Printer Friendly

Gabriele de Rosa (1917-2009), in memoriam.

El 8 de diciembre de 2009 fallecio en Roma, el insigne historiador Gabriele de Rosa. Tenia 92 anos. He aqui una necrologica oficial:
      Gabriele de Rosa nace el 24 de junio de 1917 en Castellammare de
   Stabia (Napoles). Se doctora en Turin. Oficial de Granaderos
   durante la Segunda Guerra mundial, combate en Africa septentrional.
   Forma parte de la Resistencia romana durante la cual y, junto con
   Gerardo Bruni, funda el Partito Cristiano Sociale que abandona en
   1945 para integrarse en el Partito della Sinistra Cristiana, con
   Franco Rodano, Adriano Ossicini y Fedele d'Amico. una vez disuelta
   la Sinistra Cristiana, se adhiere al partido Comunista de Palmiro
   Togliatti. De febrero de 1946 al 1952 es redactor del Unita (organo
   oficial del Partido Comunista) para las noticias de politica
   exterior. En 1952 deja el Partido Comunista para dedicarse a los
   estudios historicos y es llamado por don Giuseppe De Luca para
   colaborar en las Edizioni di Storia e Letteratura. En 1953 publica
   en Laterza la Storia politica dell'Azione cattolica. En 1954 conoce
   a don Luigi Sturzo, fundador del Partido Popular Italiano, junto a
   quien permanece hasta el momento de su muerte, el 8 de agosto de
   1959.

      En 1958 consigue la primera libre docencia de Historia
   contemporanea que salio a concurso en la historia de la Universidad
   italiana. En 1960, gana, con Giovanni Spadolini y Aldo Garosci, el
   concurso de profesor ordinario de historia contemporanea. Ensena en
   la Universidad de Padua, Salerno, de la cual fue su primer rector,
   y en Roma.

      Difunde los resultados de sus experiencias didacticas y de sus
   investigaciones, tanto en las escuelas como en los liceos, a traves
   de textos escolasticos que hicieron fortuna. En el campo cientifico
   se consolida como autor de obras fundamentales de historia
   socio-religiosa y de historia de la Iglesia--como biografo de Luigi
   Sturzo, con el cual trabo amistad-, y esta considerado como uno de
   los mas reputados estudiosos del movimiento catolico y del Partido
   Popular Italiano. Organizador cultural, desde 1979 y durante
   veinticinco anos preside el Instituto Luigi Sturzo de Roma; funda
   el Instituto de Historia social y religiosa de Vicenza, el
   Instituto de Historia del Mezzogiorno de Salerno y de Potenza, y
   dirige las Ediciones de Historia y Literatura y la revista Ricerche
   di Storia Sociale e Religiosa.

      Promueve la operacion de recuperacion de los bienes archivisticos
   eclesiasticos y municipales en las zonas del Mezzogiorno afectadas
   por el seismo del 23 de noviembre de 1980. Ha sido miembro de
   numerosas academias, entre las cuales la de Aldo Moro. Recibio
   importantes reconocimientos: Medalla de oro por sus meritos
   culturales, condecorado con la Encomienda de S. Gregorio Magno por
   parte de S. S. Pablo VI, Accademico Olimpico (Vicenza), Accademico
   degli Agiati (Rovereto), ciudadano honorario de Novi Velia (1971)
   por sus estudios sobre Cilento en la edad moderna y contemporanea,
   Medalla de oro de la ciudad de Vicenza (1998), ciudadano honorario
   de Caltagirone (2000) y de Salerno (1999).

      Elegido senador de la Republica por la Democracia Cristiana en
   la X legislatura el 15 de junio de 1987 en el colegio de Treviso,
   formando parte de la comision de Instruccion Publica y de Cultura
   del Senado. Presidente de la Comision de vigilancia de la
   Biblioteca del Senado es reelegido como senador en la XI
   legislatura el 5-6 de abril de 1992 en el colegio de
   Alba-Bra-Savigliano. El 31 de marzo de 1993 es elegido presidente
   de la Democracia Cristiana, y despues del Partido Popular Italiano,
   en el senado. Elegido como diputado en la circunscripcion Campania
   2 en la XII legislatura, despliega una intensa actividad sobretodo
   en el ambito de los bienes culturales.

      Sus obras principales son: Filippo Meda e l'eta liberale
   (1959), I conservatori nazionali. Biografia di Carlo Santucci
   (1962), Storia del movimento cattolico e Storia del Partito
   Popolare Italiano (1966), Giuseppe Sacchetti e la pieta veneta
   (1968), Vescovi, popolo e magia nel Sud (1971), Luigi Sturzo
   (1977), Sturzo mi disse (1982) Tempo religioso e tempo storico
   (1987, 1994 e 1999), Storie di santi (1990), Una Banca cattolica
   tra cooperazione e capitalismo (1991), Luigi Sturzo. Lettere non
   spedite (1996), La transizione infinita. Diario politico 1990-1996
   (1997), La storia che non passa, Diario Politico 1968-1989 (1999).

      Muchos de sus escritos han sido traducidos al ingles, frances,
   aleman y ucraniano.


He conocido personalmente al profesor De Rosa cuando lo tuve como docente de Historia en el curso de especializacion en Sociologia al cual acudia en el ano academico de 1960-1961 en el Instituto Luigi Sturzo de Roma. Era una persona amable, que escondia su profunda cultura detras de su humor napolitano. Los jovenes de ese momento no conociamos el largo itinerario cultural y espiritual que lo habia llevado de la militancia antifascista en la Resistencia a la efimera experiencia de la Izquierda Cristiana y despues al Partido Comunista. En los anos 60 experimento una profunda revision ideologica, gracias, sobre todo, al contacto y despues a la amistad con don Luigi Sturzo, del cual podemos decir que ha sido interprete fiel y acreditado.

Cuando en 1965 fui nombrado director de la revista Studi cattolici, le invite en diversas ocasiones a colaborar con ella, y siempre me respondio con absoluta disponibilidad, poniendo al servicio, tambien del publico no especializado, su profundo conocimiento de personajes y de experiencias historicas. En su primer articulo en Studi cattolici (n. 51, junio de 1965), De Rosa supo llevar a cabo una interpretacion valiente del fenomeno de la Resistencia antifascista que, en aquellos anos, estaba aun monopolizada por los historiadores comunistas que soslayaban la aportacion de los catolicos. A continuacion un juicio expresado en aquel articulo por el profesor De Rosa: <<Noi sbagliamo quando chiediamo alla Resistenza cio che essa non fu, quando facciamo della Resistenza una specie di rivoluzione permanente, quando pretendiamo di incominciare e finire con essa la nostra storia, quando Vinnalziamo al di sopra di noi trasformandola in un paradigma astratto, in un mito eterno della nostra giovinezza. La Resistenza non fu rivoluzione preparata da una filosofia politica come la rivoluzione francese o quella sovietica, ma fu un movimento di liberazione delfumano, dall'oppressione totalitaria, fu il momento della riconquista di una dimensione civile e cristiana della politica, fu aspirazione di giustizia, in una parola fu la premessa, e solo la premessa per l'affermazione di una liberte vitale e concreta, una liberte non definita nell'empireo di un dato sistema ideologico, ma definita secondo una misura esistenziale, prossima alla nostra vita>>.

La ultima colaboracion que pedi a Gabriele De Rosa fue un testimonio sobre las relaciones entre Luigi Sturzo y Alcide De Gasperi, el fundador de la Democracia cristiana que en la postguerra recogio la herencia del Partido Popular de Sturzo. En aquella ocasion, De Rosa redimensiono la leyenda de la contraposicion no solo politica, sino tambien de orientacion sobre el futuro de la Italia postfascista que habria colocado en frentes opuestos a los dos estadistas. En todo caso, habrian sido los cambios historicos los que habrian marcado las diferencias entre el Partido popular de Stuzo y la Democracia cristiana de Gasperi, tambien en orden a la unidad politica de los catolicos. En aquel ensayo (publicado en el volumen colectivo Dovuto a De Gasperi, Edizioni Ares, Milano 2004), De Rosa escribia: <<Non ci fu una verbosa diplomazia fra Sturzo e De Gasperi; nessun gioco delle parti: sarebbe stato impossibile. I due erano uomini di eccezionale statura politica, con il peso di responsabilite immense, rese pio acute da un insistente travaglio interiore, da una vera sofferenza religiosa, poiche ogni atto, ogni scelta li metteva in rapporto con la coscienza del cristiano, con un sentimento della politica, che prima di divenire forza, decisione, era meditazione, prudenza, amore di patria, di una patria vivente, come pio volte ricordo Sturzo, di figli 'impastati della storia vissuti nei secoli' (8 settembre 1951), desiderio di entrare, come De Gasperipoteva leggere nel filosofo, che fu delle sue terre, Antonio Rosmini, 'nella segreta e solitaria stanza dell'umano cuore'>>.

En esta declaracion puede percibirse un sobreentendido autobiografico. Gabriele De Rosa, de hecho, como resulta de su biografia, ha participado activamente en la Democracia cristiana justamente en los anos en que esta se disolvio primero en un transitorio Partido Popular, y despues en la diaspora de los catolicos en las diversas formaciones politicas. De Rosa tuvo que sufrir muchas incomprensiones y al final renuncio a la politica activa, precisamente por las razones que el habia atribuido a Sturzo y a De Gasperi.

Su muerte ha suscitado un lamento general no solo entre los estudiosos, sino tambien entre los politicos de diversas tendencias, unanimes en el reconocimiento de su abnegacion y alta estatura moral del profesor Gabriele De Rosa.

Cesare CAVALLERI

Milano
COPYRIGHT 2011 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:NECROLOGICAS
Author:Cavalleri, Cesare
Publication:Anuario de Historia de la Iglesia
Article Type:Obituary
Date:Jan 1, 2011
Words:1520
Previous Article:El buen gobernante en la antiguedad clasica indagacion de un enfoque sapiencial en Plutarco.
Next Article:Pierre Blet SJ (1918-2009), in memoriam.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters