Printer Friendly

Giovanni Boccaccio: intermediario entre la cultura clasica y la cultura renacentista europea.

Giovanni Boccaccio: intermediary between culture Classical and European Renaissance culture

El ano 1350 es fundamental en la vida de Giovanni Boccaccio. Tiene su primer encuentro con Francesco Petrarca en Firenze y empieza a trabajar en su obra de mayor compromiso y mole: la Genealogia deorum gentilium, un tratado de mitologia en quince libros, que no terminara hasta 1375. (1)

El poeta nacido en Arezzo, pero de origenes florentinos, habia ido a Roma para el Jubileo y se detuvo en Firenze, probablemente en la casa de su admirador. Se constituyo asi el primer nucleo del coetus florentino de los entusiastas seguidores del poeta y humanista. Alli estaban Zanobi da Strada, Francesco Nelli (a quien habria de dedicar las Seniles) y Lapo de Castiglionchio, que le regalo una copia de parte de las Instituciones oratoriae de Quintiliano.

Petrarca correspondio con la Pro Archiade Ciceron, que habia descubierto en Lieja en 1333. El intento de la Republica Florentina de contratarlo como profesor del Estudio fracaso, porque el poeta prefirio conservar su independencia. Fue Boccaccio el que tuvo la posibilidad de residir en la casa de Petrarca en Padova entre marzo y abril de 1351. Alli entro en contacto con la biblioteca del protohumanista, que ya habia descubierto las Elegiae de Propercio, copiando diversos textos y dando inicio a su culto ciceroniano.

En las doctas conversaciones tambien encontro espacio la poesia vulgar y Boccaccio--sorprendido por la ausencia de obras de Dante--habria de enviarle un ejemplar de la Commedia con un carmen dedicatorio (el actual Cod. Vat. Lat. 3199), ademas de una copia corregida de su Amorosa Visione, la obra que mas se acercaba a la concepcion poetica del maestro.

La cultura de Boccaccio no provenia de una educacion sistematica. Fue el mismo quien se dedico a buscar a los autores que habia oido nombrar y ubicar sus obras presuntamente perdidas. Y no era una tarea facil, considerando que las bibliotecas existentes pertenecian a conventos que habian sufrido por desastres naturales (temporales, terremotos) o provocados (incendio, saqueos), ademas de no contar con el personal calificado.

Es en 1355 que Boccaccio va a Napoli y encuentra en el monasterio de Montecassino el codice De lengua latina de Varron, la Pro Cluentio de Ciceron y la Rhetorica ad Herennium (actual Cod. Laurenziano LI, 10), textos que se apresura en mandar al maestro y amigo. Nace asi la leyenda de que Boccaccio habria robado libros, escondiendolos entre sus ropas. A pesar de que Giuseppe Billanovich demostro lo contrario, me parece importante referirme a un testimonio de Benvenuto Rambaldi da Imola, uno de los primeros comentaristas de la Commedia de Dante, que asistio a las lecciones que Boccaccio dicto en Santo Stefano di Badia, entre el 23 de octubre de 1373 y fines de enero de 1374.

Dante habia escrito:
   Quel monte a cui Cassino e nella costa
   fu frequentato gia in su la cima
   da la gente ingannata e mal disposta; (Pd XXII, 37-39)


Y a lo cual Benvenuto habia comentado:
   Et volo hic ad clariorem intelligentiam huius literae
   referre illud quod narrabat mihi iocose venerabilis
   praeceptor meus Boccaccius de Certaldo. Dicebat enim
   quod dum esset in Apulia, captus fama loci, accessit ad
   nobile monasterium montis Cassini, de quo dictum est.
   Et avidus videndi librariam, quam audiverat ibi esse
   nobilissimam, petivit ab uno monacho humiliter, velut
   ille qui suavissimus erat, quod deberet ex gratia aperire
   sibi bibliothecam. At ille rigide respondit, ostendens
   sibi altam scalam: ascende quia aperta est. ille laetus
   ascendens invenit locum tanti thesauri sine ostio vel
   clavi, ingressusque vidit herbam natam per fenestras, et
   libros omnes cum bancis coopertis pulvere alto; et
   mirabundus coepit aperire et volvere nunc istum
   librum, nunc illum, invenitque ibi multa et varia
   volumina antiquorum et peregrinorum librorum; ex
   quorum aliquibus detracti erant aliqui quaterni, ex aliis
   recisi margines chartarum, et sic multipliciter
   deformati: tandem miseratus labores et studia tot
   inclytissimorum ingeniorum devenisse ad manus
   perditissimorum hominum, dolens et illacrymans
   recessit; et occurrens in claustro petivit a monacho
   obvio quare libri illi pretiosissimi essent ita turpiter
   detruncati. Qui respondit quod aliqui monachi, volentes
   lucrari duos vel quinque solidos, radebant unum
   quaternum et faciebant psalteriolos, quos vendebant
   pueris; et ita de marginibus faciebant evangelia et
   brevia, quae vendebant mulieribus. Nunc, vir studiose,
   frange tibi caput pro faciendo libros! (2)


A mi, por lo menos, me queda claro que, en esas condiciones, los libros estaban mejor en manos de los que realmente los querian y consultaban. Y Boccaccio pertenecia a ese tipo de lectores.

Pero un hecho objetivo es que Boccaccio poseia una cierta cantidad de textos latinos y vulgares, que copio personalmente. La mejor prueba esta en el Zibaldone Laurenziano XXIX 8, (3) la Miscelanea Laurenziana XXXIII 321 de autores latinos, (4) y el Zibaldone Banco Rari 50 de la Biblioteca Nazionale Centrale di Firenze (5), que contienen una enorme cantidad de material compilado con infinita paciencia. Sin contar manuscritos de sus propias obras y las de Dante, es enteramente autografo un codice con obras de Marcial y otro con el comentario de Santo Tomas a la Etica aristotelica. A ellos hay que agregar codices con apostillas autografas a textos de Lucano, Estacio, Lactancio Placido, Terencio, Apuleyo, Giuseppe Flavio, Ovidio, Giovanni Gallico, el Comentario de, Paulino Veneto, Plinio y Paolo Diacono. (6)

Boccaccio descubrio incluso algunos textos que Petrarca nunca conocio, como el comentario a Estacio de Lactancio Placido o las Satirae de Marcial. O solo vio pocos fragmentos de las obras de Auxonio, que Boccaccio copio completas en la Miscelanea Laurenziana. Ademas del ya citado De lengua latina de Varron (ahora Laurenziano L 10), descubrio la Expositio antiquorumsermonum de Fulgencio, los Carmina XII sapientum, los poemitas Divae y Civis de la Appendix Vergiliana, la coleccion de los 80 Priapea y tal vez todas las Verrine de Ciceron. Tambien las obras de Tacito, que constituyen el llamado Codice Mediceo II (actual Laurenziano LXVIII 2), y que algunos han pensado que podria ser el hurtado de Montecassino. Sin embargo, el codice que figura en el inventario de su testamento que contiene los Annales y las Historiae de Tacito--no es el del monasterio, que fue encontrado alli entre 1355 y 1357 por Zanobi da Strada, vicario encargado por el obispo. De hecho lo uso en esa biblioteca Paulus Venetus antes de que pasara a ser propiedad de Niccolo Niccoli en 1427.

Hasta el momento se sabe de 31 manuscritos que pertenecieron a Boccaccio y, por lo menos, 18 de ellos fueron copiados por el. De Petrarca se han identificado 65, que dejo su biblioteca a la catedral de Padova, de la cual era canonigo. Boccaccio, en cambio, destino la suya a su amigo Martino de Signa para que la colocara en el convento agustino de Santo Spirito en Firenze. Y, como se usaba en ese tiempo, en el inventario estan senalados solo los volumenes en latin. (7)

Ambos poetas se reunieron nuevamente en marzo de 1350 corrigiendo el Buccolicum carmen y Boccaccio vio los volumenes que Petrarca habia hecho llegar desde su casa en Provenza. Alli es cuando surge la idea de hacer traducir los poemas homericos a Leoncio Pilato, un monje calabres, del griego al latin. (8) El trabajo esta listo en 1362, pero Petrarca no lo vera hasta mucho despues, porque Boccaccio le anuncia que le mando <<toda la Iliada y parte de la odisea>> recien en una carta del 2 de noviembre de 1365. Por su parte, Petrarca el 25 de enero de 1366 le senalaba que todavia no la habia recibido, pero si uso la traduccion para el De remediis, que termino de escribir el 4 de octubre de 1366.

La desaparicion de varios amigos en comun determinara que ambos poetas se sientan cada vez mas cercanos. El encuentro mas largo es en Venecia, entre abril y julio de 1363. Petrarca esta en el culminede su prestigio y Boccaccio enfrenta una vejez precoz. Incluso Petrarca quiere que permanezca a su lado como copista de confianza, pero Boccaccio se niega. Los dos se van a ver por ultima vez en julio de 1368 en Padova, donde Petrarca transcribio para divulgar algunas de sus obras y, mas precisamente: el De vita solitaria, el De remediis y algunas Epystolae. El postrer homenaje de Petrarca a su discipulo fue la traduccion al latin de la novella de Griselda, la ultima del Decameron.

No se trataba solo de descubrir codices de la antiguedad clasica, sino de salvaguardar la fidelidad de los textos, enmendandolos y comentandolos. Es con Petrarca y Boccaccio que esta tarea de recuperacion textual se vuelve una practicasistematica. Petrarca--ademas de la ya citada Pro Archia--en sus numerosos viajes (9) descubre las cartas Ad Atticum, Ad Brutum, ad Quintum fratrem y la apocrifa Ad Equites Romanos. Y--entre 1325 y 1350--habia preparado la <<edicion critica>> de la Primera, Tercera y Cuarta Decadas de Tito Livio.

Volviendo a la produccion cientifica de Boccaccio, (10) me interesa recalcar que el ya citado Genealogia deorum gentilium es un vasto repertorio--solicitado por Ugo IV de Lusignano, rey de Chipre y de Jerusalen--en el que Boccaccio se propone ilustrar con rigor filologico las noticias concernientes a la paternidad y a las descendencias de los dioses griegos y romanos, fijando ademas de manera exacta el contenido de muchisimos mitos clasicos. (11)

Originalmente iba a estar compuesto de trece libros, pero le agrego otros dos antes de 1367. En estos se repropone el problema general de la poesia: en el XIV la defiende ardorosamente y el XV constituye una apologia del autor. El exculpa a los poetas de la acusacion de ser simples hacedores de fabulas sin sentido: la fabula es velo y al mismo tiempo simbolo de una verdad profunda. Se trata de un concepto aun medioeval y, sin embargo, engloba a los poetas paganos con Dante y Petrarca. Sigue justamente el modelo de este ultimo en las Invective contra medicum (12) y tiene su origen en la denominada <<batalla de las artes>>. Esta fue combatida en el tardo Medioevo por dialecticos, teologos, juristas y retores en los centros de cultura universitaria.

Trabajo, por lo tanto, en esta obra alrededor de unos veinte anos, debido a numerosas interrupciones y sin llegar a una redaccion definitiva. En efecto, son identificables dos tradiciones manuscritas (13) de las que el autografo Laurenziano LI, 9 representa un claro testimonio.

Es posible ubicarlo entre los anos 1363-1366, (14) dado que sabemos que lo llevo a Napoli en 1371 y que--contra la voluntad del autor--fue difundido por Ugo de Sanseverino. Le fue devuelto al ano siguiente con las correcciones del jurista Pietro Piccolo da Monteforte. (15) Boccaccio empezo a escribir el tratado de nuevo, pero siguio trabajando en el texto del citado codice, como nos lo atestiguan las notas que agrego en los margenes.

Esta constatacion no pasaria de ser un indicio textual digno de un filologo que--como yo--se interesa en la tematica de los autografos boccaccescos, si no constituyera ademas una importante prueba del conocimiento que se tuvo de este libro aun en fase de elaboracion. Y a ello hay que agregar que fue uno de los textos de consulta mas importantes hasta el siglo XIX, traducido inmediatamente en las principales lenguas europeas y editado pocos anos despues de la introduccion de la imprenta. Tuvo una enorme fortuna incluso en la Edad de la Contrarreforma, que la tolero como un repertorio del clasicismo.

Mal que mal, la Genealogia representa una compilacion de 40 anos de estudio, que recoge noticias mitologicas, epicas y heroicas analizadas con moderno espiritu cientifico.

El narrador del Decameron no se expresa aqui inventando libremente lo que desconoce. El no se contenta con las noticias corrientes, sino que quiere proceder con metodo filologico para llegar, aunque con los criterios de su tiempo, a una interpretacion critica del mito: se remonta a los textos clasicos, coteja y compara los repertorios medioevales, apoya su version citando textos y fuentes. Para la interpretacion del mito, Boccaccio sigue la doctrina corriente en el Medioevo que es, en substancia, la aplicacion a las obras clasicas de los canones de la exegesis biblica.

Es asi como el mito se nos presenta como una fabula poetica detras de la cual se esconde una verdad conceptual, moral o religiosa. Aplica la teoria de los tres sentidos: el literal o historico (o evemeristico, con una linea interpretativa que llegara hasta Vico: las divinidades derivan de la apoteosis de personajes historicos y la "teologia" de los antiguos era un modo de esconder al vulgo la verdad de las cosas); el alegorico o moral (las divinidades no son otra cosa que la traduccion en terminos miticos de las vicisitudes psicologicas del hombre); y el anagogico o cristiano (las divinidades derivan de la sublimacion de fuerzas naturales).

Boccaccio trata de ser eclectico y aplica cada sentido segun el caso.

Por ejemplo, escoge la explicacion naturalista cuando se refiere a la Aurora: fue llamada hija del Sol, en cuanto esta es la luz del alba que procede de la luz del sol, e hija de la Tierra, en cuanto puede parecer a los que la miran como si saliera de la tierra (IV 27). En cambio, la transformacion de Adonis en flor habria sido inventada para demostrar la caducidad de la belleza (II 53).

Segun el metodo moral, el Aqueronte llega a ser la perdida de la alegria (IX 26) y el pavo real la riqueza (IX 1). Los centauros eran hombres belicosos a los que recurrian los tiranos; por eso se dice que nacen de las nubes y que se nutren de las umbratiles substancias del reino, o sea de los impuestos que pagan los subditos (IX 27).

Especialmente interesante es su exegesis del mito de Prometeo, donde supera a la tradicion medioeval. Sigue el ejemplo de Tertuliano, Lactancio y Agustin relacionandolo con Adan, pero tambien dando un <<disfraz pagano>> como ilustracion de la Creacion. Prometeo es <<un heroe humano de la cultura, el aportador de la ciencia y del orden politico y moral>>, justamente porque existen dos diferentes formas de creacion: la divina que da lugar a la vida y la prometeica que da inicio a la civilizacion (IV 44).

Ademas de los ya citados tres Padres de la Iglesia, ?cuales eran sus fuentes? Puede identificarse a Varron, a Servio comentarista de Virgilio, a Fabio Planciade Fulgenzio y al mitografo Teodonzio. un parrafo aparte merece el ya citado Leonzio Pilato, a quien trae a Firenze para que le ensene el griego y cuya colaboracion--entre los anos 1360 y 1363--determina importantes modificaciones en el texto de la primera redaccion.

Un lugar relevante ocupa ademas el Ciceron de las Tusculanae y del De natura deorum que tambien tiene una posicion eclectica. Esta permite a Boccaccio interpretar la multiplicidad de los dioses paganos en el cuadro de la concepcion cristiana del Dios unico.

Con el fin de desvelar la <<mundana sapientia>> que los antiguos habian escondido bajo sus mitos, desarrolla una obra de erudicion excepcional, pero su principal novedad esta en ese espiritu filologico que sera una de las grandes conquistas del Humanismo.

Y los dos ultimos libros son una consecuencia logica de todo lo expuesto: las ficciones paganas se aceptaban por su importancia didascalica, pero implican tambien el ingenium, esto es la particular dote espiritual que antecede a la poesia como contempladora de la verdad.

La obra retorica que procede del fervor inventivo del poeta (siguiendo el motivo platonico de la inspiracion divina) conlleva la inventio y el concepto de arte como imitacion. Es verdad que se trata de un pensamiento de origen aristotelico, pero Boccaccio no conocia ni la Poetica ni la Retorica. Su fuente de informacion era la Institutio oratoria de Quintiliano: alli esta la doctrina de lo comico, de lo credibile y de lo propium, del hecho que, para obtener la verosimilitud de la narratio, se requiere de la imitatio veritatis.

La poesia constituye para Boccaccio un lenguaje artisticamente elaborado en el grado mas alto y como fabula que contiene verdades divinas. La Genealogia representa no solo un maduro conocimiento de la tradicion mitologica literaria, sino sobre todo una actitud critica con respecto a sus fuentes. La concepcion de Boccaccio esta ligada a la poetica del protohumanismo padovano y toscano. Es aqui donde se advierte su admiracion por Dante, que en la Commedia se habia servido tanto de los textos biblicos como de la mitologia pagana. Es precisamente en 1351 que termina el primer esbozo de su Trattatelloin laude del gran poeta.

En 1355 regresa a Napoli y empieza a trabajar en dos nuevas compilaciones, que tambien le llevaran anos de trabajo.

El De casibus virorum illustrium es una coleccion de anecdotas de grandes personajes--desde Adan hasta sus mas ilustres contemporaneos--con una precisa finalidad moralista: demostrar que los hombres no deben fiarse de la Fortuna por su volubilidad. (16) Esta aparece como una divinidad malefica que juega con el hombre, ilusionandolo y despues abatiendolo. Se divide en nueve libros y de ella tambien se conservan dos redacciones, la primera de las cuales estuvo lista en 1360 (Ricci: 179-188; Zaccaria, 1977-78). (17) En los anos sucesivos siguio revisandola y corrigiendola hasta 1373, cuando la dedico a su amigo y benefactor Mainardo Cavalcanti, alto funcionario del reino de Napoli. Ese mismo ano recibira el encargo, por parte de la ciudad de Firenze, de tener lecturas publicas de la Divina Commedia.

Boccaccio imagina que se presentan ante el las sombras de las ilustres victimas de la Fortuna que quieren contarle sus desventuras. Es una serie de exempla negativos y, por lo tanto, esta inserta en un marco didactico epico-dramatico lo que le permite componer una obra <<tam delectabile quam utile>>.

Si bien es cierto que tiende a repetirse en sus digresiones, el ambicioso programa que lleva adelante le permite entregar una vision organica y panoramica del saber historico bajo el cristal de una concepcion reflexiva. Por ejemplo, tienen un puesto importante los tiranos como Neron (VII 4) o el reciente Gualterio de Brienne, duque de Atenas (IX 24), que <<con violencia ocupan las almas y la libertad de los pueblos>>. El modelo literario prevalente, en este caso, es Salustio. Otras fuentes son identificables en el denominado Zibaldone Magliabechiano (18) y van de Julio Cesar a Svetonio, de Pablo Orosio a Eusebio, de Ovidio a Seneca. Dicha coleccion de apuntes autografos (el ya citado Codice B.R. 50 de la Biblioteca Nazionale di Firenze) fue reunida por Boccaccio entre 1351 y 1356. Ademas estan las fuentes orales, expresamente declaradas, de testigos de los hechos que corresponden a los anos en que le toco vivir.

Con todo, Boccaccio no olvida que es un narrador y--a pesar de la rigidez de la lengua latina--logra atribuir elementos dramaticos y figuraciones icasticas a algunos personajes: Sardanapalo aparece con el rostro ennegrecido por el humo de la hoguera (II 12), la reina Arsinoe con la cabellera revuelta y con las mejillas surcadas por las rojas huellas de sus unas (IV 18), el emperador Vitelio aun bamboleante en un estado de truculenta ebriedad (VII 6).

La obra--que en lengua castellana se conocio como Cayda de principes--tuvo una gran difusion de inmediato y, en el siglo XV, Boccaccio gano fama de moralista severo antes de ser reconocido como un novellatore <<licencioso>>. (19)

Se siente la influencia de Petrarca (Dido, por ejemplo, es suicida por castidad y no por amor; II 10), que tambien participa como su <<ornatisimo y docto preceptor>> para sacudirlo del sueno y del ocio producto de un momento depresivo (VIII 1). Y no falta el compromiso politico, cuando lleva adelante su polemica contra las mezquindades de la <<borghesia grassa>>, que solo la peste consiguio poner en crisis definitiva, despues del fracaso economico y politico de la clase dirigente florentina (IX 24).

El otro libro que empieza en este periodo es De montibus, silvis, fontibus et de nominibus maris liber (esto es Libro de los montes, selvas, fuentes, lagos, rios, estanques o pantanos y nombres del mar), que el considera una obra menor y un complemento de la Genealogia. Su reevaluacion ha sido posible gracias a su editor Manlio Pastore Stocchi (20) y yo me he encargado de publicar la version castellana del siglo XV, preparada para el Marques de Santillana. (21)

Se trata de un diccionario geografico que pueda prestar ayuda a la lectura de las antiguas obras filosoficas, literarias e historicas. Boccaccio reconoce que no ha seguido un metodo riguroso y que ha confiado muchas veces en la memoria. Sin duda, las noticias mas interesantes son las que corresponden a lugares que conocio directamente: el Arno, el Vesubio, el lago Averno, la Valchiusa. Esta ultima le sirve para rendir un nuevo caluroso homenaje a Petrarca. (22) Aun no ha sido identificado un autografo y su composicion debe haber terminado--o, al igual que el De casibus--se vio interrumpida en 1374, o sea poco antes de su muerte. Su originalidad radica en que se trata del primer intento de confeccion de un subsidio filologico para la lectura de los clasicos.

Llega el ano 1361 y Boccaccio se retira a Certaldo, su ciudad natal. Mientras los libros senalados estan inconclusos, resuelve iniciar otra labor extenuante. Asi como Petrarca ha recopilado las biografias De viris illustribus, el decide escribir acerca de mujeres celebres, desde Eva hasta la reina Giovanna di Napoli. El titulo de este nuevo libro es De mulieribus claris. (23)

Si bien es cierto que puede considerarse como un complemento del De casibus, el merito principal esta en que la obra esta dedicada exclusivamente a las mujeres, que siempre habian sido descuidadas por la historiografia. Boccaccio quiere hablar de la <<virtud de las mujeres>>, pero en un estilo jocoso, como declara en la dedicatoria. Habia ya sufrido la fascinacion del ejemplo ovidiano de las Heroides en la Elegia di Madonna Fiammetta (cap. VIII), donde habia desarrollado una serie de minusculas biografias femeninas para recordar las desventuras de algunas mujeres de la Antiguedad.

Sin embargo, el gusto novelesco cede a una perspectiva moralizante y humanistica. En diversas ocasiones, se lanza contra los vicios y la tirania, mientras en cambio exalta la virtud heroica y la libertad. Su intencion era elegir a aquellas mujeres que habian igualado a los hombres, distinguiendose por virtud y por ingenio.

Pero no falta el ingenio perfido de una Medea (XVII), de una Flora (LXIV) o de una Sempronia (LXXIX), como una manera de indicar el vicio y persuadir a evitarlo y a rehuirlo. o sea, la "claritas" no habia que ponerla exclusivamente en relacion con la virtud, sino con cualquiera accion digna de nota.

Perdura el odi et amo de Boccaccio, que oscila entre la misoginia (Sabina Poppea, XCV) y el feminismo. (24) No falta en la obra tampoco una apasionada exaltacion del amor: esta se ve en el caso de los adolescentes Piramo y Tisbe (XIII), libremente tomado de ovidio, con una calida simpatia por los dos heroes y no sin la protesta (acostumbrada en el Decameron) contra el <<pecado de la fortuna>>. Desprejuiciada es tambien la historia de la papisa Juana, a la que <<no faltaron las artes para saciar su lujuria>> y <<asi ocurrio que el papa concibio>> (CI).

La erudicion a veces aparece encubierta por la vena narrativa, como en el caso de Paolina romana amada por el dios Anubi (XCI), que recuerda la novella de Lisetta y del angel Gabriel del Decameron (IV 2).

Comienza con la biografia de Eva para dar paso a figuras mitologicas (interpretadas evemeristicamente, segun el procedimiento ampliamente utilizado en la Genealogia) y figuras poeticas (II-XL), con la unica excepcion de Semiramis (II). Siguen despues las dos series de mujeres del mundo antiguo (XLI-C) y del Medioevo (CI-VI).

En un principio, la obra incluia 74 biografias. La redaccion definitiva (1362) coincide con la invitacion que le dirigio Nicola Acciaiuoli, siniscalco del reino de Napoli, para transferirse a esa ciudad. A su hermana Andreola, casada en segundas nupcias con un conde de Altavilla, dedico los 104 relatos que conocemos.

Pier Giorgio Ricci, que demostro en 1959 la autografia del Cod. Pluteo XC sup. 981, (25) identifico siete fases redaccionales, (26) cada una de las cuales testimonia un determinado momento de la cultura de Boccaccio en el que--junto con acrecentar sus conocimientos--desarrolla su incesante reflexion critica.

Las fuentes son numerosas y no se pueden determinar con certeza, porque--al contrario de los otros tratados--faltan las citas. Sin embargo, son reconocibles: Isidoro de Sevilla, Valerio Maximo, Virgilio, Ovidio y tambien Tacito, lo que es notable puesto que al parecer era desconocido para Petrarca. De hecho, lo descubrio Zanobi da Strada en la Biblioteca de Montecassino, mientras--como ya senale--era secretario del obispo Angelo Acciaiuoli, entre 1355 y 1357.

Escribe hasta los ultimos dias de su vida. Despues de haber sido un viajero frecuente como enviado de la republica florentina (estuvo incluso en la corte papal de Avignon), con serios problemas economicos y de salud (obesidad, sarna e hidropesia) no vuelve a moverse de Certaldo. En 1374, recibe la triste noticia de la muerte de Petrarca, que en su testamento le deja un poco de dinero para que se compre un abrigo. (27)

Su ciclo vital termina el 21 de diciembre de 1375.

La influencia de Boccaccio ha sido fundamental para muchos generos nuevos, en verso y en prosa, en la narrativa y en el teatro.

En Italia, siguen el ritmo de sus octavas Pulci, Boiardo, Ariosto y Tasso. Ademas de Sacchetti o Bandello en Italia, su estilo comico narrativo se impone en la narrativa europea gracias a la pluma de Chaucer, Rabelais, Rojas, Cervantes y La Fontaine. La tragedia y el melodrama estan representadas por Shakespeare, Moliere, Metastasio y de Musset. Pero el campo mas rico de investigacion futura sigue siendo su labor de humanista, como intermediario entre su tiempo y los clasicos que tanto amo.

Ese constituye un rico campo de investigacion que sigue abierto para los especialistas: toda una labor improba y digna de encomio, que merece ser conocida y estudiada.

Jose Blanco Jimenez es Doctor en Filosofia y Doctor en Materias Literarias por la Universita degli Studi di Firenze (Italia) y profesor de la Universidad Santo Tomas de Santiago de Chile.

E-mail: joblar@gmail. com

Recibido: 8 de setiembre de 2015.

Aceptado para su publicacion: 2 de noviembre de 2015

(1) Todos los datos biograficos que se citan son consultables en: Vittore Branca, Giovanni Boccacccio: profilo biografico, Sansoni, Firenze 1977; Pier Giorgio Ricci, Studi sulla vita e le opere del Boccaccio, Edizioni di lingua e letteratura, Roma 1985.

(2) Benvenuto, Comentum super Dantis Aldigherij Comoediam, Pd XXI, 37-39) consultable en www.bibliotecaitaliana.it. (Mi traduccion (teniendo presente la de Giovanni Tamburini, en Benvenuto Rambaldi da imola. Commento latino sulla Divina Commedia di Dante Allighieri, Galeati, Imola 1836, p. 398) es la siguiente: <<En efecto, decia (Boccaccio de Certaldo) que mientras estaba en Apulia, cogido por la fama del lugar, accedio al noble monasterio de Monte Cassino, del que se ha dicho. Y avido por ver la libreria, de la que habia oido hablar que era nobilisima, pidio humildemente a un monje, viendo a aquel que era muy suave, que por gracia le quisiera abrir la biblioteca. Y el respondio rudamente, mostrandole una alta escala: 'Sube que esta abierta'. El subio alegremente, encontro en el lugar tantos tesoros sin puerta ni llave: e ingresado, vio hierba nacida por las ventanas, y todos los libros con bancos cubiertos de polvo alto. Y comenzo a abrir, a dar vuelta ahora este ahora el otro, encontro alli muchos y varios volumenes de libros antiguos y extranjeros. Pero desde algunos de ellos volumenes habian arrancado quinternos enteros, y a otros les habian cortado los margenes de papel, y asi acrecentadamente deformados. Finalmente, viendo que tantos trabajos y estudios de inclitos ingenios cayeran en las manos de hombres tan torpes, se aparto doliente y lagrimante. Salio al claustro y pregunto a un monje que le salio al paso por que esos libros preciosisimos estaban desfigurados y mutilados de ese modo. El cual respondio que algunos monjes, queriendo ganar dos o cinco monedas, a cuatro solidos, habian raido unos cuadernos y hacian salterios, que vendian a los ninos: y de muchos margenes hacian breviarios, que vendian a las mujeres. !Ahora, oh hombre de estudio, suda, hiela, abstente del vino y de las mujeres para componer libros de ciencias!>>.

(3) Guido Biagi, Lo Zibaldone boccaccesco Mediceo Laurenziano Plut. XXIX, 8, Olschki, Firenze 1915; Filippo Di Benedetto, <<Considerazioni sullo Zibaldone Laurenziano del Boccaccio e restauro testuale della prima redazione del 'Faunus'>>, Italia medioevale e umanistica XIV (1971)91-129; Raul Mordenti, <<Problemi e prospettive di un'edizione ipertestuale dello Zibaldone laurenziano>>, Michelangelo Picone y Claude CazalE BERARD(eds.),Gli Zibaldoni di Boccaccio. Memoria, scrittura, riscrittura. Atti del Seminario Internazionale di Firenze-Certaldo (26-28 aprile 1996), Franco Cesati Editore, Firenze 1998, pp. 361-377; Stefano Zamponi, Martina Pantarotto, Antonella Tomiello, <<Stratigrafia dello Zibaldone e della Miscellanea Laurenziani>>,Gli Zibaldoni di Boccaccio, cit., pp.181-258.

(4) Bianca Maria Da Rif, <<La miscellanea laurenziana XXXIII, 31>>, Studi sul Boccaccio VII (1973) 59-124; Stefano Zamponi, Martina Pantarotto, Antonella Tomiello, <<Stratigrafia dello Zibaldone e della Miscellanea Laurenziani>>,Gli Zibaldoni di Boccaccio, cit., pp.181-258.

(5) Sebastiano ClAMPI, Monumenti di un manoscritto autografo e lettere inedite di messer Giovanni Boccaccio, Molini, Milano 1830 (2); Aldo Maria Costantini, <<Studi sullo Zibaldone Magliabechiano: i. Descrizione e analisi>>, Studi sul Boccaccio VII (1973) 21-58.; <<II. Il florilegio senechiano>>, Studi sul Boccaccio VIII (1974) 79-126; <<III. La polemica con fra Paolino da Venecia>>, Studi sul Boccaccio X, (1977-78) 255275; <<IV. La presenza di Martino Polono>>, Studi sul BoccaccioXI (1979) 363-370; <<Tra chiose e postille dello Zibaldone Magliabechiano: un catalogo e una chiave di lettura>>, en Gli Zibaldoni di Boccaccio, cit., pp. 29-35; Gabriella Pomaro, <<Memoria della scrittura e scrittura della memoria: a proposito dello Zibaldone Magliabechiano>>,Gli Zibaldoni di Boccaccio, cit., pp. 259-282.

(6) Eva Ianni, <<Elenco dei manoscritti autografi di Giovanni Boccacccio>>, Modern Language Notes, 86 (1971) 99-113; Ginetta.AuzzAS, <<I codici autografi, Elenco e bibliografia>>, Studi sul Boccaccio VII(1973)1-20; Mostra di manoscritti, documenti e edizioni. VI centenario della morte di Giovanni Boccaccio. 2 vols., Comitato Promotore, Certaldo 1975.

(7) Antonia Mazza, <<L'inventario della 'parva libraria' di Santo Spirito e la biblioteca di Boccaccio>>, Italia medioevale e umanistica IX (1966) 1-74. Acerca de los procedimientos compilatorios de ambos poetas, cfr. Dennis Dutschke, <<Il libro miscellaneo: problemi di metodo tra Boccaccio e Petrarca>>, Gli Zibaldoni di Boccaccio, cit., pp. 95-112.

(8) Agostino Pertusi, Leonzio Pilato fra Petrarca e Boccaccio. Le sue versioni omeriche negli autografi di Venezia e la cultura greca del primo Umanesimo, Leo S.Olschki, Firenze 1979.

(9) Jose Blanco J., El cansado viajero de Arqua, Ediciones Video Carta, Santiago de Chile 2003.

(10) Jose Blanco J., <<La labor erudita de Boccaccio: sus obras en latin>>, Pharos, 12/1 (mayo-junio 2005) 109-178.

(11) Giovanni Boccaccio, Genealogie deorum gentilium libri, edicion critica de Vincenzo Romano, 2 vols., Laterza, Bari 1951; edicion critica de Vittorio Zaccaria, en Tutte le opere, vols. VII-VIII, Mondadori, Milano 1996.

(12) Jose Blanco J., <<El sentimiento humanistico en las "Invective contra medicum" de Petrarca>>, Alpha 9 (1993) 73-80.

(13) Guido Martellotti, Le due redazioni delle "Genealogie" del Boccaccio, Edizioni di storia e letteratura, Roma 1951; Pier Giorgio Ricci, Studi ..., op. cit., pp. 189-225.

(14) Eva Ianni, a. cit., 106-107; Ginetta AuzzAS, a. cit., 10-11; Mostra, op. cit., 80-82)

(15) Giuseppe Billanovich, Pietro Piccolo da Monteforte tra il Petrarca e il Boccaccio, en Medioevo e Rinascimento. Studi in onore di Bruno Nardi, Universita di Roma, Istituto di Filosofia, Sansoni, Firenze 1955, pp. 1-76; Vittore Branca, op. cit., p. 107.

(16) Giovanni Boccaccio, De casibus virorum illustrium, edicion critica de Pier Giorgio Ricci y Vittorio Zaccaria, Tutte le opere, vol. IX, Mondadori, Milano 1983.

(17) Pier Giorgio Ricci, Studi, op. cit., 179-166; Vittorio Zaccaria, <<Le due redazioni del ' De Casibus' >>, Studi sul Boccaccio X (1977-78) 1-26.

(18) Sebastiano Ciampi, Monumenti, op. cit.

(19) En espera de que se publique un trabajo mio inedito, por ahora puede consultarse: Jose Blanco J., <<Cayda de principes: la Vulgata castellana del De Casibus Virorum Illustrium>>, Boletin de Filologia, Facultad de Filosofia y Humanidades, Universidad de Chile, Santiago (Chile), Vol. 50 No. 1 (2015), 33-70. Acerca de la validez de las traducciones espanolas y su aporte filologico a las ediciones criticas, cfr. Jose Blanco J.,<<Giovanni Boccaccio en Espana a partir de la tradicion textual de sus obras >>, en Mariapia Lamberti, Fernando Ibarra y Sabina Longhitano (eds.), Boccaccio. influenza e attualita. Atti delle XI Giornate di Studi Italiani Citta del Messico, 28 ottobre-1 novembre 2013, Universita Nazionale Autonoma del Messico Dipartimento di Lettere Italiane, Franco Cesati, Firenze 2015, pp. 187-202.

(20) Manlio Pastore Stocchi, Tradizione medievale e gusto umanistico nel "De Montibus" del Boccaccio, C.E.D.A.M., Padova 1963.; Giovanni Boccaccio, De montibus, silvis, fontibus, lacubus, fluminibus, stagnis, seu paludibus, de nominibus maris, edicion critica de Manlio Pastore Stocchi, Tutte el opere, vol. VIII. Mondadori, Milano 1996, pp. 1815-2122.

(21) Giovanni Boccaccio, Giovanni. Edicion diplomaticointerpretativa del De montibus, silvis, fontibus, lacubus, fluminibus, stagnis seu paludibus et de diversis nominibus maris en una traduccion castellana del siglo XV, edicion de Jose Blanco J., Universidad de las Americas, Santiago de Chile 2008. Esta edicion fue precedida por mi articulo <<Un diccionario geografico del siglo XIV: El "Liber de Montibus" de Giovanni Boccaccio>>, Pharos vol. 9/1 (mayo-junio 2002) 344.Ahora puede consultarse tambienJose Blanco J., <<Il De Montibus di Giovanni Boccaccio: note sul testo della traduzione castigliana del secolo XV>>, Italia Medioevale e Umanistica LV (20l4), 103-139.

(22) Giovanni Boccaccio, De Montibus ..., op. cit., fons Sorga.

(23) Giovanni Boccaccio. De mulieribus claris, edicion critica de Vittorio Zaccaria, Tutte le opere, vol. X., Mondadori, Milano 1967.

(24) Jose Blanco J., <<Giovanni Boccaccio: ?Misogino o filogino?>>, Mapocho 65 (Primer Semestre 2009), 185-194.

(25) Pier Giorgio Ricci, Studi, op. cit., 115-124

(26) Pier Giorgio Ricci,<<Le fasi redazionali del 'De mulieribus claris'>>, Rinascimento X (1959) 12-21, ahora en Studi, op. cit. 125-135; Vittorio Zaccaria, <<Le fasi redazionali del "De mulieribus claris">>, Studi sul Boccaccio I (1963) 252-332; <<Appunti sul latino del Boccaccio nel "De mulieribus claris"(dall'autografo Laur. Pl. 90 sup. 981)>>, Studi sul Boccaccio III (1965) 229-246.

(27) En su testamento del 4 de abril de 1370, senala: <<Johanni de Certaldo seu Boccaccii, verecunde admodum tanto viro tam modicum, lego quinquaginta florenos auri de Florentia pro una veste hiemali ad studium lucubrationes nocturnas>>.
COPYRIGHT 2016 Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Blanco J., Jose
Publication:Scripta mediaevalia
Date:Jan 1, 2016
Words:6121
Previous Article:La idea unitaria del hombre en el De hominis opificio de Gregorio de Nisa.
Next Article:La idea de Universidad. Un analisis filosofico de sus principios vitales en la Edad Media y su cambio a partir del pensamiento de Martha Nussbaum.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters