Printer Friendly

Gestion y mantenimiento de la infraestructura vial y de obras publicas a traves del Trabajo Personal Subsidiario en Venezuela. El caso de Merida. 1828-1925.

Management and of road infraestructure and public works through the Subsidiary Personal work in Venezuela. The case of Merida 1828-1925

1. Introduccion

El punto de partida en el estudio del desarrollo de una determinada ciudad debe partir del conocimiento sistematico de su proceso historico de conformacion. Sin ese discernimiento los cambios carecen de una orientacion bien definida, sin bases concretas y reflejan muchas veces intentos frustrados o errores de dificil rectificacion. No se puede cambiar lo que no se conoce. De ahi la importancia que para la ciudad de Merida tiene el rescate de su historia.

En tal sentido, y fundamentandonos en planteamientos de autores como Medina, Alvarez y Gonzalez (2000) se advierte que los estudios de historia regional han aumentado considerablemente en Venezuela, y en forma progresiva se convierten en una necesidad que no solo tiene que ver con los requerimientos de orden educativo sino que se despliegan a los niveles de interpretacion de fenomenos regionales (dinamico, demografico, politico, cultural, entre otros) y atraen la atencion de los planificadores para aplicarlos a sus investigaciones sobre regionalizacion administrativa, planes de desarrollo y otros. (p.6).

De acuerdo al discernimiento de estos autores, la historia regional y local es siempre la historia de los hombres que se realizan en sociedades concretas, es decir, son la localidades y las regiones las escalas donde mejor se pueden apreciar los acontecimientos pertinentes a la sociedad, pero sin descuidar que estan insertas en un ambito nacional, por tanto, es menester, no descartar el contexto nacional al pasar a la escala regional, la cual permite una mejor comprension del pasado, del presente y del futuro de sus sociedades. La historia regional debe ser concebida como un nutriente de la historia nacional, como parte integral de la reconstruccion y valoracion historica de la nacion.(p.20).

El estudio del Trabajo Personal Subsidiario, circunscrito a la historia nacional, regional y local, se ocupa del impuesto especial establecido en la legislacion venezolana en la primera mitad del siglo XIX que tuvo como proposito solventar problemas de infraestructura urbana y rural. En el caso de Merida, consistio en la obligacion de los vecinos hombres de las diferentes parroquias meridenas y con edades comprendidas entre 18 y 60 anos, de contribuir anualmente con una cuota especial, en dinero o en trabajo personal, el cual se destinaba a la realizacion, reparacion, conservacion y mantenimiento de la infraestructura vial y obras publicas de Merida, es decir, a la apertura y composicion de los caminos y puentes; construccion y refaccion de edificios publicos; limpieza y mejora de plazas, carceles y escuelas; cementerios; arreglos de calles, edificacion y reparacion de templos y otras obras publicas.

2. El Trabajo Personal Subsidiario

2.1. Definicion

Como ya se ha expresado y fundamentandonos en Rivero (1998) el Trabajo Personal Subsidiario consistio en la obligacion de los vecinos hombres de las diferentes parroquias venezolanas con edades comprendidas entre 18 y 60 anos, de contribuir anualmente con una cuota especial, en dinero o en trabajo personal, el cual se destinaba a la realizacion, reparacion, conservacion y mantenimiento de la infraestructura vial y obras publicas de Venezuela, es decir, a la apertura y composicion de los caminos y puentes; construccion y refaccion de edificios publicos; limpieza y mejora de plazas, carceles y escuelas; cementerios; arreglos de calles, edificacion y reparacion de templos y otras obras publicas.(p.56)

3. Trabajo Personal Subsidiario en el medio urbano y rural merideno

En lo concerniente, al estudio cualitativo o interpretativo de las caracteristicas del Trabajo Personal Subsidiario en el escenario urbano y rural de Merida y la proyeccion que tuvo en el ambito local y regional en el periodo de estudio (1828-1925), es necesario considerar que durante la colonia, todo el siglo XIX y primeras decadas del XX Merida, como el resto de los centros urbanos del pais, experimento el obstaculo de la incomunicacion, tanto interna como externa; sin lugar a dudas, uno de los principales problemas que padecia Venezuela, situacion que limito su desarrollo integral.

Igualmente, en las ciudades existian grandes limitaciones respecto al acomodamiento de sus espacios publicos, como calles y plazas, al igual que la pobre existencia de servicios basicos que apenas comenzaban a instalarse en las ultimas decadas de la Venezuela decimononica.

La inexistencia de una red de comunicacion se convertia en un problema social, en la medida que las fuerzas productivas son frenadas y limitadas por tal situacion. Por esta razon se realizaban esfuerzos tendientes a hallar soluciones concretas para solventar el problema. Asi, en el transcurso de estos anos las autoridades trataron de fomentar y promover una infraestructura vial y urbana que permitiese el desarrollo y expansion de la economia venezolana. En el caso de Merida, tanto la Gobernacion como la Asamblea Legislativa, Diputacion Provincial y Concejos Municipales deliberaban para aportar soluciones tendientes a superar las dificultades causadas por la incomunicacion. No obstante, a pesar de coordinar esfuerzos para abrir nuevos caminos y carreteras, construir puentes o mejorar los ya existentes, tuvieron muy poco exito, debido a que la ciudad andina no poseia suficientes rentas; ademas, de enfrentar la falta de creditos y la de un fondo permanente destinado a tales obras.

4. Reglamentacion y organizacion del impuesto por Trabajo Personal Subsidiario

La insuficiencia de recursos economicos y de la expansion de la economia regional hizo necesario que la gobernacion provincial de Merida arbitrara los medios y sistemas extraordinarios para acometer por su propia cuenta los trabajos que debian realizarse en la vialidad y obras publicas meridenas. Esto motivo a las autoridades regionales legislar a favor de la construccion y mejoramiento de las vias, por lo cual establecieron en la jurisdiccion meridena un impuesto especial y directo conocido como el Trabajo Personal Subsidiario, contemplado en la legislacion nacional. En tal sentido, la Gobernacion de Merida delego en el Concejo Municipal del Distrito Libertador todo lo relacionado al cuidado de las vias publicas, por lo que esta Institucion tuvo entre sus funciones velar por la construccion, limpieza y desarrollo de toda la vialidad de la region meridena. Hasta ese entonces, esa institucion no disponia de los recursos financieros para superar el problema vial y urbano, por lo que se limito unica y exclusivamente a la refaccion de los caminos vecinales y a la construccion y reparacion de puentes. Esta circunstancia se atribuye principalmente a que durante todo el siglo XIX, la dificil situacion economica de la corporacion municipal problematizo la atencion de la escasa red comunicacional.

De esa manera, por ordenanza minuciosa, el gobierno de Merida decidio la instalacion y regularizacion del impuesto de Trabajo Personal Subsidiario en todo el territorio. De acuerdo al criterio de Perez (1980) "... este sistema habia dado en los Estados que componen la Union Americana y en especial en los Estados de New York, tan fecundos resultados que posteriormente fue puesto en practica en nuestro territorio" (p.7).

Es asi, como el Trabajo Personal Subsidiario se instauro en toda la jurisdiccion meridena desde el temprano siglo XIX, especificamente desde el ano 1828 y estuvo vigente hasta el ano 1925, cuando el presidente Juan Vicente Gomez ordeno su eliminacion. Se insiste en senalar que el Trabajo Personal Subsidiario era un impuesto especial directo y obligatorio que debian pagar todos los habitantes masculinos de Merida. Consistia en la obligacion de todos los vecinos hombres que habitaban en cada una de las parroquias que conformaban cada uno de los distritos que integraban la region y con edades comprendidas entre 18 y 60 anos, incluyendo los extranjeros. La contribucion anual consistia en dinero o en trabajo personal para la apertura, construccion y mejoramiento de la infraestructura vial y urbana y obras publicas del Estado Merida.

El Concejo Municipal del Distrito Libertador del Estado Merida haciendo uso de las atribuciones que le confiere la Ley Organica del Poder Municipal, a traves de la Resolucion sobre el Trabajo Personal Subsidiario a favor de Caminos y Obras Publicas (1844) establecio que el impuesto por Trabajo Personal Subsidiario debia ser cumplido por:

Todos los vecinos hombres con edades comprendidas entre 18 y 60 anos que viven en la diversas parroquias meridenas estan obligados a concurrir a este trabajo por el orden que se le senale ... este servicio se realizara solo una vez al ano, durante cuatro dias en un lapso de ocho horas diarias con dinero o en trabajo personal para el mejoramiento de los caminos y demas obras publicas.con exclusion de los pobres de solemnidad y a juicio de la autoridad local, que no podrian recibir contribuciones pecuniarias en compensacion del servicio. (p.29)

En tal sentido, se observa claramente, que de acuerdo a la forma en la que se administraba el impuesto de Trabajo Personal Subsidiario, las vias comunicacionales y las obras publicas meridenas debian ser mantenidas por los vecinos hombres como una contribucion al Estado, sobre esto Picon (1970) plantea:
   Los vecinos de los Andes reparan su necesario camino hacia el lago
   costeandose su alimentacion y realizando un trabajo subsidiario
   personally muchas veces se ven obligados a utilizar sus propias
   herramientas para emprender los trabajos destinados a desarrollar y
   fomentar las vias de comunicaciones, sin recibir ningun tipo de
   remuneracion por parte del Estado. (p.15)


Por otra parte, es menester inferir, que la legislacion sobre el impuesto de Trabajo Personal Subsidiario exceptuaba a las mujeres y a los varones menores de 18 anos y mayores de 60 anos; mientras, los comprendidos entre estas edades que no tenian como pagar la cuota en dinero o sufrian de algun impedimento fisico que les obstaculizaba contribuir en trabajo personal, debian comprobarlos. Tambien estaban exentos de ese impuesto los individuos de pobreza notoria; los jornaleros y demas hombres cuyo salario no excedia de tres bolivares (3,00 Bs.) diarios; asimismo, los que tengan libre administracion de sus bienes; los empleados publicos que desempenan cargos concejiles y los miembros de las juntas de subsidios.

Sin embargo, la Ordenanza del 24 de Noviembre de 1852 que reglamentaba el impuesto subsidiario, solo exceptuaba a las mujeres, a los hombres mayores de anos y a los esclavos; y las leyes sobre Trabajo Personal Subsidiario correspondientes a los anos 1877, 1906, y 1917 exceptuaban a los militares o ciudadanos vecinos del distrito que hayan trabajado en el servicio de la guardia nacional o guardia militar acantonada en el Estado Merida, por un lapso de tres meses seguidos durante el ano a que corresponda la contribucion, debiendo presentar su comprobante en la boleta expedida por el ciudadano presidente del Estado. Estas leyes tambien exceptuaban a los padres de familia que tuvieran bajo su patria potestad, por lo menos a uno o dos hijos de la edad que requeria la ley para prestar el servicio personal2. Por su parte, el Reglamento sobre la Ley de Conservacion de Carreteras y Caminos Vecinales (1920), unicamente exceptuaba "a los que ejerzan cargos concejiles y a los que se encuentren fisicamente impedidos ... dos cuales comprobaran debidamente ante el Concejo Municipal o ante la Junta Comunal respectiva ... y por supuesto a las mujeres ..." (p.4).

En relacion la contribucion por Trabajo Personal Subsidiario variaba de acuerdo a la capacidad economica de los individuos, llegando a oscilar de uno a cinco jornales, cada jornal era equivalente a la cantidad de dinero que se pagaba a un trabajador por un dia de labores en la epoca en se recaude dicha contribucion. Asi tenemos que la ordenanza de 1852 sobre impuesto subsidiario, estipulaban que los vecinos y habitantes que tengan las cualidades requeridas para ser elector y los que tengan las rentas de estos aunque no sepan leer ni escribir, deben contribuir con cinco jornales; los que tengan las cualidades de sufragante parroquial y los extranjeros aportaran con una cuota de tres jornales, los que tengan la edad de 18 anos y carezcan de los requisitos para sufragar, con una cuota de dos jornales. Por su parte, la Ley sobre Trabajo Personal Subsidiario (1877) valoraba el jornal a cincuenta centimos para todos los contribuyentes, mientras que la correspondiente al ano 1897 lo valoraba a razon de tres bolivares. Sin embargo, la pertinente al ano 1882, la estipulaba a cinco bolivares por colaborador. En lo concerniente a las leyes sobre Trabajo Personal Subsidiario referente a los anos 1906 y 1917 estimaban el jornal a razon de dos bolivares por cada contribuyente.

El Reglamento sobre la Ley de Conservacion de Carreteras y Caminos Vecinales (1920) le atribuye a al Concejo Municipal que despues de recibir las listas subsidiarias elaboradas por las juntas comunales (antes juntas de subsidio) respectivas debian proceder a la clasificacion de los ciudadanos que debian satisfacer la contribucion subsidiaria, sujetandose para tal efecto a las siguientes reglas:

1. Los duenos de fincas rurales cuyo valor exceda a 100.000,00 bolivares, pagaran 20 tareas.

2. Los duenos de fincas rurales cuyo valor exceda a 60.000,00 bolivares y no lleguen a 100.000,00 bolivares, pagaran 16 tareas.

3. Los duenos de fincas rurales cuyo valor exceda a 40.000,00 bolivares y no lleguen a 60.000,00 bolivares, pagaran 12 tareas.

4. Los duenos de fincas rurales cuyo valor exceda a 24.000,00 bolivares y no lleguen a 40.000,00 bolivares, pagaran 8 tareas.

5. Los duenos de fincas rurales cuyo valor exceda a 16.000,00 bolivares y no lleguen a 40.000,00 bolivares, pagaran 6 tareas.

6. Los duenos de fincas rurales cuyo valor exceda a 10.000,00 bolivares y no lleguen a 16.000,00 bolivares, pagaran 5 tareas.

7. Los duenos de establecimientos mercantiles cuya patente mensual exceda de 40.000,00 bolivares, pagaran 7 tareas.

8. Los duenos de establecimientos mercantiles cuya patente mensual exceda de 24.000,00 bolivares y no pase de 40.000,00 bolivares, pagaran 5 tareas.

9. Los duenos de establecimientos mercantiles cuya patente mensual sea o exceda de 10.000,00 bolivares y no lleguen de 24.000,00 bolivares, pagaran 3 tareas.

10. Los industriales pagaran de 2 a 3 tareas a juicio del Concejo Municipal o de la respectiva Junta Comunal

11. La clase proletaria, que la constituye para los fines del pago del impuesto, todos los ciudadanos comprendidos en ningunas de las clases anteriores, pagaran de 1 a 2 tareas, a juicio del Concejo Comunal o de la Junta Comunal. (p.4).

Del mismo modo, la legislacion sobre el Trabajo Personal Subsidiario instituia que los contribuyentes que se negaran a pagar la cuota de jornales asignados, eran multados agregandoles mas jornales a los que se les habia asignado y en caso de negarse a saldar la multa impuesta eran privados de su libertad por un arresto no menor de 24 horas hasta la completa satisfaccion de la contribucion. De igual manera instaura, que los individuos que pagaban su servicio subsidiario en trabajo personal, eran obligados a trabajar una vez al ano durante cuatro dias consecutivos, en un lapso de ocho horas diarias. El jornalero que no cumpla con las horas establecidas por la legislacion sin causa justificada perdia el trabajo realizado durante el dia.

Igualmente, es necesario aclarar, que la legislacion sobre el impuesto subsidiario establece, ademas, la manera como debia ser utilizado el mencionado impuesto; asi tenemos, que el impuesto era empleado en la apertura y composicion de caminos y puentes que servian al trafico interparroquial; en la construccion y refaccion de edificios publicos como casas municipales, carceles, escuelas, hospitales; en la limpieza y mejora de los cementerios; en la composicion y reparacion de calles, canerias, plazas y acueductos; en la edificacion y refaccion de templos y demas obras de interes urbanistico; y en la ayuda y composicion de los caminos hacia aldeas y caserios mas importantes de Merida. Tambien instituye que se debia emplear para mantener en completo aseo las poblaciones y sus arrabales.

Por otra parte, se debe senalar, que la legislacion sobre este impuesto le designa especial importancia, en primer lugar, a la apertura y conservacion de los caminos meridenos, asi como a los puentes que se encontraban en ellos o se debian construir, y en segundo lugar, a las demas obras publicas de la region. Esto se observa claramente en el articulo 1 de la Ordenanza sobre Trabajo Personal Subsidiario (1852), el cual establece:
   Se aplique a favor de la reparacion de los caminos publicos de la
   provincia, de su apertura, conservacion y perfeccion, lo mismo que
   a los puentes y otras obras publicas a juicio de los respectivos
   Concejos Municipales y Juntas Comunales, el trabajo personal
   subsidiario (p. 1).


De la misma manera, la legislacion sobre impuesto subsidiario, ademas, acordaba la forma de invertir lo recaudado en dinero en la compra de herramientas y materiales necesarios para los trabajos de la obra; en el salario de los peones cuando se agotaba la lista de los que debian prestar el servicio personal; en el pago de los sobrestantes o de quien dirigia la construccion; en los gastos de escritorio de la Junta de Subsidio; en la comision del administrador o tesorero que era de un 5% en las parroquias foraneas y de un 3% en la capital del distrito. El Concejo Municipal era la unica institucion autorizada para decidir la inversion de los jornales que eran pagados en dinero al igual que los que eran pagados en trabajo personal. Asimismo, era la unica corporacion que una vez agotado el subsidio de un determinado ano que podia exigir anticipadamente parte o todo el servicio subsidiario del ano siguiente, del mismo modo, era la unica institucion que podia resolver lo conveniente cuando una obra requeria el curso de dos o mas distritos por estar situada en un limite comun. Tambien debia rendir junto a las juntas de subsidio los informes necesarios sobre el empleo dado a los fondos del impuesto subsidiario tanto a la legislatura como presidente del estado. Es menester indicar, que la contribucion que se debia pagar por Trabajo Personal Subsidiario variaba de acuerdo a la capacidad economica de los individuos, llegando a oscilar de uno a cinco jornales; cada jornal era equivalente a la cantidad de dinero que se pagaba a un trabajador por un dia de labores en la epoca que se recaude dicha contribucion. Asimismo, se reglamentaba que aquellos hombres que no cumplan con el impuesto subsidiario en los dias que se le asignaron para esto, deberan sufrir la multa de ocho reales, siempre y cuando no lo justifiquen.

Tambien, se establece que los contribuyentes que pagaban su servicio subsidiario en trabajo personal, debian trabajar una vez al ano durante cuatro dias consecutivos, en un lapso de ocho horas diarias. El jornalero que no cumplia con las horas diarias establecidas por la ley sin causa justificada perdia el trabajo realizado durante el dia.

El Trabajo Personal Subsidiario era administrado en cada distrito de la entidad meridena por una Junta de Subsidio, la cual era nombrada por el concejo municipal respectivo en los primero dias del mes de enero de cada ano. Es decir, que esta institucion delego en las juntas de subsidio. Cada junta debia estar integrada por el Jefe Civil de la parroquia quien era el encargado de presidirla y por dos vecinos que supieran leer y escribir; uno ejercia como secretario y el otro como tesorero. Tambien se debian nombrar tres suplentes. Las juntas de subsidio debian realizar por lo menos dos sesiones al mes y cada vez que fuera necesario a juicio de su presidente, para clasificar a los hombres nuevamente avecinados y tenian entre sus funciones formar las llamadas listas de subsidio, es decir, el padron o nomina de los vecinos hombres que habitaban en una determinada parroquia y con edad para tributar, y de esta manera hacer efectivo el cobro del impuesto. Otra de las funciones que cumplian las juntas de subsidio era la de informar al Concejo Municipal del distrito sobre los caminos y obras publicas de mayor necesidad para la localidad, el costo aproximado en jornales y en dinero, y el tiempo estimado para su ejecucion. De acuerdo a la Ley sobre Trabajo Personal Subsidiario (1882) establecia que las juntas de subsidio debian colocar en este informe las obras en las cuales se debe invertir lo recaudado por este impuesto en el siguiente orden: en primer lugar, los caminos publicos que servian para trafico en las parroquias vecinales y los puentes necesarios: en segundo lugar, la construccion y refaccion de la casa municipal, carceles o locales para la escuela; en tercer lugar, la limpieza y mejora de los cementerios publicos; en cuarto lugar, la composicion de calles; y en quinto lugar, la composicion de los caminos hacia aldeas y caserios importantes de la misma parroquia. Sin embargo, el Consejo Municipal era la unica institucion autorizada por la legislacion para decidir las obras en las cuales se debian invertir el impuesto subsidiario; una vez que el concejo municipal dictaminaba las obras, la Junta de Subsidio procedia a su ejecucion, para lo cual nombraba a un sobrestante o caporal, quien se encargaba de dirigir y vigilar la construccion de la obra. Ademas de todo lo ante expuesto, la Junta de subsidio estaba en la obligacion de rendirle al Concejo Municipal una relacion circunstanciada del numero de jornales personales cobrados, la cantidad que en dinero se habia invertido y del estado de la obra en ejecucion. Asimismo, debian obligar a los ciudadanos cuyos nombres se omitieran por cualquier circunstancia al formar la lista subsidiaria, a satisfacer su contribucion. La Junta de Subsidio, tambien tenia entre sus funciones la responsabilidad de comprar las herramientas necesarias para realizar el trabajo subsidiario, informando a la institucion municipal a traves de un inventario detallado lo comprado y su valor. No obstante, y de acuerdo a lo estipulado por la Ley del Trabajo Personal Subsidiario (1917) eran a los concejos municipales a los que les correspondia decidir las compras de las herramientas y no asi a las juntas de subsidio.

Es necesario revelar, que mediante el Reglamento sobre la Ley de Conservacion de Carreteras y Caminos Vecinales del ano 1920 se establece la eliminacion definitiva del funcionamiento de las juntas de subsidio: "al entrar en vigencia este reglamento, cesaran en sus funciones las juntas de subsidio nombradas por el Concejo Municipal y se acuerda que las funciones realizadas por estas debian ser desempenadas en adelante por las juntas comunales". (p.10)

5. Contribucion del Trabajo Personal Subsidiario para la construccion y mantenimiento de caminos y demas obras publicas meridenas en el siglo XIX.

Merida, al igual que el resto de Venezuela, a partir de la desintegracion de la Gran Colombia, en 1830, volvio a las viejas modalidades del periodo colonial. Es asi, como durante gran parte del siglo XIX continuo organizada de acuerdo a los esbozos politicos-administrativos coloniales. Para ese entonces y tomando el criterio de Nino (1989):
   Estaba compuesta por los cantones de Merida, capital de la
   provincia, Mucuchies, Ejido, Bailadores, La Grita, San Cristobal y
   Tachira, las ciudades de Merida y La grita, las Villas de
   Mucuchies, Ejido, Bailadores, San Cristobal, Lobatera y San Antonio
   de Cucuta y, la treintena de parroquias que formaban parte de los
   cantones antes senalados. (pp. 33-34).


En lo concerniente a la contribucion por Trabajo Personal Subsidiario en la construccion de la vialidad rural y urbana y demas obras publicas de Merida para el siglo XIX, se debe decir, que solo se cuenta con fuentes que hacen referencias al impuesto subsidiario a partir de 1828; antes de esa fecha, no existe en los archivos de la entidad emeritense dato alguno que evidencie su existencia.

Asi pues, en la Memoria que dirige el Gobernador de la Provincia de Merida a la honorable Diputacion Provincial, en 1849, informa que "el Trabajo Personal Subsidiario se aplico en la reconstruccion de Lobatera, destruida por un terremoto el 26 de febrero de 1849" (p.6).

Para 1853, en la Memoria del Gobernador de la Provincia de Merida comunica, que gracias a lo recaudado por concepto del impuesto subsidiario:
   Existe hoy un camino bastante regular, y muy corto, que facilita la
   comunicacion y el servicio administrativo con El Morro, y otros
   pueblos inmediatos ... es bastante bueno lo hecho, una obra capaz y
   un piso firme, susceptible de grandes mejoras con el trafico ...
   este ramo ha producido con regularidad el efecto propuesto en la
   ultima ordenanza que lo regulariza. Lo recaudado en efectivo es
   empleado en herramientas y otros menesteres, con los brazos de los
   que trabajan por si y con el todo de la autoridad se ha logrado que
   los caminos y puentes y demas obras publicas de Merida que esten en
   regular estado ... (pp. 8-9-26).


Tomando en cuenta el criterio de Rivero (1998) en relacion con la contribucion del Trabajo Personal Subsidiario a la construccion y mantenimiento de los caminos y demas obras publicas en las parroquias urbanas de Merida--Sagrario, Milla, El Llano y Arias- se debe decir en lo referente a la parroquia El Llano que los contribuyentes por impuesto subsidiario, frecuentemente debian trabajar o aportar dinero para la composicion del camino que conducia desde la parroquia El Llano a la parroquia El Morro. Es asi, como el Concejo Municipal del Distrito Libertador acordo que lo recaudado en 1861 por concepto de ese canon en ambas parroquias, se utilizaria unica y exclusivamente en la construccion de dicho camino. Asimismo, dictamino que lo recaudado en el ano 1865 en la parroquia El Llano, se consagraria a la composicion de los caminos del Morro y Ejido, autorizando al Jefe Municipal para la realizacion de la obra. Asimismo, para el ano 1870, estimo necesario acreditar al Jefe Civil de la parroquia El Llano para que realice la recaudacion de los jornales suficientes para la composicion del camino entre esta parroquia y la de El Morro, en el trayecto que le corresponde. El Concejo Municipal designo el sobretaste que debia encargarse de la direccion de estos trabajos, quien debia comunicar este acuerdo a la Junta de Subsidio de El Morro para que de este modo se cumpliera lo dispuesto por la Ley (pp. 78-79). Los contribuyentes de la parroquia El Llano tambien trabajaron en la construccion y refaccion de los puentes existentes entre la ciudad de Merida, La Punta y Ejido, sobre los rios Chama, Albarregas, la Fria y en el puente Santa Barbara.

El 31 de octubre de 1890 el Jefe Civil de la parroquia El Llano envio un oficio al Presidente del Concejo Municipal, participandole que el puente sobre el rio Albarrega en el camino que conduce a la Otra Banda en la aldea Santa Barbara se encuentra totalmente terminado y al servicio del publico. En dicha obra se invirtio gran parte de lo recaudado durante ese ano por concepto del impuesto subsidiario. Los vecinos hicieron peticiones anuales al Concejo Municipal del Distrito Libertador para que les concediera una parte del impuesto a fin de edificar la iglesia parroquial, por lo que en los anos 1854, 1861 y 1890, esta institucion destino lo recaudado por Trabajo Personal Subsidiario a la construccion y refaccion del templo, ademas de la composicion de los caminos.

Por su parte, Samudio (2012), sostiene que la cotizacion recaudada por concepto de impuesto subsidiario para la parroquia El Sagrario, para el ano 1890, se destino a la mejora y arreglo de la cuesta que por la calle Vargas y de Lora conducen al rio Albarregas, y el sobrante se utilizo en la composicion de la calle la Igualdad. Del mismo modo, el Concejo Municipal del Distrito Libertador aprobo que el recaudo subsidiario correspondiente a esta parroquia para el ano 1895 se destinara a la apertura de la cuesta que conduce al rio Albarregas, pero por las calles Igualdad, de Lora y Rangel, a la limpia de la plazoleta El Carmen y a las calles que estaban mas enmotadas. (p. 40).

A traves de los Libros de Actas de Sesiones del Concejo Municipal del Distrito Libertador (1890-1897) se observa que esta institucion municipal, acordo distribuir las 462 tareas subsidiarias de esta parroquia de la siguiente forma:
   200 tareas para la refaccion, limpieza y aseo de los edificios
   publicos del distrito, 62 tareas para la limpieza de la plaza
   Bolivar, 100 tareas para la limpieza y composicion de las cuestas
   que conducen desde el Sagrario al rio Albarregas y las 100 tareas
   restantes se reservan para lo que ocurra en el curso del
   ano.(p.10).


Por otra parte, en los libros que contienen las Actas de Sesiones (1854-1925) localizadas en el Archivo Municipal del Palacio de Gobierno del Estado Merida, se encuentra una variada informacion sobre las obras publicas en las cuales se empleo el subsidio correspondiente a la parroquia Milla, de esta manera tenemos que para el ano 1894 el Concejo Municipal del distrito libertador establecio que las 718 tareas subsidiarias se distribuyeran de la siguiente manera:
   200 tareas para el cequion que conduce el agua limpia a la
   poblacion, 100 tareas para el camino nacional partiendo desde la
   Columna Bolivar; 100 tareas para ayudar a la refaccion del templo;
   50 tareas para el camino el Valledto; 49 tareas para el camino de
   la Hechicera; 20 tareas para la calle de la Hoyada desde la Cruz
   Verde hacia arriba; y los 149 restantes para cualquier emergencia.
   (p.8).


Los vecinos de esta parroquia a menudo se dirigieron al Concejo Municipal de Merida pidiendole se les concediera parte del impuesto subsidiario de Milla para ser utilizado en la composicion de las calles, caminos, cuestas y para el embellecimiento de la Plaza de Milla. Sin embargo, la mayor parte del impuesto se utilizo en las refacciones del camino nacional que conduce al Estado Trujillo y del camino vecinal que va al Vallecito, el Valle y la Culata.

En relacion al impuesto por Trabajo Personal Subsidiario perteneciente a la parroquia Arias se empleo fundamentalmente en la composicion del camino nacional.

Por otra parte, el Concejo Municipal del Distrito Libertador del Estado Merida, tambien tenia jurisdiccion sobre Tabay, La Punta, el Morro, Mucuchachi, Aricagua, Mucuruba, Libertad y Mucutuy, asentamientos urbanos que constituyen parroquias foraneas. En cuanto a Tabay se refiere, se debe mencionar que sus habitantes conscientes de su expansion urbana, trataron de utilizar el recaudo por impuesto subsidiario de su parroquia en una variedad de obras necesarias para su consolidacion como centro urbano. Entre las mas importantes tenemos: el arreglo del camino nacional que le comunicaba con Merida, Trujillo y Tachira, asi como la reparacion de los caminos transversales que conducian a los diferentes partidos, y a los puentes que se encontraban sobre los mismo, igualmente lo emplearon en la edificacion de la escuela, mejora de las calles, ampliacion de la casa municipal, canalizacion de quebradas y la composicion de la iglesia y cementerio.

En lo pertinente a la parroquia La Punta, el Concejo Municipal del Distrito Libertador acordo destinar las 250 tareas subsidiarias recaudadas para el ano 1869, en esta parroquia, en el levantamiento del puente sobre el rio Albarregas por lo que puso esta cantidad a disposicion del Concejo Municipal de Campo Elias. (Rivero, 1998, p.84)

Las fuentes localizadas sobre Trabajo Personal Subsidiario en relacion a los pueblos de sur merideno, los cuales estaban conformados para 1890 por: el Morro, Aricagua, Mucutuy, Mucuchachi y Libertad y que tambien era jurisdiccion del distrito Libertador, se refieren en especial a la parroquia El Morro. Esta parroquia se comunicaba con Merida y Ejido por medio de un camino estadal, el cual se bifurcaba conduciendo una parte hacia la parroquia de Aricagua y la otra a las de Acequias, Mucutuy, Mucuchachi y Libertad. Con el Estado Zamora -hoy Barinasse comunicaba sobre todo, para finales del siglo XIX a traves del camino del Quino. Es por esta razon que esas dos vias recibieron la atencion constante de las autoridades regionales para tratar de mejorarlas y ampliarlas, pues frecuentemente se encontraban en muy estado, por lo cual consagraron gran parte del impuesto subsidiario para la refaccion. De igual modo, se invirtio en el camino que conduce de Merida al Morro por la via de Santa Catalina. La recaudacion por impuesto subsidiario de esta parroquia meridena, tambien se invirtio en la construccion y refaccion de la casa municipal, la escuela, el cementerio, y por supuesto, en el templo parroquial.

En cuanto al Distrito Campo Elias estaba constituido para 1870 por cinco parroquias, a saber: Matriz de Ejido, Montalban, La Mesa, Jaji, entre otras. Era recorrido en su conjunto el camino nacional que llevaba desde este Departamento al Tachira, tambien poseia otro camino que conducia al puerto de Arenales y pasaba por la parroquia Jaji situada al N.O de Ejido. Por lo tanto, el Distrito Campo Elias invirtio la mayor parte de su impuesto subsidiario en la reparacion del camino nacional y en sus caminos vecinales. Ademas, en la refaccion de las escuelas de las diferentes parroquias, en los templos en el cementerio y en la construccion del puente sobre el rio Chama.

A continuacion se presenta una relacion de los contribuyentes por Trabajo Personal Subsidiario en el Distrito Campo Elias para el ano 1890. Con respecto al Departamento Rangel se debe decir que para el ano 1870 estaba conformado por las parroquias de Mucuchies, Santo Domingo, Las Piedras y Torondoy. En este Departamento, el impuesto subsidiario se invirtio en la reparacion del camino nacional, el cual lo atraviesa y en Apartaderos se divide en dos: uno que va hacia Trujillo y el otro hacia el Estado Zamora (Barinas), por Las Piedras; en la refaccion de los caminos vecinales que en su mayor parte se dirigen hacia los Llanos, y en los diferentes puentes que se encuentran en el rio Chama sobre el Mucumpate y sobre La Fragua y La Carbonera. Ademas, se utilizo en las diferentes obras publicas como la iglesia, casa municipal y el cementerio.

6. El Trabajo Personal Subsidiario en el primer cuarto del siglo XX merideno

La sociedad venezolana durante el ultimo decenio del siglo XIX y primeras decadas del siglo XX vivia el periodo historico de la economia cafetalera y el advenimiento del petroleo, epoca en la que se extendieron los problemas nacionales tanto economicos, politicos como sociales. El regimen Presidencial de Cipriano Castro entre 1899 y 1908, lejos de resolver los grandes problemas nacionales contribuyo a acrecentarlos debido a que su dictadura incremento la crisis economica que sufria Venezuela. La deuda nacional fue el motivo del bloqueo por parte de ingleses, alemanes e italianos. La crisis del cafe trajo consigo graves consecuencias para todo el Gran Estado Los Andes y por ende para el pais debido a que esta region era la principal productora cafetalera.

La grave crisis economica, politica y social por la que pasaba el pais, repercute desfavorablemente en la construccion de las vias de comunicacion ya que para los primeros decenios del siglo XX, Venezuela seguia careciendo de carreteras, convirtiendose esto en un factor limitante para el progreso de la nacion en general, es decir, que el trazo de las carreteras o caminos venezolanos era exactamente igual al existente en la epoca del Guzmanato, hallandose las mas importantes en la region central del pais mientras que en el resto del territorio nacional eran muy pocas las vias aptas para el transito terrestre. En los Andes venezolanos prevalecia al igual que en el resto del pais los llamados caminos de herraduras, los cuales constituian un peligro eminente para los viajeros y para las recuas de mula que por ellos transitaban. La escasez de una red de vias comunicacionales y la clara preponderancia de la mula hasta 1925 se convirtieron en un obstaculo muy grave ya que imposibilitaron nuevos cambios, y la difusion de nuevas tecnicas como la del automovil. (Rivero, 1998, pp. 118-120).

De este modo tenemos, que para 1908, fecha de instauracion del regimen gomecista, Venezuela continua siendo una nacion azotada en lo economico, lo politico y lo moral, producto de un siglo XIX de luchas y tensiones internas. Nada o muy poco se habia hecho para proporcionarle al pais una infraestructura material que le permitiera nivelarse a otros paises latinoamericanos. Sin embargo, es necesario indicar, que el gobierno de Juan Vicente Gomez se caracteriza especialmente por emprender la rehabilitacion material del pais, dandole gran importancia a las vias de comunicacion desde el inicio de su gobierno; asimismo, se preocupo por proporcionarle a Venezuela: mataderos, acueductos, cloacas y hospitales; obras de ornato, entre otras. Los multiples problema existentes en el Estado Merida sobre vialidad, generaron que en esta region se continuara utilizando durante el primer cuarto del siglo XX, el impuesto conocido como Trabajo Personal subsidiario. Asi tenemos que la Ley sobre Trabajo Personal Subsidiario (1906), decreto que se aplicara el impuesto de la siguiente manera:
   ... en la reparacion de los caminos del Distrito, de su apertura,
   conservacion y mejora, lo mismo que a los puentes, en primer lugar;
   y en segundo lugar a las otras obras publicas de las distintas
   parroquias del Distrito, a juicio de las respectivas juntas de
   subsidio ...


Por otra parte, los vecinos meridenos continuaban haciendo peticiones al Concejo Municipal del Distrito Libertador del Estado Merida para que destinara la mayor parte de lo recaudado a traves del impuesto subsidiario en la construccion de los nuevos caminos y puentes y a la refaccion y composicion de los ya existentes.

En lo pertinente al Estado Merida, se debe mencionar, que fue de gran utilidad la disposicion del Benemerito Juan Vicente Gomez relativa al manejo de la renta destinada al fomento de los estados, lo que unido al Trabajo Personal Subsidiario contribuyo en gran medida a que entre 1908 y 1925 se pusieran al servicio publico (especialmente en el Distrito Libertador) un conjunto de obras en cuya construccion fue fundamental lo recaudado por impuesto subsidiario, entre las cuales tenemos: el acueducto de Merida, el matadero publico, primera reparacion del puente de la Cueva sobre el rio Chama, el puente sobre el rio Albarregas en el camino nacional de Merida a Ejido, entre otros.

7. Supresion del Trabajo Personal Subsidiario

Durante los cinco primeros meses del ano 1925 se siguio cobrando normalmente en todo el estado Merida la contribucion por Trabajo Personal Subsidiario, es decir, que hasta mayo de ese ano el impuesto permanecia en vigencia y continuaba siendo utilizando en la construccion y conservacion de carreteras, caminos vecinales y demas obras publicas, tal como lo establecia el reglamento sancionado por la Asamblea Legislativa del Estado Merida, el 3 de mayo de 1920.

En tal sentido, tenemos, que el 23 de febrero de 1925, el Concejo Municipal del Distrito Campo Elias, destino 3.282 tareas subsiadiarias a la conservacion y mejora de la carretera nacional que pasa por esta jurisdiccion y a la reparacion de caminos vecinales y otras obras de utilidad para el Distrito. De esta manera, el 28 de marzo del mismo ano, el Secretario General de Gobierno del Estado Merida, recibio oficio del Jefe Civil del Distrito Tovar, mediante el cual le envia informe detallado sobre el total del impuesto subsidiario recaudado en el Distrito en lo que iba del ano, el cual alcanzo una cifra de 5.671 tareas que fueron distribuidas de la siguiente manera: Tovar 2.468 tareas, Mora 1.980 tareas, Zea 596 tareas, Mesa Bolivar 699 tareas. (AHEM, 1925, p. 20).

El gobernador del Estado Merida para 1925, manifiesta que: "gracias a la contribucion por impuesto subsidiario las vias de comunicacion del Estado Merida se encuentran para 1925, en perfectas condiciones para el trafico" (Mensaje Gobernador, 1925, p.14). De haber sido asi, se considera el impulso por Trabajo Personal Subsidiario de vital importancia en el progreso del Estado, convirtiendose de esta manera en factor fundamental para el mejoramiento de la vida de los pueblos emeritenses, para el bienestar de los ciudadanos y para el mayor incremento de la riqueza publica y privada.

No obstante, a pesar de que el impuesto sibsidiario fue de gran ayuda en el fomento y desarrollo de las vias de comunicacion y en la construccion y refaccion obras publicas meridenas como calles, canerias, cloacas, cementerios, escuelas, hospitales, acueductos, entre otras, es decir, que a pesar de que:

Este ramo produjo con regularidad el efecto deseado...ya que se ha logrado que los caminos, carreteras y puentes se encuentre hoy en dia en buen estado y que a pesar de que solo en los cinco primeros meses del ano 1925, se recaudo una gran cantidad de tareas subsidiarias. (Mensaje Gobernador, 1925, p.14).

Sin embargo, a pesar de lo antes expuesto, el impuesto por Trabajo Personal Subsidiario fue abolido absolutamente en junio de 1925, por orden explicita del Presidente de la Republica de Venezuela, el Benemerito Juan Vicente Gomez. Es asi, como el 15 de junio del ano 1925, el Presidente del Concejo Municipal del Distrito Libertador del estado Merida, Armando Dugarte, en cumplimiento con esto informa a los ciudadanos del Estado que:

La prohibicion de utilizar el trabajo personal subsidiario subordinado y gratuito, en la composicion de caminos y carreteras, debe entenderse en su totalidad y no parcialmente ... a fin de que de ningun modo se cobre de ahora en adelante el impuesto subsidiario. (AHEM. Poder Ejecutivo. 1925, p.1).

En este orden de ideas, se debe senalar, que una de las razones que argumentaba el presidente Juan Vicente Gomez para la supresion del Trabajo Personal Subsidirio consistia en que:

... el mantenimiento del buen estado de las carreteras, caminos y demas obras publicas debe lograrse pagandoles sus salarios a los jornaleros que se emplearan en sus trabajos. ademas de ser ilegal, es injusto y contrario a la moral, privar a alguien de lo suyo, agravandose el hecho cuando se tratan de jornaleros que no cuentan para vivir sino con su salario.conviene tambien advertir que cuando un camino sirve exclusivamente o pasa al servicio de uno o mas fundos de propiedad particular son los duenos de estos, quienes deben hacer por su propia cuenta, y si asi le conviene, los trabajos necesarios para su mantenimiento, sin que por otra parte, se le pueda imponer hacerlo ni cobrarle contribucion alguna con el fin de llevar a cabo tales obras que han de quedar a su libre iniciativa. (AHEM. Poder Ejecutivo. 1925, p.2).

Otra de las razones que argumento el Benemerito Juan Vicente Gomez para la eliminacion del impuesto subsidiario, es que los fondos recolectados por concepto de esta contribucion se utilizaron en otros fines para los cuales no habia sido creado y que ademas habian sido objeto de corrupcion por parte de los funcionarios encargados de su organizacion y administracion

8. Consideraciones finales

Finalmente, se hace necesario mencionar, que a traves de esta investigacion se revela que Merida, durante la colonia, todo el siglo XIX y gran parte del XX soporto uno de los primordiales problemas de toda Venezuela: la incomunicacion tanto interna como con el resto del pais; esto se debe, especialmente al mal estado en el cual se encontraba toda la infraestructura vial de la nacion.

Durante los cinco primeros meses del ano 1925 se siguio cobrando normalmente en todo el Estado Merida la contribucion por Trabajo Personal Subsidiario, es decir, que hasta mayo de ese ano el impuesto subsidiario seguia en vigencia y se continuaba utilizando en la construccion y conservacion de carreteras y caminos vecinales, tal como lo establecia el reglamento sancionado por la Asamblea Legislativa del Estado Merida, el 3 de mayo de 1920. En tal sentido, se debe mencionar, que gracias a la contribucion por el impuesto por Trabajo Personal Subsidiario las vias de comunicacion del Estado Merida se encontraban para 1925 "en perfectas condiciones para el trafico". De haber sido asi, consideramos a este impuesto de vital importancia en el progreso del Estado, convirtiendose de esta manera en factor fundamental para el mejoramiento de la vida de los pueblos meridenos, para el bienestar de los ciudadanos y para el mayor incremento de la riqueza publica y privada. Sin embargo, a pesar de que este ramo produjo con regularidad el efecto deseado el impuesto por Trabajo Personal Subsidiario fue abolido absolutamente en junio de 1925 por orden explicita del presidente Juan Vicente Gomez.

9. Referencias Bibliohemerograficas

A. Fuentes Documentales

Archivo del Concejo Municipal de Merida

Archivo Municipal (Palacio de Gobierno del Estado Merida). Actas de Sesiones. 1854-1925

Archivo Historico del Estado Merida. Poder Ejecutivo. 1844, 1870 a 1890. Biblioteca Nacional Febres Cordero. Publicaciones Oficiales

B. Fuentes Bibliograficas

Arcilas, E. (1961). Historia de la Ingenieria en Venezuela. Caracas: Colegio de Ingenieros de Venezuela.

Arellano, A. (1984). Las estadisticas de las provincias en la epoca de Paez. Caracas: Academia Nacional Historia.

Ardao, A. (1984). El cafe y las ciudades de Los Andes venezolanos: (1870-1930). Caracas: Academia Nacional Historia.

Burguera, M. (1982). Historia del Estado Merida. Caracas: Ediciones de la Republica.

Caraballlo, C. (1981). Obras publicas, fiestas y mensajes (un puntual en el regimen gomecista). Caracas: Academia Nacional Historia.

Diaz, G. (1981). Merida, Imagen y Memoria. Merida: Universidad de Los Andes.

Febres, T. (1960). Obras Completas: Bogota: Antares.

Gonzalez, L. y otros (1986). Historia Regional. Caracas: Fondo Editorial Tropykos.

Iribarren, G. (1960). Pensamientos sobre caminos. Caracas: Imprenta Nacional.

Medina, A. (1990). Introduccion a la historia regional. Caracas: Historiadores S.C.

Medina, A. (2000). Teoria, Fuente y Metodo en Historia Regional. En J.A. Rodriguez (Comp.) (2000), Visiones del oficio, Historiadores venezolanos en el siglo XXI. Caracas: Academia Nacional de la Historia-UCV.

Osorio, E. (1995). Poblacion y Sociedad en los Andes Venezolanos (1800-1873). Merida: Universidad de Los Andes.

Perez, G. (1982). Las vias de comunicaciones y la agricultura (1830 -1859). Merida: Universidad de Los Andes.

Perez, M. (1980). El transporte y las comunicaciones en la provincia de Merida (1871-1864). Merida: Universidad de Los Andes, 1980.

Picon, M. (1970). Comprension de Venezuela: antologia y selecciones. Caracas: Ministerio de Educacion Nacional.

Sabino, C. (1996). El proceso de investigacion. Lumen-Humanitas,

C. Fuentes legales

Decreto de Jose Rafael Gabaldon, Jefe Superior y Militar de la Provincia de Merida sobre la composicion del camino que conduce al Morro. 1861.

Ley sobre el Trabajo Personal Subsidiario (1877). Merida: Imprenta Oficial, 1877.

Ley sobre el Trabajo Personal Subsidiario (1882). Merida: Imprenta Oficial, 1882.

Ley sobre el Trabajo Personal Subsidiario (1897). Merida: Imprenta Oficial, 1897.

Ley sobre el Trabajo Personal Subsidiario (1906). Merida: Imprenta Oficial, 18906.

Ley sobre el Trabajo Personal Subsidiario (1917). Merida: Imprenta Oficial, 1917.

Ordenanza del 24 de Noviembre de 1852 sobre el Trabajo Personal Subsidiario. Merida: Imprenta Oficial.1852.

Recopilacion de Leyes y Decretos de la Division Politica Territorial del Estado Merida: Imprenta Oficial, 1898.

Reglamento sobre la Ley de Conservacion de Carreteras y Caminos Vecinales del ano 1920. Merida: Imprenta Oficial, 1920.

(Endnotes)

(1) Este articulo es producto del proyecto financiado por CDCHTA-ULA titulado: el Trabajo Personal Subsidiario en el escenario urbano y rural de Merida (1828-1925) bajo el codigo NoD-447-13-06-B.

(2) Sobre la legislacion del Trabajo Personal Subsidiario, Cfr. AHEM. Poder Ejecutivo. 1844. Leg. No 1840-1850. "Resolucion sobre Trabajo Personal Subsidiario a favor de caminos y demas obras publicas", en la BNFC, Publicaciones Oficiales. Ordenanza del 24 de noviembre de 1852 sobre Trabajo Personal Subsidiario; Leyes sobre Trabajo Personal Subsidiario de los anos 1877, 1897, 1906 y 1917; y un Reglamento sobre la Ley de Conservacion de Carreteras y Caminos Vecinales del ano 1920 y en el Archivo Municipal del Estado Merida la Ley sobre Trabajo Personal subsidiario del ano 1882.

Rivero Hidalgo, Yanixa

Centro Iberoamericano de Estudios Provinciales y Locales (CIEPROL. Universidad de Los Andes, Merida, Venezuela.

E-mail: yanixa@ula.ve

Recibido: 12/01/2017/ Aceptado: 30/01/2017
CUADRO 1
RELACION DE CONTRIBUYENTES POR TRABAJO PERSONAL SUBSIDIRIO
EN EL DISTRITO CAMPO ELIAS (1890)

                                    JORNALES     VALUO DE CADA
    PARROQUIA      CONTRIBUYENTE  DISTRIBUIDOS   JORNAL EN BS.

 Matriz de Ejido       585           1.215          2,50
    Montalban          570           1.160          2,50
      Jaji             388            777           2,50
     La Mesa           256            512           2,50
    Acequias           174            348           2,50
    San Jose          1.150           300           2,50
      Total           3.123          4.312          2,50

Fuente: Elaboracion propia con base en fuentes localizadas en AHEM.
Poder Ejecutivo. Caja 16, Leg. No 2

CUADRO 2
RELACION DE CONTRIBUYENTES POR TRABAJO PERSONAL SUBSIDIARIO
EN EL DISTRITO RANGEL (1890)

                                          VALOR DE
                                          LAS TAREAS
                                          EN REALES
   PARROQUIA     CONTRIBUYENTES  TAREAS    COMUNES

  MUCHUCHlES          439         1.317     5.268
  SAN RAFAEL          149          447      1.748
   TORONDOY           300          900      3.600
 SANTO DOMINGO        142          426      1.704
  LAS PIEDRAS         209          627      2.508
     TOTAL           1.239        3.717     14.828

Fuente: Elaboracion propia con base en fuentes localizadas en AHEM.
Poder Ejecutivo. Caja 16, Leg. No 2
COPYRIGHT 2017 Universidad de Los Andes, Venezuela
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rivero Hidalgo, Yanixa
Publication:Revista Provincia
Date:Jan 1, 2017
Words:8803
Previous Article:Situacion venezolana: desenlace y recuperacion. Una mirada desde Merida.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters