Printer Friendly

Garcia Picazo, P.: La guerra y la paz, en teoria. Un recorrido por la historia y el pensamiento de los clasicos internacionales.

Garcia Picazo, P.:

La guerra y la paz, en teoria.

Un recorrido por la historia y el pensamiento de los clasicos internacionales

Madrid, Tecnos, 2016, 437 p.

La obra objeto de estos comentarios esta dedicada a dos conceptos que siempre han estado presentes en la historia de la existencia humana, y aunque parezcan ser contradictorios, no siempre lo son, como muy claramente lo deja ver la autora de este magnifico estudio bien elaborado y excelentemente documentado. De lectura amena, la obra expone toda una evolucion en torno a estos dos conceptos desde los tiempos clasicos hasta los mas modernos de Kelsen. El hilo conductor es logico, y la autora va desgranando las ideas y pensamientos de una forma densa y rigurosa. Esto no es obice, sin embargo, para que lo haga con claridad, resaltando en cada epoca los pensamientos esenciales que en torno a estos dos grandes temas se debatian, tanto a nivel filosofico como politico, recurriendo a una enorme documentacion que la autora parece dominar con exhaustividad y con mucha soltura.

Dividida en nueve capitulos, el primero de ellos arranca con un estudio sobre las tres tradiciones teoricas, sobre la guerra y la paz, es decir la de los realistas, racionalistas y revolucionarios. El estudio parte de una premisa fundamental, al considerar que la guerra es algo consustancial a la existencia humana, de ahi que la cuestion de la paz, la obra vertiente, haya estado tambien siempre presente como algo vinculado a la guerra misma. Y es que la autora apunta (p. 18) que desde mediados del cuarto milenio antes de Cristo hasta la mitad del siglo XX, el numero de guerras documentadas en el mundo asciende a casi quince mil, y que los periodos de paz no llegan a los trescientos anos. Ademas, se han firmado unos ochocientos tratados de paz en tres milenios y medio, sin que ninguno durara mas de diez anos, lo que implica que se violaron flagrantemente. Ante estos hechos, la autora se hace la pregunta de si los conceptos de guerra y paz son antinomicos o complementarios, respondiendo que esta paradoja esta presente en el fondo de la naturaleza humana, ya que si la guerra representa la <<realidad>>, la paz simboliza un ideal utopico. Es mas, la autora, siguiendo a Martin Wight, define la guerra como objeto central de las relaciones internacionales.

Desde esta perspectiva, y partiendo de la tenacidad de la guerra, la autora se va a centrar en la paz como objeto de la guerra, pensamiento central en San Agustin (Agustin de Hipona), quien junto con Santo Tomas de Aquino elaborarian el fundamento cristiano de la guerra justa. Para San Agustin la paz es el fin deseado de la guerra, y su pensamiento ha sido considerado por algunos (Wight) de racionalista, mientras que otros lo consideran de revolucionario o incluso de realista (pp. 28 y ss.). Esta misma linea seria seguida, apunta la autora, por Grocio, para quien la guerra representa un mal necesario, aunque deberia restringirse, secularizando el concepto de la doctrina cristiana en torno a la guerra justa. Pero la autora no se detiene ahi, pues tambien analiza la guerra como via revolucionaria hacia la paz universal haciendo referencias a la Revolucion francesa, y a la doctrina absolutista, a Lenin e incluso al fascismo ...

Una vez expuestas estas premisas fundamentales, la autora va a analizar en el capitulo II como la guerra y la paz han sido dos constantes en la antiguedad, pasando del realismo de Tucidides (para quien la polis representaba la unidad estructural de un sistema de competencia de intereses entre comunidades politicas, enfrentadas para lograr el dominio efectivo de un sistema vital), comprensivo con la guerra, al mas concordante y pacifico Isocrates. Pero la autora tambien se va a ocupar de la famosa pax romana proclamada por Octavio Augusto. La filosofia estoica imperaba en este periodo, pero Tito Livio es considerado como realista, ya que en su concepcion de la guerra primaba la seguridad de Roma: <<La civitas debia estar a salvo de cualquier peligro, protegiendo ante todo sus fronteras>> (p. 67). Pero tanto en la guerra como en la paz debia prevalecer la buena fe que, desde entonces, es un principio fundamental para cualquier sociedad humana.

La autora continua su estudio en el capitulo III sobre la guerra en la Edad Media, en cuyo periodo se iban a llevar a cabo guerras consideradas como sacras, siendo estas implacables e ilimitadas. A este respecto, no faltaron santos, que, como San Bernardo de Claraval, alabaron a la milicia, considerando a sus integrantes <<mas mansos que los corderos y mas feroces que los leones>>, subrayando que no sabian como llamarlos <<si monjes o soldados>> (p. 93). Desde esta perspectiva, toda guerra declarada santa era a priori implacable e ilimitada, siguiendo el ejemplo biblico de Moises que exhorto al pueblo de Israel para ocupar la tierra de Canaan. En esta epoca no habia grandes diferencias entre los cristianos y los musulmanes.

Detras de este espiritu guerrero estaba la inseguridad que se habia generado tras el colapso del Imperio Romano Occidental, de ahi que el mundo cristiano empezo a fortificarse y a militarizarse con el fin de defenderse del enemigo, que solia ser musulman. Pero en el siglo XIII, el que fuera mas tarde Santo Tomas de Aquino, elaboro una doctrina cristiana sobre la justicia de la guerra que expresa un transito de la doctrina agustiniana voluntarista, a la racionalista. El estudio que lleva a cabo la doctora sobre todo este periodo es sumamente exhaustivo y esclarecedor no solo a nivel historico, sino tambien sobre el pensamiento reinante.

En el capitulo IV, la autora prosigue su estudio llegando asi a los tiempos modernos, periodo en el que hacer la guerra y gobernar van a la par, siguiendo asi el pensamiento de Maquiavelo. Pero los nuevos mundos iban a traer tambien nuevas realidades, aunque algunos, como Bodino, se mostraran reticentes a asumir algo ajeno a las coordenadas del mundo antiguo. No es extrano, pues, que el descubrimiento planteara serias cuestiones en los teologos de Salamanca, tema que es analizado con gran lucidez por la autora, como por ejemplo las consideraciones que lleva a cabo sobre la teoria politica de la guerra y de la paz de Francisco Suarez. Pero la modernidad iba tambien a plantear otras cuestiones que son desbrozadas en los capitulos V y VI. Y es que la modernidad traeria consigo ciertos problemas entre la gobernabilidad interna, controlada, y la ingobernabilidad exterior. La autora tambien se centra en cuestiones de mayor alcance juridico y politico como todas aquellas teorias relacionadas con el dominio de los mares, preconizando unos su apropiacion (mar cerrado) y otros un regimen de libertad. En esta epoca nace tambien el concepto de <<Estado>> y el de <<razon de Estado>>, segun la cual esta prevalece por encima de todo, y que ha llegado hasta nuestros dias. El analisis pormenorizado que lleva a cabo la autora sobre estos conceptos que surgen en los siglos XVI y XVII es digno de elogio. Ni que decir tiene que sobre estos pilares se iba buscando una cierta hegemonia (pp. 207-217). No obstante, es digno de destacar la presencia de la guerra en estos dos siglos, ya que, segun la autora apenas hubo diez anos de paz completa, incrementandose de forma espectacular las fuerzas militares.

Estos hechos irian creando una autentica maquinaria estatal, belica y tambien diplomatica, lo que trajo consigo que las relaciones entre los Estados se intensificaran, sobre todo tras la Paz de Westfalia (1648), que puso fin, como se sabe, a la famosa Guerra de Treinta Anos, guerra atroz, como bien pone de manifiesto la autora. Pero el orden/desorden de Westfalia, pues hay distintas opiniones al respecto, trajo consigo unas bases juridicas que, como bien senala la autora, iban a estar amparadas por el principio de soberania, que seria el eje que iba a regir las relaciones entre los Estados tanto en la guerra como en la paz. Tambien tomo fuerza la doctrina del iusnaturalismo y, sobre sus bases, un cierto desarrollo de los derechos humanos.

La autora prosigue su estudio en el capitulo VII cuyo titulo <<?Malestar en la cultura? Anotaciones sobre el animal humano>> es sumamente sugerente. La autora va desbrozando los pensamientos de Hobbes, Rousseau, Kant, Einstein y Freud con gran maestria sobre la guerra, recogiendo la famosa frase Kantiana de que <<la unica paz real que los hombres vieron en vida ... fue la de los cementerios>> (p. 281). Y la autora termina este capitulo con un estudio lucido y minucioso sobre la violencia estructural, la violencia cultural y la guerra en Johan Galtung, el famoso sociologo y matematico noruego que ha servido de maestro para atacar y, al mismo tiempo, poner de relieve, ciertos pilares estructurales, aunque viciados, de las sociedades actuales.

En el capitulo VIII la autora se va a centrar primero en aspectos como la agresividad humana y la humanizacion terminando en un tercer apartado sobre la guerra y la paz en la filosofia de Spinoza. Sobre la agresividad humana considera, siguiendo a Montagu, que el ser humano--un producto mas de la naturaleza--tiende sobre todo a seguir y a obedecer, demostrando que se parece mas a una oveja que a un lobo: de ese modo cuando se habla de guerras mas valdria destacar la servidumbre, el fanatismo, etc. (p. 316). La autora prosigue su estudio sobre el tema analizando a Konrad Lorenz, siguiendo despues con Niko Tinbergen y Desmond Morris. La autora termina este analisis con un estudio exhaustivo sobre la guerra y la paz segun Spinoza, para quien <<el objetivo de la guerra era una paz nada utopica>> (p. 342).

El ultimo capitulo de esta densa y excelente obra aborda la guerra, la paz y la moral. Y es que considera que la guerra es la ultima frontera de lo humano. La autora no duda en traer a colacion los pensamientos de Carl Schmitt, considerado como un profeta del anti--liberalismo y detractor de los ideales de la burguesia cosmopolita, y que en Espana tuvo como seguidor a un intelectual de la talla de Alvaro d'Ors. Y es que las tesis schmittianas han tenido siempre gran interes por su denuncia de la utopia liberal, materialista e incumplidora de sus propios pactos. Recuerda la autora como Carl Schmitt senalaba que la Paz de Westfalia solo fue posible por la decision de unos Estados soberanos que con realismo supieron y pudieron poner fin a la Guerra de Treinta Anos, algo que ningun consenso liberal habria logrado. Evidentemente, si se compara esto con lo que ha ocurrido en las ultimas decadas (p. 365), la diferencia es abismal. Pero la autora tambien analiza la guerra y la paz segun Kelsen, autor mas cercano a los internacionalistas, terminando con unas reflexiones sobre que humanidad respecto de que paz y de que guerra ...

Hechos estos breves comentarios a la obra tan densa y profunda que nos presenta la Profesora Paloma Garcia Picazo, solo nos queda felicitarla por este magnifico estudio que es y sera sin duda de referencia obligada para todo aquel que quiera adentrarse en estos conceptos de guerra y paz, siempre tan complejos y polemicos para nuestra sociedad internacional. Se dira que se ha avanzado mucho, pero quizas no lo suficiente ... Y es que los suenos, suenos son.

Romualdo Bermejo Garcia

Catedratico de Derecho Internacional Publico

Universidad de Leon
COPYRIGHT 2016 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Garcia, Romualdo Bermejo
Publication:Anuario Espanol de Derecho Internacional
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2016
Words:2040
Previous Article:Fernandez Liesa, C.: La guerra civil espanola y el orden juridico internacional.
Next Article:Las denominadas nuevas tendencias en la lucha contra el terrorismo internacional: el caso del Estado Islamico.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters