Printer Friendly

Good Neighbors. The Democracy of Everyday Life in America.

Nancy L. Rosenblum, Good Neighbors. The Democracy of Everyday Life in America, Princeton University Press, Princeton, 2016. 312 paginas. ISBN: 9780691169439.

Good Neighbors. The Democracy of Everyday Life in America, de Nancy L. Rosenblum (1), tiene una brillante doble lectura que lo hace, digamoslo ya desde el principio, muy interesante y recomendable. Y es que si algo puede mostrarnos como la democracia es uno de los elementos mas fragiles de nuestras vidas es como los seres humanos nos acostumbramos a vivir con un ruido constante que golpea incluso lo mas profundo de nuestro ser. Y cuando "la segregacion fisica es imposible y los vecinos viven entremezclados en edificios y en manzanas, construimos muros virtuales" (p. 126) (2).

Es desconcertante a la vez que reconfortante leer un libro que no pare de interpelarte, en el que no sepas si se habla del vecindario de una ciudad o de nuestro mundo interno. Como nos indica la autora, "no es nada facil tomar distancia" (p. 224) (3).

La frescura que nos ofrece un estudio sobre la democracia en el que los elementos principales a tratar sean aquellos que provienen directamente de nuestras vidas cotidianas, ayuda a profundizar sobre aquellas practicas que puedan democratizar el self. La confianza, la intimidad, la reciprocidad o la verguenza son rasgos fundamentales a tener en cuenta en aquellos encuentros diarios con las personas de un entorno. De como se desarrollen todos esos sentimientos dependera en cierta medida la salud del medio ambiente en el que se desarrolla nuestro self.
Tenemos discrecion a la hora de elegir a los vecinos con los que
voluntariamente nos relacionamos... Conocemos a nuestros vecinos solo
parcialmente, a menudo de manera superficial...Los temas de nuestras
conversaciones estan delimitados (p. 41) (4).


El hecho de hablar de un vecindario, de un espacio fisico, hace que la argumentacion pueda tomar una deriva en cierto modo vigilante y controladora, en la que nuestra identidad, nuestro yo, este siempre a salvo de todos aquellos ocupantes de nuestras vidas. Los vecindarios se convierten en muchas ocasiones en pequenos microestados policiales donde se tiene siempre muy bien identificado a aquel que viene de fuera, se convierte en un estado que reparte tarjetas de residencia de manera muy selectiva a aquellos que entran en la categoria del "buen tipo" (5) o en el que se expulsa a aquellos que son considerados daninos, traidores o espias.

Uno de los ejemplos que nos muestra de manera excelente la profesora Rosenblum es el de mas de cien mil japoneses en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, que fueron encerrados en campos de concentracion de manera masiva, siguiendo unicamente un criterio supuestamente genetico. En un contexto asi, "las apuestas de la perdida de confianza varian desde lo trivial a lo vital" (p. 153) (6).

Ante estas situaciones, cuando entran de manera dominante elementos de vigilancia, intimidacion y represion en tu vida cotidiana y tus vecinos se han convertido en informantes, el dolor se hace mas personal y la democracia de la vida cotidiana se derrumba. Se trata de "violencia intima a manos de personas conocidas" (p. 177) (7).

Hay momentos en los que estos elementos se hacen incuestionables de tan evidentes, pero si queremos seguir en esa doble interpretacion del libro y nos adentramos en nuestra pequena ciudad interna, notamos que ese dolor y control no se hacen menores.

Uno de los elementos que vertebra Good Neighbors es lo que denominan "ocuparse de asuntos propios" u "ocuparse de los asuntos de otros". Se senala una tension entre estos dos supuestos, de manera que salta a primer plano el hecho de que nuestros vecinos "provocan un cuestionamiento o incluso una transformacion de nosotros mismos" (p. 220) (8). Cuando ordenamos a otros que se ocupen de sus propios asuntos puede ser una manera de pedir la custodia unica de nuestras vidas, algo que a menudo resulta imposible tambien entre vecinos. Y es que una ciudad se regula por las reglas que nos ofrece el Estado y las instituciones mediante la ley, pero la vida cotidiana de las ciudades internas y los barrios tiene otra forma muy diferente de regulacion debido a su necesaria contingencia.
Experimentamos a nuestros vecinos como mas que una molestia. Y una
molestia, si persiste, puede disminuir nuestra calidad de vida. Los
vecinos tienen libertad para ser descuidados y no ser atentos, asi como
de desatar sus demonios entre si (p. 92) (9).


Ya sean faciles o dificiles, las relaciones requieren atencion y cuidado. Esos elementos son los fundamentales para el mantenimiento de una democracia de la vida cotidiana.

Y es justamente en este punto donde creo que Rosenblum pese a estar en cierto modo acertada, pierde esa frescura y nos adentra mucho mas en un pesimismo incapacitante. En su intento de separar las esferas de una vida vecinal con lo que seria una vida politica, insiste en el hecho de mostrar "discontinuidades" entre la realidad democratica de la vida cotidiana y la realidad publica de las practicas e instituciones democraticas, una discontinuidad entre el modelo de buen vecino y buen ciudadano. Parece notarse en cierto modo una rendicion por parte de la autora ante el deterioro de la democracia politica, sobre la que leemos entre lineas que no podemos hacer nada; y una cierta esperanza casi agonica en el ensalzamiento de esa figura del "buen tipo", el vecino, cuyas practicas democraticas cotidianas podrian suponer "un remanente de salvacion".
La democracia cotidiana es una brujula para mantener el rumbo
democratico cuando aspectos organizados de la vida social y politica
han perdido su integridad o simplemente ya no tienen sentido para
nosotros... No es un sustituto de la democracia politica ni una
compensacion para el desastre politico, sino un remanente de salvacion
(p. 248) (10).


Se pretenden dibujar los trazos de una teoria de la vecindad de tal manera que "el buen vecino" sirve como "suplemento y correctivo" para la idea de democracia (p. 14) (11).

Es un intento que esta latente durante todo el libro el de intentar construir una teoria generica para los Estados Unidos (que perfectamente podria ser extensible a otros paises), que no quede "limitada" en el individuo. Pero al final, la idea sobre la que parece volverse una y otra vez sin hacerse excesivamente explicita es la misma: el hogar. Y creo que se debe a que existe una preocupacion en la autora que va mas alla de la perdida de democratizacion del sistema politico: la falta de democratizacion del self.

Esa quizas es la razon por la que el libro comienza con una historia personal, y se desarrolla en muchas ocasiones mediante referencias a diferentes obras literarias donde aparecen historias personales de protagonistas ficticios que bien podrian ser reales. En especial, la fantastica y acertada referencia a "The Enormous Radio" de John Cheever (1912-1982).
La radio transmite desgracias intimas humanas que ella de alguna manera
niega que puedan existir, desde luego no en su barrio. Podemos llamarlo
inocencia o complacencia. Se sorprende al descubrir su apetito por las
emociones puras... Irene comienza a comparar con su propia vida. Es
incapaz de parar la entrada de esos pensamientos... No nos ocupamos de
nosotros mismos. Los vecinos pueden cerrar las cortinas de esa
inatencion y obligarnos a ocuparnos de nuestros propios asuntos (p. 221)
(12).


Los elementos que la autora identifica como fundamentales en el "buen vecino" son la reciprocidad, el expresarse publicamente y la maxima de vivir y dejar vivir (13). Se trata de tres elementos que identifico en la teoria de Rosenblum como los pesos y contrapesos de los encuentros cotidianos, que sustentan la democracia cotidiana. Tanto como vecino, como para uno mismo, ocuparnos de nuestros propios asuntos es a menudo imposible, queramos o no, y acabamos viendonos influenciados por lo que pasa con la persona que tenemos al lado, estableciendose implicaciones que influyen no solo en nuestro estado fisico sino tambien emocional. Y es en los momentos en los que recibimos una ofensa donde la importancia de esos elementos democraticos de nuestra vida cotidiana debe cobrar especial relevancia para evitar que desatemos los demonios sobre nuestros vecinos. Como dice la autora: "Somos casi siempre inocentes en nuestras propias mentes de invitar los malos comportamientos. Nos aterra haber sido ingenuos... " (p. 77) (14).

Para Nancy Rosenblum Good Neighbors es un intento de darle un impulso a una teoria de la democracia cotidiana. Pero en mi opinion, el valor del texto reside mas en ser un libro de teoria politica cuyo centro gravitatorio es el self. Se trata de una estupenda reflexion sobre la importancia de la democratizacion del uno mismo como elemento fundamental para democratizar la vida. Un libro, en definitiva, que merece la pena leer.

Miguel A. Sanchez Fuentes

Grupo de investigacion Foro Interno

masanf@outlook.com

(1) Nancy L. Rosenblum es Senator Joseph Clark Research Professor de Ciencia Politica y Gobierno de la Universidad de Harvard. Su campo de investigacion se centra en el pensamiento politico historico y contemporaneo. En el ano 2010 fue galardonada con el Walter Channing Cabot Fellow Award por la Universidad de Harvard como eminencia academica. Su libro Membership and Morals: The Personal Uses of Pluralism in America (Princeton University Press, Princeton, 1998) recibio en el ano 2000 el premio APSA David Easton. Es miembro de la American Academy of Arts and Science, y fue tambien presidenta de la American Society for Political and Legal Philosophy, asi como vicepresidenta de la American Political Science Association.

(2) "Where physical segregation is impossible and neighbors live intermixed in buildings and on blocks, we may build virtual walls".

(3) "There is nothing easy about distancing".

(4) "We have discretion in electing the neighbors with whom we willingly engage... We know our neighbors only partially, often superficially. The subjects of our conversations are bounded".

(5) "Decent folk" es el termino que se utiliza a lo largo de todo el libro.

(6) "[T]he stakes of misplaced trust range from trivial to vital".

(7) "[I]ntimate violence at the hands of people known".

(8) "Neighbors provoke self-questioning and even self-transformation. This may seem surprising, since we normally locate the source of personal insight and change in the drama of the family romance".

(9) "We experience bad neighbors as a nuisance; and a nuisance, if it persists, can diminish the quality of everyday life. Neighbors have latitude to be careless and inattentive, and to unleash their demons on one another".

(10) "The democracy of everyday life is a compass for maintaining our democratic bearings when organized aspects of social and political life have lost their integrity or simply do not make sense to us... Not a substitute for political democracy and not compensation for political disaster, but a saving remnant".

(11) "Good neighbor is both supplement and corrective to how we think about democracy in America".

(12) "The radio transmits intimate human disasters she somehow neglected to know existed, certainly not in her neighborhood. We can call this innocence or complacency. She is also startled to discover her appetite for raw emotion... Irene begins to draw comparisons to her own life. She is helpless to stop the thoughts from coming... We do not attend to ourselves. Neighbors may draw back that curtain of inattention and prod us into minding our own business".

http://dx.doi.org/10.5209/FOIN.61521
COPYRIGHT 2018 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Fuentes, Miguel A. Sanchez
Publication:Foro Interno
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2018
Words:1977
Previous Article:An Age of Risk. Politics and Economy in Early Modern Britain.
Next Article:The Confidence Trap: A History of Democracy in Crisis from World War I to the Present.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters