Printer Friendly

Garcia Oliva, Maria Dolores: Poblamiento y expansion de las dehesas en el realengo de Extremadura, siglos XIII- XV.

GARCIA OLIVA, Maria Dolores Poblamiento y expansion de las dehesas en el realengo de Extremadura, siglos XIII-XV. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Extremadura. Caceres, 2015, 350 pp.

El fenomeno de los adehesamientos forma parte de proceso de organizacion del espacio que se desarrollo en zonas muy amplias de la Peninsula Iberica durante la Edad Media. Pero no se trata solo de organizacion del territorio, porque muy pronto lo que se plantea y por lo que se litiga es por la capacidad de decidir sobre los usos de la tierra y, especialmente, por la privatizacion y apropiacion de los recursos. Por eso, si coincidimos en que la sociedad medieval era abrumadoramente rural, debemos admitir que estamos ante un tema que se encuentra en el nucleo de nuestra Historia.

La autora centra su estudio en Extremadura, una region muy representativa en este sentido porque las dehesas vienen ocupando una buena parte de la superficie. Es verdad que deja un poco de lado, segun ella misma advierte y justifica, los territorios de senorio que comprendian entonces una extensa superficie (como se puede comprobar en los mapas que ilustran el trabajo) y que afectaban a una poblacion numerosa; pero se refiere tambien a diversas intervenciones de maestres, de comendadores de ordenes militares y de otros miembros de la nobleza o de instituciones que habian formado senorios --o lo pretendian--y que en sus actuaciones no se diferencian apenas mas que por la prevalencia que anadian sus competencias jurisdiccionales.

El estudio de Garcia Oliva se remonta a los primeros asentamientos tras el control por los reyes cristianos del enorme territorio que se extiende entre el Sistema Central y el valle del Guadiana. Analiza la informacion que presenta la escasa documentacion que se conserva de la epoca, especialmente la de los fueros, ante la carencia de libros de repartimiento; la propiedad particular de esos pobladores se plasmaba, con frecuencia, en ese termino complejo que es el de <<heredad>>, que comprendia casas, molinos, huertos y poco mas. Como estamos ante una sociedad militarizada y ante las condiciones edaficas de esta gran region, mucho mas favorables para el aprovechamiento ganadero, la cuestion a esclarecer es el sistema de aprovechamiento de los pastizales, de los montes y de los enormes baldios, con toda la variedad de productos, la mayoria espontaneos, que esas tierras proporcionaban.

Lo que se constata es que, en los primeros momentos, la propiedad privada de los recursos susceptibles de aprovechamiento ganadero se limitaba a los herrenales o alcaceres y a los prados, pero en ambos casos estamos aludiendo a tierras de escasa superficie, casi siempre vallada.

Claro que habia otros recursos mas abundantes destinados a la cria y mantenimiento de los ganados, pero estos eran de titularidad comunal: los ejidos y las dehesas concejiles. La autora dedica un analisis bastante detallado a la formacion de estos espacios ganaderos, generalizados a mediados del siglo XIV y de gran utilidad para los campesinos. Los ejidos, proximos por lo comun al nucleo de poblacion, estaban mas destinados a los animales de corral, mientras que las dehesas concejiles presentan diversas especializaciones para ganado mayor: se establecieron dehesas boyales, caballares, de novillos, etc.

A partir de aqui, la autora analiza con detalle el proceso de multiplicacion de las dehesas y de la privatizacion de muchos de estos bienes concejiles. En principio fueron los concejos los que promovieron los adehesamientos, el acotamiento del uso de determinados territorios para su aprovechamiento por los vecinos de la villa o aldea. Esa reserva tenia varios sentidos y causas, segun las circunstancias que afectaban a cada comunidad, pero es cierto, como se documenta en este trabajo, que los campesinos debieron procurar fortalecer su control sobre el termino municipal y reservarse unas zonas cada vez mas extensas para su aprovechamiento por la ganaderia estante frente a la organizacion de las piaras foraneas en torno a La Mesta, y para contrarrestar los privilegios obtenidos por sus miembros.

Al mismo tiempo, se detecta que numerosos personajes e instituciones se dedicaron a desarrollar un proceso paralelo de privatizacion sobre determinados territorios, a pesar de la escasez de privilegios de adehesamiento que se conservan, aspecto que la autora senala con enfasis como una senal de que muchos de estos cotos redondos pudieron tener un origen irregular. Quienes no pudieron obtener privilegio real de acotamiento utilizaron otros mecanismos como la acumulacion de tierras para multiplicar los derechos sobre los bienes comunales, o incluso aprovecharon o provocaron el despoblamiento y abandono de aldeas, para controlar por completo los recursos y derechos que hasta entonces correspondian al conjunto de los vecinos.

Y tambien senala con toda razon, porque se olvida con frecuencia, que no se privatizaron solo los pastos, sino tambien aprovechamientos de diverso tipo, lo que significa que privaban a los vecinos de los pueblos de diversos recursos importantes: se reservaban, por ejemplo, el agua de las riveras y la pesca (bienes escasos en un territorio bastante seco), o la caza, practica muy valorada por nobles y caballeros porque la consideraban una ocupacion propia de las gentes de su condicion, mientras que para los campesinos significaba algo mas vital y directo: un complemento alimenticio que podian conseguir mientras desempenaban otras labores. Tambien privatizaron, en ocasiones, el aprovechamiento de los montes, muy relevantes no solo por la bellota o por la madera, por el corcho de los alcornoques e incluso por su utilidad para el asentamiento de colmenas; es que, como se ha senalado, sobre ellos se producia todo un ciclo anual de explotacion porque los montes aportaban en cada estacion recursos diferentes.

Un capitulo importante, el cuarto, esta dedicado a la usurpacion de terminos para la formacion de dehesas. Lo consideramos relevante porque no cabe duda de que estas practicas fueron las causantes de muchos de los adehesamientos y tambien porque estan relativamente bien documentadas a traves de las denuncias y de los procesos que siguieron. Esos documentos manifiestan que los abusos fueron muy frecuentes, sobre todo en los reinados mas problematicos, como los de Juan II y Enrique IV, y revelan tambien el nombre y la condicion de muchos de los usurpadores: caballeros o <<personas poderosas>> e incluso monasterios o instituciones eclesiasticas. Muchos de esos caballeros disfrutaban de cargos concejiles, lo que les permitia un buen conocimiento de los recursos del termino y competencias suficientes para dificultar la tramitacion de las quejas que se pudieran producir por sus excesos; incluso utilizaban los recursos legales a los cuales los campesinos apenas podian hacer frente por su precaria economia. La duracion de las quejas y denuncias reflejan, asimismo, la incapacidad de los aldeanos ante excesos evidentes y los problemas economicos y sociales que les causaban la disminucion de esos recursos.

La obra incluye un apendice documental interesante por la diversidad de origen de los textos--se refieren a los principales concejos de la region--aunque todos se enmarcan dentro de la tematica de la propiedad de la tierra y de los asentamientos, asi como varios cuadros relacionados con poblacion y propiedades rurales, e incluye, asi mismo, media docena de mapas de la region y de sus principales concejos.

La profesora Garcia Oliva, que ya habia presentado otras aportaciones sobre aspectos concretos del tema, hace ahora un estudio global muy completo y con gran cantidad de informacion, lo que da una solidez notable a su trabajo. Por otro lado, la formacion de las dehesas es un asunto que ha tenido una profunda repercusion social a lo largo de la historia, de modo que esta obra presenta las bases y condicionantes de sociedades de epocas posteriores que tambien se vieron afectadas por los problemas relacionados con los latifundios y con la explotacion de la tierra y puede resultar, asi mismo, de utilidad para quienes trabajan sobre otras regiones donde se da el mismo fenomeno.
COPYRIGHT 2015 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Martin M., Jose Luis
Publication:Studia Historica. Historia Medieval
Date:Jan 1, 2015
Words:1399
Previous Article:O'Sullivan, Aidan; McCormick, Finbar; Kerr, Thomas R. y Harney, Lorcan: Early Medieval Ireland, AD 400-1100: The Evidence from Archaeological...
Next Article:Serrano Rodriguez, Eugenio: Toledo y los dominicos en la epoca medieval. Instituciones, economia, sociedad.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters