Printer Friendly

Geopolitica del agua en America del Norte: conflicto y cooperacion en las cuencas compartidas entre Canada y Estados Unidos *.

Resumen

Canada y Estados Unidos comparten en su frontera mas de 150 rios y lagos que han sido objeto de diferentes controversias. Por tal motivo, se han estableddo mecanismos de cooperacion, tales como la Comision Mixta Internacional, con el fin de regular y armonizar los temas concernientes a estas cuencas compartidas. Sin embargo, esos instrumentos en la actualidad ya no son suficientes para preservar la seguridad ambiental de la zonas dar d manejo adecuado a las problematicas ecologicas que se presentan. Las dinamicas de la bidropolitica que invo/mran a un pais como Estados Unidos, caracterizado por una escasez bidrica importante, ocupan un lugar relevante en las agendas de estos dos gobiernos y que con mayor ahinco, comprometen la soberania de ambos, al generar relaciones de tension y una carencia de instrumentos institucionales Internacionales que/es permitan dirimir de manera efectiva estas nuevas controversias.

Palabras clave: agua, cuencas transfronterizas, Comision Mixta Internadonal, escasez soberania, transferendas masivas.

Abstract

Canada and the United States sbare more than 150 rivers and lakes along their borders, which have been subject to different conflicts. For such reason, cooperation mechanisms have been established, such as the International Joint Commission, with the aim of regulating and reconciling the topics concerning such shared basins. However, today those instruments are not sufficient anymore for the preservation of the environmental security and for providing proper management of the ecologic issues that arise. The hydropolitics dynamics involving such a country as the United States, which features a major water shortage, hold a relevant place in the agendas of these two governments, and compromise harder both countries sovereignty by creating tense relations and a lack of international institutional instruments which enable them to resolve these new conflicts on an effective way.

Key words: Water, transboundary basins, International Joint Commission, scarcity, sovereignty, massive transfers.

The rivers and lakes of Canada occupy a unique niche in the relationship of society and environment. "Lifeblood of the nation", Hugh MacLennan called them. So lhey are, and in a symbolic as well as an economic sense. Water is more than just a valuable natural resource; ir is a major artery in Canadian's image of the landscape and sense of national identity.

Barry Sadler, Natural Resources Journal, vol. 26, 1986.

Introduccion

!America tiene sed!

Analizar la hidropolitica de una region --es decir, la geopolitica del agua-- en el marco de los estudios sobre seguridad ambiental, no presenta una cierta pertinencia unicamente en zonas de gran escasez o de alta conflictividad politica, como Oriente Medio, Africa Subsahariana o Asia del Sureste.

Es igualmente interesante hacerlo en espacios en los cuales este recurso, a pesar de ser relativamente abundante, representa para los estados presentes tanto un objeto de codicia como un elemento fundamental del poder y de la soberania nacional.

En este contexto, el estudio de la hidropolitica en America del Norte ofrece una manera distinta de pensar las guerras por el agua, en un contexto de vecindario no conflictivo sino al contrario, caracterizado por un alto grado de integracion regional, sobre todo economica.

Ademas, permite acercarse a una realidad poco conocida y estudiada, la de la debilidad y dependencia de Estados Unidos --primera potencia mundial-- en materia de recursos hidricos renovables frente a su vecino canadiense que posee reservas abundantes y que se encuentra en una situacion geoestrategica ventajosa relacionada con su estatus de pais ubicado mayoritariamente cuenca arriba. Desde hace varios anos, Estados Unidos esta experimentando un escenario preocupante de escasez que dificulta el desarrollo de varias de sus regiones, lo que a su vez lleva a la agudizacion de las tensiones poliucas, economicas y sociales internas. Encuentra asi en su vecino y aliado regional una fuente logica de abastecimiento frente a lo cual Canada tiene dificultad a resistir.

Estados Unidos tiene sed (1) y Canada tiene el agua. El debate nace entonces del desencuentro politico entre los intereses nacionales estadounidenses en busca de solucionar sus problemas de tensiones internas y de escasez estructural en el marco de los acuerdos regionales pactados, y los canadienses, que buscan proteger su soberania en materia de control de las cuencas hidricas fronterizas.

El marco de analisis La seguridad ambiental

Sin desconocer que a partir de los anos cincuenta los analisis sobre seguridad y medio ambiente conocieron unos primeros intentos para relacionar cuestiones de cambio medioambiental con seguridad (2) (sin emplear el concepto de seguridad ambiental), (3) la primera generacion de estudios sobre el tema aparecio en la primera mitad de la decada de los ochenta. Esta version inicial, ampliada y transnacional de la segundad, establecio un esquema en el cual las dimensiones poliucas, economicas, societales y sobre todo medioambientales cobran una importancia fundamental en varios ambitos (sistemico, regional, estatal e individual), frente a la dimension militar nacional convencional. Empero, al abrir de manera exagerada el abanico de posibles tipos de degradacion ambiental potencialmente peligrosos para la mayoria de las actividades estatales o individuales, sin nunca comprobado de manera empirica, esa primera ola fue objeto de muchas criticas, que subrayaron el hecho de que el discurso de sus autores mas representativos se asemejaba mas a consignas politicas que a verdaderos instrumentos analiticos. (4)

Sin embargo, la idea original, todavia presente en la actualidad, era muy interesante y pretendia hacer de los asuntos medioambientales temas de highpo/itics. En reaccion a los vacios metodologicos dejados por el primer intento de analisis serio del impacto de la degradacion ambiental en materia de seguridad, se generaron nuevos acercamientos mas cientificos y menos politicos, dedicados especificamente al estudio de la importancia del estres ambiental como fuente de tensiones y conflictos interestatales e intraestatales (segunda generacion) o como amenaza al bienestar humano (tercera generacion).

En este contexto, en busca de legitimidad tanto academica como politica, la segunda generacion de estudios de la seguridad ambiental aparecio al inicio de la decada de los noventa, con el objeto de ofrecer hallazgos empiricos a la relacion entre medio ambiente y seguridad o, mas bien, en los terminos del Grupo de Toronto --lider de esta tendencia--, entre escasez de recursos y tensiones inter e intraestatales. Fue asi como se restringio, durante mucho tiempo y de manera casi hegemonica, el ambito de la investigacion en seguridad ambiental a las relaciones entre las variables escasez de recursos renovab/es y tensiones politicas incluso violentas, mas visibles y en consecuencia mas facilmente demostrables empiricamente.

Esta segunda generacion se beneficio tambien de los aportes de otro programa de investigacion, el Environment and Conflicts Project (Encop), del Centro de Estudios de Seguridad e Investigacion en Conflicto en Berna, Suiza. Como el Grupo de Toronto, Encop trata de analizar las relaciones entre escasez de recursos y conflicto politico en particular en los paises en desarrollo.

Mientras que Encop intento desarrollar una tipologia de conflictos al investigar que tipos de degradacion ambiental causan determinados tipos de conflicto politico, los aportes del Grupo de Toronto buscaron crear un modelo metodologico, con base en evidencias empiricas en algunos Estados en desarrollo y, en la trazabilidad de las complejas relaciones causales (5) entre la variable independiente escasez de recursos y la dependiente tensiones politicas. Estas relaciones son mediadas por diferentes variables socioeconomicas paralelas y simultaneas, tales como el nivel de pobreza, las migraciones, el tipo de sistema economico y el grado de dependencia para asegurar el adecuado desarrollo economico nacional, los niveles educativos, las divisiones etnicas y de clase, el grado de legitimidad del regimen politico, o incluso el nivel de presion de la opinion publica interna. (6)

En resumen, esta segunda ola de estudios sobre seguridad ambiental determino que el deterioro de la calidad del medio ambiente, entendida como escasez de recursos renovables o cambio medioambiental, podia empeorar otros factores politicos, sociales o economicos susceptibles de constituirse, a su vez, en la causa de tensiones politicas incluso violentas. Con el fin de dar cuenta de esta relacion indirecta entre degradacion ambiental y conflicto, se habla entonces de conflictos medioambientalmente-inducidos. (7)

Al tratar de generar una ruptura con la segunda generacion de estudios sobre medio ambiente y seguridad, nacio a finales de los anos noventa una tercera tendencia, muy critica en particular de los postulados y metodos del Grupo de Toronto, basada en una vision mas optimista de las relaciones internacionales. Esta tercera generacion procura ampliar la gama de variables dependientes para incluir ingredientes de seguridad humana (8) opuestos a los postulados conflictivos estatales de sus predecesores. Parte del Environmental Change and Security Project del Woodrow Wilson Institute en Estados Unidos comparte esta tercera vision de la seguridad ambiental.

Asi, en contraposicion con las hipotesis de conflicto ambiental centradas en el Estado y basadas en conceptos como la lucha por el poder, el interes nacional, la proteccion de la soberania y de la seguridad nacionales, entre muchos otros, los acercamientos humanos, mas comprehensivos, conectan los escenarios de escasez ambiental con amenazas a los valores, la identidad, la cultura, el desarrollo sostenible y el bienestar economico y social de las personas. Frente a la conexion medio ambiente/tension politica/seguridad nacional, propuesta por los "violentologos" de la seguridad ambiental, se propone asi una nueva trilogia alternativa que relaciona medio ambiente con desarrollo sostenible y seguridad humana.

En la actualidad, se perfrla una cuarta tendencia que apela a acercamientos mas comprehensivos y holisticos a la seguridad ambiental. (9) Basada en la combinacion de las generaciones anteriores, esta nueva vision observa las relaciones entre el medio ambiente y la seguridad en terminos multidimensionales, tanto de conflicto politico como de cooperacion y de desarrollo, para los Estados industrializados y en desarrollo como para los grupos humanos y las personas.

La vision particular de la seguridad hidrica que se enmarca en esa cuarta corriente como parte fundamental de la seguridad ambiental, (10) refleja el hecho de que las controversias internacionales sobre los recursos de agua dulce no solamente se pueden analizar a la luz de un posible conflicto violento sino, especialmente, a la luz de la oportunidad para la instauracion de posibles mecanismos de resolucion pacifica de los conflictos hasta de escenarios de negociacion, cooperacion e institucionalizacion regional.

Es definitivamente en esta cuarta generacion que se inscribe nuestro caso de estudio, el cual analiza el agua en America del Norte a la vez como un factor de cooperacion, un instrumento de desarrollo y una causa de disputas entre Canada y Estados Unidos.

El caso de estudio Las aguas compartidas entre Canada y Estados Unidos: entre tensiones y cooperaciones

Desde la provincia de British Columbia y el estado de Washington hasta las provincias de New Brunswick y Quebec y el estado de Maine, Canada y Estados Unidos comparten una extensa frontera terrestre en la cual se encuentran alrededor de 150 tios y lagos (11) que pasan de un territorio al otro, haciendo caso omiso de la linea de frontera.

De los recursos hidricos que comparten Canada y Estados Unidos los rios St. Mary, Milk, Columbia, Souris, Red, Rainy, Niagara, St. Lawrence y St. Croix, junto con los Grandes Lagos (12) y otros lagos como el Osoyoos, el Kootenay, el Rainy, el Namakan y el Woods han merecido la mayor atencion de los gobiernos de estos dos paises, tanto por la extension y cantidad del recurso, en algunos casos, como por las rampantes amenazas politicas y ambientales en otros.

A pesar de la aparente abundancia de las numerosas cuencas y rios compartidos entre los dos paises, el contexto de interdependencia hidrica no es perfecto; al contrario es asimetrico. En efecto, la mayoria de las reservas del oeste americano son explotadas, incluso por encima del limite de su sostenibilidad. El desarrollo economico y el modo de vida descansan fundamentalmente sobre la explotacion de los recursos naturales y en particular del agua dulce. California, Colorado, Nevada, Arizona o Texas sufren de esa escasez creciente debido a una explosion de poblacion y la fuerza del lobby agricola, lo que ocasiona la sobreexplotacion de las reservas subterraneas y de superficie asi como la salinizacion de las tierras cultivables. Esos estados tienen grandes dificultades para mantener sus niveles actuales de abastecimiento, los rios Colorado, San Joaquin, Owens u Ogallala conociendo situaciones preocupantes de deficit hidrico, (13) Al contrario, en el Norte, en Canada, el agua dulce es abundante y poco explotada a pesar del relativo declive de los niveles y flujos de los Grandes Lagos y del Rio Saint-Laurent asi como de la mediocre calidad del agua en numeras otras cuencas.

Es asi como la reparticion desigual de los recursos en agua y la dotacion ampliamente excedentaria de Canada dieron nacimiento a numerosos proyectos de constitucion de un mercado del agua, de orden bilateral. ?Si el agua es abundante en el Norte, por que no importarla? Transferir el agua desde el Estado vecino, parece en efecto, polidcamente menos arriesgado para Estados Unidos que imponer unas tarifas mas altas o irnplementar politicas generalizadas de reduccion de consumo.

Es cierto que las solas reservas de los Grandes Lagos y otros lagos importantes de Canada parecen considerables, lo que aseguratia la pertinencia de los proyectos de importacion y transferencia de agua dulce. Sin embargo, ilustrando la problematica en toda la zona de frontera, desde la firma en 1985 de la Carta de los Grandes Lagos y en 1998 de una declaracion comun entre los Estados americanos y la provincias canadienses riberenas del sistema hidrografico, (14) las autoridades politicas canadienses rechazaron la posibilidad de exportar agua debido a consideraciones ambientales (por miedo a los impactos negativos cuenca arriba), a presiones de la opinion publica (que considera el agua dulce como parte de su identidad y en consecuencia como un bien no comercializable) asi como a motivos geoeconomicos. ?Por que reforzar la atraccion de economica de los estados del oeste hacia los cuales tantas empresas se deslocalizaron, al cederles agua? (15).

Sin embargo, ese escenario de tension polidca entre los dos vecinos no debe hacer olvidar los multiples escenarios de buena gobernanza hidrica regional. En efecto, como instrumento de resolucion de las controversias binacionales relacionadas con el mal uso de los recursos compartidos, con la mala gesdon de las cuencas fronterizas o con las situaciones crecientes de contaminacion, en particular agricola, urbana e industrial, se institucionalizaron varios mecanismos de cooperacion, como la creacion de la Comision Mixta Internacional, que pueden ser considerados como modelos exitosos de gestion integrada de las cuencas internacionales para el resto del continente. No obstante, esas instituciones tienen competencias limitadas al ser unicamente organismos de concertacion y de consulta que sugieren acciones y posiciones a los respectivos gobiernos federales, provinciales y estatales. Ningun mecanismo parecido se ha implementado hasta ahora para solucionar las tensiones derivadas de las posibles comercializaciones masivas del recurso hidrico en el marco de Nafta.

La problematica Las trasferencias masivas de agua como herramienta de desarrollo e instrumento de poder

"Despues del petroleo y del gas natural, es ahora el oro azul de Canada que los americanos codician. El apetito de George W. Bush hacia su vecino del norte parece insaciable". (16) Es asi como el diario frances Liberation sintetizaba las nuevas controversias relacionadas con las posibles exportaciones de agua dulce entre Canada y los Estados Unidos.

La cuestion de las transferencias masivas de agua de Canada hacia Estados Unidos, tema ampliamente controvertido por la opinion publica canadiense, remite fundamentalmente a una problematica politica interna de Estados Unidos. ?Como asegurar el desarrollo economico de regiones occidentales semi-aridas en las cuales los recursos hidricos han sido tradicionalmente sobreexplotados? ?Como evitar la agudizacion de las tensiones sobre la reparticion de un recurso escaso? ?Como superar la negativa de muchos de los estados federados a ser la fuente interna de las transferencias masivas que los estados del oeste necesitan tanto? ?Como obligar a Canada a vender su recurso estrategico mas precioso a pesar de la posicion politica del gobierno actual que prohibe las exportaciones masivas de agua dulce fuera del territorio nacional?

Esas problematicas se hicieron tanto mas agudas cuanto que surgieron en los ultimos anos nuevos proyectos de transferencias masivas de agua desde los Grandes Lagos, lo que afecta negativamente tanto a las provincias canadienses como a los Estados americanos de la Rust Belt.

Esos proyectos abren campo a una reflexion fundamental acerca de la soberania canadiense sobre sus recursos naturales y en particular hidricos, en un contexto de integracion economica regional ya avanzada. ?Cuales son las obligaciones canadienses en la materia asociadas a su pertenencia al Nafta? ?En que medida Canada, siempre preocupado por su capacidad a resistir a las presiones de Estados Unidos, podra rechazar una solicitud de reparticion de los recursos hidricos? (17) ?Las necesidades en agua dulce del oeste de los Estados Unidos llevaran a Ottawa a ceder el agua de Canada? ?Que esquemas cooperativos o conflictivos esta utilizando Canada con el fin de proteger un recurso que considera como parte vital de la identidad y de la vida canadiense? (18)

En ese contexto, a continuacion se analizaran las dos dimensiones de la geopolitica del agua en America del Norte. La primera corresponde a los esquemas de gobernanza hidrica binacional que se han desarrollado desde el inicio del siglo xx. La segunda, mas reciente, tiene que ver con la situacion de tension politica fuerte nacida de la perspectiva de comercializacion de un recurso considerado como estrategico por ambos actores.

I. Pasado y presente de las soluciones institucionales a los problemas hidricos binacionales

1. Los inicios de las conflictivas relaciones

Los problemas de contaminacion de algunas de las aguas compartidas generaron las primeras preocupaciones bilaterales. Dado que la casi totalidad del agua de los Grandes Lagos es en realidad agua fosil, acumulada cuando se fundieron los hielos de la ultima epoca glaciar en America del Norte, solo una infima parte de esta agua se renueva ciclicamente. Justamente esta caractenstica de los Grandes Lagos hizo que hacia finales del siglo XlX se produjera una alarma nacional en Estados Unidos por la manifestacion de casos de tifoidea en algunas ciudades de la frontera norte, pues estos asentamientos urbanos que estaban creciendo rapidamente a lo largo de estos Grandes Lagos, tanto en lado canadiense como en el estadounidense, tomaban de alli el agua para su consumo y asi mismo, descargaban en ellos sus aguas negras.

Mientras las preocupaciones de Estados Unidos estaban centradas en el area adyacente a la frontera, Canada se encontraba cada vez mas alarmado por las desviaciones de agua que habia realizado el Distrito Sanitario de la ciudad de Chicago al lago Michigan, de exclusividad estadounidense, pero perteneciente al ecosistema de los Grandes Lagos. El objetivo de esta desviacion era eliminar los problemas de aguas residuales de la ciudad y reversar la corriente del lago Michigan al rio Mississippi. (19)

Como el Distrito no creia que existiese ninguna restriccion en cuanto a las cantidades maximas que podian ser desviadas, se construyo el Canal Principal de Chicago con una capacidad de 10.000 pies cubicos por segundo. Para el ano 1900 el canal estaba bombeando 5.000 pies cubicos por segundo del agua del lago. Canada interpreto esto como una amenaza para el nivel de agua de los Grandes Lagos. (20)

Otras preocupaciones que Canada tenia para la epoca correspondian a la propuesta de desviacion del rio Rainy por el Canal de Minnesota ubicado en Duluth y a la obstruccion del rio St. John en el estado de Maine, cuyo curso estaba siendo interferido por troncos que flotaban rio abajo en el lado canadiense. (21)

Por otro lado, para esta misma epoca se presentaron discrepancias de orden politico e hidrologico entre los dos paises al darse el anuncio por parte de Canada de desviar las aguas del Niagara para fines agricolas, las cuales estaban siendo usadas por Estados Unidos para su produccion hidroelectrica. En respuesta a esto, el Departamento de Estado de Estados Unidos hizo un llamado para la regulacion de las aguas trasnfronterizas de los Grandes Lagos e inicio la formacion de una Comision Internacional para los Grandes Lagos en 1902. (22) Las intenciones canadienses de llevar a cabo tal desviacion finalmente no se concretaron.

Lo sucedido en Chicago y los demas problemas presentados en las aguas compartidas entre estos dos paises motivaron a Canada a acoger la iniciativa estadounidense de establecer un regimen internacional que le permitiera ser beneficiario de la regulacion de asuntos que fueran mas alla de la linea fronteriza, teniendo interes en que la comision que se estableciera tuviera jurisdiccion sobre todas las cuencas hidricas compartidas, incluyendo aquellas que drenan a los Grandes Lagos. De esta forma, la comision restringhaa la desviacion de Chicago y otra serie de controversias sobre las otras cuencas binacionales.

Por su parte, con esta iniciativa, Estados Unidos esperaba poder evitar los costos de un regimen de amplio alcance y planteaba entonces una comision que fuera limitada en sus funciones y en su jurisdiccion, y se dedicara exclusivamente a la regulacion de los Grandes Lagos--sin incluir las aguas que los drenan--limitados por la linea fronteriza. Para los estadounidenses, esto aseguraba la jurisdiccion de la Comision sobre la regulacion a futuro de las cataratas del Niagara y el lago Erie, sin limitaciones a la desviacion de Chicago.

Estas necesidades propias de cada pais y conflictivas entre si, retrasaron la cooperacion durante tres anos hasta 1904 cuando se establecio la Comision Internacional del Agua--International Water Comision--. Sin embargo, esta fue investida solo con poderes de investigacion y no se alcanzo ningun consenso respecto de su alcance y su jurisdiccion, (23) tal como lo hacian prever las intenciones contrarias que cada pais tenia en este sentido.

Aun despues de su creacion, los problemas continuaron en 1907 cuando Estados Unidos estaba sufriendo una sequia en territorios del sur. El estado de Minnesota propuso que las aguas de los Grandes Lagos tomaran curso hacia el sur a traves de la desviacion de Chicago hacia la cuenca del Mississippi. Esta iniciativa fue detenida al instante por las protestas generadas en Canada y las originadas en el marco de la Comision, combinadas con algunas oposiciones internas de los estados de Estados Unidos que bordean los Grandes Lagos y que manifestaban su preocupacion por los efectos de la desviacion en los niveles del lago. (24)

No obstante, la oposicion canadiense no detuvo al Distrito Sanitario de Chicago en sus planes de desviar mas agua proveniente de los Grandes Lagos con propositos de saneamiento en la region de Calumet, en el estado de Wisconsin, al proponer la construccion del Canal Cal-Sag (25) en la capital del estado de Illinois. Ademas, el estado de Illinois objeto cualquier acuerdo futuro sobre la gran cuenca y pidio la exclusion del lago Michigan de cualquier compromiso a largo plazo, (26) decisiones que fueron apoyadas por todos los estados de la cuenca del Mississippi, puesto que para ellos la realizacion de un amplio regimen internacional de la cuenca bloquearia la opcion de desviar agua de los Grandes Lagos al rio Mississippi para solventar las frecuentes sequias a lo largo de la cuenca de este rio.

El riesgo que se percibia respecto de los niveles de las aguas de estos lagos incremento el interes de Canada en establecer una autoridad permanente con jurisdiccion sobre asuntos que no tuvieran que ver exclusivamente con las aguas fronterizas y que pudiera servir como un tribunal judicial para tratar las diferencias gestadas a lo largo de la frontera. (27) Canada tambien esperaba que una representacion equitativa en una autoridad de este estilo podria ayudar a solucionar su disparidad de poder respecto de Estados Unidos, y darle asi al gobierno federal canadiense control sobre todos los recursos provinciales, incluyendo los tios y lagos no fronterizos. (28)

Por su parte, el gobierno federal estadounidense tenia temor de esta propuesta de regimen supra-cuenca porque se podria ver afectada la soberania de sus estados al avanzar en diversos asuntos relacionados con las cuencas transfronterizas. Por lo anterior, Estados Unidos insistio en que cada parte se reservara para si misma la exclusiva jurisdiccion sobre el uso y desviaciones de todas las aguas en su lado de la linea fronteriza. (29)

De esta manera, el Tratado de 1906 propuesto por Canada, en el cual se sugeria un control internacional ampliado de las multiples cuencas, fue rechazado por Estados Unidos despues de todos los conflictos de preferencias espaciales que habian tenido lugar durante los anos que transcurrieron entre la propuesta e inicios de 1909.

Para la epoca, el Reino Unido mantenia aun el control sobre la politica exterior canadiense y los asuntos relacionados con la frontera, manejandose un triangulo en las negociaciones compuesto por Londres, Ottawa y Washington. Los canadienses buscaron un contacto mas libre y directo con Washington, pero sin alcanzar con ello mayores resultados, creandose en Canada la incertidumbre de si podrian obtener en el Tratado el establecimiento de una posicion equitativa con Estados Unidos. Por tal razon, Canada proponia la figura de un tribunal estilo judicial, una comision con jurisdiccion sobre todas las aguas fronterizas y rios tributarios.

Por su parte, los negociadores estadounidenses buscaban el establecimiento de una entidad encargada simplemente de la investigacion de los problemas fronterizos, pues temian que un acuerdo pudiese limitar la soberania de Estados Unidos. La Doctrina Harmon prevalecia en ese entonces en el pensamiento de este pais. Esta defendia la absoluta soberania territorial para dar al pais de cuenca arriba el derecho a usar las aguas de un rio transfronterizo en su territorio nacional, sin tener consideracion alguna por los reclamos que se pudieran dar en el pais de cuenca abajo. El gobierno estadounidense podia sentirse comodo con la Doctrina en sus limites con Mexico, donde Estados Unidos tiene una situacion de cuenca arriba tanto en el rio Grande como en el Colorado, pero la Doctrina no funcionaba tan bien en el caso de los limites con Canada, pues en esta frontera Estados Unidos tiene una ubicacion tanto de cuenca arriba como de cuenca abajo, algunas veces en el mismo rio. La vulnerabilidad reciproca que se percibia influyo negativamente en la aplicacion total de la Doctrina y proporciono la base para lo que seria el Tratado de 1909.

Canada cedio, aceptando en gran parte el argumento de la soberania territorial--definicion que estaria directamente ligada a la de aguas fronterizas contenida en el Tratado que se firmaria posteriormente--y una limitada jurisdiccion de la comision que se instauraria con el Tratado. Estados Unidos, a su vez, acato los principios de uso del agua y la concesion de cierta autoridad sobre asuntos de aguas fronterizas para la comision que se estableceria, ademas de aceptar en ella una funcion de arbitramento. Ambos paises estuvieron de acuerdo en que cada uno tenia la responsabilidad de tener en cuenta los intereses del otro al momento de llevar a cabo acciones en cada lado de la frontera. (30)

De esta manera, en 1909 estuvieron dispuestos a comprometerse a traves del Tratado de Aguas Fronterizas--The Boundary Waters Treaty--, firmado en Washington el 11 de enero y ratificado el 5 de mayo de 1910. Este dispuso la creacion de la Comision Mixta Internacional (CMI)--International Joint Commission (IJC)--con jurisdiccion sobre todos los asuntos relativos a aguas fronterizas, (31) con el objeto de evitar disputas sobre el uso de las aguas limitrofes, resolver las cuestiones pendientes entre los dos paises respecto de estos derechos, obligaciones o intereses de sus respectivos habitantes y tomar disposiciones para el ajuste de las cuestiones que pudieran surgir en el futuro, (32) siempre y cuando fuesen temas referidos a la Comision por parte de los gobiernos de Estados Unidos y Canada, sin cumplir con la aspiracion canadiense de tener en esta comision la figura de un tribunal judicial.

Con el establecimiento de este regimen, se abrio paso a posteriores convenciones, acuerdos y tratados en el marco de la CMI para hacer frente a problematicas y situaciones como la del lago Woods por sobrepasar o disminuir en ciertas ocasiones los niveles de agua prescritos--Lake of the Woods Convention, 1925--; la del lago Rainy para mantener los niveles en el rango respectivo y evitar situaciones de emergencia--Rainy Lake Convention, 1938--; la del rio Niagara para revisar y aprobar las construcciones encaminadas a controlar los flujos de las cataratas del Niagara--Niagara River Treaty, 1950--; la del rio Columbia para controlar los niveles de agua detras del dique Grand Coulee y de su reserva, el lago Franklin D. Roosevelt y dirimir otras diferencias bilaterales surgidas en esta zona--Columbia River Treaty, 1961--y finalmente de los Grandes Lagos para revisar y aprobar los proyectos de desviaciones de cursos y de desarrollo de hidroelectricas, controlar los niveles de agua de los lagos, monitorear las descargas de aguas en los lagos y controlar la calidad del aire en la zona--Great Lakes Water Quality Agreement, 1978, revisiones en 1983 y 1987--.

2. Nuevo siglo: nuevos retos

Por haber sido el Tratado de 1909 y la CMI productos de las condiciones que existian en la frontera a finales del siglo XIX y principios del siglo xx, en la actualidad se aprecia una situacion diferente en la medida en que los asuntos ambientales se han posicionado dentro de los principales temas de las agendas politicas y en este sentido, demandan cada vez mas cambios institucionales-administrativos, en pro de una gestion ecosistemica integrada con el fin de tener un control completo de las cuencas transfronterizas. (33)

Los problemas ambientales contemporaneos

En cuanto a las nuevas dinamicas ambientales que se presentan en las cuencas hidrograficas, particularmente en los Grandes Lagos, que comparten Canada y Estados Unidos, se pueden percibir serias transformaciones ambientales (34) ligadas en su mayoria a problemas de contaminacion y al incremento de proyectos de desviacion de aguas y de plantas ludricas generadoras de energia.

En primer lugar, se puede encontrar en esta zona de frontera ecosistemas que empiezan a caracterizarse, a pesar de la abundancia de recursos naturales, por un sindrome de estres ambiental (35) que amenaza con continuar y llevar a cabo un deterioro del ambiente acuatico a largo plazo, como consecuencia de los inconstantes niveles de las aguas, la disminucion de las mismas, entre otros factores.

En segunda instancia, las aguas compartidas entre Canada y Estados Unidos registran de manera creciente un esparcimiento, a traves de sus corrientes, de sustancias toxicas persistentes y la respectiva bioacumulacion en la cadena alimenticia como consecuencia de ello. El aumento de la contaminacion quimica proviene de multiples fuentes, asociadas en su mayoria a la productividad economica, y esta ligada a una gama de efectos y riesgos para la salud humana, las especies acuaticas y algunas correspondientes a la flora.

Una tercera preocupacion ecologica esta relacionada con la eutroficacion (36) de las aguas cercanas y lejanas de las costas fronterizas por las altas cargas de nutrientes, por los procesos de dragado y de desagues--que causan ademas la perdida y degradacion del habitat de especies y aves acuaticas-- y el reemplazo de especies nativas de alto valor, por d de otras exoticas y acordes con los proyectos desarrollados.

Los problemas hidrologicos relacionados con las fluctuaciones en los niveles de las aguas tanto a corto como a largo plazo, y su estrecha relacion con la navegacion, la erosion, las inundaciones y el consumo masivo, se presentan en cuarto lugar. A pesar de parecer un recurso abundante, no existe ningun superavit, pero si una competencia y un conflicto entre los usos y los usuarios que cada vez mas van en aumento, especialmente si se tienen en consideracion los nuevos proyectos de desviaciones de aguas.

Asi mismo, las preocupaciones por asignacion de aguas transfronterizas son cada vez mas apreciables, dadas las condiciones de aridez de algunos territorios estadounidenses y las expansiones economicas que no conocen limites. Por estos motivos, se ha presentado un aumento en los proyectos de regulacion y de desvios de flujos, buscando conectar los principales rios o fuentes de recursos hidricos para alcanzar un amplio abastecimiento en diferentes zonas.

Actualmente los Grandes Lagos, por su parte, se ven afectados por cinco desviaciones principales: dos que fluyen al lago Superior desde la bahia del rio James y los lagos Long y Ogoki en Canada; una que fluye del lago Michigan por el rio Chicago hasta el rio Mississippi en Estados Unidos; las desviaciones de agua alrededor de las cataratas del Niagara desde el lago Erie al lago Ontario; y finalmente, el canal del estado de Nueva York que es una desviacion intra-cuenca. (37)

Desviaciones de aguas como las que se presentan en los Grandes Lagos y otras como el desvio Garrison--sistema que une al Missouri con la cuenca de los rios Souris y Red, en el estado de Dakota del Norte--y el proyecto Rafferty-Alameda en el rio Souris en la provincia de Saskatchewan, que pretendia igualmente una desviacion del curso de este rio, permiten tambien ejemplificar los procesos y asuntos que llevan a cabo tanto provincias como estados en pro de sus intereses, (38) sin prestar atencion a las repercusiones ambientales cada vez mas palpables.

Por ultimo, los usos por consumo, a diferencia de las desviaciones de aguas, tienden a ser pequenos y dificilmente identificables. Entre estos usos se incluyen las aguas para fabricas, irrigacion, mineria y propositos municipales. De esta manera, los impactos en los niveles de las aguas son pequenos si se tienen en cuenta solamente los consumos individuales, pero cuando se consideran en su totalidad, pueden llegar a ser equivalentes a una desviacion a gran escala de una cuenca hidrografica. (39)

Cuando la presion de la poblacion y las demandas asociadas a esta aumentan, los recursos naturales y en este caso especifico, el agua, sufren tipicamente de sobre-inversion, de sobre-explotacion y de eventual degradacion. Para corregir esta situacion es necesario tener un aparato institucional solido y debidamente estructurado, que facilite el desarrollo tanto de soluciones publicas como de soluciones privadas y la implementacion de una diplomacia acorde con estas crecientes problemadcas ambientales.

La institucionalidad frente a nuevos desafios

La CMI en la actualidad cuenta con seis miembros, tres de Canada y tres de Estados Unidos, quienes conforman un cuerpo unitario, permanente, binacional e independiente, apoyado por fuerzas de operacion, (40) equipos de estudio (41) y oficinas binacionales. (42) La Comision tiene principalmente tres funciones: investigacion y consulta, la cual cumple a traves de la consecucion de estudios y reportes para los gobiernos; otra cuasi--judidal, al aprobar y establecer condiciones para la realizacion de proyectos en las aguas fronterizas que comprometan los niveles y las corrientes de las aguas en esta zona; y por ultimo una labor de arbitramento que nunca se ha ejercido, pues la Comision esta en capacidad de arbitrar solamente en asuntos referidos por parte de los gobiernos. La Comision trabaja a partir de dos instrumentos: las referencias (43) y las aplicaciones. (44)

En la mayor parte de la literatura que trata el tema de la CMI se hace referencia a su jurisdiccion, a sus funciones, a su estructura y a la situacion de la organizacion en el contexto de las relaciones de Canada y Estados Unidos. De esta manera, buena parte del desempeno de la CMI ha sido calificado positivamente. Sin embargo, sobre ella recaen cricas relacionadas generalmente con factores legales y politicos, los cuales implican dificultades para el efectivo cumplimiento de su mision y de sus poderes respecto de la administracion ambiental y de los recursos transfronterizos. (45)

La creacion de la Comision en el marco de un tratado inspirado en puntos de vista de una era pasada, pone a esta institucion en una situacion de serias dificultades, dado que este tratado ya no es sufidente para solventar las nuevas problematicas ambientales que la zona conoce. Por lo tanto, se sugiere una renegociacion del tratado que tenga en cuenta esta nueva situacion y que le brinde a la Comision un papel mas activo e incluyente en estos asuntos, que vaya mas aUa de un rutinario ejercicio de regulacion y vigilancia de proyectos de menor escala que afectan las aguas fronterizas, y que hasta el momento se ha concentrado principalmente en la zona de los Grandes Lagos.

El mismo hecho de que la CMI haya ejercido un papel mas relevante en lo concerniente a los Grandes Lagos, indica una de las tantas limitaciones que tiene con motivo del estancamiento en las problematicas exclusivas del pasado, puesto que el papel de la crin en otras zonas de la frontera ha estado restringido a referencias especificas. Esto no implica necesariamente que las contribuciones de la Comision a la resolucion de problemas hayan sido insignificantes, (46) sino que se podria obtener aun mejores resultados.

Ejemplo de ello ha sido el caso de la desviacion Garrison, ubicada en Dakota del Norte--Estados Unidos--, en donde se puede apreciar una de las mas complejas y polemicas referencias de la CMI al ser llamada a investigar el problema de manera tardia, pues la referencia le fue enviada despues de que la desviacion ya tenia la autorizacion del Congreso de Estados Unidos, el diseno del proyecto listo y las tierras adquiridas. Como se habia propuesto en principio, el proyecto trataba de la transferencia de agua del rio Missouri a los sistemas de los rios Red y Souris--que desembocan en la Bahia Hudson--. La mayor preocupacion estaba centrada en los efectos de cuenca abajo--en Canada--por el regreso de las corrientes y la introduccion de especies de peces diferentes en el sistema de desague de esta bahia. El papel de la CMI resulto en una aprobacion mas lenta del proceso por parte de Estados Unidos, y su reporte ayudo tambien a reducir los impactos del proyecto y asi mismo redireccionarlo. Sin embargo, los pasos practicos para aliviar las preocupaciones canadienses en este sentido fueron debiles, y los compromisos adquiridos no fueron muy bien recibidos en Dakota del Norte. (47)

En este sentido, para la cM1, los temas del desarrollo sostenible y de las aproximaciones ecosistemicas requieren ir mas alla de la retorica y aclarar lo que significan los principios de la sostenibilidad. Con esto, identificar las direcciones que las aproximaciones sistemicas deben tomar se facilitaria y asi mismo, la implementacion de las medidas adecuadas tanto en las regiones de frontera del este como del oeste, teniendo en cuenta las practicas del pasado y dando cobertura a areas criticas del presente y de importancia en el futuro.

Por otro lado, la credibilidad cientifica ha sido una de las principales caracteristicas de las referencias de investigacion de la CMI; sin embargo, en la actualidad es necesario un marco de trabajo multidisciplinario para poder solventar de manera efectiva los problemas relacionados con la sostenibilidad, pues este tema abarca, por ejemplo, tanto preceptos como perspectivas directamente relacionados con la economia, la etica, la situacion social, la ecologia y la seguridad, entre otros, lo cual implica tener en cuenta nuevas orientaciones en la investigacion que permitan un enfoque en nuevos conceptos y metodos para estudios aun mas integrales, como lo son por ejemplo los estudios comprehensivos de cuarta generacion de seguridad ambiental.

En la CMI se identifican, adicionalmente, algunas limitaciones a su principio de independencia, puesto que en varios asuntos la Comision depende enteramente de los gobiernos. Esto se percibe en el evento de que sean estos mismos quienes proporcionan a la CMI el personal tecnico que trabaja en las oficinas especializadas de esta, lo que implica, en ocasiones, que la Comision sea victima de las prioridades que pueden tener las agencias de los gobiernos al permitir que sus funcionarios cumplan una doble mision--estando en la Comision y siendo parte de su respectivo gobierno al mismo tiempo--. Estas limitaciones tambien se encuentran reflejadas en la dependencia que tiene la CMI respecto de los gobiernos en asuntos de presupuesto, al ser estos recursos generalmente insuficientes para comprar o contratar lo que la Comision requiere. Asi mismo, la CMI tiene un margen restringido de interpretacion de su jurisdiccion y de sus responsabilidades, a lo cual se suma la carente obligatoriedad que tienen sus recomendaciones para los gobiernos. (48)

En el ambito politico, la debilidad de la institucionalidad de la CMI que se suma a la ambiguedad oficial en las politicas ambientales transfronterizas, ha tenido como consecuencia la tacita devolucion de la toma de decisiones a las unidades subnacionales de gobiernos. Los estados y provincias de la frontera y las respectivas entidades gubernamentales han llegado a ser mas activas en asuntos de recursos naturales y medio ambiente, (49) y han tratado de influenciar, en ocasiones, las acciones de sus respectivos gobiernos federales. Estos gobiernos y quienes presionan en ellos han visto tambien a la CMI como un instrumento para influenciar a los miembros de sus propios gobiernos. (50) En este sentido, nuevas relaciones internacionales y modelos de interaccion se han originado por fuera del marco de la Comision en respuesta a definiciones fronterizas y asuntos para los cuales la CMI carece de plenas capacidades para su dirigencia.

Un ejemplo de esta situacion es la ambiguedad inherente de los Acuerdos de Calidad del Agua--Water Quality Agreements--por si mismos, los cuales definen su alcance en el ecosistema de la Cuenca de los Grandes Lagos mencionando "(...) la interaccion de los componentes del aire, la tierra, el agua y los organismos vivientes, incluyendo al hombre (...) pero que en el detalle operacional concierne casi enteramente con el agua". Ante esto, cabe mencionar que la contaminacion atmosferica ha sido desde tiempo atras una contienda en esta frontera, y el desinteres de Estados Unidos para dar solucion a los asuntos de la lluvia acida han hecho que un numero importante de estados y provincias realicen acuerdos entre si, en consecuencia de la demorada y poco efectiva accion federal (51) y las limitaciones que se encuentran en los mismos acuerdos transfrontetizos en el marco de la CMI.

La influencia o el rol paralelo que pueden llegar a tener los estados, las provincias, los gobiernos locales y las respectivas organizaciones no gubernamentales se ha denominado para--diplomada, (52) Este fenomeno puede significarle a la CMI que sus acciones y funciones se tornen cada vez mas obsoletas y ademas, se convierta en un espacio propio para el cabildeo, yendo en detrimento de su caracter institucional independiente para la gestion ambiental. Sin embargo, esta para--diplomacia, de acuerdo con su configuracion y con sus intereses, puede llegar a ser tambien un significativo grupo de apoyo para la CMI, dandole el soporte politico que requiere para revigorizar la expansion de su rol.

En conclusion, aunque exista una institucion como la CMI para dar respuesta a algunas de las problematicas gestadas en la frontera, en la medida de sus posibilidades y dadas las referencias requeridas por los gobiernos, cada vez es mas evidente la fuerza que toman asuntos relacionados con las nuevas controversias ambientales en las agendas politicas, pero sin encontrar institucion alguna en la cual puedan regularse de manera efectiva. Ejemplo de ello son las transferencias masivas de agua y la posible exportacion del liquido, dinamicas que comprometen de forma determinante conceptos como el de soberania, identidad y desarrollo, segun el lado de la frontera desde el cual se miren.

II. Transferencias, exportaciones y tensiones entre Canada y Estados Unidos

Se planteaba una pregunta fundamental al inicio de nuestro analisis. ?Si el agua es tan abundante y poco explotada en el norte, por que no importarla? De hecho, a pesar del vacio del derecho internacional en la materia, numerosos proyectos de creacion de un mercado norteamericano del agua, y en particular de compra de agua canadiense, han sido pensados por parte de Estados Unidos desde las decadas de los cincuenta y sesenta.

En la epoca, el proyecto NAWAPA (North American Water and Power Alliance) de desvio masivo del agua de todos los rios de Columbia Britanica y del Canada del Norte hacia los Grandes Lagos, el oeste americano y el Mississippi, fue el primero de su genero. Los inmensos costos financieros y ecologicos asociados al proyecto llevaron a su cancelacion, empero representa el simbolo de lo que Estados Unidos puede concebir al percibir una probable escasez hidrica interna.

Mientras Estados Unidos prometio, desde los anos sesenta, cantidades importantes de dinero para la compra de grandes volumenes de agua dulce proveniente de los rios canadienses, el gobierno federal del Canada, apoyado y presionado por la opinion publica, en particular la anglofona, sigue rechazando hasta hoy cualquier tipo de proyecto de gran envergadura. No obstante, cabe resaltar el hecho de que el gobierno de la provincia francofona de Quebec en 1997 trato de desarrollar un gran proyecto politico-economico de exportacion de agua dulce, viendose asi como los "Arabes del agua. (53)

En el ambito federal el debate interno canadiense volvio a aparecer con fuerza a raiz de las negociaciones en 1988 del Tratado de Libre Intercambio, debido a la asimetria economica tan grande percibida en las relaciones entre Estados Unidos y Canada. Para Canada se plantea en efecto la cuestion de la soberania sobre sus recursos hidricos, sus rios y sus lagos. Si en el marco de Nafta unas exportaciones de agua, masivas para ser rentables, se llevan a cabo, ?podra Canada controlar el ritmo y la idoneidad de los desvios? ?Que hacer si el agua esta considerada como un bien, una mercancia?

La cuestion de un posible acuerdo de exportacion masiva de agua del Canada hasta los Estados Unidos sigue generando desde la decada de los ochenta grandes debates en los diversos gobiernos y gran inquietud en la opinion publica nacional. Como para el gobierno, "la reaccion de la opinion publica parece en su mayona ser motivada por el temor a ver parte de la soberania canadiense robada por los Estados Unidos: ?Como Canada puede seguir controlando sus aguas a partir del momento en que acepto entregarlas? ?En que medida la gestion del patrimonio natural canadiense debe ser subordinada a las demandas americanas, ellas mismas consecuencias de una gestion desgastadora y de corto plazo?". (54) El rechazo a la idea misma de cualquier transferencia de agua hacia los Estados Unidos es de gran envergadura pues a final de 2004, un sondeo de la firma EKOS Research Associates demostraba que mas de 66% de los canadienses se negaban a vender agua a su vecino.

En el discurso de los gobiernos y de la opinion publica, coexisten vatios argumentos que van desde la importancia de no reducir el agua a una simple mercanciass hasta la necesidad de no crear un precedente de exportacion de agua al interior del regimen comercial comun de Nafta, puesto que imposibilitana cualquier control a futuro de las transferencias de agua desde Canada hasta su vecino sediento. Estos argumentos denotan un hecho aun mas importante: la permanente voluntad de Ottawa de preservar su independencia y su autonomia frente a la potencia de Estados Unidos al proteger sus recursos hidricos sobre su territorio nacional.

Si bien el 10 de febrero de 1999 Ottawa abandono el proyecto de ley de prohibicion de las exportaciones de agua, decidio no obstante adoptar una nueva estrategia politica-juridica, basada en tres ejes, con el proposito de mantener su soberania y prevenir las posibles futuras transferencias de agua, asi como las exportaciones a gran escala en todas las cuencas hidrograficas canadienses.

El primero de esos ejes se relaciona con el nivel de competencia del gobierno federal sobre el agua en general. Segun la Constitucion canadiense, el agua en su estado natural es de competencia de las provincias; por consiguiente, Ottawa no puede tomar ninguna decision via legislativa en materia de gesuon del recurso, lo que le asegura de no poder negociar nada sobre transferencia de aguas internas en el marco de Nafta. En este contexto, el gobierno propicio la conclusion de un acuerdo politico pancanadiense de prohibicion de desvios masivos de agua por mouvos de proteccion ambiental en las cuencas hidrograficas de cada provincia, firmado en noviembre de 1999 por nueve de las diez provincias, siendo Quebec la que mas recientemente ha suscrito el acuerdo.

El segundo eje de la estrategia canadiense tiene que ver con las aguas limitrofes de la frontera con Estados Unidos. Esas aguas, regidas por el Tratado de las aguas limitrofes de 1909, son de competencia del gobierno federal canadiense en su calidad de Estado de cuenca arriba, en una situacion de total soberania frente a Washington. Esa situacion permitio a Ottawa promulgar la Ley C-6 en 2002 que fija normas de gestion de esas aguas y reitera la prohibicion de transferir aguas hacia cuencas no fronterizas. Definitivamente, esa ley se ubica en el campo de la proteccion ecologica y de la seguridad ambiental y no en el de la legislacion comercial.

El tercer y ultimo eje de la estrategia canadiense, que tiene como proposito limitar lo mas que se pueda el riesgo de perdida de soberania y de control de Canada sobre sus recursos hidricos, gira alrededor del reenvio del analisis de la cuestion de la legitimidad y de los impactos de las transferencias masivas de agua de las cuencas limitrofes ante la Comision Mixta Internacional, que mantiene funciones de arbitraje, lo que evita una nueva polemica binacional y presiones politicas al respecto. En enero del 2000, la CMI entrego su informe final que advirtio cuatro elementos fundamentales: primero, el agua en su estado natural no es objeto de comercio; segundo, salvo con el surgimiento de un cambio climatico drastico, las transferencias masivas de agua seran limitadas por problemas de costos y de infraestructuras; tercero, los dos Estados deberian prohibir en la medida de lo posible cualquier transferencia masiva desde los Grandes Lagos; y finalmente, las transferencias son legitimas unicamente como ultimo recurso despues de haber tomado todas las acciones necesarias pata preservar la conservacion tanto de las aguas conservadas como de las tmnsferidas.

Esa estrategia tanto politica como jundica del gobierno federal canadiense descansa en una apuesta bastante arriesgada, (56) la que se fundamenta en la permanencia en el tiempo de la solidaridad entre las provincias en materia de gestion del agua y de su cumplimiento de las diferentes leyes derivadas del Acuerdo de 1999 sobre la prohibicion de las transferencias masivas de agua de las cuencas hidrograficas internas. Se trata de una apuesta politica aun mas arriesgada si se considera que dos provincias, Terranova y Quebec, han demostrado algunas veleidades de discrepancia frente al acuerdo y a la estrategia federal.

La provincia de Quebec es la que mas reticencias demostro en materia de prohibicion de transferencias de agua dulce. Hubo que esperar hasta el 2001, con la adopcion de la Ley 58, bajo presion del gobierno federal y de la opinion publica, para ver al gobierno provincial prohibir definitivamente esas practicas, salvo para fines de produccion hidroelectrica. En efecto, exportar agua estaba percibido por la provincia como una riqueza nacional asi como un instrumento de sus ambiciones geopoliticas locales (valoracion del norte de Quebec) y regionales (ubicacion como proveedor estrategico de Estados Unidos para la venta de energia barata) y de su seguridad energetica, (57)

Finalmente, dejando poco espacio para la legitimacion de las exportaciones y transferencias de agua en el marco de Nafta, para el 2003, todos los territorios y provincias de Canada, salvo el NuevoBrunswick, habian adoptado una ley de prohibicion de las transferencias masivas, (58)

Conclusiones

En la actualidad se plantean tres problemas en materia de gestion binacional del agua que representan tanto oportunidades de cooperacion como fuentes de tension entre Canada y Estados Unidos. La inestabilidad y la reduccion de los niveles, flujos y calidad de las aguas transfronterizas en particular en las regiones de los Grandes Lagos, del Saint Laurent y del Midwest representan uno de los problemas mayores. De la misma manera, en Estados Unidos, la sobreexplotacion y la escasez de los recursos hidricos en las cuencas de los Grandes Lagos, del Colorado, del Rio Grande, en Texas, Arkansas, Tennessee, Mississippi y en los estados del Golfo de Mexico, conllevan a problemas de perennidad del recurso. Finalmente, en Canada, la preocupacion fundamental sigue siendo la de la posibilidad de desviaciones mas o menos importantes de los rios y lagos del territorio nacional.

En este contexto, los dos paises necesitan de soluciones concertadas para hacer frente a las necesidades crecientes de agua dulce en un contexto en el que se percibe que Canada seguira oponiendose a las transferencias masivas de su recurso estrategico favorito por motivos ecologicos, politicos, culturales y neoeconomicos. Varias soluciones tecnologicass9 se encuentran propuestas tales como la construccion de digas, en particular en la Bahia de Hudson, que impedirian la salinizacion del agua dulce y asi conformar a largo plazo una reserva suficiente para ambos paises; asi como la construccion de un sistema de canales (60) para transportar el agua en largas distancias, desde zonas para las cuales las transferencias de esa agua de mejor calidad no generarian impactos ambientales, economicos, politicos o culturales negativos.

* Este articulo se inserta en el proyecto de investigacion "Impacto de la degradacion ambiental sobre la seguridad en Colombia, y en particular en sus zonas de fronteras. Analisis y propuestas de meioramicnto a partir de los modelos canadienses de pmteccion de la seguridad humana y de gestion de los recursos naturales", adscrito a la linea de investigacion sobre seguridad regional c internacional del Centro de Estudios politicos e internacionales de las Facultades de Ciencia Politica y Gobierno y de Relaciones lntcrnacionalcs del CEPI. El analisis de las problematicas asociadas a la gestion de los recursos hidricos canadienses se llcvo a cabo gracias a un estudio de campo realizado entre el 19 de septiembre y el 8 de octubre de 2006, hecho posible gracias al "Faculty Research Award 2006" otorgado a la investigadora principal por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores de Canada.

(1) Maclean's, "America is thirsty, Let's sell them our water before they take it", p. 26, diciembre de 2005.

(2) Estos primeros intentos no se notaron unicamente en la bibliografia academica. En efecto, en la practica internacional, en particular del derecho internacional, el trauma de la guerra de Vietnam y de las consecuencias ecologicas y humanas del uso masivo de agentes quimicos (como el Napalm) motivaron la creacion, firma y ratificacion de la Convention on the Prohibition of Military or any Other Hostile use of Environmental Modification Techniques (Enmod Convention), en 1977.

(3) Lester Brown, "Redefinig Security", en WorldWatch Paper, Washington, WorldWatch Institute, No. 14, 1977.

(4) Karin Dokkcn y Nina Gracger, "Thc Concept of Environmental Secufity. Polidcal Slogan or Analytical "lbol?", en PRIO Report, Oslo, lntcrnational IYace Research Instituto, No. 2, 1995.

(5) Llamado Process tracing.

(6) Thomas Homer-Dixon, "The Project on Environment, Population and Security: Key Findings of Research", en Environmental Change and Security Project Report, No. 2, verano, 1996, p. 45.

(7) Geoffrey D. Dabelko, Mark I Ialle, Steve Lonergan y Richard Matthew, State-of-the-Art Review on Environment, Security and Development Co-operation, documento de trabajo preparado para el Working Party on Development Co-Operation and Environment, OECD Development Assistance Committee, Paris, p. 26.

(8) Marc Levy; "Time for a Third Wave of Environment and Security Scholarship?", en Environmental Change and Security Project Report, The Woodrow Wilson Institute, No. 1, 1996, pp. 44-46; John Barnett, "Destabilizing the environment--conflict thesis", en Review of International Studies, Londres, British International Studies Association, No. 26, 2000, pp. 271-288; Adil Najam, "The Human Dimensions of Environmental Insecurity. Some Insights from South Asia", en Environmental Change and Security Project Report, The Woodrow Wilson Institute, No. 9, 2003, pp. 59-73.

(9) Ken Booth, "Security and Emancipation", en Review of International Studies, Londres, British International Studies Association, vol. 17, No. 4, 1991, pp. 313-326; Programme Canadien des Changements a l,'echelle du Globe, 1996.

(10) Peter Gleick, "Water and Conflict : Fresh Water Resources and International Security", en International Security, MIT Press, vol. 18, No. 1, verano 1993, pp. 79-112.

(11) M. Cohen, "The Commission from the inside", en R. Spencer, J. Kirton y K.R. Nossal (eds.), The International Joint Commission Seventy Years, Center for International Studies, University of Toronto, 1977, pp. 106-124.

(12) De los Grandes Lagos hacen parte: el Superior, el Michigan, el I luron, el Erie y el Ontado.

(13) Solo para la cuenca del Ogallala, el deficit hidrico suma diecisiete mil milloncs de metros cubicos por ano, debido ademas a unas tarifas muy bajas que no incitan a la conservacion del recurso. Durante los anos 80, cl nivel del recurso bajaba de alrededor de 15 cm por ano; en 1994 la reduccion acelero hasta 60 cm e incluso 1m en 1995, ritmo que se mantiene hasta ahora, Lasserre, Frederic, "L'Amerique a soif : les besoins en eau de l'ouest des Etats-Unis conduiront-ils Ottawa a ceder son l'eau du Canada?", en International Journal of Canadian Studies, No. 24, otono 2001, p.199.

(14) Illinois, Indiana, Michigan, Minnesota, New York, Ohio, Pennsylvania, Wisconsin asi como Ontario y Quebec.

(15) Frederic Lasserre, "L'Amerique a soli, les Etats-Unis obligeront-ils Ottawa a ceder l'eau du Canada?", en Frederic Lasserre y Luc Descroix, Eaux et Territoires, Tensions, Cooperations et Geopolitique de l'Eau, capitulo 14, Universite du Quebec a Montreal, 2005, p. 386.

(16) Liberation, 30 de julio de 2001, citado en Frederic Lasserre, "L'Amerique a soif, les EtatsUnis obligeront-ils Ottawa a ceder l'eau du Canada?", op. cit., p. 369.

(17) Lasserre Frederic, "Les projets de transferts massifs d'eau en Amerique du Nord", en Vertigo la Revue des Sciences de l'environnement, numero especial No. 1, Actas del coloquio" El Agua en America del Norte: factor de cooperacion instrumento de desarrollo o fuente de conflicto?", septiembre de 2005, p. 1.

(18) State of Canada's Environment Report, 1992, citado por Jaime Linton en "Water Export: A Canadian Perspective", Ecodecision, septiembre 1992, p. 62.

(19) H.H. Naujoks, "The Chicago water diversion controversy", en Marquette Law Redew, No. 30, vol. 3, 1946, pp. 149-176.

(20) L.P. Cain, The Sanitary District of Chicago: A case of study of water use and conservation. Ph.D. dissertation, Northwestern University, 1969.

(21) N.F. Dreisziger, The International Joint Commission of the United States and Canada, 1929-1985: A study in canadian--american relations. Ph.D. dissertation, The University of Toronto, 1974.

(22) N.F. Dreisziger, The International Joint Commission of the United States and Canada, 1929-1985: A study in canadian--american relations. Ph.D. dissertation, The University of Toronto, 1974.

(23) Itay Fischhendler y Eran Feitelson, "The formation and viability of a non-basin water management: the US-Cariada case", en Geoforum No. 36, 2005, pp. 792-804.

(24) Ibid., pp. 794-796.

(25) L.P. Cain, Sanitation Strategy for a Lakefront Metropolis, the case of Chicago, Northwestern Illinois University Press, 1978.

(26) L.P. Cain, The Sanitary District of Chicago: A case of study of water use and conservation. Ph.D. dissertation, Northwestern University, 1969.

(27) J., Carroll, Environmental diplomacy, an examination and a propsective of canadian--US transboundary environmental relations, University of Michigan, Ann Arbor, 1988.

(28) M. Cohen, "Canada and the United States: dispute settlement and the International Joint Commission--can this experience be applied to the law of the sea issues", en Case Western Reserve Journal of International Law, No. 46, vol. 8, 1976, pp. 69-76.

(29) L.A. McDougall, "The development of international law with respect to trans-boundary water resources: co-operation for mutual advantage or continentalism's thin edge of the wedge?", en Osgoode Hall Law Journal, No. 9, vol. 2, 1971, pp. 967-968.

(30) David Lemarquand, "The lnternational Joint Commission and changing Canada--United States boundary relations", en Natural Resources Journal, No. 33, Winter, 1993, pp. 62-63.

(31) Las aguas fronterizas son definidas por el Tratado de 1909 en el articulo IV como "las aguas de que van de una orilla principal a la otra, tanto de los lagos y rios como de las vias fluviales, las porciones de dichas orillas a lo largo de las cuales pasa el limite internacional entre Estados Unidos y el Dominio de Canada, incluso todas las bahias, brazos y entradas de las mismas (pero sin incluir las aguas tributarias que en su curso normal desaguan en dichos lagos, rios y vias fluviales), las aguas que desembocan de dichos lagos, tios y vias fluviales y las aguas de los tios que cruzan las fronteras".

(32) L.M. Fisher, "Aspectos internacionales de la contaminacion de las corrientes de agua", en Boletin de la Oficina Sanitaria Panamericana, abril, 1950, pp. 422.

(33) Leonard B. Dworsky, "Ecosystem management: Great Lakes Perspectives", en Natural Resources Journal, No. 33, 1993, p. 376.

(34) Barry Sadler, "Shared resources, common future: sustainable management of Canada-United States border waters", en Natural Resources Journal, No. 33, 1993, p. 381.

(35) Es un factor que pone en peligro la integridad territorial del Estado, la paz y la estabilidad interna e internacional, el bienestar humano, los valores, la identidad, el modo de vida, asi como el desarrollo economico y humano de un grupo, una sociedad, un Estado o, incluso de un individuo.

(36) Crecimiento desordenado y acelerado de vegetales en los cuerpos de agua (lagos, lagunas, canos, rios, mares) por la acumulacion excesiva de nutrientes o materia organica (nitritos, nitratos y fosfatos).

(37) Stephen F'rerichs y K. William Easter, "Regulation of interbasin transfers and consumptive uses flora the Great Lakes", en Natural Resources Journal, No. 30, 1990, p. 564.

(38) L. Caldwell, "Garrison diversion: constrains on conflict resolution", en Natural Resources Journal, No. 24, 1984, p. 839.

(39) Stephen Frerichs y K. William Easter,, "Regulation of interbasin transfers and consumptive uses from the Great Lakes" en Natural Resources Journal, No. 30, 1990, p. 564.

(40) Fuerza de operacion de profesionales de la salud.

(41) Oficiales acreditados de los rios St. Mary y Milk; Oficina de estudio del lago Ontario-St. Lawrence; Oficina de asesoria y consulta sobre contaminacion del rio internacional Rainy; Oficina de asesoria y consulta de la calidad del aire internacional; Oficina de asesoria y consulta cientifica de los Grandes Lagos, Oficina de calidad de agua de los Grandes Lagos; Consejo de gerentes de investigacion de los Grandes Lagos.

(42), Oficinas de control de los lagos Superior, Osoyoos, Rainy, Woods y Kootenay y de los rios St. Lawrence, Niagara, Columbia, Red, St. Croix y Souris.

(43) Las referencias corresponden a los asuntos que los gobiernos quieren que la CMI consulte. Para ello envian el documento con la solicitud a la CMI, la cual publica el asunto que se va a tratar para obtener las opiniones por parte del publico en general y cita al grupo de consulta correspondiente para realizar las investigaciones y estudios concretos. Finalmente, la CMI realiza el reporte respectivo a los gobiernos.

(44) Las aplicackmes son las propuestas de proyectos en las aguas fronterizas y que son presentadas para la aprobacion de los gobiernos. El gobierno que recibe la aplicacion la remite a la CMI para que la revise y para que consulte entre el publico la percepcion que se tiene de ese proyecto y se lo comunica a los gobiernos. Si la aplicacion es aprobada, la CMI da inicio a sus labores de monitoreo respecto de este nuevo proyecto.

(45) David LeMarquand, "Preconditions to cooperation in Canada/United States boundary waters", en Natural Resources Journal, No. 26, 1986, p. 234.

(46) Barry Sadler, "Shared resources, common future: sustainable management of Canada-United States border waters", en Natural Resources Journal, No. 33, 1993, p. 387.

(47) Barry Sadler, "Shared resources, common future: sustainable management of Canada-United States border waters", en Natural Resources Journal, No. 33, 1993, p. 387.

(48) David Lemarquand, "The International Joint Commission and changing Canada-United

States boundary relations", en Natural Resources Journal, No. 33, 1993, pp. 78-79. (49) Por ejemplo, el Consejo de Gobernadores de los Grandes Lagos--Council of Great Lakes Governors-- con el apoyo de las provincias de Ontario y Quebec, adopto la Carta de los Grandes Lagos en 1985, la cual tuvo como origen los rumores de codicioso interes en sus aguas por parte de aridas regiones del pais, de manera que con esta Carta, estuvieron de acuerdo en mantener informada a la otra provincia de los posibles retiros de agua que pudieran hacerse.

(50) David J. Allee, "Subnational governance and the International Joint Commission: Local management of United States and Canadian boundary waters", en Natural Resources Journal No. 33, 1993, p. 134.

(51) Lynton K. Caldwell, "Emerging boundary environmental challenges and institutional issues: Canada and the United States", en Natural Resources Journal, No. 33, 1993, p. 19.

(52) David J. Allee, "Subnational governance and the International Joint Commission: Local management of United States and Canadian boundary waters", en Natural Resources Journal, No. 33, 1993, p. 134.

(53) L'actualite, 1 de noviembre de 1997.

(54) Frederic Lasserre, "Les projets de transferts massifs d'eau en Amerique du Nord", op cit., p. 7.

(55) Frederic Lasserre, "L'Alena obligc t'il le Caanada a cedcr son eau aux Etats-Unis? La continentalisation des ressources en Ameriquc du Nord", en Frdderic Lasserre (dir.), Transferts massifs d'eau, outi's de developpement ou instruments de pouvoir?, Presses de I'Universite du Quebec, 2005, p. 465.

(56) Lasserre, Frederic, "L.'Alena oblige t'il le Canada a ceder son eau aux Etats-Unis? La continentalisation des ressources en Amerique du Nord", op. cit., p. 476.

(57) Frederic Lasserre, "Les impacts des grands barrages du nord quebecois, entre ambitions geopolitiques, impacts environnementaux et securite energefique", Actas del Festival Internacional de Geografia (FIG), 2003, L'eau, source de vie, source de conflits, trait d'union entre los hommes, disponible en <http://fig-st-die.education.fr/actes/actcs_2003/lasserre/ article.htm.>.

(58) Terranova y Labrador : Water Resources Act, 1999 ; Nueva-Escocia : Water Resources Protection Act, junio 2000; Isla-del-Principe-Eduardo: PEI Environmental Protection Act; Quebec: Loi sur la priservation des ressources en eau, dicembrc 2001, Ontario : Waater Transfer Regulation, en el marco del Water Resources Act, 1999 ; Manitoba : Water Resources and Conservation and Protection Amendment Acts, agosto de 2000, Saskatchewan : Water Corporation Act, 2001, Alberta: Alberta Water Act, 1996 proclamado cn 1999, Colombia-Britanica : Water Protection Act, 1995 ; Yukon : Yukon Waters Act, 1992 ; Nunavut y Tcrritorios del Noroeste : Decret interdisant Pexportation dans les bassins byjdrographiques du Nunavut et des territoires du Nord-Onest y Northwest Territories Water Act, diciembrc de 2003. Fuentc: <www.cc.gc.ca/watcr/en/policy/prov/c_prov.htm,> consultada el 15 dc fcbrcro de 2007.

(59) Toro Kierans, "La gestion commune des eaux entre Canada et Etats Unis au xxie siecle. Le projet de Canal Grand", en Frederic Lasserre (dir.), Transferts massifs d'eau, outils de developpement ou instruments de pouvoitq, op. cit., p. 50.

(60) Llamado Gran Sistema de Canales de Reciclaje y de Desarrollo del Norte (por su sigla en ingles, Great Recycling and Northern Development--GRAND--Canal System).

Bibliografia

Allee, David J. 1993. "Subnational governance and the International Joint Commission: Local management of United States and Canadian boundary waters", Natural Resources Journal (33).

Barnett, John. 2000. "Destabilizing the environment--conflict thesis", Review of International Studies, Londres, British International Studies Association (26).

Booth, Ken. 1991. "Security and Emancipation", Review of International Studies, Londres, British International Studies Association, 17(4).

Brown, Lester. 1977. "Redefinig Security", WorldWatch Paper, Washington, WorldWatch Institute, (14).

Cain, L.P. 1969. The Sanitary District of Chicago: A case of study of water use and conservation. Ph.D. dissertation, Northwestern University.

Cain, L.P., 1978. Sanitation Strategy for a Lakefront Metropolis, the case of Chicago. Northwestern Illinois University Press.

Caldwell, L. 1984. "Garrison diversion: constrains on conflict resolution", Natural Resources Journal, (24).

Caldwell, Lynton K. 1993. "Emerging boundary environmental challenges and insitutional issues: Canada and the United States", Natural Resources Journa1 (33).

Carroll, J. 1988. Environmental diplomacy, an examination anda prospective of canadian--US transbounday, environmental relations. University of Michigan, Ann Arbor.

Cohen, M. 1976. "Canada and the United States: dispute settlement and the International Joint Commission--can this experience be applied to the law of the sea issues", Case Western Reserve Journal of International Law 8 (46).

Cohen M., 1977. "The Commission from the inside", en: Spencer, R.; Kirton, J y Nossal, K.R. (eds.), The International Joint Commission Seventy, Years. Center for International Studies, University of Toronto.

Dabelko, Geoffrey D.; Halle, Mark; Lonergan, Steve, y Matthew, Richard. State-of-the-Art Review on Environment, Security and Development Co-operation [documento de trabajo preparado para el Working Party on Development Co-Operation and Environment, OECD Development Assistance Committee, Paris].

Dokken, Karin y Graeger, Nina. 1995. "The Concept of Environmental Security. Political Slogan of Analytical Tool?", PRIO Report, Oslo, International Peace Research Institute (2).

Dreisziger, N.F. 1974. The International Joint Commission of the United States and Canada, 1929-1985: A study in canadian-american relations. Ph.D. dissertation, The University of Toronto, 1974.

Dworsky, Leonard B. 1993. "Ecosystem management: Great Lakes Perspectives", Natural Resources Journal (33).

Fischhendler, Itay y Feitelson, Eran. 2005. "The formation and viability of a non-basin water management: the US-Canada case", Geoforum (36).

Fisher, L.M. 1950. "Aspectos internacionales de la contaminacion de las corrientes de agua", Boletin dela Oficina Sanitaria Panamericana, abril.

Frerichs, Stephen y Easter, K. William. 1990. "Regulation of interbasin transfers and consumptive uses from the Great Lakes", Natural Resources Journal (30).

Geddes, John. 2006. "Water wars: Should Canada sell its more precious resource?", Maclean's, 6 de marzo de 2006, 113 (10): 20-24.

Gleick, Peter. 1993. "Water and Conflict : Fresh Water Resources and International Security", International Security, MIT Press, 18 (1), verano.

Homer-Dixon, Thomas. 1996. "The Project on Environment, Population and Security: Key Findings of Research", Environmental Change and Security Project Report (2), verano, 1996.

Lasserre, Frederic. 2001. "L'Amerique a soif: les besoins en eau de l'ouest des Etats-Unis conduiront-ils Ottawa a ceder son l'eau du Canada ?", International Journa/ of Canadian Studies (24), otono.

--. 2003. "Les impacts des grands barrages du nord quebecois, entre ambitions geopolitiques, impacts environnementaux et securite energetique ", Actas del Festival Internacional de Geografia (FIG), L'eau, source de vie, source de conflits, trait d'union entre les hommes. Disponible en <http://fig-st-die.education.fr/actes/ actes_2003/lasserre/article.htm>.

--. 2005. "L'Alena oblige t'il le Canada a ceder son eau aux Etats-Unis ? La continentalisation des ressources en Amerique du Nord ", en Frederic Lasserre (dir.), Transferts massifi d'eau, outils de developpement ou instruments de pouvoir?, Presses de l'Universite du Quebec.

--. 2005. "Les projets de transferts massifs d'eau en Amerique du Nord", Vertigo la Revue des Sciences de l'envoronnement, numero especial (1), Actas del coloquio" El agua en America del Norte: factor de cooperacion instrumento de desarrollo o fuente de conflicto?", septiembre.

LeMarquand, David. 1986. "Precondidons to cooperation in Canada/ United States boundary waters", Natural Resources Journal (26).

LeMarquand, David. 1993. "The International Joint Commission and changing Canada--United States boundary relations", Natural Resources Journal (33), invierno.

Levy, Marc. 1996. "Time for a Third Wave of Environment and Security Scholarship?", Environmental Change and Security Project Report, The Woodrow Wilson Institute, (1), 1996.

Linton, Jaime, 1992. "Water Export: A Canadian Perspective", Ecodecision, septiembre.

McDougall, I.A. 1971. "The development of international law with respect to trans-boundary water resources: co-operation for mutual advantage or continentalism's thin edge of the wedge?", Osgoode Hall Law Journal 2 (9).

Najam, Adil. 2003. "The Human Dimensions of Environmental Insecurity. Some Insights from South Asia", Environmental Change and Security Project Report, The Woodrow Wilson Institute (9).

Naujoks, H.H. 1946. "The Chicago water diversion controversy", Marquette Law Review 3 (30).

Sadler, Barry. 1993. "Shared resources, common future: sustainable management of Canada--United States border waters", Natural Resources Journal (33).

STEPHANIE LAVAUX

slavaux@urosario.edu.co

GISELLE CATALINA GOMEZ V.

giselle.gomez@urosario.edu.co

Articulo recibido 20/02/2007

Evaluacion par externo 23/02/2007

Evaluacion par interno 06/03/2007
COPYRIGHT 2007 Universidad del Rosario
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Lavaux, Stephanie; Gomez V., Giselle Catalina
Publication:Revista Desafios
Date:Jan 1, 2007
Words:12715
Previous Article:Principales actores en la formacion de la politica de modernizacion de transporte urbano de la Alcaldia de Maracaibo.
Next Article:Las operaciones para el mantenimiento de la paz en Haiti (1991-2005).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters