Printer Friendly

Genealogia de una elite rural: elucidacion antropologica de una practica de poder.

Genealogy of a rural elite: anthropological elucidation of a practice of power

Introduccion

Con el objetivo de interrogar la nocion de elite desde una perspectiva antropologica, abordamos el estudio de un grupo de poder que se presenta como siendo parte de la elite intelectual en su sector de actividad, el agropecuario. Se trata del grupo de dirigentes ruralistas que fundo la Asociacion Argentina de Productores en Siembra Directa (AAPRESID), la cual tiene como socios a gran parte de las firmas transnacionales de agroinsumos, a las empresas nacionales mas relevantes del sector agroindustrial y metalmecanico relacionado con el agro y a los mega empresarios mas emblematicos del agribusiness local y regional (1). Nos proponemos analizar como estos actores lograron articular el plano individual, institucional y social, para construirse como dirigentes/referentes con reconocimiento social dentro y fuera del perimetro agrorural. Para ello, daremos cuenta de la dinamica de produccion de la identidad colectiva, los escenarios que permitieron a dicho colectivo legitimar socialmente su posicion de dirigencia de cara al conjunto de la sociedad y los dispositivos de pasaje de una esfera (economica, politica, social, etc.) a otra (ideologica, simbolica, subjetiva), de un registro (local, cara a cara) a otro (global, virtual).

Consideraciones generales: abordaje metodologico utilizado y breve contextualizacion historica

Un abordaje antropologico de la nocion de elite

En la perspectiva analitica antropologica evocada, consideramos la elite como una identidad colectiva construida por actores que tienen un proyecto de poder, en una coyuntura particular. Por lo tanto, el objeto de analisis es el proceso de produccion de la identidad colectiva que un grupo de poder lleva adelante en un contexto socio-historico especifico. En el caso que aqui nos ocupa, se trata de estudiar el proceso por el cual un grupo de productores agropecuarios logro legitimarse como dirigencia dentro del sector y, mas alla de este, a nivel del imaginario social, consiguio que su modelo de negocio agricola permease el sentido comun, haciendolo propio (Schutz, 1987).

Metodologicamente, el empleo que aqui haremos de la nocion de elite difiere en algunos aspectos del modo en que se la utiliza comunmente en los estudios de elite. En efecto, en dichos estudios se observa como un recurso recurrente el analisis de caso. Generalmente, se abordan con suma fineza las practicas sociales y de poder segun la elite que se determine como objeto (la elite politica, la elite economica, la elite intelectual son las mas evocadas en esta bibliografia). Incluso, algunos estudios de elite recortan un colectivo social en relacion con un determinado campo de actividad: la elite militar, la religiosa, la periodistica, entre otras. En esta linea, el objetivo es focalizar en quienes integran ese selecto grupo de personas influyentes, desarrollando analisis de tipo conductual, con centro en los individuos y haciendo enfasis en "la toma de decisiones". Estos estudios se proponen dar cuenta del modo en que los individuos forman parte, dados determinados atributos, de tal o cual elite, y logran influir en el curso politico, economico, etc., de la vida social o de tal colectivo en particular. Sin embargo, un problema que se puede suscitar en este tipo de analisis de la accion social, fundamentalmente construido a partir de material empirico centrado en el individuo (relatos de vida, reconstruccion de trayectoria escolar, profesional....), es la dificultad para aprehender la dimension social o, dicho de otra manera, la dialectica parte/todo. En efecto, raramente se encuentra material referido a escenarios de interaccion colectiva, interpretacion de los sistemas de produccion de esos discursos y de los sistemas de valores que los legitiman. Esto suele ser una de las falencias mas dificiles de superar y al mismo tiempo resulta fundamental lograrlo, ya que "(...) el discurso no es

simplemente aquello que traduce las luchas o los sistemas de dominacion, sino aquello por lo que, y por medio de lo cual, se lucha, aquel poder del que quiere uno aduenarse." (Foucault, 1973, p. 12). Entonces, aduenarse del decir, del poder de nombrar la realidad, de darle un contenido mas que otro, lograr que una vision del mundo sea adoptada por un colectivo social en tanto relato verdadero del mundo, expresa un tipo de poder, el del discurso, al que nos referiremos centralmente en el analisis que sigue. Para observar este poder en acto, debemos atender el escenario comunicativo en el cual aquel es jugado, sobre el cual dicho discurso ejerce su pretension de poder. El escenario colectivo que elegimos para analizar en este trabajo es el congreso anual de la Asociacion Argentina de Productores en Siembra Directa. Nos detendremos en las condiciones materiales y simbolicas de produccion de esos congresos, articulando analiticamente la mirada del grupo sobre si mismo, sobre el mundo y como ello dialoga con el contexto.

Por otro lado, al abordar la elite como una produccion identitaria colectiva con voluntad de poder, estamos habilitando preguntas sobre los modos en que dicho grupo logra proyectar su vision del mundo no solo sobre quienes estan en posiciones subordinadas, sino tambien por sobre sus coetaneos de clase (en este caso, por ejemplo, la vision de desarrollo de las fracciones tradicionales terratenientes, o tambien de fracciones no agrarias, como las del mundo de la industria o de los servicios). Este tipo de interrogantes pueden explorarse mediante un acercamiento comparativo; esto es, contrastar diferentes entidades del sector agropecuario y ver las particularidades de AAPRESID en relacion con las practicas de poder o, como ellos gustan decir, construccion de "liderazgo". Sin embargo, no utilizaremos esta metodologia aqui sino que abordaremos los dispositivos de legitimacion (tanto hacia la clase subalterna como hacia el interior de la clase dominante) movilizados por este grupo a traves del analisis de las logicas de accion y los registros comunicativos con los que el mismo logra producir un conjunto de preceptos morales aceptables socialmente (Boltanski y Chiapello, 2002). Partiendo del escenario de interaccion colectiva anunciado (los congresos anuales), iremos viendo como lo que alli se juega va repercutiendo en otros campos de interlocucion (mediatico, academico, politico) en los cuales los actores de AAPRESID construyen anclajes solidos para su proyecto de poder. Observaremos como logran, asi, tener injerencia en los asuntos sociales, orientar el curso del sector e instalar en el sentido comun (Schutz, 1987) su "vision" del mundo (rural y no rural).

Contextualizacion del sector agropecuario argentino: 1990-2007

Para contextualizar brevemente la problematica bajo analisis, notemos algunos rasgos del escenario nacional en el que el grupo en estudio edifico su identidad colectiva. Desde hace algunos anos, reaparece con vigor en el imaginario social la idea segun la cual el destino de la Argentina esta ligado al desarrollo de la matriz agroexportadora. Seria la produccion primaria la unica capaz de garantizar, hacia adentro, un estado economico saludable y dinamico; y, hacia afuera, un saneamiento de la relacion financiera y comercial con el mundo. Dicha matriz esta sostenida centralmente por las commodities agricolas, con la produccion de soja transgenica (2) muy por delante del resto (maiz, trigo y girasol), por lo cual se abrio un debate en torno del "proceso de sojizacion" de la produccion primaria argentina (Giarracca y Cloquell, 1998; Teubal, 2003; Pengue, 2008).

Como no podia ser de otro modo, los cambios en la base productiva (incorporacion de nueva tecnologia y reorganizacion del modo de produccion) produjeron cambios a nivel de la estructura social, y reacomodaron los pesos especificos de las franjas que la componen. Tal como sintetizamos en otra ocasion (Gras y Hernandez, 2009a), entre los censos agropecuarios nacionales realizados en 1988 y 2001 el numero total de explotaciones agropecuarias disminuyo en cerca de un 21%, a la vez que se incremento el tamano medio de las que continuaban en actividad en un 25% para alcanzar 587 hectareas en 2002. Si se consideran los distintos tamanos de explotaciones, se observa que la disminucion alcanzo su mayor expresion (26%) entre las unidades de hasta 200 hectareas. Asimismo, las explotaciones de mas de 1.000 hectareas aumentaron en su importancia relativa (en 2,3 puntos porcentuales), en especial las que se ubicaban en el tramo de 1.000 a 2.500 hectareas (8,5%). Cabe destacar que, si bien las explotaciones de mayor tamano (mas de 10.000 hectareas) disminuyeron en cantidad (-4,5%), controlaban mayores superficies (la variacion es de 2,4%). Por otro lado, Gras (2006) muestra que, en el 2002, el estrato que conformaba la cupula del sector agrario representaba el 0,9% del total de explotaciones y controlaba casi el 36% de la tierra (un 2,4% mas que en el censo anterior). Entre 1988 y 2002, tal redimensionamiento fue acompanado de cambios en las formas de acceso a la tierra: la cantidad total de tierras bajo arriendo aumento 52%, fundamentalmente a expensas de la forma propiedad. Un comportamiento similar tuvieron las explotaciones que combinaban propiedad y arrendamiento de la tierra: aumentaron 7,5%, y la cantidad de hectareas operadas bajo esta forma se incremento en un 48%. En el mismo periodo, las explotaciones con toda su tierra bajo propiedad disminuyeron 26%, y la cantidad de hectareas en este caso decrecio 11%. Estos numeros indican que la concentracion de la produccion se dio fundamentalmente mediante el sistema de arrendamiento de tierras, que dejo a los pequenos productores fuera de la actividad de produccion directa (Gras y Hernandez, 2009a).

A la par de estos cambios, se dio un aumento en la superficie total implantada y en la produccion de los principales cultivos, pero muy particularmente en el de soja. Segun el informe realizado por el Indec sobre la base de la comparacion intercensal 1988-2002, la superficie implantada con oleaginosas, considerando primera y segunda ocupacion, se incremento en un 87%, siendo la que mas se expandio durante el periodo considerado.

Dicho incremento se explica principalmente por la soja (las demas oleaginosas se redujeron), la cual aumento en un 150% en la superficie implantada en primera ocupacion. El crecimiento en la produccion no se debio tanto a un aumento en el rendimiento por hectarea sino mas bien a la expansion ininterrumpida del numero de hectareas incorporadas ano tras ano y, por otro lado, a la intensificacion de la produccion via el doble cultivo (rotacion con soja de segunda) y via el sistema de intersiembra (3).

Tal como se ha dicho repetidamente en la literatura especifica sobre la evolucion de la estructura social agropecuaria argentina, la contraparte de la dinamica de concentracion productiva fue (es) la expulsion y/o desplazamiento de los pequenos y medianos productores familiares, de los campesinos y de las poblaciones originarias (Gras, 2006; Barbetta 2009), quienes ocupaban tierras antes consideradas "marginales" para la agricultura y que, con el nuevo paquete biotecnologico, han podido ser incorporadas al regimen de produccion de soja transgenica (Hernandez y Fosa Riglos, 2010; Hernandez e Intaschi, 2010). Sin embargo, como senalo un economista cuyos analisis muestran con optimismo el futuro del agro argentino basado en el nuevo paradigma (Bisang, 2005), este proceso de expulsion y/o desplazamiento no ha generado un movimiento de revuelta (del tipo del "Grito de Alcorta" en 1912) entre quienes se vieron afectados por las transformaciones en el modelo agroproductivo. Ello es interpretado por algunos autores (Regunaga et al., 2003; Llach et al., 2004; Binsag y Sztulwark, 2005) como un signo que revela el consentimiento, o incluso la adhesion, por parte de los productores a la nueva dinamica productiva:

De esta manera el paquete tecnologico soja transgenica-siembra directa-glifosato ha contribuido a que los productores de los estratos mas pequenos tambien puedan instrumentar planteos sustentables de agricultura permanente y que generan mayores retornos por unidad de capital y por hectarea que los modelos tradicionales de rotacion agricola-ganadera. (Regunaga et al., 2003:66).

En la optica de estos autores, el actual sistema de produccion seria de tipo "ganador, ganador" pues reservaria un lugar para cada tipo de perfil socioproductivo (productor grande, mediano y pequeno; contratista, gerenciador, propietario de las tierras, etc.). En este sentido, plantean que el nuevo modelo seria un importante generador de empleo (Leach et al. 2004) y que la renta generada por este commoditie seria captada, principalmente, por los productores (en particular, serian los medianos y pequenos quienes se habrian beneficiado directamente por el nuevo paquete tecnologico; Trigo y Cap, 2006; Trigo y Villareal, 2009) (4)

Sin embargo, otros investigadores (Azcuy Ameghino, 2004; Slutzky, 2005; Manildo, 2009) han mostrado la presencia de movilizaciones sociales protagonizadas fundamentalmente por los movimientos campesinos, los pequenos agricultores y las agrupaciones de los pueblos originarios. Estas manifestaciones fueron consolidandose a medida que el proceso de expansion de la soja transgenica progresaba sobre las zonas extrapampeanas. De resultas de ello, la soja termino colonizando los territorios en los que aquellas poblaciones producian de otra forma y otras cosas. Dice al respecto Azcuy Ameghino (2004:269-270):
   En suma, (...) es posible afirmar que entre 1993 y 2001 los
   chacareros pampeanos protagonizaron, a tono con los agravios
   recibidos, una de las decadas de luchas reivindicativas mas
   intensas y reiteradas que registra el siglo XX.


Hemos visto dos conclusiones muy disimiles en relacion a los posicionamientos asumidos por los grupos sociales frente al proceso de consolidacion del nuevo modelo agroproductivo comunmente llamado "modelo sojero". Esta polaridad del arco academico expresa o, mejor dicho, se revela como un sintoma del campo de relaciones de poder que nos proponemos analizar aqui. Como veremos, dicho campo de poder construye sus fronteras de modo transsectorial y polisemico, haciendo convergir sus acciones y discursos en funcion de una determinada vision de mundo/paradigma/modelo de desarrollo, lo cual implica una serie de postulados que exceden largamente los debates cientificos o tecnicos sobre el uso de tal o cual paquete agronomico o el modo de aplicar esta o aquella nueva tecnologia. Cada modo de ver el mundo conlleva su propia matriz productiva (campesina, familiar, agribusiness) y responde de manera diferente a cuestiones centrales, como: que caracteristicas debe poseer la produccion agropecuaria para ser "deseable"; cuales son los rasgos que debe poseer el actor emblematico del paradigma; que contenido concreto se les da a nociones como "desarrollo", "sustentable", "virtuoso", "innovador"; que modelo de pais/sociedad se desea para si mismo y como legado para las generaciones futuras. Las definiciones dadas sobre temas tan esenciales implican, a su vez, formas de relacionarse con la naturaleza y con los recursos disponibles y/o por generar en un territorio dado (tanto los recursos materiales como los simbolicos, sociales, institucionales, cognitivos, etc.). Tambien suponen formas de concebir la produccion (que se produce, con que y para quien se produce, etc.) y la organizacion del trabajo, poniendo de relieve los distintos intereses (de clase, de grupo, identitarios, entre otros) que se juegan en cada vision de mundo.

En las secciones que siguen, intentaremos mostrar como el grupo dirigente de AAPRESID logro su posicion de liderazgo en el escenario recien descripto. Buscaremos comprender como movilizaron los rasgos identitarios para construir tal posicionamiento; a que universo simbolico recurrieron; que practicas individuales y colectivas desarrollaron en tal proceso de promocion; cual fue el auditorio al cual se dirigieron y que tipo de adhesion convocaron. Como dijimos, utilizaremos como eje troncal de analisis uno de los materiales etnograficos trabajados en nuestra investigacion, los congresos anuales organizados por la Asociacion (5), eje que sera puesto en dialogo con otras fuentes de estudio (entrevistas, archivos periodisticos, documentos producidos por la AAPRESID ...).

La produccion de AAPRESID en tanto elite del "nuevo paradigma agricola"

AAPRESID nacio oficialmente en el ano 1989 como una asociacion civil sin fines de lucro, con 23 socios preocupados por cuidar uno de sus principales recursos productivos, el suelo, mediante la utilizacion de la siembra directa (SD). Y es justamente via la SD que terminaran articulandose perfectamente, anos mas tarde, con la soja transgenica, por las razones tecnicas y de mercado que detallaremos enseguida. Estos productores, inicialmente concentrados en la "zona nucleo", decidieron radicar su domicilio legal en Rosario, provincia de Santa Fe, marcando asi desde el inicio una distancia simbolica con respecto a Buenos Aires (6). Sus oficinas se ubican en el mismo palacio donde funciona la Bolsa de Cereales de Rosario, la mas importante del pais junto con la de Buenos Aires. Alli se reunen, una vez por mes, la Comision directiva y tambien los coordinadores y los delegados de los centros regionales (7).

Luego de 23 anos de existencia, AAPRESID cuenta con mas de 2.000 socios y un considerable capital social y simbolico ya que ha logrado posicionarse como una entidad de referencia dentro del sector agropecuario. Su opinion tiene peso especifico a la hora de sentar una posicion respecto de, por ejemplo, la oportunidad (o no) de pagar los royalties a la multinacional Monsanto o de reinstaurar ciertas instituciones fiscalizadoras eliminadas durante el gobierno de Carlos Menem. Dentro del mapa de las instituciones rurales, AAPRESID cultiva un perfil mas bien tecnico y no tanto sindical (como la Federacion Agraria Argentina -FAA-) o corporativo (como la SRA). Cuando sus miembros se situan con respecto a otras entidades, el punto de comparacion mas citado es AACREA (8), otra entidad tecnica pero con mayor trayectoria en el sector. Como esta ultima, AAPRESID ofrece a sus socios publicaciones periodicas (gacetilla institucional, revistas tecnicas por cultivo y manuales de los congresos), organiza espacios de encuentro y debate (congreso nacional anual, seminarios regionales, simposios, jornadas de "ensayo a campo", etc.) y propone cursos de capacitacion en su Instituto fundando en 1997 (sobre temas tecnicos y operativos -ligados a los cultivos- asi como otros mas bien orientados a la formacion gerencial, especifica de este nuevo tipo de productor "empresario" que ellos representan).

El origen de AAPRESID: los mitos fundacionales

El discurso, por mas que en apariencia sea poca cosa, las prohibiciones que recaen sobre el, revelan muy pronto su vinculacion con el deseo y con el poder. (Foucault, 1973:13).

La tendencia de la dirigencia ruralista a posicionarse como actor determinante del modelo de desarrollo nacional forma parte del clasico alegato de este sector, desde la SRA hasta FAA, pasando por AACREA y demas entidades tecnicas o gremiales. La leyenda anonima que registramos grafiteada en los muros de un pueblo del interior del pais "El pais crece con el campo; nunca sin el campo; y jamas contra el campo" sintetiza bastante bien esta vision ruralocentrica del desarrollo nacional. En este sentido, no deberia sorprender que AAPRESID se inscriba en dicho registro desde sus origenes. Sin embargo, cada organizacion interpreta el liderazgo rural con acentos y especificidades que le son propios. Veamos, por medio de diversos materiales y documentos, cuales fueron las inflexiones que este grupo de dirigentes le dio al paradigma agribusiness.

La version que remonta mas tempranamente la fundacion de AAPRESID cita el ano 1976, cuando, debido al golpe de Estado del 24 de marzo (9), varios de los referentes y fundadores de la Asociacion fueron expulsados de la universidad o del INTA por razones politicas (entre 1974 y 1979, cuatro de los referentes aapresidistas corrieron esta suerte). Decidieron entonces recomponer su experticia en el espacio asociativo fundando AAPRESID. Se organiza de este modo el primer nucleo de productores en torno de algunas figuras que aparecen en el discurso como "los fundadores": entre ellos encontramos al presidente honorario de AAPRESID, Victor Trucco (bioquimico, empresario, presidente honorario de AAPRESID), Rogelio Fogante (ingeniero agronomo, empresario), Carlos Crovatto (de origen chileno, es uno de los expertos en siembra directa; algunos colegas argentinos lo reconocen como el que "trajo" el nuevo sistema de "labranza cero" al pais) y Gustavo Grobocopatel (ingeniero agronomo, director del holding Los Grobo SA, miembro de diversas comisiones en organismos y empresas del sector), quien se incorporara anos mas tarde al staff dirigencial. El hijo de un productor miembro de la Asociacion definio, no sin cierto sarcasmo, los lugares que cada uno ocupa en el agro-panteon aapresidista: "Trucco esta sentado a la derecha de Dios. A la izquierda, esta Grobocopatel". Entre todos los productores que inicialmente formaron parte del grupo "pionero" llegaban a una veintena, ubicados centralmente en las provincias de Santa Fe, Cordoba y Buenos Aires; esto es, el corazon de la zona nucleo agricola pampeana (10).

Podriamos decir que la prehistoria de AAPRESID corresponde al periodo que va desde el momento en que los pioneros evocados en los relatos de fundacion comenzaron a organizar reuniones mas periodicas, hasta el ano 1989, en que se inscriben como asociacion sin fines de lucro. Durante la decada del '80 y primeros anos de los '90, la tarea fue dificil para este grupo pues no lograba convencer a los agricultores de los beneficios de la SD. Sin embargo, el clima de epoca cambio radicalmente a partir de 1996, con la llegada de los primeros eventos transgenicos al pais, ya que el paquete biotecnologico (soja RR + glifosato) supuso una fuerte sinergia con la siembra directa por razones de costo-beneficio que no tenemos lugar aqui para explicar en detalle (Hernandez, 2007b y Gras y Hernandez 2009a). De resultas de ello, el contexto que se dibuja hacia fines de los '90 es totalmente positivo para AAPRESID, que vio crecer rapidamente las demandas de adhesion, y obtuvo un reconocimiento institucional con proyeccion nacional que la habilita, por ejemplo, como entidad "certificadora" de las buenas practicas agricolas en SD. Finalmente, logro construir un entramado local solido a traves de sus Centros Regionales y Nodos, que se fueron implantando en la geografia de expansion de la soja:

[ILUSTRACION OMITIR]

Al comenzar nuestro trabajo de campo, preguntamos a nuestros interlocutores de que se trata el sistema de Siembra Directa (SD). En sus respuestas, se insistia en el caracter de "revolucionario" del sistema ya que elimina la fase de laboreo de la tierra, practica central en la modalidad de siembra convencional. Ricardo (11), un joven ingeniero agronomo integrante del "staff tecnico" de la Asociacion, subrayo de este modo el caracter innovador que caracterizo al grupo fundador:

[...] estaban contra todo lo que se conocia en ese momento; contra lo que decia el INTA, los ingenieros agronomos en general, los libros ... Todos les decian que estaban locos, pero ellos sabian que tenian la razon; se animaron a probar la Siembra Directa en sus propios campos y les dio resultado. Lo mas duro fue convencer a los socios o, como en mi caso, a mi propio padre. Era gente que desde generaciones venia arando, que es el ABC de la agricultura: sin arado no hay siembra, era un poco asi. (Entrevista 2005, Rosario).

De este modo, quienes formaron este punado de visionarios impulsaron lo que terminaria siendo mediatizada como "la segunda revolucion verde":

Victor Trucco, titular de la entidad, senalo los desafios que deben enfrentar los productores. 'Para que nuestras empresas tengan futuro, debemos resolver limitantes de productividad, en un marco de sustentabilidad y competividad'. Agrego: 'Queremos hacer de la produccion agropecuaria un negocio sustentable e incorporar la continuidad del tiempo en la economia'. Por eso es que propuso hablar de la Segunda Revolucion Verde, inspirado por Borlaug. (Diario Clarin, Diaz, 1999).

En otras palabras, de la mano de la siembra directa lograron construir un perfil de vanguardia revolucionaria en el medio agropecuario.

Roberto Peiretti (1997:438), uno de los miembros fundadores, explica cual era el escenario en aquellos tiempos pioneros:
   Otro aspecto de la realidad que se repite en la mayoria de los
   paises es el sentimiento de que el productor ha ido mas adelante
   que el apoyo recibido de sus centros de investigacion o de la
   provision de profesionales por parte de las entidades, como son las
   universidades. (.) Analizando la trayectoria de la investigacion y
   la formacion de profesionales, lamentablemente, han venido, en este
   caso en particular, por detras de lo que los productores hemos ido
   desarrollando. Este desarrollo nos ha ido generando necesidades
   para las cuales no teniamos respuestas validas.


Esta suerte de defeccion que se le atribuye al sistema formal de generacion y transmision del conocimiento cientifico y tecnologico (universidades, institutos, comunidad academica en general) es una condicion inicial que legitima el rol que se autoasigna la Asociacion: formular las respuestas que el productor necesita para incorporar tecnologia a la produccion agropecuaria. En esta dinamica "nosotros/ellos", el "ellos" representa al establishment tecnico y politico, que no creia en el sistema de siembra directa, y el "nosotros" remite a quienes se animaron a innovar, luchando contra viento y marea (fundamentalmente contra los prejuicios de los que no creian en una agricultura sin arado), en pos del progreso y el bienestar del sector agropecuario.

La tecnica de SD, cuya adopcion es presentada como un acto desafiante/revolucionario, les permite inscribirse tanto en el campo economico-productivo como en el socio-politico. Al insistir en "lo solos que estaban", en "el vacio dejado por las instituciones del sector" en cuanto al conocimiento de la SD, logran construir la necesariedad de su existencia, a la vez como institucion productora de un saber tecnico especifico y como productora de un espacio social de encuentro para los actores del cambio. Este espacio sera fundamental, como veremos, para construir colectivamente los sentidos que luego circularan por afuera del ambito asociativo e, incluso, mas alla del mundo rural (via sus intervenciones en los medios masivos de comunicacion, en el ambito academico y en el politico), en la sociedad argentina.

El grupo de pioneros articula permanentemente en su perfil identitario dos registros, el tecnico y el simbolico: son fundadores de un "nuevo paradigma agricola" (sic) que requiere no solo de nuevas practicas agronomicas sino tambien de un "cambio de mentalidades" (sic). Esta identidad bifronte es el rasgo por antonomasia de la produccion de este grupo en elite: aquel nucleo pionero que fundo la Asociacion no solo adopto ciertas tecnologias (sistema de siembra directa, semillas transgenicas, organizacion de la empresa en red, etc.) sino que, ademas, desarrollo una funcion de promocion y difusion de las mismas. Estas dos acciones (innovar y difundir la innovacion) construyen lo propio del espacio colectivo en clave aapresidista; alli radica la diferencia respecto de "el resto", sea que este represente la ciencia, los otros productores o las otras asociaciones/instituciones del sector. Sobre ese resto se recortan en tanto "pastores del conocimiento", una elite innovadora con origen rural pero con proyeccion global. Desde esta identidad articulan eficacia tecnico-productiva (conferida al productor por la siembra directa + el paquete soja transgenica/glifosato) y eficiencia simbolica, generan "la vision AAPRESID" y asignan contenidos a la realidad colectiva.

Al mirar con detalle los sucesivos congresos anuales -entre el primero (1992) y el ultimo aqui considerado (2007)- es posible constatar una significativa evolucion en su estructura organizativa, tematicas abordadas, perfil de los oradores y tipo de publico al que estan destinados los mensajes. Se distinguen, entonces, cuatro periodos: el primero, de 1989 a 1996, al que llamamos "era de la tecnica", se caracteriza por la centralidad que tiene para AAPRESID el sistema de siembra directa; el segundo periodo (1997 a 2000), al que bautizamos "paradigmatico", esta dominado, justamente, por la tarea de dar contenido al nuevo paradigma agricola y conducir la revolucion paradigmatica para imponerlo como "la nueva vision" dentro del sector; habiendo obtenido exito en el periodo anterior, la tercera etapa de la Asociacion (2001 a 2006) tiene como leitmotiv la "mision" de divulgar y construir legitimidad social para el nuevo paradigma (el trabajo de legitimacion se extiende hacia afuera del sector); el ultimo periodo (2006 en adelante) corresponde a lo que Kuhn (1982) llama "periodo normal", en el cual se trata, para el caso de AAPRESID, de gestionar en lo cotidiano la posicion de liderazgo que lograron obtener. En honor a la brevedad, en este trabajo no podremos decorticar en todos sus detalles cada uno de los periodos evocados (12) sino que iremos directamente a los nucleos caracteristicos de los tres primeros periodos ya que en ellos se construyo la identidad de elite que nos interesa deconstruir.

Periodo 1989-1996: La era de la tecnica

Desde un primer momento, la convocatoria lanzada desde los congresos anuales fue claramente la de llevar adelante una doble transformacion (conceptual y practica) del productor y su empresa. Tal como lo expresaba en 1993 su presidente honorario y miembro del nucleo fundador, V. Trucco, en la ponencia de apertura del congreso (cuyo lema fue "La Siembra Directa y la Agricultura de Fin de Siglo") se trataba, para esta Asociacion, de fundar "un Nuevo Modelo de Agricultura que constituya la base de un proyecto viable para el Agro Argentino." (Acta del II Congreso, 1993:17) (13). Este nuevo modelo suponia pasar de una agricultura de "Principios de siglo", basada en un crecimiento por incorporacion de tierras a la produccion, a una agricultura de "Fin de Siglo", cuyo objetivo era "aumentar la Productividad Agricola en forma Sustentable, Competitiva y Rentable", para lo cual se apelaba a una "Tecnologia basica"; esto es, "la Siembra Directa, en sustitucion de los metodos Convencionales basados en las Labranzas." (Prologo, 1993: 22). Asimismo, ya desde estos tiempos tempranos se expresa una voluntad de proyectarse hacia todo el pais, como portadores de un modelo de desarrollo nacional; al respecto, en el Prologo que presenta las ponencias del congreso de 1993 se explicaba que: "El titulo [del congreso anual: "Siembra directa: Agricultura de Fin de Siglo"] esta animado por la esperanza que Argentina reedite la prosperidad de los primeros anos de este Siglo, que la Agricultura cumpla, en este resurgimiento, el papel que cumplio en aquel momento." (Acta del II Congreso, 1993: 2).

Estos dirigentes se visualizan como lideres de un sector cuyo rol nacional apela a antiguos imaginarios: nuevamente se convoca la figura de una Argentina exitosa gracias al modelo agroexportador, lo cual no es ideologicamente ingenuo (Hora, 2005) en un pais que tuvo una politica de sustitucion de las importaciones sumamente debatida y resistida por una importante fraccion de la clase dominante local y sus socios transnacionales (Arceo, 2006; Basualdo y Arceo, 2004; Shorr 2004).

Desde quienes convocan a "dar el salto" hacia el cambio de modelo de una agricultura con agricultores hacia otra con empresarios, se describe en que consiste la nueva practica:

El sistema de Siembra Directa insume menos tiempo operativo, deja y requiere mayor tiempo intelectual (...). [El productor] Tendra que tener la aptitud de capacitarse. Para esto integrar asociaciones, concurrir a reuniones de campo, congresos, visitar establecimientos modelos y leer, experimentar en su propio campo, consultar, anotar y discutir los resultados. (...) saber evaluar el resultado de su empresa, de los creditos, las inversiones, el mercado, la comercializacion, las obligaciones impositivas, etc. (...) Debemos aprender el manejo de instrumentos modernos como la computacion (...). (La Siembra Directa y la Agricultura de Fin de Siglo, Acta II Congreso, 1993:19).

En esta agricultura de Fin de siglo, el productor tiene que aprender a pensar en terminos de "negocio" y en funcion de generar "alianzas" con otros actores economicos, pues:

La aplicacion de este modelo producira beneficios no solo a los productores sino que tendra un impacto economico importantisimo por el efecto multiplicador que tiene la mayor generacion de materias primas. (...). Asi tendremos mayor actividad industrial y exportaciones, ademas se requeriran mayores insumos y maquinarias, con el correspondiente impacto sobre los sectores involucrados. Seran necesarios mayores servicios de transporte, bancarios, seguros, etc. Esta Alianza puede constituir una base de un modelo de crecimiento sustentable global de la Economia Argentina, que aproveche quiza su mayor ventaja competitiva: la produccion de alimentos. (Prologo, 1992: 22; las mayusculas son del original).

La "Alianza" a la que convocan los dirigentes de AAPRESID se relaciona con la cantidad de actores que moviliza el nuevo sistema de siembra: el sector de la industria automotriz de maquinaria agricola (que se ve convocado para adaptar las sembradoras convencionales a los nuevos requerimientos de "la directa" y para la produccion de pulverizadoras, sobre todo a partir de 1996, con la soja RR que llevo al uso intensivo de glifosato); las empresas de agroinsumos; el capital financiero; los grandes grupos exportadores de granos, entre los actores mas importantes asociados al "modelo". Este llamado a los sectores de actividad economica directamente ligados al desarrollo de la produccion primaria se hizo en un contexto historico mas que favorable para quienes lideraban el proceso que algunos llamaron "commoditizacion de la produccion agropecuaria". En efecto, en 1991, el plan de ajuste estructural llevado adelante por el gobierno menemista (1989-1999) desregulo el

mercado de bienes y de capitales, promulgo la ley de Convertibilidad (esto es, la paridad cambiaria peso/dolar) y privatizo los activos publicos. Estas condiciones macroeconomicas estimularon la libre circulacion del capital financiero y, en contrapartida, desalentaron lo poco que aun quedaba en pie de la produccion industrial nacional. Entre las medidas que mas beneficiaron a la megaagricultura esta la promulgacion, en el ano 1992, de la ley no. 24083 de Fondo comun de inversiones, por la cual se dio cauce a la organizacion de los pooles de siembra, nichos privilegiados del capital financiero para su reproduccion (14). El segundo hito importante de la decada data del ano 1996, cuando se pone en el mercado local la soja resistente al glifosato (soja RR). Este cultivo transgenico asociado a la tecnica de siembra directa produjo una reduccion en los costos sumamente relevante para los productores. Al mismo tiempo, es el momento en que los precios internacionales de la soja se posicionan por arriba de los otros cultivos tradicionales en el pais. En este escenario de "sojizacion" de la produccion argentina, AAPRESID se afianza como una elite ruralista portadora de una vision de Fin de siglo.

El Modelo de Agricultura de Fin de Siglo promovido por AAPRESID

El activismo por crear Alianzas (con mayuscula) hacia afuera, fue de la mano de un trabajo de construccion de identidad hacia adentro de la Asociacion. La incorporacion de practicas, herramientas y maquinarias especificas de SD fue desarrollando una jerga propia del grupo, ligada a esta experticia. Ello dio lugar a un entramado cada vez mas denso de identificaciones entre quienes comparten el camino del cambio. El esfuerzo que la Asociacion muestra en esta era de la tecnica por crear modos de designar practicas productivas novedosas, de medir el rendimiento, la rentabilidad, la ecuacion costo-beneficio sobre la base de este sistema de siembra poco desarrollado en aquella Argentina de los '90, obligo a la dirigencia a construir, coordinadamente, soportes materiales y simbolicos propios. Este trabajo fundacional fue edificando las fronteras que identificaron un adentro, reconociendo el perfil AAPRESID como "agroinnovadores", y un afuera, respecto del cual se autoasignaron el rol de lideres en el "cambio de mentalidades".

Los dirigentes aapresidistas, transfigurados en expertos, transmiten en los congresos y otras acciones colectivas una concepcion de la actividad que es tambien una alternativa tecnologicamente superadora de un antiguo y arraigado antagonismo del mundo agronomico, que enfrentaba a conservacionistas y productivistas. Nos decia en una entrevista un ingeniero agronomo de la FAUBA, profesor de la Maestria de siembra directa:

[...] si conservamos el suelo, producimos poco; y si producimos mucho, lo degradamos. Pero, ?que pasa cuando aparece todo un paquete tecnologico que me permite aumentar la produccion y conservar, o hasta mejorar los recursos, sobre todo el recurso fundamental de la produccion agropecuaria que es el suelo? [...] Es por eso que este sistema es sustentable y esa fue la oportunidad que esta gente [AAPRESID] vio. (Entrevista 2005, Jose, 45 anos).

AAPRESID aparece, entonces, como el ambito en el que se creo un "circulo virtuoso", basado en la experiencia razonada, a partir de la cual se obtuvieron conocimientos que libremente se brindaron de productor a productor. Esta "Agricultura de Fin de Siglo" es presentada como "una alternativa para la pequena, mediana y gran empresa", "una estrategia para todos". Con estas formulas, los dirigentes aapresidistas discuten, por un lado, con quienes acusan al sistema propulsado por la Asociacion de demasiado costoso (equipamiento, agroquimicos, necesidad de financiacion), haciendolo inaccesible para los pequenos productores y, por el otro, al aludir a un "todos" como conjunto de beneficiarios de esta estrategia, se llama a crear una identificacion entre los intereses del sector agropecuario y los de la sociedad en general, puesto que el sistema SD desarrolla una "agricultura sustentable" para la Argentina (Actas IV congreso 1996:19). Asi, todos dentro del campo y todos fuera del campo son convocados para sostener la expansion estrategica de la SD y, como consecuencia, de la Asociacion.

El perfil del innovador aapresidista se basa en dos parametros, lo natural y lo cientifico, entrelazados en la figura de una agricultura "moderna", de modo tal que se producen cambios radicales en las practicas productivas cotidianas que desarrolla el productor:

El sistema de Siembra Directa insume menos tiempo operativo, deja y requiere mayor tiempo intelectual: lectura, observacion, experimentacion y esto equilibra la relacion entre trabajo intelectual y manual, (.) que sin duda sera la caracteristica del Futuro y hara de la Agricultura un trabajo mas profesional. La reduccion del tiempo operativo posee efectos centrales en el Nuevo Modelo Agropecuario y hace que la Siembra Directa sea un sistema a incorporar por pequenos y grandes productores. (La Siembra Directa y la Agricultura de Fin de Siglo, Acta II Congreso, 1993: 19).

En cuanto al tipo de emprendimiento que puede desarrollar el productor innovador, al utilizar su tiempo en mejorar el management, las dinamicas economicas pueden ser de dos tipos:

Crecimiento Horizontal: El requerimiento de menos tiempo por hectarea permite incrementar la escala, sobre todo para grandes productores, por el requerimiento de capital y administracion. Crecimiento Vertical: Incremento de valor agregado a la produccion aprovechamiento del tiempo disponible para efectuar otras actividades (porcinos, tambos, etc.). Incorporacion de otras actividades: dar servicios a terceros o poseer otros trabajos no relacionados. Productores Part-time. (La Siembra Directa y la Agricultura de Fin de Siglo, Acta II Congreso, 1993: 19; la cursiva es nuestra).

Este pasaje concentra los elementos sobre los que se construye la "distincion" respecto de "el resto"; esto es, los factores que legitiman que un grupo se posicione en tanto elite innovadora por encima de sus pares. Estos elementos se reunen en torno de la importancia del conocimiento como capacidad intelectual que lleva a la profesionalizacion de la agricultura del futuro. Por un lado, es la primera vez que, en un congreso o publicacion de la Asociacion, se hace referencia a la acomodacion practica que induce el modelo entre los "grandes productores" y los "productores part-time": unos prestan servicios a los otros. Por otro lado, se alude a uno de los rasgos mas importantes del nuevo actor economico que impulsa la agricultura de fin de siglo: la diversificacion de sus actividades. En efecto, si bien en esta descripcion las producciones senaladas (tambo, porcinos, etc.) estan dentro de las fronteras tradicionales de "lo agropecuario", la nocion de "part-time" abre una ventana hacia un perfil con competencias multiples, y no necesariamente relacionadas con la produccion directa de materia prima. En tercer lugar, la idea de construir el crecimiento vertical tiene su traduccion en el entramado institucional, y proliferan la creacion o reactivacion de asociaciones ligadas a las cadenas por producto (tipo ASAGIR, MAIZAR, ACSOJA). Estos cambios subrayan la obsolescencia de las clasificaciones sociologicas: la triada productor grande, mediano y pequeno ha quedado superada en estas nuevas combinaciones (trabajo intelectual, productor part-time), que hacen cada vez mas dificil identificar la figura del productor aapresidista con el chacarero o con el protagonista de la agricultura familiar. La revolucion paradigmatica esta en marcha.

Territorio de accion de la Agricultura de Fin de Siglo

En relacion al territorio en el cual se inscribe el nuevo modelo vemos que, desde los primeros congresos, se estructura un mensaje multiposicionado local-global. Por un lado, la intencion de construirse en tanto vanguardia innovadora del campo lleva a estos dirigentes a evocar un espacio de interlocucion amplio, global, en el que explicitan su interes en problematicas que atanen a la humanidad toda: en el Prologo a las Actas del 1er Congreso de AAPRESID se expresaba la necesidad de "fundar una nueva agricultura sustentable que proteja el suelo y el ambiente y pueda dar lugar a una alimentacion mejor y mayor para la humanidad que la reclama" (Acta I Congreso, 1992: 2). Tambien colaboran con el posicionamiento global de la Asociacion la seleccion de un perfil internacional de panelistas (venidos de diferentes academias internacionales) y una agenda tematica que integra los debates y preocupaciones lanzados de los organismos multilaterales como FAO, UNESCO o BM. Otra iniciativa en la que trasciende la voluntad de presencia global de AAPRESID es su rol protagonico en la fundacion de la Confederacion de Asociaciones Americanas para la Produccion de Agricultura Sostenible, ambito en el que se reune con sus homologas latinoamericanas. Evoquemos asimismo la participacion de muchos de los socios fundadores de AAPRESID en actividades de formacion, organizadas para productores de la region y tambien para asociaciones tecnicas de la Union Europea, lo que los lleva a protagonizar una suerte de inversion de las historicas relaciones de dependencia Norte-Sur: en talleres de capacitacion organizados en Espana o Francia, AAPRESID aparece como "agente de desarrollo" de los agricultores del Norte, ofreciendo sus saberes sobre SD y biotecnologia.

Por otro lado, el polo local del territorio aapresidista surge cuando se trata de posicionarse como lideres respecto de un colectivo cuya unificacion esta dada por la pertenencia a un sector productivo especifico. Asi, apelan al imaginario de la revolucion ("la segunda revolucion de las pampas"); interrogan al Estado y el rol que debe desempenar frente a los sujetos-ciudadanos que ellos encarnan; reflexionan sobre como influir en las distintas instancias del poder republicano, como el Congreso Nacional, para que promulgue, por ejemplo, la ley de proteccion de los suelos, reglamente la ley de biotecnologia o trate la ley de biocombustible. Ademas, contactan a las universidades e institutos publicos de investigacion para que asuman activamente un rol de productores de conocimientos certificados, dentro del proyecto aapresidista de un plan nacional e integrado sobre SD.

Fundando subjetividades: el cambio de mentalidades

Durante el periodo de construccion del grupo como lider de una nueva agricultura, domino la premisa que invoca el "cambio de mentalidades": aquellos verdaderos innovadores que puedan cambiar su mentalidad seran los depositarios de las "esperanzas como productores, tanto para seguir siendolo en el futuro, como para contribuir con la Humanidad en la posibilidad misma de su existencia." (Prologo, Actas III Congreso 1994:12). El proceso de legitimacion del liderazgo aapresidista es directamente proporcional al rol progresivamente central jugado por el conocimiento en la actividad productiva. Con un discurso que insiste sobre la incomprension de los dirigentes de otras instituciones ruralistas mas tradicionales (como Sociedad Rural o Federacion Agraria), que no supieron "darse cuenta", en el momento clave (es decir, cuando se introdujo el paquete biotecnologico), de que los productores necesitaban determinados conocimientos tecnicos para mantenerse competitivos dentro del mercado nacional e internacional, esta dirigencia logro posicionarse con exito en el cuadro dirigencial ruralista argentino.

Con el llamamiento a "fundar una nueva agricultura" (1992) se inicia una metamorfosis que, con el correr del periodo, termino cristalizando en la fundacion de un paradigma, del cual la SD sera solo uno de sus componentes. Ahora bien, promover una tecnica particular de siembra es muy distinto de aspirar a liderar un cambio de paradigmas en el universo agroindustrial. El proximo periodo estuvo dominado por este nuevo desafio.

Periodo 1997-2001: El paradigma agribusiness

Esta segunda etapa tuvo como hilo conductor el despliegue y la complejizacion de la nocion faro que guia las acciones de estos dirigentes: paradigma. El corrimiento por el cual pasaron de la simple difusion del sistema SD a la compleja definicion de un nuevo paradigma agroproductivo (sintetizado en la nocion de agronegocios) reorganiza y rejerarquiza los objetivos de la Asociacion. En este sentido, en la revolucion paradigmatica que ellos lideran se juega centralmente la estabilizacion del ideario agribusiness y del vocabulario que le corresponde.

En el marco de un feedback permanente entre los dirigentes, los socios, las otras asociaciones y la sociedad en su conjunto (via los medios masivos de comunicacion, las entidades educativas, el ambito cientifico, etc.), se fue construyendo el contenido especifico del nuevo paradigma y definiendo la geometria que el mismo alcanzara efectivamente. De tal modo, los destinos de una (la Asociacion) y otro (el nuevo paradigma) quedan intimamente imbricados: AAPRESID es portadora de una "vision" y su mision es guiar a sus socios, al sector y, si es posible, al pais por el camino que les permita ver el mundo desde el prisma que ellos proponen. Reciprocamente, cuantos mas productores, empresarios, instituciones, actores comprendan los fundamentos del nuevo paradigma, vean su importancia, no solo para el "Agro Argentino" sino para la sociedad en su conjunto, lo asuman como propio y comiencen a practicar el "nuevo sistema agricola", entonces, mayor sera la base social de la Asociacion y la legitimidad de sus propuestas en todos los (otros) campos de intervencion; esto es, el campo tecnico, pero tambien (y sobre todo) el politico, el economico y el ideologico. Incluso uno de los congresos del periodo siguiente, cuando el proceso de maduracion del paradigma habia concluido, llevo como slogan "El Futuro y los Cambios de Paradigmas" (XIII Congreso, 2005, Bolsa de Comercio de Rosario). En sintesis, la adopcion del nuevo paradigma productivo, de AAPRESID como referente institucional y de sus dirigentes como lideres de un cambio revolucionario son procesos integrados y solidarios.

Claves del Nuevo Paradigma Agricola

Al posicionarse como portadores de un nuevo paradigma, este grupo asume definitivamente la forma de una dirigencia en todas sus dimensiones. Esto se ve plasmado en las dinamicas de los congresos: desde el contenido de las ponencias, hasta el decorado material elegido para los congresos, pasando por una busqueda estetica para sus publicaciones o el aggiornamento del sitio web, todo debe colaborar a la edificacion de la imagen AAPRESID en tanto espacio identificado con la agricultura del conocimiento.

En el articulo "AAPRESID y la siembra directa hoy" (Actas IV Congreso, 1996) se explica el rol central del conocimiento en la nueva agricultura, cuyo territorio es "la empresa", en vistas de realizar el mejor "negocio agricola". En la conclusion, se expresa el deseo que movio a la escritura del articulo: brindar a los productores los "elementos que les permitan comprender mejor las reglas de este Nuevo Paradigma Agronomico". El interes en el conocimiento hara que convoquen expertos en cuestiones como las biotecnologias, la administracion y gestion empresarial, las nuevas tecnologias de la informacion y la comunicacion, entre las mas relevantes. En los paneles dedicados a estos temas se explica que los factores intervinientes en la nueva empresa (agribusiness) la complejizan de tal modo que sus contornos ya no coinciden estrictamente con "el campo" en terminos geoterritoriales, ni con las potencialidades familiares en cuanto a las posiciones ocupadas por sus agentes, ni tampoco se limita a los saberes tradicionales en cuanto a los productos desarrollos por ella. Se habla, mas bien, de los grupos de inversores, de la importancia de la planificacion sobre la base de metodos profesionales para la "toma de decisiones", de la diferencia entre los distintos tipos de mercado (a futuro, local, otros), de la estrategia de recurrir al servicio de contratistas. Ademas, se explicita la nueva racionalidad que debe, en adelante, orientar el analisis del negocio empresarial segun la vision aapresidista: no ya la hectarea sino los tiempos operativos; no los costos sino la inversion en capital. La materialidad de la tierra (hectarea) y de los insumos utilizados (costos) son reemplazados en el nuevo esquema por factores inmateriales como la organizacion (tiempos operativos) y las finanzas (la inversion de capital).

En esta optica, el rol de la Asociacion es acompanar material y simbolicamente a los productores para que transiten con exito este pasaje, lo cual supone, en parte, incorporar metodos y practicas productivas y, en parte, construir una nueva identidad socio-productiva en el sector; esto es, transformar la subjetividad individual y el horizonte colectivo de la clase capitalista rural. En este sentido, los promotores del nuevo paradigma saben que deberan enfrentar las resistencias por parte de quienes aun adhieren al viejo esquema conceptual para interpretar el mundo. Para ayudar a superarlas, pondran a disposicion de los socios distintos ambitos de formacion que acompanen el proceso de cambio:

(...) somos conscientes que a pesar de nuestras certezas respecto de la excelencia de la produccion bajo el Sistema de Siembra Directa, es muy grande el numero de productores y tecnicos que siguen aferrados a viejos conceptos y nosotros mismos debemos mejorar nuestro sistema de capacitacion. Por este motivo, AAPRESID participara de un proyecto de capacitacion de tecnicos en conservacion de suelos, que llevara adelante la Provincia de Santa Fe (PROSAP) con el apoyo financiero del Banco Mundial. Pero tambien AAPRESID esta elaborando un proyecto de capacitacion de tecnicos, que aspira a contar con el apoyo directo del Banco Mundial y este ano efectuara una experiencia piloto que cuenta con el apoyo al menos de una empresa." (AAPRESID y la siembra directa hoy, IV Congreso, 1996:12).

En el marco del V Congreso Nacional realizado en 1997, cuyo lema fue ASAP YA! (Agricultura sustentable de Alta Produccion Ya!), quedo explicitado el valor del conocimiento en todas sus dimensiones (practica, intelectual, simbolica e ideologica):

Los productores organizados a traves de AAPRESID queremos ejercer un liderazgo intelectual, tecnico, productivo y estrategico. Deseamos ofrecer a los agricultores un estilo, un modelo, una forma y a la vez una esperanza o sea una mision que constituya la forma de insertarse y no solo de superar estas circunstancias, las cuales ademas deben ser consideradas como una oportunidad. (...) Para nosotros ser productor es una "mision", es servir a la sociedad produciendo sustentablemente, en armonia con la naturaleza y con el convencimiento que nuestra casa es el planeta entero. Esto hace que la produccion, no solo nos otorgue los reditos economicos indispensables, sino que tambien le confiera sentido a nuestra vida, motivo de orgullo, entusiasmo y esperanzas. El nucleamiento en AAPRESID obedece a nuevas razones, puesto que no se produce por intereses relacionados a la escala economica o de tipo gremial sino que es de naturaleza intelectual, es la busqueda de capacitacion. En este sentido un productor aislado tiene la energia de una pila y rapidamente se descarga, mientras que si esta asociado, comparte experiencias, intercambia conocimientos y esta en red con otros productores y podrian decir que esta conectado con el sol. (ASAP YA!: Discurso de bienvenida", V Congreso, 1997:19).

En este discurso, intencionalmente general y para un auditorio amplio, el presidente de la Asociacion conjuga cuestiones que van desde lo puramente economico a lo mas subjetivo (orgullo, entusiasmo y esperanzas), al tiempo que integra lo individual a un proyecto colectivo global (cada uno conectado con "el sol"), en el que el fluido que recorre/conecta la red es "el conocimiento" en tanto energia vital. Dicho en una frase: AAPRESID es el sol, en torno del cual giran todos los planetas del universo agribusiness.

En este nuevo ciclo identitario, AAPRESID ha dejado completamente atras su ambiguedad respecto del publico al que dirige su mensaje-vision. Las ponencias de este periodo tienen como interlocutor no ya a los productores y/o agricultores, sino que estas figuras tipicas del modelo anterior han sido superados por la figura del empresario innovador, cuya aspiracion es desarrollar negocios en todos los ambitos posibles, integrando cadenas productivas y estableciendo lazos horizontales y verticales entre actores economicos de los mas variados horizontes geograficos, comerciales y financieros. Asi, convocan a los socios a implicarse en todos los ciclos de la cadena agroindustrial, desde la produccion al consumo, pasando por la distribucion, la comercializacion, etc. La empresa que aqui se propone es incompatible con la gestion familiar, modelo tradicional del mundo chacarero; asimismo, su geometria desborda el horizonte simbolico y material del pequeno agricultor y del campesino: primero, porque el ambito desde el que se piensa "el negocio" en AAPRESID no es el domestico sino que supone una red global de agentes economicos, instalados de cara al mercado internacional; y, segundo, porque los conocimientos necesarios para gerenciar la empresared innovadora no derivan de la experiencia cotidiana ni se heredan de generaciones anteriores sino que, dada la necesidad de articular saberes expertos diversos, se aprenden en el sistema de ensenanza superior de management, en las distintas formaciones profesionales post-universitarias (como Maestrias de Agronegocios, Administracion de empresas y similares) o gracias al contacto con expertos o intelectuales afines a la innovacion necesaria (biotecnologos, financistas internacionales, consultores, entre otros). Si, en la era tecnica (desde el origen hasta 1996), innovacion rimaba con siembra directa, a partir de ahora (etapa paradigmatica, 1997-2000), los saberes implicados en la empresa-red innovadora son de otra complejidad. Segun transmite la Asociacion con los ejemplos elegidos en las ponencias que sus dirigentes presentan en los congresos anuales o en los articulos que escriben en la revista asociativa, son innovadoras aquellas empresas que aspiran a desarrollar negocios en nichos como las agrobiotecnologias, los servicios ambientales o los biocombustibles. Concordantemente, su CEO requiere competencias profesionales que suponen un aggiornamento permanente en centros de postgrado especializados, workshops, estadias en centros academicos extranjeros, etc. Un claro ejemplo de esta propuesta empresaria lo constituyen los emprendimientos como BioInta o Bioceres^5, cuya iniciativa y concrecion obedecen a la dirigencia aapresidista. Esta (re)conceptualizacion de la empresa y de los agentes que la conducen es fundamental para comprender la transformacion del perfil socioproductivo que estos actores introducen en sus practicas y en el tipo de liderazgo que promueven en el sector. Gustavo Grobocopatel, un dirigente emblematico de este paradigma, describia al periodista de la revista Fortune la geometria de su empresa:

Lo que hicimos ahora es un holding -explica Grobocopatel-, un grupo economico en el cual tenemos un acuerdo de accionistas, un directorio y un area gerencial. De esta manera esta totalmente separado el vinculo familiar de lo que es la empresa en si, con lo cual se alcanza un criterio mas objetivo en la toma de decisiones y se dejan en claro normas de inclusion y exclusion. (Fortune, 2003)

Y el periodista redondeaba el esquema:

Todo esta dado para que el Grupo pueda cotizar en la Bolsa, que los empleados puedan tener acciones o incorporar inversores externos -el nuevo diseno de la empresa asi lo permite-, aunque no fue ese el motivo del cambio y en principio no es la intencion abrir el juego. La firma tiene integracion vertical y horizontal; es decir, cuenta con productores, acopiadores, corredores y procesadores, pero ademas siembra desde el Chaco hasta Bahia Blanca en sociedades con clientes o con otros productores. Y desde hace un ano tambien esta en el Uruguay, con la empresa Agronegocios del Plata. (Fortune, 2003)

AAPRESID se empodera

La aspiracion de liderar el modelo de desarrollo nacional tomo un vigor especial en este periodo, durante el cual se puso el acento en construir una "marca AAPRESID" (Entrevista Ricardo, 2005). Con el objetivo de consolidar una imagen socialmente aceptable, los dirigentes de la Asociacion desplegaron acciones y estrategias cuyo alcance traspaso las fronteras del sector agropecuario, al tiempo que construyeron dispositivos especificos de intervencion con el fin de influir en los grupos de poder y, sobre todo, constituirse ellos mismos como referentes.

La dinamica de los congresos de este periodo y del siguiente acompano esta ambicion, con transformaciones en todos los niveles. En primer lugar, cambio el decorado material elegido para el evento anual: en la era tecnica, los congresos se organizaron generalmente en Villa Giardino, un tradicional pueblo de la provincia de Cordoba, ubicado "a medio camino", por asi decir, respecto de las residencias de los socios pioneros; en la nueva etapa, la "paradigmatica", se opto por un escenario urbano, la ciudad de Mar del Plata, y por el prestigiado Hotel Sheraton, uno de los clasicos centros en el que se organizan las convenciones y eventos mas relevantes a nivel nacional. Esta modalidad se mantuvo en los periodos siguientes: desde el 2002 y hasta el momento de escribir estas lineas, la convocatoria se realiza en la no menos importante Bolsa de Comercio de Rosario, corazon del mundo de la finanza; se mantiene asi el decorado urbano, pero referido a aquella ciudad que, como dijimos, ellos quieren construir como polo de acumulacion del poder agrorural que lideran. Todo converge para dar impulso a la imagen de una Asociacion portadora de una agricultura globalizada, cuya mira esta puesta en el mercado internacional y cuyas empresas-red son capaces de tender puentes hacia el resto de los sectores economicos del pais, de la region y del mundo, construyendo alianzas estrategicas hacia adentro y tambien con los agentes transnacionales (finanzas, exportadores, agroinsumos, etc.). En segundo lugar, detengamonos en el estatus de los oradores invitados: se trata de personajes cada vez mas selectos, cuyo reconocimiento academico prestigia la Asociacion, con el caso extremo del Dr. Norman Borlaug, considerado el padre de la revolucion verde, quien recibio el Premio Nobel de la Paz en 1970. Desde este estrado, los expertos e intelectuales del "capitalismo de lo inmaterial" y de la "economia basada en el conocimiento", oriundos de diversas academias internacionales, impartieron los conceptos centrales del nuevo paradigma. Franceso Di Castro (Investigador del Centre National de la Recherche Scientifique, Francia), Otto Solbrig (profesor del Centro de Estudios Latinoamericanos David Rockefeller, de la Universidad de Harvard), Juan Enriquez (Director fundador del Proyecto sobre Ciencias de la Vida de la Harvard Business School,), el ya citado Dr. Borlaug son algunas de las figuras de la ciencia internacional que, desde su expertise disciplinar (sociologia, economia, biologia), aportaron en cada congreso un nuevo themata, el cual sera rapidamente integrado por los dirigentes appresidistas al paradigma del empresariado innovador argentino.

Asi, poco a poco y congreso tras congreso, se fue construyendo el idioma del nuevo negocio agricola: innovacion, empowerment, sociedad del conocimiento, agronegocios, red de redes, agricultura de precision, tercerizacion de servicios, gobernabilidad, desarrollo limpio, buenas practicas agricolas, agricultura del conocimiento, biocombustibles, huella de carbono...: hete aqui algunos de los vocablos mas altisonantes. En este sentido, los lideres internos y los principales oradores invitados se hacen cargo en sus alocuciones de explicar al auditorio la importancia de la "actitud innovadora", la mecanica de la "sociedad del conocimiento" y el rol de las interacciones intra y extrasectoriales, con el objetivo de crear redes de produccion cada vez mas dinamicas, extendida y rentables, capaces de multiplicar tanto como sea posible las transacciones que realiza la empresa.

Este trafico conceptual entre miembros de la intelligentsia academica y los dirigentes aapresidistas tambien se dio a nivel local, cuyo caso por antonomasia es sin dudas la interaccion con docentes de la Facultad de Agronomia de la UBA y del posgrado en

Agronegocios de esa misma Facultad. Asi, un profesor fundador de dicho posgrado lanzo por primera vez a la arena publica (en una nota de Clarin Rural, Ordonez 2001) el apelativo "los sin tierra" para caracterizar a estos nuevos actores rurales (16). Muy rapidamente, las figuras emblematicas de AAPRESID se hicieron eco de este apelativo y lo hicieron repercutir en distintos espacios, hasta el punto de convertirlo en uno de los rasgos identitarios por excelencia del homo innovatum (ver Hernandez, 2007a, 2007b y 2009).

Como mediadores entre los expertos internacionales y los productores locales, este grupo asumio papeles cada vez mas centrales en la red de instituciones rurales tecnicas. Con capacidad para convocar a formadores y aprendices, la marca AAPRESID comenzo a obtener cierto reconocimiento por parte de actores relevantes del sector, como la Asociacion Argentina de grupos CREA y el Instituto Nacional de Tecnologia Agropecuaria (INTA). Al mismo tiempo, los dirigentes aapresidistas movilizaron dispositivos mediaticos, academicos y politicos, sobre los que repercutio la predica desarrollada a nivel local. Todo este activismo en torno del nuevo paradigma les dio una apertura hacia el mundo, los obligo a interiorizarse sobre las nuevas tecnologias de la informacion y de la comunicacion (fundamentalmente el medio Internet) y los propulso hacia debates y preocupaciones globales, reinterpretando los intereses y tiempos locales en funcion de dinamicas y tendencias internacionales. De resultas de ello, la propia identidad se conformo integrando estas logicas y elementos "extra" sectoriales y "trans" nacionales.

En tercer lugar, en este periodo se trata de dar a conocer publicamente esta "vision" renovada del negocio que, aunque probada exitosamente desde el punto de vista economico, necesita de una legitimidad social para asentarse en el medio rural, sin provocar resistencias o incluso revueltas por parte de los que debian "reconvertirse" en los terminos del nuevo modelo/paradigma. Se trata entonces de hacer hincapie en la comunicacion. Por una parte, comunicacion para continuar con el trabajo de formacion y capacitacion tecnica; pero tambien, y sobre todo, para construir una adhesion ideologica a la matriz productiva agribusiness, dentro del sector y fuera de el (especialmente en la esfera politica). Para lograr esta adhesion es necesario que se concrete el proceso de transformacion de la autoimagen que "el campo" (habitantes e instituciones) tiene de si mismo. En efecto, el nuevo modelo supone reemplazar "la chacra" por la empresa, el agricultor (o productor) por el empresario innovador, las instituciones corporativas por organizaciones mas flexibles y transectoriales. Asi, poniendo a prueba sus capacidades pedagogicas y de traductores del nuevo paradigma al servicio de sus colegas, en este periodo y el proximo, veremos desplegarse una intensa actividad militante y comunicacional.

Orientados por este objetivo, adoptaron un tono quasi milenarista al convocar a los productores a ser protagonistas de "la segunda revolucion de las pampas" (Huergo, 2001). Los congresos anuales, las notas en los periodicos de distribucion nacional (Clarin y La Nacion) y los programas radiales y televisivos fueron vectores idoneos para lograr la difusion del "sueno argentino" que estos dirigentes cogitan, como se ve en el siguiente parrafo del articulo que Victor Trucco publico en el diario Clarin, unos meses antes del cacerolazo de diciembre de 2001:
   Cuando comenzaba el 9eno. Congreso Nacional de AAPRESID, la
   Argentina, una vez mas, parecia al borde del abismo. El riesgo pais
   estaba en los 1.600 puntos, la bolsa bajaba y los piqueteros
   cortaban las calles. En Mar del Plata, mas de mil empresarios
   agricolas participaban de esta convocatoria anual. Latia la vida en
   un pais que parecia desfallecer. Latia un sueno que debemos
   compartir. (...) El mundo ha cambiado, se paso del esfuerzo fisico
   al esfuerzo intelectual. Del arado a la siembra directa. Del campo
   al laboratorio. Del cartero al e-mail. Debemos empezar a ver la
   realidad como un cambio de paradigmas permanente. (...).El capital
   no son las herramientas; el capital es el hombre, los recursos
   humanos, la juventud, la inteligencia, el trabajo, la organizacion,
   la creatividad, el conocimiento. El pais no cambiara por la
   politica, cambiara por los emprendedores. (...) Con orgullo podemos
   senalar que hemos contribuido con nuestras iniciativas a los logros
   mas relevantes del agro argentino de los ultimos anos. Nadie puede
   negar lo que ha significado la siembra directa, la biotecnologia y
   muchas otras tecnologias que hemos impulsado desde AAPRESID, las
   que han contribuido a las cosechas record que alcanzamos en los
   ultimos anos. (...) En Mar del Plata empezo a latir un sueno
   argentino. Los protagonistas somos nosotros, con los recursos de
   este generoso suelo, nuestra tradicion cientifica, nuestra cultura,
   el talento de los jovenes y la garra que tenemos que poner para dar
   vuelta este partido. Ha llegado la hora de poner, de hacer, de
   ayudar. Para que este sueno no sea ilusion tiene que latir en el
   corazon de cada uno de nosotros. Ese es ahora el desafio. O
   evolucionamos innovando o perecemos esperando.


Esta militancia tambien tuvo buenos resultados en la promocion de las biotecnologias, directamente articuladas al sistema de siembra directa. Constituidos como empresarios del conocimiento, pasaron a ser ese nosotros-innovadores frente a los otros-convencionales. En su andar por el camino biotech, los lideres de estos emprendimientos fueron relacionandose, claro esta, con la dirigencia internacional de la new economy (las multinacionales, los organismos multilaterales, las asociaciones biotech de tercer grado, etc.), pero tambien profundizaron su relacion con las distintas comunidades locales implicadas en la promocion de la bioeconomia. Nos referimos a las comunidades cientificas, politicas y civiles (ONGs, centros educativos formales e informales, iglesias, aparatos de comunicacion masivos, entre otros), con asiento y accion en el pais y la region. Como una accion colectiva contundente en este tema, organizaron un seminario sobre biotecnologia en colaboracion con un centro de estudios de la Universidad de Harvard, seminario al que invitaron a hombres de negocios y de la ciencia no solo de la Argentina y de EE.UU., sino que tambien abrieron la convocatoria al Mercosur y Europa. Como resultado de esta iniciativa, publicaron en 1997 una suerte de manifiesto llamado "Por que AAPRESID le dice si a la biotecnologia", el primero de una serie de documentos publicos sobre este tema. Durante este periodo, la adhesion militante y material a las biotecnologias no solo modifico la socializacion hacia adentro del espacio asociativo, sino que tambien produjo un efecto hacia afuera, llevando la imagen AAPRESID a los diversos ambitos de accion en los que se invistieron sus dirigentes. Con estos, llegaron los contenidos del "nuevo paradigma" a sectores de actividad que poco conocian del agro hasta ese momento, con lo que se genero en esos ambitos un interes por el "negocio agricola", definido en terminos de la matriz agribusiness. Llegamos asi a fines de 2001, comienzo de la III etapa ("visiones y misiones") que identificamos en la periodizacion del camino recorrido por AAPRESID.

Periodo 2001-2006: De visiones y misiones

En primer lugar, es importante subrayar el peso que tuvo el contexto politico nacional en relacion con el giro politico que dio la Asociacion en este periodo. Como sabemos, la crisis del programa neoliberal en el 2001 precipito la renuncia del presidente argentino del momento, el Dr. de la Rua, y se instalo un clima de marcada movilizacion popular. Los distintos sectores de la sociedad se vieron impulsados a tomar parte de la vida politica nacional; los ciudadanos se volvieron protagonistas del espacio social, laboral, vecinal y ensayaron distintas formas de participacion que, en muchos casos, fueron novedosas en el medio en que se desarrollaron o en relacion con la propia experiencia personal y colectiva de quienes las llevaron adelante (Auyero, 2002). Dentro del mundo agro-rural, las experiencias de movilizacion social abrieron diversos registros y, como no podia ser de otro modo, AAPRESID tambien se expreso en aquella clave politica, reposicionando en la arena publica los temas que eran de su propio repertorio. Uno que aglutino de manera importante la atencion de la dirigencia aapresidista fue el de la biotecnologia que, desde el 2000, venia siendo objeto de cuestionamientos fuertes por parte de los ambientalistas, en particular debido a una campana de sensibilizacion organizada desde Greenpeace. En 2001, a traves de una nota periodistica (en Clarin), Trucco interpelaba a la ciudadania:
   Todos los argentinos sabemos que nuestras suertes e infortunios
   estan en gran medida relacionados con la economia. Nadie pone en
   duda que debemos exportar mas. Por eso llama la atencion que cuando
   logramos duplicar la produccion de soja, gracias al empleo de la
   biotecnologia, y Greenpeace realiza actividades ilegales para
   impedir que nuestros productos desembarquen, los argentinos no
   repudien este hecho, incluidos los propios miembros de la entidad.


Haciendo una muy sucinta contextualizacion de ese enfrentamiento recordemos que hacia fines de los 90 se hizo evidente la polarizacion de la estructura social entre "los que perdieron" y "los que ganaron" la partida neoliberal. Entre estos ultimos, encontramos a nuestros interlocutores aapresidistas y a sus aliados en torno del modelo de ruralidad globalizada (Hernandez 2007b y 2009). Por otra parte, mediaticamente y por via de algunos analisis academicos criticos de dicho modelo, "los sojeros" fueron iconificados como el simbolo del proceso de concentracion productiva que dejo fuera del sistema a miles de familias agropecuarias. En otras palabras, "los que ganaron" y "los sojeros" fueron las dos caras de la moneda fraguada por la reforma politica y economica de los '90, luego consolidados con el fin de la convertibilidad. Correlativamente, se alinearon con "los que perdieron" la mayoria de los grupos anti-OGM (organismo geneticamente modificado) que apoyaron, logicamente, la lucha de los movimientos campesinos y de las entidades gremiales o asociativas identificadas con la "agricultura familiar" (Federacion Agraria, Movimiento de Mujeres en Lucha, etc.). Estos grupos renovaron su accionar politico con el fin de revertir la tendencia expulsiva. Uno de los principales reclamos, fundamentalmente por parte de los movimientos campesinos y los pueblos originarios, fue el abandono de los cultivos transgenicos. En este sentido, la discusion sobre la aceptacion/rechazo a los transgenicos se solapo con un debate mas general sobre el proyecto de sociedad al que cada grupo adheria y pretendia promocionar en su territorio-habitat. Atacar los OGM era atacar el paradigma agribusiness, y viceversa.

La dirigencia aapresidista, promotora del paquete biotecnologico (sojaRR + glifosato + SD + management en red) no podia sino sentirse directamente interpelada por la "campana de los ambientalistas", quienes ademas de subrayar los efectos concentracionistas del modelo, reclamaban la falta de un debate amplio y con participacion ciudadana sobre los riesgos de los OGM y los herbicidas a ellos asociados. Como lo recordo un altisimo dirigente de la Asociacion durante un intercambio que tuvimos en Rosario, cuando comenzaron a ver que los grupos anti-OGM eran recibidos por las autoridades de las entidades de su propio sector, se dieron cuenta de que tambien ellos debian desarrollar una accion politica congruente con sus propios intereses:

[Los ambientalistas] se entrevistaron con la Sociedad Rural, en la cual nosotros eramos miembros del Comite. A nosotros nos parecio un disparate aceptar esa presion, porque realmente no tenia fundamento. Ahi decidimos, conjuntamente con Otto [Solbrig] -que era un amigo, venia a nuestros congresos-, hacer un Seminario en forma conjunta con el Instituto David Rockefeller para estudios latinoamericanos de la Universidad de Harvard. [Entonces] decir: "Esto no es una idea nuestra sino que tiene un apoyo cientifico". [Tambien] Pensamos en el MERCOSUR; entonces participaron productores e investigadores de Brasil, Uruguay y vinieron algunas personas relevantes fundamentalmente de Estados Unidos. De Harvard vino Enriquez. [Tambien vinieron] Francesco Di Castri, Plamer, etc. Entonces hicimos con Otto dos congresos, dos seminarios. Por supuesto, ahi nosotros comenzamos a tener contacto con la CONABIA (17), con investigadores como XX, ZZ (18). (Entrevista a referente aapresidista, Rosario, 2005).

La estrategia de AAPRESID fue, entonces, intensificar su accion de promocion de la biotecnologia, implicandose en todos los ambitos de la vida social y politica que estuviesen a su alcance. En este marco deben interpretarse las iniciativas lideradas por AAPRESID, como la creacion del Grupo Biotecnologia (en noviembre de 2000) (19); la coordinacion, edicion y financiamiento del Libro Blanco de AAPRESID (20) y la creacion y financiamiento del programa de radio AM llamado "Darse cuenta".

Para tomar al menos una de estas manifestaciones, observemos el modo en que AAPRESID imprime su voluntad dirigencial en el Libro Blanco. A lo largo de sus 44 paginas, desfilan, una tras otra, como en una suerte de compendio estrategico, las nociones centrales que fue tejiendo el imaginario aapresidista durante su corta historia: sociedad del conocimiento, darse cuenta, innovacion, liderazgo, empowerment, paradigma.... Asi, el Libro Blanco deviene un territorio en el cual la dirigencia esparce su vision, explicita los terminos en los que debe darse la reflexion colectiva sobre el futuro y hace circular una guia para la construccion de ese pais sonado, cuyo semblante esbozan con estos conceptos:

Queremos un pais con futuro, inscripto en el irreversible y veloz proceso planetario que la Sociedad del Conocimiento define. Asi podremos alcanzar el desarrollo, dotar a la vida entre nosotros de sentido y alejarla del pesimismo y del ciclo de promesas y frustraciones. (Mactas, 2004: 9).

La iniciativa de crear un programa de radio ("Darse Cuenta", cuya emision comenzo el mismo mes en que el grupo de autores inicio la redaccion del Libro Blanco, abril de 2004, y cuyo conductor, Mario Mactas, es el autor de la introduccion del Libro que acabamos de citar) tambien tuvo por objetivo llegar a un auditorio extra-agrario, con alguna inquietud sobre el futuro del pais, como lo deja ver la eleccion de la frecuencia AM, y de la estacion de radio con alta audiencia Continental.

Buscando en el material de archivo y documentos grises algun antecedente sobre la relacion de AAPRESID con los medios radiales, en el 2003 aparece una nota en el diario Clarin (21) en la que se informa sobre los premios otorgados por el "Circulo Argentino de Periodistas Agrarios" en el marco del Concurso Capa/Banco Galicia 2003 al mejor programa agropecuario, a la mejor entrevista y al mejor segmento. AAPRESID fue miembro del jurado. Cuatro meses despues, el sabado 3 de abril de 2004, el diario La Nacion anunciaba que los viernes, durante dos horas, AAPRESID comenzaba la produccion del programa "Darse cuenta" (Mactas, 2004). El titulo del programa radial fue el mismo que utilizo AAPRESID para bautizar su congreso anual el ano anterior (2003), y sera el mismo que, con el tiempo, dio lugar a un sitio web, a una Fundacion (presidida por V. Trucco) y a una revista, todas acciones lideradas por el mismo colectivo y con el perpetuo objetivo de difundir "el nuevo paradigma", la "vision", el "sueno" (es decir, el ideario agribusiness). Tal como lo expone Hector Huergo (2005) en su columna rural del diario Clarin:

Aapresid no rehuye el combate: la cuestion de la comunicacion del agro con la sociedad fue el eje de un panel comandado por el propio Victor Trucco, y con la participacion crucial de un periodista netamente urbano que "compro" lo que esta haciendo el campo: Mario Mactas. Hasta el punto que, desde hace un tiempo, comparte con Trucco el programa radial "Darse cuenta", en una radio rosarina. (...) Y el campo se dio cuenta que su poder creciente radica mucho mas en la fertilidad de la mente, que en la que recuperan de los campos gracias a la siembra directa. (Negritas nuestras)

Con esta constatacion (su poder radica en fertilizar con sus visiones la mente de sus interlocutores), la dirigencia aapresidista invirtio una gran parte de sus esfuerzos en sostener y multiplicar los "aparatos" o dispositivos que le permitiesen realizar, en las mejores condiciones, dicha fertilizacion. En este orden de cosas, un ano mas tarde (2006), en ocasion del megaevento rural "Feriagro", aparecia una nota de Clarin Rural que explicaba:

En AAPRESID sentimos que tenemos la responsabilidad--como miembros de la sociedad argentina--de involucrarnos en un "Darse cuenta" mas amplio, que involucre temas que van mas alla del agro, pero que tienen que ver con nuestro espiritu. Debemos comenzar una nueva etapa para el campo y el pais, donde todos "nos demos cuenta" que podemos y debemos desarrollar una nueva cultura, basada en valores como etica, transparencia, respeto por la propiedad intelectual y fundamentalmente en la confianza. Ese es nuestro proximo desafio en AAPRESID, y Feriagro 2006 es testigo. (Lorenzatti, 2006).

Vemos aqui como se opera el pasaje del infinitivo "Darse cuenta" a la primera persona del plural, "nos demos cuenta", pasaje esencial para consolidar la posicion de liderazgo de cara a la sociedad. Desde este "nosotros", la dirigencia aapresidista se proyecta a nivel nacional: Feriagro, puesta de testigo, pone de relieve ese otro, mas general, al cual se dirige el "desafio", la sociedad toda. En segundo lugar, se hace notorio el tipo de invocacion al que apela ese despertar de la conciencia: en el contexto de una sociedad en la que los bienes inmateriales se vuelven importantes, el conocimiento como fuente de creacion de valor tambien debe ser reconocido subjetiva y normativamente, a traves de la propiedad intelectual; esto es, por ejemplo, se deben pagar a Monsanto los royalties por los cultivos transgenicos utilizados en el pais y a Bioceres Semillas -empresa fundada por dirigentes de AAPRESID y cuyos accionistas son socios de esta asociacion-, lo propio cuando ella ponga en el mercado sus productos biotecnologicos.

En este contexto, las acciones analizadas muestran como logran integrar, dentro de la idea de vision de pais, los intereses del grupo economico del que forman parte; el reconocimiento buscado pretende legitimidad dentro y fuera del sector. Es este encastramiento -de lo economico (Polanyi, 1947) al interior de una vision global de sociedad deseable- el modo en que aspiran a dar continuidad al paradigma agribusiness. Para afirmar esta conjuncion (entre vision de pais e intereses de un grupo), ponen en juego una nueva dimension del perfil identitario: la responsabilidad moral del empresariado del conocimiento. No solo promotores de una filosofia respecto de los recursos naturales, no solo predicadores de la nueva sociedad del conocimiento sino que, potenciando esos atributos ya asentados, la dirigencia aapresidista se manifesto en tanto lider social moralmente responsable. Hemos calificado esta aspiracion de neopolitica en la medida en que las acciones emprendidas no se asumen como insertas en un juego de poder (ya sea de tipo sindical, ciudadano u otro) sino que se presentan como acciones impulsadas por una conciencia etica y moral, una cuestion de responsabilidad frente a la situacion de caos y crisis generalizada. Con esta forma de definir su rol, el caracter politico del liderazgo que proponen aparece diluido, como una suerte de sub-dimension de lo social; a la imagen de un padre con su hijo (a quien siempre se concibe subjetivamente como menor, aun si, juridicamente, es mayor de edad) o, en registro religioso, de un pastor con su rebano, estos lideres se sienten en la obligacion (etica y moral) de conducir a los argentinos por la via de entrada al nuevo modelo del que ellos, en tanto expertos del conocimiento, poseen la clave. La doctrina viene acompanada del ejemplo, el que, a su vez, se complementa con la direccion responsable del colectivo. La "vision", el "paradigma" o el "cambio de mentalidades" no se plantea en terminos de un programa politico, pasible de discusion y sometido al campo de las fuerzas e intereses en pugna, cuya legitimidad deriva del voto, como es propio de la logica politica (sindical, etc.) en un sistema democratico-representativo. En este marco, impulsaron diversos proyectos de responsabilidad social empresaria y de involucramiento comunitario, entre otros, tanto a nivel de las empresas como a nivel de las instituciones del sector (por ejemplo, dando apoyo a iniciativas de la Sociedad Rural o de AACREA, para crear "lideres" locales en las comunidades del interior del pais). Este accionar neopolitico tuvo las repercusiones buscadas: la presencia de AAPRESID se volvio cada vez mas significativa y significante. Apoyadas o criticadas, controvertidas o consensuales, en adelante las posiciones adoptadas por la Asociacion no pasaran inadvertidas y dejaran huellas en la autopercepcion de los actores del mundo rural, como veremos en el ultimo apartado de este trabajo (22).

Anclajes y aplicaciones materiales. A modo de reflexiones finales

Hemos deconstruido los modos concretos en que el grupo dirigencial de AAPRESID se construyo en lideres de "la segunda revolucion de las pampas", poniendo al servicio de una amplio auditorio las herramientas tecnicas, conceptuales y simbolicas para darle sentido al cambio de paradigma agricola. Vimos algunas de las iniciativas gracias a las cuales las nociones centrales de dicho paradigma lograron permear el colectivo social rural y, mas alla de el, la sociedad toda. Tambien argumentamos la idea segun la cual la articulacion tecnociencia/ideologia agribusiness no estaba escrita desde un comienzo en el destino de este grupo de dirigentes aapresidistas sino que, por el contrario, mostramos como fueron construyendola gracias a la interaccion con actores de diversos horizontes geograficos y sectoriales. En su recorrido, avanzaron hacia nuevas trincheras, y produjeron contenidos singulares para el paradigma agribusiness a la fagon argentina, fundando espacios institucionales coherentes con su proyecto de liderazgo y consolidando redes transectoriales exitosas que lograron inscribir en la logica globalizadora del capitalismo contemporaneo. En los primeros anos del 2000, una miriada de asociaciones, fundaciones, ONGs e instituciones de diverso caracter se pusieron en pie y marcaron el camino a recorrer, conduciendo al grueso de los actores del sector agropecuario argentino por el tamiz de la reconversion productiva. Como ejemplo, queremos terminar este recorrido observando algunas expresiones sociales en las que se deja medir el exito que tuvo el proyecto de poder que movilizo este grupo de dirigentes. En primer lugar, miremos el anclaje mediatico de la Asociacion. Si tomamos los dos diarios de alcance nacional, La Nacion y Clarin, y cuantificamos los articulos que nombran o se refieren a AAPRESID, obtenemos la siguiente curva de evolucion:

[GRAFICO OMITIR]

Este grafico permite ver los anos de intensa comunicacion "hacia afuera" que desarrollo AAPRESID a partir del 2000, con un momento de intensificacion entre 2002 y 2004; luego, un retorno entre 2005 y 2006, anos en los que se concentraron en otras iniciativas -su programa de radio "Darse cuenta", fundacion de empresas de biotecnologia, difusion del Libro Blanco ya citado, entre otras acciones-, para comenzar un periodo de estabilidad comunicativa a partir de 2007. Este comportamiento mediatico se corresponde con el analisis que hemos desarrollado sobre las distintas etapas y metas de este grupo dirigente. Al complementar el acercamiento cuantitativo con uno mas cualitativo (con foco en los contenidos de los articulos), vemos que hacia el 2002 evocan de manera cada vez mas directa y explicita la vocacion politica de la dirigencia aapresidista. El apice del ciclo es el 2004-2005, momento en el que, ademas de las iniciativas comunicativas recien citadas, se expande un segundo anclaje al que queremos referirnos aqui, el del campo educativo. De acuerdo con un relevamiento que realizamos en dicho periodo sobre la oferta de carreras, maestrias y postgrados en agronegocios (23), se constato un desarrollo sumamente importante en este tipo de formaciones:
Formaciones con contenido de agronegocios entre 1998 y 2006

Institucion Academica            Tipo de formacion

Facultad de Agronomia-UBA        Maestria en Agronegocios y
                                 Alimentos

                                 Carrera de Especializacion en
                                 Agronegocios y Alimentos

                                 Posgrados en Alta Direccion en
                                 Agronegocios

Facultad de Agronomia Sede de    Curso de Alta Direccion en
                                 Agronegocios y Alimentos

AACREA                           Especializacion en
                                 Agronegocios y Alimentos

Univ. de Belgrano                Magister en Agronegocios

Univ. Catolica Argentina         Maestria en Gestion de la
                                 Empresa Agroalimentaria

Univ. del CEMA                   Maestria en Agronegocios

Univ. Blas Pascal                Maestria en Agronegocios y
                                 Alimentos

Univ. Nac. de E. Rios            Especializacion en Alta
                                 Direccion de Agronegocios y
                                 Alimentos

Univ. Nac. de Mar del Plata      Maestria en Agronegocios
                                 Especializacion en
                                 Agronegocios

Univ. Nac. de La Pampa           Lic. en Administracion de
                                 negocios agropecuarios

Univ. de San Andres              Gestion integral en
                                 agronegocios

Fundacion en Altos Estudios en   Tecnico superior en gestion de
                                 agronegocios

Ciencias Comerciales

Colegio Universitario IES        Tecnico superior en
                                 administracion agropecuaria

siglo XXI                        Curso de planeamiento
                                 estrategico de empresas
                                 agropecuarias

                                 Administrador de empresas
                                 agropecuarias

Em-Tec. Innovadora de            Curso de administracion y
                                 gerenciamiento rural

proyectos tecnologicos Global    Curso de administracion
                                 financiera agropecuaria

Agro S.A                         Curso de Posgrado en Alta
                                 Direccion en Agronegocios y
                                 Alimentos. (Certificado
                                 emitido por la FAUBA)

Instituto cooperativo de         Tecnico superior en
ensenanza superior               agronegocios (cursando dos
                                 anos mas en la Univ. de Sgo.
                                 del Estero, se obtiene el
                                 titulo de Lic. en
                                 Agronegocios)

Grupo Los Grobo                  Curso de Postgrado en Alta
                                 Direccion en Agronegocios
                                 convenio FAUBA-Los Grobo
                                 Agropecuaria

Univ. de la Cuenca del Plata     Master en agronegocios
(Corrientes)

Facultad de Ciencias             Master en agronegocios
Empresarias (Univ. Austral)

Univ. del Salvador               Posgrado en direccion de
                                 Agronegocios

                                 Master en direccion de
                                 Agronegocios

AAPRESID                         Posgrado en Agronegocios

Fuente: Elaboracion D. Taraborrelli, sobre la base de datos de las
paginas web de las respectivas formaciones academicas.


La importancia de este espacio para la construccion de liderazgo aapresidista radica en que los futuros profesionales del agro y los "agentes de desarrollo" que idearan e instrumentaran las politicas publicas se nutren, entre otros, de los movimientos conceptuales que se generan en la academia. De hecho, tal como muestra el siguiente grafico, el aumento de la matricula de la Facultad de Agronomia de la UBA fue igualmente significativo, con dos picos, en 1996-1998 y en 2002-2004, momentos centrales del desarrollo aapresidista analizado anteriormente:

[GRAFICO OMITIR]

En suma, gracias a las alianzas tejidas con actores de la academia (Hernandez, 2009), se abrieron espacios de formacion en el nuevo paradigma, y la exposicion de los alumnos de agronomia a los conceptos y practicas del agribusiness fue in crescendo a partir de fines de los '90, incluso en universidad publicas.

El tercer y ultimo anclaje que abordaremos aqui en relacion con la eficiencia simbolica del accionar aapresidista se refiere a la capacidad de impregnacion social que tuvo el paradigma por ellos liderado. Si bien la alta convocatoria que logran, ano a ano, los congresos de AAPRESID, la creciente y sostenida presencia de la voz de la Asociacion en los principales diarios nacionales y la proliferacion de los espacios de formacion especializada cuyo contenido es el del paradigma agribusiness constituyen alegatos indiscutibles de lo profundo que calo la predica de estos dirigentes, nos interesa rescatar un meticuloso trabajo realizado por Balsa y su equipo (2008, 2011), que analiza la ideologia de los productores rurales pampeanos. A traves de un cuestionario estructurado y de una serie de ejercicios asociativos, Balsa presenta a los productores tres formaciones ideologicas que recorren el debate publico: la liberal-conservadora, la tecnologizante y la agrarista. De acuerdo con las definiciones explicitadas en dicho trabajo (Balsa 2008 y 2011), el paradigma aapresidista se corresponde centralmente con la ideologia tecnologizante, y en segundo lugar, comparte un basamento general con la liberal-conservadora; es totalmente opuesta a la formacion ideologica agrarista. Los resultados de esta investigacion llevan a Balsa a concluir que:
   De las tres formaciones discursivas que se disputan la arena
   publica en torno de la cuestion agraria, podemos concluir que la
   formacion tecnologizante es la que mayor eficacia interpelativa
   presenta entre los productores rurales entrevistados, incluso sobre
   los de tamano mediano o pequeno. (2008:78)


Asimismo, Balsa senala que, con base en la encuesta, no se puede indicar una relacion explicativa entre los posicionamientos ideologicos observados y las caracteristicas de los productores (tamano, tipo de tenencia, tipo de actividad, edad, etc.). En otras palabras, la "alta adhesion" al discurso tecnologizante es generalizada en todos los entrevistados (en total, 172 productores). Frases tecnologizantes como las que vimos en el paradigma AAPRESID ("hoy en el campo argentino el mas competitivo no es el mas grande, sino el que mejor sabe hacer", "los productores agropecuarios ya no son chacareros sino que son empresarios" o "las nuevas tecnologias mejoraron mucho la situacion de todos los productores rurales") suscitaban niveles de aceptacion extremadamente altos en todos los perfiles de productores. Incluso, aquellos productores que sostienen afirmaciones ligadas al ideario agrarista (en defensa del rol de Estado para defender a los pequenos productores o para legislar en contra de la extranjerizacion de la tierra) tambien acuerdan con las frases de la formacion tecnologizante. Semejante nivel de interiorizacion del discurso aapresidista da cuenta de la posicion hegemonica que logro adquirir la vision transmitida por estos dirigentes, entre otros. En efecto, si bien en un comienzo (mediados-fin de los '90) entidades rurales como SRA, AACREA y FAA no profesaban el mismo convencimiento que AAPRESID sobre la superioridad del modelo agribusiness, con el tiempo fueron asumiendo dicha posicion (24).

En definitiva, en el mapa material y simbolico aapresidista el productor se mueve en un mundo cuya coherencia pocas veces fue lograda en tantos planos a la vez: en el marco del congreso anual de la Asociacion, durante tres/cuatro dias, el productor (tanto los socios como la audiencia en general, ya que la convocatoria es abierta) comparte con sus pares un espacio de intercambio, en el cual escucha a prestigiosos academicos nacionales e internacionales discurrir sobre las claves del paradigma agribusiness; en su hogar, cada fin de semana, tiene a su disposicion el suplemento rural de Clarin o La Nacion, con articulos que recogeran aquellos conceptos vertidos en el ambito colectivo, pero expuestos en un marco tan prestigioso y legitimante como el mediatico, a la vez que sazonados de editoriales y comentarios complementarios de otros actores del agribusiness (entrevistas a un director de la maestria de agronegocios de la UCA; una nota del ingeniero agronomo del INTA sobre conservacion de suelos gracias a la SD; foto y comentario sobre la ultima sembradora de SD de tal marca nacional; empresario de tal multinacional anunciando el lanzamiento de la ultima novedad en herbicidas....); durante la semana, podra sintonizar en su radio el programa Darse Cuenta, en el que se volveran a evocar, con nuevas inflexiones de sentido aportadas por los invitados, aquellos mismos conceptos clave (holding, mercado a futuro, red de redes, empowerment, sociedad del conocimiento, etc.). La impresion que, finalmente, tendra este productor y su entorno es que, aunque sea por una vez, todo el mundo parece estar de acuerdo sobre el rumbo que deben tomar las cosas: adoptar el paradigma tan proclamado por la dirigencia aapresidista; discutirlo o cuestionarlo solo podria justificarse como un signo de fragilidad mental o de obstinacion ideologica anacronica.

Para finalizar, subrayemos el formidable proceso de recambio que se dio en la cupula empresaria argentina durante los '90, recambio que conllevo una (re)conceptualizacion de lo que es (o debe ser) un dirigente o lider en las condiciones del capitalismo globalizado. Esa decada fue un periodo bisagra, durante el cual cristalizo el proceso de desindustrializacion y de transnacionalizacion de la economia argentina (iniciado con las reformas impulsada por el gobierno de facto civico-militar, 1976-1983) y se consolido la nueva dirigencia que hoy domina el escenario economico, politico e ideologico nacional. El empresariado innovador, convertido al paradigma hegemonico de una ruralidad globalizada, es hoy el motor al que el discurso politico le otorga un rol esencial en el plano del desarrollo nacional basado en la "agroindustria" (ver el Plan Estrategico Agroalimentario y Agroindustrial 2010-2016, lanzado por el gobierno de Cristina Fernandez). En este articulo, vimos como instalaron un discurso empresarial centrado en la idea de "revolucion paradigmatica", ligandolo a la sociedad del conocimiento y presentandolo, entonces, como un modelo superador de la "agricultura de principios de siglo". Es en este contexto de innovacion tecnologica que propulsaron los cambios dentro del ambito productivo e institucional, los cuales fueron acompanados por acciones destinadas a construir una legitimidad social y politica del nuevo modelo. Este trabajo sobre el imaginario social fue central; dedicaron mucho tiempo y energia para construir una imagen socialmente aceptable y para penetrar los mas diversos estamentos del sentido comun colectivo. Finalmente, se cristalizo una determinada "vision" del campo y de la sociedad, un sistema de valores por el que se operan inclusiones y exclusiones que delimitan el horizonte de sentido compartido.

Desde el momento de auge (2004-2005) hasta la actualidad, diversos hechos fuertes han sucedido en el escenario nacional: en primer lugar, el conflicto del 2008, cuyo disparador fue la nueva reglamentacion de las retenciones; el segundo hecho que nos parece un sintoma del estado actual del campo de relaciones de fuerza es el juicio conocido bajo el nombre de "Ituzaingo", por el pueblo en el que reside la parte querellante. En ambos casos, los actores se movilizan en torno del paradigma agribusiness: ya sea porque son activos miembros del mismo y se ven amenazados por la accion del Estado, ya sea porque sufren sus consecuencias como habitantes del mismo territorio en el que se expande esa forma del negocio agricola. Estas tensiones (producto, en el primer caso, de un Estado activo; o, en el segundo, de quienes se paran frente al "desierto verde" para afirmarse como habitantes) indican las grietas de la formacion ideologica tecnologizante; es en estas grietas que las criticas al modelo agribusiness iran construyendo (o no) una alternativa de vida, con otra agricultura para producir otras cosas; en suma, otra vision de mundo.

Fecha de recibido: 17 de agosto de 2012.

Fecha de aceptado: 1 de marzo de 2013.

Fecha de publicado: 4 de junio de 2013.

Bibliografia

Auyero, J. (2002) La protesta. Retratos de la beligerancia popular en la Argentina democratica. Buenos Aires: Libros del Rojas--UBA.

Azcuy Ameghino, E. (2004) Trincheras en la Historia. Historiografia, marxismo y debates. Buenos Aires: Imago Mundi.

Balsa, J. (2008) "La ideologia de los productores rurales pampeanos", Realidad Economica, NO. 237, pp. 55-79.

Balsa, J. (2011) "Las disputas hegemonicas en torno a las cuestiones sociales agrarias de la pampa argentina en la actualidad". Ponencia presentada en el Alasru. Recuperada de: alasruorg/wp-content/uploads/2011/.../17-GT-Javier-Balsa.doc

Barbetta, P. (2009) "El derecho distorsionado: una interpretacion de los desalojos campesinos desde un analisis del campo juridico". En Gras, C. y Hernandez, V. (edits.) La Argentina Rural. De la agricultura familiar a los agronegocios, pp. 235-256, Buenos Aires: Biblos.

Basualdo E. (2006) "La reestructuracion de la economica argentina durante las ultimas decadas: de la sustitucion de importaciones a la valorizacion financiera". En Basualdo, E. y Arceo, E.: Neoliberalismo y sectores dominantes, pp. 123-178, Buenos Aires: CLACSO.

Binsag, R. y Sztulwark, S. (2005) Tramas productivas de alta tecnologia y ocupacion. El caso de la soja transgenica en la Argentina. Buenos Aires: Universidad Nacional de General Sarmiento.

Boltanski, L. y Chiapello, E. (2002) El nuevo espiritu del capitalismo, Madrid: Akal.

Craviotti, C. (2000) Las estrategias de los productores familiares, ante el cambio tecnologico en la region pampeana argentina, Realidad Economica, NO. 174, pp. 154-171.

Cristiano, G. (2007) "El pool de siembra: una figura institucional en auge". Actas V Jornadas Interdisciplinarias de Estudios Agrarios y Agroindustriales. Buenos Aires, 7-8-9 de noviembre. En CD.

Debord, G. (1992) La societe du spectacle. Paris. Editions du Seuil.

Diaz, D. (1999) "Congreso Sobre Siembra Directa en Mar del Plata. Golazo en directo que vino de media cancha", Diario Clarin, Suplemento rural, Sabado 21 de agosto. En: http://www.clarin.com/suplementos/rural/Suplemento/1999/08/21/c-00601r.htm Foucault, M. (1973) El orden del discurso. Barcelona: Tusquets.

Gadamer, G. H. (1965) Verdad y Metodo. Bs. As.: Sigueme.

Giarraca, N. y Cloquell, S. (1998) Las agriculturas del Mercosur: el papel de los actores sociales. Buenos Aires: CLACSO- La Colmena.

Gras, C. (2009) "El nuevo empresariado agrario: sobre la construccion y los dilemas de sus organizaciones". En Gras, C. y Hernandez, V. (edits.) La Argentina Rural. De la agricultura familiar a los agronegocios, pp. 213-234, Buenos Aires: Biblos.

Gras, C. (2010) "Estado, actores sociales y politicas economicas. Actores agrarios y formas de accion politica en la Argentina contemporanea. Un analisis a partir de los grupos de 'autoconvocados' en la region pampeana". En Aronskind, Ricardo y Vommaro, Gabriel (compiladores) Bs. As.: Prometeo-UNGS, pp. 279-312.

Gras, C. y Hernandez, V. A. (2008) Modelo productivo y actores sociales en agro argentino, Revista mexicana de sociologia, no. 2, pp. 227-259.

Gras, C. y Hernandez, V. (editores) (2009) La Argentina Rural. De la agricultura familiar a los agronegocios. Buenos Aires: Biblos.

Gras, C. y Hernandez, V. (2010) "Renta, conocimiento e identidad. El estatus de la tierra en el nuevo modelo y las disputas por sus funciones". En Hernandez, V. (comp.) Trabajo, conflictos y dinero en un mundo globalizado, pp. 227-258 Buenos Aires: Biblos.

Grosso, S.; Arrillaga, H.; Bellini, M.; Questa, L.; Guibert, M.; Lauxmann, S. y Rotondi, F. (2009) "Impactos de los pools de siembra en la estructura social agraria y en la gestion de la agricultura. Una aproximacion de las transformaciones en el centro de Santa Fe". Actas VI Jornadas Interdisciplinarias de Estudios Agrarios y Agroindustriales. Buenos Aires, noviembre. En CD.

Hernandez, V. (2007a) "El fenomeno economico y cultural del boom de la soja y el empresariado innovador", en Desarrollo economico, Vol. 47, NO. 187, pp. 331-365.

Hernandez, V. (2007b) "Entrepreneurs 'sans terre' et 'pasteurs de la connaissance' : Une nouvelle bourgeoisie rurale?". En Hernandez, V.; Ould-ahmed, P.; Papail, J. y Phelinas, P. (editores) Turbulences monetaires et sociales. LAmerique latine dans une perspective comparee, pp. 209-258. Paris : L'Harmattan. Coleccion "Sciences sociales et globalisation".

Hernandez, V. (2009) "Ruralidad globalizada y el paradigma de los agronegocios en las pampas gringas". En Gras, C. y Hernandez, V. A. (editores) La Argentina Rural. De la agricultura familiar a los agronegocios, pp. 39-64. Buenos Aires: Biblos.

Hernandez, V. (2013) Chimeres des pampas: OGM, agrobusiness et leadership dans la ruralite argentine. Paris: L'Harmattan. En preparacion.

Hernandez, V. e Intaschi, D. (2011) "Caleidoscopio socio-productivo en la pampa contemporanea: agricultura familiar y nuevas formas de organizacion productiva". En Lopez Castro, Natalia y Prividera, Guido (compiladores) Repensar la Agricultura Familiar. Elementos para desentranar la complejidad agraria pampeana. Buenos Aires: CICCUS, pp. 223-247.

Hora, R. (2005) Los terratenientes de la pampa argentina. Una historia social y politica, 1860-1945. Buenos Aires: Siglo XXI. Coleccion Historia y politica.

Llach, J.; Harriague M. M. y O'Connor, E. (2004) "La generacion de empleo en las cadenas Agroindustriales". Buenos Aires: Fundacion Producir Conservando. Mimeo.

Manildo, L. (2009) "Despues de la emergencia. El movimiento de Mujeres Agropecuarias en Lucha: la consolidacion en el espacio publico y las pequenas revoluciones domesticas". En Gras, C. y Hernandez, V. (editores). La Argentina Rural. De la agricultura familiar a los agronegocios, pp. 257-276, Buenos Aires: Biblos.

Oteiza, V. (2008) "Influencia francesa en el mundo rural argentino en los siglos XIX y XX". Ponencia presentada en las IX Jornadas Nacionales y I Internacionales de Investigacion y Debate "Territorios, Migraciones e Identidades en un mundo rural heterogeneo y en cambios", mimeo.

Pengue, W. (comp.) (2008) La apropiacion y el saqueo de la naturaleza: conflictos ecologicos distributivos en la Argentina del Bicentenario. Buenos Aires: Lugar Editorial.

Regunaga, M.; Fernandez, S. y Opacak, G. (2003) El impacto de los cultivos geneticamente modificados en la agricultura argentina. Programa de Agronegocios y Alimentos. Buenos Aires: Facultad de Agronomia, Universidad de Buenos Aires.

Schorr, M. (2004) Industria y nacion. Buenos Aires: Edhasa.

Slutzky, D. (2005) Los conflictos por la tierra en un area de expansion agropecuaria del NOA: la situacion de los pequenos productores y los pueblos originarios, Revista Interdisciplinaria de Estudios Agrarios, NO. 23, Universidad de Buenos Aires, en: http://www.econ.uba.ar/planfenix/novedades/Area%20IV/Los%20conflictos%20de%20la%20 tierra%20-%20Slutzky.pdf

Schutz, A. (1987) Le chercheur et le quotidien. Paris: Meridiens Klincksieck.

Teubal, M. (2003) "Soja Transgenica y crisis del modelo agroalimentario argentino", en Realidad Economica, NO. 196, pp. 1-14.

Trigo, E. y Cap, E. (2006) Diez anos de cultivos geneticamente modificados en la agricultura argentina. Buenos Aires: Consejo Argentino para la Informacion y el Desarrollo de la Biotecnologia--ArgenBio.

Trigo, E. y Villareal, F. (2009) La agrobiotecnologia en las Americas: una mirada a la situacion actual y a las tendencias futuras. San Jose de Costa Rica: IICA.

Bibliografia material secundario

-Actas de los congresos de AAPRESID anos 1992 a 2007. Ponencias de las Actas citadas en el presente articulo:

"Prologo", I Congreso Interamericano de Siembra Directa y 2das. Jornadas Binacionales de Cero Labranza, Villa Giardino, Cordoba, 25-28 de marzo de 1992.

"Prologo" y "La Siembra Directa y la Agricultura de Fin de Siglo", II Congreso Nacional de Siembra Directa, Agricultura de fin de siglo, Huerta Grande, Cordoba, 8 y 9 de Septiembre de 1993.

"Prologo: Cambiar la logica", III Congreso Nacional de Siembra Directa, Estrategia para una produccion sustentable, Villa Giardino, Cordoba, 31 de agosto al 2 de septiembre de 1994. "Prologo" y "AAPRESID y la siembra directa hoy", IV Congreso Nacional de Siembra Directa, Una estrategia para todos, Villa Giardino, Cordoba, 27 al 30 de marzo de 1996.

"ASAP YA!: Discurso de bienvenida" y "La ensenanza de la ASAP en la universidad", V Congreso Nacional de AAPRESID, ASAP YA!, Mar del Plata, 20 al 23 de agosto de 1997.

Mactas, M. (2004): Libro blanco sobe la Argentina. Un camino comun. Buenos Aires: AAPRESID.

Peiretti, R. (1997) Acta del V Congreso nacional de AAPRESID, pag. 438.

Diarios Clarin y La Nacion entre 1997 y 2001. Notas citadas en este articulo:

Huergo, H.: "El agro, con un tanque de ideas", en Clarin Rural, http://www.clarin.com/suplementos/rural/2005/08/13/r-00301.htm, 2005.

Huergo, H.: "La revolucion se profundiza", en Clarin Rural, http://www.clarin.com/suplementos/rural/2001/09/01/r-00302.htm, 2001.

Lorenzatti, S.: "Una invitacion a "darse cuenta"", en Clarin Rural, http://www.clarin.com/suplementos/rural/2006/03/11/r-02811.htm, 2006.

Ordonez, H.: "Las ventajas ignoradas", en Clarin Rural, http://www.clarin.com/suplementos/rural/2001/09/15/r-00801.htm, 2001.

Trucco, V.: "El juego de Greenpeace", en Clarin Rural, http://www.clarin.com/suplementos/rural/2001/02/03/r-00801.htm, 2001.

Trucco, V.: "El sueno argentino", en Clarin Rural. http://www.clarin.com/suplementos/rural/2001/09/01/r-00801.htm, 2001.

Ballesteros Ledesma, P. (2003) "El polemico rey de la soja", Revista Fortune, 15 de setiembre, s/r.

Valeria Hernandez

Institut de Recherche pour le Developpement, Francia

hernandez.vale@yahoo.com

Notas

(1) Esta Asociacion fue analizada en el marco de una investigacion mas amplia sobre el proceso de apropiacion de las biotecnologias en el sector agropecuario argentino. Esta investigacion se desarrollo en dos etapas: la primera (2003-2007), tuvo como eje central la comprension de los rasgos del modelo agribusiness y la segunda (2008-2012) focalizo en los efectos de dicho modelo sobre los territorios. Estas investigaciones recibieron financiamiento del Institut de Recherche pour le Developpement (Francia) y de la Agence Nationale de Recherche, en el marco del programa INTERRA con la referencia ANR-09-STRA- 04 y del programa PICREVAT, ANR-08-VULN-008.

(2) En 1996 se comercializa por primera vez en el pais un cultivo transgenico: la soja resistente al glifosato. A partir de alli, la expansion de las hectareas cultivadas con organismos geneticamente modificados llevo a la Argentina a ocupar el segundo lugar de exportador de cultivos OGM a nivel mundial.

(3) Consiste en plantar de manera intercalada dos cultivos diferentes, maiz/soja o girasol/soja, durante el mismo periodo, de modo tal de mantener el cultivo mas rentable, la soja, pero aprovechando el aporte de carbono de sus complementarios, girasol y maiz.

(4) Segun Trigo y Villareal: "En el caso de la soja tolerante a herbicida los beneficios netos de sustitucion por otras actividades agricolas (girasol, algodon, pasturas) se distribuyeron de la siguiente manera: 77,45% para los productores, 3,90% para los proveedores de semilla, 5,25% para los proveedores de herbicida y 13,39% para el Estado Nacional (en forma de derechos de exportacion, aplicados desde 2002)." (2009: 18).

(5) Los congresos anuales de la Asociacion son escenarios de interaccion entre la dirigencia aapresidista, sus invitados-panelistas, los socios y el resto del sector, ya que la convocatoria es abierta a quien quiera inscribirse y pueda pagar la entrada. Fue precisamente por este caracter amplio de la convocatoria que los congresos fueron adquiriendo cada vez mas relevancia para dicha dirigencia.

(6) Las otras dos entidades rurales respecto de las cuales AAPRESID se posiciona, la Sociedad Rural Argentina (SRA) y la Asociacion Argentina de Consorcios Regionales de Experimentacion Agricola (AACREA), poseen sus oficinas centrales en Buenos Aires. Rosario, ciudad de una provincia agricola por excelencia y puerto de exportacion de materia prima agricola, aparece entonces como un espacio alternativo propicio desde donde disputar el lugar de referente simbolico del sector y acumular poder de injerencia.

(7) Cada regional esta conformada por los socios de una determinada zona productiva, quienes deciden crear un grupo de intercambio de experiencias y discusion sobre problematicas propias de la zona. Al momento de iniciar nuestro estudio, AAPRESID contaba con 20 regionales.

(8) El primer grupo CREA fue fundado por Pablo Hary el 9 de marzo de 1957, en HendersonDaireaux, provincia de Buenos Aires (Oteiza, 2008). A partir de alli comenzaron a conformarse los grupos Crea, que son un referente tecnologico para los productores.

(9) El 24 de marzo de 1976 se dio en la Argentina el golpe de Estado que llevo al poder a la dictadura civico-militar que mas vidas se cobro durante el siglo XX y que desarticulo economica, politica y socialmente al pais de manera devastadora.

(10) Completan el panel de los fundadores y socios pioneros que son reconocidos en las entrevistas como "referencias" de la Asociacion: Cesar Belloso, Daniel Canova, Mario Nardone, Hugo Ghio, Mario Gilardoni, Alberto Marchioni, Nicolas Milatich, Gino Minucci, Antonio Palazzesi, Roberto Peiretti, Jorge Romagnoli, los hermanos Aldo y Heri Rosso. Todos ellos son productores de Santa Fe, Cordoba o Buenos Aires.

(11) Todas las citas de entrevistas etnograficas, como en este caso, se haran con seudonimos para respetar la condicion de anonimato; en cambio, aquellas citas que hayan sido tomadas de fuentes secundarias publicas (articulos periodisticos, documentos de Internet, entrevistas televisivas, comunicaciones en seminarios, congresos, etc.) iran seguidas de la nota bibliografica correspondiente para respetar asi el derecho de autor.

(12) Para un analisis pormenorizado, ver Hernandez, 2013.

(13) Varias citas corresponden a ponencias y documentos cuya autoria es de V. Trucco, quien asumio un rol de "voz" y referente del colectivo (junto con Gustavo Grobocopatel y Hector Ordonez). En ese sentido, las citas deben ser leidas como representativas de un colectivo al cual ellos pertenecen y, en tanto dirigentes, representan.

(14) La decada del '90 conocio la explosion de los asi llamados "pooles de siembra", un modo de organizar la produccion agricola por el cual el agente fiduciario organiza los diferentes factores que intervienen en el proceso de produccion agricola y luego reparte las ganancias entre los participantes de acuerdo con lo convenido en el contrato (para profundizar, ver: Cristiano, 2007; Grosso, 2009; Hernandez e Intaschi, 2011).

(15) Bioceres fue fundada en 2001 como una empresa "gerenciadora de conocimiento" (expresion recogida en diversas entrevistas); esto es, una empresa que financia proyectos de investigacion desarrollados por laboratorios del sector publico, y que obtiene en contrapartida una participacion (total o parcial, segun los acuerdos establecidos en cada caso) en la propiedad intelectual del producto biotecnologico resultante de la investigacion. Por su parte, BioInta es una empresa surgida de un convenio entre Bioceres y el INTA, firmado en 2003, por el cual Bioceres financia algunas actividades de investigacion de los tecnicos del Instituto publico y, a cambio, gerencia la multiplicacion, comercializacion y licenciamiento de las nuevas variedades de trigo (ver Hernandez, 2007b y 2009).

(16) "Los sin tierra", lejos de referirse al homonimo movimiento de campesinos de Brasil, identifica a los empresarios que concentran la mayor parte de las tierras que cultivan (cientos de miles de hectareas) bajo la forma "arriendo", por lo que Ordonez explica que no se los deberia comparar con los antiguos terratenientes, cuyo rasgo principal era justamente ser propietarios (Ordonez, 2001).

(17) Comision Nacional Asesora de Biotecnologia Agropecuaria, creada en 1991.

(18) Menciona el apellido de dos investigadores que son referentes cientificos de la comunidad local de biologos moleculares especialistas en agrobiotecnologias.

(19) Segun se presenta en la nota del diario Clarin que da cuenta de la creacion de este grupo, el mismo "Se lanzo (...) para enfrentar los ataques contra los transgenicos, con entidades lideres de la cadena agroalimentaria." Ver: http://www.clarin.com/suplementos/rural/2000/11/04/r-00201.htm

(20) El Libro Blanco sobe la Argentina, subtitulado "Un camino comun", es producto de un grupo de trece intelectuales, con diferentes raigambres politicas e institucionales (a excepcion del ala izquierda de la politica local). Con actividad tanto en el sector publico como en el privado, en la vida economica, cientifica, politica o cultural, todos tienen alguna relacion con el agro, la economia o las biotecnologias. Ademas de hacerse cargo de la impresion y presentacion del libro (en el marco del XII congreso anual que tuvo lugar en Rosario en agosto de 2004), AAPRESID aporto un importante capital humano: sus principales figuras participaron activamente en esta iniciativa y se dedicaron a difundir el libro en todos los ambitos politicos, sociales y culturales a su alcance. Para mayor detalle, ver Hernandez, 2013.

(21) Recuperado en: http://www.clarin.com/suplementos/rural/2003/12/13/r-675287.htm

(22) Es interesante notar que este caracter neopolitico evoluciono hasta que, en 2008, con el conflicto por las retenciones, las acciones del sector se afirmaron definitivamente en la arena politica. Para un estudio iluminador de este conflicto y del rol de lo politico en aquel escenario posterior al periodo que nos ocupa aqui, ver Gras, 2010.

(23) Este relevamiento, desarrollado entre 2003 y 2006, fue realizado en el marco de un programa mas amplio sobre los conocimientos implicados en el modelo agribusiness, y participaron en el mismo Liliana Varela y Diego Taraborrelli, en aquel momento estudiantes bajo mi direccion, y becarios con financiamiento del IRD (Francia).

(24) Por falta de espacio no tenemos posibilidades de profundizar aqui en este tema pero resulta sumamente interesante observar la evolucion que dichas entidades conocieron en el curso de los ultimos 20 anos en relacion con el modelo agribusiness. Un libro sobre AAPRESID y AACREA, con la autoria de Carla Gras y quien escribe, esta en curso de redaccion, y en el, justamente, se abordan de modo comparativo ambas asociaciones.
COPYRIGHT 2013 Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Hernandez, Valeria
Publication:Mundo agrario: Revista de estudios rurales
Date:Jun 1, 2013
Words:19590
Previous Article:Estrategias socio-productivas y agricultura familiar: las nuevas tecnologias y sus implicancias en las relaciones familiares y productivas en una...
Next Article:?Por que la legislacion no protege los bosques nativos de Argentina? Conflictos socioambientales y politicas publicas.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters