. (1982). El nacimiento de la inteligencia. Madrid: Aguilar.

Piaget, J. (1987). El criterio moral en el nino. Barcelona: Martinez Roca.

Plomin, R., De Fries, J., McClearn, G. & Guffin, P. (2002). Genetica de la conducta. Buenos Aires: Ariel Ciencia.

Poseck, B. V. (2006). Psicologia Positiva: Una nueva forma de entender la psicologia. Papeles del Psicologo, 27 (1), pp. 3-8. Recuperado de: http://www.cop.es/papeles

Ramos, F. (2004). Sindrome de Turner: Manifestaciones clinicas. En Sociedad Espanola de Endocrinologia Pediatrica (Seep) (eds.) Sindrome de Turner: 9[grados] curso de formacion de posgrado, (pp.1-12). Zaragoza: Seep. Recuperado de: http:// www.seep.es/privado/documentos/Publica ciones/2003ST/9postgradoseep.pdf

Roman, R., Vallejos, M. E., Munoz, M., Schneider, R., Youlton, R., Henriquez, C. & Cassorla, F. (2002). Sindrome de Turner: Crecimiento y descripcion clinica en 83 ninas chilenas. Revista Medica de Chile, 130 (9), pp. 977-984.

Ross, J. & Roeltgen, D. (1996). Self-concept and behavior in adolescent girl with Turner syndrome: potencial estrogen effects. Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 81, pp. 926-31. Doi: 10.1210/ jcem.81.3.8772552.

Ross, J., Roeltgen, D., Feuillan, P., Kushner, H. & Cutler, J. (1998). Effects of estrogens on nonverbal processing speed and motor functions in girls with Turner's syndrome. Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 83, pp. 3198-3204. Doi: 10.1210/jc.83.9.3198.

Sartori, M. S., Giugno, C. M., Burkhard, N. J., Aguilar, M. J. & Lopez, M. C. (2011). Influencia de factores biopsicosociales en el desarrollo del autoconcepto en ninas y adolescentes con diagnostico de Sindrome de Turner. Nexos, 28, pp. 27-31.

Sartori, M. S., Lopez, M. C. & Aguilar, M. J. (2013). Tratamientos hormonales y desarrollo psicosocial en mujeres adultas con diagnostico de sindrome de Turner. Word mental Health Congreso of the World Federation for Mental Health. Salud Mental: Interdisciplina e inclusion social como ejes de intervencion, 2, pp. 943-944.

Sartori, M. S., Zabaletta, V, Aguilar, M. J. & Lopez, M. C. (2013). Variables psicologicas troncales en el desarrollo de habilidades sociales: estudio diferencial en ninas y adolescentes con diagnostico de Sindrome de Turner. Revista Chilena de Neuropsicologia. 8 (2), pp. 31-34. Doi: 10.5839/rcnp.2013.0802.02.

Schmidt, P., Rubinow, D. & Bondy, C. (2006). Adult women with Turner Syndrome: A systematic evaluation of current and past psychiatric illness, social functioning, and self-esteem. International Congress Series, 1298, pp. 100-107. Doi: 10.1016/j. ics.2006.06.020

Seligman, M. E. & Csikszentmihalyi, M. (2000). Positive Psychology: An Introduction. American Psychologist, 55 (1), pp. 5-14. Doi: 10.1037//0003-066X.55.1.5

Silva-Moreno, F. & Martorell-Pallas, M. C. (2001). BAS-3, Bateria de socializacion (autoevaluacion). Madrid: TEA.

Suzigan, L. Z., Paiva e Silva, R. B., GuerraJunior, G., Mariani, S. H. & Maciel-Guerra, A. T. (2011). Social skills in women with Turner Syndrome. Scandinavian Journal of Psychology, 52 (5), pp. 440-447. Doi: 10.1111/j.1467-9450.2011.00887.x.

Suzigan, L. Z., Paiva e Silva, R., Marini, S., Baptista, M., Guerra J., Magna, L. & Maciel-Guerra, A. (2004). A percepcao da doenca em portadoras da Sindrome de Turner. Jornal de Pediatria, 80 (4), pp. 309-314.

Swillen, A., Fryns, J. P., Kleczkowska, A., Massa, G., Vanderschueren-Lodeweyckx, M. & Van den Berghe, H. (1993). Intelligence, behaviour and psychosocial development in Turner syndrome. A crosssectional study of 50 pre-adolescent and adolescent girls (4-20 years). Genetic Counseling, 4 (1), pp. 7-18.

Vargas-Cordero, Z. R. (2004). Desarrollo moral, valores y etica; una investigacion dentro del aula. Revista Educacion, 28 (2), pp. 91-104.

Villegas i Besora, M. (2008). Psicopatologia y Psicoterapia del desarrollo moral. Apuntes de Psicologia, 26 (2), pp. 199-228. Recuperado de: http://apuntesdepsicologia. es/index.php/revista/article/view/135/137

Zerpa, C. E. (2007). Tres teorias del desarrollo del juicio moral: Kohlberg, implicaciones para la formacion moral. Laurus, 13 (23), pp. 137-157.

* Articulo de revision de tema, resultado de la revision critica de la literatura de un tema. Area Psicologia, subarea Otras discapacidades fisicas y mentales, se deriva de un estudio de mayor escala "Aportes al estudio de los procesos de funcionamiento social. Evaluacion de variables mediadoras en mujeres con diagnostico de Sindrome de Turner " codigo 15/H222 con financiamiento de la subsecretaria de Ciencia y Tecnica (Psi.228/14), iniciado en enero de 2014 y actualmente en curso.

MARIA SOLEDAD SARTORI **

Profesora Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina.

MARCELA CAROLINA LOPEZ ***

Profesora Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina.

Articulo recibido en enero 16 de 2015; articulo aceptado en mayo 20 de 2015 (Eds.)

** Licenciada en Psicologia. Becaria doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (Conicet). Grupo de Investigacion Comportamiento Humano, Genetica y Ambiente. Instituto de Psicologia Basica, Aplicada y Tecnologia (Ipsibat). Facultad de Psicologia. Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Correo electronico: solesartori@gmail.com

*** Especialista y Magister en Docencia universitaria. Licenciada en Ciencias Biologicas. Categoria III de doc ente-investigador. Co-director del Grupo Comportamiento Humano, Genetica y Ambiente. Directora del proyecto de investigacion "Aportes al estudio de los procesos de funcionamiento social. Evaluacion de variables mediadoras en mujeres con diagnostico de Sindrome de Turner ". Instituto de Psicologia Basica, Aplicada y Tecnologia (Ipsibat). Jefe de Trabajos Practicos con dedicacion exclusiva en la Asignatura Biologia Humana. Area Psicobiologica. Facultad de Psicologia. Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Correo electronico: mclopez@mdp.edu.ar
COPYRIGHT 2016 Centro Internacional de Education y Desarrollo Humano (Cinde) y Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Soledad Sartori, Maria; Carolina Lopez, Marcela
Publication:Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ninez y Juventud
Date:Jul 1, 2016
Words:8094
Previous Article:Trayectorias, misiones e identidades de la universidad latinoamericana.
Next Article:Procesos de aprendizaje en ninos de 6 a 10 anos de edad con antecedente de nacimiento prematuro.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters