Printer Friendly

HEIDEGGER, 1931-1939: INTERPRETACIONES SOBRE LA KINESIS. HACIA UNA ONTOLOGIA DINAMICA Y ALETEIOLOGICA.

HEIDEGGER, 1931-1939: INTERPRETATIONS ON THE KINESIS. TOWARDS A DYNAMICS AND ALETEIOEOGICAE ONTOLOGY

1. Indagacion sobre el movimiento en el horizonte de la verdad: "Lo mismo es pensar y ser"

Como ya he recordado, el corazon de la destruccion que Heidegger quiso llevar a cabo durante los anos 20 lo constituye la Fisica aristotelica y en particular su comprension del movimiento, puesto que habria conducido a la entronizacion en la filosofia occidental de la comprension vulgar del tiempo, llevando asi a la ignorancia--de no pequenas consecuencias-respecto de la temporeidad del Dasein y de la misma temporalidad del ser. Pero en este trabajo no me voy a detener en lo elaborado por Heidegger a lo largo de esos anos, sino que me centrare especialmente en las interpretaciones que lleva a cabo sobre la Fisica y la Metafisica del estagirita en los anos treinta (GA 9, 33 y 40). Estas continuan teniendo su centro en la cuestion del movimiento (atendiendo ahora a su vinculacion con el sentido del ser como potencia y acto), pero, como se vera, dentro de un horizonte y con una orientacion diferentes. En particular, la razon de mi interes es que, como intentare mostrar, en dichas nociones nucleares se encuentran los elementos necesarios para obtener una mas ajustada comprension del Ereignis.

Esta delimitacion cronologica--por lo que se refiere en particular a las interpretaciones sobre Aristoteles--tiene todo su sentido, tambien y principalmente tematico. Pues aun siendo cierto que a lo largo de esta decada el autor de Sein und Zeit prosigue su tarea de destruccion de la metafisica de la Vorhandenheit, tambien lo es que su centro de atencion ya no es directamente el Dasein y el tiempo. A partir de la Kehre, el pensar heideggeriano se ubica decididamente en el horizonte del ser como lo verdadero, cuya especifica constitucion tuvo lugar sin duda en la celebre conferencia Vom Wesen der Wahrheit, de 1929. Dentro de ese decisivo horizonte, Heidegger lleva a cabo una lectura fenomenologica (y esto significa ahora, aleteiologica) de algunas categorias centrales tanto de la Fisica como de la Metafisica y hace girar todos sus esfuerzos en torno a la nueva nocion central, una nocion que no hace sino reformular la parmenidea identidad de pensar y ser: el Ereignis (Segura, "Copertenencia" y "Aristoteles"; Sheehan Ereignis).

Las categorias aristotelicas de physis, kinesis, aletheia, dynamis y energeia--tal como su interprete las comprende y reelabora ahora--resultan determinantes para su proyecto. Este entramado teorico-conceptual, siempre abordado desde el logos, proporciona al Heidegger inmediatamente posterior a la Kehre--en virtud de su asimilacion, interpretacion y transformacion--lo necesario para una nueva "ontologia kinetica": una ontologia de la "llegada a la presencia". Asi se evidencia en la insistencia con la que repite, como veremos, que el ser west, que "se esencia", que "se hace presente". Y es que, que el horizonte sea el de la aletheia significa, entre otras cosas, que su pregunta por el ser no pueda sino plantearse como una pregunta por la verdad del ser (1), lo que explicaria la correspondencia que siempre establece nuestro pensador entre aletheia y physis.

Asi, en "Von Wesen und Begriff der Physis", Heidegger afirma que: "la verdad pertenece, en cuanto desencubrirse, al ser mismo: physis es aletheia, desencubrimiento y, por ende, kruptesthai philei" (GA 9, 301). Anos mas tarde, en el Nietzsche, sostendra igualmente que, "en el comienzo de su historia, ser se despeja como surgimiento (physis) y desocultacion (aletheia). Desde alli accede a la impronta de la presencia y de la consistencia en el sentido del demorarse [Verweilen] (Ousia) (GA 6.2., 403 [330]) (2).

Precisamente por ser la suya una ontologia de la llegada/salida de la presencia (Anwesenheit/Abwesenheit), le resulta tan extremadamente central a nuestro pensador la apropiacion e interpretacion de la concepcion aristotelica del movimiento (Sheehan, 133). Pues la kinesis no es concebida por el estagirita como pura presencia--entelecheia--sino que, debido al singular caracter de lo potencial, es entendida como acto imperfecto--energeia ateles--. Se trata de una comprension que Heidegger comparte y celebra desde muy pronto. En efecto, ya en los Grundbegriffe der aristotelischen Philosophie su autor dice que "el movimiento es energeia, pero no entelecheia' (GA 18, 296). Y esto porque aquella es ateles: "El movimiento es definido como un estar presente (Gengewartigsein) que tiene el caracter de lo ateles, de lo que no ha llegado a su termino (nicht zu Ende)" (GA 18, 321).

Esto constituye una ganancia que el pensador de Friburgo trasladara a su ontologia dinamica y aleteiologica, un 'descubrimiento' que resulta de fundamentalisima importancia a la vista de sus rendimientos (aunque, a mi parecer, no ha sido todavia suficientemente estudiado). Pero de momento cabe afirmar que Heidegger rescata el "acto imperfecto" para aquella causa que aborda la cuestion de la comprension del ser como el sentido que acontece merced a la Lichtung; esto es, en definitiva, merced a la identidad de pensar y ser. Porque, como ya ha sido subrayado acertadamente, la del autor de Sein und Zeit no es una ontologia, al menos en sentido tradicional, sino, mas bien, una aleteiologia (Tugendhat; Vigo 117-142).

"Lo mismo es pensar y ser". Esta es la idea rectora que subyace al conjunto de las reflexiones heideggerianas. En Der Satz der Identitat, refiriendose al mencionado principio, su autor aclaro:

Este principio, entendido como enunciado, se ha convertido entretanto (Unterwegs) en un principio a modo de un salto que se separa del ser como fundamento de lo ente y, asi, salta al abismo. Pero este abismo no es ni la nada vacia ni una oscura confusion, sino el Ereignis. En el Ereignis [acontecimiento apropiador] vibra la esencia de lo que habla como lenguaje y que en una ocasion fue denominado la casa del ser. (Heidegger, 28 [93]) (3)

El salto al abismo no es dificil de entender. Alejado, desde su juventud, de una roma ontologia realista y penetrado de los presupuestos fenomenologicos mas fundamentales, Heidegger entiende el ser como sentido y no como fundamento (4). Y a lo que hace posible tal donacion lo denomina Heidegger Ereignis (Sheehan, Kehre 9). Este, tengase bien en cuenta, no nombra mas que esa antigua identidad de ser y pensar, aunque lo haga en una clave diferente y se formule ahora como copertenencia de Da-sein y ser (GA 65, 251-52) (5). Que se trata de tal correspondencia resulta inequivoco cuando en "Der Satz der identitat" su autor sostiene: "de lo que se trata es de experimentar sencillamente ese apropiar, en el que el hombre y el ser se apropian el uno al otro, esto es, de adentrarnos en aquello que llamamos Ereignis (Heidegger, Der Satz 24) (6). Mas claro resulta todavia cuando dice: "La pertenencia al ser (Seyn) se hace presente solo porque el ser del ente (Sein) en su unicidad necesita al Da-sein y fundado en el y fundandolo, necesita al hombre.

De otro modo no se hace presente verdad alguna" (GA 65, 317).

Lo cierto es que lo que Heidegger desplego tras la Kehre ya estaba en Ser y tiempo y no sin razon su autor se remite una y otra vez a la obra magna. Ahi, cuando muestra que hay ser y verdad en la medida en que el Dasein es, se puede leer ya la copertenencia, el Ereignis. En consonancia con esto, en "Der Satz der Identitat" afirma:

El ser solo es y dura en tanto que llega hasta el hombre con su llamada. Pues el hombre es el primero que, abierto al ser, deja que este venga a el como presencia. Tal llegada a la presencia necesita de lo abierto de un claro, y con esta necesidad, pasa a ser propia del hombre. (Heidegger, 19, 20 [77, 79])

Ser y verdad--"llegada a la presencia"--es otra manera de nombrar el Ereignis. Pero una que nos va abriendo el camino por el que se adentra mi aportacion, puesto que se centra totalmente en ella: en la esenciacion, llegada a la presencia o Wesung. Y es que ya sabemos que es a la esenciacion misma del ser a lo que Heidegger denomina, en las Aportaciones a la Filosofia, Ereignis (7 y 30). Pues bien, en esta idea esta operativa, y de manera fundamental, como Heidegger declara y yo intentare mostrar en los epigrafes que siguen, la aristotelica idea de energeia ateles que, de manera logica y necesaria, desde los prepuestos aleteiologicos y dinamicos mencionados, se ha de alzar como sentido fundamental de ser (Brogan, Phenomenology 27-30) (7). Ahora bien, como paso a demostrar en el epigrafe siguiente, no cabe identificar dynamis con el movimiento, aunque algunos interpretes de Heidegger se muevan en esta direccion. Esto es algo que ha de ser aclarado para que nuestra investigacion llegue a buen puerto.

2. Aclaraciones en torno a la nocion de dynamis

Entre otros, investigadores como Oberst o Sheehan han evidenciado como el sentido del ser como dynamis y energeia esta ya presente en la fenomenologia hermeneutica de Sein und Zeit (resolucion y existencia autentica) (Oberst; Sheehan, "the Way"). Algo similar se ha de decir de Volpi, quien destaco la vinculacion de esta problematica con la del sentido preeminente del ser (Volpi, "Heidegger 175-195, y Riabilitazione 3-28). Por lo que respecta a Servanne Jollivet, su aportacion resulto fundamental en el tratamiento de la analitica existencia en vinculacion con la cuestion del tiempo, derivada de la de la kinesis (133) (8).

Por su parte, Sheehan tambien mostro la continuidad de la primera comprension heideggeriana con la del Ereignis ("Heidegger's", 278-314 y "the Way") y entendio (como yo misma he defendido ya aqui) que el autor de Sein und Zeit realiza una lectura aleteiologica de Aristoteles. Para mostrarlo puso el acento en la correlacion entre desvelamiento y ser e indico que habia una forma mas basica que la mera apophansis, una forma dinamica o "kinetica" de desvelamiento, por lo que el sentido unitario del ser habria de ser, a su juicio, la dynamis y el movimiento ("the Way" 141-142). Y es que, al parecer de Sheehan, la radical tematizacion heideggeriana del ser del logos es la base para su reivindicacion de que el autentico significado del ser fue pasado por alto en Aristoteles y es tambien el punto de partida para su propia cuestion acerca del significado del ser como dynamis ("the Way" 146).

Esta es, sin duda, una interesante propuesta interpretativa. No obstante, hay algo que resulta muy problematico en ella: la identificacion de dynamis y energeia ateles (Sheehan, the Way" 132, 133 y 151). Una identificacion compartida por otros estudiosos. Tal es tambien el caso, por ejemplo, de Giusti, quien entiende que Heidegger pone el acento en la dynamis y defiende que el pensamiento heideggeriano puede ser reconstruido eficazmente a partir del concepto de posibilidad o potencia de ser. Por su parte, tambien D'Angelo ha evocado los ecos de la physisdynamis en el Ereignis.

A mi entender la identificacion entre potencia y movimiento es incorrecta ya que, de acuerdo con la definicion aristotelica, brillantemente rentabilizada por nuestro pensador, el movimiento es el acto de lo potencial en tanto que tal (Fisica, 201a 27-29). Este es un asunto cuya necesidad de clarificacion no se puede menospreciar. Por esta razon en lo que sigue tratare de establecer con la mayor precision posible la diferencia entre dynamis y kinesis, asi como entre dynamis y energeia. Solo de este modo estaremos en condiciones de entender la comprension aristotelica del movimiento como energeia ateles y de hacernos cargo del modo en que su reinterpretacion en clave aleteiologica resulta fecunda de cara a una 'ontologia de la venida a la presencia'.

Pues bien, es sabido que el pensador de Friburgo critico a Aristoteles por haber privilegiado el acto por encima de la potencia (Metafisica IX, 8), situando la realidad por encima de la posibilidad. Asi ocurre en su estudio sobre la esencia y el concepto de physis (GA 9, 286 [236]). De hecho, sus palabras podrian hacernos pensar--como ha sucedido--que es exclusivamente de la dynamis de donde extrae Heidegger lo que resulta fructifero para su nocion de Ereignis. En el ensayo del 1939 nuestro pensador aclara que, segun Aristoteles, la dynamis es una manera de llegar a la presencia, pero que la energeia es anterior, concretamente respecto de la ousia, puesto que la energeia--entendida como "el estaren-obra en el sentido de la venida a la presencia en el aspecto" (286 [236])--en cuanto que es pura actividad, en cuanto que esta libre de toda carencia o de ese "todavia no" que es propio de la dynamis, es mas plena y originariamente presente, ha llegado a la presencia plena. Ahora bien, que Aristoteles privilegie el acto sobre la potencia supone, a juicio del autor de Einfuhrung in die Metaphysik, la perdida definitiva de la intuicion actuante en la "originaria" nocion de physis.

Heidegger entiende que physis significa poder, capacidad, fuerza (GA 40, 124; Sheehan, Kehre). Esta comprension se deriva sin duda de sus lecturas de los fisicos (GA 78 y GA 55; Volpi, Heidegger 182). Es cierto que tal nocion no esta desarrollada explicitamente en algunos de ellos, pero la physis por la que de hecho ellos se preguntaban aparece, al menos a ojos de nuestro pensador, como dynamis. Asi, en su lectura de los presocraticos, las nociones de physis y dynamis se encuentran necesariamente imbricadas, puesto que a la physis pertenece el movimiento y es, segun el decir de Heidegger en Einfuhrung in die Metaphysik, poder que brota desde si. Pero, aun siendo esto asi, en las lineas que siguen mostrare que dynamis y kinesis no se identifican y que no es la mera dynamis sino la energeia ateles la que se alza, a juicio de Heidegger, como sentido directivo (Brogan 27-30).

De la potencia o fuerza se ocupa Heidegger en el curso del 31', aquel que dedico al analisis y comentario de los tres primeros capitulos de Metafisica IX (Hanley). El empeno de nuestro pensador pasa por mostrar que la potencia no es algo accidental, sino que constituye un modo de ser, de manera que hay un sentido ontologico para la dynamis y es esto lo que nos permite comprender la finitud, la privacion, la negacion y la temporalidad como constitutivas del ser en cuanto tal (Brogan 112). De cualquier modo, su objetivo ultimo, claramente expresado en varios lugares, es 'salvar el movimiento', sabiendo que "la eliminacion de la diferencia entre dynamis y energeia constituye en si una eliminacion de la kinesis (GA 33, p. 213). Por esta razon resulta especialmente relevante el analisis de la confrontacion aristotelica con los megaricos (165).

Los capitulos aristotelicos examinados se centran en el analisis de la dynamis kata kinesin, esto es de la dynamis entendida como arche kineseos y arche metaboles; abordada, por lo tanto, como el principio del movimiento y del cambio (9). Ahora bien, si la dynamis es principio del cambio (10), entonces dynamis y kinesis no son lo mismo, pues la primera es principio de la segunda (166).

No cabe duda, Heidegger muestra claramente su empeno en destacar la vinculacion entre dynamis y kinesis. Pero mas empeno manifiesta todavia en salvaguardar la diferencia entre ellas, algo imprescindible para salvar el movimiento. Por tanto, es menester reconocer y defender la singularidad de la potencia frente al acto (216), entendido como un estar en obra (212), pues de lo contrario la dynamis quedaria reducida al acto (como en el caso de los megaricos), y el movimiento, suprimido (213, 216). Asi pues, aun con ratificar la carta de naturaleza que Aristoteles otorgo a la potencia y con restituirla en su valor ontologico, no parece que Heidegger la erija como el sentido directivo del ser, puesto que entiende, como veremos a continuacion, que tal sentido le corresponde a la energeia (aunque ateles).

En efecto, nuestro pensador invoca las palabras de Aristoteles en la Fisica segun las cuales "las cosas que son por naturaleza, o todas o algunas, estan en movimiento" (Fisica A, 185a 12ss.). Y es que, a su juicio, Aristoteles "fue el primero en alcanzar o incluso en crear ese grado de preguntar desde el que (...) el ser en movimiento es concebido y cuestionado expresamente como el modo fundamental del ser" (GA 9, 243-4 [203], subrayado mio). Se trataria, sin duda, de un hallazgo fundamental, a pesar de que para los griegos lo ente es "lo estable", lo que es en si y por si y que es permanente y duradero (246 [205]).

Ahora bien, lo que de la kinesis interesa especificamente a nuestro filosofo es lo que se puede extraer para la elaboracion y defensa, en clave fenomenologico-aleteiologica-, de la idea de Wesung o Anwesung, pues esta es la que, a su juicio, permite la comparecencia de verdad y asi, como ya hemos visto, el Ereignis. Pues bien, teniendo en cuenta esto, conviene no olvidar que lo relevante en la definicion aristotelica de movimiento es, precisamente, que este es acto; aunque de lo potencial en tanto que tal. En este sentido, esta clara la esencial pertenencia de la dynamis a la physis y al movimiento, asi como su "protagonismo" en la comprension heideggeriana de "la venida a la presencia"--que reclama la indeterminacion y el ocultamiento. Pero lo central continua siendo el movimiento mismo (energeia ateles) de "venida a la presencia", sin el cual no habria lugar para el desvelamiento. En consecuencia, y por paradojico que pueda parecer, hay que insistir en que el sentido principal del ser es esa particular energeia (Brogan 35). Parafraseando al mismo Aristoteles cuando se refiere a su definicion de movimiento, pero aplicandolo a Heidegger: esto resulta dificil de comprender y parece que habria que reducir el ser, bien a privacion, bien a potencia, bien a la actualidad sin mas, pero nada de esto parece posible, asi que solo queda que el ser sea lo ya dicho: acto y no acto, dificil de ver, pero posible que sea (Fisica 201b 33-35; Metafisica, 1066a 22-26; GA 18, 321). Por tanto, ni la dynamis se puede identificar o reducir al movimiento ni se constituye, a ojos de Heidegger, como el sentido fundamental del ser.

Nuestro pensador postula una ontologia dinamica del acontecimiento (Ereignis), siendo tal acontecimiento un desocultamiento/ocultamiento. En efecto, el acontecimiento primero, el principal y constituyente, es el acontecimiento de la verdad, de salida y llegada a la presencia.

Advertimos que la particular interpretacion hedieggeriana de la energeia (que es entendida en clave fenomenologico-aleteiologica) supone una ruptura con la tradicional que retira inequivocamente a la ousia el privilegio de constituirse como el sentido directivo del ser. Asi es, el ser ya no se tendria que comprender desde ella, al menos entendida como inmovil permanencia en la presencia, en el presente, es decir como Anwesenheit, en el sentido clasico de 'la permanente venida a la presencia' (entelecheia) (GA 33, 266 [221]). Por el contrario, ahora el ser, la verdad puede ser entendida como ousia--en el sentido activo de parousia--, como movimiento, Anwesung, pero entonces se sigue tratando de la misma energeia ateles aunque contemplada ahora desde el logos; es decir, a la luz de la relacion physis-aletheia (y ya hemos visto que la copertenencia de ambas constituye el Ereignis).

3. Ontologia de la venida a la presencia: el movimiento, modo fundamental del ser

La interpretacion de la Fisica aristotelica, que Heidegger lleva a cabo en la monografia de 1939 resulta fundamental para su renovado proposito de comprension del ser y la verdad (Ilting 31-49; Mora). Es posible que fueran sus propios intereses intelectuales los que le llevaran a afirmar que la Fisica permanecia todavia indescifrada, pues de lo que no cabe duda es de que la clave de lectura que el pensador de Friburgo aporto resulto del todo novedosa, ya que no canonica.

Absorbido por el proyecto de comprension de la verdad del ser, nuestro pensador focaliza toda su atencion en la physis y advierte la necesidad de determinar la esencia de la kinesis (GA 9, 243 [202]), puesto que aquella se define por esta (11). Para ello, opina Heidegger, la aristotelica distincion materia-forma es esencial, ya que gracias a ella la pregunta por el caracter de kinesis de la physis obtiene por vez primera respuesta y la physis (tal como acabamos de ver) pasa a ser concebida como ousia, esto es, como un modo de venida a la presencia (273-4 [226]). Advertimos, por tanto, y desde el principio, que el verdadero centro de interes de Heidegger es el movimiento de desvelamiento. Asi pues, no debemos olvidar que su reflexion se mueve en todo momento en el ambito del sentido y la verdad (275-6 [227-8]). El texto que cito a continuacion nos confirma esa percepcion y nos da la clave, a mi parecer, para entender en todo su alcance el proposito heideggeriano (Segura, "En torno" 245-246). La morphe, dice nuestro pensador, es un modo de la venida a la presencia, un modo del ser. Pero, ademas, ese 'establecerse en el aspecto' es tambien kinesis (GA 9, 276 [228]). Es decir, la morphe es aletheia y energeia ateles.

Por lo que se refiere a la morphe, como un "modo de ser", no resulta dificil de ver su referencia fundamental al logos. Heidegger declara enfatico que el estagirita invoca el legein "para que se vea en donde se puede contemplar el autentico ser de un ente" (283 [233]). Lo que no deja lugar a dudas por lo que se refiere a la interpretacion de este como aletheia. En efecto,

Legein y logos significan, en la determinacion griega de la esencia del hombre, aquella relacion cuyo fundamento es el unico sobre el que se reune lo presente como tal en torno al hombre y para el hombre. Y es solo en la medida en que el hombre es, en la medida en que se comporta en relacion con el ente en cuanto tal, encubriendolo y desencubriendolo, por lo que el hombre puede y debe tener "palabra", esto es, puede y debe decir el ser de lo ente. (279 [231], subrayados mios)

Estas palabras no pueden ser ni mas claras ni mas expresivas: remiten inmediatamente a la identidad de ser y pensar sin la que no seria posible la "llegada o venida a la presencia", puesto que se trata de un acontecimiento, del Ereignis, Wesung des Seyns (GA 65, 254), que acontece precisamente debido a la copertenencia de Da-sein y ser.

Lo que se reune en torno al hombre y para el hombre es el mundo. Pero, lo sabemos, hay ser--mundo, sentido y significatividad--en la medida en que el Dasein es. Por eso, es propio del hombre, constituye su esencia, decir el ser. Y es que, segun la etimologia heideggeriana, legein (el "pensar" de la sentencia parmenidea) significa "reunir" y llevar a la presencia: "Legein, aportar todo junto en una unidad y llevarlo reunido a la presencia, significa tanto como hacer evidente lo que antes estaba oculto, dejarlo que se muestre en su venir a la presencia" (GA 9, 279 [230]). Por todo esto, y teniendo en cuenta que la hyle ya ha quedado atras, es por lo que se ha de entender que la morphe---y con ella la physises "un modo de ser y no un ente" (12). Y tambien por todo esto, concluye: "el aspecto y el establecerse en el aspecto no deben ser entendidos a la manera platonica como algo que existe por separado, sino como el ser" (GA 9, 281 [232-233]).

Pero, a la vez que queda establecido que la forma constituye un modo de ser, no podemos olvidar su movilidad, en cuanto 'establecerse en el aspecto, es kinesis (13). En efecto, nuestro pensador entiende que toda kinesis es metabole, puesto que se va de algo a otra cosa que llega a surgir o manifestarse. Pues bien, tal irrupcion tiene todos los rasgos de la energia ateles (que es como caracteriza Aristoteles el movimiento, no lo olvidemos). Y es que,
   lo que ocurre es que el surgir solo es tal surgir, esto es,
   kinesis, en el sentido estricto de la diferencia respecto al
   reposo, en la media en que lo adecuado [potencia], todavia no ha
   llevado al final su caracter de adecuado [no se ha realizado],
   todavia es a-teles; el estar-en-obra todavia no ha llegado a su
   final. (285 [236]) (14)


En definitiva, el surgir solo es tal en la medida en que no se ha terminado, en que es energeia ateles (286-7 [236-7]). Tambien refiriendose a la genesis, Aristoteles dice que "la naturaleza entendida como generacion es un proceso [odos] hacia la naturaleza entendida como forma" (Fisica, 193b 12-13). Ahora bien, puntualiza Heidegger, "camino" es "estar en camino" (GA 9, 291 [240-241]), de manera que, una vez mas, la movilidad de la genesis, de ese tipo de kinesis, es energeia ateles (como salida a la presencia y retorno al ocultamiento). En ultima instancia, hay que decir que:
   Lo unico que satisface a esta esencia de la physis como
   kinesis, es una movilidad del tipo de la morphe. Por eso,
   la frase determinante hacia la que se encaminaba toda
   nuestra consideracion esencial dice en breves palabras: "Asi
   pues, el establecerse en el aspecto, es physis" [193b 18]. En
   el establecerse como energeia ateles de la genesis, solo esta
   presente el eidos, el aspecto en cuanto "de donde", "a donde"
   y "como" del estar en camino. (293, 242)


No cabe duda, el establecerse en el aspecto es physis como energeia ateles. Algo que se evidencia de manera senalada en la steresis. Siguiendo a Aristoteles (Fisica, 193b 18-20; Brogan 102-109), Heidegger niega que la privacion sea el mero contrario de 'la venida a la presencia' y reclama la inclusion de la steresis--entendida como "presencia de la ausencia"--en la esencia de la physis. Y es que, de acuerdo con el pensador de Friburgo, la steresis, como ausentarse, no es mera ausencia sino que constituye un presentarse tal que en el se presenta el ausentarse (no lo ausente) (GA 9, 296-297 [245]), razon por la cual, entendemos que el ocultamiento pertenece a la misma verdad tanto como el develamiento: "Ser es el desencubrir que se encubre: physis en el sentido inicial" (301 [248]). Razon esta por la que nuestro pensador entiende que la esencia de la physis es doble: "es ese apartarse a si misma que la produce a ella misma" (298 [246]). O, lo que es lo mismo, "la physis es el presentarse del ausentarse de ella misma que esta en camino a partir de si misma y hacia si misma. En cuanto tal ausentarse, sigue siendo un retrocederhacia-si, pero que es solo el camino para un abrirse" (299 [247]; Brogan 107). Es decir: physis es lo mismo que aletheia. Como ya sabiamos desde la "Introduccion" de Ser y tiempo los fenomenos han de ser arrancados de su ocultamiento (GA 2, & 7, 2) al que vuelven, no obstante, como la rosa brota desde su semilla y vuelve a ella.

En definitiva, tras lo visto someramente en este epigrafe, hemos de concluir que tanto la comprension heideggeriana de la physis, y mas especificamente de la morphe, cuanto el tratamiento subsiguiente que realiza de la metabole, la genesis y la steresis sirven siempre a un unico fin: mostrar que la forma es venida a la presencia y salida de ella segun la dinamica ocultacion/desocultacion y, por tanto, una vez mas, como energeia ateles (Fisica, 201b 31ss). Algo acorde con el fundamental interes heideggeriano de comprender que la forma es un "modo de ser". Es decir, que en ella tiene lugar la comparecencia de sentido y que esa presencia, ya lo hemos dicho, no ha de ser entendida desde la clasica ontologia de la Anwesenheit (por mucho que lo que llega a la presencia pueda demorarse en ella) sino desde esta novedosa "ontologia fenomenologica de la Anwesung".

4. Conclusiones

En el gran inicio de la filosofia griega, dice Heidegger, "el ser es pensado como physis, de tal manera que la physis, de cuya esencia Aristoteles aporta el concepto, solo puede ser un derivado de la physis inicial" (300 [248] y 243 [202]). Procede, en consecuencia (siquiera por hipotesis), acercarnos a aquella physis inicialmente pensada, a la que apela nuestro pensador. Para ello Heidegger propone volver al fragmento 123 de Heraclito (de Porfirio): physis kriptesthai filei, que el traduce: "al ser le gusta encubrirse" (300 [248]).

Ser, ya lo sabemos, es el desencubrir que se encubre: physis es el sentido inicial. El desencubrirse es surgir fuera, al desocultamiento, pero desocultamiento significa a-letheia: la verdad no es esencialmente un caracter del conocimiento humano; por el contrario, en cuanto desencubrirse pertenece al ser mismo: "physis es aletheia, desencubrimiento y, por ende, kryptesthai philef (301 [249]).

Como acabamos de ver con las ultimas palabras de su celebre ensayo de 1939, Heidegger vuelve a vincular physis y aletheia. En efecto, la aletheia pertenece al ser igual que pertenece el Da-sein al ser, segun la identidad senalada por Parmenides, de acuerdo con la cual lo mismo es pensar y ser. Pero esa aletheia, como desocultamiento, es "venida a la presencia" en lo abierto del eidos kata ton logon y se realiza con y en Aristoteles en el modo de la energeia ateles. Esta reviste en particular la forma de la genesis y es, analogamente, un movimiento de generacion y corrupcion, de presentarse y ausentarle. No podria ser de otro modo, puesto que el ser, como el Da-sein es finito, historico y, asi, epocal. No se constituye, en consecuencia, un mundo, sino que constituimos mundos.

Ahora, despues de todo lo ya analizado, podemos concluir lo que antes quiza tan solo se habia aventurado: que Heidegger realiza una lectura aleteiologica--que continua, por lo mismo, siendo fenomenologica--de la Fisica aristotelica y de sus categorias centrales. Tal lectura no excluye la posibilidad de vislumbrar una "ontologia dinamica" siempre que se entienda que se trata de una "ontologia de la Anwesung", de la llegada a la presencia, cuyo centro lo constituye el ser de los entes. Y es que, frente a Parmenides, a quien debe el impulso y la inspiracion, Heidegger no niega el movimiento, precisamente. Lo entiende, por el contrario, como la esencia misma del ser, es decir de la physis, que es aquello que Parmenides conjura. Asi, al menos, en la via de la verdad. Por lo demas, rige su sentencia segun la cual lo mismo es pensar y ser.

DOI: 10.17151/difil.2018.19.32.9

REFERENCIAS

Fuentes

Aristoteles (1831-1870), Opera, ex recensione Immanuelis Bekkeri editit Academia Regica Borussica, Berolini. Impreso.

Aristoteles. Fisica. Trad. Guillermo de Echandia. Gredos, Madrid. 2003. Impreso.

Aristoteles. Metafisica. Trad. Tomas Calvo Martinez. Gredos, Madrid. 1994. Impreso.

Heidegger, Martin. (1957). "Der Satz der Identitat", en Identitat und Differenz, Neske Verlag, Tubingen, (traduccion: Identidad y diferencia, Anthropos, Barcelona). 1988. Impreso.

--. (1976). "Von Wesen und Begriff der Physis. Aristoteles, Physik, B I" [VWBPH], en Wegmarken, GA 9. Impreso.

--. (1979), Heraklit: 1. Der Anfang des abendlandischen Denkens. 2. Logik. Heraklits Lehre vom Logos, GA 55. Impreso.

--. (1981). Aristoteles, Metaphysik Theta 1-3. Von Wesen und Wirklichkeit der Kraft, GA 33. Impreso.

--. (1989). Beitrage zur Philosophie (Vom Ereignis), GA 65. Impreso.

--. (1993). Einfuhrung in die Metaphysik, GA 40. Impreso.

--. (1997). Nietzsche II, GA 6.2. Impreso.

--. (2002). Grundbegriffe der aristotelischen Philosophie, GA 18. Impreso.

--. (2010). Der Spruch des Anaximander, GA 78. Impreso.

Bibliografia secundaria

Brogan, W.A. "The Phenomenology of Seeing and the Recognition of movement as the Being of Beings", en Heidegger and Aristotle. The two foldness of Being, State University of New York Press, Albany, 2005. 2730. Print.

D'Angelo, A. Ereignis en Heidegger e Aristotele: la potenza e l'atto, Il mulino, Napoles. 2000. Impreso.

Giusti, R. . La potenza all'origine. Heidegger interprete di Aristotele, Napoli, La Citta del Sole. 2000. Impreso.

Hanley, C. "Force and dynamis in Aristotle and Heidegger", Analecta husserliana, 74, 2002: 3-18. Print.

Ilting, K.-H. "Sein als Bewegtheit. Zur Heidegger Von Wesen und Begriff der Physis, Aristoteles Physik B 1", Philosophische Rundschau, vol., 10, 1962: 31-49. Impreso.

Jollivet, S.. "Das Phanomen der Bewegtheit im Licht der Dekonstrucktion der aristotelischen Physik", en Denker et alia (eds.), Heidegger-Jahrbuch, 3, Karl Albert Verlag, 2007: 130-156. Impreso.

Mora, F. L'ente in movimiento: Heidegger interprete di Aristotele, Padova, Il Poligrafo. 2000. Impreso.

Oberst, A. "Heideggers Appropiation of Aristotle's Dynamis/energeia Distinction", American Chatolic Philosophical Quarterly. 78. 2004: 25-51. Impreso.

Polt, R. "Einfuhrung in die Metaphysik: eine Erkundung der physis und ihre Entmachung", Heidegger Handbunch, Stuttgart. 2003: 174-181. Impreso.

Segura, C., "Heidegger: la copertenencia entre Dasein y ser. Una confrontacion con Kant", Pensamiento. 67, 252. 2011: 295-320. Impreso.

--. "Heidegger en torno a Aristoteles. Una mirada fenomenologicohermeneutica", Contrastes. 2, 2. 2015: 231-249. Impreso.

--. "Asimilacion, destruccion y apropiacion de algunos conceptos fundamentales de la filosofia aristotelica", Heidegger. Guia Comares, Granada. 2017, en prensa. Impreso.

Sheehan, Th. (1978). "Heidegger's Interpretation of Aristotle: dynamis and energeia", Philosophy Researche Archives, 4, pp. 278-314. Print.

--. "On the Way to Ereignis: Heidegger's Interpretation of Physis", Continental Philosophy in America, H. Silverman, J. Sallis and T. Seebohm (eds.), Pittsburg, Duquesne University Press. 1983. 131-164. Print.

--. "Kehre and Ereignis", en Heideggers Introduction to Metaphysics, Richard Polt y Gregory Fried (eds.), Yale University Press. 2001. 3-17. Print.

--. "Facticity and Ereignis", en Dahlstrom Daniel O. (ed.), Interpreting Heidegger. Critical Essays, Cambridge University Press. 2011. 42-69. Print.

Tugendhat, E. Der Wahrheitsbegriff bei Husserl und Heidegger, Walter de Gruyter, Berlin. 1970. Impreso.

Vigo, A. "Arqueologia y aleteiologia. La transformacion heideggeriana de la concepcion aristotelica de la ontologia", en Vigo, A., Arqueologia y aleteiologia y otros estudios heideggerianos, Biblos, Buenos Aires. 2008. 117-142. Impreso.

Volpi, F. "La riabilitazione della dynamis e dell' energeia in Heidegger", Aquinas, 33, 1990. 3-28. Impreso.

--. Heidegger y Aristoteles, FCE, Mexico. 2012. 175-195. Impreso.

Carmen Segura Peraita *

Facultad de Filosofia, Universidad Complutense de Madrid, csegura@filos.ucm.es

RECIBIDO EL 29 DE AGOSTO DE 2017, APROBADO EL 10 DE ENERO DE 2018

* Profesora del Departamento de Filosofia Teoretica (iD) orcid.org/0000-0003-3021-6251

(1) Como afirma Heidegger en el curso del 1931, la pregunta por el movimiento es, en definitiva, la pregunta por el ser (GA 33, 164).

(2) En todos los casos que proceda introduzco entre corchetes la paginacion de la traduccion castellana.

(3) Traduccion castellana modificada por mi.

(4) "Si la obra de Heidegger ha de tener el impacto filosofico que merece, los estudiosos han de comprender que a traves de sus textos el termino "ser" fue solo un provisional y en ultima instancia equivoco camino para decir "sentido", igual que "tiempo" fue un primer e inadecuado intento de nombrar "la apertura de sentido para la comprension (Sheehan, Facticity 42, traduccion mia).

(5) Las traducciones de los fragmentos citados de las Beitrage son mias.

(6) Traduccion mia.

(7) Que la reposicion de la doctrina aristotelica sobre el movimiento sirve al Ereignis quedo meramente anunciado, aunque no me fue posible desarrollarlo, en Segura, 2015, &3.1. Asi mismo, en el mismo epigrafe y tambien sin poder detenerme a mostrarlo, anuncie lo que expondre en el siguiente epigrafe: que la dynamis no es reductible o identificable con la energeia ateles.

(8) Por eso, Heidegger habria puesto todo el empeno en caracterizar el movimiento como un despliegue temporal, puesto que solo asi se puede entender la vida (precisamente en su caracter temporal e historico) (Jollivet 154-155).

(9) Esta dynamis (asi como la correspondiente energeia), se ha de distinguir de la dynamis y la energeia tomadas en singular, epi pleon--la fuerza y actividad en cuanto tales. Se trata, senala Brogan, de una distincion entre un plano ontico y uno ontologico, aunque ambos se implican mutuamente (Brogan 126).

(10) Lo que Heidegger repite en numerosos lugares, asi por ejemplo en GA 33, 166, 210, 214.

(11) No debemos olvidar que en Einfuhrung in die Metaphysik su autor sostuvo que, "la physis es el ser mismo, merced al cual lo ente se hace y permanece visible por vez primera" (GA 40, 16-17). Es la propia perspectiva aleteiologica de Heidegger la que le lleva a esta conclusion (Brogan 22).

(12) Hay que tener en cuenta que Aristoteles concluye que "la forma es mas naturaleza que la materia" (Fisica, 193b 7). Esto le permite afirmar a Heidegger que la forma constituye la esencia de la physis (GA 9, 276 y 277 [228-9]).

(13) Ya adentrado en sus interpretaciones, Heidegger, que habia comenzado traduciendo kinesis por "movilidad" en general, se ve en la necesidad de distinguir entre "movilidad"--que a partir de ahora traduce entelecheia--y "movimiento"--que traduce generalmente kinesis (GA 9, 294-286 [234236]). La primera constituye la esencia a partir de la que se constituyen el movimiento y el reposo. El segundo sera concebido como cambio, genesis y camino (284 [234]).

(14) Los corchetes son mios.
COPYRIGHT 2018 Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Segura Peraita, Carmen
Publication:Discusiones Filosoficas
Article Type:Ensayo critico
Date:Jan 1, 2018
Words:6619
Previous Article:APUNTES SOBRE LA CONDICION ONTOLOGICO-ESTETICA DEL UNIVERSO EN EL "TIMEO" DE PLATON.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters