Printer Friendly

Gosuintha, el fracaso de una coniux real.

RESUMEN: Atanagildo usurpo el poder a Agila en 551 con el consentimiento tacito del Emperador Justiniano quien, de esta forma, evito proseguir con su costosa renovatio imperii. Pero la falta de herederos varones no garantizaba una independencia duradera al regnum gothoruta. Por ello, Gosuintha se afano durante toda su vida y, especialmente, cuando fue esposa de Leovigildo, por trabar lazos de parentesco con la poderosa y legitima dinastia merovingia.

Palabras clave: Legitimidad dinastica, renovatio imperii, matrimonios hipergamicos, mores fiamiliares germanicas, balthos, merovingios.

Gosuintha, the failure of a royal coniux

ABSTRACT: King Athanagild misappropriated Agila's power in 551 having the implicit consent of the emperor Justinian who, that way, could avoid to continue with his expensive renovatio imperii. But the lack of male heirs didn't guarantee a lasting independence to the regnum gothorum. It was for this reason that queen Gosuintha, throughout all her life, went to a lot of trouble, and specially when she got married to king Leovigild, to make ties of relationship with the powerful and legitimate Merovingian dynasty.

Key words: Dynastic legitimacy, renovatio imperii, hypergamic marriages, germanical family mores, Visigothic Balthi, Merovingians.

**********

En el ano 551 el obispo Jordanes terminaba de escribir en Constantinopla sus Getica, una narracion que, bajo la aparente descripcion de los origenes y hechos de los godos, en realidad ocultaba un lamento funebre por la familia de los Amalos cuyo ultimo miembro, Mathasuenta, nieta del gran Teodorico, acababa de enviudar por segunda vez (1) y de tomar la resolucion de no volver a casarse jamas. Jordanes cerraba el capitulo XIV, que habia iniciado con la brillante secuenciacion genealogica de los heroes autores del lustre de la familia de los Amalos, con esta terrible y lapidaria frase: <<De este modo el gobierno de los Amalos ha quedado destruido>> (Aut quomodo Amalorum regnum destructum est).

Unos parrafos antes habia hecho irrumpir a Atanagildo en la microhistoria de Hispania sin aclarar nada sobre sus origenes; y nuestra unica informacion procede de Venancio Fortunato, escritor contemporaneo aunque habitante de la Gallia quien, pocos anos despues, recordaba de manera imprecisa que era de noble familia visigoda (Carro., VI, 1, 124) lo que, ante sus contemporaneos debia parecer evidente habida cuenta de los dos terminos que formaban su nombre. El primero, Arana, nos remite a Atanarico, el heroe tervingio que domino entre 365 y 376 y que recibio el honor de que se le erigiera una estatua en la antecamara de la curia de Constantinopla. Segun Zosimo (IV, 34, 3) era la cabeza del <<clan real de los escitas>>, es decir, de una familia a la que, de entre todas las fuentes de que disponemos, solo Jordanes denomina o apellida Balthos (Get., XXV), refiriendo de ellos en el capitulo XXIX que eran una <<raza heroica, aunque la segunda nobleza despues de los Amalos>> y completando esta informacion con la del capitulo LIX sobre la historia del prestigioso Atalarico, fundador de la Dinastia. El segundo radical de su nombre bitematico nos remite a otro muy frecuente en las composicion de los nombres femeninos. En medios visigodos lo llevo Ragnahilda, la esposa burgundia de Eurico, que tenia origenes reales; y Clotilde, la noble esposa franca de Amalarico (2), hija de Clodoveo, con la que el Rey visigodo realizo un matrimonio hipergamico.

Un detalle muy llamativo en el onomastico de Atanagildo es la ausencia del radical --reiks, que si llevaban Alarico II y Amalarico. Por lo que parece claro que, cuando irrumpio en la escena politica enfrentandose a Agila, le interesaba mucho mas destacar sus origenes dinasticos legitimos y antiguos que su cualidad de jefe guerrero godo; la cual, por otra parte, habia dejado de tener sentido en el nuevo contexto historico de mediados del siglo VI.

Fue de nuevo Jordanes quien, desde el otro extremo del Mediterraneo, se encargo de contar a sus contemporaneos, utilizando ademas un tiempo verbal en presente, que <<Atanagildo se ha rebelado contra Hactenusagil (Agila)>> en lugar de decir que le habia usurpado el reino, como habria sido mas propio en el caso de que Atanagildo no hubiera tenido legitimo derecho, y como el mismo Jordanes habia hecho en otros casos anteriores, como con Teudis a quien acuso de haber <<invadido el regnum de Amalarico "en la era 569 del Emperador Justiniano" despues de que aquel muriera violentamente>> (Getica, LVIII, 302) (3). Sin embargo San Isidoro (H.G. 45) interpreto la llegada al poder de Teudis de manera mucho mas positiva diciendo que <<habia sido creado Rey>> y que habia conseguido mantener el regnum de los Godos (4), silenciando la supuesta usurpacion.

Jordanes no menciona a Gosuintha y de ella no sabemos absolutamente nada hasta que irrumpe en la historia de Hispania y la Gallia junto a sus hijas Galesuintha y Brunehilda. Desde ese momento fue objeto de la atencion de dos escritores contemporaneos que vivian en Francia: de Venancio Fortunato, que se refiere a ella como tierna y afectuosa madre de Brunehilda y Galesuintha en unos poemas escritos en el 568, cuando ya habia fallecido el Rey Atanagildo; y de Gregorio de Tours, que escribio veinte anos despues y que fue el creador de la mala fama de la reina a la que no perdono su arrianismo. Un poco mas tarde tambien aludio a ella el hispano Juan de Biclaro; pero, curiosamente, no lo hizo san Isidoro cuando recogio en su Historia la sublevacion de Atanagildo. Por tanto, los unicos datos objetivos que de ella podemos apuntar son: que compartio el segundo radical de su nombre con las princesas amalas Amalasunta (5) y Mathasuenta; que fue regina por dos veces; que de su primer matrimonio tuvo dos hijas a las que quiso profundamente, pero que no concibio ningun varon; que fue bastante longeva; y que al final de su vida, en el ano 589, participo en un complot contra su hijo adoptivo Recaredo cuando ya habia quedado ciega afectada de cataratas.

Sin embargo, la idea que sacamos de su figura a traves de los estudiosos modernos es que fue una mujer rica y poderosa; que debio servir de acicate a las ambiciones politicas de su primer marido Atanagildo a pesar de que, como subraya Orlandis, carezcamos de pruebas para tal afirmacion('; que fue una intrigante; y que no tuvo el mas minimo afecto ni por su segundo esposo, Leovigildo, ni tampoco por su hijo adoptivo Recaredo. Pese a todo lo cual, y sorprendentemente, conservo la vida en una epoca en que los asesinatos estaban a la orden del dia; y, lo que extrana mas aun, es que lo consiguiera una mujer que no tenia parentela a cuya proteccion (munclium) acogerse.

Se calcula que nacio entre el ano 525 y el 539 y que caso con Atanagildo entre 545 y 548, antes de que este pretendiera el regnum de Hispania y pidiera ayuda a Justiniano (527-565) contra Agila.

Por aquellas fechas, el Emperador llevaba anos empenado en la tarea de devolver al Mediterraneo su condicion de mar romano sometido a una unica autoridad y bajo la ortodoxia niceana que habia sido oficialmente restaurada por su antecesor Justino en el ano 519 y reforzada por el edicto de 523. Para ello es sabido que, tras concluir la guerra contra Persia (527-532) y sofocar la revuelta de Constantinopla del ano 532, empezo a recuperar aquellos territorios de Occidente en los que se habia extinguido la dinastia gobernante legitima.

Tenemos que recordar que, antes de que Odoacro devolviera a Constantinopla las insignias imperiales de Occidente en el ano 476, y los lejanos augustos de Oriente decidieran confiar legalmente en los reges barbaros para que actuaran como una suerte de rectores provinciae y se encargaran de la cuestion defensiva y del mantenimiento del orden en colaboracion con la antigua aristocracia senatorial (7), los Emperadores de Occidente habian debido llegar a un acuerdo sobre quien ostentaria la autoridad militar (regnum) sobre los soldados barbaros; y parece que, en varios casos, se recurrio a la costumbre del tanistry (8). Aunque las fuentes no lo confirman expresamente, es probable que asi se hiciera entre los hijos del visigodo Teoderico I y que fuera en sus sedes galas, cuando ya se denominaban regnum Tolosanum, donde se incumpliera por vez primera en el momento en que Alarico II sucedio directamente a su padre Eurico, en el ano 484, obviando los derechos sucesorios de sus primos hermanos. Era logico que entonces ocurriera de esta forma porque Eurico, despues de que el Emperador Nepote le permitiera ampliar el territorio de su regnum en el ano 475, habia reforzado su figura ante los visigodos y se habia consolidado institucionalmente frente a los provinciales.

Ignoramos las razones concretas por las que Alarico fue preferido a sus parientes como interlocutor imperial; pero, sin duda, jugo mucho a su favor el hecho prestigioso de tener una madre de sangre real. En efecto, desde el ultimo tercio del siglo v las esposas de primer rango de los reges comenzaron a jugar un importante papel como transmisoras de legitimidad y cobraron un protagonismo individual que no sabemos que antes tuvieran. De hecho, hasta entonces desconocemos los nombres propios de las esposas de los reges y jefes germanicos (9); pero, desde los ultimos anos de la quinta centuria y sobre todo en la siguiente, la nomina es larguisima.

Estas mujeres tenian que llegar virgenes al matrimonio porque solo asi se garantizaba la legitimidad de la descendencia. Pero este estado tenia un precio, la morgengabe, tanto mas alto cuanto mas importante fuera la nueva familia en la que la puella iba a quedar integrada y a la que tenia la mision de perpetuar. De ahi que solo recibieran este regalo las esposas de primer rango, porque no eran legitimos los hijos nacidos de las secundarias (10).

La morgengabe era una propiedad que adquiria la esposa distinta de la dote (dos), que se negociaba con anterioridad cuando se formalizaban los esponsales. Esta dote era el precio que, por tradicion, pagaba la familia del marido a la de la novia para compensar su perdida (11) y que, desde estos momentos, se convirtio en un obsequio personal a ella. La composicion de ambos regalos, cuyo valor economico podia llegar a ser muy importante, fue cambiando de acuerdo con la evolucion socioeconomica de los pueblos germanos. De manera que, cuando en la segunda mitad del siglo v ciertas familias de sus elites empezaron a acumular patrimonio fundiario, debio iniciarse la costumbre de entregar a las conyuges reales lapossessio de una parte cuya magnitud estaba en relacion directa con la importancia que tuviera el <<vientre de soberania>> de la desposada.

El varon que ostentaba el regnum tambien era jefe de la parentela y, en el caso de fallecimiento de sus hermanos varones y mientras sus sobrinos fueran menores de edad, asumia la tutela sobre ellos actuando como patruus, De manera que era la unica persona, anteponiendose incluso a la madre, que tenia capacidad para ceder el mundium de las mujeres de la familia en el momento en que estas contraian nupcias. Este sistema debio parecerle conveniente a Anastasio I para la estabilidad de Occidente cuando, en el 493 reconocio a Teodorico el Grande como su representante legal alli, porque reducia las posibilidades de que se extinguiese una dinastia por via masculina, habida cuenta de que los hombres tenian el peligroso cometido de encabezar el ejercito.

Por eso, cuando la dinastia Amala se constituyo como nueva unidad sociopolitica de base legitima, el rex ostrogodo urdio un entramado familiar como forma de reforzar la solidaridad entre los reges que asegurara la paz a los provinciales (12). A traves de las mujeres de la familia de los amalos, esta, que entonces decia ser la mas antigua y prestigiosa, se establecio en los diversos regna; y, de manera oficial, comenzo una epoca en la que irrumpio en el espacio publico romano la concepcion privada de los germanos sobre la familia y la parentela (las mores), y se incorporaron conceptos ajenos a el que marcarian tanto las historias locales como la macrohistoria de Occidente.

Simultaneamente en el entorno intelectual de Ravena, Cassiodoro, magister officiorum de Teodorico, inicio la confeccion de una <<genealogia de origen antiguo>> que respondiera a las expectativas romanas, en la que no faltaban heroes y que se remontaba a los dioses. Cuando el godo de Tolosa Alarico II caso con la princesa amala Thiudigoto en el ano 494 --a pesar de que ya tenia otras esposas y, al menos, un hijo-- (13) reconocio la superioridad familiar de la que seria su esposa principal y dio al primogenito de este nuevo matrimonio el nombre de Amalarico. Por las mismas fechas en la corte de Clodoveo tambien se daba vida a la dinastia que se conoceria como Merovingia al tomar el nombre de su fundador Meroveo.

Pero la estabilidad que el Amalo concibio para que fuera duradera resultaria efimera. El primer hecho que vino a perturbarla fue la conversion del franco Clodoveo al catolicismo (ca. 496) a instancias de su esposa burgundia, Clotilde, una princesa <<de familia real>> (Gregorio de Tours, H.F., II, 28) con la que se habia casado en el ano 492. Con este paso el rex franco conto de inmediato con las simpatias de un sector de las aristocracias urbanas y de los obispos que le consideraron <<uno de los suyos>> (14). Poco despues nego la importancia de la parentela y lo dejo bien evidente cuando acabo violentamente con la suya, con lo que evito cualquier problema sucesorio futuro derivado de las leyes del tanistry. Por eso, a su muerte, el regnum quedo repartido entre los hijos legitimos habidos con Clotilde; pero, no obstante, incluyo tambien en la sucesion a Teodorico (Thierry) que habia nacido de un matrimonio anterior. En el ano 508 el rex de los francos alcanzo la cima de su gloria personal cuando el Emperador le concedio el consulado, si bien solo a titulo honorifico, e hizo alarde en un desfile triunfal (Gregorio de Tours, H.F. II, 38) vestido con manto de purpura y diadema (15). De manera que en los primeros anos de la nueva centuria los provinciales vieron como se constituian en Occidente dos dinastias prestigiosas. La pugna entre ambas concluyo con la victoria de los merovingios en 534.

Sin embargo, a pesar del peso que fue cobrando el matrimonio con princesas reales, a lo largo del siglo vi se fueron debilitando las estructuras familiares germanicas matrilineales bajo la influencia de la organizacion patriarcal romana. Por eso, cuando los diferentes cuerpos legislativos germanicos abordaron el tema de la formalizacion del contrato matrimonial, dieron preferencia al matrimonio agnaticio y destacaron a los agnates, o parientes por linea paterna, de los affines o parientes generales.

Retornando el momento en que Justiniano decidio intervenir en el Mediterraneo occidental, hay que recordar que fue en el ano 533 cuando inicio la renovatio imperii comenzando por el regnum de los vandalos; y que aprovecho para intervenir el hecho de que Gelimer hubiera roto las leyes del tanistry y sustituido violentamente a su primo Hilderico (16). Jordanes lo recordo diciendo que <<Africa ... es devuelta al reino de los romanos en libertad>> (Get., XXXIII, 174). En la primavera del ano siguiente el Emperador establecio un tribuno en la fortaleza de Septem (Ceuta) para que, entre otras misiones, estuviera permanentemente informado de los asuntos de Hispania y la Galia o Francia>> (C.J., I, XXVII, 2, 2); y, simultaneamente, miro hacia la peninsula Italica donde la muerte de Teodorico el Grande, en el ano 526, habia abierto un conflicto sucesorio en el regnum de los Amalos debido a la minoridad de su nieto Atalarico, cuya solucion el habia admitido posponer en su dia en espera de que el joven fuera declarado mayor de edad.

De acuerdo con las leyes familiares germanicas la viuda Amalasunta y su pequeno hijo Atalarico en el ano 526 pasaron a depender de Teodorico I (o Thierry), hijo mayor de Clodoveo que era sobrino carnal de la reina Audofleda, madre de Amalasunta. Sin embargo, Jordanes nos cuenta que <<Atalarico puso su adolescencia y la viudedad de su madre bajo la proteccion del Emperador de Oriente>>; por lo que es muy posible que, al pretender seguir las normas del derecho familiar romano, Amalasunta quisiera emular a Gala Placidia y actuar como regente de su hijo. Las cosas se complicaron cuando el joven amalo fallecio prematuramente y sin descendencia en el ano 534 dando, asi, a Justiniano argumentos irrefutables para iniciar la recuperacion de Italia. Amalasunta busco la formula de prolongar el regnum de los Amalos y se volvio a casar con su primo hermano Teodahado (17), un hombre anoso e incapaz, por tanto, de ejercer con dignidad la jefatura militar, a quien hizo jurar que reinaria solo de nombre y que las decisiones de gobierno las tomaria ella (Cass., Var., X, 1-4) (18). Poco despues Teodahado la mando al exilio fuera de Ravena y la hizo asesinar en abril del 535 sin que hubiera quedado descendencia del matrimonio.

Entonces, fue el Emperador quien recordo al franco Teodeberto I sus obligaciones como jefe de la sippe ante el asesinato de su pariente (Procopio, B.G., I, V, 9). Este y sus jovenes tios Childeberto y Clotario, que eran todos primos de Amalasunta, reclamaron a Teodahado un importante wergeld de 50.000 solidos (Gregorio de Tours, H.F., III, 31). (ilustracion 1: Arbol genealogico de los francos).

Mientras, los derechos familiares de los amalos pasaron a la joven Mathasuenta, que debia tener alrededor de diecisiete anos (19). En 535 los ostrogodos eligieron a Witigis como su rex, y este obligo a la princesa a casarse con el para dar legitimidad a su regnum. Pero como este matrimonio no resolvia las leyes del tanistry, Justiniano debio entender que la situacion era propicia para recuperar el control absoluto sobre Italia y comenzo la primera guerra gotica (20).

En este contexto, mientras se estaba desarrollando la segunda guerra gotica en Italia y el Emperador tenia que enviar a lo mejor de sus tropas a luchar contra los nobles ostrogodos que intentaban conservar la independencia del regnum, fue cuando Atanagildo hizo su entrada en la historia de la provincia de Spania donde gobernaba Agila quien, segun hemos visto, <<habia sido creado Rey>> (Isidoro, H.G., 45) ?Que razones pudo tener el Emperador Justiniano para apoyar a este desconocido personaje?

En la Betica y en Lusitania debia haber un grupo importante opuesto a Agila que, usando como mediador al tribuno de Ceuta, podia estar solicitando la intervencion imperial para que estas provincias se reintegraran plenamente en el Imperio. Este mismo tribuno tambien habria informado de la fortaleza de la dinastia merovingia en Francia donde el nieto de Clodoveo, Teodoberto I, estaba llevando deliberadamente un estilo imperial (21). Pero Justiniano no disponia de recursos militares suficientes como para iniciar en Spania un conflicto de proporciones similares al que sostenia en Italia. Por eso, en el ano 350-551, y tal vez usando el argumento de que iba a restaurar la legitimidad dinastica, vio la posibilidad de continuar con su proyecto renovador con el minimo coste humano y economico, pues sabia que Atanagildo tambien tenia sus opositores (22) y que pactaria en los terminos que el quisiese.

Resulta logico, por tanto, que fuera ahora y desde el otro extremo del Mediterraneo, en un momento critico en que ya solo quedaban los Merovingios como dinastia reinante de prestigio, cuando el godo Jordanes se decidiera a mencionar por vez primera a los Balthos y a apuntar de ellos que eran la segunda nobleza (?gotica?) despues de los Amalos. Pues, para que no quedaran publicamente en entredicho los argumentos esgrimidos por el Emperador para llevar adelante la tarea restauradora, tenia que aparecer un candidato de la familia de Teoderico I de Tolosa (23). En caso de existir, el seria el legitimo rex y no Agila. A renglon seguido, y sin mediar preambulo alguno, Jordanes introduce a Atanagildo en el momento en que pidio <<ayuda al reino romano>> para enfrentarse a Agila. Pero, a pesar de que el historiador recuerda que Justiniano envio un exercitus, o bien el numero de soldados que llegaron a Spania fue exiguo o lo hicieron al final del conflicto, pues no de otra forma se explica que la guerra civil entre ambos se prolongara entre 551 y 554. Por aquellas fechas la segunda guerra gotica de Italia llegaba a su fin de la forma mas cruel para la aristocracia (24), lo que repercutio en que las grandes familias de Roma quedaran en un estado de postracion irreparable.

Por otra parte, en el ano 553 el Emperador se habia alejado de las doctrinas de Nicea y habia apostado por el monofisismo y condenado la doctrina de los <<Tres Capitulos>> en el concilio ecumenico de Constantinopla, lo que provoco uno de los cismas religiosos mas serios y duraderos del que se derivo la hostilidad general de las iglesias de Occidente (25) y, entre ellas, de la hispana que no reconocio la asamblea conciliar hasta el ano 684. Definitivamente el sentimiento de Occidente hacia la restauracion de la Oikoumene habia cambiado a lo largo de los veinte anos trascurridos desde la conquista del regnum de los vandalos. Todos estos motivos apuntados debieron ser los causantes de que los godos de Hispania <<viendo que se destruian entre si y temerosos de que los soldados imperiales la invadieran, aprovechando la circunstancia de la ayuda, mataron en Merida a Agila olvidandose del cumplimiento del juramento de fidelidad que le habian prestado, y se entregaron a Atanagildo para el gobierno>> (Isidoro, H.G., 46). Pero Justiniano aprovecho la debilidad del candidato y sus tropas ocuparon <<in justamente>> (Gregorio de Tours, H.F., IV, 8) varias ciudades mas; expresion con la que parece que se nos da a entender que Atanagildo habia pactado entregarle algunas muy concretas.

?Con que argumentos se hizo Atanagildo con la legitimidad del regnum? No es probable que fuera hijo de Amalarico y Clotilde pues las fuentes no nos dan ningun indicio de que hubiera quedado descendencia legitima cuando se rompio el matrimonio en el ano 531 (26). Es mas, en mi opinion, el maltrato que Amalarico inflingio a su esposa fue consecuencia de que esta no habia logrado concebir a sus treinta y un anos por lo que, como esposa real que era, no estaba cumpliendo con su papel de <<vientre de soberania>>. Tampoco hay que descartar la posibilidad de que la princesa merovingia fuera atacada cuando Amalarico, ya fallecido su abuelo materno, y viendose sin descendientes legitimos, temiera que el regnum gothorum terminara por quedar absorbido por el de los francos, igual que acababa de ocurrir con el de los burgundios, y pretendiera evitarlo negando la dignidad superior de la parentela de Clotilde (27). Muerto Amalarico, el regnum paso a Teudis; despues de el a Teudisclo y, finalmente a Agila; y no sabemos que ningun varon perteneciente a la familia de los reges de Tolosa reclamara nunca el poder.

Aparte del uso de un onomastico con claras resonancias legitimistas, parece que Atanagildo poseia un objeto legitimador y de indiscutible prestigio. Se trataba del missorium que el general Aecio entregara a Turismundo despues de la batalla de los Campos Catalaunicos en el ano 451; una pieza extraordinaria en si misma (28) y muy significativa, encargada de demostrar publicamente que su dueno poseia una joya de la que ya se conocia como familia de los Balthos. No obstante, el hecho de que esta llevara grabada la historia de Eneas con una leyenda escrita con caracteres griegos, me lleva a sospechar de la autenticidad de la pieza. En primer lugar por el hecho excepcional de que Turismundo, el primer destinatario del regalo, entendiera el griego, lengua que en Occidente solo unos pocos aristocratas dominaban; y en segundo, porque la insercion de la historia del troyano pretendia prestigiar y latinizar los origenes de los godos.

Atanagildo, fuera o no un impostor, debia ser consciente de que era un pelele en las manos del Emperador. Por ello debio pensar que la unica forma de dar continuidad al regnum gothorum de Hispania era aliandose con lazos de familia con los poderosos y legitimos merovingios (29). De su esposa legitima Gosuintha tenia dos hijas, Galesuintha y Brunehilda, que debieron nacer a finales de la decada de los cuarenta y a las que concerto sus respectivos matrimonios en el ano 565 (30), el mismo del fallecimiento de Justiniano. Desde mi punto de vista, estos enlaces no se pensaron con la intencion de consolidar las relaciones diplomaticas, ni tampoco para proteger las fronteras de Septimania (31). Se hicieron para evitar que el reino de los godos desapareciese por segunda vez. De hecho Venancio Fortunato lo aclara expresamente cuando, en el canto que compone en honor de su senor el Rey franco austrasiano Sigeberto, <<cuyos origenes se remontaban a generaciones y a una larga lista de reyes y quien, a su vez, engendraria mas reyes>> (VI, I, v.69-70), dice (v. 117-119): <<?Quien habria creido, oh Germania, que te naceria una soberana hispana que uniria bajo el mismo yugo dos ricos reinos?>>.

La idea de que un reino sin descendiente legitimo pasara a depender de otro que si lo tenia se le habia ocurrido con anterioridad en Italia a la reina viuda Audofleda en el ano 526; y a Atanagildo debio de seguirle pareciendo acertada.

La escasa informacion disponible sobre el reinado de Atanagildo ha hecho recaer sobre su esposa todo el peso del mismo y que se creara en torno a ella una leyenda historiografica que, como ya he avanzado, no creo que tenga suficiente justificacion salvo en un detalle: a mediados del siglo VI, y concretamente en el ano 551, ella y Mathasuenta eran las dos ultimas mujeres capaces de perpetuar uno de los dos reinos que habian tenido los godos. Pero a Mathasuenta Justiniano ya le habia cercenado esa posibilidad al casarla con Germanus. Por tanto, solo Gosuintha podia evitar la extincion definitiva del segundo regnum gothorum, si bien contaba con la peligrosa limitacion de no tener hijos varones (32) (ilustracion 2: arbol genealogico de los Amalos y los Baltos).

Gregorio de Tours (H.F., IV, 22) da a entender que la iniciativa de las bodas francas de las dos hijas de Atanagildo no partio de el sino de Sigeberto I de Austrasia: <<Como el Rey Sigeberto viera que sus hermanos tomaban mujeres indigenas de entre ellos y se degradaban casandose con siervas, envio una legacion a Hispania, con regalos, encabezada por Gogo>>, una persona muy culta que a la sazon era su maior domus y durante su minoria de edad habia sido su tutor, <<para que pidiera al Rey Atanagildo a su hija Bruna>> (Fredegario, Chron., III, 57) (33). Poco despues, y posiblemente incitado por la corte de Austrasia (Venancio Fortunato, VI, v. 287), su hermano mayor Chilperico pidio en matrimonio a la primogenita Galesuintha (Gregorio de Tours, H.F.,IV, 28) y prometio a los embajadores que dejaria a las otras esposas <<porque merecia tener una digna de el y de rango real>>. Parece evidente que los dos reyes buscaban prestigiarse emparentando con princesas reales (<<Tu excelsa nobleza resplandece, raza de Atanagildo>>, dice Fortunato, VI, 1, v.124); pero tambien que ambos sabian que, al no tener Atanagildo hijos varones, en un futuro estos enlaces podrian favorecer el crecimiento de sus reinos respectivos (34). En comparacion con los suyos, el del Rey visigodo era grande, se extendia <<hasta los confines del mundo y tenia abundantes recursos procedentes de todas partes>> (VI, 1, v.125). Por su parte, Atanagildo podia garantizar que el regnum gothorum de Hispania no quedaria integrado en el Imperio.

Curiosamente el Rey visigodo envio a Metz, capital de Sigeberto, a la hija mas pequena en el ano 566 (35) en lugar de mandar a la mayor. Ignoramos la razon pero, a juzgar por el contenido del poema VI, 5 de Venancio Fortunato, es probable que la primogenita Galesuintha aun no fuera nubil. (36). Esta, finalmente abandono la corte de Toledo en julio del ano 567 con destino a Rouen donde se celebraron sus bodas con Chilperico que entonces era el jefe de la sippe merovingia.

Conviene que fijemos un momento nuestra atencion en la importancia que empezaron a adquirir los cortejos nupciales de los que comenzamos a recibir informacion desde que tenemos noticias de los enlaces matrimoniales entre miembros de las familias germanicas regias a partir del ultimo tercio del siglo v. Cuando la burgundia Clotilde marcho a casarse con Clodoveo en el 494 lo hizo <<cargada de tesoros y escoltada por servidores>> (Gregorio de Tours, H. F., II, 28-29) a pesar de que era huerfana y habia estado exilada por orden de su tio Gundobaudo. Medio siglo despues, y no precisamente por casualidad, los cortejos se convirtieron en simbolos de ostentacion y prueba manifiesta de la legitimidad de la princesa que lo presidia. Estaban formados por altos dignatarios que actuaban como embajadores, una tropa de guardia, el personal de servicio de la princesa, cocineros y pasteleros encargados de confeccionar sus comidas, y mozos encargados de las monturas y caballerias que cargaban con la intendencia y ricos tesoros, algunos de los cuales es probable que se fueran mostrando publicamente con la intencion de sorprender y, asi, neutralizar lo mas posible el malestar que generaba en las ciudades la llegada de tanta gente a la que habia que surtir de viandas.

Las novias tambien llevaban en su equipaje cofres donde protegian sus titulos de propiedad y los registros de sus rentas, lo que conllevaba la inevitable necesidad de que las acompanaran un cierto numero de funcionarios para tenerlos al dia. Para no perder el hilo cronologico de la narracion dejaremos para mas adelante el comentario sobre los cortejos nupciales de Ingundis de Austrasia y de Rigunthis de Neustria.

Brunehilda, que fue la primera en marchar a Austrasia, lo hizo en invierno (Fortunato, VI, 1, v. 113: per hiemes ualidasque niues, Alpenque, Pirenem ...) y llevando el famoso missorium que ratificaba la legitimidad y los origenes antiguos de su familia. El cortejo posterior de Galesuintha, que viajo en julio, debio ser todavia mas impactante porque la princesa iba instalada en un carro de plata con forma de torre (Fortunato, Carmina, VI, 5 v.224). Le acompanaba un suntuoso cortejo y grandes riquezas. El sequito cruzo los Pirineos siguiendo la via Augusta y alcanzo Narbona desde donde tomo la via que llevaba a Poitiers, territorio de Austrasia. Alli vivia el poeta italico Venancio Fortunato que era el encargado de negocios del monasterio donde residia la reina viuda Radegunda. La joven princesa no pudo conocer personalmente a la que iba a ser su suegra debido a las reglas claustrales, pero intercambio notas escritas y recibio su aprobacion tal y como recuerda Fortunato en el celebre y elogioso canto VI (37) que el poeta le dedico despues de su muerte tragica y prematura. A continuacion Galesuintha cruzo en barca el rio Vienne y, despues de pasar Tours que era, asimismo, territorio austrasiano, atraveso el Loira, desde donde, y tras franquear el Sena, llego a Rouen.

En el camino tuvo necesariamente que pasar por las ciudades de Cahors y de Limoges que formaban parte de su importante dote (38), y recibir el usual juramento de fidelidad tanto de la plebe de ambas ciudades como de sus hombres de armas (Fortunato, VI, 5, v.239-242). La dote (dos) (39) era una costumbre privada germanica que quedo incorporada y regulada en varios de los codigos legales escritos de los regna de Occidente y, entre ellos, en la legislacion visigoda (40). Desde el siglo vi fue norma ordenada para el caso de las mujeres nobles. Se disponia que el regalo se le entregaba a la muchacha virgen (puella) en el momento de formalizar la desposatio, segundo paso del ritual nupcial (41). Pero, segun la L.V., III, 1, VI, Antiqua, quien la exigia y retenia era el padre, o en su defecto su tutor, mientras conservara el manus, es decir, la potestad juridica y economica sobre la joven (42); con la obligacion de restituirsela integra en el momento de las nupcias (ilustracion 3: mapa de los reinos francos).

Entre los regalos que podian integrarla uno de los mas apreciados, junto con las joyas y ricas telas, eran las tierras ya que, aunque la mujer nunca podia enajenarlas en el caso de que procedieran del patrimonio de la familia del marido, si podia usar a su antojo las rentas que generaban, incluso comprando otras. Si se daba la circunstancia de que ella falleciera, su patrimonio lo heredaba el marido (LV., IV, 2, XI, Antiqua); o ella de el si el esposo moria antes. De manera que los hijos podian heredar tierras propiedad de la madre (43) y que no pertenecian al patrimonio de la familia paterna. Por tanto, resulta logico que la entidad y caracteristicas de la dote fueran una de las razones mas importantes para incentivar el matrimonio endogamico entre parientes, el cual la Iglesia no tardo en calificar de incestuoso prohibiendolo hasta el septimo grado de parentesco.

La muerte de Atanagildo, el ultimo Baltho (y, en mi opinion, puede que tambien el primero), se produjo probablemente de forma inesperada y sin sucesor legitimo en el ano 568; dejo a las dos princesas sin una parentela que las protegiera en Hispania y redujo su valor. Por todo ello, no resulta extrano que Galesuintha, que aun no habia concebido, se viera continuamente humillada con la presencia de una esposa ilegitima, Fredegunda, que no era de familia real y, por tanto, no era su igual; ni tampoco nos sorprende que, en vista de que no cumplia con el objetivo dinastico que la habia llevado a Neustria, deseara recuperar su condicion de visigoda y pidiera a su marido Chilperico que la dejara volver a Toledo (44); lo que suponia que alli, o bien tendria que entrar en un monasterio catolico, o bien ser adoptada por el nuevo marido de su madre, Leovigildo, en el caso de que en el momento de formular su peticion este matrimonio ya se hubiera realizado. Pero Chilperico se nego a dejarla partir aunque Galesuintha le ofrecio renunciar a su importante dote. En una fecha imprecisa anterior a 570, la reina amanecio un dia estrangulada en su cama; con lo que el Rey franco se convirtio en unico heredero de toda su masa hereditaria. Este hecho enfrento a Neustria con Austrasia cuyo Rey Sigeberto I y su esposa Brunehilda encabezaron la faida y reclamaron las rentas de la cuantiosa dote de Galesuintha y sus propiedades personales iniciando, asi, un litigio que duraria medio siglo.

La reina Brunehilda tuvo mejor suerte que su hermana porque al ano siguiente de su matrimonio, en 567, nacio su primera hija Ingundis; y, en los siguientes, siguio cumpliendo a la perfeccion su papel de <<vientre dinastico>> hasta la muerte de su esposo por asesinato en 573. Por tanto, no comparto la opinion de quienes afirman que, despues de contraer nupcias, las dos hijas de Atanagildo siguieron considerandose visigodas; o, al menos, la idea no es valida para la menor de las hermanas.

El ano 568 fue importante para la situacion politica de Occidente. Los lombardos, al mando de Alboino que era nieto de Amalaberga y bisnieto de Amalafrida, se asentaron en Italia (45) y ocuparon el ducado imperial de Roma; lo que provoco que su gobernador y el Papa pidieran ayuda a Justino II (363-578) y que este requiriera la colaboracion de Austrasia a cambio de su apoyo. Tambien murio Atanagildo; por lo que el momento parecia propicio para que el Emperador incorporara toda la provincia de Spania. Pero ya hemos visto que las relaciones con la cristiandad de Occidente no atravesaban por su mejor momento. Ademas, como le resultaba prioritario resolver la situacion en Italia y los recursos economicos y humanos estaban exhaustos, Justino prefirio conservar el status quo que su antecesor habia alcanzado con Atanagildo. Todo lo cual explica el interregno de cinco meses transcurridos antes de que Liuva fuera <<puesto en el regnum en Narbona>> (46) y constituyera a su hermano Leovigildo como participe del mismo (Isidoro, H. G., XLVIII: Fredegario, Chron., III, 63).

Corria el ano 569 cuando Leovigildo debio casarse en Toledo, en segundas nupcias, con la reina viuda, la relictam de Atanagildo, a quien ahora las fuentes denominan uxor y no coniux porque de su matrimonio no nacieron hijos. Por entonces Gosuintha debia tener alrededor de cuarenta anos y ser una mujer muy rica, heredera del patrimonio de su difunto esposo que unio al suyo personal y gracias al cual su nuevo marido pudo disponer de suficientes recursos para conseguir una comitiva numerosa y la adhesion de un amplio sector de la nobleza (47). Pero ?podia ella, una mujer, controlar a una faccion de la aristocracia? La respuesta creo que solo puede ser afirmativa en el caso de que estuviera en sus manos la solucion al problema del clan atanagildiano. Aunque no parece que ella fuera una baltha y, por tanto, no podia transmitir personalmente los derechos de la dinastia por mucho que lograra engendrar un varon con Leovigildo de cuya familia narbonense ahora formaba parte, si podia hacerlo indirectamente a traves de su hija Brunehilda. Ademas, gracias al nuevo enlace podia conservar el titulo de regina y mantener una vida publica activa, en lugar de llevar una existencia aparentemente oscura como habia sido el caso de las reinas viudas francas Clotilde y Radegunda que perdieron dicha condicion y pasaron a ser simplemente dominae (Venancio Fortunato. VIII, 5) (48).

No sabemos si fue a raiz del nuevo matrimonio cuando ofrecio a su nuevo esposo el mejor de sus patrimonios que eran sus nietas austrasianas, o si espero al ano 573, cuando fallecio Liuva y Leovigildo asocio a sus dos hijos al gobierno (49), para planear los nuevos enlaces francos. Sus nietas eran princesas de rancio origen real, hijas de Rey, nietas de reyes (Clotarjo y Atanagildo) y bisnietas del legendario Clodoveo. No podia haber mejores candidatas para ennoblecer a los hijos de un rex de origenes no dinasticos.

Su primera actividad conocida como regina de Hispania se produjo en el ano 579 cuando se concertaron las bodas entre Hermenegildo e Ingundis. Para entonces Leovigildo tambien habia acrecentado su fama y poder porque habia extendido el territorio bajo su regnum (50) y, significativamente, habia insistido en el uso de los signos de la imitatio imperii (51). Lo unico que le faltaba para consolidar su posicion ante el Emperador era asegurarse una dinastia legitima que garantizara la continuidad. Y el momento era propicio, habida cuenta de la enfermedad mental que aquejaba a Justino II desde 574; de las enormes perdidas humanas sufridas por el Imperio ante los persas; y de que Tiberio (578-582) habia ralentizado la implantacion universal de la ortodoxia de Nicea (52). Pero la noticia del enlace debio provocar recelos y movimientos estrategicos entre ciertos sectores hispanos probizantinos que deseaban la total integracion de la provincia de Spania en el Imperio y, todavia mas, buscaban desterrar definitivamente la herejia arriana oficial.

Como Sigeberto I de Austrasia, padre de Ingundis, habia fallecido asesinado en 575, el consentimiento no pudo darlo su madre Brunehilda (53) sino su tio Chilperico que, en su calidad de jefe de la sippe, asumio la tutela de la familia de su hermano (54) al menos hasta que el hijo varon de Brunehilda, Childeberto, que entonces tenia nueve anos, alcanzara la mayoria de edad a los catorce.

Ingundis aprovecho su viaje a Toledo en el ano 579 para impresionar y mostrar publicamente la nobleza de su linaje. Por ello su cortejo nupcial se distinguio por ser de <<gran aparato>> (Gregorio de Tours, H.F., V, 38).

Naturalmente ella era catolica, pero su abuela Gosuintha, que por entonces ya alcanzaba la cincuentena, penso que le resultaria facil convencer a la joven adolescente de catorce anos para que cambiara de religion. No conto con que la princesa habia sido especialmente instruida en la Septimania visigoda por el obispo de Agde, Pomerio, por lo que no atendio a las razones que muy probablemente esgrimiria Gosuintha. A saber, que el arrianismo era un signo importantisimo de la identidad visigoda que se habia logrado conservar a pesar de la nueva prohibicion del ano 523; y que ella, de acuerdo con la tradicion familiar germanica, tenia la obligacion de transmitirlo a sus futuros hijos.

Abuela y nieta se enzarzaron en una rina familiar en la que Gosuintha uso los peores modales posibles, pues agarro a Ingundis por el pelo, la tiro al suelo, la pateo haciendola sangrar y, finalmente, la hizo desvestir y meter en una piscina probablemente para que fuera rebautizada por el rito arriano (Gregorio de Tours, H.F., V, 38). El turonense insiste en la descripcion realista de la escena consiguiendo subrayar la supremacia espiritual y moral de la familia de Clodoveo frente a la de Leovigildo de la que, a renglon seguido (VI, 13), narra la traicion y la impia rebelion perpetrada por su hijo Hermenegildo. El Rey puso tierra de por medio para acabar con la <<rina en su casa>> (Juan de Biclaro, Chron., a.579) y mando a los recien casados a Sevilla para que, desde alli, <<gobernaran una parte de la Provincia>> (55). Pero en cuanto Ingundis se vio lejos de Toledo retomo sus creencias religiosas niceanas.

Gregorio de Tours atribuyo a la joven el merito de haber conseguido la conversion de su marido a pesar de que Hermenegildo se nego durante un tiempo. Finalmente termino por acceder gracias a la influencia y catequesis del presbitero Leandro quien, segun su hermano Isidoro, estuvo <<mas que implicado>> en el asunto de la ruptura; y se rebautizo y cambio su nombre por el de Juan. Poco despues, Leandro emprendio viaje a Constantinopla por ,causas de la fe de los visigodos>> (Gregorio Magno, Praef. Mor. In Job, PL, 75, 510 y ss.) y, probablemente tambien, por otras de fuerza mayor; ya que puede que Leovigildo le exilara y le obligara a alejarse de su sede igual que ocurrio con Masona de Merida unos meses despues, entre 582 y 585.

Antes de que concluyera el ano 579 Hermenegildofactione Gosuintha regina tyrannidem assumens (Juan de Biclaro, Chron., 579); cita que se viene traduciendo como que asumio la tirania por instigacion, o por las intrigas, de la faccion de la reina Gosuintha. A partir de esta frase se ha creado una leyenda negra en torno a esta mujer que ha hecho de ella la principal activista del acto de rebelion y falta de piedad filial, la instigadora de una guerra civil y la lider de un supuesto partido contrario a su marido el Rey.

Pero nada de esto se puede demostrar. Es mas, si la expresion la traducimos como que Hermenegildo asumio ilegitimamente el poder <<con>> la faccion de la reina Gosuintha, entonces su papel en este asunto pudo ser colateral. Yo, personalmente, creo que es dificil concederselo. En primer lugar porque no puede sacarse esa conclusion de la lectura de las fuentes. En segundo, porque esta en total contradiccion con la pelea habida con su nieta ante la negativa de esta a abrazar el arrianismo; disgusto que, logicamente, se habria incrementado cuando llegaron a Toledo las noticias de la nueva abjuracion de Ingundis y de la conversion del Principe. Y aun resulta mas dificil pensar que Leovigildo, que habia concertado intencionadamente este matrimonio con la princesa franca y que no mantuvo a su primogenito la palabra dada de dejarle en libertad una vez que le derroto, no tomara drasticas medidas contra su esposa, al menos despues de concluida la rebelion. Para entonces el Rey ya debia ser mas rico que ella gracias a sus conquistas y no necesitaria su dinero para conservar su numeroso ejercito personal.

Por todo ello, detras de esta frase prefiero ver a los nobles austrasianos que habian acompanado a Ingundis a Toledo y que, de acuerdo con la reina Brunehilda, la hija de Gosuintha, habrian considerado las excepcionales posibilidades que ofrecia este matrimonio en el futuro sabiendo, ademas, que contaban con el apoyo de un importante sector de la aristocracia catolica meridional que estaba dispuesta a sostenerlo con recursos para acabar con la excepcionalidad arriana de Hispania. Hermenegildo tambien tenia los suyos propios ademas de los que le proporcionaban las rentas de la dote de su esposa (56). Precisamente una de las primeras medidas que tomo Leovigildo cuando se entero de la sublevacion de su hijo fue confiscarle sus bienes; y es de suponer que tampoco haria llegar a Ingundis las rentas que le correspondian del patrimonio de su dote. Todo ello con la finalidad de que no pudieran costearse un ejercito. Por todo lo cual Hermenegildo no tuvo mas remedio que recurrir al Emperador Tiberio.

Entretanto nacio el primogenito de Hermenegildo e Ingundis a quienes sus padres llamaron con el significativo nombre de Atanagildo. El nino, cuyos origenes por parte de madre eran dinasticos legitimos, hacia a su padre dueno de una legalidad dinastica de la que habia carecido hasta entonces (57) al ostentar el mundium sobre el hasta que alcanzara la mayoria de edad. En resumen Hermenegildo podia disputar a su padre la legitimidad del regnum en nombre de su hijo. Esta situacion tampoco debio pasarsele por alto a Leovigildo que fue consciente de que solo su nieto podia ser garante de la conservacion futura del regnum gothorum. Por ello, demoro cuanto pudo el enfrentamiento con su primogenito (58) quien, pese a todo, imito al abuelo de su esposa, el primer Atanagildo, y pidio ayuda al Emperador Tiberio a traves de su prefecto con quien, segun cuenta Gregorio de Tours, anudo lazos de amistad (Gregorio de Tours, H.F., V, 38). O, mas que ayuda, que nunca llego, lo que debio solicitar fue el reconocimiento de su legitimidad. Simultaneamente, Hermenegildo tambien pidio ayuda de los catolicos suevos que le apoyaron de manera efectiva.

Es mas que probable que Leandro y Juan de Biclaro, que en ese momento estaban en Constantinopla junto con el futuro papa Gregorio Magno (59), intentaran buscar una solucion negociada con el Emperador; lo que no quiere decir que los dos hispanos compartieran identico criterio habida cuenta de los durisimos terminos empleados por el biclarense para calificar la rebelion de Hermenegildo (tyrannum filium) (60). Y, como se daba la circunstancia de que Tiberio tenia frentes abiertos con los lombardos, los eslavos y los persas, probablemente le convencieron para que evitara una guerra civil y sus terribles consecuencias para la poblacion hispanorromana, especialmente para la aristocracia.

Mientras, Leovigildo intentaba resolver parte del problema acortando diferencias doctrinales con sus subditos hispanos y convoco en Toledo un concilio in catolico en el ano 580 del que no se obtuvieron los resultados apetecidos. Al mismo tiempo volvio a intentar concertar otra boda dinastica para su otro hijo, Recaredo, y mando legados a Chilperico de Neustria con la mision de que apalabraran el enlace con su hija Rigunthis quien, como su prima Ingundis, era una prestigiosa merovingia aunque de rango menor por causa de los origenes de su madre Fredegunda. En esta nueva ocasion Gosuintha no intervenia para nada porque no tenia parentesco alguno con la joven (61). En respuesta, los legados de Neustria Ansoaldo y Donegiselo vinieron a Toledo para negociar la cuantia de la dote (Gregorio de Tours, H.F., VI, 18) si bien no cerraron el trato hasta que se produjo el fallecimiento de Tiberio en agosto de 582 (62). Tambien Brunehilda envio una embajada a su yerno Hermenegildo para arreglar sus <<causas>> (Gregorio de Tours, H.F. V, 40), concretamente a Elafius, obispo de Chalons sur Marne (episcopus catalauniensis); lo que probablemente podemos interpretar como que el prelado viajo con la respuesta de la reina sobre como debia manejar el asunto del enfrentamiento paterno y cual era el apoyo que Austrasia podia prestarle (63). Un apoyo que, de cualquier forma, seria seguramente escaso. En primer lugar porque, al ser su hijo menor de edad, era su cunado Chilperico quien custodiaba las rentas familiares; y, en segundo, por las obligaciones contraidas con el Emperador para atacar a los lombardos. Pero el obispo murio antes de alcanzar Sevilla. Fue entonces cuando el nuevo Emperador Mauricio (582-602) reoriento la situacion de Spania para evitar que el Imperio saliera debilitado de la contienda civil que habia apoyado su antecesor Tiberio.

Cuenta Gregorio de Tours que, por aquellos meses, Gosuintha lanzo una persecucion sobre los cristianos a resultas de la cual muchos fueron exiliados y sus bienes confiscados. Pero esta informacion se concilia mal con su supuesto apoyo a la rebelion catolica de Hermenegildo e Ingundis y, mucho peor aun, con la informacion de Isidoro (H.G., L) que senala a Leovigildo como <<promotor>> de una persecucion contra los catolicos; y mas parece ser el logico castigo que el Rey aplicaria a aquellos que habian apoyado a su hijo, entre los cuales tendria que haber personas de origen austrasiano. Como Gregorio debia su sede episcopal a la reina Brunehilda (Fortunato, V, III, v. 15-16) no podia acusarla directamente del desastre y presento los hechos de forma intencionadamente confusa haciendo a su madre Gosuintha, una abominable arriana, responsable del acto de impiedad filial de Hermenegildo y del estallido de la guerra civil.

Entre tanto Chilperico, que aun no tenia heredero varon, decidio en 381 adoptar a Childeberto, el hijo huerfano de Brunehilda, y proclamarle su heredero; con lo que, en el futuro, el joven merovingio-baltho, que ya habia cumplido once anos, gobernaria Austrasia, Neustria y Borgona (64); es decir volveria a controlar todos los territorios que en su dia tuviera Clodoveo.

En el otono del ano 582 Mauricio inicio unas negociaciones a dos bandas con Chilperico y Leovigildo. De un lado, el Rey visigodo consiguio evitar la intervencion armada imperial entregando a su prefecto 30.000 solidos de oro (Gregorio de Tours, H.F., V, 38), que eran una parte de los 50.000 que el Emperador habia dado a los de Austrasia para que actuaran contra los lombardos. Bruhehilda, al aceptar la cantidad, condeno a su hija sin saberlo a su tragico fin y, sobre todo, impidio que se materializase el establecimiento de la dinastia merovingia-baltha en Hispania. De otro, Chilperico envio a sus legados a Oriente que, a su vuelta, desembarcaron en Agde, en la Septimania visigoda, en lugar de hacerlo en su propio puerto de Marsella (65), probablemente con el fin de hacer llegar a Leovigildo lo antes posible el resultado de las conversaciones con Mauricio (66). Finalmente Leovigildo y Chilperico cerraron los terminos para llevar a efecto la boda de sus hijos. No obstante, la oposicion de los nobles de Neustria retraso la salida del cortejo nupcial de la princesa Rigunthis hacia Hispania (67). Por las mismas fechas Leovigildo decidio lanzar el primer ataque contra su hijo, el tirano (Juan de Biclaro, Chron., a. 582, 3).

Mientras, Gontran de Borgona ataco, sin motivo aparente, posesiones visigodas en Septimania, aunque se entiende a la luz de lo que venimos exponiendo: Chilperico tenia el deber de exigir el pago de la dote de su sobrina Ingundis que Leovilgildo le habia retenido, pero probablemente no consideraba oportuno hacerlo para no perjudicar la de su propia hija. Por eso Gontran asumio la defensa de los derechos de Ingundis y ataco Septimania; mejor dicho se persono alli para que Recaredo, en nombre de su padre, le abonara la possessio de las ciudades de Corneillan y Juvignac que ascendia a 10.000 solidos. No lo consiguio, como veremos un poco mas adelante.

Tras la rendicion y el apresamiento de Hermenegildo en el ano 584 Ingundis y su hijo, que tenia tres anos, pasaron a manos de los bizantinos que los llevaron al norte de Africa. De esta forma madre (68) e hijo se convirtieron en un instrumento de chantaje que empleo Mauricio para obligar a los de Austrasia a llevar a termino la demorada expedicion contra los lombardos que el ya les habia pagado (69). Childeberto y Brunehilda, antes de movilizar sus tropas, pidieron reiterada y encarecidamente por carta que devolvieran al huerfano Atanagildo <<a su patria y con sus parientes>> (70) puesto que Childeberto, una vez alcanzada la mayoria de edad en 585, se habia convertido en auunculus del nino y tenia la obligacion de velar por el. Ninguna fuente vuelve a mencionar al pequeno; de manera que no sabemos si llego a Constantinopla siguiendo la huella de otros reyes germanicos derrocados, ni cuando murio (71).

En septiembre de 584, dos anos despues de formalizada la desposatio, y de acuerdo con el margen temporal que la ley visigoda concedia entre esta fase y las nuptiae, Leovigildo presiono a Chilperico para que se consumaran a pesar de que sabia con certeza que el enlace crearia mas tensiones con Austrasia donde Brunehilda le hacia responsable de la muerte de Iugundis. De hecho la reina, para vengar la injuria cometida (Gregorio de Tours, H.F., VI, 40) y en vista de que no lo hacia Chilperico como era su obligacion en tanto que jefe de la familia, se disponia a preparar un ejercito sin tener en cuenta las posibles consecuencias que una apertura de hostilidades podrian reportarle a su madre Gosuintha.

Pero por entonces Chilperico estaba considerando a Autaris, Rey de los lombardos, como posible pretendiente para su hija, y buscaba la forma conciliatoria de no tener que renunciar a la dote recibida de los visigodos. Decidio sustituirla por Basina, nacida de otra de sus esposas de segundo rango, que vivia como religiosa en el monasterio de Ste. Croix junto a Radegunda. Pero la turingia, que a pesar de su vida claustral seguia siendo muy poderosa, se nego a liberar a la joven de sus votos (72); y Chilperico no tuvo mas remedio que retomar el acuerdo inicial y ordenar el viaje de Rigunthis a Toledo. Se daba la circunstancia de que recientemente le habia nacido otro hijo varon, lo que habia dado la vuelta a su peligrosa situacion sucesoria anterior.

Chilperico preparo a su hija un cortejo nupcial intencionadamente fastuoso y representativo del prestigio familiar de la novia (Gregorio de Tours, H.F., VI, 45) que estaba integrado por miembros de las mejores familias y numerosos servidores que iban todos acomodados en carros y protegidos por mas de cuatro mil soldados. Lo encabezaban el duque Bobon, el mayordomo palatino Waddon y los legados Donegisilo y Ansovaldo que habian sido los encargados de pactar las bodas. Otros cincuenta carros mas y unos llamativos y exoticos camellos (73) trasportaban las riquezas personales que le dio a la novia su madre: oro, plata y ricos vestidos en tales cantidades que el propio Rey se asusto y los nobles murmuraron (74). Pero el mismo no fue menos generoso y le entrego mas de cien caballos con sus correspondientes bocados de oro y dos grandes missoria que emulaban al que en el 566 llevara Brunehilda; ademas de los titulos de propiedad sobre tierras, siervos, caballos y bueyes que, esta vez, hicieron recelar a su sobrino Childeberto de que pudieran tratarse de propiedades de su propio padre Sigeberto que Chilperico tenia derecho a administrar mientras el siguiera siendo menor de edad. Ademas, numerosos pasteleros y cocineros tendrian que encargarse de la manutencion de tanta gente, aunque eran las administraciones municipales quienes, por orden real, tenian que proporcionar las viandas y el alojamiento.

En el mes de diciembre de 584, cuando la princesa llego a la ciudad de Toulouse, recibio la noticia del asesinato de su padre y las instrucciones de su madre de regresar aunque no precisamente para convertirse en reina de los lombardos. Simultaneamente Gundovaldo era proclamado Rey en la ciudad de Brive sur Correze (Limousin) (Gregorio de Tours, H.F., VII, 10) (75) y se disponia a disputarle a su supuesto hermano Gontran el puesto de cabeza de la familia. Para esa fecha Childeberto, el hijo de Brunehilda, debio alcanzar la mayoria de edad y asumio la venganza de su tia Galesuintha. Por eso acudio a Paris para pedirle a su tio Gontran que le entregara a Fredegunda al considerarla la asesina de su tia; pero, al tratarse de una visita familiar privada, no entro en la ciudad. Gontran no solo no le entrego a la odiada mujer, sino que asumio su tutela y la del recien nacido Clotario.

Al ano siguiente se produjo el encuentro oficial entre Childeberto (585-596) y Gontran donde este le anticipo la mayoria de edad y le proclamo gobernante de todo el territorio que, en su dia, habia estado bajo la soberania de su padre Sigeberto (76). Habia llegado el momento en que Gosuintha y su hija Brunehilda podrian intentar resolver, por segunda vez, el problema dinastico de Leovigildo.

Mientras tanto Recaredo y Gontran pugnaban en Septimania por la possessio de las ciudades amuralladas de Carcasona y Nimes (Gregorio de Tours, H.F., VIII, 28; VIII, 30) sin que sepamos las razones del enfrentamiento; pero es facil suponer que el de Borgona estuviera reclamando el wergeld o compensacion por la muerte de Ingundis. Es, asimismo, probable que en su calidad de jefe de la dinastia merovingia, reclamara a Leovigildo que le entregara a Hermenegildo (77) al considerarle miembro de la familia de Sigeberto (78), porque este aparece en Valencia y despues en Tarragona que eran ciudades por donde debio pasar Recaredo en direccion a la Galia. Estando en la ultima fue asesinado unos dias antes del 25 de marzo de 585, fecha de La Pascua (Gregorio Magno, Dial., III, 31) (79). Simultaneamente, Leovigildo atendia personalmente al final del reino de los suevos.

En la primavera de 586 Leovigildo murio de muerte natural y su sucesion se produjo <<con tranquilidad>> (Juan de Biclaro, a.586) cuando Recaredo <<fue coronado en el reino>> (Isidoro, H.G., LI). Sus primeros nueve meses de gobierno fueron de una actividad intensa y una de sus primeras decisiones fue la de adoptar a la reina viuda Gosuintha como madre. Esta, debia tener entonces entre 56 y 61 anos y, de nuevo, se veia en la tesitura de, o bien abandonar la vida civil o buscar a alguien que la protegiera. En opinion de algunos esta adopcion fue un acto depietas; para otros un pacto que convenia a ambos. En la mia personal, fue una calculada medida politica pero que no fue tomada en relacion con su posible poder politico o economico, ni tampoco para atraerse al grupo intrigante que supuestamente ella lideraba. Una vez mas Gosuintha poseia la legitimidad dinastica que a Recaredo le faltaba; y una vez mas el vientre regio de su hija Brunehilda podia ayudarla con otra nieta merovingia-baltha, Clodosinda (Closuintha). Por eso la experta reina en un principio se implico activamente en el reinado de Recaredo y le animo a que buscara la paz con los francos de Austrasia; lo que es lo mismo que decir que le sugirio que reparara la muerte de Ingundis.

En los primeros meses del ano 587 Recaredo tomo otra decision no menos importante e igualmente calculada cuando se convirtio al catolicismo (80) convencido de que la tozuda perseverancia por conservar la excepcionalidad arriana no favorecia la estabilidad de su reino (81). En ese mismo ano Brunehilda acepto sus propuestas de paz (Gregorio de Tours, H.F., IX, 1) y le envio como regalo de arras un gran escudo de oro y piedras preciosas. El Rey, por su parte, juro a los embajadores que no habia tenido nada que ver en la muerte de su cunada Ingundis y les entrego 10.000 solidos (H.F., IX, 16) que debian ser las rentas que habian generado las ciudades de Corneillan y Juvignac, la dote de la Princesa, y que, segun hemos visto, es muy probable que Leovigildo le hubiera retenido. Simultaneamente Brunehilda tambien reclamo a su cunado Gontran las rentas de la dote de su hermana Galesuintha, pero solo recibio las que generaba la ciudad de Cahors y hasta el ano 592 no obtuvo la possessio de las otras cuatro (Limoges, Bordeaux, Bigorre y Bearn). En este trasiego de embajadas tambien Recaredo envio legados a Gontran, tal vez con la propuesta de que accediera a las peticiones de su cunada Brunehilda. Solo sabemos que aquel respondio acusandole de ser el asesino de su hermano y que no llegaron a un acuerdo.

Mientras tanto, el Rey lombardo Autaris, que continuaba buscando su propia solucion matrimonial merovingia, pidio en matrimonio a la princesa Closuintha y su hermano Childeberto, despues de haber acordado la paz con ellos a cambio de tributos, considero la peticion. Una vez mas el Emperador, que seguia haciendo creer que de el dependia la vida del pequeno Atanagildo, tuvo que intervenir para impedirlo. En la corte de Austrasia seguia sin saberse su paradero; por eso el Emperador persistio intencionadamente en su silencio y recordo a Childeberto que se habia comprometido a lanzar una invasion sobre los lombardos la cual, una vez llevada a termino, termino en desastre para ellos (Gregorio de Tours, H.F., X, 3; Paulo Diacono, III, 31 y 34) (82). Es logico, por tanto, que Autaris no se casara con Closuintha, pero tampoco lo hizo Recaredo sin que sepamos las razones. En cambio, el Rey visigodo contrajo matrimonio publico con Baddo, posiblemente una de sus esposas de segundo rango. Con este enlace fracasaba definitivamente la supuesta intencion que la reina Gosuintha habia venido acariciando durante casi quince anos, desde el ano 573, de volver a sentar en el trono de Hispania a un Principe de sangre baltha que tuviera capacidad legal para garantizar la continuidad del ultimo regnum de los godos.

Entre el ano 587 y el 8 de marzo de 589, cuando se inauguro solemnemente el III Concilio de Toledo, estallaron rebeliones que tuvieron por centros las sedes episcopales y capitales administrativas de Merida, Toledo y Narbona. En el primer caso se trato de una conjura en la que participo el obispo arriano Sunna junto a una serie de nobles laicos encabezados por Segga, que iba dirigida a acabar con la monarquia de Recaredo (VPE, 5, 10; Juan de Biclaro, a.587) y a devolver al arrianismo la importancia ideologica que habia perdido. Para ello, en primer lugar, decidieron acabar con la vida del famoso obispo catolico Masona. Entre los conjurados figuraba un joven, Witerico, cuyo nombre tenia fuertes resonancias tolosanas, que conocemos nuevamente solo a traves de Jordanes (Getica, 174, 251 y 81) quien cuenta que, al comienzo de estar los visigodos en Tolosa, vivia con ellos un Viterico de origenes amalos cuyo padre Beremudo, que era bisnieto del greutungo Hermanarico, intento sin exito disputarle a Teoderico I el liderazgo como reiks (83).

El hecho es que la responsabilidad del joven conjurado en el vidrioso asunto de la ruptura de la fides contra su Rey quedo maquillada por el autor de las Vitae gracias a la milagrosa intervencion divina que le impidio desenvainar la espada (84). Witerico termino confesando el plan urdido ante Masona y el dux Claudio, un personaje de origenes romanos y que, ademas, era su nutritor (85) (ayo, educador) cuya intervencion militar fue decisiva para acabar con la sedicion y castigar a los cabecillas de acuerdo con su condicion. Sunna marcho al exilio; pero Segga fue acusado de tirano y recibio el castigo propio: es decir, sufrio la amputacion de las dos manos, el Rey confisco sus bienes y le exilo a Gallaecia. Sin embargo Witerico no sufrio ninguna sancion de la que no le hubiera eximido su corta edad en el caso de haber sido culpable del delito de tirania.

La rebelion emeritense fue solo el primer episodio de una conjura tramada con mayores vuelos y en la que, por vez primera, en el ano 588 participo Gosuintha desde Toledo acompanada del obispo arriano Uldila. La reina madre debia ser perfectamente consciente de que con su acto faltaba a lapietas, pero debia tener motivos de fuerza mayor para cometer tan grave falta. Y ahora si que es probable que el <<clan atanagildiano>>, o legitimista, le recordara la posibilidad de que Hispania quedara en poco tiempo integrada en el Imperio si continuaba teniendo un Rey no dinastico (86). De la rebelion de Toledo tenemos poca informacion y previsiblemente debio ser el propio Recaredo quien acabo con ella. Uldila recibio el castigo propio de su condicion episcopal y fue desterrado; mientras que Gosuintha, que estaba ciega a causa de las cataratas (Gregorio de Tours, H.F., V, 38) <<entonces llego al fin de su vida>> (Juan de Biclaro, a.588), forma enigmatica y poco comprometida para el Rey de contar como acabo sus dias la Reina madre. Es poco factible que fuera condenada a muerte, como tampoco lo habia sido Witerico, porque su hija Brunehilda no pidio responsabilidades. Gosuintha dejo este mundo pero los propositos dinasticos que rigieron su vida, en mi opinion, no concluyeron con su muerte y su influencia activa y responsable siguio vigente durante algunos anos mas.

La ultima de las rebeliones previas a la gran reunion conciliar de Toledo tuvo lugar en Narbona y su lider fue nuevamente otro obispo, el metropolitano Athaloco cuyo nombre tiene un primer radical recurrente en la historia de los Amalos y de los Balthos (87). Gontran de Borgona aprovecho la sedicion para desplazar a la ansiada ciudad de Carcasona un numeroso ejercito de 60.000 hombres (Juan de Biclaro, a. 589; Isidoro, H.G., LIV), una barbaridad para las cifras que alcanzaban los ejercitos en la epoca; por lo que, en este caso, su intencion debia tener mayor alcance que la de pedir a la poblacion que le jurara fidelidad. Su presencia debia vincularse indirectamente con los motivos de los sediciosos que no aceptaban a Recaredo. Por eso, una vez roto el compromiso entre Closuintha y el, Gontran volvio a reclamar el wergeld por las muertes de sus tres familiares de las que responsabilizaba a Leovigildo, y que, al haber fallecido, heredaba su hijo (88). De paso, su presencia enfatizaba el hecho de que Recaredo no era baltho de origen ni tenia ninguna conexion familiar con ellos, mientras que Gontran era el jefe de la unica familia legitima que quedaba en Occidente. Sabemos que el duque Claudio consiguio reducirlos solo con 300 hombres; de lo que se deduce que el dux no acudio a la cita con el proposito de enfrentarse a Gontran, sino tan solo para mantener una entrevista politica. El obispo Athaloco fue castigado de acuerdo con la norma.

Recaredo sofoco las rebeliones pero no acabo de raiz con los que las instigaban, sin duda porque no tenia suficientes argumentos legales. Al contrario, sabemos que <<restituyo a sus legitimos duenos los bienes de los particulares y las propiedades de las iglesias que su padre habia saqueado y asociado al fisco>> (Isidoro, H.G., 55) y que <<fue tan clemente, que muchas veces exonero al pueblo de los tributos con indulgente liberalidad>>, seguramente porque sabia que <<el regnum le habia sido encomendado para que lo usara con miras a la salvacion>>. En mi opinion el clan atanagildiano debio verse obligado a aceptar temporalmente su legalidad como rex (89) y seria su hijo, que habia nacido de <<madre innoble>> segun san Isidoro, quien sufriria las consecuencias.

Pero, contrariamente a los temores de Gosuintha, Recaredo no estaba dispuesto a que el reino de los godos llegara a su fin. En el discurso inaugural del III Concilio de Toledo, en un acto de emulacion imperial, no se olvido de citar a <<la inclita nacion de los godos>> que, ahora, parece que eran enemigos declarados (hostes barbari) de los bizantinos, segun reza en la famosa inscripcion de Comenciolo (90) que esta fechada entre el 1 de noviembre de 589 y el 13 de julio de 390 (91).

Recaredo murio de muerte natural en la sede regia en el ano 602. Con el termino la legalidad pactada para su reinado; y por eso su hijo Liuva II, que ya tenia dieciocho anos y cuyo nombre emulaba a su tio abuelo, no obtuvo el reconocimiento general como su sucesor dinastico, y en el 603 Witerico (603-610) (92) le hizo asesinar despues de amputarle la mano derecha bajo la acusacion de tirania. Es decir, probablemente Witerico se hizo con el regnum porque un nutrido grupo de su nobleza le considero el rex legitimo (93). Lo que, en cualquier caso, queda claro es que habia un importante grupo de presion que se opuso a la consolidacion de la dinastia de Liuva y Leovigildo y que utilizo argumentos dinasticos para eliminarla de raiz. Por eso el nuevo Rey actuo con dureza contra la nobleza de la narbonense aunque, de otro lado, conto con el apoyo del obispo metropolitano Sergio de Narbona.

Cuatro anos despues, en el 607, llego a Toledo una embajada de Borgona (94) donde gobernaba Teoderico II (Thierry), nieto de Brunehilda, encabezada por el obispo Aridio de Lyon (95). Su mision era pedir en matrimonio a Ermemberga, hija de Witerico, a pesar de que Teoderico ya estaba casado y tenia hijos, aunque no habian nacido de un matrimonio legitimo (96) ?Se trataba de formalizar un nuevo matrimonio hipergamico con el que el Rey de Borgona queria conseguir que sus descendientes tuvieran mas legitimidad que los de su hermano Teodeberto y su primo Clotario y, asi, poder volver a reunificar el reino de Clodoveo? La respuesta seria afirmativa en el caso de que Witerico tuviera derechos dinasticos legitimos. Lo que resulta mas sorprendente es que ninguna fuente hispana habla de esta nueva y desgraciada boda franca.

Ermemberga se traslado a la corte borgonona donde se celebro el matrimonio religioso. Pero el joven Teodorico no lo consumo por instigacion del partido de Brunehilda (factionem aviae suae) que no debia atisbar la conveniencia de este enlace (97); de manera que tanto ella como su hermana Teudilana terminaron por hacersela odiosa (Fredegario, IV, 30). Transcurrido un ano durante el cual, logicamente, la reina visigoda no tuvo descendencia, fue devuelta a su padre despojada de sus tesoros (98) y cubierta de oprobio, lo que para Witerico fue una gravisima afrenta. Entonces gestiono la formacion de una coalicion con Clotario II de Neustria, Teodeberto II de Austrasia y Agiulfo de Lombardia para que juntos atacaran a Teodorico, lo sacaran de su reino y le dieran muerte (Fredegario, IV, 31). Es decir; Witerico pedia a los cuatro reyes que asumieran la falda por la humillacion sufrida por su hija. La negativa del lombardo Autaris aborto la expedicion.

Su sucesor Gundemaro mantuvo relaciones amistosas con Teodorico II (Epist. Wisig., 1112) y le envio dinero. Sin embargo, siguieron coleando las tensiones derivadas de la dote de Ingundis, cuyas rentas debieron de dejarse de pagar en algun momento, muy probablemente tras el desgraciado asunto de Ermemberga. El hecho es que el dux de Septimania, Bulgar, volvio a ceder a Brunehilda la tan traida y llevada possessio de Corneillan y Juvignac.

Sisebuto, sucesor de Gundemaro, dedico a Brunehilda duras palabras en su Vida de San Desiderio (99) donde la acuso de la muerte del santo franco, a pesar de que la version que circulaba en la Gallia (Pseudo Fredegario, IV, 32) senalaba como autor a Teodorico. Para el culto monarca visigodo Brunehilda era una mujer <<de noble prosapia pero de mente deforme, justa en sus palabras y torva en sus acciones, honesta de nombre pero deshonestisima en sus obras, vacia de bondad y llena hasta los bordes de maldades, enemiga de la verdad y nunca limpia de crimenes>>. En resumen, la imagen que trazo de ella nada tenia que ver con la que anos antes habian dibujado Gregorio de Tours y Venancio Fortunato. Era logico que asi fuera porque, cuestiones politicas aparte (100), por entonces se estaba imponiendo el nuevo modelo femenino cristiano que establecia que la mujer era un ser debil e inferior en todo al varon, por lo que el destino mas conveniente para ella era la reclusion en un monasterio; destino que se tornaba insoslayable cuando se trataba de mujeres viudas. Por eso ninguno de los cronistas de la epoca recordaron a Gosuintha con terminos similares a los que los cronistas galos habian usado para Clotilde y Radegunda.

Por todo ello, y despues de analizar las fuentes y de situar los hechos historicos de Hispania en el contexto del Imperio bizantino y, mas en concreto, en el de los regna del Mediterraneo occidental, no parece sostenerse la idea defendida tradicionalmente por la historiografia de que Gosuintha fue una reina todopoderosa. La impresion que produce es que se limito a ser la esposa de dos reyes comprometida activamente con su mision de perpetuar la dinastia legitima que pudiera mantener con vida el reino de los godos de Hispania por medio de su vientre dinastico. Como lamentablemente no tuvo hijos varones, intento resolver indirectamente el problema de la sucesion de Atanagildo y de Leovigildo y, para ello, recurrio al derecho familiar germanico, primero a traves de sus hijas y, mas tarde, por medio de sus nietas. Finalmente hizo un ultimo intento, igualmente fallido, con su hijo adoptivo Recaredo. Pero el uso de las tradiciones germanicas familiares en un ambiente en el que ya imperaba la legislacion romana no hizo mas que acarrear desgracias a sus parientes mas queridos: primero fue el fallecimiento de su hija mayor en circunstancias oscuras y humillantes lo que <<arruino su inmenso esfuerzo>>, segun palabras que pone en su boca el poeta Fortunato (VI, v.346). Despues, el estallido de la guerra civil en su propia patria que arrastro a muertes vergonzosas en el exilio a su nieta y a su bisnieto, y obligo a su esposo a que sentenciara la prision de su hijo primogenito. Finalmente, no pudo conseguir que se llevara a termino un matrimonio con otra nieta austrasiana, despues de haber sido apalabrado, lo que puso en evidencia que, por entonces, su capacidad de actuacion ya era nula. En un ultimo gesto tuvo que apoyar al clan atanagildiano en contra de su propio hijo adoptivo para intentar evitar la definitiva desaparicion del arrianismo. Tambien en esto fallo poco antes de morir ciega. Para colmo de males, el cronista mas famoso de los vecinos francos obvio el hecho de que era la madre de la reina a la que el servia y envilecio cuanto pudo su figura por el hecho de ser una heretica arriana.

En resumen, Gosuintha fue una mujer desgraciada que no cumplio con su papel de vientre dinastico y no consiguio la gloria. Si la alcanzo, en cambio, su hija Brunehilda quien, a pesar de morir de forma infamante, obtuvo la fama eterna al quedar inmortalizada en el Cantar de los Nibelungos.

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

Fecha de aceptacion definitiva: 24-09-2008

BIBLID [0213-2052(2008)26;345-373]

Ana Maria JIMENEZ GARNICA

I.E.S. <<Beatriz Galindo>>, Madrid

e-mail: jimgar54@hotmail.com

* Este trabajo ha sido realizado en el marco del proyecto de investigacion ,El concepto de poder y los modelos de comportamiento femenino: ?una herencia cultural de la Hispania visigoda en los reinos de Leon y Castilla?, SA004B06, financiado por la Junta de Castilla y Leon.

(1.) Despues de que muriera su esposo Witigis, cuando ambos ya vivian en Constantinopla, el emperador Justiniano I la caso con su pariente Germanus, con lo que la princesa amala se integro en la importante familia de los Anicios. Al matrimonio le nacio un hijo postumo, que habia recibido el mismo nombre de su padre y que, al ser un romano, nunca podria ejercer el regnum de su bisabuelo materno; por lo que habria que contentarse con esperar de el que <<fuera portador de felices esperanzas para las dos familias>> (Getica, LX, 313).

(2.) PROCOPIO, B.G., I, 13, 4. Hay que destacar el hecho de que Procopio, que concluyo su Historia de las guerras hacia el 550, destacara este matrimonio porque el rara vez incluye acontecimientos hispanos.

(3.) Clotilde denuncio a su hermano Childeberto I, jefe de la dinastia merovingia desde el ano 524, que su marido la vejaba e inflingia malos tratos y busco la proteccion de sus parientes (GREGORIO DE TOURS, H.E. III,10) que acudieron a Narbona a rescatada junto a sus tesoros. El rex franco reclamo la tradicional compensacion por el dano fisico que Clotilde habia sufrido; ademas tramo la faida contra su cunado y le asesino, lo que Jordanes interpreto como que Amalarico cayo en las trampas de los francos (Getica, 302).

(4.) Esta expresion ,ser creado rey>> es identica a la que emplea para otro monarca posterior, Agila, o tambien a la que el comes Marcellinus usa para el ostrogodo Teodahado en Italia. Cuando se refiere a Teudisclo el hispalense utiliza otra forma proxima a <<ser creado>> y dice que <<fue puesto>> (praeficitur) al frente de los godos.

(5.) Amalasuntha es un nombre bitematico cuyo primer radical expresa la procedencia dinastica y el segundo --swinps quiere decir 'fuerte'. La sustitucion de la 'e' por la T es un ejemplo de la articulacion romance (cfr. WREDE, E: Uber die Sprache der Ostgoten in Italien. Stasburg, Trubner, 1891, pp. 66 y 162.

(6.) ORLANDIS, J.: Semblanzas visigodas. Madrid, Rialp, 1992, pp. 17-34.

(7.) Un sector importante de la misma vio valida esta solucion porque les permitia conservar su sistema economico basado en la posesion de grandes fincas, sin que la defensa del orden y la paz internas mermara sus actuales disponibilidades ni monetarias ni humanas.

(8.) La norma establecia que, muerto aquel que habia sido reconocido oficialmente por el Imperio, la autoridad debia pasar a los hijos varones por orden de nacimiento antes de que le tocara el turno a la segunda generacion. Conocemos situaciones tempranas en las que esta costumbre se puso en cuestion entre los propios germanos. Por ejemplo, cuando el suero Requiario sucedio a su padre Requila en agosto de 448, cuenta Hidacio que se encontro con la oposicion de parte de gente sua; a pesar de lo cual se hizo con el triunfo posiblemente gracias a que era catolico y la aristocracia provincial de la convulsa Gallaecia lo prefirio a el.

(9.) Pongo como ejemplo el de la anonima hija de Valia, madre del todopoderoso Ricimer.

(10.) La existencia de esposas de segundo rango era una antigua costumbre que tenia la finalidad de asegurar la paz entre el esposo y las familias de origen de todas sus mujeres. Por eso se las denominaba friedenlehen. El cristianismo oficial no acepto esta costumbre y dio a estas mujeres el nombre de concubinas.

(11.) La dote la exigia, conservaba y administraba el padre de la puella mientras conservara el manus sobre ella.

(12.) Teodorico tejio una red de lazos familiares en Occidente de la que francos, burgundios, ostrogodos, visigodos, vandalos y turingios formaron los hilos de la trama y, curiosamente, solo los suevos quedaron excluidos de ella. El mismo inicio la urdimbre cuando contrajo matrimonio, en segundas nupcias, con la hermana de Clodoveo, en 493.

(13.) Este, Gesaleico, cuando fallecio su padre en la batalla de Vouille (a. 507) quiso que se respetara la normativa del tanistry y pugno por el regnum frente a su medio hermano menor Amalarico quien tan solo tenia unos doce anos y cuyos derechos asumio Teodorico el Grande; lo que le supuso hallar la muerte.

(14.) Asi escribe el obispo Avito de Vienne en una carta que envio al rey con fecha posterior al ano 498: <<tambien Grecia puede alegrarse de haber escogido un principe que sea de los nuestros>> (Alcimi Ecdicii Aviti, Opera, M.G.H.AA, PEIPER, R. (ed.): t.VI, 2. Berlin, 1883, pp. 75-76). No obstante, lo mas probable es que no se adhiriera a la ortodoxia de Nicea, sino al Henotikon que profesaba Anastasio y que estuvo vigente hasta el ano 518.

(15.) Gregorio de Tours nos dice que Clodoveo ostentaba el titulo de Augusto aunque es improbable que el emperador se lo diera. Habida cuenta de que el turonense es la unica fuente que proporciona el dato y lo hace alrededor del a. 590, es posible que fuera intencionadamente y en relacion con el tema que nos ocupa, que es la reina Gosuintha y su vinculacion con los reinos franco y visigodo.

(16.) Este era el ultimo nieto de Geiserico e hijo de Hunerico y de la princesa romana valentiniana Eudocia.

(17.) Hijo de su tia paterna Amalafrida quien, siguiendo la politica familiar trazada por Teodorico, antepuso la importancia de la familia de los Amalos a la de su marido, un godo desconocido, y se convirtio en una transmisora mas de sus derechos dinasticos. No debio ser casual que en ese mismo ano 53d, Liberio, el prefecto del pretorio para la Gallia, que desde la ciudad de Arles habia ejercido el cargo desde el ano 510, fuera llamado a Constantinopla. El fue el ultimo representante imperial en la region de Provenza, la cual fue cedida por los ostrogodos a Teodeberto I, hijo de Teodorico (o Thierry), que acababa de suceder a su padre.

(18.) Para Gregorio de Tours (H.F., III, 31) la princesa ostrogoda habria contraido matrimonio con un servidor en lugar de hacerlo con el hijo de un rey, tal y como su madre queria. Seguramente la veterana reina Audofleda veia mucho mas futuro en la vigorosa y catolica dinastia de los suyos, los merovingios que, ademas, en el ano 324 habian integrado el reino de los burgundios en el franco, que en los agonicos amalos.

(19.) Al ser hija de Amalasuntha y Eutarico, era amala por doble via, la paterna y la materna.

(20.) Justiniano hizo con Witigis lo mismo que unos anos antes habia hecho con el vandalo Gelimer: despues de derrotarle en el ano 340, se lo llevo junto a su familia a vivir a Constantinopla donde le colmo de afecto y de simbolos honorificos. Y, una vez que Witigis murio, puso especial empeno en que Mathasuenta, la ultima amala, casara con un patricio romano y se sometiera a sus leyes familiares.

(21.) Acuno moneda de oro con su propia efigie y poco antes de morir en el ano 548, se ofrecio a los romanos de Italia como candidato a ser su protector.

(22.) La Chronica Caesaraugustana le califica de tyrannus; de lo que se deduce que en la provincia Tarraconense no aceptaron su legitimidad y le consideraron un usurpador.

(23.) Hay que recordar que el gobierno de Teoderico I no habia sido nada glorioso dada su persistente enemistad con Aecio. En cambio fue amigo personal del futuro emperador Avito, quien, de hecho, logro la purpura en 455 gracias al apoyo decidido que le prestaron los hijos de su viejo amigo.

(24.) El ultimo rex, Teya (552-553), dio muerte a trescientos ninos de las familias senatoriales de Roma que tenia como rehenes y a muchos adultos antes de que el <<regnum Gothorum in Aetalia distructum est>> (FREDEGARIO, III, 43).

(25.) La crisis no afecto tanto a la corte imperial bizantina y al papado, ya que el papa Vigilio, despues de ser sometido a tortura en Constantinopla, tambien aprobo el Iudicatum en el ano 554 (VICT. TUN. Chron., 540-544), sino a la relacion entre Roma y las iglesias de los regna que habian sucedido al Imperio de Occidente (Cfr. CHAZELLE, C. y CUBITT, C. (eds.): The Crisis of the Oikoumene. The Three Chapters and the Failed Quest for Unity in the Sixth-Century Mediterranean. Tournault, Brepols, 2007).

(26.) Clotilde era la hija menor de los monarcas francos y debio nacer hacia el ano 500. Segun Gregorio de Tours se nego a rebautizarse, aunque debia saber que las mujeres germanicas transmitian a sus hijos sus creencias religiosas (las hariulunnae), y por ello fue velada y maltratada por su esposo hasta el punto de tener que llamar en su ayuda a su hermano Childeberto I (H.F., III, 10) para que fuera a rescatarla. Pero no fue la razon religiosa la unica que pudo darse para las sevicias reales a pesar de que Gregorio de Tours no indique nada al respecto.

(27.) ROUCHE, M.: Clovis, Paris, Fayard, 1996, p. 233. Childeberto recupero el mundium sobre su hermana y, con el, los derechos sobre su dote; y, ante su peticion de auxilio, viajo a Narbona a buscarla. Alli reclamo la compensacion por el dano fisico que Clotilde habia sufrido, tramo la faida contra su cunado y le asesino. Jordanes dice que Amalarico, que era un adolescente, aunque en realidad debia tener unos treinta y cinco anos (segun ISIDORO: Etim ... XI, 2, 2 y ss., la adolescencia se iniciaba a los catorce y concluia con la juventud que llegaba hasta los 50 anos), cayo en las trampas de los francos y perdio el reino y la vida (Getica, LVIII, 302). Tambien murio Clotilde ese mismo ano 531 cuando volvia a Paris, despues de abandonar Narbona con muchos tesoros (H.F., III, 10) integrados por las riquezas que le habia dado su madre cuando marcho a casarse y por las rentas generadas por su dote de las que solo ella era duena en exclusiva y que, a su muerte, pasaban a ser propiedad de su marido, a excepcion de los bona materna que, segun la ley, correspondian a los hijos. Al morir tambien Amalarico, todos sus bienes pasaron a su familia merovingia de origen.

(28.) Se trataba de un gran disco de plata que pesaba 12 kg y 136 g, y que llevaba grabado el nombre de Turismundo y <<en letras griegas la historia de Eneas>> (Gesta Pontificum Autissioderensium, DURU, L. M. (ed.): Auxerre, 1850, c.XX, pp. 332 y 337. Cita tomada de ROUCHE, M.: <<Brunehaut: romaine ou wisigothe?>>, Los Visigodos. Historia y civilizacion. Antiguedad y Cristianismo, Murcia, III, 1986, p. 113).

(29.) Luis Garcia Moreno fue uno de los primeros estudiosos en lanzar la idea de que el establecimiento de la capital en la mesetena Toledo fue una muestra visible de alejarse del Mediterraneo y del ambito del Imperio (Historia de Espana de Menendez Pidal, dirigida por JOVER, J. M. III, 1. Madrid, 1991, p. 163).

(30.) En la Galia, despues de que Clotario I hubiera logrado volver a reunificar todos los dominios de su padre Clodoveo, a su muerte en el ano 561 sus hijos Chariberto, Chilperico I, Sigeberto I y Gontran volvieron a enfrentarse y el reino se dividio por segunda vez. Recuerdo de pasada que Clotario se habia casado con la princesa turingia Radegunda que protagonizo un modelo femenino opuesto al de Gosuintha, ya que, antes incluso de que falleciera su esposo, fundo en Poitiers un monasterio para mujeres de la dinastia real, el de La Sainte Croix y, en teoria, abandono la vida publica. Este nuevo modelo de vida en el que la mujer renuncia a los lujos mundanos para dedicarse a la vida monastica lo ensalza Venancio Fortunato (VIII, I). Tambien Clotilde, la esposa de Clodoveo, a la muerte de este, se retiro a la basilica de San Martin en Tours.

(31.) Otras opiniones argumentan intereses estrategicos en Septimania como el proposito fundamental de las bodas francas (ISLA FREZ, A.: <<Las relaciones entre el reino visigodo y los reyes merovingios a finales del siglo VI>>, La Espana medieval, 13, 1990, pp. 11 y ss.).

(32.) El perfil activo de Gosuintha se trazo en un momento en que el pensamiento europeo se encontraba bajo la influencia de la patristica cristiana. En Hispania, concretamente san Isidoro (Etim .. XI) defendia que la debilidad fisica femenina es prenda de sumision al hombre y favorece la procreacion.

(33.) Gregorio de Tours dice de ella (H.F. XXVII) que ,era una joven de maneras elegantes, bonita de aspecto, honesta y distinguida de costumbres, sabia en su conducta y de agradable conversacion>>. Cualidades que en la epoca se consideraban probatorias del afecto que se profesaban sus padres. Atanagildo la envio al dicho rey con muchos tesoros ... <<como ella profesaba la fe arriana se convirtio>>. Llamo la atencion sobre el hecho de que el turonense no diga nada sobre el famoso missorium que Atanagildo regalo a su hija y que esta llevo a Austrasia. Venancio Fortunato se mostro, logicamente, aun mas elogioso (VI, I, v.53-55) y lo primero que destaco es que se encontraba en sus maturis nubilis annis y que era virgen; por todo lo cual tenia derecho a ser llamada reina poderosa (pollens regina). Mas adelante (vs. 99 y ss.) destaca su belleza y la compara con una nueva piedra preciosa hispana a traves de la cual resplandece la excelsa nobleza de la raza de Atanagildo; y en el canto VI, la alaba su belleza, su modestia, su dignidad, su piedad, su generosidad y su bondad; concluyendo que es ingenio, uuhu, nobilitate potens. Poco tienen en comun este retrato con el que, medio siglo despues, haria de ella el rey visigodo Sisebuto en la Vida de San Desiderio.

(34.) A partir de 567 la Galia merovingia vivio una epoca de gran rivalidad porque Chilperico pretendio reunificar bajo su mando los regna de sus hermanos. Lo consiguio con los de Cariberto y Sigeberto, pero no con Gontran. Lo cierto es que fortalecio mucho el gobierno de Neustria, introdujo nuevos inventarios fiscales y, muy probablemente, fue el autor de la Lex Salica en su forma escrita (COLLINS, R.: La Europa de la Alta Edad Media. 300-1000. Madrid, Akal, 2000, pp. 218 y ss.).

(35.) Sus bodas fueron cantadas por Venancio Fortunato (Carmina, VI, 5) que tambien compuso otro poema para celebrar su conversion (Carmina, VI, la).

(36.) En este poema (vs. 13 y ss.) se insiste en que cuando la joven supo que se habia apalabrado su matrimonio corrio a refugiarse en el regazo de su madre Gosuintha y se aferro a ella pidiendole volver al claustro materno. Ante esta situacion parece que su padre pidio a los embajadores de Neustria cancelar el matrimonio pagando, a cambio, una recompensa (vs. 51 y 52). Los embajadores insistieron en cumplir lo pactado y lo unico que permitieron a Gosuintha fue acompanar a su hija durante una parte del trayecto. Otro posible argumento a favor de que la princesa aun no era nubil es que se le asigno una nutrix de Neustria (Venancio Fortunato, VI, v.115), una mujer mayor (senior) que reemplazaria a su madre.

(37.) REDEYLLET, M. y VENANCE FORTUNAT: Poemes. Paris, Belles Letres, 1994, Introduccion.

(38.) Estaba integrada por las ciudades de Burdeos, Limoges, Cahors, Bearn (Lescar) y Bigorre (Cieutat), y sus correspondientes territoria que formaban parte del reino aquitano del difunto Cariberto que habia asumido Childeberto. Cfr. ROUCHE, M. L'Aquitaine, des Wisigoths aux arabes. Paris, Fayard, 1979, p. 67. Es logico que fuera tan cuantiosa ya que Galesuintha era la primogenita de Atanagildo. En cambio, no sabemos cual fue la que recibio Brunehilda.

(39.) Se trata de una antigua costumbre atestiguada por Tacito (Germ., XVIII) cuyo contenido era justo el contrario del que marcaba el derecho romano, que entendia que al ser la familia del futuro marido la que cargaba con un miembro mas al que habia que alimentar, era la de la novia la que tenia que entregar una dote.

(40.) Tratan de la dos el capitulo III de la Lex Visigothorum. Pero la mencion como Antiquae nos indica que la costumbre se reglamento anteriormente, al menos, con Leovigildo.

(41.) Constaba de tres pasos. En el primero opetitio el pretendiente formulaba su solicitud por medio de sus legados que se encargaban de negociar la dote. Podian pasar varios anos antes de dar el segundo paso, la desposatio que era cuando el padre de la novia recibia los titulos de la dote junto con un regalo, o arrha, en senal de que el acuerdo quedaba sellado. El ultimo paso eran las nuptiae que, desde el siglo v tuvieron que ser publicas para que el matrimonio fuera valido a los ojos de la Iglesia.

(42.) Entre los romanos existia el matrimonio sine manu que permitia que la mujer quedara bajo el poder de su familia aunque estuviera casada. Pero este derecho no fue reconocido ni por la Lex Burgundionum ni por la Lex Visigothorum (FONAY WEMPLE, S.: <<Las mujeres entre finales del s. v y finales del s. x>>, en DUBY, G.: Historia & las mujeres, 2. La Edad Media, Taurus, 2000, pp. 223-261.

(43.) Conocemos, por ejemplo, el caso de Teodahado en Italia que heredo un gran patrimonio inmobiliario de su madre Amalafrida.

(44.) La historia es muy parecida a la que anos antes ocurriera entre Clotilde y Amalarico.

(45.) Segun recogen San Isidoro, la Cronica de Fredegario y la Historia de Paulo Diacono fue el general bizantino Narses quien los persuadio a que entraran en Italia en venganza porque Justino II le habia desposeido de su cargo.

(46.) Tambien puede traducirse como <<asumiera el reino>>.

(47.) Luis Vazquez de Parga en su discurso de ingreso en la Real Academia de la Historia (San Hermenegildo ante las fuentes historicas. Madrid, 1973, 35 pp.) lanzo la idea de que el motivo de que Leovigildo casara con ella fue porque debia de estar al frente de un importante partido nobiliario al que posteriormente se ha denominado <<atanagildiano>>.

(48.) Tenemos que tener en cuenta que desconocemos que entre los arrianos existiera el monacato femenino.

(49.) La medida fue un signo mas de la imitatio imperii pues tambien Justino II habia nombrado cesar al comes excubitorum Tiberio.

(50.) Despues de mantener campanas victoriosas contra los bizantinos, los cantabros, ciertos seniores locales del noroeste y los hostes de Cordoba, habia devuelto la reducida provincia de los godos a sus pristinos terminos (Juan de Biclaro, Chron., 569).

(51.) Pero nunca hizo uso de la diadema imperial. Asi mismo habia sido el primer rex visigodo que acuno moneda con su propia imagen, lo que suponia minimizar la autoridad moral del emperador. Hay que recordar que en la Galia el rey Teodeberto habia dado ese paso mucho antes.

(52.) Juan de Biclaro, que vivio durante diecisiete anos en Constantinopla, le acuso de revitalizar el Henotikon (Chron., 401a)

(53.) Cuando el biclarense cuenta que Leovigildo pidio a Ingundis en matrimonio para su hijo (a.579, 2), aclara que la joven era hija de Sigeberto, rey de los francos, a pesar de que ya no vivia y, curiosamente, no menciona a Brunehilda.

(54.) De hecho sabemos por Gregorio de Tours (H.F. V, I) que a la muerte de Sigeberto, su hermano Chilperico exilo a su cunada a Rouen, y a sus sobrinas las puso bajo su custodia personal en Meaux. Tambien sabemos que el misterioso Gundevaldo <<se llevo secretamente a Childeberto, que era un nino y, tras arrancarle a una muerte inminente y haber reunido a los pueblos sobre los que su padre habia reinado, lo instituyo rey, aunque tenia cinco anos recien cumplidos>>. La situacion personal de Brunehilda era peligrosa y como ella, a pesar de ser catolica, tampoco quiso entrar en un convento, prefirio volverse a casar con alguien de su mismo rango. Pocas semanas despues lo hizo con su sobrino Meroveo, hijo mayor de Chilperico que debia tener entre quince y veinte anos mientras ella ya habia cumplido treinta. Gregorio de Tours (H. F., V,2) nos dice que fue su coniux, por tanto el proposito del matrimonio no era solo buscar la proteccion del sobrino sino tambien tener descendencia suya, a pesar de que en el Concilio de Orleans del ano 511 (c. 18) la Iglesia habia prohibido que un sobrino se casara con la viuda de su tio (Concilia Galliae, DE CLERCQ, C. (ed.): Corpus Chrisrianorum, Turnhout, 1903, t. CXLVIII).

(55.) Venancio Fortunato, Appendix carminum. VI, v.4 ratifica la nueva tarea de los esposos cuando le dice a Brunehilda: inde ... Hispania ... puella regens.

(56.) La dote de Ingundis, de acuerdo con una carta posterior escrita por el conde Bulgar (Epistulae Wisigothicae, MGH, E.E., t. V. GUNDLACH, W. (ed.): Hanover, 1892, 13, p. 881) la constituian las ciudades de Corneillan, en Gascuna, y Juvignac, en Septimania, de donde eran originarios Leovigildo y su hermano Liuva, y que es altamente probable que Ingundis hubiera visitado personalmente antes de llegar a Toledo.

(57.) Esa pudo ser la razon de que Hermenegildo se proclamara rey inmediatamente despues del nacimiento del nino (cfr. inscripcion de Alcala de Guadaira, lechada en el segundo ano de su reinado, c. 580-581. VIVES, J.: ICERV no." 364) y de que acunara moneda con el titulo de rex, lo que era prerrogativa regia (ICERV, no. 444 y 445).

(58.) Sabemos que durante estos anos Leovigildo tuvo que atender revueltas entre los vascos. Como la gascona Corneillan esta en la vertiente septentrional de los Pirineos, tierra de vascones (o guascones) es facil que el motivo de su presencia alli en 581 fuera para tratar de evitar que los habitantes de ese lugar mantuvieran su fidelidad a Ingundis. Prueba de que se trataba de una campana de prestigio fue la fundacion de Victoriaco (Juan de Biclaro, Chron. a.581, 3), y es muy probable que el Visigodo contara con la colaboracion de Neustria porque, contemporaneamente, el franco Bladastis ataco Vasconia desde la otra vertiente de los Pirineos (Gregorio de Tours, H.F., VI, 12). Estoy de acuerdo con ROUCHE, M. (L'Aquitaine, des Wisigoths aux arabes. Paris, Fayard, 1979, p. 88) en que ambos actuaron conjuntamente, aunque no comparto la idea de que el Franco tuviera que estar familiarmente relacionado con los visigodos. Recuerdo que en esa misma zona tambien se encontraban las ciudades de Bearn y Bigorre, parte de la dote de Galesuintha, de la que Brunehilda se consideraba heredera, por lo que Bladastis podia estar intentando evitar tambien que las rentas de esa zona llegaran a Hispalis para ayudar al rebelde.

(59.) Gregorio Magno, Praefa. Mor. in Job, PL, 75,510 y ss.

(60.) Tambien para san Isidoro, Hermenegildo fue un tirano abominable.

(61.) Chilperico colaboro con Leovigldo en el enfrentamiento civil contra su hijo y obstaculizo la comunicacion entre los suevos y su propio hermano Gontran de Borgona. Asi, sabemos que detuvo en Poitiers a una legacion que se dirigia a Borgona (Gregorio de Tours, H.F., V, 41).

(62.) En este momento la sucesion de los emperadores ya no era dinastica y Tiberio habia designado sucesor a Mauricio, su yerno desde el ano anterior, repitiendo el gesto que estamos analizando en los reinos merovingios y visigodo.

(63.) Se puede conjeturar que el obispo viniera a informarle de que recibiria una remesa de dinero a traves de una organizacion eclesiastica. Sabemos que Leovigildo ataco un monasterio puesto bajo la advocacion de san Martin que se encontraba cerca de Denia, justo en el limite de los dominios visigodo y bizantino. Mas tarde, el Rey dio orden de devolver lo saqueado (Gregorio de Tours, Lib. De Glor. Conf., XII-XIII). Por lo que es probable que la reina Brunehilda, al no poder enviar fondos propios y contando con la complicidad de su protegido Gregorio de Tours, que no dice una palabra de esto en sus Historiae, intentara desviar fondos del famoso y rico santuario turonenese y depositarlos en un lugar seguro dada la proximidad de los bizantinos. Por eso Leovigildo tuvo que devolverlos.

(64.) En 577 habian muerto en la adolescencia los dos hijos varones de Gontran.

(65.) Por lo que sabemos la mitad de la ciudad la controlaba Neustria y la otra mitad Borgona.

(66.) Este, por su parte, en vista de que el joven Childeberto de Austrasia era el heredero potencial de sus tios, tuvo mucho interes en que aquel reino tuviera un monarca varon adulto capaz de tomar las riendas, y debio apoyar la propuesta de los nobles para que Brunehilda se volviera a casar, por tercera vez, con Gundovaldo (Gregorio de Tours, H. F., IX, 29), que supuestamente era su cunado y vivia en Constantinopla. Gundovaldo llego a Marsella en ese mismo ano 582.

(67.) Los desastres naturales pudieron ofrecer un argumento convincente para tal demora, ya que Gregorio de Tours habla (H.F., VI, 33) de una importante plaga de langosta que desde el ano 379 venia devastando la Carpetania y la Narbonense y, entre otras secuelas, dejo una epidemia de peste (H. F., VI, 43); lo que, entre otras cosas, repercutiria en que las ciudades tendrian problemas para poder acoger y avituallar al cortejo nupcial.

(68.) Segun Gregorio de Tours, (H.F., VIII, 28) Ingundis murio en la travesia hacia Africa pero Paulo Diacono (H.L. III, 21) afirma que lo hizo en Sicilia.

(69.) VALLEJO GIRVES, M.: <<Un asunto de chantaje. La familia de Atanagildo entre Metz, Toledo y Constantinopla>>, Polis, 11, 1999, pp. 261-279.

(70.) Epistulae Austrasicae, 27, 28, 43, 44 y 45 (M.G.H. Epistulae III, Merovingici et Karolini Aevi, I, MUNCHEN, 1978, W. GUNDLACH, (ed.), pp. 139 y ss.) dirigidas a Mauricio, a la Emperatriz, al patriarca de Constantinopla y al propio Atanagildo a pesar de que este no podria leerlas debido a su corta edad.

(71.) REVERDY, G.: (<<Les relations de Childebert II et de Byzance>>, Revue historique, 114, 1913, p. 69) fue el primer estudioso que sugirio que Brunehilda quiso recuperar a su nieto para presentarlo como posible pretendiente al trono del regnum visigothorum.

(72.) Posiblemente a sugerencia de su hijo Gontran de Borgona quien, aprovechando que el ejercito de Austrasia ya estaba de vuelta y acababa de derrotar a los lomhardos, habia pactado con su sobrino Childeberto para arrebatar a Chilperico una serie de ciudades que este retenia indebidamente.

(73.) El ejercito romano los solia utilizar para transportar la intendencia. Su presencia no debio ser excepcional en la Galia porque cuando Clotario II y los nobles de Austrasia infligieron a Brunehilda una ceremonia degradante, la montaron en un camello de acuerdo con la costumbre romana.

(74.) Fredegunda explico que todo eran regalos que le habian hecho el rey Chilperico y sus nobles, asi como dinero suyo procedentes de las rentas y frutos de sus propiedades y del producto de sus esfuerzos. Aclaro que nada habia sido tomado del tesoro de los merovingios.

(75.) Fue asesinado poco despues en St. Bertrand de Comminges.

(76.) En noviembre de 587 Gontran y su sobrino Childeberto firmaron el Pacto de Andelot por el que quedaron redefinidas las fronteras de sus respectivos reinos.

(77.) Tambien Gontran, como parte ofendida, podia exigir su derecho a ejercer la venganza de sangre privada y es probable que pidiera la entrega del culpable (traditio in potestatem) de aquel desastre familiar.

(78.) Gosuintha aconsejo a su esposo que pidiera la paz a Gontran (Gregorio de Tours, H.F., VIII, 35, 38 y 45); y volvio a repetir el consejo una vez que Childeberto II de Austrasia fue declarado mayor de edad.

(79.) De acuerdo con la tradicion ese dia el rey solia amnistiar presos; por lo que se puede conjeturar que Leovigildo se propusiera conceder la libertad a su hijo y entregarselo al de Borgona.

(80.) Segun Gregorio Magno (Dial., 3.31) Leovigildo confio al obispo Leandro, que ya habia regresado de Constantinopla, la mision de convertir a su hijo Recaredo.

(81.) Identicas fueron las razones que dio a los obispos arrianos a quienes reunio en un concilio donde convencio a la mayoria de que esa era la unica manera de conservar la independencia del regnum gothorum.

(82.) Debio ser ahora cuando se tuvieron noticias del fallecimiento del pequeno Atanagildo.

(83.) Viterico llego a ser un funcionario romano lo suficientemente conocido en 439 como para que Prospero de Tiro le recordara como rei publicae nostrae fidelis et multis documentis bellicis clarus habebatur. A este personaje se le adjudica la paternidad de Eutarico, aunque habria sido excesivamente longevo, al que los ostrogodos encontraron viviendo en Hispania en el a.517, y que caso con Amalasunta por decision de Teodorico el Grande. De este matrimonio nacieron Atalarico y Mathasuntha.

(84.) El simbolismo de este milagro debio entenderlo todo el mundo en ese momento: el joven no pudo desenvainar la espada porque aun no era el momento oportuno para ser rey.

(85.) El que Witerico tuviera nutritor nos indica que era huerfano, al menos de padre, y menor de edad.

Recuerdo que Childeberto II, cuando fallecio su padre, tuvo como tal al duque Gogo que contaba con la confianza de Brunehilda.

(86.) Estas rebeliones que tenian como fin acabar con un rex no dinastico cobran todo su sentido a la luz de una frase de Isidoro (H.G., 54) que recuerda que Recaredo <<lanzo sus fuerzas muchas veces contra los abusos de los romanos (romanas insolentias) <<... aunque <<mas que hacer la guerra, se trataba de ejercitar a su gente de un modo util>>.

(87.) Athal era uno de los prestigiosos heroes de los Amalos, de acuerdo con la narracion de Jordanes.

(88.) Las mores francas insistian en la trascendencia penal que habia quedado suprimida por el derecho romano en el ano 399 (C.Th., 9, 30, 4 = BA).

(89.) Por esa razon, cuando en el ano 590 el dux Argimiro se sublevo, su castigo fue mucho mas severo que en los casos anteriores pues, ademas de sufrir pena de decalvatio, lo que le incapacitaba en el futuro para ejercer la soberania, fue exhibido publicamente por las calles de Toledo (Juan de Biclaro, a.590).

(90.) Es probable que Recaredo creyera que con la conversion conseguiria la legitimidad necesaria ante el Emperador, minusvalorando el hecho de que su profesion de fe, fiel a la doctrina de los Tres Capitulos, le convertia en su enemigo. Por eso, alrededor del ano 599, quiso conocer el contenido del antiguo pacto firmado por Aranagildo, del que lo logico es que se hubiera conservado una copia en Toledo. Como es de sobra conocido, evito hacer la pregunta directamente al emperador y quiso enterarse a traves del papa Gregorio aprovechandose de la estrecha amistad que unia al Pontifice con Leandro, el artifice del III Concilio de Toledo (Reg. Ep. IX, 229, MGH, Epistolarum I-II, Gregori Magni Registrum Epistolarum, EDWALD, P. y HARTMANN, L. M. (eds.): Berlin, 1891-1899 (reimpr. Munich, 1978). Comparto la opinion de VALLEJO, M. (Bizancio y la Espana tardoantigua (ss. V-VIII): un capitulo de historia mediterranea, Memorias del Seminario de Historia Antigua IV, Unir. de Alcala de Henares, 1993, p. 247) de que el Rey debia tener muy asumido que nada podria obtener directamente del Imperio. La evasiva respuesta papal evidencia que se conocia el contenido del documento, en el cual se debian especificar cuales eran las ciudades que los bizantinos ocuparian como compensacion a la ayuda prestada a Atanagildo, asi como tambien las condiciones de legitimidad necesarias para acceder al regnum de los godos. De ahi las recomendaciones de Gregorio de que mantuviera las cosas como estaban ya que, probablemente, los terminos del tratado le perjudicaban.

(91.) VIVES, J.: ICERV, no. 362.

(92.) El reinado de Witerico coincidio con la rebelion militar contra Mauricio y el reinado de Focas (602610) quien, a su vez, fue depuesto por Heraclio.

(93.) GARCIA MORENO, L.: recuerda que en el primer tercio del siglo VII ciertos nobles visigodos, entre quienes se contaria Witerico, podrian haber mostrado con orgullo unos origenes familiares anteriores a la entrada de los visigodos en el Imperio romano y en Hispania gracias a la informacion aportada por Jordanes; pero anade que dificilmente suelen darse las condiciones propicias para este continuismo (<<Gothic survivals in the visigothic kingdoms of Toulouse and Toledo>>, Francia, 21/l, 1994, p. 14).

(94.) Entre 595 y 599 Brunehilda actuo como regente de sus nietos y fue todopoderosa; pero, en 599 su suerte cambio cuando alcanzo la mayoria de edad su nieto Teodoberto II y comenzo a actuar como rey de Austrasia. Bruhehilda abandono Metz y se fue a vivir a Borgona con su nieto menor Teoderico. Tambien en 599 alcanzo la mayoria Clotario II de Neustria.

(95.) Dos anos antes las tropas de Borgona habia atacado Austrasia y la reina Brunehilda habia iniciado una campana de desprestigio de Teodeberto II acusandole de no ser hijo de Childeberto, como respuesta a un pacto que este habia firmado con su primo Clotario en 604.

(96.) Por ese motivo el monje Columbanus se nego a bendecirlos, segun cuenta Jonas en la Vira Columbani (cfr. ISLA FREZ: <<Los reinos barbaros y el papado entre los siglos VI y VII>>, De la Antiguedad al Medievo, s. IV- VIII, III Congreso de Estudios Medievales. Fundacion Sanchez Albornoz, Leon, 1993, p. 83).

(97.) En Hispania Witerico tenia oposicion interna (His. Pseu. Isid., 15) entre un sector de los nobles a los que, en respuesta, infligio vejaciones (Epist. Wisig., 15 y 16).

(98.) Ermemberga fue expoliada de sus thinsauris, termino con el que hay que entender al conjunto de sus bienes personales y los regalos, incluido el morgengabe, que habia recibido de su marido.

(99.) Vira Sancti Desiderii, PL. LXXX, 377-384, MGH, SS. RR.MM., III. KRUSCH, B. (ed.), Hannover, 1896 (reimpr. 1977).

(100.) Sisebuto pretendia alcanzar una situacion de cordialidad con Clotario II, rey de Neustria, Austrasia y Borgona (cfr. FONTAINE, J.: <<King Sisebut's Vita Desiderii and the Political Function of Visigothic Hagiography>>, en Isidore de Seville et la culture classique dans l'Espagne Wisigothique, 3 vols. Paris, 1983, p. 1173-1174).
COPYRIGHT 2008 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:VARIA
Author:Jimenez Garnica, Ana Maria
Publication:Studia Historica. Historia Antigua
Date:Jan 1, 2008
Words:19497
Previous Article:Patrocinio eclesiastico, rituales de poder e historia urbana en la Hispania tardoantigua (siglos IV al VI).
Next Article:Fernandez Uriel, Pilar: Historia Antigua Universal II: el mundo griego.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters